Lección 10: Para el 8 de septiembre de 2012

LA VIDA EN LA IGLESIA (1 TES. 5:12-28)

Sábado 1° de septiembre LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 1 Tesalonicenses 5:12-28; Mateo 5:43-48; Gálatas 5:22; Filipenses 4:4; Juan 15:4-6. PARA MEMORIZAR: “No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tes. 5:20, 21).

PENSAMIENTO CLAVE: Pablo brinda a los tesalonicenses (líderes y miembros laicos) consejos muy prácticos, y también espirituales, acerca de cómo relacionarse unos con otros. PABLO CONCLUYE su primera carta a los Tesalonicenses con 17 amonestaciones (1 Tes. 5:12-22) seguidas por una oración final (1 Tes. 5:23-27). La lección de esta semana comienza con tres amonestaciones acerca de la actitud de los miembros de la iglesia hacia sus líderes (5:12, 13). A estas amonestaciones siguen seis imperativos con respecto a cómo deben conducirse los líderes de la iglesia hacia su gente. Ocho breves amonestaciones siguen en los siguiente siete versículos (5:16-22). Están organizadas en dos grupos; tres son consejos sobre tener una actitud cristiana positiva (5:16-18), y cinco se relacionan con luz nueva en la forma de profecías (5:19-22). En la oración final, Pablo resume el tema principal de su carta: que los creyentes de Tesalónica continúen creciendo en santidad hasta la segunda venida. Deben vivir cada día preparados para el regreso del Señor. ¿Qué mensaje de “verdad presente” podría ser más elocuente que ese? 68

Domingo 2 de septiembre // Lección 10

RESPUESTA AL MINISTERIO (1 TES. 5:12, 13) Los dos versículos que se encuentran en el centro de la sección de hoy siguen a la amonestación final de la lección de la semana pasada: “animaos unos a otros, y edificaos unos a otros” (1 Tes. 5:11). Esta obra sucede en las iglesias locales, en el proceso de ayudar y discipular. La sección de hoy se concentra en cómo los discípulos deben responder a los esfuerzos de sus líderes y mentores. Lee 1 Tesalonicenses 5:12 y 13. ¿Cuál es el punto básico de Pablo, y cómo debemos aplicarlo nosotros? ¿De qué modo puedes trabajar mejor con los que “os presiden en el Señor”?

La estructura del griego del versículo 12 indica que las tres frases que se encuentran en la segunda mitad se refieren todas al mismo grupo: los líderes locales de la iglesia de Tesalónica. Pablo invita a los miembros a “reconocer” a sus líderes, es decir, a respetarlos. La implicación es que, tal vez, algunos en la iglesia les faltaban el respeto a las autoridades. La palabra “amonestan” tiene la connotación de instruir y advertir. Pablo reconoce aquí que los líderes de la iglesia a menudo tendrán que ejercer “un amor duro”. Esta clase de liderazgo no siempre es bienvenido; no obstante, el apóstol sigue pidiendo a los miembros que estimen en mucho a sus líderes por causa de los difíciles problemas con los que tienen que tratar (vers. 13). Pablo quiere que todos los miembros de la iglesia estén en paz unos con otros. El lenguaje de estos versículos refleja las antiguas estrategias para tratar con la gente. Los líderes del pensamiento de los días de Pablo sabían que tratar con la gente es una obra delicada. Animaban a los líderes a diagnosticar con cuidado la condición de sus seguidores, a ser sensibles y ver si ellos están abiertos a la corrección o no, a elegir el momento oportuno, y a aplicar el remedio apropiado. Por sobre todo, se esperaba que los líderes se examinaran a sí mismos antes de tratar de corregir a otros. Pablo añadió un elemento a este marco. Para el cristiano, Dios es el modelo de líder, y la meta en el liderazgo de la iglesia es una feligresía que viva vidas dignas de Dios.

En algunas culturas, hay una tendencia a desconfiar y desafiar a los líderes; en otras, a someterse ciegamente a ellos. ¿Cómo impacta la autoridad en tu cultura? 69

Lección 10 // Lunes 3 de septiembre

PROVEER UN MINISTERIO (1 TES. 5:14, 15) En los versículos 12 y 13, Pablo se ocupa de cómo los feligreses deberían tratar a sus líderes. En el pasaje de hoy (5:14, 15), el apóstol considera a los líderes de la iglesia y cómo deberían tratar a los miembros. Lee 1 Tesalonicenses 5:14 y 15. ¿De qué maneras Pablo amonesta a los líderes de la iglesia sobre el modo de tratar a los miembros? Considera los principios que hay allí. ¿Cómo podemos aplicarlos a nosotros mismos, cualquiera que sea nuestro lugar en la iglesia? ¿De qué manera debemos aplicar estos principios en el trabajo, en la casa, en los juegos o donde nos encontremos? Ver también Mat. 5:43-48.

Pablo animó a los líderes de Tesalónica a que amonesten “a los ociosos” (5:14). Los ociosos eran los que rehusaban sostenerse a sí mismos, que eran difíciles de tratar y que había que confrontar. En contraste, Pablo instruye a los líderes que alienten “a los de poco ánimo”, que sostengan “a los débiles”, y que sean “pacientes para con todos” (1 Tes. 5:14). Los de “poco ánimo” son personas que tienen poca confianza propia o sentido de valor. Están ansiosos por muchas cosas, pero le importan a Dios; por eso, los líderes deben animarlos. Los “débiles” son los que tienen limitaciones morales y espirituales. Son crédulos, las dificultades los desaniman con facilidad y temen lo que no les es familiar. Les falta conocimiento y están afligidos por el pasado. Necesitan ayuda para sobrevivir. Pablo indica a los líderes que sean pacientes con todos. Aunque los tres primeros consejos del versículo 14 apuntan a condiciones específicas, la paciencia es siempre adecuada para el cuidado pastoral. Pablo tal vez recuerda a los líderes en el versículo 15. Dice que los que cuidan a otros son atacados, y pueden estar tentados a desquitarse. Pero, cuando los líderes se vengan, muestran que su liderazgo no es motivado por el espíritu de Cristo. Es vital, para un buen liderazgo, recordar siempre el bien de los demás. Los versículos 12 al 15 suponen que es importante que haya mucho respeto y paciencia en relación con los discípulos. No debemos olvidar 1 Tesalonicenses 5:11 (“animaos unos a otros, y edificaos unos a otros”). El cuidado pastoral debe hacer ambas cosas. Hay momentos en los que los consejeros necesitan ser aconsejados. 70

Martes 4 de septiembre // Lección 10

ACTITUDES CRISTIANAS POSITIVAS (1 TES. 5:16-18) Según 1 Tesalonicenses 5:12 al 15, los cristianos necesitan aprender a aceptar y a ofrecer críticas constructivas. Eso solo puede ocurrir en el contexto de las relaciones. Es importante que cada cristiano sea responsable de los otros y esté dispuesto a esperar que otros sean responsables. Una iglesia que ora crecerá en amonestación y ánimo. Lee 1 Tesalonicenses 5:16 al 18. ¿Qué tres cosas considera Pablo que son la voluntad de Dios para cada creyente? ¿Por qué cada una de ellas es tan importante? Ver también Gál. 5:22; Fil. 4:4.

El predicador adventista Glenn Coon decía que en la Biblia hay más órdenes en cuanto a regocijarse que en relación con guardar el sábado. No obstante, rara vez le damos, al regocijarse, el énfasis que merece. Una vida gozosa es uno de los frutos del Espíritu (Gál. 5:22; ver también Fil. 4:4). Y el gozo lleno del Espíritu es posible aun en el sufrimiento (1 Tes. 1:6). Pablo era un modelo de lo que significa orar sin cesar. Primera de Tesalonicenses está saturada de oración. Aquí el apóstol invita a los lectores de su carta a que sigan su ejemplo. La gratitud es otra actitud cristiana positiva que Pablo exhibió (1 Tes. 1:2; 2 Tes. 1:3). En la base de la depravación pagana, había una falta de gratitud a Dios (Rom. 1:21). Según Thomas Erskine, “en el Nuevo Testamento, la religión es gracia y la ética es gratitud” (Citado en F. F. Bruce, Paul: Apostle of the Heart Set Free, p. 19). Es interesante notar que las palabras griegas para “regocijarse” y “ser agradecidos” tienen la misma raíz básica. La clave de un regocijo piadoso es un constante espíritu de gratitud a Dios. Abre tus ojos. Los dones de Dios te rodean por todos lados; pero, nos olvidamos de agradecerle por ellos, tal vez porque estamos concentrados en las pruebas y las luchas de la vida. Si cultiváramos una actitud de gratitud a Dios cada vez mayor, nuestro caminar con él sería mucho más íntimo y nuestras vidas estarían llenas de gozo.

Haz una lista de diez cosas por las cuales estás agradecido. Sé bien específico. Luego haz de cada una de ellas el centro de una breve oración a Dios. Nota los cambios que ocurrirán en toda tu actitud y perspectiva. Esta práctica puede mostrarte cuán vital es el agradecimiento en tu experiencia con Dios. 71

Lección 10 // Miércoles 5 de septiembre

RELACIÓN CON NUEVA LUZ (1 TES. 5:19-22) “No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal” (1 Tes. 5:1922). ¿Qué nos está indicando Pablo aquí? ¿Cómo pueden aplicarse estas palabras a nuestra experiencia? ¿Qué “especie de mal” debes, en tu propia situación, esforzarte mucho para evitar?

En 1 Tesalonicenses 5:12 al 15, Pablo estaba amonestando a la iglesia. En los versículos 19 al 22, presenta otra forma de amonestación, el don de profecía. Las dos negaciones con que comienza esta sección son continuas en su énfasis: “Dejen de apagar al Espíritu” y “dejen de menospreciar las profecías” (1 Tes. 5:19, 20, traducción del autor). Básicamente, está diciendo a los tesalonicenses que dejen de hacer algo que estaban haciendo en forma constante. Aunque no sabemos cuál era el problema específico que Pablo estaba tratando, parece decirles que se abran a más luz, mientras que al mismo tiempo les dice que la prueben, para asegurarse de que realmente es luz (2 Cor. 11:14). Hay diversas maneras de socavar el don de profecía. Una de ellas es “apagar al Espíritu”. Lo hacemos cuando ignoramos o resistimos la obra de un profeta verdadero. Mira toda la oposición, aun dentro de nuestras mismas filas, al don profético que hemos recibido en la vida y el ministerio de Elena de White. Una segunda manera de socavar el don de profecía es aceptar lo que se dice, pero interpretarlo mal o aplicarlo mal. Podemos enfocar un mensaje profético con una mente abierta pero aplicar lo que se dice en forma inapropiada a la situación específica. Esto es algo acerca de lo cual, como adventistas, necesitamos ser muy cuidadosos. Hemos recibido un don maravilloso; no queremos socavar ese don al usarlo mal. Un tercer modo de socavar el don de profecía es dar autoridad profética a personas o escritos que no recibieron el don de Dios. La iglesia debe estar vigilando continuamente, probando todo, para ver si el mensaje profético edifica a la iglesia.

¿Cuál ha sido el impacto del ministerio profético de Elena de White en tu propia vida? Lleva tu respuesta a la clase el sábado. 72

Jueves 6 de septiembre // Lección 10

SANTIDAD EN EL TIEMPO DEL FIN (1 TES. 5:23-28) Lee 1 Tesalonicenses 5:23 y 24. ¿Qué quiere decir ser “santificados por completo” y “ser guardado irreprensible” para la venida del Señor? ¿No deberíamos estar así, ahora mismo?

En el pasaje de hoy, Pablo vuelve al lenguaje de la oración. Su estilo es similar al de 1 Tesalonicenses 3:11 al 13. Su tema principal es también similar: encontrarse sin mancha, en santidad, en la segunda venida. Pablo hace aquí una transición de lo que se supone que debían hacer los creyentes (1 Tes. 5:1222) a lo que Dios hace en nosotros (santidad) y por nosotros (segunda venida). Los creyentes, a menudo, no han estado muy de acuerdo con lo que este texto quiere decir acerca de la naturaleza de los seres humanos y la clase de carácter que pueden esperar tener cuando venga Jesús. En nuestro breve encuentro con este pasaje, nos concentraremos en lo que puede decirse claramente basados en este texto. El apóstol está diciendo que lo que Dios hace en los creyentes debe extenderse a toda la persona. Cada parte de la vida del creyente ha de ser afectada por la santificación al acercarse el regreso de Jesús. Al hablar de “espíritu, alma y cuerpo”, Pablo no intenta ser científico y preciso acerca de los diversos aspectos de la persona humana (en el pensamiento bíblico, la mente y el cuerpo son un todo unificado, no partes que existen separadamente). Más bien, estaba expresando que cada aspecto de nuestra mente y cuerpo ha de estar sometido a Dios. Dios ha de tener el control completo de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. La oración de Pablo se extiende desde el tiempo presente hasta la segunda venida. Los creyentes han de ser conservados, o guardados sin mancha, hasta la venida del Señor. El apóstol está orando para que la totalidad de su dedicación a Dios se mantenga hasta el mismo fin. De acuerdo con esta carta, los tesalonicenses estaban lejos de ser perfectos, pero lo que tenían valía la pena conservarlo hasta que Jesús regresara. Pablo estaba orando para que siguieran creciendo en gracia por medio de una relación con Jesús (ver también Juan 15:4-6).

¿De qué modos puedes y debes prepararte, cada día, para la venida de Jesús? 73

Lección 10 // Viernes 7 de septiembre

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Jesús trabajaba con alegría y tacto. Se necesita mucha paciencia y espiritualidad para introducir la religión de la Biblia en la vida familiar y en el taller; para soportar la tensión de los negocios mundanales y, sin embargo, continuar deseando sinceramente la gloria de Dios. En esto, Cristo fue un ayudador. Nunca estuvo tan embargado por los cuidados de este mundo que no tuviese tiempo o pensamientos para las cosas celestiales. A menudo, expresaba su alegría cantando salmos e himnos celestiales. A menudo, los moradores de Nazaret oían su voz, que se elevaba en alabanza y agradecimiento a Dios. Mantenía comunión con el Cielo mediante el canto, y cuando sus compañeros se quejaban por el cansancio, eran alegrados por la dulce melodía que brotaba de sus labios. Sus alabanzas parecían ahuyentar a los malos ángeles y, como incienso, llenaban el lugar de fragancia. La mente de los que lo oían se alejaba del destierro que aquí sufrían para elevarse a la Patria Celestial” (DTG 54). “Nada tiende más a fomentar la salud del cuerpo y el alma que un espíritu de gratitud y alabanza. Es un deber positivo resistir a la melancolía, a los pensamientos y los sentimientos de descontento; es un deber tan positivo como el de orar” (MC 194). PREGUNTAS PARA DIALOGAR: 1. Como clase, repasen sus respuestas a la pregunta final del miércoles. Considérenla de dos maneras: el impacto que tuvo Elena de White sobre nuestra iglesia como un todo, y cómo impacta su ministerio sobre nuestras vidas individuales. 2. ¿De qué modo la actitud de nuestra cultura hacia la autoridad afecta nuestra actitud hacia la autoridad de la iglesia? ¿Nos incita a faltarle el respeto a la autoridad, o a dar demasiada deferencia a ella? ¿Cómo podemos llegar a un equilibrio correcto? 3. ¿Cómo puede tu iglesia local hacer un mejor trabajo en ayudar a los creyentes nuevos para el crecimiento de su carácter?

RESUMEN: En el pasaje de esta semana (1 Tes. 5:12-28), Pablo se concentra especialmente en la calidad espiritual de la vida de la iglesia local. Los creyentes deben ser mentores unos de otros, y ser gozosos y agradecidos. También deben estar abiertos a nuevas verdades, especialmente verdades proféticas. No obstante, deben ser cuidadosos en su evaluación de las ideas nuevas. Pero, más aún, Pablo llama a una sumisión completa a Dios en cada área de nuestra vida, con miras al regreso de Jesús.

74