Trompeta Evangelizadora

Trompeta Evangelizadora Vencedores Un sostén inquebrantable Todas las cosas ayudan a bien Oración victoriosa Febrero 2012 Contenido Títulos de tem...
8 downloads 0 Views 4MB Size
Trompeta Evangelizadora Vencedores Un sostén inquebrantable Todas las cosas ayudan a bien Oración victoriosa

Febrero 2012

Contenido

Títulos de temas

4 El Sostén Inquebrantable

Lo que mueve al corazón

10 Nubes ante el sol

En las tormentas de la vida, necesitamos firmeza bajo nuestros pies. Un fundamento, que en grandes dificultades sea inquebrantable. ¿Sobre qué fundamentamos nuestra vida?

Mensaje Radial

12 5 Todas las cosas ayudan a bien

El total y el reservado seguimiento

6 El vencedor

¿Quién no quisiera pertenecer al grupo ganador, vencedor? Perder, ser vencido – ya las mismas palabras suenan tristes, que terrible si nuestra vida debe estar marcada así.

Enseñanzas bíblicas – Fácil de comprender

14 Lección 14: Cuerpo y alma Preguntas y respuestas

7 El galardón del vencedor Fidelidad Estímulo 8 ¿Corresponde para vencer, una vida sin pecados?

Una pregunta, que hace mucho tiempo conmueve a las personas. ¿Qué dice la Biblia con respecto a este tema?

22 Oración victoriosa

2

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

15 “No nos metas en tentación”

24 El joven héroe 26 El predicador de esclavos

Editorial ¡Queridos lectores! El tema principal para esta edición de la Trompeta Evangelizadora es “Vencedores”.

Página juvenil

16 Aprende a ser agradecido Pregunta juvenil

17 ¿Qué son los sueños? 18 Experiencia con Dios Página infantil

19 Una evidente oración Estar en silencio Página para mayores

20 Nuestro servicio de oración 21 John Wesley en su vejez Reflexión

27 ¡Más que vencedores! Pie de imprenta

Si pensamos en los mártires, nos sorprende, como podían ser vencedores victoriosos en sus grandes dolores, torturas y temores de muerte. ¿No debemos ser vencedores nosotros en la vida cotidiana? ¿No podríamos y deberíamos nosotros, en las pequeñas tentaciones, los desafíos diarios, los momentos desagradables, mirar con gozo al Señor y decir: “¡Bendito sea Dios cada día! ¡Dios nos pone una carga encima, pero nos ayuda a llevarla!”? Si nos concientizamos plenamente, que podemos vencer las dificultades diarias con la ayuda de Dios, entonces nos hemos preparado, para cuando Satanás nos quiera atacar con su poderosa artillería. Antes de su despedida, alentó Jesús a sus discípulos: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16,33). Si, Jesús es el león de Judá. Y cada hijo de Dios puede entonar la alabanza: El león de Judá, el cordero inmolado, resucitó victorioso, hoy reina con poder… El león de Judá, quién toda cadena rompió, nos conduce victoriosos por pena y dolor. Jesús nos concede el derecho y la participación en esta victoria, sobre el mundo, sobre Satanás y sobre las tentaciones y dificultades. Por lo tanto, esta promesa nos pertenece para ser vencedores. Esta victoria no es estar firmes meramente, sino ser poderosos vencedores por la causa de Jesús, quien nos amó. Las armas más poderosas en esta lucha son: el perdón de pecados, la redención por su sangre y las riquezas de su gracia. Por lo que estamos en contacto con la fuente de fortaleza, y “esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe” (1ª de Juan 5,4). Y por medio de ello nos es posible pagar el mal con el bien (Romanos 12,21) H. D. Nimz

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

3

Vencedor

El sostén inquebrantable En las tormentas de la vida, necesitamos firmeza bajo nuestros pies. Un fundamento, que en grandes dificultades sea inquebrantable. ¿Sobre qué fundamentamos nuestra vida?

Nuestro Señor Jesucristo, ha culminado el sermón del monte, con un poderoso e ilustrativo ejemplo de la roca y la arena. ¡El inquebrantable sostén y consuelo que tiene la persona que escucha y actúa según el mensaje de Jesús! Se le compara con un hombre sabio, que edificó su casa sobre la roca. “Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.” (Mateo 7,25) Pero ningún verdadero consuelo, ninguna permanencia sólida, nunca mas un sitio estable, tendrá la persona que escucha la palabra de Jesús – pero aún así no actúa de acuerdo a ella. “Es como un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena. Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.” (Verso 27) Amigos, examinémonos si hemos edificado nuestra “casa”, eso es nuestra vida, sobre la roca de la palabra de Jesús, de modo que ninguna tormenta de dolor o tentaciones nos puedan derribar. ¡O hemos edificado hasta ahora nuestra “casa”, nuestra vida, sobre la arena de la desobediencia contra el espíritu de Cristo y su palabra, de tal manera que muchas aflicciones y tempestuosas tentaciones, nos han hecho o nos harán caer! Oír y actuar según las palabras de

4

Jesús, aceptar con fe su Evangelio; eso nos muestra donde encontrar consuelo y sostén inquebrantable en nuestra vida terrenal – es decir, no en el mundo, tampoco en nosotros mismos, sino solamente en Dios, en Cristo. No afuera en el mundo ¡Cuantas personas buscan la felicidad de su vida, la satisfacción de su mente, la paz de su alma en las cosas de este mundo! ¡Mayor satisfacción en la ciencia, en el arte, satisfacción en todo tipo de entretenimientos y deseos, si, en el delirio del pecado! Todos los que creen encontrar sostén y consuelo en el mundo, construyen sobre la arena. En 1ª de Juan leemos: “El mundo pasa y sus deseos.” Tampoco en el interior En nuestro propio pensar, sentir y querer no encontraremos un inquebrantable consuelo y sostén. ¡Oh, nuestro corazón puede, en un instante saltar de júbilo, y al siguiente estar extremadamente triste! En Jeremías 17,9 leemos la verdadera definición sobre el corazón humano: “Engañoso es el corazón mas que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?” Querido lector, si crees encontrar tu salvación, tu alegría y tu paz en tu imprevisible interior, estas edificando sobre arena movediza.

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

Sino en lo superior ¡No lo exterior, tampoco lo interior, sino, lo superior tiene que ser cada vez más nuestro consuelo y sostén! El mundo a nuestro alrededor es incierto y confuso, lleno de tentaciones. Nuestra vida interior cambia constantemente entre alegrías y tristezas, dudas y fe. El eterno y seguro fundamento, encontramos solamente en mirar y confiar en Jesucristo. Así como el cantante de salmos del antiguo testamento expresa su experiencia: “En cuanto a mi, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en Jehová el Señor mi esperanza” (Salmos 73,28). Querido lector, pidamos a Dios que ponga nuestros pies sobre la roca, de la cual nuestro Señor Jesús dice: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.”

El eterno y seguro fundamento, encontramos solamente en mirar y confiar en Jesucristo.

Todas las cosas ayudan a bien

La esposa del pastor E. E. Byrum de los Estados Unidos nos contó: Un día, cuando mi esposo se encontraba de viaje, llamaron por teléfono para que él fuera a una lejana ciudad a ver a una mujer enferma y orara por su salud. Me ofrecí ir en su lugar y enseguida me puse en camino. En la estación me compré un boleto, pague con un billete grande y recibí el cambio correctamente. Cuando quise abordar el tren, asustada, me di cuenta que no tenía mas el boleto. ¿En realidad me lo habían dado?, volví a la boletería y pregunté. Se lamentaron. Busqué en mis bolsillos, revisé en el bolso de viaje, el boleto seguía desaparecido, y el tren partió sin mí. ¡La enferma dependía de mí! Por suerte el siguiente tren salía una hora mas tarde. Decidí comprar otro pasaje y tuve mas cuidado. Casi empiezo a murmurar, pero conocía esa parte en Romanos 8, 28: “Pero sabemos que a los que aman a

Dios, todas las cosas les ayudan a bien” Pero aún así no podía comprender, porqué tenía que pagar dos veces un boleto tan caro. Todo el tiempo pensaba sobre ésta situación. Antes de llegar a destino, el tren se detuvo en un descampado. Se abrieron puertas y ventanas, alborotadamente se inundó de gritos y confusión. Algo asustada, miré también hacia fuera. Se presentó ante mí un panorama desgarrador. Habían chocado dos trenes. Es un campo desierto lleno de escombros. Un vagón se está quemando, los demás, de tres y cuatros encimados, Gemidos de dolor y quejidos de miedo agitaron al aire. ¡Terrible! Diecisiete muertos, mas de cincuenta heridos de gravedad. Era el tren que iba a tomar. Si hubiera encontrado el boleto, tal vez estaría entre los muertos. Abrumada por la grandeza y la providencia de nuestro fiel Dios, solo pude susurrar: “Si, Señor, a aquellos que te aman todas las cosas les ayudan a bien.”

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

5

Vencedores

El vencedor ¿Quién no quisiera pertenecer al grupo ganador, vencedor? Perder, ser vencido – ya las mismas palabras suenan tristes, que terrible si nuestra vida debe estar marcada así.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Juan 16,33) Porque el Señor Jesús, nuestro Salvador, ha vencido, es posible que también nosotros podamos vencer. Con toda seguridad el enemigo nos tentará; él nos susurrará dudas y nos atemorizará, para que disminuyamos nuestra fe. Si esto logra Satanás, él es el vencedor y nosotros los vencidos. Pero el Señor nos ha llamado para vencer, nos alienta y consuela, pues Él dice: “Confiad, yo he vencido al mundo.” Así el Hijo de Dios ha tomado todas las precauciones necesarias, para que a través de su maravillosa gracia y el poder de Dios seamos vencedores, y eso no recién en el futuro. Si nos aferramos a Jesús y tomamos de su plenitud gracia sobre gracia, entonces podemos con ayuda de Dios, vencer los ataques del enemigo cada hora, cada día. Si, en Jesús está la fuente de la fortaleza, y por medio de la oración, su valiosa palabra y su sangre reconciliadora, obtenemos la victoria. En todas las dificultades y tentaciones diarias, podemos mirar hacia el Señor y recibir nuevo ánimo, para no quedar a mitad de camino. Todos pueden venir al Salvador, todos pueden ser vencedores. Nadie está excluido, nadie es demasiado

6

insignificante o que esté demasiado enredado en pecados. El Señor Jesús es poderoso para salvar, liberar, elevar, soportar, fortalecer y proteger. En 1. Juan 4,4 leemos: “Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.” Sí, eso es cierto, y jamás debemos olvidar, Jesús nos ha prometido: “En mí tenéis paz… ¡yo he vencido al mundo!” Es importante para nosotros, comprenderlo en la fe, aferrarnos a ello y vivirlo. Quiere decir: El triunfo de Cristo, es nuestro triunfo personal, nuestra fuerza personal para vencer. Las sagradas escrituras nos muestran varios ámbitos, los cuales dan oportunidad al diablo para atacar: los deseos de la carne, la vanagloria de los ojos, y la exuberante festividad de la vida en el mundo. Pues bien, todas las personas somos diferentes, cada uno sabe cuáles son sus partes vulnerables. Justo allí debemos estar atentos y orar, para que podamos vencer. Por lo tanto, es sumamente importante para nosotros, que nos vistamos con toda la armadura de Dios, para que podamos estar firmes contra las astutas asechanzas del diablo. Por ello el apóstol Pablo, quien en verdad se había entregado totalmente al Señor, testifica que

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

podemos ser fieles en todas las circunstancias, aflicciones, temores y persecuciones, y él puede confesar alegremente: “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8,37). Querida alma, que aún estás atado en el pecado, ¡busca a Jesús, el Hijo de Dios! También para ti está abierta la fuente de salvación. Del Salvador puedes obtener gracia, perdón y también fortaleza para vencer. Querido hijo de Dios, ¡no te dejes cansar y adormecer por el enemigo! No te ocupes de cosas inútiles e irrelevantes, ¡sino más bien, sostente en el Señor! ¡Sírvele fiel y gozosamente! Sólo el vencedor puede agradar a su Señor. A él le pertenecen las maravillosas y valiosas promesas para ésta y la futura vida en gloria. En Apocalipsis 21,7 leemos: “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” ¡Seamos vencedores y permanezcamos firmes a través del amor de Dios y la gracia de Jesucristo! ¡Esa es la voluntad de Dios para nosotros! David Goertzen, Wetaskiwin (CA)

El galardón del vencedor Promesas de Apocalipsis, que son para el vencedor

Fidelidad

Podrá comer del árbol de la vida, que está en medio del paraíso de Dios. (Apocalipsis 2,7) El no sufrirá daño de la segunda muerte. (Apocalipsis 2,11) El comerá el maná escondido y recibirá una piedrecita blanca, en la cual estará escrito un nombre nuevo. (Apocalipsis 2, 17) Jesús le dará autoridad y la estrella de la mañana. (Apocalipsis 2, 26-28) Será vestido de vestiduras blancas, y no se borrará su nombre del libro de la vida. (Apocalipsis 3,5) El hijo de Dios lo hace como columna en el templo de Dios, y escribirá sobre él el nombre del Padre, el nombre de Jesús y el nombre de la nueva Jerusalén. (Apocalipsis 3,12) Al que venciera, le daré que se siente conmigo en mi trono. (Apocalipsis 3,21) El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. (Apocalipsis 21,7)

¡Fidelidad trae frutos nobles. Fidelidad premio seguro será, destruye del maligno el consejo, no teme burla ni desprecio! Se fiel, no pienses tanto en ti, busca siempre el agrado de Dios, Tú señorearás como un rey Sobre Satanás, mundo y error.

Si por tormentas y luchas el Señor permite que marches, cuando dolor y daño se acumula, Queda firme y fuerte aún. Sé un héroe en tus dolores asemeja en pena a Daniel. No te dejes de Dios separar,

Estímulo

permanece fiel hasta el final.

¡Luchador cristiano! Vendrá la hora, donde la voz de victoria se escuchará en todas direcciones. Donde los baluartes de Satanás estarán en ruinas, y los armamentos de los poderosos serán entregados en manos del Señor. ¿Se debe entonces decir de ti, que en los días de combate has dado la espalda al enemigo? ¿Te sientes con derecho a compartir la victoria de vencedor, si no has luchado valientemente junto? ¿Cuando tú, deberías estar firme, cuando la batalla estaba en lo máximo, queriendo retroceder y perder tus laureles de triunfador? ¡No! ¡No! ¡Luchadores! ¡Siempre avanzad! ¡La victoria es segura! Spurgeon

Muchos verdaderos hijos de Dios tolerando burlas, desprecio y desdén, pero al fiel y devoto vencedor, dará el Señor la coronación. Todo lo que aconteciera Lo que Dios permitirá, persiste fiel en todo, el reposo eterno recibirás. W. Ebel

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

7

Vencedores

¿Corresponde para vencer, una vida sin pecados? Una pregunta, que hace mucho tiempo conmueve a las personas. ¿Qué dice la Biblia con respecto a este tema?

La pregunta: “¿Podemos llevar una vida libre de pecados?” Es una pregunta que ha desafiado tanto a religiosos como a profesores mundanos. Algunos, aseguran que es posible una vida libre de pecados. Otros lo rechazan directamente, mientras que el tercer grupo ignora esta pregunta. Para personas cuyo corazón despertó y están conscientes del valor de los bienes eternos, este tema pasó a ser de gran y viva importancia. Considerando este gran e importante tema, no consultaremos los razonamientos y la sabiduría humana, sino dirigirnos a la viva Palabra de Dios y que ella misma lo resuelva. La Biblia es ciertamente conocida en dos secciones, el Antiguo y el Nuevo Testamento. En Juan 1,17 se habla del mediador del antiguo y del mediador del nuevo pacto. “La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.” Un mediador es un intercesor o alguien, quien negocia entre dos involucrados para reconciliarlos entre sí. Cuando fue dada la ley, Moisés habló a los hijos de Israel: “Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb… Yo estaba entonces entre Jehová y vosotros, para declararos la palabra de Jehová” (Deuteronomio 5,2-5). Aquí Moisés entregó al pueblo el pacto o la ley del antiguo testamento, la cual debía gobernarlos por determinado tiempo o hasta el nuevo pacto, el cual estaba basado sobre mejores promesas. El mediador de este Nuevo Testamento es Cristo: “… a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel” (Hebreos 12,24). Este pasaje bíblico abarca dos ideas, las cuales queremos enfatizar especialmente: en primer lugar, que fue dado un nuevo pacto; en segundo, que su mediador es Jesucristo. El hecho de que fue dado un nuevo pacto muestra que había una necesidad para ello. Si el pacto dado a través de Moisés fuera satisfactorio y hubiese colmado las necesidades de las personas, no habría habido menester o necesidad de uno nuevo. Lee Hebreos 8,7-9. Encontramos, que el Señor hallaba reprobable al primer pacto y prometió un nuevo

8

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

pacto. Pero, ¿por qué fue reprobado el primero? El mismo era débil y no hacía nada perfecto. (Hebreos 7,18-19) “Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne.” (Romanos 8,3; mira también Romanos 3,20 y Hechos 13,39). La justificación, la cual fue alcanzada bajo la ley, era sólo ceremonial y no podía quitar pecado alguno. El primer pacto implementado por medio de Moisés fue gratificado con sangre; pues “sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9,22). Lee también, por favor, Hebreos 9,19-20. La ley, con sus ofrendas ceremoniales y la sangre de los animales era sólo la sombra (Hebreos 10,1-4). Una sombra es una imperfecta y débil representación de la realidad. Así también la ley era sólo una sombra, sólo una débil representación, un prototipo del Evangelio de la salvación. Para producir una sombra, son necesarias tres cosas: una luz, un objeto y un fondo, sobre el cual la sombra es proyectada. Estos tres elementos esenciales son puestos delante de nuestros ojos en las Sagradas Escrituras. Una sombra surge, cuando un objeto se pone en los rayos de luz, entre la fuente de luz y el fondo. Cuando el objeto está directamente contra el fondo, la sombra desaparece – ahora está el objeto en ese lugar. Del mismo modo se comporta con la ley y el Evangelio – con el antiguo y el nuevo pacto. La ley era una sombra, el Evangelio es el objeto. Cuando la realidad apareció, tomó el lugar de la sombra y la sombra desapareció. El ingreso del pecado al mundo trajo ambas, la muerte física y espiritual para las personas. El ser humano estaba perdido y sin esperanza en el mundo. El pecado le había quitado todo lo que era puro y santo, y lo condenó al tormento y miseria eterna. Pero Cristo, el puro y santo Hijo de Dios, se puso entre el Creador ofendido por las personas y el mundo perdido y se ofreció a sí mismo como un rescate y expiación para la culpa. Este gran plan de salvación, estaba

simbolizado a través de los sacrificios y ofrendas del antiguo testamento en un débil brillo. En otras palabras: los sacrificios y ofrendas del antiguo testamento eran una sombra del gran plan de salvación. El Padre era la luz, Cristo la sustancia u objeto, la ley era la sombra, y la dispensación mosaica o la época del antiguo testamento el fondo, sobre el cual estaba proyectada la sombra. Pero esto era solo la sombra de los bienes futuros, no la esencia de los bienes mismos o la sustancia misma. La verdadera majestuosidad aún no había aparecido y fue simbolizado en la dispensación judía a través de las purificaciones ceremoniales y lavamientos, los cuales, no podían quitar pecado alguno. Un nuevo pacto fue prometido. Sin embargo, uno totalmente distinto al antiguo, porque el mismo estaba basado sobre mejores promesas, y en realidad era más grandioso en cada aspecto y proveía un nivel más alto de salvación. “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado” (Jeremías 31,33-34). El antiguo pacto estaba escrito sobre tablas de piedra, pero el nuevo pacto en la mente y en los corazones del pueblo. Bajo el antiguo pacto se hacía cada año memoria por los pecados (Hebreos 10,3); pero bajo el nuevo pacto la sangre de Cristo quita nuestros pecados. El no se acuerda más del pecado (Vers. 17) – ellos son borrados (Hechos 3,19), quitados (1. Juan 3,5), lavados en su sangre (Apocalipsis 1,5); sí, “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1. Juan 1,7). Bajo el Antiguo Testamento le fue dada a las personas una purificación o lavamiento ceremonial, la cual, sin embargo, no tenía fuerza alguna para quitar o lavar el pecado del corazón humano. Pero bajo el Nuevo Testamento la sangre de Cristo limpia el corazón de todo pecado y da gracia para llevar una vida libre de pecados en este mundo. ¿Por qué fue dada la ley? Pablo pregunta: “Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador… De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para

llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo” (Gálatas 3, 19; 24-25). En la antigüedad, el educador era un hombre, quien conducía a los alumnos hacia el maestro. Había cumplido su tarea, entonces estaban bajo el cuidado del maestro. Por tanto la ley servía como maestro, para guiar al mundo hacia Cristo, la simiente. Fue dado contra las transgresiones, no podía quitar pecado alguno ni dar vida espiritual (Gálatas 3,21), sino que servía para comprimir al pecado o para limitarlo, hasta que viniera el medio, es decir, la simiente, que era Cristo, quien lavaría o destruiría el pecado en el corazón. Por tanto, desde ese tiempo, cuando Cristo pronunció las palabras: “Consumado es”, está abierto el manantial contra el pecado y las almas perdidas pueden sumergirse y ser limpiadas. La ley había alcanzado el fin de su tarea y el Evangelio apareció lleno de fuerza. Ahora el mundo es indicado hacia Cristo, el Salvador de todo el mundo. Solo en Él está la fuerza para llevar una vida libre de pecado en este mundo. Sólo en Él se halla la esperanza por el cielo. Para finalizar quisiéramos conducir la atención de nuestros valiosos lectores sobre el pasaje bíblico, el cual parece contradecir la enseñanza de una vida libre de pecados. En Romanos 3,10 dice: “Como está escrito: no hay justo, ni aún uno.” Importante es la formulación del apóstol: ¡“Como está escrito”! Fue escrito en el Antiguo Testamento, y el escritor escribió en aquel tiempo la verdad; porque vivía todavía en el tiempo donde la sangre de los animales era ofrecida. Pablo dice al respecto, que la misma nunca puede quitar el pecado. Si la sangre del Antiguo Testamento, bajo el cual vivían, no podía quitar el pecado, entonces no podían llevar una vida justa, por eso nadie era justo en ese sentido, como son justificadas las personas bajo el Nuevo Testamento. Las palabras en Eclesiastés 7,20 y 1. Reyes 8,46 fueron dichas por Salomón, quien vivió en el mismo tiempo que David y por ello no tenía una escala mayor ante sí que él; así una enseñanza no encontramos en el Nuevo Testamento. Aquí está presentada una escala mayor de la gracia. A través del arrepentimiento y la fe en Cristo, el mediador del Nuevo Pacto, podemos ser rescatados de todos nuestros pecados y ser protegidos a través de la fe por el poder de Dios para la salvación, la cual está preparada para que sea revelada en el último tiempo. D.T.Koch

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

9

C. W. Naylor – Lo que Mueve al Corazón

Nubes ante el sol Nadie está seguro en sus sentimientos a un cambio radical. ¿Cómo podemos enfrentarlos, cómo lo podremos manejar?

Un pequeño niño caminaba por la calle muy contento con cabeza se inclinaba preocupada. Alguien trajo oscuras nubes ante su sol y manchó su nombre. Durante años su nueva moneda brillante. Con ella quería comprarse reposaba ésta sombra sobre su vida. unos dulces, ya se imaginaba saboreándolos, pero justo Es fácil poner nubes sobre el sol de nuestros semejantes entonces se le cae la moneda al suelo, un niño mayor la y oprimir una vida que quizás habría transcurrido con recogió y salió corriendo. El niño comenzó a llorar y felicidad. Probablemente no reconozcamos las nubes ni la pedir por su moneda, pero el otro niño solo se rió irónicamente. Esto fue una mala jugada. Le arruinó el día sombra que hemos creado, pero el corazón afectado lo ve y siente. Con frecuencia ocurre que padres con una al pequeño, y cada vez que se acordaba del incidente, sentía una sensación desagradable. El niño mayor puso en palabra o acción poco amable oscurecen el cielo de sus ese día una nube oscura delante del sol del pequeño, cuya hijos, por ejemplo, contando en la presencia de los demás, sus errores y deficiencias. Pocas cosas son más sombra lo mantuvo por un tiempo bajo su control. desalentadoras para los niños que estas, se sienten Un grupo de personas estaban reunidas en una humillados, dolidos y perciben que han sido maltratados. habitación y hablaban sobre un asunto. Durante la Lo vivido, se acumula en su alma con dolor. Se conversación uno de los presentes fue acusado de una desaniman, y si ocurre con frecuencia, el niño siente manera poco estimativa y comparado con otra persona, indiferencia sobre sus acciones, aunque su acción no era cuya reputación no era muy buena. La agresión fue como realmente correcta. Continuas críticas y acusaciones una puñalada en el corazón del acusado. El, sabía que la declaración era falsa e injusta, porque estaba seguro de su oprimen a un niño y lo ponen triste. Así no se corrigen sincero comportamiento. Hasta ese momento, el estimaba- los errores, sino se agravan. Conocí en una oportunidad a una joven muchacha, que mucho a la otra persona, pero el ser insultado llevaba una vida llena de experiencias con Dios. Un públicamente, era difícil de soportar. El no se defendió, familiar de ella, que se oponía a su fe, comenzó a buscar pero abandonó la habitación con un corazón dolorido, errores en ella, aprovechando cada oportunidad. La joven humillado e injustamente tratado. Su amigo había puesto vida se volvió triste una oscura nube frente y una profunda al sol de su vida. Han Trae alegría, en cada vida con la cual te contactes melancolía se pasado años, pero la apoderó de ella, desapareciendo toda felicidad, tomando sombra no desapareció. Al recordar la vivida injusticia, el lugar tristeza y malhumor, la alegre canción, que siente todavía una punzada en el corazón. El no siente frecuentemente estaba en sus labios, había desaparecido. rencor por el otro, porque lo ha perdonado, pero la Alguien colocó una nube sobre su sol, y su vida no fue, estrecha relación se rompió. Desde entonces no pudo como debería ser. confiar más en esa persona, la cual le hirió tanto. Incluso los niños pueden oscurecer la vida y los Un devoto pastor se preocupaba muchos años por almas corazones de los padres. Cuantas veces está preocupado perdidas, fue de gran bendición para muchos. Un día el corazón de la madre o del padre por el comportamiento alguien comentó algo sobre él en son de broma, que de los hijos. Tal vez es solo la irreflexión, o pueden ser la despertó la sospecha de los otros. Esta desconfianza desobediencia y testarudez. Jóvenes, mantengan a sus creció tanto hasta que lo acusaron públicamente. El padres en honor, y traten de alegrar sus vidas. Los padres pastor no pudo convencer a las personas de su inocencia. tienen muchas preocupaciones, y por lo tanto tienen Su bendecido trabajo sufrió daños. Desde entonces su

10

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

suficiente para soportar. Cuando seas mayor y tengas que llevar tus propias responsabilidades, entonces quizás mires hacia atrás con tristeza, en los tiempos en que les hiciste pesados sus corazones. Ilumina sus vidas, mientras te sea posible, para que en su última morada, tu conciencia no te acuse. La palabra de Dios nos dice: “ninguno de nosotros vive para sí.” Nuestra vida hace un gran impacto en las personas, influenciando sobre ellas, en cuanto entramos en contacto. Podemos aclarar u oscurecer la vida que nos rodea. Podemos simplificar o complicar la vida a los demás. Cada palabra o mirada desagradable, trae sombra sobre nuestra vida. Cada observación insultante, cada sarcasmo, cada mirada despectiva, trae nubes sobre el sol de la vida de los demás. La falta de reconocimiento ha oscurecido muchas vidas. Cuanto mejor sería ahuyentar las nubes y disipar la oscuridad, esto será fácil para ti. Es tan fácil hablar palabras amables como desamables, y tú te sentirás mucho mejor. Tú puedes alentar, ayudar y decir palabras de elogios. Hazlo saber a las personas cuando te causaron una alegría, se amable y cortes

cuando alguien te hizo algo bueno, o incluso cuando un buen intento ha fracasado. Esto les dará a otros un sol brillante. La vida ya trae de por sí suficientes nubes. Sé un brillante rayo de sol. Trae alegría a cada vida con la cual te contactes, no importa como es tu carácter por naturaleza. Tu puedes cambiar tus hábitos, decídete ser amable, consolador, útil. Incluso si personalmente, tienes que llevar pesadas cargas. No permitas que las preocupaciones reflejen en tu rostro, se puede tener una sonrisa en los labios y pronunciar palabras alegres teniendo el corazón dolorido. No escribo una teoría sin fundamento, porque yo he experimentado dolor y depresión. Yo sé lo que son las cargas, durante los primeros meses de mi enfermedad todos sabían cómo me sentía. Mi rostro contaba la historia sin palabras. Con el tiempo, me di cuenta que de nada me ayudaba, y comencé a trabajar conscientemente en disipar la melancolía de mi rostro y de mis palabras. Querido lector, escribo sobre mi éxito, para decirte que tú también eres capaz de hacer lo mismo.

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

11

Mensaje Radial Mensaje de Salvación Friedrich Krebs, Kitchener (CA)

El total y el reservado seguimiento Lucas 9,59-62 realmente lo que incluía, porque es absolutamente necesario, En un librillo editado por Ernst Modersohn, hay un artículo y con qué fines específicos se sirve. Yo creo que muchos – con el título: Las tres pequeñas “G”. Modershon escribe: llamados cristianos- y más aun los que están distanciadosCuando nuestros hijos eran pequeños, en la pared estaban conocen hoy muy poco, con respecto al servir a Jesús, no lo colgadas tres palabras totalmente bordeadas: Las tres entienden correctamente, y por lo tanto no lo toman en serio. pequeñas “G” (ganz, gern, gleich „en alemán‟): Todo, En nuestro texto se nos presentan tres hombres, que al gozosamente, ya. Así debe ser la calidad de la obediencia de parecer tenían alguna determinada actitud religiosa. Su los hijos. Ellos deben aprende a obedecer todo, obedecer con reacción a Cristo, muestra al menos, que no eran tan malos. gozo, y obedecer de inmediato. Todo, es decir, no solo hasta Fue en un mercado, cuando de repente el primero se acercó a donde les conviene y les gusta, sino, así como les agrada a los Jesús y se ofreció a seguirle. “Señor, te seguiré adonde padres. Gozoso, es decir no con labios estirados, que quieras que vayas” (Luc. 9,57), dijo él. Pero Jesús le demuestra, no querer realizar lo requerido. Ya, significa, que respondió: “Las zorras tienen guaridas, y las aves de los los niños no hagan primero esto o aquello, ¡sino que, yo cielos nidos; más el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar insistía en que debe realizarse de inmediato! “Cuando los hijo la cabeza” (verso 58) Se le debía decir: Un entusiasmo aprenden estas tres lecciones y las practican, entonces ardiente no es suficiente, piensa en los costos que implica al aprendieron algo importante para toda su vida”, agrega el verdadero seguimiento. autor. A otro le dice Jesús: “Sígueme” El le dijo: “Señor, déjame Si, estas tres pequeñas “G” ¿No son una lección importante que primero vaya y entierre a mi padre” (verso 59). Un para los hijos de Dios? ¿No se refiere a esto Jesús cuando tercero se ofrece por sí mismo: “Te seguiré, Señor; pero llama a alguien a ser su discípulo? El adversario, Satanás, por déjame que me despida primero de lo que están en mi casa” supuesto que siempre tratará lograr exactamente lo contrario (verso 61). En resumen, aquí se podría discutir mucho tiempo con nosotros. -¿Por qué en seguida?- Puede ser más tarde. los “pros” y “contras”. Pero el Maestro dice simplemente: ¿Por qué todo?- La mitad es suficiente. -¿Y gustoso?- Es muy “Ninguno que alta la expectativa poniendo su mano haciendo algo así, Un verdadero seguimiento incluye toda obediencia en el arado mira ¿Quién realiza algo hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (verso 62). Visto así con gusto? Influencias de este tipo son conocidas, y exactamente, faltaban en los tres el todo, el gozo y el ya. El muchos han comenzado miserablemente “a medias” y primero de ellos no tenian totalmente en claro lo que quería continuaron así y al final, no se realizó nada del asunto. hacer, y los otros dos estaban en peligro de ser detenidos y Acerca del verdadero seguimiento de Jesús, no me hice desviados de las antiguas extendidas ceremonias y despedidas muchas ideas en mis años de la juventud. Debo confesar, que funerales. En qué forma actuaron los tres después, no dice yo tenía muy poca información al respecto. No sabía

12

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

nada. Queda notable, que nuestro Señor no quiere un entusiasmo superficial, y tampoco una demora. Él exige mucho más, una completa sobriedad y una completa decisión. En nuestros días, no es diferente. El seguimiento a Jesús no debe ser una cosa secundaria. Más bien es un asunto extremadamente importante para nosotros, porque pone nuestra vida bajo la bendición de Dios. Ella encierra ganancias internos y grandes beneficios. Estos valores y la importancia de un verdadero seguidor, Jesús trataba de destacar en todos loa aspectos: “El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8,12), enseñaba. ¿Quién de nosotros no prefiere caminar en la luz que en la oscuridad? Seguramente, algunos preguntarán como preguntó Pedro una vez: “He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿Qué, pues, tendremos? (Mateo 19, 27) Y Jesús lo hizo claro para todos, que un seguimiento así trae consigo valiosos beneficios, y nos asegura sobre todo, heredar la vida eterna. (Mateo 19,29). Jesús afirmó: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10,27-28). El que no sigue realmente al pastor no está del todo en el rebaño. El seguimiento reservado es un seguimiento con

moderación, no en seguida, y tampoco del todo, pero “déjame primero”. Aquí está la voluntad propia en primer plano. “Te seguiré, pero lo que yo quiero está primero”. Tal es el seguimiento de muchos que profesan ser cristianos. Pero Jesús no aceptó esto, Él dijo: “El que así quiere, no es apto para el reino de Dios”. ¡Y sería muy bueno, si cada uno de nosotros reflexionaría profundamente en esto! Un verdadero seguimiento incluye toda obediencia. Y eso es lo que importa. El rey Saúl intentó hacerlo a medias. Su obediencia alcanzó solo en la medida que le agradaba- ¡y esto le costó la corona real! Todo seguimiento a medias conduce –visto espiritualmente¡a una quiebra total! Y exactamente así lo han experimentado, lamentablemente, muchas personas. Quien quiere seguir a Jesús, debe hacer todo. Nuestro Señor quiere todo el corazón y toda admisión en su camino y voluntad, porque solo así se puede llegar a un seguidor que sea agradable a Dios, y nos da alegría, beneficios y bendición. Y tú, querido amigo ¿ya has pensado en comenzar con el seguimiento a Jesús? Ten en cuenta el “todo”, el “ya” y el “con gozo”. ¡El que no quiere establecer toda la obediencia, o se tira atrás en hacerlo a medias, esta seguimiento es –medido por la escala del reino de Dios- inaceptable.

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

13

Enseñanza bíblica - fácil de comprender Lección 14 :

Cuerpo y Alma ¿Qué es realmente el hombre?

La Sagrada Escritura nos muestra al hombre como un ser compuesto. Con un hombre exterior y uno interior. Leemos en 2. Corintios 4,16: “Antes aunque este nuevo hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día”. La externa, la parte visible del hombre llamamos “cuerpo”. Y el interior, la parte invisible del hombre “alma” o “espíritu del hombre”. Algunas otras partes en que la Palabra de Dios nos muestra esta dicotomía del hombre, las encontrarás en: 1. Corintios 6,20; 7,34; Job 14,22; Eclesiastés 12,7; Mateo 10,28. El cuerpo humano también es denominado cuerpo físico. Podemos medir el cuerpo con las medidas físicas, medir su peso, su estatura y circunferencia, y expresarlo en cifras. Podemos medir su temperatura, para determinar su presencia en una habitación con sensores de calor. También en la naturaleza interior del cuerpo, la medicina y los científicos tienen un conocimiento relativamente alto. Sabemos, que órganos tenemos y como funcionan. La ciencia está muy avanzada en este campo – y sin embargo, aún enfrenta muchas preguntas y enigmas no resueltos. Una de esas cuestiones sin resolver es: “¿Por qué muere el hombre?” Después de mucha investigación y cálculos, la ciencia estima a la duración de la vida del hombre en unos 120 años. Estimado lector, busca en Génesis 6,3 hasta tres o

14

cuatro diferentes traducciones bíblicas. La mortalidad del cuerpo es fácil de explicar: Dios creó el cuerpo humano mortal. Creó al hombre del polvo de la tierra; un material que es terrenal y no celestial (Génesis 2,7; 3,19). Mientras el hombre estuvo en el paraíso, tuvo acceso al árbol de la vida. Los frutos de este árbol le dio la facultad de no envejecer y vivir eternamente. Por tal motivo, Dios echó a Adán y Eva del huerto de Edén (Génesis 3,22-24). La Biblia nos enseña, que el alma está en el cuerpo – por lo tanto, se llama “el hombre interior” pero ¿En qué parte del cuerpo se encuentra? ¿En el cerebro, en el pecho? ¿Es tan grande que llena todo el cuerpo o es más pequeña que una cabeza de alfiler? Estas preguntas no pueden ser respondidas, porque el hombre interior no es físico, sino espiritual. Y lo espiritual no se puede medir con dispositivos físicos y describirlo en cantidades físicas. No podemos determinar la posición, el peso y volumen del alma. El alma es muy diferente al cuerpo. Tanto es el contraste del alma con el cuerpo, inmortal. Lee por favor Mateo 10,28 y 2. Corintios 4,16 hasta 5,8. Nuestro cuerpo no es el que fue creado según la semejanza de Dios. Dios es Espíritu, por lo que nuestro espíritu fue creado según su semejanza. En nuestra alma están asignadas las cualidades morales de Dios. Vea las lecciones 8 y 9: El carácter de Dios

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

(edición agosto/septiembre 2011) Nuestra personalidad, inteligencia, voluntad y sentimientos no están anclados en nuestro cuerpo, sino en nuestro espíritu. Debido a que nuestra alma vive eternamente, es ella, la que una vez deberá dar cuenta a Dios. Nuestra alma es el hombre real y nuestro cuerpo la morada del alma. Estas dos partes no está claramente separado el uno del otro. Están de una manera misteriosa, fuertemente conectados. Cuando pensamos o soñamos, se pueden medir con instrumentos físicos todos los procesos en nuestro cerebro. Nuestras emociones tienen un efecto en nuestro cuerpo. El corazón late más rápido, cuando estamos en gozosa expectativa. Sudamos más, cuando tenemos mucha ansiedad. Y Cuando nuestro cuerpo está enfermo, puede afectar el estado de ánimo. También las enfermedades del alma tienen su efecto en el cuerpo. Dios ha unido estas dos partes, que tan diferentes son, de una manera maravillosa. Si consideramos estos hechos, quedamos llenos de admiración, ante la infinita sabiduría de Dios. Y deseamos, que nosotros como humanos – con alma y cuerpo – seamos algo para la gloria de este maravilloso Dios. Robert Witt, Gifhorn (DE) Leccion 13: La Naturaleza del Hombre Lección 14: Cuerpo y alma Lección 15: Libre voluntad

Preguntas & Respuestas Pregunta: ¿Cómo debemos entender la petición del Padrenuestro “Y no nos metas en tentación” (Mateo 6,13)? ¡Si Dios no nos mete en tentación!

Respuesta: Pruebas y Tentaciones Si la palabra “tentación” solo se entiende en el sentido de la “tentación al mal”, entonces esta petición contradice el claro testimonio del apóstol Santiago: “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie” (Santiago 1,13). La palabra “tentación” también puede tener un significado - no pecaminosa. A veces se utiliza en el sentido de “prueba”, Si por ejemplo dice: “…Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham” (Génesis 22,1), entonces se trata de poner a prueba a Abraham, para ver si va a permanecer fiel al Señor en toda circunstancia, incluso si el Señor le pide a su único hijo. Muchas veces se habla de las bendiciones de Dios en las pruebas. Incluso Santiago habla de una bienaventuranza para las personas, “el que soporta la tentación” (Lutero utiliza aquí “desafío”, pero es la misma palabra que en el Padrenuestro); porque cuando haya resistido la prueba “recibirá la corona de vida” (Santiago 1,12). Si estas pruebas son una bendición para los hijos de Dios, ¿está bien que constantemente oremos a Dios para que nos proteja de las pruebas? Por otra parte, esta petición se encuentra todavía en Mateo el agregado “mas líbranos del mal” (en Lucas carece esta extensión). Si la solicitud por protección sobre la tentación, está conectada con la petición de ser redimido del mal, entonces al menos aquí va más allá que las pruebas. (“Líbranos del mal” puede significar, salvación del poder del mal o también la redención de Satanás, el maligno). Protección en la tentación Pablo se dirige a esta pregunta. Escribe a los Corintios: “Pero Dios cumple sus promesas, y no deja, que las pruebas (tentaciones) sean mayores de lo que podemos resistir. Si Él te deja pasar por pruebas, también se asegura, que puedas salir victorioso” (1. Cor. 10,13). Sabemos, que nuestra fe debe ser probada, para que sea fortalecida. Por lo tanto, no queremos pedir que nos guarde de cualquier prueba. Sin embargo,

hay pruebas que van más allá de toda capacidad humana. De tales tentaciones queremos ciertamente quedar protegidos. Un orador de la antigüedad hizo la siguiente petición: “Señor nuestro Dios, no nos metas en una tentación, que no podamos sobrellevar, sino muéstranos con la tentación la salida, para que tengamos la fuerza, para estar firme, y líbranos del mal”. Una traducción de la Biblia, ha hecho la petición del Padrenuestro en este sentido: “No nos dejes llegar al peligro, de serte infiel, sino líbranos del poder del mal.” Si lo entendemos así, entonces no necesitamos hacer una diferencia mas clara entre pruebas y tentaciones. “No nos metas en tentación” es el grito de nuestro corazón por protección, ya sea en las difíciles pruebas o incluso en las tentaciones al mal. Sabemos, que podemos ser tentados a través de otras personas para hacer el mal. “Si todos lo hacen” nos sentimos tentados en caer en pecado. La juventud tiene en esta área especialmente difícil (por eso la advertencia “Huye de las pasiones juveniles”). Pero cada edad acarrea consigo sus tentaciones. Y en sabiendas de esta fuerza del mal que nos atientan por todos lados, pedimos protección – si, por liberación del mal. La doctrina de la seguridad eterna no conoce el Nuevo Testamento.

Envía tu pregunta a: [email protected]

?

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

15

@PÁGINA JUVENIL

APRENDE A SER AGRADECIDO

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5,18

Cuan hermoso es conocer gente agradecida y tener comunión con ellos. Personas agradecidas, son al mismo tiempo felices, porque la gratitud es el resultado de satisfacción. Nuestro tiempo se ve considerablemente enmarcada por el descontento, quejas e ingratitud. Una y otra vez nos encontramos, lamentablemente, con personas que expresan ingratitud, quejándose por la insatisfacción de su trabajo, sus ingresos, su escuela, sus maestros o incluso sobre cualquier situación de su vida. Otras veces, nos encontramos con personas que parecen demostrar gratitud, porque su trabajo y profesión así lo requiere; pero si realmente pueden ser agradecidos de corazón, cuando el cliente pregunta por segunda vez o pide tres veces explicación sobre algo, es sumamente cuestionable. La gratitud es una cualidad del corazón. Pablo era un hombre que sufrió mucho por amor a Cristo y muchas veces tuvo que renunciar a sus propios beneficios. Pero aprendió a contentarse, en todas las situaciones de la vida. El mismo nos dice que aprendió a vivir escasamente y a tener abundancia, padecer hambre o estar saciado, ser honrado o profundamente

16

humillado. Lo aprendió sencillamente en todas las situaciones de la vida, ser feliz y agradecido (Fil.4,11-13). También a nosotros, nos pide la palabra de Dios aprender a estar conformes y agradecidos. Leemos en 1. Tes.5,18: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. ¿Podemos ser agradecidos realmente en todas las cosas? En muchas situaciones de la vida nos hemos encontrado con dificultades, pruebas y desprecios singulares. ¿Pudimos realmente agradecer por ello? Agradecer es fácil cuando nos pasan cosas buenas, cuando nos alaban, honran o nos regalan algo. Pero, ¿Qué pasa con nuestra gratitud, si por nuestra fe, si por amor a Cristo somos despreciados, burlados, ridiculizados o aislados? ¿Podemos allí en silencio agradecer a Dios? ¿Podemos acercarnos a Dios con una oración de agradecimiento? ¿Podemos también agradecer por las pruebas que nos tocan, por las incomodidades y las dificultades que nos sobrevienen? Mira, gente agradecida son personas felices, que han aprendido a lidiar correctamente en todas las condiciones de la vida. Una vez leí de un agradecido

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

cristiano, que en cada reunión por medio de un testimonio agradecía a Dios, cada vez encontraba un motivo para agradecer. Un día, cuando se dirigía a la iglesia, llovía a cántaros, a pesar de estar todo empapado fue al culto. Cuando llegó el momento de testimonios, la mayoría de los miembros se preguntaban, si hoy, dirá un testimonio. Para su sorpresa, se levantó este agradecido cristiano y dijo. “Hoy estoy agradecido a Dios, particularmente, que no todas las veces llueve tan fuerte como hoy cuando vengo al culto, para no venir aquí cada vez tan empapado”. Personas agradecidas, siempre encuentran una razón para estar agradecidas, aún en las peores y difíciles condiciones de la vida. Cuando mi padre yacía en su lecho de muerte, parecía tener poca razón para estar agradecido, pero de sus ojos iluminaban la luz de la gratitud. El estaba agradecido por cada acción y pequeñez que se le hacía. Esto me impresionó mucho y me dio motivo para reflexionar sobre mi gratitud. A menudo Dios llama a sus hijos por medio de su Palabra a agradecer. Que hermoso es, sobre todo, cuando jóvenes aprendan a ser agradecidos. Agradecidos en diferentes situaciones

SER JOVEN

de la vida cotidiana. Agradecidos por los dones espirituales que nos regala nuestro Padre Celestial. Agradecidos por la salvación personal, por ser un hijo de Dios, por las bendiciones diarias a través de su Palabra, por los cultos y reuniones de jóvenes, por las familias y nuestro

PREGUNTA JUVENIL

hogar, por los hermanos y la mancomunidad. Agradecidos por lo bueno y no tan bueno. Un hombre de Dios, que realmente aprendió a ser agradecido, dijo una vez entre otras cosas: agradecer nos protege de vacilar. Por lo tanto, gratitud es una cualidad

del corazón, lo cual nos proporciona un sustento más fuerte en Dios y nos hace más agradables a Él y a las personas. Que Dios nos conceda por gracia, que aprendamos a ser más agradecidos. Alexander Gross, Eppingen (DE)

Envía tu pregunta a: [email protected]

?

¿Que son los sueños? Leemos en la Biblia, que Dios se manifestó a “sus personas” por medio de sueños. Hoy, eso ya no parece ser muy actual – ¿El Espíritu Santo a cambiado su manera de actuar, o hemos cambiado nosotros? Yo conocí a una persona que tenía una estrecha relación con Dios, (viéndolo por fuera) era una fe tan profunda como la de un niño. Ella recibió de Dios por medio de un sueño una promesa, de la que ella estaba segura y testificaba en la fe – pero no se realizó. ¿Los sueños en el siglo 21, son burbujas?

No podemos decir que en estos tiempos, Dios no podrá revelarse por medio de sueños. Leemos en Joel 2,28 “Y después de esto derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.” La reiteración de ese versículo en Hechos de los Apóstoles 2,17 demuestra fehacientemente que esa promesa está vigente para nosotros, personas del Nuevo testamento. Como personas del siglo 21, tenemos una gran ventaja sobre la iglesia primitiva y las personas del Antiguo Testamento. Esa ventaja es la palabra de Dios escrita, la Biblia. Dios se manifiesta la mayoría de las veces por medio de su palabra. Eso no significa que no pueda manifestarse de una forma más personal, en una

SER CRISTIANO

visión o un sueño. Pero si se trata de reconocer la voluntad de Dios, los sueños no deben ser nuestra primera elección. Si realmente queremos conocer la voluntad de Dios, debemos buscar en su Palabra, y por medio de la oración llegar ante su presencia. Por eso su palabra nos advierte de no dar a los sueños un significado muy importante. Lee por favor Eclesiastés 5, 2-6 y Jeremías 23,28. Justamente las personas muy emotivas deben cuidar de tomar aquí la medida correcta. Sueños son algo natural, durante el sueño procesamos nuestras vivencias, nuestras expectativas y sentimientos. Para un sueño corresponde también una correcta interpretación. Leemos de Faraón y también del rey Nabucodonosor, que tenían un sueño y sabían que era diferente, que no era un sueño convencional. Reconocieron

que Dios quería transmitirle un mensaje muy importante. Pero ellos mismos y todos sus sabios no podían darle un significado satisfactorio; entonces un José o un Daniel tenían que interpretar el sueño. Estos hombres recibieron de Dios el don de interpretar sueños. (Daniel 1,17) Si tratamos de interpretar los sueños sin ese don, corremos el riesgo de equivocarnos. También el enemigo del alma puede aprovechar esta oportunidad para crearnos confusión. Los sueños inducidos por Dios, siempre estarán de acuerdo con su Palabra, su naturaleza y con la dirección de su Espíritu. Si el Espíritu Santo lo ve como necesario, puede también en estos tiempos, en casos especiales, ser una guía personal y revelarlo por medio de un sueño. Robert Witt, Gifhorn (DE)

01/2012 | Trompeta Evangelizadora

17

Experiencias con Dios Mi Vida con Jesus El 10 de octubre de 1971 tendrá para mí un lugar especial en mi memoria. Ese día experimenté “doble gracia”. Se, que suena raro, pero lo explicaré porque lo siento así. Mirando mi vida retroactivamente, debo decir que es una cadena de milagros. Nací durante la segunda guerra mundial; mi familia huyó en enero de 1945 de Prusia Oriental, durante 7 semanas estábamos camino al oeste; innumerable veces fueron conservadas nuestras vidas maravillosamente, mientras perecían miles de personas en nuestro derredor. Cuando llegamos al sur de Alemania, no teníamos nada, solamente la camisa que teníamos puesta, podíamos decir que nos pertenecía. El nuevo comienzo fue duro, recuerdo muy bien ese tiempo cuando teníamos muy poco o nada para comer. Sobre esto vino, que mis padres se separaron cuando yo tenía 4 años. Fui criado por mi padre y mi abuela, hasta que mi padre volvió a casarse. Mi abuela era una mujer cristiana; muchas veces me llevaba junto a una pequeña congregación y me enseñó a orar. Supongo que tenía 15 años cuando me convertí, pero la nueva paz que encontré no perduró mucho tiempo, si bien participaba en el coro. Las tentaciones eran grandes y yo no quería ser un “fariseo”. Así que decidí, conscientemente, buscar los placeres del mundo, aunque era muy doloroso para mi abuela. Sabía que ella oraba por mí, - un hecho, que en el paso del tiempo, a menudo me molestaba, tenía la sensación de que no tenía una verdadera complacencia. Pasaron años. Me casé con mi gran amor, y con 25 años nos mudamos a California para ver algo del mundo. Éramos adinerados, compramos una casa y disfrutábamos de la vida. Después de dos años, viajamos a Alemania para visitar a mi abuela y la trajimos de visita a California por seis meses, fue un tiempo maravilloso. Pudimos mostrarle muchas cosas, pero también éramos las únicas personas con las que ella podía conversar. Así que buscamos en San José una Iglesia de habla alemana (Iglesia de Dios), para que la abuela pueda tener contacto con otras personas. Estos más de 6 meses, para nosotros, fue una guía para nuestro caminar. Si bien, “algo hemos logrado”,- nos faltaba la paz interior. Nuestra abuela tenía esa paz y tranquilidad, muchas conversaciones giraban en torno de la fe en Jesús. Después que estaba nuevamente en Alemania, visitamos una cruzada de Billy Graham. Cada noche, me propuse a ser “una mejor persona”, esto es más fácil decir que hacerlo. Mis suegros también vinieron de visita. Cuando tomaron el vuelo de regreso, mi esposa me sorprendió con la petición de ir hasta la iglesia. Quería orar por sus padres, para que tengan un buen viaje – un pedido que no quería

18

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

rechazar, a pesar de que me alegraba por un partido de futbol, de mi equipo favorito. Al finalizar el mensaje, invitó el pastor (Hno. F. Friedrich) a un social. Era justo un día de Acción de Gracias, un acontecimiento que yo no conocía. Para mi sorpresa delante de nosotros se da vuelta un matrimonio y nos invitan cordialmente. Chau futbol, pensé yo, no quería ser el Pedro negro y acepté. Disfrutamos de una muy buena comida y nos relacionamos con varios matrimonios jóvenes. Antes de saber lo que ocurría, ya estábamos invitados para el culto de la tarde. ¡Nunca estuve en dos cultos, en el mismo día! Recuerdo perfectamente el tema del mensaje: “Gratitud”. El pastor, no hablaba solamente, que la mayoría de nosotros somos ingratos, sino, que a menudo me miraba. Tenía la sensación que él predicaba solamente para mí, no, que él hablaba de mí. Las palabras fueron a mi corazón y yo estaba visiblemente inquieto, inclusive se calentó mi asiento. Sabía, que la Palabra de Dios me hablaba nuevamente. Al final de la predicación, el pastor hizo una invitación, quienes quieran tener un “comienzo con Jesús” que se queden para orar. Miles de pensamientos pasaron por mi mente. ¿Cómo puedo explicarle esto a mi esposa? Ya había experimentado una vez el perdón de pecados, sabía, la libertad que tenía en aquel entonces. Estaba sentado con mi cabeza hundida entre mis manos - y ahí sucedió: mi esposa movió mi brazo y me dijo: “No sé lo que harás tú, pero yo me quedo aquí.” Quedamos los dos, pedimos porb perdón, y desde ese entonces caminamos juntos el camino de la vida. ¡Doble gracia en un mismo día, en la misma hora, Dios nos abrió mente y corazón! Esto hace ya más de 40 años atrás. Nunca nos arrepentimos de dar éste paso. Muchas cosas han sucedido desde entonces, hemos experimentado varios dolores, pero Dios jamás nos abandonó y nunca lo lamentamos. Hace unas semanas tuvimos el privilegio de festejar, con el matrimonio que nos ha invitado tan sutilmente, ese día recordatorio. Desde entonces somos los mejores amigos. Ellos nos ayudaron a caminar en los primeros pasos de la fe. Naturalmente hablamos de esa experiencia y la importancia de ayudar a otros apoyándolos. La gracia de Dios es infinita. Dios ha bendecido nuestro matrimonio y solo podemos agradecer. Es nuestro deseo y oración, que la gracia de Dios, que no fue en vana para con nosotros, sea de gran bendición para muchas personas. Wolf Neumann, Sunnyvale, CA, USA

Página infantil Una evidente oración La pequeña Trude debía someterse con nueve años a una difícil operación. Cuando la pusieron sobre la mesa de cirugía, el médico le dijo: “Ahora debes dormir un poco, yo voy a ayudarte a que se calmen los dolores. Cuando despiertes, sanarás rápidamente.” “Oh Tío, si tengo que dormir, entonces debo orar primero”, dijo la niña con lágrimas en los ojos. Sin timidez se arrodilló sobre la mesa de operaciones. Todo lo que la oprimía y asustaba se lo dijo a su Salvador. Con la súplica por un sueño reparador culminó su oración. Ella había aprendido de su querida madre, que antes de ir a dormir, se debía orar. También, en su niñez, había entregado su corazón al Salvador. Sabía que Él la amaba, porque había perdonado todos sus pecados. Su corazón fue purificado por medio de su santa sangre, que El derramó en la cruz por los pobres pecadores. Por eso estaba serena en esa hora tan importante. Cuando el médico escuchó orar a la pequeña confiadamente, y vio con la

reverencia que estaba allí arrodillada, no pudo contenerse más la emoción. Las lágrimas corrieron por sus mejillas. Eso le tocó, en su diario escribió: “Mediante el testimonio de una niña, después de veinte años yo he vuelto a orar nuevamente en esta noche.” Que hermoso es cuando ya a una temprana edad pertenecemos al Señor Jesús. Cuanta alegría siente nuestro Salvador, cuando la boca de los niños lo reconocen valientemente. El dijo en una oportunidad, estando en la tierra: “De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza.” (Mateo 21,16) ¿Conocen toda esta alabanza? Solo se puede coincidir, si se tiene un corazón puro, y el Señor Jesús vive en él. ¡Miren! Él ama a los pequeños tanto, que una vez ha hecho que los trajeran a Él para abrazarlos y bendecirlos. Quiere tenerlos a todos con Él en el cielo. Josef Kausemann

Estar en silencio Hace mucho tiempo en una escuela de un pequeño pueblo, hubo una inspección. El inspector preguntó a los niños del primer hasta el octavo grado, que estudiaban. Todos presentaron sus lecciones. En el primer banco estaba sentada la hija del maestro, ella todavía no tenía edad para estar ahí, pero estaba sentada en la clase. En son de broma el inspector le pregunta: “¿Y tú que estudias?” Ella contestó: “¡Yo aprendo a estar en silencio!”

Antes de poder actuar hay que estar en silencio. Antes de poder hacer algo grande, hay que obtener algo grande. Antes de querer hablar hay que escuchar. Y eso se logra con el silencio. ¡Yo aprendo a estar en silencio! Esta fase deberá estar también en nuestra vida. ¿Por qué se estira hacia atrás, una flecha que tiene que salir para adelante? Al hacerlo recibe la fuerza para impulsarse hacia adelante, el equilibrio

y la dinámica. ¿Por qué los cristianos, que en la vida cotidiana quieren trabajar y obrar, se retraen y se toman un tiempo para el silencio? Allí reciben las fuerzas y la sabiduría para conducirse en la vida. Dinamismo y vitalidad recibimos en cuanto tenemos comunión con aquel que es la vida y la fuerza, con Jesús. Esa estrecha comunión se lleva acabo en el silencio de la oración, pero también en los cultos.

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

19

Página p ara may o re s

Nuestro servicio de oración “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.” (2. Corintios 10,4) Nuestra arma principal es la sincera y persistente oración. Y esta arma puede adaptar cada uno victoriosamente.

Noches sin dormir De Ana nos dice en la Biblia: Que servía a Dios con oración día y noche. Personas adultas a veces no tienen tanto sueño como jóvenes; Están acostadas horas sin dormir. ¿Que deberían hacer? ¿Dar vueltas de un lado a orto gimiendo? ¿Alarmar a los de casa, que le traigan esto y lo otro? De esta manera quedamos fastidiados y somos una carga a los demás. ¿Puedo mostrarte el camino correcto para las noches sin dormir? Un hombre mayor dijo una vez: “Cuando no puedo dormir, me aliento con el sagrado abecedario de la Biblia. Busco una frase que comience con A, algo así: Alabad a Jehová, porque Él es bueno…, después con B: Buscad a Dios mientras pueda ser hallado…, después con C: Cristo es el todo, y en todo. Quizás me duermo antes de finalizar el abecedario. Estoy aun despierto, estoy renovado y saciado con la maravillosa palabra de Dios, siendo fortalecido sin dormir. Cuando termino con el abecedario espiritual de la Biblia, entonces menciono himnos: A solas al huerto yo voy…. Entonces: Bajo sus alas. ¡Qué hermoso es, entretenerse con esto, y fortalecerse con el tesoro de los himnos!” Una anciana madre, que pasaba muchas noches sin dormir, nunca se quejó por las largas noches. Estas horas, eran tiempos de oración. ¿No tienes tú también muchos motivos para orar? Tú tienes hijos y nietos, que puedas traerles ante Dios en oración, pidiendo para su temporal y eterna salvación. Si utilizas así las noches sin dormir, estas serán horas de bendición. El siervo de Dios Gustav Knak nos dejó una hermosa receta para las noches sin dormir:

20

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

Cuando en la noche dormir no puedo, pienso en aquél, quién por mi sufrió, quien por mí en muchas noches, a rogado y velado en oración. Ante mi está Getsemaní con el inexplicable ay, el cual penetró su corazón, y con la muerte batalló. Oh, como estaba de rodillas, intercediendo Él por mí cuanto más intenso oró, su sudor con sangre, a tierra cayó. La clemente posición, me recuerda de mis culpas, la cual resistió Jesús por mi librándome de eterna perdición. Cuando mi corazón lo recuerda, éste inmenso amor por mí, que aquel hombre de Gólgota, siempre a mi lado está. Debo estar agradecido y alegre, que sin dormir yo puedo estar, porque en sueños puedo ver, quien al alma y cuerpo, fortaleza da. Bajo la protección de su gracia, rociado con su sangre, con paz en el corazón descanso, cuando mis ojos se están cerrando.

La actividad de los ancianos Te preguntarás asombrado: ¿Hay algún servicio para nosotros, los ancianos? ¿No somos la mayoría lo sobrante en todo el mundo? Estando sentados, no pudiendo trabajar, ¿No somos nosotros un estorbo? Queridos hermanos y hermanas, También para ustedes tiene el Señor una gran tarea, ustedes son útiles al Señor a pesa de todas flaquezas. En un lugar, en su pequeña finca vivía una anciana, ella, de 70 años pensaba: ¡Si al menos podría pelar papas, entonces no pasaría los días inútilmente! Estos pensamientos se acumularon como una pesadilla en su corazón. Al leer la palabra de Dios, se le encendió una clara luz. Tú puedes orar por aquellos que no tienen al Salvador. Diariamente enlazaba sus manos y oraba para todas las familias de la aldea que no tenían a Cristo, el Salvador. Durante diez años realizó fielmente éste servicio. De repente hubo un despertar, y muchos encontraron paz. Fue verdaderamente:

“Escucha, como en Sión entonan, cuando un pecador se convierte, la multitud de salvos canta, ningún ángel allí descansa. Todos elogian la sangre de Jesús, que un total milagro hace. Todos alaban el poder de Dios, que salva al pecador.” ¿No te da ánimo esta imagen para realizar una tarea así? La historia de misioneros, nos cuenta de una morena que alcanzó 105 años. En una oportunidad llega Betti, un comerciante cristiano, diciéndole: “¿Por qué le deja Dios a usted aquí, pobre, ciega y enferma, siendo que en el cielo pude estar tan feliz? La anciana le responde: “Señor, dos cosas se deben realizar para el reino de Dios, lo primero es orar, lo otro es obrar. Dios me mantiene a mí todavía para orar, y a usted para obrar.” ¿No quisieras también aprovechar tú éste Heinrich Müller tiempo?

John Wesley en su vejez “Hoy entro en mi año 68. Siento que estoy envejeciendo. Mi vista está muy debilitada, de manera que pequeñas letras, puedo leerla solamente con una clara luz. Mi fuerza se ha reducido considerablemente, que mi caminar, es más lento que algunos años atrás. También mi memoria se ha debilitado, para recordar nombres y personas, tengo que meditar un rato para recordar. Quise proporcionar para la mañana próxima, temo que mi cuerpo deprima mi espíritu, o la reducida fortaleza de mi memoria, a consecuencia de mi debilidad física, tenga testarudez y pase a ser un forzado gruñón. Pero tú, Señor, Dios mío, lo harás todo bien” (John Wesley, 28 de junio 1770). Unos días antes de su muerte, se le pudo entender apenas algo a John Wesley . Entonces dijo con toda fuerza y mano extendida: “Lo mejor de todo es, que Dios está con nosotros”. Cuando John Wesley estaba agonizando, pidió que se lea el Salmo 46 y partió en paz a la morada.

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

21

Vencedores

Oración victoriosa Quiero vencer, ser victorioso. ¿Nos ha dado Dios un arma eficaz, la cual garantiza la victoria en diferentes combates?

Para ser vencedores, nuestras oraciones deben vencer o ser victoriosas, o como algunos dicen, debemos “traspasar en oración”. Significa, aferrarse a las promesas de Dios y con una ferviente fe, hacerse dueño de ello. No debe ser solamente una esperanza, que alguna vez vamos a ser victoriosos, sino que la fe debe obtener la victoria ahora. No es siempre necesario luchar y orar mucho, para vencer a Satanás. A veces son solamente algunas palabras, acompañado con una ferviente fe, lo cual vence al enemigo y nos inunda de inmensa paz. Si es necesario persistir en la ferviente oración, no abandones la lucha. Recobra más valor y piensa, que otros han conseguido con la persistencia en la oración, estaban firmes y vencieron en grandes responsabilidades, en la cual un error era sumamente peligroso. Cuando los hijos de Israel se encontraban en batalla contra los Amalecitas, subió Moisés a la cumbre del collado. Tenía en sus manos una vara, con la cual, ya había hecho milagros anteriormente, leemos en Éxodo 17, 11-14: “Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro.” A veces hay luchas contra el enemigo, en la cual, están involucradas toda una congregación o muchas personas, pero que la responsabilidad debe ser llevada principalmente por una o dos personas. Estos hermanos necesitan el urgente apoyo de otros, para poder soportar la carga y estar firmes como Moisés, mientras los otros luchan fervientemente contra el enemigo.

22

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

Jacobo se propuso a venir al encuentro de su hermano Esaú. Cuando escuchó que éste le venía al encuentro con cuatrocientos hombres, tuvo mucho miedo, temía, que su hermano venía para castigarle. Sin duda, Jacobo oró con fervor a Dios, y por medio de su firmeza logró la victoria, cuando llegaron al encuentro se abrazaron y lloraron juntos. De otra manera podría haber acontecido una gran batalla. Dios quiere y puede conducir el corazón de las personas. Él puede evitar enemistades y conflictos, aunque sean de muchos años atrás, se puede lograr nuevamente las paces. A veces estamos en una situación, en la cual necesitamos que nuestras oraciones sean oídas con urgencia, la cual surja un completo, no de nosotros, cambio de la situación. Hace unos años, en un día de mucho viento, cuando un mensajero me trajo la noticia, que se estaba quemando nuestro granero. El viento soplaba con ímpetu desde el oeste hacia nuestra casa, que estaba a escasos metros del granero en llamas. Como no había bomberos en la zona, subí al techo del lado opuesto, me pasaban baldes con agua para echarlo sobre el techo. Entre la casa y el granero había un mar de fuego, solo de vez en cuando pude trepar más al techo para tirar agua contra el inmenso fuego. En ese momento clamé a Dios, que proteja la casa. Una esquina y el costado de la casa ya comenzaban a arder, y también una parte del techo. Enseguida llegó el fuego al techo principal de la casa. Uno de los que carreaban el agua me dijo que bajara, porque ya no había esperanza de salvar la casa, yo tenía fe, que Dios es fiel a su palabra, pidiendo aun más agua, con la esperanza que de alguna manera se salvará la vivienda. Un hermano que derramaba el agua sobre la parte principal de la casa, ya no aguantaba del calor de las llamas. Los muebles fueron retirados del interior. Nuevamente mencioné a Dios una de sus promesas: “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho."

Le dije al Señor, que yo estoy el Él, su palabra en mí y que creía en sus promesas. Entregué la vivienda plenamente en sus manos, Él la protegerá. En eso vino un hermano y me dijo que en la habitación inferior ya había fuego. En un momento dudé, sabía, que afuera estaba en llama, pero, cuando adentro quemaba, parecía que toda esperanza se desvanecía. Me dirigí al hermano diciéndole: “¡No, trae más agua!” Me pareció, como si mi fe comprendió la promesa, y tuve victoria. En ese mismo momento, giró el viento, soplando en dirección contraria, en un minuto éramos señores sobre el fuego, con respecto a la vivienda. Veo ahora, que al lado del granero, corría peligro otra casa, si el fuego alcanzaría a esta casa, también entraba en riesgo, de ser alcanzadas por las llamas nuestra oficina. Una vez más, me dirigí fervientemente a Dios y dije: “¡Señor, salva las dos casas! De repente giró nuevamente el viento hacia otra dirección, y a parte del granero, no teníamos más nada que lamentar. No era el único que oraba, pero estoy convencido, que si en el momento crítico, no hubiera estado firme en la fe, se quemarían las dos casas. Otros me testificaron más tarde, que cuando vieron como se desenvolvía el fuego, vieron imposible que yo pudiera lograr a controlar la situación. Nosotros, los oradores, podemos aclararnos el misterio y damos siempre, por ello, la honra a Dios. Hace unos años, mientras estábamos en un congreso, con algunos pastores, fuimos invitados a comer. Su casa se encontraba cerca del lugar del las reuniones. Mientras estábamos en su hogar, cayó su hijo de doce años por la baranda, golpeando su cabeza y su hombro fuertemente en el suelo. Fue levantado inconsciente y traído dentro de la casa. Cuando vimos que aun vivía, nos reunimos para orar, pero no se veía mejoría en él. La noticia del accidente, corrió rápidamente por toda la aldea, y la gente se agolpó en la casa, para ver lo que había ocurrido. En ésta reunión estaba presente un amigo del pastor invitado, era médico. El sabía, que creíamos en la sanación divina, se ofreció a examinar al joven, pero sin realizarle algún otro tratamiento. Esto se le permitió con gusto, aseguró que el joven padeció un derrame cerebral y por causa de ello parálisis. Con un alfiler, hincó en varias partes del cuerpo, pero el niño no se movió en ningún momento. El médico dijo que no hay más esperanza para él, en caso de que quede con vida, quedará de por vida paralítico y con un derrame. El hermano R.H. Owens, era quien dirigía ese congreso. Fue conmigo a un cercano monte, para orar fervientemente para la manifestación de la voluntad de Dios en el caso de éste niño. Dijimos a Dios, que veíamos como un propósito de demostrar la sanación del niño, si el niño seguía aun con

vida. Cuando ingresamos a la vivienda, el chico se encontraba en el mismo estado. Pusimos las manos sobre él, oramos y esperamos que en un corto tiempo se restaure su salud; Pero no hubo ningún cambio en él. No pudimos comprender esto, pero aun creíamos, que Dios, para su gloria, de alguna manera lo sanaría. Casi todas las personas que asistieron al culto, se acercaron a la vivienda, para ver al niño. El no podía mover ninguno de sus miembros. Al llegar el tiempo para el culto de la noche, nos retiramos, con una firme fe confiando en Dios. En el culto, se oró fervientemente, se entonaron algunos himnos. En esta noche, hubo una gran concurrencia de oyentes. Después de haber leído algunos versículos bíblicos, hablé sobre la fe y la confianza en Dios. De repente llega el niño que había sufrido el accidente, con un rostro sonriente y toma asiento. Fue completamente sanado. Esto fue un momento de regocijo y agradecimiento, creando una gran impresión a todos los presentes, porque todos vieron que no había esperanza, por el estado en que se encontraba. Ahora podíamos comprender, porqué Dios no lo había sanado enseguida. Era su voluntad, que las personas de éste lugar, que luchaban contra la sanidad divina, vean el poder de Dios. Si queremos conmover a Dios para que nos oiga, es de suma necesidad que nos adecuemos a sus promesas. En 1ª de Reyes 18 leemos, que después de tres años y medio, Elías oraba por lluvia. “Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje. Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia.” Elías no comenzó a orar porque vio una gran nube, el cielo estaba claro. El no ha dejado de orar cuando su criado vino y dijo, que no hay seña de alguna nube, él seguía orando, hasta que su criado vino diciendo que una pequeña nube, como la palma de la mano de un hombre, sube del mar. Allí recién dejo de orar Elías, seguramente, se alegró por la victoria, que ha conseguido, mediante la perseverancia en la oración. Queremos preocuparnos, para examinar la voluntad de Dios, pero debemos actuar de acuerdo a ella. El Señor ayuda con mucho gusto a sus hijos cuando se encuentran en dificultades. Y si hemos conocido la voluntad de Dios, deberíamos orar y esperar la respuesta según su voluntad. E. E. Byrum (1861-1942)

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

23

El joven héroe Una historia de la misión en Alaska

Una condición necesaria para una vida al servicio de Jesús, muchas veces no es correctamente conocida tanto por jóvenes como por personas mayores: El sacrificio. Creemos que el camino fácil y cómodo es el correcto. Pero Jesús nos pide, si queremos ser sus discípulos, llevar la cruz y las aflicciones sobre nosotros. Debemos practicar la fidelidad, y con ello encierra un sacrificio. Un brillante ejemplo de fidelidad y abnegación hacia su Señor y Maestro, se nos muestra en la vida de un joven de Alaska: Se llamaba Jim. Su tío había matado a un joven de otra tribu. Este acto debía ser expiado de alguna forma. O la tribu culpable tenía que suministrar una determinada cantidad de mantas y organizar una fiesta, o alguien de la tribu era elegido y debía morir para pagar la deuda. La tribu de Jim era muy pobre. No estaban en condiciones de proveer las 400 mantas exigidas. Por eso Jim se fue unas 300 millas para trabajar en una mina y poder pagar el dinero del rescate. Porque cuando un hombre de la tribu está en problemas, todos lo ayudan; por así decirlo, ellos se ven obligados a ayudar, porque el enemigo no cuenta solo con el culpable, sino con toda la tribu. Nadie sabía quien será elegido para morir en caso de que la tribu no pueda pagar.

24

Los enemigos se volvieron impacientes y reclamaron una pronta resolución. Las mantas y la fiesta no eran factibles. De esta forma Jim fue el elegido para morir en lugar de su tío, se le trajo la noticia. El día de su muerte fue pactado para el otoño, pero como todavía era primavera se quedó trabajando. ¿Pero cual era la razón de que se haya quedado? El había escuchado de un misionero sobre el verdadero Dios, y Jim estaba ansioso en aprender más de Él. Visitaba cada reunión y se podía percibir que crecía más y más en el conocimiento. Los felices días de verano pasaron rápidamente, al acercarse el tiempo en el que debía volver a casa para sufrir su muerte, le contó al misionero su historia. Este le suplicó que no volviese a la casa, que quizás Dios le estuviera dando una oportunidad para huir. Desconcertado miró Jim al misionero, pareció que había decidido no volver a la tribu. Pero entonces pidió que orara por el, para que Dios le provea de fuerzas y pueda morir como un verdadero discípulo de Jesús. A menudo estaba con el misionero, y éste trataba de idear cualquier salida. Pero cada vez contestaba el joven: “No, mi muerte es el único camino para arreglar las

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

cosas. Si huyo, tendrá que morir mi hermano en mi lugar. No quiero actuar con deslealtad, si no regreso a la tribu, entonces mi gente no sabrá nada del Salvador. Yo se que Jesús es mi Redentor, y estoy dispuesto a ir, a fin de que pueda contar a mi tribu algo del Dios de amor.” “¿Realmente te matarán?” preguntó el misionero. “Si, me dispararán” fue la respuesta. “¿No tenían miedo de dejarte estar tan lejos de la aldea, ya que tendrías la oportunidad de escapar?” – Entonces el joven se levantó, hecho los hombros hacia a tras y con ojos brillantes dijo: “¡Somos un pueblo honrado!” “Jim, ¿Cuándo quieres ir?” – “Debo marcharme mañana por la mañana” – “¿Y cuando sucederá todo?” – “Dos semanas después de que haya llegado a casa” “Seguramente Dios te recompensará ricamente”, dijo el misionero calidamente. “Yo se que vas por el camino correcto, aunque me resulta duro dejarte ir, pero dime, “¿No tienes miedo?” – “Desearía que no me dispararan”, contestó el joven, “pero tengo que dar mi vida para salvar a mi pueblo. ¡No tengo temor a la muerte! ¡Jesús estará a mi lado! Él lo prometió. ¡Pero ora por mi, para que no se debilite mi fe!”

Llegó el día en que Jim arribó a la casa. Un compatriota de la tribu llevó mas tarde al misionero la noticia de los últimos días de Jim. Sus padres y hermanos lo recibieron con mucha cordialidad, pero a su vez con tristeza. Su Jim se iría pronto. Se sentaba noche tras noche alrededor de la fogata con sus seres queridos, y con cada nuevo día se acercaba su fin. ¡Pero el no se había deprimido, sino que a todos los que le rodeaban, les habló del amor de Jesús que redime, y los motivó a que lo busquen de todo corazón, porque El tiene la fuerza para salvar! Finalmente llegó el día más triste. “Este es el mensaje que quiero sellar con mi sangre” dijo a la fusilería enemiga, que se había juntado frente a la aldea de su tribu. “¡Mi vida acabará pronto. No tengo temor de la muerte, porque Jesús es la resurrección y la vida. Pero a ustedes les pido que acepten al Salvador, para que pueda volver a verlos en el mas allá!” Cuando llegó el mediodía, llegaron los hombres del grupo enemigo con las armas cargadas y esperaron. Entonces salió de su choza un joven con la frente en alto, y se dirigió hacia el sitio de ejecución, pero poco antes de llegar al lugar, se abalanzó la madre sobre su hijo, le abrazó por el cuello y gritó desesperada: “¡Tú no debes morir, tú no debes morir!”

Con sus callosas manos, limpió Jim las lágrimas del rostro de su madre. “Madre”, dijo él “No llores por mi, mejor hazlo por nuestros enemigos, para que reconozcan que Jesús murió por ellos, y quieran consagrarle sus vidas. Entonces retiró cauteloso los brazos y fue hacia los fusileros. “Yo os perdono en nombre de Jesús” le dijo él. “¡Sé que no le conocéis, pero si le aceptáis en vuestros corazones, entonces seréis tan felices como yo lo soy! Prometedme por favor, de ahora en mas seguir al Señor Jesús” Se oyó un disparo; le siguieron tres más. – “¡La deuda estaba saldada!” Pero entonces surgió un extraño episodio. Los hombres que habían matado a Jim arrojaron sus armas, se arrodillaron a su alrededor y prometieron servir a Dios de ahora en más. Un Dios que pudo ayudar a un joven a enfrentarse a la muerte con tanta alegría, debe valer la pena servirlo con todo el corazón. Ellos mantuvieron su palabra. No solo allí, un avivamiento se produjo en ambas tribus, y el estandarte de la cruz fue levantado allí, donde hacía poco reinaba el paganismo y las tinieblas. De esta forma eligió Dios a un pobre joven indígena para su obra. Jim siguió las instrucciones del Señor y por amor a Jesús no valoró su vida.

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

25

El predicador de esclavos

Jack, un ex esclavo, contó en una oportunidad en una de sus horas de edificación lo siguiente: Cuando era joven, en el lugar donde vivía no existían personas religiosas. Pero el hijo de mi amo, tenía mi edad y asistía a la escuela. El me quería mucho. Por la noches venía a la cocina y me daba clases de lo que aprendía durante el día en la escuela. Así aprendí a leer. Cuando era mayor, tomamos el nuevo testamento y leíamos verso por verso, si uno cometía un error, el otro lo corregía. Con el tiempo percibimos, al leer la Palabra de Dios, que éramos pecadores delante de Dios. Comenzamos a preguntar por la sanación de nuestra alma. El Señor nos escuchó y nos concedió gracia. Pudimos poner nuestra esperanza en la obra redentora de Jesús en Gólgota. Después comencé a enseñarles de la Palabra de Dios, a mis compañeros de esclavitud. Mi amo se enteró pronto de esto, estaba muy enojado, particularmente, porque su hijo se volvió piadoso. Me prohibió a que enseñase, amenazándome que si no lo obedecía me castigaría con latigazos. Pero yo no lo podía dejar, todos los domingos por la mañana y por la noche anunciaba el Evangelio.

26

arrancando aquí y allí algunos Pero cada lunes, me castigaba yuyos, acercándose más y más a regularmente con un látigo de mí. De repente estaba a mi lado. cuero. Mi espalda, totalmente “Siéntate Jack, y dime una vez por lacerada, no sanaba de lunes a todas. Tú sabes que tu espalda está lunes. Mi trabajo debía realizarlo llena de heridas, tu eres un pobre con mucho esfuerzo. Esto esclavo y tienes un trabajo arduo, aconteció por un año y medio. dime, ¿Eres realmente feliz en todo Cierto lunes por la mañana, mi este sufrimiento?” “Mi señor”, señor dio la orden, como de respondí, “creo que en todo el costumbre, atarme sobre el cepo de mundo no hay una persona que sea un árbol, sacándome la vestimenta, tan feliz como lo soy yo.” – El para castigarme. Mi amo vino con calló, después dijo: “Jack, tu has una estricta expresión, mirándome dicho siempre, que tu religión te rígidamente; su látigo estaba dice, que debes orar por los que te colgado en su costado. Pero llegó ofenden. ¿Orarías tú ahora también un momento decisivo en su vida, para tu viejo amo? – “Oh, seguro, su conciencia se despertó. de todo corazón.” Nos “Jack”, dijo él, “tu espalda está arrodillamos juntos, y oré por él. llena de llagas y heridas, ya no se A menudo venía al campo, y dónde pegarte. ¿Cuánto tiempo te oraba con y para él. Finalmente mantendrás obstinado en tu encontró la paz en la sangre del camino?” – “Hasta que Dios me Cordero. Desde entonces vivimos conceda la vida”, respondí. – como hermanos. “Pero, ¿por En su lecho de qué eres tan El hombre más feliz del mundo muerte me testarudo?” regaló la libertad. Me puso sobre el preguntó. Respondí: “Señor, en el corazón, de anunciar toda mi vida día de la resurrección, cuando mi el evangelio, me dijo, nos pobre cuerpo se levantare del encontraremos en el cielo. He polvo, le mostraré las heridas a mi conocido a muchos cristianos, a los Padre celestial, como muestra de que amaba, pero ninguno a quien fidelidad.” yo amaba tanto como a mi anciano Mi señor enmudeció, ordenó amo. Si, tengo la esperanza de que desatarme, enviándome al campo en el cielo nos encontraremos. para trabajar. Por la noche, muy tarde, vino a mí en el campo,

Trompeta Evangelizadora | 02/2012

Pie de imprenta

Reflexión

¡Más que vencedores!

Año 118 La TROMPETA EVANGELIZADORA es una escritura cristiana que se presenta clara y decididamente para la plena salvación en Cristo, la unidad de los hijos de Dios, y revelar todas las verdades de la Santa Palabra. Publicado en intereses de la Iglesia de Dios. Editor responsable: Hans-Dietrich Nimz (CA)

"Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó." Romanos 8:37

Quizás para muchos esto sea simplemente una frase de 16 letras y nada más. Pero no se imaginan las miles de promesas y maravillas que a través de esta frase existen. Porque no por puro capricho el Señor inspiró a Pablo a escribir este hermoso pensamiento en Romanos 8:28-39. Una persona más que vencedora es aquella que ante el enemigo no se doblega y no huye cual ave a su nido; sino que lo enfrenta con la armadura del Espíritu (Efesios 6:10-20) Es aquella persona que no teme al valle de sombra y de muerte (Salmos 23:4) Es aquella persona que puede pararse frente al gigante y decirle: “...mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos…” (1 Samuel 17:45) Es aquella persona que en medio de la lid puede ser herido y tal vez derribado, pero se pone en pie de batalla y dice: “...derribado, pero no destruido” (2 Corintios 4:9) Una persona más que vencedora es aquella que se acuerda de lo que dice Jeremías 1:8 “No temas delante de ellos, porque estoy contigo para librarte, dice Jehová.” Es aquella persona que en medio de una tempestad y de las fuertes lluvias de prueba que azotan su vida, no se rinde sino que medita en lo que dijo Jesús a sus discípulos en Juan 6:20 “Yo Soy, no temáis.” Es aquella persona que en medio de la soledad, porque todos le han dado la espalda se acuerda lo que dice Mateo 28:20b “...; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Una persona más que vencedora es aquella que cuando la vida se torna negativa, que parece que las fieras la van a devorar y la rodean cual leones hambrientos, esta persona no se turba, sino que medita en Dios; pone la Fe en acción y sucede lo que pasó en Daniel 6:22, cuando Daniel en el foso de los leones dice: “Mí Dios envió su ángel, el cuál cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño...” Somos más que vencedores, porque Jehová cuando llama respalda. ¿Quieres tú ser un vencedor? Pues únete y vencerás. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7 No te detengas, tu puedes ser “MAS QUE VENCEDOR” “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo” Apocalipsis 21:7

Colaboradores: Harry Semenjuk (CA), Sieghard Schulz (CA), Dieter Jeske (DE), Hermann Vogt (DE) Los editores se reservan el derecho de resumir o no publicar los artículos recibidos. Preguntas o sugerencias pueden ser enviadas a: [email protected] A journal of vital Christianity, published in the interest of the German Church of God by: Christian Unity Press, PO Box 527, York, NE 68467-0527, U.S.A. Tel.: (402) 362-5133 Fax: (402) 362-5178 Email: [email protected] www.evangeliumsposaune.org www.christianunitypress.com EVANGELIUMS POSAUNE is a trademark owned by Christian Unity Press in the United States and foreign countries. Printed in U.S.A. EVANGELIUMS POSAUNE (USPS 180440) is published monthly by Christian Unity Press, P O Box 527, York, NE 68467-0527, U.S.A. Periodicals and other postage paid at York, NE, and at additional mailing offices. POSTMASTER: Send address changes to Christian Unity Press, PO Box 527, York, NE 68467-0527, U.S.A. Contactos y direcció n en Alemania y Europa: Gemeinde Gottes Herford, 32051 Herford, Zimmerstrafle 3 Tel.: 05221/762977 E-Mail: [email protected] Kontoverbindung für die Evangeliums Posaune: Volksbank Bad Oeynhausen-Herford eG BLZ 494 900 70 Kto.Nr. 477 634 02 Traducido y editado al idioma castellano por miembros de la Misión de la Iglesia de Dios en Argentina. IGLESIA DE DIOS Bme. Mitre 466 3360 Oberá - Misiones - Argentina. E-mail: [email protected] La Trompeta Evangelizadora es distribuida gratuitamente. Los costos se sustentan por donaciones.

02/2012 | Trompeta Evangelizadora

27

La "Torre de la persistencia" En el Delta de Ródano está la “Torre de la persistencia”, inolvidable para la historia de la reformada iglesia en Francia. El oficial de servicio, hace en la entrada regular de las 33 mujeres detenidas: “Fe sin cambios”. Ellas están encerradas, porque reconocieron su fe, participando en las reuniones prohibidas, denominadas, “religión reformada”. Hospedando a padres o hermanos. Los años pasan, días calurosos, noches frías van transcurriendo. Necesitan decir unas pocas palabras: “me incorporo nuevamente” y están libres. Una de ellas escribió en la mampostería. “¡Resistencia - proporcionen oposición!” Ellas, como chicas y mujeres jóvenes fueron encerradas, llegan a 70, 75, 80 años. El mundo exterior se olvida de ellas. Recién el debilitado poder del rey cambia la situación, y un tolerante gobernador las deja en libertad. En el año 1768 salió la última mujer de la ¡Torre de la Persistencia - con la Fe sin cambios!

Año 118