PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE FACULTAD DE ARQUITECTURA, DISEÑO Y ESTUDIOS URBANOS ESCUELA DE ARQUITECTURA

POR GERARDO INFANTE RIBA

Tesis presentada a la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile para optar al título profesional de Arquitecto.

Profesor Guía: Sebastián Gray Avins. Ayudante: Sebastián Contreras Rodríguez. Agosto 2013. Santiago, Chile. © 2013. Gerardo Infante Riba. Se autoriza la reproducción total o parcial, con fines académicos, por cualquier medio o procedimiento, incluyendo la cita bibliográfica del documento.

_1

Dedico el presente Proyecto de Título a mis padres, Gerardo y Carmen Luz, por todo el apoyo y ayuda incondicionales en cada etapa de mi vida y mi carrera universitaria, a ellos les debo todo.

Agradezco a Dios, a mi familia, amigos y profesores. A la Universidad Finis Terrae, donde estudié la primera parte de mi carrera y a la que debo parte de mi formación. A la Pontificia Universidad Católica de Chile, lugar donde recibí una formación realmente integral. A Carlos Ugarte, profesor y tutor del colegio, que desde temprano ayudó a despertar mi vocación por la arquitectura. Un agradecimiento especial a mis hermanos Catalina, Josefina, Pablo, Ignacio, Pedro y Macarena, siempre presentes y dispuestos a ayudar; a mi abuela, la “Yaya” por su cariño; a la Zoila, persona de gran cercanía e importancia para mi familia; a mis amigos y compañeros de la UC: Nicolás Elizalde, Fernanda Larraín, Magdalena Lund, Andrés Morales, Joaquín Pérez y Camila Romero; y a los de la Finis Terrae: Juan Pablo Peró y José Joaquín Poblete, entre otros que por extensión no alcanzo a nombrar. A Cristina Ferrer, colega de oficina en la última etapa; y a mi profesor guía Sebastián Gray, a quién debo el correcto desenlace del presente proyecto, y un vasto aprendizaje y motivación en la disciplina.

_2

Santiago Poniente (Barrios Brasil y Yungay) tiene un enorme potencial de desarrollo desaprovechado. Es un sector exquisito en medio del ruido de la ciudad. La tranquilidad de sus calles, su mixtura de usos con gran porcentaje residencial, la belleza de sus edificios antiguos, y la rica vida de barrio que lo anima, hacen de él un lugar muy valioso y único. A pesar de esas cualidades el sector es muy vulnerable, ya que los terremotos, deterioros, pobreza y abuso inmobiliario mezclado con flexibilidad normativa, han permitido que se dé una gran merma a su patrimonio arquitectónico, y que existan muchos sitios eriazos de gran magnitud, tanto en los bordes como en los interiores de manzana. La declaración de un gran porcentaje de Brasil y Yungay en “Zona Típica” el 2008 ayudó a frenar el abuso inmobiliario, que atentaba no sólo con el patrimonio arquitectónico, sino con el patrimonio intangible del vecindario, compuesto principalmente por una forma de vida en comunidad. Sin embargo el terremoto del 27F dejó muchos edificios en ruinas, y la declaratoria ha hecho huir a los inversionistas, que acostumbrados a la mediocre solución de una torre tipo, no se han interesado por buscar modelos rentables que se adecúen a la normativa, por lo que siguen construyendo edificios de escasa calidad arquitectónica, constructiva y tipológica en todos los recovecos del barrio que no forman parte de la declaratoria. El presente proyecto busca proponer un sistema de reglas morfológicas y sociológicas, incorporables a una normativa municipal, que permitan entrar a proyectar en Santiago Poniente en general (y no sólo en sus limitaciones de Zona Típica) para que sea un barrio vivo, dada su condición de centro urbano, anexo al Centro Fundacional de Santiago, y dado su carácter predominantemente residencial. La apuesta estará, por un lado, en el respeto y conservación del paisaje tradicional de las calles e interiores de manzana, compuesto por elementos arquitectónicos como fachadas continuas, patios, pasajes y control de alturas para una escala humana. Se tendrán en cuenta rasantes de asoleamiento y vistas, que aseguren éstas condiciones. Y se propondrán criterios para tratar las preexistencias, como los medianeros de edificios antiguos que limitan los nuevos sitios eriazos. Por otro lado, se buscará activar las calles, de manera que estén llenas de uso y vida, y de esta manera generar barrios donde los vecinos se conozcan y relacionen, y que sean ellos mismos con estas relaciones quienes aseguren que el barrio sea seguro y sustentable en el tiempo. Además, se procurará generar las condiciones para que exista la diversidad programática necesaria para que las calles del barrio estén siempre pobladas de personas en todas las horas del día, evitando así el despoblamiento y abandono que abren paso al deterioro de un barrio y una ciudad, y hacen bajar la seguridad de sus calles. Este constante movimiento en un barrio sólo se logra con la heterogeneidad de usos primarios, independientemente de que sea un barrio residencial, y con la heterogeneidad social del público que lo habita. A partir de las reglas anteriores se tomará una manzana crítica, limitada por las calles Catedral, Maturana, Santo Domingo y Cumming, para ejemplificar cómo éstas reglas se deberían aplicar en todo el barrio. En ella se ponen a prueba la capacidad de integrarse en un paisaje histórico, y la manera de repoblar y revitalizar un barrio céntrico en densidad, conservando su identidad.

_3

1 – ABSTRACT……………………………………………………………………………………………….3 2 – INDICE…………………………………………………………………………………………………….4 3 – TEMA: Modelos de Densificación en Barrios Patrimoniales……………………………………6 3.1 – Importancia de los centros históricos como lugar de residencia………………………………….6 3.2 – La vivienda y la “Vida Urbana” en el Centro de Santiago…………..……………………………..6 3.3 – Densidad v/s Patrimonio………..……………………………………………………………………..9 4 – CASO: Reconfiguración de una Manzana en el Barrio Brasil…………………………………10 4.1 – Introducción al problema de arquitectura…………………………………………………………..10 4.2 – Intención del Proyecto………………………………………………………………………………..10 5 – LUGAR: Santiago Poniente y Barrio Brasil……………………………………………………….11 5.1 – Reseña Histórica: Santiago Poniente………………………………………………………………11 5.2 – El Barrio Brasil…………………………………………………………………………………...……13 5.3 – Identidad: Valores y atributos urbanos…………………………………………………………..…14 5.4 – Diagnóstico Actual…………………………………………………………………………………….16 6 – ENCARGO Y PROBLEMA ARQUITECTÓNICO…………………………………………………...19 6.1 – Escenarios posibles de proyecto……………………………………………………………………19 6.2 – Reglas de intervención del barrio…………………………………………………………………...21 6.2.1 – Reglas Morfológicas: Altura máxima de edificios a la calle, altura máxima de edificios al interior de manzana, fachadas y retranqueos, estacionamientos, relación con muros medianeros históricos, vegetación, configuración de la calle………………………………………………………21 6.2.2 – Reglas Sociológicas: (Vida de barrio) Viviendas orientadas a la calle, heterogeneidad programática, límites claros entre lo público y lo privado, espíritu comunitario, participación, seguridad…………………………………………….28 6.3 – La manzana a proyectar……………………………………………………………………………..31 6.4 – Las cifras de Densidad a aplicar…………………………………………………………………….34 7 – REFERENTES Y CASOS DE ESTUDIO…………………………………………………………….35 7.1 – Referentes Morfológicos……………………………………………………………………………..35 7.2 – Marco Teórico…………………………………………………………………………………………37 8 – EL PROYECTO…………………………………………………………………………………………40 8.1 – Imágenes objetivo inicial……………………………………………………………………….........40 8.2 – Proceso compositivo………………………………………………………………………………….41 8.3 – Referencias tipológicas………………………………………………………………………………43 8.4 – Densidad……………………………………………………………………………………………….44 8.5 – Impacto urbano del proyecto………………………………………………………………………...45 8.6 – Planimetrías e Imágenes…………………………………………………………………………….48

_4

9 – BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………………………………………63 10 – ANEXOS………………………………………………………………………………………….........67 10.1 – Entrevistas……………………………………………………………………………………………67

_5

3.1 – Importancia de los centros urbanos como lugar de residencia Los centros urbanos en toda ciudad son tales porque concentran la mayor cantidad de actividades y usos primarios, así como servicios, cultura, conectividad, etc., siendo en general atractivos también por su historia, al ubicarse en lugares fundacionales u originarios de la ciudad o de sus distritos, por lo que en ellos se encuentran las catedrales, museos, plazas, monumentos, etc. Los usos primarios de los centros históricos atraen sucesivamente otros usos. Al referirnos a “usos primarios” nos referimos a la definición que da la teórica del urbanismo Jane Jacobs, cuando dice “los usos primarios son aquellos que por, sí mismos, llevan a la gente a un sitio determinado; son como anclas. Son usos primarios las oficinas y las fábricas, también las viviendas. Algunos lugares destinados al esparcimiento, educación y recreo, son igualmente usos primarios” 1. Los usos primarios o “anclas” atraen nuevos usos que dependen de los primarios (restaurantes, cafés, tiendas, gasolineras, etc.) que enriquecen más la diversidad de una ciudad. Mientras más diversa es la ciudad y mayor número de actividades converge en ella más rica es su vida, sus calles y veredas se usan a distintas horas y nunca están vacías, lo que contribuye a la seguridad y a la calidad de vida de sus residentes. La mezcla de usos primarios es sagrada en un centro urbano, y dentro de ellos deben ser muy jerárquicos las viviendas y las oficinas, ya que una ciudad o barrio no se puede sostener sólo con dar espacio para oficinas, porque en los momentos en que la gente se va a sus casas caería en el abandono, y tampoco se puede sostener sólo con viviendas, porque durante largos tramos del tiempo diurno las calles estarían muertas, y los residentes tendrían que verse obligados a viajar para trabajar, sin tener siquiera la posibilidad de tener un lugar de trabajo cerca de su casa. La vivienda se complementa muy bien con otro uso primario que es la educación, ya que los colegios y universidades sirven a las familias residentes en una determinada comuna. Además, puntos estratégicos con teatros, museos, iglesias, parques, enriquecen la variedad de los usos primarios, y atraen usos secundarios que llenan de vida y actividad a los centros urbanos (tiendas, restaurantes, cafés, etc.) Son incontables los ejemplos, tanto chilenos como extranjeros, de centros urbanos muertos y abandonados durante la noche y los fines de semana, porque en ellos no cabe la vivienda. Y también son incontables los centros urbanos muertos donde sólo hay vivienda y no existe ni comercio, ni fuentes de trabajo, ni lugares de esparcimiento ni educación cercanos.

3.2 – La vivienda y la “Vida Urbana” en el Centro de Santiago El centro de Santiago, históricamente un centro urbano vivo y activo, donde se combinaba exitosamente la vivienda relativamente heterogénea, las fuentes de trabajo, el comercio, la entretención, cultura, etc., vivió un éxodo masivo durante la segunda mitad del siglo XX, por procesos de comienzos de siglo, y favorecido por la aparición de nuevos barrios al oriente del tipo “Ciudad Jardín”, por la segregación de los usos primarios, y por acontecimientos políticos y económicos, que entre otras causas llevaron a una profunda segregación urbana: “Desde el momento en que la ciudad de Santiago a de fin del siglo XIX comenzó su fase de “metropolización”, se detonó un proceso de expansión territorial creciente y continuo sobre suelo rústico. Este se ha manifestado en una progresiva fragmentación urbana, periurbanización y 1

JACOBS, Jane. “Muerte y Vida de las Grandes Ciudades”. Capitán Swing Libros, Madrid. 2011. Pág. 193.

_6

policentralidad; un aumento de la movilidad urbana y fortalecimiento de los anillos de circunvalación, corredores y ejes viales; una profundización de los procesos de globalización e internacionalización, dada la acumulación de capital físico y económico en edificios y artefactos; y finalmente, una creciente orientación de la base productiva al sector terciario acompañada de una 2 mayor segregación social y espacial”. Influyó dramáticamente el éxodo de los residentes de mayor ingreso a nuevos suburbios periféricos, el desastre político que comenzó en los 70 y se prolongó hasta fines de los 80, el terremoto de 1985 con el derrumbe de numerosos edificios históricos, etc. Con todo el proceso, a la llegada de los 80 el centro de Santiago había perdido su vitalidad, debida en gran parte a la combinación de usos que tenía. Había perdido su activa y entretenida vida urbana tan característica, “había desaparecido del centro de la ciudad todo vestigio de encanto, de glamour, de actividad artística o intelectual (…) se transformó la calle en el escenario más sórdido y peligroso imaginable, desapareció para siempre la que hasta entonces había sido una orgullosa bohemia santiaguina deambulando por emblemáticos locales; desaparecieron los bares y cafés, las elegantes vitrinas, las revistas de variedades, las numerosas salas de teatro y cine de todo tipo 3 y tamaño que todavía eran en la década del 60 un referente obligado y buen negocio” .

Fig. 1. La rica vida nocturna que desapareció del Centro de Santiago, favorecida por la diversidad de usos combinados. Calle Huérfanos una noche de 1957. Destaca el emblemático “Cine Rex”. Fotografía de Antonio Quintana.

2

GREENE, Margarita; ROSAS, José; VALENZUELA, Luis. “Santiago. Proyecto Urbano”. Ediciones ARQ. Vol.11. Pág. 159. Ilustre Municipalidad de Santiago. “Santiago Centro: Un Siglo de Transformaciones”. Dirección de Obras Ilustre Municipalidad de Santiago. 2006. Capítulo: “Fragmentos Urbanos”, por Sebastián Gray Avins. Pág. 71. 3

_7

Lo anterior derivó en la elaboración de un exhaustivo plan de repoblamiento que comienza en 1985, donde se instaura un marco legislativo, institucional y administrativo que busca hacerse cargo del proceso. Para esto aparece la CORDESAN, o Corporación de Desarrollo de Santiago, que busca generar vínculos entre los distintos actores públicos y privados para estimular la acción inmobiliaria. De esta manera se destrabaron los antiguos planos reguladores para el desarrollo del centro, entre ellos la propuesta del Vienés Karl Brunner de 1934, que había contribuido por largos años a generar una ciudad armónica dirigida por estrictas reglas que obligaban a construir edificios de fachada continua y su altura máxima de 8 pisos, muy común en las ciudades europeas. Con la nueva política de repoblamiento, se comenzaron a desarrollar nuevas edificaciones de gran densidad, en forma de torres de más de 20 pisos de altura, en distintos sectores del centro de Santiago, que efectivamente atrajeron a nuevos residentes a viviendas de precios muy accesibles. Sin embargo esta nueva migración correspondió a un público muy homogéneo, que respondía a una oferta pequeña y económica. Este movimiento hacia el centro ha continuado progresivamente hasta el día de hoy, y se ve favorecido, además de lo mencionado, por varios factores que responden a cambios socioculturales y demográficos, entre los que destacan la reducción del tamaño de los hogares, existencia de familias monoparentales, aumento de la jefatura femenina y una oferta inmobiliaria que cubre las expectativas y las demandas residenciales de sus nuevos habitantes “que colonizan zonas con fuertes atributos de localización, con ventajas de términos de 4 renta y precio del suelo, accesibilidad, conectividad e infraestructura y equipamiento instalado”. Sin embargo, y a pesar del éxito de las ventas, “el intenso desarrollo inmobiliario no ha estado exento de críticas. Y es que la mayoría de las veces, no se ha logrado conjugar exitosamente los aspectos económicos con los aspectos urbanos y arquitectónicos. La lógica mercantil aplicada al nuevo departamento ha traído consecuencias negativas a nivel urbano, debido a la fuerte descontextualización del edificio con su entorno, y también a nivel doméstico, debido a importantes alteraciones en el tamaño y la densidad de las nuevas viviendas. Por un lado, se está atentando contra las preexistencias espaciales de los barrios céntricos, y por otro contra la calidad de vida del 5 nuevo habitante” . Además de esto, una característica que se ha perdido en la residencia santiaguina central es la vida de barrio comunitaria y participativa que existía antes, a la que contribuían la escala y las tipologías de las edificaciones antiguas. Los nuevos edificios de más de 30 pisos sólo han contribuido a que la gente no tenga el menor contacto con sus vecinos ni con las calles que rodean su lugar de residencia. Y no sólo esto, sino que además es posible constatar la homogeneidad del producto que presenta la oferta inmobiliaria, el que favorece un repoblamiento homogéneo, es decir, por un solo tipo de familia, lo cual es fatal para la diversidad de un barrio, y para mantener sus calles activas a distintas horas del día. Por ejemplo, si sólo se instalan en un barrio profesionales solteros, es probable que durante todo el día las calles estarán vacías y despobladas, hasta la hora en que éstos llegan a su calle durante la tarde, y aún así no contribuirán mucho a la vida de la calle, ya que subirán en un ascensor hasta el piso 28 y permanecerán ahí con el perfil de las demás torres como único horizonte.

4

EURE. Vol37. N° 112. Septiembre 2011. Artículo: La Recuperación urbana y residencial del centro de Santiago: Nuevos habitantes, cambios socio espaciales significativos. Yasna Contreras Gatica. Pág. 93. 5

KIRSTEN, Hernán. “Lugares Comunes: Una aproximación al espacio compartido de la nueva torre residencial en Santiago Centro”. TUC 2008. Pág. 62.

_8

Fig. 2. El contraste violento de las escalas de arquitectura residencial en el Centro de Santiago. Cité en la calle Catedral (Barrio Brasil) y esquina de Amunátegui con Catedral, donde la casa Ruiz-Tagle se ve disminuida frente a una torre desproporcionada.

3.3 – Densidad vs Patrimonio: Teniendo claro lo importante que es la residencia en un centro urbano, y que si ésta se da en densidad aumenta mucho más la diversidad de usos de éste, y por ende su sostenibilidad y vitalidad en el tiempo, entramos en un conflicto con la manera en que ésta densidad y re poblamiento se ha dado en Santiago. En efecto, como se ha visto, las nuevas tipologías no sólo desfavorecen el encuentro y los diálogos urbanos, sino que se han instalado a costa de destruir o descontextualizar dramáticamente las preexistencias arquitectónicas. Ahora, es importante entender que el Centro de Santiago, después del deterioro progresivo, causado en parte por terremotos y demoliciones, presenta un gran potencial para realizar nueva edificación en solares antiguos, así como áreas puntuales donde hay edificios de escasa calidad tipológica y constructiva, que también podrían ser reemplazados. El dilema de densificar con nueva arquitectura o no hacerlo es entonces estéril, y lo que sí aparece es un desafío, en el cual se plantea la pregunta: ¿Cómo densificar en el Centro de Santiago sin destruir su identidad?, teniendo en cuenta que muchos de sus barrios son de gran valor patrimonial, tanto por su arquitectura como por su riqueza en cuanto a vida urbana. El presente proyecto buscará generar una propuesta que concilie ambas variables, arrojando luces sobre cómo debiese hacerse un re poblamiento que realmente revitalice el centro y sea sostenible en el tiempo.

_9

4.1 – Introducción al Problema de Arquitectura: Al partir de la necesidad de densificación de todo Centro Urbano, y de que la manera de hacerlo bien en Santiago es todo un desafío, el presente proyecto busca materializar, a modo de prueba, un proyecto de densificación en una manzana puntual. Se tomará como escenario una manzana crítica y emblemática del Barrio Brasil, en el sector del centro conocido como “Santiago Poniente”, aprovechando algunas de sus potencialidades: edificios antiguos de gran valor y unidad entre ellos, existencia de enormes sitios eriazos y edificación reemplazable de poca calidad. Para proyectar se determinarán previamente un conjunto de reglas morfológicas y sociológicas con las que se debería intervenir Santiago Poniente, y que deberían eventualmente verse incluidas en una normativa.

4.2 – Intención del Proyecto: A partir de una serie de reglas propuestas, se plantearán los lineamientos para densificar Santiago Poniente y de esta manera revitalizar el barrio. Para esto será muy importante generar y consolidar vecindades con activa vida comunitaria, respetando el paisaje patrimonial de las calles, cuidando la escala, las tipologías, y la identidad que tiene una manzana tradicional del centro de Santiago. Será muy importante, para hacer sustentable en el tiempo este repoblamiento residencial, la heterogeneidad tanto programática como social del proyecto de arquitectura.

_10

5.1 – Reseña Histórica: Santiago Poniente Santiago Poniente es la primera expansión anexa al triángulo fundacional de la ciudad de Santiago. Pedro de Valdivia entrega el área en 1541 a uno de sus guerreros, Diego García de Cáceres, quién la amplia con el tiempo hasta ser dueño de casi todo el Santiago Poniente actual. Era un amplio llano repleto de cultivos trazado por caminos que seguían en línea recta desde las calles en damero de la ciudad. “Frente a esta propiedad se formó un sendero, que siguiendo los nombres de sus propietarios se llamó primero “Cañada de García de Cáceres”, luego “Cañada de Saravia” y posteriormente “Cañada o Callejón de Portales”, “Callejón de Negrete”, hasta recibir su nombre actual, la avenida Brasil. Por esta cañada corría una acequia que recibía las aguas servidas de la ciudad de Santiago a través de acequias interiores y las derivaba hacia el poniente, 6 al sector de Chuchunco.” De García de Cáceres, la heredan sus descendientes, los Saravia, hasta que es heredada por José Santiago Portales Larraín, pariente por su madre de los Saravia. En 1836, los Portales Palazuelos comienzan a vender sus hijuelas, que fueron paulatinamente comprados por empresas loteadoras. Determinante fue la compra, por parte del Estado, de la Quinta Normal de Agricultura, y la instalación en el sector de varios Monasterios.

Fig. 3. En rojo la comuna de Santiago Centro dentro del total de la ciudad actualmente.

Fig. 4. “Santiago Poniente” dentro de la comuna de Santiago actual.

6

Ilustre Municipalidad de Santiago. “Santiago Poniente. Desarrollo Urbano y Patrimonio”. Dirección de Obras Ilustre Municipalidad de Santiago. 2000. Capítulo “De la chacra al loteo” por Manuel Fernández Hechenleitner.

_11

Esquemas de la evolución histórica del barrio, desde que era la “Chacra de los Portales”, a los 7 barrios “Brasil y Yungay” :

7

Ilustre Municipalidad de Santiago. “Santiago Poniente. Desarrollo Urbano y Patrimonio”. Dirección de Obras Ilustre Municipalidad de Santiago. 2000.

_12

5.2. – El Barrio Brasil Dentro de Santiago Poniente destacan dos barrios principales: El Barrio Yungay y el Barrio Brasil. El barrio Yungay, más al poniente, se caracterizó por ser un barrio popular, donde se vivía en casas pequeñas en torno a pequeños pasajes, conventillos y cités. El Barrio Brasil en cambio, fue residencia de la clase media y alta santiaguina, conviviendo en él algunos pasajes y cités, con pequeños palacetes ubicados en el sector de la actual calle Cienfuegos. Sin embargo este carácter de élite no prosperó, y el barrio fue sede de una bohemia santiaguina, cuna de escritores y artistas, y miembros de partidos políticos liberales. Miguel Laborde nos relata: “Era ya otro Chile cuando nació este sector (el Barrio Brasil). Aunque asomó con pretensiones señoriales, y efectivamente tuvo su momento de brillo y esplendor social a principios de siglo, la emigración de la sociedad santiaguina hacia sectores ubicados al oriente del centro modificó su rol y carácter inicial. Vivió su auge hacia 1925 y padeció el abandono de las familias fundadoras hacia 1940. Sólo quince años en la cima. Pero en ellos hizo historia. Una primera historia a la que siguieron otras. (…) Paso a paso, en los años veinte, treinta y cuarenta comenzó a reflejarse, progresivamente, el triunfo de la clase media y del Partido Radical. Los resabios aristocratizantes fueron quedando en el pasado, un pasado obsoleto que no había interés en recordar, y que, por lo mismo, se tradujo en abandono y 8 deterioro de las mansiones mayores, caras de mantener.”

Fig. 5

Fig.6

Fig. 5. Avenida Alameda en 1915.

Brasil

desde

la

Fig.6. Basílica del Salvador, del alemán Teodoro Burchard. Ícono de barrio. Fig.7. Teresa Wilms Montt, encerrada por locura en la Iglesia de la Preciosa Sangre, se escapa a París con el poeta surrealista Vicente Huidobro. Fig.8. Iglesia y Convento de los Capuchinos. Fig. 7

Fig.8

Fig.9

Fig.9. Casa Edwards. Cienfuegos (1926).

8

Ilustre Municipalidad de Santiago. “Santiago Poniente. Desarrollo Urbano y Patrimonio”. Dirección de Obras Ilustre Municipalidad de Santiago. 2000. Capítulo “Brasil, un barrio burgués con elementos aristocráticos ” por Miguel Laborde Duronea.

_13

Calle

5.3 – Identidad: Valores y atributos urbanos La Morfología histórica del barrio está compuesta por diferentes elementos: -

Avenidas, Calles y Parques: Avenidas arboladas, como Ricardo Cumming y Brasil, ordenan la trama de cuadrícula regular. Existe una gran plaza, la Plaza Brasil, diseñada como jardín, y algunas plazoletas que aparecen al retranquearse edificios.

-

Espacios libres semiprivados y privados: Los espacios libres son patios interiores, privados en el caso de las viviendas unifamiliares, y semiprivados en el caso de los cités y conventillos. Los jardines utilizaban especies de tallo alto, como palmeras, además de arbustos, pasto y frutales. Son pocos los que se conservan así en la actualidad.

Fig. 10. Bandejón arbolado en Av. Cumming.

Fig. 11. Antiguo patio interior de una vivienda hoy pavimentado.

-

Alturas: Edificación continua, alineada y de altura regular. Las variaciones de altura se presentan más en las manzanas que en los predios.

-

Manzanas y división predial: Las manzanas vienen del trazado colonial. Hay 4 tipos de manzanas: Cerradas, Penetradas, Divididas y Fragmentadas (caso puntual de Concha y Toro). La división predial se compone de: predios manzana (conventos y colegios), predios originales (12x45, 15x60 y 16x40 m), subdivisiones de éstos (7x50 m), realizados a principios del siglo XX para acomodar población más modesta.

Fig. 12. Plaza Brasil con sus jardines. Al fondo está el “predio manzana” de la IglesiaConvento de la Preciosa Sangre.

Fig. 13. Calle Cienfuegos y la continuidad de alturas.

_14

-

Ocupación de suelo (Relación lleno y vacío): En general la ocupación de suelo ha presentado porcentajes elevados, aunque varían según momentos históricos. Lo común son espacios libres al interior de la manzana. Los de mayor ocupación de suelo son de 70 a 90% en un solo predio o conjunto, de forma larga y alargada. Los predios más grandes o los predios manzana (en general casas de un solo piso) presentan un 50 a 60% de ocupación. Las renovaciones urbanas de los años 70 presentan en general un interior de manzana más libre, con una ocupación de suelo del 40%.

-

Edificios y conjuntos: Además de las Iglesias y edificios públicos, la arquitectura doméstica se resume en 9 tipos de viviendas que varían desde los 1 a 3 patios interiores, estando hacia un medianero o hacia el centro del predio, y desde los 1 a 3 pisos. Además, existen 6 tipos de conjuntos (cités y pasajes) que se empezaron a construir por la cuestión social a fines del siglo XIX.

Las características Topológicas del barrio son muy importantes, ya que constituyen otro tipo de patrimonio, condicionado por el patrimonio arquitectónico, pero de carácter más intangible. Va referido principalmente a la vida de barrio que existe en Santiago Poniente en general, y en el caso que nos compete, el Barrio Brasil. Es una zona de diálogos urbanos, donde las tipologías y la escala arquitectónica, así como el trazado y configuración urbana, permiten que los vecinos se relacionen, se conozcan y estén en contacto frecuente (Pasaje, patio interior, plazoleta, etc.) Este uso primario residencial, se complementa con otros usos como colegios, iglesias, espacio público, universidades, etc., lo que genera la existencia de un uso secundario que surge del primario: restaurantes, tiendas, cafés, etc. Todo esto asegura un movimiento constante por las calles, de gente del barrio y externa a él, lo cual es clave para la sustentabilidad en el tiempo de una ciudad o comuna. Según Jane Jacobs, citada anteriormente, una ciudad exitosa depende exclusivamente de la actividad de sus veredas y calles, y para que ésta sea tal se requiere necesariamente que exista diversidad de usos y personas, que aseguren el uso y concurrencia a distintas horas del día. Esto es independiente a la predominancia o especialización de un sector, es decir, no va en desmedro de que un barrio sea residencial, financiero, universitario, etc. Ella lo llama, el “ballet de la ciudad”9, donde distintos actores entran y salen a distintas horas del día, asegurando que las calles nunca estén vacías.

Fig. 14. Collage de imágenes de la vida de barrio en Brasil.

9

JACOBS, Jane. “Muerte y Vida de las Grandes Ciudades”. Capitán Swing Libros, Madrid. 2011.

_15

5.4 – Diagnóstico Actual Actualmente el barrio se ve amenazado por numerosos flancos. El más visible de ellos es el de la pérdida de su morfología tradicional. Luego de muchos años de deterioro producido por el abandono, terremotos y una libertad absoluta en la normativa que facilitó el abuso inmobiliario, gran parte de Santiago Poniente fue declarado “Zona Típica”. Esta declaratoria en Chile tiene bastantes carencias, en especial porque frena la posibilidad de densificación e inversión, y porque deja desprotegidos grandes paños del barrio, que por ser de menor calidad arquitectónica y tipológica que otros, aunque de gran valor también, no es posible incluirlos dentro de una zona que ya es bastante grande. Con esto se degrada también la manzana tradicional, ya que la declaratoria protectora está hecha para proteger el paisaje de algunas calles, olvidando las manzanas como unidad, por lo que muchas manzanas, incluida la del presente proyecto, tienen uno de sus lados protegido por normativa, el cual queda desastrosamente descontextualizado y fragmentado al desaparecer el resto de la manzana, dando espacio a nuevas torres. De esta manera, la zona que fue declarada “Zona Típica” se sigue deteriorando profundamente, y la zona que no fue incluida en la declaratoria desaparece rápidamente, apareciendo en su lugar las mismas torres de escasa calidad arquitectónica y aporte urbano.

Fig. 15. Collage de imágenes del deterioro y sitios eriazos del Barrio Brasil.

Otro flanco de problemas ocurre a nivel sociológico. En él es posible comprobar que el deterioro y vulnerabilidad del barrio Brasil no se debe en absoluto a la falta de interés por vivir ahí. Además de lo referido al movimiento centrípeto generalizado que se ha dado luego del inicio del Plan de Repoblamiento, hay razones particulares por las que comprobar que existe interés en adquirir una vivienda en el barrio Brasil. De hecho, en estudios sobre la demanda de nuevas viviendas en el centro actualmente, “se observa que en el último período intercensal la demanda residencial acoge mayoritariamente a grupos socio-ocupacionales medios y medios altos, que tienden a localizarse en los barrios con mayor transformación física, entre éstos Brasil, Yungay,

_16

República, Ejército, Centro Histórico, Lira y Almagro (…) Se da cuenta de un proceso de 10 desproletarización.” Sin embargo, aunque se pensaría que dicha “desproletarización” o arribo de nuevos residentes con mejor situación socioeconómica en los barrios mencionados podría generar un proceso de “Gentrificación”11, se comprueba que en Brasil aún esto no ha llegado a tal extremo. “Se trata de habitantes con ingresos similares o superiores a la población pre existente, no obstante, su arribo no ha significado desplazamientos de habitantes de menores ingresos salvo contadas excepciones: algunas manzanas del barrio Brasil, Yungay (Contreras, 2005)”12. Por lo cual se deduce que en Santiago Poniente están todos los ingredientes para que se dé un repoblamiento y revitalización sustentables. Por último, en todo Santiago Poniente existe una enorme cantidad de sitios eriazos, sitios con construcción liviana (galpones, bodegas, etc.) y grandes interiores de manzana desaprovechados, que serían un gran potencial para densificar con identidad. Sin embargo, la normativa no estimula dicho desarrollo, y las carencias presenta actualmente son la razón de que el presente proyecto, previo a su desarrollo y diseño arquitectónico, proponga una serie de reglas tanto morfológicas como sociológicas, que sean la base para proyectar en todo el barrio.

10

EURE. Vol37. N° 112. Septiembre 2011. Artículo: La Recuperación urbana y residencial del centro de Santiago: Nuevos habitantes, cambios socioespaciales significativos. Yasna Contreras Gatica. Pág. 103

11

“La “Gentrificación” es un proceso de recomposición social del espacio urbano caracterizado por la llegada de habitantes de mayores ingresos en zonas deterioradas, y por el posterior desplazamiento de habitantes de menores ingresos. En su acepción original (Glass, 1964) la gentrificación se asoció a la penetración de clases medias altas e incluso altas (nobleza), sin embargo, las investigaciones de Glass y más específicamente la literatura de los años ochenta y noventa (ley, 1980, 1986; Smith, 1982, 1984; Hamnett, 1991, 2003; Butler, 2007; Lees, Bluter y Wily, 2008; Herzer, 2008, entre otros) lo observan como un intenso cambio social en el que clases medias reemplazan a población de menores ingresos”. Fuente: Ibídem. Pág. 105.

12

Ibídem. Pág. 105.

_17

Fig. 16. Mapeo de llenos y vacíos que muestran la degradación de la manzana en el área total del Barrio Brasil.

Fig. 17. Mapeo de sitios eriazos y con construcción blanda (los más oscuros) en el Barrio Brasil.

Fig. 18. Croquis que muestran cómo los sitios eriazos dañan e interrumpen el paisaje continuo de las calles.

_18

Frente a la necesidad de densificar el Centro de Santiago, a los atributos y vulnerabilidad del barrio Brasil, y al marco apropiado para proyectar en él, se profundizará en el análisis de los escenarios posibles para proyectar en el barrio, la intención del proyecto, y la explicación de cada una de las reglas, tanto morfológicas como sociológicas a tener en cuenta.

6.1 – Escenarios posibles de proyecto En el barrio Brasil se destacan 6 escenarios posibles de sitios eriazos o de construcciones blandas donde proyectar nuevos edificios. Éstos son los siguientes: 1. Lote estrecho entre medianeros:

Fig. 19

2. Fusión de lotes entre medianeros:

Fig. 20

_19

3. Lote de esquina:

Fig. 21

4. Interior de manzana:

Fig. 22

4. Lote en trama discontinua: Fig. 23

6. Lote eriazo / edificación blanda, con fachada patrimonial: Fig. 24

_20

6.2 – Reglas de intervención del barrio Para llevar a cabo la Intención del proyecto, planteada en el capítulo 4 de la presente memoria, se proponen las siguientes reglas, de dos tipos: Morfológicas y Sociológicas (Vida de barrio):

6.2.1 – Reglas Morfológicas: 6.2.1.1 - Altura Máxima de edificios hacia la calle 6.2.1.2 - Altura Máxima de edificios al interior de manzana 6.2.1.3 - Fachadas y Retranqueos 6.2.1.4 - Estacionamientos 6.2.1.5 - Relación con muros medianeros históricos 6.2.1.6 - Vegetación al interior de manzana (Se definen en extenso en las páginas siguientes)

_21

6.2.1.1. Altura Máxima de edificios hacia la calle: -

-

La máxima será de 15 metros, la altura promedio de tres pisos históricos, que permiten la cabida de 5 pisos nuevos. Con esto se permite el juego de dobles alturas, que facilita el diseño de departamentos de más calidad espacial. 5 pisos no necesitan tener ascensor según la Ley General de Urbanismo y Construcciones, por lo que se pueden hacer edificios más económicos. La diferencia entre 1 y 3 pisos históricos configura un paisaje urbano armónico. “Con tres o cuatro plantas si, uno todavía puede bajar cómodamente a la calle por su propio pie y, desde la ventana, sentirse parte integrante del escenario callejero: se pueden ver los detalles de la calle, la gente, sus rostros, los árboles y las tiendas, (…) uno puede gritar y atraer la atención de alguien que esté abajo. Por encima de las 4 plantas estas conexiones de rompen. Los detalles visuales se pierden; se habla del escenario de abajo como si fuese un juego del que uno estuviera totalmente distanciado. La conexión con el suelo y con el tejido urbano se debilita. El edificio se convierte en un mundo cerrado en sí 13 mismo: con sus propios ascensores y cafeterías”.

Fig. 25 13

ALEXANDER, Christopher. “A Pattern Language/Un lenguaje de patrones”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1980. Capítulo 21. Pág. 127. (A pesar de que la cita recomienda un máximo de 4 pisos, no contradice la regla propuesta, ya que ésta no determina número de pisos, sólo metros de altura, y en estos caben desde 3 a 5 pisos, por lo que la cita es igualmente válida).

_22

6.2.1.2. Altura Máxima de edificios al interior de manzana: -

-

Según el esquema, se propone una rasante desde la esquina de la vereda del frente, intersectando una línea recta vertical (B) de 12 metros de altura (promedio de tres pisos antiguos) en la vereda del nuevo proyecto. Se logra la máxima altura interior al topar con otra línea recta paralela a la primera, situada 8 metros al interior del predio (C), medida que corresponde al ancho promedio de una crujía antigua. Además se determinan rasantes interiores del mismo ángulo que existe hacia a la calle, en todos los lados de los patios interiores. Con esto se logra una mayor densidad habitacional. La altura máxima no rompe la trama ni la unidad de la manzana. Se respeta y conserva el paisaje tradicional de la calle. Al interior de manzana los departamentos logran mejores vistas y asoleamientos. El tope de alturas en la línea de 8 metros de crujía antigua se debe a la intención de mantener las vistas lejanas del barrio, no sólo cuidando las vistas de la manzana desde la calle aledaña, sino desde otras partes del barrio.

Fig. 26

_23

6.2.1.3. Fachadas y Retranqueos: -

-

Las fachadas no podrán retranquearse desde el límite del predio hacia la calle, manteniendo continuidad con las fachadas antiguas. Se deberán mantener líneas de diseño de fachadas que generen continuidad con los pisos históricos de los edificios aledaños. La altura entre estas líneas variará entre los 3 y 5 metros de altura. Con la conservación de los planos históricos se asegura también la conservación de la identidad del paisaje de la calle. Deberán considerarse tres elementos: Zócalo, Tres Pisos Históricos demarcados, Remate. Con esto se permite libertad para la arquitectura contemporánea, sin exigir falsos históricos ni permitir “modernidades destructoras”. La altura variable de un piso histórico permitirá ubicar ahí dos pisos (cuando sea de 5 metros) o un piso con altura y media (3,5 metros).

Fig. 27

_24

6.2.1.4. Estacionamientos: -

-

Los vehículos serán incorporados al interior de las manzanas, de esta manera se libera la calle de la contaminación y congestión, favoreciendo una activa vida vecinal en las veredas. La incorporación en un barrio patrimonial de un elemento propio de la vida contemporánea: el automóvil.

Fig. 28

_25

6.2.1.5. Relación con muros medianeros históricos: -

Debe existir un reconocimiento del valor patrimonial de los medianeros de edificios antiguos. Al construir una nueva edificación se genera la posibilidad de poner en valor estos muros, sin que el proyecto los cubra completamente. Sin embargo, se deberá cumplir siempre con la construcción de una crujía obligatoria de 8 metros de ancho hacia el lado de la calle. 8m

Fig. 29

_26

6.2.1.6. Vegetación al interior de manzana: -

Se debe potenciar la vegetación al interior de manzana como elemento identificatorio del barrio. Se propone que el 50% de los espacios interiores sean jardines. Se plantará al menos un árbol cada 80 m2. Este árbol será de una especie que alcance mínimo 15 metros de altura en su edad madura, ser de hoja caduca, y tener un gran follaje que regale sombra.

Fig. 30

_27

6.2.2 – Reglas Sociológicas: (Vida de barrio) Un barrio puede tenerlo todo, pero si no tiene sus veredas activas estará condenado al fracaso. De nada sirven los parques, las viviendas de calidad, la belleza del entorno, etc., si las calles no son el centro de la vida. Ahí radica el éxito de un barrio y de una ciudad. Para esto se proponen las siguientes Reglas Sociológicas:

6.2.2.1. Viviendas orientadas hacia la calle:

Fig. 31

-

-

Para activar la calle lo fundamental es que las viviendas estén orientadas hacia ella, al menos en sus espacios principales. Si los edificios no superan los 4 o 5 pisos de altura, la gente que habita estas viviendas estará inconscientemente siempre participando de la vida de la calle. (Teoría de Christopher Alexander).14 Esto genera un área de control vecinal desde la vivienda.

6.2.2.2. Heterogeneidad Social y Programática:

Fig. 32

14

ALEXANDER, Christopher. “A Pattern Language/Un lenguaje de patrones”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1980. Capítulo 21. Pág. 127.

_28

-

-

Vivienda para un público diverso, combinada con otros usos, como comercio, colegios, iglesias y lugares de trabajo. El público residente y los usos urbanos heterogéneos son clave para que la calle esté siempre viva. Si todas las viviendas son pequeñas, por ejemplo para solteros que sólo llegan a dormir, el barrio estará muerto la mayor parte del tiempo. También lo estará si sólo hay en él dueñas de casa. Se necesita un equilibrio entre locales comerciales, restaurantes, lugares de trabajo y vivienda para un público diverso, para que la calle esté siempre activa y se desarrolle en ella un “ballet” donde cada bailarín entra en escena a su debido tiempo.(Teoría de Jane 15 Jacobs) .

6.2.2.3. Límites Claros entre lo Público y lo Privado:

Fig. 33

-

15

La calle será el gran espacio público y colectivo, y la vivienda desde sus accesos será un mundo privado que pertenece a los residentes solamente. Si tanto la calle como los interiores de manzana y accesos a la vivienda son públicos, esta red se hace demasiado amplia, insegura y difícil de controlar. Se necesita una dosis justa de contacto vecinal, con un límite claro entre lo público y lo privado, donde el gran espacio público sea la calle. Los espacios colectivos del interior de las manzanas de vivienda serán privados, sólo para el uso de los residentes, y serán de índole complementaria y suplementaria. Los complementarios son aquellos que no suplen funciones básicas de una vivienda, sino que actúan como un valor agregado, siendo así los espacios comunes más tradicionales (salones, quincho, etc.), y los suplementarios son aquellos que se hacen cargo de aquellos programas que son parte de la vivienda pero por razones de tamaño no se han incluido (Lavandería, camarín para el servicio, entre otros.).16 Sólo los casos en los que el interior de manzana sea público, ya sea por la apertura de calles o pasajes, o por la incorporación de programas públicos, podrá dejar de ser exclusivo para uso de residentes.

JACOBS, Jane. “Muerte y Vida de las Grandes Ciudades”. Capitán Swing Libros, Madrid. 2011.

16

KIRSTEN, Hernán. “Lugares Comunes: Una aproximación al espacio compartido de la nueva torre residencial en Santiago Centro”. Profesor guía: Margarita Greene. Tesis de Magíster en Arquitectura. PUC. 2008.

_29

Los tres elementos configuradores de los edificios recién enumerados, generan en un barrio tres características fundamentales: A – Espíritu Comunitario: -

-

-

Al estar en contacto permanente, los vecinos generan lazos de responsabilidad mutua, donde todos colaboran y se ayudan. Como están obligados a estar siempre en contacto unos con otros, se comienzan a hacer responsables unos de otros. Por ejemplo, si la señora del minimarket ve que hay un señor sospechoso hablando con la hija de un vecino, se pondrá atenta a hacer algo si la situación se pone peligrosa. Cosas de este tipo generan una red comunitaria donde todos se ayudan. Fig. 34

B – Participación: -

-

-

Un barrio comunitario se organiza y todos tienen voz, tanto para resolver problemas internos, como para defenderse de amenazas externas. Esta red de personas conocidas que se ayudan mutuamente, invariablemente se comenzarán a organizar para tomar muchas decisiones que atañen a su barrio. De esta manera no sólo decidirán cosas de política interna de su barrio, sino que serán capaces de defenderlo y luchar por los derechos de éste frente a organismos institucionales y empresariales que lo amenacen.

Fig. 35

C – Seguridad: -

-

La calle está siempre vigilada inconscientemente por los vecinos. Una calle donde las casas y comercios mixtos se vuelcan hacia ella, genera una red inconsciente de ojos que la supervisan. De esta manera, es la misma ciudad en su configuración la que se hace cargo de la seguridad, y no se necesita un gasto desproporcionado de recursos en alarmas, rejas y carabineros para mantener el orden. Fig. 36

_30

6.3 – La manzana a proyectar Para la elección de la manzana se seleccionó un área del barrio Brasil, constatando su vulnerabilidad, su valor y sus límites que la demarcan como un área especial. La existencia de las avenidas Cumming y Brasil con su tráfico, espesor y vegetación, aíslan el sector al poniente y al oriente. Al norte la avenida Rosas marca otro cambio de morfología urbana y usos que limita el barrio, acentuado por el Instituto Alonso de Ercilla y la Iglesia y Convento del Corpus Domini, edificaciones que prácticamente toman manzanas enteras. Al sur la Plaza Brasil y la manzana de la Iglesia y Convento de la Preciosa Sangre actúan también como límites de este pedazo de ciudad.

Fig. 37

_31

Dentro de este paño de terreno, cuyos límites lo configuran como un barrio, existe un área de tres manzanas, en el eje de la calle Maturana, que conforman una especial unidad. Además, dentro del sector mencionado, estas tres manzanas y sus calles perimetrales, son las que conservan los edificios patrimoniales más valiosos.

Fig. 38.

Las manzanas tradicionales, están al borde de perder su identidad morfológica producto de los sitios eriazos que merman su continuidad y aíslan los edificios, fragmentando el paisaje de la calle, de por sí muy deteriorado.

Fig. 39.

_32

Para materializar la manera de intervenir Santiago Poniente, propuesta por la serie de reglas anteriormente detallada, se selecciona una de las tres manzanas, la que está delimitada por las calles Cumming, Catedral, Maturana y Santo Domingo. La elección está determinada las siguientes razones de interés: -

-

No presenta edificios contemporáneos de mala calidad que hayan dañado su trama, a diferencia de otras. En ella conviven en unidad ejemplos de muchas de las tipologías arquitectónicas típicas del barrio Brasil. Tiene los edificios antiguos más valiosos de las tres manzanas, destacando un antiguo cité, cuyas fachadas de tres pisos se prolongan fuera de él a lo largo de la calle Catedral, una casona de tres pisos, una hilera de viviendas unifamiliares en Cumming, dos casonas de patios centrales en Santo Domingo, etc. Presenta un interior de manzana sub utilizado de 1800 m2, además de otros sitios eriazos de gran tamaño.

Fig. 40.

Fig. 41. Edificio de acceso y calle del cité de Catedral, y casa patio de Santo Domingo.

_33

6.3 – Las cifras de Densidad a aplicar: La densidad exacta en habitantes por hectárea, según las reglas para intervenir Santiago Poniente, se aproximará en un rango de 200 a 300 habitantes por hectárea, como máximo. Para esto se tomará en cuenta el estudio de Javier Mozas y Aurora Fernández Per, publicado en su libro “Density: New Collective Housing”, donde se concluye, luego de un largo análisis, que la densidad óptima para un centro urbano puede ser de dos tipos: media o alta. La densidad media óptima sería de 100 – 200 viviendas por hectárea. La densidad alta óptima sería de 200 – 300 viviendas por hectárea. El estudio se corrobora con el cálculo de la densidad media en los centros 17 urbanos de Europa, que corresponde a 93 viviendas por hectárea. Teniendo en cuenta que Santiago Poniente tiene históricamente una densidad menor al triángulo fundacional del Centro, lo que le da una mayor tranquilidad propicia para la vida familiar, se tomará como referencia la densidad media óptima propuesta: 100 – 200 viviendas por hectárea., de los centros urbanos de Europa. Estas cifras, correspondientes a “vivienda por hectárea”, al ser traspasadas a “habitantes por hectárea” para Santiago Poniente, arrojan como conclusión una densidad de números variantes en torno a los 300 habitantes por hectárea para aplicar en dicha área. Aunque al ser comparados con otras ciudades, como los datos de los barrios céntricos residenciales de Manhattan, Nueva York, que fluctúan alrededor de los mencionados 300 habitantes por hectárea, y los del centro urbano de París, de 179 habitantes por hectárea 18, se concluye que lo mejor es dejar un libre rango de 200 a 300 habitantes por hectárea como densidad óptima para Santiago Poniente.

Fig. 42. Greenwich Village, barrio céntrico residencial de Manhattan, fluctúa alrededor de los 300 hab/ha. En la Imagen uno de sus edificios típicos de 6 pisos.

17

MOZAS, Javier; FERNANDEZ, Aurora. “Density: New Collective Housing. A+T”. Condensed Edition. Density Series. 2006. Pág. 100 18 GALETOVIC, Alexander. “La densidad y el tamaño de Santiago”. Columna del CEP (Centro de Estudios Públicos), publicada por El Mercurio el 03/10/2008.

_34

7.1 – Referentes Morfológicos Son aquellos proyectos de vivienda colectiva contemporánea, cuyo valor arquitectónico e impronta urbana es destacada como referente para los nuevos edificios de vivienda a aplicarse en Santiago Poniente: 7.1 - QUARTIER SCHUTZENSTRASSE Berlín, Alemania. Aldo Rossi. 1994-1997 Manzana contemporánea que reinterpreta tipologías tradicionales.

Fig. 43

7.2 - MASSENA DISTRICT París, Francia. Christian de Portzamparc. 1998-2007 Elementos de evidente domesticidad urbana en fachadas.

Fig. 44

7.3 - BERCY DISTRICT París, Francia. Jean-Pierre BuffI. 2004 Fachadas residenciales permeables y estructuradas.

Fig. 45

_35

7.4 - VIVIENDAS EN RUE DE SUISSES París, Francia. Herzog & De Meuron. 2000 Proyecto como fragmento de relleno en la manzana consolidada.

Fig. 46

7.5 - CONJUNTO EN RUE DE MEAUX París, Francia. Renzo Piano Building Wrokshop. 1991 Edificio patio inserto en una manzana consolidada.

Fig. 47

7.6 - CONJUNTO DE VIVIENDAS NOISY II Marne-la-Vallée, Francia. Henri Ciriani. 1980 Fachada escalonada y abierta.

Fig. 48

_36

7.7 - EDIFICIO DOÑA MARÍA CORONEL Sevilla, España. Cruz y Ortiz Arquitectos. 1976 Edificio con patio interior de gran libertad formal que se inserta en un tejido y calle de fachada continua.

Fig. 49

7.2 – Marco Teórico 7.2.1 – TEORÍAS DE LIONEL MARCH (1965-68)19 Teoría 4 (Martin y March, 1966) “Se puede estudiar el aprovechamiento del solar de diversas ordenaciones, clasificando las formas de edificación bajo tres encabezamientos: el pabellón o torre, la calle y el patio. (...) Se puede formar una malla rectangular con estas tres formas de edificación”. “A partir de cierta altura, la forma de torre deja de aprovechar el suelo con eficiencia creciente y torres de menor altura en una distribución más compacta, pero sin cambio en el ángulo entre torres contiguas dan el mismo grado de potencial de suelo construido. Ésta podría ser la razón por la que la Ciudad de Torres constituida por torres distribuidas libremente en una zona de parque, no ha sido construida nunca. Es por sí misma poco eficiente desde el punto de vista del aprovechamiento del suelo. En comparación con el pabellón o torre en el punto de mayor rendimiento, el potencial de suelo construido de la forma de calle tiene el doble de su valor, y este potencial para la forma de patio es por lo menos tres veces mayor.”

Forma de torre:

Símil de densidades

Forma de patio:

Fig. 50

19

MARTIN, L; MARCH, L; ECHENIQUE, M. “La estructura del espacio urbano”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona. 1975.

_37

Fig. 51

7.2.2 – ESTUDIO DEL PIAPP (1978-79)20 Estudio de diseño urbano realizado por el Programa de Investigaciones Arquitectónicas y Prácticas Profesionales de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Potenciar la identidad de la manzana, delimitando claramente sus bordes y alturas, y habilitando en su interior un espacio de uso colectivo de gran calidad espacial, con rasantes que aseguren el asoleamiento, ventilación, y existencia de vegetación.

Fig. 52

20

PIAPP. “Revitalización y Estructuración del Centro de Santiago”. Pontificia Universidad Católica de Chile. 1979

_38

7.2.3 – IDENTIDAD DE LA MANZANA La manzana en los cascos históricos tiene valores urbanos, sociales y espaciales, que deben ser el fundamento de un proyecto contemporáneo. Según José Rosas21, arquitecto y académico UC, la manzana tiene que estar “vibrando”, como conjunto y en sus perímetros, que no pueden ser fijos. Para esto debe ser requisito: -

Fachada continua. Frente de calle claro y no ambiguo. Cuidar las graduaciones de interior a exterior, que significan la conexión desde la calle hacia adentro. Usar elementos que evidencien lo doméstico (cerramientos, balcones, etc.). Debe ser capaz de recibir a un público heterogéneo.

Fig. 53

Según Francisco Vergara22, arquitecto y académico UC, la correcta manera de potenciar un desarrollo en Santiago Poniente es a través de una suma proyectos de escala media, que vayan formando comunidad y vida de barrio, a diferencia de la torre, que excluye.

Fig. 54 21 22

Ver entrevista realizada por el autor el 2012, en el capítulo “Anexos” de la presente Memoria. Ibídem.

_39

8.1 – Imagen Objetivo Inicial Las presentes imágenes fueron elaboradas al término de la etapa Aula 1, y son reflejo de las espacialidades y morfologías que se querían plasmar en el proyecto.

Fig. 55. Vista de la fachada de relleno entre las fachadas antiguas de la calle Catedral.

Fig. 56. Vista del interior de manzana. Al fondo se ve el antiguo Cité que desemboca en la calle Catedral.

_40

8.2 – Proceso Compositivo En la manzana escogida, se fusionan todos los predios eriazos. Luego se demuele la hilera de viviendas existentes hacia la calle Maturana, por ser de escaso valor patrimonial, donde actualmente existen viviendas y talleres, que serán repuestos en el proyecto. (Fig. 57) Como la activación de las calles y veredas para la vida urbana es la vocación del proyecto, será de suma importancia la calle Maturana, Santo Domingo, y un pasaje interior de manzana, que se genera extendiendo el cité pre existente por la calle Catedral. Para lo anterior, el proyecto contempla dos soluciones: crujías de viviendas en módulo (rojo) y elementos de relleno (azul). Se desarrollarán en detalle sólo los volúmenes A, B y C. Los demás quedarán esbozados volumétricamente. (Fig. 58) Todas las viviendas se orientarán hacia la calle Maturana, y hacia el pasaje interior en sus espacios jerárquicos. Queda como resultante un patio interior que será un jardín privado para los residentes, con programas funcionales en un volumen aparte: Lavandería, camarín de servicio, bodega de bicicletas, salón de eventos, terraza y piscina en altura. (Fig. 59)

Fig. 58

Fig. 57

Fig. 59

_41

Según la Ley General de Urbanismo y Construcciones, se puede tener edificios de hasta 6 pisos sin ascensor, siempre y cuando el último sea un dúplex. Para que el Edificio A no use ascensor (lo cual es más económico, y permite explorar distintas soluciones en el conjunto del proyecto), se subirá gradualmente a un Nivel 0 (Ubicado un piso sobre el Nivel Calle, por medio de una rampa desde la calle Santo Domingo y un zaguán con escaleras en la calle Maturana. Y desde dicho Nivel 0 se contarán los pisos.

Fig. 60

Los departamentos tendrán una altura y media en los espacios comunes y altura normal en los dormitorios. Así se amarra bien el edificio a los pisos históricos del contexto. El del piso bajo en el Edificio A será un taller (o local comercial), conservando a los residentes de las viviendas actuales, con un departamento arriba al que se accede desde la calle, replicando así la clásica tipología del barrio de las “viviendas de altos”.

Fig. 61

_42

8.3 – Referencias Tipológicas: 1.

Fig. 62

2.

Figs. 63 - 64

_43

8.4 – Densidad: La densidad óptima en habitantes por hectárea, según las reglas propuestas para intervenir Santiago Poniente, se estimará en un rango entre 300 y 1000 habitantes por hectárea. La “densidad media” óptima es de 100-200 viviendas por hectárea. La “densidad alta” óptima sería de 200-300 viviendas por hectárea. El estudio se corrobora con el cálculo de la densidad media en los centros urbanos de Europa, que corresponde a un promedio de 93 viviendas por hectárea.23 Teniendo en cuenta que Santiago Poniente tiene históricamente una densidad menor a la del “triángulo fundacional” del Centro de Santiago, se tomará como referencia la “densidad media” óptima propuesta: 100-200 viviendas por hectárea, de los centros urbanos de Europa (París = 179), o los barrios residenciales de Manhattan, Nueva York, que fluctúan alrededor de 300. Esta densidad, al ser traspasada a “habitantes por hectárea”, arroja resultados variables que dependen de las características de las viviendas, fluctuando entre los 100 y los 1000 hab/Há. Por lo anterior, y teniendo en cuenta la condición céntrica residencial del barrio a trabajar, se concluye que lo mejor es dejar un libre rango de 300 a 1000 habitantes por hectárea como densidad óptima para Santiago Poniente. Cifras mayores significarían saturar el barrio, sus relaciones vecinales, arquitectura, vialidad, etc.

23

MOZAS, Javier; FERNANDEZ, Aurora. “Density: New Collective Housing. A+T”. Condensed Edition. Density Series. 2006.

_44

8.5 – Impacto Urbano del Proyecto

Figs. 65-67

Figs. 68-72

_45

Figs. 73 - 76

_46

Figs. 76 - 82

_47

8.6 – Planimetrías e Imágenes 8.6.1. Planta General. Piso 1

_48

8.6.2. Planta General. Cubierta y Estacionamientos.

_49

8.6.3. Elevaciones Edificio A: Calle Maturana e Interior de Manzana.

_50

8.6.4. Sección A-A’: Edificios A, B y C.

_51

8.6.5. Sección B-B’: Elevación Calle Interior de Manzana

_52

8.6.6. Plantas Departamentos

Depto. Tipo:

_53

Depto. Tipo:

_54

8.6.7. Imágenes Acuarelas del autor:

Calle Maturana hacia el Sur.

Pasaje Interior de manzana hacia el Sur, pasando a través del antiguo cité.

_55

Croquis del autor:

_56

_57

_58

Vista hacia la calle Maturana desde el living-comedor con altura y media del departamento 3 del Edificio A.

Vista hacia el Oriente y calle Maturana desde la terraza del departamento 5 del Edificio A.

_59

8.6.8. Maquetas

Maqueta-Lámina: Fachada calle Maturana y Corte A-A’. Esc:1:100

Maqueta Micro Barrio de 3 Manzanas. Al centro la manzana a proyectar. En rojo los sitios eriazos pre existentes. Esc:1:1000

_60

Maqueta Proyecto y Manzana. Esc.1:200

_61

Maqueta Proyecto y Manzana. Esc.1:200

_62

Libros: ALEXANDER, Christopher. “A Pattern Language/Un lenguaje de patrones”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1980. BUSQUETS, Joan. “Cities x Lines. A new lens for the urbanistic project”. Cambridge Mass. 2006 BUSQUETS, Joan. “La ciudad como proyecto: recuperación, transformación, innovación en los centros históricos europeos”. Cuenca, UIMP. 1989. FRENCH, Hilary. “Vivienda colectiva paradigmática del siglo XX”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 2009. FINKE, Werner; POPP, Frank; SCHALHORN, Konrad; SCHMALSCHEIDT, Hans. “Bloques cerrados de viviendas. Edificación en manzanas”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona. 1978. GREENE, Margarita; ROSAS, José; VALENZUELA, Luis. “Santiago. Proyecto Urbano”. Ediciones ARQ. Vol.11. 2011. HERTZBERGER, Herman. “Lessons for students in architecture”. Rotterdam Uitgeverij 010 Publishers. 1991. ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE SANTIAGO. “Santiago Poniente. Desarrollo Urbano y Patrimonio”. Dirección de Obras Ilustre Municipalidad de Santiago. 2000. JACOBS, Jane. “Muerte y Vida de las Grandes Ciudades”. Capitán Swing Libros, Madrid. 2011. MARTÍ, Carlos. “La manzana como idea de ciudad. Elementos teóricos y propuesras para Barcelona”. III. SIAC. Ediciones 2C. Barcelona.1982. MARTIN, L; MARCH, L; ECHENIQUE, M. “La estructura del espacio urbano”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona. 1975. MOZAS, Javier; FERNANDEZ, Aurora. “Density: New Collective Housing. A+T”. Condensed Edition. Density Series. 2006. PIAPP. “Revitalización y Estructuración del Centro de Santiago”. Pontificia Universidad Católica de Chile. 1979. ROSAS, José. “Desarrollo morfológico de la residencia en el centro de Santiago: Estudio de los tipos edificatorios entre 1930 y 1960.” Pontificia Universidad Católica de Chile. 1986.

_63

Tesis: FROIMOVICH, Jocelyn; GARCÍA, Marisol; LEPORI, Gilberto; VERGARA, Javier. “Transformación de la Comuna de Santiago a partir de la vivienda en densidad”. Profesor Guía: Fernando Pérez Oyarzún. Seminario Arquitectura. PUC. 2006 GONZÁLEZ, Enrique. “Reciclaje Porteño. Renovación Sostenible en El Almendral”. Profesor guía: Margarita Greene. Tesis de Magíster en Arquitectura. PUC. 2008. KIRSTEN, Hernán. “Lugares Comunes: Una aproximación al espacio compartido de la nueva torre residencial en Santiago Centro”. Profesor guía: Margarita Greene. Tesis de Magíster en Arquitectura. PUC. 2008. PISANI, María Soledad. “La arquitectura de seducción, entre el consumo y la ciudad. Las transformaciones del barrio Palermo Viejo, Buenos Aires 2005”. María Soledad Pisani. Profesor guía: Horacio Torrent. Tesis de Magíster en Arquitectura. PUC. 2006. ROMERO, José Tomás. “Conjunto de viviendas en densidad media en el barrio Yungay. Propuesta de renovación residencial para Santiago Poniente”. José Tomás Romero. Profesor guía: José Domingo Peñafiel. Tesis de Título en Arquitectura. PUC. 2011. ZAMBRA, Paola. “Agrupaciones de vivienda superpuesta en un barrio consolidado. Conjunto residencial en la comuna de Santiago, Barrio Yungay; una alternativa a la edificación en altura”. Profesor guía: Max Núñez. Tesis de Título en Arquitectura. PUC. 2000. Publicaciones: CARRASCO, Gustavo. “Despoblamiento, deterioro, cambio de rol. Comuna de Santiago 19301990. Algunos antecedentes. Boletín INVI N°30. Mayo 1997. CARRASCO, Gustavo. “Santiago de Chile: propuesta para la recuperación y revitalización del centro urbano. Documento de Trabajo Sirchal 2.2. 23/10/2007. CONTRERAS, Yasna. “La Recuperación urbana y residencial del centro de Santiago: Nuevos habitantes, cambios socioespaciales significativos”. EURE. Vol37. N° 112. Septiembre 2011. pp 89113. GALETOVIC, Alexander. “La densidad y el tamaño de Santiago”. Columna del CEP (Centro de Estudios Públicos), publicada por El Mercurio el 03/10/2008. SABATINI, Francisco; SARELLA, María; VÁSQUEZ, Héctor. “Gentrificación sin expulsión, o la ciudad latinoamericana en una encrucijada histórica”. Revista_180. Ediciones UDP. N°24

_64

SCHLACK, Elke; VICUÑA, Magdalena. “Componentes normativas de alta incidencia en la nueva morfología del Santiago Metropolitano”. EURE. Vol37. N° 111. Mayo 2011. pp 131-166. SOLÁ MORALES, Manuel. “Querido León, ¿Por qué 22x22?. Revista ARQVIT20TVRAS. BIS Información gráfica de actualidad. Enero 1978. Barcelona.

Fuente Imágenes: Fig.1. – Página web: http://www.forumfoto.org.br/es/exposiciones-de-trasatlantica-fotografia-iberoamericana/ Fig.2. – Fotografías del autor. 2012 Fig.3. – Elaboración del autor en base a Cartografía del Observatorio de Ciudades UC. Fig.4. – Ibídem. Fig.5 - 9. – Ilustre Municipalidad de Santiago. “Santiago Poniente. Desarrollo Urbano y Patrimonio”. Dirección de Obras Ilustre Municipalidad de Santiago. 2000. Fig. 10. – Fotografía del autor. 2013 Fig. 11. – Ibídem. Fig. 12. – Fotografía del autor. 2012. Fig. 13. – Fotografía “Google Street View”. 2013. Fig. 14. – Elaboración del autor en base a fotografías tomadas el 2012. Fig. 15. – Ibídem. Fig. 16. – Mapeo realizado por el autor. 2012. Fig. 17. – Ibídem. Fig. 18. – Croquis del autor. 2012. Fig. 19 – 24. – Croquis del autor. 2013 Fig. 25 – 30. – Croquis del autor trabajados. 2013 Fig. 31 – 36. – Ibídem. Fig. 37 – Mapa zonificado por el autor en base a material del Observatorio de Ciudades UC. Fig. 38 – Ibídem. Fig. 39 – Fotografías del autor. 2012 Fig. 40 – Mapa zonificado por el autor en base a material del Observatorio de Ciudades UC. Fig. 41 – Fotografías del autor. 2013 Fig. 42 – Fotografía del autor. 2011 Fig. 43 - www.capitalieuropee.altervista.org, wikipedia.com, farm5.static.flickr Fig. 44 – BUSQUETS, Joan. “Cities x Lines. A new lens for the urbanistic project”. Cambridge Mass. 2006 Fig. 45 – Ibíd. Fig. 46 - FRENCH, Hilary. “Vivienda colectiva paradigmática del siglo XX”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 2009. Fig. 47 – Ibíd. Fig. 48 – Ibíd. Fig. 49 – Ibíd. Fig. 50 – MARTIN, L; MARCH, L; ECHENIQUE, M. “La estructura del espacio urbano”. Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona. 1975. Fig. 51 – Ibíd. Fig. 52 – PIAPP. “Revitalización y Estructuración del Centro de Santiago”. Pontificia Universidad Católica de Chile. 1979. Fig. 53 – Croquis del autor trabajados. 2012 Fig. 54 – Ibíd.

_65

Fig. 55 – Croquis del autor. 2012 Fig. 56 – Ibíd. Fig. 57 – Esquema dibujado por el autor. Fig. 58 – Ibíd. Fig. 59 – Ibíd. Fig. 60 – Ibíd. Fig. 61 – Ibíd. Fig. 62 – www.wikipedia.cl Fig. 63 – Croquis del autor. Fig. 64 – Ibíd. Fig. 65 – Google Maps. 2013. Fig. 66 – Ibíd. Fig. 67 – Ibíd. Fig. 68 – FROIMOVICH, VERGARA, GARCÍA, LEPORI. “Transformación de la Comuna de Santiago a partir de la vivienda en densidad”. Fig. 69 – Ibíd. Fig. 70 – Ibíd. Fig. 71 – Ibíd. Fig. 72 – Ibíd. Fig. 73 – Croquis del autor. Fig. 74 – Ibíd. Fig. 75 – Ibíd. Fig. 76 – HERTZBERGER, Herman. “Lessons for students in architecture”. Rotterdam Uitgeverij 010 Publishers. 1991. Fig. 77 – Ibíd. Fig. 78 – Ibíd. Fig. 79 – Ibíd. Fig. 80 – Ibíd. Fig. 81 – Ibíd. Fig. 82 – Ibíd.

_66

10.1 – Entrevistas En la etapa de investigación del presente proyecto se realizaron dos entrevistas a arquitectos que destacan por su trayectoria relacionada con Santiago Poniente, tanto a nivel académico y de investigación, como de obra construida: -

Entrevista arquitecto Francisco Vergara j-04-10-2012 Entrevista arquitecto José Rosas 02-10-2012

_67