La tristeza de Navidad

La tristeza de Navidad  Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo  primogénito, l...
21 downloads 1 Views 4MB Size
La tristeza de Navidad  Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo  primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada.

   

(Lc 2, 6‐7)

  Tres  líneas  en  total.  Para  narrarnos  el  acontecimiento  más  solemne  de  la  historia  del  mundo,  el  evangelista  Lucas  escribe  solamente  tres  líneas.  Todo  un  Dios  que  viene  a  «plantar  su  propia  tienda  entre  nosotros».  Y  con  tres  líneas  hay  más  que  suficiente  para  decirlo.  Con  seguridad,  la  pluma habrá luchado entre las manos para resistir a la dura tentación de decir muchas cosas más.  Tres  líneas  tan  sólo  en  la  parte  de  arriba.  Luego,  toda  una  página  en  blanco.  Y  aquí  estamos  nosotros dispuestos a embadurnarla con nuestras pobres palabras.  Parecerá tal vez una simpleza comenzar la serie de «evangelios molestos» con la narración de la  navidad;  con  una  página  que  parece  hablarnos  exclusivamente  de  ternura,  que  evoca  los  más  dulces y suaves pensamientos.  Y sin embargo, precisamente estas tres líneas de Lucas, si atinamos a disipar la tupida niebla de un  necio  sentimentalismo,  son  terriblemente  molestas.  Molestísimas.  Porque  constituyen  la  condenación  más  despiadada  de  esta  nuestra  navidad,  hinchada  de  retórica,  atiborrada  de  una  poesía vulgar y dulzarrona, llena de miriñaques multicolores y de conmociones baratas.  Tres líneas. Nosotros en cambio hemos ido añadiendo renglones y renglones hasta hacer una obra  mastodóntica  e  interminable,  cursi  y  ficticia.  Después  hemos  volcado  sobre  ella  toneladas  de  sentimentalismo, de folklore, de pacotilla variada y de mal gusto. Y así nos ha salido una navidad,  que  más  que  nada  es  un  pretexto.  Pretexto  para  dar  rienda  suelta  a  nuestra  vena  poética,  más  bien pobre; para bruñir un poquito el metal enmohecido de lo que llamamos nuestra religiosidad;  para  cepillar  el  polvo  caído  sobre  nuestro  uniforme  de  cristianos;  para  hacer  alguna  obra  de  caridad,  sirviendo  tal  vez  la  comida  a  algún  pobre…  Y  con  ello  quedamos  convencidos  de  que  somos unas personas colosales.  Pretexto para subir al escenario de la vida y representar una vez al año el papel del bueno. Porque  hasta nos gastamos el lujo de creernos buenos. Una vez al año.  Francamente, hemos deshecho la navidad. Hemos saboteado la pura sencillez de esas tres líneas.  Nuestra rica navidad se ha impuesto y ha empobrecido a la navidad verdadera.     Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía,  y la noche se encontraba en la mitad de su carrera,  tu palabra omnipotente, cual implacable guerrero, 

saltó del cielo, desde el trono real,  en medio de una tierra condenada al exterminio.  Empuñando como cortante espada tu decreto irrevocable.  (Sab 18,14‐15)  El  silencio.  Elemento  natural,  condición  indispensable  para  que  la  palabra  baje  a  la  tierra.  Y  nosotros  hemos  roto  ese  silencio  que  nos  resultaba  demasiado  molesto,  destapando  ruidosamente millones de botellas.  Pero ¿es que Cristo baja del cielo para que nos demos el gustazo de sentirnos buenos? ¿O para  que nos volvamos románticos ante el ruido de las panderetas y de las zambombas? ¿O para que  sintamos  la  amarga  alegría  de  ver  cómo  se  desbarata  la  sencillez  de  su  venida?  ¿Para  eso  solamente?… 

  Nuestra «inútil» navidad   “… Y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada”. (Lc 2, 7)    Mas tarde dirá: “Llamad y se os abrirá”. Pero para su madre, que entonces le llevaba en su seno  bendito, las puertas permanecen cerradas y los hombres dentro, apostados detrás de la fortaleza  de su egoísmo, dispuestos a no ceder ni un solo palmo de terreno.  Para él no había sitio. Tiene que ir a nacer fuera de la ciudad. Fuera de la ciudad morirá también.  Interiormente  nos  sublevamos  contra  aquellos  miserables  que  cierran las  puertas  a  un  Dios  que  viene a nacer entre nosotros.  Pero ¿no será una falsa indignación, un cómodo subterfugio?  Porque,  seamos  sinceros,  nosotros  en  realidad  nos  portamos  mucho  peor.  Claro  que  hemos  adquirido un mayor nivel social y nos repugna el hecho de dejarlo abandonado fuera de la puerta.  Somos gente educada. No como aquellos villanos…  No. No le dejamos fuera. Sospechamos el peligro, nos damos cuenta de su nada grata presencia,  advertimos que nos va a molestar y que tal vez tendremos que defendernos de él. Por educación  no  le  dejamos  fuera.  Pero  con  nuestros  finos  modales,  valiéndonos  de  nuestros  exquisitos  conocimientos diplomáticos, llegaremos a conseguir que su presencia nos resulte «innocua».  Y  así  inutilizamos  la  navidad.  Nuestra  conducta  es  más  detestable  que  la  de  aquellos  que  le  dejaron a la puerta.  ¿Por qué? 

Cristo viene a traernos la luz.   “El pueblo que andaba a oscuras vio una luz intensa.  Sobre los que vivían en tierras de sombras brilló una luz”. (Is 9,1)  “… Y la luz brilla en las tinieblas”. (Jn 1, 5)  Pero nos dimos cuenta muy pronto de que la suya es una luz molesta, indiscreta, que se cuela por  todos los rincones, que descubre nuestras miserias, nuestras limitaciones, nuestras mezquindades.  Es  una  luz  que  no  se  resigna  a  ser  un  puro  adorno,  sino  que  compromete,  que  exige  cambios  dolorosos en nuestra existencia.  Es una luz despiadada, fastidiosa, provocativa. Y nosotros, lejos de dejarnos «arrollar» por esta luz  maravillosa,  de  rendirnos  ante  ella,  decidimos  hacerle  competencia,  oponiéndole  nuestros  pequeños y ridículos farolillos de color.  Y como señal de nuestro infantilismo, nos cubrimos los ojos con las manos, para defendernos de  esa luz que llenó con su resplandor la cueva de Belén.  Manos  pegadas  a  nuestros  ojos;  insignificantes  farolillos  de  color:  así  es  como  conseguimos  neutralizar la luz.  Cristo viene para llenarnos de alegría. El ángel lo anuncia a los pastores:  “No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo”. (Lc 2,10)  Alegría, porque sabemos que hay un Dios que piensa en el hombre con amor, que baja hasta el  hombre,  que  se  acerca  hasta  el  hombre,  ¡que  se  hace  hombre!  Un  Dios  que  se  hace  caminante  para  recorrer  junto  a  nosotros  nuestro  mismo  camino,  compartiendo  nuestras  penas  y  miserias,  nuestras lágrimas, angustias y esperanzas. Un Dios que viene a traernos la salvación. A todos. Un  Dios que se nos revela como la misma misericordia.  Alegría, porque al hombre se le da una nueva posibilidad que podría parecer una locura. «Dios se  ha  hecho  hombre  para  que  el  hombre  pueda  llegar  a  ser  Dios».  Pensándolo  bien,  habría  para  volverse locos. ¡Locos de alegría!  Pero no es  así. Despreciamos la alegría, esa alegría. Cristo ha venido a traernos la felicidad, una  felicidad que traspasa todos los horizontes terrenos. Y le consideramos como un intruso. Como un  aguafiestas.  Como  un  enemigo  de  la  alegría.  Como  si  viniera  a  robarnos  la  tierra  o  a  envenenar  esos codiciados manjares terrenos en los que hundimos a diario nuestros dientes y nuestras uñas.  ¿La alegría? Que nos deje ir saboreando en paz nuestras ridículas alegrías humanas, plácidamente  atrincherados en la lóbrega guarida de nuestro egoísmo…  Cristo nos trae sus dones. Mejor; no nos trae sus dones: ¡se hace don! El don por excelencia.  Y nosotros queremos fingir que no nos damos cuenta de tal don. 

Pero  es  que  además,  estamos  demasiado  ocupados  en  acariciar  con  nuestras  manos  al  ridículo  paquete en que se ocultan nuestros dones, nuestros insignificantes regalos.  Así  ahogamos  el  don  bajo  una  montaña  de  papeles  de  color,  de  juguetes,  de  chucherías,  de  quincalla inútil… ¡de niñerías!  De  esta  manera  la  operación  no  falla  y  conseguimos  «inutilizar»  nuestra  navidad.  ¡Diplomáticamente! 

Es necesario vivir la navidad  Cueste  lo  que  cueste,  hemos  de  «vivir»  la  navidad.  Pobres  de  nosotros  si  no  lo  hacemos.  Nos  jugamos nuestro propio destino.  Nuestra misión es convertirnos en luz. Que esa luz nos penetre íntimamente, nos transforme, nos  haga  tan  lúcidos  y  transparentes  que  los  hombres  al  mirarnos  queden  deslumbrados,  sintiendo  todo el encanto y el atractivo de esa luz sobrenatural.  Convertirnos en alegría.   No querer ser duros, gruñones, severos y hasta odiosos guardianes de la verdad. Nuestra misión  no es, ¡gracias a Dios!, ser carceleros o policías, sino testigos de la alegría cristiana. Que todo el  mundo  entienda  que  el  mensaje  de  Cristo  es  un  mensaje  de  salvación,  no  de  condenación.  Un  mensaje de liberación, no de opresión. Un mensaje de alegría, no de tristeza.  Convertirnos en don.  Es costumbre hacer regalos en navidad. Muchos regalos. Toneladas de papel pintado, kilómetros  de  hilo  y  de  lazos  dorados,  tarjetones  enormes  que  sirven  de  felicitación.  Queremos  así  saldar  nuestras deudas de gratitud con aquellas personas a quienes debemos algún favor. Pero esto es  muy  fácil,  demasiado  cómodo.  A  un  cristiano  se  le  exige  mucho  más.  Tiene  la  obligación,  no  de  hacer  regalos,  sino  de  convertirse  él  en  regalo,  de  convertirse  en  don.  Hacer  de  su  vida  una  entrega  sin  reservas.  Para  todos.  Porque  todos  los  hombres  son  sus  acreedores.  Porque  el  cristiano ha de sentirse deudor para con todos sus semejantes.  Tengamos  valor  para  examinar  frecuentemente  nuestra  conducta  de  cristianos  a  la  luz  que  proyectan  esas  tres  maravillosas  líneas  de  Lucas.  De  buscar  la  sencillez  que  ellas  reflejan.  De  desmontar esta nuestra navidad mastodóntica y mecanizada. Para descubrir la auténtica navidad y  enriquecernos así con su pobreza.  Tal  vez  la  navidad,  la  navidad  que  hemos  vivido  hasta  ahora,  nos  hable  más  de  tristezas  que  de  alegrías. Porque hemos destrozado su verdadero sentido.  “Es cierto que somos unos profanadores; pero a los ojos de aquel que no se horrorizó de hacerse  uno de nosotros, somos unos pobres pecadores que en esta navidad, junto a la inmensa alegría  de  saberse  redimidos,  llevan  en  el  alma  la  infinita  tristeza  de  no  ser  todavía  cristianos”.  (Mazzolari)   

Las narraciones de la Natividad de Jesús Marià CORBÍ

Algunos ejemplos de narraciones de nacimientos maravillosos de grandes personajes espirituales, dioses y héroes Para intentar leer las narraciones evangélicas del nacimiento de Jesús, desde un punto de vista puramente simbólico, y no como crónicas de hechos, ni descripciones de la naturaleza de lo divino y de su manifestación en Jesús, resultará útil hacer un brevísimo compendio de nacimientos maravillosos en otras tradiciones espirituales. Nacimientos milagrosos en Israel Aunque de Moisés no se narre un nacimiento milagroso, sí que es milagrosa su supervivencia de la persecución del Faraón. Pero abundan otros nacimientos milagrosos en la tradición bíblica. En Israel las narraciones de nacimientos extraordinarios tienen unos rasgos comunes: anuncio del nacimiento por un ángel, o por un sueño, o ambas cosas a la vez; esterilidad de la esposa antes de la intervención divina; profecías y anuncios sobre el futuro recién nacido; palabras u obras maravillosas del infante, etc.; la mayoría de estos elementos intervienen en las narraciones del nacimiento de Jesús. Pero estas estructuras mitológicas no son un fenómeno exclusivo de Israel, los nacimientos maravillosos son una estructura mitológica ancestral. Mito del nacimiento de Krishna El rey Kamsa era un rey tirano. Tenía una hermana, Devaki, a la que quería mucho. Devaki contrajo matrimonio con Vasudeva, y el rey les ofreció muchos presentes para aquella ocasión feliz. Todo iba bien, pero de pronto el rey oyó una voz que le decía: “Oh, loco, por qué te felicitas por este casamiento, ¿no sabes que el octavo fruto de su vientre será la causa de tu muerte? El terrible Kamsa saltó de su asiento y se lanzó contra su hermana, con la espada en alto, dispuesto a matarla. Vasudeva, rápido como el viento, se interpuso entre ellos y paró al rey. “Recuerda que no que no es ella la que provocará tu muerte, sino nuestro octavo hijo. Te prometo que todos nuestros hijos te serán entregados para que decidas su suerte”. Así salvó la vida de Devaki, pero fueron infinitamente infelices porque cada uno de sus hijos era asesinado por el rey al momento de nacer. No sabían como escapar a aquel maleficio. Entonces, el Alma del universo, el refugio de todos, Narayana, entró en la mente de Vasudeva. Lucía como el sol de mediodía. Devaki recibió en ella el buen auguro personalizado, la esencia de toda la riqueza y gloria del universo, el Alma indestructible, que habita en toda cosa viviente y no viviente. Devaki tuvo la gran fortuna de convertirse en la madre del Señor de los Señores. Embarazada de su octavo hijo, Kamsa ordenó encerrarla con Vasudeva en la cárcel. Los encerraron a los dos en la misma mazmorra, atados por una única cadena. Como el levante se ilumina con la salida de la luna, Devaki tenía un aspecto bellísimo, radiante, aunque el mundo no podía verla, presa como estaba en la mazmorra de Kamsa. Su brillo estaba escondido como una luz se oculta en un jarro. Desconsolados, sin ningún tipo de ayuda, Vasudeva i Devaki rogaban y rogaban al Todopoderoso, al Amor infinito. Le imploraban protección para su hijo. Rezaban con tanto ardor que al final cayeron desmayados. Brahma, Mahadeva y todos los devas se presentaron delante de ellos y, dirigiéndose a Devaki, le dijeron: “eres una princesa muy afortunada, pues serás la madre del mismo Narayana, el Señor. No temas a Kamsa”. Cuando los hubieron tranquilizado y reconfortado, desaparecieron de su presencia. El tiempo era propicio. Tenía el encanto de todas las seis estaciones. Los planetas y las estrellas estaban en la posición que indica paz y gozo en el mundo. Las cuatro direcciones eran claras y diáfanas, la estrella Rohini estaba en ascendente, la estrella que está gobernada por Prajapati. El cielo era transparente y sembrado de estrellas que brillaban con mucha intensidad, las aguas de los ríos eran cristalinas y dulces, los lagos estaban llenos de flores de loto, los árboles florecían, soplaba una brisa suave impregnada de una intensa fragancia que venía de las flores. Los fuegos que habían encendido los brahmanes quemaban sin echar humo y un aire de paz y de tranquilidad cubría toda la tierra. Las mentes de todos los hombres eran felices sin saber el motivo. Sólo Kamsa era desgraciado. Los Siddhas y Charanas cantaban himnos de alabanza, los devas y los rishis lanzaban flores sobre la tierra. Se oyó un gran trueno entre las nubes que parecía el rugir del océano. Era medianoche. Y Narayana, el que es el corazón de todos, nació de Devaki, la esposa de Vasudeva. Devaki dio a luz a Narayana, como el levante da la luna gloriosa. Cuando Vasudeva miró al recién nacido quedó muy sorprendido. Vasudeva vio que no era un ser humano el que tenía en los brazos sino el mismo Narayana. Puso al recién nacido en la tierra, y con las manos juntas en señal de humilde veneración, dijo: “en tu infinita misericordia por la tierra y por los pobres Vasudeva y Devaki, has asumido la forma de un ser humano. No sé cómo pronunciar las palabras de emoción que invaden mis labios. Ya no soy un desgraciado. Soy el más afortunado de todos los hombres y mi mujer tiene el honor de ser la madre del Señor. Grande es tu favor por nosotros[1]. Así se narra el nacimiento de Buda La forma de la concepción se explica de la siguiente manera: en el tiempo del festival de verano en Kapilavatthu, Mahá Maya, Señora de Suddhodana, yacía en su lecho y tuvo un sueño. Soñó que los Cuatro Guardianes de los

Puntos Cardinales la levantaron y llevaron hacia los Himalayas y una vez allí la bañaron en el lago Anotatta, para luego dejarla sobre un lecho celestial dentro de una áurea mansión en la Colina de Plata. Entonces el Bodhisatta, quien se había convertido en un hermoso elefante blanco y llevaba en su trompa una blanca flor de loto, se acercó desde el norte y pareció tocar su flanco derecho y penetrar en su vientre. Al siguiente día, cuando despertó, contó el sueño a su señor y los brahmanes lo interpretaron de la siguiente manera: que la señora había concebido un niño varón, quien en caso de adoptar la vida de hogar, se convertiría en un Monarca Universal; pero que si adoptaba la vida religiosa se convertiría en un Buda y quitaría al mundo los velos de la ignorancia y el pecado. También debe relatarse que en el momento de la encarnación tanto la tierra como los cielos mostraron signos, los mudos hablaron, caminaron los lisiados, todos los hombres comenzaron a hablar con bondad, los instrumentos musicales sonaron por sí solos, la tierra se cubrió de flores de loto, éstas descendieron del cielo y todos los árboles dieron sus flores. A partir del momento de la encarnación, además, cuatro devas guardaron al Bodhisatta y a su madre, para protegerlos de todo daño. La madre no estaba fatigada y podía ver al niño en su vientre con tanta claridad como se puede ver el hilo en una gema transparente. Así llevó la señora Mahá Maya al Bodhisatta durante diez meses lunares, al cabo de ese lapso expresó deseos de visitar a su familia en Devadaha y allí se dirigió. En el camino de Kapilavatthu a Devadaha hay un bosquecillo de árboles que pertenece a la gente de ambas ciudades, y que en el momento del viaje de la reina estaba lleno de frutas y flores. Allí quiso descansar y fue llevada hacia el mayor de los árboles sal y debajo de él se paro. Cuando levantó la mano para tomar una de sus ramas supo que el momento había llegado, y así, de pie y sosteniendo la rama del árbol, dio a luz. Cuatro devas de Brahma recibieron al niño en una red de oro y lo mostraron a la madre, diciendo: ¡Regocíjate, oh Señora! Un gran hijo ha nacido de ti”. El niño se mantuvo erguido, dio siete pasos y exclamó: “Soy supremo en el mundo. Éste es mi último nacimiento: en adelante no habrá más nacimientos para mí” [2]. Hechos extraordinarios en el nacimiento de Mahoma Del Profeta Mahoma también se narra las maravillas de su nacimiento y de su primera infancia. La madre del Profeta contó que cuando lo llevaba en su seno y que, cuando al término de nueve meses, se le acercó el momento del parto, vió en un sueño, a un ángel descender del cielo y le dijo: el que llevas en tu seno es el más grande de todos los hombres y la más noble de todas las criaturas; cuando lo des a luz ponle por nombre Muhammad, y pronuncia estas palabras “tomo recurso para él en Dios único contra las malas influencias de todo tipo”. Ella contó su sueño a ‘Abdou’l-Mottalib. La noche en la que el Profeta vino al mundo, su madre le miró y vio que brotaba de él una luz que llegaba hasta Siria, y vió todos los palacios de ese país; y la luz que salía de él se extendía también al cielo y alcanzaba las estrellas. A la mañana siguiente, llamó a ‘Abdou’l-Mottalib y le contó lo que había visto. ‘Abdou’l-Mottalib dio al niño el nombre de Muhammad. Otra tradición cuenta que, en el momento del nacimiento del Profeta, todos los ídolos que se encontraban en la ciudad de la Mekka y en el templo de la Ka’aba, cayeron al suelo de bruces; y los fuegos de los templos de los magos, en Arabia y en Persia, se extinguieron aquella noche[3]. Otra tradición narra los prodigios de los primeros momentos de la vida del Profeta: Nuestro Señor Muhammad (que Alláh extienda sobre él sus Bendiciones y le conceda la Paz) nació algunos instantes antes del amanecer de un lunes, el doceavo día del mes de Rabi’el Aw-wal, en el año del Elefante (el 29 de Agosto del 570 de la Era Cristiana). Cuando vino al mundo, estaba limpio de toda mancha, circunciso por su naturaleza y su cordón umbilical había sido cortado por los cuidados del Ángel Gabriel. El aire de la ciudad era funesto para los niños de su edad, y los nobles tenían por costumbre el confiarlos a nodrizas beduinas, quienes los criaban en sus Badiya (tierra habitada por los Beduinos o nómadas). Poco después del nacimiento de Muhammad, una decena de mujeres de la tribu de los Baní Sa’ad, sanas y bronceadas por el aire vivificante de su país, llegaron a la Mekka a la búsqueda de niños de pecho; y una de ellas, Halima, cuyo nombre significa “la dulce”, le sería reservado el honor de servir de nodriza al Profeta de Alláh. Halima bint Zu’aib dijo: “El año era seco, y nos hallábamos mi marido Háriz ben el Ozza y yo en un gran apuro. Decidimos dirigirnos a Mekka, donde buscaría un niño de pecho cuyos padres nos ayudarían a superar nuestra miseria, y nos unimos a una caravana de mujeres de nuestra tribu que se dirigían allí con la misma intención. La burrilla que me servía de montura estaba tan en los huesos, debido a las privaciones, que terminó por caerse en el camino; y durante toda la noche el sueño se nos interrumpía por el llanto de nuestro desafortunado hijo torturado por el hombre: ni en mis senos ni en las mamas de la camella que conducía mi marido quedaba una gota de leche para calmarlo. Y en mi insomnio me despertaba: ¿Cómo podía, en esta situación, pretender hacerme cargo de un niño de pecho? Mucho más tarde que nuestra caravana, pero, por fin, llegamos a Mekka. Al llegar vimos que todos los niños de pecho habían sido adoptados por mis compañeras, salvo uno: Muhammad. Su padre había muerto y su familia era poco acomodada, a pesar de la alta situación que ocupaba en Mekka. Ninguna de las nodrizas había querido encargarse de él. También nosotros nos desentendimos de él al principio; pero tuve vergüenza de volver con las manos vacías y temía las bromas y las chanzas de mis compañeras; además me conmovió particularmente el ver que ese niño tan guapo iba a sucumbir en el aire malsano de la ciudad. La compasión llenó mi corazón; sentí la leche volver milagrosamente a mis senos, presta a brotar hacia Muhammad, y dije a mi marido: ¡Por Alláh!, siento un gran deseo de adoptar a este huerfanito, a pesar de lo improbable de que ello nos sea rentable; tienes razón me dijo y puede ser que con él venga la Bendición a nuestra tienda. Sin poderme contener, me precipité sobre el hermoso niño que dormía y le puse mi mano sobre su pechito; sonrió y abrió sus ojos centelleantes de

luz entre los que le besé. Luego estrechándole entre mis brazos, me volví al campamento de nuestra caravana. Entonces lo coloqué a mi seno derecho para que tomara el alimento que Alláh le concediese y, ante mi asombro, encontró en él con qué saciarse; entonces, le ofrecí mi pecho izquierdo, pero lo rechazó, dejándoselo a su hermano de leche; y siempre obraba del mismo modo. ¡Qué fenómeno más extraordinario! Para calmar el hambre que me atenazaba, mi esposo obtuvo suficiente leche de las ubres anteriormente secas de nuestra camella, y, por primera vez en mucho tiempo, la noche nos trajo un sueño reparador. ¡Por Alláh! ¡Halima,-dijo mi marido al día siguiente- has adoptado una criatura realmente bendita! Volví a subir con el niño a mi borrica, que, emprendiendo una marcha veloz, no tardó en alcanzar y dejar tras de si incluso a mis compañeras, que asombradas me gritaban: Halima, sujeta a tu borrica para que lleguemos juntas. ¿Pero, es esa la burra que montabas al salir? -Sí, por supuesto-. Entonces, tiene algún prodigio que no podemos comprender. Llegamos a nuestros campamentos de Bani Sa’d; no conocía tierra más seca que la nuestra, y nuestros rebaños estaban diezmados por el hambre. Pero, para nuestro asombro, los encontramos en mejor estado que en los años más prósperos, de tal forma que las ubres repletas de nuestras ovejas nos proporcionaban más leche de la que necesitábamos. Los rebaños de nuestros vecinos se hallaban, por el contrario, en el estado más lamentable, y sus dueños echaban la culpa de ello a sus pastores: ¡desgraciados, estúpidos –gritaban-, llevadlos a pastar allí donde pacen los de Halima! Los pastores obedecían, pero era en vano; la hierba tierna que parecía salir de la tierra para nuestros corderos, se marchitaba inmediatamente tras su paso. La prosperidad y la Bendición no cesaban de entrar en nuestra tienda. Muhammad alcanzó la edad de dos años, y entonces lo desteté. Era de naturaleza verdaderamente excepcional: con nueve meses hablaba ya con un encanto y un acento que llegaba al fondo del corazón; nunca se ensuciaba; nunca gritaba o lloraba, a no ser cuando su desnudez se hallaba expuesta a la vista. Si se incomodaba por la noche y no quería dormirse, lo sacaba de la tienda e inmediatamente su mirada se clavaba con admiración en las estrellas; su alegría estallaba y cuando sus ojos se saciaban del espectáculo, consentía en cerrarse y dejarse invadir por el sueño…[4] Prodigios en el nacimiento de Zoroastro Se supone que Zoroastro viene al mundo el año 550 antes de Cristo. Así se narra su nacimiento: Cuando Dogdo, la madre de Zoroastro, estaba encinta de cinco meses y veinte días, tuvo un sueño terrorífico. Creyó ver una nube muy negra, que como el ala de una gigantesca águila, cubría la luz y producía las tinieblas más espantosas; de esta nube cayó una abundante lluvia de animales de todas las especies: tigres, leones, lobos, rinocerontes, serpientes, que armados de largos y agudos dientes, cayeron sobre la mansión de Dogdo. Una de estas bestias, más cruel y fuerte que las otras, se arrojó sobre ella lanzando bramidos de furor y le destrozó el vientre, arrancó de él a Zoroastro y le clavó las uñas con intención de dejarlo sin vida. A la vista de este monstruo, los hombres lanzaban horribles gritos y Dogdo, temblando gritaba: ¿Quién me librará del mal que me amenaza? Cesad de temer, dijo Zoroastro. Aprended a conocerlo, ¡oh madre mía!; aunque estos monstruos sean muy numerosos y yo esté solo, resistiré a todo su furor. Estas palabras devolvieron la tranquilidad a Dogdo, que vio elevarse bajo el cielo una alta montaña en el lugar en que estaban las bestias. La luz del sol disipó la tenebrosa nube y el viento del otoño que sopló, hizo que las bestias se dispersaran como si se tratase de hojas secas. Cuando el día estaba ya un poco avanzado, apareció un hombre Joven, hermoso como la luna llena y refulgente como Djemschid, que tenía un cuerno luminoso en su mano, con el que debía arrancar la raíz de los Dews, y en la otra un libro; lanzó su libro contra las fieras, que desaparecieron de la mansión de Dogdo como si hubieran sido reducidas a cenizas. Sin embargo, las tres más fuertes resistieron: el lobo, el león y el tigre. El joven se acercó a ellas, las golpeó una a una con su cuerno luminoso y las redujo a la nada, Inmediatamente el joven cogió a Zoroastro, lo volvió a colocar dentro del vientre de su madre, sopló sobre ella y volvió a encontrarse embarazada. Nada temas, le dijo, acto seguido, a Dogdo. El Rey del Cielo protege a este niño y el mundo entero está esperando su llegada, porque es el Profeta que Dios envía a su pueblo. Su ley llenará de alegría al mundo; gracias a él, en la misma fuente irán a beber el cordero y el león. No temas a estas bestias feroces, porque a quien socorre Dios, aunque el mundo entero se declare enemigo suyo, ¿qué daño podría hacerle? Tras decir estas palabras, el joven se desvaneció y Dogdo se despertó. Dogdo pasó tres noches en vela, y cuando amaneció el cuarto día, se presentó en casa del intérprete de los sueños, que no disimuló su gran alegría al verla. El anciano tenía su astrolabio dirigido hacia el sol y estudiaba los acontecimientos que habían de acaecer. Tomó a continuación una plancha unida y una pluma, observó los astros y, pasada una hora, se puso a escribir, repasó varias veces lo escrito y, después de haber concluido todos sus cálculos, le dijo a la madre de Zoroastro: Yo veo lo que ningún hombre ha visto jamás. Tú estás encinta de cinco meses y veintitrés días. Cuando tu tiempo se haya cumplido, de ti nacerá un niño que será llamado el bendito Zoroastro. La ley que él debe anunciar llenará el mundo de alegría. Aquellos que siguen la ley impura se declararán sus enemigos y le harán la guerra. Tú sufrirás por ello, como te han hecho sufrir las bestias feroces que has visto en sueños; pero por fin vencerás. Tú has visto a un hombre joven descender del sexto cielo, brillante de luz; el cuerno deslumbrador y brillante que mantenía en una de sus manos designa la grandeza de Dios. El libro que tenía en la otra es el sello de la profecía, que hace huir a los Dews; las otras tres bestias indican la presencia de tres poderosos enemigos, pero nada podrán contra él. En aquel tiempo, habrá un rey que hará practicar públicamente la buena ley. A aquel que obedezca las palabras de Zoroastro, Dios le otorgará el paraíso, el alma de sus enemigos será precipitada en el infierno[5].

Nacimiento de Saosyant, el sucesor de Zoroastro, el enviado al final de los tiempos Por “el Viviente” se entiende Saosyant, cuya llegada es ardientemente esperada. La tradición pehlevi dice que Saosyant sacudirá a los muertos y resucitará a todos los hombres. Al final tendrá lugar la transfiguración que tiene por fin que el mundo sea inmortal por toda la eternidad. Entonces tendrá lugar el juicio que fijará la suerte de los buenos y los malos. … Pronto se desarrolla una doctrina sobre el nacimiento milagroso de Saosyant. Se dice que la semilla de Zaratrustra (Zoroastro) no ha desaparecido: está guardada por 99.999 fravasis. Se encuentra en un lago, el Kasaoya. Un mito (que aparece solamente en época tardía, pero construido sobre un fundamento Avesta) cuenta que una joven, llamada en avesta Eredat.fedrî, se bañó en el lago. Fecundada por la semilla de Zaratrustra, da a luz un hijo Astvat-Arta. … El nombre de Saosyant es simbólico, porque significa “el Orden (la Verdad) Encarnada. El Redentor es la encarnación de Asa, (que equivale a la noción védica Rta, que es la Verdad el orden de las cosas, de la naturaleza, de la liturgia y de la conducta moral) Orden o Verdad. Pertenece al mundo físico…aunque milagrosamente nacido de una virgen y encarnando el Amesa Spenta Asa (equivalente a algo así como el Espíritu Santo de Ahura Mazdâ (el Sabio Señor, Dios supremo). Detengámonos un momento para señalar la importancia de esta idea: el Redentor escatológico, que instaurará el reino esperado por las Potencias buenas sobre la tierra, es un ser divino nacido de una virgen, por consiguiente teniendo un cuerpo humano y una vida humana. Saosyant es el Enviado de Dios;… esta idea resultaría central en las religiones del Próximo Oriente. En esto, es el heredero de Zaratrustra, el enviado por excelencia[6]. El origen de Gengis Kan También para narrar el nacimiento de los héroes guerreros se usa el mismo mitologema. En la estirpe de Gengis Kan se cuenta que un lobo azul bajó del cielo y se casó con una corza. De ellos nació Batachiján, antepasado de Gengis Kan. De esa descendencia, Alan la Bella tuvo tres hijos sin marido: Bugu Jatagui, Bagatu, Bodonkar. Dice la narración: Alan dijo: Vosotros, mis dos hijos mayores, Belgunutei, Bugunutei, dudáis de mí, habláis entre vosotros, decís a mis espaldas: “Tuvo tres hijos más, ¿de quién, de quiénes son? Yo lo diré. Sabed que por las noches un hombre de color de la luz entraba por el agujero del techo de mi tienda. Se echaba sobre mí y me rozaba el vientre. Su luz me entraba dentro. Luego, salía corriendo como un perro de luz por los rayos del sol o de la luna. ¿Cómo podéis pensar mal de mí? ¿No veis que son hijos que vienen del cielo? ¿Cómo podéis pensar que son gente vil? Cuando sean príncipes, todos veréis, todos verán. De esta descendencia procede Gengis Kan. Su nacimiento se narra así: En un combate, Yesuguei (el padre de Gengis Kan) cogió cautivo a un jefe tátaro llamado Temujin. Acampaban entonces al pie del Deligún a orillas del Onón. Fue allí donde Joguelun dio a luz su primer hijo. Así nació Gengis Kan. Salió del vientre de su madre con un grumo de sangre, grande como una taba, apretado en el puño derecho. Le pusieron Temujin. Dijeron: Nació cuando su padre cogió cautivo a Temujin el tátaro[7]. Los nacimientos maravillosos en Grecia y Roma También los héroes y grandes militares griegos y romanos narraron genealogías en las que se afirmaba una ascendencia divina. La gens julia a la que pertenecían Cesar y Augusto, pretendían descender de Eneas y tenían, por consiguiente a Venus como antepasada. Eneas era hijo de Anquises y Afrodita. Su padre, hijo de Capis, desciende de la estirpe de Dárdano y, por tanto, del mismo Zeus. Podrían aducirse muchos ejemplos del mundo helenista y romano, pero son suficientemente conocidos. Con estos ejemplos bastará. Me he detenido narrando nacimientos milagrosos de grandes personajes religiosos dioses y héroes para que quede constancia de que el mitologema “nacimiento milagroso” es una estructura ancestral, vigente tanto en el mundo judío, como en el helenista. Podría decirse que es un mitologema que trasciende todas las culturas. Los ejemplos que se podrían aducir son innumerables. Me he ceñido a grandes personajes de la historia de la espiritualidad humana y algunos casos de héroes. Sobre ese suelo de datos, las reflexiones sobre el carácter simbólico de las narraciones evangélicas del nacimiento de Jesús, quedan, sin duda, mejor enmarcadas. Algo de teoría a cerca de los mitos y narraciones sagradas La pretensión primaria de los mitos, símbolos, rituales y narraciones sagradas es concluir nuestra indeterminación genética, para hacernos animales viables[8]. Puesto que deben inscribir en nuestras mentes y en nuestro sentir unos patrones de comprensión, valoración y acción, adecuados a un modo peculiar de sobrevivencia preindustrial, tienen que ser formaciones axiológicas. No pueden ser puras estructuras conceptuales. Deben programar a un grupo de vivientes para que interpreten el mundo y a sí mismos de forma adecuada a su manera de vida y, sobre todo, deben estimularles para que valoren el medio y actúen en él.

Vistos desde la situación cultural en la que nos encontramos, la pretensión de mitos, símbolos, rituales y narraciones sagradas no era describir la realidad, ni describir hechos, sino imprimir en la mente y el sentir de individuos y grupos la manera de leer y valorar el medio y a sí mismos, de forma que actuaran adecuadamente y convenientemente cohesionados para sobrevivir con eficacia. No describen la realidad, la modelan, de acuerdo con un modo de vida. Todos los vivientes modelamos la realidad según nuestras necesidades y los modos de satisfacerlas. En eso somos una especie viviente entre otras, la diferencia es que las demás especies vivientes modelan la realidad genéticamente y nosotros debemos hacerlo culturalmente. Supuesta esta finalidad de las formaciones lingüísticas y expresivas de que hablamos, los individuos de una determinada colectividad preindustrial, deben tomar lo que dicen sus mitos y narraciones sagradas como descripción fidedigna de la realidad. Si no lo hicieran, la función programadora de los mitos, símbolos y narraciones, no ejercerían la función para la que fueron construidos. Los mitos y los símbolos deben construir un mundo cultural tan cierto e indudable como lo es el mundo, construido genéticamente, para moscas, garrapatas o camellos. A esta necesidad imperiosa de tomar lo que dicen los mitos, símbolos, narraciones sagradas y rituales, como descripción fidedigna de la realidad, le llamaremos «epistemología mítica». Por su función programadora los mitos y símbolos tienen que tomarse como las palabras y las narraciones lo dicen. Gracias a esa forma de comprender y sentir, los grupos sobreviven en el medio. Pero cuando esas mismas narraciones hablan de las dimensiones sagradas y absolutas de la realidad, por efecto de la epistemología mítica, deben tomarse también como las narraciones dicen. Si no se hiciera así, se destruiría el programa que da viabilidad vital al grupo. Como conclusión de estas breves reflexiones, durante toda la larga etapa preindustrial, e incluso para las secciones sociales que vivieron, y viven, de forma preindustrial durante la etapa de la primera revolución industrial, lo que decían los mitos, símbolos, narraciones sagradas y rituales tenía que tomarse, indefectiblemente, como descripciones de la realidad. Tanto en lo referente a este mundo, como en lo referente a la dimensión absoluta de la realidad. La epistemología mítica es coetánea de las sociedades preindustriales y era consecuencia y causa de sus formas estáticas de vida, que debían excluir el cambio. Las formas de vida de las sociedades estáticas se elaboraban a lo largo de centenares de años y cuando resultaban eficaces para la sobrevivencia de los grupos humanos, se fijaban, para excluir así los riesgos que siempre hay en los cambios. La epistemología mítica, que surgía del papel socializador y programador de los mitos y narraciones que, además, expresaban la dimensión absoluta de la realidad, resultaba ser el medio eficaz de bloquear los cambios centrales en los modos de vida, de forma que pudieron perdurar durante milenios. Si lo que dicen los mitos, símbolos y rituales es la descripción de la realidad, de la humana y de la divina, y es una descripción y proyecto de vida con garantía divina, todo cambio de importancia es ilícito, delito y ofensa a lo revelado y establecido por Dios o los antepasados sagrados. Según esta manera de comprender y valorar, las sociedades que vivieron de formas preindustriales se articularon en torno a creencias y sumisiones. La epistemología mítica venía a resultar ser un sistema de creencias individuales y colectivas. Si la vida colectiva se articulaba y sostenía entorno a las creencias que surgían de la lectura y valoración de los mitos y símbolos desde la epistemología mítica, la vida espiritual tenía que articularse y expresarse forzosamente de la misma forma, de lo contrario hubiera desacreditado el procedimiento de socialización y programación colectiva. Lo que se decía de Dios, del ámbito divino y espiritual, se creía que lo describía adecuadamente, como revelación divina. Las narraciones decían lo que es, y al ser entendidas así, bloqueaban el cambio. Si lo que decían los mitos y símbolos resultaba eficaz para vivir, resultaban verificados. Esa verificación cotidiana se extendía, de alguna forma, a lo que decían del ámbito espiritual y divino. La noción de revelación y de legado de los antepasados sagrados, explicita y remacha la manera de ser de la epistemología mítica. Los grandes personajes religiosos que aparecen durante este largo período de la humanidad, tienen que ser leídos y vividos desde los mitos, símbolos, narraciones y ritos que programan las colectividades y, por consiguiente, tienen que ser leídos y vividos desde la epistemología mítica. Eso significa que tienen que ser leídos y vividos desde las creencias exclusivas y excluyentes. No es posible otra cosa. Así ocurrió con Jesús; se le mitologizó, y a continuación se leyó esa mitologización desde la epistemología mítica. La lectura de los grandes maestros del espíritu desde las creencias y desde la epistemología mítica, que comporta exclusividad y exclusión, generó las religiones. Religiones son las formas de vivir la dimensión espiritual de la existencia en la época preindustrial, desde mitos, símbolos y narraciones, todo ello, leídas desde la epistemología mítica. Cuando los colectivos viven de las ciencias, las tecnologías y las industrias, desaparecen las sociedades preindustriales. Entonces la vida colectiva ya no se apoya en las interpretaciones que hacen los mitos, sino en las descripciones de la realidad que hacen las ciencias, tecnologías e industrias continuamente cambiantes. Las nuevas sociedades de innovación y cambio continuo, ya no se programan con mitos y narraciones sagradas, ni se articulan sobre creencias, ni revelaciones, ni legados intocables de los antepasados.

Al eliminar los mitos y símbolos, como sistema colectivo de programación, desaparece la epistemología mítica. Los cambios continuos en todos los órdenes nos fuerzan a comprender que nuestras palabras, teorías y proyectos, no describen tanto la realidad como la modelan, para que podamos actuar más eficazmente en ella y sobrevivamos mejor. Este tipo de sociedad debe excluir las creencias, porque fijan. Al excluir las creencias tienen que revisar en profundidad la noción de revelación espiritual. Como que las nuevas sociedades son globales, deben, además, eliminar los exclusivismos y las exclusiones. Las sociedades ya no se articulan sobre revelaciones divinas, sino sobre postulados axiológicos y proyectos construidos desde esos postulados; todo ello construido por nosotros mismos y precisado de cambios, cada vez que las innovaciones científicas, tecnológicas, industriales y organizativas lo requieran. Las ciencias y las técnicas modelas las realidades; y vivimos de esa modelización. Pero sabemos que mañana cambiarán, y que tendremos que vivir de otra manera. Para quienes vivimos en estas condiciones culturales, y en la epistemología que imponen, explícita o implícitamente, los mitos, símbolos, rituales y narraciones sagradas sólo podrán ser metáforas que hablan de la dimensión absoluta de nuestro existir y del existir de toda realidad. No nos queda otra posibilidad que leerlos como metáforas de lo que está más allá de todas nuestras construcciones y de todas las dualidades que necesitamos construir para vivir en el medio, satisfaciendo nuestras necesidades. Desde esta perspectiva vamos a hacer el ejercicio de leer y comprender las narraciones del nacimiento de Jesús. La voluntad de las narraciones mitológicas De lo que precede se debe concluir que las narraciones del nacimiento de Jesús no son la crónica de unos acontecimientos, ni describen la naturaleza de Jesús; simbolizan, mitologizan la persona de Jesús, narrando su nacimiento. Para comprender el mensaje espiritual de esos pasajes, sería un error intentar desmitologizarlos o barrer de ellos los símbolos. Lo que hay que comprender ha de ser mediante esas narraciones mitológicas y mediante los símbolos que contienen. Lo que revelan esas narraciones, y se trata de verdaderas revelaciones, no son hechos, ni verdades formulables; lo que revelan es al “innombrable” visto y sentido en Jesús; y lo hacen de la única manera que puede hacerse, con narraciones cargadas de símbolos polivalentes. No se trata, pues de interpretar esas narraciones; se trata de entender y sentir lo que dicen, porque su intención es hablar, con palabras, de lo que está más allá de las palabras. Quien intenta interpretar esas narraciones y reduciéndolas a unas cuantas verdades formuladas, es como quien intenta interpretar con palabras una sinfonía, un cuadro o incluso una poesía. Todas esas cosas no son para ser interpretadas o ser reducidas a fórmulas intocables, sino para ser comprendidas, sentidas y puestas en práctica. Interpretar las escrituras, llegando a formulaciones que se tienen por su verdad, o llegando a doctrinas que se tienen como la formulación de la verdad que revelan, es permanecer en el reino de las palabras humanas, de las construcciones humanas; es no salirse de la estructura dual, propia de un sujeto de necesidad en un medio del que vive; es no salirse de lo que el Buda llamaba “el gran constructor, el deseo”; es buscar en esas narraciones, verdades a las que agarrarse, soluciones para la vida y para la muerte; es buscar remedios a nuestros temores y deseos más profundos; soluciones para nuestros problemas morales, organizativos; es buscar en las escrituras proyectos de vida bajados de los cielos; es buscar en esas narraciones cómo tenemos que interpretar la realidad, cómo tenemos que valorarla y cómo tenemos que actuar en ella. Los mitos y los símbolos, en su uso espiritual, no en su uso programador preindustrial, se expresan en palabras, para conducir más allá de las palabras, para conducir al que no cabe en ninguna de nuestras imágenes o concepciones, ni está a la medida, ni al servicio de nuestras necesidades de pobres vivientes. Cómo leyeron nuestros antepasados la Navidad y cómo podemos leerla nosotros Nuestros antepasados de las sociedades preindustriales, o que vivieron en los sectores no industriales de las sociedades de la primera industrialización, podían buscar en los mitos y narraciones de las escrituras las soluciones a todos sus problemas, y, encontrarlas, porque los mitos, símbolos y narraciones eran primariamente programas y proyectos colectivos de vida en los que, además se expresaba, también, la dimensión absoluta de la vida y de la realidad. Pero esas soluciones y programas eran para un tipo de sociedad que ya no existe en los países desarrollados. Por esa doble dimensión de los mitos y narraciones, (la de la práctica y cotidiana, y la espiritual y absoluta), las soluciones a los problemas de los hombres quedaban sacralizadas. En la experiencia de las gentes se juntaba, indisolublemente, la dimensión absoluta del vivir, con el programa colectivo; se unían la creencia y la fe, entendida como noticia del Absoluto. El Absoluto se leía y vivía desde la epistemología mítica, por tanto, lo que se decía del nacimiento y de la naturaleza del niño Jesús, describía la realidad tal como era. Podríamos decir que nuestros antepasados usaban correctamente, desde un punto de vista espiritual, los símbolos y las narraciones de la Navidad, pero esos símbolos y narraciones estaban para ellos tejidos con hilos muy resistentes, a causa de su función programadora y a causa de la epistemología mítica, (consecuencia de la función programadora de los mitos).

Para nosotros los mitos ya no son programa, ni proyecto colectivo de vida, por tanto, no podemos encontrar en ellos nada de lo que nuestros antepasados buscaban y encontraban. Todas las soluciones a todos nuestros problemas tenemos que construirlas nosotros mismos, apoyándonos en las informaciones que nos proporcionan las ciencias y en las posibilidades de nuestras tecnologías. Desde esas informaciones y esas posibilidades, tenemos que formular los postulados axiológicos que regirán todas las construcciones de proyectos de vida que nosotros mismos edifiquemos, al paso del crecimiento constante de nuestros nuevos conocimientos y de las nuevas posibilidades tecnológicas y organizativas. Las venerables narraciones, de tejido tan resistente en el pasado, en nuestras nuevas condiciones culturales, se diluyen en nuestras manos, y pierden todo su prestigio, a menos de que comprendamos, con toda claridad, que nos hablan de lo que es imposible hablar, sino sólo sugerir y apuntar. Esta situación nuestra, desde un punto de vista puramente espiritual, es afortunada, por que nos aleja de toda idolatría, dogmatismo, intolerancia o complacencia. Estamos desnudos frente a lo desnudo. Pero en esa nuestra condición de radical de despojamiento, las narraciones y los símbolos de la Natividad, pueden transmitirnos limpiamente su mensaje. En las narraciones de la Navidad ya no podemos encontrar más que un decir que apunta a lo que en Jesús se reveló y que está más allá de todas nuestras posibles construcciones doctrinales, de todas nuestras categorías y posibilidades de decir. Las Sagradas Escrituras son ininterpretables, por ello, también lo es la Navidad Se puede hablar de lo que dicen las Escrituras, pero no se pueden interpretar, si por interpretar se entiende llegar a formulaciones de la verdad que se consideren reveladas, extraer de ellas proyectos de vida colectiva, normas de moralidad, tipos de organización social, familiar o religiosa, sentido de la vida que suponga unos modos de vivir que desciendan de los cielos. Se puede discurrir sobre la riqueza de la significación de los símbolos, mitos y narraciones de las Escrituras, pero lo que se diga vale sólo para ayudar a comprender y para adentrarse en la manera que tienen los textos de apuntar a lo Absoluto, a aquello que es innombrable, que está más allá de todas nuestras capacidades de representar y simbolizar. Este discurrir sobre las Escrituras y, en concreto, sobre las narraciones del nacimiento de Jesús, no es una interpretación; como no es una interpretación hablar de la riqueza y profundidad expresiva de una sinfonía, un cuadro, una escultura o incluso de un poema. Eso es lo que vamos a intentar hacer con el núcleo de las narraciones de la Natividad de Jesús. Si lo hacemos correctamente, no obtendremos la narración de unos hechos, ni la formulación de la naturaleza de Jesús, sino sólo cómo expresaron y concibieron su nacimiento, quienes le amaron y le comprendieron. Los que le siguieron, imaginando su nacimiento, expresaron el mensaje de Jesús de Nazaret. El resultado de una lectura hecha así, tiene que ser comprender, con la mente y el corazón, lo que esas narraciones revelan. Y la comprensión a la que lleguemos es luz, calor y certeza, pero nada formulable. Si comprendemos ese mensaje, dicho con palabras, pero que no es un mensaje de palabras, sino una revelación inefable, entenderemos cómo caminar hacia la plenitud del conocimiento silencioso; comprenderemos también cómo alejarnos de los barrotes de la cárcel construida por nuestros deseos y temores; comprenderemos cómo alejarnos de nuestro pensar, sentir y actuar como depredadores despiadados, para aproximarnos a la condición de amantes, que no ponen condiciones para amar. De manera semejante, sólo con símbolos, narraciones simbólicas y mitos se puede hablar de los grandes del espíritu. Los grandes maestros del espíritu son ininterpretables porque están sumergidos en la luz tenebrosa del Absoluto. “El que es” les envuelve en una oscuridad luminosa, en una luz tan fuera de nuestra medida, que resulta oscuridad, sin dejar de ser luz. Por esa unión con el Absoluto, la naturaleza de los grandes del espíritu se hace ininterpretable, indecible, aunque podamos hablar de ellos con símbolos y narraciones, que son como metáforas que apuntan a su misterio, sin posibilidad ninguna de describirlo. Jesús de Nazaret está sumergido completamente en esa nube del no saber, en esa niebla luminosa. Las narraciones de su nacimiento hablan de Él, intentando aludir a esa luz resplandeciente y oscura que le envuelve. Las interpretaciones de Jesús de Nazaret A Jesús, desde su aparición, se le ha interpretado de muchas maneras. Se le interpretó como Rabino, como un Profeta, como al Profeta que anuncia la llegada del Reino de Dios, como al Mesías, como Ángel de Dios, como Hijo de Dios en sentido hebreo (elegido de Dios, amado por Dios), como Hijo de Dios en sentido helenista, como Logos de Dios. Se ha pensado que recibía la misión y la filiación divina en el Jordán, o bien que la recibía en su muerte y resurrección. Se le ha interpretado como no preexistente, como vagamente preexistente como dínamis de Dios, como claramente preexistente. Durante siglos se dieron estas diversas interpretaciones, sin que una de ellas se impusiera claramente a las otras. Con la destrucción de Jerusalén por el Imperio Romano, y con la conversión del “movimiento de Jesús” en religión oficial del Imperio, la interpretación helenista de Jesús, como Hijo real de Dios y como Logos de Dios, se impuso a las demás. Y se impuso por el apoyo del Imperio, porque era la interpretación más coherente con la ideología del Imperio. Desde esa posición oficial, se persiguieron las restantes interpretaciones hasta hacerlas desaparecer de entre los seguidores de Jesús.

En sociedades articuladas sobre creencias, y por tanto sobre interpretaciones intocables, como son todas las sociedades preindustriales, Jesús de Nazaret tenía que ser interpretado con una interpretación intocable, desde las creencias. No bastaba la fe, se requería de una fe-creencia. Es decir, se necesitaba un seguimiento de Jesús, una entrega a su invitación, -eso sería la fe-, que fuera además acompañada de una interpretación intocable, tanto de su persona como de su mensaje –eso sería la creencia-. La fe se hizo fe-creencia, fe-doctrina intocable. En el mundo bajo el Imperio de Roma, se adoptó la interpretación helenista de Jesús y se marginaron y persiguieron todas las restantes interpretaciones, especialmente la interpretación hebrea. En sociedades articuladas sin creencias, como son todas las sociedades de innovación y de conocimiento, la fe no puede ir unida a la creencia, porque sociedades que precisan cambiar continuamente sus ciencias e interpretaciones de la realidad, sus tecnologías, sus formas de trabajar y organizarse e incluso sus sistemas de valores y cohesión colectiva, tienen que rechazar todo lo que fije, y las creencias, tenidas como revelación divina, fijan. Es posible la fe en Jesús sin creencias. Y no sólo es posible, sino que es necesario poder acceder a una fe libre de creencias intocables. Por consiguiente, no sólo es posible sino que es necesario acercarse a Jesús de Nazaret y a los textos que hablan de Él con fe, pero sin creencias. Eso significa acercarse a Jesús, con todo el corazón y con toda la mente, pero sin intentar interpretarlo, sin intentar describir su naturaleza. Además de las razones culturales que nos disuaden de intentar encajonar a Jesús en una interpretación, aunque sea una interpretación sumamente ensalzadora de su figura, hay razones más profundas, espirituales esta vez, para no hacerlo. Ya las hemos indicado, pero vamos a insistir algo más en ellas. Jesús es un hombre que revela, manifiesta en su persona al Absoluto innombrable, al Vacío de toda posible categorización. Si Jesús revela ese Abismo Absoluto Innombrable, ese Abismo le invade con su vacío y con su condición inefable. Continúa siendo hombre, pero es un hombre invadido, empapado de Abismo. Su naturaleza humana no desaparece, pero queda envuelta por el Abismo Inconcebible. Su naturaleza humana hace presente al Absoluto inconcebible, informulable; y al hacerlo, el Inconcebible le hace inconcebible a Él. La presencia de Jesús es la presencia del Absoluto mismo ininterpretable. Su humanidad es la presencia y la certeza de Eso inefable, absolutamente vacío de toda posible categorización o representación. Así, pues, las dificultades que crean las sociedades dinámicas y globalizadas a la interpretación de Jesús de Nazaret desde la fe-creencia, resultan ser beneficiosas para una más correcta comprensión de su realidad. Todo hablar sobre Jesús es apofático o simbólico Hablar de Jesús diciendo que tiene dos naturalezas, la naturaleza divina y la naturaleza humana, y una persona, la de la segunda persona de la Trinidad, es una manera de hablar que supone una noción de naturaleza humana y una noción de naturaleza divina. Esos son supuestos de una cultura que ya no es la nuestra. Para nuestro tipo de cultura, esa formulación nos resulta inadecuada. ¿Tiene algún sentido hablar de “naturaleza divina”? ¿Qué sentido puede tener hablar de la naturaleza del Inconcebible Absoluto? ¿Y qué sentido puede tener hablar de la naturaleza del que no es “otro” de nada ni de nadie? Todo hablar del Absoluto, o es puramente apofático, o es simbólico. Si es apofático sólo dice lo que no es. Si es simbólico es sólo un apuntamiento que se hunde en el abismo de lo inconcebible. Por otra parte, ¿qué sentido tiene hablar de la “naturaleza humana”, si lo que nos caracteriza como especie es dejar nuestra naturaleza perpetuamente abierta a nuestra propia programación? Lo característico de nuestra especie es la doble experiencia de lo real. Esa doble experiencia de lo real es el fundamento inconmovible del desfondamiento de nuestra manera de ser, que nos arrastra a una naturaleza no-naturaleza. Tenemos una relación necesitada con lo real, pero incluso esa necesidad es siempre una necesidad abierta en su concreción y no definida. A pesar de estos rasgos, todavía podría hablarse de esa nuestra dimensión necesitada, como de una cierta naturaleza, indeterminada en muchos puntos centrales de su concreción, pero dotada de instrumentos para hacerse un viviente viable, en cada situación cultural. En todo caso, se trataría de una naturaleza no-naturaleza. Pero en lo referente a nuestro acceso absoluto a lo real, que es nuestro acceso gratuito a lo real, no se puede hablar de naturaleza. Por ese lado de nuestro ser, quedamos desfondados; y por ese desfondamiento, el Innombrable nos invade, porque nuestro ser se hunde en su gran abismo. Por consiguiente, aún comprendiendo y justificando la forma de hablar de la tradición, que enraíza en la cultura helenista, hoy no tiene mucho sentido hablar de las dos naturalezas de Cristo. Además, aplicar la noción de persona a Dios es, también, una pura imagen, un símbolo. La noción de persona, entendida como el paquete de deseos y temores peculiares, exclusivos y primarios de cada ser humano, que funcionan como patrón de interpretación, valoración y acción de cada individuo, tampoco es aplicable a Dios, más que como símbolo que apunta hacia el abismo, más allá de toda posible conceptualización y representación. Por tanto, al decir que Jesús tiene dos naturalezas y una sola persona, la divina, con una formulación helenística, que pretende orientar nuestra aproximación a su ser, no hemos dicho nada conceptualmente coherente hoy. Entendida esa formulación como representación simbólica, tiene sentido, porque puede orientar nuestro trabajo interior; pero sabiendo que esa formulación no describe el ser de Jesús, sino que sólo nos hunde en el abismo inconcebible que se manifiesta en ese hombre y que, al hacerlo, lo envuelve en la espesa niebla del “sin forma, ni nombre”.

La revelación en Jesús nos lleva a comprender que Dios, el Padre (términos que son sólo símbolos), “el que es” (que es también una forma conceptual de apuntarle, pero no de describirle), no es “otro” de nada; y que la naturaleza humana no es “otra” del abismo de la divinidad. Por tanto, la actitud correcta, en nuestras condiciones culturales, es acercarse a Jesús con fe, pero sin pretender interpretarle, silenciando todo conato de interpretación. Los símbolos en las narraciones de la Navidad La noche del solsticio de invierno El solsticio de invierno es el momento terrestre en el que, en nuestras latitudes, la oscuridad de la noche empieza a acortarse para dar mayor paso a la luz. Un buen símbolo de la incidencia del nacimiento de Jesús en las tinieblas de la historia humana. El cielo nocturno es también un potente símbolo. En él se dice explícita, inmediata y claramente, aunque en el seno de la oscuridad, la inmensidad inabarcable de la realidad. En la medianoche se dice el esplendor de los cielos de dimensiones sin fin; se dice la inagotable riqueza misteriosa, como la noche misma, de la complejidad de la tierra y de la vida. Y se dice, con toda evidencia, la proximidad de toda esa grandeza; una proximidad tan total y envolvente como la oscuridad de la noche que nos sumerge. Toda esa inmensidad de oscuridad y de luz cósmica, está preñada de sacralidad. Una sacralidad que llena por completo el gran útero de la noche que nos sumerge y penetra por fuera y por dentro, como lo hace el aire frío de la noche de invierno. En esa oscuridad y luz cósmica, en el punto de inflexión del tránsito hacia la luz, en el frío de una noche de invierno, el mito que nos transmitieron nuestros mayores dice que esa sacralidad potente y total es, a pesar de sus apariencias, para nosotros pobres animales de carne débil, tan accesible, tan cálida y tierna, tan de nuestra propia naturaleza, tan ligada con todo su ser a nosotros, como uno de nuestros niños recién nacidos. El mito que sitúa el nacimiento de Jesús en la media noche del solsticio de invierno, nos habla de este mundo y de nosotros mismos, recordando, a la vez, el nacimiento de quien nos habló, a nosotros, bárbaros de Occidente, de todo eso, por primera vez, con elocuencia. El mito nos invita a ver el cosmos y los hombres de una forma no cotidiana. El mensaje de la realidad que nos rodea, incluso en la oscuridad de una noche fría de invierno, es un mensaje de una amabilidad con rostro humano, tan asequible y próximo como un niño. Esa fue la enseñanza de Jesús, y eso se simboliza en su nacimiento. Las narraciones evangélicas del nacimiento de Jesús, y las tradiciones populares que se han construido sobre ellas, son un poderoso mito expresivo que nos habla, como un gran poema, del misterio sagrado que se esconde en el inmenso seno del cosmos, simbolizado por la noche cósmica invernal, por la tierra, simbolizada en la gruta, por la vida, simbolizada en el buey y en la mula y por nuestra propia especie, simbolizada en María. Ese sagrado misterio de todo, es el misterio íntimo de cada uno de nosotros. Y en el seno de ese misterio, nace el Absoluto innombrable en el cuerpo frágil de un niño de nuestra especie. Y nace en nosotros como lo hizo en María En el gran intento de estas narraciones, lo importante, no es creer o no creer. Como en los poemas, lo importante es dejarse llevar por la fuerza expresiva del mito, para experimentar, de forma íntima y lo más clara y cálidamente posible, esa presencia oculta que nace en todo y en nosotros mismos, cuando, gracias a las enseñanzas de Jesús, auscultamos todo con veneración y en silencio. El parto de una virgen, los pastores y los magos El parto es el símbolo nuclear de las narraciones del nacimiento de Jesús. En el seno del solsticio de invierno, renace el sol, fuente de vida. En el seno de la noche, nace la luz de la mañana. En el seno de la tierra, en una cueva, nace la vida. En el seno de una mujer, que es el seno de nuestra propia especie, nace “el que es”, la encarnación del Absoluto. En el seno de nuestra naturaleza animal, depredadora, nace la posibilidad de la libertad de toda necesidad, nace “el que es”, que no necesita de nada. María concentra todos esos símbolos confluyentes, porque es cosmos, oscuridad, tierra y mujer. Pero es una mujer virgen. Su virginidad significa que nada mancilla ni al cosmos, ni a la tierra, ni a la vida, ni a nuestra especie, porque nada puede ocultar o cubrir el rostro del Manifiesto. Toda la naturaleza es virgen, incluso nuestra propia naturaleza es virgen. Y todo es como una virgen que pare al Único. Sólo nuestros ojos y nuestro corazón pueden estar mancillados cuando miramos todo lo que nos rodea con la mirada de un depredador. La virginidad de María también significa que, aunque la realidad que construimos con nuestra mente, nuestros sentidos y nuestra necesidad es capaz de parir al Único, al Clemente y al Manifiesto, no es por obra nuestra, ni del cosmos, ni de la vida. Aunque nuestro ser y el de toda la realidad esté preñada de Absoluto y lo de a luz, está engendrada por el misterio. En terminología helenista: Aquello Otro no es fruto nuestro, ni de nuestro esfuerzo, sino que es el misterio en el seno del misterio, es “Hijo de Dios”. Por la persona y la predicación de Jesús de Nazaret, sus discípulos se encontraron cara a cara con el Absoluto, en la persona de Jesús, en toda realidad y en la vida. Vieron lo que no se puede definir, pero que se experimenta como no-muerte, como no-animal, como fin de la oscuridad, como luz, vida, poder, espíritu. Jesús fue para ellos hombre y más que hombre. En la narración de la Navidad cobra expresión el impacto que Jesús ejerció en

quienes le conocieron, impacto que tomó forma en la figura de “hijo de una virgen”. Una forma de decir que es hijo de una mujer y por tanto de la condición humana, e Hijo de Dios; dos realidades en una unidad. Esta es la gran proclama de la Navidad: la realidad verdaderamente real, está en el seno de la oscuridad de nuestra cotidianidad, de nuestro vivir y de nuestro ser. El Gran Acontecimiento en el cosmos, en la tierra, en la vida y en la especie humana es como un parto sagrado. Y lo que ese parto revela, no es una realidad aterradora; es una realidad amable, dulce, tierna próxima y vulnerable como un niño en los brazos de su madre. El mito nos habla también de las condiciones que se requieren para poder contemplar ese Gran Acontecimiento, que es lo que Jesús nos reveló. Dice la narración que quien quiera ser testigo de ese Nacimiento, ha de hacerse pobre y sencillo como los pastores de Israel. Quien es pobre de espíritu no tiene nada que defender. Quien no tiene nada que defender, va a las cosas directamente, sin dobleces. Quien no tiene dobleces, ese es el sencillo. El mito señala una segunda condición para hacerse apto para presenciar ese Nacimiento que es el Gran Acontecimiento: hay que enrolarse en la indagación de la verdad, como hicieron los magos iranios. Amaron la verdad con tal pasión y dedicación, que abandonaron sus casas y su país para ir en su búsqueda. Quien es capaz de actuar así es también pobre de espíritu y sencillo. También los humildes y piadosos, como Ana y Simeón, lo llegan a ver. Es bello y acertado que los discípulos de Jesús relacionaran el gran mito universal del nacimiento de dioses y de héroes con la memoria de Jesús y su legado. Tiene sentido aprender a vivir ese gran mito en sociedades laicas y sin creencias como las nuestras, para rescatar la conciencia profunda del existir humano, en este cosmos inmenso y misterioso. Ese fue el legado de Jesús, compendiado en unas breves narraciones de sus discípulos sobre su nacimiento maravilloso. Jesús de Nazaret, el que nació en el pesebre, ¿el Señor? Jesús el Nazareno ha tenido muchos seguidores. Muchos le han amado apasionadamente. Muchos le han venerado y respetado. Por ese amor y respeto le elevaron a lo más alto, y lo más alto para sociedades agrarioautoritarias fue hacerle Señor. Haciéndole Señor le pusieron en la misma tarima que el poder. El poder político se encontró con Jesús en su mismo estrado. Como no pudieron ponerse por encima de Jesús, le hicieron Señor de Señores. Al hacer de Jesús el Señor de los Señores, le convirtieron en la fuente del poder y en el legitimador del poder. Las enseñanzas humildes, mansas, tiernas, poéticas y profundas, que son el espíritu inasible del Rabí Jesús, se convirtieron en doctrinas, preceptos, leyes del Señor Jesús. Los poderosos de la tierra quisieron que esa doctrina divina, esas leyes y preceptos, esa legitimación del poder, fuera la cola que cohesionara a los pueblos. Quisieron que su predicación fuera el aparato ideológico al que todas las mentes, todos los sentires y todas las acciones debían someterse. Quisieron que fuera la base sólida e inviolable donde se cimentara el orden que ellos imponían; que Jesús fuera el soporte de su poder. También los que se consideraron sus seguidores directos y sus representantes se llamaron a sí mismos Señores, Príncipes de la Iglesia y se hicieron Señores que ejercían la “potestad sagrada”, frente a la “potestad política”. Leyeron las narraciones del nacimiento de Jesús desde esos patrones. Así vieron en su nacimiento, el nacimiento del Señor de Señores, aunque humilde, entre pajas, junto al buey y la mula, pero aclamado por los ángeles del cielo y por las estrellas y las luces del cielo como Hijo de Dios, el Señor. Eso contribuyó a que el poder tendiera en ocasiones a mostrarse humilde y amable como el del Señor de Señores. Hoy todo eso se terminó. Hoy tenemos que aprender a amarle, respetarle y venerarle sin hacerle Señor. Quizás ahora podamos recuperar la incomparable grandeza del Maestro Jesús de Nazaret, en su sencillez, proximidad, calidez y hondura. El Maestro que es el Camino, la Verdad y la Vida, ¿cómo va a tener doctrinas y leyes? Él sólo es la doctrina y el camino, y sólo su espíritu es la ley. Su persona y lo que trasluce su persona es el Camino, la Verdad y la Vida. Y no hay otro camino, otra doctrina, otra ley que provengan de Él. El Maestro del silencio completo de sí mismo, el Maestro de la humildad, la sencillez, la proximidad, la sutilidad, la ternura y la belleza ¿cómo va a ser Señor? ¿Qué iba a hacer Él con el Señorío? Hacerle Señor que impone doctrinas, leyes, preceptos y organizaciones es empequeñecerle en nuestra misma ansia por engrandecerle. Él está más allá de nuestras medidas, está más allá del Señorío. El Señorío y el poder le desfiguran, porque le pasan por nuestro pequeño rasero. ¿Cómo comprender a Jesús en las nuevas condiciones culturales? Nuestros antepasados unos le comprendieron como Maestro, Profeta y Mesías; otros le comprendieron como Hijo de Dios y Redentor. ¿Cómo podemos leerle hoy? No sabemos quién es, pero sabemos que, en su persona, en sus palabras y obras, se muestra el Absoluto. Sabemos que es Maestro, Profeta, Mesías, Hijo de Dios, Redentor, Verbo de Dios, y todo eso es un hablar cierto, pero sólo simbólico. Lo que Jesús realmente es, no se puede describir porque se lo tragó el Absoluto, sin que su carne y su espíritu dejaran de ser carne y espíritu de hombre. A Jesús le invadió el Absoluto en su impenetrable misterio, pero no le

aniquiló. Así, en Él, el Absoluto, con su abismo vacío de formas, tuvo cara, voz, manos y corazón de hombre. En su bondad y verdad mostró al abismo sin forma como Padre. ¿Con qué palabras tenemos que hablar de Él en las coordenadas culturales de las nuevas sociedades industriales? Tendremos que aprender a vivir más clara y conscientemente el abismo informe Absoluto en el seno mismo de los símbolos milenarios y poderosos del pasado. Con ese espíritu hay que leer, meditar y vivir las narraciones de su nacimiento. Los sabios de nuestros antepasados sabían que cuando hablaban del Mesías, del Hijo de Dios o del Verbo de Dios, sus palabras y figuras se desfondaban en el “Sin Forma”. Pero esas figuras tenían tejidos resistentes, urdidos por tramas de creencias colectivas fuertemente asentadas en la colectividad. La epistemología mítica del tiempo hacía que para la gran mayoría de los seguidores de Jesús, las palabras describieran la manera de ser de Jesús. Nosotros, hoy, hemos de aprender a usar esas mismas formas, experimentando y sabiendo que esas representaciones son como espejismos en el desierto sin límites de “el que es”. Tenemos que aprender que manejamos formas para expresarnos y para orientar nuestra indagación, pero sabiendo que esas formas son sólo tenues nieblas de la mañana que el Sol deshace en cuanto amanece. Las venerables formas del pasado siguen vivas, pero si caminamos hacia donde apuntan, se diluyen en nuestras manos mientras nos hablan de lo que es imposible hablar, ni sugerir, ni apuntar. Esta situación nuestra es afortunada, porque nos aleja de toda idolatría, dogmatismo, intolerancia o complacencia. Estamos desnudos frente a lo desnudo. Pero en esta nuestra condición de radical despojamiento, podemos hablar de Él, dirigir hacia Él, sugerirle. Así, pues, las dificultades que crean las sociedades dinámicas y globalizadas, sin creencias, sin religiones, sin dioses y sin sacralidades, a la interpretación tradicional de Jesús de Nazaret, resultan ser beneficiosas para una más correcta comprensión de su realidad. El hablar sobre Jesús y su revelación es sólo simbólico. La Navidad habla del Maestro del conocimiento silencioso Los símbolos y los mitos no tienen una significación unívoca, aunque tengan una intención clara. En las narraciones del nacimiento de Jesús se cumple, de una forma especial, esta ley general de la interpretación simbólica. Vamos a retomar de nuevo los temas de la Navidad, aunque ahora bajo otro aspecto: como expresión de la enseñanza central de Jesús. La revelación de Jesús, como la de todos los grandes maestros del espíritu, es una revelación indecible. La consecuencia de esa revelación es un conocimiento y un sentir, pero silencioso, porque desborda por completo nuestras limitadas posibilidades de decir y representar. La revelación es una revelación sutil; y nuestra noticia de esa revelación es un conocer y sentir silencioso. Esa fue la gran experiencia de los discípulos con Jesús. Cuando quisieron representar lo irrepresentable, cuando quisieron aludir a esa enseñanza de Jesús, hablaron de su nacimiento. La narración del nacimiento de Jesús intentó simbolizar los rasgos centrales de la revelación de Jesús, que son los rasgos centrales del conocimiento y sentir silencioso. Ya hemos dicho que la narración del nacimiento de Jesús no es una narración de hechos, no es una crónica, es una representación, una simbolización de lo que fue la enseñanza central, el corazón de la enseñanza de Jesús, de su revelación: el conocimiento silencioso. Para hacerlo tomaron los elementos centrales de un mito ancestral, el del nacimiento de dioses y héroes, para simbolizar, en lo posible esa inefable revelación. La narración del nacimiento está formada por unos símbolos centrales ensartados en una narración. Esa es la estructura común de los mitos: símbolos poderosos ensartados en una narración. La narración sólo pretende poner de relieve a los símbolos centrales. Los símbolos centrales de la narración del nacimiento son los que ya hemos encontrado: La noche cósmica, la cueva y el seno de una madre. En realidad son tres símbolos confluyentes, porque insisten en una misma idea desde una triple perspectiva: una perspectiva cósmica, otra terrestre y otra humana. Para comprender la profundidad del mensaje del mito de la Natividad, basta con prestar atención a esos tres grandes símbolos. Jesús, la Luz del mundo, nace en el momento central de la noche cósmica, desde las tinieblas del seno de la tierra, en una cueva, y de la oscuridad de las entrañas de María. Los símbolos del mito parecen sugerir la contraposición de la luz y la oscuridad, la contraposición de la luz y las tinieblas, pero no es así. En la oscura noche brilla la comprensión de la inmensidad y el sentimiento de lo ilimitado, como no puede sugerirlo la luz del sol. Las tinieblas de los abismos de la tierra o la oscuridad del seno de una madre son más elocuentes que los campos abiertos. Esos tres tipos de tinieblas, la del cosmos, la del seno de la tierra y la de las entrañas de una madre, son oscuridades que iluminan la mente y el sentir, más que claro día. Estas tres oscuridades-luz, no son tres, sino una sola. Cómo llamaremos a esa oscuridad ¿oscuridad luminosa o claridad oscura?

La verdad que nos trajo Jesús, la verdad del Dios Padre, es la Verdad absoluta. Una verdad que está más allá de las pobres y limitadas posibilidades de nuestro cerebro y nuestro corazón. Una Verdad que excede todas nuestras posibilidades de representación. Sabemos de su Verdad con una certeza inquebrantable, pero ni la podemos individualizar, diferenciándola de las otras verdades (toda diferenciación sería hija de una formulación, y la Verdad de Jesús no es ninguna formulación), ni la podemos acotar, ni la podemos representar. Es una Verdad vacía, sin límites, que lo abarca todo. Y es una Verdad que lo abarca todo, porque de nada puede ser diferenciada. Es la Verdad de todo, porque está vacía de toda posible objetivación. Y porque es inobjetivable, la vivimos como nada. Es certeza completa y vacío completo. Es peso de certeza, pero es certeza de nada. Es presencia indudable, pero es presencia de nadie. Es la luz del Absoluto, pero, por los rasgos descritos, es luz tenebrosa. Es como la noche del cosmos, oscura como los espacios infinitos, pero plagada de galaxias de soles. Es como las entrañas de la tierra y como el seno de María, oscuras pero dadoras de vida. Desde la revelación de Jesús, simbolizada en el mito de su nacimiento, la luz más intensa y las tinieblas de la noche ya, no están separadas para nosotros, están indisolublemente juntas. La luz del absoluto es tan pura e intensa que resulta tenebrosa para nuestros humildes ojos de animales vivientes. Y la tiniebla de la presencia del Absoluto es más deslumbrante que el sol de la mañana. Los textos de los grandes del espíritu nos hablan de ese doble aspecto, de luz y de tinieblas, del conocimiento de la revelación del Absoluto, que es la revelación del Padre, que es el conocimiento silencioso, que es la revelación en Jesús. Hablan de tiniebla absoluta que es absoluta no-imagen, no representación; hablan de luz absoluta que también, por su claridad, intensidad y desmesura, es no-imagen. Los dos aspectos son una unidad inseparable. Así lo han entendido los grandes a lo largo de la historia: El Pseudo Dionisio el Areopagita, en el siglo IV, en su “Teología mística”, ya hablaba de los misterios de la Palabra de Dios, simples, absolutos, inmutables, en las tinieblas más que luminosas del silencio que muestra los secretos. Dice que los misterios se dan en medio de las más negras tinieblas, porque desbordan fulgurantes de luz. Dice que en la Tiniebla tiene su morada aquel que está más allá de todo ser. La revelación tiene lugar en las Tinieblas del no-saber. En esa revelación, por lo mismo que nada se conoce, se entiende sobre toda inteligencia. Y ruega a Dios para que podamos penetrar en esa más que luminosa oscuridad. Juan de la Cruz dice en “La noche oscura”[9]: En una noche oscura, con ansias, en amores inflamada. Y dice: A oscuras y segura por la secreta escala disfrazada Y concluye el verso: ¡Oh noche que guiaste! ¡oh noche amable más que la alborada! ¡Oh noche que juntaste Amado con Amada, Amada en el Amado transformada! En el “Cantar del alma” dice[10]: Que bien sé yo la fonte que mana y corre, aunque es de noche. Aquella eterna fonte está escondida que bien sé yo do tiene su manida aunque es de noche. Su origen no lo sé, pues no le tiene, mas sé que todo origen de ella viene, aunque es de noche. Sé que no puede ser cosa tan bella, y que cielos y tierra beben de ella, aunque es de noche. Bien sé que suelo en ella no se halla, y que ninguno puede vadealla, aunque es de noche. Su claridad nunca es oscurecida, y sé que toda luz de ella es venida, aunque es de noche.

En otro bello verso dice[11]: Entreme donde no supe y quedeme no sabiendo, toda ciencia trascendiendo. Y concluye el verso: Y, si lo queréis oír, consiste esta suma ciencia en un subido sentir de la divinal esencia; es obra de su clemencia hacer quedar no entendiendo, toda ciencia trascendiendo. El gran místico y poeta musulmán del siglo XIII, Rumí, dijo: La luna obtuvo la luz, porque no temió a la noche. El también místico y poeta musulmán de siglo IX, al-Hallaj en sus “Poemas de Amor Divino” escribió[12]: La aurora del Bien-Amado se ha levantado durante la noche. Resplandece y su resplandor no tendrá crepúsculo. Si la aurora del día se levanta durante la noche, la aurora de los corazones no se extinguirá jamás. El gran maestro vedanta hindú, Nisargadatta, casi contemporáneo nuestro, decía: Antes estaba seguro de tantas cosas, ahora no estoy seguro de nada. Pero siento que no he perdido nada al no saber, porque todo mi conocimiento era falso. Mi ignorancia es en sí misma conocimiento del hecho de que todo conocimiento es ignorancia, de que “no sé” es la única afirmación verdadera que puede hacer la mente [13] Todo es visible a la luz del día, salvo la luz del día [14]. En la luz no hay nada. Y eres sólo luz [15]. Ese conocimiento que es un no-conocimiento; que es luz en las tinieblas y tinieblas en la más deslumbrante luz; que es cosmos, tierra, humanidad y, a la vez, Luz Absoluta; que es parto de la tierra y de la carne, pero de tierra y de carne virgen porque, aunque arranca de nuestro seno humano, en este nuestro pequeño planeta, y es parto de nuestra especie, es fecundación y don desde más allá de todas nuestras posibilidades, don divino. Hablar del parto de una virgen es hablar de lo que es creación y don, de lo que es tiniebla luminosa o de lo que es conocer sin forma, conocimiento silencioso, un conocimiento que silencia toda interpretación y toda imagen. Ese es el mensaje de los maestros del espíritu, ese es el conocimiento silencioso, ese es el mensaje de Jesús, simbolizado en el Gran Acontecimiento de su nacimiento. *** Orientaciones pedagógicas para tratar este texto en un grupo de estudio Orientaciones del autor: 1º: Darse cuenta de que es un patrón común para hablar de personajes de potente huella religiosa y humana. 2º: Ver el sentido del simbolismo de cada una de las figuras y rasgos de cada narración, como está sugerido en el texto. 3º: Darse cuenta de que se habla con palabras humanas, con patrones humanos, para ensalzar y apuntar a la grandeza de un personaje que está más allá de nuestras posibilidades de decir. 4º: Hacer caer en la cuenta de que el tipo de conocimiento al que apunta la narración y los símbolos de la narración es un conocimiento muy peculiar: sin forma, silencioso. Algunas cuestiones para trabajar en grupo (Después de haber leído en particular, en casa, con tiempo el artículo). - ¿Habíamos leído alguna vez con tanto detalle las narraciones del origen de estos personajes religiosos? ¿Nos había explicado alguien esto alguna vez aunque no hubiéramos tenido ocasión de leer toda esta literatura? - ¿Qué impresiones primeras, espontáneas, nos ha producido esta lectura? - ¿Se ha sentido desafiada de alguna manera nuestra fe (ya sea cristiana, musulmana, budista...)? ¿Por qué? ¿En qué sentido? - ¿Cómo interpretar el hecho de que siendo toda esta información algo tan público y universal, sea de hecho algo prácticamente desconocido para la inmensa mayoría de las personas religiosas? ¿A qué se puede deber? ¿Qué factores pueden intervenir en este hecho? - Elaboremos y formulemos algunos desafíos que el conocimiento de toda esta pluralidad religiosa lanza a la teología común, sea en materia de «revelación», de cristología, de evangelios, del sentido de la navidad... [encontrar un lenguaje acomodado en el caso de no tratarse de un grupo de inspiración cristiana].

- ¿Qué conclusiones -o simplemente preguntas- nos suscita todo lo leído y reflexionado, sobre la objetividad, el sentido, la validez... de las afirmaciones religiosas? ¿Son verdaderas, son falsas? ¿Son descripciones objetivas, o relatos míticos, o afirmaciones simbólicas? ¿Cómo se podría resumir todo esto con claridad? - ¿Qué es lo que el autor llama «epistemología mítica»? Comentar la posición del autor. - En la última parte del artículo el autor orienta el curso de las ideas hacia la desembocadura del «conocimiento silencioso». ¿Qué quiere decir con esa expresión? - Para concluir, extraigamos de todo el conjunto del artículo alguna lección para nuestra vida personal: ¿qué me dice todo esto para el sentido que tiene para mí la Navidad? - Y para la pastoral: ¿Cómo transmitir al pueblo, en mi Iglesia, este corrimiento profundo de perspectivas hermenéuticas y epistemológicas? Ante todo: ¿hay que transmitírselo? ¿Es necesario? ¿Va a ser provechoso? ¿Será mejor no hacerlo? ¿Es mejor la popularmente conocida como «la fe del carbonero», la de aquellas personas que no saben ni quieren saber, sino que sólo pretenden «creer lo que manda la Santa Madre Iglesia»? ¿Cómo guardar un equilibrio entre el respeto a los ritmos de cada quien, y la urgencia de ayudar a las personas a actualizar su fe a un modo compatible con la «sociedad del conocimiento» a la que nos abocamos?

[1] Conf. Srimad Bhagavatam. Traducción y prólogo: Alberto Manzano. Barcelona, 1978, Unilibro, pgs. 156-158; El llibre del senyor. Srimad Bhagavatam. Traducció d’Artur Marí, amb la col.laboració de J. Duch. Samâdhi Marga, 1997, pgs. 293 ss. [2] Coomaraswamy, Ananda: Buda y el Evangelio del Budismo. Buenos Aires. 1969, Paidos, Pg. 18 [3] Tabari: Mohammed sceau des prophètes. Paris, 1980. Pgs. 26-27. [4] N. Donet-S. Ben Ibrahim: La vida de Muhammad (Assirah). Qatar, 1993. Asociación Musulmana en España. pgs. 26-27 [5] Varenne, Jean: Zoroastro. Madrid. 1976. Edaf. Pgs. 102-104. [6] Widengren, G.: Les religions de l’Iran. Paris, 1965. Payot. Pgs. 127-129; Dúchense-Guillemin, Jacques: La religion de l’Iran ancient. Paris 1962, Pg. 193. [7] El libro secreto de los mongoles. Versión de José Manuel Álvarez Flórez. Barcelona ,1985, Muchnik Editores, pgs. 33, 35-36, 43. [8] No me extiendo en este punto, sobre el que ya he escrito mucho. Véase: Marià CORBÍ, Análisis epistemológico de las configuraciones axiológicas humanas, Ediciones Universidad de Salamanca 1983. ID, Religión sin religión, PPC, Madrid 1996; edición digital en http://servicioskoinonia.org/biblioteca. ID, Hacia una espiritualidad laica. Sin creencias, sin religiones, sin dioses, Herder, Barcelona 2007. [9] S. Juan de la Cruz: Obras completas. Burgos, 1982, Ed. Monte Carmelo, pgs 21-22. [10] Ibídem: pg. 29 [11] Ibídem: pg. 24. [12] Hussayn Manssur Hallâdj: Poemas de amor divino. Madrid, 1986, Ediciones Miraguano, pg. 33 [13] Nisargadatta Maharaj, Shri: Conversaciones con… Málaga 2005, Editorial Sirio, pg. 521. [14] Ibídem: pg. 522. [15] Ibídem: pg. 514.

 

DICIEMBRE: ... a la humanidad 1.  PUERTA DE ENTRADA   Diciembre  nos  encontrará  finalizando  las  actividades.  A  pesar  de  toda  la  vorágine  que  vivimos debido a los cierres de procesos, notas, exámenes, regalos y comidas de Navidad,  este  mes  suele  ser  un  tiempo  de  evaluación  y  reflexión.  ¿Quién  no  se  pregunta  por  sus  logros, sus fracasos, sus alegrías y tristezas a lo largo del año?   Y la Navidad nos trae siempre una brisa fresca de humanidad. Enropado en pañales, en la  mayor sencillez que sólo la pobreza engendra, nos viene un niño que ha sido y es esperanza  para muchos hombres y mujeres. Quienes tienen la claridad para descubrir ese misterio de  la sencillez, no se dejan ganar por el cansancio ni por la fiebre consumista.   La lectura de este mes nos afirma en la certeza de que lo que Dios nos pedirá no será rendir  cuentas de a cuántas misas asistimos, si llenamos todos los casilleros de los sacramentos, o  la cantidad de estampitas que hayamos coleccionado.    Lo  que  Dios  espera  de  nosotros  es  que  cada  vez  seamos  más  humanos  y  hagamos  más  humanos a los demás. Fiarnos de este “criterio de humanidad” nos acerca hacia una fe más  madura, porque nos aleja de la superstición y del milagrerio, revelándonos que no nada más  sagrado que la vida.   Por último, haremos hincapié en el valor de la vida humana, en la dignidad de la humanidad  y  en  los  procesos  que  humanizan.  No  significa  esto  que  queramos  seguir  sosteniendo  la  cosmovisión que se basa en el dominio y potestad del ser humano sobre la naturaleza, que  tanto mal nos está haciendo, llevando el equilibrio ecológico a límites dramáticos. Sino que  entendemos el cuidado de nuestra vida en necesaria y dependiente conexión con el medio  en el que vivimos.    

2.PREGUNTAS    ¿Cómo vivimos la Navidad?   ¿Qué cosas insumen nuestro tiempo y nuestras energías?   ¿Qué valor tiene celebrar hoy un hecho de hace 2000 años?   ¿En qué cosas se apoya nuestra fe?   ¿Con qué criterios discernimos lo que está bien de lo que está mal?   

1   

 

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un texto  de  Leonardo  Boff  llamado  Educar  para  celebrar la vida y la Tierra. El  título  ya  nos dice mucho y se acerca mucho a lo que algunas personas tenemos como sustento  de nuestra fe, optimismo y esperanza.  

2. Otro  texto  del  mismo  autor  que  tematiza  la  humanidad  desde  tres  argumentos  teológicos  que  cuestionan  la  marginación  de  la  mujer  en  la  cultura  del  cristianismo  occidental.   3. Tres breves relatos para elegir, acerca de la Navidad.  a. De  Dolores  Alexandre,  Los  Pastores  de  Belén,  viajeros  en  tránsito.    Por  su  extensión  lo  incluimos  sólo  en  versión  digital.  Bello  relato de la escena  del  nacimiento de Jesús desde la óptica de los pastores.   b. De  Marià  Corbí,  Las  narraciones  de  la  Natividad  de  Jesús,  un  texto  extenso  como  para  poder  recortar  alguna  parte  que  nos  permita  pensar  de  dónde  surgen los mitos referentes al pesebre de Belén. También en versión digital.   c. De  Alessandro  Prozato,  La  tristeza  de  Navidad,  que  nos  invita  a  mirar  esta  celebración desde un lugar más espiritual y menos materialista.   4.  Polvo  de  estrellas,  una  de  las  letras  más  interesantes  de  Jorge  Drexler,  que  ubica  a  la  humanidad, más allá de sus egos, como una pequeña partícula en una galaxia inmensa.      

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA   

EDUCAR PARA CELEBRAR LA VIDA Y LA TIERRA  Leonardo BOFF  ‐  Publicado el 01/09/2011 en www. servicioskoinonia.org 

  Dada  la  crisis  generalizada  que  vivimos  actualmente,  todas  las  educaciones  deben  incluir  el  cuidado de todo lo que existe y vive. Sin el cuidado, no garantizaremos una sostenibilidad que  permita al planeta mantener su vitalidad, los ecosistemas, su equilibrio, y nuestra civilización,  su  futuro.  Nos  educan  para  el  pensamiento  crítico  y  creativo,  para  tener  una  profesión  y  un  buen  nivel  de  vida,  pero  nos  olvidamos  de  educar  en  la  responsabilidad  y  en  el  cuidado  del  futuro  común  de  la  Tierra  y  de  la  Humanidad.  Una  educación  que  no  incluya  el  cuidado  demuestra  ser  alienada  e  irresponsable.  Los  analistas  más  serios  de  la  huella  ecológica  de  la  Tierra nos advierten que, si no cuidamos, podemos conocer catástrofes peores que las vividas  este  año  de  2011  en  Brasil  y  en  Japón.  Para  mantenerse,  la  Tierra  podrá,  tal  vez,  tener  que  reducir su biosfera, eliminando especies y millones de seres humanos.   Entre  tantas  excelencias  propias  del  concepto  de  cuidado,  quiero  hacer  hincapié  en  dos  que  interesan  a  la  nueva  educación:  la  integración  del  globo  terrestre  en  nuestro  imaginario  cotidiano y el encantamiento por el misterio de la existencia. Cuando contemplamos el planeta  Tierra desde el espacio exterior, surge en nosotros un sentimiento de reverencia al ver nuestra  2   

  única Casa Común. Somos inseparables de la Tierra, formamos un todo con ella. Sentimos que  debemos amarla y cuidarla para que nos pueda ofrecer todo lo que necesitamos para seguir  viviendo.   La  segunda  excelencia  del  cuidado  como  actitud  ética  y  forma  de  amor  es  el  encantamiento  que  surge  en  nosotros  por  la  aparición  más  espectacular  y  bella  que  jamás  ha  existido  en  el  mundo, que es el milagro de la existencia de cada persona humana individual. Los sistemas, las  instituciones,  las  ciencias,  las  técnicas  y  las  escuelas  no  tienen  lo  que  cada  persona  humana  posee: conciencia, amorosidad, cuidado, creatividad, solidaridad, compasión y sentimiento de  pertenencia  a  un  Todo  mayor  que  nos  sustenta  y  anima,  realidades  que  constituyen  nuestra  Profundidad.   Seguramente no somos el centro del universo. Pero somos los seres portadores de conciencia  y de inteligencia, por los cuales el universo se piensa, se conciencia y se ve a sí mismo en su  espléndida  complejidad  y  belleza.  Somos  el  universo  y  la  Tierra  que  ha  llegado  a  sentir,  a  pensar, a amar y a venerar. Esta es nuestra dignidad que debe ser interiorizada y que debe ser  imbuida a cada persona de la nueva era planetaria.   Tenemos que sentirnos orgullosos de poder desempeñar esta misión para la Tierra y para todo  el  universo.  Solamente  cumplimos  con  esta  misión  si  cuidamos  de  nosotros  mismos,  de  los  otros y de cada ser que habita aquí.   Tal vez pocos han expresado mejor estos nobles sentimientos que el eximio músico y también  poeta  Pau  Casals.  En  un  discurso  en  la  ONU  en  los  años  80  del  siglo  pasado,  se  dirigía  a  la  Asamblea General pensando en los niños como el futuro de la nueva humanidad. Su mensaje  vale también para nosotros, los adultos. Decía:   El niño tiene que saber que él mismo es un milagro, que desde el principio del mundo, jamás ha  habido otro niño igual y que en todo el futuro, jamás aparecerá otro niño igual a él. Cada niño  es único, desde el principio hasta el fin de los tiempos. Así el niño asume una responsabilidad al  confesar: es verdad soy un milagro. Soy un milagro igual que el árbol es un milagro. Y siendo un  milagro ¿podría hacer el mal? No, pues soy un milagro. Puedo decir Dios o Naturaleza, o Dios‐ naturaleza. Poco importa. Lo que importa es que soy un milagro hecho por Dios y hecho por la  naturaleza. ¿Podría yo matar a alguien? No. No puedo. ¿Y otro ser humano, que también es un  milagro  como  yo,  podría  matarme  a  mí?  Creo  que  lo  que  estoy  diciendo  a  los  niños,  puede  ayudar a hacer surgir otro modo de pensar el mundo y la vida. El mundo de hoy es malo; sí, es  un  mundo  malo.  El  mundo  es  malo  porque  no  hablamos  a  los  niños  así  como  yo  les  estoy  hablando ahora y de la manera que necesitan que les hablemos. Entonces el mundo no tendrá  más razones para ser malo.   Aquí  se  revela  gran  realismo:  cada  realidad,  especialmente  la  humana,  es  única  y  preciosa,  pero  al  mismo  tiempo  vivimos  en  un  mundo  conflictivo,  contradictorio  y  con  aspectos  aterradores. Así y todo, hay que confiar en la fuerza de la semilla. Ella está llena de vida. Cada  niño que nace es una semilla de un mundo que puede ser mejor. Por eso, vale la pena tener  esperanza.  Un  paciente  de  un  hospital  psiquiátrico  que  visité,  pirograbó  en  una  tablilla  que  después  me  regaló:  «Siempre  que  nace  un  niño  es  señal  de  que  Dios  todavía  cree  en  el  ser  humano».  No  es  necesario  decir  más,  pues  en  estas  palabras  se  encierra  todo  el  sentido  de  nuestra esperanza frente a los males y las tragedias de este mundo.     

3   

 

HOMBRE Y MUJER  Leonardo BOFF  Publicado en el Jornal do Brasil el 28/Dic/2001.   Traducción de Mª José Gavito 

 Entre el cristianismo de versión romano‐católica y la problemática de lo feminino y de la mujer  existe  un  franco  conflicto.  Las  mujeres,  por  el  hecho  de  ser  mujeres,  no  tienen  plena  ciudadanía  dentro  de  la  comunidad  cristiana.  Esta  situación  es  injusta  y  por  eso  mismo  no  tiene  ninguna  razón  de  ser.  Al  contrario,  el  cristianismo  tiene  tres  argumentos  de  orden  interno, estrictamente teológicos, que podrían convertirlo en uno de los grandes promotores  de la dignidad y de la excelencia de la mujer, en lugar de ser un bastión de patriarcalismo.  El primer argumento se encuentra en la primera página de la Biblia, cuando en el Génesis se  dice: ''Hagamos la humanidad a nuestra imagen y semejanza; hagámosla hombre y mujer''  (Gen 1,27). Por lo tanto, en Dios hay algo de femenino y masculino que se refleja en el hombre  y en la mujer. Solamente tendremos una experiencia global de Dios si incluimos siempre a los  dos, al hombre y a la mujer, en nuestra trayectoria  hacia la Fuente originaria  de todo ser.  Si  excluimos a la mujer, tendremos sólo una imagen parcial de Dios.   El  segundo  argumento  dice:  Dios  nos  visitó  personalmente  y  vino  a  vivir  entre  nosotros.  Cuando  los  cristianos  piensan  en  la  Navidad,  que  celebra  la  encarnación  del  Hijo  de  Dios,  piensan generalmente en Jesús de Nazaret. Sin embargo, el Hijo no fue el primero en venir.  Antes vino el Espíritu Santo, enviado a una mujer. El evangelio de Lucas es claro: ''El Espíritu  vendrá sobre ti y la virtud del Altísimo armará su tienda sobre ti y por eso el Santo engendrado  será llamado Hijo de Dios'' (1,35). ''Virtud del Altísimo'' es otro nombre para Espíritu. Él armará  su tienda sobre la mujer María. El término griego usado (episkiásei), es parecido al que usa San  Juan  para  expresar  la  encarnación  del  Hijo  (eskénosen:1,9).  Los  dos  términos  contienen  la  palabra  tienda  (skené)  para  expresar  la  morada  permanente.  El  sentido  es  el  siguiente:  ''El  Espíritu vendrá sobre ti y habitará definitivamente en ti''. Ese habitar del Espíritu es tan íntimo  que eleva a la mujer María a la altura de lo divino. Por eso, consecuentemente, el texto sigue:  ''Lo engendrado en ti será Hijo de Dios''. Solamente Dios o quien haya sido elevado a la altura  de Dios puede engendrar un Hijo de Dios. Es decir: al visitar a la humanidad, Dios escogió para  morar, en primer lugar, a la mujer. Ella lleva en su seno al Hijo del Padre, ahora encarnado por  fuerza del Espíritu. En un momento de la historia, el centro de todo lo ocupa una mulher. Ella  es  la  portadora  del  Espíritu  y  simultáneamente  del  Hijo  eterno.  Ella,  y  solamente  ella,  es  el  Templo donde mora la divindad total: el Espíritu y el Hijo, enviados por el Padre, se encuentran  en el seno de esa sencilla mujer del pueblo judío.  El  tercer  argumento  reza:  el  hecho  decisivo  del  cristianismo,  y  quizás  de  toda  la  historia  humana, consiste en la victoria definitiva de la vida sobre la muerte, hecho testimoniado por  vez primera por una mujer, María de Magdala. Para los cristianos, la vida no termina con la  muerte,  sino  con  la  resurrección.  La  resurrección  es  mucho  más  que  la  reanimación  de  un  cadaver; es la plena realización de todas las potencialidades del ser humano. Es el ser humano  transportado  al  final  del  proceso  evolutivo.  Y,  para  los  cristianos,  eso  fue  lo  que  pasó  con  resurrección de Jesús. Pues bien, su primer testigo fue una mujer, Magdalena. Ella fue apóstola  para los apóstolos, como dice San Bernardo, pues fue ella quien comunicó a los seguidores de  Jesús  ese  evento  bienaventurado.  Siempre  se  ha  enseñado  que  sin  fé  en  la  resurrección  no  habría cristianismo ni Iglesia. Si es así, ¿por qué no dar centralidad a las mujeres, que nunca  traicionaron a Jesús y fueron testigos de su resurrección? 

4   

  Existen  como  vemos  muy  buenas  razones  para  valorar  sumamente  a  la  mujer.  Junto  con  el  hombre,  la  mujer  guarda  lo  Sagrado  como  una  lamparita  siempre  encendida.  Solamente  un  cristianismo olvidado de su grandeza original y víctima del patriarcalismo cultural de Occidente  puede  marginar  a  las  mujeres  privándonos  a  todos  de  su  inestimable  aporte,  con  el  que  pueden enriquecer a la comunidad cristiana y a toda la humanidad.     

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA   

Como  dijimos  anteriormente  se  incluyen  tres  textos  sobre  la  Navidad  que  pueden  ayudar  a  entender este misterio de la humanidad, a partir de la llegada de Jesús.     

  POLVO DE ESTRELLAS  Jorge Drexler 

  Una vida lo que un sol,  Una vida lo que un sol vale (BIS)     Se aprende en la cuna.  Se aprende en la cama.  Se aprende en la puerta de un hospital.  Se aprende de golpe.  Se aprende de a poco   y a veces se aprende solo al final.    Toda la gloria es nada.  Toda vida es sagrada.    Una estrellita de nada en la periferia de  una galaxia menor  Una entre tantos millones y un grano de  polvo girando a su alrededor    No dejaremos huella, solo polvo de  estrellas…  Polvo de estrellas.    Una vida lo que un sol,  Una vida lo que un sol vale (BIS)    

Se aprende en la escuela.  Se olvida en la guerra.  Un hijo te vuelve a enseñar.    Está en el espejo.  Está en las trincheras.  Parece que nadie parece notar.    Toda victoria es nada.  Toda vida es sagrada.    Un enjambre de moléculas   Puestas de acuerdo de forma provisional.  Un animal  prodigioso con la delirante  obsesión de querer perdurar.    No dejaremos huella, solo polvo de  estrellas…  Polvo de estrellas.    Una vida lo que un sol,  Una vida lo que un sol vale (BIS)  

   

5   

 

6. GESTO DE SERVICIO  y DE FIESTA…    El  objetivo  de  este  mes  es  celebrar  toda  vida  humana.  Por  eso,  en  este  caso,  gesto  y  celebración vienen a unirse.   Si el calendario nos lo permite sería muy interesante celebrar los cumpleaños de los chicos. No  importa que haya pasado ya mucho tiempo. Lo que queremos es invitarlos a revivir todos su  cumpleaños  algún  día  de  los  últimos  de  clases,  tratando  de  no  quedar  sólo  en  la  torta  y  las  gaseosas  (que  son  bienvenidas),  sino  en  el  valor  de  celebrar  la  vida,  la  propia  y  la  del  compañero.   Para  ello  es  importante  generar  un  espacio  especial  para  rezar  y  otro  para  compartir  alguna  comida. Para que lo segundo no le gane a lo primero.    Quizás pueda comenzarse por leer juntos y escuchar la canción de Drexler.  Una buena idea sería expresar un motivo de agradecimiento de algo que vivieron a lo largo del  año.  También  podemos  invitarlos  a  expresar  algunas  intenciones  para  uno  y  para  sus  compañeros.  Al finalizar cada uno podemos decir: “Toda vida es sagrada” o “una vida vale lo que un sol” a  modo de antífona.   Quizás  puedan  compartir  la  lectura  de  Mt.  25,35‐40  y  rezar  juntos,  contando,  como  en  la  lectura, qué hizo un compañero por uno durante el año compartido. Finalizamos cantando:  

CELEBRA LA VIDA    No sé si soñaba, no sé si dormía,  y la voz de un ángel dijo que te diga:  celebra la vida.    Piensa libremente, ayuda a la gente,  y por lo que quieras lucha y sé paciente.  Lleva poca carga a nada te aferres  porque en éste mundo, nada es para  siempre.  Búscate una estrella que sea tu guía,  no hieras a nadie reparte alegría.    Celebra la vida, celebra la vida,  que nada se guarda, que todo te brinda.  Celebra la vida, celebra la vida,  segundo a segundo y todos los días.     

  Y si alguien te engaña al decir "Te Quiero",  pon más leña al fuego y empieza de nuevo.  No dejes que caigan tus sueños al suelo  que mientras más amas más cerca está el  cielo.  Grita contra el odio contra la mentira,  que la guerra es muerte, y la paz es vida.     No sé si soñaba, no sé si dormía,  y la voz de un ángel dijo que te diga:     Celebra la vida, celebra la vida  y deja en la tierra tu mejor semilla  celebra la vida, celebra la vida que es  mucho más bella cuando tú me miras.  Celebra la vida, celebra la vida. 

6   

LOS PASTORES DE BELÉN: VIAJEROS EN TRÁNSITO Dolores ALEIXANDRE 1 No lo tiene fácil san Lucas en su intento de hacer de los pastores de Belén inspiradores de nuestra respuesta creyente. En el imaginario cristiano, los pastores están asociados a los aspectos más decorativos y tradicionales de la Navidad y corren el peligro de formar un lote único e inseparable junto con el musgo, el corcho, el papel del plata del río, la zambomba, el pavo y el turrón. Los villancicos los han ido encogiendo a fuerza de diminutivos: casi siempre los evocan como «pastorcillos» («-icos», «-itas», «-uelos», o «-iños», dependiendo de cada autonomía), y no solemos recordarlos más que para poblar los nacimientos y ejercer un papel de «reserva tradicional cristiana» frente a Papá Noel, el sorteo de la lotería y el «especial Navidad» de TV que nos avasallan con su fuerza hipnótica. Para acercarnos hoy al relato de los pastores, propongo seguir el consejo de John Lennon -«¡Imagine!»-, y pensar en ellos más allá de los diminutivos, el puchero de las gachas, el haz de leña o el corderito sobre los hombros. Porque a lo mejor entonces podemos descubrir que su itinerario de fe es «normativo» para el nuestro, y su experiencia increíblemente parecida a la que vivimos nosotros cada día, aunque las últimas ovejas que hayamos visto sean aquellas manchitas blancas que divisamos fugazmente desde la ventanilla del tren. Aplicar los sentidos al texto Un primer esfuerzo para conseguirlo consiste en volver a leer el texto de /Lc/02/08-20, dispuestos a superar la engañosa impresión de estar ante algo ya sabido y dejar que nos evoque recuerdos, nos haga preguntas, nos asombre y nos descoloque viejas imágenes y saberes. Habría que tratar de recorrerlo «en Braille», es decir, renunciando a contentarnos con un contacto visual y recurriendo a otros sentidos: el tacto, que nos invita a acariciarlo como una superficie llena de signos o a «desarmarlo» y «descoserlo» para ver cómo está construido; el oído; que puede permitirnos escuchar resonancias que no sospechábamos, discernir «lo que no se dice» e ir más allá de las palabras; el olfato, que nos hará asombrarnos al reconocer aromas que creíamos propios de los relatos pascuales; el gusto, que nos posibilitará saborear la frescura de su novedad. «Había unos pastores en la misma comarca que velaban de noche por turnos los rebaños a la intemperie. Un ángel del Señor se les presentó. La gloria del Señor los cercó de resplandor, y ellos se llenaron de un gran temor. El ángel les dijo: 'No temáis. Mirad, os doy una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy os ha nacido en la ciudad de David el Salvador, el Mesías, el Señor. Esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre. De pronto, se juntó al ángel una multitud del ejército celeste, que alababa a Dios diciendo: '¡Gloria a Dios en lo alto, y en la tierra paz a los hombres que él ama!' Cuando los ángeles se marcharon al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: 'Vayamos a Belén, a ver lo que ha sucedido y nos hecho conocer el Señor'. Fueron aprisa y encontraron a María, a José y al niño reclinado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho del niño. Y todos los que los oían se asombraban de lo que contaban los pastores. Pero María lo conservaba y meditaba todo en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como se lo habían anunciado» (Lc 2,8-20). 1

Religiosa del Sagrado Corazón, Profesora de Sagrada Escritura, Universidad de Comillas, Madrid

2 Empezaremos por hacer al texto cuatro preguntas: A) A la pregunta ¿DÓNDE? podemos responder observando los lugares y los desplazamientos de los personajes: - el dato inicial, «en la misma comarca», nos sitúa en los alrededores del «allí» de 2,6: «la ciudad de David que se llama Belén»; - el participio agralountes referido a los pastores evoca un contexto de intemperie, de estar en el campo al raso; - la indicación de que «el Salvador, el Mesías, el Señor» les ha nacido en la ciudad de David desplaza el foco de atención en dirección a un lugar concreto de Belén: el pesebre donde está acostado el niño; - el ejército de ángeles que se unen al que les ha dado la noticia son «del cielo», y en su himno ponen en relación «las alturas», lugar de la glorificación de Dios, con «la tierra», lugar de la paz para los hombres, en quienes tiene puesta su complacencia; - cuando los ángeles se marchan «al cielo», los pastores se intercomunican (elaloun pros allelous) la decisión de dirigirse hacia Belén para ver lo que ha ocurrido y el Señor les ha dado a conocer. En los otros dos textos del NT en que aparece este verbo (dielthmen), hay un claro sentido de tránsito: se trata de «pasar a la otra orilla» (Mc 4,35; Lc 8,22; cf.4,30); - la siguiente escena (vv. 17-19) se desarrolla junto al pesebre; - el último verso alude a un retorno, sin que sepamos el destino; pero el verbo empleado (hyperstreps) aparece con frecuencia en Lucas en relación con situaciones de retorno, y siempre envuelto en alegría: los discípulos al volver de su experiencia apostólica (10,17); los de Emaús cuando regresan a Jerusalén y cuentan su encuentro con el Resucitado (24,33); los Doce después de la ascensión (25,52)... B) A la pregunta ¿CUÁNDo? nos responden estas indicaciones del texto: - velaban «de noche» (v. 8): esa palabra es para Lucas el tiempo de la constancia y de la permanencia (2,37); el del trabajo de una pesca estéril (5,5); el de la irrupción de Dios (12,20; 17,34); el de la oración de Jesús nacida de la angustia (21,37); - «hoy os ha nacido»: el smeron, típico de Lucas, aparecerá en boca de Jesús en la sinagoga de Nazaret: «Hoy, en vuestra presencia, se ha cumplido este pasaje» (4,21); en las controversias de su vida pública: «Hoy y mañana seguiré curando...» (13,32); en su encuentro con Zaqueo: «Hoy tengo que alojarme en tu casa... Hoy ha llegado la salvación a esta casa» (19,5.9); anunciando la traición de Pedro: «Hoy, antes de que cante el gallo...» (22,34.61); en la promesa a uno de sus compañeros de crucifixión: «Hoy estarás conmigo en el paraíso» (23,43); en labios de la gente, sobrecogida al escucharle: «Hoy hemos visto cosas increíbles» (5,26)... 816 C) Una tercera pregunta, desdoblada en dos, nos ayuda a adentrarnos más en el texto: ¿QUÉ PERSONAJES APARECEN Y QUÉ HACEN?: - el relato pone en escena a unos personajes «terrenos»: los pastores; José, María y el niño; los que los escuchan; todo el pueblo...; y a otros «celestiales»: el ángel que se les aparece; la multitud del «ejército celeste» que canta a Dios; Dios mismo, cuya gloria se proclama y que, calificado como «el Señor», da a conocer a los pastores el acontecimiento; - los pastores están caracterizados por seis participios activos: «estando a la intemperie» (agroulontes), «velando» (fylassontes), «yendo aprisa» (speusantes), «viendo» (idntes), «glorificando» (doxazontes), «alabando» (ainontes)

3 Son sujeto activo de una serie de verbos: «estaban» (san), «se llenaron de gran temor» (efobthsan), «se dijeron» (elaloun), «vayamos» (dielthmen), «veamos» (idmen), «fueron» (Ithon), «encontraron» (aneron), «dieron a conocer» (egnrisan), «se volvieron» (hypestrepsan), «habían oído y visto» (ekousan kai edon). Aparecen también como receptores de otra serie de acciones, y los pronombres personales insisten en presentarlos como sus claros destinatarios: - «un ángel del Señor se les presentó» (epest autos); «la gloria del Señor los cercó de claridad» (perielampsen autous); «os doy una buena noticia» (euaggelizomai hymn); «os ha nacido» (etechth hymn); «esto os (servirá) de señal» (touto hymn to smeon); «el Señor nos ha hecho conocer» (egnrisen hmn);«lo que les habían dicho» (tou lalthentos autos); «como se lo habían anunciado» (elalth pros autous). Los numerosos verbos de comunicación hacen de «banda sonora» que sitúa toda las escenas en clave de intercambio comunicativo: un ángel habla con los pastores y les anuncia una buena noticia; el ejército celestial se le une alabando a Dios con un himno; los pastores hablan entre sí, dan a conocer lo que se les ha dicho sobre el niño, glorifican y alaban a Dios por todo lo que han oído y visto, tal como se les ha dicho. . . D) Una última pregunta, ¿QUÉ TRANSFORMACIONES SE DAN EN EL TEXTO?, nos hace caer en la cuenta de que: - los que velaban en la noche quedan envueltos en el resplandor de la gloria de Dios; - su «gran temor» (fobon megan) desaparece ante el anuncio de una «gran alegría» (cha- ran megaln); - la solemnidad y grandeza de los títulos -«Salvador, el Mesías, el Señor»- aparecen veladas en «el niño reclinado en un pesebre»...; - cuando al final retornan («lógicamente» al lugar donde habían dejado los rebaños...), ya no se menciona la noche ni la intemperie ni la vigilancia: la alabanza lo ha invadido todo; - los ángeles se han ido, pero los pastores los reemplazan en su tarea y son ellos los que «glorifican y alaban a Dios». Contemplar a los pastores El segundo paso será algo que va más allá del estudio, por cálido que hayamos querido hacerlo: acercarnos a los protagonistas del relato y contemplarlos largamente. Posiblemente, después podamos decir de ellos, como hace Lucas discretamente, que son: 

expertos en noches



deslumbrados por un amor excesivo



buscadores en la ausencia



orientados por una señal



portadores de evangelio

- Expertos en noches La noche es para muchos tiempo de descanso y de cesación del trabajo. Su llegada invita a dormir y a relajar tensiones, a abandonarse al sueño y a perder la consciencia. Otros comienzan con ella su tiempo de vigilia y, a lo largo de las interminables horas en que velan, oran, cuidan, limpian, conducen, guardan o permanecen insomnes, se convierten en la conciencia del mundo.

4 Las tinieblas nocturnas evocan el caos primordial, pero también entonces la ruah de YHWH hacía su trabajo de planear sobre la superficie de las aguas (Gn 1,2). Abraham intentaba contar de noche las estrellas y escuchaba una promesa que hablaba a su vida estéril de una descendencia innumerable (Gn 15,5-6). El Señor sacó a su pueblo de Egipto durante la noche. y desde entonces la Pascua se convirtió en el memorial de Israel, en «noche de guardia para YHWH» y «noche de guardia en honor suyo para todos los hijos de Israel» (Ex 12,42). Cuando esas horas de guardia se hacen interminables, desaparecen las perspectivas, se mueren los sueños, y el mundo no es más que un abismo oscuro, necesitamos acudir a los «expertos en noches» para que su voz tranquilizadora sosiegue nuestra impaciencia y nos dé ánimos para seguir esperando la llegada del amanecer: «Vigía, ¿qué queda de la noche?, Vigía, ¿qué queda de la noche?' Responde el vigía: ¡Vendrá la mañana y también la noche. Si queréis preguntar, preguntad, venid otra vez!» (Is 21,11). Por eso, en el judaísmo antiguo, los centinelas permanecían en un lugar elevado del Templo para anunciar a los sacerdotes la llegada de la primera luz del día: sólo entonces, en la hora de la escucha por excelencia, podían comenzar los sacrificios y recitarse el Shema 1. En el descampado de los alrededores de Belén estaban unos pastores. No César, ni Herodes, ni Quirino, ni los escribas. Lucas reserva el verbo estar para una calidad de presencia semejante a la de María, que estaba en el lugar preciso cuando le fue enviado el ángel (cf. Lc 1,28). Pero el término «pastores» no tenía para los oyentes del evangelio ninguna resonancia idílica: evocaba un grupo casi siempre fuera de la ley, al que no se permitía testimoniar en juicios y vivía marginado de los centros vitales de Israel: la Torah, la sinagoga, el culto... Está empezando a resonar la preferencia de Jesús por la gente del margen, se está anticipando su costumbre de comensalía abierta; los secretos del Reino van a ser revelados, por primera vez, a la gente sencilla (cf. Lc 10,21). En el silencio de esta noche se está balbuciendo la primera bienaventuranza: «dichosos los pobres, los que siguen esperando, los que permanecen velando en medio de la noche: para ellos va a ser el rumor de ángeles, el gozo de la gran noticia y el resplandor de la gloria de Dios». Se está preparando el otro nacimiento, la otra Pascua: cuando amanezca el Resucitado, su luz vencerá definitivamente los poderes de la noche, y las tinieblas perderán para siempre su pretensión de tener la última palabra. «Velaban por turnos los rebaños a la intemperie» Frente a la Jerusalén de los instalados y satisfechos, de los somnolientos, sordos, ciegos y mudos, los pastores representan la atención despierta y el deseo expectante. Quizá no padecían, como nosotros hoy, la presión de otros modelos de vida apasionantes (hacer zapping, shopping o surfing...); quizá no se habían enterado aún de que Bill Gates es el verdadero pastor, el que apacienta a sus dóciles ovejas en los verdes prados de la informática...: quizá no tenían configurada la vida por las ofertas «a la carta» y no se debatían entre la elección del yogur con pedacitos de frutas, o más de lo mismo pero con bífidos activos; o entre la crema hidratante con microsomas bioenergéticos de acción reestructurante y la de placenta de visón con aceites nutrientes esenciales. .. Hoy casi todo está muy bien montado para distraernos y hacernos olvidar la noche (con un poco de suerte, sólo llegarán a padecerla los que han tenido la mala estrella de estar

5 en los descampados, es decir, unos mil millones de seres humanos), mientras que para otros «ya es de día en El Corte Inglés». Y así, casi imperceptiblemente, se nos va obstruyendo hasta la memoria de la interioridad y de la compasión, y nos vamos convirtiendo en gente ensimismada e inerte, privada de orientación significativa, enredada en las redes vacías de la intrascendencia. Por eso, junto a la hoguera donde se calientan del relente de la noche, los pastores parecen estar diciéndonos: «Estad atentos, no perdáis la conciencia de la noche: sólo en ella se revela el inmenso y silencioso trabajo de Dios en el mundo; sólo estando del lado de los que padecen más su intemperie puede sorprenderos la visita del ángel». Cuando otras formas de ascesis nos parecen caducas, la ascética de la atención revela su poder de mantenernos despejados y alerta. Y cuando la presión de la publicidad nos convence de la importancia de estar en forma, de invertir en el propio yo, es urgente conducir esas recomendaciones en la dirección de adquirir esa «aptitud de mantenerse en un estado psíquico, nervioso y físico tal, que se pueda estar espiritualmente atento al momento presente» 2 «Cuando el alma no está ardiendo -son palabras de A. Heschel-, ninguna luz de especulación iluminará la oscuridad de la indiferencia»3. Cuando estamos atentos -podríamos continuar diciendo nosotros-, la lectura de un periódico, las noticias de un informativo, la monotonía del trabajo diario, un trayecto de metro, una conversación en apariencia banal, pueden convertirse en lugares de revelación, de des-velamiento y de encuentro, porque -ahora son palabras de Levinas«yo no digo que el otro sea Dios, pero en su rostro escucho la Palabra de Dios. Es en el rostro del otro donde aparece el mandamiento que interrumpe la marcha del mundo» 4. - Deslumbrados por un amor excesivo «Un ángel del Señor se les presentó. La gloria del Señor los cercó de resplandor» (Lc 2,9). Como Abraham, Jacob, Gedeón, Elías, Zacarías o María, los pastores reciben la visita del ángel. Ahora son ellos «el pueblo que andaba a oscuras y vio una luz intensa; que vivía en tierra de sombras y le brilló una luz» (Is 9,1). El Dios que dijo: «Que haya luz», e hizo desaparecer las tinieblas del caos, ha pronunciado ahora su Palabra definitiva. Y esa Palabra, que venía llamando a la puerta de las posadas de Belén y no encontró más que un pesebre. está ahora buscando asilo en el corazón de los pastores: «Hoy os ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor». Como Juan Bautista, también ellos ven abrirse los cielos (Mt 3,16) y, antes que Jesús en su transfiguración, se encuentran envueltos en el resplandor de la gloria de Dios y en el abrigo cálido de su complacencia (Lc 9,28-29). Ha sido él quien ha tomado la iniciativa, más allá de cualquier pretensión de merecimiento ni conveniencia: «Un silencio sereno lo envolvía todo, y al mediar la noche su carrera, tu palabra todopoderosa se abalanzó, como paladín inexorable, desde el trono real de los cielos...» (Sab 18,14-15). Pero, en su descenso, la Palabra tropieza con el miedo, que es una tiniebla resistente y agazapada en el corazón humano, en el que la cercanía de Dios acentúa la conciencia de desvalimiento. Por eso «se llenaron de temor», como Adán y Eva en el jardín, como Moisés ante la zarza y como Elías en el Horeb. Lo mismo que ellos, también nosotros sentimos la tentación de escondernos, de huir, de quedarnos bloqueados por el temor, de intentar cubrir nuestra desnudez. Por eso buscamos con ansiedad poseer cosas, afectos o saberes que acallen, al menos

6 momentáneamente, unas carencias que nos resultan amenazantes. Y esa necesidad compulsiva de ser aceptados y reconocidos, de proteger nuestro nombre y autoafirmarnos, suele degenerar en una avidez que nos bloquea el amor y nos cierra a la alteridad: andamos tan preocupados por engordar el perímetro de nuestro «yo» que se nos desdibujan los rostros de los otros, y sus vidas no encuentran espacio en nuestro interés. Pero a los pastores les fue anunciada en aquella noche, que pertenece también a nuestro «hoy», una noticia insólita que venía «de otra orilla» y que convirtió en mediodía su oscuridad y en confianza su miedo: «'No temáis os doy una buena noticia, una gran alegría' (...) De pronto, se juntó al ángel una multitud del ejército celeste, que alababa a Dios diciendo: `¡Gloria a Dios, paz a los hombres que él ama!' (en anthropois eudokias)» (Lc 2,10.14). «De pronto»: el texto subraya la irrupción del himno de los ángeles como una iluminación súbita, como un cambio cualitativo de conciencia. De pronto, el que andaba titubeando se encuentra con una roca bajo sus pies; al que caminaba aterido se le abren las puertas de un hogar caliente; el que creía no ser significativo para nadie se entera con asombro de que es objeto de una ternura que lo acoge. En aquel descampado de Belén, los pastores y todos nosotros, humanidad extendida por el ancho mundo y dilatada a lo largo de los siglos, recibimos un nombre: somos aquellos en quienes Dios tiene puesto su amor, su complacencia, su alegría, su deseo... Nuestra sed febril de ser aceptados y queridos se sacia en esta noche: a Dios «le parecemos bien» (ese es el significado literal de eudokía), «le caemos en gracia», no porque nos lo hayamos ganado a pulso a base de esfuerzo, cumplimientos y tendencias a la perfección, sino porque «Dios es amor», es decir, que no puede dejar de querernos, como no puede el sol dejar de dar luz y calor, ni las entrañas de una madre dejar de estremecerse ante sus hijos. A nosotros, «en primera instancia», sólo se nos pide dejarnos querer, creer que somos aceptados, movernos como pececitos despreocupados en el ancho mar de ese amor que nos envuelve: «los bienes más preciosos no pueden ser buscados, sino recibidos; no tomados, sino acogidos» 5. Luego vendrá para los pastores el ponerse en camino hacia Belén, y para nosotros emprender el nuestro, con el latido de quien siente circular por sus venas la vida de Dios y el corazón inundado por su misericordia. Porque quien se sabe a cobijo en el «bien parecer» de Dios entra en el «hoy» de un nuevo comienzo relacional: las energías que gastábamos en «parecer» y en «caer bien» están ahora liberadas para el servicio; la ansiedad por asegurar nuestro nombre y proteger nuestra fama se transforma en un dinamismo que empuja hacia el cuidado de la vida de otros. - Buscadores en la ausencia El relato de los pastores tiene una cesura que lo divide, cerrando una etapa e inaugurando otra: «Cuando los ángeles se marcharon al cielo (apelthon ap'auton)...» (Lc 2,15) Estamos ante un momento de ruptura, a partir del cual se va a decidir el futuro de la Palabra que han recibido los pastores. Desaparecen la luz, las voces, los himnos y el resplandor de la gloria. Vuelve a ser de noche, y todo invita a sospechar que se había tratado de un sueño, de una ilusión, de un piadoso engaño. Hay que regresar al realismo a ras de suelo del frío, la oscuridad y el cuidado de las ovejas. Ningún ángel los reemplazará si hay que defenderlas de los lobos, ni atenderá a las recién paridas. La desaparición de los ángeles nos recuerda las parábolas escatológicas: también en ellas el amo se marcha después de confiar sus bienes a sus siervos (Mt 25,14-30);

7 también en ellas hay un juego de ocultamiento (Mt 25,31-46), de lejanía (Lc 19,12) y de noche (Mt 25, 1-11). Los pastores están ahora ante «la prueba de la ausencia». como lo estarán los discípulos después de que el Resucitado desaparezca de su vista (Lc 24,31); o como MarÍa cuando «el ángel dejándola se fue» (Lc 1,38). El evangelio no oculta las dificultades y peligros de esta situación: algunos servidores del amo ausente comenzaron a comportarse de manera inicua (Mt 24,48); otros escondieron los talentos y se despreocuparon de hacerlos rendir (Mt 25,25); algunas de las muchachas perdieron la tensión de la espera y dejaron apagar sus lámparas (Mt 25,3); otros pretextaron que el Señor no se había dejado ver claramente, que no había «avisado» de que el llanto y los gritos que habían oído eran los suyos (Mt 25,37); los discípulos, queriendo retener en la transfiguración una forma de presencia gratificante (Lc 9,33), o ensimismados después de la ascensión, merecerán un velado reproche por quedarse plantados mirando al cielo (Hch 1,11). La reacción de los pastores después de la marcha de los ángeles es un modelo de «discernimiento de espíritus»: «se dijeron unos a otros: 'Vayamos a Belén a ver lo que ha sucedido ... » (Lc 2,15). La ausencia no los ha paralizado, Ia experiencia de comunicar con lo divino no los ha dejado ensimismados, la añoranza de lo que han perdido no los bloquea ni los fija en la nostalgia de tiempos mejores: los que habían escuchado en silencio rompen a hablar y expresan una decisión colectiva: «Vayamos...». Resuena en ese «vayamos» intercambiado entre ellos una cierta conciencia de lo atípico del camino y de sus señales, y por eso necesitan pronunciar en alto su decisión de emprenderlo, escucharla de la boca de otros, sentirse respaldados por un plural que los sostenga en su opción. Están siendo, sin saberlo, compañeros de todos los que, después de ellos. tomarán decisiones en medio de la incertidumbre: los magos persiguiendo una estrella errante (Mt 2,2), los que opten por seguir a un maestro que no les promete ni un lugar donde reclinar la cabeza (Lc 9,58), las mujeres corriendo con perfumes de madrugada hacia un sepulcro que creen sellado impenetrablemente (Lc 24,1-2)... Están también «en sintonía» con aquel a quien ahora van a encontrar reclinado en un pesebre y que, un día, decidirá subir a Jerusalén a cualquier precio, incluso el de su propia vida (Lc 18,31). También nosotros nos sentimos en sintonía con los pastores: como ellos, hemos vivido «tiempos de ángeles» y nos hemos encontrado introducidos en un orden diferente, atravesado por una brecha de esperanza. Han sido momentos de la vida en que se nos han abierto los cielos, la fe se nos ha hecho casi diáfana, nos hemos sentido imantados por el Evangelio y empujados a tomar decisiones que nos comprometían en la dirección del Reino. Nos reconocemos marcados por esos tiempos de consolación en los que nos parecía estar danzando al ritmo de la gracia, con la facilidad de esos patinadores que se deslizan armónicamente sobre el hielo. Pero, de repente, siempre inesperadamente «se marchan los ángeles» y nos quedamos desconcertados, como patinadores sin música y sin patines, perplejos ante la frialdad del hielo. Las decisiones tomadas nos parecen insensatas e inviables, y la realidad, privada de cualquier nimbo luminoso, se nos pone delante con su terca opacidad. Por eso necesitamos decirnos y escuchar de otros ese «vayamos» que expresa lo mejor de nosotros mismos y que nos recuerda nuestra determinación más deliberada de seguir adelante por ese camino que, «en tiempo de ángeles», hemos reconocido como nuestro. Necesitamos recordarnos unos a otros que las palabras descabelladas del Evangelio (todo eso de perder para ganar, de recorrer kilómetros gratuitamente al lado de

8 otro, de tomar el yugo de Jesús cuando no podemos ni con la propia mochila...), resulta que a la larga (¡y a veces hasta a la corta!) «funciona». Necesitamos oír y ver que otros también sueñan, y no se les han muerto la utopía, sino que la van traduciendo modestamente en lo diario y por eso buscan, «con minuciosidad de contable y fantasía de niño» (Alberto Iniesta), pequeños/grandes medios para vivir esa terna de sobriedad-sencillez-solidaridad que configura nuestra praxis cristiana 6: la manía de rastrear información sobre los países y pueblos que no son ya rentables ni como noticia, o de buscar los productos de «comercio justo»; la atención cada vez más despierta hacia ese referente privilegiado que es la vida de los empobrecidos, los de cerca y los de lejos la paciente disciplina por ir teniendo hábitos ecológicos, más exigentes que las antiguas penitencias conventuales... Necesitamos contar con la posibilidad de comunicarnos desde esos niveles que sostienen nuestro camino creyente, que bastante gélidos son ya muchos de los ambientes en los que nos movemos; y el que piense que no necesita nutrir su fe al lado de aquellos con los que comparte «visiones de ángeles», acabará víctima de una anorexia espiritual irreversible. Porque tenemos gran facilidad para hablar entre nosotros de lo loco que está el tiempo; del colesterol, que lo tenemos por las nubes; del problema insoluble del aparcamiento; de la tarde que nos ha dado una visita pesadísima; de lo bien que va el Atleti o de las desgracias de Estefanía de Mónaco, pobrecilla... Pero, en cambio, con demasiada frecuencia nos aqueja una extraña «afasia» para lo que nos hace vivir por dentro, con el peligro, tantas veces constatado, de que fácilmente esa «afasia» degenere en «amnesia». Quizá hoy haga más falta que nunca desplegar toda nuestra creatividad para inventar espacios y tiempos que generen comunicación profunda y nos permitan dejar caer esas máscaras que nos ponemos para jugar a ser «Don Yo-no-necesito-hablar-de-esascosas», o «Doña Total,-para-lo-que-sirve. . . » En la noche de cada creyente ha resonado una palabra que alienta a levantarse, caminar, atravesar la oscuridad, dirigirse, como viajeros en tránsito, hacia una tierra invisible. Hay en ella un dinamismo que moviliza, orienta, atrae, cambia el horizonte, envía en la dirección de una presencia escondida; pero sólo seguirá vibrando si la dejamos encarnarse en las palabras de otros, si mantenemos su memoria en nuestro «aparato conversacional», si aceptamos con humilde pobreza que nos necesitamos unos a otros para aprender a responder a esa Presencia ausente que nos hace vivir. - Orientados por una señal paradójica «Esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre.» La advertencia de los ángeles, dirigida a todos los «buscadores en la ausencia», inaugura un camino en el que tendrán que orientarse, no por evidencias inmediatas, sino por señales. Como Samuel, que supo reconocer en el más pequeño de los hijos de Jesé al ungido del Señor y, por debajo de las apariencias, aprendió a mirar el corazón (cf 1Sm 16.7); o como Natanael, que tendrá que ir más allá de su idea de que «de Nazaret no puede salir nada bueno» (Jn 2, 46) o como los discípulos, aceptando que las prostitutas y publicanos les precederán en el Reino... Se está inaugurando un camino pascual en el que «encontrar» tendrá que ir precedido de una conversión de la mirada y del corazón, y en el que habrá que superar el desconcierto y el asombro de que un niño reclinado en un pesebre sea el Señor. Y ese camino desembocará otro día el primero de la semana, en el sepulcro, en el que quien había yacido en él se revelará como el Viviente (¿será sólo coincidencia que el término

9 «reclinado», keimenon. aparezca también en los relatos de Pascua? (cf. Lc 23,53; 24,12; Jn 20,5). Hay que prepararse para ese día -los pastores y nosotros- «haciendo teología» desde ahora, impidiendo que la evocación de títulos del niño ponga en marcha esa cascada de ideas, convicciones e imágenes sobre lo divino que pueblan nuestra mente y nuestra imaginación, todo ese ejército de nobles atributos que se apresuran a formar parte de su cortejo: un Salvador, Mesías y Señor sólo puede venir acompañado de signos de dignidad, poder, fuerza, magnificencia, esplendor y dominio. Necesitamos reemplazar nuestra polvorienta «summa pseudotheologica» por esa señal ofrecida por los ángeles, y exponernos a que su carga de provocación y de escándalo resquebraje nuestro montaje mental y, como una semilla de fuego, queme desde dentro los leños inertes de nuestras ideas sobre quién es Dios y en qué consisten su santidad, su señorío y su salvación. Porque si en el AT Dios hacía estallar las ideas desde arriba, ahora lo hace desde abajo. Después de la revelación de lo grandioso y excepcional, el maravillamiento hay que practicarlo también ante lo banal: la hierba del campo que revela una belleza mayor que la de las vestiduras regias de Salomón (Mt 6,29); el niño nacido en un establo, en el que Dios da a conocer el esplendor radiante de su misterio... Estamos ante el «signo de Jonás» que se convierte en aviso y contraseña para todos los que quieran, a partir de ahora, encontrar al Mesías con su séquito de fracasados, perdedores y excluidos. El niño sobre el pesebre representa el destino mismo de Dios, que se identifica con lo perturbador, lo importuno, lo desagradable y lo inconfortable Desde esta noche, los hombres tienen derecho a ser superfluos. Dios se ha hecho hombre en un niño sin palabra, inútil, desarmado, impotente; y seguirá siendo en el futuro alguien sin poder ni posibilidad de imponerse. A los treinta años, las autoridades e instancias competentes le darán la nota de «insuficiente» en el examen de lo que ellos estiman que es la vida. Dios no consigue tener éxito en el mundo del triunfo»7. - Portadores de Evangelio «Fueron aprisa y encontraron...» Como Pedro, Juan y las mujeres en la mañana de Pascua, los pastores corren en medio de la oscuridad y encuentran a Jesús acostado en el pesebre. Los discípulos y discípulas no lo encontrarán: la muerte no habrá sido capaz de retenerlo, y los lienzos y vendas ya no lo envolverán, como los pañales envuelven ahora el cuerpo del niño. «Al verlo, les contaron... Y se volvieron glorificando y alabando a Dios...» (Lc 2,16-20). Lucas nos hace participar de la onda expansiva de un evangelio que, de los ángeles, ha pasado a los pastores, está destinado a todo el pueblo, colma de asombro a los que lo oyen, es conservado por María, que lo confronta (simballousa) en su corazón, y se convierte en un himno de alabanza. En Belén está resonando ya algo del anuncio, restallante de júbilo, que difundirá como un relámpago la noticia de la resurrección de Jesús. Los que habían sido receptores son ahora emisores, comunicadores exultantes de una alegría que no pueden guardar para ellos solos. Son las primicias de lo que será la tarea evangelizadora: la Palabra, partiendo del Señor, llega a los testigos privilegiados que la escuchan y ven, y de ellos pasa a una nueva serie de oyentes. En torno al pesebre de Jesús, los pastores anticipan proféticamente la predicación apostólica de la iglesia primitiva 8. En medio de un mundo adormecido e indiferente, estos primeros evangelizadores están abriendo una brecha y roturando los caminos que conducen al niño. Como Moisés o Josué, se convierten en «acompañantes de tránsitos», en descubridores de la nueva

10 tierra que mana leche y miel, en conocedores del código de señales que, como en un juego de pistas, conduce hasta ella. «Cuentan», «glorifican», «alaban»... son expresiones de comunicación explícita del evangelio del que son portadores; y como el mensajero de albricias del Segundo Isaías (cf. Is 52,7), sus pies están también al servicio de la noticia que proclaman: otro verbo de movimiento, «se volvieron», subraya el dinamismo de una Palabra que ha salido de la boca de Dios y no volverá a él vacía (Is 55,10-11). Es toda la trayectoria de la fe la que queda insinuada: para llegar a Dios hay que pasar por ese niño débil y sin poder y por cada hombre, tan limitado, tan concreto. Porque a partir de ahora este tejido frágil de nuestro destino humano se ha convertido en el destino mismo de Dios. Hay un desvío, un rodeo inevitable en el camino hacia él: hoy pasa por un pesebre, y mañana pasará por una cruz. Dios, hecho «como uno de tantos» (Flp 2,7), ha quedado expuesto al peligro de no ser reconocido. Hay que dejarse arrastrar por el movimiento descendente de ese Dios «pasajero», sabiendo que aún no ha llegado la hora del «cara a cara» con él. Y aceptar el escándalo de que haya querido manifestar, en la asombrosa proximidad de un niño, la gloria que proclamaba el ejército del cielo. Hay que aprender a traducir «lo que cuentan los ángeles» (la Biblia, la teología, la tradición...), no sólo al lenguaje de los sabios y entendidos de Jerusalén, sino al «dialecto de Belén», el que habla «todo el pueblo» al que está destinado. Hay que tratar de ser «portadores de evangelio», como lo son tantas personas que, sin saberlo, nos están transmitiendo algo del «bien parecer de Dios», de su ternura y su amor gratuito, y que se ponen a nuestro lado como compañeras de travesía y nos recuerdan que no hay pascua sin heridas. Como los pastores, esas personas nos anuncian que la oscuridad está rasgada por la luz y por la Palabra, que estamos guarecidos por la gracia y convocados por un niño. Lo encontraremos si nos vamos haciendo, como ellos, soñadores despiertos, visionarios con los pies en el camino, barqueros entre dos orillas, viajeros en tránsito. DOLORES ALEIXANDRE SAL-TERRAE 1996, 11. Págs. 813-828 .................... 1. Yoma 28a, Talmud Bab. 2. R. VOILLAUME (citado por C. Flipo. «Jonás en Nínive»: Sal Terrae 84/5 [Marzo 1996] p. 236). 3. A. HESCHEL. L'homme n'est pas seul, Paris 1972, p. 72. 4. E. LEVINAS. «Philosophie, justice et amour»: Esprit 83. P. 13. 5. C CHALIER, Sagesse des sens, Paris 1996, p. 29. 6. El cuaderno de Cristianisme i Justicia. ¿No hay nada que hacer? A la escucha del Espíritu, Enero 1996. sugiere muchas ideas prácticas y creativas en este sentido. 7. E. DRENNERMANN, De la naissance des dieux la naissance du Christ, París 1986, p. 78. 8. C. ESCUDERO FREIRE, Devolved el Evangelio a los pobres, Salamanca 1978, p. 325.

 

NOVIEMBRE: ... recreador 1.  PUERTA DE ENTRADA     Los procesos que desatamos durante el año van encontrando su conclusión y las energías  (de los chicos y nuestras) van mermando.  Pero al mismo tiempo, sea cual sea el espacio curricular compartido, a esta altura del año  contamos  generalmente  con  una  mayor  estructuración  de  los  conocimientos  y  de  las  habilidades  por  parte  de  los  alumnos.  Si  no  se  presentó  un  conflicto  de  peso,  los  grupos  suelen  configurarse  más  fuertemente  y  si  el  docente  tiene  la  habilidad  de  conjugar  esa  fortaleza en trabajo, probablemente será un momento óptimo para llevar adelante alguna  acción concreta que dé respuesta a una necesidad del barrio.   Cualquier saber puede ser puesto al servicio y para poder servir más es necesario saber más.  Hoy, en las organizaciones, el trabajo cooperativo en equipo es requisito indispensable para  el éxito. El saber de cada uno de los miembros del equipo se pone al servicio de los demás.   Esta será la clave para este mes: poner en juego lo aprendido para servir a la comunidad y  modificar algo del entorno.   De  este  modo  somos  parte  del  proceso  de  la  Creación.  Re‐creamos,  hacemos  nuevo  algo  con lo que tenemos y humanizamos más al ser humano.   Es  el  momento  de  multiplicar  lo  que  hemos  podido  construir  durante  el  año.  Como  en  la  metáfora hermosa de la multiplicación de los panes (Mt 14, 15‐21), lo que uno tiene, por más  que parezca poco, cuando se comparte se multiplica y puede saciar a muchos.      

2.PREGUNTAS    ¿Qué cosas aprendimos?   ¿Qué  podemos  hacer  con  eso  que aprendimos? (a los docentes nos  produce  pánico  que  los alumnos digan  “nada”…  en  ese  caso  es  preciso que  ayudemos a  los  chicos  a  descubrir el valor y la utilidad de lo que aprendemos)   ¿Qué cosas no nos gusta de nuestro entorno? ¿Qué podemos hacer nosotros?    ¿Qué necesitamos para hacerlo?   ¿Todos  los  bienes  son  iguales?  Hay  bienes  que  al  compartirlos  se  reducen.  En  cambio, hay otros bienes que al compartirlos se multiplican, el saber es uno de ellos.    ¿Qué relación hay entre el conocimiento y el poder? ¿saber es poder?   

1   

 

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un recorte de un texto preparado por Pierre Calame para el Instituto de Investigación y  Debate sobre la Gobernanza, de París.    

2. Dos cuentos bien conocidos: La asamblea en la carpintería y La sopa de piedra.  Ambos  nos hablan de compartir y cooperar.   3. Dos historietas de Liniers para pensar mucho y debatir.      

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA    A continuación les ofrecemos una lectura que puede resultar muy interesante para alumnos de  las orientaciones económicas y un poco difícil para alumnos de los años inferiores. Quizás sea  necesaria  una  adaptación  a  sus  conocimientos.  El  tono  es  un  poco  técnico  pero  esconde  una  mirada  profunda  sobre  la  posibilidad  de  sostener  un  mercado  tan  hostil  para  con  el  medio  ambiente y la humanidad.     Aquí se presenta sólo un breve extracto del texto. El planteo general tiene que ver con cómo  gobernar haciendo una utilización positiva de los bienes que tenemos. Sin dudas atraviesa una  cuestión de dramática actualidad, dada la crisis del sistema capitalista neoliberal vigente.     El autor nos invita a imaginar cuáles serán los caminos por los que tendremos que caminar si  queremos salir adelante. La clave: compartir los bienes que se multiplican.  

  LAS DIFERENTES CATEGORÍAS DE BIENES  Tesis para repensar la gobernanza, 2006  Por Pierre Calame  ‐  Cuaderno  9 thèses pour repenser la gouvernance, Résumés et extraits du livre « La Démocratie  en miettes »  Publicado en http://www.institut‐gouvernance.org/es/analyse/fiche‐analyse‐326.html 

¡El mundo no es una mercancía! Es el grito de unión de quienes se oponen a la globalización  neoliberal. ¿Quién podría no apoyar una consigna que da en el clavo de manera tan precisa?  ¿Podemos  considerar  como  un  progreso  humano  la  transformación  de  toda  cosa,  todo  ser,  toda idea y todo servicio en un bien mercantil para llegar a una situación en la cual, retomando  la  famosa  expresión,  conoceríamos  el  precio  de  cada  cosa  y  el  valor  de  ninguna?  ¿Cómo  ignorar que una sociedad se divide, se desintegra si aquello que no tiene un valor mercantil en  lo  inmediato  es  dejado  de  lado  y  si  las  relaciones  sociales  se  transforman  en  relaciones  económicas?  (…) El hilo conductor ‐casi me atrevería a decir el criterio experimental‐ que nos va a ayudar a  diferenciar los distintos bienes y servicios es la “prueba del compartir”.(…) He constatado que  esta prueba del compartir daba lugar, a grandes rasgos, a cuatro categorías muy diferentes de  bienes y servicios que, a su vez, inducen relaciones muy distintas también entre acción pública 

2   

  y mercado, dando por sentado que, tal como lo veremos, dentro de cada una de las categorías  el abanico de soluciones y decisiones posibles de la sociedad sigue siendo muy grande.  La  primera  categoría,  para  la  que  podríamos  reservar  la  expresión  de  “bien  público”  stricto  sensu  abarca  los  bienes  que  se  destruyen  al  compartirse  o  que,  cuando  existen  y  son  producidos,  benefician  a  todos  sin  que  su  uso  por  parte  de  uno  excluya  el  uso  por  parte  de  otro. Estos bienes requieren una gestión colectiva.  La segunda categoría, que podríamos calificar “recursos naturales” en el sentido más amplio  del término, abarca los bienes que se dividen al compartirse y existen en cantidad finita. Estos  bienes requieren una gestión económica para movilizarlos, mantenerlos y reproducirlos, pero  su cantidad depende sólo parcialmente del ingenio humano; su repartición tiene más que ver  con la justicia social que con la economía de mercado.  La tercera categoría incluye los bienes y servicios que se dividen al compartirse pero que son  ante  todo  producto  del  ingenio  y  del  trabajo  humano.  Son  principalmente  los  bienes  industriales y los servicios a personas. Tal como lo hemos visto, pueden ser considerados como  bienes y servicios indispensables y depender por “vocación” o por “repartición” de una gestión  pública,  pero  se  adaptan  bien  por  otra  parte  a  una  regulación  de  mercado,  como  forma  descentralizada de asignación y combinación de los recursos.  Por  último,  la  cuarta  categoría,  la  más  interesante  para  el  futuro,  está  constituida  por  los  bienes  y  servicios  que  se  multiplican  al  compartirse.  Esta  álgebra  paradójica  en  la  cual  dos  dividido por dos es cuatro es la del conocimiento, la información, la relación, la creatividad, la  inteligencia, el amor, la experiencia, el capital social. Lo que doy lo conservo y me enriquezco  con  lo  que  el  otro  me  da.  Lógicamente  estos  bienes  y  servicios  deberían  regirse  no  por  el  mercado sino por el mutuo compartir: recibo porque doy.  Podemos entender ahora por qué la evolución de la sociedad hace que sea necesario pasar  de  una  categorización  de  dos  clases,  bienes  públicos  y  privados,  a  una  de  cuatro  clases  tal  como  la  que  acabamos  de  describir.  La  producción  industrial  de  tipo  “minera”  subestima  la  importancia  de  los  bienes  de  primera  categoría,  actúa  como  si  los  recursos  naturales  fueran  prácticamente  ilimitados  y  trata  a  los  bienes  de  la  cuarta  categoría  como  una  cantidad  despreciable. La economía clásica concentra entonces su atención en los bienes y servicios de  la  tercera  categoría.  Hasta  hace  muy  poco  tiempo,  hasta  que  se  crearon  los  indicadores  de  desarrollo humano, la medida misma del desarrollo estaba asociada de manera significativa y  exclusiva  a  los  bienes  y  servicios  de  la  tercera  categoría.  El  producto  bruto  interno  sólo  se  refiere  a  ellos  y  excluye  inclusive  a  la  gran  subcategoría  de  los  bienes  y  servicios  autoconsumidos.  Ni  la  destrucción  de  los  ecosistemas,  ni  la  degradación  de  los  recursos  naturales, ni menos aún los bienes que se multiplican al compartirse son tomados en cuenta o  siquiera considerados en ese caso.  La evolución de la sociedad ya no permite aproximaciones tan generales ni tan pervertidas. Los  bienes  de  la  primera  categoría,  especialmente  los  bienes  públicos  mundiales,  son  necesarios  para nuestra supervivencia y esto pone en tela de juicio tanto la supremacía de los mercados  como  la  soberanía  de  los  Estados,  que  son  los  dos  integrismos  de  la  gobernanza.  La  buena  gestión y la equidad de distribución de los recursos naturales se vuelven vitales a medida que  su escasez aumenta, considerando el crecimiento de la población y el modo de vida pródigo de  los  países  ricos.  Los  bienes  de  la  cuarta  categoría  están  destinados  a  ocupar  un  lugar  preponderante, tanto como factor de producción o de gestión de los demás tipos de bienes,  como para garantizar el bienestar de todos.   3   

  Las  premisas  de  la  economía  clásica  ya  no  corresponden  entonces  a  las  realidades.  Las  contorsiones  ideológicas  para  hacer  entrar  como  sea  y  a  la  fuerza  a  estas  tres  categorías  dentro de la lógica del mercado se parecen mucho a los desesperados esfuerzos en astronomía  por adaptar el modelo de Tolomeo a la realidad, antes de que la revolución copernicana, de la  cual  hablábamos  en  la  introducción  de  este  libro,  viniera  a  proponer  una  nueva  cohesión  de  conjunto.   

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA   

ASAMBLEA EN LA CARPINTERÍA   

Cuentan  que  en  la  carpintería  hubo  una vez una extraña asamblea.  Fue una reunión de herramientas para  arreglar sus diferencias.  El  martillo  ejerció  la  presidencia,  pero  la  asamblea  le  notificó  que  tenía  que  renunciar.  ¿La  causa?  ¡Hacia  demasiado  ruido!  Y,  además,  se  pasaba  el  tiempo  golpeando.  El  martillo  acepto  su  culpa,  pero  pidió  que  también  fuera  expulsado  el  tornillo;  dijo  que  había  que  darle  muchas vueltas para que sirviera de algo.  Ante el ataque, el tornillo acepto también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver  que era muy áspera en su trato y siempre tenia fricciones con los demás.  Y  la  lija  estuvo  de  acuerdo,  a  condición  de  que  fuera  expulsado  el  metro  que  siempre  se  la  pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.  En eso entro el carpintero, se puso el delantal e inicio su trabajo. Utilizo el martillo, la lija, el  metro  y  el  tornillo.  Finalmente,  la  tosca  madera  inicial  se  convirtió  en  un  lindo  caballito  mecedor.  Cuando  la  carpintería  quedo  nuevamente  sola,  la  asamblea  reanudo  la  deliberación.  Fue  entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:  "Señores,  ha  quedado  demostrado  que  tenemos  defectos,  pero  el  carpintero  trabaja  con  nuestras  cualidades.  Eso  es  lo  que  nos  hace  valiosos.  Así  que  no  pensemos  ya  en  nuestros  puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos".   La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija  era  especial  para  afinar  y  limar  asperezas  y  observaron  que  el  metro  era  preciso  y  exacto.  Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad.  Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos. 

4   

 

LA SOPA DE PIEDRA...     En un pueblo, una mujer se llevó una  sorpresa al ver que había llamado a su  puerta un Extraño, que le pedía algo de  comer...  ‐ Lo siento no tengo nada en casa.  No se preocupe ‐dijo el Extraño‐ tengo  una piedra para la sopa en mi bolso, si  me permitiera echarla en una olla de  agua hirviendo, haría la más exquisita  sopa del mundo...  A la mujer le picó la curiosidad, puso la  olla al fuego y fue a contar el secreto a  sus vecinas, cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver al  Extraño y   su sopa de piedra.  El Extraño dejó caer la piedra en el agua, y probó una cucharada y exclamó:   ‐ ¡Deliciosa! lo que necesita son unas papas...  ‐ Tengo algunas ‐ gritó una mujer, y en pocos minutos regresó con una gran fuente de papas  que fueron directamente a la olla.  Volvió a probar y añadió pensativo: ‐ Si tuviéramos un poco de carne sería mucho más  apetitoso.  Otra ama de casa salió y regresó con un gran pedazo de carne que el Extraño introdujo en la  sopa.  Volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo:  ‐ ¡Ah! qué sabroso, pero si tuviéramos unas verduras sería perfecto.   Una de las vecinas regresó con cebollas y zanahorias, después de introducirlas en el puchero,  el Extraño probó de nuevo el caldo y en tono autoritario dijo:  ‐ "Platos para todo el mundo"   La gente se apresuró a conseguir platos, cubiertos y algunos trajeron pan y fruta.   Luego se sentaron todos a disfrutar de la comida, mientras el Extraño repartía abundantes  raciones de su increíble sopa de piedra... Todos se sentían extrañamente felices, mientras  reían, charlaban y compartían por primera vez, su comida.   En medio del alborozo, el Extraño se escabulló silenciosamente, dejando la milagrosa piedra,  que podrían usar cuando  quisieran hacer la sopa del mundo más deliciosa.    Tantas veces pensamos, como la mujer del cuento, que no tenemos nada para dar.  Si cada uno pone en la mesa de la vida lo que tiene, sus talentos, sus dones, nos  sorprenderemos como los personajes del cuento.   Habremos convertido la falta en abundancia, tendremos una mesa en donde cada uno  tendrá un lugar sin excluir a nadie.   Habrá pan para todos y en abundancia...  5   

 

   ¿Te pasó algo así alguna vez?   ¿Qué tenés para dar?   Si no compartimos bienes materiales… ¿qué podemos compartir? 

 El dolor de una caída nos puede tentar de quedarnos caídos…    ¿Cómo recibimos lo que nos sale mal?   ¿Qué  pasa  si  lo  que  nos  proponemos  como  acción  de  transformación  no  sale como esperamos? 

  6. GESTO DE SERVICIO   Como dijimos en la introducción, el gesto propuesto para este mes, busca transformar algo del  entorno de nuestra obra.   Las características de este trabajo dependerán del relevamiento que se realice previamente en  las inmediaciones de la escuela.   Insistimos en que es muy positivo que los alumnos puedan visualizar y conocer los alcances de  las responsabilidades del municipio y de otros entes públicos y privados, en la construcción de  la ciudadanía.       

6   

 

7. DE FIESTA…  Los invitamos a celebrar con algún signo que esté vinculado directamente con el trabajo que  hayan  podido  realizar.  Celebrar  desde  los  objetos  concretos  nos  enseña  a  darle  nuevos  sentidos y significados a las cosas que nos rodean cotidianamente y de ese modo santificamos  nuestro entorno. Les dejamos dos canciones que ayudan a valorar lo que tenemos para dar.  

  PODEMOS ESTAR MINTIENDO    E                             A  Yo creo que por el mundo          C#m             F#m  Se puede pedir la paz  A                         E  Pero si no hago nada  F#m     B7      E  Esta guerra va a tardar    Yo creo que en esa balsa  Se puede lejos viajar  Pero si yo no remo  No me muevo del lugar    Yo creo, tu crees, el cree  Nosotros creemos, vosotros creeis  Pero si nada hacemos,  Todos mentimos lo sabes bien     

Yo creo que algunas rosas  En mis jardines quedarían bien  Pero si no las riego  En unos días no las veré  Yo creo que esas ventanas  De color verde quedarían bien  Pero si no las pinto  Ventanas blancas siempre tendré    Yo creo que por el Reino  Mucho se puede rezar  Pero sería en vano  Si no hay obras de verdad  Yo creo que ir adelante  Con fe en Dios se puede dar  Pero si odio al de al lado  Más bien vamos para atrás. 

YO VENGO A OFRECER MI CORAZON  Em                        D                C          Bm  ¿Quién dijo que todo está perdido?   C                    B7               Em  yo vengo a ofrecer mi corazón,  tanta sangre que se llevó el río,                                                           E7   yo vengo a ofrecer mi corazón.                           C    Bm              Em  No será tan fácil, ya sé qué pasa,                     C         Bm          Em  no será tan simple como pensaba,                      C          Bm           Em  como abrir el pecho y sacar el alma,  C                                B7  una cuchillada del amor.    Luna de los pobres siempre abierta,  yo vengo a ofrecer mi corazón,  como un documento inalterable 

yo vengo a ofrecer mi corazón.    Y uniré las puntas de un mismo lazo,  y me iré tranquilo, me iré despacio,  y te daré todo, y me darás algo,  algo que me alivie un poco más.    Cuando no haya nadie cerca o lejos,  yo vengo a ofrecer mi corazón.  cuando los satélites no alcancen,  yo vengo a ofrecer mi corazón.    Y hablo de países y de esperanzas,  hablo por la vida, hablo por la nada,  hablo de cambiar ésta, nuestra casa,  de cambiarla por cambiar, nomás.    ¿Quién dijo que todo está perdido?   yo vengo a ofrecer mi corazón. 7 

 

 

OCTUBRE: ... a los pueblos originarios 1.  PUERTA DE ENTRADA  Con  la  llegada  de  los  colonizadores  a  América  se  produjo  el  mayor  genocidio  que  la  humanidad haya conocido.   Como  afirma  Galeano  en  Las  venas  abiertas  de  América  Latina,  desde  que  los  europeos  pisaron nuestras tierras, solo había una intención: enriquecerse ellos a cuesta de todo, incluso  de  los  indios.  América  fue  víctima  de  la  colonización  y  de  la  conquista  europea.  Las  armas  fueron la llave para dominar el territorio americano, y una sola cosa marcó la diferencia entre  unos y otros: la pólvora, desconocida por los nativos americanos.   Pero  el  atropello  conquistador  no  sólo  exterminó  seres  humanos  (reconocimiento  que  llegará  tarde)  sino  también  todas  las  riquezas  de  la  tierra  americana,  y  con  ellas,  sus  culturas.     Hoy, en el mejor de los casos, simpatizamos con las culturas originarias de nuestras tierras.  Nos interesamos por sus costumbres, su música, sus creencias… Solemos estar de acuerdo  con  la  cuestión  de  la  interculturalidad  y  con  el  respeto  de  las  tradiciones  ancestrales.  Es  cierto que identificamos a estos pueblos con la riqueza del pasado.     Pero  pocas  veces  conocemos  el  angustioso  presente  que  atraviesan.  No  siempre  denunciamos el maltrato y el despojo del que son víctimas y, de este modo, reforzamos el  discurso colonialista que asegura que las culturas originarias son “pre‐colombinas”, lindos  recuerdos, objetos de colección.   Los recordatorios que tienen lugar el 12 de octubre deben ayudarnos a conocer más sobre  su realidad y el atropello a sus derechos.   Durante  este  mes  tendremos  más  presente  a  un  Jesús  que  no  hace  diferencias  entre  las  personas.  Como  en  el  encuentro  con  una  mujer  extranjera  (quizás  una  de  las  peores  compañías  que  podía  tener  a  los  ojos  de  las  autoridades  judías)  en  el  que  Jesús  no  sólo  entabla una relación sino que se deja convertir por la fe de esta mestiza mujer (Mc 7,24‐30).    

2.PREGUNTAS    ¿Qué herencia recibimos de estos pueblos?   ¿Qué sabemos de la situación que hoy viven?   ¿Qué reclaman? ¿es justo?   ¿Reconocemos  algún  elemento  que  se  resista  a  desaparecer,  aún  presente  en  nuestra cultura, que provenga de estos pueblos?       

1   

 

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un  artículo  acerca  de  los  recientes  reclamos  del  pueblo  QUOM  en  Buenos  Aires,  publicado en una revista digital de alumnos de la Universidad Católica Argentina.   

2. Un interesante texto de Leonardo Boff, con motivo de la celebración de los 80 años del  Cristo  del  Corcovado  en  Río  de  Janeiro,  en  el  que  reflexiona  sobre  el  significado  de  estos más de 500 años de colonización.  3. De nuestro cancionero popular: Cinco siglos igual de León Gieco y Huelga de amores de  Divididos. De lo más reciente: Latinoamerica  de Calle 13 (en video).   4. Los puntos del Documento final de la V Conferencia General del Episcopado de América  Latina  y  el  Caribe,  mejor  conocido  como  Documento  de  Aparecida  (2007),  que  se  refieren a la cuestión indígena.      

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA    Qom: la historia detrás del reclamo   Por Agustina Girón   ‐  Publicado en http://cincoweb.uca.edu.ar/index.php/politicaeconomia/1‐ nota/218‐qom‐la‐historia‐detras‐del‐reclamo  

A pesar de cinco meses de acampe y de una renacida presencia en la agenda, el reclamo de la  comunidad QOM no fue profundizado en los medios que cubrieron la noticia. Aquí Aquí, Félix  Díaz hace un repaso de la cronología de los hechos. La historia detrás de un reclamo conocido  por muchos, pero comprendido por pocos.  Carpas, frazadas, mamaderas, pequeñas cocinas improvisadas. Ese fue el escenario de la intersección de las calles 9 de Julio y Avenida de Mayo hasta hace unos pocos días, cuando la comunidad Toba (Qom en su lengua) “La Primavera” realizaba su acampe en reclamo de las 1300 hectáreas de tierra que les fueron arrebatadas en noviembre del año pasado. Hoy, la realidad es muy distinta. Todavía quedan algunas mantas colgadas en el monumento al Quijote que se ubica en el boulevard de la 9 de Julio, pero la comunidad de los Pueblos Aborígenes ya no está allí. Es que el pasado viernes 6 de mayo levantaron el acampe y la mayoría de sus integrantes emprendieron al regreso a Formosa. Sin embargo, sus reclamos más profundos aún no fueron atendidos. A pesar de que el tema estuvo instalado de la agenda del último mes, el conflicto alrededor de las tierras que reclaman tiene un largo tramo de historia recorrido y se remonta a muchos años en el pasado.

2   

  Un nuevo reclamo, una vieja historia. El primer reclamo que realizó la comunidad fue en el año 1936, cuando un grupo de los Qom viajó a Buenos Aires para tomar cartas en el asunto: “Los hermanos se organizaron juntando pieles silvestres y plumas para comercializar y obtener el dinero para que el Cacique pudiese viajar a la Capital para hablar con el Presidente, así lo hizo, pero tardó dos años en tener una audiencia con el Poder Ejecutivo”, dice Félix Díaz, líder de “La Primavera”. En el año 1940, el Estado Nacional firmó un decreto que le reconocía esos terrenos – un total de 10.000 hectáreas - a esta comunidad y que creaba en ellos una Reserva Natural Indígena. Pero la buena noticia no perduró en el tiempo. Doce años más tarde, en 1952, y como consecuencia de un reordenamiento territorial, la comunidad fue despojada de la mitad de los de esos terrenos. Recién en 1985 los integrantes de La Primavera volvieron a tener noticias más concretas sobre su reclamo. Ese año el Gobierno propició la creación de una Asociación Civil, otorgándole así personería jurídica a la comunidad y reconociéndolos como titulares de esas tierras. Sin embargo, los trámites legales y burocráticos a los que debe someterse una Asociación Civil no hicieron más que empeorar una situación que, según marcaba la historia, tardaría muchos años más en resolverse. Fue el mismo gobierno provincial quién designó al cacique de la comunidad como Presidente de dicha asociación, con la condición de que este debería renovarse a lo largo de los años. Pero esto no sucedió, y la presidencia tuvo siempre una misma cabeza hasta el 2008. Como consecuencia de esta presidencia prolongada, la personería jurídica de la que gozaban los Qom caducó y los terrenos pasaron a ser tierra fiscal. “El Presidente de la asociación creyó que este cargo sería igual a su otra función de cacique y que no iba a requerir las cuestiones legales de actualizar el mandato”, explica Félix Díaz, actual Cacique Qom. Y agrega: “Se pretendía una burocracia para la cuál el indígena no está preparado, no está preparado para adoptar esa organización de poder e incorporarla dentro del seno de un mundo indígena que no maneja esas cuestiones”. El año pasado la situación pasó a un nivel más grave. En enero, el Gobierno provincial (cuya cupula es encabezada por Gildo Insfrán, peronista alineado al kirchnerismo y gobernador desde 1995), a través de un acuerdo con la Universidad de Formosa, determinó que en esas tierras se establecería un Instituto de Investigación. Pero lo que debería haber tenido fines pedagógicos implicó para los tobas ciertas trabas en lo que respecta a su desarrollo cotidiano; el gobierno formoseño dispuso sitiar la zona impidiéndole a la comunidad el paso a la laguna y obstruyendo sus actividades de pesca, caza y recolección. “La creación de este instituto universitario desmontó un territorio que nosotros consideramos sagrado porque están los recursos naturales que le dan subsistencia al pueblo indígena”, se lamenta Díaz. Después de diversos reclamos y denuncias, la comunidad tomó la determinación que mayores consecuencias les acarrearía: cortar la ruta 86. Con un equipo de 200 efectivos, la policía de Formosa cercó y reprimió a la comunidad desatando un fuerte y oscuro episodio que desembocó en la muerte de Roberto López - integrante de La Primavera - y de un efectivo policial. Tras el fatídico episodio, la comunidad Qom trasladó su reclamo la Capital Federal, instalando un campamento en pleno centro porteño que duró cinco meses. En tanto, muchos integrantes de la comunidad permanecen en Formosa trabajando junto a Félix Díaz desde allí. “La comunidad nunca ha bajado los brazos a pesar de que yo estoy lejos, porque ellos también siguen trabajando en el territorio, tratando de seguir defendiéndonos de esta violencia que ocasionó la provincia de Formosa”.

3   

  El pasado lunes 9 de mayo La Primavera tuvo su segunda reunión en menos de dos semanas con el Ministro del Interior, Florencio Randazzo, lo cuál implica para ellos un avance significativo en las negociaciones. Sin embargo, el marco jurídico que los espera no es tan positivo. Hoy el título de propiedad de las tierras se reparte entre el Estado provincial y los Celía, una poderosa familia de la zona que - según la diputada por la concertación FORJA y ferviente defensora de los Pueblos Aborígenes, Silvia Vázquez - obtuvo el título de propiedad ilícitamente y sin pagar por él durante la última dictadura militar, cuando uno de los Celia fue intendente. En tanto, la comunidad, y particularmente su líder Félix Díaz, no se dejan decaer y se mantienen animados: “Nuestra venida a Capital Federal fue muy positiva, porque ahora el tema se instaló y la gente sabe quiénes somos y que es lo que queremos, y eso es lo fundamental”, asevera convencido Díaz. Entre los múltiples estudiantes universitarios porteños que los apoyan acompañándolos en el acampe, las miradas son un tanto más negativas o, al menos, más bañadas de la realidad. “La verdad es que es muy difícil que se logre un acuerdo que realmente beneficie a la Comunidad Qom, porque el tema de las tierras es muy antiguo, hace muchísimos años que se reclama esto y nunca hubo respuestas” dice con pesimismo Nicolás, un joven estudiante de Ciencias Políticas que participa de las clases abiertas que se dictan en la carpa de los Qom, mientras pinta a mano una remera alusiva al reclamo. Con grandes deseos de apoyarlos, pero apesadumbrado al mismo tiempo, Nicolás arroja lo que parece ser una respuesta a la lentitud a la que es sometido su reclamo: “La realidad es que es muy difícil llegar a un acuerdo, porque darle a los Qom lo que reclaman implicaría dárselo a muchas otras comunidades de los Pueblos Originarios, y eso devendría en una situación poco deseada para el Estado Nacional”. Hoy por hoy, la mayor parte de la comunidad La Primavera se encuentra nuevamente en Formosa. Para el próximo encuentro, prevista para el próximo 23 de mayo, los Qom deben resolver la situación interna de liderazgo (Félix Díaz fue designado en la votación que realizó la comunidad pero el gobierno formoseño le atribuye este cargo a Fernando Sanabria, otro integrante de la comunidad que se encuentra alineado al gobernador Gildo Isfran), y el Estado se compromete a avanzar en la aplicación en Formosa de la ley 26.160 que establece declarar la emergencia en materia de posesión y propiedad de las tierras que tradicionalmente ocupaban los Pueblos Originarios. Hasta entonces, la lucha de los Qom continuará con fuerza, al menos, eso es lo que tiene en claro el cacique Féliz Díaz: “Esperemos que lo gobiernos Estatal y Provincial tengan voluntad política y que estas cosas se resuelvan, pero si no se resuelve nosotros seguiremos luchando; no podemos abandonar esta lucha”.  

Del quinto evangelio: Proclamación del Cristo del Corcovado   (en sus 80 años, el 12 de octubre de 2011)     En  aquellos  días,  al  completar  80  años  de  existencia,  el  Cristo  del  Corcovado  se  estremeció  y  se  reanimó. Lo que era cemento y piedra se hizo carne y sangre. Extendiendo sus brazos, como quien  quiere abrazar el mundo, abrió la boca, habló y dijo:  «Bienaventurados ustedes, pobres, hambrientos, enfermos y caídos en tantos caminos sin un buen  samaritano que los socorra. El Padre que es también Madre de bondad los lleva en su corazón y les  promete que serán los primeros herederos del Reino de justicia y de paz.   Ay  de  ustedes,  dueños  del  poder,  que  desde  hace  quinientos  años  chupan  la  sangre  de  los  trabajadores, reduciéndolos a combustible barato para sus máquinas de producir riqueza inicua. No 

4   

  seré yo quien les juzgue, sino las víctimas que hiciste, detrás de las cuales yo mismo me escondía y  sufría.   Bienaventurados  todos  ustedes,  indígenas  de  tantas  etnias,  habitantes  primeros  de  estas  tierras  risueñas,  que  vivís  en  la  inocencia  de  la  vida  en  comunión  con  la  naturaleza.  Fueron  casi  exterminados,  pero  ahora  están  resucitando  con  sus  religiones  y  culturas  dando  testimonio  de  la  presencia del Espíritu Creador que nunca los abandonó.   Ay de aquellos que los subyugaron, los mataron por la espada y la cruz, les negaron la humanidad,  satanizaron sus cultos, les robaron las tierras y ridiculizaron la sabiduría de sus chamanes.   Bienaventurados,  y  repito  bienaventurados,  ustedes,  mis  hermanos  y  hermanas  negros,  injustamente traídos de África para ser vendidos como piezas en el mercado, hechos carbón para ser  consumido en los ingenios azucareros, siempre acosados y muriendo antes de tiempo.   ¡Ay  de  los  que  los  deshumanizaron!  La  justicia  clama  al  cielo  hasta  el  día  del  juicio  final.  Maldito  el  barracón  de  los  esclavos,  maldito  el  cepo,  maldito  el  látigo,  malditas  las  cadenas,  maldito  el  navío  negrero. Bendito el refugio del palenque, adviento de un mundo de libertos y de una fraternidad sin  distinciones.   Bienaventurados  los  que  luchan  por  la  tierra  en  el  campo  y  en  la  ciudad,  tierra  para  vivir  y  para  trabajar y sacar del suelo alimento para sí, para los otros, para las hambres del mundo entero.   Maldito el latifundio improductivo que expulsa a los que lo trabajan como propio y asesina a quien lo  ocupa para tener donde vivir, trabajar y ganar el pan para sus hijos e hijas. En verdad les digo: llegará  el  día  en  que  serán  expoliados.  La  poca  tierra  que  los  cubra  será  un  peso  abrumador  sobre  sus  sepulturas.
   Bienaventuradas son ustedes, mujeres del pueblo, que resistieron contra la opresión milenaria, que  conquistaron espacios de participación y de libertad y que están luchando por una sociedad que no  se defina por el género. Una sociedad en la que hombres y mujeres, juntos, diferentes, recíprocos e  iguales inaugurarán la alianza perenne del compartir, del amor y de la corresponsabilidad.
   Benditos  ustedes,  millones  de  menores  carentes  de  todo  y  lanzados  a  las  calles,  víctimas  de  una  sociedad  de  exclusión  que  ha  perdido  la  ternura  por  la  vida  inocente.  Mi  Padre,  como  una  gran  Madre  enjugará  sus  lágrimas  y  los  estrechará  contra  su  pecho  porque  son  sus  hijos  e  hijas  más  queridos.   Felices los pastores que sirven humildemente al pueblo en medio del pueblo, con el pueblo y para el  pueblo.  Ay,  de  aquellos  que  visten  trajes  vistosos,  se  llenan  de  vanidad  en  las  televisiones,  usan  símbolos  sagrados  de  poder,  exaltan  al  Padre  Nuestro  y  olvidan  el  Pan  Nuestro.  ¡Cuántos  usan  el  cayado contra las ovejas en vez de usarlo contra los lobos! No los reconozco y no daré testimonio en  su favor cuando se presenten delante de mi Padre.   Bienaventuradas  las  comunidades  eclesiales  de  base,  los  movimientos  sociales  por  la  tierra,  por  el  techo, por la educación, por la salud, por la seguridad. Felices ellos que, sin necesitar hablar de mí,  asumen  la  misma  causa  por  la  cual  viví,  fui  perseguido  y  ejecutado  en  la  cruz.  Pero  resurgí  para  continuar la insurrección contra un mundo que da más valor a los bienes materiales que a la vida, que  privilegia  la  acumulación  privada  sobre  la  participación  solidaria  y  que  prefiere  dar  alimentos  a  los  perros antes que a las personas hambrientas.   Bienaventurados los que sueñan con un mundo nuevo posible y necesario en el cual todos puedan  caber,  naturaleza  incluida.  Felices  aquellos  que  aman  a  la  Madre  Tierra  como  a  su  propia  madre  y  respetan sus ritmos, dándole paz para que pueda rehacer sus nutrientes y siga produciendo todo lo  que necesitamos para vivir.   Bienaventurados  los  que  no  desisten,  sino  que  resisten  e  insisten  en  que  el  mundo  puede  ser  diferente  y  lo  será,  un  mundo  donde  la  poesía  camine  junto  al  trabajo,  la  música  se  junte  con  las  máquinas, y todos se reconozcan como hermanos y hermanas, viviendo en la única Casa Común que  tenemos, este bello y luminoso pequeño planeta Tierra.   En verdad, en verdad les digo: felices ustedes porque son todos hijos e hijas de la alegría, pues están  en la palma de la mano de Dios. Amén».
 

5   

 

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    CANCIONES   

CINCO SIGLOS IGUAL  León Gieco    Soledad sobre ruinas, sangre en el trigo rojo y  amarillo,  manantial del veneno, escudo heridas,  cinco siglos igual.  Libertad sin galope, banderas rotas, soberbia y  mentiras,  medallas de oro y plata contra esperanza,  cinco siglos igual.  En esta parte la tierra la historia se cayó,  como se caen las piedras  aun las que tocan el cielo  o están cerca del sol,  o están cerca del sol.    Desamor, desencuentro, perdón y olvido,  cuerpo con mineral, pueblos trabajadores,  infancias pobres,  cinco siglos igual. 

Lealtad sobre tumbas, piedra sagrada,  Dios no alcanzó a llorar, sueño largo del mal,  hijos de nadie,  cinco siglos Igual.    Muerte contra la vida, gloria de un pueblo  desaparecido.  Es comienzo, es final, leyenda perdida cinco  siglos igual.  En esta parte de la tierra la historia se cayo,   como se caen las piedras aun las que tocan el  cielo  o están cerca del sol,  o están cerca del sol.   Es tinieblas con flores, revoluciones  y aunque muchos no están nunca  nadie pensó besarte los pies.  Cinco siglos igual. 

 

HUELGA DE AMORES  Divididos   Ellos vinieron  nos encubrieron;  aquí encontraron  dioses que danzan.  Ellos vinieron  nos encubrieron;  aquí encontraron  dioses que danzan.  Y nos dijeron  "cerrá los ojos,  dame la tierra,  tomá la biblia."  Huelga de amores  huelga de amores  huelga de amores  en el paseo las flores.  Patriotas importados  nativos sin orejas 

patriotas importados  nativos sin orejas  la muerte grita, tierra!  y el canto chacarera  la muerte grita, tierra!  y el canto chacarera.  Y nos dijeron  "tiempo es dinero,  y en esta tierra  sos extanjero."  Huelga de amores  huelga de amores  huelga de amores  en el paseo las flores  la historia escrita por vencedores  no pudo hacer callar a los tambores  la historia escrita por vencedores  no pudo hacer callar a los tambores. 

6   

 

LATINOAMÉRICA  Calle 13    Soy, soy lo que dejaron,  soy toda la sobra de lo que se robaron.  Un pueblo escondido en la cima,  mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier  clima.  Soy una fábrica de humo,  mano de obra campesina para tu consumo.  Frente de frio en el medio del verano,  el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.    El sol que nace y el día que muere,  con los mejores atardeceres.  Soy el desarrollo en carne viva,  un discurso político sin saliva.  Las caras más bonitas que he conocido,  soy la fotografía de un desaparecido.  La sangre dentro de tus venas,  soy un pedazo de tierra que vale la pena.  Una canasta con frijoles ,  soy Maradona contra Inglaterra anotándote  dos goles.  Soy lo que sostiene mi bandera,  la espina dorsal del planeta es mi cordillera.  Soy lo que me enseñó mi padre,  el que no quiere a su patria no quiere a su  madre.  Soy América latina,  un pueblo sin piernas pero que camina.    Tú no puedes comprar al viento.  Tú no puedes comprar al sol.  Tú no puedes comprar la lluvia.  Tú no puedes comprar el calor.  Tú no puedes comprar las nubes.  Tú no puedes comprar los colores.  Tú no puedes comprar mi alegría.  Tú no puedes comprar mis dolores.    Tengo los lagos, tengo los ríos.  Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.  La nieve que maquilla mis montañas.  Tengo el sol que me seca y la lluvia que me  baña. 

Un desierto embriagado con peyote de un  trago de pulque.  Para cantar con los coyotes, todo lo que  necesito.  Tengo mis pulmones respirando azul clarito.  La altura que sofoca.  Soy las muelas de mi boca mascando coca.  El otoño con sus hojas desmayadas.  Los versos escritos bajo la noche estrellada.  Una viña repleta de uvas.  Un cañaveral bajo el sol en cuba.  Soy el mar Caribe que vigila las casitas,  haciendo rituales de agua bendita.  El viento que peina mi cabello.  Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.  El jugo de mi lucha no es artificial,  porque el abono de mi tierra es natural.    Tú no puedes comprar al viento.    No puedes comprar al sol.  No puedes comprar la lluvia.  (Vamos dibujando el camino,  vamos caminando)  No puedes comprar mi vida.  MI TIERRA NO SE VENDE.    Trabajo en bruto pero con orgullo,  Aquí se comparte, lo mío es tuyo.  Este pueblo no se ahoga con marullos,  Y si se derrumba yo lo reconstruyo.  Tampoco pestañeo cuando te miro,  Para que te recuerdes de mi apellido.  La operación cóndor invadiendo mi nido,  ¡Perdono pero nunca olvido!    (Vamos caminando) Aquí se respira lucha.  (Vamos caminando) Yo canto porque se  escucha.    Aquí estamos de pie  ¡Que viva Latinoamérica!  No puedes comprar mi vida. 

7   

 

6. GESTO DE SERVICIO     Probablemente, cercanos a nuestra escuela se encuentre alguna comunidad perteneciente a  algún pueblo originario. Sería el 12 de octubre una buena oportunidad para la realización de  un gesto de simpatía o acercamiento para con ellos. Puede tratarse de una visita, una colecta,  un espacio en nuestros actos para manifestar sus reclamos y derechos…  De no ser posible, invitamos a poner el esfuerzo en la realización de un acto diferente, en el  que el centro sea el respeto por la diversidad cultural.   La bandera que identifica esta lucha, conocida  comúnmente como Whipala, podría estar presente  durante este mes junto con los demás signos patrios.       

7. DE FIESTA…    Celebremos  la  diversidad,  leyendo‐rezando  las  palabras  de  nuestros  pastores  al  reunirse  en  Aparecida:    

  74 2.1.5 Presencia de los pueblos indígenas y afroamericanos en la Iglesia  88. Los indígenas constituyen la población más antigua del Continente. Están en la raíz primera  de la identidad latinoamericana y caribeña. Los afroamericanos constituyen otra raíz que fue  arrancada de África y traída aquí como gente esclavizada. La tercera raíz es la población pobre  que migró de Europa desde el siglo XVI, en búsqueda de mejores condiciones de vida y el gran  flujo de inmigrantes de todo el mundo desde mediados del siglo XIX. De todos estos grupos y  de  sus  correspondientes  culturas  se  formó  el  mestizaje  que  es  la  base  social  y  cultural  de  nuestros  pueblos  latinoamericanos  y  caribeños,  como  lo  reconoció  ya  la  III  Conferencia  General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Puebla, México.    89. Los indígenas y afroamericanos son, sobre todo, “otros” diferentes, que exigen respeto y  reconocimiento.  La  sociedad  tiende  a  menospreciarlos,  desconociendo  su  diferencia.  Su  situación social está marcada por la exclusión y la pobreza. La Iglesia acompaña a los indígenas  y afroamericanos en las luchas por sus legítimos derechos.   

8   

  90.  Hoy,  los  pueblos  indígenas  y  afros  están  amenazados  en  su  existencia  física,  cultural  y  espiritual;  en  sus  modos  de  vida;  en  sus  identidades;  en  su  diversidad;  en  sus  territorios  y  proyectos.  Algunas  comunidades  indígenas  se  encuentran  fuera  de  sus  tierras  porque  éstas  han sido invadidas y degradadas, o no tienen tierras suficientes para desarrollar sus culturas.  Sufren  graves  ataques  a  su  identidad  y  supervivencia,  pues  la  globalización  económica  y  cultural pone en peligro su propia existencia como pueblos diferentes.  Su  progresiva  transformación  cultural  provoca  la  rápida  desaparición  de  algunas  lenguas  y  culturas. La migración, forzada por la pobreza, está influyendo profundamente en el cambio de  costumbres, de relaciones e incluso de religión.     75. MIRADA DE LOS DISCÍPULOS MISIONEROS SOBRE LA REALIDAD  91.  Los  indígenas  y  afroamericanos  emergen  ahora  en  la  sociedad  y  en  la  Iglesia.  Este  es  un  kairós para profundizar el encuentro de la Iglesia con estos sectores humanos que reclaman el  reconocimiento pleno de sus derechos individuales y colectivos, ser tomados en cuenta en la  catolicidad con su cosmovisión, sus valores y sus identidades particulares, para vivir un nuevo  Pentecostés eclesial.    92.  Ya,  en  Santo  Domingo,  los  pastores  reconocíamos  que  “los  pueblos  indígenas  cultivan  valores  humanos  de  gran  significación”;  valores  que  “la  Iglesia  defiende...  ante  la  fuerza  arrolladora  de  las  estructuras  de  pecado  manifiestas  en  la  sociedad  moderna”;  “son  poseedores  de  innumerables  riquezas  culturales,  que  están  en  la  base  de  nuestra  identidad  actual”; y, desde la perspectiva de la fe, “estos valores y convicciones son fruto de ‘las semillas  del Verbo’, que estaban ya presentes y obraban en sus antepasados”.   

 

9   

 

SEPTIEMBRE: ... a los derechos de los niños y jóvenes 1.  PUERTA DE ENTRADA  Para muchos alumnos Septiembre es el mes preferido del tiempo escolar.  Y especialmente  el 21 celebran su día, el día del Estudiante.   Seguramente  no  se  nos  escapa  que  aún  son  muchos  los  niños  y  jóvenes  que  no  pueden  celebrar este día.   Los derechos a la educación como tantos otros derechos son violados día a día, dañando la  vida de nuestros chicos. Ante ello no podemos permanecer callados.   Este es un mes para proclamar a viva voz los derechos a los que todos los menores deben  acceder. Es un tiempo de anuncio profético: de anuncio y de denuncia.      

2.PREGUNTAS    ¿Qué derechos son generales, para todos?   ¿Qué derechos son propios de los menores?   ¿Cuáles son más vulnerados?   ¿Cuáles son las consecuencias?   ¿Qué  podemos  hacer  desde  nuestras  comunidades  para  defender  y  promover  los  derechos de los niños y los jóvenes?    

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un  artículo  publicado  en  el  diario  Página  12,  acerca  de  un  joven  que,  luego  de  haber  estado privado de su libertad entre los 16 y los 20 años, publica un libro de poemas.  

2. Un  boletín  de  2002  del  Instituto  de  los  Hermanos  de  las  Escuelas  Cristianas.  Lo  adjuntamos  como  archivo  .pdf.  Dada  su  extensión  no  lo  incluimos  en  papel,  pero  aborda  la  cuestión  de  los  derechos  de  los  niños  en  el  mundo  y,  especialmente,  en  nuestras obras de La Salle. De la página 37 en adelante se encuentran detalladas todas  las declaraciones de derechos y se acompaña con unas claras preguntas y respuestas.  Recomendamos su uso con los alumnos.   3. Dos  canciones:  Un  rap  grabado  por  tres  adolescentes  del  barrio  Malvinas  de  Jujuy,  llamado Cuidado, y Juan de la calle, de Yuyo Montes. 

1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA    “Es más peligroso un pibe que piensa que un pibe que roba”  A los 21 años, después de haber estado preso desde los 16 hasta los 20, publicó La venganza  del  cordero  atado,  su  primer  libro  de  poemas.  “Aparte  de  excluirte  económicamente,  te  excluyen cultural y simbólicamente”, subraya.  Por Silvina Friera – Publicado en el diario Página 12, el 18 de octubre de 2010. 

El aire se espesa en Morón. Se presiente la lluvia, el ataque de las gotas, como en uno de los  poemas de Camilo Blajaquis, el seudónimo que eligió César González para escupir su dolor, su  verdad,  su  poesía,  cuando  renació  dentro  de  una  cárcel.  “¡Letras,  máscara  de  mi  herida!  /  Aliéntame esta tarde / que si no escribo soy piedra / y vuelvo a ser tan sólo un expediente/”,  se  lee  en  su  primer  libro,  de  título  ricotero,  La  venganza  del  cordero  atado  (Ediciones  Continente), con ilustración de Rocambole y prólogo de Luis Mattini. Dos trozos de carbón que  arden;  llamitas  intrépidas  lanzadas  del  presente  hacia  el  futuro.  Los  ojos  de  César  experimentan  con  la  pequeña  porción  del  horizonte  que  se  deja  ver  desde  la  ventana  de  “Dallas”, un bar “cero burgués” –lo define—, un lugar de laburantes donde el joven juega de  local  desde  febrero  pasado,  cuando  salió  en  libertad.  Su  mirada  se  embarca  en  un  mar  de  proyectos: otro libro de poemas más, el crecimiento de la revista que edita, ¿Todo piola? (ver  aparte),  la  carrera  de  letras  que  cursa  en  la  UBA.  “Me  lo  bajo  en  un  toque”,  dice  por  el  sándwich de pan francés que le acaba de servir Ubaldo Collado, dueño y mozo, sufrido hincha  de Racing. Como César. Si la lluvia es el momento en que el cielo y la tierra tienen un orgasmo  –como  escribió  en  otro  poema–,  habrá  que  esperar  ese  encuentro.  El  sol  empuja  en  cámara  lenta a las nubes. “Algo le debo a mi sangre toba. Te dije que se estaba yendo la tormenta –se  entusiasma,  mientras  comprueba  que  se  cumple  su  pronóstico–;  nunca  le  hagas  caso  al  servicio  meteorológico.  Las  culturas  originarias  de  este  continente  miran  el  cielo  y  saben  cuándo va a llover. Ahora tenemos todas las tecnologías. Y ni así le pegan.”  En menos de un minuto, César devora el sándwich. “¿Qué hacés, caradura?”, dice y saluda a  Lucho, el padre de un compañero de la calle, cuando César andaba en la calle, unos seis años  atrás que parecen prehistóricos. “En el barrio siempre es así, se acercan a saludarme.” El barrio  es la villa Carlos Gardel, “panorama de vida que siempre tiene olor a celda, a plomo, a trabajo  en negro o en gris o a traje de encargado de limpieza”, dice en el poema dedicado a ese lugar  en  el  mundo  donde  nació  –hace  21  años–  y  creció  a  los  porrazos.  Donde  vive  y  da  talleres  literarios para rescatar a los pibes de un “infierno anunciado”. “No es que me levanté un día o  manejé  en  mi  cabeza,  en  algún  momento,  la  idea  de  escribir  un  libro  –cuenta  César–.  La  venganza del cordero atado es un rejunte de los poemas que escribí, tan simple como eso.” Lo  que  no  es  tan  simple  es  dónde  los  escribió,  en  institutos  de  menores,  en  la  cárcel,  bajo  el  seudónimo  de  Camilo  Blajaquis:  Camilo  en  homenaje  al  comandante  Cienfuegos  –uno  de los  líderes de la Revolución Cubana–, Blajaquis por el militante peronista asesinado en la pizzería  La Real, relatado por Rodolfo Walsh en ¿Quién mató a Rosendo?  “Mi  cabeza  empezó  a  cambiar,  a  incorporar  cosas  nuevas;  todo  un  mundo  que  no  conocía  hasta antes de caer preso, cuando me di cuenta de todo lo que se le oculta a un joven que le  toca nacer en un barrio de clase baja, en una condición pobre y humilde como en la que nací.  Aparte  de  excluirte  económicamente,  te  excluyen  cultural  y  simbólicamente.  Te  excluyen  porque sos el negro de una villa, el negro de mierda, vas a ser chorro, obrero y nada más. El  sistema te excluye y es mucho más cruel de lo que uno cree –repasa su aprendizaje–. Lo que  2   

  juega  es  una  exclusión  simbólica:  el  de  la  villa  es  un  ignorante,  es  un  posible  delincuente.”  César subraya que el primer acto de su renacimiento, antes de la escritura, no fue la lectura – los libros que unas manos de mago, literalmente, acercaron a sus ojos– sino la libertad que le  dio pensar. “Empecé a usar esto que tengo acá arriba –dice con el dedo índice en la sien– para  algo productivo, para algo que me diera vida, que me diera fuerza. Y digo vida porque estaba  muerto en vida: 16 años, seis balazos de la policía, me quedaban cinco años de cárcel; ingresé  a  un  instituto  con  los  clavos  en  las  piernas,  en  muletas,  pesando  50  kilos.  Realmente  estaba  muerto.”  La realidad es que estaba preso –muerto en vida– en 2005. El camino de regreso a la vida tiene  un nombre: Patricio “Merok” Montesano, un amigo que le acercó los libros, “un vago que daba  taller  de  magia  voluntariamente  dentro  de  la  cárcel”.  “Nos  trataba  bien,  no  venía  desde  un  lugar de profesor, ‘a ustedes, negritos, les vengo a  enseñar cómo es la vida’, que  es muchas  veces  la  postura  de  los  talleristas  en  la  cárcel.  El  nos  trataba  como  personas,  no  como  monstruos. Nos enseñaba un truco de magia y nos hablaba de Walsh, de Cooke, del Che, de lo  que  pasó  en  los  ’70.  Nos  hablaba  de  arte,  de  poesía,  de  cultura  –enumera  ese  torbellino  de  novedades  que  lo  asaltaron–.  Al  principio  no  le  di  mucha  importancia,  ‘este  loco  de  mierda,  qué me importa lo que dice, si total a mí me quedan un montón de años’. Pero venía en serio,  con pureza, para ayudar.” El mago vaya si ayudó. Le prestó De Ernesto al Che, de Calica Ferrer.  “Antes de ese libro yo no sabía, por ejemplo, que el Che era argentino, ni qué había hecho, ni  cuáles  eran  sus  ideales,  ni  por  qué  luchó  –reconoce  César–.  Ese  libro  me  sirvió  para  darme  cuenta  de  que  uno  puede  hacer  un  click  en  la  vida,  como  lo  hizo  el  Che.  Y  comenzaron  las  preguntas, aparecieron los porqué: por qué nací en una villa, por qué tuve que ser pobre, por  qué  tuve  que  nacer  en  un  contexto  de  mierda,  por  qué  tuve  que  saber  a  los  7,  8  años  que  existe la cocaína, el porro y que vivo en un barrio donde eso es frecuente y la cultura es ésa.”  La  seguidilla  de  preguntas  productivas  se  multiplicaban;  estaba  encerrado,  pero  no  anestesiado. No sabía qué esperaba, pero algo llegaría. “¿Hubiese terminado en una celda si  no  hubiese  nacido  en  una  villa?  Si  nueve  de  cada  diez  de  los  que  estábamos  en  la  cárcel  éramos de una villa. ¿Qué hubiese pasado si hubiese nacido en otro contexto? Realmente no  sé, pero considero que  en la cárcel  no  hubiese  terminado con 16 años, baleado, adicto a las  drogas como era. Se cayó la venda  de  mis ojos con  mucha rabia. No quería darle el gusto  al  sistema, a la sociedad, que quiere que terminemos en la cárcel. Y fue una ruptura.”  –Y la rabia lo llevó a la lectura...  –Sí,  a  leer,  a  informarme,  a  llenarme  de  argumentos.  Fue  un  renacimiento;  el  concepto  de  renacimiento en la historia de la humanidad es salir de la oscuridad de la Edad Media, de las  tinieblas del oscurantismo. De repente aparecen Galileo, Da Vinci, Copérnico, otra corriente de  filosofía  con  Descartes,  los  inventores,  los  pintores.  Mi  renacimiento  fue  gracias  a  la  cultura.  ¿Sabés por qué hablo de rabia?  –No.  –Porque no es lo mismo que alguien de clase media piense a que lo haga un pibe de clase baja.  Si el de clase baja tiene conciencia de clase, la potencia que tiene ese pensamiento es mucho  más explosiva que la de la clase media, en el sentido de rebelarte. Fue lo que me pasó a mí:  tener conciencia de clase, pero no haciendo una separación porque yo soy de abajo, pero no  quiero que se muera el de arriba. No. Yo pensaba todo esto, pero seguía dentro de una celda.  No sabía que el día de mañana iba a publicar un libro, a hacer una revista... 

3   

  –Tocó fondo: o se hundía del todo o flotaba y salía a la superficie, que es lo que hizo.  –Exactamente, pero una vez que llegué a flotar, había que remar porque estaba en el medio  del mar y no había remos. Había que remar y no había balsa, había que remar y no había isla  para naufragar. Me pegaron en la cárcel por leer, por escribir, por pensar, paradójicamente. La  sociedad  dice  que  en  la  cárcel  estamos  mejor,  que  los  derechos  humanos  son  sólo  para  los  chorros...  y  uno  escucha  todo  ese  discurso  de  que  nos  gusta  esa  vida  en  la  cárcel,  que  no  hacemos  nada.  A  mí  no  me  gustaba  esa  vida  y  decidí  hacer  otra  cosa:  leer,  terminar  el  secundario, recibirme. Pero no recibí un abrazo de la sociedad; recibí piñas, me quebraron los  tobillos, me rompieron un diente; sufrí miles de requisas por leer y escribir. Me di cuenta de  que la sociedad prefiere que los pibes roben, que se droguen antes que accionen y piensen. Es  más peligroso un pibe que piensa que un pibe que roba. Cuando un pibe en este país pensó y  accionó, lo torturaron, lo masacraron y no apareció más.  –En un poema se lee que una psicóloga dijo que no podía ser escritor. ¿Fue así?  –“Y esa piña duele más que la del guardia”... puse en ese poema. Siempre recuerdo el día que  escribí  mi  primer  poema  y  se  lo  llevé  a  una  psicóloga  que  tenía  en  el  Instituto  Belgrano.  Lo  había  escrito  la  noche  anterior  después  de  leer  una  crónica  de  Arlt  en  Aguafuertes  porteñas  que me había gustado mucho. Seguramente estaría lleno de limitaciones; al principio escribía  con rima, no podía escaparle a eso (risas). Había sentido un vómito que me daba libertad. Algo  se había desatado, el candado se había quebrado cuando escribí ese poema. No es una figura  menor el psicólogo dentro de la cárcel; es el juez cotidiano de tu vida. Yo le llevaba un poema  que me había hecho sentir persona... Yo me odié mucho tiempo, pero llegó un momento en  que ese odio lo transformaba en violencia o en poesía. La psicóloga dejó el papel a un costado  y  me  dijo:  “Muy  lindo  esto,  pero  cuando  salgas  tenés  que  trabajar.  Vos  cometiste  un  delito,  tenés  que  resarcir  a  la  sociedad  y  la  única  forma  es  que  te  rompas  el  lomo  trabajando.  Con  esto –por el poema– no resarcís el daño. Esto puede ser muy lindo, un pasatiempo, pero tenés  que  trabajar.  A  ver  si  se  te  mete  en  la  cabeza...”.  Y  no  fue  una  mala  experiencia  como  argumentan  algunos  psicólogos  para  que  me  quede  tranquilo.  ¡Las  pelotas  fue  una  mala  experiencia! Tuve doce psicólogos diferentes y todos me dijeron lo mismo. Ninguno me leyó  un poema. Yo necesitaba que alguien lo leyera, que me dijera: “Está feo, pero vas bien”. Era un  acontecimiento para mí, pero me lo negaban, lo reprimían. Cuando se lo di a Patricio, me dijo:  “¿Es la primera ves que escribís? Seguí, probá, no está nada mal”. Y me trajo libros de poesía.  ¿Te das cuenta la función de uno y otro? Uno estaba para ayudar, los psicólogos para reprimir.  –¿Por qué dice en un poema que “aunque no parezca soy poeta, soy un optimista”?  –Ese  poema  es  una  trompada  tras  otra,  pero  lo  escribí  en  otro  momento.  Eso  fue  hace  tres  años, cuando pensaba que la política eran los políticos, pero ahora sé que es una herramienta.  Si  los  políticos  en  nombre  de  la  política  hicieron  desastres,  la  palabra  no  tiene  la  culpa.  Hay  optimismo en el escenario político argentino y hasta noto cierta alegría. La naturaleza de los  barrios bajos es el peronismo obrero. No puedo desconocer eso; y con más facilidad me doy  cuenta  de  que  este  gobierno  se  corresponde  con  esa  naturaleza,  que  este  gobierno  está  relacionado directamente con los intereses populares y me siento identificado. Yo viví en una  casa de material y chapa toda la vida. Hoy tenemos una casa digna con calefón, cocina y agua  caliente.  Pero  tampoco  me  encierro  en  una  etiqueta  ideológica.  Soy  peronista,  pero  lo  que  menos me gusta del peronismo es Perón. Para mí el peronismo es una esencia colectiva; por  eso me siento identificado con esa subjetividad  colectiva que resistió 18 años. Soy eso, pero  también marxista y me gusta la filosofía, el rock y el reggae. Decir “soy esto” es autolimitarse,  autoexcluirse. Yo quiero seguir creciendo y seguir siendo cada vez más cosas.  4   

  –¿Qué pasó con su lenguaje cuando salió de la cárcel? ¿Cambió?  –Sí,  empecé  la  facultad,  estoy  en  nuevos  ambientes  con  gente  que  habla  diferente.  Pero  el  lenguaje es muy amplio; en mi barrio si tengo que hablar con los pibes, hablo así también. Soy  así siempre, pero tampoco en exceso porque si me hago el académico me van a decir: “¿Qué  estás hablando, gil?” (risas). Pero no me gusta el estereotipo y simular que soy villero y tener  que  comerme  las  eses  y  decir:  “Ey,  guacho”.  Ya  venía  incorporando  nuevas  palabras  a  mi  vocabulario  desde  la  lectura.  ¿Vos  te  pensás  que  hablaba  así  cuando  caí  en  cana?  Usaba  la  misma cantidad de palabras para hablar siempre de lo mismo: a quién le choreamos, cuánto  hiciste, cuánta merca compramos, anda la yuta... No salía de ahí. Ahora no tengo odio, y eso  que me sobraban los argumentos para odiar, para salir de la cárcel con ganas de matar. Sigo  escribiendo  poesía,  estoy  preparando  mi  segundo  libro.  Necesito  escribir  como  el  adicto  necesita de su dosis. Mi dosis es escribir porque me corre la poesía por las venas. Y que por  mis venas corra poesía es lo que me hace también experimentar una sobredosis de esperanza.     

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    PELÍCULA RECOMENDADA:  

PRECIOUS   Claireece "Precious" Jones tiene 16 años, es obesa y analfabeta y espera su segundo hijo de su  propio padre ausente. Vive en Harlem, el reino de los invisibles, de los sin voz, con su madre,  una  reclusa  cruel  que  mira  la  televisión  sin  cesar  y  la  somete  a  los  más  denigrantes  abusos.  Forzada a abandonar la escuela a causa de su embarazo, Precious acaba en un instituto para  casos  desesperados.  Y  allí,  en  el  último  escalón  de  aquellos  que  ya  han  bajado  todas  las  escaleras,  está  la  señorita  Rain,  una  maestra  joven,  combativa  y  radical  a  través  de  la  cual  Precious  tendrá  la  posibilidad  de  recuperar  su  voz  y  su  dignidad  descubriendo  un  nuevo  mundo en el que puede al fin expresarse de una manera que nunca antes había imaginado (de  Wikipedia.org).   

CANCIONES    CUIDADO    No contamos con la letra, pero adjuntamos un breve texto que escribieron para presentar la  canción.   

 Nosotros  somos  chicos  de  la  calle,  vivimos  en  el  Bario  Malvinas  Argentinas,  San  Salvador,  de  Jujuy.  Con  este  tema  buscamos  que  otros  pibes  puedan  hacer  lo  mismo  que  nosotros,   y  que  no  se  metan  en  cosas  como  las  drogas,  robos y matanzas.      

5   

  A nosotros, nos cierran las puertas de la escuela, del trabajo y hasta a veces  de nuestra misma casa. Esto nos molesta, y queremos que ya no sea así.   Queremos un espacio donde podamos compartir muchas experiencias, estar  acompañados, para no sentirnos solos, o desanimados.       Agustin, Pulga y Porteño.      JUAN DE LA CALLE  (Yuyo Montes)    Soy nacido en cualquier villa   me llaman Juan de la calle  diariero por la mañana   y lustra botas de tarde  soy nacido en cualquier villa   me llaman Juan de la calle.    A mi me enseño el baldío   a gambetear por la orilla  que la vida por el centro   me pone la zancadilla  a mi me enseño el baldío   a gambetear por la orilla.    Mi barquito de ilusión   rema contra la corriente  y con el hilo del alma   busca el sol mi barrilete  mi barquito de ilusión   rema contra la corriente.    Soy de una villa y disculpen   me endiablo en cualquier lugar         

y el indio de la comparsa   cuando llega el carnaval  soy de una villa de Salta   me endiablo en cualquier lugar.    Mi padre en un carro viejo   pasó comprando botellas  y si la cosa no cambia   yo he de seguir con su estrella  mi padre en un carro viejo   pasó comprando botellas.    Como soñar nada cuesta   yo largo al río mi anzuelo  Tal vez una noche de estas   pueda enganchar el lucero  como soñar nada cuesta   yo largo al río mi anzuelo.    Al terminar la jornada   no tengo mejor fortuna  que meterme en el bolsillo   la moneda de la luna  al terminar la jornada   no tengo mejor fortuna. 

 

6   

 

6. GESTO DE SERVICIO   Se propone la elaboración de una campaña gráfica que involucre a todos los alumnos del  secundario.   Otra posibilidad interesante puede ser la realización de una radio abierta durante todos los  recreos de la semana del estudiante.  Tanto en un caso como en el otro se busca informar y concientizar sobre los derechos de los  niños y los jóvenes.    

7. DE FIESTA…    Depende de la realidad de cada obra, qué tipo de festejos se realizan.   Creemos  que  el  día  del  estudiante  puede  celebrarse  con  expresiones  artísticas,  juegos  y  comida.     Si  se  acuerda  con  la  dirección  del  colegio,  puede  destinarse  un  tiempo  para  que  los  chicos  festejen en el aula o el patio.      

7   

 

AGOSTO: ... liberador 1.  PUERTA DE ENTRADA  Un recordatorio histórico de la Argentina nos atraviesa este mes. Se trata del bicentenario  del Éxodo Jujeño.   Más  allá  de  los  abordajes  de  las  Ciencias  Sociales  nos  puedan  aportar  en  actos,  charlas  y  clases  especiales,  queremos  pararnos  a  pensar  que  vigencia  tiene  este  hecho  en  nuestra  sociedad actual.   Los  hechos  que  motivan  y  precipitan  este  éxodo  tienen  que  ver  con  la  búsqueda  de  la  liberación del poder monárquico.   ¿Existen  hoy  grupos,  cercanos  a  nuestras  comunidades,  que  sean  oprimidos  y  estén  reclamando liberación? Quizás se traten de minorías sexuales, o expulsados del sistema, o  de inmigrantes forzados a buscar mejores oportunidades…   Nos  invitamos  a  pensar,  discernir,  actuar  y  rezar  en  función  de  estos  “otros”,  que  nos  siempre son visibles, porque los invisibilizamos con nuestra indiferencia.     

2. PREGUNTAS    ¿Quiénes hoy se encuentran en situaciones de opresión?   ¿De qué manera podemos salirnos de la lógica opresión‐liberación?   ¿Podemos ser oprimidos por lo que pensamos o nos hacen pensar?   ¿Cuáles son nuestros límites, nuestros “yo no puedo”?   

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un artículo sobre el pronunciamiento del Grupo Angelleli sobre el movimiento gay.  

2. Una metáfora de la condición humana: El águila y la gallina, por Leonardo Boff.   3. Dos cortos sobre Ncik Vujicic, un hombre que nació sin piernas ni brazos.   4. Dos canciones de origen reggae: Sin cadenas de Los Pericos y una versión en español del  tema de Bob Marley, Redemption Song, por JPA Reggae.   

1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA   

Un grupo de sacerdotes cordobeses, a favor del matrimonio homosexual  Emitieron  un  documento  que  dice  que  "Jesús  jamás  condenó  la  homosexualidad"  y  que  los  legisladores pueden "actuar distinto a lo que propone la jerarquía eclesial". Los curas son del  movimiento tercermundista "Enrique Angelelli".  Por: Marta Platía. Corresponsalía en Córdoba. Publicado en Clarín Digital, del 19 de mayo de 2010. 

"Ante la posibilidad de una ley que permita a personas del mismo sexo ser 'matrimonio' y vivir  profundamente  el  amor  y  la  sexualidad,  entendemos  que  aprobarla,  acompañarla  y  profundizarla nos pone en el camino del Evangelio de Jesús", arranca el documento, que está  llamado a provocar polémica en el seno de la Iglesia que formalmente cuestiona el matrimonio  homosexual.    El documento se titula "aportes al debate sobre las modificaciones a la ley de matrimonio civil"  y fue redactado por Nicolás Alessio, un sacerdote cordobés de 52 años, miembro de un grupo  de  sacerdotes  tercermundistas  llamado  Enrique  Angelelli.  El  texto  fue  respaldado  por  otros  quince sacerdotes en ejercicio.  El  texto  dice  que  "Jesús  jamás  condenó  ni  mencionó  la  homosexualidad,  sí  se  enfrentó  a  los  soberbios, a los que se creían puros, a los que tenían el poder opresor, a los que esclavizaban,  a  los  que  humillaban  (...)  siempre  puso  la  Ley  al  servicio  de  una  mayor  humanización  (...)  y  sobre todo, los proscriptos, los olvidados, los últimos".  Siempre en plural, el documento afirma: "Entendemos la homosexualidad como una manera  distinta,  diferente,  diversa  de  vivir  la  sexualidad  y  el  amor  (...)  Citar  la  'ley  natural'  para  oponerse  a  esta  legislación  es  sólo  una  posición  fijista,  dura,  congelada,  de  la  realidad  pretendida como 'natural', sin entender los complejos procesos naturales. Entendemos que un  legislador,  puede  profesar  profundamente  su  fe  cristiana  y  católica,  y,  a  la  vez,  con  total  libertad de conciencia, pensar definir y actuar distinto a lo que propone la jerarquía eclesial".    Consultado por Clarín, Alessio, quien es el cura párroco de la iglesia San Cayetano, en el barrio  Altamira, dijo que "la Iglesia tiene derecho a oponerse a un matrimonio eclesial, pero aquí se  habla de casarse por civil". En esa dirección, el sacerdote apuntó: "Claro, cómo van a aceptar  esto,  si  ni  siquiera  aceptan  el  divorcio  vincular,  excomulgan  a  los  que  se  casan  en  segundas  nupcias y, si vamos al caso, tampoco aceptan el matrimonio civil entre heterosexuales, ya que  si  no  pasan  por  el  matrimonio  religioso,  para  la  Iglesia  dos  personas  no  están  casadas  realmente".    Para  el  cura,  "el  punto  clave  está  en  que  en  el  fondo  ellos  consideran  a  la  homosexualidad  como una enfermedad, y no como una manera diversa de relacionarse". 

Para pensar…  ¿En qué se basan para afirmar su apoyo al matrimonio gay?  ¿De qué manera creés que se oprime a este grupo?  ¿Existe una realidad ‘natural’?  2   

 

El Águila y la Gallina  (Leonardo BOFF, en El águila y la gallina. Una metáfora de la condición humana. Ed. Bonnum. 2004) 

  Ésta es una historia narrada por James Aggrey. Con gran calma, propia de un sabio, y con cierta  solemnidad, contó la siguiente historia:  "Había una vez un campesino que fue al bosque vecino a atrapar un pájaro para tenerlo cautivo en  su casa. Consiguió cazar un pichón de águila. Lo colocó en el gallinero, junto con las gallinas. Comía  mijo y la ración propia de las gallinas. Aunque el águila fuera el rey o la reina de todos los pájaros.  Después de cinco años, este hombre recibió en su casa la visita de un naturalista. Mientras  paseaban por el jardín, dijo el naturalista:   ‐Este pájaro que está allí no es una gallina. Es un águila.  ‐De hecho ‐dijo el campesino‐ es águila.  Pero yo lo crié como gallina. Ya no es un águila. Se transformó en gallina como las otras,  a pesar de las alas de casi tres metros de extensión.  ‐No –retrucó el naturalista. Ella es y será siempre un águila. Pues tiene un corazón de águila. Este  corazón la hará un día volar a las alturas.  ‐No, no –insistió el campesino. Ella se convirtió en gallina y jamás volará como águila. Entonces,  decidieron hacer una prueba. El naturalista tomó el águila, la levantó bien en alto y, desafiándola,  le dijo:  ‐Ya que usted es de hecho un águila, ya que usted pertenece al cielo y no a la tierra, entonces,  ¡abra sus alas y vuele!  El águila se posó sobre el brazo extendido del naturalista. Miraba distraídamente alrededor. Vio a  las gallinas allá abajo, picoteando granos. Y saltó junto a ellas.  El campesino comentó:  ‐Yo le dije, ¡ella se convirtió en una simple gallina!  ‐No –insistió el naturalista. Ella es un águila. Y un águila será siempre un águila. Vamos a  experimentar nuevamente mañana.  Al día siguiente, el naturalista subió con el águila al techo de la casa. Le susurró:  ‐Águila, ya que usted es un águila, ¡abra sus alas y vuele!  Pero, cuando el águila vio allá abajo a las gallinas, picoteando el suelo, saltó y fue junto a ellas. El  campesino sonrió y volvió a la carga:  ‐Yo le había dicho, ¡ella se convirtió en gallina!  ‐No –respondió firmemente el naturalista. Ella es águila, poseerá siempre un corazón de águila.  Vamos a experimentar todavía una última vez. Mañana la haré volar.   Al día siguiente, el naturalista y el campesino se levantaron bien temprano. Tomaron el águila y la  llevaron afuera de la ciudad, lejos de las casas de los hombres, en lo alto de una montaña. El sol  naciente doraba los picos de las montañas. El naturalista levantó el águila al cielo y le ordenó:   ‐Águila, ya que usted es un águila, ya que usted pertenece al cielo y no a la tierra,  ¡abra sus alas y vuele!   El águila miró alrededor. Temblaba como si experimentase una nueva vida. Pero no voló. Entonces,  el naturalista la tomó firmemente, bien en dirección del sol, para que sus ojos pudiesen llenarse de  la claridad solar y de la vastedad del horizonte. En ese momento, ella abrió sus potentes alas,  graznó con el típico kau, kau de las águilas y se levantó, soberana, sobre sí misma. Y comenzó a  volar, a volar hacia lo alto,  a volar cada vez más alto. Voló... voló... hasta confundirse con el azul del firmamento..."     Hermanos y hermanas. Nosotros fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. Pero hubo  personas que nos hicieron pensar como gallinas. Y muchos de nosotros todavía creen que somos  efectivamente gallinas. Pero nosotros somos águilas. Por eso, hermanos y hermanas, abramos las  alas y volemos. Volemos como águilas. Jamás nos contentemos con los granos que nos arrojen a los  pies para picotear.  ‐Águila, usted, que es amiga de las montañas e hija del sol, yo le suplico: ¡Despierte de su sueño!  Revele su fuerza interior!    3   

 

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    VIDEOS  Nicholas James Vujicic (4. diciembre de 1982) es un predicador cristiano, orador motivacional  y director de Life Without Limbs, una organización para personas con discapacidad física. Nació  en Melbourne, Australia, con una agenesia consistente en una tri‐amelia que se caracteriza por  la  carencia  de  tres  de  sus  extremidades,  le  faltan  ambos  brazos  a  nivel  de  los  hombros  y  extremidad inferior derecha, y con una meromelia de la extremidad inferior izquierda, tiene un  pequeño  pie  con  dos  dedos  protuberando  de  su  muslo  izquierdo.  Al  principio  sus  padres  se  sintieron desolados, pero Nick había nacido sano (extraído de Wikipedia.org).   El  primero  de  los  videos  sirve  de  presentación  de  Nick.  Allí  da  cuenta  de  cómo  comprendió  su  situación  a  la  luz  de  la  fe.  Esto  le  permitió  superar  sus  límites  y  convertirse en una persona completamente capacitada.    El circo de la mariposa es un corto en el que Nick es protagonista y nos regala un  mensaje para pensar la relación entre opresión – liberación.    PELÍCULA RECOMENDADA:  

SUEÑOS DE LIBERTAD:   Una  historia  de  esperanza  y  libertad.  Si  bien  no  tiene  la  connotación  social  con  la  que  venimos  pensando,  es  muy  posible  de  establecer  a  partir  del  concepto  de  institucionalización.  Puede  ser  muy  enriquecedor  inclusive  leer  algunos  extractos  de  la  novela  original  de  Stephen King.    

CANCIONES   

SIN CADENAS ‐ LOS PERICOS  Sin cadenas sobre los pies me puse a  andar,  Hace tiempo quise encontrar el camino,  Nada escapa, nada muere, nadie olvida,  eso lo sé,  Nada escapa, nada muere, nadie olvida,  eso lo sé    Navegante sin rumbo fui y naufragué,  Cada calle, cada rincón fui conociendo,  Y he perdido, he ganado Y he sabido  defenderme bien,  Y he perdido, he ganado Y he sabido  defenderme bien.    Contengo la respiración   Es un día tan claro  

En busca de historias felices   Felices serán el día en que pise firme    Soy mi luz el norte y el sur, mi gran hogar  Soy el margen de este lugar, un mapa  ardiente   Nada escapa, nada muere, nadie olvida,  eso lo sé  Nada escapa, nada muere, nadie olvida,  eso lo sé    Bajo un árbol vi atardecer y fui feliz  A escondidas te vi llorar, se fue tu vida    Contengo la respiración ...    Sin cadenas sobre los pies ...  4 

 

 

Canción de Redención   Letra y música: Bob Marley  Interprete: JPA Reggae  

  Viejos piratas me robaron  y me vendieron a algún mercader  minutos después me sacaron   del agujero más cruel     Y mis manos se volvieron fuerte  con la fuerte mano de Dios  triunfalmente nos imponemos   a esta generación.     Ayudame a cantar para ser libres  tan solo una canción de redención        

Enmancipar de una vez tu esclavitud  mental   tan solo vos lo podías lograr   ¿y qué importa la energía atómica  si el tiempo nadie lo puede parar?    ¿Por qué matan a nuestros profetas  y miramos a otro lugar?   la historia no fue escrita ya  podés cambiar el final.

6. GESTO DE SERVICIO   Como gesto mensual se propone solidarizarnos con algún grupo que viva una situación de  opresión.   Será tarea de nuestros directivos y docentes contactar con algún grupo, asociación, ONG para  acercar nuestra ayuda, que puede expresarse de múltiples maneras.   Desde ya que la ayuda económica suele ser siempre bien recibida. Sin embargo hay otros  modos de acercarnos y solidarizarnos.   Puede tratarse de una jornada dedicada a una problemática puntual de un grupo. O una  marcha pacífica para reclamar por determinada situación de exclusión.  Tengamos cuidado porque una acción que genera dependencia no emancipa sino que refuerza  la situación de imposibilidad, dejando a nuestros destinatarios en una situación más  desfavorecida.    

7. DE FIESTA…    Un signo con el que solemos asociar la falta de libertad son las ataduras.   Podemos invitar a los chicos a atar un  nudo en una pequeña soga por cada  una de nuestras  ataduras.   Compartimos la lectura y nos ayudamos unos a otros a desatar nuestros nudos.     Cantamos la canción del Lema 2011 o 2012.  

5   

 

AGOSTO: ... liberador 1.  PUERTA DE ENTRADA  Un recordatorio histórico de la Argentina nos atraviesa este mes. Se trata del bicentenario  del Éxodo Jujeño.   Más  allá  de  los  abordajes  de  las  Ciencias  Sociales  nos  puedan  aportar  en  actos,  charlas  y  clases  especiales,  queremos  pararnos  a  pensar  que  vigencia  tiene  este  hecho  en  nuestra  sociedad actual.   Los hechos que motivan y precipitan este éxodo    

2. PREGUNTAS    ¿Hay algún país participante de los JJOO que no conozcamos?    ¿Qué sabemos de la cultura de otros países?   ¿Qué es lo que caracteriza nuestra cultura?   ¿Qué cosas nos acercan y cuáles nos alejan de otros pueblos?   ¿Qué  valores  encontramos  en  el  deporte?  ¿Qué  cosas  no  son  buenas  para  el  deporte?     

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un  texto  que  nos  ayudará  a  comprender  el  “espíritu”  de  los  Juegos  Olímpicos.  Unos  pequeños extractos de Galeano sobre el Mundo y el Deporte.  

2. Una  entrevista  a  Carla  Rebecchi,  en  la  que  su  familia,  sus  docentes  y  amigas  cuentan  cómo  esta  exalumna  lasallana  logró  cumplir  el  sueño  de  estar  en  un  Juego  Olímpico,  como destacada jugadora de las Leonas. Acompañan unos cortos videos de otros dos  exalumnos  lasallanos  que  se  darán  cita  en  Londres:  Diego  y  Sebastián  Simonet,  de  la  Selección Argentina de Handball.   3. Algunas imágenes de Liniers que invitan a pensar la convivencia entre los pueblos que  formamos este mundo.  4. Tres canciones (Abel Pintos, Jorge Drexler y Macaco) sobre la configuración igualitaria  de nuestras culturas, reconociendo y valorando las diferencias.  

1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA  En su origen fueron juego, rito, competición… 

¿Qué significan realmente los Juegos Olímpicos?   ANTONIO MARTÍNEZ (publicado en http://elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=2735) 

Acabamos de asistir a la celebración de los Juegos de Pekín, y ahora el mundo ya espera los de  Londres en 2012. Sentimos que las Olimpiadas son diferentes, por ejemplo, de un campeonato  del mundo: están rodeadas de un halo de prestigio del que carece cualquier otra competición  deportiva. En realidad, se acepta vagamente que los Juegos Olímpicos no son sólo un certamen  competitivo,  sino  que  “significan  algo  más”.  Ahora  bien:  ¿en  qué  consiste  ese  “algo  más”?  Vamos a intentar explicarlo mediante las siguientes consideraciones.  Podemos empezar a comprender cuál es ese plus de significado acudiendo a lo que sabemos  de  los  Juegos  Olímpicos  de  la  antigua  Grecia.  Según  la  teoría  más  aceptada  sobre  su  origen,  asoladas las tierras griegas por la guerra, la peste y las epidemias, Mitos, rey de Élide, consultó  al oráculo de Delfos, que le respondió que sólo la celebración de unos Juegos, como signo de  paz,  salvaría  a  Grecia  de  la  destrucción.  Obedeciendo  al  oráculo,  se  instituyó  una  tregua  sagrada  cada  cuatro  años  para  celebrar  en  Olimpia  –sede  del  santuario  más  importante  de  Zeus–  unos  Juegos  en  honor  del  dios,  en  los  que  participarían  las  diferentes  polis  griegas.  Nacen,  así  –con  un  significado  esencialmente  religioso–  los  Juegos  Olímpicos,  que  sirvieron  también,  con  el  correr  del  tiempo,  para  crear  un  clima  de  hermandad  y  el  subsiguiente  sentimiento panhelénico. Bien es cierto que, tras su cénit en los siglos VI y V a.C., los Juegos  experimentaron  un  proceso  de  decadencia  en  el  que  ese  sentido  religioso  originario  se  fue  perdiendo poco a poco. Pero el hecho es que, en su origen, deporte, cultura –pues también se  celebraban  certámenes  de  poesía,  música  y  danza–  y  religión  constituyeron  en  Olimpia  un  todo unitario.     Este  mismo  sentido  religioso  y  este  deseo  de  fomentar  la  unión  entre  los  pueblos  se  encuentran  en  el  origen  de  los  Juegos  Olímpicos  de  la  Edad  Moderna,  que  empezaron  a  celebrarse  por  iniciativa  del  barón  Pierre  de  Coubertin.  Éste,  tras  entrar  en  contacto  con  un  movimiento  pedagógico  que,  dentro  del  cristianismo  anglicano,  propugnaba  el  deporte  como  vía  de  perfeccionamiento  espiritual,  emprendió  las  arduas  gestiones  necesarias  para  que  los  países  europeos,  superando  las  agudas  diferencias  que  los  enfrentaban a finales del siglo XIX, aceptaran  participar  en  unos  nuevos  Juegos  Olímpicos:  Juegos que, según la intención de Coubertin,  debían  servir  para  hermanar  a  las  naciones  de Europa –y, después, del mundo entero– y  contribuir  a  la  paz  y  a  la  comprensión  entre  los  hombres.  A  Coubertin  pertenece  la  célebre  frase  “Lo  importante  es  participar”,  que expresa el alma originaria del olimpismo.  Un  alma  donde,  en  realidad,  la  victoria  sólo  constituye  un  objetivo  secundario.  Lo  importante  es  haber  competido  con  2   

  deportividad  y  nobleza,  dando  lo  mejor  de  uno  mismo  tanto  física  como  espiritualmente  y  reconociendo  con  abierta  franqueza  la  eventual  superioridad  del  contrario.  Dicho  de  otro  modo: lo importante es haber creado con el oponente, a través de la competición deportiva,  unos lazos sinceros de fraternidad.     ¿Qué quedan hoy de tales ideas? Nos tememos que no mucho. Durante varias décadas en las  que  se  consideró  indispensable  el  amateurismo  de  que  los  deportistas  como  condición  para  participar  en  los  Juegos,  subsistió  –bien  que  entre  dificultades–  su  espíritu  originario.  Los  países  europeos  se  habían  lanzado  a  dos  guerras  fratricidas,  llevando  a  su  clímax  los  irracionales  antagonismos  contra  los  que  Coubertin  había  intentado  luchar.  Pero  se  conservaba la conciencia de que, cada cuatro años, las Olimpiadas abrían un espacio de paz – como  la  tregua  sagrada  de  la  Antigüedad–  en  el  que  la  juventud  del  mundo  se  reunía  a  competir  en  las  distintas  modalidades  deportivas,  pero  también,  y  sobre  todo,  a  convivir,  conocerse y confraternizar. Y, por cierto, ¡no pocos matrimonios han salido precisamente de la  Villa Olímpica!      De los Juegos Olímpicos a los Macro‐campeonatos del mundo     Ahora  bien:  igual  que,  en  la  antigua  Grecia,  los  Juegos  fueron  alejándose  de  su  significado  primitivo, y en las décadas finales del siglo XX hemos asistido a una evolución similar, que hoy  continúa.  El  profesionalismo,  la  comercialización  y  los  ingentes  intereses  económicos  que  se  mueven  en  torno  a  los  Juegos  Olímpicos  han  desvirtuado  su  espíritu.  Ciertamente,  aún  constituyen  un  evento  mundial  de  carácter  único,  y  la  antorcha,  la  bandera  y  el  himno  olímpicos,  así  como  la  ceremonia  de  inauguración,  todavía  consiguen  despertar  en  nosotros  algunas resonancias más o menos espirituales. Pero la intención originaria de Coubertin se ha  perdido, aunque se sigan dedicando al ilustre barón las correspondientes palabras de elogio.  Los  Juegos  Olímpicos,  aparte  de  constituir  un  formidable  negocio  audiovisual,  se  han  convertido hoy en unos meros macro‐campeonatos del mundo. Pero nada más. Lo más noble  de  su  espíritu  –la  vocación  de  fraternidad,  la  elevación  por  encima  del  plano  material  y  “mecánico” del mundo– se encuentra, en gran parte, perdido. En cierto modo, sucede con los  Juegos Olímpicos algo similar a lo que observamos con la Unión Europea: la cual nació, bajo los  auspicios  de  Schuman,  De  Gasperi  y  Adenauer,  con  un  sentido  claramente  espiritual  –en  concreto, cristiano–, pero hoy se ha convertido en un aparato burocrático sin alma.     Desde Huizinga sabemos que el homo ludens, el “hombre que juega”, se encuentra en la base  misma de la cultura. El deporte, el juego, el baile –tres realidades tan cercanas– se hallan en su  origen muy conexas con el mundo de la religión. Coubertin intuyó que el deporte significa una  posible vía hacia la perfección espiritual y la unión entre los hombres. Por esa razón luchó por  unos  nuevos  Juegos  Olímpicos:  no  para  crear  unos  simples  “campeonatos  del  mundo”,  sino  para unir a los seres humanos entre sí. Y, si nosotros olvidamos esto, estaremos cometiendo  contra él una imperdonable traición.                      3   

 

El Mundo   Eduardo Galeano    Un  hombre  del  pueblo  de  Neguá,  en  la  costa  de  Colombia,  pudo  subir  al  alto  cielo.     A la vuelta,  contó. Dijo que había  contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo  que somos un mar de fueguitos.   —El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.   Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.   No  hay  dos  fuegos  iguales.  Hay  fuegos  grandes  y  fuegos  chicos  y  fuegos  de  todos  los  colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que  llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros  arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca,  se enciende.       En  el  próximo  texto,  si  bien  Galeano  se  refiere  al  fútbol  en  particular,  creemos  que  la  reflexión nos lleva a pensar cualquier disciplina deportiva. 

    El fútbol  Eduardo Galeano (Uruguay)   Textos publicados en El Fútbol a sol y sombra, Catálogos Editora, Buenos Aires, 1995.  

  La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se  ha  hecho  industria,  ha  ido  desterrando  la  belleza  que  nace  de  la  alegría  de  jugar  porque sí.   En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil  lo que no es rentable. A nadie da de ganar esa locura que hace que el hombre sea niño  por un rato, jugando como juega el niño con el globo y como juega el gato con el ovillo  de  lana:  bailarín  que  danza  con  una  pelota  leve  como  el  globo  que  se  va  al  aire  y  el  ovillo que rueda, jugando sin saber que juega, sin motivo y sin reloj y sin juez.   El  juego  se  ha  convertido  en  espectáculo,  con  pocos  protagonistas  y  muchos  espectadores,  fútbol  para  mirar,  y  el  espectáculo  se  ha  convertido  en  uno  de  los  negocios  más  lucrativos  del  mundo,  que  no  se  organiza  para  jugar  sino  para  impedir  que se juegue. La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de  pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohibe la  osadía.   Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún  descarado carasucia que sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el  equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se  lanza a la prohibida aventura de la libertad.  

4   

 

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    VIDEOS  Muchos de nuestros alumnos sueñan con dedicarse a un deporte de manera profesional o de  alto rendimiento. Los Juegos Olímpicos suelen ser el objetivo mayor de cualquier deportista.   En  la  carpeta  del  DVD  encontrarán  unos  videos  de  algunos  exalumnos  de  La  Salle  que  participarán en los Juegos Olímpicos de Londres. Quizás en tu obra, en tu barrio o en tu club,  también haya algún exalumno o conocido que vaya a participar. La idea es poder ver alguna  entrevista, conocerlos o investigar sobre ellos, no con un fin “cholulo”, sino con la intención de  descubrir el itinerario que los llevó a destacarse en una disciplina deportiva.   Más  allá  de  los  que  les  adjuntamos,  les  recomendamos  los  publicados  por  el  programa  Caja  Rodante,  en  la  sección  El  Camino  de  los  Sueños.  También  pueden  resultar  interesantes  los  producidos por el Canal Encuentro, en las series Nuestros Deportistas, Ser Olímpicos y Deporte  Argentino.  Carla  REBECCHI  inició  su  práctica  deportiva  en  el  Instituto  La  Salle  Florida, de dónde egresó en 2002, en la modalidad de Ciencias Naturales.  Es  jugadora  de  la  Selección  Argentina  de  Hockey.  Ganadora  en  5  oportunidades del Champions Trophy. Alcanzó la medalla de Bronce en  los Juegos Olímpicos de Pekin 2008. Se coronó Campeona del Mundo en  2010.     Sebastián  SIMONET  y  Diego  SIMONET,  ambos  exalumnos  del  Instituto La Salle Florida, de la modalidad de Economía y Gestión de  las  Organizaciones,  se  iniciaron  tempranamente  en  la  práctica  del  Handball,  dado  que  su  padre  y  su  madre  fueron  jugadores  de  la  selección argentina de Handball.   Ambos  forjaron  su  amor  por  el  deporte  entre  el  colegio  y  el  club  (SAG  Villa  Ballester)  y  crecieron  siendo  protagonistas  en  todas  las  categorías inferiores de las Selecciones Argentinas.   Juntos  lograron  dos  hechos  históricos  para  nuestro  deporte:  alcanzaron el mejor posicionamiento de la Argentina en un Mundial  de  Handball,  al  alcanzar  el  12vo  puesto,  en  2011,  en  Suecia,  y  se  coronaron  Campeones  Panamericanos,  en  Guadalajara  2011,  logrando  así  clasificar  por  primera  vez  al  handball  argentino  a  un  Juego Olímpico.  

  PARA PENSAR:   ¿Qué les permitió llegar hasta ese lugar? ¿Llegaron solos?  ¿Encuentran un reconocimiento al servicio de otros en los testimonios?  ¿Creés que el deporte puede ser un lenguaje para comunicarnos con otros pueblos?    5   

 

HISTORIETAS 

  6   

 

CANCIONES   

MENSAJES DEL AGUA  Macaco    Y que le voy a hacer si yo, amo lo diminuto   Y que le voy a hacer si yo,   no quiero que el océano sea tan profundo    Y que le voy a hacer si yo,   de pequeño encontré la fuerza de mi  mundo    Y que le voy a hacer si yo,   si yo pienso que ellos y nosotros sumamos  uno  que le voy a hacer      Y es que gota sobre gota somos olas que  hacen mares    Gotas diferentes pero gotas todas iguales    Y una ola viene y dice       Somos una marea de gente  todos diferentes   remando al mismo compás    Y es que somos una marea de gente  todos diferentes   remando al mismo compás.      Y una ola viene y dice    Parece que te sigue    Y el mundo repite       

FRONTERA   Jorge Drexler 

  Yo no sé de dónde soy,  mi casa está en la frontera  (BIS)  Y las fronteras se mueven,  como las banderas.              (BIS)    Mi patria es un rinconcito,  el canto de una cigarra.   (BIS)  Los dos primeros acordes  que yo supe en la guitarra  (BIS)    Soy hijo de un forastero  y de una estrella del alba,  y si hay amor, me dijeron,  toda distancia se salva. 

Y que le voy a hacer si yo,   nací en el Mediterráneo    Y que le voy a hacer si yo,   bebí las gotas de tú llanto    De tus gotas me inunde   transparencias en mi sed   soñé torrenciales de amor y fe    Como lluvia de primavera   borrando grietas, igualando mareas      Y es que gota sobre gota   somos olas que hacen mares    Gotas diferentes pero gotas todas iguales    Y una ola viene y dice      Somos una marea de gente   todos diferentes  remando al mismo compás    Y es que somos una marea de gente  todos diferentes   remando al mismo compás       Y una ola viene y dice    Parece que te sigue    Y el mundo repite       No tengo muchas verdades,  prefiero no dar consejos.   (BIS)  Cada cual por su camino,  igual va a aprender de viejo.   (BIS)    Que el mundo está como está  por causa de las certezas  (BIS)  La guerra y la vanidad  comen en la misma mesa  (BIS)    Soy hijo de un desterrado  y de una flor de la tierra,  y de chico me enseñaron  las pocas cosas que sé  del amor y de la guerra.  7 

 

 

6. GESTO DE SERVICIO  Este  mes  desafía  a  nuestra  creatividad  para  realizar  un  gesto  que  ponga  en  juega  esta  intención de comunicarnos con otro pueblo. Las nuevas tecnologías hacen posible lo que hace  unos  años  nos  parecería  imposible:  establecer  una  comunicación  al  instante  con  cualquier  parte del mundo.   Invitamos  a  los  docentes  y  directivos  de  diferentes  sectores  a  establecer  con  anterioridad  vínculos  con  otras  obras  lasallanas  en  el  mundo.  Durante  este  mes  podremos  entablar  un  diálogo virtual con algunos de ellos. Otra alternativa es producir un espacio menos inmediato a  través de alguna red social.   DEPARTAMENTO DE INGLÉS: Si el idioma es un obstáculo, qué mejor desafío para los docentes  de Inglés. Esta lengua se ha vuelto universal y se nos presenta aquí una excelente oportunidad  para poner en práctica nuestros aprendizajes.   DEPARTAMENTO  DE  EDUCACIÓN  FÍSCIA:  Este  es  un  mes  para  ser  la  “niña  mimada”  de  la  escuela.  El  deporte  se  puede  vestir  de  fiesta  y  organizar  juegos  olímpicos,  competencias  y  encuentros, buscando profundizar en el espíritu planteado en el texto que ofrecemos en este  cuadernillo.    

7. DE FIESTA…    Celebremos ser parte de esta comunidad grande. Miremos las estrellas que otros han realizado  durante el año pasado (se realizó una campaña llamada Muchas estrellas, un La Salle… pueden  encontrarlo en el Facebook de La Salle Argentina‐Paraguay y en el video que adjuntamos).     Rezamos por la unidad de los pueblos, sin xenofobia ni violencia. Que la paz reine depende de  cada uno de nosotros, de reconocernos todos iguales. Finalizamos cantando:    

TODOS IGUALES  Abel Pintos  Somos todos hijos de un tiempo  somos parte iguales, de una fuerza total.  Somos alquimistas de un cielo  nadie es invulnerable, ni del bien, ni del  mal.  Todos tenemos un sueño, y un Dios.  Todos derrochamos la vida  todos somos escuela, todos damos amor.  Todos exigimos respuestas  somos todos culpables y pedimos perdón, 

Todos tenemos un sueño, y un Dios.  Todos iguales al sol.   Todos iguales al sol.   Todos iguales al sol.   Todos iguales al sol.  Todos merecemos la vida  la verdad, la justicia, merecemos la paz.  Somos de brillante oro y plata,  de cartón y de lata, como la libertad.  Todos tenemos un sueño, y un Dios.  Todos iguales al sol  

  8   

 

JUNIO: ... a la justicia   1.  PUERTA DE ENTRADA  Durante  este  mes,  el  servicio  será  pensado  como  aquellas  acciones  que  hacen  que  este  mundo sea un poco (o mucho) más justo. A veces los chicos y los adultos solemos cometer  el  error  de  postergar  los  derechos  y  las  obligaciones  civiles  hasta  la  mayoría  de  edad.  Es  tarde  si  recién  a  los  18  años  nos  preocupamos  por  discernir  lo  que  es  justo  y  lo  que  es  injusto. Seguramente los chicos viven cotidianamente situaciones de las más variadas en las  que se enfrentan a esta problemática.   Nos  proponemos  entonces,  reflexionar  sobre  el  servicio  como  camino  hacia  la  justicia.  Justicia que se hace, en primer lugar, defendiendo y promoviendo hasta la más mínima vida.  Este es nuestro punto de partida.   El  punto  de  llegada  tiene  que  ver  con  una  práctica  cristiana  que  tiene  mucho  por  enseñarnos: la Eucaristía. No queremos pensar este sacramento de forma ritualista y vacía.  Por  el  contrario  Junio  es  un  mes  (con  su  celebración  de  Corpus  Christi)  para  visitar  este  sacramento de una manera más profunda y comprometida: desde la justicia.      

2. PREGUNTAS   ¿Qué entendemos por justicia? Intentemos algunas definiciones.    ¿Qué relación encuentro entre servicio y justicia, entre servir y ser justo?   ¿Conocemos alguna persona que haga justicia desde su servicio?    ¿Hay  personas  serviciales  en  nuestra  comunidad?  ¿Somos  justos  con  aquellos  que  nos sirven?   ¿Qué nos dice sobre la justicia la mesa de Jesús y sus discípulos en la eucaristía? ¿Se  han vivido situaciones de injusticia en relación a este sacramento?     

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un texto del teólogo brasilero Leonardo Boff. Defender y promover hasta la más mínima  vida, que es un extracto de su obra Teología desde el lugar del pobre.  

2. Un cuento de Mamerto Menapace llamado La violencia de las sombras.  3. Una bella canción llamada Vendrás.   4. Una propuesta de película para analizar: Erin Bronkovich.    

1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA  Leonardo BOFF nació en Concórdia, Santa Catarina (Brasil), el 14 de diciembre de 1938. Ingresó en la  Orden de los Frailes Menores, franciscanos, en 1959.  Durante 22 años fue profesor de Teología Sistemática y Ecuménica en el Instituto Teológico Franciscano  de  Petrópolis,  profesor  de  Teología  y  Espiritualidad  en  varios  centros  de  estudio  y  universidades  de  Brasil y del exterior, y profesor visitante en las universidades de Lisboa (Portugal), Salamanca (España),  Harvard (EUA), Basilea (Suiza) y Heidelberg (Alemania).  Estuvo presente en el comienzo de la reflexión que busca articular el discurso indignado ante la miseria  y  la  marginación  con  el  discurso  de  la  fe  cristiana,  que  generó  la  conocida  Teología  de  la  Liberación.  Siempre  ha  sido  un  ardiente  defensor  de  la  causa  de  los  Derechos  Humanos,  habiendo  ayudado  a  formular una nueva perspectiva de los Derechos Humanos a partir de América Latina, con los `Derechos  a la Vida y a los medios para mantenerla con dignidad`.  En 1984, en razón de sus tesis ligadas a la Teología de la Liberación expuestas en su libro Iglesia: Carisma  y Poder, fue sometido a un proceso por parte de la Sagrada Congregación para la Defensa de la Fe, ex  Santo Oficio, en el Vaticano. En 1985 fue condenado a un año de `silencio obsequioso` y depuesto de  todas  sus  funciones  editoriales  y  académicas  en  el  campo  religioso.  Dada  la  presión  mundial  sobre  el  Vaticano le fue levantada la pena en 1986, pudiendo retomar algunas de sus actividades.  En 1992, habiendo sido amenazado de nuevo con una segunda punición por las autoridades de Roma,  renunció  a  sus  actividades  sacerdotales  y  se  autopromovió  al  estado  laico.  `Cambio  de  trinchera  para  continuar en la lucha`: sigue como teólogo de la liberación, escritor, profesor y conferencista en los más  variados auditorios de Brasil y del extranjero, asesor de movimientos sociales de cuño popular liberador,  como el Movimiento de los Sin‐Tierra y las Comunidades Eclesiales de Base (CEB`s), entre otros.   Actualmente  vive  en  el  Jardim  Araras,  región  campestre  ecológica  del  municipio  de  Petrópolis‐RJ  y  comparte vida y sueños con la educadora/luchadora por los derechos a partir de un nuevo paradigma  ecológico, Marcia Maria Monteiro de Miranda. 

 

Defender y promover hasta la más mínima vida1    La contradicción de las sociedades latinoamericanas es de todos conocida; en palabras de Juan  Pablo II, "la creciente riqueza de unos pocos va paralela a la creciente miseria de las masas...  ricos cada vez más ricos a costa de pobres cada vez más pobres" (Discurso de apertura de la  Asamblea del CELAM, Puebla 1979, III, 4). El escándalo radica en que las grandes mayorías son  al  mismo  tiempo  cristianas  y  pobres.  Los  ricos  dicen:  "¡Señor,  Señor!",  pero  no  hacen  la  voluntad de Dios (cfr. Mt 7, 21), que es la vida del hombre. Como perfectamente lo enseña la  Gaudium  et  spes,  "el  divorcio  existente  en  muchos  entre  fe  y  vida  cotidiana  debe  ser  considerado  como  uno  de  los  más  graves  errores  de  nuestro  tiempo"  (GS,  n°  43).  Esto  es  particularmente  aplicable  a  los  cristianos  latinoamericanos,  que  han  recibido  una  evangelización insuficiente con respecto a la responsabilidad social y política de la fe {Puebla,  n° 515).    A  medida  que  los  pastores  han  ido  entrando  en  la  vida  del  pueblo,  han  ido  también  participando  de  sus  opresiones  y  de  la  represión  ejercida  contra  todos  los  movimientos  favorables al cambio social. Han tenido la misma experiencia de Jesús: "Misereor super turbas"  (Me 8, 2); han redescubierto profundamente a los pobres como "los hermanos pequeños de  Jesús"  (Mt  25,  40)10.  Esta  situación  constituye  una  amenaza  permanente  contra  la  vida  del                                                                 Extraído  de  BOFF,  Leonardo.  Teología  desde  el  lugar  del  pobre.  Editorial  Sal  Terrae.  Santander. 1986.   1

 

2   

  pueblo.  La  misión  de  la  Iglesia  consiste  en  ayudar  a  salvaguardar  y  promover  el  mínimo  necesario  de  una  vida  humana  y  justa.  La  Iglesia,  pues,  debe  actuar  como  el  Padre  del  hijo  pródigo,  parábola  tan  oportunamente  analizada  por  Juan  Pablo  II  en  su  encíclica  Dives  in  misericordia:  salvar  la  humanidad  de  los  hombres  (n°  41;  cfr.  n°  98).  Lo  decisivo  es  la  vida  humana,  porque  ésta  constituye  el  gran  sacramento  de  Dios,  dado  que  ha  sido  llamada  a  la  comunión  con  la  vida  divina.  Esto  nos  hace  recordar  la  célebre  expresión  de  las  Casas:  "Más  vale un indio infiel, pero vivo, que un indio cristiano muerto". Algo parecido encontramos en el  teólogo jesuíta José Acosta (México, 1577), con su tratado De procúramela indorum salute (En  defensa de la salvación de los indios). La evangelización sólo recogerá la praxis de Jesús si, al  igual que Jesús, produce vida; Jesús es el "Verbo de la vida, la vida que se manifestó" (Un 1, 1‐ 2). El Dios cristiano, que es Dios de vida y que llama a los muertos a la vida (cfr. Rom 4,17), sólo  es  verdaderamente  testimoniado  si  la  vida  es  siempre  defendida  y  promovida  en  su  mínimo  grado  de  dignidad.  El  gran  desafío  de  la  Iglesia  en  América  Latina  consiste  en  denunciar  el  sistema  social  de  muerte  y  ayudar  a  la  gestación  de  una  sociedad  que  genere  una  vida  mínimamente  humana  para  todos,  especialmente  para  las  grandes  mayorías  empobrecidas.  Esta conciencia de la Iglesia se materializó en dos grandes opciones: la opción preferencial por  los pobres y la opción por la liberación integral de éstos.     

a) Opción preferencial por los pobres y contra la injusticia social    En la expresión "opción preferencial por los pobres", lo de pobres se refiere a la pobreza en el  sentido  en  que  lo  entiende  Puebla,  que  considera  la  pobreza  como  "el  más  devastador  y  humillante  de  los  flagelos"  (n°  29)  y  piensa  que  "no  se  trata  de  una  etapa  casual,  sino  del  producto de unas determinadas situaciones y estructuras económicas, sociales y políticas" (n°  30). "Pobre" posee un sentido histórico muy concreto que no es metafórico o espiritual, sino  muy real, como el de la parábola del Buen Samaritano, "que cayó en manos de los bandidos y  fue  dejado  medio  muerto"  (Le  10,  30.36).  A  nadie  se  le  ocurriría  decir  que  este  hombre  expoliado  y  herido  lo  es  tan  sólo  espiritualmente.  Así  pues,  la  opción  de  la  Iglesia  por  los  pobres  significa  una  opción  por  los  que  han  sido  injustamente  hechos  pobres,  es  decir,  empobrecidos.  Esta  solicitud  por  los  pobres,  independientemente  de  la  fe  y  del  Evangelio,  posee  una  dignidad  en  sí  misma,  aun  cuando  (como  es  el  caso  en  la  parábola  del  Buen  Samaritano) se trate de un hereje. Socorrer al herido, y especialmente a toda una clase social  explotada y disminuida en su vida y en su dignidad, como sucede en América Latina, conlleva  una denuncia de la injusticia social, generadora de pobreza, y un testimonio en favor de una  vida mínimamente humana, que ha de ser producida por todos, y particularmente por los que  están medio muertos.     Pero,  además  de  esta  razón  simplemente  humanitaria,  la  comunidad  cristiana  tiene  otros  motivos para optar por los pobres.     En primer lugar, se trata de una opción divina. La razón de esta preferencia radica en la propia  naturaleza de Dios, que es un Dios vivo, un Dios de la vida y dador de vida. Cuando ve su vida  amenazada, Dios toma partido por él, a fin de protegerlo y promover su vida. Una Iglesia que  defiende la vida y ayuda a crear las condiciones para que ésta se manifieste, será una Iglesia  que hará la liturgia más grata a Dios. "Opta por la vida y vivirás" (Dt 30, 19).    En segundo lugar, nos hallamos ante una opción "jesuánica". El Papa Juan Pablo II lo recordó  en Puebla: "El compromiso de Jesús con los más necesitados..." (Discurso inaugural, III, 3).  A  partir  de  los  pobres  comienza  la  realización  del  Reino  (Le  6,  20).  Un  obispo  que  no  se  haga  "defensor  et  procurator  pauperum"  está  traicionando  una  parte  sustancial  de  la  praxis  de  Jesús, el Buen Pastor y Buen Samaritano.   3   

    Por último, es una opción apostólica, dado que, ya desde los inicios de la evangelización, los  pobres fueron objeto de una especial solicitud por parte de los Apóstoles y de Pablo (cfr. Hech  3,  44‐45;  4,  24;  Gal  2,  10;  Hech  11,  29‐30).  El  adjetivo  "preferencial"  no  pretende  tan  sólo  salvaguardar  la  esencial  catolicidad  de  la  fe  (abierta  a  todos  los  hombres),  sino  que  también  intenta  establecer  un  cierto  orden  de  prioridad  por  lo  que  se  refiere  a  la  solicitud  y  al  amor  misericordioso por parte de la Iglesia: amar a todo el mundo a partir del amor a los pobres. Los  ricos han de optar por los pobres, por su causa, su vida y su justicia; los pobres deberán optar  por  los  demás  pobres  y  hasta  por  los  que  son  más  pobres  que  ellos.  Así  pues,  todos  se  ven  concernidos;  la  aparente  parcialidad  de  esta  opción  preferencial  abre  caminos  para  la  forma  concreta del amor cristiano universal.    En  Brasil  tenemos  el  hermoso  ejemplo  de  una  opción  por  los  más  pobres  que  produjo  una  promoción  de  la  vida  en  el  sentido  más  bíblico.  Los  indios  Tapirapé,  en  el  interior  del  país,  estaban  siendo  exterminados  por  haber  entrado  en  contacto  con  las  enfermedades  de  los  blancos. Entonces decidieron no tener más hijos y morir. Hace más de 30 años vinieron a Brasil  las  Hermanitas  de  Jesús,  que  optaron  por  los  más  abandonados  y  se  fueron  a  vivir  entre  los  Tapirapé. Su objetivo consistía en lograr que aquellos indios tomaran conciencia de su propio  ser y volvieran a amar la vida. Al principio, las Hermanitas residían fuera de la aldea y acudían a  ésta  para  visitar  a  los  indígenas  y  anunciarles  el  Evangelio.  Después  fueron  acercándose  aún  más,  comenzando  a  tomar  parte  en  sus  trabajos  en  la  selva  y  en  la  roca;  por  último,  se  trasladaron  a  vivir  en  medio  de  los  Tapirapé.  La  confianza  que  en  ellos  suscitaron  fue  tan  grande  que  consideraban  a  las  Hermanitas  como  miembros  de  su  tribu.  El  servicio  desinteresado  y  el  apoyo  a  su  causa,  en  contra  de  la  explotación  a  que  les  sometían  los  grandes  terratenientes,  sirvió  para  infundirles  ánimo.  Comenzaron  entonces  a  procrear  de  nuevo. Hoy forman una tribu fuerte en la que abundan risueñas criaturas. El Evangelio como  comunión de vida y como vivencia de fraternidad logró devolverles la bendición de la vida.    Y citemos otro ejemplo de opción por los pobres y de promoción de la vida: ‐para hacer frente  al desempleo y al hambre que asóla a millares de familias, las Comunidades Eclesiales de Base  de  Sao  Paulo  organizaron  el  "Proyecto  Cinco‐  Dos".  El  nombre  está  inspirado  en  el  milagro  evangélico de la multiplicación de los cinco panes y los dos peces que realizó Jesús para dar de  comer  al  pueblo  hambriento  (cfr.  Me  6,30‐44  y  par.).  Cinco  familias  que  no  padecen  desempleo  se  comprometen  a  distribuir  los  alimentos  de  primera  necesidad  a  otras  dos  familias en las que el desempleo haya hecho presa. He ahí una forma de actualizar la parábola  del Buen Samaritano en las circunstancias concretas de una moderna ciudad industrial.     

4   

 

5.ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    La violencia de la sombras  por Mamerto Menapace, publicado en La sal de la tierra, Editorial Patria Grande. 

  Felices los que son perseguidos por practicar la justicia   porque a ellos pertenece el Reino de los cielos  Dios  le  había  regalado  un  lindo  corazón.  Era  capaz  de  amar  y  apasionarse.  Tenía  capacidad  para  ver.  Sus  ojos  siempre  miraban a las cosas, y no le costaba vibrar con lo que veía. Por  eso  las  injusticias  lo  sacudían  fuerte.  Muchos  le  tenían  desconfianza  porque  le  conocían  un  corazón  arrebatado  y  violento.  Encima  era  bastante  ingenuo.  Le  gustaba  hablar,  mostrarse  y  manifestar  lo  que  llevaba  adentro.  Eso  le  hacía  mar  cosas  contradictorias,  y  muchos  creyeron  que  era  un  incoherente.  Otros  creyeron  poder  utilizarlo,  y  cuando  él  siguió  nomás  su  rumbo, no lo comprendieron.  Alma  de  niño,  buscaba  ansiosamente  la  verdad,  y  quería  a  toda  costa  practicar  la  justicia.  Llevar  la  justicia a la práctica era para él una obsesión. Tal vez hubiera algo de biológico en ese apetito de justicia.  Por eso se comprometía tan entero cuando veía, en algún lugar o persona, la realidad del compromiso  por la justicia. Pero como la justicia es una realidad tironeada por diversos bandos que creen poseerla  en exclusiva (como se pelean los perros por achura), le sucedió más de una vez el querer tironear desde  distintos rumbos. Desde todos lados le ladraron para animarlo, y de todos lados le lanzaron su mordisco.  Y él seguía nomás, apasionado por llevar la justicia a la práctica. Tal vez sin plan, sin proyectos, guiado  como por un instinto. Amaba la parte de justicia que encontraba en cada hombre, y pretendió sacudir la  vergüenza en cada grupo.   Y eso es peligroso. Es peligroso ponerse a plena luz  cuando  andan  sueltas  las  tinieblas.  Y  en  cada  compromiso,  en  cada  realidad  hay  un  encontronazo  ente  la  luz  y  las  tinieblas,  entre  el  miedo  y  la  vergüenza.  Y  es  peligroso  para  un  hombre  amar  la  luz  en  cada  cosa,  y  en  cada  cosa  pretender vencer la noche mediante la vergüenza.  Por eso el miedo que hay en cada uno de nosotros  se puso a perseguirlo. A escondidas, por supuesto.  El miedo suele ser cobarde, y prefiere no mostrar  la  cara  al  descubierto.  De  ahí  que  el  día  que  lo  mataron,  nadie  quiso  ser  responsable  del  suceso.  Nos  echamos  la  culpa  mutuamente,  y  hasta  a  lo  mejor creímos ser sinceros. 

5   

  Poco importa el nombre del que lo mató,  y  el  nombre  y  apellido  del  que  ha  muerto.  Lo  mató  la  violencia  de  las  sombras,  y  su  nombre  está  escrito  en  el  libro  de  la  vida.  Un  pueblo  lo  lloró  en  silencio. Ese pueblo que también ama la  justicia,  y  que  como  todos  los  perseguidos  por  llevar  la  justicia  a  la  práctica,  tendrá  en  herencia  el  Reino  de  los cielos.  Porque al morir un hombre por practicar  la justicia, se opera en él la victoria definitiva de la luz sobre las sombras. La luz vence en ese hombre a  las tinieblas. Y así se le abren las puertas del Reino de la luz.  Felices  de  ustedes  cuando  sean  perseguidos  e  insultados,  y  cuando  digan  toda  clase  de  cosas  falsas  sobre  ustedes.  Alégrense,  no  se  pongan  tristes:  porque  van  a  recibir  un  gran  premio  en  los  cielos;  porque así también persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes (Mt 5, 11‐12). 

Guía de Trabajo Pastoral por Marcelo A. Murúa   Rumiando el relato  

¿Qué experiencia nos relata el autor?  



¿Cómo caracteriza a la persona enamorada de la justicia? Hacer un breve retrato de la  misma a partir de las características que señala el padre Mamerto.  



¿Qué proceso fue realizando? ¿Qué peligros le empezaron a acechar?  



¿Qué pasó finalmente? ¿Cuál fue la reacción del pueblo?  



Comentar la frase final del evangelio, la última bienaventuranza del evangelio de Mateo.  



Elegir una frase del texto (releerlo rápido para ubicarla) que más le haya llegado o  impactado a cada uno y compartirla en voz alta.  

  Descubriendo el mensaje  El cuento es un hermoso fresco de las personas que aman la justicia y dan la vida por ella. Puede ser  muy útil para reflexionar sobre el compromiso por la justicia a la luz del evangelio de Jesús.  ¿Conoces personas, hombres y mujeres, que hayan vivido como se describe en el relato?  Hacer una ronda en el grupo y nombrar estas personas.  ¿Qué descubrimos en ellas? ¿Qué nos admira de sus vidas como para recordarlas?  ¿Conoces personas que hayan muerto por la justicia?  (Si es posible sería interesante llevar preparado para el encuentro fotos o dibujos de algunos  mártires de nuestro tiempo. En BuenasNuevas.com puedes encontrar información sobre Mons.  Romero, Mons. Angelelli y otros).  ¿Qué aprendes del cuento para tu vida? ¿Cómo puedes aplicar el mensaje del cuento?   

6   

 

CANCIONES  Les compartimos una canción que expresa la fidelidad a la lucha por una causa justa. Con gran  habilidad  sus  autores  han  logrado  plasmar  la  experiencia  de  muchos  que  han  vivido  de  este  modo, incluso hasta dar la vida.     Alejandro  Rezzonico  actualmente  se  desempeña  como  docente  en  Florida  y  González  Catán,  a  la  vez  que forma parte del Servicio de Acompañamiento de Propuestas Juveniles.    

VENDRÁS   Alejandro Rezzonico – Santiago Lamaizon    Vendrás con siglos de sudor, nos traerás  Memorias de lo que pasó aquí y allá.  La historia de un rancho de algodón  que no se vio.    Vendrás descalzo sin dolor, renaciendo  de cada grito que intentó callar tu voz.  La bala que te apagó no te mató.    Y anclado en tu causa y tu valor  Me quedaré  Seré tu mirada y tu sal  Seré tu piel  Y juntos seremos lo demás  Y eso es eterno    Vendrás en un vuelo de humildad, te encontraré  callado y sentado en el cordón de una calle.  No es la pantalla tu lugar, no sos de yeso.    Vendrás chiquito en el calor de una madre  Vendrás anhelando la vida del que no es.  Y andando el camino del amor tendrás poder 



PELÍCULA PROPUESTA:  

Erin Brockovich  Julia Roberts personifica a Erin Brockovich, una madre soltera con tres hijos que, luego de meses de estar desempleada, consigue trabajo como secretaria en el estudio de un abogado del sur de los Estados Unidos. Inquieta y desafiante, comienza a investigar las enfermedades de un grupo de vecinos a una planta química. En sus pesquisas, descubre que la empresa arrojaba residuos tóxicos a las napas de agua, provocando en los habitantes enfermedades mortales y alteraciones genéticas. La protagonista, sin conocimientos legales, consigue que la empresa indemnize a los damnificados. Esta historia está basada en hechos reales. Les proponemos investigar y debatir los modos de hacer justicia que manifiesta este personaje.

 

  7   

 

 

6. GESTO DE SERVICIO    En  este  mes  nos  proponemos  que  cada  obra  pueda  realizar  algún  gesto  de  ciudadanía.  Teniendo en cuenta la mediación de la reflexión sobre la justicia, cada grupo podrá pensar qué  acción puede llevar adelante a favor de la sociedad.   Puede  tratarse  de  una  acción  hacia  dentro  o  hacia  fuera  de  la  escuela.  El  espacio  de  Construcción de Ciudanía es privilegiado para ello, pero puede abordarse desde muchos otros  espacios.   Sería muy positivo que estas acciones vinculen a los chicos con las organizaciones (estatales o  privadas) que atienden a las diferentes necesidades de la sociedad.   Los soportes gráficos refuerzan el impacto de estas acciones. Recomendamos la realización de  carteleras y afiches.    

7. DE FIESTA…    Decíamos que el punto de llegada sería la Eucaristía. Un modo interesante de celebrar estos  pasos, sería celebrar la eucaristía del modo más sencillo e íntimo posible. Quisiéramos que de  este modo los chicos comprendan los criterios de justicia que se ponen en juego al compartir  la mesa.     Una canción y dos oraciones que nos pueden ayudar:   

LA MESA  Letra: Juan Carlos Carabajal. Música: Peteco Carabajal  

  Quiero una mesa de cedro, hermano,  hermano carpintero,  a donde coman mis hijos, hermano,  el pan bendito y eterno.    O puede ser de algarrobo hermano,  o de madera de sueños  para que sueñen mis hijos, hermano,  en largas noches de invierno.    Yo quisiera que en mi mesa,  nadie se sienta extranjero,  que sea la mesa de todos,  territorio de silencios.  

  Que sea mesa de domingo,  mesa vestida de fiesta,  donde canten mis amigos,  esperanzas y tristezas.    Quiero una mesa bien fuerte, hermano,  hermano carpintero,  mesa de casa paterna, hermano,  de esas que aguantan el tiempo.    Mesa de quedarse solo, hermano,  y de llorar en silencio,  de olvidar ingratitudes, hermano,  y soñar con el regreso. 

  

8   

     

Felices los perseguidos  por practicar la justicia  Felices los perseguidos  por practicar la justicia,  porque a ellos pertenece  el Reino de los cielos.  Felices y bienaventurados  todos los que dan la vida  para que haya justicia  en este mundo,  Dios los reconocerá  como hijos suyos,  hermanos de Jesús.  Felices quienes desde el silencio  y el anonimato del Reino  ofrecen su entrega diaria  para que la vida de Dios  llegue a todos sin distinción.  Ellos mantienen viva  la llama que encendió Jesús,  la luz de un mundo nuevo,  fraterno y solidario.  Felices los que sufren persecución  por el nombre de Jesús,  los que son fieles a su mensaje  y proclaman la verdad de la justicia,  el gran sueño de Dios para todos.  Ellos caminan hacia el Reino  y nos señalan la senda del Maestro,  la única fiel al proyecto del Padre.  Felices, Dios de la Vida,  los que la entregan  por la justicia y la paz,  tan ausentes en este mundo  de excluídos y marginados.  Felices porque ellos son  el agua que fecunda la tierra  para que brote la semilla  del Reino,  que es Justicia y Fraternidad,  vida digna para todos  porque Esa es tu Voluntad. 

9   

 

SEÑOR DE LA JUSTICIA    Señor de la justicia  que a cada hombre mides con infinito amor,   ve midiendo a los pobres    que tienen miedo y hambre  que sufren por los otros,  que viven sin vivir en constante opresión.    Señor de la justicia  que ves en lo escondido el peso del dolor,  mira hoy en las tinieblas  descubre allí las huellas  del hombre a quien el hombre  le aturde con la carga de injustas componendas,  cargándole la espalda con una cruz mayor.    Señor de la justicia,  que del marginado eres su mejor protector,   

defiende hoy al débil  alienta a los perdidos  no dejes que el potente les quite nuevamente  el más claro derecho de su propia voz.    Señor de la justicia   amigo de las viudas, los pobres y los niños,  atiende compasivo al triste niño de hoy.  No dejes que lo aplasten, aun antes de nacido,  no dejes que  lo fuercen a hacer trabajos duros,  no dejes que lo traten, sin alma, sin amor.    Señor de la justicia   que quieres que los hombres seamos hermanos,  viviendo entre nosotros tu reino de amor  sacude de nosotros la injusta indiferencia,  la farsa, el arribismo, el odio, la ambición  y pon en este mundo, tu amor, tu esperanza,   haciendo que renazca un hombre con nuevo corazón.

10   

 

MAYO: ... educativo de los pobres   1.  PUERTA DE ENTRADA  La fiesta de nuestro fundador San Juan Bautista de La Salle, es un hecho central en la vida de  nuestras comunidades. Y no es así simplemente porque el calendario lo indique o la tradición  lo  exija.  Sino  porque  este  sacerdote  francés  nos  regaló  un  testimonio  de  entrega  entera  a  la  salvación de todos. Y para la salvación el primer paso indispensable es la educación.   Todos aquellos que trabajan en la  educación  con esta misma vocación  cristiana, entregan  su  vida  a  sus  hermanos  menores.  Los  Hermanos  de  las  Escuelas  Cristianas  han  dado  este  testimonio por más de 300 años. Hoy nosotros celebramos que todavía sigue valiendo la pena  jugarse por el servicio educativo a aquellos que más lo necesitan.    

2. PREGUNTAS   ¿Qué hizo Juan Bautista De La Salle?   ¿Cómo sigue su obra hoy en el mundo y en nuestro país?   ¿Son  todas  iguales  las  escuelas  de  La  Salle?  ¿En  qué  se  diferencian?  ¿En  qué  se  parecen? ¿Qué las une?   ¿Qué podemos aportar cada uno de nosotros a esta obra?     

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un  texto  del  44  Capítulo  General,  en  el  que  resume  con  mucha  claridad  la  misión  lasallana, el servicio educativo a los más pobres.  

2. Un  artículo  que contextualiza  nuestra  tarea  lasallana en  el  marco  de  la  opción  por  los  pobres, en el dinamismo de la Iglesia.   3.   4. Algunas historietas de Liniers para reflexionar.    

1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA   

MISIÓN EDUCATIVA LASALIANA  A continuación encontrará la introducción y los desafíos que el 44º Capítulo General presentó  para la Misión Educativa Lasaliana.  Introducción  “Impresionado por la situación de abandono de los hijos de los artesanos y de los pobres, Juan  Bautista  de  La  Salle,  descubrió,  a  la  luz  de  la  fe,  la  misión  de  su  Instituto  como  respuesta  concreta a su contemplación del designio salvador de Dios” (Regla 11). Dios ha sido tan bueno  que  ha  hecho  de  esta  obra  para  el  servicio  educativo  de  los  hijos  de  los  artesanos  y  de  los  pobres, una obra cada vez más plural y diversificada.  Esta  obra  se  ha  acrecentado  de  manera  notable  en  el  mundo  entero.  Hoy,  somos  80.000  educadores y más de 5.000 Hermanos y, juntos, animamos la Misión Lasaliana que da vida a  más de un millón de niños, jóvenes y adultos.   Históricamente,  la  Misión  Lasaliana  se  dirigía  con  prioridad  a  los  económicamente  pobres.  Progresivamente,  el  desarrollo  económico,  nos  ha  dirigido  más  bien,  a  las  clases  medias.  Estamos,  pues  invitados  a  intensificar  nuestros  esfuerzos  con  vistas  a  desarrollar  propuestas  que favorezcan la educación en la justicia y a reforzar acciones para el servicio directo de los  pobres.  Damos gracias a Dios por los Hermanos y por todos los Lasalianos que, cualquiera que sea su  inserción  o  nivel  de  compromiso,  ponen  todo  su  corazón  en  una  opción  por  los  pobres,  tratando  de  construir,  por  su  práctica  educativa  y  evangelizadora,  un  mundo  más  justo  y  solidario.  Esta realidad llena de gozo a algunos Hermanos y suscita interrogantes en otros, en cuanto a  su papel específico como Hermanos en el interior de la Misión. El 42º Capítulo General señaló  que  los  Hermanos  somos  «corazón,  memoria  y  garantía  del  carisma  lasaliano»  (Circular  435,  pág  43).  Vivimos  como  consagrados  «juntos  y  por  asociación  al  servicio  educativo  de  los  pobres» y hacemos profesión pública de ello.  Nuestra  reflexión  se  inscribe  en  la  de  los  Capítulos  Generales  precedentes  (42º  y  43º),  y  se  apoya en la Reunión Intercapitular de 2004, y en la Asamblea Internacional “Asociados para la  Misión  Educativa  Lasaliana”  de  2006.  El  servicio  educativo  de  los  pobres  es  hoy,  más  que  nunca, de gran actualidad y sigue siendo un elemento esencial para los Hermanos y para todos  los Lasalianos. El esfuerzo solicitado a cada uno de nosotros está en la línea de la conversión de  la mente y del corazón (Circular 412, pág. 48).  Aunque  escribimos  este  documento  para  los  Hermanos,  tenemos  muy  presentes  a  todos  aquellos  y  aquellas  con  quienes  nos  hemos  asociado  para  vivir  la  única  Misión  Lasaliana,  sin  importar el contexto social y las formas de compromiso. Recordamos con la mente y desde el  corazón  los  rostros  de  tantos  niños,  jóvenes  y  adultos  que  son  para  nosotros  la  razón  de  nuestra  vida  y  de  nuestra  vocación.   Ellos  son  la  imagen  de  un  Dios  que  nos  llama  a  la  fraternidad y a la solidaridad. 

2   

  «Cuando decimos: “Señor, muéstranos tu rostro”, el Señor nos responde: “Mira el rostro de tu  hermano empobrecido, mira la realidad en que vives inserto, mira los signos de tu tiempo”.»  (Ser Hermanos hoy, 2.2.b)  Desafios:  1. Conversión a los pobres  La realidad nos desafía, tanto a los Hermanos como a las comunidades, sobre el estilo  de vida que llevamos y que, generalmente, no nos satisface, ya que existen riesgos de  consumismo  y  de  acumulación  de  bienes.  Este  estilo  de  vida  nos  va  llevando,  insensiblemente,  a  una  lejanía  respecto  al  mundo  de  los  pobres.  Por  otra  parte,  la  comprensión de la realidad de este mundo exige de nosotros una formación adecuada  en  el  campo  social,  político,  económico,  religioso  y  otros.  Una  formación  limitada  en  estos campos, es un obstáculo a la hora de tomar decisiones personales o comunitarias  para acercarse al mundo  de los pobres. Finalmente, a pesar de todo, la conversión a  los  pobres  sigue  siendo  un  desafío.  Hoy  se  trata  de  una  cuestión  de  conciencia  y  de  decisión personal, comunitaria e institucional.    2. Renovación de nuestras obras educativas  Para  los  Hermanos  y  para  todos  los  Lasalianos  es  un  desafío  estar  realmente  convencidos de que el servicio educativo de los pobres es parte constitutiva de nuestra  identidad,  de  nuestra  vocación  y  de  la  Misión  Lasaliana.  Sigue  siendo  un  desafío,  la  transformación  de  nuestras  obras  educativas  en  instrumentos  de  educación  para  los  pobres, de defensa de los derechos de los niños y de educación para la justicia social  (Cf. AI 2006, Área prioritaria 5.1).    3. Solidaridad para la equidad  Reconocemos que, en la red de obras lasalianas, las respuestas educativas que damos  a las necesidades y los recursos económicos necesarios, son desiguales. Nos sentimos  desafiados  a  diseñar  estrategias  efectivas  de  solidaridad  para  la  equidad  e  igualdad  educativa.    4. El derecho de los niños a la educación  Reconocemos  que,  para  el  Instituto,  sigue  siendo  un  gran  desafío  preocuparse  del  derecho  de  los  niños  a  la  educación,  aportando  respuestas  educativas  accesibles  a  todos  y  dotadas  de  recursos  económicos.  Debemos  encontrar  recursos  económicos  propios y buscar ayudas públicas y privadas.    5. Desafío: un compromiso solidario  Mirando el mundo, reconocemos que, sin dejar de atender la pobreza económica en  sí,  existen  hoy  nuevas  realidades  y  nuevas  pobrezas  que  nos  desafían.  Todas  estas  situaciones, ya consideradas por la AI 2006, en su Orientación nº 1, piden de nosotros  una respuesta.    6. Los movimientos migratorios  Reconocemos que, mirando a nuestro mundo, un desafío importante para el Instituto  y  la  red  de  obras  lasalianas  hoy  consiste  en  dar  respuesta  a  los  problemas  que  provocan los movimientos migratorios (dentro de los países y a nivel internacional) y  sus consecuencias para los niños, jóvenes y familias (niños de la calle, huérfanos, etc.).      3   

 

Nueva irrupción de la opción por los pobres  Por Daniel Camarero, publicado en www.mercaba.org 

La  fuerza  de  la  irrupción  del  tema  de  la  opción  por  los  pobres  en  la  Iglesia  actual  es  consecuencia  de  que  la  Iglesia  ha  estado  abierta  a  dos  importantes  polos:  el  mirar  atenta  al  mundo y procurar desentrañar los signos de los tiempos; y el beber de forma permanente  y  siempre nueva, de las fuentes bíblicas, en especial del Evangelio de Cristo.  En  el  siglo  XX  la  realidad  de  los  pobres  incide  con  fuerza  en  la  sociedad,  las  guerras,  las  revoluciones, las ideologías, hacen que se vea, se viva, se sienta y se revise con más firmeza la  situación  de  los  que  son  víctimas,  de  los  que  sufren,  en  definitiva  de  los  pobres,  genérica  y  específicamente  tratados.  Su  situación  no  sólo  se  contempla  con  estupor,  sino  que  ya  se  le  quita  el  signo  de  la  fatalidad  o  de  la  impotencia,  y  se  va  abiertamente  a  las  causas:  se  les  relaciona  con  la  injusticia,  con  la  opresión,  consecuencia  de  la  explotación  de  las  clases  o  también de la situación de expolio de países enteros.  La  Iglesia  no  sólo  no  es  ajena  a  este  movimiento  social,  sino  que  está  en  medio  de  él,  alentándolo.  Desde comienzos del siglo, contribuye de forma  creciente a  que se mantenga  y  aún prospere la conciencia colectiva de la inhumana situación, de los derechos de los hombres  y de la urgencia de encontrar soluciones. En este sentido los movimientos hacia la educación  de  los  más  pobres,  surgidos  sobre  todo  en  Francia  (Champagnat,  La  Salle)  y  las  exigencias  a  favor de los trabajadores que hace la "Rerum Novarum" de León XIII serán claros ejemplos de  esta opción.  La visión del pobre para la Iglesia también representa un permanente cuestionamiento hacia  sus  formas  de  vida  y  su  compromiso  con  esta  realidad.  De  la  mano  de  las  exigencias  evangélicas  se  van  trazando  nuevas  acciones  sobre  todo  en  la  opción  sacerdotal  y  religiosa,  que  corresponde  tanto  a  una  nueva  ubicación  en  el  trabajo  y  en  la  residencia.  Movimientos  como los de los curas obreros, los Hermanitos y Hermanitas de los Pobres, los Sacerdotes del  Prado, son una pequeña muestra.  La  sociedad  crece  en  conciencia  y  a  medida  que  pasan  los  años,  también  el  mejor  conocimiento de la situación a escala mundial, ayuda a que entre en escena el problema de los  pobres del "Tercer Mundo". El pobre del Tercer Mundo es un pobre masivo, y con una pobreza  generalizada, una pobreza de la que participan: los campesinos, los indígenas, los mineros, los  desocupados, la mujer, los niños, los ancianos. Son pobres, casi por simple ubicación, porque  habitan en un mismo entorno, en un mismo país, en un mismo Continente, que se encuentra  muy debajo de las condiciones de vida de los países industrializados.  Esta  constatación  se  va  profundizando  y  la  situación  de  estos  pueblos,  cada  vez  más  se  ve  como fruto de una relación de opresión. Esto es consecuencia también del surgimiento, sobre  todo en América Latina, de voces propias que interpretan su realidad, los llamados "científicos  sociales", que desde su propia experiencia rechazarán teorías y aportarán ángulos de solución.  La variación del análisis se va a reflejar simplemente en el cambio exigido del nombre que se  da  a  estos  países:  van  pasando  sucesivamente  por  los  nombres  de  países  subdesarrollados,  países  en  vías  de  desarrollo,  países  dependientes,  el  Tercer  Mundo,  los  excluidos,  el  Sur...  todos  responden  a  una  misma  realidad  pero  considerada  bajo  distinta  óptica,  que  también  forma parte de la realidad. Se quiere destacar la injusta e inhumana realidad que existe en el  mundo: mientras hay países que viven en el desarrollo, la abundancia y aún la opulencia, hay  otros  muchos  países  que,  en  conjunto,  están  sumidos  en  la  pobreza  y  aún  en  la  miseria.  Y  4   

  aquellos países viven así, en buena parte por la explotación y dominio que ellos tienen sobre  los países empobrecidos.  Es cierto que se tiene conciencia de que "no todos" los habitantes de estos países viven en la  misma  situación,  pero  es  verdad  que  viven  así  "las  grandes  mayorías".  Es  el  tiempo  de  las  estadísticas,  de  la  constatación  de  los  efectos  devastadores  de  la  pobreza,  de  las  reflexiones  acerca de la dignidad humana violada, del análisis científico para encontrar las causas, de las  denuncias  de  los  sistemas  injustos  y  opresores,  de  la  búsqueda  y  aún  reclamo  de  soluciones  que nunca llegan.  La  realidad  sigue  estando  ahí,  en  el  mundo  hay  una  gran  mayoría  de  pobres  materiales  que  carecen  de  lo  más  elemental,  son  marginados  sociales,  excluidos.  Más  de  mil  trescientos  millones  de  personas  que  difícilmente  podrán  salir  de  esta  situación  si  no  hay  un  cambio  completo no ya de actitudes personales, sino, más fundamentalmente, de estructuras políticas  y económicas y sociales.  Cierto  que  todavía  el  Vaticano  II  no  refleja  este  cambio  de  perspectiva  en  toda  su  plenitud.  Aunque  abre  puertas  y  ventanas,  todavía  se  mueve  en  la  óptica  de  las  Iglesias  de  los  países  avanzados que son fundamentalmente todavía preocupaciones hacia el hombre moderno; sin  embargo en él se advierte ya la presencia y la voz de los Obispos latinoamericanos, que traen  otras inquietudes.  Además  y  sobre  todo,  en  la  Constitución  Pastoral  "Gaudium  et  Spes",  con  la  proclamada  atención a los signos de los tiempos, la Iglesia se abre a la situación real de todos los hombres,  en  especial  de  los  pobres:  "Los  gozos  y  las  esperanzas,  las  tristezas  y  las  angustias  de  los  hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez, gozos  y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo" (GS 1).  La  semilla  está  de  nuevo  echada,  la  preocupación  social  y  eclesial  avanza  y  la  opción  por  los  pobres pasa ya a ser tema central tanto en las intervenciones y escritos como en el talante de  los Papas.  Juan  XXIII  tiene  grandes  intuiciones,  un  trato  exquisito  hacia  todos  los  hombres,  un  corazón  abierto a las necesidades de los más desposeídos, gestos de apertura y comprensión y también  palabras que orientan en el camino de la Iglesia: así nos dirá que "la Iglesia como tarea central  debe  de  responder  al  desafío  de  la  pobreza  actual"  y  acuñará  ya  la  expresión  de  que  necesitamos "una Iglesia de los pobres".  Es  Pablo  VI  el  que  con  fuerza  denunciará  situaciones  y  estructuras  injustas,  exigirá  de  los  Gobiernos  medidas  claras  para  la  solución  de  los  problemas,  y  dirá  a  la  Iglesia  que  la  promoción humana y la solución de los problemas de pobreza inhumana es tema central en la  evangelización. (Populorum progressio, los discursos con ocasión de la 2a Asamblea del Celam  en  Medellín,  y  posteriormente  la  "Evangelii  Nuntiandi"  fruto  del  Sínodo  del  74,  destacan  en  esta perspectiva).  Respecto a Juan Pablo II es tan amplio su magisterio en torno a la "opción por los pobres", y lo  ha  defendido  en  tantos  foros;  afirmado  en  tantas  visitas  a  casi  todos  los  países  del  mundo;  exigido a representantes de foros internacionales y a dirigentes políticos; que nos quedamos  simplemente con esa efusión de su corazón en la primera visita al Perú (1985), cuando viendo  la pobreza de las gentes en un distrito limeño: Villa el Salvador, no pudo menos de gritar con  fuerza varias veces: "hambre de Dios sí, hambre de pan, no".  5   

 

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    CANCIONES   

HOY COMO AYER    E                                 A  Hace algun tiempo, brillo una propuesta           B7                                E  Que Dios como estrella, al mundo envio  E                        C#m  Una pregunta, exigia respuesta:            A         F#m        B7  Los pobres y su educación      Dias y meses, velando por ella  Asi Juan Bautista al fin se enamoro  Dijo ante el brillo de aquella propuesta           A          B7           E       E7  “no puedo decirle que no”     

A                 B7        E          G#m    C#m  Hoy como ayer oyendo la voz de Dios               A            B7            E     E7  Hoy La Salle somos vos y yo  Como hizo el digamos que si a Dios  Hoy La Salle somo vos y yo    Hoy es un tiempo colmado de estrellas  Que exigen de urgencia respuestas de amor  Dios sigue enviando la misma propuesta  Nosotros tenemos la voz    Con esperanza siguiendo sus huellas  Ser Signos de Fe para el mundo de hoy  Como La Salle, nosotros tampoco  Podemos decirle que no 

  HOY SOMOS NOSOTROS    A                        E  Hoy somos tus manos  F#m                 C#m  Tu vos, tus canciones  D                    A  Tus zapatos rotos  Bm                      E  Tus mismos temores    Tu “¿Qué estan haciendo?”  Tu “ya no me llores”  Tus deudores pagos  Por tus mil perdones   

Un grano de arena  En un mar de errores  Un fruto que sangra  sin saber por donde.    Tu lista de espera  Tu esperanza joven  Tu verbo que quiere  conjugar al hombre    La mañana nueva  El sol que se pone  Tus hijos que quieren  Honrar hoy tu nombre. 

  PELÍCULA PROPUESTA:  

Los Coristas  En un orfanato destinado a los últimos desechos de la sociedad (se llama Fondo del  Estanque),  el  prefecto  Clement  Mathieu  buscará  un  camino  de  promoción  para  estos chicos a través de la música. Una emocionante historia se desarrolla a través  de métodos basados en el afecto y la posibilidad de expreción, en contraposición al  rígido sistema de “acción‐reacción”. 

6   

 

 

    Pensá en la campaña solidaria organizada por Fundación La Salle…  ¿Qué te dice la historieta? Y vos… ¿qué tenés para dar?  ¿Qué tiene de bueno que sea una campaña “lasallana? Mirá el mosaico de La Salle…  ¿cómo se puede sostener la tarea de La Salle en nuestro distrito?      7   

 

6. GESTO DE SERVICIO  No hay mejor manera de celebrar a La Salle que ayudando a otros. La campaña solidaria que  organiza anualmente Fundación La Salle es la oportunidad que tienen nuestras comunidad de  ayudarse  mutuamente.  Por  eso  los  invitamos  a  sumarse,  divulgar,  animar  y  multiplicar  la  campaña en los diferentes ámbitos.   Siempre es bueno que sean los chicos los protagonistas de estas acciones. Una propuesta es  organizar  la  distribución  y  recolección  de  sobres  con  algún  grupo  de  responsables.  Otros  podrían acompañar con una campaña gráfica. Otros podrán anunciar en la formación de cada  día…   Una hermosa experiencia que compartimos es la vivida en Florida para los festejos de La Salle  del pasado año. Lo proponemos a modo de idea.   Allí se organizó una kermesse que se llamó “La rueda de la comunidad”. Un grupo de alumnos  del secundario ideo, organizó y animó un circuito de juegos típicos de kermesse.   Para jugar cada grupo (que tenía un turno asignado en los días de festejo), debía “comprar”  los billetes. Esto se llevaba a cabo a través de una colecta previa hacia dentro de cada grupo. El  premio  de  cada  juego  consistía  en  una  papel  que  representaba  un  pizarrón,  un  banco,  una  lámpara,  un  ladrillo…  De  este  modo  cada  grupo  debía  reunir,  al  menos,  el  equivalente  a  los  materiales  necesarios  para  la  construcción  de  un  aula.  Al  finalizar  cada  ronda  se  hacía  el  recuento y se rezaba agradeciendo la colaboración de cada uno y la posibilidad de pertenecer  a esta comunidad que educa y aprende.   Pasada la experiencia se valoró como una oportunidad de ayudar jugando y  rezando, al mismo  tiempo que nos centró en la opción por los pobres que llevó a La Salle a la santidad.  

7. DE FIESTA…  Este mes no proponemos nada en especial dado que nos parece más de acertado sumarnos a  las celebraciones que se propongan institucionalmente.     Simplemente si desean un tiempo de oración especial, les proponemos la lectura ofrecida para  este mes (1 Jn. 3,16‐18) que hace referencia al amor a Dios y al prójimo. Es más que pertinente  para ayudarnos a pensar y celebrar nuestra pertenencia a la comunidad inspirada en La Salle,  un  hombre  que  hizo  del  amor  al  prójimo,  su  vocación  de  servicio  educativo.  ¡Y  qué  mejor  manera de continuar su obra de amor que ayudando a otros!    Les dejamos una linda canción para cerrar algún tiempo de oración.   

PARA DARLO A LOS DEMÁS  Manuel Lopez Naon 

  A veces me siento alejado  y la verguenza no me deja ni hablar  y solo se que me duele verte clavado  porque me olvido de lo mucho que me amas.    Quiero volver a serte fiel.  Quiero volver a serte fiel.    Toma de mi lo que te sirva  para darlo a los demas 

toma de mi lo que te sirvo  no me guardo nada mas  hoy quiero ser tu instrumento  y predicar tu gran verdad  la de tu palabra la de tu cuerpo  la de tu amor eterno  la de amar al más pequeño 

8   

 

ABRIL: ... a lo nuevo   1.  PUERTA DE ENTRADA  La  Pascua  nos  trae  una  serie  de  costumbres  populares  que  se  han  ido  asociando  a  un  festejo  de  origen  religioso.  Sabemos  que  a  lo  largo  de  la  tradición  judeocristiana  ha  cambiado su sentido: de celebrar el paso de la esclavitud a la libertad, a celebrar el paso de  la muerte a la vida.     Este paso de la muerte a la vida, que los cristianos recordamos en la persona de Jesús, es (o  puede ser) mucho más que los relatos que escuchamos en la Semana Santa.     Que la muerte sea vencida por la vida, significa que ante una cultura de muerte que vivimos  en muchas sociedades, debe desbordarla una cultura de vida, que sueñe con la utopía de un  mundo  mejor,  con  más  vida  para  todos,  sin  exclusiones  ni  diferencias.  Así  el  proyecto  de  Jesús de que tengamos una “vida en abundancia” (Jn. 10,10) será posible.     Por  eso  la  invitación  a  lo  nuevo:  nuevas  formas  de  relacionarnos,  nuevos  modos  de  cuidarnos y hacernos cargo del mundo que habitamos. De eso se trata la Pascua.      

2. PREGUNTAS   ¿Qué situaciones de muerte reconoces en el mundo/país/barrio…?   ¿Quiénes denuncian estas situaciones de muerte?   ¿Qué cosas nuevas necesita nuestra sociedad?   ¿Qué propósito nos planteamos para esta Pascua?     

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un  texto  de  los  Obispos  argentinos,  en  una  pronunciación  acerca  de  la  Nación  que  queremos, elaborada en 2002.  

2. Un hermoso texto de Eduardo Galeano (ya propuesto en los recursos para Propuestas  Juveniles  del  pasado  año),  llamado  Derecho  al  delirio.  Acompañamos  el  texto  de  dos  videos para elegir.   3. Dos canciones de Alejandro Lerner: El poder de los sueños y Cambiar el mundo.  4. Algunas historietas de Liniers para reflexionar.   1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA   

Obispos  argentinos:  «LA  NACIÓN  QUE  QUEREMOS»  Documento conclusivo de la Asamblea Plenaria Extraordinaria   BUENOS AIRES, 29 septiembre 2002 (ZENIT.org).‐ Publicamos a continuación el texto completo  del  documento  «La  Nación  que  queremos»,  emitido  tras  la  Asamblea  Plenaria  Extraordinaria  que se desarrolló del 25 al 28 de setiembre, en la localidad bonaerense de Pilar.   1.‐  Jesús,  el  Hijo  de  Dios,  se  identificó  tanto  con  su  pueblo  que  se  dejó  llamar  “Jesús  de  Nazaret”. Y la triste situación de su patria, le arrancó lágrimas.  A  nosotros,  los  cristianos  argentinos,  también  nos  duele  la  Argentina.  Hoy  está  postrada,  porque en vez de casa común a construir con el esfuerzo de todos, ha sido convertida en presa  de rapiña para algunos.  2. Pero Dios, que nos habla desde sus maravillas, también nos habla desde nuestros fracasos y  nos exhorta a volvernos a Él y convertirnos desde lo más hondo de nuestro corazón.   Este llamado a la conversión nos interpela a todos sin excepciones, particularmente a nosotros  los  obispos,  porque  nuestra  misión  nos  exige  una  creciente  identificación  con  Cristo  y  la  constante purificación de nuestros pecados. No le tenemos miedo a la verdad. Le tememos a  nuestra dureza de corazón.   3.‐ Con este espíritu, vista la gravedad de la crisis del país, nos hemos reunido en la presencia  de Jesucristo, “Señor de la historia”, con “la necesidad de impulsar en el pueblo cristiano las  actitudes  propias  de  ciudadanos  responsables”  (132ª  Comisión  Permanente,  22/08/02).     Lo  hacemos  como  servidores  del  Pueblo  de  Dios  que  queremos  cumplir  nuestra  misión.  Nuestras  palabras  y  acciones  no  buscan  reemplazar  a  ningún  actor  ni  responsable  social  o  político,  a  quienes  respetamos  en  el  ejercicio  de  su  vocación  al  servicio  del  bien  común.   4.‐  Debemos  pasar  del  deseo  de  ser  Nación  a  construir  la  Nación  que  queremos.  Por  eso  es  necesario buscar los medios para que todos los ciudadanos del país determinen por consenso  qué Nación queremos ser. Esto exige realizar reformas fundamentales en muchos órdenes de  la  vida  político‐social.  Si  no  se  llevan  adelante  las  reformas  que  pide  la  sociedad,  estaremos  amenazados de caer en peores frustraciones.   5.  Sabemos  que  una  Nación  es  una  comunidad  de  personas  que  comparten  muchos  bienes,  pero, sobre todo, una historia, una cultura y un destino común. Por ello debemos volver a la  raíz  del  amor  que  teje  la  convivencia  social,  entendida  como  “un  llamado  de  Dios”  (Iglesia  y  Comunidad  Nacional  63).  Los  argentinos,  tanto  los  creyentes  de  diversos  credos  como  todos  los hombres de buena voluntad, hemos de interrogarnos: ¿Queremos elegir nuevamente  ser  argentinos? ¿Aceptamos asumir con responsabilidad nuestra parte en la reconstrucción de la  Nación?     6.‐  Necesitamos  recrear  “una  nación  cuya  identidad  sea  la  pasión  por  la  verdad  y  el  compromiso por el bien común” (CEA, Oración por la Patria, 9/7/2001).  

2   

  Tenemos  que  desarrollar  algunos  valores  indispensables  para  la  vida  social:     Frente  a  la  cultura  de  la  dádiva,  promover  la  cultura  del  trabajo,  el  espíritu  de  sacrificio,  el  empeño perseverante y la creatividad.  Frente a la corrupción y la mentira, promover el sentido de justicia, el respeto por la ley y la  fidelidad a la palabra dada.   Frente  a  la  fragmentación  social,  promover  la  reconciliación,  el  diálogo  y  la  amistad  social.   Sólo buenos ciudadanos, que obren con inteligencia, amor y responsabilidad, pueden edificar  una sociedad y un Estado más justos y solidarios.   Queremos  transmitir  estos  valores  y  actitudes  mediante  una  acción  pastoral  renovada  y  actualizada,  con  una  predicación  y  una  catequesis  que  comprometan  la  vida  entera.     7.‐  Debemos  estimular  el  sentido  del  bien  común  para  lograr  el  bien  de  todos.  De  un  modo  preferencial,  el  bien  de  las  personas  más  pobres  y  empobrecidas,  sobre  todo  de  los  desocupados,  excluidos,  indigentes  y  hambrientos.  Para  reencontrarnos  como  Nación  debemos  atender  a  los  que  más  sufren:  los  mayores  sin  salud,  los  adultos  sin  trabajo,  los  jóvenes sin educación y sin futuro, y los niños sin alimento.   8.‐ Ni la llegada al país de nuevas sumas de dinero, ni las reformas de las instituciones, ni el  recambio  político,  serán  suficientes  para  construir  una  nueva  Nación.  Estas  soluciones  serán  estériles  sin  una  fuerte  pasión  por  desarrollar  en  cada  ciudadano  las  más  valiosas  actitudes  sociales. Sólo así se podrá transformar la cultura nacional y entretejer un bien común cargado  de bondad, verdad y justicia que nos devuelva el gusto de ser argentinos.   9.‐  Conocer  los  valores  no  es  suficiente  para  reconstruir  la  Nación.  De  hecho,  no  siempre  cumplen la ley los que mejor la conocen. Es más, quienes conocemos y predicamos los valores  del Evangelio no siempre los encarnamos en nuestro compromiso social. Si la labor educativa  de  la  sociedad  y  de  la  Iglesia  no  pudo  hacer  surgir  una  Patria  más  digna  es  porque  no  ha  logrado que los valores se encarnen en compromisos cotidianos.   10.‐  En  este  momento  de  transformación  nos  alienta  la  esperanza,  que  es  la  virtud  del  peregrino. Las personas y los pueblos, por mal que estemos, siempre tenemos la oportunidad  de estar mejor. Pero el futuro se construye con la ayuda de Dios y el esfuerzo arduo, frente al  facilismo  de  propuestas  demagógicas.  Esta  entrega  es  parte  esencial  de  la  espiritualidad  cristiana.  Precisamente  es  la  conversión  la  que  como  principio  de  novedad  genera  la  esperanza.     11.‐  Desde  comienzos  de  año  los  obispos  prestamos  el  ámbito  espiritual  para  facilitar  el  diálogo  entre  toda  la  dirigencia  argentina.  Como  resultado  de  esos  encuentros  se  elaboró  el  documento  Bases  para  las  Reformas,  aporte  muy  valioso  que  puede  iluminar  la  voluntad  de  recrear las instituciones de nuestra democracia.   Ahora  el  diálogo  entra  en  una  etapa  nueva  y  distinta,  para  que  todos  los  ciudadanos,  sin  excepción,  se  sientan  llamados  a  participar  de  manera  entusiasta  y  decidida  en  la  reconstrucción de nuestra sociedad.   12.‐ Nos comprometemos a ayudar a todos, a extender este diálogo a cada rincón del país. Los  obispos  queremos  animar,  alentar  e  iluminar  este  camino  en  el  cual  los  laicos  cumplirán  el  3   

  importante papel que les corresponde. Ellos han dado ya significativas pruebas de eficacia en  el  trabajo  de  las  Mesas  de  Diálogo  sectoriales,  como  asimismo  en  tantas  iniciativas  en  el  campo de la solidaridad a lo largo y ancho del país. Estamos convencidos que con iniciativa y  creatividad,  vinculándose  con  las  diversas  organizaciones  que  trabajan  por  el  bien  común,  concretarán las acciones necesarias para hacer eficaz esta nueva etapa del diálogo que el país  necesita.     13.‐ Ofrecemos humildemente estas reflexiones a nuestro pueblo. Sabemos que es el mismo  Dios  quien  fortalece  el  empeño  de  todos  los  que  trabajan  para  reconstruir  la  Patria:  “Si  el  Señor  no  edifica  la  casa  en  vano  trabajan  los  albañiles”  (Salmo  127,1).  María  Santísima,  Nuestra  Señora  de  Luján,  Madre  de  Dios  y  Madre  nuestra,  interceda  por  nosotros  y  por  nuestra Patria.    PARA DEBATIR:  1. 2. 3. 4. 5.

¿En qué estamos de acuerdo y en qué desacuerdo?  Debatir sobre el lugar de la Iglesia en la vida social‐política de la Argentina.  Como cristianos, ¿qué papel jugamos o deberíamos jugar en nuestra sociedad?  ¿Qué relaciones encontramos entre ciudadanía y fe?  ¿Qué utopía nos propone la Iglesia? ¿y Jesús? 

4   

 

5. ALGUNOS RECURSOS DE YAPA   

DERECHO AL DELIRIO – Eduardo Galeano  Este bello texto puede ser presentado a partir de dos videos. Uno, el mismo Eduardo Galeano  nos lo relata, tras una interesante presentación. En el otro, algunas imágenes pueden ayudar a  profundizar lo dicho.    Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí que tenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea. Las Naciones Unidas han proclamado extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Qué tal si deliramos, por un ratito? Al fin del milenio vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible: El aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones; La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor; El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas; La gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega; En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo; Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas; Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas; Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos; El mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra; La comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos; Nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión; Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle; Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos;

5   

  La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla; La policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla; La justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda; Una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América; una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú; En Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria; La perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo, en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.

CANCIONES   

CAMBIAR EL MUNDO – Alejandro Lerner  Puedes cambiar el mundo tan sólo en un instante,  puedes cambiar de rumbo   si quieres que eso pase.  Puedes mirar adentro, tu sentimiento,   el universo, traerá tus sueños.   Cambiar el mundo empieza por tí.    Verás que los colores son mucho más brillantes,  verás  con  otros  ojos  que  hay  magia  en  todas  partes.  Arriba y adelante se ven los horizontes,  si el sol también renace, renacerán los hombres.   Cambiar el mundo empieza por tí, empieza por tí.    Si se renueva la esperanza,   si te convences que se puede cambiar.   Si quiero un cielo nuevo, empiezo yo primero,  

y elevo una alabanza para la humanidad.  Cambiar el mundo, empiezo por mí.   Empieza por tí.    Puedes cambiar hoy mismo el curso de tu viaje,   verás que no es lo mismo si tienes el coraje.   Arriba y adelante se ven los horizontes,  si el sol también renace, renacerán los hombres.  Cambiar el mundo empieza por tí.    Si se renueva la esperanza,   si te convences que se puede cambiar.   Si quiero un cielo nuevo, empiezo yo primero,   y elevo una alabanza para la humanidad.  Cambiar el mundo, empiezo por mí.   Empieza por tí. 

 

EL PODER DE LOS SUEÑOS – Alejandro Lerner  Hay una luz en algún lugar  A donde van los sueños de la humanidad  Hay una luz dentro de ti  A donde están los sueños que van a venir    Para volver a despertar  No te olvides, nunca dejes de soñar  Nunca dejes de soñar  Nunca dejes de soñar.    Hay una luz que no se ve  Brilla desde adentro, desde la niñez  Hay una luz en algún lugar  Allí donde los sueños se hacen realidad 

  Más allá del sol, más allá del mar  Más allá del tiempo sé que hay un lugar  Donde quiero ir, donde quiero estar  Hoy la fantasía se hace realidad.    Más allá del sol, más allá del mar  Más allá del tiempo sé que hay un lugar  Donde quiero ir, donde quiero estar  Hoy la fantasía se hace realidad.    Hoy la fantasía se hace realidad.  Hoy la fantasía se hace realidad. 

6   

   

 

 

 

 

                  7   

             

                    6. GESTO DE SERVICIO    Se  propone  la  realización  de  un  gesto  utópico  de  nueva  tierra.  ¿Qué  es  esto?  Un  signo  mediante el cual podamos transmitir al resto de la comunidad nuestros deseos de convertir  este mundo en algo mejor. Una tierra nueva nos llama a vivir de otra manera.   Una producción artística que traduzca todo lo soñado puede ser un lindo proyecto para un  grupo o para varios. Las posibilidades son infinitas:   Música:  la  realización  de  un  concurso  de  canciones  de  autoría  propia.  O  una  muestra  con  canciones de otros autores.    Pintura:  Una  experiencia  que  siempre  ha  sido  muy  enriquecedora  y  comunitaria  es  la  elaboración de un mural. La escuela puede ser embellecida y no hay mejor manera que por  un mensaje utópico de nuestros alumnos.   Sumemos a esto otras propuestas vinculadas al arte dramático, la fotografía… etc.   8   

 

7. DE FIESTA…  Les  dejamos  dos  canciones  de  nuestra  tradición  catequística  para  ayudar  a  rezar.  Ambas  expresan  esta  idea  de  ser  un  nuevo  pueblo,  que  gesta  un  mundo  distinto,  que  hace  salir  un  nuevo sol… Celebremos esta nueva tierra que nos espera, como la utopía, allá en el horizonte.   

 

UN NUEVO SOL    Una tierra que no tiene frontera  sino manos que juntas formarán  una cadena más fuerte  que la guerra y que la muerte.  Lo sabemos, el camino es el amor.     Una patria más justa y más fraterna  donde todos construyamos la unidad,  donde nadie es desplazado  porque todos son llamados.  Lo sabemos, el camino es el amor.     Un nuevo sol se levanta  sobre la nueva civilización que nace hoy.  Una cadena más fuerte  que el odio y que la muerte.  Lo sabemos, el camino es el amor. 

   

SOMOS UN NUEVO PUEBLO    Somos un nuevo pueblo,   gestando un mundo distinto,   los que en el Amor creemos,   los que en el amor vivimos.     Llevamos este tesoro en vasijas de barro,   es un mensaje del cielo y nadie podrá callarnos.     Y proclamamos un nuevo día,   porque la muerte ha sido vencida.   Y anunciamos esta Buena Noticia,   hemos sido salvados por el Dios de la Vida.     En el medio de la noche, encendemos una luz   en el nombre de Jesús. (Bis)     Sembradores del desierto,   buenas nuevas anunciamos,   extranjeros en un mundo   que no entiende nuestro canto.     Y aunque a veces nos cansamos,  nunca nos desalentamos,   porque somos peregrinos   y es el amor nuestro camino.  

   La justicia es la fuerza de la paz,  el amor, quien hace perdonar.  La verdad, la fuerza  que nos da liberación.  Lo sabemos, el camino es el amor.     El que tiene comparte su riqueza  y el que sabe no impone su verdad.  El que manda entiende  que el poder es un servicio.  Lo sabemos, el camino es el amor.     El que cree contagia con su vida  y el dolor se cubre con amor,  porque el hombre se siente  solidario con el mundo.  Lo sabemos, el camino es el amor.            Y renunciamos a la mentira,   vamos trabajando por la justicia.   Y rechazamos toda idolatría,   sólo creemos en el Dios de la Vida.     En el medio de la noche, encendemos una luz.   En el nombre de Jesús. (Bis)     Que nuestro mensaje llegue   más allá de las fronteras   y resuene en todo el mundo,   y será una nueva tierra.     Es un canto de victoria,   a pesar de las heridas,   alzaremos nuestras voces   por el triunfo de la vida.     Y cantaremos por el nuevo día,   corazones abiertos, nuestras manos unidas,   celebraremos con alegría,   porque está entre nosotros el Dios de la Vida.  

 

9   

 

MARZO: ... transformador   1.  PUERTA DE ENTRADA  El  comienzo  de  las  actividades  suele  encontrarnos  con  todas  las  energías  renovadas.  O  al  menos uno quisiera que así fuera. Para algunos compañeros docentes, la vida y su rutina se  vuelven  una  pesada  carga.  Para  algunos  chicos,  el  descanso  de  las  vacaciones  es  remplazado  por  la  fatiga  de  innumerables  exámenes.  Por  eso  marzo  es  un  tiempo  para  renovar y transformar aquellas cosas que no queremos que en este año nos acompañen...  Y  el  servicio  a  los  demás  siempre  transforma.  Quizás  porque  nos  descentra  de  nuestro  propio yo y nos hace mirar al otro y sus necesidades. Quizás porque nos pone en contacto  con aquello para lo que servimos, para lo que somos buenos. O quizás simplemente porque  estar junto a otros nos hace bien.   Revisar algunos aspectos de nuestra vida que no nos plenifican y transformarlos nos pone  en la certeza de que antes de buscar la transformación social, es preciso convertirnos en lo  personal, transformarnos. Probablemente ambos procesos no sean tan independientes, el  uno  del  otro.  En  todo  caso,  la  cuaresma  puede  ser  un  tiempo  oportuno,  un  kairos,  una  posibilidad de nacer de nuevo y transformarnos.      

2. PREGUNTAS   ¿Qué significa transformar?   ¿Cómo se llega a lo que solemos llamar transformación social?   ¿Qué relación existe entre transformación y conversión?   Transformar  significa  dejar  morir  algo  y  dar  nueva  vida  a  algo…  ¿qué  cosas  queremos dejar morir en nuestra vida? ¿qué cosas necesitan de una nueva vida?   

3. GPS  En este mes encontrarán:  1.

Un cuento de Mamerto Menapace, llamado Historia de un faro.  

2. Un  video  sobre  las  pequeñas  acciones  que  despiertan  grandes  cambios,  llamado  “Mojate”.  3. Algunas canciones de Diego Torres: Cuando no queda nada y El mundo sigue igual  4. Una propuesta de un gesto para celebrar las pequeñas transformaciones que hayamos  podido hacer.    

1   

 

4. TEXTOS PARA PROFUNDIZAR LA MIRADA   

HISTORIA DE UN FARO El  velero  había  salido  lleno  de  euforia  y  de  esperanza  del  puerto  de  Buenos  aires  buscando  el  Pacífico. Pero para llegar hasta allí no tenía más remedio que bordear la tierra en busca de la brecha  que por el cabo de Hornos le permitiera torcer hacia la derecha rumbo hacia el mar grande.  Por eso  puso confiado proa al sur, aunque su meta fuera el oeste.   Pero el cambio de rumbo no se hizo.  Tal vez se navegaba con velas demasiado desplegadas.  Tal vez  fuera de noche cuando se pasó frente a la brecha.  A lo mejor sucedió durante una tormenta.  No sé.   Lo cierto fue que continuó al sur, rumbo al frío, rumbo al polo.  El error se fue haciendo duda a medida que subía la conciencia.  Una vez plenamente instalado en la  conciencia, la duda floreció en angustia.  El pobre velero se encontró rodeado por los témpanos, por el frío, las tormentas y un sol lejano que  cada  vez  se  alejaba  menos  del  horizonte.    Entonces  fue  cuando  se  tuvo  conciencia  de  haber  equivocado el rumbo.  De estar marchando hacia la nada, hacia el vacío del frío y de la muerte.  Se le  preguntó a la brújula: pero la brújula había enloquecido.  Porque en el polo las brújulas enloquecen y  comienzan una densa que contagia a los marineros.  Ya no tenía sentido seguir.  ¿Para qué?  Si cada esfuerzo adelante era un paso hacia la nada fría de la  muerte.  Algo que embretaba aún más entre los hielos, la oscuridad y la tormenta.  Se quiso preguntar a las estrellas.  Pero las estrellas revolotean en círculo alrededor del polo cósmico  invisible, lo mismo que los albatros alrededor del mástil del velero.  En el polo, las estrellas no nacen  ni  mueren  simplemente  giran  equidistantes  del  horizonte.    Allí,  cerca  del  polo,  poner  proa  a    una  estrella hubiera sido girar sobre sí mismo.  Entonces  ¿nada  había  en el  barco  ni  en  el  cielo,  que  fuera  capaz  de  devolver  el  rumbo?    Porque  el  hecho  de  no  saber  donde  estaba,  quitaba  todo  sentido  a  lo  que  se  tenía.    Los  grandes  puntos  de  referencia eran todos ambiguos.  Porque en el polo todo es ambiguo, hasta el mismo movimiento.  Y fue entonces cuando se recibió un mensaje.  Tres cortas… una larga… silencio…  Tres cortas… una larga… silencio.  Tres…     El brillo intermitente despertó la curiosidad de esos hombres hambrientos de señales.  No.  No podía  ser  una  estrella;  porque  ese  brillo  estaba  allí,  sobre  la  misma  línea  de  horizontal  que  ellos.   Participaba  del  movimiento  de  las  mismas  olas,  rodeado  por  los  mismos  témpanos  y  el  mismo  desamparo del frío y las tormentas.  Tenía que ser un signo de presencia humana.  Era un faro.  Tres cortas… una larga… silencio…  Tres cortas… una larga… silencio.  Tres…  Y  esos  marineros  aturdidos  por  el  ruido  y  la  tormenta  que  silbaba  en  el  cordaje  de  sus  mástiles  hubieran  preferido  que  en  lugar  de  ese  silencio,  el  faro  les  enviara  una  palabra  con  la  que  se  identificara  a  sí  mismo  y  los  ubicara  a  ellos.    Pero  el  faro  en  su  soledad  tenía  solo  un  medio  para 

2   

  comunicarse  y  manifestar  su  identidad:  la  fidelidad  al  ritmo  de  sus  intermitencias.    Y  continuó  lanzando sobre la tormenta, las olas y los témpanos, su mensaje de luz con pañales de silencio.  ¿Desembarcar en el faro?  Era imposible.  En esas latitudes los faros anidan en arrecifes.  La palabra  esperada estaba oculta en el silencio del mismo velero.  Porque el velero contaba entre sus bienes un  libro de faros.  Y allí fue donde los marineros fueron a identificar el mensaje de ese faro.  Y fue gracias  a la fidelidad precisa y silenciosa a sus intermitencias por la que los marineros, mineros del silencio  del libro, ubicaron la identidad del faro y con ellos un  punto de referencia para su propia posición.   Entonces cada cosa antes incoherente, aportó su pequeño mensaje provisorio:  la posición del sol en  el horizonte, la hora en el reloj, la danza de la brújula y hasta las mismas estrellas.  Se supo que se estaba proa al polo.  Y se viró en redondo.  Y con ello los marineros supieron que el  velero se había salvado.  O mejor, que para el velero comenzaba la oportunidad de salvarse.  Porque esta conversión profunda, aparentemente no había cambiado nada en la geografía concreta  de su navegación.  Seguían rodeados de témpanos, el frío, las olas y los vientos.  Su conversión no les  había cambiado la geografía; simplemente los había colocado proa hacia la nueva dirección.  Antes,  seguir era avanzar hacia la  muerte, hacia el frío del polo y de la nada.  Ahora, navegar era avanzar  hacia la luz, hacia la vida, hacia el encuentro con los demás hombres.  Era regresar hacia su pueblo,  dejando atrás  la  geografía del  reino de  las  sombras.   Pero  allí  los  dos  rumbos  participaban  aún  del  mismo  medio  extremo.    Y  tal  vez  el  esfuerzo  para  avanzar  fuera  ahora  aun  mayor  que  el  anterior.   Porque  había  que  hacer  frente  a  todo  eso  que  los  había  conducido  hasta  allí.    Pero  la  diferencia  estaba  en  que  ahora  los  esfuerzos  tenían  sentido  porque  conducían  a  la  vida.    Porque  entre  lo  navegantes, lo que desanima no es el tener esfuerzos, sino el que esos esfuerzos sean gestos vacíos  de sentido.  Poco a poco fue quedando atrás toda geografía polar.  Poco a poco las estrellas fueron inclinando  sus órbitas buscando el horizonte, y la brújula fue estabilizándose.  Y con ello se reentró en el mundo  de las exigencias normales de la navegación a vela.  Se siguió navegando con la fidelidad a esa ruta,  proa hacia esa meta donde muere el sol.  Allá quedó el faro.  Exigido por la fidelidad al ritmo de las intermitencias, a su geografía polar y a su  silencio.  Porque el misterio personal del faro exige fidelidad a su arrecife, y un profundo respeto por  la ruta personal de cada navegante.  Lo que no quita es que a veces no sufra de nostalgia al recordar a los veleros. 

  Para pensar el cuento…  a.  ¿En qué situaciones nos encontramos perdidos, sin rumbo o con la certeza de un rumbo  errado?  b. ¿Cuáles creés que son rumbos que te llevan hacia lugares que no te hacen bien a vos o a  los demás?  c.  El  cuento  nos  dice  que  el  problema  no  es  el  esfuerzo  que  significa  hacer  cosas  sino  el  hacerlas sin sentido… ¿Qué cosas de las que haces cotidianamente necesitan que les des un  nuevo sentido?  d. Toda transformación importante (personal, social…) comienza por pequeños cambios y  decisiones.  La  geografía  hostil  no  cambia  inmediatamente  cuando  el  barco  modifica  su  rumbo… pero comienza a experimentar alguna certeza que le permite continuar haciendo  el esfuerzo. ¿Qué le dice esto a las acciones solidarias que, a veces, realizamos?    3   

 

5.ALGUNOS RECURSOS DE YAPA    En  esta  sección  irán  encontrando  algunas  propuestas  alternativas  o  complementarias  al  texto  principal.  Se  trata  de  canciones,  videos,  películas,  cuentos…  recursos  que  permitan  construir una mirada más profunda del sublema del mes.   Para este mes les proponemos:   

MOJATE:   Un sencillo video preparado para la celebración de una cuaresma, que piensa este tiempo,  como un tiempo de transformación en el servicio.   Concretamente, el video propone concebir los sacrificios que solemos realizar en cuaresma  desde un nuevo sentido. ¿Para qué sacrificar algo? Para transformar alguna situación que no  me gusta, que no me satisface, que siento que debo y puedo cambiar.   El gesto del niño  empujando  el árbol  puede parecer  idealista  y hasta  absurdo, pero  cobra  sentido  al  encontrar  a  otros  que,  frente  a  este  gesto  de  decisión  de  hacer  algo  por  los  demás, se dejan conmover y se suman a la tarea.     Ante el video podemos preguntarnos:   

¿Qué les pasa a las personas ante la caída del árbol? ¿Cómo son las reacciones? 



¿Con cuál de las personas te identifcás: con las que se enojan, con las que miran y se  quedan quietos, con los que ayudan, con los que no…? ¿Por qué? 



¿Qué tiene de valioso la actitud del chico? 



¿Qué transforma en su entorno? 



¿Es un cambio visible? 



¿Qué cambio visible podrías hacer vos en este tiempo? 

 

CANCIONES    

CUANDO NO QUEDA NADA  Diego Torres  Vivimos en un mundo sin razón  el odio es rey y la paz un error  el amor se deshace en la soledad  si a los ojos no sabemos mirar  Quisiera saber por qué  hablamos contra la pared  si hay una esperanza en pie,  abramos la puerta, cambiemos la vida   

Siempre se levanta el sol  aunque en tu corazón una lágrima caiga  porque siempre se levanta el sol  para abrir una flor  cuando no queda nada  oh, no, oh    Si te dormiste en brazos del poder  y la mentira te quiere enredar  y el deseo te roba la libertad  ya no hay nadie en quien puedas confiar 

4   

  Quisiera saber por qué  hablamos contra la pared  si hay una esperanza en pie,  no la abandonemos, salvemos la vida    Siempre se levanta el sol  aunque en tu corazón una lágrima caiga  porque siempre se levanta el sol  para abrir una flor  cuando no queda nada  oh, oh    Ah no más, mira es momento de cambiar  es el momento de pensar y sentir  cambiar de rumbo, amar y seguir  aunque te ahogues en un mundo de traiciones  aunque tú llores, puede que no sea el fin   

Las ambiciones más veloces que las emociones  nadan, nadan, y no paran de crecer y crecer  y los más ricos, mientras los pobres nadan,  en un mar sin rumbo y sin direcciones  por millones de secuestros y corrupciones  de políticos, banqueros y dictadores  que nos prometen y nos prometen y luego  te las meten en las elecciones  sólo quiero que pongas tu fe    Oh, oh, oh  siempre se levanta el sol  cuando no queda nada  sólo quiero que pongas tu fe  Oh, oh  siempre se levanta el sol  cuando no queda nada 

 

EL MUNDO SIGUE IGUAL  Diego Torres    Después de haber andado tanto tiempo  quise encontrar mi lugar  después de haberme ido yo tan lejos  solo quise regresar    Y aunque hoy el sol ya se ocultó  y aquella lluvia que mojaba mis latidos se secó  y se ha llevado todo    Sé, que nada va a cambiar  que siempre será igual  difícil que algo cambie si no hay ganas de  cambiar  El mundo sigue igual  por ti no parará  la vida gira y gira sin mirar a donde vas    Después de haber sufrido tanto tiempo  solo quise respirar  después de verlo todo tan intenso  es hora de empezar a aceptar   

Y aunque hoy el sol ya se ocultó  y aquella lluvia que mojaba mis latidos se secó  y se ha llevado todo  Sé, que nada va a cambiar  que siempre será igual  difícil que algo cambie si no hay ganas de  cambiar  El mundo sigue igual  por ti no parará  la vida gira y gira sin mirar a donde vas    Intento escapar de lo que me hace mal  intento salir de este oscuro lugar  buscando de nuevo volver a empezar    Sé, que nada va a cambiar  que siempre será igual  difícil que algo cambie si no hay ganas de  cambiar    Nada cambia si no hay ganas de cambiar 

    5   

 

   

6. GESTO DE SERVICIO  Existe una dimensión fundamental en la educación que no siempre ha sido merecidamente  revisada.  Se  trata  de  los  gestos,  que  en  muchos  casos  hablan  y  educan  más  que  muchas  explicaciones.    En  este  mes  se  propone,  para  todos  los  niveles  un  gesto  personal  o  comunitario  de  transformación visible. Algunas ideas que pueden implementarse en el secundario son:   Una  convivencia  por  grupo‐clase,  en  la  que  se  podría  abordar  todas  estas  cuestiones de transformación‐conversión, pero centrándose en las relaciones de  compañerismo  hacia  dentro  del  grupo.  Debería  concluir  con  un  compromiso  concreto con un cambio visible.    Una  “declaración  de  intenciones”  del  consejo  de  convivencia  (o  al  menos  un  representante por grupo), de aquello que desean cambiar de la vida de nuestro  secundario.    

7. DE FIESTA…    Celebremos lo trabajado este mes con un espacio de reflexión y oración que puede hacer  cualquier docente con sus alumnos.   Siempre es bueno cambiar de lugar para celebrar. No sólo la capilla es sagrada. Al poner en  juego ciertas cosas valiosas en un lugar, lo vamos “sacralizando”. El aula también puede ser  sagrada.  Lo  que  sucede  es  que  nos  cuesta  (y  a  los  adolescentes  también)  cambiar  repentinamente  nuestra  actitud  y  disposición,  para  acoger  una  experiencia  diferente.  También  es  bueno  preparar  el  lugar  para  estar  cómodos  y  que  haya  signos  que  nos  recuerden lo que hayamos trabajado y deseamos celebrar.   Este mes les proponemos una celebración de perdón: muchas veces al reconocer que nos  equivocamos,  nos  paralizamos  y  angustiamos.  Celebrar  el  perdón,  es  desacomodarnos,  expresar  aquello  que  nos  angustia  y  afirmar  el  compromiso  de  transformación.  Debería  concluir con un compromiso concreto con un cambio visible.    

6   

  Si contamos con la ayuda de un sacerdote, podemos animarnos a realizar los signos propios  del sacramento de la Reconciliación.    Les dejamos una canción, un cuento y un credo para ayudar a rezar.    NO CORRAS  Dread Mar I    Caminas tú y tratas de sacarte el mal  que hay en  tu corazón,  intentas sí, buscar allá, buscar aquí  pero no intentas en tu interior.    Y sabes que ya no corras no,  ya no huyas de tu propio yo  y sabes que ya no corras no,  el fuego esta donde estés vos.    Y sabes que ya no corras no,  ya no huyas de tu propio yo,  y sabes que ya no corras no,  el fuego esta donde estés vos.   

Escuchas sí, esto está mal, esto está bien  pero no escuchas a tu corazón.  Buscas respuesta en otro lugar  y ya no busques la respuesta está en vos.    Y sabes que ya no corras no,  ya no huyas de tu propio yo,  y sabes que ya no corras no,  el fuego esta donde estés vos.    Y sabes que ya no corras no,  ya no huyas de tu propio yo,  y sabes que ya no corras no,  el fuego esta donde estés vos. 

EL PERDÓN Cuentan que había unos jóvenes discípulos de un monje tibetano le pedían insistentemente que les enseñara que era el perdón. Así, solícito el maestro, les pidió que para el siguiente día llevaran una mochila, una piedra de 3 kilos, un trozo de un kilo de carne de buey y tres hermosos y rojos tomates, y él les enseñaría lo que es el perdón. Al día siguiente llegaron los discípulos con sus elementos y se sentaron en círculo con su maestro. Él les pidió que acomodaran la piedra, la carne y los tomates dentro de la mochila. Una vez que lo hicieron les pidió ponerse de pie y echarse las mochilas a la espalda y díjoles: "Ahora, irán a hacer lo que hacen siempre, pero no se sacarán la mochila de su espalda por ningún motivo y volverán aquí mismo en 10 días exactos". Acto seguido se despidió de todos y de cada cual. A medida que transcurría el tiempo, la mochila de cada uno se iba haciendo más y más desagradable. La carne comenzó a pudrirse y los tomates se reventaron, y el jugo corría por la espalda y las piernas de los discípulos. El peso de la piedra parecía hacerse cada vez más insoportable. La condición de la carne se deterioraba cada día más. Al décimo día aparecieron a su clase y les recibió el monje, pidiéndole las mochilas y haciéndoles pasar a asearse. Una vez estuvieron listos todos les pidió que compartieran lo aprendido. Y ellos reportaron lo siguiente: · El peso de la mochila me hacía curvar la espalda · La mochila me impedía descansar adecuadamente 7   

  · El olor de la mochila no me permitía respirar · La mochila me impedía hacer mis obligaciones diarias · La molestia constante de la mochila me ha hecho desatender mis asuntos · Las personas se alejaban de mí al solo verme aparecer · No podía reírme por la molestia de la mochila · Me vi impedido de pasar la mochila a alguien, nadie la quería · Las moscas y otros insectos no me daban respiro y no tenía tranquilidad · No pude ayudar a nadie mientras cargué mi mochila Entonces el monje les dijo que no perdonar era precisamente mantenerse en el disgusto, la negatividad, el resentimiento, la rabia y el dolor. Era andar con la mochila a la espalda. Perdonar es sacarse la mochila. Perdonar es no tenerla. El perdonar es una expresión de amor. Perdonar es poder recordar sin dolor. Perdonar es aceptar lo que pasó, y que fue una lección aprendida. No significa darle la razón a quien te lastimó, a quien te hirió, a quien te ofendió. Ni tampoco significa que lo que pasó haya sido algo sin importancia. Pero ya fue, y no volverá. El pasado es pasado, y el pasado no vuelve. Al aceptar lo que pasó comienza el proceso de liberación. La falta de perdón nos hace esclavos del resentimiento, del dolor, de la rabia, de la frustración. La falta de perdón nos mantiene en una cárcel sin rejas. Fría. Oscura. Lúgubre. Negativa. La falta de perdón nos acerca a la enfermedad. Mas, una de las claves principales del perdón es perdonarse a uno mismo. El reconocer que somos hijos del Dios Creador nos hace divinos, y como seres divinos tenemos derecho a tener una vida plena, dichosa, abundante  

Creo, Padre, ayuda mi poca fe. Creo en Ti, el Padre con quien puedo contar siempre. Creo en Jesús, Camino estrecho, Verdad segura, Vida verdadera. Creo en el Espíritu, que me libera de la tierra. Creo en la Iglesia que dice sí a Jesús y camina desde sus pecados construyendo el Reino. Creo en la bondad y en la limpieza de corazón, creo en la exigencia y en la pobreza, creo que el perdón es mejor que la justicia, creo que es mejor dar que recibir, creo que servirte es servir a los hombres, creo que mi vida tiene valor y sentido, creo que me quieres y me ayudas, creo en Ti Padre, ayuda mi poca fe. José Enrique Galarreta 8