TRASTORNOS DEPRESIVOS EN ESCOLARES Y ADOLESCENTES QUEMADOS

1 REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA LA UNIVERSIDAD DEL ZULIA FACULTAD DE MEDICINA DIVISIÓN DE ESTUDIOS PARA GRADUADOS PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN...
0 downloads 0 Views 317KB Size
1

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA LA UNIVERSIDAD DEL ZULIA FACULTAD DE MEDICINA DIVISIÓN DE ESTUDIOS PARA GRADUADOS PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN PUERICULTURA Y PEDIATRÍA UNIDAD DOCENTE HOSPITAL UNIVERSITARIO DE MARACAIBO

TRASTORNOS DEPRESIVOS EN ESCOLARES Y ADOLESCENTES QUEMADOS

Trabajo Especial de Grado presentado ante el Consejo Técnico de la División de Estudios para Graduados de la Facultad de Medicina, Universidad del Zulia para optar al Título de Especialista en Puericultura y Pediatría

Tutor Académico: Dra. Isabel Cluet de Rodríguez. C.I: 3.766.772 Especialista en Puericultura y Pediatría Doctora en Ciencias Médicas Profersora Titular Emeritus de LUZ

Autora: Dra. Eileen Janet Matos Duarte C.I: 18.120.462 Médica Cirujana

Maracaibo, Diciembre de 2013

2

TRASTORNOS DEPRESIVOS EN ESCOLARES Y ADOLESCENTES QUEMADOS

5

DEDICATORIA

A Dios, Padre misericordioso. A mis padres y hermanos, por apoyarme siempre. A los niños que participaron en este proyecto, quienes son mi motivación. A la Dra. Isabel Cluet, por brindarme luces en la elaboración de este trabajo.

6

AGRADECIMIENTO

A Dios, por guiar mis pasos. A mis padres y a mis hermanos, por su apoyo. Al Hospital Universitario de Maracaibo, por el soporte institucional. A la Dra. Isabel Cluet, por sus enseñanzas y asesoría. A la Dra. María Rossell, por su guía y colaboración. Al Dr. Edcison Delgado, por su asesoría. A la Lic. Mariela Belgrave por su colaboración. A los pacientes que participaron en este proyecto.

7

ÍNDICE GENERAL

Pág. Frontispicio Veredicto Dedicatoria Agradecimiento Índice General Índice de Ilustraciones Resumen Abstract INTRODUCCIÓN

11

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

16

OBJETIVO GENERAL

16

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

16

MATERIALES Y MÉTODO

17

RESULTADOS

23

DISCUSIÓN

36

CONCLUSIONES

43

BIBLIOGRAFÍA

45

ANEXOS

49

ANEXO 1 Consentimiento Informado

50

ANEXO 2 Instrumento de Recolección de Datos

51

ANEXO 3 Clasificación Económica de Graffar Méndez-Castellano

52

ANEXO 4 Cuestionario CES-DC para Niños

53

8

ÍNDICE DE ILUSTRACIONES

Pág.

Gráfico No.1 Distribución Según Edad y Género

23

Gráfico No.2 Distribución Según La Procedencia

24

Gráfico No.3 Distribución Según El Estrato Socioeconómico De Graffar

25

Tabla No.1 Características de las Quemaduras Según el Agente Causal

26

Tabla No.2 Distribución Según el Porcentaje de Extensión

26

Gráfico No.4 Distribución Según el Agente Causal yla Procedencia

27

Tabla No.3 Distribución Según la Profundidad de la Quemadura

28

Tabla No.4 Distribución Según la Presencia de Depresión

29

Tabla No. 5 Relación Entre Depresión y Género

30

Gráfico No.5 Relación Entre el Estrato Socioeconómico de Graffar yel Desarrollo de

31

Depresión Gráfico No. 6 Desarrollo de Depresión Según la Conducta Previa

32

Gráfico No.7 Distribución Según el Tipo de Suceso

33

Gráfico No.8 Distribución Según la Atención Psicológica

34

Tabla No. 6 Relación Entre la Extensión de la Quemadura yel Desarrollo de Depresión

35

9

Matos Duarte Eileen Janet. TRASTORNOS DEPRESIVOS EN ESCOLARES Y ADOLESCENTES QUEMADOS. Trabajo Especial de Grado para optar al Título de Especialista en Puericultura y Pediatría. Universidad del Zulia. Facultad de Medicina. División de Estudios para Graduados. Maracaibo, Venezuela, 2013. 54p, 14il.

RESUMEN

Objetivo: Establecer los trastornos depresivos en escolares y adolescentes quemados. Estudio prospectivo, descriptivo y transversal. Materiales y Método: se aplicó el cuestionario de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos, constituido por 20 ítems, con 4 alternativas de respuesta para cada ítem: para nada, un poco, algo, mucho. Con puntuación de 0, 1, ,2 y 3 puntos respectivamente, excepto las preguntas formuladas en forma positiva (4, 8, 12 y 16), invirtiéndose la puntuación (3, 2, 1 y 0), se suman obteniéndose un total de 0 a 60 puntos. Puntuaciones >15 son indicativas de depresión. A mayor puntuación, mayor estado de depresión.Tiene confiabilidad de 0,91 por Alfa de Cronbach, validado por expertos. Se aplicó a 25 pacientes escolares y adolescentes, entre 7 y 14 años, de ambos géneros, con quemaduras, hospitalizados en la División Pediátrica del Hospital Universitario de Maracaibo, desde Agosto 2012 hasta Noviembre 2013. Resultados: 64,0% fueron masculinos. 44,0% escolares. 56,0% adolescentes. La edad promedio fue 10,48 años y la moda 12 años. 68,0% procedentes del área rural. El agente causal fue fuego en 68,0% de los casos, líquido hirviente en 20,0%, y electricidad en 12,0%. 44,0% de los pacientes presentaron quemaduras 26%. Según la profundidad 28,0% fueron tipo AB, 28,0% tipo ABA, 28,0% tipo ABB y 16,0% tipo B. 28,0% no presentaron depresión. 24,0% desarrollaron depresión leve, 24,0% depresión moderada y 24,0% depresión severa. Hubo mayor número de pacientes con depresión moderada en el estrato socioeconómico Graffar IVy se observó mayor número de pacientes con depresión severa en Graffar V. 16,0% recibieron atención psicológica al momento de la evaluación. En este grupo estudiado, la depresión estuvo presente en alto porcentaje por lo que la intervención por salud mental debe ser temprana.

Palabras clave: escolares, adolescentes, quemaduras, depresión. [email protected]

10

Matos Duarte Eileen Janet. DEPRESSIVE DISORDERS IN CHILDREN AND ADOLESCENTS WITH BURNS. Trabajo Especial de Grado para optar al Título de Especialista en Puericultura y Pediatría. Universidad del Zulia. Facultad de Medicina. División de Estudios para Graduados. Maracaibo, Venezuela, 2013. 54p, 14il.

ABSTRACT

Objective: to establish depressive disorders in children and adolescents with burn injuries. This project isa prospective, descriptive and transversal study.Materials and Method: the Center for Epidemiological Studies Depression Scale for Children was applied, which is a 20-item selfreport depression inventory with possible scores ranging from 0 to 60. Each response to an item is scored as follows: 0= not at all, 1= a little, 2= some, 3= a lot. However, items 4, 8, 12 and 16 are phrased positively, and thus are scored in the opposite order, (3, 2, 1, and 0). Higher scores indicate increasing levels of depression. The cutoff score of 15 is suggestive of depressive symptoms.With reliability of 0.91 according to Cronbach´s Alpha coefficient of reliability method, validated by the judgment of experts. It was applied to 25patients between 7 to 14 years, of both genders, with burns, hospitalized in the Pediatric Division of the Maracaibo University Hospital, from August 2012 to November 2013. Results: 64.0% were male. 44.0% were schoolchildren. 56.0% were adolescents. The average age was 10.48 years and the mode 12 years. 68.0% were from rural areas. The etiological agent was fire in 68.0% of cases, scalds in 20.0% and electricity in 12.0% of the cases. 44.0% of the patients had burns 26%. According to the depth, 28.0% were type AB, 28.0%ABA, 28.0% type ABB and 16.0% type B. 28.0% of the patients had no depression. 24.0% developed mild depression, 24.0% moderate depression and 24.0% severe depression. There were more patients with moderate depression in the socioeconomic stratus Graffar IV, and more patients with severe depression in Graffar V. 16.0% received psychological counseling.In thisstudy group, depression was present inhigh percentagebywhichthemental healthinterventionshould beearly.

Keyword: depressive disorders, school children, adolescents, burns. [email protected]

11

INTRODUCCIÓN

Una quemadura es una lesión en la piel u otro tejido orgánico causada principalmente por calor o debido a radiación, radiactividad, electricidad, fricción o el contacto con productos químicos. Las lesiones respiratorias que resultan de la inhalación de humo, también se consideran como quemaduras1. La etiología de las quemaduras se debe a agentes físicos, químicos y biológicos; los agentes físicos son las causas más frecuentes de quemaduras y de ellos destacan los líquidos calientes, el fuego y la electricidad.2 Constituyen en la población infantil un serio problema debido al alto riesgo de mortalidad que presentan en comparación con el adulto, así como por acarrear lesiones invalidantes, funcionales y estéticas que causan desajustes psicológicos, sociales y laborales durante toda la vida.2

De igual manera, a nivel mundial son un problema grave de salud pública. Se estima que 195.000 muertes ocurren cada año sólo debido a los incendios, más las muertes por escaldaduras, quemaduras eléctricas, y otras formas de quemaduras, para las cuales los datos globales no están disponibles. Entre los distintos grupos de edad, los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 70 años tienen las tasas de mortalidad por quemaduras más altas relacionadas con el fuego. Además de los que mueren, muchos quedan con discapacidades y desfiguraciones permanentes, a menudo con el resultado de la estigmatización y el rechazo.1

Por otra parte, las quemaduras son una causa importante de muerte accidental en los niños; a pesar de las medidas profilácticas más enérgicas, en Estados Unidos hay anualmente unos 2 millones de personas que necesitan asistencia médica a causa de las quemaduras, y 100.000 de estos pacientes se hospitalizan.Un 30 a 40 % de ellos tienen menos de 15 años de edad, y el promedio de edad es de 32 meses. Además en este accidente generalmente se constata descuido por parte de los adultos, al no tomar las medidas necesarias para prevenirlas2.

Por lo tanto las quemaduras constituyen una causa importante de morbimortalidad infantil, y representan la tercera causa de muerte por accidente en menores de 14 años (después

12

del accidente de tráfico y el ahogamiento) y la segunda en menores de 4 años3. La incidencia de las quemaduras en la niñez tiene un patrón bimodal, primero, la mitad de los casos, se presentan en la edad de 0-4 años, y en segundo lugar, en la adolescencia4. Y son más frecuentes en varones con edades entre 2 y 4 años. La mayoría ocurren en el ámbito doméstico, un 80-90% son producidas por agentes térmicos y hasta un 15% son debidas a maltrato físico. Y se reporta que la localización más frecuente es en extremidades superiores seguida de cabeza y cuello.3

A este respecto, en Venezuela las quemaduras afectan a niños de 5 a 9 años y generalmente estas lesiones ocurren en el hogar5. En éste país, la carencia de políticas adecuadas en el Sistema de Salud dirigidas a la prevención y la mejora en la atención del paciente quemado hace que muchos de estos mueran innecesariamente en la fase aguda, originando una alta mortalidad debido a la ausencia de una adecuada atención hospitalaria. Así mismo, son pocos los centros para la atención del quemado: la Unidad de Caumatología del Hospital Coromoto de Maracaibo; la Unidad de Quemados del Hospital Militar “Carlos Arvelo” y la Unidad de Quemados del Hospital “J.M. de los Ríos, ambos en Caracas; la Unidad de quemados Dr. Raúl Soto Matos, Hospital Universitario de Maracaibo; la Unidad de quemados, Hospital Ruiz y Páez en el Estado Bolívar6.

En todo caso, las quemaduras son eminentemente prevenibles, más del 95% de las quemaduras relacionadas con los incendios fatales ocurren en países de bajos y medianos ingresos.Los países de altos ingresos han hecho progresos considerables en la reducción de las tasas de muertes por quemaduras, a través de la combinación de estrategias de prevención probadas y por medio de mejoras en la atención de las víctimas. La mayoría de estos avances en la prevención y la atención han sido aplicadas de forma incompleta en países de bajos y medianos ingresos. Sin duda, el aumento de los esfuerzos para hacerlo podría llevar a reducciones significativas en las tasas de mortalidad y discapacidad relacionadas con quemaduras1. Por otra parte, este tipo de lesiones impone una carga sustancial médica y económica en la sociedad, en las víctimas y sus familiaresdebido a los largos periodos de hospitalización, rehabilitación, y costoso tratamiento de heridas y cicatrices.4 Al mismo tiempo, su tratamiento y los procesos de rehabilitación tienen un marcado efecto físico y psicológico en los niños. A pesar

13

de que las quemaduras no fatales superan vastamente a las lesiones mortales, todas las quemaduras pueden tener repercusiones significativas, en el niño y en sus familiares durante el período de recuperación4.

Es así como una quemadura es una de las lesiones más traumáticas que un niño o adolescente puede experimentar. Debido a mejoras importantes en el tratamiento en las últimas décadas, la mayoría de los pacientes están sobreviviendo. Sin embargo, en un número significativo de pacientes la lesión resulta en hospitalización a largo plazo, numerosos procedimientos dolorosos, rehabilitación, y deformidades físicas permanentes.De tal manera que con el aumento de las tasas de supervivencia los efectos del tratamiento a largo plazo son especialmente importantes. Estos efectos han sido reconocidos por la evaluación de la adaptación psicosocial y de la salud relacionados con la calidad de vida de los sobrevivientes de quemaduras7.De acuerdo con lo expuesto, existen estudios que indican que el 20-50% de los sobrevivientes de quemaduras pueden experimentar desadaptación psicológica a largo plazo. Un accidente de quemadura a menudo reúne criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su IV edición (DSM-IV) para la definición de un trauma psicológico7.

A este respecto, la respuesta psicológica al trauma de la lesión y el tratamiento posterior se vuelve más complejo cuando la lesión es intencional. Los síntomas de trauma incluyen dificultades cognitivas (memoria, incapacidad para concentrarse), dificultades físicas (dolor, temblores, inquietud, tensión muscular, taquicardia, mareos o vértigo, sudoración, manos / pies fríos, dificultad para respirar), dificultades de comportamiento (carácter berrinches, irritabilidad, impotencia, el desapego, la dificultad para separarse de sus padres, dificultad para conciliar el sueño y pesadillas), y dificultades emocionales (sentimientos de miedo o temor, preocupación excesiva, ansiedad) . Como resultado de la exposición al trauma del abuso y de la quemadura, los niños pueden evitar los estímulos que les recuerdan el evento. Pueden demostrar la ausencia de respuestas emocionales y parecen estar aturdidos y sin darse cuenta del entorno. Estos síntomas pueden convertirse en trastornos psiquiátricos del estado de ánimo, tales como el trastorno de estrés agudo (TEA) y, posteriormente, el trastorno de estrés postraumático (TEPT). También

14

pueden experimentar depresión importante y un cambio profundo en la forma en que se ven a sí mismos y la forma en que ven el mundo8.

Aunque existe interés en el estudio del ajuste psicológico y la calidad de vida de niños, adolescentes, jóvenes y adultos sobrevivientes de quemaduras, la investigación disponible se centra generalmente en la prevalencia del desajuste psicológico más que en la identificación de las variables que producen desajuste psicológico8.El ajuste psicológico deficiente puede definirse como la presencia de síntomas psicológicos posterior a la quemadura, otras manifestaciones de ajuste emocional o del comportamiento (por ejemplo, estilo de afrontamiento y disminución desatisfacción con la vida), y/o diagnósticos del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su IV edición (DSM-IV).9

Tal es el caso que muchos estudios han encontrado que la depresión es una reacción psicológica común en niños con quemaduras. Y de estas, las más problemáticas son la ideación suicida, el auto-rechazo, la agresividad, la irritabilidad y el retraimiento. Otros han identificado la ira, el dolor y la culpa. De igual manera, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) son reacciones comunes al trauma producto de las quemaduras. Otras reacciones psicológicas que niños y adolescentes pueden experimentar son problemas de imagen corporal, trastornos del sueño y dificultades académicas. Finalmente, las quemaduraspueden afectar el funcionamiento social, educativo y laboral del individuo9.

Igualmente, existen diversas variables que pueden causar impacto en el ajuste posterior a las quemaduras. Las variables que han sido consideradas históricamente más importante en el ajuste psicológico a lesiones por quemadura son: apoyo social, la lesión, la localización de la lesión en el cuerpo, la visibilidad de la cicatriz, el funcionamiento psicosocial premórbido del niño, el ajuste de los padres, las características demográficas, la edad y la superficie corporal total quemada9. Por lo tanto para estos pacientes, los retos sociales y emocionales en la infancia y la adolescencia conducen a la ansiedad de larga duración, temor a nuevos entornos sociales y

15

disminución de la autoestima. Lo cual crea barreras para el éxito de muchos sobrevivientes de quemaduras. Los investigadores se centran cada vez más en la estigmatización, la insatisfacción con la apariencia, la ansiedad social, y el desarrollo de las intervenciones para ayudar a los supervivientes a hacer frente a estos obstáculos sociales10.

También las características sociodemográficas juegan un papel importante en el ajuste psicológico y el desarrollo de comportamientos adaptativos después de sufrir una quemadura. Entre estas características sociodemográficas destaca el impacto parental, el cual se define como el estado psicológico de los padres y la capacidad de utilizar estrategias adaptativas posterior a la quemadura del hijo. El estado psicológico de los padres ha mostrado ser predictivo del ajuste psicológico de los niños y adolescentes quemados, lo que implica la necesidad de implementar programas de apoyo psicológico para los pacientes quemados y sus padres9.

Es así como se ha planteado en los últimos años que el perfil psicológico y conductual antes de sufrir la quemadura puede hacer al paciente pediátrico más propenso a sufrir estas lesiones y a su vez las quemaduras pueden ocasionar trastornos psicológicos en ellos. De esta manera, se han encontrado pacientes quemados que mostraban hiperactividad, ansiedad, agresividad, depresión y problemas de conducta antes de sufrir la quemadura, y éstas tienen per se un impacto psicológico, ya que dependiendo de su severidad, requieren tratamientos invasivos, dolorosos y prolongados que pueden acarrear complicaciones como infecciones, cicatrización y discapacidad capaces de producir reacciones psicológicas adversas, las cuales guardan relación estrecha con la psicopatología previa y estilos de afrontamiento9.

Entendiéndose así que los pacientes con quemaduras atraviesan varias etapas de adaptación y afrontan desafíos emocionales paralelamente a la etapa de recuperación física. La adaptación implica una interacción compleja entre las características premórbidas del paciente, los factores ambientales, la naturaleza de la lesión y la asistencia médica consiguiente. La compresión del proceso de sufrimiento mental del paciente quemado ayudará al clínico a

16

reconocer las secuelas psiquiátricas. Promoviendo así el suministro de servicios psiquiátricos apropiados, ayudando a acelerar su proceso de recuperación.

Este estudio tiene varias implicaciones para futuras investigaciones en el área de las quemaduras en la infancia, llamando la atención sobre la importancia de utilizar medidas psicológicas de detección de depresión y promover el desarrollo de medidas de atención específicas que pueden aumentar el ajuste psicológico positivo, de manera que estos pacientes puedan ser efectivamente integrados en la sociedad como miembros útiles y productivos.

Todo lo antes expuesto permitió plantearse lo siguientes objetivos:

Objetivo General Establecer los trastornos depresivos en escolares y adolescentes quemados.

Objetivos Específicos 1. Caracterizar desde el punto de vista clínico-epidemiológico a los escolares y adolescentes

quemados. 2. Analizar los trastornos depresivos que se presentan en escolares y adolescentes quemados. 3. Verificar si el escolar y adolescente quemado reciben atención psicológica.

17

MATERIALES Y MÉTODO

La presente investigación es de tipo descriptiva, prospectiva y transversal, dirigida a escolares y adolescentes de ambos géneros, quienes sufrieron lesiones por quemadura, hospitalizados en la División de Pediatría del Hospital Universitario de Maracaibo, desde Julio 2012 hasta Noviembre 2013. El diseño de la investigación fue de campo, no experimental.

Población y Muestra

La muestra para este estudio estuvo conformada por25 pacientes escolares con edades comprendidas entre 7 y 9 años y adolescentes con edades comprendidas entre 10 y 14 años, de ambos géneros, quienes sufrieron quemaduras de diferente etiología, extensión y profundidad por lo que fueron ingresados en la División de Pediatría del Hospital Universitario de Maracaibo, en el periodo de Julio 2012 hasta Noviembre 2013.

La muestrafue seleccionadaen forma aleatoria de acuerdo a los siguientes criterios de selección:

Criterios de Inclusión:



Pacientes escolares de 7 a 9años y adolescentes de 10 a 14 años de ambos géneros, con quemaduras de diferente etiología, extensión y profundidad que fueron hospitalizados en la División de Pediatría del Hospital Universitario de Maracaibo.

Criterios de Exclusión



Pacientes menores de 7 años y mayores de 14 años.

18



Pacientes con quemaduras sin criterios de ingreso hospitalario y que fueron tratados ambulatoriamente.



Pacientes que presentaron incapacidad para responder el cuestionario como aquellos que ameritaron ventilación mecánica, que presentaron alteración del estado de conciencia, pacientes con retraso o demora cognitiva o del leguaje.

Método

Se aplicó un formulario diseñado para tal fin (Anexo 1) en el cual se registraron los siguientes indicadores: identificación, edad, género, procedencia, agente causal, extensión y profundidad de la quemadura.

El estrato socioeconómico fue realizado mediante la aplicación del método de Graffar modificado por Méndez-Castellano11 (Anexo 2), el cual evalúa cinco variables: Profesión del Jefe de Familia, Nivel de Instrucción de la Madre, Fuente de Ingreso (o Modalidad de Ingreso) y Condiciones de Alojamiento. La ejecución de este método se basa en la aplicación de cada variable que se define en cinco categorías, las cuales toman un valor numérico:

19

Variables

Puntuación 1 2

Profesión del jefe de familia

3 4 5 1

Nivel de instrucción de la madre

Principal fuente de ingreso en la familia

2 3 4 5 1 2 3 4 5 1 2

Condiciones de alojamiento

3 4 5

Ítems Profesión universitaria, financistas, banqueros, comerciantes, todos de lata productividad, oficiales de las fuerzas Armadas (si tienen un rango de educación superior) profesión técnica superior, medianos comerciantes o productores Empleados sin profesión universitaria, con técnica media, pequeños comerciantes productores. Obreros especializados y parte de los trabajadores del sector informal (con primaria completa) Obreros no especializados y parte del sector informal de la economía (sin primaria completa) Enseñanza universitaria o su equivalente Técnica superior completa, enseñanza secundaria completa, técnica media Enseñanza secundaria incompleta, técnica inferior Enseñanza primaria, o analfabeta (con algún grado de instrucción primaria) Analfabeta Fortuna heredada o adquirida Ganancias o beneficios, honorarios profesionales Sueldo mensual Salario semana, por día, entrada a destajo Donaciones de origen público o privado vivienda con óptimas condiciones sanitarias en ambiente de gran lujo Vivienda con óptimas condiciones sanitarias en amientes con lujo sin exceso y suficientes espacios Viviendas con buenas condiciones sanitarias en espacios reducidos o no, pero siempre menores que las viviendas 1 y 2 Viviendas con ambientes espaciosos o reducidos y/o con deficiencias en lagunas condiciones sanitarias Rancho o vivienda con condiciones sanitarias marcadamente inadecuadas

Fuente: Ramírez I, Lídido N.12

A partir de la suma de las variables se identifican cinco estratos: Estrato I, población con las mejores condiciones de vida; Estrato II, buenos niveles de vida pero sin los valores óptimos del Estrato I; Estrato III, población con posibilidades de satisfacer las necesidades básicas además del desarrollo intelectual y de tener capacidades para disfrutar de beneficios culturales. Estrato IV

20

es la población en pobreza relativa, porque no alcanzan los niveles de vida satisfactorios de los estratos anteriores.

Clasificación de los Estratos:

Estrato Estrato I Estrato II Estrato III Estrato IV Estrato V

Total de Puntaje Obtenido 4-6 7-9 10-12 13-16 17-20

Fuente: Ramírez I, Lídido N.12

Este método permite evaluar las potencialidades que tiene la población para cubrir sus necesidades y el desarrollo de sus capacidades13.

Se aplicó el cuestionario del Test CES-DC14 para niños y adolescentes (Anexo 3) para identificar depresión en estos pacientes en forma individualizada.

El CES-DC es un cuestionario diseñado para medir sintomatología de depresión en la población general. Fue diseñada para cubrir los principales síntomas de la depresión identificados en la literatura, con énfasis en los componentes afectivos: estado de ánimo depresivo, sentimientos de culpa y baja autoestima, sentimientos de impotenciay desesperanza, retraso psicomotor, pérdida de apetito y trastornos del sueño, puede ser auto administrado o utilizado como una entrevista. El tiempo estimado de administración es de 12 minutos. Los ítems se refieren a la frecuencia de síntomas durante la semana pasada, por lo que se aplicó a los 7 o más días de evolución intrahospitalaria.Cada pregunta emplea una escala de respuesta de 0 a 3, excepto por los ítems 4, 8, 12 y 16 los cuales fueron redactadas en forma positiva, invirtiéndose los valores14.

La puntuación de cada respuesta se valoró de la siguiente forma:

21

0 = “Para nada” ( 26%. La moda fue

Suggest Documents