Testimonios del alma 1

Testimonios del alma 1 Testimonios del alma 2 Testimonios del alma Miguel Antonio Chavarro Buriticá Testimonios del alma Recopilación de texto...
Author: Guest
17 downloads 0 Views 1MB Size
Testimonios del alma

1

Testimonios del alma

2

Testimonios del alma

Miguel Antonio Chavarro Buriticá

Testimonios del alma Recopilación de textos editoriales de la

ESCUELA PAÍS, Magazín Pedagógico

3

Testimonios del alma

Testimonios del alma Autor Miguel Antonio Chavarro Buriticá Libro ISBN 978-958-20-1007-2 Primera edición: Noviembre 2009 ©

COOPERATIVA EDITORIAL MAGISTERIO Carrera 21 Nº 37 - 24 PBX: 2884818 Bogotá, D.C. Colombia www.magisterio.com.co

Dirección General Édison Rafael Castro Alvarado Dirección editorial Ricardo Ruiz Moreno Diseño de carátula Fernando Rincón Impresión: TC Impresores Cra 26 Nº 6-51 Se permite la reproducción o extracción del material siempre y cuando se cite al autor. IMPRESO EN COLOMBIA - PRINTED IN COLOMBIA

4

Testimonios del alma

Para toda la gente que a diario sueña y construye la escuela-país, en especial a la memoria de «la niña Merce» y «Carediablo» , los primeros hacedores que conocí.

«Tuve un insomnio feliz, pasé la noche pensando en mis amigos. Es increíble tanta risa en la memoria». Gustavo Adolfo Garcés

5

Testimonios del alma

6

Testimonios del alma

Presentación En los tiempos que vivimos se ha vuelto normal que cada segundo sea nuevo y borre el anterior, de manera que la historia que hacemos esté destinada al olvido. Impedir esa desmemoria es el argumento que hemos tenido en CANAPRO para hacer equipo con Miguel Antonio Chavarro Buriticá, nuestro colega, periodista y asociado, para publicar algunas de las muchas notas con las que desde ESCUELA PAÍS, Magazín Pedagógico, dominicalmente él ha venido documentando los días y los hechos que atraviesan a la escuela. En nuestra organización cooperativa consideramos que los puntos de vista expresados en muchas de sus notas han aportado de manera significativa al fortalecimiento y consolidación de muchos procesos en los que el magisterio de Bogotá y el país han participado. La existencia de la comunicación alternativa que Miguel ha venido desarrollando, en contraste con la que se adelanta desde medios comerciales, ha puesto en evidencia desde sus inicios, la necesidad de tener un canal que facilite la cohesión, que integre, que acompañe las tareas de toda la comunidad educativa. No se escapan a su influencia y compromiso las luchas reivindicatorias del magisterio en los campos sindicales y políticos; aún, discrepando en ocasiones de algunos miembros de tales direcciones; tampoco el nacimiento de la federación de cooperativas del sector educativo, el sindicato de educadores pensionados; el impulso a iniciativas empresariales y de servicio a la comunidad lideradas por docentes; el apoyo a las experiencias pedagógicas transformadoras de la escuela, los aportes indiscutibles en el campo de la interpretación y análisis jurídico de las normas que rigen la profesión docente; la creación de espacios desde los cuales se expresen los niños-as y jóvenes. Naturalmente en esa labor gregaria cumplida por ESCUELA PAÍS y reseñada en el presente documento, han estado involucradas las organizaciones cooperativas y CANAPRO en particular, en un ejercicio recíproco de crecimiento y compromiso. Este pues, es un registro hecho desde adentro de la escuela por alguien que ha sentido la dureza y la caricia que conlleva el ejercicio del magisterio. Este material así mismo, puede llegar a ser un documento de consulta

7

Testimonios del alma para quienes busquen acercarse a los últimos años del devenir de la educación y los educadores en Bogotá. No es la primera vez que nuestra cooperativa impulsa un trabajo de esta naturaleza. En esta ocasión también creemos acertar al facilitar la divulgación de estas palabras con tiempo, de esos Testimonios del Alma que ofrecemos desde estas páginas a nuestros colegas. No importa por cual capítulo o por cual texto elijan iniciar su lectura, sin duda llegarán siempre a una escuela solidaria, humana, comprometida y emprendedora.

Édison Rafael Castro Alvarado. Gerente CANAPRO

8

Testimonios del alma

Prólogo ESCUELA PAÍS, los sentimientos que están en los zapatos de muchos Este libro es un mensaje dentro de una botella arrojada al mar del tiempo. Es para el presente y el futuro. Se refiere al pensamiento de un hombre, ex maestro de escuela y periodista, acerca de la vida y obra de varios miles de mujeres y hombres, también maestros, de las escuelas públicas de Bogotá y el país. En estos momentos, varios estamentos del poder de la sociedad colombiana, hipócrita, sostienen ladina y mentirosamente que los maestros son muy importantes para el país, sin embargo, igual que unas pocas décadas atrás, como decía la vieja canción vallenata, hoy también «las gallinas de arriba le echan flores a las de abajo». Por ejemplo, aunque los educadores reciben, en la mayoría de los casos, puntuales el pago de sus salarios, cosa que no sucedía unas pocas décadas atrás, padecen aún condiciones laborales muy difíciles, fruto de agobiantes décadas de improvisación y desorden gubernamental, visiones acomplejadas y egoístas, politiquería, irrespeto, violación flagrante de sus derechos y otras pestes, que, en otra medida, siguen asolando a este noble gremio. No hace mucho, en junio de 2007, liderados por FECODE, protagonizaron marchas por calles y plazas de toda Colombia, protestando contra la reforma constitucional que tramita el Congreso y que, poco a poco, bajará las transferencias del gobierno central hacia las regiones, que son los dineros públicos para salud, educación, vivienda y saneamiento básico, necesidades mayores de la población más pobre del país. Sin embargo, los principales problemas de los maestros colombianos no cruzan por sus salarios pagados a tiempo o por los recortes que dicta una autoritaria ministra. La mayor dificultad que percibo es la soledad, su labor de república independiente, su lucha aislada, como al margen del resto de la sociedad indiferente. Aunque, este es un signo de todos los estamentos, «esa familia de autistas mutuos», como nos llama el escritor venezolano Sinar Alvarado. El esplendor de la maldita consigna de sálvese quien pueda, el individualismo feroz que no permite avanzar a «esa pandilla de diferentes hermanados apenas por el huso horario», según el mismo Alvarado.

9

Testimonios del alma Y la mayor soledad consiste en educar solos a los hijos de los más humildes. Porque si los gobiernos no toman medidas reales y efectivas para superar la pobreza integral, en consecuencia, fácil, le dejan a los profesores toda la carga de insertar en la cultura, la legalidad y la decencia a un inmenso grupo de colombianos, más de la mitad de la población total, que, aunque apenas niños o adolescentes, arriban a los salones con llagas, muchas incurables, en el alma, con quemas insofocables de los jardines de la inocencia, con limitaciones dolorosas y carencias que ofenden. Y ahí van, los maestros, cargando con toda esa tristeza, soportando la indiferencia y la ingratitud de todos. Muy pocos tienen el coraje de asomarse por una claraboya o una escotilla de este barco ebrio a otear lo que sucede allí dentro, y después gritarlo al mundo con las palabras precisas, el entusiasmo rebosado y la indignación sin fisuras. Conozco uno, ex marino de esa nave, y tengo el inmenso gusto de presentárselo: Miguel Chavarro Buriticá, sobre todo Buriticá, porque es hijo de una educadora, poeta silvestre, Caribe exilado más cerca del páramo desde hace varias décadas, maestro jubilado, amigo de sus amigos y periodista curtido en las batallas de la información. Es el autor de los escritos que siguen, un breve y hermoso álbum de editoriales engarzados «para decir algunos sentimientos que existen en los zapatos de muchos», como él mismo me lo dijo. Son los sucintos artículos de fondo que Miguel escribe con sigilo en las noches de los sábados desde su ESCUELA PAÍS Magazín Pedagógico, hace ya trece años, para ese programa-faro de radio que emite todos los domingos en la mañana, durante dos horas, por una cadena radial en Bogotá. «Cada domingo es un nuevo triunfo y, en la misma medida, la incertidumbre de si saldremos el próximo», revela. Los temas son diversos, como sus orígenes: la conversadera permanente que mantiene con los maestros acerca de los hechos complejos, tristes, celebrables y humillantes que suceden dentro y fuera de la escuela; también, las consultas que hace a su esposa o a amigos cercanos. Son la parte del programa que más tiempo le ocupan y la que más le cuesta hacer: a veces –me dijo– se castiga hasta tarde escribiéndolos. Antes los escribía a mano y luego los pasaba al computador. Amigos insistentes lo convencieron de que los escribiera de inmediato con el computador, por el ahorro de tiempo. Ahora los escribe, sólo, en el computador de su estudio, donde quita, pone, corta, pega... opina.

10

Testimonios del alma Miguel dice que se inventó ESCUELA PAÍS porque descubrió un fuerte «vacío comunicacional en el magisterio»: las iniciativas de los sindicatos de los maestros se dedicaban sólo a las reivindicaciones económicas, mientras el ejercicio del magisterio y la escuela misma, considera, los atraviesan también otros temas, no todos políticos. Entonces creó el espacio radial y un tabloide mensual, ESCUELA PAÍS Tinta, donde hace periodismo desde la estrechez económica, «una tarea de tercos» y de románticos, como él. Por eso cada edición la publica como si fuera la última, por la implacable incertidumbre que rodea su labor. «Quienes nos metemos a esto –dice gozoso-, lo asumimos como un reto, que terminamos volviéndolo no sólo un proyecto laboral, sino nuestro proyecto de vida». No obstante las dificultades contadas, se llama «afortunado», porque ha tenido el apoyo permanente de tres instituciones caras al magisterio capitalino y nacional: Codema, Canapro y Cooperativa Editorial Magisterio. «Ellos han confiado en mi trabajo y, así mismo, han obtenido resultados en el posicionamiento de sus imágenes institucionales y en la promoción de sus servicios. Ese detalle ha permitido sus permanencias con nosotros y la nuestra en el ejercicio periodístico». Alguna vez me dijo que su pretensión de publicar sus magníficas opiniones, era sólo la de registrar la vida de la escuela, de la educación y los educadores, lo que pasa y se pasa, justamente, para que no se pase. Vigilante, y como el registro de voces y latidos de una caja negra, en este caso sin previo siniestro aéreo, enseguida está toda la escuela capitalina y una buena parte de las fibras más sentidas del país, con su cultura festiva y sangrienta, y sus códigos, muchas veces indescifrables, escritas con amor por un sensible, por un escritor bueno, que tiene en el alma un sismógrafo con una privilegiada y equilibrada conexión de pensamiento y corazón.

Donaldo Donado Viloria Periodista

11

Testimonios del alma

12

Testimonios del alma

1 Escuela y cosas de maestros

13

Testimonios del alma

Se busca: Los maestros de Colombia estamos buscando a un hombre de 39 años de edad, que hace 18 años se vinculó a la docencia en el Distrito Espacial. A un tolimense repleto de compromiso. A un hombre de unos ojos verdes que nunca se han cansado de mirar la esperanza, de una nariz fileña capaz de disfrutar el aroma de las flores; de una boca pequeña con propuestas anchas, de una voz baja y pausada a la que orienta la razón. Buscamos a un hombre de un corazón grande y muy usado, de unas manos que saben acariciar y construir. Al papá de Íngrid, de Guillermo Jr, de Juan Camilo Eduardo; al compañero de Gladys. Los maestros de Colombia estamos buscando a nuestro Guillermo León Palacios Salazar; un maestro enamorado de la vida, un luchador por la vida. A un dirigente cooperativo y sindical desaparecido el viernes 8 de febrero cuando empezaba la noche, cuando llevaba un abrazo y un beso para su familia y los internaron, y nos internaron en la incertidumbre. ...Los maestros de Colombia exigimos a quienes tengan a Guillermo Palacios, que nos lo devuelvan sano y pronto; porque nadie tiene derecho a causar un sufrimiento como el que hoy soportan sus padres, hermanos, sus hijos, su compañera y amigos. Porque nadie tiene derecho a arrancar de las escuelas a los maestros. Los buscamos, lo reclamamos, porque es un hombre bueno, porque es un gran maestro, porque es un dirigente sin tacha; porque no existen motivos para que desaparezcan los seres humanos, porque la crueldad no siga destruyendo lo que queda de patria...Porque en Colombia no puede establecerse la desesperanza. Buscamos a Guillermo los maestros de Colombia y reclamamos a las autoridades una acción efectiva para garantizar su vida y su regreso... Basta ya!.

Febrero 8 de l991 Radio Revista Proyección ADE

14

EscuelaTestimonios y cosas de maestros del alma

Regresó Los maestros de Colombia confirmamos a la opinión pública y a la comunidad educativa en general que en Bogotá apareció con vida el profesor, dirigente político, cooperativo y sindical Guillermo León Palacios Salazar. Después del 8 de febrero cuando los emisarios de la crueldad eligieron a nuestro gremio para edificar su triste hazaña; nosotros, colombianos de fácil risa nos desconcertamos; quedamos aturdidos. Usando el corazón como brújula, salimos a la calle tomados de las manos con los padres y estudiantes y fuimos más allá de la denuncia. Con los mismos ojos con que llorábamos, mirábamos hacia los rincones donde crece la infamia; marchábamos y cantábamos... buscábamos con la risa prolongar el eco de nuestra exigencia... y en las calles y en las plazas, la iglesias y los parques sembramos el testimonio de que nuestra meta era la vida. La vida de Guillermo, el papá, el maestro, el compañero, el colombiano al que como a muchos otros sin un por qué distinto a la atrocidad fue usado para robustecer la angustia... Esta vez no... y nunca más esperamos. Se detuvo el conteo. Hoy es de futuro, fue posible el sueño del regreso. Ahora, alegres y serenos iremos por ahí, proponiendo que cambiemos la indiferencia por fraternidad... que vayamos por la vida, para que todos los colombianos retenidos vuelvan a sus labores y al calor de sus hogares. Los maestros de Colombia estamos comunicando que Guillermo Palacios no solamente respira, sino que su alma y sus manos de maestro siguen repletas de compromiso.

Marzo 23 de 1991 Radio Revista Proyección ADE

15

Testimonios del alma

Del barrio al brillo y un asombro que no pasa... Desde el día en que inauguraron el Centro Comercial Ciudad Tunal, y lo dieron al servicio, los niños y los jóvenes de los colegios vecinos, sólo esperaban el último timbre para correr hacía allá a posesionarse de cada centímetro, de cada asiento disponible, de cada cosa que esperaba ser mirada o tocada, comprada. Los visitantes mayores, las personas «maduras» podían disimular sin mucho apuro el gusto que les proporcionaba el arribo de la modernidad a un sector apenas dotado de tiendas de víveres, cambiaderos de aceite o chicherías. Muchos, apenas estrenando desarraigos abrían de par en par sus ojos para maravillarse con la fotocelda que activaba las escaleras, o con la máquina que botaba gaseosa, o el tip-tip de la registradora electrónica. Sin embargo el resumen de su contento estaba sin duda en que les habían reunido en un sitio los almacenes en los que podían adquirir todos lo artículos que antes solamente conseguían en muchos establecimientos del centro de la ciudad. Las personas que atendían los almacenes acudían con espanto al espectáculo del asombro infantil...Por aquí – le dice él con emoción auténtica – atravesaba el camino para ir a Santa Lucía y a El Claret. Ahora ella ve unos pisos relucientes y unas vidrieras grandes que les muestran zapatos, discos y neveras. Yo, que también estoy de curioso, doy fe del cambio. El bus me dejaba en la 44, y desde allí había que caminar por un potrero enfangado hasta el colegio José María Córdoba; ahora este gigante borró el camino,trajo el pavimento, las rutas de buses de San Carlos y Tunjuelito, y a mucha gente. Recuerdo que los niños más pequeños encontraban la felicidad subiendo y bajando por las escaleras eléctricas. Convirtieron el acto en su deporte favorito. Los celadores uno de los tres poderes de la nueva Colombia – víctimas quizá de la antipatía-, cuando sentían llegar la horda escolar, rapidito apagaban el flujo de corriente. Los sabios niños esperaban pacientemente a que a los adultos reclamaran por el servicio arbitrariamente suspendido y en cuanto la echaban a andar de nuevo, de todos los rincones, de detrás de las vigas, de las puertas, de las paredes, de los techos, aparecían y reinaban con risa triunfal sobre la incomprensión, en episodios que se repetían entre amenazas y burlas. Si los propietarios de los locales esperaban unos visitantes alienados con los que entablarían una relación exclusiva de consumo, se equivocaron. Los niños y los

16

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros jóvenes fueron desarrollando un conjunto de relaciones emotivas y afectivas con el lugar y se lo fueron apropiando como un espacio donde se reconocen, se construyen y se proyectan. La angustiosa moda llenaba el Centro Comercial de muchachos que se refugiaban de la clases «mamonas». Ahora ellos saben que su Centro va a estar siempre allí y ya no es un lugar para esconderse, sino para encontrase. Al principio se reportaban hurtos en los locales a diario. Eran objetos de poco valor ante los cuales, los chicos no resistían la tentación... un par de dados, un esfero, una tarjeta. Hoy en día, el Centro Comercial ha orientado sus servicios casi totalmentehacia la gente joven y aquellos deslices pasaron a ser hechos aislados; en muchos negocios inclusive, ahora les fían artículos o consumos, y ellos después pagan. Sin acostumbrarse a una escuela organizada como un conjunto de muchos individuos aislados, enlazados sólo por las órdenes, las paredes, los timbres, las puertas que se cierran y ya no se abren, los muchachos ratifican –permaneciendo a gusto tanto tiempo en el Centro Comercial – que la educación nunca ha sido ni será, un acto estrictamente escolar. Los novios tomados de las manos diciéndose piropos, celebrando su frescura, inventado la risa, se han vuelto parte del paisaje. Ellos salen a darse una vuelta y hablan de los tenis, mandan a revelar las fotos del último paseo, llaman tranquilamente por teléfono a la que los trasnochó o «hacen vaca» para tomar gaseosa. Lucen sus minifaldas que tuvieron debajo de las rodillas toda la mañana, sus cortes de pelo, su extraño saludo. Pelan sus dientes, sus piernas de pollo... su amistad. Las salas de cine con su programación también, de tarde en tarde los reclutan, para entonces, ya cambiados, « sin el enzorre del uniforme, venir a ver una cinta de estreno con la nena». Allí se enteran por ejemplo que Illona llega con la lluvia y que Mutis es un man muy pilo y bogotano pa´más piedra. Pagar los servicios o hacer una vuelta en el banco, ordenar una torta de cumpleaños o cotizar un automóvil, ahora perfectamente son diligencias que adelantan solos los pela’os. El Centro Comercial, sus opciones, su estructura su organización y disposición espacial; también las pautas de conducta que en él se desarrollan, el tipo de relaciones que mantienen las personas con las cosas, las interacciones que se producen entre las personas, los roles que se establecen, los criterios que prevalecen, las actividades que se promueven, sin duda han afectado la educación de los muchachos del sector. Revista Visión Pública Octubre de 1997

17

Testimonios del alma

En defensa de la Tutela Con pies y manos, pero sobre todo con la razón, la Corte Constitucional defiende de nuevo a la Acción de Tutela, de otro embate por reformarla, por desaparecerla, por acomodarla a intereses contrarios de los que inspiraron su inclusión en la Constitución de 1991 y su posterior implementación como herramienta para la defensa de los Derechos Fundamentales de este vasto sector de colombianos que acumulamos, a través de los años, aspiraciones no resueltas de justicia. La Tutela vino a invertir la relación tradicional de los ciudadanos con los mecanismos judiciales para la resolución de situaciones en las que vean amenazada su integridad personal, la igualdad de derechos, su buen nombre, sus libertades de conciencia, de cultos, de expresar sus opiniones y pensamientos, de informar y ser informado, su propia honra, su derecho al trabajo en condiciones dignas, las libertades de aprendizaje, enseñanza, investigación y cátedra, a reunirse pública y pacíficamente, a sindicalizarse, a revocar mandatos a ineptos y a corruptos, a tener iniciativa en las corporaciones públicas, etc. En esas circunstancias, los fallos de la Corte Constitucional necesariamente benefician a los más indefensos, precisamente, ante los atropellos de los poderosos. Ese es su pecado, por eso tienen tantos enemigos la Tutela y la Corte... Las cifras dicen claramente que los niños, los ancianos, las mujeres, los pensionados, los estudiantes, los discapacitados, los enfermos, los trabajadores, los sindicalistas, los procesados, los docentes y los reclusos, son las víctimas más frecuentes Y entre la jauría que se ha conformado para perseguirla, están a la cabeza los funcionarios judiciales formados en la tradición del respeto irrestricto a la letra de la norma, que no están dispuestos a enfrentar sus rituales, casi sacramentales, con la viva pluralidad de los hechos cotidianos; los rentistas de la jurisprudencia, que no aceptan el instrumento porque los obliga a mirar situaciones de conjunto para cotejarlas con la Constitución y por que eso representa más trabajo; los patrones, los poderosos de los sectores económicos y políticos del país, porque les impide que tengan las facilidades que antes tuvieron para abusar y atropellar.

18

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros ¿Por qué, en cambio de atacar la norma más eficaz de la Constitución, no revisan de conjunto el sistema judicial colombiano, paquidérmico y casi nulo, más interesado en la prensa que en hacer justicia y que posee el infame record de arrastrar un 95 por ciento de impunidad? Creemos nosotros que toda la ciudadanía debe salir en defensa de la Acción de Tutela, expresando ante el Congreso su inconformidad frente a la reforma y haciendo la mejor alianza contra sus enemigos, que consiste en hacer uso de ella todas las veces que considere vulnerados o en peligro, sus derechos fundamentales. 07 de septiembre de 1997/ Emisión 57

También pasan cosas magníficas «Las grandes obras las sueñan los genios locos, las ejecutan los luchadores natos, las disfrutan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos»... Si usted quiere, el siguiente comentario está respaldado solamente en el deseo de ser justos y en el carácter alternativo de nuestro programa. Es probable que para industriales o comerciantes no tenga importancia; pero para quienes desde esta otra acera miramos a la escuela como herramienta para hacer nación, lo que pasó este 1º de abril, es trascendental. Tal vez en compensación de la triste efemérides (el cumpleaños de mi difunta madre), tuve la fortuna de hallarme en dos actos de paz magníficos y colosales este 1 de abril. En las horas de la mañana, en CORFERIAS, se instalaba el más audaz evento pedagógico del que tenga memoria la historia del país, el Foro-Feria Pedagógico Nacional, que hoy termina mientras que, desde el meridiano y hasta bien entrada la tarde, se celebraba la Marcha Mundial contra las formas intolerables del trabajo infantil. Lo que quisiera destacar, más allá del éxito que los dos eventos han alcanzado, es que ambos estuvieron liderados por maestros, ayudados y rodeados por gregarios con los mismos sueños, también en su mayoría maestros. En este punto me detengo y lo vuelvo a afirmar: Si seguimos así, esta vaina se salva. En el primero, una escuela descomunal, en la que cupo el país, se instaló

19

Testimonios del alma donde antes se han acomodado eventos sólo para vender y comprar. Y allí se encontraron, con su quehacer expuesto, todas las regiones, mezclando alumnos, padres de familia, docentes, directivos docentes, investigadores, gobierno, y hasta el sector productivo. Todos con los ojos despiertos y los oídos abiertos, todos con las puertas abiertas... Una Feria Foro para que transiten sus experiencias y reflexiones hacia la escuela del siglo XXI, esa promesa posible y en marcha. El tiempo, el más justo juez, se encargará de decir con mejores adjetivos la real dimensión y el verdadero alcance de este evento pedagógico, de esta propuesta de amor y ciencia. Luego se marchó con los niños, por los derechos de los niños, por la esperanza. Igual lo hacen otros pueblos, desde Filipinas, atravesando Asia con rumbo a Europa, y otros, por toda África; la nuestra salió de Brasil y ha pasado por Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Ecuador y Perú, después recorrerá América Central y Norte América. La nuestra, la que tuvo la convocatoria de las Centrales Obreras, la UNICEF y el Ministerio del Trabajo, la que tuvo el liderazgo de un maestro en su organización se fue desde la plaza de toros de Santamaría por la séptima al sur, como los vientos nuevos, hasta la Plaza de Bolívar en busca de justicia, o como si fuera alcalde. Llevaba el coraje de los niños, la seguridad de los pasos adultos, el color y la risa que identifican las gestas de los niños, destinadas a ser bellas y grandes como son ellos. Instituciones escolares con sus bandas musicales, organizaciones no gubernamentales, universidades, centrales obreras, grupos religiosos, silleteros venidos de las floriculturas de la sabana, portadores de aromas y mensajes en favor de los niños, de la vida, sensibilizando a la sociedad frente a los riesgos y peligros de los niños trabajadores, por la eliminación de las causas que contribuyen al trabajo infantil, sociales, culturales y económicas; en suma, contra las formas intolerables del trabajo Infantil. Por hechos así de concretos en favor de la vida, por actos de paz de esta naturaleza es que me atrevo a decir desde esta orilla: Por fortuna para la esperanza, las escuelas y colegios están llenos de Abeles y Chuchos... ¡Definitivamente, así, esta vaina se salva!

Abril 05 de 1998/Emisión 82

20

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

Una mano para Armenia De nuevo las circunstancias nos ponen en la necesidad de actuar como uno solo a toda la comunidad educativa. Esta vez no nos vamos a referir al paro de maestros. Queremos invertir algunas líneas para volver sobre el mismo eje catastrófico sobre el que giran nuestros hermanos quindianos y risaraldenses. Igual que ocurre con la guerra, acá nosotros apenas si la observamos por televisión. Quienes se han desplazado a los lugares del desastre del 25 de enero logran escalofriarnos con algunas narraciones cortas de aquella realidad. Y no es que muchos barrios de nuestra ciudad no nos hayan dado razones para esta reflexión; es que, esta vez, a toda la miseria aglomerada, se le sumó la muerte por montones y tenemos que hacer, como en la canción, una barrera para detenerla. Desde acá, tenemos que movilizar muchas manos y muchos corazones para que en el Chocó no sigan clamando por un terremoto para que el país repare en su tragedia cotidiana, en su apenas sobrevida. Desde acá tendremos que seguir construyendo un proyecto que nos permita cambiar corrupción por justicia social, despilfarro por salud, turismo burgués por techo, desamparo por oportunidades y muerte por bienestar. Tenemos que seguir avanzando en la conquista de condiciones dignas para que nuestros hijos puedan crecer y soñar. Sólo que, ahora, las casas se cayeron, las escuelas se cayeron, el hambre merodea y muchas ilusiones quedaron enterradas junto al café que otrora fuera símbolo de pujanza. Estamos obligados a hacer las cosas al tiempo: Las de corto mediano y largo plazo. Con Silvio, coincidimos en que «sólo el amor convierte en milagro el barro». Un almado maestro nos llamó y nos propuso iniciar una campaña para acercarnos a aliviar con sólo un poco de voluntad la situación de muchos escolares, recolectando lápices y cuadernos para las escuelas del Eje Cafetero. De inmediato lo hicimos conocer de nuestra audiencia y fueron varios maestros y maestras quienes nos llamaron para vincularse al trabajo de recolección. Hoy queremos decirles a todos nuestros oyentes que insistimos tercamente en solicitarles su ayuda para que, en escuelas y colegios, en la medida de sus condiciones, provoquemos la solidaridad de nuestros estudiantes para llevarle un mensaje de esperanza a la educación de la región cafetera. Ya recibimos la oferta del transporte aéreo o terrestre que se precise, por parte de una Fundación con la que está vinculado un

21

Testimonios del alma padre de familia. Y queremos cerrar la campaña el día 15 de marzo, si fuera posible con un aporte significativo, y conformar un grupo representativo de este trabajo, para ir a entregarles directamente a los maestros y a los niños nuestra ayuda. No importa que no sean miles de cuadernos los que usted, alcance a recoger en su escuela o colegio, háganos llegar sus aportes al Departamento. de Educación de CODEMA, al Colegio Benjamín Herrera de la localidad 16, al CEDID Tabora en la localidad 10ª, al Colegio OEA de Kennedy, o a la Escuela Atenas de la localidad 4ª. Y si el paquete es muy pesado, tenemos un carro disponible para ir hasta su institución y llevarlo a esos centros de acopio. Parodiando al trovador, diremos: Si la solidaridad de los maestros se agota, queda poca esperanza. Que no nos pase, demos una mano esta vez también..., seguro que podemos. Enero de 1999

Cumplimos y la comunidad debe saberlo Hasta el pasado sábado laboraron las últimas instituciones educativas que se encontraban reponiendo el tiempo invertido en el último paro nacional indefinido. De no ser porque resulta indispensable, este servidor olvidaría que su receso escolar -tan útil para mantener el equilibrio mental-, esta vez fue más corto. La cosa es que fue muy corto para muchos más maestros y para muchos niños y jóvenes. Esa circunstancia me crea la necesidad de referirme a él por este medio y de poner en común algunas inquietudes. Ocurre que, tal como lo afirma el mismo Ministro de Educación, «en este país, la opinión pública es la opinión publicada», y antes de que la escuela vuelva a ser noticia -y sólo lo es cuando los maestros hacemos paros-, vale la pena anticiparse a la mala leche que los medios masivos suelen tener para con nuestro gremio en esas ocasiones. Los maestros nos comprometimos a recuperar el tiempo del paro y la

22

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros opinión pública debe conocer que cumplimos. Que hemos resignado el tiempo que ordinariamente destinamos al descanso, tan útil -como ya lo anotamos- para mantener el equilibrio mental que se requiere en un desempeño profesional tan complejo como el nuestro. Sobre si nos agrada darle a dicho tiempo el uso de esta vez, sin recibir nada a cambio, sobre si nos gusta o no, nos satisface o no, es una discusión que daremos en su momento los educadores, al interior de nuestras organizaciones sindicales. El hecho que debe ser claramente informado y conocido por los padres de familia y la comunidad educativa en general, es que comprometimos nuestra palabra, y hemos cumplido. No conozco si el sindicato ha orientado la realización de informes a padres de familia sobre el particular, pero lo consideraría muy oportuno, ojalá en un espacio compartido con niños y jóvenes, para hacerles un público reconocimiento por el sacrificio que aquellos también hicieron en la lucha por evitar que fuera golpeada la educación pública. Se me ocurre que darle este tratamiento a la situación serviría, por un lado, para salirle al paso a la opinión publicada y, por el otro, para hacernos consecuentes con el cacareo de la tal unidad con la comunidad educativa, borrando de paso la imagen de utilitaristas que nos hemos ganado a pulso, convocando a padres y estudiantes sólo cuando los necesitamos. En este caso, más vale meterle gente conciente al proceso, que sólo meterle gente a los paros. Para no ponerme a llorar por la tristeza de haber perdido el receso escolar, diré como el bienamado Chavito del ocho: «Al cabo que ni quería salir de vacaciones a otra parte, para evitar las pescas asquerosas».

Julio 04 de 1999/Emisión 139

23

Testimonios del alma

La evaluación a docentes, la tal campana de Gauss Asistiendo al Seminario sobre Evaluación a docentes de hace algunos días, muchos salimos convencidos de que mucha de la adrenalina que produce nuestro gremio con el tema de la evaluación a docentes, con un poco de serenidad, podría resultar innecesaria. Por un lado, ni el Ministro, ni el Presidente de FECODE -quien habló a nombre de nuestra organización-, podrían ser tan falsos como para mostrar en ese recinto cerrado una voluntad tan clara hacia la solución del problema, y no mantenerla en el curso de una negociación de cara al magisterio. Por otro, se hizo evidente -luego del debate, aireado con una tercera postura- la existencia, no de una, sino de muchas fórmulas alternativas. Esto, si la meta no sigue siendo, para uno, golpear la estabilidad laboral de los educadores y, para el otro, pasar a la historia del sindicalismo a costillas de la suerte de 300.000 maestros. Por ejemplo, acogernos a lo establecido en la Ley General: definir un mínimo requerido para pasar y, como lo propone la ley, si no pasamos, conminarnos a una mejor preparación a la espera de la siguiente evaluación; aplicar una evaluación de desempeño, independiente de la prueba de conocimientos; establecer conjuntamente los mecanismos más adecuados para evitar la manipulación caciquesca de los resultados, esto es, garantizar transparencia y justeza en el manejo de los mismos. En fin, hubo propuestas que se pueden discutir y, sobre esta base, llegar a acuerdos favorables para todos. Aunque la idea de cambiar el retiro definitivo por una suspensión transitoria en el Escalafón, tendría una gravísima consecuencia para los docentes, pues implicaría la dimensión fatídica de perder el empleo. Lo que para este servidor todavía no está claro es: Si hay definido un nivel mínimo para pasar, que según el Ministro es del 16%, ¿por qué él mismo insiste en que de todas maneras luego de la prueba saldremos el 1.5% de quienes nos presentemos? La campana de Gauss es un modelo que representa la forma en que un fenómeno se puede comportar. La distribución de probabilidades así aplicada permite esperar que sólo un 1.5% de quienes nos presentemos a la evaluación no alcancemos el límite mínimo de calificación. Planteada de

24

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros esta manera la cosa, el Ministerio espera que 4.500 maestros, de los 300.000 que somos, no respondamos ni siquiera el promedio de una prueba contestada de manera aleatoria, que es el 14%, 1,4 sobre 10. Eso resulta hasta insultante. Si se requiere un tope mínimo de respuestas acertadas, como dice el Ministro, del 16%, y alguno de nosotros no lo alcanzara, ese alguien no tendría el más mínimo merecimiento para ser llamado maestro y mucho menos para desempeñarse y recibir salario como tal. Por el contrario, sería inaceptable si, independientemente de los resultados, buenos o malos, nos fueran a retirar de nuestros cargos, a quienes quedáramos ubicados en ese 1.5% de la izquierda de la campana. La discusión en nuestro país apenas comienza, y ya lo informó aquí el pasado domingo el profesor Abel Rodríguez: En Chile, hace 4 años, fue aprobada la aplicación de la evaluación a docentes, pero todavía no se ha aplicado. Sigamos manejando el tema. La verdadera defensa de la educación pública, la estabilidad laboral y la profesión docente, quizá deba estar mejor caracterizada en futuras luchas con este mismo gobierno. Julio 11 de 1999/Emisión 140

Evaluación sí, pero sin destitución «Ahí está el tigre, apúntale y dispárale, pero apúntale bien, no sea que le des a tu sombra». Cosas como estas, supongo, dicen los cazadores ante el posible riesgo de salir cazados. Los maestros venimos levantando la consigna de la desobediencia civil, y el tema, manejado con cierta regularidad, ha superado su estatura inicial de consigna de anarquía pueril, gracias al debate abierto y serio que se adelanta ante la inminencia de la tal evaluación con despidos, la cual, finalmente, quedó sancionada por el presidente Pastrana en el paquete del Plan de Desarrollo. La última noticia que se tiene es la del encuentro de los directivos docentes la semana pasada. El tema en las manos de la gente de la escuela ha ido tomando la forma seria que requiere, para que sea asumido como bandera por la mayoría. Está claro que mientras el Ministro insista en sancionar con destitución a un solo maestro, nuestro gremio no se debe presentar.; pero si abandona su testarudez y negocia una salida diferente, los maestros estaríamos reafirmando nuestra aceptación a presentarnos.

25

Testimonios del alma Ahí está la propuesta de un importante sector del magisterio, consistente en asumir la evaluación de la manera como la plantea la Ley General que, si bien en épocas recientes fue rechazada por algunos sectores políticos, ahora, en medio del debate y sin elecciones de por medio, las bases la encuentran viable y mediadora. La mayoría gobernante en nuestra Federación también ha avanzado en la preparación de una propuesta, superando un gran vacío que se notó al comienzo de la presente discusión. Nuestros dirigentes, finalmente, han dejado de decir no a la evaluación y la han aceptado. Claro, como todos los maestros, sin destitución. Para este servidor, ese es un gran avance y sin duda ha fortalecido la conciencia de quienes, golpeados por las más recientes y estériles luchas, se resistían siquiera a escuchar algo sobre el tema de nuevas jornadas de paro. En estas circunstancias, el panorama no admite vacilación. La tiranía y la indolencia de nuestros gobernantes han crecido, es nuestra hora de hacer crecer el discurso y la acción. Ya no se trata de defender la educación pública, que a veces termina en la sola defensa de las conquistas de los maestros. Creo que va siendo tiempo de pasar de las consignas a un verdadero trabajo de información e intercambio con la gente del barrio, con los padres de familia y los muchachos, sobre los problemas que nos afectan a todos, para -a partir de la comprensión-, encontrar una unidad franca y consistente, no en la coyuntura, sino en una verdadera manera de actuar como pueblo. Entonces el discurso no sólo abarcará la evaluación, sino el desmonte de los subsidios para los servicios públicos a los estratos 1, 2 y 3, el 2 x 1000, la extensión del IVA, las alzas desmesuradas a la gasolina, los peajes, el cobro del alumbrado público (hasta ahora único servicio a cargo del Estado), el UPAC, que arrasa con los techos de la gente de menos recursos, los altos costos de la educación y todo aquello tan común a todos -y tan sentido- que nos permitiría una mayor pertenencia y compromiso de la gente contra el más déspota gobernante del siglo. Compañeros, enterémonos, leamos, preguntemos, hablemos con todos, impidamos el caudillismo politiquero, forcemos que prevalezcan los intereses del gremio, por encima del protagonismo oportunista e inocuo. No permitamos otra equivocación, que nos afectaría a todos, no ya únicamente a nuestra representación. Amén

Agosto 01 de 1999/Emisión 143

26

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

Se cocina otra norma en contra, ¿y FECODE? Recuerdo que hace unos años, en medio del trajín periodístico, este servidor se encontró de manos a boca con el borrador de una resolución que se preparaba en el Ministerio para aplicarla a la educación pública y, naturalmente, a los educadores. El darla a conocer por radio levantó una «escandola» de los mil diablos y nos convertimos en el patito feo, tanto para el sindicato, como para los funcionarios del Ministerio. La cosa es que estábamos en lo cierto y que aquel borrador se transformó en una norma. Pero gracias a la difusión que hicimos de ella, el sindicato se pellizcó y logró intervenir en la redacción definitiva, que por supuesto no fue tan lesiva como aquella que el gobierno preparaba unilateralmente. Ahora, gracias a los muchos amigos de este programa, hemos accedido al 2° borrador de un proyecto de decreto que versará sobre la jornada laboral de los maestros y las instituciones educativas oficiales. Sin entrar en detalles diré que en su artículo 1º define la jornada diurna de trabajo de ocho horas, es decir, 40 semanales para docentes y directivos docentes. Aclara dicho artículo que la totalidad del tiempo reglamentario se dedicará a la construcción, desarrollo y seguimiento del PEI y a la investigación, dedicando como mínimo 20 horas de 60 minutos a las clases. El artículo 2° determina 30 horas semanales para la jornada nocturna, 20 de las cuales dedicadas a las actividades pedagógicas. El artículo 3° se refiere a que las Secretarías de Educación establecerán criterios para la definición de sus plantas de personal, teniendo en cuenta «el interés general, las necesidades del servicio, y la racionalización, establecidos por el gobierno nacional». Esta parte empata exactamente con los convenios de Desempeño contenidos en el Plan de Desarrollo. En el siguiente artículo se determina que los directores de grupo atenderán 18 horas/clase de 60 minutos. He resumido así la esencia de dicho borrador, y tal vez sea Bogotá el último lugar del país en el que se puedan dar condiciones para implementar dicho decreto, por aquello de la infraestructura y demás; pero lo que afana a este servidor es ¿por qué, a estas alturas, nuestra Federación no ha empezado a alertar al magisterio sobre esa y todas las normas que

27

Testimonios del alma actualmente se cocinan y que nos afectan, para escuchar de las bases nuestros puntos de vista? Es necesario que, cuanto antes, Fecode redacte una propuesta sobre jornada única, en concordancia con lo que quedó escrito y negociado entonces en la Ley General, y que además defina de manera clara lo concerniente a los salarios de quienes tendríamos que, en aquellas circunstancias, dedicarnos de manera exclusiva al trabajo docente con instituciones del Estado. Esa parte es definitiva. A nuestros oyentes les pedimos que se enteren de dichos propósitos y que empecemos a trasladar la discusión hasta el sindicato, para que éste asuma su función cuando todavía hay cómo incidir, y no cuando ya el ojo esté afuera. Amén.

Septiembre 19 de 1999/Emisión 150

Mañana vuelven los niños Ahora, cuando ya se han cumplido catorce años desde que el corazón de mi madre se reveló y decidió que había amado suficiente y que era hora de detenerse, repaso en silencio tantos gestos, tantos dichos, tantas frases cargadas de sabiduría y de intención que en muchos casos se vuelven luz para el cotidiano. Me parece oírla, llenita su cara de esperanza, luego de una jornada adversa, mirando al cielo y diciendo: «Mañana será otro día, mijo». Yo sé que aquella noche no era como las demás, para el descanso. Supongo que como me ocurre ahora de adulto frente a circunstancias similares, el insomnio alternaba con el reposo ayudando a imaginar cómo construir ese día, ese otro día que se avecinaba, nuevo y vacío. Claro, niña Merce, mañana será otro día. Cuando lo repito, invoco toda la esperanza, recurro a mi enamoramiento por la vida, a mi fe en la gente buena. Mañana vuelven los niños a las escuelas y colegios. Mañana los pechos se nos llenarán de dulces apretones, los ojos se nos irán de fiesta por las caras de esos locos que vuelven. El patio será un solo festejo y la espantosa soledad que la escuela vivió de

28

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros vacaciones, desaparecerá por la magia de todos ellos y volverá a ser un sitio apto para que crezcan el país y la ilusión. La sociedad, el barrio, han acudido de nuevo a sus maestros y nos han confiado sus tesoros más preciados. Nosotros llevamos ya dos semanas planeando el trabajo, evaluando gestiones, reconociendo fortalezas, evidenciando vacíos, formulando reformas, indagando, planteando respuestas. Nos hemos venido preparando para no repetir desatinos ni autorizar nuevos errores. No es fácil para muchos de nosotros ponernos de acuerdo en algunas cosas. Tenemos diferencias, por ejemplo en el tema de la evaluación. Muchos critican el 1860, lo consideran laxo, desde su punto de vista, encarna la promoción automática. Otros no lo vemos lesivo, nos parece que humaniza la evaluación. Se nos ocurre que valdría la pena revisar las estrategias que no nos han dado resultados para que nuestros muchachos se vuelvan exitosos. En fin, seguramente crezca el porcentaje de enfermos mentales en Colombia estadística que lideramos los maestros-. El calendario escolar, la competencia desigual que la administración pretende plantear entre los nuevos - en concesión- y los viejos colegios distritales, las sanciones recientes a la propuesta laboral, la dolorosa asignación de cupos para nuestros niños y todos los etcéteras del día a día. Para todo eso los maestros debemos encontrar respuestas. Definitivamente, sí, sí, niña Merce, mañana será otro día. ¡Bienvenidos niños y jóvenes de Colombia! Enero 30 de 2000/Emisión 164

Una escuela que permanecerá A pesar de que hace poco nos referimos al tema de la evaluación por logros, esta vez, aguijoneados por un artículo escrito por el profesor Francisco Cajiao esta semana en El Tiempo, vamos a volver sobre nuestra postura. Informa el Dr.. Cajiao que una comisión formada por representantes de colegios privados, FECODE y el MEN, se ha puesto a la tarea de reformar el Decreto 1860, ya que, según esas personas, las normas que allí se dictan se prestan a diversas interpretaciones. A mí me consta que hay una, al menos, que puede considerarse perversa, y seguramente así le debe parecer a más de un padre de familia, si tenemos en cuenta las muchas Tutelas han sido interpuestas para garantizar los derechos de los estudiantes frente al actual

29

Testimonios del alma sistema de evaluación. Anota el profesor Cajiao, en uno de sus apartes, algo en lo que coincidimos: «Aquí discuten, negocian y legislan, alrededor de una mesa, los que abogan porque los niños repitan el año -a la vez que organizan paros para que ningún maestro pierda el año-, los que quieren justificar de algún modo el privilegio de excluir a los niños que no se parecen al perfil preestablecido por sus instituciones privadas y los que exploran caminos más eficaces para corregir lo que no se hizo bien». Los maestros tenemos mucho que decir, a favor y en contra. En nuestro caso, creemos que los maestros no podemos aumentar el número de calamidades de nuestros niños. La descomposición social pasa y, si se quiere, nace de la descomposición de la familia. Ya casi no hay hogares, y allí podemos jugar un papel importante. Nosotros estamos llamados a hacer equipo con los muchachos, para que la escuela los promueva, no para facilitar el triunfo de la calle sobre las demás propuestas. Hemos insistido aquí que no se trata de disminuir el rigor académico, ni de regalarle nada a los niños. Cuando un niño pierde el año, no alcanzó 20 o 30 logros. Preguntamos algunos: ¿Cuál fórmula mágica fue la que usamos para desaparecerles los otros 200 o 300 que sí alcanzó? Se trataría quizá de revisar las estrategias utilizadas en el aula, para por ahí también buscar y encontrar las razones del fracaso. Es muy fácil echarle toda la culpa al estudiante, cerrar los ojos y seguir. Seguramente haya muchos vacíos en la norma, pero su mejoramiento no puede ser a través del facilismo. Tenemos que ser coherentes, jamás hemos estado del lado de la evaluación a maestros para sancionarnos. De la misma manera, no podemos estar de acuerdo con una evaluación para excluir a los niños del sistema escolar. En esa discusión debemos participar todos los afectados, empezando por los que creemos que defender la educación pública no es sólo defender el aumento salarial -que es muy importante-, sino también hacerla más justa y más humana, al tiempo que de mejor calidad. A riesgo de cansarlos, vamos a repetir algunas consignas-graffitis que recogen nuestra postura en este asunto: «No a la promoción automática, tampoco al fracaso automático, sí a una educación que promueva». Y éste: «Una sociedad en la que los mayores dedican sus mejores energías a juzgar a los menores, sólo produce condenados». Y éste otro: «si la evaluación-sanción no sirve para los maestros, tampoco debería servir para los estudiantes». Amén. Emisión No. 166 Febrero 13 de 2000

30

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

En el Llano, el paraíso Santa Mónica Cuando nos inventamos la ESCUELA PAÍS, nos propusimos ser un programa variado, tomar prudente y saludable distancia de la radio ladrillo, monotemática y repetitiva. Creemos haber tenido éxito. Por el tema de hoy, quizá vayamos a ser identificados en el otro extremo, esto es, desbordando el ámbito de la escuela o, quizás, como simples promotores turísticos. Aun así, esta mañana vamos a hablar del color verde, de las aguas cristalinas, de la tranquilidad y el clima maravilloso, que en un corto y afortunado viaje de este servidor a Cubarral, fueron capaces de enamorarme, sin remedio a la vista, de un paisaje que bien podría ser de todos los maestros que nos oyen. El padre Andrés Hurtado, en un artículo de hace algún tiempo, en El Tiempo, ya se extendió en adjetivos, ya contó las corrientes de agua, ya ubicó geográficamente a Cubarral y explicó las razones de su edénico clima. Yo lo leí por una cortesía de «El Diablo», pero este hombre de Dios se quedó corto. Quiero hablar de tres fincas entre cuyos linderos tres grupos de maestros emprendedores se han confabulado con la naturaleza para hacerles una propuesta vital a sus colegas y a nuestras familias. De Villavo hacia allá, para llegar a Cubarral, hay que pasar Acacías, Guamal, y luego una inspección de policía llamada Humadea. Y entonces viene una Ye: siguiendo derecho vamos hacia Granada, pero, no, usted debe tomar a la derecha. Entonces ya está de cara al morichal, ese milagro verde que avisa la cercanía de una fuente de agua, en donde bulle la vida. A los 3 minutos de camino asoman unos pendones verdes promocionando a Santa Mónica... Condominio Campestre. El portón, el aviso y las primeras construcciones, en su mayoría de maestros de Bogotá, diez casas blancas de techo rojo, confortables, sencillamente hermosas. Las palmas se alzan y los arroyos se cruzan a nuestro paso. Las cercas de limoncillo ya marcan linderos vivos. Usted sigue, el pueblo está a otros tres minutos, por una muy buena carretera, limpio, de gente buena, trabajadora. Más al sur está el río Ariari, majestuoso, recién salido del páramo de Sumapaz.

31

Testimonios del alma Hacia el oriente, por la vía que da al cementerio, atravesando arroyuelos, bosques y bajos de verdes intensos y apacibles, se llega a Mesa Redonda. Allí, en ciernes, otro proyecto campestre, pensado para el bienestar de los maestros. Sus gestores trazan con el índice sobre el aire su idea del bienestar para quienes adquieran lotes aquí. Un poco más arriba, justo en el pie de monte, otro proyecto con una concepción diferente. Su ideólogo habla de la protección al medio ambiente, del equilibrio de la naturaleza, de los cultivos de trucha, de la siembra de cítricos, mientras el río pasa a cinco metros, cantarín, luego de haber sido represado para formar una hermosa piscina natural, que ahora está repleta de niños. El soñador se para en una piedra y me señala allá: por la mañana –dice, y le brillan los ojos-, allá, en el plano, nacen los días. Por eso le llamamos a la finca Amanecer del Llano. Ese olor a frutos silvestres, el vuelo colorado de esos pájaros, la vaca que muge en el potrero, los pequeños peces que invaden de color el fondo del riachuelo, las cayenas, los morichales, las garzas, todo lo que canta en el olfato, la vista, el tacto, el gusto o el oído, todo es nuestro y cercano. El paraíso también puede ser nuestro, digo como maestro. De vez en cuando, los fabricantes del miedo atraviesan la impotencia de su sin razón en el camino de nuestra alegría, pero yo sé que su guerra no va a durar toda la vida y que, más tarde que temprano, los maestros iremos a apropiarnos de ese trozo de felicidad que esos colegas visionarios nos ofrecen. Amén. Febrero 20 de 2000/Emisión 167

La rebeldía sin reflexión, crea desventajas A mí me ocurre como al poeta chileno Nicanor Parra, que no sé a que horas me meto en camisas de once varas... Aquí voy: La semana pasada, en asamblea general de docentes, recibimos el informe sobre el plan de la Secretaría de Educación para la formación de docentes durante el receso escolar. Un plato suculento para doctores en leyes. ¿Quién dijo miedo? Cada asistente pensó lo suyo, sacó sus conclusiones y tomó postura. Debo ser justo y decir que

32

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros la indignación fue el sentimiento generalizado. Se informó así mismo que la ADE convocaba una reunión de directivos docentes. Como mis directivos tuvieran otros asuntos que atender, yo me propuse como voluntario para asistir y fui a dar al colegio «La Merced». La asistencia, como era de esperarse, fue muy buena. Aquí lo habíamos adelantado, el tema concitaba la mayor atención de los maestros por estos días. En dicha reunión -olvidando mi juramento- me atreví a conceptuar que, dados los resultados más recientes con relación a las orientaciones recibidas, era prudente asistir a esta reunión para tener mayores elementos de juicio al momento de tomar decisiones. Ya en la asamblea había escuchado de manera disciplinada las intervenciones, con el interés de informar fielmente a mis compañeros y venir a mi programa a ser claro con los muchos oyentes que, estoy seguro, nos tienen por fuente seria y responsable. Confieso que me tienen aburrido esas posturas rígidas que, en temas de interés general, se orientan desde intereses particulares, y terminan conduciendo a martirologios modernos de maestros sin sueldos y cosas por el estilo. Así de prevenido fui. Sin embargo, hubo dos intervenciones que me parecieron harto documentadas y que obligaron mi reconceptualización sobre el tema. Fui a mi colegio e informé, tal como correspondía a la comprensión que yo tenía del problema en ese momento: No era posible aceptar que se nos arrebatara lo último que nos quedaba: el derecho al descanso. Todo esto ocurrió entre jueves y viernes en la mañana. El viernes en la tarde me enteré que había aparecido una resolución, la 005, emanada de la SED, fechada el 13 de abril y dirigida a rectores y directores, en la que se daban orientaciones para las actividades formativas durante el receso estudiantil. Mi primera reacción es de sorpresa. ¿O sea que la reunión a la que asistí fue convocada y desarrollada basada en sospechas, en supuestos, y sólo hasta ahora se conoce la verdadera intención de la administración? Aun así, la leí. Comparto algunas cosas, otras no. Sin embargo, tengo algunas conclusiones propias, que ofrezco a manera de elementos para que siga la discusión... En primer lugar, no tendría presentación que los maestros nos negáramos públicamente a aceptar la capacitación, venga de donde venga. Segundo, tanto el Estatuto Docente como la Ley General y sus Decretos Reglamentarios están redactados de manera que es muy difícil interpretar las normas. Por ejemplo, se habla de Receso Escolar, y la Secretaría y el 1860 hablan de Receso Estudiantil. Se habla en el Estatuto Docente, Art.67, que los docentes al servicio de la educación oficial tendrán derecho a las vacaciones que determine el Calendario Escolar y, en la ley, en el parágrafo del

33

Testimonios del alma Artículo 86, se dice que el MEN, dentro del plazo máximo de cinco años, reglamentará calendarios académicos de tal manera que contemple dos -2- períodos de vacaciones uniformes... Lo concreto es que los cinco años se pasaron y nada. Pero también lo concreto es que, ahora, la Circular 005 es un Acto Administrativo y que, jurídicamente, los actos administrativos gozan de presunción de legalidad, lo que en cristiano quiere decir que nuestro gremio podrá demostrar, sólo mediante demanda, su ilegalidad pero que, entre tanto esto ocurre, dicho acto tiene fuerza de ley. Este, en conclusión, es un chicharrón con mucho pelo; estamos enfrentando a una funcionaria rígida y repelente, pero que se documenta muy bien. Lo que quiere decir, ni más ni menos, que nuestras organizaciones tienen el compromiso histórico de atajar sus medidas no sólo con posturas y actitudes políticas, no dejando constancias y consignas en cada episodio, sino basándose en argumentos jurídicos sólidos que enfrenten eficazmente dichas políticas, con la responsabilidad de defender los derechos e intereses de casi 30.000 educadores. Yo creo en la necesidad de luchar contra todo lo que afecte los intereses de nuestro gremio, pero no basta con la rebeldía, debemos acompañar nuestras acciones rebeldes con inteligencia. Las próximas acciones deben devolverle la confianza a las bases, no acabar con la poca que queda. Abril 16 de 2000/Emisión 175

Ha perdido sentido el «compañero» Hoy es nada menos que el Día del Idioma. Me puse a echar cabeza sobre escritores que se hubieran interesado en el tema. Encontré más de varios. A pesar de mis limitaciones yo quise atreverme a hacer algunos comentarios sobre las palabras, por supuesto sin el más mínimo interés literario, se trata más bien de una reflexión alrededor de algunas palabras que se fueron quedando vacías debido al uso indiscriminado que en algunos espacios y sectores se les ha dado. Por ejemplo, la palabra «compañero», «compañera». Qué fácil era comprender cuando se les decía así a otras personas, pues quería decir que se acompañarían, que se podrían acompañar. Con el tiempo, eso cambió. Por ejemplo, en las asambleas sindicales, ahora llega alguien, seguramente contradictor, y a nivel de susurro se escucha que llegó aquel compañero tal por cual. Yo le perdí el cariño a la

34

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros palabra compañero, siendo tan hermosa, no me gusta que me digan así por lo menos ciertos «compañeros» del activismo sindical. Recuerdo que cuando adolescente se puso de moda que las muchachas llamaran a sus novios «gordo» y aquellos a ellas «negrita», «mi cielo» o también «gordita». Siempre tuve la impresión de que detrás de tan cariñosa manera de vestir al o la contrincante, se escondía algún temor a equivocarse. Llegué a pensar que quien así llamaba a su pareja lo hacía más en defensa propia que por melosería. Me ocurre parecido con algunas palabras -a veces frases- que suelen decirse en los salones. Cuando un orador dice que a pesar de que no venía preparado..., no se por qué presiento y casi nunca me equivoco, que este cristiano trae elaborado un somnífero feroz. Generalmente, si tengo tiempo y posibilidades, me le salgo. Otras tantas, despierto, y él sigue en el uso de la palabra. Cuando discuto con alguien y ese alguien me advierte que lo que me va a decir es sin el ánimo de ofenderme, empiezo a respirar hondo, a retener largo y a expirar lento porque, sin lugar a dudas, trae la artillería lista y me tiene en la mira para acabarme. Generalmente termino descompuesto y al otro día me corresponde presentar disculpas, porque desde su introducción mi espíritu se alertó y terminé gritando e insultando. Otros no hacen más que citar la ternura en sus discursos políticos. Preferiría que dijeran de frente que me odian. Generalmente, detrás de sus palabras vienen las bombas, y se me va la luz... A mí las palabras me encantan. No las culpo. Me gusta mucho que me sirvan, de acuerdo a mi estado de ánimo. Si tengo que decir el amor: las encuentro, si tengo que decir la ira: me aparecen. En suma, amo las palabras. Por eso tal vez este alegato no va contra las palabras, sino contra los babosos. ¿Si usted no gusta de mí, por qué diablos me dice compañero? No me maltratan las palabras duras, me maltratan las palabras falsas. ¡Que vivan las palabras vivas! Amén.

Abril 23 de 2000/Emisión 176

35

Testimonios del alma

A pesar de la adversidad, los maestros votaron por CODEMA Hoy estamos a treinta de abril y hace tres días se realizaron las elecciones en CODEMA. Este tiempo posterior me da la posibilidad y si se quiere la libertad de decir algunas cosas que, de haberlas dicho antes de la justa electoral, hubieran podido ser interpretadas, acaso, con un significado diferente al que deben tener... Lo primero será resaltar el volumen de maestros que nos acercamos a votar: 8.627. Las condiciones no podían ser más adversas: La Sra. Secretaria nos había negado el permiso para adelantar las elecciones durante la jornada de trabajo, como lo hemos venido haciendo desde la fundación de nuestras cooperativas hace siete u ocho lustros. Los maestros aceptamos el reto convencidos de la importancia de fortalecer los procesos democráticos que cumplen nuestras organizaciones. Un suculento plan de premios, propuesto por la administración de CODEMA, también pudo resultar atractivo para vencer la dificultad. La cosa es que salimos, que pudimos -a nivel de nuestras instituciones- acordar permisos y compromisos para promover nuestras planchas, o simplemente para apoyar las de nuestros candidatos. Yo todavía no tengo información suficiente sobre el resultado en términos de las fuerzas que, representadas en los postulantes, fueron favorecidas con el respaldo de las mayorías, pero tengo la impresión -construida durante la jornada- que los maestros apoyaron mayoritariamente los nombres de las personas que vienen adelantando desde hace unos años la más exitosa labor en la historia de CODEMA, a despecho de quienes, en la angustia de una derrota previsible, argumentaban, a manera de campaña, que había que darle un «vuelco» a CODEMA. Yo me pregunto, como se lo preguntan muchos: ¿Si somos la primera cooperativa de gremio en el país, que pensarán que le debemos volcar?... ¿la querrán convertir en la décima, la vigésima, o la última?... No, gracias, creo que dijeron los electores. Todavía son evidentes los resultados del cambio propuesto en otras organizaciones magisteriales. A manera de anécdota, voy a referirles lo que me comentó una docente amiga de la Localidad 11 de Suba. Me dijo: «Gracias a CODEMA y a CANAPRO

36

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros han estudiado mis hijos, pudimos comprar apartamento, muebles, electrodomésticos; gracias a las cooperativas podemos viajar, pasear... Si a CODEMA y a CANAPRO -como ya ha sucedido- llegan a administrarla algunos locos irresponsables y la quiebran, me quiebran a mi familia...» Creo que no hay nada que agregar, sólo tal vez que hay alguna diferencia entre la dinámica de un sindicato y la de una cooperativa: Si quienes manejan un sindicato se equivocan dos veces, o tres o cuatro, la organización se resiente, se debilita, pero un replanteamiento acertado la puede resucitar con el tiempo... Pero si la administración de una cooperativa comete un par de errores, quizá uno solo, eso podría ser suficiente para dar al traste con el trabajo, los ahorros y el respaldo que en ella tiene todo el gremio. No se crea que al interior de nuestras cooperativas no se dan diferencias ideológicas. Existen y siempre han existido, pero los acuerdos de gobernabilidad logrados han hecho que prevalezcan los intereses del gremio ante los intereses de grupos o partidos. Esa ha sido una fortaleza de CODEMA y CANAPRO en los últimos tiempos. Allí se expresan comunistas, liberales, socialdemócratas, conservadores, compañeros del Moir, del PST y otras fuerzas más y menos radicales, pero la experiencia y la seriedad en las propuestas sobre planes y acuerdos, han permitido la identidad en la acción. La ventaja de la razón y el férreo carácter de quienes han conducido estos procesos han permitido el crecimiento sostenible de nuestras cooperativas. Quien dice esto, felicita al magisterio por su capacidad de reaccionar frente a situaciones adversas, como la negativa del permiso, volviendo la jornada electoral una fiesta fraterna, amistosa y cordial en la que se impulsaron diversas maneras de leer el presente y el futuro, y por respaldar como seguramente lo dirán los resultados definitivos, una gestión seria, transparente y altamente eficiente en favor de todos los maestros. Amén.

Abril 30 de 2000/Emisión 177

37

Testimonios del alma

Nos quitan el receso, se llevan la cordura Sigue agitado el ambiente al interior del magisterio de cara a la Circular 005, expedida por la SED, referente a la capacitación durante el receso escolar. Hemos ventilado en este programa una postura que apunta concretamente a dos aspectos: el primero, que nuestra respuesta debe tener un contenido político, porque la medida es política, en tanto pretende golpear de nuevo a nuestro gremio, diezmado en su entusiasmo por disposiciones recientes de la administración, dirigidas a un punto muy sensible de nuestra condición de trabajadores, y es la afectación de nuestros salarios. Por eso, nuestra actitud debe tener un contenido político, para jugarnos un partido en el que la victoria nos reanime, ante una administración supremamente eficiente en la obtención de resultados acordes con sus intereses. El otro componente, hemos dicho, debe ser un alegato jurídico, serio, documentado, consistente, para evitar que desaparezca el derecho al descanso que hemos tenido, dadas las circunstancias de nuestro trabajo, tan diferentes a las de otros profesionales, de otras áreas. En ambos sentidos creo que se ha venido avanzando desde nuestras organizaciones sindicales. Creo que ha resultado muy conveniente la integración de los sindicatos ADE, USDE y SINDODIC. La suma de fortalezas, con el correr del debate, ha ido haciendo menos notorias las debilidades mostradas en conflictos recientes. No nos podemos dejar distraer con el argumento de que el viejo sueño de una capacitación financiada por el Estado lo cumple la medida actual. La propuesta se reduce a unos cursos en las áreas que la administración ha creído pertinentes. El espíritu de la Ley era muy diferente: La capacitación sería en instituciones universitarias y en las áreas específicas de desempeño de los docentes. Como dije antes, el avance, sobre todo en el aspecto argumentativo, viene siendo muy importante. Alguna dirigencia conciente y estudiosa ha allegado normas y análisis que auguran un muy buen porcentaje de respaldo a la negativa de todos los docentes a aceptar la medida. Creo

38

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros que es una oportunidad inmejorable para reunificar las fuerzas gremiales, dispersas por derrotas cercanas, en las que las bases han encontrado que con un poco más de reflexión, reforzando el discurso político, habríamos obtenido mejores dividendos. Supe, y no voy a permitir que me chiveén las tías, que en la reunión convocada por la señora Secretaria de Educación con los supervisores, una postura intransigente de la Dra. Cecilia Mª. Vélez profundizó la rebeldía de éstos, hasta el punto de que la asamblea hubo de diluirse sin que la funcionaria aceptara las razones de los supervisores. Su argumento, apenas concordante con los sectores más represivos del país, fue que en aquella reunión nada estaba en discusión. ¡Cómo que nada! Estaba de por medio la defensa de un tiempo para el descanso al que históricamente hemos tenido derecho, estaba de por medio la salud mental de nuestro gremio, afectada por la tarea difícil que adelantamos los maestros en el trabajo con grupos tan grandes de niños. ¿Por qué hasta ahora, por qué en este gobierno, una andanada tan violenta contra los trabajadores y en particular contra los docentes? ¿De dónde acá el inusitado interés en nuestra capacitación, a la que históricamente hemos accedido en todos las épocas, en receso, paralelamente al tiempo laboral, en vacaciones..., siempre? Creo que el magisterio debe actuar con mucho temperamento y lleno de razones y argumentos como lo está haciendo, ante esta medida. Si nos quitan el receso, nos habrán quitado lo único que nos queda de cordura. Si tampoco en la ADE existe gobernabilidad, como sospecho, esta vez nos toca a los maestros de base suplir dicha debilidad con compromiso, y después ya nos quedará tiempo de discutir. Mayo 07 de 2000/Emisión 178

Elecciones en CANAPRO Parece que fue ayer cuando los antiguos afiliados a CANAPRO nos resistíamos a la tentación de retirarnos ante la crisis administrativa por la que atravesaba nuestra organización. Manejos equivocados fueron minando sus bases económicas hasta propiciar la desafiliación masiva. Allí nos quedamos los tercos, los que siempre pensamos que, incluso en el peor momento, todavía queda la imaginación para cambiar el rumbo de las situaciones adversas y recomponer el andar. A estas alturas del partido, el tiempo y el trabajo nos han concedido la razón a quienes así actuamos

39

Testimonios del alma entonces. No voy a enumerar las actuaciones erradas de aquellas direcciones. Los canaprados sabemos cuáles fueron, y también quiénes las originaron. Es más nuestro estilo detenernos en los aspectos positivos, es de más valor y, aunque en la sección que le tenemos arrendada a la cooperativa ya se han hecho juiciosos balances, quiero volver sobre lo mucho que han logrado quienes hoy dirigen los destinos de la Casa Nacional del Profesor. Lo leí a hurtadillas en el informe que próximamente entregarán a los asociados por correo. Me sonó mucho que CANAPRO logró, en su gestión correspondiente a 1999, casi 1.400 millones de pesos en excedentes, de los cuales el 20% serán distribuidos entre los asociados; que los afiliados -que hace apenas unos años éramos casi 3.000- ahora somos más de 20.000; que mientras las entidades financieras les quitaron sus viviendas a quienes se alcanzaron en los pagos, CANAPRO resolvió el problema de techo a 235 familias de asociados; que el INSTITUTO CANAPRO incrementó su matrícula y su nivel académico, pasando del nivel medio al nivel superior y ubicándose entre los 100 mejores colegios del país; amén del monto colosal de dinero que prestó a sus asociados en plena crisis económica nacional; y de la creación del nuevo instituto de educación no formal PROMOVER; y de encontrar el equilibrio y -por primera vez en mucho tiempo- ganancias en la sede recreacional GUARÉ, sumadas a la adquisición de las dos casas campestres cerca de ésta, para ampliar y complementar el servicio vacacional; o las 10 acciones compradas en el proyecto AGUABLANCA en Puente Nacional, para ser usadas -dichas instalaciones- por sus afiliados; aparte de la mucha alegría que nos provoca la compra de la nueva y confortable sede administrativa cerca de Colsubsidio. Y no se nos olvida la búsqueda de espacios para la cultura, subsidiando nuestra asistencia a Zarzuela, como viene ocurriendo, ni la inolvidable fiesta de los 40 años, o la visita de los niños canapristas al parque Mundo Aventura , o las funciones en el Teatro Nacional... En fin, la promoción cultural, económica y social de sus asociados, con acciones concretas por el bienestar del magisterio. En los planes por ejecutar quedan los apartamentos que serán construidos en el área que antes ocupaba la sede administrativa de El Salitre, el estudio de una iniciativa para asumir la prestación del servicio médico a docentes de Bogotá y Cundinamarca, la creación de un gran supermercado para docentes... Sueños, utopías de esas que nos mantienen vivos y comprometidos con su materialización.

40

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros Por todo eso quiero insistir en la necesidad de recordarles a los canaprados nuestra cita con la cooperativa. El próximo jueves, sin permiso, tenemos que asistir a las urnas, en el Coliseo El Campín, a respaldar todo este trabajo, a rodear a nuestra organización, para que nunca más vuelva a ser conducida sin idoneidad. Mayo 14 de 2000/Emisión 179

Su tal capacitación Yo lo intuí, pero no es en el fragor de la discordia en el que voy a reclamar reconocimiento a mis indiscutidas dotes de pitoniso, no. Sólo les recordaré a mis oyentes que aquí lo aseguramos: A la administración no le importa para nada la capacitación de los docentes, ellos estarán muy conformes si pueden mostrar estadísticas, números que les den la razón, como un hecho político, ante su contradictor, nuestro sindicato. Este servidor, la verdad, no ha quemado el primer gramo de incienso a la actual directiva de nuestro sindicato, pero eso nos lo decimos en nuestros espacios de debate. Lo otro es que la institución, nuestro sindicato como tal, más allá de las personas que transitoriamente se encuentren en la dirección, es nuestro vocero y, como tal, el interlocutor válido con el que la administración se tenga que sentar a discutir todas aquellas medidas que afectan a la escuela, y en particular a los educadores. Para eso existen los sindicatos. Sin embargo, durante el receso estuve atento, escuchando a hurtadillas lo que decían los colegas que, atemorizados -nunca convencidos de sus bondades-, asistían a la tal capacitación. Leeré textualmente este mensaje llegado a mi beeper: «En la capacitación del Colegio Santa Mª. del Lago, Zona 10ª, todos los profesores madrugaron ayer a la hora citada. No se presentó el capacitador, y luego llegó mensaje de que nos encontráramos en otra fecha, posponiendo el curso 8 días». Me encontré con un Supervisor y le pregunté cómo iba todo. Me dijo: «Esos capacitadores, por lo menos en el curso en el que estuve, no tienen talla... Eso, sólo han servido los cursos de capacitación permanente que ya estaban, esos sí tienen nivel». Otro amigo me dijo: «A nosotros nos tuvieron en el curso, y al 4º día nos dijeron: Listo, terminamos, se pueden ir». Creo en los colegas, en sus testimonios. Lo mío es sólo una muestra y la encuentro válida.

41

Testimonios del alma Contrastado con tamaña improvisación, el domingo pasado, creo, apareció en El Tiempo media página de la SED, felicitando a la compañera que ganó el Premio COMPARTIR a la mejor maestra... ¿Con cuál autoridad moral viene a sacar pecho la Secretaría ante un logro de un maestro, de cuyo gremio no ha hecho más que hablar mal y difamar? Se dedicaron Ministro y Secretaria a desprestigiarnos ante la opinión pública, a través de los medios -tan suyos como su arrogancia-, pero equivocándose de manera terrible, porque ese lujo no se lo pueden dar funcionarios del gobierno, en un país en donde la corrupción pulula, la violencia tiene todas las formas, la desesperanza campea y quedan acaso como remanente moral y ético, como ejemplos para niños y jóvenes, únicamente los limpios trabajadores y, entre ellos, sus líderes naturales, los maestros. Yo sólo sé que quienes dedicamos el tiempo de este receso escolar al descanso, y a compartir con la familia, no seremos los más próximos clientes de las casas de reposo. Si el problema era político, lo resolvimos a nuestro favor, seguro, mi señora. Amén. Julio 09 de 2000/Emisión 186

Maestro sin colegio Alguna vez, acosado por esa acompañada soledad que padecemos los maestros cuando nos toca por fuerza mayor pasar las vacaciones de fin de año en la ciudad, se me dio por darme un paseito por el colegio Benjamín Herrera, mi colegio, con el pretexto de regar las matas, que a esas alturas del receso debían estar deshidratadas, pálidas y tristes. Claro, fui, las regué, me acompañé de ellas un rato, les conversé, les pregunté que para dónde había cogido el ruido, y si a ellas no les hacía falta, como a mí, la risa de los locos y la cercanía con los maestros, con sus contradicciones y sus dudas. Esas grandes bobas sólo saben ser bellas, y nada me dijeron. De regreso a mi casa, a mis vallenatos y mi canción social, saqué una conclusión, que con el tiempo volví una sentencia para mi forma de sentir: «No hay nada más solo, que un colegio solo». Hoy día tengo un conflicto interior que no resuelve ni siquiera mi memoria, con lo activa que es. Cierro los ojos y me veo llegando el primer día, muchacho asustado, a presentármele a Manuel José Landínez, en el Car-

42

EscuelaTestimonios y cosas de maestros del alma los Arturo Torres, una noche de marzo del 72. En otro momento ya estoy en el República de Panamá, frente a Maximiliano Báez, presentando credenciales y luego dando la batalla para combatir la interinidad. Cuando él, mi rector, me llamó durante el paro del 73 y me dijo: «...Miguel, necesito que me responda, hoy me tocó pasar un informe de los maestros que están en paro y sólo quedaba usted..., ojo, parece que los van a echar». Después, al año siguiente, y acabadas las áreas técnicas en el nocturno, ¡zuáquete!, al Juan del Corral en la mañana. Allí, Vidal Medellín al principio, estuvo inquieto por mi cercanía con las y los muchachos. Ese hombre admirable sentía angustia por mi descomplicada manera de llevar mi relación con esos casi contemporáneos, mis estudiantes, por mi abrazadera y mi juventud, quizá. Con el tiempo pudo diferenciar la calidez del irrespeto, y fuimos tan amigos como con los estudiantes. Juan Evangelista Gómez, Francia Helena Castrillón también fueron mis rectores allá. Luego el Jomaco, Luis Abel Rincón, Marina Díaz de Calixto; después El Virrey, Concha Reyes, para terminar en el Benjamín Herrera, con Doña Hortensia. Entre tanto, miles de muchachos, cientos de compañeros maestros, tantas mañanas, tardes, noches; tanta vida compartida. Conocí a los hombres y mujeres más generosos y limpios, también me tocó compartir de cerca con la mezquindad. Los abrazos más afectuosos y apretaditos los di y los recibí de mis muchachas y muchachos. Lo que yo pude dar, todos ellos sabrán si tuvo algún valor. Por todos esos sitios fui haciendo y andando caminos nuevos. Ahora estoy al otro lado de la pared de la escuela, la miro con otros ojos, la veo pasar y tengo una murga armada en la memoria. Los recuerdos me están haciendo mítin. A pesar de que mi decisión fue enteramente libre y razonada, hoy podría asegurar que queda muy solo un maestro si no tiene colegio.

Noviembre 12 de 2000/Emisión 202

43

Testimonios del alma

De ángulo y Angulo Uno día de estos me encontré en CANAPRO con dos colegas, con quienes siempre nos saludamos de manera respetuosa, aunque ellas y yo sabemos de nuestras diferencias ideológicas y distancias en los enfoques frente a la manera en que se conduce y se conducía el sindicato, desde los educadores. Hablamos de lo humano. De lo divino no es apropiado hablar en los pasillos. Del paro, de los cerramientos a instituciones, de nuestros puntos de vista sobre los logros probables, sobre el receso escolar; en fin, de muchas cosas de la escuela, pero sin la inminencia del improperio o la salvajada, tan aburridores en algunas asambleas del gremio últimamente. Ellas, generosas, me concedieron alguna claridad política en el análisis de la situación y me reclamaron que por qué no lo decía de esa manera en el programa en vez de usar el estilo de Todo se Supo... Me excusé y les expliqué que yo no soy sindicato, que las orientaciones en ese aspecto las tiene que trazar la dirección y que, a mi juicio, eso era exactamente lo que estaba haciendo la mayoría gobernante, los seis que, al votar las decisiones, imponen su criterio, como lo hicieron otros dirigentes en otros momentos de nuestra historia sindical, como siempre fue. Lo que ocurre, les expliqué, es que hay diferencia en el método. A mi juicio, en el caso del miserable despido de los trabajadores de servicios generales, terminaron innecesariamente enfrentados algunos docentes y estos compañeros. Creo que se ha podido radicalizar el movimiento sin afectar la relación natural que debe existir, primero, con docentes, y segundo, con los padres de familia. Me enteré que con éstos la situación fue lamentable el último día, que la situación de hecho, llevada a cabo por los trabajadores, los exasperó, y que respondieron con violencia, también a la fuerza... Y Antanas seguramente a esa hora se reía. Les decía, a las colegas, que si se proponía una movilización por equis o ye avenida, valía la pena definir un objetivo y que si éste era dar a conocer la problemática a la ciudadanía, entonces era suficiente organizar una marcha paralela al tráfico vehicular y vocearla. Lo otro fue lo que ocurrió en muchos casos. Se cerraron vías, se incomodó a los potenciales aliados en la lucha popular, y aquellos, por estarlos maldiciendo, nunca escucharon las justas denuncias. Yo insisto en que hubo torpeza. Las luchas próximas deberán sumar a toda esa población de trabajadores miembros de la

44

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros comunidad educativa. Necesitamos a los padres de familia, eso es claro, su aporte debe ser determinante. Ojalá los encontremos dispuestos a acompañarnos, ojalá quieran escuchar cuando se les plantee que el problema del Acto Legislativo 012 afectará el futuro de la educación y la salud pública. Ojalá. Vuelvo y digo, como les dije aquella tarde a mis colegas: La infamia de la medida de Antanas no tiene discusión. Hubiera podido discutirse la manera como lo enfrentábamos pero, lastimosamente, eso ya pasó. Ahora reintegrarán a las trabajadoras embarazadas. Eso es de Ley. A quienes tienen el fuero sindical les quedan seis meses… ¿Y después? Quienes se van injustamente despedidos, ¿qué se llevan de la lucha?, ¿acaso pedazos de candados? O nos dotamos de una dirección más cerebral, ¡o apaguen y vámonos! Y una nota al margen: No se crea, mis amigos, que lo que decimos en Todo se Supo tiene el propósito simple de un chiste..., o de molestar a los protagonistas de la noticia que se desarrolla. No, quienes así piensan han estado equivocados todo el tiempo. Los elementos que allí damos tienen el propósito claro de proponerles reflexión, porque más allá de la ironía y el probable humor, está la realidad, cruda y desde otro ángulo... o Angulo, mi querida y, por esta vez, coincidente Luz Marina. Marzo 18 de 2001/Emisión 217

Desigualdad y desprestigio Yo no sé si los maestros del sector público, con su dirigencia a la cabeza, están atentos a algo que ya comenzó, y que se va a ir intensificando, para generar una opinión pública en contra de la educación oficial, apoyándose en los resultados de la educación que se ofrece en los colegios en concesión, administrada por instituciones privadas. Se me parece mucho, este proceso, al que se presentó cuando el hoy Sr. Presidente Andrés Pastrana, era el Sr. Alcalde de Bogotá y decidió privatizar el servicio de aseo. Aquello comenzó con una campaña de desprestigio sistemático en contra de la EDIS y, al interior de la misma, un recorte presupuestal, el cual generó un desgreño tal que justificara, ante la opinión pública, su privatización. Fue una estrategia concebida y desarrolla-

45

Testimonios del alma da con paciencia, hasta tener listas las condiciones para celebrar los contratos definitivos con quienes desde entonces manejan dicho servicio como su negocio. ¿Recuerdan ustedes? Para entonces, quienes asumieron las nuevas empresas fueron financiados generosamente por el gobierno distrital, y esa fortaleza económica fue el elemento determinante de la estrategia, ya que marcó una diferencia que convenció a la opinión pública del «acierto gubernamental». ¿Cuál es la diferencia ahora? Ninguna. El gobierno, en su afán de reducir las responsabilidades contractuales del Estado, decide acabar con el empleo público y de paso fortalecer la empresa privada. Construye modernos y confortables edificios escolares, los cede a instituciones privadas y paga un valor por cada muchacho que éstos atenderán en ese sistema escolar. Paga en rama y dota cada institución de una manera más generosa y adecuada, contrastando con las precarias condiciones en las que se da, las más de las veces, la otra educación, la educación pública. La etapa que actualmente se vive, en el proceso de implementación de la estrategia, es la de la evaluación por parte de las comunidades. Esta semana fueron publicados los primeros resultados. Voy a extraer, textual mente, lo que dijo una niña y fue publicado en El Tiempo del martes: «Tenemos jardines grandes, los profesores son chéveres, tenemos computadores y laboratorios, no tenemos que compartir pupitres, el recreo es más largo, y nos dan almuerzo. Lo que más me gusta es el arroz con pollo». No sería justo si asegurara que en los otros colegios la situación es totalmente diferente, pero sí puedo dar fe de que, en muchísimos casos, la desigualdad en la que se dan los procesos de formación es dura y triste. Este servidor ha conocido escuelas y colegios donde hay 800 estudiantes y sólo 6 baterías de baño. Colegios con 55 y 60 jóvenes por curso, a los que llegan los niños con una dieta diaria bastante diferente. Mi suspicacia me lleva a pensar que ya vienen las evaluaciones de competencias y, ahí, las diferencias en las condiciones también se van a reflejar. Cotejarán luego la inversión por estudiante y, al no tener compromisos prestacionales, el plato estará servido para justificar la privatización. ¿Qué está haciendo la ADE frente a esto? Ojalá lo sepamos pronto, antes que el desprestigio infame se tienda sobre los profesionales de la educación que sirven al Estado. ¿Qué tan a cargo del Estado es, y/o será, esta educa-

46

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros ción en instituciones por concesión? Ojalá el sindicato lo deje claro pronto. Se van a necesitar más que consignas para enfrentar este otro debate público. En este sentido, el trabajo de la profesora Amparo Ardila, en favor de la SED, es sobresaliente, qué bien lo hace. Espero que sus amigos en la actual Junta estén enterados. Julio 29 de 2001/Emisión 236

Que nadie siga en pecado «Es como si a manotadas precisas y tremendas hubieran llenado de lodo la sonrisa de los niños, o hubieran detenido la brisa para romper el vuelo prisionero de las cometas»

Álvaro Cepeda Samudio El viernes en la tarde, yendo hacia occidente por la avenida de la Esperanza, esa bella avenida con ese hermoso nombre, vi emocionado que el cielo de pronto se parecía al de Santa Marta o al de Salgar, en su costumbre de ponerse rojo por las tardes en esta época o en diciembre, reafirmando el verano. La gente allá dice que el sol se pone rojo para espantar la lluvia. Es como si el astro rey dijera: ¡Ya está bueno, hasta aquí hubo desorden húmedo, ahora vengo yo! Ya estábamos tristes quienes vivimos en Bogotá, de ver que también agosto nos engañaba. Entró lloviendo, promedió lloviendo y frío, y casi acaba lloviendo y tan helado como un vulgar abril. Me alegro de haber encontrado la señal del verano en la avenida de la Esperanza, la estábamos perdiendo los enamorados de las cometas. Digo que en este agosto un buen porcentaje de elevadores de alegrías forradas en papel, debimos aplazar esa aventura de mandar estrellas hacia el cielo próximo, con razones secretas por el camino de la pita... Claro, muchos niños y veteranos salieron, los tercos, a robarle ratos al mal tiempo para poder alzar sus panderos; pero, de arriba, el llanto de la lluvia espantaba la ilusión y a muchos la prisa les dejó para siempre su nave durmiendo entre las cuerdas de la electricidad. He pasado por los parques y, basado en mis conocimientos, puedo asegurar que, en la mayoría de los casos, esa abundancia de cadáveres coloridos enredados en los cables tiene su explicación en la carrera angustiosa de un niño ante la lluvia.

47

Testimonios del alma He conocido a algunos maestros de electrónica, verdaderos arbitrarios e irresponsables -dirían algunos-, que en otros agostos no tan lejanos decían a sus estudiantes: «En la próxima clase no calcularemos la reactancia capacitiva», es muy importante que calculemos la velocidad del viento y su dirección..., traigan varillas fuertes y livianas de guadua. También, papel color. La próxima clase tendremos una cita con hicos y runrunes en el parque, ese es un buen laboratorio de física… felicidad. Además, reconoceremos en la práctica esa vaina de la electricidad atmosférica... Aquella mañana conectaban cielo y tierra, y sus sentidos percibían los zumbidos y la manera de mecerse de sus obras en los columpios de la brisa sobre el parque, completamente suyo. Pero, bueno, el sol -según los signos leídos en el rojo de la tarde del viernes-, ya se instaló y queda viento todavía. Que nadie siga en pecado, que todos salgan y se apropien de los parques y del cielo, al fin y al cabo todavía nos pertenecen. Agosto 26 de 2001/Emisión 240

Cierre de colegios De ancho y de largo tiene la polémica por el cierre de los colegios departamentales que funcionan en Bogotá. Argumenta la administración departamental que, con sus recursos, se está atendiendo a una población que es responsabilidad del Distrito Capital. La comunidad, digo, el estudiantado, los padres de familia y maestros, de inmediato ha manifestado su rechazo ante la posibilidad del cierre. Uno, acá desde la cocina, como diría mi tía Ruperta, lo que no alcanza a entender es lo que van a hacer las dos administraciones para no perjudicar a los estudiantes. Una ojeada muy superficial al problema de la cobertura en Bogotá nos indica que el déficit de cupos, para jóvenes y niños, es cercano a los 200 mil. Entonces, ¿cómo diablos pretenden agravar la situación dejando a algo así como doce mil muchachos más por fuera del sistema escolar? ¿Por qué será que todos los conspicuos gobernantes siempre buscan la solución a los problemas de plata acabando con los derechos de la gente pobre, de los débiles? Ya debería ser una vergüenza muy grande, para esta clase dirigente, ese mundo de niños sin escuela ni colegio que reco-

48

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros rre, sin rumbo, las calles de Bogotá. No obstante esta situación trágica para cualquier sociedad, ellos dedican su tiempo a crear y desarrollar estrategias para seguir golpeando a la gente de menos recursos. Yo no sé si la salida pueda estar en que la administración distrital asuma los costos de la nómina de los maestros y el mantenimiento como tal de la planta física y el funcionamiento de las instituciones; pero lo que no le cabe en la cabeza a nadie es que, de ese tire y jala, los damnificados sean los estudiantes bogotanos de esos colegios. Tampoco sabría responder si Bogotá dejó de pertenecer a Cundinamarca y, no siendo así, le siga correspondiendo a dicha administración la responsabilidad del funcionamiento de los mismos. Yo no lo sé, repito. Lo único que está claro es que toda esa población escolar no puede, a causa de un pleito de esa naturaleza, perder el derecho a seguir asistiendo a su colegio, en el sector donde viven y en las condiciones actuales. Las ligas de padres, los sindicatos ADE y ADEC deben terciar, con toda su capacidad, en defensa del bienestar de los afectados. La situación no da espera, a los déspotas les bastará con sacar pecho si cada uno por su lado se sale con la suya, y eso hay que impedirlo, en la mitad está la gente. Amén. Septiembre 01 de 2001 - Emisión 241

Cierre, gases y ceguera Hemos venido informando en ESCUELA PAÍS sobre el cierre de los colegios departamentales ubicados en Bogotá y, de alguna manera, tomando postura frente a las consecuencias del hecho. La ciudadanía conoce que en Bogotá -igual que en el país- existe un déficit muy grande de cupos, que se vería intensificado con la medida del cierre. Que casi diez mil jóvenes más engrosarían las -ya vergonzosas- cifras de niños y jóvenes en edad escolar por fuera del sistema. Esta semana, la gente -la comunidad escolar de las instituciones a cerrar-, presa de la desesperación por la pauperización de sus condiciones de vida, se fue a la calle a hacer público, de nuevo, su rechazo a la medida indolente del gobierno. La respuesta, de nuevo, fueron gases y

49

Testimonios del alma garrotazos. Niñas asfixiadas, golpeadas, igual que muchos padres de familia. El otro cabo que la opinión pública debe atar, en este caso, además de que el gobierno acabe con el derecho a la educación de estas comunidades, es la restricción a la protesta social. El argumento es que una fracción de la población no puede afectar el normal desarrollo de las actividades del Transmilenio, según ellos, un bien social. De nuevo queda absolutamente claro el lugar de la educación en la concepción neoliberal de la académica administración actual. Simón el bobito, el conspicuo personaje de Pombo, le quedó chiquito al gobernador de Cundinamarca y al alcalde de Bogotá, quienes no fueron capaces de ponerse de acuerdo para resolver la situación sin empeorar el problema de cobertura. Aumentaron el hueco de cupos en Bogotá, supuestamente para tapar el de Cundinamarca. Su cegata mirada al problema no les ha permitido observar el crecimiento de la población escolar, su aumento año a año, para proyectar la atención en la misma medida. Ligado al déficit de cupos del que hablamos está la otra situación que se presentó esta semana: Una información, destinada a proyectar la imagen de una gestión eficiente por parte de la SED, dejó al descubierto esa inmensa masa de muchachos marginados que están por fuera del sistema educativo. Eran nubes de jóvenes y padres de familia haciendo cola para solicitar cupos. La expectativa, creada con otro propósito por la administración, se devolvió a la manera de un bumerang, al hacerse público el desencanto de la comunidad engañada. «De eso tan bueno no dan tanto», hubiera afirmado mi madre. Lo complicado, para alguien tan suspicaz como quien habla, es que el mecanismo de avisos personalizados sobre el otorgamiento de los cupos, puede hacer que el problema, que sin duda se incrementará, puede pasar desapercibido. Una rápida acción debe garantizar que la gente no permita su dispersión, que se pueda cuantificar el déficit y actuar en comunidad. ¿A propósito, será que la ADE sale de su marasmo y lidera alguna acción en defensa de la educación pública?

Octubre 14 de 2001/Emisión 247

50

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

Sandoná, ¿por qué queda tan lejos la esperanza? Por alguna razón, que seguramente tiene que ver con mi oficio de gregario, fui invitado a acompañar a dos muy importantes activistas de la campaña del Senador–maestro Jaime Dussán, a Sandoná, Nariño. La cosa es que fui y creo que el «informe de gestión» de la comisión es favorable. Mi balance personal lo juzgo ¡hermoso! La única referencia que tenía de ese pueblo eran los maestros Víctor González, Pacho y Jaime Castillo y Yovani Montilla. Nadie me había contado que su ubicación en la difícil geografía del sur le daba el parecido con el fondo de una batea, de tonos verdes que se reparten entre la caña, el café y el fique, entre otras matas vitales para su precaria economía. Situado a hora y media de Pasto, hay que bordear una cadena de cerros, hijos menores del Galeras colosal, pasando por bellísimos pueblos con nombres de santos, próceres, o bautizados con vocablos indígenas que sólo se oyen bien en el tonito particular de allá: Genoy…, pues. Y vas llegando a Sandoná, que quiere decir «Flor de la montaña lejana», este pueblo arbitrario y celebrado, en donde la caña deben sembrarla con flechas en esas paredes de la batea, tiene una cascada, la cascada de Belén, cuyo trazado y chorro sobre el pueblo caen verticales, dándole la razón a Alfredo Gutiérrez, quien la llamó «Río parao». Arbitrario: porque a los maestros municipales no les pagan por su escalafón, sólo reciben de salario 350 mil pesos; arbitrario: porque de seguir haciendo las normas entre ellos, habrá que cerrar el Banco de la República; allá no circulan las monedas de mil...por su iglesia con el cristo más grande del mundo, por sus gastronomingas. ¡Qué gente tan linda es la sandoneña! Qué dolor, comprobar tantas carencias. Qué ira, saber que sus tales Albornoz, Henríquez o Paredes, elegidos por ellos, los traicionan aprobando leyes en contravía de sus intereses y necesidades. Al magisterio le falta mucha información y es evidente su avidez por enterarse del contenido de las normas en lo laboral o de documentos de pedagogía para su actualización profesional. Cada compañero tiene un dolor, localizado en el estómago, en el corazón o en su alma, pero todos están golpeados, y sus familias también, y ellos ven que el remedio está lejos, y eso agranda su dolor, que yo me traje puesto.

51

Testimonios del alma Ayúdeme, hermano, ayúdeme, ayúdeme, repiten los labios ajados de aquel, soñando con encontrarle cupo a su niña para Medicina en Popayán… Éste es mi Pablo Emilio, dice el otro, y muestra la foto de su hijo secuestrado en el cerro de Patascoy. Tenía 18 años. En la foto, un muchacho con pantalón camuflado, camiseta blanca y una mirada profundamente triste. Yo hablé con Don Manuel, ellos me dicen que presionemos al gobierno. Aquella otra maestra, con su vocecita cantadita y tímida, pregunta por el escalafón, la otra por los intereses de cesantías desde el 97. El alcalde dice que no tiene recursos, que el municipio está quebrado, que FECODE debe presionar ante Hacienda… Dios mío, ¿por qué queda tan lejos la esperanza en el sur? Con los campesinos también estuvimos. Ellos no quieren ver más la olla vacía, ellos anhelan poder echar semillas y que la tierra les devuelva comida. Para todo eso se necesitan recursos y permisos. De nuevo la tierra se llama Juan, ella y ellos se pertenecen y ambos lo dicen a hurtadillas. De todas formas, en cada hombre o mujer hay alguien que puja por salir al otro lado. En Sandoná bailan y hacen chistes, trajinan altivos, hacen paros, reflexionan sobre su condición de ciudadanos. Saben que tienen el deber de hacer la suerte y el futuro. La emisora comunitaria y los maestros gestan, lideran, desarrollan propuestas para reencauchar la fe de todos, para redescubrir los tonos que todavía le deben quedar a la primavera. Me gustó mucho haber ido. No fue que dejara mi corazón allá, fue que me traje en el compromiso, todos los que pude. Febrero 24 2002/Emisión 262

La apuesta de la escuela Ahora que la escuela vuelve al delicioso bullicio de sus habitantes, ahora que retornan maestros y niños, jóvenes, directivos, el personal de servicios generales, ahora que se abren de nuevo las puertas para que los padres de familia se sumen al colectivo, un aire fresco recorrerá la construcción, los saberes y las relaciones. Sin embargo, más allá de sus muros, y a veces más acá, por desgracia, muchos ruidos afectan la concentración escolar. Un sistema de evaluación impuesto por el gobierno sin la participación de los afectados, sin el concepto de quienes son evaluados, ni de quienes evalúan el desempeño escolar; unas condiciones laborales cada vez más

52

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros difíciles para los docentes, quienes ven amenazada su estabilidad y sus prestaciones sociales; el estallido incesante de las bombas, a veces a muchos kilómetros, en la propia esquina del barrio, por televisión, pero sin falta; el ruido de los estómagos vacíos robándose la calma en los pupitres, la olla vacía y los recibos de los servicios aumentados ocupando la cabeza de las familias; la gasolina que sube, la carne y la leche que desaparecen, el transporte que subirá, el río que se desbordará de nuevo; en fin. Esta cadena de hechos que enmarcan los días de la escuela pública, y que se han establecido en el cotidiano, tienen algunos elementos que se mezclan con la llegada de la Semana Santa. La gente reza -y lo hace con fe-, la gente pide, hace mandas, se lacera el alma, la espalda; escucha a los medios, que le dicen que dizque de ella depende que las cosas cambien; vuelve y reza, se somete y se esclaviza. Pero nada se le concede. Entonces se da cuenta de que los medios tienen razón, que es verdad que las cosas han cambiado y siguen cambiando -ya que éste es el gobierno del cambio-: ahora tampoco podrá comprar huevos ni panela, y no tendrá plata para los buses de los hijos mañana, y esta vez sí le cortarán la luz. Es por eso que mañana, cuando se abran las puertas de la escuela, un aire nuevo recorrerá los salones. La alegría de los niños anunciará la apuesta que hacemos sus maestros: si no es a través de la educación, aquellas cosas no serán susceptibles de un verdadero cambio. Y no será por decreto como la escuela lo promueva, tendrá que llegar por la certeza que tengamos de que, tirando del mismo lado de la gente, se aligerarán los pasos hacia la meta. Las transformaciones deben salir desde la escuela y la familia, ese es el poder que nos debe importar ir construyendo, el único que podrá escucharse más alto que la dinamita o los decretos. Marzo 31 de 2003/Emisión 266

¡Por la Bogotá que queremos! ¡Bogotá para vivir! De verdad, es calamitosa la situación que soporta nuestra ciudad por estos días. Más allá de los slogans de la Alcaldía Mayor, la realidad es dura, y en algunos aspectos insostenible.

53

Testimonios del alma Aunque no es nuestro rol, bien vale la pena intentar un inventario que respalde la afirmación inicial: A esta misma hora, algunos líderes comunales de la localidad 4ª están en riesgo de morir sin que su petición simple de entrevistarse con el Alcalde Mayor Antanas Mokus,haya sido satisfecha. La soberanía del mandato le ha impedido acercarse a conocer la razón de su desesperada acción. A nuestro juicio sería un excelente pretexto para enterarse cómo es la Bogotá para morir…, o cómo es ¡la Bogotá que no queremos! También en el sur -no podría ser en otro sitio-, el desbordamiento del río Tunjuelito ahogó las pocas condiciones de “sobrevida” que tenían los habitantes de este sector. La indolencia gubernamental histórica no ha permitido que se construya una obra simple de ingeniería civil, que podría tener como costo la mitad del dinero que se roban los funcionarios corruptos en un año, para librar por fin a la gente humilde de ese dolor repetido. Hay más de 20 colegios tomados por sus estudiantes para impedir el desmonte, disfrazado de eficiencia, que este gobierno quiere hacer de la educación nocturna. Los muchachos se niegan a aceptar el cambio de sus actuales maestros. Ellos saben que ése es el principio del fin y han saltado a detenerlo. La incertidumbre ronda en las instituciones y la comunidad, que ha venido aprendiendo de las múltiples traiciones de sus gobernantes, y no está dispuesta a aceptar más el arrasamiento de lo público. Paralelo a esta situación, se viene materializando el maltrato a los directivos docentes. Con la cantaleta de la reestructuración administrativa, quieren atropellar derechos laborales de los directivos. ¿Para dónde cogen los impuestos de la gente del sur? Las calles son trochas, los servicios públicos son de pésima calidad, el nivel de desempleo cada día es mayor…Sólo la miseria va en aumento. Entre tanto, a Transmilenio le hacen vías de uso exclusivo, le crean la más moderna infraestructura, y le ponen a disposición los muchachos bachilleres de barrios pobres para que les hagan el orden. A las organizaciones privadas de educación, les construyen edificaciones y se las entregan, como el Transmilenio, hecho con la plata de todos; está bien que les paguen por prestar el servicio, pero estaría mejor que ellos también pagaran por los locales construidos. A los banqueros les obsequian el 3x1000, les aprueban alzas a los intereses y rebajas a la captación… Los mayores evasores de impuestos son los grandes empresarios, los corruptos están en los gobiernos, son los que firman contratos, los que conceden los bienes del Estado a

54

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros sus amigos, y los pobres pagamos los platos rotos. Es mucha, sin duda, la ventaja que los poderosos nos han tomado. A los maestros nos queda hacer equipo con la comunidad y trabajar unidos. Una labor de concientización metódica y de elaboración de metas colectivas podría dinamizar la organización de los humildes, tomando distancia de violentos y corruptos. Tenemos las manos y el corazón. Tenemos la imaginación, el recurso humano, la urgencia, el deseo, y hasta el rencor vivitos, ¿qué esperamos? Junio 16 de 2002/Emisión 276

Los ricos de estrato 3 Me he enterado que, enhorabuena, EL rector Guillermo Guevara,-muy buen amigo por cierto- aparte de mojar prensa, radio y TV, logró esta semana poner ante la opinión pública los puntos sobre las íes de la realidad sobre la cobertura escolar en Bogotá. Un periodista de RCN fue a hacerle una nota sobre la manera como él desacataba las orientaciones de la SED, en torno a los cupos. La expectativa del reportero era encontrar a un funcionario acobardado, para mostrar al magisterio -a través de su ejemplo- como culpable de la situación actual, del caos que vive la ciudadanía frente a los cupos en Bogotá. Pues le salió el tiro en reversa. El mencionado rector, con argumentos, le demostró que las abundantes cifras en materia de cupos sólo existen en la cabeza de la secretaria de educación y en la prensa-eco de todas las declaraciones del gobierno. Y no había nada que justificar, la verdad es tan contundente en este tema que, de inmediato –con las primeras declaraciones-, otros dos medios se interesaron por la situación y corrieron a entrevistarlo también. Ocurre que la administración salió a decir que había no sé cuántos miles de cupos adicionales para vincular a todos los niños bogotanos al servicio educativo este año. Naturalmente, la gente, los desamparados corrieron a coparlos. Al desbordarse la capacidad ofrecida, la administración corrió

55

Testimonios del alma a sostener la caña –como diríamos coloquialmente- e hizo convenios con cuanto colegio privado encontró, sin mayor análisis sobre la calidad de su oferta. Estos paños de agua tibia y estas soluciones de garaje tampoco alcanzaron. Entonces la magia gubernamental volvió a aparecer y orientaron que no se recibieran sino niños de los estratos 1 y 2... ¡Habrase visto! De un sólo manotazo calificaron de pudientes a las familias de estrato 3 y les arrebataron a esos niños el derecho a la educación. Eso fue lo que valientemente les hizo ver a los periodistas el profesor Guevara, y eso es lo que hay que decirle a la comunidad. Ellos tienen los medios a su servicio, pero si esos mismos medios son ocupados por los maestros de manera inteligente y hábil, pueden quedar al servicio de las causas de la gente. Si aquel maestro, al que estamos exaltando, se hubiera puesto a gritar consignas apenas vio las cámaras, o desencajado se hubiera puesto a despotricar contra el neoliberalismo, la escuela habría perdido una inmejorable oportunidad de llegar con la otra cara de la moneda hasta la opinión pública. Se impone seguir la orientación de la ADE respecto de los cupos: Los rectores deben matricular a todos los niños que los soliciten y generar la crisis que se requiere para dejar en evidencia la farsa de la oferta, garantizando de paso –que es lo más importante-, la educación que está obligado a dar el Estado. Amén. Febrero 02 de 2003/Emisión 305

Por mejores condiciones laborales y sociales Dijo el poeta que quien escribe debe ser el cronista de su tiempo. Son otros los escritores que se merecen ese rótulo, digo, pero mi condición al frente de este medio me entrega la responsabilidad y el compromiso de vivir el día a día con quienes son la razón de ser de este espacio radial: la gente de la escuela. Al centro de la escuela están los niños y los maestros, al centro de su quehacer, la calidad de la educación. Creo que el ambiente en el que se desarrolla el acto pedagógico, por estos tiempos en el país, pero principalmente en Bogotá, está siendo afectado de gran manera por factores externos que atentan, sin duda, en el corto y mediano plazo, contra la calidad de la educación.

56

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros Polaino, autor español, introdujo en el análisis del tema, por allá en 1982, el concepto de «pretexto», al que definió como «un conjunto de factores diversos y distantes de la escuela que, sin aproximarse siquiera a sus alrededores, pueden condicionar con una mayor o menor intensidad, la ansiedad de los profesores». Eso es lo que me preocupa hoy, las condiciones en las que están trabajando los profesores. Sumadas a la imagen degradada que tiene la opinión pública de su labor, imagen construida desde los gobiernos y los medios masivos, y que revela el grado de aprecio que éstos tienen por la educación. Porque el gobierno prefiere la guerra que la educación, y la gente opina tan vagamente del asunto que pone a sus hijos a estudiar para «no dejarlos solos en la casa» o, en el mejor de los casos, “para que sean alguien en la vida”; porque, además de que los planes educativos se redactan al margen del profesorado, los cambios en los sistemas de enseñanza son frecuentes y, como si hiciera falta, las normas que han sido expedidas últimamente, incluidas aquellas que afectan directamente sus ingresos salariales, tienen como objetivo, sin duda, intimidar y degradar la condición docente. Las consecuencias en el ánimo y la salud de los docentes no se han hecho esperar. ¿Cuántos docentes se retiraron el pasado fin de año en Bogotá? ¿Cuántos murieron? Las estadísticas de nuestras cooperativas muestran un incremento importante de defunciones. Así mismo, conozco que han aumentado los casos de directivos docentes y docentes de aula tratados e incapacitados por estrés y agotamiento mental. Los auxilios de solidaridad por enfermedades graves han ido en alza en las estadísticas... Y, por mucho esfuerzo que hacen cuando conversan con uno, en el fondo de todos los temas está la desesperanza, casi el abatimiento. Si esta situación no es atendida pronto, y científicamente, no solamente se va a profundizar el ciclo degenerativo de la eficiencia docente, con su consecuente impacto en los niveles de calidad de la educación, sino que el gobierno y la sociedad estarán atentando directamente contra la salud y las condiciones de dignidad que requieren los profesionales de la educación para el desempeño de sus funciones. Estudios al respecto, desarrollados en Europa y Estados Unidos, destacan la importancia del contexto social en que se ejerce la docencia para la autorrealización del profesor y, por ende, su influencia a la hora de medir la calidad de la educación. Alguien tiene que hacer algo, pero a los maestros hay que devolverles la confianza en sí mismos, y condiciones dignas para el trabajo y el desarrollo personal y profesional. Nosotros sólo podemos mandarles palabras amigas y reconocimiento. Amén. Emisión 308 Marzo 02 de 2003

57

Testimonios del alma

Está amaneciendo, mamá Tal vez por la cercanía que tuve con mi madre y por ese descomunal vacío que dejó en mi alma cuando murió, ando siempre encontrando en cada cosa, detalle, dicho o circunstancia, un pretexto para hacerla presente. Bueno, pues hoy vuelve a dárseme esta situación. Cuando más desesperados encontraba a mis amigos maestros, recuerdo que les dije una sentencia que mi madre usaba mucho y que en mi caso se convirtió en la mejor forma de darme ánimo y tanquear esperanzas: «Nunca fue más oscuro que antes de amanecer». Creo que viene amaneciendo. La llegada de Lucho Garzón a la alcaldía mayor y, en particular, la de Abel Rodríguez a la Secretaría de Educación, son señales inequívocas de que así es. El profesor Abel, estoy seguro, se ha preparado toda la vida para ejercer este cargo. Él ha sido un analista muy crítico de las políticas educativas y su condición de maestro le ha permitido, sin duda, ir construyendo ese discurso que le conocemos respecto de la educación y los educadores. No desconozco que hay políticas y normas de carácter nacional a las que sería imposible, legalmente, desatender, pero su sola llegada, que un maestro como él haya accedido a ese cargo, ya significa distensión para escuelas y colegios, para maestros y directivos docentes, y una esperanza de mejoramiento de las condiciones en las que se da la educación de niños y jóvenes en Bogotá. Temas como la cobertura, o mejor, la oferta de cupos, frente a la demanda de toda la población que se encuentra por fuera del sistema escolar, sé que a él lo trasnochan. Sé que para él la calidad no es la evaluación ni los sistemas que la rodean, sino que la alimentación, la situación social de los niños, de sus familias, las condiciones particulares en las que cada uno de ellos estudia o por las que deja de estudiar, la comprensión que los maestros tengan de esa realidad, todo eso, y, claro, la competencia y el compromiso de las maestros, son el conjunto que determina un resultado de calidad. Si los niños comen, si oyen, si ven bien, si tienen zapatos o falda, si viven o no en medio de una guerra familiar, si tienen un techo y una cama, eso define la calidad, y eso está muy claro para nuestro secretario. La misma evaluación a los maestros la concibe de manera diferente a como está propues-

58

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros ta. Él, como maestro, sabe que su resultado –que no duda que debe ser muy bueno- no puede condicionar la estabilidad laboral del docente. No sé, pero siento que viene amaneciendo. Ustedes tendrán que concederle la razón a mi mamá. El pasado más reciente fue muy duro, pero está amaneciendo. Felicidades a todos los docentes y directivos docentes, pero cada uno también tiene que reafirmar su compromiso: cero locha, cero tiranías, cero irresponsabilidades. El futuro viene a mil y hay que andar. El futuro es hoy. 11 de enero de 2004/Emisión 351

Regreso a la esperanza Ya casi vuelven los gritos y las risas al patio de la escuela. Como cada comienzo de año, la sociedad volvió a confiar a los maestros su capital más preciado: los niños y los jóvenes. Diremos de nuevo como mi vecina del pueblo, Carmen Fontalvo, la que hacía los bollos: «No pudieron dejarlos en mejores manos». Los maestros volverán a defender, como lo han hecho históricamente, la educación pública. Aquello que para unos pocos nunca pasó de ser una consigna, una perorata vacía que a lo sumo involucraba su estómago, para muchos otros, la mayoría, es una concepción ideológica con la que se comprometen febrilmente. Defender la educación pública, entonces, es luchar por que todos los niños se vinculen al sistema escolar, se mantengan en él y que éste, dada la calidad de la educación que en él obtienen, los promueva. En ese sentido no se trata de alcanzar que todos los niños ganen el derecho al hacinamiento, al aburrimiento y terminen siendo cifras para sacar pecho al comienzo del año y llorar al final. No, esta administración ha dicho: estamos en emergencia, vamos a construir nueva infraestructura, pero mientras la oferta de cupos sea inferior a la demanda habrá que encontrar soluciones para acoger a los que más se pueda, con imaginación y en condiciones dignas. En otro campo, la defensa de la educación pública tiene que ver con que esos niños que llegan a la escuela tengan completos a sus maestros. Yo

59

Testimonios del alma conocí casos en los que era agosto y a varios colegios en Usme, por ejemplo, les faltaban 9, 12 y hasta 15 maestros. En otros casos, las necesidades se iban supliendo a cuanta gotas, llegaba uno, al mes el otro y el otro, y a forzar las marchas y cumplir con las notas del año en un trimestre..., la norma, tú sabes. Yo saludo en este aspecto el hecho ocurrido el jueves pasado: La SED nombró a 1.300 maestros bajo la figura de provisionales, que si bien no es en propiedad como sería lo deseable –porque las circunstancias lo hacen imposible sin una medida del orden nacional-, sí representa un avance frente a los nombramientos por tres y cinco meses como venía ocurriendo, con el consabido desconocimiento de las mínimas garantías laborales para los docentes, sus cesantías, servicio médico, etc. En este caso, digo, de la defensa de la educación pública, la actual administración y los maestros consecuentes deben hacer equipo para superar los muchos líos que se ven venir. La burguesía ha encontrado una propuesta que contrasta lo que se venía haciendo y desde sus alturas empieza a lanzar fuego. Que en educación se están prometiendo cosas que no se pueden cumplir, que no se puede desconocer lo hecho en las pasadas administraciones, que el Polo es demagógico. Y conociéndolos, ese debe ser sólo el comienzo. Yo tengo fe en que todo va a ser mejor para todos. Claro, son propuestas nuevas, pero maceadas en la reflexión y la sensibilidad de maestro de nuestro nuevo secretario, que ahora se van a volver realidad. La pedagogía, la dignificación docente, la equidad, la humanización en fin, de la educación, también están en buenas manos. Enero 18 de 2004/Emisión 352

En busca de elogios sinceros Si mis amigos cercanos me están oyendo, quizás comenten sobre lo «mamón» que me puedo volver con la cita de aquel importante dirigente deportivo chileno, a propósito de las múltiples descalificaciones a las que era sometido su país cuando aspiraba a organizar el Mundial de Fútbol de 1962, no sólo de parte de los europeos, especialistas desde siempre en mirar por encima del hombro todo lo que tenga que ver con nuestro continente, sino de quienes, desde esa óptica, representan las cabezas del ratón en estas latitudes. El dirigente chileno, una vez aprobada la realización del evento para su país, resumió la esperanza y el coraje con una frase que me ha marcado y quizás a muchos de mi generación. Él hablaba a nombre de un pueblo, ponía los puntos

60

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros sobre las íes, señalaba la ruta: «Como nada tenemos, lo haremos todo...», dijo entonces. Y Chile cumplió. Se metió en la historia, armada de orgullo y humildad. Así tendrá que ser ahora para la propuesta política que ha llegado al gobierno. Espero ser entendido en el único espíritu de mi reflexión. No hablo de que «como aquí no hay nada, hay que hacerlo todo». Por ejemplo, vías públicas, proyectos sociales para garantizar la inclusión de los sectores más pobres a la educación, la salud, el empleo, la vivienda, etc. No, hablo de hacer todo lo que debe hacer una propuesta política que aspire a ser, en el mediano plazo, una opción cierta de poder para el país. Hay que hacer y parecer. Hacerlo bien, acertar lo más que se pueda y errar lo menos posible. El diario más importante del país, en un arranque de extraña generosidad, calificó a Lucho Garzón como el personaje del año 2003. Mi pispicia y yo nos reunimos entonces de urgencia y concluimos que «de eso tan bueno no dan tanto». ¿De dónde acá íbamos a resultarles tan bonitos a nuestros contradictores? No cabía la posibilidad de un giro de tantos grados. Llegué a pensar que lo que se cuidaba podría ser la relación comercial del medio con la pauta oficial: Lotería, Licores, Institutos, Contraloría, Registraduría, Personería... en fin, todos esos avisos publicitarios en los que el Distrito invierte en la gran prensa. Otros medios también se mostraron muy amistosos. Ha pasado un mes largo de gobierno y las cosas han ido quedando en su lugar. Quienes entonces hicieron sonrisitas, hoy muestran sus garras: están atentos, husmeantes, cada palabra dicha o dejada de decir es analizada y censurada. El espacio público, los cupos escolares y todos los problemas heredados deben ser resueltos ya, so pena de ser descalificados. En ese pedacito hay que tener muy clara la realidad concreta. Lucho les puede parecer un entrevistado simpático, un hombre agradable, pero no es de los suyos. Ellos saben lo que nosotros nos negamos a creer. Mi tía describía de una manera muy simple esa actitud: «Juntos, pero no revueltos». Por lo pronto, el tema del impuesto de rodamiento para los carros no está claro y amerita ser revisado. Los recibos de pago de los servicios públicos han llegado insoportablemente altos este mes. Ahí le duele a la gente, es allí donde duele, donde hay que atender prioritariamente. La coherencia entre el discurso y los hechos debe existir por sobre todas cosas. La credibilidad no se compra por libras, esa hay que construirla en el día a día, durante todos los días. Confío mucho en que podamos hacer de este proceso, una pista por la que pueda correr la esperanza de un cambio en la política y en las formas de gobierno que han existido, sin que nos hayamos acostumbrado. Creo que con que se corretee a los corruptos, a los evasores, a los indelicados y se empiece a mirar hacia donde están los más necesitados y se les creen condiciones de

61

Testimonios del alma bienestar, la cosa va a marchar y tendrán que llegar la esperanza y los elogios sinceros. A esta administración le toca hacer el camino por el que en el futuro deba Colombia transitar hacia la justicia social. 29 de febrero de 2004/Emisión 358

La imágen distorsionada Alguna vez, desde este mismo espacio, este servidor reclamaba que las colegialas no tuvieran dolientes y que fueran ofrecidas como artículos de placer sexual por toda la ciudad, sin que organización alguna, de padres de familia, maestros o de simples ciudadanos, saliera a decir nada. Más allá de la coincidencia con algunos maestros que luego me encontré en CODEMA y en CANAPRO, nunca supe de ningún otro pronunciamiento. Yo, sin embargo, creo que intentarlo valió la pena. Hoy, de nuevo, diré algunas cosas, en la intención de tener eco en alguna organización de aquellas que fueron creadas para representar los intereses del gremio docente. Y, entiéndase bien, que los docentes no sólo pueden tener interés en que se les reajuste el salario o se les favorezca en los horarios, hay otros elementos intangibles y legales a los que también tienen derecho. Me referiré esta vez a una asquerosa cuña radial que pasa por una cadena trasnacional muy escuchada en Colombia, en la que con la supuesta premisa de atacar la corrupción, presentan un dramatizado en el que un estudiante le pide a su maestro que le entregue notas, de él y sus compañeros, para saber si pasan o no la materia, y el maestro se muestra evasivo, hasta que el estudiante le insinúa que si tienen que pagarle, pues que avise, a lo que el maestro contesta satisfecho por haber sido entendido… Primero, yo no sé de dónde sacan estos señores de Caracol y del organismo del gobierno que crearon el mensaje, que un maestro podría ser el sujeto para caracterizar la corrupción y, segundo, no entiendo por qué nadie se pronuncia públicamente contra ese atentado al buen nombre de una profesión tan digna, como la del maestro. Podría ser la FECODE, la ADE, ADEC, los mismos maestros que a veces los oye uno que llaman para opinar de lo divino y de lo humano por esos mismos canales, los mismos que a veces son tan agresivos con otros maestros. Si sólo los de un colegio se pusieran de acuerdo para llamar todos el mismo día a ese medio, si escribieran indignados, si hicieran algo, otro gallo cantaría.

62

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros Esa campañita de desprestigio de la profesión docente no es un hecho aislado que se manifieste sólo a través de ese mensaje. En el Chocó, algún maestro enrolado en la politiquería presentó papeles falsos y los medios dieron ese día la noticia como una alerta ante la corrupción en el magisterio. Sin duda no fue el magisterio del Chocó como se quiso hacer ver, sino unos pocos. Los funcionarios del ministerio tampoco pierden plano para salir a desprestigiar a los maestros. Mientras tanto, ¿qué hacen los maestros? Yo, por ejemplo, conozco a algunos delegados en CODEMA y CANAPRO a los que les gusta mucho armar debates alrededor de si nuestras organizaciones están promoviendo la privatización, al invertir en proyectos de educación Formal y No Formal. Se les explica que se trata es de no entregar esos recursos como impuestos al gobierno, que de esa manera tienen un fin social, mientras que si se le dan a la DIAN se van para la guerra, y ellos no entienden. Lo más triste es que esos mismos maestros hacen parte de organizaciones políticas que en el pasado han fundado universidades y colegios por iniciativa propia, no forzados como ahora, por una norma de estricto cumplimiento, injusta, pero legal. Yo quisiera verlos en casos como el que he planteado, haciendo algo contra el verdadero enemigo. No, ellos son especialistas en devorar congénere. Julio 25 de 2004/Emisión 377

63

Testimonios del alma

Cobardía dañina De nuevo vuelvo a referirme a los usos asquerosos y cobardes de hacer política que se han entronizado en el gremio del magisterio. Circuló en estos días un comunicado –apócrifo- en contra de las administraciones de nuestras exitosas cooperativas, CODEMA y CANAPRO, en el que además de hacer un par de afirmaciones perfectamente rebatibles, su autor se escuda en un correo electrónico como única pista de sus rasgos personales, de su valor como ser humano y de su coraje para fungir de contradictor. Sus críticas se referían a las cuotas anuales que, por concepto de solidaridad, descuentan dichas organizaciones y, posteriormente, sobre la permanencia en ciertos cargos de algunos dirigentes, en ambas empresas, con el socorrido argumento de que esa situación les impedía moralmente oponerse a la reelección de Uribe. Como afiliado a nuestras dos organizaciones solidarias, y Delegado Oficial de ellas, con más de 20 años de membresía, me voy a permitir rebatir públicamente y a nombre propio tales afirmaciones, hechas de manera rastrera, oculta, difamante y mentirosa, en ese estilo que ya conozco y que no me cansaré de combatir: Las cuotas por concepto de solidaridad son absolutamente reglamentarias, y fueron aprobadas en asambleas así mismo estatutarias. Esto en cuanto a lo legal. Lo otro es el aspecto social, la finalidad humana y el carácter solidario que ellas encierran. Quizá usted no ha pasado por los momentos difíciles de otros colegas asociados, y eso le impida reconocer la importancia de una ayuda oportuna como la que ellos han recibido. Las cifras distribuidas entre los beneficiarios, las estadísticas al respecto, siempre han hecho parte de los informes de las administraciones y las instituciones de control cooperativo, y permanecen disponibles para ser escrutadas por todos los asociados. ¿Qué son 18 mil pesos anuales, donados por cada uno de nosotros? Quizá poco, quizá mucho, pero yo sé que esa plata reunida y vuelta a distribuirse ha aliviado a muchas familias de afiliados en momentos de dolor y escasez. Frente al otro tema, ése es recurrente. Algunos sectores políticos echan mano de la crítica a dirigentes que desde hace varios años permanecen en sus cargos al frente de las cooperativas. Yo quiero recordarle a ese sujeto lo que eran nuestras organizaciones antes de la llegada de estas personas a la dirección: El

64

Testimonios del alma Escuela y cosas de maestros número de afiliados era tal vez la 8ª parte del que es hoy. Sus arcas amenazaban ruina ante los manejos desatinados de anteriores administraciones. ¿Qué son hoy? Las más sólidas, las más prestigiosas, las de mayor número de afiliados; en suma, las mejores del gremio en el país. Sólo un baboso puede negar esta realidad, tan visible como la misma imbecilidad de tal desconocimiento. Yo le pregunto a tan cobarde enemigo de las cooperativas…, ¿acaso pretende usted, con las mismas estrategias que seguramente ha usado en el sindicato, acceder a la dirección de nuestras exitosas cooperativas? …Pues déjeme decirle que alguien que desconoce las normas más elementales por las que se rigen nuestras empresas, y que razona con los riñones, no puede aspirar más que a esconderse y, desde la penumbra, ante su incompetencia y mezquindad, maltratar a quienes envidia. ¿Qué más quisieran los calumniadores, con su gran capacidad de destrucción a prueba de sindicatos, esos que desconocen la historia, la dinámica y el manejo de empresas tan importantes? ¿Llegar a administrarlas, tal vez saquearlas y aniquilarlas? Qué rico, acceder a la dirección de organizaciones prestigiosas para desgastarlas irresponsablemente y seguir esperando a que otros construyan para luego sucederlos. Lamento decirle que el magisterio goza de buena salud mental y que esa es la razón por la que los actuales dirigentes están allí, por el respaldo masivo que han obtenido a su gestión. Qué estúpido de su parte asimilar la reelección de Uribe a la de compañeros que han dirigido tan honesta y acertadamente nuestras cooperativas. Ante la amenaza inminente de tanta irresponsabilidad, llamo al magisterio a estar atento y a defender, repito, a nuestras exitosas empresas cooperativas. La calumnia ha triunfado en otras ocasiones, pero esta vez no vamos a permitir que ningún minusválido mental juegue con el patrimonio de todo un gremio.

Octubre 31 de 2004 /Emisión 393

65

Testimonios del alma

No siempre alcanza con gritar De espanto y brinco, dirían unas amigas mías, es la situación entre Colombia y Venezuela. Ya lo dijo la noche del viernes un analista serio invitado a un canal privado: la situación ha sido mal manejada desde el principio; el Ministerio de Relaciones Exteriores está lleno de sobrinos, no de profesionales de la diplomacia. Para no ir más lejos, en el Ministerio de Defensa tampoco hay un funcionario con experiencia en dichos temas; ahí hay alguien muy amigo del presidente y de otra señora presa por traficar con heroína, pero de aquello, pocón, pocón. Dice uno desde la cocina y con la mayor humildad: si desde el principio hubieran dicho la verdad nuestras autoridades, el caso de Rodrigo Granda no su hubiera agrandado. «Lo capturamos en Cúcuta», dijo la policía motilona. «Lo capturamos en Cúcuta», afirmó el Comandante de la policía nacional; «eso es», salió a decir el Fiscal General de la Nación. La misma mentira la dijo en público, frente a todos los medios, el ministro de la Defensa. A estas alturas, ya en el hermano país, su homólogo respondía: «Tenemos grandes indicios de que el señor Granda fue secuestrado en Caracas». Después se pronunció el vicepresidente Santos. Nuestro presidente Uribe, acostumbrado a decir la última o la primera palabra, para después quedarse callado y dejar que subalternos de su gobierno se queden frenteando, ratificó que había sido una captura y se mostró indignado por las denuncias del abogado de Granda, del director del semanario Voz y del ministro de Justicia venezolano. Cuando la cosa ya estuvo color de hormiga, salió nuestro ministro y su vice, supuestamente a corregir la mentira, anunciando que Granda había sido capturado mediante la modalidad de las recompensas, como en el ardiente oeste estadounidense de viejas épocas. El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, con ese tono que todos le conocemos y con la credibilidad que despierta su firmeza, nos dejó a todos debajo de la mesa: dijo que sí, que Granda había sido capturado a través del pago de recompensas y que sería deseable que todos los caza-recompensas del mundo vinieran a ayudarle a nuestra policía. Hasta aquí, Chávez no se había pronunciado, pero lo hizo. Dijo cosas que no fueron tenidas en cuenta por nuestros gobernantes: «Estoy diciendo la merita verdad y la voy a demostrar, aún al costo de un lío diplomático con Colombia», había dicho.

66

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros La prensa en el país no le creyó, mucho menos los altos funcionarios y, muchísimo menos, los consuetudinarios opinadores antichavistas, santos y diablos de mi Colombia. Siguieron metiéndole leña al fuego y el fuego creció. Chávez llamó a su embajador y posteriormente anunció que allá se quedaba y que cancelaba las relaciones comerciales con Colombia hasta tanto no hubiera reconocimiento del error por parte las autoridades de nuestro país. Nuestro gobierno contestó, entre soberbio y firme, pero sin reconocer su error. Ahí estamos. Los dos pueblos se afectan grandemente. Uribe en la comarca ha gritado a sindicalistas, ha señalado a las ONG, al M 19, a todo el mundo y luego se queda callado. La suya ha sido la última palabra. La cosa es que Chávez grita más duro y es locuaz. De su pugnacidad y altivez ya conoce Bush, por ejemplo. ¿Cómo irán a remendar los daños que este distanciamiento cause en Colombia, quienes han mentido, quienes han propiciado tal situación? Existen tratados internacionales y métodos legales para los Estados que respetan la institucionalidad. El procedimiento de pagar recompensas a militares patriotas no fue el apropiado; fue violatorio de la soberanía venezolana. Ahora recuerdo una sentencia de la declaración de principios del Partido Socialista Chileno: «Ningún fin puede obtenerse a través de los medios que lo niegan». Esa sería una recomendación a tener en cuenta por parte de nuestro gobierno.

16 de enero de 2005/Emisión 401

67

Testimonios del alma

En contra de la calidad Nada se conoce todavía sobre resultados del Concurso Docente por parte del Ministerio. Dicen algunos maestros que la cosa estuvo caótica. Además de que se postergó en dos ocasiones, para la fecha en la que finalmente se hizo -15 y 16 de enero-, la desorganización por parte del ICFES en lo concerniente a la presentación de los materiales fue aterradora. Algunas especulaciones de prensa hablan de que se presentaron finalmente el 80, otras que el 90 % de los maestros inscritos en todo el país. FECODE asegura que menos. La ministra ha anunciado que convocará a aquellos docentes que no pudieron presentarse en las fechas pasadas a un nuevo concurso. De todas maneras, y uno sabiendo de qué palo están hechas las cucharas, podría asegurar que la ministra va a llenar las vacantes existentes con quienes se presentaron. Asímismo, FECODE insiste en que también acudirá a la vía jurídica para impedir que los maestros sean nombrados en las condiciones de interinidad que determina el 1278, pero es tal el grado de resolución que ha mostrado la ministra, que se puede asegurar que ella se va a dar la pela, incluso a sabiendas de que la razón asiste al sindicato, con tal de ganar este episodio. Lo grave para el gobierno puede venir después, en términos de indemnizaciones, demandas perdidas y cosas por el estilo. La señora ministra tiene la sartén por el mango, pero FECODE tiene la candela para el cocinado. La Federación ha dicho desde siempre que ellos no se oponen al Concurso, el cual les parece la herramienta más idónea para seleccionar a los docentes; basta con revisar la historia del magisterio, para enterarse de que el concurso ha sido la vía de ingreso para la mayoría de los profesionales de la educación en los últimos 25 o 30 años. Lo que se objeta son las condiciones del nuevo estatuto, que excluye a Bachilleres Pedagógicos y les allana el camino a profesionales de otras áreas, amén de la inestabilidad con la que ingresarían quienes pasen la prueba. Como sindicato, ellos están en todo el derecho de pretender la dignificación de la carrera y defender al gremio de todo aquello que atente contra su desarrollo y estabilidad; pero dado que la bola está en el campo del ministerio, los resultados definitivos los tendremos después de las demandas que ya empezaron en todo el país. Enero 23 de 2005 /Emisión 402

68

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

Fue muy bueno, pero se puede mejorar El jueves pasado se realizó la jornada electoral de la ADE en el colegio Nicolás Esguerra. A quienes ahora asistimos a esas justas sin el pasado apasionamiento de ser candidatos, se nos develan nítidos algunos aspectos que antes no apreciábamos. En general, creo que fue un éxito para el sindicato. El volumen de votantes, la cordialidad general en medio de la cual se desarrolló el evento, son elementos que impiden que cualquier otro detalle lo pueda empañar. Creo, sin embargo, que habría que recoger algunas enseñanzas de una vez por todas. Es urgente que se descentralicen las votaciones. Hubo momentos caóticos en el sector, no solamente para quienes llegaban a votar invirtiendo 5 veces más del tiempo necesario, sino también para la ciudad, que se sometió a un trancón monumental que duró todo el día. Cuando ejercí como Delegado, recuerdo que esa discusión se presentó. Quienes estuvieron en desacuerdo argumentaban quedar en desventaja frente a partidos, grupos o movimientos grandes en el campo del número de activistas, pues en sus casos no alcanzarían a cubrir 4 sedes de votación. Hoy creo que esa sería una ventaja, ya que se obligaría a que los grupos, partidos o movimientos se hicieran más fuertes, se unificaran por coincidencia ideológica… en fin, crecieran. Se acabaría ese retrasante fenómeno de la política sindical, por medio del cual, si un militante de cualquier grupo tiene un desacuerdo con éste, se retira, y al otro día él solito ya es otro grupo o movimiento. La pregunta es entonces: ¿qué lo unía a ese movimiento o partido? No cabe duda de que no era la ideología. Esas múltiples fracturas y divisiones sólo han servido para debilitar al gremio en su conjunto. Otro elemento a observar es el número de votos en blanco que se registraron: 963, lo que equivale a los votos para elegir a un directivo de la parte de arriba de la tabla y algo así como 13 delegados por residuo. Parece imposible que en medio de la oferta tan surtida, con 20 candidatos para la Junta, y cerca de 200 listas para delegados, no hubiera siquiera un matiz con el que aquellos votantes se identificaran. Lo otro es: ¿Hay desencanto entre los afiliados, o solamente fueron a votar por ganarse el compensatorio? En definitiva, los nuevos elegidos fueron escogidos por

69

Testimonios del alma las bases y esas son palabras mayores, gústenos o no nos guste. Cuando un candidato se postula una y otra vez y se quema una y otra vez, ese es un aviso inequívoco que de que sobre su figura política rondan los goleros. Pero(,) si los votos lo acompañan, quiere decir que la gente sigue confiando en ella o en él y por eso sigue en su cargo. La tan cacareada renovación la define la gente, no las campañas rastreras. Ojo: esta premisa debería regir por igual a sindicatos y a cooperativas. En ambos casos, aquellos que quieren asegurarse un lugar sin argumentos, se agarran a calumniar; en ocasiones les funciona, pero no podemos permitir que se convierta en norma. Dado que las campañas se hicieron básicamente en torno a la afinidad o no con la administración, los elegidos deben empezar sus acuerdos por allí: Hacerse los 6, 7 u 8, y decidirse a gobernar en una u otra dirección, pero que gobiernen las mayorías conformadas desde la expresión popular y que se acaben de una vez por todas las dictaduras de las minorías. El acuerdo tendrá que hacerse desde la conveniencia objetiva del gremio y no desde los intereses de partidos o grupos que se expresan en la nueva junta. Suerte a todos y tino en sus decisiones. Marzo 13 de 2005/Emisión 409

Poca lectura VS. poca plata A lo mejor, lo que voy a decir puede sonar a disparate para algunos, pero de todas maneras lo voy a decir: Como simple observador, para mí, esta Feria Internacional del Libro ha estado más floja que las anteriores, así se diga que se han realizado ventas extraordinarias en el escenario y hacia el exterior. No sé, el hecho de que le hayan recortado 4 días, el que un comunicado de prensa de mitad de semana, la segunda semana de feria, anuncie que ha tenido 85 mil visitantes, cuando debería por lo menos registrar la mitad de la anterior, o sea, algo así como 225 mil, esto sin ahondar mucho en la calidad –por ejemplo, el pabellón del país invitado, por lo menos a este mortal, no colmó las expectativas- deja mucho que pensar. Lo más notorio en el amplio Pabellón de China es el espacio del Stand de una editorial inglesa. Si se comprueban las importantes cifras que -se rumora- hubo en ventas, habrá que aceptar que la feria fue un éxito porque cumplió con su principal razón de ser para los expositores, pero a mi juicio habría que revisar el

70

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros hecho de que hubieran limitado la asistencia de los niños y jóvenes de los colegios a la última semana, así como el número de ellos que podían entrar gratuitamente. No se entiende, por lo menos de mi parte, cómo las editoriales se siguen quejando de los bajos niveles de lectura y no facilitan la asistencia masiva de los potenciales lectores compradores. Yo me tomé el trabajo de visitar cerca de 20 stands, y de preguntar cómo les parecía la asistencia este año, y si los niños compraban o simplemente iban a mirar. Las respuestas mayoritarias fueron que efectivamente la concurrencia de visitantes había bajado y que los niños no compraban, hubo incluso quien me dijera que, por el contrario, son muy hábiles para llevarse los libros. No lo dudo, pero esa parte se podría controlar con una mejor vigilancia, pero ¿cómo controlamos el distanciamiento de la niñez y la juventud de la lectura si no los provocamos, si no los invitamos a leer, si les recortamos hasta la opción de ir a mirar y hojear los libros? Por buenas que resulten las ventas, esas medidas hacia los niños y jóvenes de los colegios me siguen pareciendo una mirada muy mercantilista y cortoplacista de quienes le suman a los altos costos que tiene leer en nuestro país, un elemento más para el incremento de la apatía lectora. No sólo la Internet, ahora también los libreros atentan contra el futuro del libro. Después no se quejen. Ah, olvidaba contar que cuando realizaba mi encuesta, en el Stand de Educar, el supervisor estaba cantaleteando a las niñas vendedoras porque habían permitido que una señora se llevara varios libros sin pagar.

Mayo 1o de 2005/Emisión 416

71

Testimonios del alma

Sin pertenencia ni coherencia Gianni Rodari comparaba el efecto de las palabras con el que causa una piedra lanzada a un lago. Ahí están las aguas mansas y la piedra cae en ellas produciendo ondas concéntricas. Eso es lo que se alcanza a ver, pero hay otro efecto que no se percibe preliminarmente y es la caída al bajar. En su paso la piedra va rompiendo el líquido, se va abriendo un camino entre el agua y cuando llega al fondo se instala igualmente sobre la arena. Se acomoda y se queda. Con todas las palabras ocurre lo mismo. Todas tienen efectos en la gente que las escucha y esa circunstancia crea un nivel de compromiso en quien las pronuncia. No se pueden ir diciendo cosas por ahí, creyendo que nuestra verdad es la de todos quienes nos escuchan, no señor. Ahora recuerdo el volate aquel cuando cierta empresa prestadora de servicios de salud se convirtió en piedra de escándalo para el magisterio en Bogotá. La prudencia entonces me recomendó defender el buen nombre de amigos involucrados en el tema, pero nunca tomar parte a favor de dicha empresa, o en contra. Igual que ahora, no porque sospechara que había situaciones truculentas de por medio sino porque, en ese tipo de decisiones, la política al interior de los sindicatos se juega un partido aparte. Lo hice bien, siempre sostuve que lo prioritario debería ser la defensa de los intereses del magisterio; afirmando entonces que, independientemente de la empresa que asumiera la responsabilidad de la atención, el sindicato debería responder por la optimización de los muchos recursos que ella se lleva por ese concepto. El tiempo pasó, y hoy una discusión muy parecida ocupa al magisterio de Bogotá. Esta vez, igual, soy conciente del riesgo que corro al intervenir desde mi modesta opinión. Ocurre que por un lado soy miembro de la Comisión Nacional de Prensa de FECODE, postulado y respaldado por un sector político en particular, y por el otro, soy asociado con más de 25 años a CODEMA y CANAPRO, y además, miembro de la Asamblea General de Delegados en ambas cooperativas. Hoy la conciencia me recomienda defender la causa que encuentro más justa. El domingo anterior solicité que aquellos directivos que promueven la empresa diferente a la que integran mis cooperativas expusieran públicamente sus motivaciones para estar en contra de los intereses de organizaciones tan queridas, tan reconocidas y tan de los maestros de Bogotá. Cuando mucha gente de la capital, entre ellos yo, esperábamos claridad al respecto, lo que

72

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros escuchamos fue ni más ni menos que un publirreportaje. Me parecía estar oyendo a la señora que promueve fajas reductoras, a la que promueve tratamientos para la impotencia… Lo que escuché fue un comentario promocional de una de las firmas. No se oyó, por ejemplo, un comentario que le clarificara al magisterio de Bogotá por qué si la Junta Nacional de FECODE había definido que los sindicatos regionales orientaran la afiliación a una sola empresa, ¿por qué, pregunto, luego desautorizan a la ADE creando confusión? Eso no se ha dicho y es urgente saberlo. He escuchado a varios directivos sindicales de Bogotá, conocedores de la realidad de Bogotá, que viven aquí, solicitarle a la mayoría de FECODE que reconsidere su postura frente al caso. Eso no ha ocurrido y seguramente no va a ocurrir; a lo mejor el magisterio sale dividido -de esta también- por falta de tino, aunque esto último sólo sea una especulación mía que ojalá no se cumpla. De lo que sí estoy seguro es que una gran mayoría se va a afiliar a Mejor Salud, porque sabe que sus cooperativas están de por medio y eso es prenda de garantía.

Julio 03 de 2005 /Emisión 426

73

Testimonios del alma

Más soldados para el saber Todavía no me pasa la emoción que me produjeron las caras y las expresiones de los maestros que se posesionaron la semana pasada en Bogotá. Me crece, inclusive, cuando recuerdo el discurso del profesor Abel Rodríguez, nuestro secretario de educación. Muy apropiado, reivindicando el ser maestro, reconociendo el papel del maestro, recomendando maneras de ser maestros, solicitando compromisos a los nuevos maestros, ofreciendo el apoyo de su despacho al servicio de los nuevos maestros, en fin, ejerciendo de jefe y de amigo, cumpliendo su papel de maestro de maestros. En ese sentido, mi alegría es legítima, y la de los nuevos maestros. Lo que viene para ellos es lo que ha quedado como tarea para los nuevos y viejos maestros, para el sindicato y en general para la gente de la escuela país. Bien lo dijo el profesor Abel, es determinante diferenciar entre la vinculación por concurso y la carrera docente. Llegar por concurso significa hacerle honor al mérito de los maestros, representa para la autoestima de los maestros -si se quiere-, un reconocimiento, y para la escuela, la certeza de que llegan los mejores. Son las condiciones laborales que plantea el Nuevo Estatuto Docente, a esos maestros, lo que mortifica y contra lo que hay que luchar sin pausa: la interinidad, la presión y el azar que en muchos casos mediarán en su ejercicio. Un año, según tengo entendido, estarán sometidos a la observación de su desempeño y, al final del mismo, su continuación dependerá del concepto sobre su trabajo que emita el rector. Allí juega su competencia, aunque ésta no debería estar en discusión dado que su ingreso fue por concurso y quedó entre los mejores, pero también el azar. No entro en detalles por temor a dañar el buen nombre de la mayoría de los rectores correctos que hay, a quienes aprecio mucho, pero sería mejor que los parámetros de esa medición fueran claramente establecidos y públicamente conocidos. Entiendo que al año siguiente deberán presentarse a una nueva prueba para poder ser ratificados en sus cargos. ¿En cuál otra profesión y en cuáles otros cargos existe el mismo rigor? El plan de acción de FECODE ha definido acometer, como tarea central, pelear por un estatuto único para la carrera docente; en este sentido, el gremio, quienes se rigen por el 2277, y quienes desafortunadamente lo

74

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros hacen por el Estatuto Nuevo, deberá estar unido y firme hasta alcanzarlo. Hay que ir creando condiciones para orientar los resultados hacia puerto seguro y allí van a jugar papel importante la política en el legislativo, las acciones jurídicas en los tribunales y unas acciones inteligentes de las organizaciones sindicales. Celebremos pues que se están en vía de extinsión los maestros por contrato, sigamos apuntándole a los maestros en propiedad, para una escuela-país más justa. Emisión 428 Julio 24 de 2005

Nueva Orleans, como la música, sobrevivirá Pareciera que Katrina fuera una invención de Bin Laden, o que hubiera sido prefabricado en Irak; o bien, resultado del odio de la naturaleza. Dicen los entendidos que este es apenas el comienzo de muchas catástrofes naturales que están por ocurrir si no se impide, o por lo menos controla, el calentamiento de la tierra. Aunque el desastre abarcó pueblos y ciudades de tres Estados, la atención del mundo se centra en Nueva Orleans, por sus particularidades. Nueva Orleans reducirá su tasa de pobreza, dirán los fríos analistas, ya que los muertos se cuentan por centenares, pero podrían ser miles, y todos son pobres. Fueron justamente los que no pudieron salir cuando se dieron las alarmas, los que no tenían carros ni plata para pagar trenes o aviones y ponerse a salvo. Esos fueron los únicos que corrieron el riesgo de esperar a Katrina, forzados por la pobreza. Hoy difuntos o miserables. Y con los vientos y las lluvias tan fuertes, ha quedado en el ojo, no ya del huracán sino de todo el mundo, la situación de desamparo en la que el gobierno de Estados Unidos dejó a los afectados, esencialmente afroamericanos. El presidente Bush estaba de vacaciones todavía. ¿Recuerdan que hace como un mes recibió a su aliado, nuestro presidente, en su rancho? Bueno, todavía estaba de vacaciones y solamente las interrumpió cuando el mundo

75

Testimonios del alma indignado reclamaba que asistiera a los sobrevivientes. La televisión muestra, y los cables internacionales informan, que su ayuda consistió en traer a 10 mil soldados para salvaguardar el orden. El tipo todavía no sabía que allí lo que había ocurrido era un desastre natural, el pensó como siempre que había que hacer la guerra. La paranoia lo hizo mandar fusiles en vez de comida para los damnificados. Las imágenes son profundamente duras. Agua, en la que dicen que flotan los muertos, escombros, ruina, caras de gente hambrienta, en fin, la desolación total en el país más rico y poderoso del mundo. Los desolados, los hambrientos, los difuntos, los muertos, coincidencialmente, son los más pobres y afroamericanos. Desde la lógica de Bush, a esos hay que ponerlos en orden, antes que ayudarlos. Nadie le perdona al gobierno estadounidense que no hubiera firmado el protocolo de Kyoto, en el que los países se comprometían a regular la emisión de gases contaminantes. Ahora Nueva Orleans, que fuera propiedad francesa, luego española, y finalmente comprada por Estados Unidos, la tierra del Jazz y de la creole, su comida, ya no tendrá su alegre carnaval de siempre; deberá luchar disminuida por la adversidad, contra las epidemias y el desamparo. La ciudad del pecado se quedó sin música, el dolor la inunda. Septiembre 04 de 2005/Emisión 434

Aquel Movimiento Pedagógico... Es conmovedor lo que vuelve a pasar en la escuela. En 1982, cuando desde la Federación Colombiana de Educadores, en un Congreso que se realizó en Bucaramanga nuestra organización sindical propuso como política adelantar el Movimiento Pedagógico, algo así como una revolución se fue concretando en las instituciones escolares. A instancias del debate sobre el qué y el cómo enseñar, muchas otras inquietudes fueron apareciendo y buscando respuesta desde las mismas bases. Fogosos e inquietos, los maestros que ya hacían cosas innovadoras, que investigaban y adelantaban procesos dispersos, encontraron a sus pares para avanzar juntos en una discusión que sin duda arrojó grandes réditos a la calidad de la educación.

76

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros Uno escribía sobre un tema, otro convocaba un foro, otros más se inventaban una revista para apoyar la producción de los colectivos que se multiplicaron en todo el país. Los sindicatos filiales de FECODE crearon, los que no las tenían, sus comisiones pedagógicas. En su interior, grupos de lenguaje, de ciencias, de sociales, anillos de matemáticas...era el fuego ardiente de la pedagogía que había entrado a la escuela para transformarla y que encontraba en cada maestro-maestro, a un agente propalador. Los académicos reconocidos, aquellas islas que proveían de sus saberes a una masa pasiva que creía su deber esperar que otros produjeran; se fueron integrando con aquellos que leyendo y discutiendo habían organizado un discurso propio. La escuela desde adentro, argumentaba su razón de ser. Pero el tiempo pasó y la llama fue perdiendo calor. La cohesión de aquella que se vislumbraba como la consolidación de una comunidad académica, se refundió; no maduró lo suficiente como para conservar su fuerza. Quienes venían impulsados, al sentirse solos o huérfanos, tercamente insistieron en la investigación. Algunos llenos de cenizas calientes todavía crearon fundaciones, otros se volvieron consultores externos; en fin hubo un tramo de camino que se borró. Ahora, nuestro secretario de educación, -quien es el mismo presidente de FECODE de entonces- ha vuelto a insistir, en que la pedagogía ha de ser la disciplina fundante de la educación. Volvió proclive su administración, hacia lo pedagógico, creando espacios, promoviendo debates, diciendo cosas cada vez que puede, para provocar a los maestros. Y a mi no me queda duda que la cosa está calando. Que esos maestros que quedaron untados de ceniza hirviente, han vuelto a hacer llama y están invadiendo de cuento pedagógico a la escuela. A lo mejor este es un dato aislado, pero de los 18 maestros de todo el país que fueron nominados finalistas en el Premio Compartir, 6 eran de Bogotá y el ganador absoluto, trabaja en Bogotá. Y debo mencionar el hecho ligado a lo que he comentado antes, ya que fue justamente el profesor Jesús Samuel Orozco Tróchez, quien durante el homenaje que les rindió la SED el pasado viernes, dijo que había que volver la pedagogía, la reina de la escuela; que había que devolverle su sitio a la pedagogía y esto si no es coincidencia. Octubre 09 de 2005/Emisión 439

77

Testimonios del alma

Colegios mejores y seguros Para quienes hemos estado cerca del proceso que se cumple desde el programa de reestructuración, reforzamiento y mejoramiento de las construcciones escolares en Bogotá, son muchas las novedades que se han revelado ante nuestros sentidos: Una, la falta de ética de quienes tuvieron a su cargo adelantar las construcciones que hoy se refuerzan. Que, a falta de una normatividad sobre condiciones de sismo resistencia, los constructores hicieran columnas más angostas de lo deseable, vaya y venga. Pero que para economizar materiales, se les diera el aspecto de gruesas a unas columnas rellenas de ladrillos y papel de bolsas de cemento, eso es imperdonable. Casos como ese han quedado a la vista hoy, cuando la administración decidió jugársela para ofrecer a nuestros niños construcciones más amplias, más fuertes y más bonitas en un esfuerzo por ahuyentar la indiferencia. Otro aspecto que salta a la vista, es el compromiso de maestros, estudiantes y padres de familia. Salvo algunos casos aislados, en los que ciertos personajes de la farandolítica distrital (entiéndase gamonales de barrio peñalosistas, algunos maestros oportunistas y varios medios de comunicación antiluchistas) han querido ganar protagonismo, yendo contra la corriente; salvo en esos alharaquientos casos, la respuesta ha sido de una gran solidaridad, compromiso y activa participación para resolver las dificultades inocultables que un propósito tan grande como este, han tenido. El ingenio de las comunidades para acometer respuestas ante la dificultad, ha sido infinito. La escuela-ciudad- escuela se ha ido implementando y cada espacio de la capital ha ofrecido las inmensas posibilidades educativas que siempre han tenido. El sol ha sido el techo, y hay aulas en los parques, los teatros, los museos, en el aeropuerto; en los laboratorios farmacéuticos, en el Jardín Botánico, en el Planetario, en fin...el entorno próximo también se ha dejado explorar en un intercambio gana-gana que le ha permitido a los chicos vivir y gozarse su ciudad, y a esta, devolver caricias a sus sentidos ávidos. Esta vez, la interventoría ha estado a cargo de las universidades Distrital y Nacional, y este no es un dato cualquiera. Aquellos usos faltos de ética, de hacer economías perversas en las obras públicas y sin dolientes, no se

78

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros permitirán. La idoneidad y la pulcritud de estos controladores deben garantizar a nuestros niños y jóvenes, que el dinero de todos se invierta en construcciones seguras, confortables y bonitas. La historia es tiempo, dijo el poeta Octavio Paz. Dejemos que sea el calendario el que nos convenza de las bondades que por ahora nos insinúa el atinado símil de los brakets de la propaganda de la Secretaría: ¡Ahora se ven feos, incómodos, difíciles de asear...pero después, van a quedar ¡bacanísimos! Febrero 12 de 2006 /Emisión 454

Reflexiones de sal y azúcar Después de mi primera visita turística a Zipaquirá, recién arrancado de mi Salgar amado, empecé a sentirme «salado». Aquella sensación de asfixia inolvidable, los ojos de Marta, esquivos; Marta, mi prima que cursaba tercer o cuarto grado de bachillerato a quien servía de guía aquel día, tan bonita y tan indiferente y el remate todavía más lamentable de aquel paseo, cuando la gitana se ofreció para leerme la mano. Yo, supersticioso e inseguro, como aún soy para mi mal, permití un tormento que duró cerca de 25 años. De los mil temas de los que me habló aquella charlatana, solo recordé desde aquellos mis 18 años, que mi muerte llegaría temprano, tal vez entre los 43 ó 44. Con eso tuve para olvidarme de Marta en el viaje de regreso, y de la catedral de sal y de los eucaliptos. Con una fuerza que se hizo mayor cuando llegué a los 40, la seguí recordando con angustia. Otras sentencias como aquella de que por esa edad se chupa atrás y se hincha la barriga, esas, si las vi materializarse mientras respiraba aliviado y celebraba mis 45. Aquella vieja de pañoleta desde entonces, no es más que una terrible anécdota de mi ingenuidad. Hace poco, otra me pronosticó larga vida, y eso que ya había pasado el medio chorizo.

79

Testimonios del alma He vuelto a pensar en mi funeral. Cuando uno se muere, nada se detiene, aparte del propio corazón, y eso tan duro, generalmente se enreda en la charla entre tinto y tinto. Le va a doler mucho a mi cadáver no poder abrazar más a Esteban ni a María Alejandra. Dejar mis libros de Neruda, Galeano, Julio Daniel Chaparro, García Márquez o Alberto Salcedo. Son tan hermosos. Mis discos de Poncho y Emiliano, los de Víctor Heredia, los de los Gaiteros de San Jacinto, los de la Cumbia Soledeña, los de Leonardo Fabio, José Luis Perales y los de Serrat, entre otros que disfruto muchísimo. No volver a tener el ruido del mar entrando por mi ventana, y no poder volver a tomar agua de coco ni comer bolas de tamarindo. Seguramente extrañaré desde mi ceniciario, creo que así se llama la cajita en la que queda lo queda de uno después del fuego final; extrañaré, digo, la hamaca y el patio de Cubarral, los goles del Junior y el recuerdo de la risa de mi mamá. El olor a salitre y los días de aguaceros en Salgar, los jugos de níspero y zapote, el orgullo que siempre sentí al estar al frente de un lebranche de tres libras frito y con patacones, todo para mi. El cuerpo tibio de una mujer después del sexo, a mis amigos perdonando mis torpezas, mi neurosis y mis plebedades. Seré yo quien se quede sin todo eso. Mi familia, mis amigos, cuantos tenga para entonces, irán y dirán algunas cosas relacionadas con el pesar. Muchos lo harán sinceramente. A lo mejor algún desadaptado se conmueva recordando un par de anécdotas que hubiéramos vivido en común, uno nunca sabe... Lo concreto, es que yo seré quien se vaya y todos los demás se quedarán. El sol saldrá para ellos al día siguiente, podrán disfrutar el color de las rosas, el olor de las mandarinas, el tacto de otras pieles, el sabor del jengibre y el amor de los Esteban y María Alejandras de sus entretelas. Así será, ni más menos. Los muertos se extrañan solo en razón a lo que se llevan de uno, de la falta que nos quedan haciendo. El muerto es el que se lo pierde todo, sin embargo, se siente dolor es por los deudos. Me imagino las freses de pesar para mi familia, mientras me estén quemando.

Marzo 19 de 2006 / Emisión 459

80

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

El tamaño de los miedos Si me preguntaran hoy, a qué le tengo el mayor miedo, sin duda respondería que al desamor. Sin llama no hay quema y a los días hay que volverlos ceniza, consumirlos, coparlos de manera conciente, disfrutarlos, vivirlos sin remordimientos, y para ello, sólo el amor es indispensable. Todo lo demás es aliño, aderezo, complemento...Quizá si le hiciéramos la misma pregunta a un escritor de profesión, diría, sin necesidad de tomarlo como cliché, que su pánico aflora frente a las hojas de papel en blanco. A qué le podrá temer un ciudadano bogotano este año, podríamos preguntarnos y, cada quien podría intentar, en un ejercicio sano y necesario, una respuesta. A los miedos hay que volverlos retos, disputarnos con ellos nuestro derecho a la felicidad, derrotarlos. Por eso la búsqueda es diaria para los hacedores. Se requiere competir en cada minuto para llenarlo de sentido. Asimilando la situación de los escritores con la de cualquier ciudadano de la capital o del país, entonces diremos que este año nos presentó 365 días de hojas en blanco. Ahí está una buena razón para emprender la disputa contra el razonable miedo-reto. Voy a recordarnos dos tareas insoslayables, dos temores, dos retos para este año: Impedir el recorte a las transferencias y avanzar en el posicionamiento y crecimiento de la opción política que le hemos propuesto a los colombianos con el nombre de PDA. Frente al tema de las transferencias, un auténtico manotazo a los recursos para el desarrollo social de las regiones, la iniciativa gestada e impulsada por las organizaciones sindicales y las bancadas de orientación demócrata es un Referendo. En este como en el anterior de iniciativa gubernamental, los ciudadanos debemos comprometernos completa y honestamente. Al futuro hay que jugarle con todos los restos del presente. Ya en plano estricto de la política partidista, el reto está en conservar las alcaldías y concejos conquistados hasta ahora y ganar nuevos espacios locales y regionales de poder. El miedo más grande lo encarna sin duda la alcaldía de Bogotá. Aquí el amor tendrá que ser la herramienta, el insumo, la materia prima para lograr repetir. Tenemos que amar profundamente aquello en lo que creemos, a lo que se ha alcanzado y defenderlo. Más simple: amar al amor. Al amor con el que se ha avanzado en el reconoci-

81

Testimonios del alma miento de los derechos de los humildes. Para citar un solo ejemplo, el reto para la gente de la escuela sería garantizar todas las bondades con las que amorosamente la administración abrió las puertas de la inclusión a la población escolar. Es de este tamaño, a mi juicio el miedo: Si no alcanzamos la alcaldía de nuevo, los restaurantes escolares se volverán aulas con lo que aumentaría la cobertura seguramente, a costa de la desnutrición y la posterior deserción. Si no aumentamos la representación en el Concejo, estaríamos permitiendo que el abusivo método de las maquinarias, deje sin representación a las mayorías, como siempre. Tenemos que vestir de amarillo nuestros sueños de cara a estos miedos colectivos para transformarlos en logros. Dedicarles tiempo y espacio, entusiasmo, energía; comprometernos sin claudicaciones. Si fuera necesario, comprarnos un perro, pero de ninguna manera desistir. Ojo, ahí están esos días vacíos. En nuestras manos está llenarlos de triunfo o de derrota.

Enero 14 de 2007/Emisión 497

Las calles y las luchas Hubo un tiempo en que las calles y las plazas eran tomadas por los maestros para hacer públicas sus protestas y eso era muy bueno. Las calles y las plazas le han arrojado excelentes resultados a las luchas populares. Nuestro gremio ha reivindicado su salario, su condición profesional, derechos que muchas normas trataban de arrebatarnos y eso ha sido muy importante. Voces airadas se han levantado contra gobiernos injustos, arbitrarios, indolentes en esas mismas calles y esa plaza y en esos momentos de la historia, eso era lo que tocaba hacer; seguramente se presentarán en futuras ocasiones, razones parecidas por las que las calles y las plazas serán de nuevo repletadas en función de hacer respetar los derechos de la gente. Pero esta semana han ocurrido dos ocupaciones de la calles y la plaza de Bolívar, nada convencionales. Ni en su forma, ni en su fondo.

82

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros La primera fue la colosal cadena por la vida que manos limpias de estudiantes y maestros que en número cercano a los 30 mil construyeron enlazándose contra la muerte, rechazando a los violentos. Ellos venían de lo alto y sur de Bogotá, venían de colegios oficiales de las localidades de Usme, Tunjuelito, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe; se fueron sumando entonces los de Antonio Nariño, Los Mártires, Santa Fe, Chapinero, Teusaquillo y Barrios Unidos, unieron sus voces a las del Alcalde Mayor de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, y del Secretario de Educación del Distrito, Abel Rodríguez Céspedes. De Usme a Engativá, 50 mil manos tomadas nos anunciaron que otra forma de relacionarnos puede ser construida. Ellos nos pararon los pelos en un hecho sin precedentes, ejemplarizante, contundente... La otra fue el viernes por la tarde-noche-. Tal como estaba previsto y planificado por los dirigentes responsables del Plan de Bienestar del Distrito para los Trabajadores de la Educación, así sucedió el desfile inaugural de los II Juegos Deportivos de Integración para el personal docente y administrativo al servicio de la Secretaría de Educación. Comparsas, grupos de baile, musicales, parodias, mascotas, festones, pancartas, pendones; bulla, música, muchos colores, fiesta, algarabía, carnaval...Todos los sonidos de esa vida exigida se reunieron y se fueron de recreo por la calle y llenaron la Plaza de Bolívar. Estallaron muchas bombas, pero les puedo jurar que la risa apagaba fácilmente su ruido. Los de carne y huesos que jalonaron esta idea, digo, los promotores que desde la SED, CANAPRO, CODEMA y Compensar organizaron he hicieron visible esta otra escuela, vital y arrolladora, también ellos se llevan el reconocimiento generalizado. Esas nuestras organizaciones han combinado las formas de lucha, lo han hecho sincera y humanamente, y lo están logrando. La Chechy Baena, ese símbolo cartagenero de la disciplina y la voluntad de triunfo, le tomó el juramento a los deportistas y el señor secretario de educación dijo las palabras de instalación en un intermedio formal del evento, pero luego volvió la fiesta y los encargados de la música fueron las orquestas Son de Cali y Wilfrido Vargas. Quiero declarar a quienes nos escuchan a esta hora, que este ha sido uno de los actos de comunidad más importantes a los que he asistido en mi vida de maestro. Sumémosle a esta fiesta, los colegios nuevos, los reforzados, los restaurantes escolares, la salud al colegio, los presupuestos con participación, los morrales de sueños, los subsidios y díganme si esta no es la revolución. Mayo 13 de 2007/Emisión 514

83

Testimonios del alma

Mangodupar A esta hora, la brisa que transita por la copas de los mangos con lo que está tapizada la ciudad se cuela olorosa. Apenas están estallando los frutos de entre los gajos de flores. Podría asegurar que se ve más el aroma que los mangos prometidos. Esta nota la leo desde Valledupar, la capital del joven departamento del Cesar. Por estos días acá solamente se habla del Festival de la Leyenda Vallenata. Ausencia sentimental, el tema de Rafael Manjarrés que cantado por Silvio Brito, ambos guajiros, ya no es la canción que me provocaba dolor ajeno, en otras ocasiones en las que el Festival sucedía allá, 2.600 mts más lejos de las estrellas. Hoy es un himno que escucho en todas las cuadas a muy buen volumen y a toda hora. Valledupar es una ciudad bajita, quiero decir, de pocos pisos . Aquí no hay los edificios monumentales de otras capitales. «El Valle» está regado al frente de sus ojos, y arborizado en todas las direcciones . Como «el Valle» fue poblado por gente venida de pueblos pequeños, ellos traían la cultura del cuidado del medio ambiente, de la siembra, del verde, y todavía la conservan. Entonces, el 90% del verde de este paisaje urbano son frutales, en su gran mayoría, mangos. La calle del mercado son nísperos, la avenida que entra del aeropuerto está sombreada por cauchos, en la circunvalar son mamoncillos, pero el resto son mangos. No sería descabellado llamarla «mangodupar», así el cacique y la realidad actual, tendrían su reconocimiento. Bueno, quiero precisar algo que dije al principio. Aquí todo el mundo habla del Festival... Excepto los maestros. Justamente mi presencia acá obedece a una invitación del colegio Leonidas Acuña que realizó su Foro Pedagógico Institucional alrededor del tema de la comunicación. Ellos son lectores de ESCUELA PAÍS Tinta. Yo vine en condición de director, pero continuaré hablándoles de la ciudad que encontré, cuya almendra son las personas, la amistosa gente vallenata. Sobra decirles que mi círculo son maestros, Hanner Freyle, mis anfitriones, Glenda Campo y Poncho Camargo, Eduardo Gándara, Alfredo, Oswaldo y Silvio. Ellos, su gentileza, su calidez, su generosa compañía son la mejor muestra de lo que es este pueblo que canta y hace la vida.

84

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros Con su guía he ido a muchos sitios, aunque mi pisciano señaló pronto que el Puente Hurtado es el más bonito. La Plaza Alfonso López, sí histórica, el monumento del maestro Rodrigo Arenas, «La revolución en marcha», sí muy bello; el Parque de la Leyenda, amplio y moderno; pero sentarme a la orilla del río Guatapurí, en la noche, a escuchar Mi hermano y yo, eso me lo llevo en el pellejo, untando a todos mis sentidos. Esta noche regresó a mi huerto y a mi higuera, como dijo Miguel Hernández, pero he visto a los maestros como siempre, haciendo, construyendo en silencio, y esas son buenas noticias. He visto a la ciudad que fue capaz de parir a Jorge 40 y a Ricardo Palmera, habitada por las letras de Rafael Escalona, de Beto Murgas, de Luis Enrique Martínez, Leandro Díaz sonando todavía, y he escuchado a Poncho, y a Silvio Brito cantando todo el tiempo, y esa es la esperanza de mejores días. Abril 13 de 2008 /Emisión 558

Dorita no pesaba más de 30 kilos Hace ya mucho tiempo, apenas el justo como para que lo recuerde ahora que estamos obligados a hablar de los niños, de nuestra responsabilidad como centinelas de su alegría, me pasó que una niña, Dorita, de apenas 16 años se fugó al día siguiente de su grado con, un policía. Yo la recuerdo a Dorita como una niña silenciosa, dulce, mansa, introvertida. Ella militaba en el colectivo de comunicación que habíamos creado en el colegio. A pesar de su timidez, su gusto por pertenecer a algo, por agruparse, por estar con...la había hecho elegir la redacción en el periódico. Yo creía que en el grupo éramos una familia y a pesar de que muchasos de ellos me confiaban sus almas lastimadas o rebosantes, y que yo quería tanto a Dorita, nunca hablamos sobre ella, sobre cómo sentía, qué sentía...Dorita no pesaba más de 40 kilos, esa seña no me permitía siquiera sospechar que tuviera novio, mucho menos que tomaría una decisión tan seria con su novio. La cosa es que Dorita se fue y que en su casa y sus amigos del colegio quedamos sin respuestas. Fueron muchas las noches de tormento y de autoflagelación por no haberme acercado lo suficiente a Dorita como para impedir, si se quiere, que interrumpiera su niñez.

85

Testimonios del alma Ahora ya se que a pesar de mi buena fe extemporánea, así fue y así pasó. Hoy estoy sintiendo parecido respecto a la muerte de Luis Santiago, frente a la suerte de todos los niños que son abusados, maltratados y también muertos en este país. Dónde estábamos los adultos mentalmente sanos en esos momentos, me pregunto. Nuestros niños y niñas, nuestros muchachos y muchachas vienen siendo agredidos mortalmente desde la sombra. Sus vidas valen 500 mil pesos o simplemente medallas, sin que nadie lo pueda impedir. Probablemente conquistemos el referendo de la Cadena Perpetua y quizá también una pena inconmutable logre disuadir a uno que otro desquiciado de seguir matando a nuestros niños y jóvenes; pero ahí, en cada rincón de la patria habrá alguien armado, con o sin licencia, con y sin conciencia que seguirá disparando contra ellos, o asfixiándolos. No puede ser que la vida tenga precio en pesos. Esta infame hiena, con perdón de la bestia, pagó 500 mil por «desaparecer» a su hijo en Chía. A otros les han ofrecido 5 mil millones, y orondos se han presentado con la prueba de la mano, en sus manos. La sociedad, empezando por la escuela, por lo que queda de familia, debemos recomenzar el trabajo de hacer que la vida vuelva a tener valor y no precio. De verdad, las más grandes instituciones de la sociedad están fallando ante la indiferencia generalizada. Los niños y jóvenes muertos hacen ruido una semana, un mes y ya aparecen muertos nuevos que ocultan el dolor ajeno. Las cifras se van enfriando: el 80% de los casos de abuso, maltrato y homicidio de niños, los cometen familiares. El enemigo de la vida cohabita camuflado. En el caso de los jóvenes que desaparecen y aparecen en fosas comunes, la prensa ha denunciado que en muchos de esos casos podría estar implicada la fuerza pública. Por Dios, si los niños y los jóvenes no pueden estar seguros entre sus familias ni con los responsables de la seguridad, entonces, ¿qué camino coger? Será con más normas, o con investigaciones exhaustivas que lograremos que aquí se vuelva a respetar la vida? Por lo pronto, aceptemos el consejo del poeta Vallejo: «Confianza en la paja, no en el ojo».

Octubre 4-5 de 2008/Emisión 581

86

del alma EscuelaTestimonios y cosas de maestros

Los desagravios no son en privado Yo no me explico cómo pueden ser copartidarios, Abel Rodríguez y ese tal concejal Wilson Duarte...Mientras que uno se esmera por hacer otra historia en el terreno de la administración y la concepción de lo público y de los derechos ciudadanos, el otro, desde sus vísceras busca hacer protagonismo atacando al primero, porque su incapacidad para legislar le ha impedido trascender desde su ejercicio de edil. Ese personaje gris, patán y mala leche no puede ser copartidario sino de su señora abuela, porque supongo que debe ser huérfano. En el mismo sentido de señalar actuaciones impropias de nuestro secretario de educación, a quien toda la comunidad educativa conoce como un hombre decente y honesto, han estado otro concejal de apellido Ríos y el representante a la Cámara, Simón «delfín» Gaviria. En ellos, huérfanos del poder, yo los disculpo, aunque no la grosería del tal Ríos con el profesor Abel, su bajeza en las acusaciones poco documentadas. Para quienes como yo, conocemos no sólo la trayectoria del profesor Abel, sino la excelente labor que cumple el despacho a su cargo, con un equipo de gente comprometida e idónea; desde los subsecretarios hasta el funcionario administrativo de menor rango. Allí, por fortuna y gracias al tino del profesor Abel, hay muchos maestros que desde ese equipo, digo, se han propuesto y lo vienen logrando, hacer efectivo el derecho a la educación y al éxito a nuestros niños y jóvenes, en condiciones de equidad. Bueno, pues a raíz de tal arremetida que a simple vista es sólo contra Abel en lo que concierne al tal Wilson quien seguramente vio frustrado el nombramiento en el cargo de secretario de educación a un cercano suyo, repitiendo los vicios de la vieja política, algunos amigos personales y cercanos al profesor Abel me han invitado a una reunión donde supuestamente se programará un acto de desagravio a nuestro secretario, el secretario estrella de las dos últimas administraciones. A lo mejor vaya, estoy convencido, como maestro y como ciudadano, que tengo que ir; pero de entrada les digo a mis amigos: De ninguna manera el desagravio puede programarse en un espacio cerrado para decirle a Abel, nuestra admiración y nuestra solidaridad. No, yo considero que el caso amerita una reac-

87

Testimonios del alma ción mucho más enérgica, no ya de los amigos de Abel, sino de la comunidad educativa en general. Yo creo, y así lo he hecho saber de directivos de CODEMA y CANAPRO, de la ADE y de FECODE con quienes hemos coincidido, que ese acto debe ser en la plaza pública. Que ahí debemos estar todos los dolientes de la educación, todos los testigos de la forma como la administración de la educación empezó a ser otra historia; cómo una convicción ideológica pudo demostrar que siempre hubo recursos, pero que algunos pícaros gobiernos jamás tuvieron voluntad para invertir en los más necesitados. La prueba mayor de la mala leche de las denuncias, aupadas por los grandes medios, es que los señalamientos los hacen acerca de procedimientos, de tiempos, de demoras. No se atreven los bellacos a insinuar siquiera la corrupción que en otras administraciones si eran pan de cada día. Los detractores de hoy, más allá del desagradable copartidario, tienen claro el objetivo de golpear la administración de Samuel Moreno, y por otro lado, de golpear la imagen del Polo, ad portas de las próximas elecciones de su Congreso. Yo insisto en la necesidad de acoger el consejo del poeta, no más buenos modales; a esas acusaciones , a esas bolas de nieve se les contrarresta es con fuego. El acto de desagravio debe ser en la calle y debemos estar todos los maestros, con padres de familia, con estudiantes, con todas y todos los testigos de la vida y la obra de Abel.

Octubre 12 de 2008/Emisión 582

88

Testimonios del alma

2

In Memorian

89

Testimonios del alma

Historia de un vacío «Era el callejero de las cosas bellas y se fue con ellas cuando se marchó, se bebió de golpe todas las estrellas, se quedó dormido ya no despertó» Alberto Cortez ...Es igual, la historia nuestra no la han hecho sólo los Bolívar, los López, Gómez o los Lleras, también y de qué manera, aportan los panaderos amasando madrugadas, los jardineros coloreado los caminos que hacen obreros de pica y pala. El que sembró la papa hizo parir retoños y verdes a la tierra. Es igual, la historia de los animales, y de los perros, más concretamente, no sólo la han hecho el astuto Rin Tin Tin, el tierno Benji o la cariñosa Lassie. ¿Cuántos de nosotros no tenemos en la casa a perros adorables que acompañan y protagonizan la historia familiar? Así nos pasó con Zeus en la ADE. Era un dios, no ya para los griegos sino con su porte de astro rey. Cuando Zeus ladraba, sonaba como un trueno por el barrio; cuando Zeus agasajaba con su cola batiente a quien se había ganado su afecto, ese alguien se sentía realmente amado, porque los perros en ese campo, rebasan nuestras posibilidades de seres humanos. ¿Quién sería capaz de dar tanto por tan poco? Sólo hace falta un bocado, una caricia, algo de abrigo y ellos nos aman hasta la muerte. Son dulces y leales, son amigos cariñosos ¡siempre!, son valientes, celosos defendiéndonos y a lo que nos pertenece. A nuestra sede llegó de un año, en 1988. Venía adiestrado para descubrir narcóticos en la aduana de Pereira. La dicha de su compañía nos la regaló el dueño de una fábrica de veladoras del barrio, desde entonces Jorge Collazos, Guillermo, Lorenza, Jorge Eliecer, doña Elvia y últimamente Gladys y Rosita lo cuidaron, lo volvieron sindicalista y él se fue ganando el cariño de maestros y visitantes, después habitó todos los corazones y se integró al paisaje de la Asociación.

90

Testimonios del alma In Memorian Hace unos días amaneció muerto. Había sobrevivido a un tumor cancerígeno y a la soltería infame. Tal vez la necesidad de una aventura hizo que se volara hasta la carrera décima para escarbar la calle y la libertad. Un bus inmenso lo arrolló. Después, ni el cariño ni la ciencia lograron quitárselo a la muerte...Para devolverle un poco de lo que tanto nos dio, ahora lo sembramos en estas páginas para el recuerdo. Radio Revista Proyección 1993

...Ciudadana del cielo Fue que se quedó sin hacer su casa en Puerto López...el lote estaba listo. Sin comprar su Trooper, sin volver profesionales a sus hijas. Fue que se le reventó una vena en la cabeza y perdió el sentido y el pulso, la vida.(Martes 5 de septiembre) Viajó a Medellín con sus compañeros a un encuentro con personeros y abogados laboralistas para analizar la Ley 200, tenía las botas puestas aquella mañana de aneurisma y hospitalización...una dirigente de su pellejo no cae en Disneylandia o Copacabana. Estaba en su ley...200. Edilma había nacido de una familia campesina de Gachalá, de nueve hijos, cuatro de ellos maestros. «La niña Martínez» hizo su primaria en la escuela rural de San Isidro y se negó a seguir en las labores del campo porque quería estudiar. Entonces decidió seguir en la Normal para luego terminar en el Colegio Ateneo de Bogotá. Ella regresaría a la escuela de su primaria, pero a hacer año rural como maestra. De vuelta a Bogotá se hizo licenciada en Ciencias Sociales en la Universidad Libre, mientras se vinculaba al sector oficial trabajando inicialmente en la Escuela Piloto del Ministerio de Educación Nacional, que queda en el barrio Quiroga, su primer «trabajo serio». Así como muchos maestros, se fue haciendo desde la esperanza y la tenacidad. Como maestra comprometida fue reconociendo el abrazo sincero de los niños y las luchas de su gremio dadas en el aula, en las calles o las plazas y claro ya era activista sindical y por supuesto empezó a ser detenida en la protesta por allá en los setenta. De sus entrañas nacieron Nathy Alesandrova e Hilda Crupkaya, para ratificarla en el amor a la familia, en su unidad, y su defensa. Después sería

91

Testimonios del alma mamá-papá, luego de separarse desde hacía 13 años. También su inevitable liderazgo al interior de la familia y la muerte de algunos hermanos la llevarían a convertirse en tía-mamá, y no pocas veces, afectuosa mamá de quien careciera de afecto. Su incansable búsqueda la matriculó en la Universidad Autónoma para hacer la carrera de Derecho, en la que se tituló. También obtuvo un Postgrado en Computación para la Docencia en la Universidad Antonio Nariño y este año había iniciado otro en Derecho de Familia en la Universidad Libre...Eran las herramientas con que contaba para pasarle la cuenta de cobro a la vida, por eso duele tanto la factura de su muerte. Como educadora fue ascendida al cargo de Directiva Docente, en encargo, en el colegio Tomás Rueda Vargas, entonces empezó a liderar con otros luchadores, el movimiento para conseguir el nombramiento en propiedad. Durante este proceso aportó a la creación de ASDED, organización que posteriormente se disolvería para integrar de lleno su trabajo a la Secretaría de Directivos Docentes de la ADE, desde donde hoy se gestiona la ubicación y nombramiento de los directivos docentes elegibles. También desempeñó la Coordinación del Colegio Nuevo Kennedy y el actual, era su segundo período como miembro de la Junta Directiva de la ADE. Pareciera un contrasentido pero fue bonito, en el entierro, ver a tantos maestros solidarios, muchos de los cuales, militantes políticos de otras corrientes diferentes a la de Edilma, con gallardía la despedían. Mirando a todos lados, en esos jardines de tan poca paz para sus amigos, se podía advertir, además del dolor, en todos los pequeños grupos que se reunían a conversar, la reflexión de que esa generación de maestros a la que pertenecía Edilma, es una generación que la han venido gastando los años y las luchas, y que de alguna manera estamos ahí, haciendo cola para irnos y que tal vez deberíamos recuperar la solidaridad y la fraternidad, volver a ser la gran familia del magisterio, a la que se le ha colado la ligereza y la irresponsabilidad en el manejo de muchos de sus problemas para terminar ingratamente descalificando la labor de nuestros dirigentes, quienes mas allá de sus probables equivocaciones, abandonan a sus familias y mal – viven sus úlceras y sus pre-infartos, y sus derrames, ganados en la terca tarea de creer que lo mejor es posible e intentarlo. Chao, Edilma... Ciudadana del cielo. Septiembre 10 de 1995

92

In Memorian Testimonios del alma

Evocando a Luis Sánchez Martínez Desde ayer en la tarde son ceniza, el huracán, el onix, la campana que un buen día bautizaron como Luis Gregorio Sánchez Martínez en Quibdó. Estaba hecha de ébano legítimo y de gracia tropical su ser gentil, su alma de luchador...Antes de ayer inauguró la eternidad, lo poco que quedaba de su cuerpo enfermo. Seguramente lo han sucedido y vendrán otros líderes sindicales con su capacidad de organizar y construir, por rutas que Lucho conquistó junto a otro puñado de pioneros, con los mismos pasos de bailar salsa y con las mismas manos de abrazar a sus muñecas y princesas, como les decía a sus amadas maestras. Perdón, estaba diciendo cosas tan libremente como si hablara para amigos de la zona 4ª, del Comité del Comercio, o de la Antonio Ricaurte de la 18C... Perdóneme usted si no es docente, o si lo es desde hace poco, estoy contando que se murió como nunca Lucho Sánchez, el primer vicepresidente de la ADE o el 2º presidente, como quiera... El se venía muriendo, lo venían aplastando el cáncer y la casa sola; a veces retoñaba su sonrisa, si sus amigos lo iban a abrazar o lo llamabamos. Poco lo reanimó el hogar geriátrico de sus últimos días, la 8ª categoría que escaló en toda su vida de maestro era poca cosa para alguien que había ganado el año con tantos honores como Lucho. Cantaba y se rumbeaba el Negrito del Batey. Haciendo chiste con su pellejo les decía a sus amigos que con tiras de él podrían hacer tableros y con mamagallismo sereno, decía que no tomaba tinto porque se negreaba. Jaime Camelo, compinche suyo, me contó que como Lucho hablaba inglés se hacía pasar por embajador de Haití. Fue ese lazo bilingüe el que atrapó en un baile a la mamá de sus dos hijos. David Montealegre, también ex-presidente de la ADE me contó que hace diez años, estando en Cuba asistiendo al evento Pedagogía 86, los isleños le hicieron rueda para verlo bailar. El veneno de la salsa se le regó por todo el cuerpo y un patatuz le hizo perder paso y conocimiento. Horas más tarde en el hospital, una enfermera le preguntó ¿qué había pasado? Ya recompuesta su

93

Testimonios del alma sonrisa le contestó: yo no sé, muñeca, yo estaba bailando y ahorita desperté aquí. Por cierto que su galantería con las damas no siempre fue bien interpretada. Alguna vez debatiendo con la Secretaría de Educación de entonces, la Dra. Julia Castro Delgado, se le ocurrió llamarla su muñeca, en los vuelos de su exigencia, a pesar de lo cual hubo arreglo, pero otro día, la Secretaria doña Pilar Santamaría de Reyes fue quien recibió el mismo tratamiento, pero a diferencia del caso anterior, lo rechazó airada y se rompieron las conversaciones. Ayer, rígido y serio, al salir de la iglesia de Santa Ana, se le vio subir a la carroza fúnebre de la mano de 6 de sus princesas tristes hacia el crematorio...estaba masivamente presente la admiración de su raza negra, también la de su generación, aquella que suma entre sus canas más de cincuenta años de hermosura, y otros como yo, que a duras penas tenemos edad para llorarlo. Lo que voy a decir está en primera persona, pero sé que es el sentir de una inmensa mayoría en el magisterio bogotano: Como un homenaje al Lucho - luchador que ya no está, bauticemos con su nombre una de las sedes nuevas de la ADE...por la memoria, hermano, por la memoria. Y para terminar esta frase de Eduardo Galeano: «Recordar, del latín Recordis: significa volver a pasar por el corazón» Descanse en paz, Negrito del Batey. Radio Revista Proyección ADE Septiembre 29 de 1996

Hasta siempre viejo Armaba maquinarias, tropeles, fiestas y borracheras. Lo bañaron los soles, las lágrimas, los ríos y los mares, lo arroparon los brazos, las amistades, los cielos. Era mi padre y el de mis hermanos, fue joven huracán y manso abuelo, león y cordero, Zorva el griego y opita reputado, valluno en los ingenios y costeño con corazón de carnaval. Había soñado ser rico para construir un «ronducto» desde la Empresa de Licores del Atlántico hasta su mecedo-

94

Testimonios In Memorian del alma ra, había dicho ¡que ahora era cuando! con sus ojos serenos, con su chispa verdosa, con sus ansias menguadas. Se había inventado otra risa para vivir sin la vieja, había amenazado con su voz de trueno, que detendría la silla de ruedas con un brinco suyo y echaría a andar, que se bebería todos los zumos de la caña, que acompañaría a Verónica, su retoño hasta volverlo rama y extensión de su locura; en fin lo había hecho y dicho casi todo... De pronto, por su mente se parquearon taxis nuevos, aviones negros, iras repentinas, largos viajes por las nubes, extrañas voces sin dueño. Sus dolores del cuerpo se le regaron por el alma, le invadieron la vieja sonrisa, le fueron borrando los residuos de alegría, le achicaron las ganas. Venía apagándose sin prisa, y el miércoles 17 de junio pasado, cuando el aire se le reveló, cuando el corazón gastado por el uso le exigió jubilación, tuvo aliento solamente para decir: ¡Ñerda!, me llegó la hora. Hasta entonces tuve papá. Ahora se instaló en el recuerdo de la familia y sus amigos, el único paraíso de donde no podrá ser desterrado. Hasta siempre viejo. Junio 22 de 1997/Emisión 45

¡El cambio es ahora! ¿Acaso no se nota? II ¿De dónde venían las balas que mataron a Jorge Ortega ejecutivo de la CUT? No lo sabemos y quizá nunca lo sabremos. Estamos expuestos a que Jorge sea sólo un dato que aumente la estadística de impunidad en el país con menos justicia del planeta. Para los trabajadores, lo único claro, es que si el gobierno hubiera tenido voluntad para negociar y no hubiera extendido por tantos días su arrogancia, Jorge Luis y Oscar esta mañana, en la que en ESCUELA PAÍS recordamos a su padre, no serían huérfanos. No estaría de luto el sector eléctrico, no estaría de luto la CUT, no sería tanta la desesperanza ni el miedo de los trabajadores. Habría una viuda menos... lastimosamente. El cambio es ahora. Quienes conocimos a Jorge, recordamos a un hombre elemental como un par de abarcas y alegre como una gaita de su San Jacinto. Corroncho irreductible, eléctrico como el sector de los trabajadores que representaba,

95

Testimonios del alma responsable y comprometido para proyectar la estatura de líder que había alcanzado. Patricia Buriticá, compañera suya en la CUT, maestra y no menos verraca, comentó... «cantaba. Jorge cantaba todo el tiempo. Cantaba vallenatos, mantenía alegre en medio de las responsabilidades que como dirigente había asumido...Ni siquiera la angustia de las amenazas lograba desdibujar su idiosincrasia, ni su mamagallismo». Hace algunos años se lo llevaron preso al lado de Domingo Tovar, otro dirigente de la CUT. Ellos estaban en una reunión y de allí los sacaron dizque por terroristas. Entonces les arrebataron año y medio de su vida. Año y medio duraron en La Modelo, hasta que fueron exonerados de todos los cargos. Nunca les comprobaron nada. Tampoco les devolvieron su buen nombre, ni todo ese tiempo de sufrimiento y humillación. Jorge Ortega fue fundador de la CUT, como Angelino Garzón, como Lucho Garzón, como Abel Rodríguez y tantos otros luchadores de este país. En el actual ejecutivo se desempeñaba como primer vice-presidente, antes había sido Secretario de Organización. Lo demás ustedes lo saben. De la sombra salió una bestia y nos sembró este dolor. San Jacinto y el país trabajador entero lloran a un buen hombre que se atrevió a pensar diferente, que alzó su voz ante los injustos y que con su muerte nos invita a seguir defendiendo la vida y a repudiar más, la fuerza de las armas. La escuela- país despide así a este gaitero del mundo obrero, vencedor de los vientos como las hamacas de su pueblo, alón como los sombreros vueltia’os de su tierra, y pueblo pueblo, como todas las víctimas de la guerra sucia. Octubre 25 de 1998/Emisión 107

Aurelio Jutinico, el portero del colegio, fue asesinado Hace cerca de un año, llegaron a los colegios distritales grupos de vigilantes provenientes de empresas privadas que reemplazarían a quienes se

96

In Memorian Testimonios del alma venían desempeñando contratados directamente por la SED. La primera reacción, presentada en una coyuntura de conflicto con el patrón, en muchos casos, fue de rechazo. Con los días, algunos argumentos se fueron haciendo peregrinos y en el colegio para el que yo trabajo la simpatía y eficiencia con las que estos buenos hombres asumieron su rol, se fueron ganando no solo el cariño, sino el reconocimiento de maestros y estudiantes. El tiempo se encargó de borrar el oportunismo con el que se acometió su contratación. Hoy, todos entendemos que ellos también son trabajadores y que si fue a costa del desempleo de los otros señores, no había mucha razón en descalificar su llegada, que siendo justos, en muchos casos, fue también aplaudida. Por entonces llegaron cuatro porteros a nuestro colegio. Enseguida, Aurelio Jutinico, se acomodó en el corazón de todos. Por la fuerza de lo popular, valió siempre más la forma como le decían los niños, que la verdadera pronunciación de su apellido; por eso siempre la mayoría lo llamó Justinico. Muchos creían que ese era su nombre. ¿Cuántas mañanas no me arrimé a su estufa en busca de un tintico caliente y una charla rica y adornada por risas como la suya? Otras veces eran Esperanza, Betty o Carlos Manuel, quienes se arrimaban seducidos por el vapor del caldo de costilla. Él, campesino llanero, un corroncho del llano. Cuando comenzó este nuevo año, sus patrones reubicaron a todos los porteros: la confirmación de Jutinico entre nosotros fue celebrada. Una compañera me contó, cómo este padre de cinco hijos, una mañana increpaba a algunos muchachos de once, amigos suyos, por llegar tarde. Les decía palabras más, palabras menos, que ¿por qué no estudiaban con juicio y se volvían responsables y puntuales?, que miraran que para él era muy duro ser cabeza de familia con sueldo de celador, y que todo era a causa de no haber estudiado. Se volvía interminable, Jutinico, hablando de los planes con su lote en Sierra Morena. Él, sembraría frutas, como en su llano natal. Haría un techo en donde cupieran sus cinco hijos y su mujer para siempre. En fin, hablar emocionado era su deporte favorito, porque el ciclismo sólo lo practicaba para abaratar los costos del transporte. El martes, como todos los días de San José, las compañeras nos celebraron con brindis y canciones en la sala de profesores. Los niños en el descanso y los salones fueron festejados por las niñas. Pero coincidió que era el primer día de la semana. Veníamos de puente. Temprano, la flaca figura de Jutinico y la campana que fue su alegría no estaba estacionada en la

97

Testimonios del alma puerta como siempre. Nos contaron sus compañeros que el domingo, luego de discutir linderos con un vecino suyo de Sierra Morena, la intolerancia y la violencia habían arrasado a tiros la sonrisa y la esperanza de Jutinico. Ahí le quedaron los metros en disputa al asesino. Ahí quedaron su viuda y sus niños desamparados, ahí nos quedó amargo el sabor a vino de nuestra fiesta del hombre en el colegio. Sólo tenemos la solidaridad y la memoria para celebrar en el día del hombre, a un hombre sencillo y cabal, responsable y amigo. Paz en tu tumba, querido Jutinico. Marzo 26 de 2000/Emisión 172

Julio César Andrade Q.E.P.D. Anoche me ha contado Luz Aurora que se murió Julio César Andrade, el bibliotecólogo del colegio José Ma. Córdoba. Yo quería decir algo esta mañana sobre el proceso de paz, sobre las elecciones en USA, sobre la Reforma Política, sobre la Reforma Tributaria tal vez; en trance de definirme estaba cuando llamó Luz Aurora. Creo que bien vale la pena dejarle esos temas que duelen de manera general al resto del periodismo nacional, para dedicarle un par de líneas a este dolor tan localizado en el magisterio, como es la muerte de un hombre de la escuela. Usted quizá no lo haya conocido personalmente, pero si en su institución hay biblioteca, sabrá de qué tipo es la relación que entablamos los maestros con las personas responsables de estos espacios. Yo era un visitante asiduo de su reino de letras. Con mucha facilidad entraba en deslumbramientos ante una edición añosa que Julio me enseñaba de «La Historia de la Literatura en Colombia» o cuando llegaban las Revistas que por suscripción venían a engrosar la oferta literaria en el JOMACO. Cuantas veces coincidimos con Alicia o con Gladys para sacar prestados algunos ejemplares y fotocopiar apartes, bien para las clases o, para el Correveidile amado, o para el Sueños y Caminos tan metido en la intensión lectora de los muchachos. «Mira Miguel, la forma tan hermosa como escribe Meyra del Mar sobre las palmeras...me llegó el último volumen de Poetas en Abril...» era mi cómplice Julito y mi amigo. Era el emperador del sitio más frío del colegio y también el más tranquilo.

98

Testimonios In Memorian del alma Jugaba pin-pong como los mejores en épocas de Luis Abel Rincón, quien con acierto, organizó torneos entre maestros para que Ma Eugenia se quejara de las bolas de Bernatico o, Jairo Sánchez descubriera que había nacido más bien para las Matemáticas. También sobresalía Julio César jugando Tejo. Mi afirmación está respaldada en los varios títulos logrados en los juegos de la ADE, CODEMA y CANAPRO con el equipo de «Los Magníficos» que siempre integró con Jorge, Pablo, José Ramón y Chisco; todos unidos por su tino frente al bocín y su amor confeso por los productos de don Julio Mario Santodomingo. Los pela’os lo querían y lo llamaban Julio «el biblioteco». Su cariño le alcanzaba para todos. Le tocó como al resto de maestros Jomaquinos, darle el último adíos a Pánfilo, a Cardocito y a Carlos Mantilla. Apenas estaba por los 50 y tantos, me figuro. Ahora, quedarán solos sus hijos, su esposa, sus amigos y sus tejos, extrañando a un buen hombre que se cansó por dentro y decidió dejarnos. Paz en la tumba de Julito y firmeza para su familia y sus cercanos.

Diciembre 10 de 2000/Emisión 206

Víctor Salcedo, Vitico... No se trata de intentar aquí una justificación sobre el contenido de esta nota, pero quiero adelantarles que no hablaremos esta mañana en el editorial sobre uno de esos grandes problemas o personajes nacionales. Trataremos de decir algunas cosas sobre uno de tantos maestros anónimos que se la pasan durante lustros sembrando su alma y sus marcas entre la gente con la que comparten sueños y tareas. El domingo anterior, quizá en el momento que estábamos desarrollando la pasada emisión de ESCUELA PAIS, un bus intermunicipal sacó de la ruta de la vida a Victor Salcedo, un maestro edufísico que trabajaba en el Colegio Benjamín Herrera.

99

Testimonios del alma Con esposa y dos hijos, este Gacheteño egresado de la Pedagógica tuvo un enamoramiento temprano por las bicicletas. Se destacó siempre sobre su aparato, no sólo por su condición atlética, sino por su naturaleza de luchador, por su temple campesino que le enseñó a usar la mente y las piernas y las manos envueltas en el corazón para edificar el éxito. Yo recuerdo a Víctor como a un hombre sereno y dulce, profundamente humano. Gregario irreductible, si tu idea lo atrapaba. Tenía como dice el poeta Boccanera: «el corazón abierto, incluso, los sábados, domingos y feriados». Toda la vida se la pasó futureando...haciendo pan para cuando hubiera leche. Ya se había pensionado en el colegio de la policía. Creo que sólo la edad lo separaba de la misma condición en el Distrito y le faltaba poco para garantizar tranquilidad en las huestes de la familia. Su carro, de amarillito había pasado a gris metalizado, en una inconfundible señal de progreso. Por todo eso es que me duele, o nos duele a sus amigos que la muerte lo hubiera reclutado antes que el bienestar. Él lo venía construyendo paso a paso, a pulso ilusionado. Hace cerca de quince días lo vi correr una etapa en el Tunal, en el marco de los juegos de CODEMA. Vestía el uniforme de CANAPRO, ese día se coronó campeón en su categoría. El domingo pasado estaba de nuevo en competencia - entiendo que cerca de Faca - Quizá por su garra al verse relegado en la etapa, cambio de carril para llegar primero y no llegó. Un bus en sentido contrario lo arrolló. Su familia se quedó sin papá y sin esposo, sin hijo y sin hermano, sin tío... Víctor fue más veloz que todos ellos. Yo hablé con sus estudiantes, con nuestros compañeros. Su dolor es profundo. Falta una risa en el patio del colegio, falta un abrazo, tal vez el más cálido, el más tierno. Falta un amigo, ¡qué duro ha sido esto!

Noviembre 11 de 2001/Emisión 251

100

Testimonios In Memorian del alma

Querida Matete Querida Matete, María Teresa Poveda Prías, hoy que te leo esta carta es domingo 21, aunque te la escribí el lunes 15, es la tarde fría de este día durísimo, ya casi es de noche, supongo que para el día domingo cuando te lleguen estas letras, ya estarás en el cielo; a media mañana me enteré que te habías ido, ¿cómo creerlo?, me resistí hasta comprobarlo con mis ojos y mi alma, cuando ya sentí que me desleía por dentro, y que los ojos me ardían mucho, supe que era cierto, que ya no estarías más entre los que te queremos. El barrio es una lágrima. Estabas allí tendida en tu cama alta con tu mano derecha abierta, conservando el espacio que ajustaba el Inventario de Mario Benedetti, fue tu última lectura; así tenía que ser, tú misma eras poesía; me contó Lucho, tu papá que dejaste el equipo prendido, tu misma eras la música, tu gesto era de serenidad, no había muestras de dolor, supongo que leías Lovers go home, ese extenso piropo que habrás escuchado muchas veces para ti; o Te quiero, tus manos son mi caricia, mis acordes cotidianos, te quiero porque tus manos trabajan por la justicia, o Táctica y estrategia, Viceversa, o Hagamos un trato, quizá leías Hasta mañana, esa que dice: «voy a cerrar los ojos en voz baja, voy a meterme a tientas en el sueño, en este instante el odio no trabaja para la muerte que es su propio dueño, la voluntad suspende su latido, y yo me siento lejos, tan pequeño, que a Dios invoco pero no le pido nada, con tal de compartir apenas este universo que hemos conseguido por las malas, y a veces por las buenas, porque el mundo soñado no es el mismo, que este mundo de muerte a manos llenas, mi pesadilla es siempre el optimismo, me duermo débil, sueño que soy fuerte pero el futuro aguarda, es un abismo, no me lo digan cuando me despierte». Creo que Doña Tere, tu mamá, Lucho tu viejo, Nancy, Richard y Luis Fernando, tus hermanos, te iban a contradecir por la mañana, te iban a decir lo fuerte que estarías, el optimismo no era evidentemente su pesadilla, su pesadilla será ahora vivir sin ti. Fíjate que extraño: sé muy pocas cosas de ti, yo no se como aprendí a quererte tanto, tal vez si, quizá fue lo maestros, lo copartidarios, lo vecinos; a lo mejor nada de eso, sólo tu risa fácil, tu alegría constante, tu calidez, ese tu abrazo apretadito de cuando te decía: Matete, y me contestabas, hola Miguel, nunca se nos dio por arreglar el país cuando hablábamos, recuerdo que la última vez que hablamos fue de Lucho Garzón, estábamos celebrando buenas nuevas.

101

Testimonios del alma Hace casi dos años nos metimos a un debate sobre el 012, estábamos decididos a tomarnos el Congreso para presionar que escucharan a nuestros directivos de FECODE. Aquel grupo como de 50 maestros nos fuimos abrigados, yo llevaba pijama por debajo de la ropa, suéter, chaqueta, por si las moscas; allí tu valentía y tu compromiso fueron evidentes, un aplauso, otro viva, un abrazo, otro súper coco y al final no hubo necesidad de quedarnos, logramos ser oídos. El viernes pasado nos saludamos, ibas de prisa para tu colegio, me regalaste una risa de esas tuyas, de esas que le devuelven a uno la esperanza y no te vi más, hasta esta mañana, ¿qué fue Matete?, ¿ qué te pasó dulcísima Matete?, ¿por qué? Si no llegabas ni a los 30, por qué si eras alegre como una campana, si eras vital como un retoño, tan bella para todos como una hermana, ¿qué hiciste con tus cachetes de manzana? Matete. Me dijo tu hermano, el flaco, que en conversaciones de familia, habías comentado que te cantaran cuando murieras, supe que tus chicos de la Nacional estaban afinando canciones para despedirte, todos esperamos que te guste, ¿sabes?, son las canciones que más escuchabas, ya habrás llegado al cielo Matete querida, pon a bailar a todos tus vecinos de allá, amorosa maestra que te fuiste tan sorprendida como nosotros por tu vida, Izadora nuestra, dejaste tu bufanda de amigos desgarrada. Abril 21 de 2002/Emisión 269

Nuestra Estella Forero, «trapito» No nos dio tiempo de asimilar la realidad. Hacia como un mes, ella era vital, dicharachera, jovial como toda la vida. Una semana más tarde la encontré entrando a la sede de neustro partido, el Socialdemócrata. La abracé fuerte – como toda la vida – la besé como siempre, pero noté algo triste. Los compañeros me dijeron que estaba enferma y que probablemente tendrían que operarla. A la semana siguiente no la volví a encontrar ni en CODEMA ni en la sede. Ya estaba hospitalizada supe. Alguien me dijo que había orientado no recibir visitas. Otro alguien me dijo que eso no era cierto. Yo sin embargo fui a verla. Estaba habladorcita y amable, como toda la vida. Algo disminuida físicamente pero con una gran ilusión porque saldría bien. Los visitantes también lo creímos. –Nos contó que le había dicho al médico: Dr., ya que me va a hacer una operación, de una vez hágame dos, quíteme las arrugas, y soltó la risa…Los ojitos se le iluminaron de picardía. Después vino la operación, la alegría de quienes la vieron, porque no cabían

102

Testimonios In Memorian del alma dudas sobre su fortaleza y su recuperación. Después vino lo que todos conocemos y no acabamos de aceptar, que Flor Stella Forero Mancipe, nuestra Stellita se murió. Se murió una hija, hermana, tía, sobrina. Se murió una excelente amiga y una mejor mujer. Una dirigente política, sindical y cooperativa de las más altas calidades. Se murió una maestra que siempre estuvo enamorada y entregada a su oficio de amar a los niños, sus niños. Debería bastar con decir que se murió Stella para que todos tuvieran la dimensión de lo ocurrido, pero como esto es radio y usted que me escucha de pronto no la conoció, le cuento que el magisterio sufrió una pérdida incalculable con la muerte de Stella Forero. Alguien juicioso seguramente escribirá algún día sobre cómo los maestros se fueron organizando para la lucha política y sindical. Entonces y necesariamente se referirá a los grupos de base; a Luis Ember Uscátegui, a Amparo Ramos, a Hilda Rodríguez, Luis Eduardo Galvis, a Maximino Lozada, Gladys Burbano, a Adolfo Cruz, a Álvaro Argote, a Eloisa Robles… a Stella Forero. Tendrán que reseñar igualmente al Grupo El Maestro, al Replanteamiento, a Firmes de Antolinez y Beltrán, al Socialismo Democrático liderado por Abel, a Educación Trabajo y Cambio Social, hoy transformado en el Partido Socialdemócrata Colombiano fundado por Jaime Dussán. Pues bien, por todos esos andariveles se notaron los pasos y el corazón de Stella haciendo cosas por la vida, ofreciendo su vida apasionadamente. La nombrarán a Stella organizando a la gente para impedir que la Avenida de los Cerros les trozara los sueños. Leyendo esas historias encontraremos a Stella solidaria y firme para defender a los maestros cuando las armas del Cantón Norte. La reseñarán recorriendo el centroriente, haciendo ADE; en la huelga de hambre del 73, con Eloisa Robles, Édison Castro, David Montealegre, Ismael Beltrán y tantos otros; vendiendo obleas para la manutención de las familias de los compañeros retenidos. En la Comisión Jurídica del sindicato; asistiendo a todas las marchas, los circuitos, las asambleas; voceando las consignas y la indignación con todos los trabajadores. Entre tanto las escuelas José Asunción Silva, El Consuelo, Los Laches, La Inmaculada, su última matrícula. Entretanto, 24 años en CODEMA. Como asociada, como delegada, como funcionaria, como esencia de la realidad de nuestra cooperativa hoy. Ahora tal vez usted entienda, ¡por qué tanto dolor junto!

103

Testimonios del alma Quizá usted como lector se enrede porque el historiador algunas veces la nombrará como «Trapito». Si así fuera, sepa que «la trapo» también es ella. La que se vestía de Artillero –chaqueta y pantalón de blue jean igual que Eloisa. Sus cabellos como el sobrino de Ramona y Pancho. Delgadas y emotivas, muchachas de los 70s al fin y al cabo. Últimamente había cambiado de estilo. Chalecos y zapatos del mismo color y pantalones, negros, cafés, azules… Sus gestos y su maternal manera de llamar la atención a los amigos siempre fueron los mismos: Mijito, nos decía y si quería hacer énfasis en alguna certeza, se subía las mangas del saco o la camisa. También si estaba brava, nos decía «mamertos», simplemente. Si usáramos las palabras de Maturana, podríamos definir a Stella como la socia de todos. En su compromiso con la justicia social, en su práctica permanente de la solidaridad, en su amistad que entregaba generosa y a la que sólo limitaban la rectitud y la dignidad. Para que usted que me escucha tenga un ejemplo de esto que les digo, les referiré una anécdota que ocurrió con su hermana Rosalba. Ella, Rosalba, tenía dos meses largos de haber entrado al Distrito y Stella era Jefe de Crédito en CODEMA. Como Rosalba quería matricularse a hacer una especialización, solicitó un crédito a la cooperativa. Stella se lo rechazó porque le faltaban unos días para cumplir los tres meses de afiliación que exigían los Estatutos. Ahí está de cuerpo entero Stella. ¡Íntegra, correcta! A esa mujer maravillosa, la despedimos el sábado 25 de mayo. Ahí estábamos muchos amigos y conocidos. Militantes de otras ideologías que siempre le reconocieron su valor. Estábamos ahí, con una que otra excepción de los formalismos, la generación de los cenizos y las que se tiñen. Hasta siempre «mamertita». No sólo habitas en nuestra memoria, también hiciste metástasis en nuestro corazón. Junio 2 de 2002/Emisión 274

Chirivico Jr, como si fuera mi hijo Hoy voy a hablar de un tema muy delicado y profundamente doloroso. Esta semana, en la madrugada del miércoles murió en la Clínica del Norte de Red Salud, el joven Néstor Alfonso Riaño, hijo de un matrimonio pedagógico que labora, naturalmente en Bogotá.

104

Testimonios In Memorian del alma La información extraoficial indica que fue ingresado a dicha clínica, ese día a las 8 y 25 de la mañana, aquejado de un fuerte dolor en el vientre. Que a las cinco de la tarde fue valorado por un cirujano, quien al no estar convencido del diagnóstico original de apendicitis, ordenó un Tac con contraste que se efectuaría a las 7 a.m del día siguiente. Que a las 12 de la noche los padres del jóven fueron avisados telefónicamente, que su hijo se agravó. El médico de turno – diferente al cirujano- había llamado a otras instituciones tratando de ubicar una que les facilitara una sala de cuidados intensivos para intervenirlo. A estas alturas, Néstor Alfonso ya estaba hinchado, morado, y presentaba una extraña rigidez en su abdomen. Sus padres fueron a otras instituciones en busca de un respirador para tratar de reanimarlo – a la Clínica Navarra, por ejemplo, sin lograrlo. Amigos de sus padres se hicieron presentes a esa hora a brindar toda su solidaridad, pero la situación era muy compleja: Había un médico dispuesto a operar, había respaldo económico extra, pero no había las condiciones que para tratar ese tipo de casos se requiere: Una sala de cuidados intensivos. El hijo de nuestros amigos murió a la madrugada. Néstor Alfonso se venía recuperando de un cáncer severo que lo había inmovilizado hace un tiempo, pero que hace poco, gracias a los ingentes esfuerzos de sus padres, a su fe y sus ganas de vivir, estaba logrando derrotar. Su papá siempre nos tenía al corriente a sus amigos: Ya está moviendo un brazo, ya mueve las piernas...ya se para, ya camina, está manejando, entró a estudiar Física en la Pedagógica. Ellos habían derrotado la muerte., pero ahora, una apendicitis no atendida se le había vuelto peritonitis y ésta, que tampoco fue atendida a tiempo, se le había vuelto paro cardiorrespiratorio y se había llevado a un hijo, a un hermano, a un ser humano que tendría que estar vivo a esta hora. También el día anterior, falleció la compañera Luz Marina Gómez Gallego, quien trabajaba en Fátima Colmotores. Haciendo algunas diligencias, fue atacada por un intenso dolor de cabeza. Se presentó a la Clínica «El Campín», a urgencias. Desesperada ante la espera y como el dolor fuera tan grande, ella increpó al médico de turno y exigió ser atendida. El médico le dijo que esperara, que se tomara una pasta de acetaminofén. Impotente, así lo hizo. Dos horas más tarde, justo cuando iba a ser atendida de su supuesta migraña, nuestra compañera se desplomó muerta en el consultorio. En medio del dolor, surgen muchas preguntas y mayores miedos. Todas y

105

Testimonios del alma todos conducen a la angustia inicial: ¿Qué clase de servicio médico tienen los docentes de Bogotá y sus familias? ¿Hasta cuándo tiene que esperar el magisterio para contar con una atención humana y oportuna? ¿Cuántas personas más deben morir por negligencia? Todos tenemos claro, que tenemos que morir, que los enfermos, se agravan y se mueren, que hay extremos en los que nada puede hacer la ciencia ante la muerte, la diligencia, ante la muerte, pero yo me niego a aceptar que la gente deba morir porque no hay médicos suficientes para atender urgencias o porque las instituciones responsables del servicio de salud del magisterio no tienen, ni han contratado las condiciones mínimas para atenderlos a ellos, ni a sus familias. Néstor Alfonso y Luz Marina hoy deberían poder disfrutar del sol y de la vida, de sus familias que los amaban, de este mundo que también era suyo; ahora por lo menos, los responsables deberían estar presos. Marzo 16 de 2003/Emisión 311

Del deporte y de la muerte En Bogotá y algunos municipios de Cundinamarca se acabaron los Juegos Deportivos Nacionales. En Panamá, en cambio se acabó la vida del deportista colombiano Carlos Meza. La vida y la muerte, la risa y el dolor, la celebración y la tristeza quieren ser una misma mueca. A nadie le quedan dudas sobre el hecho de que estos han sido los mejores juegos deportivos nacionales de la historia. Bogotá ha sido campeón absoluto de manera amplia, meritoria, inapelable y por primera vez. En las 16 ocasiones anteriores, las representaciones de Antioquia y Valle se habían repartido el éxito. Esta vez, Bogotá en su condición de cosmopolita y anfitriona conquistó el primer lugar, tres días antes de terminados los juegos. Atletas de todas las regiones encontraron aquí la oportunidad de su desarrollo deportivo y alcanzaron a nombre de la capital triunfos que sumaron para la conquista del oro total y el éxito rotundo. Felicitaciones al profesor Guillermo Moreno, químico de la Localidad Octava, quien ganó medalla de oro en estos juegos. También me enteré que otros maestros y maestras, ganaron medallas para otros departamentos. En lo organizativo, Bogotá, Girardot, Fusagasugá y Soacha se pasaron. Así lo ha registrado la prensa nacional y lo han reconocido las otras delega-

106

Testimonios In Memorian del alma ciones. En cuanto a lo deportivo, la preparación de los deportistas que participaron por la capital se venía dando desde hace varios años, pero durante el presente, el IDRD invirtió cerca de 4 mil millones de pesos para prepararlos, tanto a los que participaron en estos juegos como a los que asistieron a los juegos paralímpicos, así mismo campeones. La derrotada ha sido la indiferencia. La ciudad le ha puesto bolas a sus jóvenes, como se dice popularmente y el deporte a su vez se ha comportado como indicador de desarrollo humano. El contraste es grande con algunas regiones en las que el desgreño administrativo, el saqueo permanente de sus arcas por parte de los corruptos, dejan sin financiación las necesidades básicas de la gente, por supuesto y con muchísima más razón, la formación deportiva y la mirada a la niñez y a la juventud en particular. En mi departamento – Atlántico-, por ejemplo, el equipo de fútbol viajó solo con once deportistas. La negligencia administrativa impidió que aquellos muchachos pasados de edad fueran reemplazados por otros, o que el equipo profesional facilitara a algunos convocados. En el primer partido se lesionaron dos y adiós. Yo echaría a toda la Liga, hasta al portero, y cambiaría la sede para olvidar la vergüenza. Las regiones han mostrado su evolución, su estancamiento y su involución. Hay tres delegaciones sobradas, otras cuatro que se mantienen en buen nivel y el resto…muy mal. Es una radiografía del país, pero con músculos. Los deportistas no tienen las condiciones mínimas para prepararse y sobrevivir simultáneamente. Bien por Bogotá, un ¡hurra! por Bogotá, Antioquia y Valle y un reconocimiento al coraje de nuestros muchachos y muchachas del resto del país, su estatura deportiva supera con creces la de los dirigentes de sus regiones, ineptos, cuando no, corruptos. Dos líneas para Carlos Meza. Era boxeador, había nacido en Caucasia, Antioquia. Había viajado a Panamá para darse puños con un canalero y traer platica para alimentar a su familia. Su ilusión lo mató en el round 12, cuando tenía 26 años, 2 hijos, tres títulos aficionados, uno suramericano y muchas necesidades. Su contendor, a la postre, su matador dijo triste: «Pido perdón a Colombia, porque yo no boxeo para matar a nadie, sino para comer». Ese es el retrato de la situación. En nuestros países los muchachos se meten a boxear para ganar dinero y dejar atrás la miseria; entonces toman riesgos muy altos como en este caso, mientras la legislación deportiva no contempla un seguro médico para ellos y

107

Testimonios del alma mucho menos un seguro de vida. Paz en la tumba de ese guerrero antioqueño cuya muerte nos deja grogui… Diciembre 12 de 2004/Emisión 399

Nuestro Henry Soloriental Por complicado que nos resulte, los medios alternativos como este, creados para dar cuenta de lo que ocurre en la escuela, estamos obligados a anunciar hasta las noticias más dolorosas, aquellas que atraviesan nuestro costado por el lado del corazón y nos dejan desgarrados para siempre. Sin más ni más tengo que decirles que se fue Henry González Vargas, se fue el lunes festivo, el primer día del receso escolar. Falleció, lo enterramos el miércoles. Yo conocí la noticia el martes temprano. Las noticias tristes llegan pronto. Mi primera reacción fue mirar el sol, tan brillante, tan bonito y pensar: Lástima, Henry se lo está perdiendo y la escuela vacía tiene sol, pero ya no tendrá más a Henry, es una verdadera lástima. Es mi interés que a través de esta nota, quienes fueron sus amigos y no sabían la noticia, se enteren, pero también y principalmente, que ningún oyente de ESCUELA PAÍS se quede sin saber quien fue Henry González Vargas: Yo lo recuerdo desde Nueva Escuela y sus militancias posteriores. Lo recuerdo en la ADE, en la Comisión Pedagógica como su impulsor, la Comisión Pedagógica que tuvo tanto protagonismo y tanto brillo en el Movimiento Pedagógico y durante su coordinación. Lo recuerdo en su Carnaval Sol Oriental, con Ana Lucía Amórtegui, otra amiga que se nos adelantó, Elizabeth Forero y tantas maestras y maestros de esa zona cuarta inmensa desde entonces. Lo recuerdo haciendo su trabajo sindical dando sólo informes sobre pedagogía desde su enfoque social; él no era un activista sindical como todos. Lo recuerdo, como lo recuerdan sus amigos: Maestro de 24 horas. Él no vivía en la escuela, era la escuela la que lo habitaba; lo recuerdo en Comisión, en la Secretaría de Educación. Muchos no entendieron en su momento su ida y la de David Montealegre, pero yo estuve cerca de ellos y doy fe, que su trabajo siguió orientado a la pedagogía y al servicio de la escuela. El Galardón, que todavía existe como reconocimiento al trabajo

108

Testimonios In Memorian del alma de la escuela tuvo su coautoría; sus aportes amortiguaron los efectos que le pronosticaban a la jornada ampliada, él le dio un sitio en la comprensión de los maestros...Después, desde el Ministerio, sé que volvió a ser en lo mejor que sabía hacer: ¡maestro! Entre tanto, sus penalidades y la esperanza. Su riñón, sus diálisis, su trasplante, el gesto amoroso y donante de su hermana Luz Dary; como consecuencia, su mejoría -mas corta de lo deseado- su Sebas, su adorado Sebas; después, su otro trasplante al lado ya de su esposa Luz Marina; por último, la nueva prueba de su fe y de su amor a la vida: ese cáncer no lo redujo más que el mismo tratamiento Hace unos días me puse a mirar fotos. En especial recuerdo una de hace como 15 años, era del equipo de Micro fútbol de la ADE que participaba en los Juegos de CODEMA. Allí, de izquierda a derecha: Julio César Pérez, Henry Moya, Mauricio Ángel, Fernando Rincón y Miguel Chavarro, abajo, y para decirlo al mejor estilo de un pie de foto de prensa, hincados en el mismo orden: Carlos Ramírez, Henry González un compañero que era arquero y cuyo nombre no recuerdo y el loco Pérez, hermano de Julio. ¿Acaso quedan cosas por decir? Si alcanzara para algo, le mando a sus padres, esa no es la ley de la vida dirán ellos, lo más frecuente es que los hijos entierren a los padres; a sus hermanas, a su esposa, a sus hijos, otro abrazo desde la escuela-país a la que él tanto le aportó. Paz en la tumba del amigo ido. Julio 9 de 2006/Emisión 473

Nohora Julia Zambrano Ya irá llegando al cielo Nohora Julia. Si hizo buen tiempo, irá llegando; ella se fue el pasado viernes en la tarde. Salió directamente de un hospital de la Argentina. Allá había ido en plan de vacaciones, pero en mitad de esa su temporada de descanso, una noticia, la más dolorosa la había enfermado. No sé que habrá dicho el parte médico, pero aquí en Bogotá, sus amigos, sus admiradores, supimos que se murió Nohora Julia Zambrano y hemos quedado profundamente tristes, destrozados, de luto. Lo último que vieron seguramente sus ojos verdes fueron las tardes de Bariloche. La supongo andando en Caminito, llenando de tango sus poros tan humanos. La

109

Testimonios del alma supongo en Recoleta escuchando un saxo adolorido que arranca, que descuaja en la noche lo que queda de alma después de andar bajo el cielo de Buenos Aires. La imagino extasiada con el gran Río de la Plata, ese mar dulce que se lleva los ojos de todos, todo el tiempo. Nohora señora, Nohora dirigente, Nohora amiga, acá la gente va a extrañar tu manera de ser recta, tu forma de ser íntegra, de ser enérgica y serena como el agua. Como el agua también, sin detenerte, subiendo y bajando mientras canta. CANAPRO está viuda sin tus pasos suaves, sin la fortaleza de tu carácter, viuda de ti por siempre y para siempre. Ningún homenaje va a alcanzar para devolverte la más mínima parte de lo que tu nos diste...es que fue media vida tuya, la mitad de tu hermosa, de tu generosa existencia nos las repartimos entre los asociados, entre los amigos, entre los que crecimos contigo andando por las plazas, por las calles, en las aulas...construyendo. Fernando Ríncón te recuerda en la 10ª, luchando; yo te recuerdo en la 6ª, luchando; todos te recordamos por la vida luchando y, enseñando a hacerlo limpiamente, honradamente, amorosamente, exitosamente. No hay una sola víscera que no esté golpeada con tu ida entre los de nuestra generación, entre quienes fuimos tus compañeros, ante todo tus amigos. Seguramente que en el gremio quedarán quienes no sepan de ti ni de tus pasos, pero entre todos los que te queremos nos daremos mañas para seguirte viendo y teniendo por dirigente, para que quienes entren en lo sucesivo a la cooperativa que tu ayudaste a hacer con tus manos, con tu pecho hirviente de mamá gallina, sepan que una mujer como muchas, que una mujer como pocas, emprendedora y leal a sus principios, allí refundó junto a otros locos, un espacio fecundo para la esperanza de todos, aún cuando los pronósticos más optimistas no lo permitían. Ahora no se si CANAPRO está viuda o huérfana. Se me ocurre que como tu fuiste casada, solamente eras la novia de la cooperativa, por eso creo que quedó huérfana. Si tu la vieras Nohora a tu CANAPRO, si vieras a los trabajadores, a las muchachas, a los muchachos, a los más maduros, los cómplices de tus hechuras, los funcionarios y miembros del Consejo, de la Asamblea, de los Comités, a los porteros, si vieras «al negro», si vieras a doña Anita, Nohora, si vieras lo triste que quedaron las paredes...Paz y amores en tu tumba.

Febrero 04 2007/Emisión 500

110

Testimonios In Memorian del alma

Taykún Taykún, Carlos Manuel Salguedo Barreto/ Murió el 18 de enero de 2009 Sería atrevido de mi parte declararme hoy, ahora, amigo de Carlos Manuel Salgado. A duras penas me puedo declarar su admirador, y él como tantos maestros, dejan a su ida muchas historias muy bonitas. El domingo cerca de la hora en la que nosotros estábamos terminando la pasada emisión el corazón de Carlos Manuel dejaba de latir. Cerca de las 12 del medio día. Recibí una llamada de Édison Castro, el gerente de Canapro. No pude menos que alegrarme como siempre que hablo con «El Tigre» amigo. Rápidamente el me aclaró: la llamada no es para decirte nada bueno. Los dos nos quedamos callados un rato: Hace como una hora murió Taykún, me informó con la voz quebrada. Colgamos. Si me hubiera dicho que murió Carlos Manuel Salgado, me hubiera tocado preguntarle de quien se estaba hablando, pero me dijo Taykún. Yo enseguida supe que se trataba de ese hombre irreductible alegre, de ese caribe espontáneo e irreverente, auténtico y musical al que a pesar de no conocerle nunca su nombre de pila, siempre lo sentí muy cerca, muy de los míos. Para ayudar a entender a mis oyentes que no lo conocieron, quién era, ese gran ser humano que se nos adelantó, les diré que Tay, como lo llamaba su entrañable José de los Reyes Ahumedo, tenía dos hijos en su matrimonio y el doble o más, con carácter de putativos. Aquellos habían sido alumnos suyos quienes al aceptar su guía y a efecto se habían hecho aventajados académicamente. Él los provocaba, los apoyaba y conducía para el ingreso a la universidad. Entiendo que algunos de ellos, hoy son ya profesionales, otros van en esa ruta. Tay el matemático, era docente en la Universidad del Rosario y en el colegio Los Alpes de la Localidad 4ª, por fuera del aula, era miembro del equipo de Softball de Canapro y un percusionista aficionado con gran talento. También se dejaba caer sus rones de tanto en tanto. El viernes 16, en plena universidad había sufrido claramente un pre-infarto. Entiendo que fue atendido y reanimado. El sábado las alarmas estaban pren-

111

Testimonios del alma didas entres sus amigos, fue así como Laureano García y José de los Reyes Ahumedo le insistieron que fuera al médico para estar tranquilos. Tay no le hizo caso, más bien invitó a José para que almorzara en su casa el domingo. Ese día, temprano hablaron por teléfono para confirmar el encuentro. A las 11, uno de sus hijos le dijo que no habría tal almuerzo, que su papá había muerto. Había fallecido «Zapato Blanco». Cuantos de ustedes no escucharon durante las campañas eleccionarias de las cooperativas, del sindicato y del propio Concejo de Bogotá las cuñas musicalizadas por Taycún; las de Reyes, las de Clemencia Vanegas, las de Laureano García... recuerdan: ¿de la mano con Laureano?, Hace poco, Tay y su esposa habían comprado una gran casa, una amplísima casa que tiene hasta bar. Desde allí, sentado y libando llamaba a sus amigos y les cantaba: hey José, tal como Mayoma, te hablo desde la prisión! Desde el bar de la prisión. Al fondo, su música africana, su champeta su terapia... Como tantos provincianos, Tay se vino a vivir a Bogotá pero nunca renunció a su caribianidad, el nunca pudo dejar de usar sus zapatos blancos. Me contaban Sergio y Guillermo, que en la foto en la que aparecen los graduandos de la maestría en docencia, para encontrar a Taykún entre el grueso grupo, era más fácil mirar a los pies que a las caras. Fue muy bonito ver a tanta y tanta gente en la iglesia despidiendo al Tay. Allí también la solidaria voz de Yovani Montilla paliaba en algo el inmenso dolor. Un poco para graficar la alegre locura del Tay, los dejo con esta anécdota: En la ocasión que el Consejo Administrativo aprobó la expedición de la tarjeta Mercanapro, el Tayckún se abrió paso hacia la gerencia gritando por entre los docentes que esperaban entrevistarse con el gerente: ¡ Hey Edi no me vayas a dejar sin la tarjeta, tu sabes que negro que se respete come fiao!

Emisión 595/Enero 25 de 2009

112

Testimonios del alma

3 Efemérides

113

Testimonios del alma

Los maestros... La madre Hoy es el día de las madres. De las madres que paren, de las madres de la caridad, de las madres de la sociedad, de las madres-madres, de las madres que amamantan, de las que trepan por las noches para guindar luceros que alumbren a la patria. Hoy es el día de las mamás. Hoy, como todos nuestros días de maestros seguidos a su lado asumiendo gustosos muestra tarea: Completando la suya, andando hacia el futuro con sus hijos de la mano; con aquel encargo que nos hicieran cuando tenía 6 años y la expectativa y la sorpresa y la ilusión. Recordemos: Eso fue una mañana. Desde antes ustedes y nosotros como un solo grito, con toda la razón, habíamos hecho posible un cupo, un rincón de la escuela para cada hijo del barrio...no todo se logró, pero nuestra voluntad sigue intacta. Desde entonces hicimos el sólido equipo de la construcción, firmamos la próspera alianza de la vida. En el cumplimiento de nuestro compromiso hemos visto caer los dientes de la risa de sus hijos. Entonces les hicimos ver que por una boca, así se dice mejor la palabra solidaridad, o justicia, igualdad de ternura o libertad. Ustedes acompañaron el insomnio de sus muchachas cuando descubrieron que la fiebre no era por un resfriado sino por un corazón. Nosotros presentimos el estallido del primer beso en la mejilla de una vecina deliciosamente avergonzada. También de la estrechez somos testigos con ustedes. Por eso programamos jornadas para comercializar textos usados y volvimos a estudiar con ellos, y bajo el mismo sol y con la misma meta nos encontramos. De unos años para acá cuando se ha opacado de prisa el porvenir, hemos cantado juntos un canto por la paz, y la cálida fortuna de su compañía nos ha devuelto la esperanza. Hoy que les hablamos a ustedes, sentimos a todas las madres de Bogotá que se untaron de almidón y que regresaron al viento y al potrero para elevar los sueños con sus hijos. Allá gritó el color, voló la risa y el sol nos sorprendió

114

Efemérides Testimonios del alma inventando primaveras... eran las madres, los hijos y los maestros. Son las madres, ustedes, las que nos permiten como maestros, como programa radial y como ADE, regresar a sus casas temprano los domingos, luego de haber habitado durante la semana el mundo de sus hijos...pero es que sólo juntos podremos garantizar el rumbo y la medida de los caminos que hacemos y que andamos. Como el sonido es el único aliado en la distancia, quisiéramos que éste les acercara el color de la flor que les traemos. A la mamá que pela papas, a la ejecutiva, a la doblemente madre por maestra, a la que llora por los que reían, a la que tose para espantar la angustia, a la que recordamos e intentamos homenajear en cada uno de nuestros actos, a la que ida ya, mantiene su presencia, a la mamá le traemos una rosa roja. Radio Revista Proyección Mayo 1991

Cumpleaños 459 de Bogotá Seis millones largos de habitantes, 6 millones de corazones, 12 millones de manos, de las cuales por lo menos el 98% son limpias, hemos, cada quien a nuestra manera, celebrado 459 años de la fundación de Bogotá el pasado 6 de agosto. Rápidos inventarios dejan saldos desesperanzadores en materia de seguridad, educación, salud, servicios públicos, transporte urbano, recreación, medio ambiente, empleo, habitación, etc. Lejos están los días en que la comida alcanzaba para todos y la gente se moría de muerte natural. El desempleo está cambiando el uso de los semáforos, que ya no son señales de tránsito sino convergencia geográfica del desamparo, en los que los niños y adultos que se resisten al hambre y a la tentación del robo, intentan la dignidad inventándose labores como golpear llantas, limpiar vidrios u ofrecer frunas y estampitas, sobreviviendo así a la indolencia de los gobernantes y al rechazo del conjunto de la sociedad, que también arrastra sus propios dolores. Males estructurales, que crecieron con el tiempo y la desidia, hacen por momentos invivible una ciudad que, guindada de los cerros orientales, se

115

Testimonios del alma expande generosa por la sabana al recibo de los caminos que desde toda la patria le entregan hijos para una diaria y constante adopción. Aquí llegamos los que algún día creímos que nuestros sueños no cabían en el pueblo; también los tentáculos que tiene la oligarquía para retener el poder en las regiones conforman una gran franja que llega a prepararse para regresar a cumplir su misión; los desplazados, los desterrados hijos de Eva que huyen del dolor de la muerte, se vienen a abrigar en este cielo, y claro, un vaquero, un pastor, un agricultor, un artesano no encuentran su elemento en el concreto, ni en el pavimento. Las calles se quedaron cortas y estrechas para tantos buses, y éstos, aun aumentando su tamaño, no alcanzan a transportar a todas las personas que demanda el servicio. La corrupción administrativa desvió los recursos que deberían garantizar el mantenimiento y el aumento de la infraestructura para la educación, para la salud, para las vías, los servicios públicos. Políticas económicas impuestas por los conquistadores modernos han ido reduciendo las responsabilidades del Estado y, con ellas, las plazas de empleo en el sector oficial. A esos desempleados los ha ido recibiendo el sector informal, la angustia y la calle, que los transforma en ladrones, malhechores, agresores permanentes y, por supuesto, Bogotá es en muchos casos el reflejo del país. ...En esas condiciones concretas tiene que existir una salida colectiva, pensada y actuada entre los comprometidos. Si nos ponemos a encontrar las soluciones de manera egoísta, antes de empezar, habrá un sector mayoritario perdiendo la esperanza. Tenemos que involucrarnos todos. La corrupción existe porque hay quien encubre al corrupto. Los salvajes, siendo infinitamente menos en número, nos aterrorizan a los «sentipensantes» porque no queremos encontrarnos para detenerlos, los ineptos mandan porque su locuacidad irresponsable y promesera es la única que se escucha, mientras los capaces estamos alistando la otra mejilla. Para transformar este estado de cosas no hay recetas. Pero si comenzamos cada quien asumiendo honestamente nuestro rol y de paso poniéndonos de acuerdo con el de al lado para que aquel otro no nos pase por encima, el cambio social va a llegar más temprano que tarde. No bajemos la guardia en nuestra actitud, insistamos, ¡que todavía lo mejor es posible...!

Agosto 10 de 1997 Emisión 53

116

Testimonios Efemérides del alma

Ellas, las mamás, barreras contra la muerte Esta emisión la dedicamos enteramente, desde nuestros corazones, a todas las madres de Colombia Su naturaleza misma es barrera contra la muerte por estos días. Ellas, quienes se levantan desde el dolor para renovar la sangre que saldrá victoriosa sobre las manos que la derraman. Ellas, que hacen el milagro de la vida, mientras desde las sombras se arrastran los hacedores de muerte y desesperanza. Especialmente saludamos a las madres nuestras, las que reparten su corazón y su gestión entre los hijos del barrio y la extensión de su propio amor. Aquellas que acompañan todo lo que crece, lo que vibra, lo que nos esperanza. Cuando un hijo pierde a sus padres se les llama huérfanos. ¿Cómo decirles a las madres que pierden a sus hijos? Quizá el idioma tenga allí un vacío, o nuestra ignorancia sea la culpable. A esta hora no nos preocupa cómo decirles, lo que se nos dificulta más es qué decirles para hacer menor su tristeza; si quedan pocas ganas de reír, si un manotazo gris les acabó el brillo de los ojos y sus manos abiertas están vacías de justicia. Tal vez sólo nos quede prometerles que, como medio de comunicación, seguiremos insistiendo en que se acabe la barbarie, que devuelvan a sus hijos, los hijos del país desaparecidos. ¿Qué decirles a las que salen con el rocío y regresan con las sombras sin vivir la dicha del abrazo con sus hijos…? Que insistiremos a su lado buscando un país más justo en donde se permita que exista la familia, la posibilidad del abrazo y de ver y ayudar a crecer los hijos. ¿Qué les decimos a las madres que se paran a estirar las manos en los semáforos, esperando caridad? Les decimos que los maestros de Colombia estamos trabajando con las conciencias de la sociedad, para derrotar la indolencia, para sensibilizarla, para que las madres, y todos aquellos que todo lo dieron por los demás, al menos tengan de los demás su solidaridad, no una limosna, sino una acción que no les arrase su dignidad. ¿Qué les decimos a las mamá-papás? ¿A las que el absurdo puso en ese

117

Testimonios del alma trance? Que reconocemos su labor, su valentía y su grandeza, que algún día la historia les dará su lugar como soporte de la sociedad, que los tiempos están cambiando y que la equidad que se viene gestando desde la escuela también ayudará a la armonía. En suma, a las mamás les decimos que las queremos mucho, y que estas flores que brotan de nuestros corazones son, hoy y siempre, todas para ellas. Mayo 10 de 1998/Emisión 87

Rosita dejó el jardín «Algo te identifica con el que se aleja de ti, y es la facultad común de volver: de ahí tu más grande pesadumbre. Algo te separa del que se queda contigo, y es la esclavitud común de partir: de ahí tus más nimios regocijos» allejo César V Vallejo Entre el 30 de abril y el primero de mayo no hay sino un minuto, a menos que aparezcan los papistas y me dejen sin la única certeza con que amanecí hoy, 2 de mayo de 1999. El viernes pasado me enteré a hurtadillas que sus compañeros de escuela estaban despidiendo a Rosita Rodríguez. Que Rosita había renunciado y que en una misa, a espaldas de la escuela, iban a hacerle un homenaje, que luego habría otro espacio seguramente festivo y alicorado para abrazarla y decirle «hasta siempre». Yo me zampé en la misa antes de ir a la asamblea de mi localidad. Ocurre que este 30 de abril fue el último día de trabajo de muchos maestros que, aterrorizados por la amenaza de recortes en sus prestaciones, decidieron renunciar antes de que los cobijaran las nuevas normas. Yo no sé si éste fue el caso de Rosita, ella tal vez lo había decidido así desde hacía tiempo, pero otros muchos sí se fueron por esta razón. La cosa es que Rosita me gustó como pretexto para decirles chao a todos esos colegas que se fueron de su trabajo un día antes, o un minuto antes del Día del Trabajo, en la época de mayor índice de desempleo en nuestro país.

118

Testimonios Efemérides del alma Yo vuelvo con Rosita, que estaba muy linda. Fue a su misa estrenando un elegantísimo vestido gris con un adorno negro en el cuello y los puños. Iba peinada para fiesta y estaban con ella su marido, sus hijos, nueras, yernos, nietos y colegas más cercanos. El ala derecha de la iglesia la ocupaban sus alumnos de este año y, dispersos por todo el salón, otros de otras promociones que querían también despedirla. Repito que Rosita estaba vestida para fiesta. Estaba radiante Rosita en su último día en la escuela. Se puso una sonrisa que no se quitó nunca durante toda la celebración. Estaba muy tranquila e incluso subió al púlpito para agradecer el acto. Flores y canciones también la acompañaron. Al final, con la vergüenza de los advenedizos, me le acerqué para darle un abrazo que ella respondió cálidamente diciéndome: «Miguelito, seguramente me quedaron muchas cosas por hacer, pero en las que hice siempre puse lo mejor de mi». Ahora, solo frente a esta máquina, tengo más tranquilidad para ver la ida de esos compañeros. No se llevan nada, sus manos van vacías porque sus mesadas apenas cubrirán sus gastos y los viejos gastan poco. Eso es verdad del todo y tratándose de maestros lo único que gastan bastante es el corazón, porque lo dejan repartido en los miles de niños que apretaron contra su pecho en toda una vida de labor. Para el gobierno serán una cifra. Me imagino al señor Ministro diciendo que le quedaron mil plazas en Bogotá. Para el barrio, bueno, si llega rápido su reemplazo, todo se va a olvidar pronto. Por eso me gustó la dignidad con la que Rosita se retiró: la luz de su mirada, su sonrisa mansa hablaban de alguien que cumplió. No se si un funcionario de esos que pasan de largo por la educación desconociendo la labor de los maestros, minimizando su trabajo, pueda tener el día de su ida la tranquilidad del deber cumplido de Rosita. Me duele que haya sido el 30 de abril, porque Rosita estaba en paro y ahora es una menos. Ella que siempre fue una más. Yo les digo a nuestros colegas esta mañana: Nosotros no usamos los cocteles para las despedidas, eso parece que es muy costoso, pero no permitamos que ningún compañero se vaya sin que le hayamos dicho lo importante que ha sido su aporte para hacer la escuela-país. Para todas las Rositas y Rositos que salen de la escuela en la flor de la vida, con tantos frutos todavía por dar, un abrazo de gratitud.

Mayo 02 de 1999/Emisión 130

119

Testimonios del alma

Digo madre y nace pan «Señáleme a una mamá que diga que su hijo apenas es bonito...no, ellas dicen mi hijo es el más lindo. Señáleme a una mamá que mande sus hijos a la guerra, a una mujer que se haya inventado una guerra…» Jairo Aníbal Niño Después del anterior entrecomillado sólo resta por decir: ¡Las amamos profundamente, mamás! Corrían los finales de los años cincuenta. Había una luna parqueada en el cielo, una brisa cálida, un palo de buche muy tupido. Debajo de la luna y del buche una batea sostenida por tres horquetas. Esa como todas las bateas tenía una forma como de corazón y en su parte convexa cabía, en aquellos tiempos, la barriga de una señora, llenita de niña, que sería a la postre su séptimo hijo. La brisa traía el ruido del mar y se llevaba en tramos sin medida, bambucos y pasillos que alcanzaba a captar en onda corta el moderno radio traído de San Andrés, había tres o cuatro en todo el pueblo. Era su manera de resistirse a la fuerza de aquella nueva cultura, de esa otra forma de sentir, tan extraña a la suya. A veces un poema y unas lágrimas. A veces una pausa para inclinarse y besar a su acompañante de cinco años, para decirle que todo no terminaba en esos montes ni en esos mares, que más allá estaba el mundo conquistable, que esos eran retos para hombres y mujeres con imaginación y compromiso... que lo mejor era posible, que había que salir a buscarlo. Desde entonces, cuando hay hambre aquel niño dice: madre y nace el pan. Siente tristeza y dice madre, para que haya consuelo desde entonces aquel niño sabe que el calor mayor lo da un abrazo y que la seguridad mayor y que el amor mayor y que la vida, son la madre. Ahora aquel niño prende el radio y sabe que en Hiroshima, Buenos Aires, Santiago, Barrancabermeja, San Pablo, en Kosovo o Patascoy, las guerras y los salvajes arrasaron a padres y a hijos, que los borraron de la faz de la

120

Testimonios Efemérides del alma tierra por la fuerza, pero que nunca pudieron inventar con qué borrar las memorias de las madres. Ellas se quedaron con las manos y el corazón alzados para que el mundo no se detuviera, para que la vida siguiera. Hoy que todos los hijos por la razón que sea -no nos interesa la vieja discusión-, hacemos un alto para decir algo de lo que nunca debe callarse, aprovechamos en ESCUELA PAÍS para enviar un beso a las madres, a las doblemente madres por maestras, a todas, y otra rosa. Como hay muchas que no pueden recibir esa elemental ofrenda, dedicamos entonces todos nuestros actos como un homenaje a su memoria, al amado recuerdo de su talante y ejemplo constructor, como parte del camino que nos señalaron. Paz en la tumba de todas las madres que nunca morirán, que volverán como en la canción, cada vez que las traiga el recuerdo y la gratitud. Emisión No. 131 Mayo 09 de 1999

Reinaldo, mi hermano Reinaldo Cuando la mamá por las noches -todavía el comedor era sitio de encuentros para la familia-, insistía en ¿qué quieres ser cuando grande?, las rondas en ciclos repetidos con regularidad variaban en el interés de los interrogados, en ganas que iban desde bomberos, avioneros, cantantes para meterse en los radios y chiquichá, chiquichá, hasta gobernadores, presidentes, o Edgar Perea... El ejercicio no llenaba el tiempo. Entiendo que su propósito era ayudar a soñar, a plantearnos metas, a pensar y actuar siempre en favor de ellas. Qué linda es la escuela que el viejo Nicolás denomina «la escuela grande», donde se cruzan los haceres de la casa con los del colegio; el propósito coincide y la casa y la escuela jalonan en la misma dirección. Anteanoche por la gracia de Dios pude presenciar lo que la férrea voluntad del hombre aupado en aquella escuela grande puede conquistar: Me hallé en un espacio donde volví a comprobar que lo mejor es posible, que la realidad que vivimos tiene mucho que ver con la actitud con la que vivimos, y que los sueños son la antesala del éxito, que los sueños son alas para las transformaciones.

121

Testimonios del alma El rector habló orgulloso de aquel egresado, el Alcalde lo declaró Hijo Adoptivo, la Asamblea departamental lo condecoró y la Gobernación produjo un decreto de reconocimiento, o algo así. En ese acto celebraban la exaltación como Magistrado del Consejo de Estado a un hijo de pueblo, aun hijo de maestra y mecánico; de escuela, de colegio y universidad pública, que conquistó para sí un cargo destinado quizá a otros apellidos, a otros hijos, delfines de otros estratos... Una ciudad de ayeres celebraba a un hombre que guindó sus sueños del sol, que en sus calles decidió que la libertad y el futuro se deben construir; un hombre al que el mar le prestó su vastedad para moldear los sueños y que ahora le devolvía al mar sus regocijos. Ese hombre es mi hermano Reinaldo, un estandarte para la familia, y en particular para mi, un modelo de perseverancia y coherencia. Barranquilla, la ciudad de su crianza y el departamento del Atlántico, al que adoptamos desde niños, le brindaban un bello homenaje por haber sido nombrado en tan alto cargo. Mi mamá fallecida en 1986 no alcanzó a disfrutar ese logro suyo y de la academia, pero se que mi hermano, ese y muchos otros momentos exitosos de su vida los consagra a su memoria, a su ejemplo de lucha y rectitud. Tal vez haya caído en este mismo tema varias veces, pero creo firmemente en lo que digo, cuando lo digo. Si la escuela y los hogares, paralelamente a los saberes, posibilitan los soñares, el bienestar y la alegría quedarán más cerca.¡Otro abrazo, mi Rey! Junio 06 de 1999/Emisión 135

Piropos propios, amor y amistad No deja de ser una dificultad para los mortales que las reglas del comercio hayan establecido su cuartel de operaciones en todas aquellas celebraciones que tiene nuestro calendario. Mi propuesta de hoy no tiene que ver con otro lamento de los muchos que se escuchan en estas fechas que, independientemente de quién o con cuál propósito fueron creadas, cada vez son más necesarias en nuestro medio... ¿Qué tal que no existiera el día de las madres? Los pobres árbitros de fútbol no tendrían oportunidad de desagraviar a sus progenitoras, tampoco los maestros cuchilla. Sin el día

122

Testimonios Efemérides del alma de las brujas no tendríamos cómo celebrar a tantas y tan queridas amigas... De verdad, en el día a día, cada vez son más escasos los momentos para detenernos frente al prójimo.

¡La semana del Amor y la Amistad! Hace mucho tiempo, tanto que a duras penas lo recuerdo, para los niños y jóvenes esa era una fiesta muy importante: Entonces echábamos mano de lo mejor de nuestros repertorios para hacer las tarjetas a la, o las peladas que nos trasnochaban y si no había jardines cerca para asaltar, dibujábamos las flores y las pintábamos. Todos los olores de la primavera se iban con nuestro mensaje de amor hasta el corazón de las muchachas. Los nuestros también recibían una que otra razón para seguir latiendo. Ahora con tristeza me doy cuenta que, para los chicos, la expresión de amor sólo se da si tienes para comprar las tales tarjetas credenciales. En ellas, unas frases babosas reemplazan -con la ayuda de su pereza mentallo que podrían ser unos hermosos piropos. Me quiero atrever a sugerir, a los muchos maestros que nos escuchan, que esta vez nos metamos de lleno como promotores de la celebración del amor y la amistad en nuestras instituciones. Provoquemos a los muchachos y muchachas de todas las edades para que escribamos mensajes de amor y amistad y los distribuyamos a través de una red muy imaginativa entre todos los sentiadolescentes, sentiadultos, y sentiniños del parche institucional. En mi colegio, una maestra muy creativa nos alborotó con una idea para que nos manifestemos el amor y la amistad. La propuesta fue que todos y cada uno de los arrendatarios del plantel escribiéramos un mensaje y llegáramos a pegarlo en las paredes; así, cuando cada quien fuera llegando, encontrara aquellas palabras que estaba necesitando recibir. Después de la jornada, a Doris Alejandra le quedará más claro cuánto la quiere su profesor de Tecnología, a Raúl se le ampliará el pecho con el suspiro que va a dar cuando sepa que Lexia está enamorada de él. Quizá la rectora decida hacerle saber a los pelados de Comunicación todo lo que los quiere. El celador sin duda recibirá alguna expresión de gratitud, por aquella vez que fue compinche de los retardados..., uno nunca sabe. No es hora de ponernos colorados, manifestemos ya, y bellamente, nuestro amor y nuestra amistad. Mañana puede ser tarde. Estamos en alto riesgo de que se nos olvide escribir, hablar y hasta sentir. Que no, que no. Septiembre 12 de 1999/Emisión 149

123

Testimonios del alma

Una celebración sin cotidiano Hoy es 31 de octubre y en nuestro país celebramos el día de los niños. Desde la tarde ellos, con la cara pintada, con máscaras y capuchones, con disfraces y alegorías nos recordarán, a los adultos, que ellos son la razón de existir de este planeta. Para nosotros este día se aparece todas las mañanas, cuando abrazamos sus dudas, cuando los acompañamos a superar sus angustias, cuando promovemos sus talentos, cuando facilitamos su crecimiento, en suma, cuando merecemos el rótulo de maestros. Para que celebremos a los niños, tenemos que vivenciar cotidianamente los postulados del Art. 44 de la Constitución Nacional. De lo contrario, ¿para qué les celebramos un día, si al otro no velamos por su derecho a la salud, a la seguridad social, a una alimentación equilibrada, a la recreación, a la cultura, a la educación; si no los protegemos del abandono, de la violencia física, psicológica o moral, de la explotación laboral o económica, o de los trabajos riesgosos? ¿Cuántos niños no quedan sin hogares diariamente, porque los adultos decidieron resolver civilizadamente sus diferencias? ¿Cuáles son las estadísticas de maltrato infantil, de secuestro, de deserción escolar, de prostitución, de trabajo, de asesinatos infantiles? ¿Cuántas demandas por alimentos hay en los juzgados del país?... ¿Cuántos niños son arrojados a la calle y desvinculados del sistema escolar en aras de aquella extraña ética social y dizque profesional que todavía manejamos en la escuela? Y quiero que se me entienda bien. No estoy exigiendo restarle el rigor académico a la escuela, ni sus normas de comportamiento pactadas, ni estoy asegurando que en todos los casos la responsabilidad sea de la institución escolar; estoy diciendo que podemos hacer más humana nuestra relación con los niños y los jóvenes; que todavía se pueden hacer esfuerzos para entenderlos, para devolverles la fe, para que se pongan a soñar, antes que a sufrir más. Una reflexión sencilla podría ser: ¿Cómo le sirve más a la sociedad este muchacho al que le cancelaremos la matrícula: recuperando logros o en la pandilla que seguramente lo recibirá con los brazos abiertos cuando se

124

Testimonios Efemérides del alma vaya de aquí? ¿Cómo puedo ayudarlo a que se promueva, a que avance? Por la defensa de la educación pública, primero los derechos de los niños. Hagamos que tenga sentido tanta palabra hueca, vamos a hacer lo que nos corresponda, después nos vamos a chupar con ellos... Octubre 31 de 1999/Emisión 155

Cambio de año, de siglo y de milenio En ocasiones uno se siente tentado a creer idioteces y, pensándolo bien, si usted decidiera hacerlo, estaría seguramente en su pleno derecho. El año pasado desde esta fecha empezaron a vendernos el cuento del cambio del milenio y del fin del siglo y a más de un conocido mío, se le encharcaban los ojos diciendo que siempre había deseado vivir ese único momento. El complemento de todo ese cargamento de emociones era la esperanza del cambio real, reforzado por la retahila aquella de que: año nuevo, vida nueva y para colmo, como esta vez la cosa era cambio de siglo y de milenio, el cambio sería total, impensado. Ocurrió el esperado 31 de diciembre, el televisor se llenó de lucecitas venidas desde la conchinchina, hasta completar con aquellas preparadas con el refinado gusto extranjerista de nuestro alcalde mayor, el más hermoso de los deslumbramientos criollos en toda la historia. Y eso que fallaron los rayos láser que terminarían por convencernos de que estamos en las mismas condiciones de Europa y que podemos echar la casa por la ventana y después cobrar peajes urbanos o el alumbrado público. El Y2K aterrorizando, y la campaña de todo un año creando expectativas, le otorgaron al fin del año pasado, un tinte de novela. La vaina recobró su tamaño real fue el primero de enero de este dos mil... Nada había cambiado para nuestra clase social. El Upac, dejó de serlo para convertirse en otra sigla, con idéntico propósito: Facilitarle la usura a los banqueros del país; el crecimiento de sus riquezas, a costillas de la miseria de los destechados. Tampoco cambiaron los salarios de los trabajadores. Estamos a la espera de la nueva tabla salarial, que como todos sabemos, será igual a la del siglo pasado. Los corruptos siguen

125

Testimonios del alma sin Dios ni ley; quiero decir nuestros gobernantes siguen ejerciendo con la sensibilidad social extraviada. ¿Qué era lo que iba a cambiar? Y aquí es donde pudieron tener razón los idiotas: Claro que hubo cambios: Los asesinos de todas las pelambres arreciaron en su despiadada producción de muerte y desolación. La industria del secuestro se quitó su eterno disfraz y se descaró en público. Los servicios públicos aumentaron, los peajes subieron, los alimentos han reaccionado contra el bolsillo y corren en dirección contraria a las mesas de los colombianos. La tiranía del gobierno se ha consolidado y hace fiesta en toda dirección. A nosotros en ESCUELA PAÍS, como no utilizábamos altas tecnologías, el Yai Two Key (Y2K) no nos afectó mucho. Queremos continuar haciendo radio amable, una radio que no agreda, que aporte. Queremos seguir teniendo claro que esto no implica renunciar a nuestro derecho de pelear contra lo injusto, contra la mala fe, la ineptitud, la insolidaridad. Y a pesar de tener el indeseable encanto de las canas, a quien les escribe, le alivia saber que la mayoría de los colombianos, somos del siglo pasado, incluso, para quienes inauguraron milenio. Usted y yo, tenemos todavía una tarea muy dura por delante, solo que las lucecitas de la fiesta hace rato se apagaron. Enero 23 de 2000/Emisión 163

Día de la mujer Este año también queremos conmemorar -más vale tarde- el Día Internacional de la Mujer. Lo haremos a nuestro estilo y desde nuestras condiciones reales. Este año diremos lo que diremos a la memoria de aquellas valientes que señalaron con su sangre el camino de la lucha a las mujeres del mundo. Pero seguiremos derecho. No haremos parada en la madre Teresa de Calcuta esta vez, ni en María Cano, ni en Luz Marina Zuluaga. Tampoco nos referiremos en particular a doña Fanny Kesman, ni a doña Gina Magnolia Riaño, ni a la hermosa Shakira, ni a Betty la fea, ni a la Caponera. Muy respetables sus éxitos. Esta vez -otra vez- queremos hacer un reconocimiento a las carnes y los huesos de mujeres cercanas, admirables amigas, compañeras y compinches en la hechura permanente de mejores días.

126

Testimonios Efemérides del alma El equipo de la ESCUELA PAÍS desea enviar las flores más frescas, los besos más dulces, los abrazos más cálidos a todas las mujeres que hombro a hombro asumen la conquista de la justicia y la equidad, que históricamente han denunciado como inexistentes. Las que lo hacen acompañando sus discursos con actos, sin renunciar a su feminidad, a su ternura, a su ser mujer. Mirémoslas, están a nuestro lado, como mamás, abuelas, tías, esposas, hijas, hermanas, sobrinas, compañeras, vecinas, copartidarias, colegas. No salen en revistas ni en pantallas. A veces las vemos despeinadas, descompuestas; no tienen la aureola de las ministras, ni de las presidentas, ni de las senadoras. A ellas les toca brillar solitas y permiten que sus destellos embellezcan el día entero para todos. Ellas estaban haciendo la vida cuando Policarpa se rebelaba. Estaban criando los huérfanos, mientras Marylin actuaba o la Tatcher maltrataba. Si se las damos, mejor, pero podríamos prescindir de las tarjetas para recordarles lo importantes que son; podríamos, por ejemplo, decírselo más seguido. Podríamos, por ejemplo, dejar de correr el Día de la Mujer para encontrar un libro de poemas y leerles... Podríamos leérselos siempre. Podríamos, por ejemplo, encargarnos también de hacer el desayuno, el mercado, asistir a las reuniones de padres de familia, llevar a la niña al jardín, esperar la ruta con el niño, caer en cuenta cuando hay recibos a punto de vencerse, en fin, para no cargar con el peso de una historia hecha de sesgos, para no repetirla, para escribir una nueva en la que nadie se quede sin dar todo lo que puede y debe, para hacer mejores relaciones podríamos, digo, celebrar más seguido el día local y mundial de la mujer. Otro abrazo apretadito...

Marzo 12 de 2000/Emisión 170

127

Testimonios del alma

Bodas de oro del sudor Hace 50 años, 5 meses y 6 días, desde aquel 5 de enero de 1951 cuando a las 8 de la mañana se iniciaba la primera etapa de la primera Vuelta a Colombia en Bicicleta. Hoy se ha iniciado la vuelta a Colombia No. 50, la de las Bodas de Oro, la del renacimiento de la afición y que en la intención de todos los colombianos debe marcar la ruta hacia los lugares de vanguardia del pedalismo mundial que hasta hace poco ocupábamos. Laureano Gómez era el presidente de los colombianos, luego asumiría el cargo Roberto Urdaneta Arbeláez, es inimaginable lo que debió ser transitar 1.157 kms divididos en 10 tramos por carreteras que en su mayoría eran caminos de herradura, sin pavimento, llenos de piedra, que en invierno podían ser quebradas o riachuelos y en verano colchones de arena que reclutada por la fuerza del agua era abandonada en la vía para convertirse en tramos insalvables que nuestros deportistas cruzaban con la bicicleta al hombro. Revelan los datos de esta historia apasionante que el costo final de aquella primera versión de la vuelta fue de 7.000 pesos, algo así como tres dólares con treinta centavos mal contados, Treinta y cuatro hombres de una raza poderosa se enfrentaban entonces a cumbres de esas que se pierden en las alturas arropadas de nubes y de frío : los Altos de Letras, de Líneas, Minas, Pescadero, San Miguel, El Trigo, míticos pasos entre 1.500 y 3.200 metros sobre el nivel del mar, han hecho los mayores requerimientos a unos atletas que gracias a la dureza de su carácter y a su noción de la gloria han escrito las mejores páginas de la historia nacional; aquella la ganó Efraín Forero Triviño, el indomable zipa, quién acumuló entonces 45 horas 23 minutos 8 segundos; al año siguiente se enlista la primera delegación extranjera para tomar la partida y para alzarse con el orgullo de la victoria, lo logró el francés José Beyaert que desde entonces vive en nuestro país. La tercera, la cuarta, la quinta la sexta y la octava las gana esa leyenda paisa que se llama Ramón Hoyos Vallejo, Julio Arrastía Bricca quien llegara a nuestro país en calidad de ciclista es el entrenador del equipo antioqueño que implanta su hegemonía, luego este argentino se uniría a las voces que desde nuestras estaciones radiales le narraban y comentaban al país las gestas de sus valientes escarabajos, Carlos Arturo Rueda, oriundo de Costa Rica y queridísimo hijo adoptivo de nuestra patria, Álvaro Muñoz Cuéllar, Jaime Tobón De la Roche, Julio César Cortés, Gabriel Muñoz López, Pastor

128

Testimonios Efemérides del alma Londoño Pasos y Joaquín Marino López, hacen de la palabra un surtidor de emociones en cada relato, la realidad y la imaginación se mezclan en la historia que estos hombres construyen y cuentan a los radio-escuchas en medio de las limitaciones que para la época tienen nuestros medios masivos de comunicación electrónica, Mike Forero Nougues, Guillermo Sánchez, Humberto Jaimes Cañarete, Carlos Caicedo, Dariel Rodríguez entre otros documentan las gestas pedaleras a los principales periódicos del país, las participaciones internacionales de los nuestros van en avance y con ellos el prestigio crece, Rubén Darío Gómez, Hernán Medina Calderón, Martín Cochise Rodríguez, Javier Suárez el ñato, Pedro J. Sánchez el león del Tolima y Pablo Hernández conformarían la siguiente generación de vencedores, Cochise sobresale por el número de títulos, por su encanto como persona y por el logro simultáneo de triunfos en la pista. Entre los 70´s y los 80´s son Rafael Antonio Niño, Álvaro Pachón el Cóndor, Miguel Samacá Don Coraje, Patrocinio Jiménez el Buldózer de Ramiriquí, los nombres ilustres de nuestras carreteras, Niño es el fenómeno, ganó en el 70 siendo novato y acumula esa década 6 vueltas ganadas el boyacense, récord absoluto de la carrera, Alfonso López, Fabio Parra, Cristóbal Pérez, Lucho Herrera, Pablo Wilches, Oliverio Rincón y Gustavo Wilches dominan los trazados en el año 90, el jardinerito de Fusa es el hombre que más se destaca en esta década ganando cinco Vueltas a Colombia, En 1985, la década que estamos reseñando, la historia se parte en dos bajo la presidencia de Miguel Ángel Bermúdez en la Federación Colombiana de Ciclismo se crea el profesionalismo y jugosos contratos desplazan el sentimiento regional que hacía combustión en el corazón de los deportistas, algo se salió del cauce, algo extraño ocurrió porque rápidamente subimos hasta el cielo con estruendosos triunfos internacionales y luego, luego caímos a una etapa crítica, quizá no en la producción de material humano sino en los resultados, nuestros mejores exponentes empiezan a ganar en una semana lo que una profesional de la academia se ganaba en un año. El auge en nuestro medio es insostenible, los mejores deben irse a correr a nombre de las marcas internacionales, la última década del siglo marca una afición menguada y un nivel decadente, los monopolios de la comunicación le arrebatan a la gente su posibilidad de elegir, al sintonizar sólo una cadena radial puede comprar derechos para transmitir lo que fuera una fiesta nacional. Cada pueblo por donde pasaba la vuelta ahora servía para

129

Testimonios del alma adelantar jornadas de trámite comercial más que deportivo, el cura que salía a bendecir a sus héroes, la maestra que sacaba sus estudiantes a la carretera, el campesino que tiraba el arado para gritar y vivar a sus ídolos no encuentra suficiente el pretexto para vivir la vuelta. Quiero creer que la crisis hizo cresta, que los logros de nuestros muchachos en Italia el mes pasado han despertado de nuevo la pasión por este deporte, símbolo del poderío de nuestra raza y estadísticamente el que más ha desbocado corazones colombianos en los últimos 50 años. Hoy partieron 120 pedalistas que cubrirán 2.331 kms en 16 etapas con 14 premios de montaña, 36 metas volantes y que culminará el próximo 26 de este mes aquí en la capital de la República, la fracción en un circuito de 120 kms corrido en Cartagena fue ganado por el leton Andris Nauduzs del equipo Selle Italia y Aguardiente Néctar de Colombia, segundo fue Marlón Pérez de Aguardiente Antioqueño, tercero arribó Miguel Sanabria de Orbitel, cuarto Jhon Fredy García de Aguardiente Cristal y quinto Duván Ramírez de Néctar Selle; mañana se irá a Barranquilla, en la competencia participan equipos de Cuba, de Ecuador y el Selle de Italia que trajo corredores italianos y letones, además naturalmente de los nuestros, los colombianos. La capacidad de lucha, de sacrificio y la de revertir las situaciones adeversas de los colombianos, estarán evidenciadas por ese puñado de hombres de nuestra raza colombiana. ¡Salud escarabajos! Junio 11 de 2000 Emisión 183

Feliz año Feliz año, amigos!, feliz año, compañeros, feliz año para toda la gente de la Escuela-País… Que nos pase lo mejor, que nos pase abundantemente, que nos pase a todos, que pase pronto. Yo, francamente, creo que hasta ahora estamos cambiando de siglo, que ahora sí entramos al Tercer Milenio, y todas esas cosas; sin embargo, ¿qué más da?, el gobierno es el mismo, sus políticas las mismas, sus compromisos con el imperio los mismos... Quedaría por saber si nosotros -los gobernados- tendremos la misma actitud frente a ese poder. El viernes, nada más, estábamos hablando con un grupo de amigos sobre el futuro cercano para los maestros de Bogotá. Yo he podido reafirmar

130

Testimonios Efemérides del alma muchas cosas que todo este tiempo he creído y me he puesto a pensar en otras y en salidas urgentes para apuntarle a las soluciones. En torno a las relaciones de nuestro gremio con la administración, insisto en que el gobierno, como tal, tiene sus políticas, y éstas obedecen a unos propósitos claros, siempre fue así. Esas políticas han tenido al frente durante los tres últimos años a la Dra. Cecilia María Vélez para su ejecución, y la tendrán por tres más, dada la ratificación que de su cargo ha hecho el nuevo Alcalde Antanas Mockus. También el sindicato de maestros ha tenido durante este tiempo, y algo más, en la mayoría decisoria, a la misma dirección que implementó, desde su ascenso, la política del grito alto y la consigna sin argumento. Esa coincidencia ha sido funesta para los intereses de las bases del magisterio. Gústenos o no, la funcionaria, de cara a sus propósitos es muy eficiente, es inteligente, se mantiene muy documentada. Incluso fue distinguida por su clase como la ejecutiva del año. Claro, en estas condiciones, ha logrado postrar, doblegar al otrora organizado, cohesionado y combativo magisterio de la capital. Como quiera que en el otro lado de la mesa tendremos otro trienio de lo mismo, se hace imperativo que en la dirección del sindicato se replanteen las cosas para lograr su neutralización y evitar la desesperanza en los educadores. Algo tiene que pasar, los palos en la rueda tienen que ser extraídos, las luchas de los trabajadores tienen que volver a significar reivindicaciones, no frustraciones. Yo invito a que, como parte de las jornadas de planeamiento en las instituciones, los maestros dediquen un poco de tiempo a razonar sobre esta situación. No voy, naturalmente, a levantar la bandera oportunista de la revocatoria del mandato, como alguna vez, con intención malsana, otros lo hicieron empezando su camino hacia la crisis actual; no, yo llamo a la sensatez, pero con la acción, y si es pronto, mejor. Si así fuera, me aparto del encabezado, y digo para terminar: Que nos pase lo mejor, sólo si lo merecemos. Amén.

Enero 14 de 2001 Emisión 208

131

Testimonios del alma

Otro Día del Niño No deja de ser incómodo para alguien, adulto y maestro, en Colombia, sumarse a la celebración del Día del Niño. Son tan importantes las celebraciones, tan reanimadoras; pero ocurre que ante la realidad tan cargada de dureza, lo celebrable se escurre, como dándole paso a otros eventos, que en este caso bien podrían ser: la reflexión y la renovación de los compromisos. La Unesco, por ejemplo asegura que en nuestro país hay cerca de 3 millones de niños por fuera del sistema escolar, que el analfabetismo alcanza el 11% en zonas urbanas y el 30% en el país rural... Que 30 mil niños viven en las calles, que en Colombia: cerca de 2 millones 700 mil niños trabajan en condiciones de alto riesgo y que sólo el 10% de esta cifra cuenta con Seguridad Social. Otras fuentes, como la Fiscalía, calculan en 25 mil niños y niñas, la cifra de menores que ejerce en nuestro país la prostitución. Los niños a diario son abusados en todos los espacios: 24 niños y niñas mueren violentamente en Colombia, uno que se suicida, en accidentes de tránsito 3 y 3 en otros accidentes, 5 asesinados y 12 mueren por causas violentas. Este año, el primer semestre, dejó la terrible cifra de 49 niños secuestrados. El hambre y la desnutrición, la inasistencia médica no aparecen en las estadísticas, pero todos sabemos que esa violencia estatal también existe y que igual, mata. Evidentemente, los números escalofrían; pero a quienes vivimos en Bogotá y pasamos constantemente de la 72 hacia el sur, sabemos que todas estas cifras bien podrían estar equivocadas en favor de la desgracia. En cada semáforo hay una nube de niños simplemente mendigando, otros, en un acto extremo por conservar su dignidad: golpeando las llantas, limpiando con su saco las lámparas y uno que otro, ya desesperado por el hambre, amenazando y agrediendo si no se le pasa una moneda. Entre tanto la primera dama hace un día de fiesta por el niño y les regala carritos de plástico y muñequitas, el gobierno de su esposo y el de Bogotá en particular, promulgan leyes que dejan en la calle a los padres trabaja dores, incrementando los niveles de miseria para los hogares donde crecen o sobreviven los niños. Adicionalmente, el gobierno de Mockus, cierra centros educativos y los que abre, no alcanzan a cubrir la demanda escolar. Cierra hospitales y centros de salud, los deja sin recursos, facilitan-

132

Testimonios Efemérides del alma do el tránsito hacia el servicio privado, que no alcanza a posibilitar la atención a las niñas y niños de las cifras presentadas. Se necesita ser muy indolente para permitir que esta realidad ocurra, prefiriendo atender los compromisos de usura con los prestamistas internacionales. Tampoco sobrará una mirada al quehacer diario en nuestros hogares y aulas; al cómo planteamos nuestras relaciones con los niños, si el salario recibido es para dictar clases o para que los niños aprendan, si la calidez y la ternura sobran, o faltan; si el maestro debe permitir y hasta ayudar a desvincular a los niños del sistema escolar, o si su función sería promoverlos desde la ciencia y el afecto. Por ahora, celebro que muchos adultos estén del lado de los niños en escuelas y colegios; entre tanto, debemos seguir trabajando para celebrar algún día, el bienestar, la dignidad, la vida de nuestros niños y niñas. Abril 29 de 2001/Emisión 223

Feliz día, maestros Otra vez, me voy a meter en la grande. Ahora está claro para mí , que ya no ejerzo la docencia, que me retiré. A veces lo olvido, pero siempre hay alguien, muy querido, que me lo recuerda y yo, juicioso, retorno a mi situación actual. Pero, bueno, es muy complicado dejar de sentir como maestro de un día para otro. Ocurre que este próximo martes, que es el Día del Maestro, también se llevará a cabo en el Congreso de la República, en la plenaria del Senado, el debate sobre el Acto Legislativo 012. Aquí hemos tenido analistas que, desde el punto de vista sindical, nos han señalado los elementos adversos para la educación y la salud públicas que representa dicho proyecto. Alguien me lo dijo de una manera sencilla: por un lado se presentará un recorte de 7 billones de pesos, proyectado a 8 años de vigencia; por otro: los recursos que antes sólo eran para invertir en educación y salud, ahora estarán en un fondo al que los gobernadores y alcaldes podrán darle la destinación que consideren conveniente. Le meterán la mano para vías, para nombramientos, para parques, para gastos de representación, para asesorías externas, y claro, también para

133

Testimonios del alma salud y educación. Volverá la feria de nombramientos de maestros sin concurso, por los favores de turno y, por esa vía, el desmonte de la estabilidad que consagra el Estatuto Docente. El hecho es que yo creo que, en Bogotá, el magisterio no se ha percatado del peligro que encarna dicha norma, si llegara a aprobarse. Sé que en las regiones, más allá de que en ellas se presenta una situación diferente a la de la capital, los maestros han comprendido el alcance del Acto Legislativo y se han venido comprometiendo con acciones en su contra. Con un esfuerzo importante de FECODE, se logró crear un frente común para detenerlo, pero una maniobra político-económica del Ministerio de Hacienda alcanzó a modificar la actitud de muchos alcaldes y gobernado res, que inicialmente se habían integrado a la oposición. Las prebendas, ofrecidas a puerta cerrada, les hicieron dar un paso al costado. Lo mismo hicieron algunos jefes políticos del liberalismo. La verdad, los maestros y el sector de la salud quedaron solos, a merced del debate que dentro del Congreso presentan a su favor 14 parlamentarios consecuentes, que entienden el problema y la mezquindad de este gobierno, y lo combaten. El magisterio bogotano, por su parte, golpeado como ha estado en los últimos tiempos, se ha escondido en su pánico y no ha reparado en el alcance demoledor de esa norma, en el contexto del arrasamiento de lo social por parte de este gobierno. Yo creo que quienes tienen miedo al descuento deben aplazarlo y sentirlo otro día. Yo creo que todos los maestros deben estar en la plaza el martes, ahí, frente al Congreso, como una sola voz, celebrando el Día del Educador-luchador, alzándose ante la injusticia. No pueden permitir la derrota cruzados de brazos. La lucha es legítima y, al hacerla multitudinaria, se volvería legal. Los plazos se han cumplido y sólo una canción civilista, enérgica y contundente, podría parar la tiranía gubernamental. Que el magisterio en masa, en equipo con los hijos del barrio, llenos de razón y de coraje, se paren firmes en la plaza. Sólo un acto así de digno permitirá que ustedes los maestros y la educación estatal tengan futuro. ¡Feliz día, maestros!

Mayo 13 de 2001/ Emisión 225

134

Testimonios Efemérides del alma

Día del padre Habrá seguramente muchos puntos de vista desde los cuales hoy tampoco pueda ser justo, a pesar de tener la mejor intención. Me voy a agarrar del estamento padres de familia, en el que sin duda predomina la figura de la madre en términos de representatividad en las instituciones, para hacerles un reconocimiento sencillo a los papás en su día. Ellos, frente a la escuela, por un problema cultural que por fortuna se ha venido corrigiendo, en la mayoría de los casos, no alcanzan a competir con la gestión de las mamás. Lo afirmo desde mi percepción, como maestro que fui durante tanto tiempo. Ellos no son protagonistas en las reuniones ni asambleas de la comunidad. Han preferido otros espacios, como la jugarreta de tejo, los estadios, o las campañas políticas para brillar y calificar. Allí sí no dejan nada, no consultan, no comparten; el suyo, lo consideran un derecho adquirido por la fuerza de la costumbre, del uso y la aceptación social. Yo, sin embargo, afirmo que mucha de esta verdad -sobre todo verificable por desgracia en las comunidades más humildes-, ha venido cambiando con el tiempo, y aunque todavía no en una proporción deseable y convivencial que permita y promueva el desarrollo cierto de los otros, encontramos papás justos, responsables, equitativos..., ejemplares. En estos días en que la escuela ha reaccionado logrando integrar a la comunidad en su defensa, se les ha visto a un muy buen número de padres vocear y sentenciar, sudar y comprometerse, resistiéndose al despojo, diciéndole presente al futuro, dejando la zaga y corriendo a encontrar posiciones de cara al sol y al indolente. Por un lado es indudable la eficacia de las estrategias usadas para la persuasión y su compromiso, pero el aporte suyo al impacto en los usos culturales en torno a la participación no deja dudas. Ahí han estado, siendo ejemplo de lucha para los hijos, y eso aviva la esperanza. Gracias, viejos, por prestar su brazo fuerte y su voz, en estos frentes también. Gracias por estar, por hacer, por ser. Feliz día, y feliz día a todos los maestros que extienden su ser padres hacia el barrio y que actúan con coherencia haciendo una historia con promesas de bienestar y dignidad para los hijos. Los maestros en este sentido

135

Testimonios del alma nunca se han equivocado ni contradicho, los niños no sólo son la razón de ser de su ejercicio, sino que, al erigirse como protectores de su alegría, preservan el futuro. ¡Feliz día, maestros papás!... Feliz día colegas aguerridos. Junio 17 de 2001/Emisión 230

Feliz cumpleaños, mi Quilla y mis quilleros Mañana lunes 7 de abril, la ciudad de Barranquilla cumplirá 190 años de haber sido erigida en Villa. Para no extendernos, diré que cuando el Gobernador del Estado de Cartagena, Manuel Rodríguez Torices, perdió a Santa Marta frente a la corona española, se trasladó a la entonces pujante población de Barranquilla y la elevó a la categoría de Villa, para así mismo nombrarla capital del Departamento de Barlovento o Tierradentro, como se llamaba entonces el territorio del Atlántico. Ese hecho será el que se conmemore... Yo celebro que exista Barranquilla, la cuna de la aviación civil, de la radio y el fútbol en Colombia, la del principal puerto sobre el Caribe, la que organiza y se goza el mejor carnaval de la América hispanoparlante, la del majestuoso puente Pumarejo, la que tuvo el primer hotel turístico de Latinoamérica -El Prado-, la del Estadio Metropolitano, la de Bocas de Ceniza, la del Junior, la que parió a Esthercita Forero, a Amira de la Rosa, a Meyra del Mar, a Miguel Rash Isla, a Edgar Rentería, al Caimán Sánchez, a Nelson Pinedo, a Shakira..., ¡estoy celebrando el cumpleaños de La Puerta de Oro de Colombia, de la arenosa, de Quilla la bella, de Curramba! Barranquilla sabe cantar y sobre el yunque martillar, así reza su himno. Nada más cercano a la verdad. Su gente, buena y laboriosa, también es la más alegre. Con ese sol tan ardiente, que sólo es doblegado por la brisa de diciembre o por el techo de la noche, la gente que tiene trabajo asume su jornada con pasión. Entonces martilla, planifica, carga, piensa, friega o dirige, con un entusiasmo únicamente comparable al que exhibe cuando prepara el capuchón o la máscara para salir a la verbena. Esa es una cualidad Caribe.

136

Testimonios Efemérides del alma Curramba es como el país mismo, un enorme contraste. Así como aquí en Bogotá coexisten Los Rosales y Nazaret, allá se tiene a Villate y Los Almendros; a Julio Mario Santodomingo y al chacero de «El Boliche». Y se tiene al Magdalena como vía fluvial y la mayor fuente de agua para el consumo humano, para que nazcan las matas de bijao, para que baje el bocachico y también, cómo no, para que bajen los arroyos, que no traen, sino que se llevan carros, cosas..., gente. Allá se tienen los charcos del mercado donde el agua se estanca y se pudre, al caño de la Ahuyama, resumidero de todos las aguas residuales y hedores de la ciudad, pero también al viento para pasear las fragancias de mangos y nísperos maduros, equilibrando el ambiente. Allá, su gente tan especial no conoce los tarros, allá hay calderetas o potes; allá nadie se viste, se pone la buena mecha; la gente no se peluquea, se pega la motilada; los profesores no son estrictos, allá son la yarda; no se consiente, se pechicha; no se dan fuetazos, sino pencazos; allá se cobra y se paga en barras; no se le solicita al chofer del bus que pare, sino que se le dice: próxima. Cuando vaya a Barranquilla no se quede sin comer mondongo, arroz de lisa, bollo limpio, enyucao, arroz de chipi-chipi, guandú, o bocachico. Búsquelos, que sin duda los encontrará: jugos de corozo o de zapote. Si Barranquilla no hubiera tenido tanto pícaro entre su clase política, seguramente otro gallo cantaría. Su industria, su comercio, apalancado en un muelle marítimo y fluvial, su vocación académica, artística y deportiva, las condiciones de sus alrededores para el turismo y el «perrenque» de su gente merecerían mejor suerte, no sólo un gran presente sino un mejor futuro. Pero, como acá, muchos gobernantes y políticos han saqueado sus recursos. Cómo no celebrar, entonces: «Las calles de mi vieja Barranquilla, doradas por el sol y las arenas, el caño saludando al Magdalena, con flores de bonita batatilla...» ¡Feliz cumpleaños!, Quilla y quilleros, aquí en la nostalgia también hay distancia, qué bueno hacer puentes en la memoria para estar en tu cumpleaños, mi Curramba.

Abril 06 de 2003/Emisión 314

137

Testimonios del alma

La lucha por la paz, la equidad y la libertad, sigue Si afirmamos que la historia del Día Internacional de la Mujer es la historia de la búsqueda de las mujeres, de la determinación y la constancia por equilibrar las oportunidades y por lograr una mejor educación para los hijos, no nos equivocamos. Mañana se conmemora la lucha femenina por la paz, el trabajo y el bienestar. La historia de su lucha hay que ubicarla en la conquista del voto, en la abolición de la esclavitud, la protección a los niños y el derecho a mejores condiciones de trabajo para todos. Ya en 1857, las costureras de una fábrica de Nueva York protestaban por los bajos salarios; la misma policía, entonces, a solicitud de los patronos, reprimió su protesta y las golpeó. Dos años más tarde fundarían la primera Unión Laboral. En toda Europa se presentaron réplicas de organización y también, como no, la misma postura opositora. En 1908, otra vez en Nueva York, las mujeres mejor organizadas y en número de quince mil, demandaron su derecho al voto, la abolición del trabajo forzado de menores y acabar con la discriminación. Su movimiento, “Pan y Rosas”, simbolizaba la exigencia de mejores condiciones económicas, con el pan, y la esperanza de una vida mejor, con las rosas. Al año siguiente se creó el primer Día Nacional de la Mujer en Estados Unidos. Ya en 1910, en Copenhague –Dinamarca-, con asistencia de representantes de 20 países, se definió que a partir de ese 8 de marzo, en adelante, sería el Día Internacional de la Mujer. Otros países se fueron sumando a la conmemoración hasta llegar a forzar a Estados Unidos a reformar su constitución en 1920, aprobando el derecho al voto para sus mujeres. En Colombia, habríamos de esperar hasta el gobierno de Rojas Pinilla, en la segunda mitad del siglo pasado, para que ellas alcanzaran la misma conquista. En nuestro país, y en Brasil, las mujeres han logrado que se promulguen leyes para protegerlas de la violencia doméstica. Si bien es cierto que en muchos países del tercer mundo las mujeres no han alcanzado el mismo nivel de condiciones que las europeas o norteamericanas, sí es preciso decir que cada día en Latinoamérica van existiendo más oportunidades

138

Testimonios Efemérides del alma en el plano laboral y más atención en salud y educación para las mujeres. La suya es una lucha que nos concierne a todos y la escuela debe seguir haciendo visible la importancia de la mujer en el desarrollo de los pueblos, su natural actitud hacia la paz y la convivencia. Ellas se han trepado en el tiempo para transformarlo y, ¿qué duda cabe?, desde su óptica, el mundo podría y debería ser otra cosa. Marzo 07 de 2004/Emisión 359

Nuestro Día internacional Hoy, en los albores del Siglo XXI, los trabajadores nos seguimos enfrentando a los mismos problemas del siglo pasado, sólo que ahora potenciados por la implementación del neoliberalismo, sistema que golpea injustamente a los asalariados más humildes. Sólo una acción decidida y honesta de las organizaciones sindicales podrá enfrentarlos. Ayer salimos de nuevo los trabajadores a conmemorar nuestro Día Internacional. Tal vez muchos no conozcan, sin que ello sea pecado, que en 1884, el IV Congreso de la Federación Americana de Trabajadores propuso que, a partir del 1º de mayo de 1886, se obligaría a los patronos a respetar la jornada de 8 horas y que, en efecto, el presidente Estadounidense de entonces, Andrew Johnson, promulgó la Ley Ingersoll, estableciendo las 8 horas de trabajo. Llegada la fecha, los obreros se habían organizado y paralizado el país productivo con más de 5.000 huelgas, siendo el episodio más funesto el de Haymarket Square, de Chicago, en el cual, una brutal represión por una huelga pasada, provocó el estallido de una bomba que mató a varios policías. Como consecuencia de tal hecho, cuatro líderes anarquistas fueron acusados y ejecutados. Luego, en julio de 1989, la Segunda Internacional instituyó el «Día Internacional del Trabajador» para perpetuar la memoria de los hechos de Chicago. En la actualidad, casi todos los países democráticos lo conmemoran, por su origen reivindicativo de las luchas obreras y como muestra de la fraternidad de la clase trabajadora. Desde entonces, miles de trabajadores han dado su vida, sufrido persecución o encarcelamiento, y hasta tortura, por reclamar lo que en derecho les pertenece. Aún así, los trabajadores siguen reafirmando su compromi-

139

Testimonios del alma so social y saliendo rebeldes a reclamar sus derechos. La precarización en las condiciones de vida y de trabajo, el desempleo, el subempleo, la agudización de la inequidad en la distribución de la riqueza, el conflicto armado, resultan ser hoy los detonantes del coraje en las luchas de los trabajadores. En Latinoamérica, el 50% de la población vive bajo el límite de la pobreza. En nuestro país, estamos por debajo del promedio; igual pasa con el porcentaje de indigencia, que en Latinoamérica es del 30%. Ayer, los trabajadores, los subempleados, los desempleados, hombres y mujeres, reclamamos por empleo, educación, salud, vivienda; contra la violencia, contra las cargas impositivas, contra el hambre y la miseria que crecen a la misma velocidad del cinismo y la voracidad de nuestros gobernantes. Denunciabamos así mismo la entrega de nuestras empresas, del petróleo, de las comunicaciones, de la salud, de los servicios públicos, al capital privado nacional y a las trasnacionales. De todas formas, aquí las altas voces del 1º de mayo no alcanzan. Basta observar cómo están organizados los empresarios en 20 agremiaciones; mientras que en la CUT, por ejemplo, existen cerca de 2.500 sindicatos. Esta estructura es hoy obsoleta y resta capacidad de respuesta al sector de los trabajadores. De eso se han percatado en nuestras organizaciones y por fortuna para el pueblo trabajador colombiano, la CUT viene acometiendo con mucho compromiso y seriedad, yo podría decir que febrilmente, un proceso de reestructuración y fortalecimiento para cambiar la estructura actual de muchos sindicatitos dispersos, por la fusión de éstos en sindicatos por ramas de la industria y de los servicios. Sólo esos cambios, si son oportunos, podrán darnos la solidez que se requiere para interlocutar ante un gobierno indolente como el nuestro, para que no nos coja el siglo XXII, diciendo lo mismo. Mayo 2 de 2004/Emisión 367

La EPA y sus primeras cuatrocientas Hoy, 19 de diciembre, quiero aprovechar el espacio de esta perorata para hablarles de su especial significado para nosotros, los productores de la ESCUELA PAÌ S Magazín Pedagógico. Por un lado, ésta es la última emisión del año 2004 y, por el otro, en esta misma fecha arribamos al programa 400.

140

Testimonios Efemérides del alma Cerrar un año más significa, ni más ni menos, un logro colosal para nuestro equipo. Esta comunicación alternativa, que se nutre de su calidad y pertinencia para poder contar con los patrocinios que garanticen su supervivencia al aire, es una forma de comunicación que se construye con seriedad y perseverancia. Que se practica conociendo al público para el cual se produce, por dentro, todo su potencial, sus miedos y sus ilusiones. ¡Esto hay que sentirlo, vivirlo! Se trata de una radio para la escuela, para la institución de la que se ha dotado la sociedad en su afán de formar a sus niños y niñas, para acompañar sus procesos hasta hacerlos hombres y mujeres de bien. Cuando Meyra del Mar habla de su admiración por las palmeras, cuando dice que: «La mayoría de los árboles, para alcanzar altura, lo hacen apoyándose en ramitas más o en ramitas menos, en bifurcaciones complacientes, en horcaduras fáciles, la palmera, no. Ella sube sola, con andadura disciplinada, rectora, va con un motivo determinado. Es el desarrollo de un proceso ascendente, entrañablemente unido a su destino, que es llegar, otear el horizonte y abrir en galanía y magnificencia, ya en estado de gracia, su penacho de plumas seráficas». Yo pienso que nuestro trabajo, sin presunciones, pero sin falsas modestias, debe asumirse de la misma forma, como las palmeras, avanzando sin horcaduras fáciles, de frente a la meta y al sueño de llegar más alto. Nosotros aquí tenemos que tomar riesgos, estamos destinados a no quedar bien con todo el mundo. Esa situación, con una vocación estrictamente comercial, ya nos hubiera sacado del mapa. Para nosotros sería muy fácil tomar el atajo de los publirreportajes. Llenar de adjetivos una cuartilla y decirlos al aire; luego cobrar por eso. O salir a decir que somos los mejores, decirlo sin pudor y sin respaldo de la gestión, sólo bajo la premisa de captar pauta publicitaria. Si se hace la mejor radio, o si se produce el mejor periódico, lo dicen quienes ofrecen sus bienes y servicios; después, son ellos quienes actúan en consecuencia. Aquí nosotros tenemos que decir cosas que gustan y que disgustan a mucha gente… Así hemos ido construyendo la credibilidad de que gozamos hoy. Esa no se adquiere siendo zalameros con nadie; esa se forma, información tras información, domingo a domingo. Por eso celebramos este año más, y estos 400 programas entre ustedes. Seguimos mirando al frente y arriba. Nos gusta el cielo, nos gusta soñar y comprometernos.

141

Testimonios del alma Este es un ritual que para nosotros ya completó ocho años. Recordarles nuestro compromiso de seguir sin fatiga ni pausa de su lado, siendo amigos de los amigos y confrontando a quienes atenten contra el desarrollo de valores como la solidaridad, la equidad, la honestidad entre los maestros o sus organizaciones, agradeciendo su sintonía. Algún día alguien se interesará por reconocer el volumen de audiencia que tenemos, como un auténtico fenómeno social de gremio. Nosotros sabemos que así es. Agradeciendo igual a los anunciadores y a las organizaciones que confiaron en nuestra penetración para institucionalizar franjas de información hacia sus sectores de interés. ¡Que nos pase lo mejor también en 2005! Diciembre 19 de 2004/Emisión 400

Querido Jorge, que brille El Sol La mayoría de las veces, quienes tenemos la oportunidad de estar en los medios y orientar la opinión, nos desgastamos en temas a menudo delicados y dolorosos. La guerra, la impunidad, la corrupción administrativa, los políticos deshonestos, sean ellos del sindicalismo, de la ciudad, del país o del mundo. Yo creo que es un poco el sentido de la responsabilidad, de la necesidad de despertar una actitud crítica, de reclutar dolientes y voces para el canto de la transformación. Muy pocas veces nos fijamos en las maravillas que hace la gente buena, además casi siempre nos falta coraje para anteponerlas a esas formas de tiranía que he reseñado. Hoy haré un alto para reivindicar mi admiración y mi amistad por un hombre de la ESCUELA PAÍS , buen amigo y un gran trabajador, Jorge Moreno. Diré que lo conocí hace más de 15 años. Era, como hoy, un multiplicador de las palabras. Mondaba los dientes tan fácil como hoy, para celebrar esas pendejadas que celebramos los maestros…Que se caiga un ministro malvado, que nos pagaran el Acuerdo 11, el retroactivo, que lleguen los Juegos Deportivos de CANAPRO y CODEMA, para inscribirse en ping-pong, a pesar de sus bastantes kilos; en fin, que brille el SOL.

142

Testimonios Efemérides del alma Desde mi oficio comunicador en el sindicato, tuve la oportunidad de promover su joven empresa impresora. Su única sede quedaba en el mismo lugar en donde queda hoy la más antigua: en la carrera 5ª con calle 22. Excelente ubicación, ya que ese sector es un centro universitario. El hombre cargaba resmas y llevaba cajas en su jornada contraria. Iba de aquí para allá, entregando pedidos, llevando facturas…, como hoy. La niña Ceci era, como hoy, su mejor apoyo, mientras él iba a la escuela a trabajar como maestro, igual que hasta hace poco. Con juicio y constancia se fue metiendo en el medio y los pulpos de los impresos tuvieron que abrirle un espacio, porque su empresa creció y seguía consolidándose. Más máquinas, más trabajadores, más espacio. De pronto, otra sede. Con ella, más empleo para otras personas, más tecnología, mayor clientela y más satisfacción en todos ellos. Luego, otra sucursal. Tres puntos a lo largo de la ciudad, fundados con sus manos de maestro, con sus ganas de hombre limpio, con su perseverancia. Estoy hablando como quedó dicho, y ojalá él me esté escuchando, de Jorge Moreno, el dueño y el obrero de GRÁFICAS SOL, a quien no sólo me une una relación comercial, sino una amistad sincera, mi admiración por el ejemplo que ha sido y seguramente seguirá siendo para muchos otros soñadores y hacedores. ¡Feliz cumpleaños!, GRÁFICAS SOL. ¡Felicitaciones, Jorge!

Febrero 13 de 2005/Emisión 405

143

Testimonios del alma

Qué tristeza, cómo ha pasado el tiempo En días como estos es cuando uno nota el evidente paso de las tantas calendas. Los niños han estado preparándose para su fiesta invadida por tantos intereses, no tan tontos. Así ha sido siempre, «desde que me conozco», hubiera dicho mi mamá. Tal vez terminaba la década de los cincuenta cuando movido por el fervor de los otros niños de la cuadra, y quizá el de todo Barrio Arriba, decidí que me iría yo también a pedir mis angelitos. En mi pueblo el ritual era muy bonito, pero yo solamente lo disfrutaba como observador por razones que no vienen al caso ahora. Lo cierto era que el padre Matute, o el padre Nieto, a las 6 de la tarde del Día de los Angelitos, hacían volar las campanas indicando el inicio de la «pedidera». Los niños que expectantes estaban en los alrededores de la iglesia desde las 4 de la tarde, salían en enjambres por todas las calles aledañas en rutas arbitrarias, hasta regresar cada quien a sus casas a eso de las 11 de la noche. No quedaba casa sin visitar. «Ángeles somos del cielo venimos, pidiendo angelitos pa’ nosotros mismos» Ahora sé lo lindo que era esa retahíla. Cada mamá, según el número de hijos, hacía las mochilas para esa noche. Bueno, mi mamá, maestra y enfermera, también era modista...; supongo que por año le tocaría hacer unas cuatro, porque algunos todavía éramos pequeños, o porque a los más grandecitos les daba pena seguir saliendo. Los niños se disfrazaban también entonces. Las niñas se pintaban los labios, los niños se hacían bigotes y patillas; los más audaces se vestían de indios. Ese año le dije a mi mamá que me hiciera mochila, que yo también saldría a pedir. Así fue, cuando sonaron las campanas y cada quien cogió su camino, supongo que la inexperiencia me llevó por la ruta equivocada. Recibí primero un pedazo de panela, luego un trozo de caña sin pelar, después más panela, en otra un guineo, y en la quinta casa decidí mi retiro: Alguien a quien no recuerdo me echó en la mochila una moneda de cinco centavos. Regresé de inmediato, llorando, naturalmente, a contarle a mi mamá que ese bendito señor me había creído limosnero. Ese arrebato de dignidad me sacó de la única celebración del Día de los Niños en la que participé. Después de ese día regresé a mi condición de observador.

144

Testimonios Efemérides del alma Cuando llegué a Bogotá, ya mayorcito, la fiesta era de otro tenor. Máscaras de ogros, trajes de brujas y de diablos, en fin, muy distinto. El grito de batalla también había cambiado con la temperatura: «Tricky Tricky Halloween, quiero dulces para mí, si no hay dulces para mí se les crece la nariz». Quiero decir que la última sentencia podía tener otra versión más inamistosa, según el caso: «si no hay dulces para mí, rompo un vidrio y salgo a mil...», rezaba. Todavía los niños iban por las calles, de casa en casa, a veces acompañados por sus mamás. Hoy la fiesta ha tomado otra forma: Ya no es el 31 de octubre, sino el día que deciden los centros comerciales. La celebración es ahora en esos sitios, en los colegios, o en los conjuntos cerrados. Los niños ni son brujos, ni gritan como degollados. Salen vestidos de dibujos animados, de personajes de cuentos o de la televisión gringa, de Superhéroe y hasta de Juan Pablo Montoya. Se inventaron, en reemplazo de mis entrañables mochilas, unas vasijas con aspecto de calabazas que hay que comprar, y solamente las multinacionales pueden endulzar la fiesta con sus productos. Quedó abolida la panela. Esteban y María Alejandra se vestirán de Winny Pooh y de muñeca Fresita, sin saber que hace mucho tiempo hubo una celebración de los niños en la calle, sin miedo a que los mataran o los secuestraran, pintados con carbón ¡y a punta de panela! Octubre 30 de 2005/Emisión 442

Hay días en que somos... Agosto está angosto y mi alma lo sabe. Nunca como antes me había hecho tanta falta la brisa para echar a volar la desazón. Qué se me han hecho los colores, por qué las cometas se han estacionado, no corre el viento y agosto pesa desmedidamente, apenas va en veinte. ¿Por qué tenía que cumplir en agosto Fidel y estar enfermo al mismo tiempo? ¿Por qué tenía que llover sobre el Festival de Verano tantas veces?, qué impertinencia y desafuero.

145

Testimonios del alma Por qué tenía que cumplir setenta años de muerto García Lorca el chorpatélico, por qué hasta ahora resultan con la duda de si fue Franco quien lo asesinó o fueron sus primos a raíz de la obra de Bernarda Alba? Siempre se supo que un pelotón de fusilamiento lo acribilló al lado de dos banderilleros frente a una barranca. Ahora que el mundo vuelve sobre los versos del siempre celebrante poeta, los historiadores aparecen con nuevas cuchilladas. Todo quiere ser fiesta, pero la realidad tiene otro peso. Ayer, por cuenta de la Internet pude ver a Sandro de América que tantas veces remendó mi alma de enamorado, asomarse por la ventana de su casa y saludar a sus muchachas. Lo vi muy gordo, y cuando quiso girar en su estilo gitano, la velocidad de su cuerpo no tuvo el impulso de otros agostos. Esta vez fui yo quien quiso remendarlo con mi solidaridad, pero un espejo mal ubicado me desanimó sin compasión. No tuve cómo. La vida agita de todas formas sus aspas en agosto. Así no haya brisa. Si quieres celebrar la vida en el embarazo de una amiga, ¡suaz!, las noticias te hablan de una niña de once años con siete semanas de gestación y no tienes cómo alegrarte del todo por la preñez. Es bien probable que cuando el viento se queda (así dicen los pescadores en mi pueblo) no solo dejan de pasar cosas buenas, sino que pasan todas las regulares juntas: Una hermana se te enferma, otro familiar asiste a la asamblea de los tiranos, un nieto entra de urgencias, una estúpida niñita te grita por teléfono, o un amigo se te revela humano y lo padeces. Bueno de todas formas mi otro sentido me dice que esté alerta, que permanezca al acecho, que septiembre es el mes del amor y la amistad, que hay estaño suficiente para las heridas de este mes sin brisa; que hasta la ropa tiene derecho y revés, que las monedas tienen cara y sello, que hay noches y hay días, que debo mirar por las ventanas, que el mundo no termina en agosto, que más allá es más ancho y que tal vez quepamos mi pasado y yo.

Agosto 20 de 2006/Emisión 479

146

Testimonios Efemérides del alma

Escribiendo otra historia La humanidad conmemoró el pasado 8 de marzo el Día Internacional por los Derechos de la Mujer. La historia reciente cuenta que la rebeldía nacida por el despojo sufrido manchó con sangre la reivindicación de sus derechos. Esa historia, hecha por todos y negada en cierto modo por quienes la escribieron, está hoy siendo analizada a dos cabezas y transformada a cuatro manos. En todos los niveles de la sociedad se vienen dando reflexiones en torno a la equidad, a la igualdad de oportunidades y a la valoración justa de las capacidades. En nuestro caso particular, como trabajadores de la educación, conocemos la situación histórico-cultural de la mujer, y estamos por el cambio de una realidad que muestra a un mundo subdesarrollado en el que existen más de 660 millones de mujeres analfabetas, en donde cerca de 100 millones de niñas quedan al margen de la escuela en África, Asia, América Latina y el Caribe. En donde, en otras palabras, las dos terceras partes de los analfabetos del mundo adulto son mujeres, y las dos terceras partes de los niños sin escuela son mujeres. Y también sabemos que, en Colombia, a nivel superior, la matrícula femenina es mayor en una proporción de 107 jovencitas por 100 muchachos. En el campo laboral de la docencia, las cifras en Colombia son en cambio bien diferentes: Cerca del 97% de la educación preescolar está siendo atendida por mujeres; en Primaria, el 76%; en Secundaria ya se supera el 45%, y el censo más reciente muestra un aumento significativo en la educación superior: del 26.2% del 2001, se pasó al 35% de la participación femenina actualmente. Aun así, en el contexto general de América Latina, en el país «la oferta laboral es discriminatoria, segmentada y cada vez menos acorde con el mayor nivel educativo alcanzado», según lo asegura la Comisión Económica para América Latina y el Caribe –CEPAL-. Un aspecto muy negativo en los desarrollos de esos progresos, en nuestro país, es que la disolución de los hogares, a causa de la guerra, afecta mayoritariamente a las mujeres, que quedan solas y con la familia a cargo. En general, los tiempos están cambiando: ya sea por la tenacidad de las mujeres, ya por el aumento en los niveles de conciencia en los hombres, existen evidentes e importantes avances que deben continuar.

147

Testimonios del alma También al interior de los hogares muchos usos se han ido transformando, para que aquella imposición y aceptación absurda del machismo en nuestros abuelos y abuelas se haya ido modificando, pasando a menguar la importancia de los roles de entonces, por deberes y derechos compartidos, firmeza y ternura equilibrada y bipolar, admitiendo, simple y llanamente, que somos complementarios, que unos y otras tenemos un ser, un sentir, un pensar y un actuar propios. En su día, mujeres: madres, hermanas, esposas, novias, compañeras, amigas, hijas, tías, abuelas…, conmemorándolas, nosotros también celebramos la eternidad de la especie, ¡la vida! Un beso y un abrazo amoroso para todas.

Marzo 10 de 2002/Emisión 260

148

Testimonios del alma

4 Escuela y País

149

Testimonios del alma

Hoy el niño es un fenómeno natural Cuando el niño no era un fenómeno sino el centro de atención de las familias y las sociedades, quiero decir, cuando el adulto protegía el medio ambiente y la meteorología tenía comportamientos predecibles, los niños éramos niños y esperábamos a agosto para tener su brisa y jugar con ella, echando a volar nuestros sueños y nuestras ilusiones. Las cometas, barriletes o panderos, entonces pintaban el cielo de colores como producto del trabajo congregante de imaginar, manoseando varitas, hilos y papel color. Era una labor de familia. Hacer la cometa integraba a los abuelos, a los padres y a los hijos con los ojos desorbitados y expectantes y dispuestos al asombro cada vez. La sola escogencia de la figura que adornaría al viento era una jornada de amables discusiones que terminaba indefectiblemente en acuerdos negociados con los niños... estrella, cometica en el centro, alfajor... Los colores, definir los colores no era menos arduo: el sentido estético de cada quién debía ceder un poco al de cada cual, para que la cometa de la familia mostrara una combinación lo más aproximada al gusto colectivo. Después, la fiesta de echarla, de sostenerla, de sacar pecho mostrándola a los amigos, de aumentarle rabo “para que no cabecee”, de corregir los hicos, de esquivar -como lo haría un auténtico aviador-, la arremetida torpe de «ese emplasto del vecino», ...de cobrarle para esperar la próxima corriente y luego soltarle pita para estar más cerca del cielo y entregarle mensajes en rueditas de papel a los ángeles, pidiéndoles «que mi papá no tome tanto», «que mi mamá se aliente» o, «que nunca me deje de querer». Ahora es de nuevo agosto, pero el niño es un fenómeno. El cielo no es más limpio que la tierra bañada de sangre. Los campos y los playones no tienen sólo mancatigres y cadillos, hortigas o pringamozas, ahora, mientras los niños duermen, desde las sombras los adultos siembran quiebrapatas, y difícilmente pasa por el cielo -lleno de humo- un mensaje para los angelitos. Los sueños no alcanzados nos han ido corrompiendo el alma a los adultos y no queremos hacer con los hijos las cometas. Los abuelos están viendo las noticias sobre las nuevas masacres y no es tiempo de jugar..., en el cielo no quiere caber la fantasía... Pero, una de estas tardes sin tiempo, en las que me enredo en lo urgente, vi asomarse

150

Escuela y País Testimonios del alma en una esquina una esperanza: Los maestros han ido a buscar pastales no minados y se han encontrado muchos parques, y en grandes y hermosos grupos, tomados de las manos con los niños se han llevado sus panderos y le tienen propuestas coloridas al cielo para hacerlo menos triste. Con cada cometa que remonte el viento; con cada maestro que construya sueños y los eche a volar con sus muchachos; con cada color que tenga la audacia de eclipsar el luto, estaremos haciendo caminos hacia la escuela y el país que queremos. Amén. Agosto 17 de 1997/Emisión 54

No más jóvenes para la guerra No deja de ser un alivio la determinación de las Comisiones primeras de la Cámara y del Senado que, entre el articulado hasta ahora aprobado del Proyecto de Ley de Orden Público, se encuentren disposiciones encaminadas a proteger a los jóvenes y niños del conflicto armado que se libra en el país. Lo primero es que aquellos estudiantes de último grado menores de edad que resulten elegidos para prestar el servicio militar serán aplazados hasta que cumplan la mayoría de edad. Ahora habrá que lograr que aquellos mayores de 18 años que se vean obligados a prestarlo, lo puedan hacer en otro campo del servicio social, el trabajo con la comunidad, sin más armas que su voluntad de hacer, sin más riesgo que el de ser útiles a la gente. No se imaginan quienes no han pasado por esa situación, lo especialmente duro que resulta para los padres aceptar que sus muchachos, criados para la vida, entrenados para la convivencia, en el afecto y el respeto, tengan que alistarse en una actividad que, por muy justificada que pueda estar desde las leyes, los deja expuestos a la violencia y a la demencia de una guerra sin sentido que se inventaron otros, con otros intereses, otros que sí están preparados para matar y arrasar. Si el Gobierno considera que el Estado está deficitariamente defendido, debe seguramente fortalecer su ejército con hombres y mujeres que de-

151

Testimonios del alma cidan hacer de su trabajo de soldados su proyecto de vida, y no surtir el ejército numérico con chicos que tienen en sus presupuestos: los amores, los abrazos, la universidad, y que por obvias razones no están entrenados en el plomo y la dureza. Otra situación inequitativa es la que se presenta con el reclutamiento. No tengo estadísticas sobre lo que voy a decir y mi única prueba es lo que la gente corriente puede observar directamente: no se ve entre los soldados, ni entre los auxiliares bachilleres de la policía, a muchachos con cara de hijos de ministros, ni de senadores, ni de industriales o banqueros. En las calles y los frentes están los muchachos hijos de las familias de menores recursos, aquellos que se someten a la prestación del servicio porque saben que en un país sin oportunidades para ellos, la libreta militar es importante, por lo menos para trabajar como mensajeros si salen vivos al cabo del año. Los otros chicos, gracias a Dios, es así para ellos, obtienen la tal libreta con la chequera de sus papás. Usted y yo sabemos que es así. Va siendo hora de que un movimiento estudiantil organizado y fuerte se ponga al frente de la meta de cambiar servicio militar por servicio social. Ésta también es una acción por la paz y contra la guerra, lo aprobado por los congresistas es un avance, pero no es suficiente. Noviembre 23 de 1997/Emisión 67

¿De qué se autodefienden? Esta semana que pasó Barranca fue más bermeja. La sangre de sus hombres, quizás bajo la tierra ha sido tintura para otra infamia numerosa contra la gente sencilla del pueblo barranqueño. Hace sólo unas semanas preguntábamos por el origen desatinado de su nombre: Autodefensas. Qué despilfarro más grande, usar ese vocablo tan claro con semejantes asesinos. ¿De qué se autodefienden esos malditos? ¿De la indefensión de sus víctimas? Están desquiciados sin duda, se quedaron sin alma y van por ahí atacando y matando porque sospechan que la gente no piensa como ellos. Que seres tan valientes. Todavía no terminamos de entender qué es lo que quieren. ¿Contra quién o quiénes es su odio? ¿Es contra la guerrilla? ¿Contra el Gobierno? Esos hombres no pertenecían ni a uno ni a otro grupo. De haber sido así, segura-

152

Testimonios Escuela del y País alma mente hubieran respondido a su barbarie con la misma dosis de odio. Pero no. Tan no es así, que los sacan de sus casas, los arrancan de sus familias sin más riesgo para los asesinos que el temblor de sus manos impotentes. ¿Cuántos de los problemas que ellos plantean y que la sociedad desconoce habrán solucionado matando trabajadores, campesinos, gente sencilla? Como todos los cobardes, ellos necesitan armas porque no tienen ideas. Esa circunstancia sumada a la ineficacia de las fuerzas del orden nos deja a cada miembro de la sociedad ante el riesgo de ser la próxima víctima. Las hipótesis de siempre llevan a creer que tales organizaciones han sido creadas para defender a los terratenientes ante la amenaza de la insurgencia. Listo. ¿Por qué la inteligencia militar no parte de ese punto para buscarlos y detenerlos? ¿Qué aliado pueden tener tan poderoso, como para que nunca se conozca la más mínima pista sobre sus atroces arremetidas? Pasan y parecen fantasmas, no dejan huellas. Yo me pregunto: ¿Será que la gente que presencia esos hechos está comprada – y quién puede arrendar sus ojos para tanto horror, y su conciencia para aceptar la muerte de su propia gente – será que siente miedo, o que realmente no siente? Y ojo, estos crímenes selectivos están dirigidos al corazón de las comunidades. En esta semana pasada han asesinado al profesor Domingo Ayala, dirigente sindical del magisterio de Córdoba. En lo que va corrido del año, los maestros asesinados han sido 40. A varias direcciones está dirigida la exigencia. En principio al gobierno, que resguarde la vida de los docentes y la de la gente en general. Que ya no nos engañen más con investigaciones exhaustivas. En esencia a los asesinos, cualquiera sea el tipo de botas, a los que disparan a nombre de nosotros y contra nosotros: Vengan, legitimen su lucha dando la cara y dando a conocer sus propuestas, dejen ya de esconderse y desde el sitio más oscuro eliminar a quienes consideran sus enemigos. Y finalmente, al conjunto de la sociedad: Uno no puede ponerse de acuerdo con que los muertos sean de aquellos o de aquellos otros. Nada, los muertos son nuestros muertos; así se trate de guerrilleros, paramilitares, militares o paisanos como usted y yo. Lo que debemos decir desde todas las organizaciones civilistas, con franqueza, es un no rotundo a todos los asesinos. No hay muertos mejores que los otros, ni asesinos peores que los otros. Quienes así piensan deben dejar el discursito y sincerarse definitivamente, ponerse del lado de la vida. Junio 7 de 1998/Emisión 90

153

Testimonios del alma

Otro diálogo, otra expectativa... ¿otra frustración? Tres hechos simultáneos e importantes se han dado o se están registrando por estos días en torno al tema de la paz para Colombia El primero: los diálogos que hoy tienen su segunda etapa en Mains Alemania - y su tercera, desde aquel acercamiento filtrado desde España, entre el ELN y algunos sectores de la sociedad civil y el gobierno; el segundo: el espectacular encuentro entre el Presidente electo y los lideres de las Farc, y el tercero: los contactos revelados por monseñor Giraldo, entre la Iglesia Católica y quienes orientan las autodefensas en el país. Como programa radial no podemos menos que celebrar y declararnos satisfechos porque estos pasos se estén dando en tránsito hacia la pacificación de nuestro suelo. Uno no entiende, aunque sospecha, cómo se puede extender en el tiempo y en los corazones una guerra tan insensata, tan sucia, tan inútil, tan costosa y tan inhumana mientras sus actores esenciales dicen avanzar en las conquistas y sus supuestos representados, los reales damnificados nos dedicamos a llorar a nuestros muertos, los muertos de su guerra y a soportar la situación mientras nos toca el turno para que alguno de ellos vuelva a sacar pecho porque logró el horror.. Digamos que esta vez, también tenemos la esperanza de una salida dialogada al conflicto armado. El gobierno dice tener voluntad política, la guerrilla asegura estar dispuesta a negociar, las autodefensas parece que miran propicio el momento para terciar en favor de una solución, los sectores económicos, representados en los grandes industriales, los grandes terratenientes, los gremios de la producción también han expresado su intención de escuchar y hacer propuestas para que haya una redistribución de la riqueza. Todo esto en el papel luce hermoso y lo único que podemos decir esta mañana, es que ojalá Dios quiera que de eso tan bueno, si den tanto. No están lejos los días en que unos exigían respeto al derecho internacional humanitario ante la arbitrariedad de su contrincante en una región, mientras ellos en otra lo desconocían atropellando por sospechas a pue-

154

Testimonios Escuela del y País alma blos enteros, a familias enteras. Tampoco es fácil olvidar el despotismo de los gobiernos aprobando leyes e implementando políticas que favorecen a los grupos económicos mientras asfixian a los trabajadores, mientras los pobres nos hacemos miserables y los más miserables van muriendo por un método diferente al plomo, pero igual de duro e infame: el hambre, la falta de atención en salud, la falta de lo mismo; esta injusticia social que no resiste más palabras vacías entre quienes tienen las armas, mientras el país exhausto ya no sabe si se van a mamar de ser malvados, tanto como nosotros estamos, de sobrevivir a su indolencia. Por eso como pueblo raso, quienes quedamos por fuera de sus mesas de conversaciones, tenemos que exigirles que sean francos de una vez por todas, que se pongan de acuerdo rápido para atajar las balas; eso no será suficiente, pero a partir de allí todos los escombros, -servirán para construir- un país para nuestros hijos. Julio 12 de 1998/Emisión 93

Al profe le da «embarrada» Esta mañana, que comenzó a ras con cero grados, se ha puesto roja de sacos de uniforme. Aquel maestro se hace a la idea de que la temperatura por esta causa mejorará. Apenas hubo tiempo para saludarlos y ofrecerles la grabadora para poner música de fondo mientras se adelantaba el trabajo de instalaciones. - Vicky está llorando -dijo Aura María-, quiere que cambiemos a Radio Net. Es que su novio, que salió el año pasado de este colegio, está en Miraflores..., ella quiere saber cómo está. - ¿Qué pasa en Miraflores? -gritó Angélica... - Que hay un combate entre soldados y guerrilleros y van un poco de muertos -le contestó Aura María. Ahora se llora a dos gritos, ahora Vicky y Angélica están llorando a dos pechos; un primo de Angélica es policía allá. El maestro ahora no sabe qué decir, sin embargo saca fuerzas y balbucea... - Pongamos Radio Net. - Profe -pregunta Yudy-, ¿tristes es con zeta? - No, ambas son ese. ¿Qué le pasa a Yudy, por qué no está trabajando? - Es que pelearon ayer con John Alberto, y como que los dos están sufriendo...

155

Testimonios del alma - Ay, mi niña, los noviazgos no se hicieron para padecerlos, los noviazgos deben ser una felicidad. - Amor no lleva tilde. - Profe, el amperímetro va en serie, ¿cierto? - Cierto, Alex, en serie. - Profe, ¿me presta un probador de fase? - Venga se lo entrego; ¿ya hizo el vale? - Profe, quiero decirle algo: Es que Sandra, que es la novia de Alex, a veces dice cosas como coqueteándome. Yo me hago el pendejo, pero creo que Alex se da cuenta y él es un bacán. Yo no quiero que él se sienta mal... Me da embarrada con Alex, ¿qué hago, profe? - Profe, Angélica se desmayó. - Apártense, enderécenle la cabeza, llamen al profesor Jairo, él sabe Primeros Auxilios. - Fue algo que oyó en Radio Net. - Ya está volviendo en sí esta loca... - Gracias, Jairo. Apenas queda espacio para que circule una corriente continua y el único sin líos esta mañana quizá sea don Alexander Volta. - ¿Ya trajeron la agüita aromática? - Profe, la otra Angélica se fue también al piso, ella tiene problemas de circulación y algo así como vértigo central..., mejor dicho, ella siempre se cae. - Traiga otra agüita, eso le ayudará. - ¿Cómo van ustedes? Muéstrenme el plano... No señor, las tomas no deben estar interrumpidas. Cambien esta parte. Quiero verlo antes de que lo conecten. - Profe, ¿usted le ha visto la cara a Xiomara? Es que ella sufre de anorexia y la tuvieron hospitalizada hasta ayer... ¿Sí se pilla cómo está de pálida? Tiene problemas en los intestinos. - Leidy, esa sierra que rompió es la número 6, en Larrota la venden, me la trae mañana. - Oiga profe, cambiemos a una de F. M., es que todo mundo está bajo de nota por lo de Vicky y Angélica. ¡Por Dios!, esta mañana se quedó atorada. Jair hizo un corto-circuito y Johana un largo revuelo. El maestro insiste en que estén tranquilos, que todo va a cambiar. Van a ver cómo el cálculo de las cargas derivadas les va a quedar bien. Si al menos en el patio ya fuera agosto, si al menos allá afuera soplaran otros vientos. ¡Por Dios, que salón éste, tan paisito! Ahora al profe le da embarrada con todo el curso. Agosto 09 de 1998 Emisión 96

156

Testimonios Escuela del y País alma

Ellos no son sinceros Como ya se conocen los puntos de vista especializados - porque aquí hay genios para todo - en torno al proceso de paz iniciado entre el gobierno y las Farc, quisiéramos decir un par de cosas desde la óptica de éste, un paisano cualquiera, observador impotente de la situación, tal vez igual que usted. Ofende que ante la oleada verbal y espectacular sobre y alrededor de la paz, todo comentario con un punto de vista diferente sea descalificado y señalado de enemigo de la paz. Yo creo que los dialogantes, tanto gobierno como guerrilla, no están siendo sinceros entre ellos y mucho menos con relación al país. Yo creo que en el fondo las dos partes están actuando más para impactar la opinión internacional que para resolver el problema de la guerra. El observador más desprevenido capta que los unos, sólo esperan el más mínimo desliz del contrario para solicitar ayuda extranjera y resolver o aumentar a tiros el problema del poder, con el argumento de que «el mundo es testigo de que yo todo lo intenté, yo personalmente lideré el proceso a nombre del gobierno...» Y los otros esperan igual el más mínimo desacuerdo con la contraparte para parcelar nuestro mapa. Como ellos no son los únicos actores de la vida nacional ni del caos, entonces, otros grupos armados se sentirán con igual derecho y tal vez al final de la farsa y la confrontación última, tengamos dividido territorialmente al país en cuatro o cinco pedazos. ¿Por qué los unos no empiezan a dar solución a los grandes problemas sociales de los colombianos? Ese sería un acto generador de confianza en el proceso, un testimonio que superaría la basura oral y escrita que nos desanima. Pero no, es todo lo contrario. Ahora los trabajadores perdimos capacidad adquisitiva de nuestro salario, mientras nos aumentará de manera inclemente el costo de vida, los impuestos. Este gobierno está sometiendo a los nacionales a la asfixia de la miseria. El desempleo aumenta, la salud que venía en proceso de abarcar a más desprotegidos, ahora decrece en su cobertura. La educación avanza hacía la privatización. Todo esto es contrario a su carreta sobre la paz. En la otra orilla, no es menos patética la realidad que hace el desencanto. Matanzas indiscriminadas, arrasamiento de pueblos enteros, secuestros,

157

Testimonios del alma la siembra del terror como argumento de paz. Esa no se la cree nadie. Con esa lógica, lo único que aumenta es el poder de las armas, nunca su capacidad para transformar la realidad que en su discurso, se señala con el mayor compromiso. ¿Qué nos queda a la sociedad civil, que no son los empresarios, ni los banqueros ni los grandes industriales del país, sino ustedes y nosotros a quienes sólo nos acompañan las armas de la idea y de la esperanza, qué nos queda...? Repetirles, a riesgo de cualquier riesgo que no nos sentimos representados en su manera de hacer la paz. Reclamarles franqueza y acciones concretas hacia el bienestar de la gente, que finalmente, son la paz. Ir construyendo una alternativa civilista capaz de desenmascarar públicamente a través de la razón, acciones de justicia social y en defensa de la vida, sus métodos de fuerza...El final de su guerra, sería un buen comienzo para la paz y ese, sólo depende de ellos. Las transformaciones le corresponderán al verdadero pueblo, que unido vencerá por fin la miseria y el terror. Enero 17 de 1999/Emisión 115

Escuela solidaria A los nicaragüenses no les bastó con los pesados Somoza; también un terremoto les recordó que había que luchar entera y eternamente por la vida; que son la vida y la dignidad los más altos propósitos y justificación de la vida misma. Aquí, la primera circunstancia tiene otro matiz –sin muchas diferencias–, aunque la furia de la naturaleza haya contado con la misma capacidad arrasadora. Acá, como allá, la adversidad se constituirá en la mayor fuerza cohesionadora de voluntades; seguramente no para detener los brincos de la tierra, pero sí para posibilitar el renacimiento de la esperanza en medio del dolor. ¿Quién a esta hora no empieza a hablar y no termina en Armenia?, ¿a quién no se le amarga el café? En hora buena nuestras organizaciones del magisterio hacen oír su voz solidaria: FECODE propuso la creación de un Bono voluntario, y la ADE, abrir una cuenta bancaria. Ambas iniciativas extendidas como un brazo con miles de corazones hacia nuestros hermanos quindianos y risaraldenses. También, como una propuesta complementaria, nuestras

158

Testimonios Escuela del y País alma cooperativas estudian a nivel de sus consejos de administración una manera de vincularse masivamente con sus asociados a la conquista de soluciones. ESCUELA PAÍS ha conocido su interés y su voluntad de servicio. Los análisis que hacen están repletos de buen juicio: Mientras la solidaridad del país y del mundo está volcada hacia la región, expresada mayoritariamente en alimentos, carpas, medicinas; lo más importante, de entre lo urgente; ellas tratan de darle forma a una propuesta hacia el magisterio, que nos lleve a alcanzar la construcción de una escuela o varias para restituir parte de las muchas que se hicieron pedazos y que, pasados los primeros días, serán determinantes en el restablecimiento del ánimo... de la esperanza. Conozco que su materialización se daría a través del diligenciamiento de un formato por cada maestro, autorizando el aporte de una suma igual para todos, de manera que no afecte el presupuesto de ninguna de nuestras familias, pero que, reunida como demostración de amor, se transforme en salones, patios verdes, biblioteca, un alero para la ciencia y la alegría..., un espacio digno donde la niñez y la juventud puedan rehacer sueños y presentes. Ellas, nuestras cooperativas, tramitarían ante la entidad pagadora la manera de hacer efectiva la ayuda, garantizando el descuento que autoricemos para el próximo mes; así, no se trataría de un desembolso inmediato, que a veces se nos dificulta, sino de un descuento por nómina. Es claro que como no se trata de disputarse protagonismos, lo más favorable sería una acción conjunta que involucre en su desarrollo y manejo a todas nuestras organizaciones como canalizadoras, facilitadoras de un feliz proceso. Sería deseable que articularan la gestión, ya que, finalmente, su base social está integrada por los mismos maestros. Que en Bogotá nadie se quede sin decir aquí está la solidaridad paisa, costeña, llanera, valluna, pastusa, boyacense, cundinamarquesa, santandereana, huilense, etc. ¡Aquí estamos los maestros de Colombia! Por una escuela con aroma de maestros... ¡presente, presente, presente!

Enero 31 de 1999/Emisión 117

159

Testimonios del alma

Escuela y País

Consulta sobre paro y servicio médico Dos temas trataremos hoy brevemente en la nota editorial. El primero tiene que ver con la consulta al magisterio sobre un nuevo paro nacional indefinido por parte de nuestra dirección distrital: El pasado jueves tuvimos la oportunidad de asistir a unas masivas asambleas de circuito en las que nos informaron en extenso sobre las amenazas del actual gobierno a nuestro régimen especial en particular y a la educación oficial en general, dichas amenazas, como son: el Plan de Desarrollo y ciertos proyectos de ley que reformarían la actual normatividad que rige nuestra relación laboral se vienen cocinando, tanto desde el ejecutivo como en el parlamento. En este mismo programa hemos dejado claro que hay razones de más para que nuestro gremio se lance a una lucha frontal contra tales medidas. La reforma laboral en lo que apunta a la modificación de la edad pensional, a la incompatibilidad entre salario y pensión, sumada a la reforma de la Ley 60 de competencias y recursos que busca pauperizar las condiciones de la educación estatal para irla cediendo al capital privado, requieren una actitud firme y decidida del magisterio. Para este servidor y con certeza para un grueso grupo de educadores, las razones sobran. La inquietud de quien habla reside en la desconfianza producida por una dirección nacional que en su primera y reciente faena, desaprovechó la radicalidad de un paro que a sus 22 días fue levantado con las manos vacías, dejando al magisterio con un salario disminuído en once puntos con relación al año anterior y la aceptación expresa e incomprensible de todas las libertades para que el gobierno como lo hace ahora - de un sólo manotazo nos arranque derechos adquiridos en décadas de lucha; por eso, para finalizar esta parte, valdría la pena que nuestra dirección nacional esta vez, no dejara en manos de terceros la negociación de nuestros particulares objetivos y nos diga con claridad, ¿cuáles, de dichos objetivos, son puntos negociables?, ¿en cuáles no transigimos?, y bajo cuales condiciones levantaríamos nuestro paro. Existe una mayoría, producto de acuerdos políticos al frente de la Federación y de la ADE y, ellos son los directos responsables de unos resultados que esperamos sean los mejores; no sólo para que concuer-

160

Testimonios Escuela del y País alma den con sus discursos promeseros, sino con el momento histórico que atraviesa nuestro gremio. De lo contrario sería deseable que dieran un paso al costado y permitieran la conducción de todos aquellos que le suman a la voluntad, su capacidad de negociación y claridad para garantizar los mejores resultados. Con relación a la segunda parte, ésta tiene que ver con la contratación del servicio médico para los docentes como afiliados y sus familias como beneficiarios. No voy a caer en la tentación de descalificar un servicio que hasta ahora comienza, pero si quiero rechazar el «san benito» que ciertos dirigentes le quieren colgar a la coyuntura para señalar de divisionistas, a quienes nos atrevamos a mencionar el tema en reuniones y asambleas. No señores, la tan cacareada unidad no se fractura por que a la gente se le informe la verdad. Es que seremos más de 60 mil vidas dependiendo de la atención médica que se contrató. Hubo, y lo sostengo, negligencia e irresponsabilidad por parte de nuestra dirección distrital en el proceso de contratación, así ahora se esfuercen en publicar comunicados lavándose las manos señalando que fue el gobierno quien contrató. No existe ninguna razón para que nuestros representantes consideraran más importante una reunión de junta que, aquella en la que el Comité Regional definía la entidad a recomendar. Muchos traumatismos lógicos se presentarán en la etapa de transición; pero no es justificable siquiera, la prolongación de un dolor de muela a causa de la imprevisión y la irresponsabilidad; sin embargo, yo tuve conocimiento a través de la denuncia de una compañera de colegio, que a dos días de iniciado el actual contrato, ocurrió el fallecimiento del padre de una docente en la clínica San Rafael por falta de atención. La oportuna actuación de directivos como Susana García y Celio Nieves, permitió que la firma anterior siguiera atendiendo a los enfermos graves en la Clínica Fundadores hasta el día de hoy. ¿Qué pasará en adelante? Ojalá que nos pase lo mejor, que el servicio se optimice es lo deseable; pero no más mentiras ni más cinismo. Aquí estaremos atentos a los desarrollos, la razón de ser de este medio es la gente de la escuela y a su lado continuaremos, sin aceptar los límites de su falsa y ventajosa unidad.

Febrero 28 de 1999/Emisión 121

161

Testimonios del alma

Que nos devuelvan a Piedad Córdoba y a todos Hasta aquella fecha, la verdad, yo no había reflexionado mucho acerca de la sentencia de Bertolt Brecht, aquella dolorosa y cierta sobre la indiferencia. Comenzaba un año y nuestro sindicato se pronunciaba con brío sobre el porvenir. El país sabía que el gremio más organizado y con mayor convocatoria de Colombia saldría de nuevo a la plaza pública a garantizar cupos y bajos costos para la educación de los niños en Bogotá. Los debates sucedían con ardor. Cada intervención era más radical que las anteriores. No faltaban las contradicciones entre las diferentes fuerzas políticas que siempre se han expresado al interior del sindicato. Tal era el ambiente. Aquel día, Guillermo salió a la tienda y ya no regresó. Sobre su escritorio, el libro «La obsesión de vivir», de otro maestro, Andrés Elías, había quedado abierto como un reto para el dirigente lector. Se habían llevado a Guillermo Palacios, directivo de la ADE. Todo el magisterio se salió a la calle con cantos y pañuelos blancos como únicas armas. Organizamos grupos de trabajo: Unos irían a buscar a las carreteras de entradas y salidas de Bogotá, otros a hospitales, otros más a inspecciones y comisarías de aquí y de pueblos circunvecinos. Su suerte corría por cuenta de la imaginación de sus manos. A mí me correspondió ir diariamente a la morgue a revisar todos y cada uno de los cadáveres que amanecen en Bogotá. Las fuerzas oscuras, tú ya sabes. Era una tarea terrible, y la cumplí durante los casi tres meses que duró la pesadilla. Ahora recuerdo la angustia de Gladys, los ojos y el desamparo de sus hijos pequeñitos. Las caras profundamente tristes de Fernando, Aristides, los restantes directivos y en general de los maestros. Yo me llevé el duelo para la casa y mis hijos me hacían coro para llorar. Eso fue muy terrible. Afortunadamente, como todos sabemos, a Guillermo lo liberaron. Dijeron que era un problema político. La verdad fue que la movilización, el repudio y la denuncia del magisterio, aquella vez los hizo cambiar de idea y nos lo regresaron. Después, las desapariciones han tenido naturalmente otro significado para mí. Las razones para quienes las realizan, sin embargo, siguen siendo las mismas. Muchos anónimos, diariamente, se pierden en la bruma de una

162

Testimonios Escuela del y País alma dolorosa industria que depara grandes dividendos a estos malvados. A veces plata, a veces la fuerza necesaria para arrancar decisiones a un tercero. Ayer se llevaron a la Senadora Piedad Córdoba, como todos los días se llevan a tantos colombianos. Como maestros, como personas que levantamos y mantenemos alta la bandera de la dignidad y de la vida, no podemos permanecer callados ante hechos como éste. ¿Cómo pueden argumentar razones de tipo político para justificar tanto dolor? La señora Córdoba debe regresar a estar con su familia, a sus funciones de vocera de las mujeres y de su pueblo en el Senado. Sobre su papel, usted o yo podemos estar o no de acuerdo, pero el no estarlo, no nos da derecho a arrancarla de los suyos. De ninguna manera, señor secuestrador. Tal vez usted no sepa, por permanecer refundido en las sombras, que para mandar un mensaje existe el fax o la Internet, el teléfono y en general los medios de comunicación, usted no puede lograr sus propósitos a costa del dolor de la gente. A usted y a todos los de su clase les decimos los maestros, suelten a todos los retenidos ya, la infamia nunca será un arma política, la crueldad no tiene por qué servir para lograr ningún objetivo. Tal vez todas las voces unidas, desde todos los gremios, desde todos los tonos políticos, desde todas las gargantas libres, logren vencer la indiferencia y llegar hasta la atrocidad con un mensaje que les haga replantear su estrategia de bárbaros. Que nadie se quede callado, que los malvados queden solos, aislados, evidentes. Que las familias puedan volver a estar completas. Mayo 23 de 1999/Emisión 133

Guerra y desparpajo Anoche temprano, la radio dio a conocer la determinación tomada por el gobierno y las Farc, de aplazar una vez más el inicio sobre los diálogos de paz. Si uno analiza las razones dadas por quienes anunciaron la mala nueva, no les encuentra mayor sentido: «No nos pusimos de acuerdo en el tema de la comisión verificadora»... Si la guerra ha durado 40 años, - dicen - ¿cómo quieren que la paz llegue de un momento a otro? Nosotros, los paisanos,

163

Testimonios del alma los desarmados, los de a pie, los que no estamos ni interesados en la guerra, ni representados en los diálogos, no entendemos tanto desparpajo. Si fuera que el bendito «proceso de paz» se estuviera dando sin asesinatos, sin tomas ni retenes, sin desplazamientos forzosos ni hambre, sin pánico ni miseria, la verdad, creo que los desarmados podríamos esperar otros 40 años; pero es que mientras dicen eso, nos crecen las estadísticas de todo lo mencionado y la desesperanza y la ruina y el dolor. Nada de lo anterior es ajeno a la escuela. Nos toca directamente, ya no sólo por televisión sino en carne propia. Al papá de una alumna del colegio donde este servidor trabaja, lo pescaron. El es un comerciante menor y su esposa, una madre comunitaria del Bienestar Familiar. Las dos niñas mayores - egresadas ya - no podrán estudiar el próximo semestre y la tristeza de Doris, ya nos abarca el alma a todos. Por otra parte, esta semana se conoció la orientación de la Secretaría de Educación en torno a que las instituciones oficiales deben recibir a los niños de familias desplazadas...y cómo no recibirlos: son niños con todos sus derechos vulnerados por los varios ejércitos de la guerra. Ni más faltaba que en medio de una situación como la suya, nosotros también les vayamos a dar la espalda. Ahora, se me ocurre que la medida es de emergencia. La misma no puede pretender ser definitiva. A lo sumo les estamos ayudando a sobrevivir, ya que las condiciones no darán para que se involucren en un serio y verdadero proceso formativo. Con la angustia de salirme del tema, debo decir que no conozco si la medida será también acogida por las instituciones privadas pudientes de la capital. Nada de raro tendría que como el caso del Eje Cafetero, la solidaridad se expresara solo desde los más pobres y los ricos de este país siguieran insensibles ante todo lo que ocurre. El caso es que, de un lado, la realidad dejó de ser mediatizada, se salió de la antena y se nos metió a la escuela, y por el otro, las dilaciones a la búsqueda de una solución, cada vez nos acercan más a un mapa nuevo, más pequeño, más pobre, más ensangrentado y más ajeno. Los disparos ya se escuchan en la ciudad... ¿A qué hora se oirá la voz de los maestros de Bogotá sobre este tema? No sólo hay que tomar medidas, también tomar postura es necesario.

Julio 18 de 1999/Emisión 141

164

Testimonios Escuela del y País alma

Paro nacional de trabajadores Decíamos en nuestro saludo que queremos aportar a la transformación de la escuela, pero exactamente en el sentido contrario de lo que pretende el gobierno, es decir queremos que exista una escuela estatal como lo manda la Constitución, para las clases menos favorecidas, con maestros trabajando en condiciones dignas, con salarios que no decrezcan sino que permitan su dedicación exclusiva al trabajo docente; escuelas y colegios con recursos que garanticen sumándose a lo anterior, el mejoramiento en la calidad de la educación. Y de manera más amplia, como nacionales colombianos rechazamos la Reforma Laboral y en general la política económica del actual gobierno que amplió el impuesto del IVA a toda la canasta familiar, que desmontó los subsidios a los servicios públicos de los estratos 1,2 y 3, que se inventó el 2 x 1.000 para refinanciar al capital privado, que deja sin techo a los trabajadores asfixiados por las Upac, que tiene desempleada a la tercera parte de la fuerza laboral del país... No queremos que esto suene a arenga, queremos sensibilizar a nuestros oyentes frente al despotismo gobernante, que prometió igualmente acercarnos a la paz y ha fracasado aumentando la intensidad de la guerra en cifras que se dan en masacres, tomas y arrasamientos guerrilleros, muertes y desapariciones, secuestros masivos, desplazamientos internos e incontables. El dolor y la guerra han crecido, eso afirmamos nosotros...Usted, mire a su alrededor, si la economía se ha reactivado, si la guerra ha disminuido, si nosotros mentimos cuando hablamos de desamparo, de desgobierno, de indolencia, entonces no nos haga caso... Pero si, por el contrario se identifica con nuestro análisis, exprésese, hágalo público, súmese a la protesta y entre todos forjemos una Colombia menos desigual, una Colombia menos impune, menos corrupta donde la palabra dignidad se llene de contenido para que valga la pena soñar y vivir... Este martes, las centrales obreras, otras organizaciones sociales, han convocado a un paro nacional de todos los trabajadores. La huelga, pues, es generalizada y es conveniente que los maestros tengamos claro el objetivo

165

Testimonios del alma y la estrategia. Lo primero ha sido establecido por nuestra dirección y frente a lo último, nuestro espíritu civilista debe diferenciarnos de cualquiera que tenga otros propósitos. En esto no nos podemos equivocar, nuestro compromiso es con la vida, con la dignidad y el bienestar de los trabajadores. Vamos todos a la huelga, a ganar y con los ojos abiertos. Amén. 29 de agosto de 1999/Emisión 147

No, señor Marulanda, con los pelaos no se meta «Consternados, rabiosos, así estamos» Mario Benedetti El entrecomillado del periodista y gran poeta uruguayo sintetiza de la mejor manera el sentimiento de muchos maestros quienes, al encontrarnos, nos vemos obligados a conversar sobre las declaraciones de Don Manuel Marulanda, jefe de las Farc. Estupefactos, angustiados, verracos, indignados, aterrados, impotentes, furiosos y todos los adjetivos que usted pueda agregar, para decir con un NO, alto y corajudo NO, los maestros de Colombia nos oponemos a que se sigan llevando a nuestros niños para la guerra. Da un inmenso dolor ver a muchachos y muchachas que deberían estar en sus escuelas y colegios, o detrás de un balón inventándose la alegría, verlos, decimos, con un fusil al hombro, expuestos a matar o a morir sin alcanzar a entender la razón de la disputa por el poder. Nadie con un mínimo conocimiento de la historia de este país discutiría la justeza de la rebelión, así como nadie con un mínimo de sensatez puede aceptar la carnicería en la que se ha convertido el conflicto entre los sectores armados. Nuestra clase social, la de los desposeídos, debe, está obligada a optar por el poder para gestar las transformaciones. Pero la nuestra tiene que ser una lucha que combine la rebeldía con la inteligencia, no esta confrontación fratricida y sangrienta que ha comprobado en las últimas décadas su inutilidad y su capaci-

166

Testimonios Escuela del y País alma dad de destrucción. Tenemos que forzar sin duda a que se distribuya mejor la riqueza, que haya techo, salud, educación y empleo para todos; pero habrá de ser una organización social y civilista la que genere la transformación. De tiempo atrás hemos venido diciendo aquí que la escuela debe reaccionar ante la utilización de los menores en el conflicto armado. Recuerdo que iniciamos una campaña en ese sentido para decirles a los militares que no se llevaran a nuestros niños a usar armas, como potenciales asesinos o difuntos. Esta vez nuestro clamor no es diferente. Queremos adicionalmente exigirle desde aquí a FECODE y a la ADE, que se pronuncien públicamente en contra de las declaraciones del señor Marulanda. Nuestras organizaciones sindicales representan al gremio al que la sociedad ha encomendado su esperanza. Los maestros tenemos la responsabilidad moral de velar por el bienestar de los niños de este país. Debemos ser sus centinelas, no ya para garantizar su educación solamente, en este caso debemos agruparnos y, ya que se habla tanto de la unidad, construirla para defender el derecho a la vida de los niños colombianos. Esto no implicaría renunciar a nuestra obligación histórica de luchar porque se den los cambios en este país. Porque viva la vida. Amén. Febrero 06 de 2000/Emisión 165

El caos En este país vienen ocurriendo cosas, definitivamente terribles. Yo no me explico como la gente de bien sigue paralizada, las autoridades maniatadas, y el Congreso extraviado. Recuerdo que en medio de la coyuntura de desesperación que vivía la gente de Armenia, cuando sabiendo que las ayudas habían llegado y se desviaban en medio de su miseria y su dolor, decidieron el saqueo a los locales comerciales del centro de la ciudad. La TV. mostró las patéticas imágenes de la gente corriendo con bultos y lavadoras, asientos y colchones. Muchos justificamos aquella actitud y la alcanzamos a calificar como una respuesta apropiada de los miserables, frente a los opulentos. Después apreciamos en la pantalla algo similar en Riohacha, Guajira. Fue cuando lo de la DIAN, el Puerto Libre, los impuestos y aquello que todos recorda-

167

Testimonios del alma mos. Igual, la gente se fue a los comercios, derribó, rompió y se llevó lo que pudo, que fue todo lo que encontró. Antes de ayer, la guerrilla de las Farc entró a Puerto Tejada y en una de sus conocidas formas de lucha, atacó con cilindros, morteros, tiros y en general con todos los recursos que cuenta «para luchar por la equidad y por la paz, del sufrido pueblo colombiano». El hecho, si bien nos sigue escalofriando por la saña de los ataques, el dolor de nuestros compatriotas, su pánico y la miseria que la guerra deja oliendo a plomo, no nos conmovió tanto como ese grupo de pobladores que arengados por la guerrilla y haciendo uso de una indolencia igual a la de sus ocasionales benefactores, entraron a los negocios, apenas detrás del humo, con los últimos ecos de los tiros, entre los gritos de dolor de sus vecinos y como si fueran aves carroñeras, se arrojaron sobre lo que dejó la muerte para saquear, arrasar insolidariamente, indolentemente, terriblemente con todo. Ese es un nivel muy avanzado ya de descomposición social. Yo creo que la gente está a tiempo de exigir a quienes mantienen la farsa de los diálogos de paz, que paren la crueldad para escucharnos. Los violentos de todas las pelambres deben escuchar el clamor general de la población y detener la guerra, y el Congreso, ahora que cuenta con sangre nueva en su dirección, debe hacer la paz desde las normas, atajando la arremetida del gobierno para acrecentar la miseria, forzándolo a crear empleo, a impulsar la educación como base del desarrollo, a incrementar programas de salud, a construir vivienda. Esa sería la primera noticia de la paz, la cual permitiría volver a sentir, a creer, a ser solidarios, a hacer y a soñar. Amén. Julio 30 de 2000/Emisión 189

Pasividad cómplice No puede ser, ¿en dónde están los límites que nos permitían a los colombianos distinguir entre autoridad y delincuencia? ¿En qué momento la diarrea, la tosferina y la bronconeumonía fueron reemplazadas por la barbarie y dejaron de ser la mayor amenaza para nuestros niños? Ahora ellos corren desplazados porque los riesgos que cruzan su calle han sido apuntados al corazón de la escuela-país por bestias armadas.

168

Testimonios Escuela del y País alma Ellos mueren de desnutrición, por la indolencia de otras bestias encorbatadas que los ignoran. Ellos son arrancados de sus hogares por desquiciados sin perdón ni ley. Ellos ahora mueren a causa de los problemas de visión de los soldados de la patria que no diferencian entre una sudadera roja, vestida por un niño que no levanta un metro diez y un camuflado que cubre a otra bestia de un metro ochenta. Ellos ahora mueren porque un «libertario guerrillero» escogió el muro de un colegio para sembrar la bomba con la que supuestamente lucha por su pueblo. Qué valientes ellos, los dementes, los desalmados, los asesinos. ¿Cuándo irán a venir por los corazones que todavía palpitan en la escuela, para alzarlos como trofeos de la barbarie? ¿Y cuánto tiempo estamos dispuestos a esperar a que eso pase, a que vengan por nosotros? Eso es una cosa. La otra es el espectáculo de los noticieros y la gran prensa tratando de justificar lo imperdonable. Pero bueno, ante eso también estamos impotentes. Lo que no deja de estremecer a este servidor es la pasividad con que el resto de ciudadanos estamos asistiendo a la toma que los violentos han hecho en la escuela/país, y en particular la de nosotros, los maestros. A veces creo que no estamos siendo consecuentes con el papel que debemos cumplir en defensa de la vida. Yo reclamo una acción firme del magisterio nacional en rechazo a todos los violentos, con nombre propio, para que nos dejen a la escuela por fuera de su guerra. Hay cosas que no comprendo. En ocasiones, con toda la justeza hemos hecho paros y movilizaciones colosales para defender un punto de aumento en nuestros salarios, y ha sido legítimo. Hemos convocado el respaldo de la ciudadanía y lo hemos obtenido para causas diferentes y, de suyo, menos importantes. Lo voy a decir así, de esta manera: Nosotros podríamos, desde este programa, convocar a una actividad. De pronto fracasamos, o acaso tengamos eco entre quienes comparten estos puntos de vista; pero creemos que una causa como la defensa de la vida debería ser asumida con más decisión por nuestras organizaciones sindicales. FECODE y ADE recibirían el más clamoroso apoyo si nos convocaran a los colombianos para que, organizados desde las instituciones escolares, saliéramos un día, a la misma hora, todos: estudiantes, maestros y padres de familia a rechazar a los violentos, a todos -no a unos sí y a otros no-, a todos los que están asesinando, secuestrando y aterrorizando a nuestros niños. Yo creo que, si no conseguimos espantarlos, por lo menos tendrían noticias de un pueblo que no está dispuesto a que le arrebaten su dignidad y su vida, que no está escondido, temblando.

169

Testimonios del alma

Escuela y País

A los oyentes les propongo lo siguiente: Hagámosles saber a la ADE y a FECODE nuestro punto de vista, digámosles a nuestros dirigentes que estamos dispuestos a construir con ellos una propuesta en este sentido y que tienen nuestro respaldo y compromiso. No permitamos que nuestra pasividad se haga cómplice de la barbarie, más tarde sin duda será más triste. Amén. Agosto 20 de 2000/Emisión 191

Primero la vida Apenas el domingo anterior nos dolíamos de los asesinatos de niños a manos de las balas, de esas que a diario se disparan desde los muchos verdes sombríos que nada tienen que ver con la esperanza y que, por desgracia, nos dejan en medio de la guerra. Esta otra semana, aquí no más en el Luna Park, a través de una técnica archiconocida y empleada por otros agresores en regiones apartadas, aquella de entrar arrasando, derribando, masacrando, fue de nuevo usada por «nuestras autoridades», para imponerse, desde la fuerza, sobre las razones de la gente humilde y desarmada. Ahora salen de nuevo a ocupar los medios, con toda su desfachatez, para justificar lo imperdonable. Otra vez no les vamos a creer. Todos lo vimos, las tomas fueron claras y son la mayor denuncia. El Alcalde menor, ensoberbecido, ordenó derribar el muro a sabiendas de que la gente estaba en riesgo, tomada de las manos, haciendo un uso cobarde de su dignidad para impedir el atropello. Ese muro, como muchos otros, había sido construido por los vecinos, con recursos de los vecinos, para protegerse de la inseguridad que vive toda la ciudad desde hace mucho, gracias a tener al mejor policía del mundo. Hace 27 años lo habían hecho. Lo mandó a tumbar nuestro Alcalde Mayor, un alcalde de cemento que parece habitar en la estratósfera, o ser un indolente y descarado. Un gobernante que ha privilegiado los moños, los bolardos y las ciclorutas, mientras el desempleo, mientras el hambre, mientras el cierre de hospitales, mientras la entrega de lo público al capital privado, mientras el alza desmesurada en los servicios públicos. ¿Quién discute que hacer vías no es bueno, quién? Lo que indigna es que la gente aguante hambre, mientras el gobernante pasa a la historia embadurnado de cemento toda la ciudad. Ahora sin el muro, ya puede hacer la ciclo ruta que lo inmortalizará, Sr.

170

Testimonios Escuela del y País alma Alcalde Peñalosa; sólo que los huérfanos de Irma Prieto y de William Villalobos, sencillos trabajadores asesinados, no querrán ocuparla, no circularán por ella, porque por ahí rodó la vida de sus padres; tampoco el resto de ciudadanos queremos más obras de concreto, cuando nuestras necesidades básicas están sin resolverse. ¡Infortunada la hora en que los desposeídos elegimos a nuestros verdugos! Primero la vida que la vía. Paz en la tumba de estos trabajadores que dieron sus vidas en la lucha. Amén. Agosto 27 de 2000/Emisión 192

Las bombas impositivas de la misma guerra No se hasta cuando iremos a aguantar los colombianos tanta indolencia... Como si no fuera suficiente con la guerra, que tiene a la gente en medio de las balas en la más rentable actividad de las últimas décadas para los contendientes, cuyo número ha crecido quizá en la misma proporción que el deterioro de las condiciones de «sobre-vida» para los demás. Cómo si no fuera suficiente, digo, nuestros gobernantes, a pesar de tener garantizada la continuación del conflicto armado, también se dedican a atacarnos con otro método tan eficaz como las mismas balas: Este gobierno por ejemplo se inventó el nuevo impuesto del 2x1.000; desmontó los subsidios a los servicios públicos para los estratos 1, 2 y 3 y permite en los mismos, las alzas desmesuradas mes a mes. Trepó sin compasión los precios de la gasolina, está aún empeñado en privatizar las empresas rentables del Estado: energía, comunicaciones, etc.; viene descuidando la atención en salud, persiguiendo su desgreño como argumento para su posterior y total privatización; viene, mediante los convenios de desempeño acabando con las nóminas de educadores públicos y servidores públicos en general; tiene previsto desmontar los grados de preescolar definidos por la Ley General de Educación y disimuladamente, ir acabando con la educación pública. Normas emanadas de sus más eminentes representantes, destecharon a montones de colombianos que no pudieron seguir enriqueciendo al vampiresco sector financiero nacional.

171

Testimonios del alma A estas alturas, este servidor teme que su ejercicio memorístico deje la impresión vulgar de una simple plañidera. Ni es mi actitud, ni nos quedan lágrimas para el plan del santo y hacendado Ministerio de Hacienda. Este listado interminable puede continuar con la ampliación del IVA, con tirar a la calle a miles de trabajadores, aumentando la cifra de desempleo hasta niveles infames e insoportables. Este año no reajustó el salario al 90% de los trabajadores públicos, los maestros incluidos, naturalmente. Esto y lo demás usted lo sabe y lo sufre, ¿para qué seguir enumerándolo? Lo jodido es que el presupuesto para la guerra y la confrontación si aumenta. Lo desesperanzador es que su famoso plan, acordado y financiado con el gobierno estadounidense tiene el mismo propósito. Lo terrible, es que a dos años de iniciados los benditos diálogos de paz, la muerte y el dolor se desbordaron; pero lo inconcebible es el cinismo con que el Sr. Ministro y el Sr. Presidente, salen a hablarnos a los colombianos, tratando de convencernos que los pobres de este país, los trabajadores de este país, tenemos la culpa del problema fiscal y por tanto la responsabilidad de resolverlo, postulándonos para mártires y faquires. Le hacen por todo lado a los cálculos, revisan todas sus fórmulas y por ningún lado encuentran a los ricos para poner algo de su parte, de las ganancias infinitas que logran a costillas de los pobres; por ningún lado se meten a presentar una propuesta que contenga la moratoria de la deuda externa, que de los 57 billones de nuestro presupuesto, se lleva 22. Por ningún lado se comprometen a encontrar y hacer pagar a los evasores de impuestos, que no somos justamente los trabajadores. Por ningún lado parece que obligarán a los corruptos a devolver los dineros que a diario saquean del presupuesto nacional. En los próximos días en el Congreso votarán la maquiavélica fórmula del Dr. Santos. Los liberales dignos han dicho que se opondrán. Algunos conservadores dignos, tampoco la avalarán, estamos seguros. Todos los independientes la atacarán, esperamos. Ustedes y nosotros, ¿qué podemos hacer? Pues bien, tomar partido, notificar al Congreso que de ninguna manera aceptamos un resultado que no sea el hundimiento del proyecto. La movilización debe estar en la agenda, nuestras direcciones tienen la palabra, nosotros debemos tener el compromiso y el coraje de unirnos e impedir que nos sigan atropellando. Amén.

Septiembre 17 de 2000/Emisión 195

172

Testimonios Escuela del y País alma

Esos otros desplazamientos forzosos Cada vez que sale en la TV esa mujer afro colombiana que no se explica por qué, si ella está en Domingodó, donde tiene su mata’e plátano y su puño de arroz, llegan otros a darles tiros y a sacarlos hacia ninguna parte, me pregunto si eso seguirá indefinidamente así. Los poderosos, los que tienen los fusiles y los decretos, nos siguen desplazando a los demás. Los transmilenio de la 80 desplazaron a los buses hacia la 68; los de la Caracas corrieron a los otros para la 17; al estrechar las vías para las ciclo-rutas, los automóviles salieron desplazados en todas las direcciones; el comercio organizado ahuyenta al comercio informal y a los rebuscadores; las nóminas paralelas barren a los empleados públicos; la reforma a la seguridad social cercó al Instituto, que cedió su labor a las empresas privadas; el servicio educativo prestado por maestros a cargo del Estado fue desplazado por la contratación con entidades privadas. Hasta aquí los desplazados -por decirlo de alguna manera- urbanos, y eso que no los he enumerado a todos. Y están los otros, los del puño de arroz, los que salen corriendo por amor a la vida, los sospechosos de cualquier cosa: de haber visto, oído, servido, mirado, pensado... La mayoría son huérfanos y viudas, también abuelos gastados por el sol que, quién lo creyera, siguen vivos porque salieron rápido. Ahora hay otra categoría que igual son una pena: los que tienen que pagar pasajes en avión y salen a encontrar otros maltratos y dolores. Las noticias cuentan que por allá les arrancan a sus hijos pequeños y los apresan, que otros fueron deportados, que otros se han convertido en delincuentes, en fin, que se han estrellado con sus sueños al huir de su realidad. Sé de amigos y parientes que están fregando pisos y arreglando jardines, estando preparados para desempeñar otras labores más calificadas. Estos magos modernos, empeñados como están en desaparecernos, más allá de su codicia y de su capacidad de avasallar, cuando por fin se queden solos, ¿disfrutarán de los colores de las mariposas, como los niños de la escuela de Casacará? ¿Qué planes tendrán para cuando nos desplacen a todos los trabajadores desarmados? ¿Qué irán a hacer con todo ese poder y sin razón? ¿Sembrarán el horror y la indignidad con la misma eficiencia

173

Testimonios del alma que hoy lo hacen, como la mujer afro colombiana sus matas de plátano? El círculo se cerró y el poder se concentró en los extremos. Los de en medio nos estamos quedando sin espacios, los desplazados nos estamos apilando en los semáforos, nos hemos ido orillando; la impotencia nos está invadiendo y apenas nos quedan valor y fuerza para seguir corriendo, aunque todavía nos cueste renunciar a este cielo, tan nuestro como el miedo. Los poderosos quieren sacar corriendo a la esperanza. Agosto 19 de 2001/Emisión 239

Bogotá para morir Todavía no dejo de pensar en lo que está pasando en Bogotá, que es a escala lo que viene pasando en el país. Un representante a la Cámara huía de los sicarios y frente al portón de su garaje decidió entrar derecho, destrozándolo para tratar de ponerse a salvo. Hasta allá llegaron los pistoleros y lo asesinaron. Esta no puede ser la «Bogotá para vivir» que nos quieren vender publicitariamente. En las calles, en cada cuadra, hay un olor a riesgo insoportable. A un par de amigos les ocurrió que yendo sobre la décima hacia el sur, a la altura de la calle once, los delincuentes -no indigentes- cada uno por un costado del carro, les arrancaran los espejos a uno y los cocuyos al otro, en la misma semana. En cualquier esquina, de pronto, una bujía contra el vidrio, el grito de una señora y un malvado que corre llevándose su cartera que tenía en el asiento de atrás. Antanas, entre tanto, le dice a los medios que las estadísticas indican que Bogotá ahora es más segura. Esa forma de violencia anda en el aire, se huele, se presume, se convive, nos acecha... Está en las calles, cruza las esquinas, sube y baja por los puentes peatonales, se mete debajo de los puentes viales, se esconde en los lotes baldíos, espera en los potreros... Hacía rato que no dejaba sangre en la puerta de las escuelas. El viernes, cuando los niños del Centro Educativo Antonio José de Sucre, de la localidad 5ª de Usme, se disponían a partir para una salida pedagógica, tres asesinos, en su intento de atracar la institución, se trenzaron a plomo con el celador, frente a los niños, frente a las madres que habían ido

174

Testimonios Escuela del y País alma a dejarlos en manos de sus maestros. En el abaleo murió el celador y una mamá. En Usme, entonces, el viernes, tuvimos una Bogotá para morir. Este servidor quiso hablar con algún maestro sobre lo ocurrido. ¿Qué quiere que le diga?, me contestó una profesora, ¿que nos sentimos como unos imbéciles, los maestros hablando de valores, mientras con los niños como miembros de esta sociedad asistimos a la más macabra danza del horror? ¿Qué quiere que le diga, que en las escuelas y colegios estamos a toda hora en riesgo de morir? ¿Que nos sentimos impotentes, que no sabemos qué decirles a los niños sobre el derecho a la vida, sobre el deber del Estado de proteger a la sociedad...? Esto es muy complicado. Esta Bogotá para vivir en el norte, esta Bogotá de concreto localizado, esta Bogotá que no mira a los semáforos en donde se apilan los desplazados, que no mira la “sobrevida” de la periferia, que ignora que el hambre debe ser atendida antes que cualquier cosa de cemento, la Bogotá del gobierno indolente y la sociedad indiferente, debe tener quién actúe. Cuando menos, la comunidad educativa. Sería deseable ver a los dirigentes políticos y sindicales exigiendo atención y respeto por la vida. Aquí el gremio del magisterio, en conjunto con los padres de familia, se ha hecho sentir para hacer valer otros derechos, también importantes. Valdría la pena una acción contundente, valerosa y oportuna para defender el derecho a la vida; por un despeje para la escuela, porque la muerte no regrese a rondar a los niños, ni a los padres, ni a los maestros. En ESCUELA PAÍS quedamos a la espera de una señal de la dirigencia, ¡en ESCUELA PAÍS, estamos pa’ las que sea por la vida! Septiembre 09 de 2001/Emisión 242

¿Seguimos callados? Esta semana que pasó tuvo como característica, el alboroto del cotarro político cuando el Congreso de la República determinó airear el tema del proceso de paz, a la luz de dos hechos que decididamente mostraron su negación como fueron: la abortada marcha de Serpa al Caguán por cuenta de una medida de soberanía de las Farc y el brutal asesinato de «la Cacica», Consuelo Araujo Noguera en la Sierra Nevada de Santa Marta. A los paisanos como usted y como yo, nos sirvió el debate y el despliegue periodístico para comprobar que tanto el gobierno de Pastrana, como la alta y baja comandancia de la insurgencia desconocen a la masa, nos ignoran y en

175

Testimonios del alma esa discusión sobre el dolor nacional las voces y los votos son sólo suyos. Hubo varios elementos a tener en cuenta en todo este bololó, que como siempre, se «resolvió» sin novedad entre don Manuel y don Andrés como en los últimos tres años. Por un lado, se podía leer en algunas intervenciones senatoriales, la clara alusión a la exclusión, cuando los caciques políticos hablaban de los partidos tradicionales y de cómo ellos deberían, o no, rodear al presidente y ayudarlo a decidir lo mejor. Ahí por supuesto no cupimos muchos. Otra reflexión que falta por hacer está enmarcada en el tiempo de mandato que le queda al presidente: 10 meses exactamente. Se escucha en esos altos medios, que tiene bastante aceptación la propuesta de una nueva constituyente. Allí tampoco se presiente asistencia de pueblo. ¿Prolongarían el período presidencial del actual mandatario, o harían elecciones, dejando sin atar el cabo, de si el nuevo presidente comparte o no la continuación del actual proceso de paz? Y usted y yo, en la mitad escuchando de un lado a los fachos diciendo que bienvenida la guerra y, de otro lado, los que quieren estar bien por todos los costados, afirmando que el tal proceso debe continuar, como sea. En el otro lado, escucha uno a don Trinidad señalando que a las Farc solo le interesa el poder, por los medios que sean. Y otra vez, en ese berenjenal, nosotros, la gente, los trabajadores, los desarmados, ¿dónde estamos? Evidentemente proceso de paz no ha habido, no hay un sólo hecho que lo demuestre. Los unos intensificaron las tomas, los secuestros, los asesinatos. Los otros intensificaron la rudeza de las normas también en contra de la gente que sigue viva. ¿O será que hay alguien que diga que el desempleo, la miseria y los tributos inventados y aumentados son hechos de paz de Pastrana? ¿que el terror en el campo y las carreteras son hechos de paz de las Farc? Se está haciendo tarde para que las organizaciones sociales, para que los trabajadores nos tomemos la palabra y asumamos una postura que transforme la indiferencia en protagonismo. Nosotros somos el país, ¿acaso ellos, cualquiera de los actores de la guerra, nos representan? Las palabras y las ideas también deben tener un espacio en este imperio de la demencia y la indolencia. Quienes defendemos los principios de la justicia, la equidad, la solidaridad y el amor, no podemos seguir callados esperando el turno para morir. Amén. Octubre 07 de 2001/Emisión 246

176

Testimonios Escuela del y País alma

¡Que todo se sepa! ¡Qué cosa tan complicada para los representantes de los intereses del pueblo, sobrevivir por estos tiempos en este país! Aquí, desde hace mucho tiempo, se ha vuelto una tragedia pensar diferente y reclamar equidad, justicia social. Carlos Alonso Lucio lo dijo de forma contundente en uno de sus últimos discursos como senador: «Aquí matan, secuestran, desaparecen y/o apresan por porte ilegal de pensamiento». Aquí hay otra guerra más sucia que la librada por los grandes ejércitos: la de esos mismos ejércitos, al amparo de la otra, contra los civiles que se atreven a disentir, contra aquellos que representan, de alguna manera, a las inmensas masas esquilmadas y atropelladas, que se atreven a denunciarlo, evidenciando públicamente su contradicción o su farsa. En los últimos días -hablo de 15 ó 20-, y para reseñar sólo la barbarie más cercana, fue asesinado un diputado-maestro en Montería. Había sido presidente de Ademacor, como lo denunciamos aquí oportunamente. Luego fue secuestrado el ejecutivo de FECODE, Iván Luis Beltrán. Ya lo devolvieron, afortunadamente. Eso supe. Sin duda se pagó rescate. En Barranca, donde se concentran y disputan el poder casi todas las fuerzas violentas de la guerra, fue asesinado un dirigente sindical esta semana. Casi simultáneamente, fueron presos en diferentes regiones del país, cinco dirigentes de la Unión Sindical Obrera, USO. ¿La razón? Nadie la conoce claramente. Son sospechosos de alguna vaina, como de disentir de las políticas del gobierno, por ejemplo. Como que dijeron que “venían siendo investigados”. La familia sólo sabe que se los llevaron; el hogar y los sindicatos se quedaron sin ellos y sin respuestas. Si la Fiscalía y los entes de control fueran igual de eficientes a la hora de acabar con los pícaros que desangran las entidades públicas, o con quienes asesinan, secuestran y destruyen, no estaría entre nuestro pueblo tan lejos la esperanza de paz. La prensa nacional no lo ha divulgado con el mismo despliegue con que lo haría si se tratara de dirigentes burgueses, pero las amenazas contra el representante Petro y contra el senador Dussán, desde la otra orilla, dejaron de serlo y a esta hora son sentencias de muerte. Igual pasa con Boris Montes de Occa, ex presidente de FECODE.

177

Testimonios del alma La razón: la intolerancia política, la sin razón, la falta de ideas, el reemplazo de las ideas por la fuerza, la anarquía total y asesina que reina en esta tierra de nadie. Aquí lo denunciamos, con la ilusión de que los trabajadores y la gente de la escuela reflexionen sobre su papel en medio de este caos; también, naturalmente, porque nos sensibilicemos con el dolor de clase. Ya sabemos que por otra parte, lo único que podríamos alcanzar sería otro tiro para nuestras lenguas amigas de la vida. Que todo se sepa. Octubre 21 de 2001/Emisión 248

...Ese aire teatral Hoy debería ser un día muy importante para los colombianos, se supone que desde esta mañana están reunidos en el Caguán, representantes del gobierno, de las Farc y algunos miembros de la diplomacia internacional, de los países amigos del proceso de paz, para definir o no la continuidad de la llamada zona de distensión. Debería, repito, ser un día muy importante, en teoría lo es; ya en la conciencia de cada quien, la cosa cambia, y la fecha y la agenda de los tales muchos señores, no le dice nada a la ciudadanía, yo lo se, lo palpo, uno lo lee en el desencanto y en la angustia colectiva del país. Nadie podrá afirmarlo abiertamente, so pena de ser señalado como enemigo de la paz, y hasta de dejar de respirar, pero los últimos capítulos del bendito proceso, los sucesos e insucesos de la negociaciones y las mediaciones no han mostrado ningún avance ni diferencia con el resto de estos 3 años de farsa entre las partes. Un aumento de la tensión, cada declaración pública, ese aire teatral en los gestos y actitudes de los voceros, el carácter de espectáculo que le han conferido los medios televisivos a cada carta leída, y cada una más insulsa que la anterior, nos tienen a muchos de los escépticos a punto de la desesperanza. Para descalificar lo que no ha sucedido durante el tiempo de los diálogos, bastaría recordar las estadísticas, que son los hechos de guerra de ambos bandos en los últimos 3 años, y que son también a su vez su más contundente herramienta para la desazón. El número de muertos, desaparecidos, secuestrados, desplazados, extorsionados, heridos, mutilados, de pueblos tomados y arrasados. Los atentados a la infraestructura energética y vial,

178

Testimonios Escuela del y País alma la quema de automotores en nombre de la paz y la justicia social, se han multiplicado hasta el horror. De otro lado el desempleo, la miseria absoluta, el desamparo, las carencias en vivienda, salud y educación. Esa deuda social del estado, igual se ha incrementado sin que ninguno de los autores y actores se avergüencen ni arrepientan, hoy deberán las partes decidir, si repetimos la continuación de las charlas, en aquella área; o el replanteamiento del estéril diálogo de manera que se pacte y se cumpla el cese de hostilidades y el secuestro como mínimo y la inversión social, antes que la compra de más armas y más pagos en las condiciones actuales, a los agiotistas internacionales. A los irreductiblemente desarmados, nos cuesta pensar que los jojoyes y parises quieran dejar de cambiar carrito 4 x 4, cada 3 meses o dejar de mercar gratis en la carretera, o mandar por carne a la finquita de allí, o por suelto, platica suelta al Banco Agrario más para allá; o a Pastrana ¿qué le puede importar la salud y la educación pública si sus compromisos con la recapitalización del sector financiero y la banca internacional se están cumpliendo?, ya todos sabemos que sobre el aumento en la carga impositiva y los despidos masivos para los colombianos, es que se construye el bienestar de esos dos bandos; son estos pequeños detalles, los que nos dicen que por mucho que pase, no pasará nada y que aquellos pobres hombres y héroes de la diplomacia internacional y la iglesia, la insurgencia y el gobierno, bastante harán con reunirse en ese calor tan intenso, si cada pueblo tiene el gobierno que merece, malhaya sea estar aquí y ahora, y si aquello es la revolución, ustedes y yo, y otros muchos soñadores, tenemos que abandonar la revolución. Enero 20 de 2002/Emisión 257

Nosotros los ausentes Y finalmente asistieron algunos candidatos a la cita con las Farc y con los miembros de la mesa de conversaciones. Cuando uno no se siente representado en ninguna de las partes que conversan, lo mejor que puede pasar es descubrir coincidencias en cualquiera de ellas. Casi que uno escoge de los males, el menor. En mi caso, deseaba intensamente –dada la impotencia nacida de las diferencias de sentir y ver las cosas, con quienes estaban ahí reunidos- que se tocaran los puntos que noso-

179

Testimonios del alma tros, como ciudadanos y observadores, notamos que las partes siempre ignoran o manejan con cinismo aterrador. Por ejemplo, que se dijera la vergüenza que es, que nuestro gobierno destina para pagar la deuda externa el 40% del presupuesto nacional y que otro 30% se gasta en la guerra. Que el desempleo no se puede combatir echando a los empleados, que la miseria no se reduce haciendo más miserables a los sobrevivientes, que ningún sector armado hace diferencia con el otro en tanto atroz, asesino y asqueroso. Que de ninguna manera la guerra total puede ser mejor que llegar a acuerdos. Que de nada servirá que sigan conversando si al tiempo siguen matando, arrasando, secuestrando, intimidando, desplazando por un lado y por el otro, implementando los igualmente siniestros planes económicos del modelo neoliberal, contra la gente que los otros dejan viva, o permitiendo que la corrupción acabe con la fe y los recursos que quedan. No había en esa mesa, nadie capaz de modificar las condiciones de la violencia demente, de la corrupción rampante, ni de la entrega descarada. Allí, ciertamente, estaban algunos sectores importantes de la opinión pública: unos más francos, otros más distantes. Yo creo que es la gente, la que debe expresarse finalmente para impedir que esos poderes allí representados que se juzgaron unos a los otros y todos por el pueblo, reciban la justa recompensa por sus actos cometidos y/o permitidos. El pueblo no tiene ni quiere tener armas. Ellas acabarían con la diferencia entre nuestras manos hechas para el trabajo y las ensangrentadas y sucias manos que repudiamos. La gente, como usted y como yo, tiene pocos espacios para decir el sentir.Disentir. Uno de ellos son las elecciones, que tendremos dentro de poco para el Congreso y luego para presidente. Allí tenemos que expresar con vigor el rechazo a quienes representan intereses ajenos a nuestros sueños de paz y bienestar. Afortunadamente hay candidaturas de personas que se identifican con los trabajadores, que están comprometidos con nuestras luchas, que sienten parecido, por su extracción y por su formación con la gente sencilla, esa inmensa mayoría que quedamos agrupados en las estadísticas del Dane. Y vuelvo y lo digo: Tenemos que hacer política, hablar de política, meternos a la política. De lo contrario, otros se seguirán sentando a decidir nuestra suerte. Tenemos que derrotar, no sólo a los tiranos, sino a nuestra indiferencia. Febrero 17 de 2002/Emisión 261

180

Testimonios Escuela del y País alma

El día está cerca Cuando éramos niños, -los de mi generación que se resiste a replegarsela política era un evento que duraba unas semanas en las que rodaban el trago y los discursos y que terminaba un buen día en el que los mayores iban y untaban su dedo en una tinta que recordaría, por algún tiempo más, el acierto o destino de aquella decisión. Yo escuchaba que aquel había dado láminas de Eternit, ese otro, bolsas de cemento y así unos y otros proponían, quedando definidos víctimas y verdugos para el próximo período. Otra franja – siempre hay, por ventura gente con principios – se declaraba orgullosa de ser analista, goda o cachiporra. El tiempo pasó y yo fui entendiendo que la política era otra cosa. René, Camilo, la lectura, Golconda, las interminables asambleas de cafetería, las reflexiones y análisis en Gorgona, las mil pegas y pintas me fueron mostrando la necesidad de replantear los usos de la política. De afectarlos, de incidir. Fidel y luego Felipe nos mostraron formas y propuestas. Señalaron rutas. Entonces, entre admirar y analizar, los jóvenes fuimos tomando posiciones. Posiciones y distancias. Muchos eligieron la naturaleza, la selva virgen, la montaña y sus herramientas para la lucha. Otros, una minúscula porción que resultaba de restar a los indiferentes. Y la otra alternativa: le apostamos a la civilidad, a la razón y la construcción, al poder transformador de los actos y las ideas. Cualquiera de las opciones tenía la misma pretensión: El cambio. Los unos no lo han logrado, los otros tampoco. Los unos se hicieron viejos, nosotros también aunque a nosotros nos queda más futuro que pasado y a esa luz nos aferramos para insistir. Quizá las desigualdades son muy notorias hoy – y ellos, los corruptos, como causa efecto- han mantenido su reino, mientras el otro reino, por desgracia se fue haciendo tan fuerte como distante de su inicial filosofía. Hoy la lucha es más intensa, cada quien desde la orilla elegida. Hay una clase empotrada en el poder económico, político y social, No tienen la más mínima intención de ceder en su idea de continuar en el poder. Mis afines de entonces han aprendido mucho de sus posiciones radicales y entre sus polos, dueños cada uno de «su verdad», nuestro sueño emerge de la dureza de los días, acompañado de esperanza.

181

Testimonios del alma Hoy más que siempre debemos estar claros. Ni los Facios y Linces, ni los violentos de paño o camuflado. Ninguno nos representa. Nuestra opción tiene que ser construida por los trabajadores con las manos, con la cabeza y el corazón unitarios. Yo estoy celebrando que se haya conformado el Polo Democrático alrededor de Lucho Garzón. Venga, súmese, dejemos que nos cuenten y pongámonos a contar hacia el futuro. Hoy el día está más cerca que cuando éramos niños. La dignidad y sobre todo la vida están en juego. Amén Abril 7 - 2002/Emisión 267

Acciones concretas por los niños En un «esfuerzo por alcanzar la identidad nacional», tal vez, fue la primera dama quien tomó distancia del 31 de octubre como Día de los Niños –por su influencia netamente gringa debió ser- y trasladó la celebración para el 28 de abril. Para lograr mayor credibilidad e impacto con la medida, supongo desde mi ignorancia, lo extendieron al mes entero. Y durante estas fechas, el gobierno y los ricos empresarios han derrochado generosidad. Hemos visto a grupos de niños en parques de diversiones; sentados en el congreso en las sillas de los padres de la patria; asistiendo a palacio a conciertos privados con los hijos del mismísimo presidente. La gran prensa, por supuesto, ha hecho un cubrimiento amplio de cada detalle de «filantropía». Como maestro que fui durante más de media vida, como simple ciudadano, no puedo menos que rechazar tanta farsa. Me indigna que simultáneamente se presenten las otras cifras, las de la realidad, ante la indolencia del mismo gobierno celebrante y la indiferencia del pueblo supuestamente celebrado. Todo es una mentira miserable, en este país se maltrata desde todos los ángulos a los niños. Entre los desplazados, a esta hora, corren por entre el monte o se reducen en cambuches en la periferia de pueblos y ciudades más de un millón de niños con sus familias. En este país hay millones de niños

182

Testimonios Escuela del y País alma sin escuela, sin atención en salud. Sólo por causas asociadas a la guerra, hay 1 millón doscientos mil niños sin escuela. Hoy hay más de 900 niños secuestrados. Las cifras fluctúan entre 7 y 12 mil niños armados, disparando, participando directamente de la guerra. Cada 5 días muere un niño en la guerra. Un millón 400 mil menores trabajan, cuando deberían están desarrollando actividades propias de su edad. En las regiones y lugares más deprimidos del país, los niños se mueren por física hambre a diario. Seguramente quedará una secuencia infinita de ¿por qués?, planteada como estrategia para encontrar las razones de tanta infamia. La realidad concreta sin embargo es esa. Los violentos, entonces, la indolencia gubernamental, son sin duda los mayores culpables de este horror, pero hay otros elementos igualmente duros. La primera causa de violación a los derechos de los niños es la inasistencia alimentaria por parte de los padres de familia. Hay unos niveles muy altos de procreación irresponsable. El maltrato infantil intrafamiliar maneja cifras que le causarían escalofrío hasta a Pastrana. Los malditos violentos envían a dos niños para que les lleven un caballo bomba. Allí muere uno. Una bicicleta bomba en Bogotá mató a una niña. La policía gringa cogió a una niña mula de 5 años. Para completar, las noticias que antes sólo llegaban de afuera sobre curas y pastores pedófilos, ahora son fechadas en Soacha o en cualquier lugar del país. La esuela emerge como un faro que puede guiar hacia la recomposición en muchos de estos aspectos, aunque por desgracia también a veces genera maltrato infantil. Yo creo que, en general, los adultos que nos sentimos agobiados por estas realidades, tenemos que hacer algo y pronto. Si los niños son el futuro, ¿por qué no nos hacemos todos de su lado? No sólo con celebraciones efímeras, sino con acciones concretas y permanentes.

Abril 28 de 2002/Emisión 270

183

Testimonios del alma

Las mujeres paz-harán Esta vez no se trataba de exigirle a la sociedad machista un porcentaje de participación en el manejo de lo público, ni representación en la dirección de las organizaciones, esta vez ellas venían diciendo que las Mujeres Paz Harán. Muchas ONG´s, la Central Unitaria y con mucha fuerza FECODE, en lo que concierne al gremio docente impulsaron y realizaron una marcha colosal por las calles de Bogotá para hacer visible el repudio de las mujeres colombianas por la guerra. Ellas fueron llegando en buses desde Medellín, Barranquilla, Popayán, Pasto, Neiva, desde Cali, Jamundí. Ellas traían clamores por los muertos, por los hijos, por los nietos, por los vivos, por todos los dolores que cargan a cuestas desde siempre y más ahora en este país de tiros y dolor, que tiene 3.500 secuestrados y donde cada día de guerra cuesta 45.000 millones de pesos. Eran las mujeres de Colombia. Y que las mujeres paz hacen, vinieron a gritar. Que se acaben las masacres, los asesinatos, los secuestros, los desplazamientos forzosos, la ignominia; reclaman con firmeza a los violentos, que las vidas que ellas dan, no son para la guerra. Que su vientre generoso quiere sólo tributarle hombres y mujeres a un país digno, equitativo, justo y cariñoso. Gritaban el dolor, el miedo y la valentía. Ellas saben que son los cobardes los que tienen las armas para imponer las ideas y así lo dijeron en el escenario de la conciencia social: «Ni un paso más, ni un día más, ni un hombre más, ni una mujer más para la guerra». Ellas venían tras la huella de La Pola, o María Cano; pero dejando otras, construyendo senderos de la mano de sus líderes de hoy. Humildes mujeres de campo, con sus talones quebrados, con sus pieles ajadas, con sus manos rústicas por el oficio de hacer la vida, se unieron a jóvenes estudiantes, a bellas muchachas concientes y coincidentes para hacer exigencias simples. Déjennos vivir, no queremos sentir más miedo… y claro, es que la guerra se les vino encima a ellas, directamente. Sus compañeros muertos,

184

Testimonios Escuela del y País alma sus hijos reclutados para el maldito oficio de matar y ellas, corriendo de horror, sobreviviendo solas con sus niños y sus ancianos, llorando solas a los muertos. La del jueves, fue una marcha del coraje y de la persistencia. Ellas querían notificar al nuevo gobierno, a los grupos armados, tan empeñados ellos, tan altivos y soberbios, que no soportan más seguir pariendo difuntos, que ellas no van a seguir saciando sus apetitos sanguinarios. Ellas, los pilares de la vida, quieren ser escuchadas por los agentes de la muerte. Amén. Julio 28 de 2002/Emisión 281

La indiferencia mortal Nos maltrata a diario, lo sufrimos a diario, lo escuchamos a diario, lo ignoramos a diario; es decir, a diario, todos nos hacemos los locos, aunque el problema cada día es más grande. El poeta Jairo Aníbal Niño nos lo dijo, sindicándonos a todos alguna vez: «cada niño en la calle, cada desposeído, cada abandonado de la calle será un testimonio de la indolencia de nuestra sociedad, del gobierno, de la familia, de la escuela, de la gente». Dicen que Bogotá es la síntesis de nuestro país urbano. Que acá se muestran a escala todos los problemas de las otras ciudades, que el país se puede ver en Bogotá. El país entonces tiene un problema importante que resolver, de los más urgentes. Tiene que saber qué hacer con los habitantes de calle, niños y adultos que hoy llenan las calles de las grandes ciudades sin que nadie haga nada. Bueno, la palabra nadie, la verdad, es injusta, porque sabemos que hay esfuerzos individuales muy hermosos que tratan de ayudar; tal sería mejor decir que, sin que haya una presión importante de la sociedad para lograr que el Estado de una vez por todas asuma sus responsabilidades con esta gente. El problema no es tan fácil como para analizarlo en una nota editorial... ¿Por qué esos niños no están en la escuela, por qué esos niños no tienen una familia, un techo, una niñez? Encontrar los orígenes no es el propósito de nuestro comentario. Sólo queremos acusar la tristeza que se siente en cada esquina, en cada puente peatonal, en cada alero donde reposan los que no sueñan, donde nos duelen los abandonados.

185

Testimonios del alma Ellos van por ahí oliendo pegante para adormecer las entrañas y la piel y la memoria. Ellos se han ido volviendo violentos. Van devolviendo lo único que la sociedad les ha dado con generosidad. Saben que no existen para nadie y, en esa medida, nadie les importa a ellos hoy. Piden cincuenta pesos, un pan, un tinto hirviendo..., un vaso de agua. Ellos lo reciben o lo arrancan, pero igual el sol les sigue dando de frente, la lluvia les sigue empapando la capacidad de sentir. No tienen eso de lo que usted y yo gozamos y nos mantiene vivos: el abrazo, la caricia, la familia, el techo, los amigos. Eso que la maldita situación de nuestro duro país les ha arrancado. Ahora, que es la hora de las promesas, quisiéramos oír a los políticos, a los que tanto les gusta hablar de la niñez, diciendo que se comprometen con un proyecto para resolver este problema de vida o muerte. Mire: así no haga nada más, si un congresista apunta a este sector de la gente y de verdad ayuda, habrá justificado su elección y quizá su paso por este mundo. A nuestros candidatos tenemos que exigirles su compromiso y su gestión en este sentido. Las bellas y «bienintencionadas» reinas de belleza les regalan camisetas, y las primeras damas a veces también les mandan cositas, así como otros les damos monedas por miedo o por pesar, aumentando, antes que resolviendo el problema. Al gobierno tenemos que decirle que esto también es matar. Estas otras balas matan más duro, la indolencia del Estado ante la indigencia no sólo los mata a ellos sino a la esperanza del país de lograr la convivencia con justicia social. Amen. Noviembre 10 - 2002/Emisión 296

Viajar custodiados, siempre será más seguro Vive Colombia, viaja por ella. Supongo que cuando los magos de la publicidad le sugirieron al gobierno que adoptara este slogan para proponer la retoma de las carreteras por parte de los secuestrados residentes de este país, de una vez lo aprobaron. La música es sugestiva, el texto hace una propuesta tentadora, que apunta a un elemento del ideario colectivo reprimido… No habría por donde descalificarla como campaña publicitaria.

186

Testimonios Escuela del y País alma Notas televisivas, imágenes de rozagantes turistas, apoteósicos pasos por pueblos olvidados, viandas típicas y declaraciones emocionadas de generales, gobernantes y demás casetes pregrabadas para la ocasión, hacen parte del bazar. Pues yo digo que todo lo que muestran las imágenes, o casi todo, es parte de un montaje farsante que distorsiona la realidad y que indigna. No ha logrado la arremetida publicitaria disminuir las cifras de secuestrados ni la inseguridad. Está bien, durante el puente, las caravanas organizadas, sospecho que en su mayoría, conformadas por funcionarios oficiales entremezclados con estrato cinco, pueden circular tranquilas y sonreírles a las cámaras, y parar a tomar masato y morder almojábanas, darle declaraciones a la televisión, rebosante de optimismo y tranquilidad. Claro, durante el puente, esas vías, exclusivamente esas vías, esos días están custodiadas, acompañadas por el ejército, la policía y la prensa. El riesgo es mínimo. La vaina está es en las otras carreteras y en los otros días en que el país necesita movilizarse, vivir a su Colombia, viajar por ella también. En las primeras caravanas, los secuestros se hicieron de martes a viernes. En este último puente -el más sonado, el del obispo, de Zipa y el párroco de Pacho- fueron en otra vía, también colombiana, pero prohibida… incluso en puente. No era la ruta de la parafernalia. Yo sé de otro tipo de paseantes, de simples ocupantes de esas misma vías, en días no señalados; de otra gente que se atreve, de gente que no se quiere dejar paralizar por el miedo o que viaja simplemente por razones de trabajo. La diferencia es que esa gente no se puede dar el lujo de encaravanarse exclusivamente para mostrar la “seguridad” de las carreteras. Esa gente viaja cuando puede y cuando debe, generalmente lo han planeado con meses de antelación, hasta reunir la plata del viaje. Esa gente arriesga, desliza su rebelde valor por los bajos perfiles de cualquier sábado o domingo; para sorberse el paisaje negado, por ir a ver a la abuela, por ir al viejo pueblo a comer chunchullo con los primos, porque tendría menos posibilidades de sobrevivir si no trabajara como conductor, también por el gusto de vivir su tierra, de viajar por ella. Algunos no han vuelto. A otros tantos los bajaron y les quemaron los buses en que iban; otros choferes de tractomulas, soportaron la impotencia de su quema y se quedaron sin patrimonio. Los ahorros familiares logrados después de varias generaciones, ardieron viviendo a Colombia, viajando por ella. Ya se fueron -hasta donde se sabe- unos desquiciados a nombre del pue-

187

Testimonios del alma

Escuela y País

blo. Pero ahora, además de ellos, de su terrible crueldad, «los buenos» se maquillan a costa de nuestra candidez. Claro que tenemos que vivir Colombia, viajar por ella, al fin y al cabo es nuestra, igual que la angustia, pero no nos engañemos, la vivimos casi muertos. Noviembre 17 de 2002/Emisión 297

Votar No, y No votar Por esas cosas de nuestra historia, tan parecida al oficio de los ríos en su ejercicio de pasar y pasar, y tan diferente en su efecto de ruidos y dolores, los trabajadores colombianos, los desempleados, los que nacimos y permanecemos con una mano adelante y otra atrás, volvemos a quedar frente a una encrucijada en la que, o actuamos conciente y consecuentemente, o permitimos que nos arrasen de nuevo. Ha quedado demostrado, aún para quienes apoyaron la elección del actual gobierno, que sus políticas de ninguna manera nos van a favorecer, que sus intereses van por otros lados, muy distantes del bienestar de los humildes del país. El miserable incremento al salario mínimo, las nuevas condiciones pensionales, la extensión del IVA y sus alzas inclementes no dejan duda que su guerra nos incluye como enemigos. Hacia los otros violentos dispara balas y hacia nosotros misiles de miseria. Los trabajadores, los desempleados, los excluidos volvemos a estar frente al reto de actuar o seguir indiferentes ante nuestra suerte. El presidente Uribe ha hecho aprobar -de su aplanadora en el Congreso- un Referendo para hacer legitimar de ese mismo pueblo, todas sus decisiones. En este punto es en el que yo acudo al buen juicio de la gente. No la de los excluidos del impuesto a la renta, no la beneficiada con los recaudos del 3x1.000, no a los favorecidos con los contratos del Estado, no a los que están quedando como unos príncipes con la banca internacional, ni a los alcaldes y gobernadores que tendrán una palomita de un año más en sus confortables sillones del poder. Acudo al buen juicio de Juan pueblo y en particular al de nuestros oyentes maestros. La exigencia histórica está en hacer hoy, frente al tal Referendo, una abstención activa, que por un lado mostraría el repudio de los damnificados por esta dictadura civil que nos gobierna, y por otro, permitiría avan-

188

Testimonios Escuela del y País alma zar en el aglutinamiento de fuerzas para construir una alternativa cierta de poder. No será suficiente con quedarse en la casa y no votar ese día; tenemos que salir, casa por casa, calle por calle, escuela por escuela, colegio por colegio, ir hasta donde esté el último indiferente y ganárselo. Esa es la tarea. Se hace necesario que cada maestro se apropie de su papel de líder natural y argumente ante todos sus familiares, ante sus vecinos, ante sus estudiantes nocturnos, por qué no hay que votar y cuál es la diferencia entre votar No y NO votar. En últimas, uno no debería apoyar nada que proponga su verdugo, así de sencillo. Peleemos ésta, comprometámonos. En otras circunstancias sería válido decir que abstenerse es permitir que otro decida; hoy no, abstenerse hoy, representa evitar que el único que decide, siga atentando contra los intereses de la gente corriente. Amén. Enero 12 de 2003/Emisión 302

País de velorios No sé cuántas veces lo hayamos dicho, ni cuántas otras debamos repetirlo: ¡Son unos malditos, cobardes, asesinos...! Sea quienes hayan sido, de ultraderecha o asesinos de ultraizquierda, el hecho atroz del club El Nogal, debe merecer no sólo el repudio, sino la condena de toda la gente de bien de este país. A esta misma hora, seguramente, los desquiciados que planearon y cumplieron con tanta crueldad el atentado, celebrarán a nombre de la revolución, o de la contrarrevolución. Pues a unos o a otros tenemos que decirles que nos aterra, después de tanto horror como nos han causado, que un ser humano sea capaz de cometer un crimen tan terrible contra gente indefensa y ajena a su guerra, ¡que son unas bestias...! Nada justifica tanta iniquidad. Claro que ese es un club social, y que a esos lugares asisten personas pudientes; claro que el tirano ministro

189

Testimonios del alma del interior y de justicia fue su presidente y que muchos detestamos su actitud soberbia y prepotente como gobernante, pero, ¿acaso matando a ese poco de gente, lograron siquiera una reivindicación a alguna de sus causas? Al gobierno del pulso firme, también como simples ciudadanos, tenemos que exigirle que le jale menos a la retórica y más a sus compromisos de cuidar la vida, honra y bienes de los colombianos. La gente está cansada de tantos consejos de seguridad despues de tantas declaraciones militares por televisión y tan poca efectividad a la hora de proteger a la ciudadanía. Ya sabemos que un acto terrorista es impredecible, que la sorpresa de su cobardía es siempre el riesgo mayor, pero es que los del viernes son apenas treinta y tantos muertos más, después de sus tales zonas de rehabilitación, su impuesto de guerra y sus promesas de devolvernos la tranquilidad a quienes nada tenemos que ver con las muchas violencias del país. En Arauca, en Antioquia, en Cauca, Putumayo, en Córdoba todo va de mal en peor. Masacres cada día. Al gobierno se le acabaron los puentes de caravanas custodiadas, con prensa, radio y televisión cubriendo y creyeron que habían sometido a la guerrilla y tranquilizado a los paras. Como dice un amigo mío, ellos solamente estaban de «retiros espirituales» y ahora han acentuado su fiereza. ¿En cuál calle, a la vuelta de cuál esquina nos estará esperando la muerte? ¿Qué mañana, tarde o noche será la nuestra, la de los próximos inermes? Éste se nos volvió un país de velorios y los lagrimales tienen el mismo destino de los ríos. Hace verano en las almas y no se ve cuándo pueda volver la tranquilidad a los espíritus. Muchas llamas, muchas bombas, mucha ira contenida, mucha impotencia. La inequidad no disminuye con las bombas, es la gente indefensa la que está sufriendo mientras unos y otros malditos siguen haciendo un pulso con nuestro dolor. Ninguna oportunidad tendremos de volver a soñar si no radicalizamos nuestras posturas frente a todas las formas de tiranía que nos asedian. Juan Pueblo tiene que hacer sentir su indignación, volverse fuerza y respuesta ante los causantes del dolor.

Febrero 09 de 2003/Emisión 306

190

Testimonios Escuela del y País alma

Los «amigos» del pueblo «Mejor pa’l perro, si la perra es mocha,» dicen los campesinos de mi pueblo. Definitivamente la deserción a la que están llevando los sectores en conflicto a nuestro país está llegando a situaciones impredecibles, en cuanto a los resultados que se pudieran presentar. Desde hace mucho tiempo, los gringos han hecho la fuercita para invadir nuestro territorio –más de lo que ya lo tienen- y ejercer ellos directamente el control militar en nuestro suelo. Una base allá, otra más acá; todas en la selva, tan adentro, que el 90% de nuestros conciudadanos lo desconocen. Su doble moral los lleva a decir que su labor la adelantan mediante acuerdos para ayudar al gobierno nacional nuestro, a combatir la droga y los múltiples riesgos que aquellos no pueden controlar. De ladito, se llevan nuestras riquezas, nos profundizan el conflicto y se hacen indescartables al momento de la ayuda económica externa. Su negocio es redondito. Compran baratico nuestras riquezas -casi se las roban-, y venden caritas las armas de mantener el fogón ardiendo. Después, generosos, nos embargan lo que queda, a través de préstamos impagables. Esa es la enfermedad, podría decir un diagnosticador de oficio. Pero el remedio no es mejor. Supuestamente sus contradictores más fuertes son las guerrillas. Hubo un tiempo en que la gente, con formación política o sin ella, sentía simpatía por la rebeldía de la guerrilla colombiana. Había un trasfondo político en sus acciones, uno percibía un contenido ideológico en su discurso. Hoy, tristemente tenemos que reconocer que, tal vez por la dinámica de las guerras, por simple cambio de objetivos o, en el peor de los casos, por física estupidez, la guerrilla se ha sumado a los enemigos del pueblo que dice defender. Masacres, tomas, voladuras de oleoductos, secuestros indiscriminados, una vinculación nunca desmentida con la producción y tráfico de coca, parecen ser hoy el centro de su actividad. Ahí no hay un contenido político. En esas circunstancias nadie se siente representado en sus acciones. Causan tanto dolor a su pueblo como los peores enemigos históricos que hayamos tenido. Sobre El Nogal hay dos versiones. Que, o fueron los contrabandistas de Whisky cobrándoselas a Puyana y Pastrana, o las Farc, porque ahí se reunían dirigentes del Club y miembros del gobierno con paramilitares,

191

Testimonios del alma esa otra asqueante arista de la guerra. En Neiva hacen explotar un barrio dizque para meterle miedo a Uribe, y mueren 17 personas más. Ahora, aceptado por las Farc, el avión gringo derribado y los muertos y los secuestrados de su tripulación, pasan a convertirse en una disculpa para que los gringos justifiquen y acentúen su invasión. En esa balacera que se ve venir, allá en lo rural, la guerra será suya, pero los muertos serán los campesinos de siempre. La desolación no la sentirán los dueños de la guerra, sino los anfitriones. De nuevo, la carne del emparedado la pondrá el pueblo. Los guerrilleros dirán que la razón es suya, y los gringos encontrarán en la sin razón, la validez de un dicho muy común entre la gente de mi pueblo: «Mejor pa’l perro, si la perra es mocha». Febrero 23 de 2003/Emisión 307

Que la guerra no nos sea indiferente Ya nuestro tema de hoy ha tenido toda la prensa del mundo, la tele y la radio. Por supuesto en nuestro país cada cosa dicha o imaginada, referente a la guerra, ha sido transmitida. La inaceptable invasión a Irak por parte del país más poderoso en el campo de la guerra y el más obsesionado con agredir a los más débiles. Así mismo, el mundo entero, el cuerdo, el pacifista, el corajudo pueblo justo del mundo se ha pronunciado en contra. Marchas, concentraciones, voces enérgicas han reclamado que pare la injusticia, el terrorismo y la sangre inocente que tiñen, desde el miércoles pasado, los días del pueblo iraquí. Nos lo han contado los historiadores, los analistas, los especialistas que recrean por todos los medios las circunstancias geopolíticas, las sinrazones, la codicia, la infamia del agresor. Primero arguyeron que las armas químicas y biológicas de destrucción masiva eran la razón que justificaba su acción. Luego de dos días de estar masacrando al disminuido contendor, las razones esgrimidas en público cambiaron: Es que los vamos a liberar de su monstruoso gobierno.

192

Testimonios Escuela del y País alma Yo desde acá, desde la cocina -y que como usted no soy ni analista, ni especialista, ni historiador- creo que todo dictador, por la naturaleza misma de su gobierno, merece el repudio, pero así mismo creo que tendría que ser el pueblo iraquí el que debería decidir cuándo y cómo lo cambia, y no un gobierno extraño como en este caso. El mismo paso de los días ha mostrado con claridad que las tales armas químicas no existían; que si las hubieran tenido ya las habrían usado, sin duda. Está claro que es la codicia por el petróleo iraquí la que hace actuar de esa manera tan brutal a los gobiernos gringo, inglés y español. Así mismo, quedó demostrado que las benditas armas químicas y biológicas que alguna vez usara Hussaín contra los curdos y contra los Kuwaitíes, se las proveían sus aliados de entonces, los estadounidenses. Esa doble moral, ese cinismo, sumado a la soberbia que les produce su poderío militar, es la que nos indigna tan profundamente. Como nos indigna y avergüenza la actitud de nuestro presidente quien, a ultranza, se alinea del lado del poderoso, sólo apoyado en su coincidencia frente al manejo de los conflictos con el método del imperio. Nos horroriza haber entendido que él se solidarizó con el agresor, a la espera de encontrar luego, de los gringos, respaldo para su guerra local. ¿Será que aspira a que vengan acá soldados y armas gringas a acabar con todo, como en Irak? Violadores de todas las normas internacionales existentes, de toda ética, de la moral, del más mínimo humanismo, eso son los aliados. Malvado fue, así mismo, que Rusia, Francia Italia y China, involucrados en la pugna por el control del petróleo ajeno, no asumieran una postura más enérgica frente a la potencia, así fuera no más por su interés económico. Juzgo que han debido ser menos cobardes. ¿Qué siente usted, cuando ve por televisión el cielo iraquí iluminado con llamas que están en ese momento consumiendo lo que todo un pueblo ha construido a través de su historia?... ¿Viendo cómo arde el cielo de Sherezada? Trate de imaginar a las madres y a los hijos buscando un lugar donde poner a salvo su pellejo el próximo minuto..., lo que sentirán esos hombres, armados con tiestos obsoletos, frente a desalmados, dotados con las últimas tecnologías hechas para matar. ¿Los animales, para dónde cogerán? ¿Cómo harán para comer, para beber, a qué horas sentir calma, a cuáles horas amar, reír, soñar? Ya sé que ha habido toda la prensa del mundo para este tema, pero cómo no decir nada en un programa de maestros, si los maestros siempre estarán del

193

Testimonios del alma lado de la vida. Usted también debe decir algo, dígalo a sus estudiantes, dígalo en el bus, en el barrio, que la infamia no pase por el frente sin que tenga nuestro rechazo, que el miedo no nos neutralice los sentimientos. Usted siempre ha tenido razón, señor León Giecco: ¡que la guerra no nos sea indiferente! Marzo 23 de 2003/Emisión 312

La razón puesta en actos y palabras Definitivamente, somos un pueblo complejo e ininteligible. Decimos, y con toda la razón, que somos un pueblo trabajador; eso somos en nuestra inmensa mayoría, un pueblo que hace. Decimos que somos un pueblo capaz de disfrutar así mismo de los placeres de la vida, al que lo convoca, por ejemplo, el gusto por el fútbol. Algunos valores, como el de la solidaridad, también podríamos desarrollarlos; somos en esencia un pueblo capaz de sentir con el otro. Pero, extrañamente, cada vez que usamos la rueda, aparece alguien con un palo y nos la traba. En ese pedacito, se nos extravía el horizonte, perdemos el rumbo y, entonces, una corriente de pensamiento político, en una dirección sindical por ejemplo, neutraliza a la mayoría; un grupo de desadaptados drogadictos, ocultos entre una hinchada de fútbol, acaba con el gusto por ir a fútbol de la mayoría, o, para no ir más lejos, en esta semana, un muchachito que siente que se está inventando la revolución, da un brinco y se sube a una tanqueta, mientras otros tiran papas explosivas -conociendo la respuesta que desde siempre tiene preparada la fuerza-, y se roban el protagonismo que debería tener la marcha de ciudadanos que rechazaban la invasión a Irak. Naturalmente, falta racionalidad en esas minorías. Ahora no sé si es que falta decisión o carácter a las mayorías para impedir que esos desarrollos se detengan. Yo digo: si aquellos son torpes, si aquellos son violentos, si aquellos son anárquicos, malvados, los otros deberíamos hacer visibles sus carencias, sus tiranías, las diferencias; entonces retomar el buen juicio y avanzar. Nadie se explicaría que en este país el poder se haya concentrado en un grupo de familias muy pequeño, o que la voz del pueblo se la hayan tomado unos grupos de desquiciados con armas, de derecha e izquierda; y que el pueblo, el verdadero pueblo, con toda su capacidad de hacer, de sentir, de

194

Testimonios Escuela del y País alma decidir, esté neutralizado viendo cómo pasa la sangre, los días, la injusticia, los gobiernos tiranos, sin apenas andar unos metros en su marcha, para luego dispersarse y acomodarse en el lugar de los observadores, cuando tiene un lugar esperándolo en el terreno de los protagonismos. Así como creo que la postura decidida del sector independiente ha venido debilitando el referendo, y hasta avergonzando a sus impulsores, creo que la fuerza que han venido teniendo las protestas en el mundo contra la invasión anglo-estadounidense-española a Irak, ya está haciendo mella en el cinismo de la alianza. Se ha venido construyendo, en los dos casos, una conciencia importante sobre las consecuencias de permitir que se imponga la injusticia, y ese trabajo de la razón puesta en actos y palabras certeras viene tomando una fuerza importante que, a la larga, yo no lo dudo, va a derrotar a los poderosos. Si frente a la mentira, los agravios y las maquiavélicas propuestas del referendo, nosotros no actuáramos igual, ¿cómo hubiéramos hecho para que la gente corriente entendiera nuestras diferencias con los tiranos? Así mismo, para protestar contra la violencia, de ninguna manera nuestras armas pueden ser los actos violentos. Yo creo que si bien es cierto vamos avanzando de a poco, falta mucho, pero hay que irlo haciendo, para volvernos pueblo, comunidad, compromiso unitario y triunfo ante los verdaderos enemigos que -para los casos precisos de la reflexión actual- son la ceguera y los intereses de las minorías y el despotismo de los poderosos. Hay construcciones que son lentas, pero si cada día echamos un centímetro para adelante, vamos a llegar. Ocurre diferente cuando, a plomo, se avanza un kilómetro y se retrocede un siglo, al tiempo que dinamitamos el camino andado. Marzo 30 de 2003/Emisión 313

Una Reforma para estar atentos Espero no cometer un sacrilegio...Reconociendo mi escaso olfato en estos temas, he de decir en mi favor, que para sentarme a escribir este modesto comentario, bebí primero de la mejor fuente. Ocurre por estos días, que se ha situado en el primer plano del acontecer

195

Testimonios del alma nacional el debate sobre la Reforma Política. Hay en particular tres temas que me llaman la atención: El primero, la creación del umbral y su tope en 200 mil votos para cualquier partido o movimiento político que quiera mantener su reconocimiento legal; el segundo, el voto preferente y el tercero, el voto obligatorio. Frente al umbral, debo decir que me agrada por una razón simple. Las oligarquías nos obligarán a hacer lo que por mezquindad o ceguera, nunca hemos intentando con convicción, los partidos o grupos de izquierda: ¡La unidad! Por fortuna, la Convención Nacional del Partido Socialdemócrata Colombiano, orientó a su dirección, buscar el acercamiento, tendencias afines para intentar la construcción de una fuerza suficientemente importante como para convertirnos en opción para los desencantados del bipartidismo. En ese sentido se han venido dando reuniones entre el Partido Socialismo Democrático que lideran Angelino Garzón y Pedro Santana entre otros brillantes dirigentes, la Unidad Democrática, la U.D. que lidera el Senador Luis Carlos Avellaneda y el PSOC que orientan entre otros, el Senador Jaime Dussán, Óscar Molina, Ismael Beltrán...Si esto resulta, tendremos que decir, excelente, habrá que traer a otros y pelear en el patio de las mayorías, el poder político para la gente. Existe para nuestra fortuna un Neoliberalismo decadente que ya lo privatizó todo, al que ya no le queda nada por quitar, al que aumentó la miseria en el país y ahí se abre un espacio político que tenemos que llenar; no a tiros, sino, construyendo con la gente. Lo del Voto Preferente, así sea una propuesta sospechosa, -por su origenhabría que analizarla. Yo creo de entrada, que a nosotros a esa reunión de partidos y movimientos de izquierda, si es que se da, nos resolvería el problema de la confección de las planchas. Yo no me quiero ni imaginar las rupturas y las gazaperas para definir el orden de las listas. Y finalmente, el Voto Obligatorio. Está claro, por lo menos para mí, que independientemente de que se apruebe, no afectaría nuestra campaña por la abstención frente al Referendo, ya que el porcentaje por el que se legitimaría dicha votación, del 25 %, es sobre el resultado de una elección pasada y no a futuro. Sin embrago, me alertaba el faro que miro cuando me extravío en cosas de política, que es tanto el poder de pervertir que tienen las mayorías del Congreso, que no sería raro, que apareciera en la misma reforma, un

196

Testimonios Escuela del y País alma artículo modificando lo que existe en este sentido y validando la norma también para el Referendo. Así de sencillo: borrarían de un manotazo lo que hasta hoy, se prevé como la que será una segura derrota política del actual gobierno: la que le va a propinar la abstención. Yo saludo la unidad. Creo que tenemos que empezar por construir confianza, definir claramente las reglas de juego, comprometernos a respetarlas y meterle el pecho a la brisa. Es urgente hacer cosas para arrimar nuestros sueños al futuro. Ese proceso es tan viejo como los días de las izquierdas democráticas y ha sido tan abortado como mis viajes a Europa. Hoy, hay un acumulado de experiencia importante y a mi juicio, suficiente voluntad como para lograrlo. Por lo demás, hay que estar atentos a la bancada independiente en el Congreso, en el debate de la Reforma Política. Ellos son nuestra única voz en medio de la arbitrariedad del poder. Abril 13 de 2003/Emisión 315

Tolerancia cero con los asesinos Si tratáramos de hacer lo mismo aquí, eso de salirnos multitudinariamente a la calle a señalar y repudiar, llamando por su nombre a los asesinos, en esa cantidad de casi doce millones de personas, quizá, cuando volvamos, nuestras casas estén desocupadas, u otra bomba de más poder nos coja arrumados en las plazas, y se quede el país desocupado... Eso pueden aducir los indiferentes en Colombia. La vileza del atentado, el número de víctimas, el horror, la infamia todavía insultan a la raza humana. Se agotaron los calificativos en el mundo para rechazar a los malditos. Pero uno acá, desde la cocina, tampoco puede dejar pasar por alto la contundencia de la solidaridad expresada por el resto del país español con las víctimas de Madrid. Aunque en Colombia no faltará el escéptico que asegure que eso no sirve para nada. La actitud altiva, digna, solidaria del pueblo español, en medio de tanto dolor, al menos permite esperanzarse en que el enemigo sabe que todo un pueblo está del otro lado de sus acciones, dispuesto a no dejarlos pasar. Todos a una voz, sin colores ni mezquindades, se pusieron del lado de la vida. Para ellos, los asesinos son asesinos y no hay simpatía ideológica que los justifique, ni discusión en la que quepan.

197

Testimonios del alma Al punto al que quiero llegar es a la indiferencia que nuestro pueblo demuestra en circunstancias similares. Aquí ha habido atrocidades como las de Bojayá, La Machaca, San Pablo, el Naya y tantas otras, que, a duras penas, han sido lamentadas en las izadas de bandera. Aquí, si la masacre la cometió el ELN, quienes simpatizan con ellos son capaces de justificarlos. Si son las autodefensas, sus simpatizantes las aceptan, y si fueron las Farc, pasa igual, sus simpatizantes se atreven a aceptar, aunque no en público, que hay muertos malos y muertos buenos, de la misma manera como el Gobierno acepta que hay secuestrados de 1ª y de 2ª, ante el silencio cómplice de sus representados. ¡No!, nosotros, la gente del pueblo, debemos aprender del pueblo español, esta vez, la lección de dignidad y de valor. Me asombra lo machos que somos, y lo mansos. Así como los españoles se llevaron el oro, y lo aceptamos; así como regresaron y se adueñaron de algunos de nuestros bancos, de las compañías telefónicas; así como aceptamos que nos complicaran el acceso a su país, aceptemos que esta vez, desde el dolor, nos han enseñado el coraje. La escuela, por lo menos, debe salir del cascarón, dejar la cómoda sordera, la mudez, y empezar a gritar, a escuchar, a marchar contra la muerte, contra los violentos, contra todos los asesinos, independientemente de sus uniformes; asumir una total intransigencia frente al crimen venga de donde venga. Este programa vuelve y lo dice: Cero tolerancia con los paras, con los elenos, con los farcos, y cero tolerancia con los crímenes de Estado. Con los asesinos, ni poquito. ¿Cómo pueden los malditos matar a la misma gente de su pueblo? ¿Cómo pueden matar y que los vivos nos quedemos paralizados? Marzo 14 de 2004 /Emisión 360

Ahí si torció la puerca el rabo Han pasado tantas cosas esta semana que, como colombianos interesados en este paseo, no podemos soslayar. La reelección, que pasó sobre la aplanadora en su quinta etapa, en la Comisión Primera de la Cámara y el anuncio del Presidente de la República sobre la aceptación de que haya intercambio humanitario por ejemplo, son dos de las principales. Ahora bien, ¿tienen relación las dos? Tocaría preguntarle a mi tía Ruperta, experta en misterios.

198

Testimonios Escuela del y País alma Por lo pronto, habría que celebrar el repentino cambio del gobierno a favor del canje de vidas. Por lo menos, propiciará un alto a la sarta de sandeces que toca leer, escritas por los columnistas y escuchar de los radioparlantes que se alinean del lado de la guerra. Sus argumentos para estar en contra, nada tienen que ver con el dolor que las ausencias causan, tanto a los familiares de los secuestrados como de los detenidos. Pretenden ignorar que seis o más años entre el monte, retenidos en completo desamparo, más allá de las discusiones legales son suficiente razón para intentarlo todo. Lo único que se les ocurre decir es que no pueden tener igual valor las vidas de ciudadanos de bien, que las de guerrilleros. No parecen hablar de vidas, sino de objetos, finos y ordinarios. Una buena pregunta podría ser si escribirían lo mismo o dirían lo mismo si los retenidos fueran sus familiares. Parece que el gobierno insinuó que la misma propuesta podría ser aplicable también en el caso del ELN. Las reacciones al día siguiente no se hicieron esperar. Algunos, quienes tienen claro que es la vida de las personas lo que está en juego, no dudaron en celebrarlo y apoyarlo. Otros dejaron traslucir sus reservas frente a la propuesta y los de siempre, siguieron con su tesis de buenos y malos. Hubo hasta fracturas entre uribistas alrededor de la comunicación y el mismo ELN entregó otro tema para el análisis: Ellos están estudiando si la propuesta del gobierno contiene elementos que en la coyuntura, favorezcan la imagen del presidente de cara a la reelección. Y allí si torció la puerca el rabo. Uno empieza entonces a hacer memoria y dice: ¿Por qué el presidente lo propone ahora y no lo hizo desde hace un año? Uno vuelve a apoyarse en la memoria y dice…Quién quita que sea así: total, Pastrana se hizo elegir secando sus sudores de perdedor con la toalla de «Tirofijo». El presidente sabe que el aporte nutritivo de las lentejas a sus alineados puede ser suficiente para garantizar la aprobación final en el Congreso, pero debe estar pensando que, como con el Referendo, quienes no han participado del suculento plato que él ofreció, se le pueden voltear, por mucho que en las encuestas, como entonces, hoy le alcancen. Ahí puede estar la cuota inicial de quienes no queremos la reelección: Las lentejas repartidas por palacio no alcanzan sino para los congresistas que le aprueben su proyecto; de eso tan bueno no hay para la gente, y así hay

199

Testimonios del alma que empezar a decirlo y, exigirle al presidente, que frente a la vida de los canjeables se ponga serio y agote todas las vías, sin enmarcar ese trabajo en las temáticas de su campaña. Los 50 ofrecidos son sin duda un buen comienzo, pero la gestión hay que adelantarla por todos los secuestrados, pues aunque sus dolientes no son ni el Estado ni la élite, ellos y Colombia entera sienten el dolor de sus ausencias. Agosto 22 de 2004/Emisión 383

La inseguridad democrática «El Llano en llamas», titula hoy el editorial de El Espectador. Se refiere el semanario a la situación de violencia que vive el Meta, en donde impera la ley del monte, según el mismo comentario. El artículo hace alusión naturalmente a la muerte violenta que sufrieron en cercanías de Bogotá tres notables políticos de esa región, pero trasluce la situación en la que impera un poder no oficial pero consentido por el gobierno. En Barranquilla, antes de ayer, asesinaron al sociólogo y catedrático Alfredo Correa De Andréis. Hace unas semanas las autoridades lo habían retenido señalándolo de pertenecer a grupos rebeldes. Como su abogado lograra demostrar la falsedad de tales afirmaciones, fue puesto en libertad. Cuando salió, ya llevaba la lápida puesta; una acusación de esa naturaleza, en este país, autoriza a que las fuerzas oscuras disparen, y así pasó. Mataron también a su escolta. Yo no sé si estos sucesos puedan ser producto de la Seguridad Democrática. Otros dos hechos de importancia nacional sucedieron en estos días. La Contraloría sancionó al ex ministro de este gobierno, Fernando Londoño, con 12 años de inhabilidad para ejercer cargos públicos, y más recientemente, el Director del DANE, el doctor Caballero, renunció a su cargo porque no aceptaba presiones de funcionarios medios de la presidencia, sobre la manera como debía ejercer su cargo en torno a dar a conocer, o no, las cifras que muestran la situación actual del país, éstas, con respecto a la seguridad en las principales ciudades. Allí tampoco se encuentra la armonía que proclaman los áulicos del gobierno. Los indígenas empezaron marchando en protesta desde el Cauca y cuando llegaron a Cali ya eran 80 mil. La seguridad, la situación a la que se

200

Testimonios Escuela del y País alma verán avocadas sus comunidades, gracias a la negociación del TLC, eran sus motivaciones; ellos saben que esa negociación, que compromete los recursos del país, no debe ser responsabilidad de un grupo de uribistas. Ellos marcharon en fin contra la muerte y por la vida. No tiraron una sola papa, estuvieron completamente desarmados, organizados y disciplinados; aún así, alcanzaron a intimidar a la fuerza pública que, numerosa y armada, no entendió para qué los mandaron con tanques, helicópteros y fusiles. En la Costa, en el Tolima, en otras regiones, otros indígenas marcharon por el mismo descontento. Simultáneamente, y aún persiste, se fue dando el paro camionero. Las razones son elementales. Las carreteras no tienen seguridad. Los queman, los roban, los matan…La gasolina sube mes a mes, los insumos, los peajes a diario encarecen. Los fletes, sin embargo, están congelados. Las centrales obreras, como si fuera poco, programaron y llevaron a cabo una multitudinaria jornada nacional de protesta. El sueldo no alcanza, y ya están ad-portas las reformas laboral-prestacional y la fiscal. El gobierno tiene el plan macabro no sólo de achicar los ingresos de los trabajadores, sino de aumentar los impuestos. Yo no me atrevo a llamarle a eso corazón grande. Muy bien, se pregunta el ciudadano corriente…, ¿es a este gobierno al que quieren reelegir? Frente a toda esa incongruencia también es la protesta. El Congreso, con unas mayorías del gobierno, se apresta a darle la bendición a la norma que permita la reelección inmediata del Presidente Uribe. Nadie duda que las lentejas hagan eficazmente ese trabajo. El problema es que la popularidad del presidente sólo está en la cabeza de los medios manipulables y en boca de quienes nadan en las oportunidades y la opulencia, gracias a su gobierno… En la calle, en el campo, en las fábricas, en las plazas, que será donde finalmente se decida la reelección, como lo vemos, las encuestas no lo favorecen. Allí la cosa será a otro precio, a menos que los «paras» metan otra vez sus sucias manos.

Septiembre 19 de 2004/Emisión 387

201

Testimonios del alma

Si no es indolencia, ¿qué es? Hace 19 años, ayer se cumplieron, Armero fue desaparecido por el deshielo del Nevado del Ruiz y la posterior crecida de una quebrada que lo arrasó. Las cuentas nunca van a estar claras, pero fueron cerca de 27 mil víctimas. El reinado igual estaba en pleno fulgor, a pesar del reciente hecho del Palacio de Justicia. Aquella vez, doña Tera Pizarro de Angulo, y hoy su hijo, dieron la orden de que el baile siguiera en los salones, que hasta allá no llegaba el agua. He escuchado que, acaso, los colombianos seamos un pueblo indolente, o que nos estemos volviendo indolentes. No lo acepto ni de vainas. Tenemos un gobierno y un buen sector de nuestras oligarquías indolentes, eso sí. Basta escuchar a los pontífices de las radios organizando solidaridades para Cartagena. Montan un dispositivo publicitario en Cartagena porque allá están los ojos de mucha gente y, sobre un dolor que no está localizado sólo a la vista de sus periodistas, se muestran humanos. Son 24 los departamentos inundados, miles las hectáreas de arroz, banano y otros cultivos las que tapa el agua. Son cerca de dos mil familias que se quedaron sin sus chócoros, sin mantas ni esperanzas. Están arrumados en escuelas y plazas de mercado. Sin embargo, ellos siguen bailando frente a las cámaras, con la aquiescencia de los dueños de las cámaras. Allí mismo, en Tierra Bomba, el hambre y el desamparo lastiman. ¿Cómo pueden seguir bailando y coronando, si las faldas de La Popa se deslizaron y se llevaron las casuchas de los miserables? Ya ni eso tienen, mientras a pocas cuadras la opulencia festeja con percales, siliconas y tocados. ¿Acaso han visto a Gamarra cómo quedó? A duras penas quedaron por fuera del agua las copas de los árboles. En Achí, los colchones bajan por el arroyo, en Nechí, los ancianos se suben a los taburetes para no ahogarse, y lo han logrado hasta ahora; pero, del hambre, los taburetes no salvan. En Santo Tomás, en Palmar de Varela, en las riveras de los ríos Cauca y Magdalena, en todas esas veredas hay una verdadera catástrofe, mientras se derrochan millones en fastuosas fiestas. Ese es nuestro país, nuestro reto, el que hay que cambiar. La verdad es que ha llovido como nunca, y también que ha habido la imprevisión de siempre. En abril pasa lo mismo. En Córdoba, en el Atlánti-

202

Testimonios Escuela del y País alma co, en los Llanos quedan los caseríos asolados. Y en septiembre y octubre vuelve la tragedia, pero con más intensidad. Este año ha sido más duro todo. El presidente u otros altos funcionarios van y prometen, se escuchan aplausos, y después, nada. Algunos de los comerciantes que exprimen a los consumidores nacionales todo el año esta vez se han vinculado; no en la medida en que lo podrían hacer, dadas sus extraordinarias ganancias, pero algo han aportado. Ahora, para rematar, anunciaron que Bush viene, y preciso, a Cartagena. Ya los veo, barriendo el centro y pintando las calles por donde les pasará el amo. Tierra Bomba tendrá paso restringido hacia la ciudad, cerrarán el acceso a La Popa. De El Pozón, ni hablar, sus calles serán bloqueadas, mientras los principales del mundo y del país se sientan a manteles en los grandes salones. Si eso no es indolencia, ¿qué es? La situación la tienen que superar los pueblos casi solos. Los damnificados van y se recuestan donde algunos vecinos mientras baja el nivel del agua, comen deshechos mientras tanto, hacen sus necesidades entre el monte y se ponen a esperar las epidemias que le siguen a estas situaciones. Como los hospitales vienen siendo cerrados, el dulce se pondrá a mordiscos para los pobres. La fiesta sin embargo seguirá para los ricos. Habrá plata para tanques y tanquetas, para balas y fusiles, para que roben los corruptos, para que consignen en el exterior los pícaros que hacen negociados. Los otros estaremos con el agua al cuello, si no es con la tierra encima. Este país tiene que cambiar, lo tenemos que cambiar los solidarios. Los valores que les quedan a ellos, los tienen en el banco. Noviembre 14 de 2004 /Emisión 395

La escuela debe arrancarle los niños a la calle Lo que voy a referir no me lo he imaginado. No doy para tanto. Lo he conocido de primera mano, hace ya algún tiempo: A la chica del primer caso la llamaré Alicia, por aquello del país donde nació. Era hermosa, como son las niñas a sus 17 años. De piernas largas, cabello corto. Alegre, muy alegre. Hacía 9º grado, y al terminar el 3er período iba perdiendo todas las asignaturas, menos Educación Física, por lo que el Consejo de maes-

203

Testimonios del alma tros decidió entregarla a sus padres «dizque para que no perdiera más el tiempo». Como debo ser breve diré que el padre, un ordinario que se sintió defraudado, la cogió a palo y la echó de la casa. Alicia fue a parar donde un farmaceuta del barrio que le dio posada. Unos pocos días después, aquel tipo abusó de ella. A la deriva, probablemente embarazada y en el más completo desamparo, recibió una oferta de trabajo. Nunca más la vi. No habían pasado dos meses cuando uno de sus compañeros me contó que la había encontrado en la noche, por la 19. Vendía su cuerpo y tenía con qué comer, pero no llegó a ser atleta. El otro era Carlos. Vivía en un barrio de invasión. Sólo subir hasta allá era cosa de héroes. Como era guapo, echao pa´lante, las pandillas lo fueron absorbiendo hasta que se metió en líos de robo y demás. A la puerta del colegio llegaban muchachos de otros grupos a arreglar cuentas con Carlos. Él los atendía a todos con su hebilla y volvía a estudiar al otro día. La noticia hizo carrera, y de nuevo se reunió el Consejo de maestros. Alguno de ellos se ofreció para acercarlo a un grupo de trabajo extra-clase que había en el colegio. El Consejo aceptó con la condición de que la próxima vez sería expulsado. El chico se vinculó febrilmente al trabajo aquel, pero pasaron pocas semanas antes de que Carlos tuviera otra pelotera en un potrero cercano. Fue expulsado y aquel maestro de la propuesta, sin mayores argumentos, fue señalado de alcahueta. Como a los tres meses, su fotografía sin ojos, sin testículos, sin uñas, fue gancho de venta para un matutino. Así lo encontraron debajo de un puente, como a 10 cuadras de su colegio. Las puertas de la escuela se cerraron para ellos y el mundo, y la vida. Digo todo esto porque la última medida de la SED en torno a darles propinas a los chicos de la calle para que regresen a la escuela, ha sido analizada, no ya por un Consejo de maestros, sino por la gran prensa y, en varios casos, descalificada. Yo no sé si la medida sea la indicada, no conozco antecedentes en ese sentido, ni me he puesto a mirarla detenidamente. Yo sólo sé que hay que hacer algo y si ese es el comienzo, bienvenido. Eso es inclusión, esa medida es coherente con la política de Bogotá sin indiferencia y creo que los maestros, todos, deberíamos hacerle el juego a la propuesta. Cada maestro un padrino, para la ropa, para el calzado, para los útiles. Profesor Abel, me postulo para padrino. Cada niño que nos pare bolas, será un niño, 2.600 metros más lejos de la calle, tan bellamente abolardada. La escuela tiene que hacer ofertas, tiene que competir con la calle, y ganarle. Emisión 403 Enero 30 de 2005

204

Testimonios Escuela del y País alma

Una ley a la medida No pudo estar más revuelto el país político esta semana, cuando están regresando los congresistas a sesiones extras en algunas comisiones para tratar con urgencia manifiesta, el tema del sometimiento a la justicia de los paramilitares reinsertados. Muy difícil se ha presentado la lectura de la situación, mediante las señales del gobierno. La indefinición y mucho más la falta de un pronunciamiento oficial han imposibilitado tener un oriente y en estas circunstancias, las caricaturas y las mamaderas de gallo a manera de conjeturas, han reemplazado la claridad. Min-Sabas y el doctor ternura en aceras distintas frente a la redacción; de otro lado, no pocas iniciativas del orden parlamentario sobre el mismo tema, fueron enredando la pita, hasta en los mismos títulos que ha ido teniendo el bendito proyecto…Desde Verdad, Justicia y Reparación, pasando por otros títulos hasta el presentado por el doctor Sabitas, de Justicia y Paz. Queda por saberse, si con la renuncia y retoma de Luis Carlos Restrepo del cargo, condicionando su regreso, a poder disentir públicamente del dicho proyecto, no se debe más bien a un mandado que el Comisionado les hace a las autodefensas para que la ley finalmente quede hecha como dictada por ellos. La comunidad internacional ha pedido, no solo celeridad en la elaboración de un marco jurídico para la reinserción, sino, que la justicia sea parte de la reparación en tal normatividad. «El proceso ha avanzado sin el respaldo de un marco legal integral que clarifique las condiciones bajo las cuales se desmovilizan personas responsables de violaciones a los DD.HH…» ha dicho ayer la señora Susana Villarán, vicepresidenta de la Comisión Interamericana de los derechos humanos. Vale la pena recoger el comentario del Senador Rafael Pardo, quien ha señalado refiriéndose a la inquietud de cierto sector del periodismo y la política en el país, que: «Las leyes penales no se concertan con los delincuentes. Los legisladores no podemos adelantar nuestro trabajo considerando si les gusta o no la ley a los paramilitares, ese no puede ser el criterio para legislar. La norma debe proteger a la sociedad, no a los delincuentes» ha dicho muy enérgico y con toda la razón.

205

Testimonios del alma En resumidas cuentas, no son sólo Piedad Córdoba y los miembros de la izquierda democrática los interesados en que no se hagan normas para aumentar la burla y la impunidad, la comunidad internacional también está apretando, por fortuna. Y a todas estas, ¿por qué no le dejan el capítulo correspondiente a la reparación, a los familiares de las miles de víctimas de masacres, «aferramientos», despojos y atropellos? De todas formas, invitamos a la gente de bien a estar atentos sobre el tema y a que se aireé una discusión documentada en la escuela-país. Febrero 20 de 2005/Emisión 406

Miscelánea para indiferentes ¡A este mi país se lo está llevando sin remedio el patas! No nos damos cuenta pero las orillas se han ido desbarrancando y a todos nos está tocando apilarnos en la mitad, en donde casi no hay espacio y por ende la fricción es mayor, mayor la calentura, y la única salida posible pudiera ser un estallido fatal. Por ejemplo, no va quedando juego para los trabajadores. En el sexto debate en Cámara ya fue aprobada la reforma pensional. A partir del 2010, las mujeres obtendrán su jubilación a los 57 años y los hombres a los 62. En esa fecha también quedará eliminada la mesada 14 y sólo serán regímenes especiales los de los militares y el presidente. Se acabaron las convenciones colectivas… Esos mismos hacedores de leyes, que tienen arte y parte con el capital financiero, siguen atracando a manos limpias a la gente. En el Congreso, las mayorías gobiernistas aceitan su aplanadora y amarran las normas a las conveniencias que garanticen el poder para los ya poderosos. Pequeñas escaramuzas, y abortos como el del tal partido del actual mandatario, como que tratan de devolverle a uno la esperanza, pero que va, ellos se las arreglan para armar la moña por otro lado. El destinado para esa misión pareciera que es hoy el doctor Gaviria, tan recordado por los trabajadores de este país. La mano de plomo de una guerra que el gobierno insiste en desconocer pero a la que le destina la mayoría de los recursos, es la otra

206

Testimonios Escuela del y País alma tallita que tenemos aplicada a las costillas. Por la gracia de su tal guerra, bueno: los muertos, los desplazados, los secuestrados, los desaparecidos; pero también quedarán a cargo de nuestros bolsillos el mantenimiento de los tales reinsertados. A los paras habrá que escriturarles las tierras que se han robado, habrá que crearles empresas para que ellos exploten, pero mientras tanto hay que pagarles salarios, y mantenerlos a cuerpo de rey. Pero si la ley que salga del Congreso no tiene dichos tratamientos y no se les tallan bustos a lo largo y ancho de la patria por los favores recibidos, ellos regresan al monte… Otro cerco que se cierra está en las ciudades. Muchos jóvenes están siendo atacados últimamente. Mueren soldados bachilleres, otros quedan heridos. Las cifras de la semana pasada son terribles. Nuestras niñas y niños de escuelas y colegios también están siendo asesinados en las ciudades. ¿En dónde carajos nos los metemos para que estén a salvo? Ahora entre ellos mismos se acaban con sevicia. Lo que pasó en El Campín es terrible. A ese sitio la gente iba a divertirse y el sufrimiento más grande era un gol del equipo contrario o un vecino de tribuna comiendo morcilla. Hoy no, hoy sólo tienen derecho a ir los menores de 25 que estén armados y drogados. Está probado que si una de esas dos características no se tienen, el riesgo es muy grande. A lo mejor mis comentarios no son muy juiciosos dado que no gusto de este gobierno ni de la mayoría de los políticos, pero usted, que es mas objetivo seguramente, debería ponerse a hacer un ejercicio parecido, a ver que le resulta. Por lo pronto yo creo que en este país, si uno no es pícaro o está desarmado, marca calavera. En mi caso particular creo que conozco mi porvenir.

Mayo 15 de 2005/Emisión 418

207

Testimonios del alma

Arrancó la re... Ahora si, como dijeran en mi tierra: ¡todos debajo de la mesa! Los medios masivos más importantes, quiero decir los que pertenecen a los dueños de la plata en este país, los gobiernistas, entraron en campaña y lo hicieron en masa. Con bombos y platillos empezaron a anunciar una semana atrás que revelarían –todos, el mismo día- los resultados de una encuesta sobre la intención de voto de los colombianos de cara a las elecciones para presidente. Las combinaciones fueron muchas. Pusieron al doctor Uribe frente a cada uno de los precandidatos oficiales y por el camino se inventaron otras candidaturas, la de la embajadora en España por ejemplo, tal vez como complemento de la estrategia de desinformación que planearon. Plantearon la posibilidad de una segunda vuelta y dieron a conocer cuales serían sus rivales en esa eventualidad. A todos los barrió sin despeinarse el presidente, claro, soportado en los hombros de Caracol, El Tiempo, La República, La W y todas las empresas de prensa «aupantes» de la dicha reelección inmediata. Ellos, la gran prensa ya salieron a campaña. Yo juzgo que eso es trampa, que están haciendo una presión indebida frente al fallo que debe emitir la Corte Constitucional sobre la reelección. No, ellos cerraron los ojos y están olvidando ese pequeño detalle. Si la Corte –como creen muchos estudiosos del derecho- declara inexequible la reelección, ¿para dónde carajo van a coger? En el supuesto de que le fallen a favor a los que esperan otros cuatro años del mesías, faltaría el veredicto de las urnas y allí intervienen todos aquellos a los que nunca encuestan, ni opinan por teléfono en las emisoras, ni chatean con Julito. Esos, a esa hora están en los semáforos pidiendo limosna o pescando, o de lomo al sol arreando mezcla, o vendiendo frunas, o manejando zorra, o en clase con sus estudiantes. Ese es otro paseo, como lo fue en el Referendo. Sin duda que la gente se está preparando para cualquier eventualidad de ese tipo porque no confía en nada ya. Bien sabido es que la Corte tiene a personas muy honestas y responsables frente a esa decisión, pero como aquí los poderosos se inventan cada zancadilla para poner el viento a su favor, puede ser que sólo hasta el día

208

Testimonios Escuela del y País alma de las votaciones el supremo juez, el pueblo deje en su plata a las oligarquías, como hizo con la alcaldía de Bogotá y con el Referendo. Amanecerá y veremos, mientras tanto, abramos el ojo, con la manito que seguramente hecharán «los paras». Julio 31 de 2005/Emisión 429

No más constancias ni abandonos Al paso que voy, terminaré en política como el niño diferente. Por allá, arrumado y solo en el rincón de los incomprendidos, que además, nada entienden. ¿Cómo así que Uribe y Pastrana quienes al parecer hasta hace poco solamente los unía su clase socioeconómica, ahora resultaron coincidentes y empujando el mismo tren? ¡Pues así! Pastrana venía criticando la tal Ley de Justicia y Paz y la reelección presidencial inmediata; para cualquier despistado político esta situación debería representar una brecha profunda en lo ideológico, insalvable, pero no; ellos se pusieron de acuerdo y se van a ayudar en sus propósitos de preservar para las oligarquías que representan, el poder en este país. ¿Cuál es conservador o cuál liberal a la hora de pelear por lo mismo? Ante la posibilidad de consolidar la hegemonía, reafirmarla y garantizar las ventajas históricas de los ricos, ellos posan de amnésicos, no les importa dimensionar su cinismo; para ellos el decoro ideológico, la dignidad y la decencia no existen. Al otro lado, a la izquierda del basurero las cosas son diferentes pero no mejores. Muchos de nuestros dirigentes dan grima. Cada quien defiende su islita insignificante, sin enterarse que hay huracanes, ciclones y tsunamis. Ni siquiera consideran la posibilidad de los puentes para volverse fuertes, países o continentes. Sus sueños se les han ido atrofiando y se contentan con salvarse ellos de las pesadillas, así los demás, sus gregarios, quienes han abonado para su cimiento y su escalada, todavía crean que hay esperanzas. Son una desgracia muchos dirigentes de nuestra izquierda. Algunos dicen representar los intereses de sus electores, en los sindicatos, en los cargos

209

Testimonios del alma públicos o en el legislativo. Saben a ciencia cierta que mientras no se construya poder, la lucha será desigual, que seguiremos en desventaja. Aún así, a ellos sólo les sigue preocupando su cargo, su curul. Olvidan a quienes deberían ser sus representados. Ante las perversas iniciativas gubernamentales para reformar las leyes, para arrebatarles a los trabajadores sus conquistas, por ejemplo, ellos se retiran aduciendo radicalidad, pero dejando solos a los oligarcas legislando. Firman constancias y con eso les alcanza para discursearse y señalar a otros de los fracasos. Naturalmente a los otros de la izquierda, ellos fueron los únicos que actuaron dignamente. Yo no voté esa reforma, dicen... En los sindicatos es parecido. Mientras las bases se debaten entre los miedos y los retrocesos laborales, muchos de sus dirigentes están buscando, visceralmente, golpear al del otro movimiento para hacer más fuerte el suyo. Entraban y paralizan procesos, organizaciones enteras con tal de ganar batallitas a quienes deberían ser sus aliados naturales. Son felices fracturando, fraccionando, mientras en el otro costado aquellos se unen, se fortalecen. Yo creo que de seguir así las vainas, va a llegar un momento en que quienes como yo tenemos sueños y ambiciones de construir una opción política fuerte en este país, vamos a tener que gritar como lo sugiere Michael Jacobs: ¡No nos jodan más, ni la derecha ni la izquierda, nosotros vamos es pa´lante! Agosto 7 de 2005/Emisión 430

«Cada vez que un niño falte a la escuela debe haber una conmoción...» Abel Rodríguez Céspedes Esta semana fue dado a conocer un documento sobre la deserción escolar en el país por parte de la Contraloría General de la Nación. De pronto, para cualquier paisano resulta irrelevante la anotación que me dispongo a hacer, pero no para un maestro o para cualquier «alguien» que se encuentre comprometido con la niñez.

210

Testimonios Escuela del y País alma El informe señala que solamente en 2004 abandonaron la escuela casi 760 mil estudiantes, lo cual implicó que el Estado y la sociedad perdieran por causa de este fenómeno, más de 680 mil millones de pesos, de los 4.9 billones que se destinan a educación en el país. Revela el estudio que con base en la población matriculada en 2004, 10´524.547 estudiantes, el promedio de deserción fue del 7%; según este estimativo, solamente estaría concluyendo su ciclo completo de educación, el 47% de los niños y jóvenes que lo iniciaron. Así en cifras habló el señor Vicecontralor Luis Bernardo Flórez Enciso, durante la instalación de la Agenda Nacional Ciudadana en Educación. La deserción escolar, el hecho de que los estudiantes abandonen el sistema educativo antes de haber culminado el ciclo escolar, es un fracaso en la aplicación del derecho a la educación en razón a que se incumple con los fines últimos del sistema y tiene considerables efectos negativos sobre el desarrollo social. Dado que la deserción en la escuela por parte de los niños obedece a problemas asociados con la situación económica de la población, haría falta algo más allá del cupo en las escuelas. El gobierno nacional ha planteado salidas a la ampliación de la cobertura y estadísticamente lo ha logrado según el mencionado informe, pero haría falta crear una política pública nacional que impacte frontalmente en la permanencia. En Colombia, según el DANE, durante 2003 se observó que de 1,2 millones de niños trabajadores, el 38% de ellos en edad escolar no asiste a ningún centro educativo y que más del 5% enfrenta el mercado laboral en condiciones de analfabetismo. Octubre 23 de 2005/Emisión 441

Yo sólo recibía órdenes Por estos días y algunos más atrás, ha habido conmemoraciones que paran los pelos. La sentencia popular reza que la historia finalmente la escriben los vencedores, pero la memoria del pueblo es inviolable. El terrorismo, cuando es subversivo y cuando es oficial, igual es terrorismo porque no discrimina entre combatientes y no combatientes. No tiene entrañas. El terrorista no siente escalofrío y en medio de su demencia considera que sus gestas son heroicas. La memoria del

211

Testimonios del alma pueblo, por el contrario y pese a la historia misma y a las revisiones oficiales, no permite deformaciones y se vuelve imagen y está obligada a darle voz a la otra realidad. No será estéril, a pesar de su tamaño comparado con las fuentes oficiales. No será estéril. En agosto pasado cuando se cumplían 60 años del genocidio causado por Estados Unidos en Japón durante la Segunda Guerra Mundial, reapareció Paul Tibbets, el piloto del bombardero B-29 desde el que se despachó sobre Hiroshima, aquella bomba nuclear de tres metros de altura y cuatro toneladas de peso para la muerte. El nonagenario militar retirado recordó sin quitar una sola coma, su declaración de entonces: «fue una orden que obedecí, como había sido adiestrado; en las mismas circunstancias, no dudaría en volver a hacerlo». Para todos los militares estadounidenses de entonces y para el presidente Harry Truman, la bomba fue importante para finalizar la Segunda Guerra... Tal vez basados en la misma lógica, los militares de aquí y el presidente de entonces, Belisario Betancur, decidieron resolver y acabar la toma del Palacio de Justicia a sangre y fuego como lo hicieron entonces. La premisa era acabar con el contrario, así en ese propósito hubiera que acabar con todo lo que palpitaba...Yo conduje el tanque, yo disparé, yo sólo recibía órdenes, yo defendí las instituciones. Nadie dice yo asesiné, yo destruí indiscriminadamente y mucho menos yo desaparecí. Quienes para bien o para mal estuvimos en razón de nuestro oficio allí, cerquita, fuimos testigos de cómo sucedieron muchas cosas. Incluso por televisión se vio a los que salieron vivos y entraron a la Casa del Florero de quienes ahora nadie da razón. La historia oficial y la oficialista al repartir culpas sólo se detiene en el hecho de la toma y por supuesto, esa parte tiene culpable natural y mucho más, en época de elecciones. El fiscal actual ha llamado a indagatoria a funcionarios de entonces, incluyendo a Belisario. Ojalá lo obliguen a dar a conocer su versión antes de su muerte. Ese cuento de que ese instante sólo sería posible después de su muerte es una vagabundería. Probablemente escribiera lo que le de la gana y a favor del establecimiento, lo cierto es que a un difunto es muy jodido contradecirlo. Los antiguos dirigentes del M 19 y hoy miembros del Polo Democrático, no han rehuido el debate y por el contrario han hecho aportes definitivos para que la gente se forme su propio juicio, a 20 años de ocurrido ese doloroso episodio. Hay una historia que está siendo revivida por los medios masivos con un

212

Testimonios Escuela del y País alma inconfundible propósito político por parte de quienes encuentran en el Polo Democrático un adversario importante de cara a la reelección, pero hay otra historia en la memoria del pueblo, que debe ir de boca en boca, de conciencia en conciencia, de salón en salón, de escuela en escuela...Es una obligación moral. Noviembre 20 de 2005/Emisión 445

El manejo tramposo de los medios El torbellino de los grandes medios de comunicación del país, monta a su antojo las brisas que enredan la lectura juiciosa de la actualidad política. A su antojo, montan debates y enredan a todo el mundo en ellos; ponen a todo mundo a hablar de los temas que ellos han propuesto, mientras la bola de nieve crece, consolidando el propósito de reelegir a Uribe. Que si Uribe ha debido o no, anunciar su candidatura desde Palacio; y al otro día, si Arizmendi actuó inequitativamente entrevistando al candidato presidente durante 90 minutos o no. Los opinadores especializados y los grandes medios entonces, se llevan el tema hacia la libertad de expresión, supuestamente coartada, cuando se señala por los críticos ingenuos que en Caracol la entrevista había sido muy extensa, y que las temáticas mostraban más un tono de campaña, que de gobierno. La verdad, me parecen muy tontas esas discusiones a estas alturas. Claro que ese es un manejo tramposo del poder de la información, pero la trampa está hecha desde el momento en que se cambió la Constitución para montar reelección con nombre propio. Allí fue donde torció la puerca el rabo. Lo del manejo de los medios es así aquí y en Cafarnaún. Acaso Voz Proletaria le va a dar el mismo despliegue a una entrevista de el doctor Carlos Gaviria, que a otra con Peñalosa? O mejor aún, con Navarro? Ustedes han visto u oído a Yamit Amat, o a Gossaín entrevistando en la misma extensión a los dirigentes de la CUT, que a los empresarios y/o los del gobierno en el tema del salario mínimo? El Tiempo, La República, El Espectador, El Siglo...así funcionan. En España las ideologías tienen sus propios medios por donde expresarse, en Estados Unidos, en la Conchinchina.

213

Testimonios del alma La cantaleta que yo les he echado a nuestros dirigentes siempre, ha sido en ese sentido: Hay que crear un medio poderoso, que exprese la contradicción, para que la opinión pública conozca otros puntos de vista. Pero nadie va a obligar a Caracol a darle el mismo tratamiento al candidato de su preferencia, que al contradictor. Ese engendro de la objetividad periodística no ha existido ni existirá en nuestro medio. El lío es otro. Vamos a suponer que mi perorata tiene eco y que por fin se decide crear un gran periódico diario o, semanario para dar a conocer la ideología política del PDA y las propuestas de gobierno para el país. Supongamos que las organizaciones sociales y políticas de los trabajadores se embarcan económicamente en una empresa de esa naturaleza. ¡Excelente! Ahora, que nombren un comité editorial con autonomía para definir las temáticas y los enfoques del material a publicar. Al día siguiente de la primera edición o del primer programa de T.V. o radio al aire, la tal autonomía sale a volar y el relevo será por la alta dirigencia que cree saber los secretos de todos los oficios. Yo entonces lo que llamo es a la reflexión. Mientras no se tenga claridad sobre la necesidad de crear los espacios propios, los medios propios, seguiremos llorando indefinidamente. Mientras nuestros dirigentes no entiendan que es urgente acceder a los medios para hacer construir alternativas y consolidar el proyecto político , - no los proyectitos personales- nos vamos a estancar llorando y culpando a los demás de nuestra ceguera. Si ven que Uribe dirije toda la gran prensa nacional? El no lo produce, pero ella si reproduce su pensamiento y el de la oligarquía. Diciembre 04 de 2005/Emisión 447

Contra las FARC, y contra todos los asesinos «Estoy harto de que los asesinos y negadores de la vida proclamen a voz en cuello ser ellos la vida». Imre Kertész Premio Nobel de Literatura Ahora la humareda amenaza con inundar los sentidos de todos, hasta el 4 de febrero.

214

Testimonios Escuela del y País alma Esta es la fecha que los de la iniciativa de la marcha contra las Farc, han puesto como definitiva para su realización. Sin duda las opiniones están divididas, aunque la fuerza hecha desde el gobierno y desde los medios adeptos a este, hayan inclinado la balanza. ¿Por qué sólo contra las Farc?, preguntan desde una orilla, tratando de hacer visible que el conflicto armado en nuestro país tiene no sólo origen sino actualidad multilateral. Contra las Farc, porque ellos son los que han secuestrado, gritan desde el pretil de enfrente. Entre tanto los paracos pasan de agache, los causantes de la inequidad pasan de agache, los políticos corruptos se ríen, el Estado mafioso tantas veces denunciado pasa de agache y sube en las encuestas y los secuestrados se pudren en la selva. Yo no voy a marchar porque percibo que definitivamente la convocatoria sólo pretende profundizar la radicalización de las posturas entre «los buenos» y «los malos» del paseo, a la luz de los últimos hechos. ¿A quién le cabe duda de la necesidad de terminar con la crueldad del secuestro? A nadie. Desde esa simpleza la marcha está tan justificada como utilizada por «los buenos». Pero simultáneamente la gente se pregunta, ¿si marchamos los liberarán?, y más aún esto terminará, o tendremos que seguir haciendo marchas después contra los paracos para resucitar a los miles de asesinados con sus manos? y otra contra los narcos, contra los políticos narco-paracos, contra los miembros del gobierno cercanos a la mafia narcopamilitar…? Contra la clase política que ha, de alguna manera ocasionado la injusticia social…? En estos días solamente apresaron a un juez y a un ex jefe de inteligencia militar acusados de narcotraficantes, mientras se cuentan por decenas los parlamentarios afines al gobierno y al paramilitarismo presos a la fecha y nada que se disuelven las sospechas sobre altos miembros del gobierno actual y hasta familiares del presidente por la misma razón. Cómo entonces, ¿quitarle la razón a unos ni a otros? La vaina por estos días es que «los buenos», los que se dicen buenos, quieren forzar a que los contrarios a la convocatoria queden, bien como amigos de las Farc, o como enemigos de la paz. Con cara gano yo y con sello pierde usted, ahí está el pedazo que corrompe la iniciativa. El planteamiento inicial de presionar el acuerdo humanitario queda literalmente borrado con el propósito de la marcha y entonces uno se

215

Testimonios del alma pregunta, a los promotores, ¿los movió sólo el saldo político para su presidente o , de verdad el propósito es la libertad de los secuestrados? Yo no estoy, nunca estaré con asesinos. Ni legales ni ilegales, por eso no voy a marchar el 4 de febrero. Enero 27 de 2008/Emisión 448

La concreción y el despiste Quienes insisten en ver la realidad por las orejas, quienes aceptan el dibujo mediático de la realidad e ignoran a propósito los hechos concretos del día a día, estarán celebrando la posesión que ocurrirá mañana siete de agosto, del segundo período del presidente Uribe. Para ellos la reforma tributaria es benigna, así el IVA, así el 4 por mil y las vergonzosas exenciones a los potentados. Para ellos los muertos que sigue poniendo el conflicto armado no son nada, a pesar de los recursos que se le restan a la gente para invertirlos en esa loca guerra que tiene de lado y lado desquiciados imperdonables. Para ellos, el hecho de que se pretenda privatizar las empresas patrimonio nacional no significa nada. Que el presupuesto destine tantos recursos a la deuda externa e interna, que la corrupción siga campeando, que la miseria aumente; parece no decirles nada. A ellos les alcanza con escuchar mentiras en ese diminutivo empalagoso y cínico de los gobernantes. Ellos, los siete millones de electores que hacen posible la re-posesión de mañana, están en todo su derecho de estar exultantes de felicidad. El lío, el problema, la desesperanza y el reto mismo es para quienes no lo elegimos, los cerca de quince millones de colombianos con derecho a votar que elegimos otra opción o más triste, los que dentro de la misma cifra fueron indiferentes en la coyuntura electoral. Cuando se revisa la composición del Congreso, la desproporción, digo, el panorama se opaca. El vulgar clientelismo que ha logrado amalgamar a dirigentes regionales señalados por el propio presidente como relacionados con el problema del paramilitarismo, curiosamente con los pulcros congresistas que los maltrataron en el reciente pasado. Allí en el parlamento, la dignidad nacional deberá ser defendida por una inmensa minoría. Si bien hay bastiones regionales de gobiernos democráticos, parece aunque en Bogotá es evidente, que sus más altos represen-

216

Testimonios Escuela del y País alma tantes estuvieran anestesiados y atónitos, frente al reelegido presidente. Aquí nadie está moviéndose fuertemente en política para garantizar la continuidad del actual gobierno distrital. Por lo menos al interior del magisterio, los diferentes sectores tan frontales para codear a quienes ideológicamente están más cerca, se muestran paralizados ante la situación nacional. Locuaces dirigentes tan eficientes a veces para descalificar a sus copartidarios, aunque de matiz diferente dentro del mismo Polo, se han invisibilizado para hacer la política cuando más se necesita. Seguro que cuando venga la elección para el Concejo de Bogotá, volveremos a ver a todos los sectores en su verdadera y triste dimensión antropófaga. Juzgo desde mi trinchera, que lo estamos haciendo bien en el gobierno de Bogotá; que hay muchas gestiones importantes que posicionar entre la opinión, otras que hay que salir a defender y otras que están esperando ser jalonadas, pero yo no se a quien están esperando que lo haga. Yo me pregunto, que hay del tal periódico que estaban por sacar. Ojalá que la rapiña no impida ni su nacimiento, ni su aporte oportuno. Es urgente organizar a esos 17 millones de desesperanzados de la Colombia que se queda sin presidente a partir de mañana, otra vez. Agosto 6 de 2006/Emisión 477

Marcha y plebiscito No me alegra, pero me corre un fresco...Tal es la sensación que se tiene cuando uno considera que tiene la razón. Así me pasa a mi, me ha estado pasando toda esta semana después de la colosal marcha de millones de colombianos, el pasado 4 de febrero. Yo hacía notar que esa convocatoria, apuntando únicamente a uno de los actores violentos de la guerra en nuestro país, tenía tras bambalinas un propósito político originado en el gobierno y auspiciado con todas sus fuerzas por los medios masivos de comunicación. Ya en escena, a un grupo de «inocentes» muchachos de buena fe.

217

Testimonios del alma No tardó mucho la respuesta a mi suspicacia. Nada más el lunes, y se debe tener mucho coraje para actuar de manera tan cínica, el presidente de la U, el partido del presidente, anunciaba el relanzamiento de su re-reelección.. Por supuesto – eso está escrito en los cánones del cinismo – luego han salido otros partidarios a generar algo así como una controversia con la propuesta, para desinformar, sin perder de vista el único propósito que era el relanzamiento de la re- reelección. En eso considero que tuve razón, como también, en que se trataba de una provocación a todos los otros dolientes de la guerra, a quienes habían vuelto invisibles desde el odio natural y legítimo ante las atrocidades de las FARC Esta misma semana fue propuesta la primera de las otras marchas que también deben hacerse, si verdaderamente estamos contra los violentos en Colombia: La Marcha mundial contra el paramilitarismo, convocada por el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, para el 6 de marzode 2008. En Colombia han sido desplazadas cerca de cuatro millones de personas, en su mayoría por los grupos paramilitares. Estos grupos, solos o en conjunto con miembros de las fuerzas militares, han desaparecido al menos a 15.000 compatriotas y los han enterrado en más de 3.000 fosas comunes o han arrojado sus cadáveres a los ríos; han asesinado a más de 1.700 indígenas, 2.550 sindicalistas, y cerca de 5.000 activistas políticos. Entre 1982 y 2005 los paramilitares perpetraron más de 3.500 masacres, y robaron más de seis millones de hectáreas de tierra. Desde 2002, y después de su ¿desmovilización?, han asesinado 600 personas cada año. Llegaron a controlar el 35% del Parlamento. Desde 2002 hasta hoy, miembros del Ejército Nacional han cometido más de 950 ejecuciones, la mayoría presentadas como positivos. En Colombia, agentes del Estado y paramilitares violan los derechos humanos y el derecho humanitario. Muchos grupos paramilitares no se han desmovilizado. Ahora se hacen llamar Águilas Negras. Muchos parapolíticos están en cargos públicos y diplomáticos. A mi juicio, tan justificada ésta como la del 4 de febrero, sólo que al ser una respuesta a quienes ignoraron el dolor de otras víctimas, se convierte en un elemento más de la polarización. Ahora bien, ¿estarán los medios masivos y el gobierno dispuestos a apoyar con el mismo despliegue esta otra iniciativa? Mi respuesta es no. De pronto de dientes hacia fuera, pero no. Por el contrario, la van a debilitar, a deslegitimar. Imagínese al partido de la U, marchando contra los

218

Escuela y País Testimonios del alma paramilitares, a los embajadores organizando marchas en otros países, a Caracol y RCN, radio y Televisión, a El Tiempo enviando cámaras, micrófonos y reporteros a todo el mundo. Imagínense a los ministros de este gobierno marchando y gritando a voz en cuello ¡no más paracos! ¡No más parapolítica!. Es ilógico, pero de todas formas, los excluidos siempre van a insistir en buscar sus propios espacios. Esa es la historia de este país. Febrero 11 de 2008/Emisión 549

Ervin Hoyos y Gustavo Moncayo Después de conocer aquella fotico terrible, en la que Ingrid Betancourt aparece profundamente triste y disminuida físicamente, pero en actitud de rebeldía frente a sus infames retenedores, nada más se ha hecho en este país, que hablar de este tema. Yo recuerdo y reconozco la labor de difusión y permanencia del tema del secuestro, desde la voz de las víctimas que viene haciendo desde siempre el periodista Ervin Hoyos, y que en ese orden, quien volvió a posicionar nacionalmente el tema fue Gustavo Moncayo, nuestro valiente colega, quien ante los oídos sordos de nuestro gobierno, de nuestro parlamento, de los medios masivos y por supuesto de nosotros todos, la sociedad; se echó a andar exigiendo la libertad de Pablo Emilio su hijo, y por su intermedio, la de todos los secuestrados. Digo yo, que estos dos soldados de la libertad desencadenaron con su actitud, una reacción que ya no para, que toma muchas formas y que crece con los días entre la gente de bien. Después, la acción decidida, atinada y eficaz de la senadora Piedad Córdoba y el presidente Chávez, de Venezuela, lograron devolver a la vida y a sus familias a siete personas, reviviendo la ilusión de que en el mediano plazo todos, o por lo menos muchos secuestrados regresarían. Después vino lo que usted y yo sabemos; la rigidez de la soberbia. Pequeños dioses en montes y palacios toman para sí, el derecho a decidir sobre

219

Testimonios del alma

Escuela y País

la vida o la muerte de las personas, como si normas o resultados políticos de una acción liberadora, tuvieran mayor valor que las vidas humanas en juego. Vinieron también los ríos de gente volcadas a las calles como una sola voz, pero no ha alcanzado para mover inamovibles. En ese contexto llegó la fotico que nos apuñaló el corazón. La facilitación de Venezuela y de la senadora Córdoba, más eficaz en el tema de los secuestrados que cinco años de guerra, ya no se tuvo más, en un duro golpe a la esperanza. Ahora, y afectado como el mundo entero por la fotico, el gobierno de Francia ha hecho y anunciado cosas que, a más de convertir a Ingrid en un fantasma que aparece en uno y otro sitio de nuestra geografía a la misma hora ha vuelto a la ex candidata otra vez tema de angustiosa actualidad. El gobierno de Francia se trajo un avión-ambulancia, pues según las muchas informaciones de la solidaria imaginación de quienes dicen haberla visto a Ingrid, sus días están contados. Nuestros «opinadores» juzgan que Francia echó un tiro al aire porque sus emisarios se vinieron sin tener previamente nada adelantado con las Farc, dueños de la última palabra. Muchos descalifican la actitud de Sarkozy. Yo por el contrario leo en el hecho un generoso esfuerzo por recuperar la esperanza y por hacer reflexionar a quienes tienen el poder de decidir sobre la vida de toda esa gente secuestrada. Por eso mismo fue tan oportuna la marcha del pasado 4 de abril. Quizá se requiera que todos nosotros nos paremos de frente a los actores de esta guerra a presionar y a exigir la libertad. Mientras los dueños de la vida echan su pulso, nosotros debemos seguir haciendo cosas contra el olvido, hasta obligarlos a privilegiar la vida.

Abril 6 de 2008/ Emisión 557

220

Testimonios del alma

5 Escuela, ídolos, medios y cultura

221

Testimonios del alma

Los medios, unos completos... Digamos que para fortuna de los pueblos en vías de desarrollo no existen los paparazzi. Esa especie de pacientes arañas depredadoras que permanecen al acecho de sus víctimas, en este caso no para mantener los niveles normales de una especie, sino para impedir la tranquilidad y la intimidad de los seres humanos, que padecen la desgracia de ser famosos. . El accidente de que dieron cuenta las agencias internacionales, en el que perdieron la vida el compañero y la misma Diana Spencer al tratar de huir de unos fotógrafos que los perseguían en moto para retratarlos, nos pone a reflexionar sobre el papel de los periodistas gráficos en esa parte del mundo y de paso, nos permite alegrarnos por no tener ese mal profesional y echarle una mirada al papel de los medios de comunicación en sociedades como la nuestra, para debatir el rol que cumplimos en la actualidad y prevenir desfases como aquellos, a fin de que no se presenten a futuro. Independientemente de los propósitos y de los resultados con y para los que se ha implantado la costumbre de chuzar teléfonos, nos parece que representa una invasión a la privacidad de las personas. Otra aberración de frecuente ocurrencia es la publicación de especies sin confirmar, en contra de terceros, quienes por mucho que se esfuercen en demostrar su inocencia, nada podrán hacer contra un saldo negativo que ya ha arrojado la calumnia. La chiva, la primicia, esa noticia de última hora que hace sentir a algunos dueños o directores de medios más eficientes que la competencia, ha servido para atropellar los derechos de las personas, como en ese caso, a la privacidad, derrumbando algunos valores y proponiendo otros nada edificantes en el compromiso que tienen los medios de aportar, mientras informan, a la formación de los pueblos. Por estos lares, mientras se implementan programas de educación sexual, en la televisión les están preguntando a los chicos ¿cuántas veces lo hacen al día? sin posibilitar que aquellos piensen en cómo, ni para qué... Entre tanto los PEI proponen la redacción de normas de convivencia, los medios

222

Escuela, ídolos, medios ydel cultura Testimonios alma permiten a algunos militares expresiones como la de bandoleros cuando se refieren a los guerrilleros, o la redacción de las noticias se permite el lujo de informar que se dieron de baja a tantos alzados en armas, mientras los soldados si fueron asesinados... Se califica pues, a través de una palabra, el hecho siempre terrible de matar, como bueno o malo. Sin ningún escrúpulo se emiten imágenes horrorosas que parecen tener el propósito de familiarizar a los colombianos con la muerte y el dolor. Ya nuestros niños ven matar y morir sin asustarse. Es hora de que desde las instituciones escolares, le echemos una mirada crítica a este elemento educativo tan importante, de tanta penetración e influencia en nuestros jóvenes, para impedir que crezca la desproporción en que desde las dos aceras, tratamos de construir nuevas relaciones. Agosto 31 de 1997/Emisión 56

Tres veces Tino Esta semana que termina tuvo lugar el estallido de otra bomba de fabricación nacional. Esta vez, en un estadio de Inglaterra. Las agencias internacionales debieron poner a compartir titulares, no sólo a los hermanos Rodríguez con Murcillo o con los otros presuntos miembros del Cartel de Cali, sino con un humilde hombre, también del Valle del Cauca... cómo le parece, con Faustino Asprilla Siempre hemos tenido aquí, en nuestros deportistas, a los más grandes fabricantes de alegrías de la historia, a los mejores embajadores de nuestra nacionalidad, a los mejores representantes de una raza hecha de otras razas, que ha tomado lo mejor de cada una para hacerse única para bien o para mal, pero nacidos para ser los mejores en la actividad que desempeñen. Algunas actividades, no nos pueden permitir sentirnos orgullosos, pero a esas las magnificamos; en cambio a aquellas que muestran nuestra pujanza, las que nos sacan chispas de los ojos y gritos de emoción...a esas las dejamos que pasen y sean fugaces, en vez de sembrarlas en el pecho para vibrar cuando las otras pocas, pretendan causarnos dolor. Aquí en este programa desde la escuela tienen que caber los tres goles del Tino, para que su equipo, el Newcastle derrotara al coloso de España, el Barcelona Catalán.

223

Testimonios del alma ¿Usted no los vio? ¡Créame, fueron geniales! ¿Usted los vio?... Entonces estará de acuerdo con nosotros, que vale la pena tenerlos como pretexto para sentirnos felices de nuestra condición de colombianos…Fue que en el cobro del penal, ese sólo negrito tulueño casi infarta a todo el estadio. Tomó distancia, miró al arquero y lo sentenció: Te voy a meter...y se fue acercando al balón. Para cuando le metió el latigazo, el golero ya sabía que al frente suyo estaba un colombiano. Su mirada era de resignación. Después, ese izarse antológico, a la manera de una orgullosa bandera nacional, para hacernos estallar de júbilo. Ahí, el negro se les volvió diosito a los ingleses. Los descompuso, los dejó locos de felicidad, como aquella vez del gol de Andrés en Wembley, o más recientemente con el escorpión de Higuita en ese mismo estadio que es templo del fútbol. Arrancó de atrás cuando supuso el centro y entonces se fue elevando y en el aire le puso una cita a su enamorada y allí la esperó y la dirigió a dormir entre las piolas con un contacto mágico de su frente. Ese bandido se suspendió en el aire, como un ángel, como sólo lo han hecho Jordan o Pelé. Cómo no alegrarnos y decirlo y comentar con nuestros niños sobre lo que puede hacer un hombre, por humilde que sea, cuando descubre que es capaz. Claro, con los niños hay que soñar en la grandeza, descubrir que es posible y empezar, como la Colombia atinada, a construirla. El tercero no fue tan bonito. Es muy difícil que haya un gol más bonito que el segundo que le hizo el Tino al Barcelona. 21 de septiembre de 1997/Emisión 59

El capuchón de mis recuerdos Por este pleno del cielo, por esta temperatura de la mañana en Bogotá, alcanzo a confirmar mi sospecha de que estoy en el lugar equivocado, hoy, a esta hora. El mundo entero debería caber en Barranquilla hoy, a esta hora. Ayer fue la Batalla de Flores. Nunca habíamos hablado de esto, pero de flores deberían ser todas las batallas, de caricias, de besos, de colores como la batalla que libran los costeños por estos días para materializar el triunfo transitorio de la risa y el goce sobre todo lo demás. Hoy es domingo de carnaval. En muchas ciudades de Europa están en Carnavales. Los historiadores no han encontrado una fecha exacta para acreditarle al

224

Escuela, ídolos, Testimonios medios ydel cultura alma origen del carnaval de Barranquilla, pero qué importa si como dice la misma Amira de la Rosa, a las cosas bonitas no se les pregunta de dónde vienen. Yo no creo en la expresión aquella de la sana envidia. La envidia maltrata, angustia, ensombrece. Esta envidia mía, por mucho que la disfrace, me tiene infeliz esta mañana. En Barranquilla están en Carnaval. Anoche no han dormido, con seguridad. Los poros de todos están de fiesta y yo, escribiendo editoriales, nostalgiando como diría el poeta, y sin poder hacer mucho por cambiar la situación. Al menos ahora bailo los ojos tratando de encontrar algunas palabras para decir como es la segunda vida de los barranquilleros en esta fiesta que termina cuarenta días antes de Semana Santa, dejando por frontera entre el cuerpo y el alma, la ceniza del miércoles. El cura Hoyos no manda por estos días en Barranquilla. La soberana es Liliana. Al leer «El Mando», el decreto único de su mandato, ha ordenado a sus súbditos que el goce se extienda hasta que el cuerpo aguante. Han quedado prohibidas las tristezas, las desigualdades, las relaciones jerárquicas quedaron suspendidas, el Carnaval acaba, por orden de la Reina, con las fronteras, nadie puede escapar a él, nadie pide, nadie exige nada, la rumba les pertenece a todos por igual. El poderoso elemento del juego, el mamagallismo perpetuo del barranquillero se agudiza y al igual que el Dios Momo, los dioses del goce se burlan de los dioses que reinan los otros 363 días del año. Comparsas y disfraces, marimondas y capuchones son las formas de expresión de la cultura popular que se niega a irse al vuelo de las ondas satelitales. «María moñito», «el hombre sin cabeza», «la loca», «barriga é trapo» los políticos de turno, las situaciones todas de la vida nacional harán parte de ese límite que la gente construye entre la vida y el arte, desde la sátira al paso de Joselito por esa área de la rumba que es el Carnaval. El martes, Joselito se irá, morirá. Quedan las viudas del Carnaval llorando su pecho como banca de sindicato, sus dedos como bollos de regalo, sus orejas como carro con las puertas abiertas, sus ojos como balineras de coche y sus brazos como cuchara de menear mondongo. El Miércoles será la ceniza y quizá la vuelva al infierno. El jueves, el planeta tierra recibe de nuevo a los gozones para recordarles que el televisor está empeñado, que tal vez esté embarazada, que toca pagar el arriendo, que ahí

225

Testimonios del alma están los recibos de luz y agua...El resto del año, lo usarán en dar la cara y el lomo a ese sol que no perdona, lo usarán para pagar esos y los otros recibos, en sacar el televisor y la nevera, pero nadie estará arrepentido de haber vivido lo suficiente para gritar sin dudas, que ha sido feliz. Todas las sociedades deberían tener un Carnaval. Quien lo ha vivido, sabe que los colores esos días son más intensos, que el cansancio no existe, que la dicha habita el cuerpo y que el alma queda tanqueada con combustible suficiente para sentir la vida. La fiesta nos hace libres, la música cubre los actos de los hombres de alegría. Ya se que mi envidia encabezará la lista de pecados para la próxima confesión: entre tanto dejaré mi ombligo al capuchón de la memoria, esa será mi fortuna para ser feliz esta mañana. Febrero 22 de 1998/Emisión 77

Hay que ganar «En esos puños de acero hay algo que es mío, hay el calor de la patria, de la gloria al frío» A partir de esta frase, tomada de la canción que Carlos Vives le hizo a Pambelé, quiero enrumbar nuestro comentario de hoy. Sé del riesgo que corremos quienes decimos estas cosas. Yo, en particular he escuchado, a manera de descalificación que: eres muy emotivo, piensas con el corazón, eso es tropicalismo, hay que ser más racionales, y otras sentencias a las que para bien o para mal, nunca he atendido. Mañana lunes en Lyon, Francia nuestra selección de fútbol enfrentará al fuerte equipo de Rumania. Si ganamos o perdemos, el resultado sí cambia las cosas. Yo no se si se parará la guerra, si el problema de iliquidez se solucione, si el invierno dejará de azotar a tantos pueblos, yo no sé. Yo solo sé que un resultado favorable nos puede dar felicidad. Al fútbol yo no le pido más. Con esto sólo se desbarata la tesis de muchos seudo intelectuales de izquierda, - temible secta – quienes siempre han señalado al fútbol como el opio del pueblo y otras barbaridades. Ellos solamente entienden el parqués.

226

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Otra tesis a rebatir a las patadas, es aquella de que lo importante es competir, que el resultado es lo de menos. Está cargada de un conformismo por cuya cuenta tuve muchas tardes de fútbol que me hicieron infeliz. A mis hijos siempre les inculqué que teníamos que ganar. Es que las derrotas nos aplastan. Claro, podemos perder, es una de las posibilidades, y en estas circunstancias, tal vez lo más tranquilizante sea sentir que lo entregamos todo, que hicimos nuestro mejor esfuerzo, que intentamos lo mejor; con eso si perdemos, es porque el adversario fue mejor. Eso es otra cosa. En la firma NIKE fabricante de artículos deportivos; en la búsqueda de la calidad total tienen un slogan: «El que llega segundo, es sólo por que no fue capaz de ser primero». A mí me gusta. Para mañana, deseo con todas mis fuerzas que Colombia gane. Si perdemos, quisiera que nuestros muchachos se entregaran, como sé que lo van a hacer, que dejaran su corazón regado en el terreno. Así las cosas, nos quedaría la esperanza del próximo resultado y nunca estaría lejos el éxito. A continuación les entrego una certeza pisciana, una recomendación para jugar, para tomar partido en la victoria.Cada vez que Mondragón se cuelgue del aire para bajar los tiros rumanos, usted y yo estaremos en la yema de sus dedos. Cuando Cabrera quite limpio y arranque hacia el frente, será nuestra raza la que vaya frente. Cuando Bermúdez y «el Chaca» se batan exitosos contra los adversarios, seremos horizonte para que se proyecten y Santa será más nuestro en el rechazo. ¿No ve que es de Medellín, que representa una generación dolida que se abrió paso desde las comunas hasta el arco del triunfo? Lo mismo «Chicho», una versión moderna de los viejos caciques que murieron antes que entregar sus territorios. Lozano, caudillo talentoso y fuerte, defensor del dulce de su Valle, de la gracia de su salsa igual que Rincón, quien aún desde su intermitencia es puntual para decidir si grito o silencio, como contra Alemania. Aristizabal gregario talentoso de frijol rojo y de maíz, dispuesto siempre al trabajo colectivo y al sacrificio...Y el «Pibe», su pibe, nuestro pibe, el símbolo de la constancia. El coraje y el arte que se volvieron fiesta en nuestros ojos. La fábrica más grande de alegría en toda la historia de nuestro país. El mono que tiene el sol en su cabeza, el que reemplaza velocidad por precisión para seguir siendo el mejor, el astro Caribe, el que huele a salitre, el conductor genial de toda la poesía que escribe nuestro fútbol. Lo queremos ver con su instinto de huracán arrasando voluntades rumanas. Lo queremos ver enlazando mil cuentas con Faustino en el collar de esta

227

Testimonios del alma ilusión. Alimentemos con nuestro ánimo su alianza nueva y eterna con el Tino, con ese coloso tulueño, esa gacela morena que parece desgarbada pero que está hecha de electricidad, que se vuelve un rayo, que ya pasó y está cantando un gol. Métale telepatía a los deseos, envíele su fuerza al corazón de esos, nuestros muchachos, ¡vamos a ganar! Si no lo logramos, saque cuentas y verá que no nos habrá costado nada soñar con lo mejor, e intentarlo; entonces, Túnez e Inglaterra nos podrán pagar los platos rotos. Junio 14 de 1998/Emisión 91

No tienen por qué sacar pecho Por lo menos ira, causa entre los colombianos, el vulgar oportunismo de los padres de la patria, encabezados por el presidente, quienes pretendieron sobre la fama bien ganada del coloso piloto bogotano Juan Pablo Montoya, montar una vitrina, para distraer con sus dientes mondados, la realidad de un país en avanzado proceso de despelote. ¿De dónde acá, el gobierno se siente con el derecho a sacar pecho por los triunfos de los deportistas? Si bien es cierto, el abandono gubernamental es el arpón que los motiva a buscar solos el éxito, esta circunstancia debería llamar a los gobernantes a la vergüenza, antes que a las celebraciones. Han sido y más en el caso de Montoya, la empresa privada y la dimensión de los deportistas las razones de sus éxitos. Cochise, Pambelé, Rocky, Willington, «el Pibe», Pacho Maturana, Lucho, Parra, Hadad, Fabiola, los Botero, Rentería, Montoya y los demás representan la mayor fábrica de alegría de este país, mientras que los gobernantes en nuestra historia y con pocas excepciones, han sido los causantes del estado de postración actual. No caben en ese abrazo, el agua y el aceite. Que tal, el descaro de este gobierno: A la misma hora de las condecoraciones se estaba aprobando la séptima alza en la gasolina. A esa misma hora se conocía, que la dirección del hospital San Juan de Dios recomendaba su cierre por poco viable. Durante todos estos días de condecoraciones -tan merecidas como inoportunas- el invierno arrasaba con las cosechas y con las esperanzas de los campesinos, con las casas miserables de los barrios subnormales a lo largo del país. A esa misma

228

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura hora, arreciaba la guerra y con ella el hambre y la destrucción, a esa misma, a la hora de los brindis en los palacios. Que tal los congresistas y concejales sacadores de pechos. Condecoran y discursean los triunfos de un hijo del pueblo, y simultáneamente hacen y aprueban leyes para aplastar a los más humildes. En próximos días se continuará con el debate sobre el reajuste de salarios para los trabajadores. Allí los veremos sacando, no ya el pecho sino las asentaderas, para materializar su respaldo al más canalla de los últimos gobiernos y avalar su política de entrega a la banca internacional. Yo, desde aquí les pido a nuestros oyentes que observen el desarrollo de tales discusiones en el Congreso, que ubiquen a quienes traicionaron la confianza de su voto para que nunca más se dejen engañar. Que sean como los perros, a ellos no los capan sino una vez. La admiración a nuestra ráfaga de las pistas mundiales, ya la hemos demostrado sus compatriotas, cuando en medio del horror todavía nos dejamos asombrar por sus audacias y sacamos los abrazos y las lágrimas que nunca daríamos a sus aduladores de turno. Si bien es cierto, esto no es la Cruz de Boyacá, si representa el inmenso amor de todos sus compatriotas sobrevivientes. Octubre 03 de 1999/Emisión 151

Guacherna en la memoria «Donde se baila, no anda lejos el amor» Álvaro Cepeda Samudio Ahora Barranquilla vuelve a estar de carnaval, como desde hace más de cien años. Y por esa propiedad extensiva que sólo tiene la sabrosura, toda la costa está de carnaval. Yo todavía no entiendo por qué a veces se señala como «flojo» al costeño porque vive de fiesta, porque siempre quiere estar de carnaval. Mi memoria traidora, a veces me deja luchando, sólo acompañado de mis nostalgias contra tanta calumnia. Creo que quienes así opinan, nunca han oído ese verso maravilloso del himno de Barranquilla que se vuelve verdad al rayo del sol: ¡Barranquilla sabe cantar y sobre el yunque martillar! Ahora

229

Testimonios del alma desde aquí, me traslado como espectador hasta la Vía 40, la que va para Cartagena...Ya va a ser la Batalla de las Flores. Ya va a empezar la antítesis de la guerra. Ya explotó la alegría. «El cortejo sensual de las parejas alumbradas por velas se vino en un remolino de cumbiambas. La dialéctica de la vida y la muerte está expresada en la Danza del Garabato. La percusión, herencia africana se vuelve mapalé con la Danza de los Negros. El laboreo de las pilanderas, los gallinazos que bailan al son de la flauta’e millo son la Danza del Golero. Los indios farotos vuelven a vengarse de los españoles. 13 hombres disfrazados de mujeres saldan cuentas por el abuso a sus mujeres...Los capuchones, las marimondas, las pea-pea...mono cuco guayabero, saca presas del caldero! Es una verdadera batalla en la que el barranquillero se hace militante del comando alegre, y marcha al son de la tambora, la gaita y el llamador, en un bullicioso desfile de reclutas a las órdenes de su soberana y su Rey Momo. La batalla para defender la alegría no tiene marcha atras1». Claro, hace unos días fue la guacherna. El penúltimo viernes de carnaval fue ese festejo callejero que Esthercita Forero y la fuerza del pueblo hicieron incluir en la celebración del carnaval. La luna barranquillera se asoma a mirar los farolitos de colores que los bailadores pasean desde la carrera 44 con calle 70 hasta el «Barrio Abajo». A esta hora, hoy, la Gran Parada, una congregación mayor de ingenio y folclor. Luego el Festival de Orquestas, las maratónicas rumbas en el cumbiódromo. Creo que ya cabe la pregunta ¿A qué horas va esta gente a hacer la guerra si está de rumba? Los versos, el sarcasmo y la irreverencia, la forma más auténtica del periodismo salen de casa en casa con las letanías para dar cuenta de lo que pasó y pasa en el planeta tierra. Es el carnaval. A comienzos de enero la soberana fue coronada y asumió el desorden de toda la ciudad: A manera de recuento, escuchen el comienzo del bando leído por Julia Carolina el año pasado: «Con todos los atributos y privilegios que la emergencia folclórica demanda: Declárase a Barranquilla, a partir de la fecha en estado de histeria carnavalera y ordénase toque de queda parrandero las 24 horas del día mientras duren los ataques fulminantes de risa, y se combata la fiebre del desorden y el merequetengue. Ordénase despejar el territorio farandulero acosado por los hartos, mamertos, aguafiestas y caídos del papayo que perturben el celele público establecido sin concesión ni límites de fronteras que vigilar2». Esto es - digo yo - mamarle gallo a la adversidad. Ametrallar la tristeza, no a la vida. Secuestrar a la indolencia, desplazar la tiranía, masacrar la des-

230

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura gracia de ser un pueblo de gente buena, hoy y siempre jodido por la vileza y la maldad que viene de las sombras. 1-2:: Alfredo De la Espriella Marzo 05 de 2000/Emisión 169

El fútbol, una pasión alegre Vuelve el ambiente futbolero en torno a las eliminatorias hacia el mundial del 2002, que se disputará en sedes alternas de Japón y Corea. Ya hay un técnico al frente de las convocatorias que, discutido o no, ha capturado resultados importantes en nuestro ámbito. Lo demás lo dirá el tiempo. Yo hoy me quiero referir a dos elementos nuevos que hacen presencia entre los demás de esa fiesta que es el fútbol. El primero, la determinación de la UEFA de impedir la salida de los jugadores extracomunitarios, con el tiempo suficiente para integrarse a los combinados de sus países. Sólo les permitirán salir con tres días de antelación. Lo que esto quiere decir es que la voracidad de los actuales regentes del deporte dará prelación a sus competencias entre clubes, dejando de lado la importancia que representa para pueblos como los nuestros, los latinoamericanos, conquistar un cupo al mundial, amén de la ventaja que tendrán los europeos, que llegarán a sus países en pocas horas, mientras que la diferencia horaria con nuestro continente reducirá, tanto el tiempo, como las condiciones físicas de nuestros muchachos. Entre los mayores damnificados por el señor Blatter, estarán los brasileros, argentinos, uruguayos, paraguayos y naturalmente los colombianos. El otro elemento es un dolor local que viene creciendo, al tiempo con nuestros temores de que se convierta en otra vergüenza nacional. De un tiempo a esta parte, tiempo que tal vez coincida con la llegada de la señal internacional de televisión, nuestras hinchadas, otrora alegres y pintorescas, se han ido convirtiendo en temibles hordas de desquiciados sin freno. No sé si son efectos del licor, la droga o simple copia atrofiada del lumpen argentino, pero algo estúpido y monstruoso, que aflora con una violencia eruptiva, en estadios y calles, busca desarrollarse en el inconsciente de nuestro chibcha guerrero, promovido por cierto periodismo, qué digo

231

Testimonios del alma periodismo: cierto pseudo periodismo –para ajustarnos mejor a la verdad- que, lejos de tener la preparación deseable, suele ejercerse desde las vísceras, por unos maniáticos del insulto. Hace un tiempo daba gusto ir al estadio. Para mí, era como hacer un pequeño paseo por mi tierra cada vez que el Junior venía a jugar al Campín. Las familias enteras, en el entretiempo, apuraban apetitosas presas de gallina con papas y unos provocativos toletes de yuca con picante. Indudablemente, era una opción para el recreo y la alegría. ¿A qué hora lo transformaron en suplicio, esa partida de «muchachitos atarvanes?» Ojalá redireccionen su pasión, no que la reduzcan, no, porque matarían al fútbol; que la humanicen, que le den sentido y distancien su origen del páncreas. Amén. Marzo 19 de 2000/Emisión 171

…Si los locos no hicieran los caminos En estos días, hablando de política, Pablito me contó que los afiches con los que Abdalá Bucaram promocionó su postulación a la presidencia del Ecuador tenía la siguiente sentencia: «Si los locos no hacemos los caminos, ¿por dónde andarán los genios?» En ESCUELA PAÍS nos identificamos del todo con «el loco». Ya hay suficientes cuerdos criticando lo que hacen los demás. Si señor, estamos obligados a echar pa’lante. En la pasada emisión, hace 15 días – tuvimos un domingo de receso – festejábamos nuestro cuarto aniversario «cometiendo» radio para la educación y los educadores. Hoy estamos aquí, celebrando el salto cualitativo que nos permite Radio Súper al acogernos y empezar a contarnos entre su familia. Entonces recordamos a nuestra anterior casa radial, con gratitud y nostalgia, por los amigos que dejamos, por la generosidad con la que nos trataron durante esos años. Nuestro comportamiento y el nivel profesional con el que desarrollamos nuestro trabajo, han dejado las puertas abiertas, gracias a Dios. Ahora, esta nueva estación nos permitirá llevar la voz de la escuela a un pedazo más grande de país. Los 50 KW de Súper nos permitirán el contacto con nuevos amigos en los 114 municipios de Cundinamarca, en todo el Tolima, llegar a buena parte del Huila, del Meta, Boyacá y

232

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Casanare. Eso es celebrable. A todos ellos estamos ofreciendo nuestro compromiso de trabajar juntos para, como dice tal vez Galeano y recuerda tan preciso Juan Ángel, «pintar nuestros propios cangrejos». Tenemos tantas cosas que decir y tan poco tiempo, que a veces, perdemos la ruta de la calidez y de la humanización de esta relación electrónica, para meternos en el lío de informar. Eso nos ha preocupado siempre, pero está lejos de nuestras posibilidades superarlo. Algunos dicen que eso es ser prácticos. Prácticos para quedar debiéndonos, decimos otros. Tenemos fe, tenemos capacidad para seguir luchando, para seguirlo intentando, para, con el tiempo, acercarnos más a la idea de comunicarnos con la cual hemos soñado siempre. Por supuesto, no nos negamos en lo que hacemos, creemos que es un intento válido; esa certeza nos mantiene. Entonces, sólo falta ofrecerles de nuevo nuestra manera de ser y hacer con ustedes, de compartir la ilusión de una escuela transformadora y alegre. Amén. 13 de agosto de 2000/Emisión 190

Carta a Pacho Apreciado don Francisco, usted no me conoce y tal vez nunca nos veamos de nuevo. Mi relación con usted se limita a un par de entrevistas de camerino, dispersas y atafagadas, que alguna vez en calidad de reportero, improvisé para mi audiencia deportiva. Igual que hoy me ocurre con usted, me sucede con muchos oyentes: celebro su amistad, a pesar de que quizá nunca podamos darnos un abrazo. Quiero confesarle, ya que estamos en el mes del amor y la amistad, que a riesgo de que no le sirva para mucho, usted tiene mi reconocimiento y puede contar conmigo... yo milito en su discurso, en su forma de ver la vida, de actuar, de defender lo que se piensa y lo que sueña. Soy su amigo incondicional. La gente como usted y tantos otros amigos como tengo, podría citarle a Ghandi, Neruda, a Picasso,a mi madre, a Alberto Salcedo, a Susana García, Ismael Beltrán, a José Israel González, Juan Ángel Garzón, a Patricia Buriticá, Eduardo Galeano, Felipe González, a Celio Nieves, Carlos Valderrama, Cecilia Villabona, Poncho Zuleta, Manuel Elkin Patarroyo, Martín Emilio

233

Testimonios del alma Rodríguez, Édison Castro, Alejo Durán, Jairo Anibal Niño, Pelé, Alfredo Ayarza, Peyo Redondo, Ismael Beltrán, Leonardo Favio, William Ospina, Abel Rodríguez, Alfredo Molano, David Montealegre, Antonio Caballero, entre muchos amables, en tanto fáciles de amar- Borges, Juancho Polo Valencia, hombres y mujeres dignos, luchadores, defensores de todo lo que crece, fundadores cotidianos de la esperanza, hacedores permanentes de bienestar, generosos, que nos dejan, a gente tan gregaria como yo, la certeza de que es rentable ser limpios; de que mañana puede pasar lo mejor si lo intentamos, de que ser tercos en defensa de nuestros ideales será una herencia tangible para el mundo. Yo recuerdo, cómo usted les decía a los muchachos, que nosotros éramos por naturaleza un pueblo alegre, que el deporte era un juego en el que ganar, garantizaba la alegría; que divertirse jugando y divertir a su gente y alegrarla, era su mayor compromiso. Usted cogió la historia y la hizo trizas. Hizo, a través de la palabra, que nuestros muchachos, genios espontáneos de generación silvestre y de extracción, la más humilde, entendieran y se comprometieran con el éxito. En un proceso, que la bajeza de muchos no comprendió, pasamos de la vergüenza a la alegría y a ser reconocidos por todos. Usted y claro, sus pupilos, hicieron que la palabra “patria” tuviera sentido, que los colores de la bandera significaran algo para todos, ustedes, usted a la cabeza, nos llenaron de orgullo, montaron la mayor fábrica de felicidad colectiva. Después fue a España -sus detractores llevan mejor su itinerario y la estadística-, a Ecuador, a Costa Rica y ahora regresa de Perú maltratado por muchos. Usted reclama equidad, cuando pide que no olviden un titulo centroamericano que logró con los ticos y otro torneo que conquistó con Ecuador. Creo don Francisco que eso no debería importarle, francamente. A usted «lo bailao», como dicen en mi tierra, nadie se lo va a quitar. Claro que usted tiene mucho más que dar, pero en otras condiciones, donde el azar y la mezquindad no pesen tanto en el ánimo de la gente buena, en dónde el trabajo pueda ser planificado y la esperanza no se disuelva entre la angustia, no se pierda sin antes haberlo dado todo. Don Francisco Maturana bienvenido de nuevo a su casa. En este país, afortunadamente no todos pensamos con las vísceras como cierto sector de la crónica deportiva. ¿Ya lo está sintiendo? Este abrazo «rompecostillas» es para usted... por amor a la amistad. Amén. Septiembre 10 de 2000/Emisión 194

234

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura

Provincia de Quebec Esta semana, en razón de mi trabajo, fui invitado al colegio Provincia de Quebec, ubicado en la Localidad 4ª. Recuerdo que alguna otra vez había subido por esos lugares para conversar con unos muchachos que liderados por Elizabeth la mamá de Rayo de Luna, e Israel, estaban encarretados con la creación de una emisora comunitaria. Ellos me llevaron para ver qué les podía aportar como trabajador de la palabra y de la radio alternativa. Hablamos de la necesidad de comunicarnos, de crear canales por dónde crucen sueños y haceres de todos los que no cabemos en los medios oficiales y que quedamos sin voz, y así de a poco, dejamos de existir para ellos. Nadie nos cuenta, hasta el punto en que llegamos a dudar que existimos. De eso hablamos entonces entre otros muchas cosas que nos son comunes y que la palabra logra hacer conocer, esto es, existir. Pues bien, esta vez asistí a un taller sobre cómo estructurar el trabajo en una emisora escolar. 31 chicos y dos maestros de esos metelones que gracias a Dios nunca faltan, estaban allí para conocer parte de la experiencia acumulada a través de tantos años de goma y desempeño, de lectura y estudio sobre la importancia de los micro-medios para hacer comunidad. Todavía hoy, no logro saber que fue lo que más me impacto. La lejanía, lo abrupto del terreno y el estado de las vías, los trozos de hielo que se vuelven pequeñas nubes para andar por el patio del colegio. El bendito muchachito hincha de Millonarios que descubrió mi sangre tiburona y propuso que me lincharan o, los ojos de ese auditorio, limpios, mansos y como acariciándome. Yo se que no fue ni la distancia, ni el acceso al barrio lo que me sacudió. Las condiciones en las que crecí, allá en mi pueblo no eran mejores ni peores, sólo cambiarían de frío a calor intensos. Yo conozco los rincones, las carencias, de alguna manera la adversidad, tanto para crecer, como en las condiciones de trabajo. Ahora recuerdo que laboré un año en Usme, donde a diario vivía lo mismo. No sé, me conmovieron los niños, su avidez. Los maestros, su entereza, el cariño con que hablan de ese rincón pegado al páramo. Los padres de

235

Testimonios del alma familia, con quienes no compartí, pero de quienes supongo, botan a diario sus restos para que los hijos estudien. Ellos y los niños saben que la escuela los salva, que es de lo poco que les queda con visos de ilusión. Y vuelta a los ojos de los niños, mirando sin más gesto que la intención de atención, diciéndome que sus sentidos están dispuestos a entender que la comunicación nos permite construir mejores relaciones, que si hablar, escuchar, leer y escribir dejan de ser en nosotros apenas unas habilidades y las convertimos en fortalezas, entonces tendremos mejores herramientas para transformar la adversidad en la que nacemos, la que nos han creado terceros, en la infamia, que llaman. ¿De esos niños tendrán noticias nuestros gobiernos? A pocas cuadras queda otro colegio, de los que han dado en concesión, del paquete de privatizados: con buses, con restaurante, con unas instalaciones modernas, con mejores condiciones para desarrollarse. Entonces en el mismo sector, la misma clase social está dividida. A aquellos sólo les queda su tenacidad, la de sus maestros insistiéndoles en que tengan sueños, que se pongan metas, que el éxito también nos pertenece; esa idea fija de los padres de que deben estudiar para que «sean alguien en la vida». Yo me traje algunos hilos mágicos de José y los ojos de esos niños, puestos más allá del páramo, en la esperanza. Abril 01 de 2001/Emisión 219

En Chocó «estamos» felices Ya cuando el país acusaba el cansancio por tanta información sobre el reinado, la curiosidad pudo más, y la idea siempre tentadora de ver a las chicas en vestido de baño, y a Totó cantando y bailando, nos convocó y mantuvo despiertos hasta el húmedo momento de la coronación. Valió la pena, digo yo, sin pretender molestar a los radicales opositores del evento, quienes sólo tienen en su contra unas dos razones más que las mías para no compartir su realización. Yo detesto la opulencia de la tal fiesta en los salones, que contrasta con la miseria que va de la Popa hacia allá. Me molesta la actitud de rezagado aristócrata del hijo de doña Tera. Me llenan de piedra fina, los espacios radiales y televisivos con informes de pedantes chicos y chicas de la farándula nacional, diciendo babosadas y entonando y gesticulando como muñecos

236

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura animados, en fin, creo que coincido con los radicales, excepto en el pedacito del desfile en traje de baño y la promoción del turismo para Cartagena, que vive básicamente de eso. Totó, como siempre, con un huracán en la voz y otro en la cadera. Pero ya hablando del reinado, y en particular de la soberana, yo juzgo con las gafas puestas, que el hecho de haber coronado a Vanessa trasciende el montaje y finalidad comerciales del evento. El que la ganadora sea Vanessa, la pelada del Chocó, es muy importante. Yo no quería creer que de verdad eso resultara un hecho importante para alguien más allá de la reina y su familia -por aquello del dinero en premios-, y para las firmas de jabones, de champú, para los modistos, los productores de cosméticos y los fabricantes de toallas higiénicas y bebidas dietéticas. Haber visto la emoción de sus paisanos en Unguía, que el cura de otro municipio se fuera, por paisano, a recibirla y celebrarle; que le entapetaran su sitio de honor con un cubrelecho y la llenaran con tantos besos, me hace decir como la poeta barranquillera: «A las cosas bonitas no se les pregunta por el origen». Ahora de qué vale que las señoras digan que fue una decisión política para librar de sospechas a «Racismundo» , o que tal o pascual; la cosa es que la reina es negra y, para su raza, haberse impuesto entre las más bellas y fracturado la historia, debe significar lo mismo que cuando Mohammed Alí entró en la cafetería para blancos como Campeón Olímpico, después de haberlo tenido prohibido. Haría falta ahora, a riesgo de causarle tortícolis al gobierno, que se le obligara a mirar más seguido para el Pacífico, donde se concentra básicamente la gente negra, que siendo tan importante en la historia y la vida del país, sigue tan ignorada e indolentemente tratada como hace siglos. Ya sé que no se acabó la miseria en Unguía, pero si hubiera ganado la chica de otro departamento y de otra raza, tampoco se hubiera acabado, y en el Chocó todavía estarían tristes.

Noviembre 18 de 2001/Emisión 252

237

Testimonios del alma

Juan Pablo II Sí, soy católico, creyente, criado en la fe en Dios y de la virgen. Incluso de pequeño fui acólito en las misas de mi pueblo: peinado con brillantina Moroline para aplacar las evidentes características indígenas de mi pelo, zapaticos lustrados y pantalón mocho, blanco impecable... por ahí hay fotos terribles de aquella época, que mis hijos usan como herramientas para hacerme colorear y sentir apenado, por aquello de lo que otro día disfruté tanto: mi devoción y mi presentación dominguera. Aún así hoy no voy a hablar del Santo Padre. He dicho, Juan Pablo, ¡segundo! O más exactamente, que Juan Pablo Montoya fue segundo en el Gran Premio de Barcelona. A eso quiero referirme. Por estos días ha sido tema obligado, al lado de la venida de Chavéz, los informes de DD.HH, el acto legislativo 012, la volteada de Serpa, los muchos impuestos, el desempleo los secuestros y tomas habituales, ¡ah!, y salida o no salida del Chiqui. Juan Pablo se robó la atención de muchos colombianos, se volvió motivo de alegría y ¿por qué no decirlo? bajó por raticos, los niveles de angustia del país nacional. A ese punto es al que yo quiero llegar como cualquier paisano, no pude sustraerme a intercambiar opiniones con vecinos y amigos, con desconocidos y demás . Esta vez, decía yo, afortunadamente le cambiaron el carro podrido de las válidas anteriores. Así pudo demostrar su talento conductor. El trabajo magnífico en los pits y la extraordinaria arepa de los varios retiros, se sumaron a la pericia y coraje de nuestro muchacho, para entrar segundo en Barcelona. Mis contertulios, trascendentales y acamaronados, dejándose llevar por lo muy dicho y muy oído, aseguran que su triunfo es muy importante para la imagen del país. Yo con esa no me caso. ¿Qué diablos pueden hacer los titulares internacionales de cada quince días, frente a una realidad que determina estadísticas terribles en horas y minutos? Por ejemplo, la frecuencia de las muertes violentas, la forma como sube el dolar, los secuestros, los viajes del presidente, y sus comitivas, las alzas en la gasolina y los productos de la canasta familiar, las cifras del desempleo, la corrupción. Frente a esos hechos, diarios, poco puede hacer nuestro Juan Pablo, que corre cada quince días. El fuerte de ese bogotano maravilloso está en el efecto que causa en

238

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura nuestros corazones, en el instante mismo en el que supera a 5 de una sola, cuando vuelve ropa de trabajo a Jarme Trulli, cuando le descuenta a Chummy, cuando cruza la meta. Ahí estalla la primavera en todo el país, en medio del incendio. Ahí, en ese instante supremo, cuando se baja del carro y monda todos sus dientes, ahí renovamos la fe y la esperanza en la gente nuestra que todos los días hace algo por transformar la adversidad jugando limpio, siendo mejor que el adversario. Esa labor, reflejada en el brillo de millones de ojos, vale más que un titular, a mi juicio, sin que éste deje de importarme. Ese muchacho es una cantera de alegrías. Yo creo en Dios y en la gente como él, aunque ahora poco rece. Mayo 06 de 2001/Emisión 224

Brasil Campeón A esta hora, el mundo del fútbol ya tiene campeón. Durante un mes, en Corea y Japón se han enfrentado 32 países, luego de tres años de eliminatorias regionales, continentales, para encontrar la representación más aventajada en el arte de emocionar con un balón. Grandes sumas de dinero circulando, los mayores desarrollos en la arquitectura, el transporte y la comunicación también se dieron cita. Ciertamente es un evento muy ostentoso, sobre todo mirando desde sociedades como la nuestra y otras igualmente atrasadas y carentes. Pero volvemos al punto más ciego de la eterna discusión: El problema no es que otros tengan, lo inaceptable es que los demás no tengamos. La desigualdad social no nace en la realización de estos eventos. A mi me encantan los mundiales, me parecen la fábrica de alegrías mas grande del mundo, y percibir el impulso de altas tecnologías para comprimir el planeta, para hacer vecinos a los hombres del mundo, me maravilla. Las razas, las condiciones sociales, los credos se fundieron. El espíritu deportivo les permitió a los coreanos entender, que los once estadounidenses que saltaron al terreno no fueron quienes abusaron, ni atropellaron a su pueblo en otra época. Celtas, otomanos, aztecas, africanos, vikingos, romanos, lusitanos, teutones, guaraníes, galos, árabes, chinos, en fin, el sincretismo alcanzó su más alta expresión. El fútbol, ese fenómeno social solo comparable a la religión hizo un milagro de un mes, con días de 24 horas, cada una con 60 minutos.

239

Testimonios del alma Lo otro, fueron los muchachos deportistas. Unos más fuertes, otros más hábiles, otros más talentosos. Todos cabían en el campo, cada quien luchando por su objetivo, enmarcados en unas reglas, respetándolas y todos fueron protagonistas. En los estadios, en las plazas o en las casas frente a las imágenes, entre todos paralizaron y dinamizaron al mundo y recibieron admiración. Corazones hubo que se detuvieron, a algunos la derrota los alcanzó a rasgar transitoriamente, pero en general la inmensa mayoría encontró el disfrute, la felicidad, porque en una competencia entre competentes no puede haber perdedores. Por la magia del fútbol, los latinoamericanos terminamos brasileros. Los colombianos fuimos arrimando nuestro triste y frió corazón a fuegos ajenos. Unos a la entereza de Argentina, otros a la habilidad brasilera, el Ecuador de bolillo nos acercó a otros tantos; la garra charrúa y la furia guaraní también encontraron militantes chibchas, ticos y aztecas, así mismo recibieron aplausos y apoyo en la distancia desde acá. Eso es el fútbol, más allá del revisionismo, mas allá de las mafias que por desgracia también lo habitan, más allá de los que gustan del Frisby o la Pelota vasca, gracias a Dios. ¿Qué sería del mundo sin mujeres y sin fútbol? Junio 30 de 2002/Emisión 278

Servicios públicos en manos de agiotistas Si logramos que nuestros oyentes se detengan a pensar en algunas de las cosas que aquí tratamos, estaremos satisfechos y ciertos de cumplir, en buena parte, nuestra labor. Sólo disponemos de una hora semanal, es cierto, pero nuestra audiencia es cualificada, es muy analítica y crítica, por eso hoy queremos compartir con ustedes una lectura que tenemos acerca de un problema, un medio incendio que amenaza, a nuestro juicio, con volverse nacional ante la indolencia gubernamental y la indiferencia ciudadana. Ocurre que con la ola privatizadora que originó la implementación del modelo económico estrenado en nuestro medio por Gaviria y aplicado con más rigor en el nefasto período anterior (Andrés Pastrana, 1998-2002), los servicios públicos, con pocas y maravillosas excepciones, han pasado a

240

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura ser prestados por particulares en muchas regiones del país. Sólo recientemente, y a consecuencia del desempleo, se ha venido a notar en su real dimensión el problema de entregar al capitalismo salvaje el manejo de tan básicos servicios. Haciendo memoria, antes, en algunos casos con muchas deficiencias, las empresas públicas municipales proveían y cobraban la luz, el aseo, el agua, el teléfono y el alcantarillado; de repente todo fue traspasado a las manos agiotistas, con el argumento de que dichas empresas, las estatales, eran inviables; empezaron a restarle presupuesto para debilitarlas y hacerlas ineficientes por esa vía, a efectos de justificar su privatización; y las privatizaron. Llegaron entonces de España, de Chile, de varios rincones del planeta, a exprimir la miseria de nuestro pueblo con la aquiescencia de los gobernantes que, por supuesto, compartían ganancias a través de contratos para amigos y familiares; así funciona el mal mayor en este país, la picardía oficial y legalizada. En el Atlántico, en la Guajira, en Bolívar, por todos lados empieza a brotar la indignación, la gente asfixiada se resiste a seguir siendo saqueada y, en el peor de los casos, no tiene materialmente cómo cancelar unas tarifas que nunca paran de subir; los funcionarios aparecen en los medios masivos, propiedad de sus cómplices, en muchos casos a decir sin pudor, que está creciendo de manera inaceptable la cultura del no pago. ¡Infames, pícaros! Lo que no tiene más para donde crecer es la cultura del abuso. Estas dos razones evidentes, el desempleo y el crecimiento desmedido de los robos, está llevando a la gente a organizar protestas que por fortuna hasta ahora no han pasado de bloqueos a vías, y a una que otra piedra lanzada al agresor. Aquí, donde todavía existen algunas opciones dignas para sobrevivir, y la docilidad es entendida como «buenos modales», el problema no ha hecho crisis. Un ejercicio elemental de comparar los recibos de pago del comienzo de año en cuanto a las tarifas de agua, luz, teléfono, le va a decir que nos están robando descaradamente y que va a llegar el momento en que nos costará más pagar los servicios que el arriendo, y que ni usted ni yo podremos satisfacer la avaricia de estos hombres. ¿Usted qué está dispuesto a hacer? Por favor, no nos responda con que se va a quejar ante el alcalde. 10 de noviembre de 2002/Emisión 296

241

Testimonios del alma

La comunicación para encontrarnos No sé si ustedes recuerdan la anécdota de Miguel Ángel Cornejo, aquella del muchacho que devolvía estrellas de mar, al mar, luego de que en la noche, el reflujo las había sacado a la playa...Aquel personaje insinuó, que hacerlo no tenía significado, ya que había miles y miles de kilómetros de costa y eran muy pocas, las estrellas que él devolvía al agua...La respuesta del hacedor fue contundente: Yo no sé las otras, pero las que yo he devuelto, esas se salvan. Claro, si el crítico se viene con la familia a ayudar, hubiera rendido más. Ahora y siempre será igual. Unos parados en la orilla criticando a los otros que hacen. Aquí y en casi todos los ambientes es igual. Por estos días, comentábamos con un grupo cercano, la salida de Garavito, el columnista de El Espectador, que fue despedido del periódico, a raíz de una columna suya -que por supuesto no fue publicada- denunciando abusos y abusivos de este gobierno. Mis contertulios aseguraban que era el colmo, ¿qué si luego esto no era una democracia, qué en dónde estaba el pluralismo...? Como para mí, el tema no es nuevo, he participado de él en FECODE, en la CUT y en la ADE, entonces me permití repetirles las tesis de Fernando Rincón y mías de aquellos entonces: El sectarismo burgués no es novedad, no puede serlo. En un sistema como el nuestro, en el que los dueños del poder, del Estado son, casi, o los mismos dueños de los medios, no podemos esperar cosa distinta. ¿A quién se le ocurre, que Julio Mario Santodomingo va a permitir que en su periódico se presenten pruebas en contra del gobierno que él ayudó a imponer? Y yo continúo...¿y qué?, ¿vamos a seguir llorando, porque cada vez, estamos más seguros que el agua moja? No, les dijimos en su momento a los directivos de aquellas organizaciones. No esperemos que los temas que importan a los trabajadores, puedan interesar a los dueños de aquellos, ciertos medios masivos. Se impone crear nuestros propios medios y a la escucha de los prójimos próximos. Cada maestro que prende el radio, que lee el boletín, se está enterando, desde la fuente -igual que se salvaban las estrellas-. Se acabaron desde aquellos tiempos, los paros levantados por Yamid Amat y Juan Gossaín.

242

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Pero bueno, eso ya es historia patria. Hoy, la necesidad se hizo mayor. Ahora para los trabajadores, no se trata de que echaron a un columnista con el que nos identificábamos. Se trata de que, por ejemplo, frente al Referendo, quienes están impulsándolo, tienen todas las condiciones para hacer llegar su punto de vista y sus argumentos, hasta donde se encuentra el último despistado o el penúltimo deslumbrado. Y los otros, ¿nosotros qué? No... ahí, devolviendo las estrellas de en frente, haciendo el programa del domingo a la madrugada. Yo creo que si los dirigentes de los trabajadores se detuvieran un minuto a reflexionar sobre su verdadero papel y la importancia de la comunicación, como una manera de relacionarnos y de poner en común las problemáticas, los sueños y las propuestas de solución, otro gallo cantaría. Así como nacieron Proyección y Encuentro, éste y muchos otros esfuerzos importantes, pero hoy insuficientes y aislados, se podría unir voluntades y crear medios más poderosos. Y no se trata de poner una emisora, crear un periódico, o abrir un programa de T.V, para gritar todo el día: abajo el imperialismo yanqui, ni contra el neoliberalismo de Uribe; se trata de abrir canales por donde fluyan y se expresen propuestas de construcción, otros puntos de vista que generen opinión, análisis que permitan otra lectura de la realidad. Hoy por hoy, la gente sin mayor formación política, está hipnotizada con el Dr. Uribe, pero si la gente pudiera leer a Garavito o a Coronel, o saber la verdad de la destinación de los impuestos que paga, o la verdad sobre las privatizaciones, o como se ganan la plata los banqueros, y no estoy hablando de los 20 mil radios que están prendidos una hora cada domingo con ESCUELA PAÍS, sino, un millón, diez millones, varias veces a la semana...Radio, prensa, T.V...¡ah!, el camino sería más corto. Sería como si aquel muchacho no saliera sólo a regresar estrellas, sino acompañado de todo el pueblo, de todos los dolientes. Amén. Enero 19 de 2003/Emisión 303

Escuela y lectura Dicen que las estadísticas en términos del promedio de lectura en nuestro país van en descenso. Ocurre que previo a cada Feria del Libro, la discusión y el tema se reviven. Aparecen los analistas, los opinadores de oficio, los estadígrafos, los especialistas y nos muestran cifras y datos escalofriantes.

243

Testimonios del alma Cuando estudiábamos primaria y bachillerato los de mi generación, con aquellos maestros que a más de severos, adustos, malgeniados ( así se estilaba la construcción del prestigio entonces ) obligaban a unas lecturas tan ajenas al interés y la realidad nuestras, y aún así, a regañadientes se leía. Entraba en reversa la lectura y poco quedaba, pero a uno algo le quedaba. Algunos privilegiados nacimos de mamá maestra y el ambiente académico que se vive en esos hogares estimula sin duda el acercamiento. Para otros, ni el periódico del domingo estaba a su alcance. Lo cierto es que Chanoc, El Santo, Kalimán, Red Rider, Porky, La pequeña Lulú, Hopaloc Kasidi y compañía, siempre estaban por ahí mal puestos y aunque fuera eso se leía. Eran historias maravillosas de héroes y villanos que se enfrentaban por el amor de una mujer o por cambiar el mundo, la cosa era que su lectura, esa lectura, la hacíamos con gusto. Mi mamá decía que había que leer, así fuera un papel sucio, había que leer para asomarnos al mundo. Hoy, además de los cuentos, «paquitos» como les llamábamos en mi pueblo, hay libros y escritores maravillosos, hay por doquier bibliotecas, los maestros están sin duda mejor preparados; en suma, las condiciones y la actividad de la lectura están favorecidas. Uno ve a Elvita arreando una caja llena de libros, salón por salón y a los pelaos elegir y aplicársele a un libro; mira a esa otra institución y la maestra o el maestro implementan métodos, hacen con los chicos cuadernillos de poesía, de deportes, proliferan los periódicos escolares, los murales, en apoyo a la lectura y en general a las competencias del lenguaje. Después, advierte que muchos materiales se pueden bajar de la Internet, que se puede fotocopiar, etc, entonces dice: aquí pasa algo diferente. Es evidente que el nivel de lectura no es el deseable en nuestro país. Que países como Suecia, Holanda o Inglaterra nos llevan grandes ventajas en términos del hábito lector. También sería justo reconocer que nos la llevan igual en el nivel de vida y en la capacidad de compra de los lectores. Juzgo, y a lo mejor estoy equivocado, que el debate es agitado esencialmente por las grandes editoriales que han visto como, a partir de circunstancias como las anotadas anteriormente, sus ventas se han reducido. No hago con esto una apología del fusilamiento, sólo hago una lectura que creo cercana a la realidad. En medio de una crisis económica como la que vive nuestro país, pues la gente busca como favorecer su economía y echa mano de esos otros recursos, muchas veces ilícitos e injustos con el

244

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura creador, pero certeros en el propósito de ahorrar y leer al tiempo, cuando los libros son buenos y baratos, pues sencillamente la gente los prefiere. Sin ir muy lejos, la Cooperativa Editorial Magisterio, que está cercana a cumplir 15 años, a pesar de ser una editorial pequeña en comparación con las transnacionales del libro, siempre crece y es cada vez mayor el número de sus publicaciones anuales. Yo creo que la escuela sí está haciendo más por acercar a los niños a la lectura, que la gente si lee más ahora, que hay mejores condiciones que antes para la lectura y que si los libros son buenos y sus precios justos, se consumen más. Nada reemplaza a un buen libro, sólo el mismo libro más barato. Abril 27 de 2003/Emisión 317

Las colegialas no tienen dolientes Quisiera llamar hoy la atención de los maestros, en primera instancia, y de la ciudadanía en general, sobre algunos hechos que se presentan a diario, y como así ocurren, casi los asumimos como normales, cuando en realidad socavan, ante nuestra indiferencia, los pilares de nuestra sociedad. Por si acaso, no soy mojigato y conozco que la prostitución es tan legendaria como el deseo sexual y acaso tan legítima como fuente de trabajo, que nadie que haya osado combatirla, ha tenido éxito. Por toda la ciudad, en el centro, en Chapinero, más al norte, quizá a usted le ha pasado como a mí, que alguien se le acerca y le entrega una tarjetica ofreciéndole servicios. A veces lo invitan a almorzar allí, al café internet acá, a comprar ropa más allá, etc. Ocurre que si usted es hombre, ahora le entregan unas invitaciones dizque para obtener atención sexual de colegialas uniformadas y carnetizadas. Ofrecen dizque dos niñas por 30 mil pesos. No creo que, evidentemente, sean niñas colegialas las trabajadoras sexuales que en la realidad atienden los servicios ofrecidos. Quiero pensar que lo que tratan es de explotar el verde interés de adultos mayores, como sugiere la creencia popular. Aún así, a mi juicio, todavía el saldo es terrible: ¿cómo así que la imagen de las colegialas es instrumento publicitario para promo-

245

Testimonios del alma ver la prostitución? Y, ¿cómo así que las colegialas no tienen dolientes ni entre sus padres, ni entre las autoridades de la educación o entre sus maestros? Alguien tiene que hacer algo. Como la memoria todavía me alcanza para recordar como sentía por allá entre los 13 y los 16, 17 años, ahora me imagino, ¿cómo ayudarán a la concentración de los estudiantes varones de esas edades, las carátulas modernas de sus cuadernos? Nuestras más afamadas modelos, vestidas de colegialas, con sus curvas hermosas apuntando directo a las enloquecidas hormonas de niños y jóvenes. Todas sus siliconas y el arte maravilloso de la fotografía al servicio de un comercio desaforado que no discrimina y que sin duda actúa en sentido contrario al de la escuela. No me cabe duda que los útiles son comprados por los padres de familia. Valdría la pena hablar con ellos al respecto y ayudarlos a entender la importancia de acompañar dichas decisiones. Hace dos años, me desvinculé de las aulas, y entonces las estadísticas sobre embarazos no deseados entre nuestros jóvenes eran altas y tristes. Si pudiéramos estar más cerquita de cómo están sintiendo los pelados, si los escucháramos más y habláramos más con ellos, sobre ellos, sobre sus conflictos y/o bobadas, acaso podríamos ser más útiles en los procesos que viven. No sé, pero esa bendita tarjeta que me dieron y las estadísticas sobre prostitución infantil, sobre los niños y jóvenes abusados, sobre niñas embarazadas, etc., dan la impresión de que los niños y jóvenes en la vida real, no tienen dolientes. Mayo 18 de 2003/Emisión 320

«El Pibe» se va, pero se queda Ojalá todas las despedidas fueran como las de El Pibe. No estoy diciendo que así no se vale, sólo que con lo duras que son las despedidas, ésta está fácil. ¿Qué tal esa? Se va, pero se queda... tatuado en el recuerdo de todo un país. Se va previo al Carnaval, desde la ciudad del Carnaval. ¡Qué avispado ha sido El Pibe! Su partido de despedida será en el estadio Metropolitano, en la misma cancha donde, vistiendo la camisa de su Júnior o de la Selección, alzaba a la gente hasta el delirio con su fútbol. Estarán los nacionales de su inolvidable generación con una camiseta, y del otro lado, los más altos artistas del balompié continental. Gorditos y calvitos unos, pero con lo bailao bien adentro del alma de todos. Maradona, Francéscoli, Zamorano, Higuita,

246

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Chilavert, Rincón, El Tren, Alexis Mendoza, Leonel Álvarez, Bernardo Redín, Pachequito... ¡La Filarmónica! No se cómo afirman que se va, si ha sido un genio, un artista, un fuera de serie. Pasarán muchos años para que Carlos se aleje. Sería como borrar de un lapo la alegría, la gracia, la inteligencia y la picardía de los campos. Ahí estarán sembradas para siempre esas cosas de dios despatarrado que tenía El Pibe cuando jugaba. Después, están sus logros: dos campeonatos con Junior, dos veces elegido como el Mejor Jugador de América... Su paso por el fútbol de Francia, en Montpellier; por el de España, en Valladolid, por Unión Magdalena, Millonarios, Deportivo Cali, sin nombrar lo que significó su llegada al naciente fútbol gringo... Su ascendencia de astro en la selección: tres clasificaciones a campeonatos mundiales. Alguna vez, cuando Carlos se vino de muchacho a jugar en Millonarios, el técnico Vladimir Popovic lo marginó porque no le gustaba su empaque de futbolista. Su andar de pato con los pies hacia afuera y la manera de correr la cancha. Aquel muchacho se fue al Cali y aquel técnico, al pasar los años, fue a recalar también a la Sultana del Valle, a dirigir al equipo verdiblanco. El Pibe era titular inamovible. El balcánico tuvo que reconocer públicamente que se había equivocado, que los tobillos de El Pibe, moldeados en el potrero de Pescaito y torneados en los médanos de El Rodadero, eran el escudo embrujado con el que El Mono hacía inaccesible, a los defensores, una pelota en su poder. Su sentido de la oportunidad para soltar el pase y su visión periférica le permitían hallar el vacío y la ráfaga que lo ocuparía para la recepción, esa precisión geométrica para asociarse, para entregar y/o recibir, esas sólo son vainas de un rey. Nuestro Nicolás Buenaventura alguna vez lo calificó como el mejor maestro del país. ¿Quién podría estar en desacuerdo? Enseñaba durante períodos de 90 minutos: solidaridad, respeto a las normas, arte, respeto por los demás y, también, cómo hacerse respetar de los demás; alegría, sencillez, lealtad y justeza. Vi jugar al maestrico Arboleda, al mago Alfredo Arango, a esa saeta que fue Willington Ortiz, y fueron grandes jugadores, maravillosos, virtuosos... Pero el hijo de Jaricho Valderrama ha sido el mejor. La tierra samaria y Colombia celebran el digno retiro de su hijo, que se queda en la memoria y en los corazones de todos. Enero 25 de 2004/Emisión 353

247

Testimonios del alma

Un tiro al arco de «El Palomo» Las informaciones de prensa apuntan a que la muerte del Palomo obedeció a la necesidad que tuvieron los criminales de silenciarlo, dado que el futbolista había presenciado un crimen reciente en cercanías a su casa. Como no circula más información, toca creer ésta, que nos sirve de tristísimo pretexto para echarle un ojo a nuestros muchachos. La cosa es que en nuestro país, el final de algunos deportistas, más de lo imaginable y mucho más de lo deseable, sigue siendo terrible. No estamos refiriéndonos solamente a los desenlaces fatales; queremos llamar la atención de la gente de la escuela acerca de su final como deportistas. Porque por ejemplo, a Andrés Escobar se supone que lo mataron los apostadores, para castigarle el infortunio del autogol. ¿Quién podría asociar su deceso con malos comportamientos? Lo de Albeiro, a pesar de la reconocida desadaptación a su repentina condición de estrella, según la versión de prensa referida, tampoco se le puede imputar a su disciplina. La naturaleza, cuando hicieron falta motivos, trajo aquella descarga eléctrica brutal y se llevó a Giovanni Córdoba y al Carepa Gaviria. Por allá en los ochentas, unos muchachos que despuntaban muy bien, sí se metieron en líos y terminaron muertos en esa ley que los envuelve en la calle. Se trata de Libardo Vélez y Pipe Pérez. ¿Quién del fútbol no los recuerda y sus finales? Libardo era un puntero derecho maravilloso que jugó en el DIM. Pipe, era del registro del Nacional y fue de aquella selección exitosa de «El Monje» Marroquín. En sus trágicos finales si obró el rumbo que le dieron a sus vidas. Pero bien, yo recuerdo a Pambelé en lo más alto de su rendimiento como boxeador...Libra por libra, el más valioso del mundo. Jóvenes figuras de la política y las oligarquías se lo llevaban a sus rumbas con todo incluido. Su falta de juicio, de entonces, dan lástima hoy. Otros muchachos que al despuntar en su deporte fueron reconocidos por sus inmensas condiciones, por su talento especial, se han quedado a mitad de camino por haber tenido el 2º piso desocupado. Hasta los hombros, muy bien, pero de ahí para arriba, han estado desamoblados. Baste citar a Asprilla, el gran Tino Asprilla, el genial Faustino Asprilla. De pronto se vió entre el Jet-Set criollo y se enloqueció. Ahora es caballista.

248

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura ¿De dónde pudo haber sacado esa afición? Anda entre fiestas patronales y discotecas desocupando revólveres y gastando manotadas de dinero. Todavía le queda y ojalá le dure y pueda redimir a su familia. Su comportamiento permite dudarlo. Otro caso parecido es el de René Higuita. Es increíble que Higuita no haya llegado a ser el mejor del mundo. Ese tipo es fantástico. La cosa es que en lo último de sus 38 años ha entrado y salido de los equipos con más pena que logros. Debería estar tapado en plata y gloria. Y para no extendernos mucho, meto en esta lista a Iván René Valenciano. Mortífero cañonero, el más grande nacido en nuestro suelo según las estadísticas. Hoy anda por ahí, pasado de peso y con poco futuro. Por fortuna son pocos, frente a la cifra de atinados, pero no deja de ser lamentable que muchachos con esos potenciales nos dejen y se queden con los crespos hechos. La extracción humilde, el entorno, la falta de sueños y de metas, las sumas inmensas que empiezan a ganar tan de zopetón...y quizá la soledad en la que se debaten cuando deben afrontar la grandeza, son los principales detonadores de sus desatinos. En su etapa de formación: ¿qué pasaba en la familia, en la escuela, en las organizaciones deportivas? ¿Cómo hacer para que los palomos vuelen más alto, para que sigan volando, para que ningún tiro los alcance...? Febrero 15 de 2004 /Emisión 356

Sudor y lágrimas parlamentarias De nuevo los reeleccionistas, vale decir, los miembros del próximo partido único uribista, han sacado a relucir su arrogancia frente a quien se atreve a disentir de sus posturas. Esta vez, las lágrimas rodaron por cuenta de una valiosa mujer que en mala hora pensó que metiéndose en la boca del lobo, podría serle más útil a su raza y a su gente. María Isabel Urrutia es por muchos cuerpos de ventaja, como dirían los hípicos, una mejor y más limpia persona que todos los que sin piedad le censuraron su actitud valerosa de recusar a 26 congresistas quienes a su juicio estarían impedidos de votar el tal Estatuto Antiterrorista, que quieren imponer los gobiernistas. Pero por supuesto que allí no se trata de quien es mejor o peor persona, allí todos tienen el mismo derecho y los mismos deberes. Eso justamente es lo que ella en su calidad de presidenta de la Comisión de Ética trata de cumplir: con el deber de hacer respetar las normas e impedir que quienes tengan arte y parte en la guerra, saquen

249

Testimonios del alma partido de su calidad de legisladores, mientras a la gente sólo le toca cargar con el dolor que deja el conflicto. Seguramente en la Cámara habrá la fuerza suficiente para silenciar a las minorías, como otras veces en las que la aplanadora a prueba de lentejas, cumple con los designios del emperador. Entiende nuestra única campeona olímpica que toda esa arbitrariedad no puede ser aprobada, so pena de acabar definitivamente con los pocos derechos que nos quedan a quienes no alineamos como áulicos del gobierno, a quienes por esa sola causa, somos desde ya sospechosos de cualquier vaina y tal vez culpables de cualquier otra. El periodismo al servicio de aquellos intereses ha salido, de inmediato, a descalificar a la Urrutia, igual que antiguos comerciantes hoy altos funcionarios del gobierno, señalando que ella solita no ha podido ser capaz de urdir semejante jugada digna de un gran maestro del ajedrez, de maniobrera y otra serie de calificativos, que naturalmente la mortifican, ya que ella no tiene todavía la piel curtida para estar en un escenario como ese, de codazos y mordiscos aleves. Yo me pregunto, si se tratara de una maniobra como ellos aseguran… ¿Acaso sería invención de ella, o de alguien de las minorías? ¿No es eso lo que ellos han enseñado desde su ejercicio? Y entonces estaría muy bien, que alguien les diera de su misma medicina. Y que no olviden en ningún momento aquellos padres de la patria, que María Isabel con su joven existencia, con sus pocos años y su inexperiencia en esas instancias del legislativo, ha hecho mucho más por el país, que ellos, con todos sus títulos, trayectoria política y sus arrogancias. Ahora le hablo a usted señora Urrutia y quizás a nombre de mucha gente, que no tiene como yo un micrófono, para decírselo…Estése tranquila señora Urrutia, que así como allá tienen la trinca armada, acá se está armando la unidad de los desarmados, para respaldar con Juan pueblo, todas las acciones valerosas de los congresistas limpios y demócratas como usted.

Mayo 30 de 2004 /Emisión 370

250

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura

Quince años celebrando Como nuestra situación nacional es tan especial, a quienes recogimos la sentencia del poeta Neruda en torno a la responsabilidad de ser centinelas de nuestro tiempo, nos toca, casi siempre, registrar hechos que varían entre el horror y la corrupción, pasando por la politiquería, la injusticia social, el fraude y todos los etcéteras que puede haber. Por eso, de vez en cuando, hay que hacer esfuerzos para escarbar entre la actualidad hasta encontrar algún tema que no hieda, ensangre, ni asquee. Esta semana, en medio de la política, los muertos y los escándalos que tanto nos afectan y nos importan, se conmemoraron -el 31 de mayo- quince años del primero y único título, hasta hoy, de un equipo colombiano en la Copa Libertadores de América. Esta circunstancia me permite, por hoy, dejarlos descansar. Lo primero es recordar el comienzo de una rivalidad insana, que alentada desde los micrófonos irresponsables, se daba entre paisas y rolos, más allá de lo deportivo y lo admisible. En ese contexto, aquel partido definitorio contra Olimpia debió realizarse en Bogotá, y eso, lo hacía extraño. Aquel era el equipo de los puros criollos, una experiencia que ya habían vivido en Ibagué por razones económicas en otra época, pero que ahora era un elemento que hacía parte de todo un propósito que lideraban un chocoano y un paisa, para otorgarle una identidad a nuestro fútbol, carente hasta entonces de un estilo, de un sueño o de una meta tangible. Así las cosas, quienes alineamos nuestro corazón con otras divisas, nos fuimos comprometiendo con el sentimiento de ser hinchas, en lo local, del equipo regional y del pellejo, pero a sentirnos representados en lo internacional, por esa camada de magníficos muchachos criollos y ambiciosos. Creo que, sinceramente, a todos nos hubiera encantando que Nacional fuera el equipo de nuestras entretelas. La genialidad nunca estaba ausente, la habilidad adornaba cada avance, la entrega era total. Ese Nacional era armónico. Era una mezcla de imaginación y compromiso que nos llenaban de orgullo. Y eso fue lo que hicieron esa vez. Nos dieron la inmensa alegría, que inédita hasta entonces, aún hoy nos estremece. Esa esquiva que se le había salido de las manos al América y al Cali, y que parecía patrimonio casi exclusivo de uruguayos, argentinos, brasileros y

251

Testimonios del alma paraguayos. Por fortuna no todos tenemos tan mala memoria. Aquella misma prensa que fomentaba con sus comentarios la rivalidad violenta que hoy se vive y por la que algunos otros mueren, también celebraron a rabiar el logro. Hoy, cuando los gestores del éxito, -Maturana y Bolillo Gómez- por desgracia no aciertan en algo, los señalan de ineptos y de un sólo manotazo les descalifican toda su vida. Maturana después nos llevó a dos mundiales seguidos y Bolillo a otro; el negro o el doctor, más recientemente alcanzó la única Copa América con la Selección. Hoy está, se podría decir, desterrado por no obtener resultados en la presente eliminatoria. ¿Se dan cuenta de lo fácil que es destruir? Otro elemento para no olvidar, es que tres de esos jugadores campeones de entonces, murieron después en hechos trágicos. Andrés Escobar, a bala en un parqueadero. Las versiones de prensa indicaron que la intolerancia de un apostador que perdió dinero con el autogol del caballero Escobar en el Mundial de Estados Unidos, fue la razón. Luego, Pipe Pérez. Pasos en falso por entre la mafia de la droga en Medellín, acabaron con su joven existencia, y la muerte más reciente, la de Usurriaga, el inefable Palomo de dientes blanquísimos y raudo vuelo. A Usu también lo atravesó el plomo que le dispararon desde la sombra. Hoy quiero que ustedes recuerden la cordura de Higuita, sus tapadas sensacionales, su alegría, su “tensionadito bacano”; a Leonel hecho una fiera deteniendo paraguas y haciendo el último cobro; al Bendito Fajardo, sin aire suficiente pero genial; a Alexis, El Capi, el socialista del medio; a Gildardo, impasable y punzante; a León Fernando Villa, felino irreductible; al Coroncoro Perea, una muralla de ébano; al Chontico; al Chico Pérez, a la Turbina Tréllez, a Níver Arboleda… Ellos supieron que a la grandeza no se le huye; entonces fueron por ella, la hicieron suya y nos la brindaron. ¿Cómo es la vida, no? Aquella alegría todavía nos dura, en cambio a los detractores del logro, no les conocemos más éxito que el de sus canalladas.

Junio 06 de 2004 /Emisión 371

252

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura

Bienvenida Aula Urbana Dial En este terreno de la independencia laboral, unas resultan de cal y otras de arena. Se da el sol y la sombra. A veces amaneces con ganas de tirarlo todo e irte a proyectar cine a Salgar o a Cubarral. Botar lejos el programa, el periódico, D.P.D., todo y aliviar tu ánimo lejos, cerca al monte. Al menos las gallinas y los micos no se irritan porque a ti te vaya bien, ni aplauden porque a ti te fue regular. Al menos, los animales y el viento, por allá , son limpios. Otros días, como hoy, de verdad, dan ganas de avanzar, de insistir sin descanso en alcanzar las metas. Hoy el alborozo está motivado en que el IDEP inicia formalmente una sección de diez minutos en nuestro programa. A este servidor se le antoja que es un reconocimiento de su parte para con nuestro espacio y nuestro equipo. Desde hace dos años se han venido dando acercamientos interinstitucionales entre su publicación Aula Urbana y nuestro programa radial, pero ahora finalmente se da su vinculación con una sección en el cuerpo de ESCUELA PAÍS. Se plantea aquí también una relación comercial en la que ellos nos contratan un espacio y nosotros en contraprestación les ofrecemos nuestra trayectoria profesional, nuestro conocimiento en el campo del periodismo educativo, nuestra credibilidad y el poco o mucho prestigio que hayamos podido construir frente a ustedes en estos largos años al aire. Es y será una relación de afines. Tenemos propósitos comunes en torno a la gente de la escuela y a la escuela; pero también es y será una relación comercial, y eso lo tenemos claro. El día en que nuestro programa no presente los resultados esperados para la promoción y difusión de sus propuestas, ese día el IDEP buscará un espacio más adecuado para alcanzar sus metas. Por supuesto nosotros haremos lo que esté a nuestro alcance profesionalmente para mantener el nivel que nos ha otorgado su reconocimiento y su confianza. Aula Urbana Dial se radiará siempre en los últimos diez minutos del primer segmento de ESCUELA PAÍS. No nos cabe duda de que seremos enriquecidos por AULA URBANA DIAL. Al frente de su producción hay verdaderos profesionales de los que tenemos mucho que aprender. La educación y los educadores ganan con la llegada de esta sección. El IDEP gana, asimismo, un espacio posicionado entre los maestros para complementar el trabajo de divulgación y apoyo

253

Testimonios del alma a la investigación pedagógica. Las sombras, a duras penas nos maltratan y nos producen insomnios; las luces del sol, estos hechos que para nosotros significan un reconocimiento, nos dan mucha alegría, nos dicen que lo mejor también puede pasarnos y que el compromiso ha de redoblarse con ustedes y con ellos. Bienvenido el Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico - IDEP a su espacio natural, la ESCUELA PAÍS. Junio 20 de 2004/Emisión 373

Los títulos de Lula y Lucho Mirando apartes de la biografía de Inazio Lula Da Silva, a uno no le queda más remedio que reafirmar su postura de su lado. Ya presidente, este pobre hombre ha tenido que enfrentarse no sólo a los miserables ataques de la oligarquía de su país, aliada con la prensa gringa, sino a los viscerales ataques de la izquierda ciega de Brasil. No faltan allí, por ejemplo, militantes de esos rígidos, opacos y apolillados, de las viejas férulas, que descalifiquen sus programas de hambre cero y combate a la miseria. No media por supuesto fórmula alguna de juicio, ni siquiera saben a ciencia cierta cómo se vienen desarrollando sus políticas. A la hora de tirar el tarascón, prefieren a Lula que a los verdaderos enemigos de la equidad y la justicia social. Este hombre sensible, bueno y valiente, que habla alto a nombre de su país, que se atreve a buscar caminos de comercio en otros mares, que se reúne con líderes de pueblos subdesarrollados para pensar a Latinoamérica unida e independiente, es capaz también de llorar en público si habla de su madre. Lo vimos, así mismo, durante el discurso de posesión, reflexionando sobre cómo un tornero, un obrero raso a quien todos le reclaman la ausencia de títulos, esta vez recibía el primero y más grande para un brasilero, el de presidente de su país. Este hombre lo está haciendo bien. Está entusiasmando a su pueblo con el bienestar, y lo está construyendo. No pueden sus detractores esperar, porque es un revolucionario, que la reconstrucción de todo un sistema capitalista de siglos, tenga que alcanzarla en tan corto tiempo. Sí, las balas son más rápidas, y más sangrientas. Pero la razón lleva más tiempo en imponerse, porque no desaparece al contradictor.

254

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Yo creo -salvo muy importantes distancias a guardar- que en Bogotá, con Lucho, a veces quiere pasar lo mismo. Por ser el primer gobernante de un partido no tradicional, mucha gente esperaba que acabara con todo y que, con un soplo, transformara aquello que ha criticado durante toda su vida de líder sindical. De la oligarquía, uno tiene que esperar que los ataques no cesen. Nada más que escuchar al tal Julito llamando a Peñalosa a Nueva York semanalmente para que, desde allá, critique a la actual administración, o mirar El Tiempo del domingo anterior, para volver a leer la manera descarada como las páginas del dicho periódico se llenan de tinta y de calumnias contra Lucho y su gobierno. Aquí va a venir faltando que cada quien que haya votado por el cambio, ahora se arme de coraje y lo defienda. Frente a El Tiempo, el contacto directo de los maestros con la comunidad, frente a las doble U, radio bemba. Como cuando el Referendo, y como deberá ser contra la reelección. Cada maestro debe conocer el Plan de Desarrollo para Bogotá, no sólo en lo referente a la educación, sino a todo, y socializarlo y hacerle un seguimiento a los logros con estudiantes y padres de familia. Cada conquista, cada avance deberá ser dado a conocer, y no será propiamente por los medios masivos que no manejamos nosotros. Los responsables de este gobierno no son solamente los funcionarios. Todo aquel que votó esta opción debe estar comprometido con su éxito y, en esa medida, apropiarse de su rol de hacedor y defensor del programa, en público y en privado. Aquí no nos pueden ganar el partido a punta de mentiras en la prensa, aquí tiene que seguir para delante la Bogotá sin Indiferencia, la incluyente, la que no sólo está pavimentada al norte, sino la que construye comedores escolares para todos los niños, la de las oportunidades y el techo y la salud para los más necesitados. Y usted no se le esconda a su responsabilidad, no se haga el o la indiferente, p’atrás no sale sino la cáscara del guineo. Lula y Lucho lo saben, siempre lo supieron, por eso su título más importante ha sido el respaldo de su gente.

Junio 27 de 2004 /Emisión 374

255

Testimonios del alma

Un atentado al buen nombre de los docentes Alguna vez, desde este mismo espacio, este servidor reclamaba que las colegialas no tuvieran dolientes y que fueran ofrecidas como artículos de placer sexual por toda la ciudad, sin que organización alguna, de padres de familia, maestros o de simples ciudadanos, saliera a decir nada. Más allá de la coincidencia con algunos maestros que luego me encontré en CODEMA y en CANAPRO, nunca supe de ningún otro pronunciamiento. Yo, sin embargo, creo que intentarlo valió la pena. Hoy, de nuevo, diré algunas cosas, con la intención de tener eco en alguna organización de aquellas que fueron creadas para representar los intereses del gremio docente. Y, entiéndase bien, que los docentes no sólo pueden tener interés en que se les reajuste el salario o se les favorezca en los horarios, hay otros elementos intangibles y legales a los que también tienen derecho. Me referiré esta vez a una asquerosa cuña radial que pasa por una cadena trasnacional muy escuchada en Colombia, en la que, con la supuesta premisa de atacar la corrupción, presentan un dramatizado en el que un estudiante le pide a su maestro que le entregue notas para saber si él y sus compañeros pasan o no la materia, y el maestro se muestra evasivo, hasta que el muchacho le insinúa que si tienen que pagarle, pues que les avise, a lo que el maestro contesta satisfecho por haber sido entendido… Primero, yo no sé de donde sacan estos señores de Caracol y del organismo del gobierno para el cual crearon el mensaje, que un maestro podría ser el sujeto para caracterizar la corrupción y, segundo, no entiendo ¿por qué nadie se pronuncia públicamente contra ese atentado al buen nombre de una profesión tan digna como la del maestro? Podría ser la FECODE, la ADE, la ADEC, los mismos maestros que a veces los oye uno que llaman para opinar de lo divino y de lo humano por esos mismos canales, los mismos que a veces son tan agresivos con otros maestros. Si sólo los de un colegio se pusieran de acuerdo para llamar todos el mismo día a ese medio, si escribieran indignados, si hicieran algo, otro gallo cantaría. Esa campañita de desprestigio de la profesión docente no es un hecho aislado que se manifieste sólo a través de ese mensaje. En el Chocó, algún maestro

256

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura enrolado en la politiquería presentó papeles falsos y los medios dieron ese día la noticia como una alerta ante la corrupción en el magisterio. Sin duda no fue el magisterio del Chocó, como se quiso hacer ver, sino unos pocos. Los funcionarios del ministerio tampoco pierden plano, para salir a desprestigiar a los maestros. Mientras tanto, ¿qué hacen los maestros? Yo, por ejemplo, conozco a algunos delegados a CODEMA y CANAPRO, a los que les gusta mucho armar debates alrededor de si nuestras organizaciones están promoviendo la privatización, al invertir en proyectos de educación formal y no formal. Se les explica que de esa manera esos recursos tienen un fin social, que no se trata de entregarlos como impuestos a la DIAN, al gobierno, es decir, directamente a la guerra, y ellos no entienden. Lo más triste es que esos mismos maestros hacen parte de organizaciones políticas que en el pasado han fundado universidades y colegios por iniciativa propia, no forzados como ahora, por una norma de estricto cumplimiento, injusta, pero legal. Yo quisiera verlos en casos como el que he planteado, haciendo algo contra el verdadero enemigo. ¡Pero, no!, ellos son especialistas en devorar congénere. Me gustaría saber si entre nuestros oyentes hay gente que comparta esta preocupación, algún abogado o cualquier maestro. De esta manera podríamos organizar una acción seria en respuesta a esa clara agresión a la condición del maestro. Si es así, hágannoslo saber. Julio 25 de 2004/Emisión 377

Por fin: zapatero a tu zapato Lo he dicho en público, lo he repetido en privado, lo he señalado frente a mis prójimos más próximos, ante mis enemigos más cercanos, también lo he dicho para mí no más… Lo mejor que le pudo pasar a la escuela fue tener a Abel Rodríguez Céspedes como Secretario de Educación en Bogotá…, por ser cómo es él, como maestro, como persona , y por la integridad que demostró a lo largo de su vida como dirigente político y sindical. La reflexión, el coraje y la oportunidad adornan a ese gran ser humano que hoy, por fortuna, está en donde debe estar. Su determinación de aplazar el concurso de maestros en Bogotá resultó ser un hecho que consulta el derecho y, además, un hecho político de gran acierto. De un lado estaba el ministerio, como autoridad suprema en su campo,

257

Testimonios del alma otorgando muy poco espacio para las decisiones regionales, interpretando de manera diferente el fallo de la Corte Constitucional sobre la inexequibilidad del artículo 7º del Decreto 1278, que determinaba los requisitos exigidos para los aspirantes a ingresar al servicio educativo estatal. De otro lado, la urgencia comprensible de miles y miles de maestros y profesionales de otras áreas, desempleados que ven en el concurso la gran oportunidad de ingresar al espacio laboral. Claro, entre más fácil y rápido, mejor. Y, claro, a su alrededor: cierto sector de la dirigencia sindical, aquella que le recuerda su origen, pero que en esta coyuntura se había puesto, desesperada, a pescar en río revuelto los votos que le permitieran seguir en la dirección, o llegar al poder, que por la vía de las ideas difícilmente alcanzarían. Todos, unos y otros jugando con la desesperación de esos desempleados, fungiendo como sus salvadores y llegando hasta a ofrecerles una lucha en pro de ingresar al servicio sin concurso. No, señores oportunistas, el concurso garantiza equidad y transparencia. En ese berenjenal de conflictos, el secretario debía tomar una decisión y acertar. En sus manos estaban las normas y, por supuesto, esa sensibilidad de dirigente honesto… Además de esos otros aspectos que siempre arrastran el insomnio, el vértigo del tiempo encima, los miles de problemas que trae consigo administrar una entidad tan grande y difícil como lo sería una ciudad del tamaño de Barranquilla. Si su decisión fuera contraria a lo dispuesto por el ministerio, como en efecto lo fue, seguramente le resultaría un lío mayor, como gobierno distrital, aparentemente enfrentado al gobierno nacional. Si la tomaba en concordancia con el ministerio, amparado y avalado por el ministerio, la jauría antropófaga de la politiquería sindical le caería sin compasión. La tomó en conciencia, en derecho, con coraje y en el momento preciso: Creo que allí estuvo la grandeza de su decisión. Ahora me imagino el estado de ánimo de la señora ministra, tan soberbia ella, teniendo que salir a anunciar el aplazamiento, forzada por la decisión de Bogotá; o el desencanto de aquellos perversos políticos del sindicalismo que aspiraban a sus cargos a costa de los voticos de los provisionales. Por fortuna, la ADE y la FECODE, institucionalmente, asumieron el liderazgo que les corresponde para -cerca de una administración amiga de los maestros y la justeza- encontrar salidas sin individualidades heroicas. La medida es buena, sana y justa. La señora ministra ha informado que el

258

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura concurso finalmente se hará entre el 18 y 19 de diciembre. Claro, entonces ya habrá claridad jurídica al respecto, lo cual fue un argumento central en la determinación de Abel Rodríguez. Eso definirá que se presenten todos los que se deben presentar y que se contraten en las condiciones favorables que requieren ellos como trabajadores, y que se respete la prevalencia de la carrera docente. Diciembre 5 de 2004/Emisión 398

Semana Santa y «Rasguñao» Hasta hace un tiempo, la Semana Santa era un período de recogimiento total, no solo en los pueblos sino en las ciudades. Existía una espiritualidad tal, que el temor a Dios hasta llegaba a convertirse en un sentimiento enfermizo, aunque yo creo que más allá de la orientación que ofrecía la iglesia de volver la mirada a la fe religiosa, la semana mayor era esencialmente una fiesta de la familia y la comunidad. Procesiones, romerías, misas de medianoche, visitas al sagrario, sermones de siete palabras, vía-crucis, cantos y más rezos; pero en la mitad, la comunión, el encuentro: en las calles, en las terrazas, en los patios, en las iglesias, en los parques, en los cementerios, en la mesa del comedor y claro, Dios estaba en todas partes. Se rezaba por los muertos, por los enfermos, por los vivos, por los que iban a nacer, por los ausentes; todo era espiritualidad. Yo recuerdo, en torno a lo primero que he señalado, que uno no se podía bañar porque corría el riesgo de volverse pez, las parejas no podían tener sexo o se quedarían pegadas. Entonces yo creía que todos cumplían, faltaría saber si todos jugaban tan limpio como yo en la noche del 24 esperando al niño Dios. A mi me habían dicho que si estaba despierto, el niño Dios no me traería juguetes; aún así, yo mataba el miedo y me hacía el dormido para ver pasar la sombra de mi madre o la de doña Elisita Roncayo de Rosado hasta mi almohada a dejarme al niño hecho bola, bluyín o trompo. Como en mi casa cocinábamos con leña, esa responsabilidad tenía en la Semana Santa un período de asueto, o podíamos estar hiriendo a Cristo. Ahora creo que tanto miedo sobraba. Lo que rescato de esos tiempos entonces, es más bien el pretexto de los actos de comunidad en los que la gente se encontraba, se abrazaba y se deseaba lo mejor, o se reconciliaba. En mi pueblo existe la tradición de los rasguñaos, dulces de muchas clases

259

Testimonios del alma que se preparan en todas las casas y que en un alarde de amistad, se obsequian a través de las cercas. Dulces de tomate, de papaya, de guandul, de frijol, de arroz, de coco; manjares que hoy saben a cielo en la memoria. Noto, sin atreverme a decir que sean mejores o peores, que los tiempos han cambiado. Ahora la celebración de la semana mayor es con más pasión. Los sermones son por radio, a los monumentos se los visita por televisión, las flores son de plástico y las velas ya no chorrean; la gente se ha ido acomodando a los tiempos y desde las ciudades se sale es a los balnearios, a las fincas y, las oraciones y cantos se escuchan del CD la fe y el recogimiento se han ido volviendo costumbres veredales. Qué bueno sería por lo menos una tregua en el trago, en la velocidad por las carreteras, en los disparos, en los odios. No digo que debamos asistir a las procesiones, muchas son muy largas y agotadoras, digo es, que la gente sienta de nuevo temor a matar, a robar, a trampear, a odiar; aunque sea durante la Semana Santa. Muchos indicadores importantes crecerían. A lo que si me opongo rotundamente es a que dejen de hacer los rasguñaos. Marzo 27 de 2005/Emisión 411

Peor cuña que las del otro palo La otra vez protesté, a nombre propio ya que no lo puedo hacer de otra forma, por la promoción que utilizaba a la figura del maestro para rechazar la corrupción. Sugería yo que nuestras organizaciones deberían hacerlo formalmente para evitar que se siguiera enlodando el buen nombre de un gremio como el del magisterio, que ya tiene bastante con la falta de reconocimiento a su labor, como para que ahora sea señalado de pícaro y tramposo. Las benditas cuñas siguen saliendo por radio y televisión nacional y otras, contra la corrupción que por lo genéricas no maltratan a nadie en particular. A mi me parece bien que se insista desde todos los ángulos tratando de formar en la rectitud y la transparencia. En ese mismo sentido existe el concurso Adiós a las Trampas que incluso nosotros promovemos aquí para alcanzar la participación de nuestros niños. Lo que se me ocurre es que

260

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura faltaría complementar dichas campañas con acciones frente a quienes han crecido y ejercido en la trampa, la deshonestidad y la corrupción. Porque aquellos con campañitas no se van a corregir, habría que castigarlos ejemplarmente para que nuestros niños aprendan que ser honestos es importante y que a los pícaros les va mal. Pero mientras sigamos permitiendo el accionar de los corruptos tan impunemente, de nada van a servir las campañas ni los concursos. Mientras los niños sigan asistiendo al espectáculo de la injusticia, en el que los pícaros oligarcas siguen libres robando e incluso en el poder y quien se roba una gallina sigue preso, aquí no va a pasar nada. Para citar un caso solamente: El sector financiero a mi juicio, no sólo son los saqueadores más grandes de este país sino que aparte roban legalmente. Hace 8 años un banco me prestó 29 millones de pesos. A la fecha he pagado 57 y todavía debo 38 millones más. Al coronel le demostraron picardía y le dieron solamente tres años y medio. Ya debe estar por salir. Fabio Puyo se llevó el billete y nada pasó. Los gobernantes de marras que durante su ejercicio han hecho negocios rojos con ruedas, puentes y vías de relleno fluido de jugosos e inescrutables contratos, los que entregaron las vías nacionales en concesión y nuestros recursos petroleros y nuestros colegios, los que enajenan los bancos oficiales, las empresas nacionales, esos se gastan el billete en otras geografías y fuera de eso hay que estar agradecidos con ellos. Me da risa la cuña del muchacho que no va con el otro al supermercado porque aquel se robó unas pilas la otra vez. Pastrana y Royne andaban juntos todo el tiempo y en sus chequeras no había cifras por valor de unas pilas…Si alguien dice algo sobre los contratos de los amigos de los ex alcaldes, probablemente lo metan preso…Foncolpuertos, Invercolsa, Banpacífico, cuanto saqueo. Los que nombran a los familiares de sus amigos en los cargos diplomáticos mientras quienes se han formado para ese ejercicio siguen burlados... ¿Cómo decirles a los niños que esas cuñas y esos concursos tienen sentido? En estos casos sin duda no alcanzan las cuñas. En el otro tampoco, ya que todas son del mismo palo.

Abril 10 de 2005/Emisión 413

261

Testimonios del alma

Las comunidades negras y el abandono... La UNESCO definió que el 21 de mayo sería el Día Mundial de la Diversidad Cultural y nuestro Congreso, a través de la Ley 725, determinó que esta misma fecha se conmemoraría el Día de la Afrocolombianidad. En Colombia existen, según datos oficiales, 10´500.000 afrocolombianos, algo así como el 25% de la población total del país y aunque el gobierno y la misma sociedad insisten públicamente en declarar que no existe la discriminación racial, es notoria la situación de marginalidad en que viven las comunidades negras. Ya se ha dicho muchas veces, pero si la suerte es mala, es negra; si se trabaja duro, se trabaja como negro; si un gato negro se atraviesa, lo peor está por venir y esto no es gratuito. En todas esas expresiones y creencias acuñadas se esconde sin duda la discriminación. Siendo que la democracia debería ser acromatópsica y que la esclavitud fue abolida hace 154 años, los oficios más humildes siguen asignados a los negros, –ver telenovelasy sería conveniente analizar por qué los cardenales, generales y presidentes en Colombia no son negros. No es simple coincidencia que entre el 43 y el 45% de los desplazados en Colombia, según cifras de CODHES, sean negros; o que de 100 bachilleres negros, solo 2 puedan acceder a la universidad. Geográficamente y sin desconocer que existen situaciones similares en otras regiones, el atraso mayor se localiza en regiones habitadas por población afrodescendiente. Según un estudio reciente de la Universidad Nacional, se revela que del total de la gente por debajo de la línea de pobreza en Colombia, el 50% está ubicada en territorios ocupados por negros. Laureano García Perea, asesor de la Organización de Comunidades Negras –ORCONE- en quien me apoyé para el acopio de información, me relata que en su departamento, Chocó, no existen hospitales de tercer nivel, que en Buenaventura hay uno, pero que no funciona , que en Tumaco había uno y lo cerraron por cuestiones sanitarias y en la región caucana poblada por negros, apenas hay uno de 2º nivel. Sin embargo, con el profesor García Perea nos parece digno de celebrar que haya esfuerzos por unificar criterios en torno a propósitos comunes.

262

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura A mi juicio también que existan y hayan existido Mabel Mosquera, María Isabel Urrutia, Pambelé, Willington Ortiz, Jorge Artel, Candelario Obeso, Leonor González Mina, Piedad Córdoba, Pedro Zape, Batata, Manuel y Delia Zapata Olivella, Alejo Durán, Joe Arroyo, Edgar Rentería, Ilia Calderón, Francisco Maturana, Luis Amaranto Perea, Orlando Cabrera, Edgar Perea, la niña Emilia, la niña Irene, Totó la momposina o Édison Castro, entre todo el ébano brillante para la historia del país además de que en un universo de 350.000 docentes de la planta nacional, 85 mil son afros. El debate de los negros deberá hoy asumir dos frentes con la misma intensidad: hacia fuera, demandando equidad y justicia social y hacia adentro, acabando la fragmentación que debilita y prohija a los miserables, aplazando las respuestas colectivas para la gente. La dispersión de esfuerzos no es nueva entre los negros, como el mismo profesor Laureano lo reconoce al mencionar los procesos surafricano y norteamericano, pero aún así, aquí la situación no da espera y el trabajo de organización debe comprometer el sacrificio de quienes sin ser negros, lo tenemos claro. Mayo 22 de 2005/Emisión 419

Periodistas No alineados, No alienados En medio de esta cultura del «sapeo» promovida por el mismo gobierno, más allá de la proclividad natural del colombiano a estas formas de resolver asuntos, por estos días estamos enfrentados a un nuevo evento de imposibilidad de expresión y de huida del país, tras la supervivencia. Esta vez se trata del periodista Daniel Coronel quien debió volar con su esposa La Tata Uribe y su niña de 8 años. A él, a Carlos Lozano, director de Voz y a Hollman Morris, los venían amenazando anónimamente desde hace rato. Daniel Coronel había logrado encontrar de dónde venían las amenazas, desde qué computador las enviaban, quién era el dueño del aparato y muy seguramente el autor de los apócrifos y cobardes anuncios. Se le hicieron al valiente periodista, imposibles de soportar tantas promesas y le tocó dejar su empresa, su independencia...su mundo, para protegerse de la oscuridad desde donde le disparan en Colombia a los No Alineados o No Alienados, que para el caso es lo mismo. Un tal señor Nader, ex convicto y muy bien

263

Testimonios del alma relacionado con funcionarios del actual gobierno era el dueño del aparato de donde procedían los mensajes. Bueno, de alguien así y con esas amistades tan poderosas, cualquier vaina se puede esperar; pero lo que resulta difícil de entender es cómo un buen número de sus colegas, prefieren alinearse del lado del agresor, antes que del periodista. César Mauricio Velásquez, Decano de Comuinicación Social de la U. De la Sabana y Presidente del Círculo de Periodistas de Bogotá ofreció declaraciones a varios medios, insinuando que había seguramente otras razones para el exilio de Coronel. El tal doctor Pedro Juan Moreno, director de la revista La Otra Verdad, publicó un artículo perverso en el mismo sentido, el cual fue el soporte de Velásquez para sus declaraciones. ¿La solidaridad está extraviada, o intereses de muy grandes amigos están en juego y en riesgo con la ida de Coronel? Algunos han insinuado que la procedencia de los dineros con los que Coronel ha construido su exitosa empresa, puede ser oscura. Desconocen en su afán de tomar partido por el poderoso, que ese hombre ha sido toda su vida un incansable trabajador, un exitoso autor literario y que su mujer igual, ha sido una estrella de la presentación en T.V. y ha percibido muy buen dinero por dicho trabajo. La pura mala leche de la envidia no les permite aceptar que esté a salvo y como sus evidentes enemigos no lo pudieron matar, entonces sus aliados circunstanciales, lo dañan a su manera. La historia de los dineros de Coronel puede ser la misma que la de Jorge Barón, Édgar Perea, Guillermo Díaz Salamanca y tantos otros comunicadores verracos que han ido construyendo al tiempo con su prestigio, empresas que causan envidia a los menos capaces. Nada, ningún hecho justifica que amenacen de muerte a quienes tienen el valor de expresarse y mucho menos a su familia. Las cifras están a la vista en los últimos tiempos, los comunicadores que pierden la vida por no renunciar a disentir, por que tienen valor civil y no se arrodillan ante el dueño del fusil. Esta vez fue Coronel un periodista reconocido, mañana como ha pasado otras veces- es alguien del país rural y le toca quedarse a que lo maten, sin obtener siquiera la voz reconfortante de la solidaridad de su gremio. La ética se refundió entre otros intereses más mundanos, así estamos.

Agosto 21 de 2005/Emisión 432

264

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura

La alegría indiscutida del fútbol De todas formas esa vaina del mundial es una fiesta. Más allá de Borges y su imposibildad de jugarlo, mi amado Borges; de los radicales comunistas que lo señalaron a mediados del siglo pasado como el opio del pueblo, de las infamias que han inventado en torno a las dificultades de pareja que crea, el fútbol y las mujeres es lo mejor que tiene este mundo...bueno, entreverándole un buen arroz de coco con mojarra frita, jugo de zapote, una hamaca guindada debajo de un palo de uva y otras alegrías menores que sin embargo enamoran. Pocas fábricas de felicidad tiene esta vida, como un partido de fútbol. Sin embargo, no deja de tener enemigos gratuitos en todo el mundo y naturalmente en nuestro medio. Esos bárbaros por ejemplo, que disfrazados de hinchas van a los estadios a contramatar a los del equipo contrario; por su culpa ahora da miedo ir a gozar a las graderías. También aquellos otros que dicen que esta noche no los esperen por la casa; por su culpa, el fútbol se ganó la perorata de doña Florance; o aquellos, que armados de micrófonos dejan desleir sus vísceras en cada comentario fomentando el odio entre drogados y perturbados; por su culpa, todas las anteriores han ido inventándole líos a la felicidad. La fiesta que ha empezado, aunque seamos invitados virtuales solamente, debe dejarlos a todos aquellos en su plata. Ojalá que las medidas de control en el mundial pare a los desadaptados europeos, que de primermundistas, cuando están repletos de chicha el buche, pasan a salvajes. Ojalá, los que antes no regresaban a la casa, encuentren en el fútbol un pretexto para celebrar en familia. Podrían por ejemplo explicarle a la mujer y a las hijas las jugadas, comentarlas y disfrutarlas, antes que irse o armar murga por el control remoto. Ojalá aquellos que destilan veneno, disfrazados de periodistas, no malgasten sus corresponsalías, aprovechando para comercializar sus espacios con el morbo de los oyentes, que ya los sintonizan, no para escuchar noticias deportivas, sino para saber a quien van a joder cada vez. Ojalá que gane el fútbol, que gane la alegría; que Ronaldinho, Henry, Zidane, Ronaldo, Riquelme, Gerard, el Tin Delgado, Crespo, Drogbá,

265

Testimonios del alma Makelele, Ze Roberto, Saviola, Raul, Abondanzieri, Cacá, Deco, todos esos magos que parió la tierra para alegrarnos, salgan ilesos de los que piensan como Borges, o como Kipling. Que esos locos, esos genios con su fantasía nos reconcilien con la vida. Les hemos dado un mes para hacer la tarea, para que edifiquen la risa en un terreno que ha estado árido y difícil, pero esperando la primavera. Este partido no nos lo pueden ganar esos incorregibles, la inmensa cofradía de la pelota debe pasar por encima de toda la adversidad hasta instalar en todas las almas la capacidad de disfrutar el más grande pretexto para gritar de contento. Fíjese usted, todos los que fueron a ver a Pelé, al Pibe, Higuita, Maradona, Cruyff, Platiní, Dida o Ronaldinho, salieron contentos, eso no es mentira, ni un hecho aislado. ¡Que viva el fútbol!

Junio 11 de 2006/Emisión 469

Más medallitas para Santiago García ¿Quién no ha tenido que ver en algún momento de su vida con el Teatro La Candelaria?, digo que no haya ido a ver Nayra, El Paso, Perséfone, Guadalupe Años sin cuenta, o que no conozca los aportes que a la educación y la cultura han hecho Patricia Ariza o Santiago García, o todo el grupo de teatro en los últimos cuarenta años? Pocos habrá, unos por conocimiento directo y otros a través de lecturas, pero es difícil que alguien los desconozca. Lo concreto es que ellos son un icono de la dramaturgia nacional y su trayectoria la han hecho confrontando al mismo sistema político y quizá a pesar del mismo gobierno y de la indiferencia de buena parte de la ciudadanía. Hay que conversar con el maestro García – maestro, así, con letras de molde y como pocos en este país, para verificar al tiempo con su talante emprendedor y su coraje para continuar la tarea de transformar desde el arte, el desencanto por la falta de reconocimiento a su labor. En estos días y gracias a la iniciativa del concejal maestro Álvaro Argote, el Concejo de Bogotá le concedió una condecoración. Al comentarle sobre la importan-

266

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura cia del hecho, el maestro me respondió: «Sí, es la medalla número 17 que he recibido, del Senado, de la Cámara, ahora del Concejo y en general por todo el mundo he recibido medallas, medallitas y medallones, pero nuestro trabajo, jamás ha recibido el apoyo institucional que merecería, siendo tan importante como lo admiten en los discursos quienes me condecoran». Yo lo miraba a los ojos y sabía de qué me estaba hablando. Su historia es paralela a la de muchas instituciones y/o personas (me cuento entre ellas) que emprenden tareas por la educación y la cultura en nuestro país. Estas personas tienen en común su resistencia a vincularse con organizaciones que representan al sector comercial tradicional, e incluso llegan a sacrificar su propias aspiraciones económicas a fin de no traicionar la forma en que piensan. Ellos podrían adelantar teatro comercial e inventarse Festivales Internacionales que cuenten con la financiación del Estado y terminar como los organizadores de aquellos, dueños de islotes en Islas del Rosario; porque estatura profesional para hacerlo, la tienen, y lo han demostrado de sobra; pero no, ellos siguen montando creaciones colectivas, festivales alternativos, teatro experimental. Lo alternativo en ellos y en este contexto y a estas alturas de la discusión, resulta ser aquello por fuera del aparato, aquello que incluso enfrenta a lo oficial. De todas maneras los dos coincidimos en que aquella medallita del Concejo tenía su valor. Pero qué bueno que hubiera venido acompañada de unos comerciales en los canales estatales para La Candelaria, de unos recursos económicos para que tengan más tiempo para dedicarle a la creación. Esa tarea de reconocer a quienes desde su opción trabajan por el interés colectivo, es sin duda para aquellos correligionarios que alcanzan posiciones de poder, en ocasiones con el aporte en voz alta de quienes más allá de sus privilegiados ciclos en el legislativo o en el gobierno, siguen haciendo su trabajo por construir pluralidad y conciencia política, como en el caso de Santiago García, el maestro, quien merece más que palmaditas en la espalda y medallitas, apoyo para que siga con su importante labor. Pero es una lástima que lo alternativo que resulta una escalera para muchos, desde arriba se vuelva invisible.

Julio 02 de 2006 /Emisión 472

267

Testimonios del alma

Gracias a Zizú, hubo fútbol en Alemania Ida ya la emoción tan escasamente vivida esta vez, con ocasión del Mundial Alemania 2006, quedan algunos temas que será imposible olvidar por parte de nosotros los gomosos de la pelota y no pienso sustraerme a tan deliciosa tarea. Bueno, debo decir que yo me inicié en la radio como comentarista deportivo y que desempeñé dicho trabajo por doce años consecutivos en El Campín. Después, masoquista que es uno, tomé este rumbo. Como resultado de las posiciones finales, la clasificación mensual que entrega la FIFA, siguió dejando en primer lugar a Brasil e Italia ascendió al segundo puesto. A mi juicio, con el final del mundial, se inicia el nuevo año futbolístico y en consecuencia, la clasificación debería arrancar con las posiciones finales del certamen. Segundo, los magos de la objetividad, definieron que fuera Podolski, el polaco-alemán, el jugador joven-revelación del torneo. Muchos aficionados, entre los que me cuento, vimos el tremendo despliegue no solo de entrega y pulmones, sino de buen fútbol de Ribery, y pensamos que acaso el trofeo lo hubiera merecido también él. El partido más parejo fue México-Argentina a mi juicio. A Óscar Julián Ruiz, el pito que representó nuestro arbitraje, le fue de regular para abajo y no estoy descubriendo el agua tibia, su viaje tempranero de vuelta al trópico así lo demuestra. De los equipos suramericanos, lo hecho por Ecuador desde sus posibilidades, fue muy bueno; lo demostrado por Argentina resiste la comprensión; pero resultó inadmisible el saldo ofrecido por Brasil y Paraguay. Para el final, he dejado a propósito mi juicio acerca de Zinedine Zidane, «Zizú» y su designación hasta hoy como el mejor jugador del mundial. Faltaban apenas minutos para el final del partido Italia-Francia que al final le otorgó el título a los azurri. Zizú en actitud atacante encara al defensor Materazzi, la pelota finalmente se va para que haya saque de portería. El argelino de origen, el timonel de la selección gala regresa a tomar su posición en el campo y se ve cómo el italiano le habla. Vemos también que Zidane da marcha atrás de repente y le mete un cabezazo que tira la mole azul al piso, lo deja grogui. Que un señor, dicen los más, no tiene derecho a descomponerse como lo hizo

268

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Zidane. Que borró con la cabeza lo que hizo con los pies...dicen los aconductados comentaristas deportivos. Yo, que para bien o para mal he seguido la trayectoria de Zizú digo sin la esperanza de que sirva para mucho, por razones obvias, que nadie podrá, por una reacción de humano, borrar lo hermoso que ya hizo el francés a través de su vida deportiva y menos durante este mundial. Fue ejemplo de honradez, de lucha, de constancia; fue el timón de su equipo, el alimento de los ojos, el resumen de esa forma del arte que se construye a las patadas. Bueno, eso pensé y dije en su momento, pero después tuve la oportunidad de ver un video que rueda por la red sobre el estilo de juego de Materazzi y digo sin la menor opción de equivocarme, que ese señor no tenía ningún derecho a haber viajado al mundial. Ese señor debería estar preso por las lesiones personales que ha causado a lo largo de su triste y violento trasegar por el fútbol profesional de su país. Contrasta con la magia y la sutileza, casi el amor con el que Zizú ha bordado la admiración de la gente en las tribunas de los estadios por los que se ha paseado jugando, divirtiendo, divirtiéndose, respetando al contendor y al espectáculo. Es más, yo me atrevería a decir que gracias a lo que hicieron Zizú y tres o cuatro jugadores más, el fútbol no fue enterrado en este certamen. Julio 16 de 2006/Emisión 474

«Manos amigas» de Somondoco Por abundantes que sean las palabras, por atinados que sean los adjetivos, jamás alcanzarán para describir lo que este servidor ha experimentado como testigo de la basta acción desplegada por los miembros de la colonia somondocana, organizados en «Manos amigas» una agrupación de hijos de Somondoco Boyacá para regresar bajo cualquier pretexto, a su tierra, a su familia, a sus raíces. Llevan y traen en un intercambio que mantiene fuerte el lazo. Regresan después de recuperar olores extraviados, de mirar sus cayenas, de mordizquear chicharrones de cuajada y recoger frutos de los aguacates paridos. Esta vez era para celebrar a San Isidro Labrador, y en su nombre, festejar a los ancianos y llevarle distracción a todo el pueblo. Organizaron ellos una exitosa caravana de observación con muchos carros decorados con

269

Testimonios del alma letreros de frases enamoradas, dirigidas al pueblo. Inscritos, se desplazaron 54, pero encaravanados llegaron como 80. Los espontáneos se iban sumando de Machetá o Guateque para engrosar el colorido y ruidoso desfile. Después, al arribó La Banda de Guateque saludando el paso por el pueblo y la de Somondoco, en el parque, a la llegada el sábado. Ya en el polideportivo, un concurso de sonido sobre ruedas, una ruidosa mezcla de reguetón, ranchera y tropical que cada quien se las arregló como pudo para disfrutarla. Participaron carros en las categorías Local, Novatos, Aficionados y Expertos. Para todos hubo premios, pero definitivamente los ganadores fueron los lugareños que por primera vez tuvieron un espectáculo de esta naturaleza. Estallaron muchos voladores. Ese es el lenguaje de la alegría campesina. También cantó Sebastián, el cantante de la tierra, vocalista del exitoso del grupo de canción norteña «Los Coyotes» quien sumó su afecto a Somondoco. En la noche, hasta altas horas, la orquesta, la rumba, los abrazos. Al día siguiente algo desconocido para mis ojos caribes: Los labriegos, organizados por veredas, exponían sus ofrendas consistentes en arracacha, plátanos, gallinas, pavos, corderos y yucas entre otros productos...Llegaban a pié, ensombrerados, dignos y orgullosos ellos; ellas de pañolón y pintalabios. Los pobladores pudientes adquirían los productos en subasta y ese dinero era obsequiado a la parroquia. Luego un almuerzo en honor a los viejos, a los que hicieron los caminos y sembraron de vida el amplio Valle de Tenza, y al final de la tarde, también enlistados por veredas, los campesinos mayores recibían los mercados que desde Bogotá les habían llevado los de «Manos amigas»... Los de «Manos amigas» como quedó dicho, son los somondocanos que salieron del pueblo y que se abrieron un espacio profesional y laboral en Bogotá, que han fundado otras familias a las que han hecho sentir también somondocanas. Ellos crearon esa organización para nunca desprenderse de su pueblo. Es un gesto de mucho amor y gratitud del que debemos aprender otros pueblerinos sin memoria. Por ejemplo, el profesor y arquitecto Odilio Bohórquez, uno de los pioneros, ya involucró a sus hermanos menores Nohora y Leandro, y a sus hijos profesionales. Entre todos viajan con la manos llenas a rendirle homenaje al pueblo de sus orígenes, sin parar, sin cansarse ni dejar de reír. Así podríamos nombrar también a las familias

270

Testimonios alma Escuela, ídolos, medios ydel cultura Quintero, Varela, Sánchez, Aragón, Novoa, González, Herrera, o la del profesor Roselino Ávila Vaca, mi generoso y cálido anfitrión. De verdad volver a sentir tan de cerca, y tan limpia la amistad, reconforta. El ejemplo de esta colonia de filántropos somondocanos, bien podría ser el modelo para replicar en todo el país a toda hora. Pocas veces se reúnen los valores del afecto, la solidaridad, el compromiso, el ejemplo y la sinceridad en un solo hecho...Eso, lo extraño, es lo conmovedor. Octubre 22 de 2006/Emisión 488

...Y el cooperativismo jugó En esta mañana habría dos temas obligados para analizar, digo temas de interés nacional. Las marchas por la libertad y la vergüenza nacional a la que nos sometió la selección de fútbol, pero como los mismos han sido objeto de tanta difusión, yo me voy a referir mejor a un hecho que no debe pasar inadvertido, por lo menos para nuestra comunidad educativa: los III Juegos de Integración Cooperativa, de Fensecoop. Me di la oportunidad de asistir, tal como lo hice en la pasada edición, en Paipa. Esta vez fue en Fusa, la acogedora ciudad de las flores que luego de los Juegos Nacionales, quedó con muy buena infraestructura deportiva. Hasta allí llegaron 27 delegaciones convocadas por la Federación de Cooperativas del Sector Educativo. La anfitriona fue Cootradecun, que así mismo venía de ser la campeona de la pasada cita. Como maestro de Bogotá y como afiliado a CANAPRO, celebro el título de mi cooperativa, por demás justo, merecido y en franca lid. Doy testimonio del espíritu ganador con el que salió la delegación a cumplir la competencia. Era un puñado de mujeres y hombres entusiastas, convencidos de que, al haber estado tan cerca la vez anterior, esta debería ser la ocasión para el éxito mayor. Su dominio final estuvo apoyado en triunfos absolutos en Atletismo, Voleibol, Baloncesto, Ciclismo, y Natación entre otros muchos excelentes resultados, hechos de coraje y mística. Este no es un evento deportivo convencional. Ellas, ellos, no son a estas alturas de sus vidas deportistas de alto rendimiento, son maestros que combinan su actividad académica, su trajín diario, con el deporte. En las canchas, en las pistas, en las piscinas ellos se olvidan temporalmente de la reforma a las trans-

271

Testimonios del alma

Escuela, ídolos, medios y cultura

ferencias, de los pícaros de cuello blanco, de los asesinos de cuellos verdes, y se dedican febrilmente a tratar de ganar. Unos se llevan las medallas, otros comparten los aplausos solamente, y el gusto de haberlo entregado todo, como en su profesión, como en el aula... Hay otro ángulo desde el que se pueden leer los logros, al final de estos juegos: La integración. Este importante postulado cooperativo es una respuesta a las políticas económicas del gobierno. En este espacio se socializa, se comparte, se intercambia, se habla de los desarrollos regionales, se estrechan afectos y objetivos, se afina la unidad cooperativa. Sin duda, la creación de este evento bianual es un acierto de la Federación. Para Fusa, para su economía, puedo asegurar que también ha sido un respiro. Los hoteles llenos, los restaurantes llenos, el transporte urbano con mayor uso, el comercio en fin, reactivado, y qué decir de los sitios para las celebraciones... Al final, CANAPRO Campeón, COOTRADECUN, los organizadores, subcampeones y CODEMA tercera.

Julio 8 de 2007/Emisión 522

272

Testimonios del alma

Índice Presentación Prólogo

7 9

1.- Escuela y cosas de maestros

13

Se busca Regresó Del barrio al brillo y un asombro que no pasa... en el Centro Comercial Tunal En defensa de la Tutela También pasan cosas magníficas Una mano para Armenia Cumplimos y la comunidad debe saberlo La evaluación a docentes, la tal campana de Gauss Evaluación sí, pero sin destitución Se cocina otra norma en contra, ¿y Fecode? Mañana vuelven los niños Una escuela que permanecerá En el Llano, el paraíso Santa Mónica La rebeldía sin reflexión, crea desventajas Ha perdido sentido el «compañero» A pesar de la adversidad, los maestros votaron por CODEMA Nos quitan el receso, se llevan la cordura Elecciones en CANAPRO Su tal capacitación Maestro sin colegio De ángulo y Angulo Desigualdad y desprestigio Que nadie siga en pecado Cierre de colegios Cierre, gases y ceguera Sandoná, ¿por qué queda tan lejos la esperanza? La apuesta de la escuela ¡Por la Bogotá que queremos! ¡Bogotá para vivir! Los ricos de estrato 3 Por mejores condiciones laborales y sociales

14 15 16 18 19 21 22 24 25 27 28 29 31.. 30 32 34 36 37 39 40 42 43 45 46 47 49 50 51 53 54

273

Testimonios del alma Está amaneciendo, mamá Regreso a la esperanza En busca de elogios sinceros La imagen distorcionada Cobardía dañina No siempre alcanza con gritar En contra de la calidad Fue muy bueno, pero se puede mejorar Poca lectura VS. poca plata Sin pertenencia ni coherencia Más soldados para el saber Nueva Orleans, como la música, sobrevivirá Aquel Movimiento Pedagógico... Colegios mejores y seguros Reflexiones de sal y azúcar El tamaño de los miedos Las calles y las luchas Mangodupar Dorita no pesaba más de 30 kilos Los desagravios no son en privado

56 57 58 60 62 64 66 67 68 70 72 73 74 76 77 79 80 82 83 85

2.- In Memorian Historia de un vacío ...Ciudadana del cielo Evocando a Luis Sánchez Martínez Hasta siempre viejo ¡El cambio es ahora! ¿Acaso no se nota? ll Aurelio Jutinico, el portero del colegio, fue asesinado Julio César Andrade Q.E.P.D. Victor Salcedo, Vitico... Querida Matete Nuestra Estella Forero, «trapito» Chirivico Jr. como si fuera mi hijo Del deporte y de la muerte Nuestro Henry Soloriental Nohora Julia Zambrano Taykún

87 88 89 91 92 93 94 96 97 99 100 102 104 106 107 109

3.- Efemérides

111

274

Testimonios del alma Los maestros... La madre Cumpleaños 459 de Bogotá Ellas, las mamás barreras contra la muerte Rosita dejó el jardín Digo madre y nace pan Reinaldo, mi hermano Reinaldo Piropos propios, amor y amistad Una celebración sin cotidiano Cambio de año, de siglo y de milenio Día de la mujer Bodas de oro del sudor Feliz año Otro día del niño Feliz día, maestros Día del padre Feliz cumpleaños, mi quilla y mis quilleros La lucha por la paz, la equidad y la libertad, sigue Nuestro Día internacional La EPA y sus primeras cuatrocientas Querido Jorge, que brille El Sol Qué tristeza, cómo ha pasado el tiempo Hay días en que somos... Escribiendo otra historia

112 113 115 116 118 119 120 122 123 124 126 128 130 131 133 134 136 137 138 140 142 143 145

4.- Escuela y País

147

Hoy el niño es un fenómeno natural No más jóvenes para la guerra ¿De qué se autodefienden? Otro diálogo, otra expectativa... ¿otra frustración? Al profe le da «embarrada» Ellos no son sinceros Escuela Solidaria Consulta sobre paro y servicio médico Que nos devuelvan a Piedad Córdoba y a todos Guerra y desparpajo Paro nacional de trabajadores No, señor Marulanda, con los pelaos no se meta El caos Pasividad cómplice

148 149 150 152 153 155 156 158 160 161 163 164 165 166

275

Testimonios del alma Primero la vida Las bombas impositivas de la misma guerra Esos otros desplazamientos forzosos Bogotá para morir ¿Seguimos callados? ¡Que todo se sepa! ...Ese aire teatral Nosotros los ausentes El día está cerca Acciones concretas por los niños Las mujeres paz-harán La indiferencia mortal Viajar custodiados, siempre será más seguro Votar No, y No votar País de velorios Los «amigos» del pueblo Que la guerra no nos sea indiferente La razón puesta en actos y palabras Una reforma para estar atentos Tolerancia cero con los asesinos Ahí si torció la puerca el rabo La inseguridad democrática Si no es indolencia, ¿qué es? La escuela debe arrancarle los niños a la calle Una ley a la medida Miscelanea para indiferentes Arrancó la re... No más constancias ni abandonos Cada vez que un niño falte a la escuela debe haber una conmoción... Yo sólo recibía órdenes El manejo tramposo de los medios Contra las FARC, y contra todos los asesinos La concreción y el despiste Marcha y plebiscito Ervin Hoyos y Gustavo Moncayo

276

168 169 171 172 173 175 176 177 179 180 182 183 184 186 187 189 190 192 193 195 196 198 200 201 203 204 206 207 208 209 211 212 214 215 217

Testimonios del alma 5.- Escuela, ídolos, medios y cultura

219

Los medios, unos completos... Tres veces Tino El capuchón de mis recuerdos Hay que ganar No tienen por qué sacar pecho Guacherna en la memoria El fútbol, una pasión alegre ...Si los locos no hicieran los caminos Carta a Pacho Provincia de Quebec En Chocó «estamos» felices Juan Pablo ll Brasil Campeón Servicios públicos en manos de agiotistas La comunicación para encontrarnos Escuela y lectura Las colegialas no tienen dolientes «El Pibe» se va pero se queda Un tiro al arco de «El Palomo» Sudor y lágrimas parlamentarias Quince años celebrando Bienvenida Aula Urbana Dial Los títulos de Lula y Lucho Un atentado al buen nombre de los docentes Por fin: zapatero a tus zapatos Semana Santa y «Rasguñao» Peor cuña que las del otro palo Las comunidades negras y el abandono... Periodistas No alineados, No alienados La alegría indiscutida del fútbol Más medallitas para Santiago García Gracias a Zizú, hubo fútbol en Alemania «Manos amigas» de Somondoco ...Y el cooperativismos jugó

220 221 222 224 226 227 229 230 231 233 234 236 237 238 240 241 243 244 246 247 249 251 252 254 255 257 258 260 261 263 264 266 267 269

277

Testimonios del alma

278

Testimonios del alma

279