Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

1 LITERATURA MEDIEVAL

HISTORIA Y SOCIEDAD.Se llama convencionalmente Edad Media a un extenso período de unos mil años que comprendería desde el siglo V hasta finales del siglo XV. La Europa occidental de esta época se organiza socialmente según el modelo económico y político denominado feudalismo. El comercio estaba muy poco desarrollado. La sociedad estaba dividida en tres estamentos muy rígidos: los eclesiásticos, los nobles y los labradores. Los dos primeros son los propietarios de la tierra, mientras que estos últimos son los que trabajan y entregan parte del fruto a los señores, civiles o religiosos, a cambio de protección. Cada hombre ha de vivir según la condición social en la que nació y de ello dependerá la salvación de su alma. A partir del siglo XII el sistema feudal entra en crisis. Es un siglo de auge económico que hace que crezcan las ciudades y se desarrolle el comercio. En los burgos van a vivir los burgueses, hombres libres, descendientes de los agricultores que servían a los señores feudales: estamos ante el nacimiento de una nueva clase social, la burguesía, emprendedora y dinámica. La descomposición del feudalismo es clara en el XIV, época de crisis general. IDEAS Y CULTURA MEDIEVALES.A partir del s. V la cultura escrita se refugia en los monasterios, donde los monjes son los encargados de conservar y transmitir los saberes de la Antigüedad. Allí se copian los libros a mano (manuscritos), tarea muy laboriosa y costosa, ya que se realizaba en pergaminos. La cultura medieval se caracteriza por una concepción cerrada del saber: se supone que todo está ya dicho. Ello explica el concepto de autoridad: será prueba de la verdad de una afirmación el que un autor antiguo (Platón, Aristóteles, los Padres de la Iglesia, etc.) lo haya afirmado en sus escritos. Se trata de una concepción teocéntrica de la realidad, en la que hay una ordenación jerárquica piramidal en cuya cúspide se encuentra Dios, que es quien justifica toda su creación. Existía, por otro lado, una cultura popular, no escrita, de transmisión oral, propia del estamento popular. A finales de la Edad Media, la cultura escrita saldrá de los muros eclesiásticos: la aristocracia refinará sus modos de vida y considerará un signo de distinción la posesión de libros y el interés por el saber. A este proceso contribuirá también la aparición de las primeras universidades, desde finales del XII, que tenían sus propias bibliotecas. Culturalmente, la mujer comienza a tener en los últimos siglos medievales una mayor presencia. Desde finales del siglo XI, la mujer alcanza en el Sur de Francia una insólita relevancia que la convertirá en la protagonista indiscutible de la corriente literaria denominada amor cortés. La mujer será cantada por los trovadores y ya no sólo en Provenza o el Languedoc, sino también en el Norte de Italia o en la Península Ibérica. Paralelamente, la figura de la mujer logra una importancia sin precedentes dentro de la Iglesia a través de la revalorización de la figura de la Virgen y, en consecuencia, dentro de la literatura religiosa, cuya vertiente mariana será muy cultivada en la época. En arquitectura y pintura se desarrollarán el arte románico (X-XIII), gótico (XV) y mudéjar desde el XIII. Al final de la Edad Media, el desarrollo del comercio y de la economía mercantil favorece los viajes y, por tanto, el intercambio de ideas y el contacto entre culturas. El mundo

Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

2

medieval estamental, orgánico y cerrado, deja paso a un nuevo mundo en el que cada vez son más importantes los hombres concretos, los individuos. CASTILLA.La Península Ibérica es durante la Edad Media un territorio muy fragmentado políticamente. Tras la invasión árabe del 711, transcurrieron ocho siglos en los que coexisten en este territorio la zona de dominio musulmán al Sur y los diversos reinos cristianos que se van formando en el Norte. Con el tiempo, la expansión castellana hizo que quedaran dentro de sus territorios importantes ciudades y poblaciones que habían sido árabes. Ello supuso que en las tierras castellanas, como en las de Aragón, y como en las del dominio islámico, convivieran gentes de tres religiones: cristiana, mahometana y judía. Esta convivencia fue, en general, respetuosa y pacífica. La influencia islámica en la cultura hispánica fue grande, pues la civilización de alAndalus era muy superior en todos los campos del saber. A través de la Península su cultura se adentró en la Europa occidental, y la de allí también influyó en nosotros. Así, el influjo francés fue muy acusado a través del camino de Santiago. Durante el siglo XIII los avances territoriales de los reinos cristianos son muy importantes. Castilla domina toda Andalucía menos el reino de Granada, y Aragón conquista Mallorca y Valencia. El siglo XIV, por el contrario, es un tiempo de conflictos en Castilla, son luchas entre aristocracia y monarquía, el triunfo de la primera supondrá la ruptura de la convivencia de las tres culturas y la derrota de la burguesía naciente que apoyaba al rey. Lingüísticamente, en la Península, con la invasión de los romanos, el latín había sustituido a todas las lenguas prerromanas con la excepción del vasco. Este latín fue adquiriendo con el tiempo particularidades que lo fueron haciendo diferente según las zonas. Con la llegada de los musulmanes, el árabe se habló también en las tierras conquistadas, aunque los antiguos habitantes siguieron hablando su peculiar latín. Hacia el siglo VIII las lenguas de origen latino que se hablaban en la Península debían ser bien diferente del latín original, pues este ya no se entendía. Los primeros testimonios escritos en romance son las glosas o anotaciones que algún monje escribió en lengua vulgar para explicar el sentido de ciertos términos latinos en unos documentos escritos en latín de los monasterios de San Millán de la Cogolla y de Silos. Son las Glosas Emilianenses y las Glosas Silenses, datan del siglo X o comienzos del XI. El castellano se irá extendiendo progresivamente a la vez que el dominio político de Castilla. Sin embargo, el latín seguirá usándose como legua escrita en numerosos documentos hasta el reinado de Alfonso X y como lengua de cultura hasta mucho más tarde. 1.- LA POESÍA ORAL.El verso en general precede a la prosa en la literatura. ¿Por qué? Es natural en una sociedad mayoritariamente iletrada y en la que las composiciones deben transmitirse de memoria, está claro que el verso se memoriza mejor, sobre todo si va acompañado de música. Por otra parte, son fenómenos universales los deseos de expresar los sentimiento y de narrar sucesos diversos, deseos que están, respectivamente en el origen y desarrollo de la lírica y de la épica, ambas ligadas a la música. Ambas, lírica y épica, serían transmitidas por los JUGLARES. Cantores y actores que divertían a las gentes en pueblos y castillos. Algunos de los oyentes aprenderían los textos escuchados y los cantarían o recitarían, a su vez, introduciendo los cambios que consideraran

Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

3

pertinentes. Por tanto, aunque los textos tendrían originariamente un creador individual, se van modificando en la transmisión, lo que explica dos rasgos básicos de la poesía oral: su anonimia y la multiplicidad de variantes de un mismo texto. La lírica peninsular primitiva.Se conservan distintos testimonios escritos de la lírica oral medieval en la Península: jarchas mozárabes, cantigas de amigo gallegas y lírica tradicional castellana. Las jarchas son breves composiciones líricas en mozárabe. Los primeros testimonios escritos que se conservan son del siglo X y los hay también de los siglos XI y XII. Las jarchas muestran un notable parecido con otras expresiones líricas peninsulares y europeas: temas amorosos, canciones puestas en boca de mujer, sencillez expresiva, versos cortos. Muy parecidas a las jarchas eran las cantigas de amigo gallego-portuguesas: tema amorosos, voz femenina. Sin embargo, también se encuentran algunas diferencias importantes: mayor extensión, estrofas encadenadas mediante el uso del paralelismo, continuas referencias a la naturaleza, que revelarían la realidad social campesina y marinera de Galicia frente al ambiente urbano mozárabe. Las cantigas de amigo más antiguas son del siglo XII. En el dominio castellano también debió existir abundante lírica tradicional, pero no conservamos ninguna de estas cancioncillas por escrito hasta el siglo XV. La épica Está constituida por las narraciones extraordinarias de un héroe, orgullo del pueblo que las canta. Los poemas épicos cuenten sucesos de carácter histórico convenientemente literaturizados: son los cantares de gesta. Todos estos cantares difunden valores propios de la ideología feudal. Aunque debieron ser más numerosos, en castellano apenas se conservan cantares de gesta. El más representativo es el Cantar de mio Cid. CANTAR DE MIO CID Texto, autor y fecha. Conservado en un manuscrito copiado en el siglo XIV.  3.730 versos.  Se desconoce el comienzo porque falta el primer folio.  Para su autoría y fechación se han formulado varias hipótesis. Unos creen que tras diversas refundiciones el texto que hoy conocemos sería de hacia 1.140, obra de dos o más juglares. El realismo del texto sugeriría una redacción primitiva no muy lejana a la época de la vida del Cid (segunda mitad del XI). Otros piensan que la unidad y elaboración del texto apuntaría hacia un único autor culto, probablemente un hombre de leyes o un clérigo. Estos piensan que la fecha debería retrasarse a finales del XII o principios del XIII, y se basan en que al final del manuscrito se dice que un tal Per Abbat lo escribió en 1.207 (teorías individualistas). Para la mayoría éste nombre sería sólo el del copista (teorías neotradicionalistas). Métrica, lengua y estilo. Los versos se agrupan en tiradas monorrimas y asonantes.  Versos irregulares, divididos en hemistiquios.  Lengua:

Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

o

o

4

Claridad, concreción y sobriedad expresivas, lo que es lógico si pensamos en los destinatarios, que determinan también otros rasgos, como las frecuentes INVOCACIONES A LOS OYENTES, LAS EXPRESIONES EXCLAMATIVAS que presuponen la existencia de un auditorio, o EL PASO CONSTANTE DE LA NARRACIÓN AL DISCURSO DIRECTO, que da carácter dramático. El carácter oral de la épica explica también la extraordinaria libertad con que se emplean LAS FORMAS VERBALES o el uso de APOSICIONES Y EPÍTETOS ÉPICOS. A la memorización de los juglares ayudarían los frecuentes paralelismos.

o Léxico: o Arcaísmos, tecnicismos (sobre todo, jurídicos), arabismos y ciertos dialectalismos aragoneses, que podrían indicar que el texto fue compuesto en un territorio fronterizo. o Frecuente la estructuración binaria: burgueses e burguesas, moros e cristianos, con lumbre e con candelas... Estructura y contenido. Dividido en tres partes: Cantar del destierro, Cantar de las bodas, Cantar de la afrenta de Corpes.  La estructura interna está marcada por el doble proceso de pérdida (destierro) y recuperación del honor (bodas de sus hijas con los infantes de Carrión, nueva pérdida (afrenta de Corpes) y nueva recuperación del honor (anuncio de nuevas bodas con os hijos de los reyes de Navarra y Aragón).  En cuanto al contenido hay que considerar tres planos diferentes. En el nivel político, Castilla enfrentada a León. El Cid, caballero castellano, se enfrenta al rey, de origen leonés. Los enemigos del Cid son, en general, grandes nobles de procedencia también leonesa. El poema se encuadraría así en la conocida tradición castellana antileonesa y exaltaría al Cid y con él a Castilla. En el nivel socio-económico, el Cantar expresa los ideales de igualdad jurídica y movilidad social típicos del espíritu de frontera en el que probablemente nació y del gusto tanto del juglar que lo cantara como de sus oyentes. El poema refleja el modo de vida belicoso, de supervivencia a través de incursiones bélicas, de aspiración de medro, de esas gentes, cuyas vivencias eran muy semejantes y también su desprecio o rencor hacia la alta nobleza. En el nivel individual, el héroe, Rodrigo Días, desterrado por el rey, se enfrenta con el gran problema de recuperar su honra perdida y ganarse el pan. 

2.- EL MESTER DE CLERECÍA Durante el siglo XIII, asistimos a un desarrollo económico que llevará aparejado un impulso cultural que va a permitir la escritura y difusión de libros cultos ya no solo en latín, sino también en castellano. Se utiliza esta lengua porque sus autores pretenden que los textos sean conocidos por el pueblo llano. Son obras escritas por autores cultos, habitualmente clérigos, sujetas a unas normas poéticas precisas. Frente a la poesía juglaresca, estos textos no están concebidos para el canto y su métrica está bien determinada: la estrofa llamada cuaderna vía: cuatro versos de 14 sílabas con fuerte cesura intermedia. Los temas son normalmente religiosos, aunque también hay poemas de contenido histórico o novelesco. Todos tienen un interés didáctico, generalmente unido a los intereses religiosos.

Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

5

Este interés propagandístico explica el estilo sencillo y ameno de muchas obras y el uso de recursos juglarescos con los que atraer el interés del auditorio. Pero estos textos no solo se refieren a temas eclesiásticos. El carácter culto y erudito del mester de clerecía queda de manifiesto en tres poemas anónimos del siglo XIII: El Libro de Apolonio (moralizante poema de aventuras), El Libro de Aleixandre (sobre la muy extraordinaria vida del gran Alejandro Magno) y el Poema de Fernán González (reelaboración de un poema épico hoy desaparecido). Durante este siglo la obra más destacada es, sin embargo, la del riojano GONZALO DE BERCEO. En su obra destacan vidas de santos y obras marianas. A este tipo pertenece la más conocida de sus producciones: Milagros de Nuestra Señora. Es una colección de relatos, muchos de ellos inspirados en otros que en la época gozaban de gran popularidad en Europa, en los que la Virgen aparece como intercesora entre los humanos, en relación con el papel de María en la sociedad medieval en estos momentos. Su propósito con esta obra era preservar el orden establecido, dentro del didactismo que caracterizaba la literatura medieval. El mester de clerecía sigue vivo durante el convulso siglo XIV. Tres grandes, y muy distintos poetas castellanos nos proporcionan en sus obras extraordinarias versiones de su época: un aristócrata, PERO LÓPEZ DE AYALA, con su Rimado de palacio; un rabino judío, SEM TOB DE CARRIÓN, con sus Proverbios morales; JUAN RUIZ, con su Libro de buen amor. Los tres proporcionan una compleja visión de la crisis medieval. Libro de buen amor Texto, autor, fecha y título.El autor asegura llamarse Juan Ruiz y ser arcipreste de Hita. Se sabe muy poco más sobre él. Se trata de una obra de mediados del siglo XIV. En ese momento no tuvo título, el que conocemos hoy es moderno, también se le conoce como Libro del Arcipreste. Métrica, lengua y estilo.Es un extenso poema de más de mil setecientas estrofas, la mayor parte escritas en cuaderna vía, aunque también encontremos metros juglarescos cortos y otras estrofas en las que el autor muestra un gran virtuosismo poético. En su lengua y estilo abundan tanto los recursos retóricos propios de la tradición culta como los rasgos procedentes del lenguaje popular. Son frecuentes los diálogos, el tono festivo y burlón, la parodia y la caricatura. Estructura y contenido.El libro está compuesto por un variado número de materiales, unidos por el narrador en primera persona y precedidos de unos preliminares a modo de presentación: un prólogo con la presentación de la obra; una serie de aventuras amorosas; una colección de cuentos y fábulas; episodios como el de don Melón y doña Endrina, adaptados de textos latinos medievales; digresiones morales o satíricas; pasajes alegóricos, composiciones líricas y juglarescas.... Tal diversidad adquiere unidad por el uso de la primera persona narrativa y por el tema común del amor y sus engaños. El libro se ha relacionado con la literatura oriental y árabe. El influjo de la cultura cristiana medieval es también patente en el libro, así como la literatura latina.

Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

6

Dos son los temas recurrentes en el texto: el amor y la muerte. Es innegable la intención didáctica de Juan Ruiz ante un mundo lleno de egoísmo, donde el dinero adquiere un partícula valor. 3.- LA PROSA El latín fue durante gran parte de la Edad Media la lengua de la escritura. Sin embargo, ya que poco a poco el castellano lo va remplazando como idioma de comunicación, quedando el primero reducido a los medios cultos. Parecía natural que en algún momento la lengua habitual pasara a ser también utilizada en los textos escritos. Según esto, es lógico que en el terreno literario el verso precediera a la prosa, ya que aquel estaba íntimamente ligado a la oralidad. Paulatinamente, pues, el castellano se va introduciendo en los textos en prosa. Es ya en la segunda mitad del siglo XIII cuando aparece y se desarrolla la prosa castellana propiamente dicha. Ello se debe al ambicioso proyecto del rey ALFONSO X EL SABIO (1221 – 1284) por utilizar el castellano como lengua de cultura en lugar del latín, dentro de un proyecto cultural global indisolublemente ligado a su proyecto político: LA INTENCIÓN DE CREAR UNA CONCIENCIA NACIONAL con la ayuda de la lengua vernácula, que permitiría hacer llegar sus opiniones y decisiones a todo el país y no sólo a una minoría latinizada. Impulsará la labor de la traducción de las obras orientales en la llamada “Escuela de traductores de Toledo”. Las obras escritas bajo la dirección y estímulo de Alfonso X son muy variadas: obras históricas, jurídicas, científicas y de entretenimiento. El rey escribirá también obras de ficción: Las cantigas de nuestra señora, pero lo hará en gallego. A lo largo del siglo XIII, el castellano servirá ya también de vehículo a la prosa de ficción. Son numerosas las COLECCIONES DE CUENTOS O EXEMPLOS, de origen oriental, como el CALILA E DIMNA y el SENDEBAR. No fueron consideradas simples colecciones de cuentos sino recopilación del saber y guía de conducta. Dentro de esta misma tradición del cuento o ejemplo medieval tenemos la obra de DON JUAN MANUEL, sobre todo la que mejor conocemos: El conde Lucanor. Sobrino de Alfonso X el Sabio, su vida y su obra ilustran los problemas y las contradicciones sociales que caracterizan la sociedad feudal del siglo XIV. Como noble de su tiempo, participó activamente en las luchas internas del reino y en los conflictos entre los nobles y el poder real. Como creador literario, la mayor parte de su obra pretende adoctrinar a los nobles de su tiempo, a quienes intenta ofrecer una explicación de los problemas que les aquejan y unos modelos de comportamiento adecuados a su estamento y útiles para mantener su posición social y económica, algo que se comprende mejor en la situación de Castilla en el siglo XIV. El conde Lucanor está dividida en cinco partes. En la primera, y más destacada, tenemos cincuenta exemplos extraídos de diversas fuentes, todos estructurados de la misma manera y que veremos con un texto concreto. La unidad de la obra viene dada por su intención didáctica y por los temas tratados, relativos siempre a los problemas que atañen a los nobles. 4.- TEATRO Los orígenes, formación y desarrollo coinciden, en general, en las diversas literaturas europeas. Se pueden distinguir dos modalidades: RELIGIOSO Y PROFANO. El religioso: vinculado a las representaciones litúrgicas, con dos ciclos: Navidad y Pasión y Resurrección de Cristo. Las primeras representaciones se dan en el interior de los templos, con una escenografía muy simple, cuando la había; luego salieron fuera y

Tema 2 de Literatura. 1º de Bachillerato.

7

necesitaron un escenario, colocado sobre un tablado al aire libre, fijo o montado en carros. Las actitudes cada vez más procaces de los actores llevaron a la prohibición del teatro en las iglesias. El profano, se supone que sería representado por juglares en sus actuaciones, en las que incluirían danzas, mimos y espectáculos parateatrales. Se alude en los documentos a estas representaciones con el nombre de “JUEGOS DE ESCARNIO”, que debían ser farsas burlescas propias para un ambiente popular. Apenas conservamos textos teatrales medievales en castellano, lo que ha llevado a pensar que el teatro fue prácticamente inexistente en Castilla, frente a lo que ocurrió en otras partes de Europa o, dentro de la Península, en el ámbito lingüístico catalán. Sin embargo, los abundantes testimonios de sínodos, concilios, leyes y otros documentos sugieren la representación en los últimos siglos medievales de espectáculos teatrales o más bien semiteatrales por parte de juglares, músicos, hombres y mujeres... Hoy sólo conservamos del teatro medieval 147 versos de REPRESENTACIÓN DE LOS REYES MAGOS de la Catedral de Toledo, finales XII. También conocemos algunos textos dialogados, que, quizás, llegaron a ser dramatizados de algún modo, probablemente como lectura para oyentes, donde el lector remeda la forma de hablar de cada uno de los personajes, según se dice todavía en el prólogo de LA CELESTINA.