PROGRAMA DE TRABAJO PARA EL PERIODO INTERMEDIO

NACIONES UNIDAS A Asamblea General Distr. GENERAL A/AC.241/30 5 de diciembre de 1994 ESPAÑOL Original: INGLES COMITE INTERGUBERNAMENTAL DE NEGOCIA...
1 downloads 0 Views 20KB Size
NACIONES UNIDAS

A Asamblea General

Distr. GENERAL A/AC.241/30 5 de diciembre de 1994 ESPAÑOL Original:

INGLES

COMITE INTERGUBERNAMENTAL DE NEGOCIACION ENCARGADO DE ELABORAR UNA CONVENCION INTERNACIONAL DE LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACION EN LOS PAISES AFECTADOS POR SEQUIA GRAVE O DESERTIFICACION, EN PARTICULAR EN AFRICA Sexto período de sesiones Nueva York, 9 a 20 de enero de 1995 Tema 2 del programa

PROGRAMA DE TRABAJO PARA EL PERIODO INTERMEDIO Compilación de información acerca de la aplicación de la resolución sobre las medidas de urgencia para Africa

Nota de la Secretaría

INDICE Párrafos INTRODUCCION I.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

RESUMEN DE LAS DECLARACIONES A.

Países y organizaciones de Africa

B.

Países desarrollados y organizsaciones

C.

Países latinoamericanos y asiáticos

D.

Organizaciones internacionales

GE.94-64945

(S)

4

2

5 - 16

3

5 -

8

3

. . . .

9 - 12

4

. . . . .

13 - 15

5

16

6

. . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . .

1 -

Página

A/AC.241/30 página 2

INTRODUCCION 1. En su quinto período de sesiones, el CIND adoptó, junto con la Convención, una resolución sobre medidas urgentes para Africa. En los párrafos 11 y 12 de esta resolución se invitó: a)

a los países africanos afectados a que, en el momento de la firma de la Convención, proporcionaran información sobre las medidas que hubiesen adoptado o se propusieran adoptar durante el período intermedio para aplicar la resolución; y

b)

a los países desarrollados y a las organizaciones intergubernamentales de todos los niveles, así como a los países que estuvieran en condiciones de prestar asistencia de carácter voluntario, a que en el momento de la firma proporcionaran el mismo tipo de información, incluidas indicaciones sobre el suministro de recursos financieros y de otra índole.

2. En la ceremonia de la firma, celebrada el 14 y 15 de octubre en París, 52 países y 11 organizaciones hicieron declaraciones. Además, 33 países y organizaciones expresaron sus intenciones respecto de las medidas urgentes para Africa durante el debate sobre los problemas de la desertificación celebrado en el cuadragésimo noveno período de sesiones de la Asamblea General, del 21 al 25 de octubre. En ambos casos, en muchas declaraciones se trató también de la aplicación de la Convención fuera de Africa, incluso durante el período intermedio, antes de su entrada en vigor, lo cual correspondía a lo dispuesto en el párrafo 7 de la resolución del Comité sobre disposiciones provisionales, en la que se invitó a los Estados y a las organizaciones regionales de integración económica a que comunicaran información sobre las medidas que adoptasen en consonancia con la Convención durante el período intermedio. 3. Los países y las organizaciones han proporcionado gentilmente a la secretaría provisional copias de sus declaraciones. El propósito de la presente nota es tratar de resumir las declaraciones a fin de proporcionar al Comité los antecedentes necesarios para su examen de la aplicación de la Convención durante el período intermedio. Además, en una adición al presente documento figuran extractos de las declaraciones en el idioma en que se presentaron. Tanto el resumen como los extractos giran en torno de las medidas urgentes para Africa, pero ponen también de relieve las medidas concretas adoptadas para aplicar la Convención en otras regiones. 4. Los extractos no han sido objeto de una revisión, excepto en el caso de errores gramaticales o de ortografía obvios, y su finalidad es reproducir sólo partes fundamentales de las declaraciones. Por esta razón, no reflejan la plena posición de los gobiernos y las organizaciones. En caso de una petición concreta, la secretaría provisional puede suministrar copias de una determinada declaración.

A/AC.241/30 página 3

I. A.

RESUMEN DE LAS DECLARACIONES

Países y organizaciones de Africa

5. En general, los representantes de los países africanos afectados pusieron de relieve la fundamental importancia que tiene para ellos la aplicación urgente de la Convención, su responsabilidad fundamental en la puesta en marcha de programas de acción nacionales o en la reestructuración de los ya existentes, y su interés por trabajar con países vecinos en el marco de programas de acción subregionales. Muchos representantes destacaron también que era importante tomar las decisiones a nivel de la comunidad, hacer conocer a sus respectivos públicos las disposiciones de la Convención, lograr una mayor participación popular en los programas de lucha contra la desertificación y trabajar más estrechamente con las organizaciones no gubernamentales (ONG). 6. Algunos países africanos afectados indicaron también las disposiciones concretas que estaban adoptando en el marco de las medidas de urgencia para Africa, entre ellas: a)

la creación, en diversas formas institucionales, de órganos nacionales de coordinación que se ocupen de la actualización, elaboración, aplicación y seguimiento de los programas de acción nacionales;

b)

la creación de fondos nacionales de lucha contra la desertificación;

c)

la organización de cursos prácticos o conferencias nacionales con la participación de todos los agentes más importantes del proceso de los programas de acción;

d)

el lanzamiento de campañas urgentes para hacer conocer las disposiciones de la Convención, tanto al público como a quienes elaboran las políticas;

e)

la preparación de propuestas de proyectos, especialmente para su aplicación en virtud de las medidas urgentes para Africa.

7. Los miembros del Comité Interestatal Permanente de Lucha contra la Sequía en el Sahel (CILSS), de la Autoridad intergubernamental de asuntos relacionados con la sequía y el desarrollo (IGADD) y de la Unión del Magreb Arabe (UMA) indicaron que los países de las tres subregiones se habían reunido para poner en marcha el proceso de preparación de programas de acción subregionales y habían designado oficialmente las correspondientes organizaciones subregionales como centros de coordinación. 8. Tres organizaciones intergubernamentales africanas indicaron las siguientes disposiciones concretas que estaban tomando para fomentar, con carácter de elevada prioridad, la adopción de medidas urgentes para Africa:

A/AC.241/30 página 4

a)

La Organización de la Unidad Africana (OUA) está estudiando diversas modalidades para ayudar a las organizaciones subregionales africanas a preparar programas subregionales. Proyecta también despertar el interés público mediante la organización de seminarios.

b)

La Comisión Económica para Africa (CEPA) ayudará a determinar, elaborar y aplicar proyectos regionales y subregionales, y está emprendiendo una vigorosa campaña para promover la ratificación de la Convención.

c)

El Banco Africano de Desarrollo (BAD) hizo referencia a la labor que ha emprendido con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y con la Oficina de las Naciones Unidas para la Región Sudanosaheliana (ONURS) a fin de contribuir de manera concreta a la preparación de programas de acción subregionales y nacionales. Además, el Banco declaró que estaba reestructurando sus programas, sobre la base de estudios especiales, para complementar mejor los objetivos de la Convención. B.

Países desarrollados y organizaciones

9. Por regla general, los países desarrollados destacaron la elevada prioridad que dan a las medidas urgentes para Africa, en especial la preparación de programas de acción nacionales y subregionales efectivos, y dijeron que están dispuestos a reestructurar sus programas de asistencia para adaptarlos a la aplicación de la Convención en el Continente. Muchos de estos países pusieron también de relieve su intención de participar en consultas que permitan hacer arreglos de colaboración. 10. Las secretarías de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y del Club del Sahel expresaron que sus organizaciones desempeñarán una función activa en lo que se refiere a las medidas urgentes, en particular movilizando recursos y fomentando la concertación de acuerdos de asociación al nivel nacional y subregional. Asimismo, el Club del Sahel compartirá los resultados de su relación especial con el CILSS con otros grupos regionales africanos. 11. La mayoría de los países desarrollados, así como la Unión Europea, indicaron también que se dispondrá de importantes fondos para la acción en Africa durante el período intermedio y/o describieron iniciativas y planes concretos sobre programas. Entre estos últimos cabe citar los siguientes: a)

el estudio conjunto de Australia con la Organización Meteorólogica Mundial (OMM) sobre la vinculación de los centros de vigilancia de la sequía en Africa;

b)

el apoyo financiero prestado por el Canadá a programas de acción subregionales y nacionales en el Africa occidental y el establecimiento de una red integrada de información;

A/AC.241/30 página 5

c)

la puesta en marcha por Francia de un nuevo programa de energía renovable;

d)

los planes del Japón consistentes en el envío de misiones de investigación para evaluar las necesidades de los países africanos afectados;

e)

el trabajo realizado por el Reino Unido con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre indicadores de desertificación y métodos participativos aplicados a la planificación, así como la producción de una guía de usuarios para la acción emprendida por las comunidades locales.

12. Varios países desarrollados especificaron los sectores que contarían con el apoyo de sus programas de asistencia, entre ellos los siguientes: uso sostenible de la tierra, repoblación forestal, abastecimiento de agua y participación de la comunidad en el proceso de desarrollo (Irlanda); erradicación de la pobreza, control de la erosión y abastecimiento de agua (Suecia); y programas a nivel de la comunidad (España). Otros indicaron los países o la subregión en que se concentrarían sus programas; por ejemplo, Portugal proyecta reforzar sus programas en el Magreb, el Sahel y el Africa meridional. C.

Países latinoamericanos y asiáticos

13. En algunas declaraciones de países no africanos que no pertenecen a la OCDE se manifestó la voluntad de compartir con los países africanos la experiencia y los conocimientos tecnológicos durante el período intermedio. 14. Además de expresar su solidaridad con las medidas urgentes para Africa, muchos países de América Latina y Asia informaron sobre medidas nacionales que estaban adoptando para aplicar la Convención incluso antes de su entrada en vigor. Como ejemplos de estas medidas pueden citarse: a)

preparación de programas nacionales de acción para combatir la desertificación, o su inclusión en las estrategias nacionales para el medio ambiente (China, Colombia, Corea, Irán, Pakistán, Perú);

b)

creación de instituciones para coordinar la lucha contra la desertificación (China, Irán);

c)

iniciativas concretas sobre proyectos en sectores tales como la repoblación forestal, el riego en pequeña escala, la bonificación de tierras, fajas protectoras, y conservación del suelo y el agua (China, India, Pakistán, Siria);

d)

planificación de cursos prácticos internacionales sobre cuestiones relacionadas con la desertificación, o establecimiento de centros de lucha contra la desertificación (China, Irán, Israel).

A/AC.241/30 página 6

15. Varios países latinoamericanos y asiáticos señalaron que era posible programar una cooperación subregional y regional en sus respectivas zonas, por ejemplo, cooperación para iniciar proyectos regionales en el Oriente Medio en materia de desarrollo agrícola de zonas áridas, fuentes de energía alternativas y tecnología de desalinización. D.

Organizaciones internacionales

16. Todos los organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales que se ocupan de la lucha contra la desertificación se comprometieron a participar plenamente en el programa de medidas urgentes para Africa y, en general, en todo lo relativo a la aplicación de la Convención. También indicaron que estaban adoptando las siguientes medidas concretas: a)

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) está dispuesta a ayudar a los países afectados a aprovechar su amplia experiencia en la lucha contra la desertificación. Está poniendo en marcha un proceso participativo destinado a adoptar medidas concretas en el Africa sudanosaheliana. Utilizará también su Centro de Inversiones para aportar sus propios recursos y reforzará los efectos multiplicadores con sus copartícipes financieros.

b)

El Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para las Zonas Tropicales Semiáridas (ICRISAT) iniciará, en Nairobi, en enero de 1995, un curso práctico sobre una iniciativa ecorregional sobre márgenes del desierto. Fomentará la acción en Africa promoviendo tecnologías mejoradas e innovadoras que integren estrategias efectivas de ordenación de nutrientes de suelos con técnicas mejoradas de conservación del suelo y el agua.

c)

El Banco Islámico de Desarrollo está dispuesto a colaborar con sus Estados miembros y con otras organizaciones intergubernamentales en la financiación de determinados proyectos de conformidad con la Convención.

d)

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) ha acordado con la FAO complementar plenamente la labor de ambos organismos tanto en materia de actividades técnicas como de inversión. Por conducto de su Programa Especial para Africa, el FIDA dará inmediatamente apoyo financiero a la preparación de programas de acción africanos y a las actividades de la secretaría provisional a fin de facilitar la adopción de medidas urgentes para Africa.

e)

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por conducto de su Oficina de las Naciones Unidas para la Región Sudanosaheliana (ONURS) y de otros organismos internacionales, contribuirá a una preparación rápida y efectiva de programas de acción y movilizará los fondos necesarios para su aplicación.

A/AC.241/30 página 7

f)

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) dará un apoyo financiero importante y atenderá las solicitudes que le presenten los países y las organizaciones de Africa para recibir ayuda con el propósito de aplicar las medidas urgentes para Africa. Está tratando también de hacer conocer la Convención al público y proporcionar información científica en una forma simple.

g)

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en colaboración con otras organizaciones competentes, ha puesto en marcha una iniciativa interdisciplinaria relativa a información y educación sobre el medio ambiente, iniciativa que puede contribuir a las medidas urgentes para Africa. Apoyará también estas medidas con proyectos de investigación y capacitación en el ámbito de sus programas básicos, en especial el Programa Intergubernamental sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) y el Programa Hidrológico Internacional.

h)

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) está preparando (en colaboración con el Grupo Internacional de Expertos sobre Desertificación y la secretaría provisional) un estudio especial para colaborar en los aspectos hidrológicos de los programas de acción nacionales y subregionales. Trabajará también con otras organizaciones interesadas para cumplir las disposiciones de los artículos de la Convención relativos a su mandato.

i)

Durante los tres próximos años, el Banco Mundial apoyará la aplicación de la Convención mediante su cartera de 48 proyectos, de los cuales la mitad corresponden a Africa, de ordenación del medio ambiente y los recursos naturales en las tierras secas, por un total de 2.000 millones de dólares. Se esforzará por integrar las cuestiones relacionadas con la desertificación en la planificación del desarrollo por conducto de sus planes de acción nacionales sobre el medio ambiente y otros medios. En sus programas se dará prioridad a la ayuda para la planificación del medio ambiente, a la creación de capacidad y a las iniciativas regionales y temáticas. -----