La Tragedia del Rey Ricardo III 1

    La Tragedia del Rey Ricardo III 1         … de William Shakespeare                                                                       ...
75 downloads 2 Views 452KB Size
 

 

La Tragedia del Rey Ricardo III 1    

 

 

… de William Shakespeare                                                                                                                                 1

 Obra  original  acortada.  Editorial  utilizada:  Losada.  Traducida  por  Cristina  Piña.  

1    

 

 

    Personajes2     1-­‐ Ricardo  (luego  Ricardo  III)   2-­‐ Clarence  (hermano  de  Ricardo  y  de  Eduardo  IV)   3-­‐ Brakenbury  (guardián  de  la  Torre3)   4-­‐ Lady  Ana  (viuda  de  Eduardo  y  enlutada  de  Enrique  VI;  su  suegro.  Luego  esposa  de   Ricardo  III)   5-­‐ Rivers  (hermano  de  Isabel)   6-­‐ Reina  Isabel  (mujer  de  Eduardo  IV)   7-­‐ Buckingham  (primo  de  Ricardo,  luego  su  mano  derecha)   8-­‐ Stanley  (leal  a  la  corte)   9-­‐ Hastings   10-­‐ Catesby     11-­‐ Rey  Eduardo  IV   12-­‐ Duquesa  (madre  del  rey    Eduardo  IV,  de  Clarence  y  de  Ricardo)   13-­‐ York  (hijo  menor  de  Eduardo  IV  e  Isabel)   14-­‐ Príncipe  (hijo  mayor  de  Eduardo  IV  e  Isabel)   15-­‐ Richmond  (hijo  de  Stanley,  luego  Enrique  VII)   Asesino  1  (Tyrell4)   Asesino  2     Ciudadanos   Mensajeros   Soldados                                                                                                                                             2

 Por  orden  de  aparición.    La  Torre,  es  la  prisión.   4  Según  cada  traducción  el  nombre  de  Tyrell  varía  entre  Tyrell,  Tyrrel  y  Tyrrell.   3

2    

 

 

    ACTO  I     ESCENA  I  (Ricardo,  Clarence,  Brakenbury,  lady  Ana  y  Caballeros)     Ricardo:5  Ahora  el  invierno  de  nuestra  desventura,     se  ha  tornado,  un  verano  radiante,     y  las  nubes  que  acechaban  nuestra  casa     quedaron  enterradas  en  las  profundidades  del  mar.     Ahora  ciñen  nuestra  frente  las  guirnaldas  de  victoria;     nuestras  armas  melladas  se  erigen  en  trofeos,     los  toques  a  rebato  son  alegres  reuniones,     nuestras  marchas  temibles,  música  deliciosa.     La  Guerra,  de  rostros  adusto,  suavizó  su  ceño     y  lejos  de  montar  sus  corceles  armados     para  infundir  terror  al  adversario,     en  la  alcoba  de  una  dama,  con  gracia  leve,     baila  al  ritmo  lascivo  de  un  laúd.6     Pero  yo,  ajeno  por  mi  cuerpo  a  estos  frívolos  goces7     o  a  cortejar  la  imagen  de  un  espejo  amante,     yo,  a  golpes  acuñado,  carente  de  la  gracia  que  exige  el  amor     para  lucirme  ante  una  ninfa  fácil;     yo,  privado  de  la  hermosa  proporción,     traicionado  en  mi  aspecto  por  la  vil  Naturaleza,     deforme,  incompleto,  lanzado  a  este  mundo     cuando  sólo  a  medias  estaba  terminado…     Ocurre  que  yo,  en  estos  tiempos  afeminados  de  paz,     no  encuentro  más  placer  para  matar  el  tiempo     que  espiar  mi  sombra  bajo  el  sol  

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18   19   20   21   22   23   24  

                                                                                                                        5

 Una  de  las  principales  claves  de  Ricardo  para  darle  su  encantamiento  y  por  donde  el  espectador  simpatiza   con  él,  es  que  constantemente  está  en  complicidad  con  el  público.  Además,  es  un  claro  signo  de   rompimiento  de  cuarta  pared.   6  Este  texto  se  dice  por  perifoneo,  con  una  idea  similar  a  la  versión  de  Ian  McKellen.   7  Ricardo  era  bajo  de  estatura,  con  los  miembros  deformes,  la  espalda  gibosa,  el  hombro  izquierdo  mucho   más  alto  que  el  derecho,  la  expresión  de  la  mirada  dura.  Ricardo  era  perverso,  colérico,  envidioso…  de  tal   manera  que  todos  estos  efectos,  reunidos  con  la  falta  de  gracia  y  proporciones  confirmaban  la  regla   fisonómica;  “Distortum  vultum  sequitur  distortio  morum.  

3    

 

 

                               

25   26   27   28   29   30   31   32   33   34   35   36   37   38   39   40   41  

o  glosar  las  variantes  de  mi  deformidad.   Pues  bien,  ya  que  no  puedo  actuar  como  un  amante   para  matar  el  tedio  de  estos  tiempos  galantes,   he  decidido  actuar  como  un  villano   y  abominar  de  los  huecos  placeres  de  moda.   Urdí  conspiraciones,  indicios  peligrosos,   valiéndome  de  absurdas  profecías,  de  sueños  y  libelos   para  enfrentar  a  mi  hermano  Clarence  y  al  monarca   con  un  odio  mortal;   y  si  el  rey  Eduardo  es  tan  leal  y  justo   como  yo  soy  astuto,  falso  y  traicionero,   hoy  sin  falta  Clarence  será  encarcelado   por  culpa  de  una  profecía  que  anuncia   que  “C”  será  el  que  mate  a  los  hijos  de  Eduardo.8   Bajen,  pensamientos,  al  fondo  de  mi  alma,   que  Clarence  se  aproxima.   (entra  Clarence  custodiado  por  Brakenbury)   Buenos  días,  hermano;  ¿Qué  significa  la  guardia  armada?  

    Clarence:           Su  Excelencia     preocupado  por  mi  seguridad,  ha  dispuesto     que  esta  escolta  me  conduzca  a  la  Torre.     Ricardo:  Pero  ¿por  qué  motivo?     Clarence:         Porque  mi  nombre  es  Clarence.     Ricardo:  Entonces  debería  encarcelar  a  nuestros  padres.     Clarence:  Dice  que  un  brujo  le  ha  predicho  que  por  “C”     su  estirpe  será  desheredada.     Como  mi  nombre  es,  Clarence,  empieza  con  “C”     supone  que  yo  soy  quien  lo  amenaza.    

42   43   44   45   46   47   48   49   50   51   52  

                                                                                                                        8

 Para  esta  versión  estableceremos  que  Ricardo  calumnió  a  su  hermano  Eduardo  diciendo  que  Clarence  será   quien  lo  destrone  a  través  de  traición.  En  el  original  es  “G”  aludiendo  a  George  Clarence,  utilizaremos  “C”   para  acotar  su  nombre  sólo  a  Clarence.  

4    

 

 

Ricardo:  Ah,  las  cosas  son  así  cuando  los  hombres     se  dejan  gobernar  por  las  mujeres.     Clarence,  no  es  el  rey  quien  te  manda  a  la  Torre,     su  esposa,  Isabel,  es  quien  lo  induce  a  tales  abusos.     ¡No  estamos  seguros,  Clarence,  no  lo  estamos!     Clarence:  Voto  al  cielo,  creo  que  nadie  está  seguro       sino  los  parientes  de  la  reina.9     ¿No  sabes  qué  humilde  suplicante     fue  Hastings  ante  ella  para  obtener  así  su  liberación?     Ricardo:  Sólo  implorando  humildemente  ante  esa  diosa     consiguió  su  libertad,  Hastings.     Brakenbury:  A  los  dos  les  ruego,  que  me  perdonen:     Su  Excelencia  expresamente  me  ha  encargado     que  nadie  –fuera  del  rango  que  fuera-­‐       tuviese  una  conversación  privada  con  su  hermano.     Ricardo:  Hombre,  no  hay  traición  en  nuestros  dichos:  afirmamos     que  el  rey  es  sabio  y  virtuoso,  y  su  noble  reina,     bella  y  para  nada  celosa.     Brakenbury:  Ruego  a  su  señores  que  me  perdone.     Clarence:  Conocemos  tu  misión,  Brakenbury,  por  eso  obedecemos.     Ricardo:  Somos  súbditos  de  la  reina  y  debemos  obedecer.     Adiós,  hermano.  Voy  a  ver  al  rey     y  no  importa  lo  que  quiera  de  mi     -­‐por  ejemplo  que  llame  “hermana”  a  su  mujer-­‐     estoy  dispuesto  a  hacerlo  para  que  te  liberen.     Entretanto,  ten  paciencia,  hermano.     Clarence:         No  tengo  más  remedio.  Adiós.  

53   54   55   56   57   58   59   60   61   62   63   64   65   66   67   68   69   70   71   72   73   74   75   76   77   78   79  

                                                                                                                        9

 En  esta  versión  los  únicos  parientes  en  escena  son  Rivers  y  sus  hijos  Eduardo  (Príncipe  de  Gales)  y  York.    

5    

 

 

(salen  Clarence  y  Brakenbury)     Ricardo:  Ve,  y  sigue  el  camino  por  el  que  nunca  volverás;     el  simple  y  tonto  Clarence,  mi  amor  es  tan  grande     que  pronto  enviaré  tu  alma  al  cielo.     El  rey  está  enfermo,  melancólico  y  débil,     no  puede  vivir,  espero,  y  no  debe  morir     hasta  que  Clarence  sea  enviado  al  cielo.   (aparece  lady  Ana  junto  a  caballeros  que  llevan  un  cortejo  fúnebre10)     Me  casaré  con  lady  Ana,  ¿Qué  importa     que  de  su  marido  y  su  padre  haya  sido  el  asesino?     La  forma  más  rápida  de  calmar  a  la  muchacha     es  volverse  su  padre  y  su  esposo:     cosa  que  haré,  no  tanto  por  amor,     como  por  otra  intensión  secreta  y  reservada     que  sólo  alcanzaré  casándome  con  ella.11     Pero  estoy  poniendo  el  carro  delante  del  caballo:     Clarence  aún  respira,  Eduardo  vive  y  reina  todavía;     podré  contar  mis  ganancias  cuando  se  hayan  ido.     ESCENA   II   (Rivers,   reina   Isabel,   Buckingham,   Stanley,   Ricardo,   Hastings,   Catesby,   asesino  primero,  asesino  segundo)     Rivers:  Ten  paciencia,  hermana,  no  cabe  duda  que  Eduardo     recuperará  muy  pronto  su  salud  habitual.     Isabel:  Si  el  rey  muriera,  ¿de  mí  qué  sería?     Rivers:  Sólo  perderías  a  un  buen  hombre.     Isabel:  Perder  a  tal  hombre  implica  todas  las  desgracias.    

80   81   82   83   84   85   86   87   88   89   90   91   92   93   94   95   96   97  

98   99   100   101   102  

                                                                                                                        10

 El  cortejo  vendría  a  ser  el  de  su  suegro,  anterior  rey,  llamado  Enrique  VI  y  el  de  su  hijo;  Eduardo.  Ricardo   fue  el  asesino  de  ambos.  Eduardo  era  el  esposo  de  lady  Ana.  Todo  esto  sucedió    bajo  el  contexto  de  la  guerra   civil  entre  las  dos  familias  en  disputa;  Lancaster  y  York:  en  esta  versión  no  profundizaremos  en  el  linaje  de   ambas  familia  para  no  entrar  en  el  contexto  histórico  de  la  “Guerra  de  las  Dos  Rosas”  del  siglo  V  (contexto   de  la  obra).  No  obstante,  se  respetarán  los  conflictos  que  viven  estos  dos  bandos  familiares.   11  Se  refiere  a  ser  rey.  

6    

 

 

Rivers:  Te  bendijo  el  cielo  con  un  hijo  bondadoso     que  será  tu  consuelo  cuando  el  rey  se  vaya.     Isabel:  Ah,  es  pequeño,  y  por  ser  menor  de  edad     está  bajo  el  cuidado  de  Ricardo     que  ni  a  mí  ni  a  ti  quiere.     Rivers:  ¿Esta  decidido  que  será  su  Protector12?       Isabel:  Está  decidido,  pero  no  confirmado,     pero  así  será,  si  el  rey  muere.      

103   104   105   106   107   108   109   110   111  

(entra  Buckingham  y  Stanley)    

Buckingham:  Muy  buenos  días  mi  reina.     Stanley:  Buenos  días  reina.     Rivers:  ¿Has  visto  hoy  al  rey,  Stanley?     Stanley:  Buckingham  y  yo,  en  este  instante  salimos  de  visitarlo.     Isabel:  ¿Qué  probabilidades  hay  de  mejoría?     Buckingham:  Señora,  ten  esperanza:  el  rey  se  ha  mostrado  alegre.     Isabel:  ¡Qué  Dios  le  devuelva  su  salud!  ¿Hablaste  con  él?     Buckingham:  Sí,  señora;  desea  que  se  reconcilien     Ricardo  y  su  hermano,  así  como  este  y  el  ministro  Hastings;     acaba  de  llamarlos  a  su  presencia.     Isabel:  Ojalá  todo  saliera  bien…  pero  no  es  posible;     temo  que  nuestra  felicidad  cumplió  su  ciclo.   (entra  Ricardo  y  Hastings)    

112   113   114   115   116   117   118   119   120   121   122   123   124  

                                                                                                                        12

 Corresponde  a  un  título  que  otorga  el  rey.  En  este  caso  es  el  cuidado  del  hijo  del  rey  si  este    muere.    

7    

 

 

Ricardo:  ¡Me  han  calumniado  y  no  lo  toleraré!     ¿Quiénes  se  quejaron  ante  el  rey     de  que  soy  inflexible  y  que  no  los  quiero?     Por  la  Virgen,  aman  muy  poco  a  Su  Excelencia     quienes  llenan  sus  oídos  con  semejantes  rumores.     Porque  no  sé  adular  ni  usar  bellas  palabras,     sonreírle  a  los  demás,  suavizar,  enredar  y  engañar,     hacer  reverencias  a  la  francesa  y  educadas  monerías,     ¿es  necesario  tacharme  de  enemigo?     ¿no  puede  un  hombre  franco,  que  de  nadie  piensa  mal,     vivir  en  paz,  sin  que  su  leal  sinceridad  sea  calumniada     por  mantenidos    insinuantes  de  sedosa  malicia?     Rivers:  ¿A  quién  te  refieres  de  todos  los  presentes?     Ricardo:  A  ti,  que  careces  de  gracia  y  honradez.     ¿Cuándo  te  he  insultado?  ¿Cuándo  te  he  hecho  mal?     ¿O  a  ti?13  ¿O  a  cualquiera  de  su  familia?     Caiga  la  maldición  sobre  todos  ustedes     Isabel:  Pero  ¡por  favor  Ricardo!  Sabemos  que  envidias     mi  ascenso  y  el  ascenso  de  los  míos.     Dios  no  permita  que  de  ti  algún  día  tengamos  necesidad.     Ricardo:  Entre  tanto.  Dios  permite  que  de  ti  necesidad  tengamos:     Nuestro  hermano  Clarence  está  preso  por  tus  intrigas,     yo  caigo  en  desgracia  y  mi  familia  completa  deshonrada,     mientras  se  ennoblecen  aquellos  que,  hasta  hace  dos  días     no  valían  ni  un  peso.     Isabel:           Juro  que  jamás  incité     al  rey  contra  tu  hermano  Clarence.     Ricardo:  ¿Puedes  negar  que  fuiste  el  motivo     de  la  reciente  prisión  de  Hastings?      

125   126   127   128   129   130   131   132   133   134   135   136   137   138   139   140   141   142   143   144   145   146   147   148   149   150   151   152   153  

                                                                                                                        13

 Se  refiere  a  la  reina.  

8    

 

 

  Rivers:  Puede  negarlo,  Ricardo,  pues…     Ricardo:  ¡Claro  que  puede,  Rivers!  Y  qué,  ¿Quién  no  lo  sabe?     Puede  hacer  más,  señor,  que  tan  sólo  negarlo:     puede  ayudarte  a  alcanzar  muy  altos  cargos     y  luego  negar  que  su  mano  intervino,     atribuyendo  el  honor  a  tus  célebres  méritos.     ¿Qué  no  puede  hacer?  Puede…  sí,  tomar  puede…     Rivers:  ¿Qué  puede  tomar?     Ricardo:         Tomar  por  esposo  a  un  rey     Isabel:  Ricardo,  hace  mucho  que  soporto  tus  groseros     insultos  y  amargas  ironías…     Ricardo:  Son  ustedes  los  que  me  insultan  al  estar   anteriormente  en  el  bando  contrario  y  ahora  en  el  nuestro.   Quisiera  Dios  que  mi  corazón  fuera  de  piedra,   como  el  de  Eduardo,   o  el  de  Eduardo  tierno  y  compasivo  como  el  mío:   soy  demasiado  ingenuo  e  infantil  para  este  mundo.     Rivers:  Ricardo,  sobre  esos  días  que  nombras       para  acusarnos  de  enemigos     no  hicimos  más  que  seguir  a  nuestro  rey,     nuestro  legítimo  soberano.     Haríamos  lo  mismo  si  fueras  tú.     Ricardo:  ¿Si  lo  fuera?  ¡Preferiría  ser  un  mendigo!     ¡Lejos  de  mi  corazón  ese  pensamiento!     Isabel:  Ricardo,  tan  poca  alegría  que  supones     que  te  daría  ser  rey  de  este  país,     puedes  suponer  que  yo  experimento  por  ser  reina  .  

154   155   156   157   158   159   160   161   162   163   164   165   166   167   168   169   170   171   172   173   174   175   176   177   178   179   180  

9    

 

  181  

(entra  Catesby14)    

182  

Catesby:  Señora,  Su  Excelencia  la  llama,     Y  también  a  usted  y  a  ustedes,  señores.     Isabel:  ¿Vamos  señores?     Rivers:           te  seguimos  hermana.     Isabel:  ¡Buckingham,  cuídate  de  este  perro!     Ricardo:  ¿Qué  dijo  esta  mujer?     Buckingham:           Nada  que  merezca  mi  respeto.   (salen  todo  menos  Ricardo)     Ricardo:  Hago  el  mal  y  alboroto  antes  que  nadie:     Las  maldades  secretas  que  preparo     las  cargo  en  las  espaldas  de  los  otros.     A  Clarence,  a  quien  por  cierto  arrojé  a  la  sombra,     lo  lloro  ante  la  crédula  torpeza     de  Stanley,  de  Hastings  y  de  Buckingham,     y  afirmo  que  la  reina  y  sus  aliados     enfrentan  al  rey  con  mi  hermano.     Pero  ¡silencio!,  aquí  vienen  mis  verdugos.     Que  tal,  mis  audaces  y  resueltos  camaradas     ¿están  dispuestos  a  cumplir  el  asunto?           Asesino  primero:  Lo  estamos,  señor,  y  venimos  a  buscar  la  orden     que  nos  permita  entrar  donde  se  encuentra.     Ricardo:  Muy  bien.     (les  da  la  orden)             Sean  rápidos  en  la  ejecución     y  al  mismo  tiempo  firmes:  no  lo  dejen  hablar  

183   184   185   186   187   188   189   190   191   192   193   194   195   196   197   198   199   200   201   202   203   204   205   206  

                                                                                                                        14

 Célebre  jurisconsulto  muy  amigo  de  Buckingham.  

10    

 

 

  pues  Clarence  peca  de  elocuente  y  tal  vez,     si  lo  escuchan,  les  de  piedad.     Asesino  segundo:  Bah,  señor:  no  nos  pondremos  a  charlar     los  charlatanes  no  son  buenos  para  la  acción,     esté  seguro  que  usaremos  las  manos,  no  la  lengua.     Ricardo:  Me  gustan,  muchachos:  vayan  derecho  a  su  asunto.     ¡Vamos,  vamos,  rapidito!     Asesino  primero:         Ya  vamos,  señor.  

207   208   209   210   211   212   213   214  

(salen)    

215  

ESCENA  III  (Brakenbury,  Clarence,  asesino  primero  y  asesino  segundo)     Brakenbury:  Señor,  ¿por  qué  se  le  ve  tan  abatido?     Clarence:  Oh,  he  pasado  una  noche  terrible     tan  llena  de  sueños  espantosos  y  de  visiones  horrendas.     Brakenbury:  ¿Qué  soñó  señor?  Por  favor  dígamelo.     Clarence:  Que  había  escapado  de  la  Torre,  me  parecía,     y  que  al  paraíso  me  escapaba  en  barco;     me  acompañaba  mi  hermano  Ricardo,     quien  me  invitaba  a  abandonar  mi  camarote     y  a  caminar  por  la  cubierta:     desde  allí  mirábamos  hacia  la  costa,     recordando  mil  momentos  difíciles  pasados     en  nuestra  reciente  guerra  civil.     Mientras  a  grandes  pasos  recorríamos       las  planchas  inseguras  de  la  cubierta,     me  pareció  que  Ricardo  me  arrojaba  por  la  borda,     a  las  desordenadas  olas  del  abismo.     ¡Oh  señor!  ¡Qué  gran  dolor  me  parecía  ahogarse:     qué  atroz  el  ruido  del  agua  en  mis  oídos,     qué  visiones,  en  mis  ojos,  de  muerte  horrible!  

216   217   218   219   220   221   222   223   224   225   226   227   228   229   230   231   232   233   234  

11    

 

 

  Me  parecía  ver  mil  naufragios  espantosos;     diez  mil  hombres  devorados  por  los  peces,     lingotes  de  oro,  perlas  a  montones,  anclas  inmensas,     alhajas  de  valor  increíble,  piedras  inestimables     dispersas  en  el  fondo  del  mar.     Brakenbury:  ¿Tenía  tanta  calma  a  la  hora  de  la  muerte     que  contemplaba  los  secretos  de  la  profundidad?     Clarence:  Parecía  tenerla,  y  en  más  de  una  ocasión     quise  el  espíritu  rendir,  pero  el  mar  envidioso     retenía  mi  alma  y  no  le  permitía  encontrar     el  vasto,  el  errante  vacío,     sofocándola  en  mi  cuerpo  palpitante,       que  casi  estallaba  en  el  esfuerzo     por  vomitar  el  mar.     Brakenbury:  ¿Y  no  despertó  en  la  cruel  agonía?     Clarence:  No,  no,  mi  sueño  se  prolongaba  más  allá  de  la  vida.     ¡Oh,  entonces  comenzó  la  tempestad  de  mi  alma!     se  acercó,  vagabunda,  una  sombra  semejante  a  un  ángel,     con  su  brillante  cabellera  tinta  en  sangre,     “¡Clarence  ha  llegado:  el  falso,  veleidoso  Clarence,     el  perjuro  que  me  apuñaló!  ¡furias  a  él!     ¡que  pruebe  la  tortura!”  Con  eso,     pareció  que  una  legión  de  demonios  me  rodeaba,     aullando  en  mis  oídos  gritos  tan  espantosos     que  con  su  estrépito  temblando  desperté,     y  por  un  largo  rato  no  pude  convencerme     de  que  no  estaba  en  el  infierno.     Brakenbury:  ¡Me  aterro  al  oír  su  relato!     Clarence:  ¡Ah,  Brakenbury,  estas  cosas  que  ahora     son  pruebas  contra  mi  alma,  las  hice  por  Eduardo,     y  ves  como  me  paga!  

235   236   237   238   239   240   241   242   243   244   245   246   247   248   249   250   251   252   253   254   255   256   257   258   259   260   261   262   263   264   265  

12    

 

 

  Guardia,  te  ruego  que  te  quedes  un  rato  conmigo:     mi  alma  está  abrumada  y  quisiera  dormir.     Brakenbury:  Así  lo  haré,  señor.  ¡Dios  le  dé  un  buen  descanso!   (Clarence  se  queda  dormido.  Entran  dos  asesinos)       Asesino  primero:  ¡Hola!     Brakenbury:         ¿Cómo  llegaste  hasta  aquí?     Asesino  segundo:  Llegué  con  mis  piernas.     Brakenbury:         ¿Cómo?  ¿Tan  pocas  palabras?     Asesino  primero:  Es  mejor  que  ser  tedioso.  Ve  nuestra  orden     y  basta  de  palabras.   (entrega  un  papel  a  Brakenbury,  quien  lo  lee)     Brakenbury:  En  ella  me  ordena  que  entregue     a  sus  manos  al  duque  de  Clarence.     No  quiero  adivinar  lo  que  así  se  pretende     para  ser  inocente  de  esas  pretensiones.     Asesino  primero:  Que  lo  pases  bien.   (se  va  Brakenbury)     Asesino  segundo:           ¿Lo  apuñalo  mientras  duerme?     Asesino  primero:  No,  dirá  que  fue  una  cobardía  cuando  despierte.     Asesino  segundo:  Pero  si  no  va  a  despertar  hasta  el  día  del  Juicio.     Asesino  primero:  Bueno,  entonces  dirá  que  lo  apuñalamos  mientras  dormía.     Asesino  segundo:  El  sentido  de  esa  palabra  “Juicio”       me  ha  dado  una  especie  de  remordimiento.    

266   267   268   269   270   271   272   273   274   275   276   277   278   279   280   281   282   283   284   285   286   287   288  

13    

 

 

Asesino  primero:  ¿Qué,  tienes  miedo?     Asesino  segundo:  No  de  matarlo  –tenemos  una  orden-­‐,  sino     de  condenarme  por  matarlo.     Asesino  primero:  Creí  que  estabas  decidido.     Asesino  segundo:  Y  lo  estoy,  a  dejarlo  con  vida.     Asesino  primero:  Vuelvo  donde  Ricardo  a  contárselo.     Asesino  segundo:  No,  este  ataque  de  conciencia       no  durará  más  de  lo  que  tarde  en  contar  hasta  veinte.     Asesino  primero:  ¿Y  ahora  como  te  sientes?     Asesino  segundo:  Me  quedan  unas  pocas  partículas  de  conciencia.     Asesino  primero:  Acuérdate  de  la  recompensa.     Asesino  segundo:  ¡Demonios,  va  a  morir!     Asesino  primero:  ¿Y  ahora  donde  está  tu  conciencia?     Asesino  segundo:  Oh,  en  la  bolsa  del  duque  Ricardo   ¿Ponemos  manos  a  la  obra?     Asesino  primero:  Le  doy  en  la  mollera  con  el  puño  de  mi  cuchillo     y  luego  lo  arrojamos  en  el  barril  de  vino.     Asesino  segundo:  Y  lo  hacemos  sopa.     Asesino  primero:  ¡Calla!  Se  está  despertando.     Asesino  segundo:  ¡Dale!     Asesino  primero:         No,  mejor  conversamos.  

289   290   291   292   293   294   295   296   297   298   299   300   301   302   303   304   305   306   307   308   309  

14    

 

 

  Clarence:  ¿Guardia?  Dame  una  copa  de  vino.     Asesino  segundo:  En  seguida  tendrás  vino  suficiente.     Clarence:  ¿Quién  eres?     Asesino  segundo:           Un  hombre,  como  tú.     Clarence:  Pero  no,  como  yo,  de  sangre  real.     Asesino  primero:  Ni  tú,  como  yo,  de  sangre  leal.     Clarence:  Tu  voz  es  de  trueno,  pero  humilde  tu  aspecto.     Tus  ojos  me  amenazan,  ¿por  qué  palideces?     ¿Quién  los  envió?  ¿Para  qué  vienen?     Los  dos:  Para…  para…  para…     Clarence:         ¿Para  asesinarme?     Los  dos:                 Eso  es     Clarence:  Para  decirlo  apenas  tienen  corazón,     no  tendrán  corazón  para  cumplirlo.     ¿En  qué  los  he  ofendido,  amigos  míos?     Asesino  primero:  A  nosotros,  en  nada,  pero  si  al  rey.     Clarence:  Ya  volveré  a  reconciliarme  con  él.     Asesino  segundo:  Nunca,  mi  señor;  prepárate  a  morir.     Clarence:  Si  les  han  pagado  por  matarme,  vuelvan  enseguida     y  busquen  de  mi  parte  a  Ricardo,     que  les  dará  más  recompensa  por  mi  vida     que  Eduardo  por  la  noticia  de  mi  muerte.  

310   311   312   313   314   315   316   317   318   319   320   321   322   323   324   325   326   327   328   329   330   331  

15    

 

 

  Asesino  segundo:  No  te  engañes:  tu  hermano  Ricardo  te  detesta.     Asesino  primero:  Es  él  quien  nos  envía  a  asesinarte.     Clarence:  No  puede  ser,  pues  lloró  ante  mi  desgracia     y  me  tomó  en  sus  brazos,  jurándome  entre  sollozos     que  se  esforzaría  por  liberarme.     Asesino  primero:  Y  eso  hace  al  liberarte  del  mundo  y  sus  cuidados     para  que  accedas  a  los  gozos  del  Cielo.     Clarence:  Tengan  compasión  y  salven  sus  almas.   (al  asesino  segundo)     Amigo  mío,  advierto  un  dejo  de  piedad  en  tu  mirada:     Oh,  si  tus  ojos  no  me  engañan     ponte  de  mi  parte  y  ruega  por  mi;     Un  príncipe  mendigo:  ¿Qué  mendigo  no  lo  compadece?       Asesino  segundo:  ¡Mira  a  tu  espalda,  señor!   (asesino  primero  lo  apuñala,  quien  toma  el  cuerpo  y  lo  mete  dentro  del  barril  de   vino)   Un  acto  sanguinario  y  a  la  desesperada.     ¡Cómo  me  gustaría  lavarme  las  manos,  como  Pilatos!     Asesino  primero:  ¿Qué  es  esto?  ¿En  qué  piensas  que  no  me  ayudas?     ¡Por  el  cielo  que  Ricardo  sabrá  lo  flojo  que  estuviste!     Asesino  segundo:  Ojalá  supiera  que  salvé  a  su  hermano.     Toma  tú  la  paga  y  dile  mis  palabras:     que  me  arrepiento  de  la  muerte  de  su  hermano.   (se  va)     Asesino  primero:  Yo  no:  ándate,  cobarde,  como  lo  que  eres.       (se  va)    

332   333   334   335   336   337   338   339   340   341   342   343   344   345   346   347   348   349   350   351   352   353   354   355   356   357   358  

16    

 

 

ESCENA  IV  (Lady  Ana  y  Ricardo)     Ana:  ¡Pobre  imagen  helada  de  un  hombre,15     desangrados  despojos  de  una  sangre  real,     si  pudiera  invocarte  como  a  un  santo     para  que  escuches  los  lamentos  de  Ana,   esposa  tuya,  asesinado,       muerto  por  la  misma  mano  que  en  tu  carne     dibujó  estas  heridas!     ¡Maldita  sea  la  mano  que  hizo  estos  agujeros!     ¡Maldito  el  corazón  que  tuvo  el  corazón     para  así  hacerlo!     ¡Maldita  sea  la  sangre  que  dejó     que  esta  sangre  corriera!     Le  toque  a  ese  odiado  miserable     una  suerte  más  negra  que  a  las  víboras,  los  sapos,  las  arañas     u  otro  bicho  emponzoñado  que  en  el  polvo  repta.     Si  tiene  descendencia,  que  sea  atroz,  un  aborto     nacido  antes  de  tiempo;  y  que  su  aspecto,     monstruoso  y  aberrante,  horrorice  a  la  madre  que  lo  mire;     que  herede,  por  fin,  su  sino  desdichado.     Si  tiene  una  mujer,  que  cuando  él  muera     sufra  más  dolor  del  que  he  sufrido.          

359   360   361   362   363   364   365   366   367   368   369   370   371   372   373   374   375   376   377   378   379  

(entra  Ricardo)  

380  

  ¡Atrás,  horrible  ministro  del  infierno!     ¡Sucio  demonio,  vete!  Por  amor  a  Dios,  no  nos  molestes.     ¡Oh  Dios,  hacedor  de  esta  sangre,  venga  su  muerte!     ¡Oh  tierra,  que  bebes  esta  sangre,  su  muerte  venga!     Ricardo:  Santa  y  dulce  mujer,  no  me  maldiga.   No  conoce  las  reglas  de  la  caridad     que  devuelven  bien  por  mal,  bendiciones     en  lugar  de  palabras  malditas.         Ana:  Impío,  no  conoces  la  ley  de  Dios  ni  la  del  hombre.    

381   382   383   384   385   386   387   388   389  

                                                                                                                        15

 En  esta  escena  lady  Ana  debiera  estar  con  el  féretro  de  su  difunto  marido;  Eduardo.  

17    

 

 

  Ricardo:  Permite,  divina  perfección  en  forma  de  mujer,     que  explique  las  supuestas  maldades  cometidas.     Ana:  Permíteme,  siniestra  infección  en  forma  de  hombre,     que  acuse  a  tu  maldito  ser     de  los  probados  crímenes  cumplidos.     Ricardo:  Mujer  bella,    concédeme  un  instante  para  disculparme.       Ana:  Hombre  vil,  la  única  excusa  sería  colgarte     con  tus  propias  manos.     Ricardo:  ¿Y  si  no  lo  hubiera  matado?     Ana:           Pues,  entonces  no  estaría  muerto,     pero  muerto  está  y  por  tu  mano,     súbdito  del  diablo.     Ricardo:  No  maté  a  tu  marido.     Ana:         Pues  entonces  está  vivo.     Ricardo:  No,  muerto  está.     Ana:  ¿Acaso  no  mataste  tú  a  este  hombre?     Ricardo:  Se  lo  concedo,  sí.     Ana:  ¡Me  lo  concedes,  puercoespín!     ¡Que  Dios  entonces  me  conceda  tu  condena     por  esta  acción  perversa!     Tú  fuiste  la  causa  y  el  maldito  ejecutor.     Ricardo:  Su  belleza  fue  la  causa  de  este  efecto:     su  belleza,  que  en  sueños  me  incitaba     a  darle  muerte  al  mundo  entero  

390   391   392   393   394   395   396   397   398   399   400   401   402   403   404   405   406   407   408   409   410   411   412   413  

18    

 

 

  con  tal  de  pasar  una  hora  en  sus  brazos.     Ana:  Si  te  creyera,  homicida,  estas  uñas     arrancarían  la  belleza  de  mis  mejillas.     Ricardo:  Mis  ojos  no  podrían  soportar  semejante  atentado;     no  injurie,  su  hermosura  en  mi  presencia:     como  el  mundo  se  ilumina  con  el  sol,     su  belleza  mi  vida  ilumina,  es  mi  día.     Ana:  Que  la  negra  noche  oculte  tu  día  y  la  muerte  tu  vida.     Ricardo:  No  diga  blasfemias  contra  usted,  criatura  bella,     es  la  vida  y  el  día  para  mí.     Ana:  ¡Ojalá  lo  fuera  para  vengarme  en  ti!     Ricardo:  Es  un  gesto  contrario  a  la  naturaleza     vengarse  en  quien  la  ama.     Ana:  Es  un  gesto  justo  y  razonable     vengarse  en  quien  mató  al  propio  marido.     Ricardo:  Quien  la  privó,  señora,  de  un  esposo     lo  hizo  para  darle  uno  mejor.     Ana:  Mejor  hombre  que  él  no  hay  en  la  tierra.     Ricardo:  Vive  quien  la  ama  mejor  que  su  esposo.     Ana:  Su  nombre.     Ricardo:         Ricardo.  

414   415   416   417   418   419   420   421   422   423   424   425   426   427   428   429   430   431   432   433   434  

(Ana  lo  escupe)  

435  

     

436   437  

¿Por  qué  así  me  ofende?  

19    

 

 

Ana:  ¡Ojalá  fuera  veneno  para  ti!     Ricardo:  Nunca  salió  veneno  de  un  sitio  tan  dulce.     Ana:  Nunca  cayó  veneno  en  sapo  más  inmundo.     ¡Fuera  de  mi  vista!  Me  contagias  los  ojos.     Ricardo:  Sus  ojos  han  sacado  de  los  míos  lágrimas  saladas,     causando  su  vergüenza  con  mil  gotas  pueriles.     Estos  ojos  que  nunca  derramaron  lágrimas  de  piedad,     lo  que  pudo  su  belleza,  cegándolos  de  llanto.   (ella  lo  mira  con  desprecio)     No  enseñe  el  desprecio  a  sus  labios,     que  fueron  hechos  para  besar,  señora,     no  para  el  desdén.     Si  su  vengativo  corazón  no  puede  perdonar,     tome    (le  entrega  un  cuchillo,  arrodillándose  y  desnudándose  el  pecho)             de  rodillas  le  suplico  la  muerte.   (ella  se  dispone  a  herirlo)     No,  no  se  detenga,  yo  maté  al  rey  Enrique…     pero  fue  su  belleza  la  que  me  provocó.     Vamos,  acabe  ya:  yo  apuñalé  este  Eduardo…     Pero  fue  su  rostro  celestial  mi  guía.   (ella  deja  caer  el  cuchillo)     Tome  el  cuchillo  una  vez  más,  o  tómeme  a  mí.     Ana:  De  pie,  simulador;  aunque  tu  muerte  ansío   (él  se  pone  de  pie)     no  he  de  ser  tu  verdugo.     Ricardo:  Pídame  entonces  que  me  mate  y  lo  haré.     Ana:  Ya  lo  he  hecho.     Ricardo:         Pero  enfurecida.    

438   439   440   441   442   443   444   445   446   447   448   449   450   451   452   453   454   455   456   457   458   459   460   461   462   463   464   465   466  

20    

 

 

Ana:  Envaina  tu  cuchillo.     Ricardo:  Dígame  que  hemos  hecho  las  paces.     Ana:  Eso  lo  sabrás  más  adelante.     Ricardo:  Pero  ¿puedo  vivir  con  esperanza?     Ana:  Los  humanos  viven  de  esperanza.     Ricardo:  Le  ruego  que  acepte  este  anillo.     Ana:  Aceptar  no  es  conceder.     Ricardo:  Mire  cómo  mi  anillo  envuelve  su  dedo:     ¡Si  así  su  pecho  rodeara  mi  pobre  corazón!;     Úselos  a  los  dos,  que  ambos  son  suyos.     Ana:  De  todo  corazón,  y  mucho  me  alegra     verte  a  tal  punto  arrepentido.  

467   468   469   470   471   472   473   474   475   476   477   478  

(Ana  comienza  a  irse)  

479  

  Ricardo:  Despídase  de  mí.     Ana:           Tanto  no  mereces,     pero  dado  que  me  enseñas  a  adularte  

480   481   482  

(lo  besa)  

483  

imagínate  que  ya  me  he  despedido.  

484  

(Ana  sale)    

485  

Ricardo:  ¿Alguna  vez  se  ha  cortejado  de  esta  forma  a  una  mujer?     ¿Alguna  vez  se  ha  conquistado  de  esta  forma  a  una  mujer?   Será  mía,  mas  no  la  conservaré  por  mucho  tiempo.   ¿Qué  es  esto?,  yo  que  maté  a  su  marido  y  a  su  suegro,   ¡conquistarla  cuando  su  corazón  me  detestaba,   con  maldiciones  en  la  boca,  lágrimas  en  los  ojos,  

486   487   488   489   490   491  

21    

 

 

en  presencia  del  sangriento  testigo  de  su  odio,   con  Dios,  su  conciencia  y  mil  barreras  contra  mí…!   Yo,  sin  amigos  que  apoyaran  mis  intentos   salvo  el  propio  demonio  y  mi  rostro  embustero…   Y  sin  embargo  la  gané:  ¡el  mundo  entero  contra  nada!   ¡Ja,  ja!   Tendré  que  invertir  en  un  espejo   y  contratar  a  una  docena  de  sastres   para  estudiar  las  modas  que  más  me  favorezcan.   ¡Brilla,  claro  sol,  hasta  que  compre  un  espejo   y  pueda  mirar  mi  sombra  cuando  camino!  

492   493   494   495   496   497   498   499   500   501   502  

                                                  22    

 

 

    ACTO  II     ESCENA  I  (Rey  Eduardo,  Hastings,  Rivers,  Isabel,  Buckingham,  Stanley,  Ricardo  y   lady  Ana)   503   504   505   506   507   508   509   510  

                       

511   512   513   514   515   516   517   518   519   520   521   522  

                           

Rey  Eduardo:16  Pues  bien:  he  tenido  un  buen  día  de  trabajo:     Pares,  que  se  mantenga  la  unión  de  esta  alianza.     Rivers  y  Hastings,17  dense  la  mano,     no  oculten  su  odio:  júrense  amor.   Hastings:  La  suerte  me  sonría  por  jurar  amor  perfecto.   Rivers:  Y  a  mí,  pues  amo  a  Hastings  de  corazón.   Rey  Eduardo:  Señora,  de  la  reconciliación  no  estás  exenta,     ni  tu,  Buckingham.  Esposa  mía:  demuéstrale  cariño     a  Hastings  y  permite  que  bese  tu  mano.   Isabel:  Aquí  está:  nunca  recordaré  nuestro  antiguo  rencor.   Rey  Eduardo:  Ahora,  Buckingham,  sella  esta  alianza     con  un  abrazo    al  hermano  de  mi  esposa.   Buckingham:  Si  Buckingham  alguna  vez  dirige  su  odio     hacia  Su  Excelencia,  en  lugar  de  demostrarle     a  usted  y  a  los  suyos  el  debido  cariño,     que  Dios  me  castigue  con  el  odio  de  aquellos     en  cuyo  amor  confió.     Cuando  más  necesidad  tenga  de  un  amigo     y  más  seguro  me  sienta  de  que  mi  amigo  es,     éste  se  muestre  pérfido,  falso  y  traicionero,  

                                                                                                                        16

 Está  muy  enfermo.    Rivers  y  todos  los  parientes  de  la  reina  -­‐que  para  efecto  de  esta  versión  no  están  (Grey,  Dorset  y   Vaughan)-­‐  son  los  enemigos  de  Hastings  y  desde  luego  de  Ricardo.  En  esta  escena  el  rey  pide  que  hagan  las   paces  los  que  mantienen  diferencias.  La  enemistad  de  Hastings  hacia  Rivers  se  recalca  en  la  Escena  II  del   Acto  III.  

17

23    

 

  523   524  

   

   

lleno  de  reservas  hacia  mí:  Esto  ruego  a  Dios   si  mi  amor  por  usted  y  los  suyos  se  enfrían.18     (la  abraza)    

525   526   527   528   529  

       

Rey  Eduardo:  Querido  Buckingham,  tu  juramento  es  un  bálsamo     agradable  para  mi  enfermo  corazón.     Sólo  falta  aquí  mi  hermano  Ricardo     para  coronar  con  bendiciones  esta  paz.     (entra  Ricardo  y  lady  Ana)  

530   531   532   533   534   535   536   537   538   539   540   541   542   543   544   545   546   547   548   549   550   551  

                                                   

Buckingham:  En  buena  hora,  aquí  viene  Ricardo.   Ricardo:  Mis  más  sinceros  deseos  a  mi  rey  y  a  mi  reina     tengan  ustedes  un  día  feliz.   Rey  Eduardo:  Por  cierto,  con  felicidad  pasamos  el  día;     Ricardo,  con  caridad  hemos  actuado     convirtiendo  en  paz  la  enemistad.   Ricardo:  Una  tarea  sin  duda  bendita,  hermano.     Si  alguno  en  esta  noble  asamblea,     por  informes  errados  o  sospechas  injustas,     ha  llegado  a  considerarme  su  enemigo,     si  involuntariamente  o  presa  de  la  ira     he  cometido  alguna  acción  que  ofendiera     a  los  aquí  presentes,     quisiera  reconciliarme  en  paz:     Primero,  señora,  le  ruego  que  firmemos  la  paz  entre  nosotros;     también  a  ti,  mi  querido  primo  Buckingham,     si  alguna  vez  nos  tuvimos  rencor;     lo  mismo  a  ti,  Rivers  que  sin  motivo  me  has  mirado  mal.   Isabel:  De  hoy  en  adelante,  este  día  será  fiesta:     quiera  Dios  que  todas  las  disputas  se  resuelvan.       Querido  y  amado  Eduardo,  te  ruego  que    

                                                                                                                        18

 Aquí,  claramente,  Buckingham  está  aludiendo  a  su  destino  que  desconoce.  

24    

 

  552   553   554   555  

         

 

compartas  este  momento  con  tu  hermano  Clarence.19  

Ricardo:  ¡Cómo,  señora!  ¿Le  he  dado  mi  amor  para  esto,     para  ser  ofendido  en  presencia  del  rey?       ¿Quien  no  sabe  que  mi  noble  hermano  ha  muerto?   (todos  se  sobresaltan)  

556   557   558   559   560   561   562   563   564   565   566   567   568   569   570   571   572   573   574   575  

                                                 

Rivers:  ¿Quién  no  sabe  que  ha  muerto?  ¿Quién  lo  sabe?   Isabel:  ¡Oh  Cielo  que  todo  lo  ves!  ¿Qué  mundo  es  este?   Buckingham:  ¿Estoy  tan  pálido,  Hastings,  como  los  demás?20   Rey  Eduardo:  ¿Clarence  está  muerto?  Si  una  contra  orden  se  envió.   Ricardo:  Pero  el  infeliz  murió  por  la  primera  sentencia,     que  llevó  un  mensajero  ágil  como  Mercurio,     mientras  que  algún  tullido  llevó  la  contraorden,     tan  lenta  en  llegar  que  lo  alcanzó  enterrado.21   Rey  Eduardo:  Mi  hermano  no  mató  a  nadie:  su  crimen  fue  pensar     y  sin  embargo  su  feroz  castigo  fue  la  muerte.     ¿Quién  pidió  por  su  vida?  ¿Quién,  ante  mi  furia,     se  arrodilló  a  mis  pies  y  me  pidió  que  reflexionara?     ¿Quién  habló  de  fraternidad?  ¿Quién  de  amor?     ¿Quién  me  hizo  recordar  que  el  pobre  luchó  por  mí?     ¿Quién  me  hizo  recordar  que  me  salvó     y  me  dijo:  “Amado  hermano,  vive  y  sé  rey”?     ¡Oh,  Dios,  temo  que  tu  Justicia  caiga  sobre  mí     y  sobre  ustedes,  sobre  los  míos  y  los  de  ustedes  por  esta  acción!     Ven,  Hastings,  llévame  a  mi  habitación.22  

                                                                                                                        19

 Isabel,  solicita  la  liberación  de  Clarence.      Hastings  aprueba.   21  Tras  la  profecía  –impulsada  por  Ricardo-­‐    de  que  “C”  sería  quien  destruiría  el  trono  del  rey  Eduardo,  éste   luego  de  encerrarlo  envía  una  orden  de  muerte.  Sin  embargo,  rápidamente  se  arrepiente  y  envía  una   contraorden  para  deponer  su  muerte.  Probablemente  Ricardo  intercede  en  la  entrega  de  estas  dos  órdenes   haciendo  valer  la  primera  que  es  la  que  le  pasa  a  los  dos  asesinos.   20

25    

 

  576  

 

577   578   579  

   

580   581   582   583   584  

   

 

¡Oh,  pobre  Clarence!23  

(salen  Hastings,  el  rey,  y  detrás  la  reina  y  Rivers)     Ricardo:  Estos  son  los  frutos  de  la  precipitación.     ¿No  viste  qué  pálida  se  puso  la  culpable  parentela   de  la  muerte  de  mi  hermano  Clarence?24   ¡Ah,  cuanto  se  la  pidieron  al  rey!   Dios  la  vengará.  ¿Vamos,  señores,   a  consolar  a  Eduardo  con  nuestra  compañía?   Buckingham:  A  ti  Ricardo  te  acompañamos.25   (salen)  

585  

    586   587   588   589   590   591   592   593   594   595   596   597  

                         

      ESCENA  II  (Duquesa,  reina  Isabel,  Rivers,  Ricardo,  Buckingham  y  Stanley)     (la  Duquesa  está  en  escena,  entra  la  reina  Isabel,  con  el  cabello  en  desorden,    Rivers   la  sigue)   Isabel:  ¡Ah!  ¿Quién  podría  impedirme  que  gima  y  llore,     que  deplore  mi  suerte  y  me  atormente?     Voy  a  aliarme  a  la  negra  desesperación  contra  mi  alma     y  en  mi  propia  enemiga  me  he  convertido.   Duquesa:  ¿Qué  significa  esta  escena  aireada  e  intemperante?   Isabel:  Es  la  señal  de  un  acto  de  tragedia  violenta.     Ha  muerto  mi  señor  Eduardo,  tu  hijo  y  el  rey.   Duquesa:  ¡Ah,  tengo  tanta  parte  en  tu  tristeza     como  derechos  tenía  sobre  tu  noble  esposo!     Eres  viuda,  pero  también  eres  madre  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          22

 Seguramente  le  pide  ayuda  a  Hastings  por  ser  este  el  único  que  se  exime  de  toda  culpa,  porque  estaba   preso  mientras  sucedió  toda  la  injuria  sobre  Clarence.     23  Este  texto  da  cuenta  de  la  manipulación  que  ejerce  Ricardo.  En  esta  escena  donde  el  rey  solicita  la  paz   paradójicamente  termina  despotricando  de  todos  por  la  muerte  de  su  hermano.  Desde  luego  que  hay   sentimiento  de  culpabilidad  lo  que  hace  acentuar  su  pronta  muerte.     24  Se  refiere  a  la  reina  Isabel  y  a  su  hermano  Rivers.   25  En  este  final  quedan  Ricardo,  lady  Ana,  Buckingham  y  Stanley.  Quienes  escuchan  a  Ricardo  con  cierta   credibilidad  a  sus  palabras.    

26    

 

  598   599   600  

     

     

601   602   603   604   605   606   607   608   609   610   611   612   613   614  

                               

615   616   617   618   619   620   621  

           

622   623   624   625  

         

Isabel:  ¿Hubo  viuda  alguna  vez     que  tan  querida  pérdida  sufriera?   Duquesa:  ¿Hubo  madre  alguna  vez     que  tan  querida  pérdida  sufriera?     Ay,  la  madre  soy  de  estos  dolores:     tus  penas  son  parciales,  la  mía  general.     Ella  llora  un  Eduardo  y  yo  también,     yo  lloro  por  un  Clarence  y  ella  no.   Rivers:  Hermana,  recuerda  como  madre  solícita  que  eres     a  tu  hijo,  el  joven  Príncipe,  y  mándalo  a  llamar.     Que  sea  coronado,  pues  en  él  reside  tu  consuelo.     Entierra  tu  dolor  en  la  tumba  de  Eduardo  muerto     y  planta  tu  alegría  en  el  trono  del  pequeño  Eduardo  vivo.   (entra  Ricardo,  Buckingham  y  Stanley)     Ricardo:  Señora:  todos  tenemos  motivos     para  llorar  el  eclipse  de  nuestra  clara  estrella,     mas  nadie  puede  curar  sus  daños  a  fuerza  de  llorarlos.     Madre;  te  ruego  que  me  perdones,     no  había  reparado  en  tu  presencia.  De  rodillas,     humildemente,  te  pido  tu  bendición.         (se  arrodilla)   Duquesa:  Dios  te  bendiga  e  infunda  en  tu  pecho  mansedumbre,     caridad,  obediencia,  amor  y  genuina  fidelidad.   Ricardo:  Amén.  

626   627   628  

   

y  tienes  el  consuelo  de  los  hijos  que  te  quedan,   pero  a  mí  la  muerte  me  arrebató  un  esposo  de  los  brazos   y  se  llevó  de  mis  débiles  manos     los  dos  apoyos  que  me  sostenían:  Clarence  y  Eduardo.  

   

(se  pone  de  pie,  aparte)       Y  me    conceda  una  buena  muerte  en  la  vejez:   ése  es  el  final  de  toda  bendición  materna:   27  

 

 

  629   630   631   632   633   634   635   636   637   638   639   640   641   642   643   644   645  

                                               

646   647   648   649   650   651   652   653  

               

 

me  extraña  que  no  lo  recordara.26  

Buckingham:  Me  parece  oportuno,  que  con  un  séquito  pequeño,     el  joven  Príncipe  sea  traído  hasta  aquí     para  que  se  lo  corone  como  nuestro  rey.27   Rivers:  ¿Por  qué  un  sequito  pequeño,  Buckingham?   Buckingham:  ¡Bah!  Para  que  la  herida  de  la  malicia,     recién  curada,  no  se  vuelva  a  abrir  con  una  multitud,     lo  cual  sería  muy  peligroso  ahora     que  el  reino  está  verde  y  aun  sin  gobernar.   Ricardo:  Espero  que  el  rey  haya  impuesto  la  paz  en  todos,     y  el  pacto,  en  lo  que  a  mí  respecta,  es  firme  y  leal.28   Rivers:  Conforme,  me  parece  oportuno  que  sea     una  escolta  pequeña  quien  traiga  al  Príncipe.   Rivers:  Iré  yo  junto  a  dos  soldados,     si  mi  hermana  no  se  opone.   Ricardo:  Sea  así  entonces.  Stanley,  te  ruego  preparar     una  guardia  para  Rivers.     (salen  todos  menos  Buckingham  y  Ricardo)       Buckingham:  Primo,  al  margen  de  quien  vaya  a  buscar  al  Príncipe,     por  amor  a  Dios,  ni  uno  ni  otro  nos  quedemos  aquí:     pues  por  el  camino  buscaré  la  ocasión,     como  prólogo  al  proyecto  del  que  ya  hemos  hablado,     de  separar  al  Príncipe  del  altivo  pariente  de  la  reina.   Ricardo:  Mi  otro  yo,  consistorio  de  mis  asesores,     mi  amado  primo,  mi  oráculo,  mi  profeta:  

                                                                                                                        26

 La  duquesa,  que  conocía  como  madre  la  perfidia  y  la  maldad  de  su  hijo,  suprime  este  final  de  su  bendición.    Este  texto  da  un  primer  indicio  de  que  Buckingham  y  Ricardo  hablaron  en  complicidad.   28  Se  refiere  a  ser  el  protector  de  su  hijo  Eduardo.   27

28    

 

  654  

 

 

como  un  niño  por  ti  me  dejaré  guiar.   (salen)  

655  

 

  ESCENA  III  (Ciudadanos)  

  Ciudadanos:29  Buenos  días  ciudadanos;       las  noticias  corren  y  nosotros  informamos:       el  mundo  anda  a  los  tumbos,       y  cada  vez  está  más  en  apuro.       El  rey  Eduardo  ha  muerto  y,       Por  la  gracia  de  Dios  su  hijo  reinará.       El  país  será  gobernado  por  un  niño,       en  él  hay  esperanza  de  gobierno,       pues  mientras  sea  menor  de  edad,       un  consejo  en  su  nombre,       y  luego  él  mismo,  cuando  madure,       de  buen  gobierno  serán  garantía.       Por  lo  pronto,  una  escolta  traerá       al  joven  Príncipe  y  futuro  rey.       Se  avecinan  tiempos  de  cambios.     ESCENA  IV  (Duquesa,  York,  Isabel  y  Mensajero30)  

656   657   658   659   660   661   662   663   664   665   666   667   668   669   670  

671   672   673   674   675   676   677   678   679   680  

                           

Duquesa:  ¿Por  qué  nieto  querido?  Es  bueno  crecer.   York:  Abuela,  una  noche  cuando  estábamos  cenando     tío  Rivers  señaló  que  yo  había  crecido     más  que  mi  hermano.  “Sí”,  dijo  tío  Ricardo,     “las  hierbas  pequeñas  tienen  gracia;     las  malas  hierbas  crecen  con  rapidez”.     Desde  entonces,  me  parece  que  mucho  no  quiero  crecer,     porque  las  flores  bellas  crecen  con  lentitud     y  la  mala  hierba,  en  cambio,  se  apresura.   Duquesa:  ¡A  fe  mía,  ese  proverbio  no  se  aplica  

                                                                                                                        29

 Texto  dicho  por  perifoneo.    Este  Mensajero  podría  ser  Stanley  dependiendo  del  enfoque  que  se  le  dé  a  este  personaje.  

30

29    

 

  681   682   683   684   685  

         

         

a  quien  te  lo  endilgó!   Era  una  cosita  lamentable  de  pequeño,   tan  lento  y  tardo  para  crecer,   que  si  el  proverbio  fuera  cierto,   lleno  de  virtudes  estaría.   (entra  un  mensajero)    

686   687   688   689   690   691   692   693   694   695   696   697   698   699   700   701   702   703   704   705  

                                                           

Isabel:  Ha  llegado  un  mensajero  ¿Qué  noticias  traes?   Mensajero:  Tan  malas,  señora,  que  me  apena  repetirlas.   Isabel:  ¿Cómo  está  el  príncipe?   Mensajero:      

 

 

Bien,  señora,  y  con  salud.  

Duquesa:  ¿Qué  noticias  traes?   Mensajero:         El  señor  Rivers     ha  sido  conducido  prisionero.   Duquesa:  ¿Quién  lo  ordenó?   Mensajero:  Los  poderosos  señores  Ricardo  y  Buckingham.   Isabel:  ¿Por  qué  delito?   Mensajero:      

 

 

Les  he  revelado  todo  lo  que  sé.  

Isabel:  ¡Ay  de  mí!  Ya  veo  la  ruina  de  mi  casa:     ¡Bienvenidas  destrucción,  sangre  y  masacre:     veo  el  fin  de  todo,  como  en  un  mapa!   Duquesa:  ¡Malditos  días  de  inquietud  y  discordia!     ¡Cuantos  he  visto  pasar  ante  mis  ojos!     Mi  esposo  perdió  la  vida  por  ganar  la  corona,     y  mis  hijos  subieron  y  bajaron  al  ritmo  de  su  suerte,     dándome  alegrías  o  dolor,  según  perdieran  o  ganaran,   30  

 

 

  706   707   708   709   710   711  

           

           

y  una  vez  en  el  trono,  las  querellas  internas   superadas,  ellos  mismos,  los  vencedores,   se  declaran  la  guerra  entre  sí:  sangre  contra  sangre,   hermano  contra  hermano,  el  uno  contra  el  otro.   ¡Oh  frenético  e  indigno  ultraje,  cesa  en  tu  furor,   O  déjame  morir  para  no  ver  más  muerte!   (salen)  

712  

                                                            31    

 

 

    ACTO  III     ESCENA  I  (Buckingham,  Príncipe,  Ricardo,  Catesby,  Hastings,  York  y  otros)  

   

(entran  a  escena  Ricardo,  Príncipe,  Buckingham,  Catesby  y  otros)   Buckingham:  Amable  Príncipe,  bienvenido  a  tu  residencia.     Ricardo:  Bienvenido  amado  sobrino,  soberano  de  mis  pensamientos.     ¿Te  ha  puesto  melancólico  la  fatiga  del  viaje?  

713   714   715   716   717   718   719   720   721   722   723   724   725  

                                 

Príncipe:  No,  tío,  pero  las  contrariedades  del  camino     lo  volvieron  tedioso,  cansador  y  pesado;     muy  pocos  tíos  han  venido  a  darme  la  bienvenida.31   Ricardo:  El  tío  que  echas  de  menos  era  peligroso,     Su  Excelencia32  escuchaba  sus  palabras  de  miel     pero  no  veía  el  veneno  de  su  corazón.     ¡Dios  te  libre  de  él  y  de  amigos  tan  falsos!   Príncipe:  Dios  me  libre  de  los  falsos  amigos,  mas  él  no  lo  era.       Ricardo:     (aparte)  

726   727   728  

     

 

Príncipe:  ¿Qué  dices  tío?   (entra  York  junto  a  Hastings)     Buckingham:  En  buena  hora  ha  llegado  el  pequeño  York.  

729   730   731   732  

Dicen  que  los  jóvenes  tan  sabios  no  viven  demasiado.  

         

Príncipe:  ¡Ricardo  de  York!  ¿Cómo  estás  querido  hermano?   York:  Bien,  mi  temido  señor…  así  debo  llamarte  ahora.  

                                                                                                                        31

 Se  refiere  a  la  ausencia  de  Rivers.      Se  refiere  a  su  hermano  Eduardo.  

32

32    

 

  733   734   735   736   737   738   739   740   741   742   743   744   745   746   747   748   749   750  

                                                                   

Príncipe:  Sí,  hermano,  cosa  que  ambos  lamentamos.   Ricardo:  ¿Cómo  estás  sobrino,  el  noble  Ricardo  de  York?   York:  Bien,  tío.  Oh,  dijiste  que  las  malas  yerbas  crecen  deprisa:     ¡Mi  hermano  el  príncipe  me  ha  superado  en  talla!33   Ricardo:  Así  es.     York:        

 

¿Entonces  él  es  el  malo?  

Ricardo:  ¡Oh  mi  lindo  sobrino!  ¡No  quise  decir  eso!   York:  Entonces  le  tienes  más  consideración  que  a  mí.   Ricardo:  Él  ahora  puede  mandarme  como  soberano     pero  tú,  como  pariente,  sobre  mí  tienes  poder.   York:  Tío,  te  ruego  que  me  des  ese  cuchillo.34   Ricardo:  ¿Mi  cuchillo,  sobrinito?  De  todo  corazón.   Príncipe:  ¿Pides  limosna,  hermano?   York:  A  mi  buen  tío,  pues  se  que  es  generoso     y  como  el  cuchillo  es  una  bagatela,  me  la  dará.   Ricardo:  Un  regalo  mejor  le  daría  a  mi  sobrino.   York:  ¿Un  regalo?  Entonces  dame  tu  pistola.35   Ricardo:  Es  demasiado  pesada  para  que  la  lleves.  

                                                                                                                        33

 El  príncipe  es  más  alto  que  York.    En  la  traducción  original  es  daga  en  vez  de  cuchillo.   35  En  el  original  en  vez  de  pistola  es  una  espada.   34

33    

 

  751   752   753   754   755   756  

                       

757   758   759   760   761   762   763   764   765   766   767   768   769   770   771   772  

         

York:  Ligera  sería  para  mí  aunque  fuera  más  pesada.   Ricardo:  ¿Para  qué  quieres  mi  pistola,  mi  pequeño  sobrino?   York:  Para  agradecerte  por  la  forma  en  que  me  llamas.   Ricardo:  ¿Cómo?   York:    

 

 

pequeño.  

Príncipe:  Cómo  siempre  mi  hermano  juega  con  las  palabras.     Ricardo:  Sobrino,  ¿estás  dispuesto  a  venir  con  nosotros?     Iré  con  mi  primo  Buckingham  a  ver  a  tu  madre     para  rogarle  que  te  reciba  en  la  Torre     York:  ¿Qué,  vas  a  ir  a  la  Torre,  hermano?     Príncipe:  Mi  tío  protector  lo  cree  necesario.     York:  Yo  no  dormiría  tranquilo  en  la  Torre.     Ricardo:  ¿Por  qué?  ¿De  qué  tendrías  miedo?     York:  ¡Caramba!  ¡Del  espectro  iracundo  del  tío  Clarence!     Príncipe:  No  me  dan  miedo  los  tíos  muertos.     Ricardo:         Ni  los  vivos  espero.     Príncipe:  Si  están  vivos,  espero  no  verme  obligado  a  temerles.     Pero  vamos,  vayamos  a  la  Torre.   (se  van  el  Príncipe,  York,  Hastings  y  otros)     Buckingham:           Ven  aquí,  Catesby:     Te  has  comprometido  con  tanta  seriedad  a  cumplir     lo  que  conspiramos,  como  a  guardar  en  secreto  nuestros  planes.   34  

 

 

  773   774   775   776   777   778   779   780   781   782   783   784  

                           

     

Sabes  nuestras  razones  ¿Qué  opinas?  ¿Será  fácil   convencer  al  ministro  Hastings  de  nuestro  proyecto   para  que  Ricardo  sea  instalado  en  el  trono?  

Catesby:  Por  lealtad  a  su  padre,  el  Príncipe  le  es  muy  querido:     no  creo  que  intente  nada  contra  él.   Buckingham:  Bueno,  entonces  veamos  qué  pasa:  anda  Catesby,     y  sin  darle  mayor  importancia  sondea  a  Hastings     para  ver  qué  opina  de  nuestro  proyecto.     Si  lo  encuentras  dispuesto  a  tratar  con  nosotros     anímale  y  cuéntale  nuestras  razones;     si  se  muestra  frío,  de  plomo,  helado  y  mal  dispuesto,     adopta  la  misma  actitud  y  corta  la  conversación.   (se  va  Catesby)    

785   786   787   788   789   790   791   792   793   794  

                       

Buckingham:  Bueno,  primo,  ¿Qué  haremos  si  advertimos     que  Hastings  no  se  adhiere  a  nuestro  complot?   Ricardo:  Hombre,  cortarle  la  cabeza:  algo  hay  que  hacer.36     Y,  mira,  cuando  sea  rey,  reclámame  un  ministerio,     junto  a  algunas  tierras  del  sur.37     Buckingham:  Reclamaré  esa  promesa  de  mano  de  Su  Excelencia.   Ricardo:  Y  verás  que  te  la  concedo  con  satisfacción.     Vamos,  cenemos  temprano  para  después     poder  digerir  de  alguna  forma  nuestra  conspiración.   (se  van)  

795  

 

796  

   

    ESCENA  II  (Mensajero,  Hastings  y  Catesby)     Mensajero:  ¡Señor,  Ministro!   (llama  a  la  puerta)  

797                                                                                                                           36

 El  corte  de  cabeza  era  fundamental  en  el  caso  de  traición  porque  así  podía  ser  exhibido  quien  había   cometido  alguna  traición.   37  En  el  original  le  ofrece  el  condado  de  Hereford  junto  a  los  bienes  y  muebles  del  rey  Eduardo  IV.  

35    

 

 

  798  

 

Hastings:    

799   800   801  

       

¿Quién  llama?  

Mensajero:    

 

 

Alguien  de  parte  del  señor  Stanley.  

Hastings:  ¿Qué  hora  es?  

802   803  

 

   

Mensajero:  Van  a  dar  las  cuatro.   (entra  Hastings)    

804   805   806   807   808   809   810   811  

                 

812   813   814   815   816   817   818   819   820   821   822  

 

Hastings:  ¿No  puede  dormir  Stanley  en  medio  de  la  noche?   Mensajero:  Informa  a  usted  que  esta  noche     soñó  que  el  jabalí  destrozaba  su  cama;     Por  eso  me  manda  a  preguntarle  qué  opina:     si  de  inmediato  quiere  partir    con  él  hacia  el  Norte     para  eludir  el  peligro  que  su  alma  presiente.   Hastings:  Vete  muchacho,  vete:  vuélvete  con  tu  señor   Dile  que  sus  temores  son  vanos  e  infundados   y  que  en  cuanto  a  sus  sueños,  me  sorprende   que  sea  tan  simple  como  para  hacer  caso   a  las  quimeras  de  un  sueño  agitado.   Huir  del  jabalí  antes  de  que  éste  ataque   sería  instar  al  jabalí  a  que  nos  persiga   y  caiga  sobre  una  presa  que  cazar  no  pensaba.   Ve,  dile  que  se  levante  y  venga  a  verme   para  que  juntos  vayamos  a  la  Torre,   donde  verá  que  el  jabalí  nos  trata  bien.     Mensajero:  Voy  señor,  sus  palabras  trasmitiré.   (se  va  y  entra  Catesby)    

823   824  

(dentro)  

   

Catesby:  Muy  buenos  días  ministro.  

36    

 

  825   826   827   828   829   830   831   832   833   834   835   836   837   838   839   840   841   842   843   844   845   846   847   848   849   850   851  

                                                                     

Hastings:  Buenos  días,  Catesby,  temprano  te  levantaste.     ¿Qué  noticias  traes  de  nuestro  reino  vacilante?   Catesby:  Sin  duda  es  un  mundo  inestable,  mi  señor,     Y  creo  que  no  recobrará  su  equilibro     hasta  que  Ricardo  ciña  la  guirnalda  real.   Hastings:  ¿Cómo?  ¿Ceñir  la  guirnalda?  ¿Te  refieres  a  la  corona?   Catesby:  Sí,  mi  buen  señor   Hastings:  Dejaré  que  esta  corona  me  corten  de  los  hombros     antes  que  ver  la  corona  tan  mal  situada.     Pero  ¿supones  que  aspira  a  ella?   Catesby:  Sí,  por  mi  vida,  y  espera  que  esté  al  frente     de  su  partido  para  poder  ganarla.     Con  ese  fin  le  envía  las  buenas  noticias     de  que  hoy  mismo  su  enemigo,     el  pariente  de  la  reina,  morirá.   Hastings:  Si  te  refieres  a  Rivers,  por  cierto,  no  lamento  esa  noticia.     En  cuanto  a  dar  mí  voto  a  Ricardo     en  perjuicio  de  los  herederos  legales  de  mi  señor,     Dios  sabe  que  ni  muerto  lo  haría.     Pero  durante  doce  meses  enteros  me  reiré     por  haber  vivido  lo  suficiente  para  ver  la  tragedia     de  quienes  me  acarrearon  el  odio  de  mi  rey.38     Sabes,  Catesby,  despacharé  a  algunos  que  ni  se  lo  imaginan.   Catesby:  Mala  cosa  morir,  mi  estimado  señor,     cuando  el  hombre  no  está  preparado  ni  lo  espera.   Hastings:  ¡Oh,  monstruoso,  monstruoso!  Y  así  le  ocurre     a  Rivers,  y  también  le  pasará  a  otros  

                                                                                                                        38

 Se  refiere  a  la  reina  y  todos  sus  parientes  que  en  esta  versión  vendría  a  ser  sólo  Rivers.  

37    

 

  852   853   854   855  

           

     

que  se  creen  tan  seguros  como  tú  y  yo,   que,  como  bien  lo  sabes,  contamos  con  el  afecto   del  ilustre  Ricardo,  y  el  de  Buckingham  también.      

Catesby:  Ambos  lo  tienen  en  alta  estima.   (aparte)  

856   857   858   859   860  

               

 

pues  ven  su  cabeza  bien  separada  de  sus  hombros.  

Hastings:  Se  que  así  es,  y  bien  lo  he  merecido.   Catesby:  Adiós  ministro.     Hastings:  

 

 

 

Adiós  Catesby.   (se  va)    

861  

    862   863   864   865   866  

         

867  

    868   869   870  

 

871   872   873   874  

       

ESCENA  III  (Rivers  y  Tyrell)   (entra  Tyrell,  llevando  a  ejecutar  a  Rivers)   Rivers:  Tyrell,  hoy  verás  cómo  muere  un  súbdito     por  veraz,  por  leal  y  por  cumplir  con  su  deber.     Vivirás  para  maldecir  lo  que  has  hecho.   Tyrell:  Ha  llegado  el  término  de  tu  vida.   (le  dispara,  Rivers  muere)     ESCENA  IV  (Buckingham,  Stanley,  Hastings,  Catesby,  Tyrell  y  Ricardo)   (entran  Buckingham,  Stanley,  Hastings,  Catesby  y  Tyrell,  y  se  sientan  alrededor  de   una  mesa)   Hastings:  Bueno,  nobles  pares,  la  causa  que  nos  reúne     es  decidir    acerca  de  la  coronación.   ¿Cuál  será  el  día?     Buckingham:         ¿Está  todo  listo  para  esa  hora  ilustre?     Stanley:  Lo  está,  sólo  falta  fijar  la  fecha.  

38    

 

  875   876   877   878   879   880   881   882   883   884   885   886   887  

                               

Buckingham:  ¿Quien  conoce  la  opinión  de  Ricardo?     ¿Quién  está  más  cerca  de  él?   Stanley:  Tu  Buckingham,  nos  parece  que  lo  conoce  mejor.   Buckingham:  Nos  conocemos  sólo  el  rostro;  en  cuanto  al  corazón,     él  no  conoce  el  mío  mejor  que  yo  el  de  ustedes.     ministro,  a  usted  le  une  un  gran  afecto.   Hastings:  A  Ricardo  estoy  agradecido  pues  se  que  me  ama  bien,     pero  sobre  sus  proyectos  para  la  coronación     no  lo  he  sondeado,  ni  él  me  ha  revelado     en  ningún  sentido  su  parecer.     Pero  ustedes,  honorables  caballeros,  pueden  fijar  el  día     y  en  nombre  de  Ricardo  yo  daré  mi  voto,     que  presumo  de  buen  agrado  aceptará.   (entra  Ricardo)    

888   889   890   891   892   893   894   895   896  

                   

Ricardo:  Mis  nobles  señores  y  primos,    les  saludo  a  todos.     He  dormido  demasiado,  mas  confío  que  mi  ausencia     no  haya  impedido  el  tratamiento  de  nada  importante.   Buckingham:  Si  no  hubieras  llegado  en  este  instante,     Hastings  habría  representado  tu  papel…     quiero  decir,  tu  voto  para  coronar  al  rey.   Ricardo:  Nadie  sino  Hastings  podría  atreverse:     Primo  Buckingham,  una  palabra  contigo.   (aparte)  

897   898   899   900   901   902   903  

             

904  

         

Catesby  sondeó  a  Hastings  por  nuestro  asunto   y  encontró  tan  empeñado  al  terco  caballero   que  prefiere  perder  la  cabeza  antes  que  consentir   que  el  hijo  de  su  señor    -­‐así  lo  llama  con  respeto-­‐   pierda  la  soberanía  del  trono  de  este  país.  

Buckingham:  Retirémonos  un  momento  de  aquí.   (se  va  Ricardo  seguido  por  Buckingham)   39  

 

 

 

  905   906   907   908  

       

909   910   911   912   913   914   915   916   917   918   919   920   921   922   923   924   925   926  

                                         

927   928   929   930   931  

         

Stanley:  Aún  no  hemos  fijado  este  día  triunfal.     Mañana,  en  mi  opinión,  es  demasiado  pronto,     por  mi  parte,  no  estoy  tan  bien  preparado     como  podría  estarlo  si  se  pospusiera.    (vuelven  a  entrar  Ricardo  y  Buckingham)     Ricardo:  Les  ruego  a  todos  que  me  digan:  ¿Qué  merecen  aquellos     que  mi  muerte  traman  con  diabólicos  ardides     de  hechicería  maldita  y  que  de  mi  cuerpo     se  han  apoderado  con  infernal  maleficio?   Hastings:  Digo,  señor,  que  merecen  la  muerte.   Ricardo:  Sean  entonces  tus  ojos  testigos  de  su  mal:     ¡Ve  como  estoy  embrujado!  Mira,     ¡Mi  brazo,  seco  como  un  vástago  marchito!     Y  fue  la  esposa  de  Eduardo,  esa  bruja  monstruosa,     quien  por  sus  malas  artes  así  me  marcó.   Hastings:  Si  ese  acto  han  cometido,  mi  noble  señor…   Ricardo:  ¿Si?  Tú,  protector  de  esa  puta  condenada,     ¿te  atreves  a  usar  el  condicional?  Eres  un  traidor:39     ¡ruede  su  cabeza!  ¡Juro  por  San  Pablo     que  no  comeré  hasta  que  haya  caído!     ¡Catesby!  ¡Tyrell!,  vean  que  se  cumpla.     Los  que  me  estiman,  que  se  levanten  y  me  sigan.   (se  van  todos  menos  Catesby,  Tyrell  y  Hastings)     Hastings:  ¡Piedad,  piedad  para  este  pueblo,  no  para  mí…     que  por  necio  esta  desgracia  no  he  evitado!     Stanley  soñó  que  el  jabalí  destrozaba  su  cama     Y  yo  me  burlé,  despreciando  la  ocasión  de  huir.  

                                                                                                                        39

 El  argumento  de  Ricardo  sólo  se  sustenta  en  acusar  a  Hastings  de  traición.  No  existe  más  desarrollo  en  la   obra  que  eso.  

40    

 

  932   933   934   935  

         

Tyrell:  Ricardo  debe  comer,  le  urge  ver  su  cabeza.   Hastings:  ¡Oh  sanguinario  Ricardo!     auguro  los  tiempos  más  terribles     que  haya  visto  jamás  una  época  siniestra.   (Catesby  lo  degolla,  luego  Tyrell  con  un  serrucho  le  corta  la  cabeza)     ESCENA  V  (Buckingham,  Ricardo  y  Catesby)     Buckingham:  Aparenta  cierto  recelo,     lleva  un  libro  de  oración  en  la  mano,     no  cedas  fácilmente  a  nuestro  pedido:     como  una  dama,  contesta  que  no  pero  aceptando.   (entra  Catesby)     Catesby:  He  aquí  la  cabeza  de  ese  innoble  traidor,     el  peligroso  e  intachable  Hastings.40      Ricardo:  Tanto  quise  a  este  hombre  que  debo  llorar.     Buckingham:  En  fin,  era  el  traidor  más  solapado     que  he  visto.   (a  Catesby)             Necesitamos  tu  apoyo.     Vas  a  entrar  con  Ricardo  para  continuar  nuestro  plan.  

936  

937   938   939   940  

           

941  

  942   943   944   945   946   947   948   949   950   951   952  

             

Ricardo:  Bien,    si  ruegas  en  nombre  de  ellos     tan  bien  como  yo  a  tus  ruegos  me  negaré.   Buckingham:  ¡Rápido  entren  que  se  acerca  la  ciudadanía!         (salen  Ricardo  y  Catesby)     ESCENA  VI  (Buckingham,  Ciudadanos,  Catesby  y  Ricardo)  

953  

   

 

954  

(por  perifoneo,  los  ciudadanos  van  entrando  a  medida  que  corre  el  texto)  

                                                                                                                        40

 Catesby  entra  con  una  caja  del  porte  de  una  cabeza  ensangrentada.  

41    

 

 

Buckingham:  Ciudadanos,  me  permito  informar     que  el  ministro  Hastings  ha  sido  ejecutado   por  el  delito  de  traición.  El  ministro  había   planeado  hoy  asesinar  al  noble  Ricardo,   único  familiar  vivo  de  nuestro  fallecido  Eduardo  IV.  

955   956   957   958   959  

(la  ciudadanía  se  altera)  

960  

Tranquilícense,  que  su  muerte  es  bien  merecida   ya  que  es  prudente  prevenir  a  los  traidores.   Ante  los  conflictos  y  revueltas  que  viven  nuestro   gobierno  creemos  que  es  Ricardo  quien  debe     asumir  el  trono,  por  ser  este,  el  único  adulto   confiable  y  de  sangre  real.  Sin  embargo,   creo  que  el  señor  Ricardo  se  negará  a  hablarnos   es  por  eso  que  pido  la  mayor  adhesión   para  su  convencimiento.  

961   962   963   964   965   966   967   968   969  

(aparece  Catesby)  

970   971   972   973   974   975   976   977   978   979   980   981   982  

                         

        Aquí  está  Catesby.   Bueno,  Catesby,  necesitamos  hablar  con  Ricardo.     Catesby:  Noble  señor,  ruega  a  usted  que  venga     a  visitarlo  mañana  o  pasado:  está  adentro     leyendo  la  biblia.   Buckingham:           Vuelve,  Catesby,     junto  al  noble  Ricardo  y  dile  que  yo  y  la  ciudadanía     hemos  venido  a  conversar  con  él  sobre  asuntos       graves,  de  extrema  importancia,  directamente     vinculado  con  el  bien  general.   Catesby:           En  seguida     le  haré  presente  sus  palabras.   (sale  y  entra  Catesby)    

983   984   985   986  

       

Buckingham:  ¿Qué  dice,  entonces?   Catesby:  Se  pregunta  con  qué  fin  has  reunido       semejante  tropel  de  ciudadanos  para  verle   42  

 

 

  987   988   989   990   991   992  

             

   

sin  que  estuviera  prevenido.  Sospecha  de   sus  intenciones.  

Buckingham:           Lamento  que  mi     noble  primo  sospeche  de  mis  buenas  intenciones     hacia  él.  El  Cielo  conoce  nuestro  afecto  intachable,     de  modo  que  vuelve  y  díselo.   (Catesby  sale)  

993   994   995  

   

996   997   998   999   1000   1001   1002   1003   1004   1005   1006   1007   1008   1009  

                                 

1010   1011   1012   1013   1014   1015   1016   1017  

               

   

Cuando  los  hombres  santos  y  devotos   están  rezando  el  rosario  cuesta  interrumpirlos.   (aparece  Ricardo  con  una  biblia  en  la  mano,  lo  sigue  Catesby)  

Ciudadano  uno:  ¡Miren  al  señor  Ricardo  con  una  biblia  en  sus  manos!   Buckingham:  Primo  generoso,  preste  oídos     favorable  a  nuestra  solicitud  y  perdone     que  interrumpamos  su  devoción  y  práctica     cristiana.   Ricardo:  Primo,  no  hacen  falta  esas  disculpas,     te  ruego  me  disculpes  si  en  mi  ardor     por  el  servicio  divino  descuidé  la  visita     de  mis  amigos.  ¿Qué  desean?   Buckingham:  Algo  que  sin  duda  desea  el  Dios  del  Cielo     y  todos  nosotros  los  ciudadanos.  De  corazón     venimos  a  rogarle  que  en  sus  hombros  asuma     la  carga  del  gobierno  real  de  nuestra  patria,   por  legítima  sangre  de  un  reino  que  es  suyo  por  derecho  de  cuna.   Ricardo:  No  sé  si  es  más  propio  de  mi  rango     y  de  tu  condición  que  me  marche  en  silencio     o  que  responda  con  agrios  reproches.     Si  no  te  respondo,  bien  puedes  pensar     que  mi  lengua,  atada  por  la  ambición,     acepta  el  dorado  yugo  de  la  soberanía     que  quieres  imponerme  por  generosidad;   43  

 

 

  1018   1019   1020   1021   1022   1023   1024   1025   1026   1027  

                     

               

Buckingham:  ¿Dice  que  el  Príncipe  es  el  hijo  de  su  hermano?     Así  creemos  también,  pero  nacido  fuera  del  matrimonio.   Tome  para  su  real  persona     la  dignidad  que  vinimos  a  ofrecerle:     si  no  para  bendecirnos  a  nosotros  y  al  país,     para  evitar,  al  menos,  la  corrupción  de     estos  tiempos  perniciosos     y  devolverla  a  su  curso  legítimo.  

1028   1029   1030   1031  

     

1032   1033   1034   1035   1036   1037   1038   1039   1040   1041   1042   1043   1044   1045  

si,  en  cambio,  rechazo  la  oferta  que  me  haces,   a  tal  punto  inspirada  en  un  sincero  afecto,   entonces  parece  que  ofendo  a  mis  amigos.   -­‐no  soy  barca  que  afronte  el  mar  bravío-­‐   El  árbol  real  nos  ha  dejado  un  legítimo  fruto,   que,  maduro  por  el  paso  furtivo  del  tiempo,   será  apropiado  como  cede  de  soberanía   y  sin  duda  nos  hará  dichosos  con  su  reinado.  

                                   

Ciudadano  dos:  Acepte,  buen  señor:  los  ciudadanos  se  lo  suplicamos.   Buckingham:  No  rehúse,  poderoso  señor,  el  amor  que  le  entregamos.   Catesby:  Oh,  hágalos  felices;  acceda  a  sus  justas  pretensiones.   Ricardo:  ¡Ay!  ¿Por  qué  me  abruman?  Soy  indigno     del  rango.  Les  ruego  no  lo  tomen  a  mal:     no  puedo  ni  quiero  ceder  ante  ustedes.   Buckingham:  Sabe  que  acepte  o  no  nuestro  pedido     el  hijo  de  su  hermano  nunca  será  rey,     sino  que  a  otro  cualquiera  pondremos  en  el  trono     para  deshonra  y  ruina  de  su  familia.41     Y  con  esta  decisión  nos  despedimos.     Vamos,  ciudadanos;  ¡demonios!,  no  rogaré  más.  

                                                                                                                        41

 En  el  original  en  vez  de  “familia”  es  “casa”.  Al  parecer  para  esta  versión  queda  más  claro  decir  “familia”.  

44    

 

  1046  

 

Ricardo:  ¡Oh,  no  jures,  Buckingham!   (la  ciudadanía  se  alborota)    

1047   1048   1049   1050   1051   1052  

           

Catesby:  Vuélvalos  a  llamar,  acepte  su  pedido.     Si  lo  rechaza  la  patria  entera  lo  lamentará.   Ricardo:  No  estoy  hecho  de  piedra     sino  de  un  material  que  a  las  súplicas  cede,     aunque  sea  contra  mi  alma  y  mi  conciencia.   (alza  la  voz)  

1053   1054   1055   1056   1057   1058   1059   1060   1061   1062   1063   1064   1065   1066   1067   1068  

                                     

                   

Primo  Buckingham,  ciudadanos  respetables  y  prudentes,   ya  que  quieres  sujetarme  la  fortuna  a  la  espalda   para  que  cargue  con  ella,  aun  contra  mi  deseo,   debo  ser  paciente  y  soportar  su  peso.   Mas  si  la  negra  calumnia  o  el  reproche  turbio   son  la  secuela  de  tu  imposición,   que  me  hayas  forzado  me  libera   de  las  manchas  impuras  que  puedan  resultar:   sabe  Dios  qué  lejos  estoy  de  desearlo   y  ustedes  en  parte  lo  pudieron  ver.  

Ciudadano  tres:  ¡Dios  bendiga  a  Su  Excelencia!     Lo  hemos  visto  y  lo  diremos.   Ricardo:  Al  decirlo,  sólo  dirán  la  verdad.   Buckingham:  Entonces  lo  saludo  con  el  título  real:     ¡Viva  el  rey  Ricardo,  ilustre  soberano  de  esta  nación!                     45  

 

 

 

    ACTO  IV     ESCENA  I  (Duquesa,  Ana,  Isabel,  Brakenbury  y  Stanley)     (en  escena  se  encuentra  la  Duquesa  e  Isabel.  Lady  Ana42  entra)   Duquesa:  ¡Hija,  feliz  encuentro!     Ana:             Dios  les  conceda  a  las  dos     un  día  feliz  y  dichoso.     Isabel:           Lo  mismo  a  ti.   (entra  Brakenbury)     Aquí  está  el  guardián  de  la  Torre.     ¿Cómo  están  mis  hijos,  el  Príncipe  y  el  joven  York?     Brakenbury:  Muy  bien,  querida  señora.  Lamentablemente     el  rey  ha  prohibido  que  pueda  visitarlos.  

1069   1070   1071   1072   1073   1074   1075   1076   1077   1078   1079   1080   1081  

             

1082   1083   1084  

Isabel:  ¡El  rey!  ¿A  quién  te  refieres?   Brakenbury:    

 

 

Al  rey  Ricardo  III.43  

Isabel:  Dios  nos  proteja  que  nos  llegue  a  gobernar.       Duquesa:  Brakenbury,  ¿serás  leal  a  nuestras  peticiones?     Brakenbury:  Si,  señora,  desde  la  muerte  de  su       hijo  Clarence  que  no  he  podido  dormir.   (entra  Stanley)    

1085  

Stanley:  Señoras,  si  en  una  hora  las  encontrara     saludaría  a  usted  Duquesa,  como  madre  

1086   1087  

                                                                                                                        42

 Aunque  Shakespeare  no  lo  advierte,  es  preciso  suponer  que  Ricardo  cumplió  cuanto  dijo  acerca  de  su   proyectado  casamiento  con  lady  Ana  que  ahora  es  ya  su  esposa.   43  Única  mención  en  esta  versión  de  la  obra  que  se  nombra  Ricardo  III.  

46    

 

 

 

1088  

y  testigo  de  dos  reinas.     (a  Ana)  

1089  

 

1090   1091   1092   1093   1094   1095   1096   1097   1098   1099   1100   1101   1102   1103   1104   1105  

                                     

        Venga,  señora   para  que  la  coronen  reina,  como  esposa  del  rey  Ricardo.  

Isabel:  ¡Ah!  Me  voy  a  desmayar  por  la  fatídica  noticia.     Ana:  ¡Noticias  desgraciadas!  ¡Siniestros  avisos!   Brakenbury:  Señora,  tenga  valor,  ¿se  siente  bien?   Isabel:  Oh  Brakenbury,  no  me  hables,  ¡arranca  de  aquí!     Los  perros  de  la  muerte  y  la  destrucción     te  morderán  los  talones.  Ahora  serás  un  traidor     de  Ricardo,  y  como  tal  haz  lo  que  te  pedimos.     Si  quieres  escapar  de  la  muerte,  cruza  el  mar     y  quédate  con  Richmond,  fuera  del  alcance  del  infierno.     Anda:  aléjate  de  este  matadero     para  que  el  número  de  muertos  no  se  multiplique.   Stanley:  Aprovecha  ya  la  ventaja  que  te  dan  unas  horas.     Toma  esta  carta  y  dásela  a  Richmond.44  Él  te  recibirá     en  el  camino.  Vamos,  no  te  retrases.   (a  Ana)  

1106   1107   1108   1109   1110   1111   1112   1113   1114  

                 

 

Venga,  señora,  venga:  me  han  enviado  a  toda  prisa.  

Ana:  Y  yo  te  seguiré  contra  mi  voluntad.     ¡Oh  quisiera  Dios  que  el  borde  redondo     de  metal  dorado  que  ha  de  ceñir  mi  frente     fuera  de  acero  al  rojo  vivo     para  quemarme  hasta  los  sesos!45     Que  me  unjan  con  veneno  mortal  para  que  muera     antes  de  que  los  hombres  digan  “Dios  salve  a  la  reina”.46  

                                                                                                                        44

 Richmond  es  hijo  de  Stanley.    Red-­‐hot  steel.  Ana  piensa  en  el  suplicio  que  se  aplicaba  antiguamente  a  los  regicidas  o  a  los  que   intentaban  la  usurpación  de  una  corona,  a  los  cuales  se  les  colocaba  una  de  hierro  enrojecido  sobre  la   cabeza.  

45

47    

 

  1115   1116   1117  

         

1118   1119   1120   1121   1122   1123   1124   1125   1126   1127   1128   1129   1130   1131   1132   1133  

                                   

Isabel:  Anda  pobre  criatura,  no  envidio  tu  gloria.       Ana:  ¿No?  ¿Por  qué?  Cuando  el  que  ahora  es  mi  esposo     se  me  acercó  con  las  manos  todavía  manchadas   por  la  sangre  de  ese  ángel  que  fuera  mi  primer  marido,     cuando  miré  el  rostro  de  Ricardo,     éste  fue  mi  deseo:  “Maldito  seas”,  exclamé,     “por  hacerme,  siendo  tan  joven,  una  vieja  viuda;     cuando  te  cases,47  que  se  cierna  el  dolor  sobre  su  lecho,     y  que  tu  esposa,  si  alguien  es  tan  loca  para  desposarte,     sea  más  desgraciada  por  tu  vida     de  los  que  tú  me  hiciste  al  matar  a  mi  marido”.     Y,  vean,  antes  que  pudiera  repetir  la  maldición,     en  tan  escaso  tiempo,  mi  torpe  corazón  de  mujer     se  dejaba  cautivar  por  la  miel  de  sus  palabras     y  me  convertía  en  objeto  de  mi  propia  maldición,     que  desde  entonces  a  mis  ojos  privó  de  sueño.   Isabel:  ¡Pobre  corazón!  Compadezco  tus  penas.   Ana:  No  menos  gime  mi  alma  por  las  tuyas.   Duquesa:   (a  Brakenbury)  

1134   1135  

 

 

¡Anda  con  Richmond  y  que  la  suerte  te  acompañe!   (a  Ana)  

1136   1137  

     

 

¡Anda  con  Ricardo  y  que  los  ángeles  te  protejan!   (a  Isabel)  

1138   1139   1140   1141   1142   1143  

         

       

¡Anda  al  santuario  y  que  los  buenos  pensamientos  te  consuelen!   Yo  a  la  tumba,  donde  la  paz  y  el  descanso  me  acompañen.   ¡Más  de  ochenta  años  de  desgracia  he  contemplado   y  cada  hora  de  alegría  me  trajo  una  semana  de  dolor!  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          46

 Curiosamente  muere  envenenada  por  Ricardo  III.    Los  historiadores  dicen  que  Ricardo  III  era  joven.  No  superaba  los  28  años.  De  alguna  manera,    a  pesar  de   su  deformación,  su  primera  y  única  esposa  fue  la  joven  lady  Ana.  

47

48    

 

 

(se  van)    

1144  

ESCENA  II48  (Ricardo  III,  Buckingham,  Catesby,  Tyrrel,  Stanley  y  otros)  

   

(marcha  militar.  Entra  Ricardo  III,  con  los  atributos  reales  y  coronado,  Buckingham,   Catesby,  Tyrell,  lady  Ana  y  otros)   Ricardo  III:  ¡Mi  primo  Buckingham!  

1145   1146   1147   1148   1149  

         

Buckingham:    

 

 

¡Mi  ilustre  soberano!  

Ricardo  III:  Dame  la  mano     (sube  al  trono,  suenan  trompetas)  

1150   1151   1152   1153   1154   1155   1156   1157   1158   1159   1160   1161   1162   1163   1164   1165  

                                             

   

¿Vivirán  estas  glorias  sólo  un  día   o  serán  duraderas  y  nos  harán  felices?  

Buckingham:  ¡Que  vivan  y  sigan  durando  para  siempre!   Ricardo  III:  El  joven  Príncipe  vive.  ¿Comprendes  lo  que  quiero  decir?   Buckingham:  Dígame,  mi  querido  señor.   Ricardo  III:  ¡Caramba,  Buckingham,  dije  que  quisiera  ser  rey!   Buckingham:  Caramba,  pues  lo  eres,  triplemente  ilustre.   Ricardo  III:  ¡Aja!  ¿Soy  rey?  Así  es,  pero  el  Príncipe  vive.   Buckingham:  Por  cierto,  Príncipe  amable.   Ricardo  III:           ¡Oh,  amarga  consecuencia     que  Príncipe  siga  vivo!  “Por  cierto,  Príncipe  amable…”     Primo,  antes  no  solías  ser  tan  lerdo.     ¿Debo  ser  más  explicito?  Quiero  muertos  a  los  bastardos     y  deseo  que  los  maten  enseguida.     ¿Qué  dices  ahora?  Habla  de  una  vez,  sé  breve.  

                                                                                                                        48

 Ricardo  fue  coronado  recientemente  como  Ricardo  III.  

49    

 

  1166   1167   1168   1169  

             

Buckingham:  Su  Excelencia  puede  hacer  lo  que  quiera.   Ricardo  III:  ¡Bah!,  estás  como  un  témpano;  se  enfría  tu  cariño.     Dime,  ¿tengo  tu  consentimiento  para  que  mueran?   Buckingham:  Dame  un  tiempo  para  pensarlo.   (se  va)    

1170   1171  

 

Ricardo  III:   (aparte)  

1172   1173   1174   1175   1176  

       

       

El  ambicioso  Buckingham  se  vuelve  circunspecto…   No  será  más  participe  de  mis  designios.   ¿Tanto  tiempo  me  ha  seguido  sin  cansarse   y  ahora  se  detiene  a  respirar?  Pues  que  así  sea.   (entra  Stanley)  

1177   1178   1179   1180   1181   1182   1183   1184   1185   1186   1187   1188  

                         

1189   1190   1191   1192   1193  

             

 

Que  tal  Stanley,  ¿qué  novedades  hay?  

Stanley:  Sepa,  mi  amado  señor,  que  el  guardián  de     la  Torre,  Brakenbury,  según  he  oído,  huyó     a  unirse  con  Richmond.   Ricardo  III:           ¡Ven  aquí  Catesby!     Haz  correr  el  rumor  de  que  mi  esposa  Ana     está  gravemente  enferma.    Richmond  es       tonto  y  no  le  temo.  ¡Pero  qué  pasa!     ¿Estás  dormido?  Te  lo  repito:  Haz  correr     el  rumor  de  que  Ana,  la  reina,  está  enferma     y  a  punto  de  morir.   (sale  Catesby.  Vierte  veneno  en  la  copa  de  Ana.  A  Tyrell)     ¡Tyrell!   Tyrell:    

 

 

 

Su  súbdito  más  obediente.  

Ricardo  III:  ¿Lo  eres  de  verdad?   Tyrell:    

 

 

 

Póngame  a  prueba  Su  Excelencia.   50  

 

 

  1194   1195   1196   1197   1198   1199   1200   1201   1202  

                           

Ricardo  III:  ¿Te  atreverías  matar  a  un  amigo  mío?   Tyrell:      

1205   1206  

 

 

Preferiría  matar  a  dos  enemigos.  

Ricardo  III:  Pues  entonces  te  lo  concedo:  dos  mortales  enemigos     que  impiden  mi  reposo  y  perturban  mis  dulces  sueños     son  de  quienes  te  tienes  que  encargar.     Tyrell,  me  refiero  a  los  bastardos  de  la  Torre.   Tyrell:  Lo  liberaré  de  su  amenaza.     Ricardo  III:         Música  dulce  son  tus  palabras.     Acércate  y  préstame  oídos   (susurra  en  sus  oídos)     Es  lo  único  que  debes  hacer:  dime  que  está  hecho     y  te  amaré  por  ello,  prefiriéndote  a  los  demás.  

1203   1204  

 

       

Tyrell:  Voy  a  despachar  el  asunto  de  inmediato.   (se  va  Tyrell,  entra  Buckingham)  

1207   1208   1209   1210   1211   1212   1213   1214   1215  

                             

Buckingham:  Su  Excelencia,  he  reflexionado  sobre  la  última  petición.   Ricardo  III:  Bueno,  dejemos  eso.  Brakenbury  ha  huido  donde  Richmond.   Buckingham:  He  oído  la  noticia.   Ricardo  III:  Stanley,  Richmond  es  hijo  de  tu  esposa.49  Bueno,  vigílalos.   Buckingham:  Ricardo,  reclamo  tu  promesa,  empeñando  tu  palabra     y  tu  honor:  Las  tierras  prometidas  y  mi  ministerio.   Ricardo  III:  Stanley,  vigila  a  tu  esposa;  si  le  envía  cartas     a  Richmond,  tú  responderás  por  ello.  

                                                                                                                        49

 Quiere  decir  que  Richmond  es  hijo  de  Stanley.  

51    

 

  1216   1217   1218   1219   1220   1221   1222   1223   1224   1225   1226   1227   1228   1229   1230   1231   1232   1233   1234   1235   1236  

                                                                     

Buckingham:  ¿Qué  respondes  Ricardo  a  mi  justo  pedido?   Ricardo  III:  Ahora  recuerdo…  Enrique  VI     profetizó  que  Richmond  sería  rey.     Rey…  tal  vez…  tal  vez.       Buckingham:           ¡Su  Excelencia!   Ricardo  III:  ¿Cómo  es  que  el  profeta,  en  ese  momento,     no  pudo  decirme,  estando  yo  presente,     que  lo  habría  de  matar?   Buckingham:  Ricardo,  tu  promesa…   Ricardo  III:      

 

 

 

¡Richmond!  

 

Sí.  ¿Qué  hora  es?  

Buckingham:  Su  Excelencia…   Ricardo  III:  

 

 

 

Buckingham:  Me  atrevo  a  recordarte  Ricardo  lo  que  me  prometiste.   Ricardo  III:  Bueno,  pero  ¿Qué  hora  es?   Buckingham:      

 

 

 

Van  a  dar  la  diez.  

 

¿Por  qué  dejar  que  den?  

Ricardo  III:  Bueno,  deja  que  den.   Buckingham:      

 

 

Ricardo  III:  Porque,  como  un  disco  rayado,50  continúas  tocando     entre  tus  pedidos  y  mi  meditación.     No  estoy  en  vena  generosa  hoy.   Buckingham:  Bueno,  aclárame  si  sigue  en  pie  tu  promesa.  

                                                                                                                        50

 En  la  traducción  dice  “como  un  autómata”.    

52    

 

  1237  

   

Ricardo  III:  Me  molestas,  no  estoy  en  vena.   (se  aparta.  Ana  a  Buckingham)  

1238   1239   1240   1241   1242   1243  

           

Ana:  Ni  por  una  hora  estando  en  su  cama     he  disfrutado  el  placer  del  sueño,     sin  que  me  hayan  despertado  sus  horribles  pesadillas.     Además,  me  detesta,  y  quiere,  sin  duda,     Deshacerse  de  mí.   (bebe  de  su  copa)  

1244  

  1245   1246  

 

1247  

   

Buckingham:       Pensaré  en  Hastings  y  me  iré  de  aquí.   (se  va,  luego  sale  Ana  agónica)     51 ESCENA  III  (Ricardo  III,  Tyrell,  Catesby,  Duquesa  y  otros)   (el  mismo  lugar,  entra  Tyrell)  

1248   1249  

 

Tyrell:     (aparte)  

1250   1251   1252   1253   1254   1255   1256   1257   1258   1259  

                         

   

La  acción  tiránica  y  sangrienta  está  cumplida;   el  acto  más  infame  de  horrible  matanza   del  que  esta  tierra  jamás  se  hizo  culpable.52  

Ricardo  III:  Bondadoso  Tyrell:  ¿soy  feliz  con  tus  noticias?   Tyrell:    Si  haber  hecho  lo  que  me  ha  encargado     le  da  felicidad,  entonces  sea  feliz     pues  está  cumplido.   Ricardo  III:      

 

 

Pero.  ¿Los  viste  muertos?  

Tyrell:53  Los  vi  señor.  

                                                                                                                        51

 En  el  entreacto  se  puede  mostrar  el  momento  en  que  muere  Ana.    Se  denota  cierto  grado  de  culpabilidad  de  parte  de  Tyrrel.   53  Pasándole  dos  prendas  características  de  cada  niño  bañadas  en  sangre.   52

53    

 

  1260   1261   1262   1263   1264  

             

Ricardo  III:         Ven  a  verme,  Tyrell,  después  de  cenar     y  piensa  cómo  te  puedo  recompensar     y  hacerte  heredero  de  tus  deseos.     Adiós.   Tyrell:      

 

 

 

Humildemente  me  despido.   (se  va,  aparte)    

1265   1266   1267   1268   1269   1270   1271   1272  

             

Ricardo  III:  Los  hijos  de  Eduardo  duermen  en  el  seno  de  Abrahán     Y  Ana,  mi  mujer,  al  mundo  le  ha  dado  las  buenas  noches.     Incierto  camino  de  ganancias,     Pero  estoy  tan  cubierto  en  sangre     que  un  crimen  lava  otro  crimen.     Las  lágrimas  de  piedad  no  habitan  en  mis  ojos.   (entra  Catesby)    

1273   1274   1275   1276   1277   1278  

               

1279  

Catesby:  ¡Mi  señor!   Ricardo  III:  ¿Buenas  o  malas  noticias,  que  entras  tan  bruscamente?   Catesby:  Malas  señor.  Buckingham,  respaldado  por  tropas     de  Richmond54  está  en  campaña  y  sus  fuerzas  aumentan.     Ricardo  III:  Más  me  preocupa  Richmond  por  si  sólo  que     improvisadas  tropas  comandadas  por  Buckingham.   (entra  la  Duquesa)    

1280   1281   1282   1283  

           

Duquesa:  ¿Eres  tú  mi  hijo?   Ricardo  III:  

 

 

 

Si,  gracias  a  Dios,  a  mi  padre  y  a  ti  misma.  

Duquesa:  ¡Sapo!  ¿Dónde  están  los  príncipes  y  tu  esposa?  

                                                                                                                        54

 En  el  original  son  los  galeses  quienes  lo  respaldan.  En  esta  versión  para  evitar  el  nombramiento  de  lugares   geográficos  lejanos  a  nuestra  realidad,  junto  con  adaptar  el  contexto  históricos  Buckingham  se  respaldará  a   través  de  Richmond,  quien,  además,  es  el  objeto  que  lleva  la  acción  que  atormenta  a  Ricardo.  

54    

 

  1284   1285   1286   1287   1288   1289   1290   1291  

                         

1292   1293   1294   1295   1296   1297   1298   1299   1300   1301   1302   1303   1304   1305  

                         

Ricardo  III:  Madre,  tengo  un  carácter  de  la  condición  del  tuyo     que  no  soporta  el  acento  de  los  reproches.   Duquesa:  ¡Déjame  hablar!   Ricardo  III:  

 

 

 

Sé  breve  querida  madre,  pues  estoy  ocupado.  

Duquesa:  Tu  nacimiento  ha  sido  una  carga  abrumadora  para  mí.   Ricardo  III:  ¿Y  acaso  no  vine  al  mundo  para  reconfortarte?   Duquesa:  Has  venido  a  la  tierra  a  hacer  la  mía  un  infierno.     irritable  y  colérica  fue  tu  infancia.  Tus  días  escolares;     terribles,    desesperados,  salvajes  y  furiosos.   Tu  adolescencia;  temeraria,  irrespetuosa  y  aventurera.   Tu  edad  madura;  orgullosa,  sutil,  falsa  y  sanguinaria.   ¿Qué  confortable  hora  puedes  nombrarme   que  haya  gozado  jamás  tu  compañía?   Ricardo  III:  Si  soy  mortificante  a  tus  ojos…   Duquesa:       A  hablarte.  

 

 

Óyeme  por  favor  porque  jamás  volveré  

Ricardo  III:  

 

 

Oigo.  

 

Duquesa:  A  la  guerra  lleva  mi  maldición.     Mis  oraciones  estarán  de  parte  de  Richmond.     Como  sanguinario  que  eres,  sanguinario  será  tu  fin.     ¡La  vergüenza  que  ha  acompañado  tu  vida,     te  acompañará  en  la  muerte!   (sale  la  Duquesa)  

1306  

1307   1308  

         

ESCENA  IV  (Duquesa  e  Isabel)   Duquesa:  Me  voy.  No  te  quedes  en  silencio,     eres  un  sueño  de  lo  que  eras,  una  sombra   55  

 

 

  1309   1310   1311   1312   1313   1314   1315   1316   1317   1318   1319   1320   1321  

                                 

           

un  esbozo  de  reina.  ¿Dónde  está  tu  esposo?   ¿Dónde  está  tu  hermano?  ¿Dónde  están  tus  hijos?   ¿Dónde  está  la  alegría?  ¿Quién  te  saluda,  se     arrodilla  y  dice:  “¡Dios  salve  a  la  reina!”?   ¿Dónde  está  la  gente  que  te  adulaba?   ¿Dónde  el  tropel  que  te  seguía?  

Isabel:  Enséñame  a  maldecir  a  mis  enemigos   Duquesa:  Deja  transcurrir  las  noches  sin  sueño     y  ayuna  durante  el  día.  Imagínate  a  tus  hijos     más  bellos  de  lo  que  eran  y  al  que  los  ha  matado,     más  horrible  de  lo  que  es.   Isabel:  Mis  palabras  no  tienen  filo.  ¡Oh,  agúzalas  con  las  tuyas!   Duquesa:  Tus  penas  las  afilarán  y  se  clavarán  como  las  mías.   (sale)    

1322   1323   1324  

   

Isabel:  Aunque  con  más  motivos,  menos  voluntad  de  maldecir     encuentro  en  mí.  Digo  Amén  a  sus  maldiciones.      

   

ESCENA  V  (Isabel  y  Ricardo  III)   (entra  Isabel)  

1325   1326   1327   1328   1329   1330   1331   1332  

                       

Ricardo  III:  ¡Señora!  ¿Debo  decirle  unas  palabras?   Isabel:  ¿No  tengo  más  hijos  de  sangre  real     que  puedas  asesinar?   Ricardo  III:  Mira,  cuando  ellos  nacieron     las  buenas  estrellas  eran  contradictorias.   Isabel:  No,  los  malos  amigos  fueron  contrarios  a  su  vida.   Ricardo  III:  Es  designio  del  destino  todo  lo  inevitable.  

56    

 

  1333   1334   1335   1336   1337   1338   1339   1340   1341   1342   1343   1344   1345   1346   1347   1348   1349   1350   1351   1352   1353   1354   1355   1356   1357   1358   1359   1360   1361   1362   1363   1364   1365  

                                                                         

Isabel:  Si,  cuando  el  que  evita  la  gracia  traza  el  destino.     Mis  hijos  estaban  destinados  a  una  muerte  mejor     si  la  gracia  te  hubiera  bendecido  con  mejor  vida.   Ricardo  III:  Hablas  como  si  hubiera  asesinado  a  mis  sobrinos.   Isabel:  ¡Sobrinos,  por  cierto!  Y  por  su  tío  privados     de  consuelo,  corona,  familia,  libertad  y  vida.     La  mano  que  atravesó  sus  tiernos  corazones     fue  por  tu  cabeza  indirectamente  dirigida.     Sin  duda  el  cuchillo  asesino  estaba  romo  y  mellado     hasta  que  se  afiló  en  la  piedra  de  tu  corazón     para  hundirse  en  las  entrañas  de  mis  corderos.     Si  el  hábito  de  mi  dolor  no  dominara  mi  dolor  salvaje     mi  lengua  no  nombraría  a  mis  hijos  en  tus  oídos     sin  que  antes  mis  uñas  se  clavaran  en  tus  ojos.     Y  yo,  en  la  bahía  desolada  de  la  muerte,     como  una  pobre  barca  sin  jarcias  y  sin  velas,     me  haría  pedazos  contra  la  roca  de  tu  corazón.     Ricardo  III:  ¿Terminaste  ya  tus  conjuros,  bruja,  odiosa  y  marchita…?   Isabel:  Si  el  cielo  se  reservara  alguna  atroz  calamidad     que  sobrepase  a  las  que  imploro  para  ti,     que  la  guarde  hasta  que  tus  pecados  estén  bien  maduros     y  entonces  arroje  sobre  ti  su  indignación,     hombre  que  perturbó  la  paz  del  pobre  mundo.     Que  el  sueño  no  cierre  tus  mortíferos  ojos     si  no  es  por  medio  de  un  sueño  torturado     que  te  espante  con  su  infierno  de  demonios  horribles.     Tú,  cerdo  marcado  por  el  espíritu  del  mal,     aborto,  carnicero,       que  llevas  desde  el  propio  nacimiento     el  sello  de  esclavo  de  la  naturaleza,     de  hijo  del  infierno;     tú,  oprobio  del  pesado  vientre  de  tu  madre,     tú,  engendro  detestable  del  riñón  de  tu  padre,   57  

 

 

  1366   1367   1368   1369   1370   1371  

                     

1372   1373   1374   1375  

       

 

andrajo  del  honor,  tú  abominable…  

Ricardo  III:  ¡Isabel!   Isabel:    

 

 

 

¡Ricardo!  

Ricardo  III:  

 

 

 

 

 

¿Si?  

Isabel:    

 

 

 

 

 

 

No  te  estaba  llamando.  

Ricardo  III:  Entonces  te  pido  perdón:  pensé  que  me  había     llamado  con  esos  nombres  atroces.   Isabel:  ¡Claro  que  lo  hice,  pero  sin  esperar  respuesta!     ¡Ay,  y  convierte  el  sol  en  sombra!     ¡Si  con  sangre  se  ganó,  que  con  sangre  se  pierda!   (sale)  

1376  

  Ricardo  III:  Tengo  tanto  éxito  en  mi  empresa  y     en  los  azares  de  la  guerra  sangrienta  que   ninguna  bruja  vendrá  enjuiciar  el  triunfo  de  mi  destino.    

1377   1378   1379  

     

ESCENA  VI  (Ricardo  III,  Catesby,  Tyrell,  Stanley,  otros)       (entra  Stanley)  

1380   1381   1382   1383   1384   1385  

               

1386  

Ricardo  III:  Stanley,  ¿qué  noticias  traes?   Stanley:  No  lo  bastante  buenas,  para  agradarle,       ni  tan  malas  que  no  se  las  pueda  comunicar.     Richmond  se  hizo  a  la  mar.       Ricardo  III:  Que  allí  se  hunda  y  que  el  mar  lo  deshaga…   Catesby…  ¿Dónde  estás?    

1387   1388  

     

Catesby:  Aquí,  señor.   Ricardo  III:  

 

 

 

Catesby,  corre  a  donde  Ratcliffe.   58  

 

 

  1389   1390   1391  

       

1392   1393   1394   1395   1396  

           

   

Y  cuando  estés  allí.  ¡Idiota,  rufián  desaprensivo!   ¿Por  qué  te  quedas  parado  y  no  vas  donde  Ratcliffe?  

Catesby:  Primero,  poderoso  Ricardo,  dígame  qué  es     lo  que  debo  comunicarle  de  parte  de  Su  Excelencia.   Ricardo  III:  ¡Oh,  es  verdad  buen  Catesby!  Dile  que  reclute  de  inmediato     la  mayor  cantidad  de  tropas  que  pueda  conseguir     y  que  conmigo  se  reúna  en  el  campo  de  batalla,  a  toda  prisa.   Catesby:  Voy.   (sale  Catesby,  a  Stanley)    

1397   1398   1399   1400   1401   1402   1403   1404   1405   1406   1407   1408   1409  

                                 

Ricardo  III:  ¿Dónde  están  tus  fuerzas  para  rechazarle?55   Stanley:  Mis  amigos  están  en  el  norte.   Ricardo  III:  ¡Amigos  de  hielo  para  mí!  ¿Qué  hacen  en  el  norte     cuando  deberían  servirme  en  la  batalla?   Stanley:  No  se  les  ha  ordenado,  poderoso  señor.     Puedo  reunirme  con  ellos  y  encontrarme       con  usted  en  el  campo  de  batalla.   Ricardo  III:  Ve  y  recluta  hombres…  pero  déjame     a  tu  hijo,  Jorge  Stanley,  de  rehén.56     Cuida  de  tu  corazón,  que  sea  firme,     si  no  la  cabeza  de  tu  hijo  no  estará  segura.   Stanley:  Trátelo  según  la  fidelidad  que  yo  le  muestre.   (sale  Stanley)    

1410   1411   1412  

   

Un  soldado:  Su  Excelencia,  las  tropas  se  están  armando.     Aliados  y  rebeldes  se  posesionan  del  campo  de  batalla.  

                                                                                                                        55

 Ricardo  desconfía  de  Stanley.    Ricardo  III,  suponiendo  una  defección  de  Stanley,  le  obligó  a  dejar  en  poder  suyo  a  su  hijo  Jorge,  a  título  de   rehenes.  

56

59    

 

  1413   1414   1415   1416   1417   1418   1419   1420   1421  

                         

   

Richmond  aumenta  su  poderío  y  las  tropas  del  gran   Buckingham…  

Ricardo  III:  ¡Cállate,  sólo  malas  noticias!57   Otro  soldado:  La  noticia  sobre  Buckingham,  es  que  a  raíz     de  una  violenta  tempestad,  sus  fuerzas  están     dispersas,  y  el  mismo  anda  vagando  en  soledad,     sin  que  nadie  sepa  dónde.   Ricardo  III:      

 

 

Tráiganme  al  traidor  entonces.  

Un  soldado:  Ya  se  ha  hecho  esa  proclama  mi  señor.   (entra  Tyrell)    

1422  

Tyrell  :  ¡Su  Excelencia,  atrapamos  a  Buckingham!     Esta  es  la  buena  nueva.  La  mala  noticia,     es  que  Richmond,  con  fuerzas  poderosas,     ha  desembarcado.  

1423   1424   1425   1426   1427   1428   1429  

             

Ricardo  III:  ¡En  marcha!  Mientras  aquí  conversamos     podría  ganarse  o  perderse  una  batalla  por  el  reino.     Tyrell,  encárgate  de  Buckingham.   (se  van  todos)  

1430  

                                                                                                                                              57

 Ricardo  golpea  al  mensajero.  

60    

 

 

      ACTO  V    

                     

1431   1432   1433   1434   1435   1436   1437   1438   1439   1440   1441  

                     

1442   1443   1444   1445   1446   1447   1448   1449   1450   1451   1452   1453   1454   1455   1456  

       

ESCENA  I  (Richmond  y  soldados)     Richmond:  Compañeros  de  arma  y  amigos  muy  queridos     aplastados  bajo  el  yugo  de  la  tiranía,     hasta  aquí  hemos  avanzado  sin  impedimentos.     El  miserable  jabalí,  usurpador  y  sangriento,     que  destrozó  sus  campos  de  estío  y  sus  viñas,     el  que  bebe  sus  sangre  y  hace  comedero  sus  vientres  destripados,     ese  puerco  inmundo  viene  al  campo  de  batalla,  según  nos  dicen.   ESCENA  II  (Ricardo  III,  Catesby,  Tyrell,  Richmond  y  soldados)   Ricardo  III:  ¡Levanten  aquí  la  tienda!    

 

 

 

 

¿Por  qué  se  te  ve  tan  triste?  

Un  soldado:  Mi  corazón  está  diez  veces  más  alegre  que  mi  cara.   Ricardo  III:  ¡Arriba  con  mi  tienda!  Aquí  pasaré  la  noche…     ¿Quién  ha  contado  el  número  de  traidores?   Catesby:  A  seis  o  siete  mil  como  máximo  llegan.   Ricardo  III:  ¡Vaya,  nuestro  ejército  triplica  la  cantidad!     ¡Arriba  con  mi  tienda!  Vengan  nobles  caballeros.   (montan  la  tienda  de  Ricardo  III,  mientras  sucede  los  mismo  al  otro  lado  del   escenario  con  Richmond)     Richmond:  El  sol,  fatigado,  se  ha  puesto  entre  celajes  de  oro     y  la  huella  dorada  de  su  carro  ardiente     augura  para  mañana  un  esplendido  día.     ¿Sabes  dónde  está  el  cuartel  de  Stanley?     Otro  soldado:  A  media  milla  por  lo  menos,  al  sur  de  las  poderosas     tropas  de  Ricardo.   Richmond:      

 

 

Con  prudencia,  ponte  en  contacto  con  él   61  

 

(a  un  soldado)  

 

  1457   1458   1459   1460   1461   1462   1463   1464   1465   1466   1467   1468   1469   1470   1471   1472   1473   1474   1475   1476   1477  

     

 

y  dale  esta  nota  urgente  de  mi  parte.  

 

Richmond:  Vengan  soldados,  tenemos  que  planificar  la  batalla.   (se  retiran.  Ricardo  III  en  su  tienda  con  Catesby  y  Tyrell)  

Otro  soldado:  Por  mi  vida,  señor,  ya  mismo  lo  intento.  

                 

Ricardo  III:  ¿Qué  hora  es?   Catesby:  Es  hora  de  cenar,  señor,  ya  son  las  nueve.   Ricardo  III:  Esta  noche  no  voy  a  cenar.  Tyrell,  retírate  a  tu  puesto     ¡Vigila  con  cuidado!  ¡Escoge  centinelas  de  confianza!   Tyrell:  Voy,  señor.  

                   

Ricardo  III:  

 

 

 

¡Catesby!  

Catesby:  

 

 

 

 

 

(se  va  Tyrell)      

 

¿Mi  señor?  

Ricardo  III:  Envía  un  mensajero  real     al  regimiento  de  Stanley.  Que  traiga  sus  fuerzas     antes  de  que  salga  el  sol,  si  no  quiere  que  su  hijo     caiga  en  la  ciega  caverna  de  la  noche  sin  fin.     Hacia  media  noche  ven  a  mi  tienda  y  ayúdame  a  armarme.     Vete  ya,  te  he  dicho.   (se  va  Catesby.  Ricardo  III  se  retira  a  su  tienda.  Se  abre  la  tienda  de  Richmond.   Entra  Stanley)     Stanley:  ¡La  fortuna  y  la  victoria  ya  se  sienten  en  tu  yelmo!     Richmond:  Te  deseo  todo  lo  bueno  que  la  noche  oscura       puede  ofrecer,  padre.       Stanley:           Ten  preparado  a  tu  ejercito  al  amanecer     y  confía  tu  suerte  al  arbitrio       de  los  golpes  sanguinarios  y  los  ojos  letales  de  la  guerra.     Yo,  apenas  pueda,  pues  no  puedo  hacer  lo  que  quisiera,58     elegiré  la  ocasión  más  favorable  

1478   1479   1480   1481   1482   1483   1484   1485  

                                                                                                                        58

 Porque  Ricardo  tiene  a  su  otro  hijo  de  rehén.    

62    

(se  va  el  soldado)    

 

  1486   1487   1488   1489   1490   1491   1492   1493   1494   1495   1496   1497   1498   1499   1500   1501   1502   1503   1504   1505   1506   1507   1508   1509   1510   1511   1512   1513   1514   1515   1516   1517   1518  

                                                 

  para  ayudarte  en  el  combate.     ¡Dios  nos  conceda  tiempo  para  los  ritos  del  afecto!     Adiós  una  vez  más:  ¡valentía  y  buena  suerte!     Richmond:  Buenas  noches  padre,  condúcelo  a  su  regimiento,     a  pesar  de  mi  espíritu  turbado  trataré  de  dormir.     (se  van  todos  menos  Richmond)     ¡Dormido  o  despierto,  sé  mi  defensor!   (entra  a  su  tienda  Richmond.  Entre  las  dos  tiendas  se  aparecen  los  espectros  de  los   ejecutados  por  Ricardo  III,  estos  perturban  su  sueño  generándole  una  horrorosa   pesadilla,  mientras  alientan  el  sueño  de  Richmond.  Luego  Ricardo  III  despierta  de   sobresalto)  59     Ricardo  III:  ¡Dame  otro  caballo!  ¡Venda  mis  heridas!     ¡Ten  piedad,  Jesús!...  Cállate,  fue  sólo  un  sueño.     ¡Oh,  conciencia  cobarde,  cómo  me  afliges!     Las  luces  arden  con  llama  azul;  es  la  alta  media  noche.     Frías  gotas  de  miedo  corren  por  mi  carne  temerosa.     ¿A  qué  le  temo?  ¿A  mí  mismo?  No  hay  nadie  aquí;     Ricardo  ama  a  Ricardo,  eso  es,  yo  soy  yo.   (entra  Catesby)   Catesby:  ¡Señor!   Ricardo  III:           ¡Oh  Catesby,  he  tenido  un  sueño  horrible!     ¿Qué  piensas?  ¿Todos  nuestros  amigos  serán  leales?   Catesby:  Sin  duda,  señor.   Ricardo  III:  

 

 

 

Oh  Catesby,  ¡tengo  miedo,  tengo  miedo!  

Catesby:  Vamos,  señor,  que  las  sombras  no  lo  asusten.   Ricardo  III:  ¡Por  el  apóstol  Pablo!,  esta  noche  las  sombras     han  infundido  más  terror  en  el  alma  de  Ricardo     que  diez  mil  soldados  de  carne  y  hueso     armados  hasta  los  dientes  y  conducidos  por  Richmond,  el  inexperto.     Todavía  falta  mucho  para  el  día;  vamos,  ven  conmigo:     Andaré  entre  nuestras  tiendas  espiando  lo  que  dicen     para  ver  si  alguno  se  propone  traicionarme.   (Richmond  aparece  en  escena)  

                                                                                                                        59

 En  el  texto  original  estos  espectros  dirigen  ciertos  textos  a  cada  uno.  La  propuesta  para  esta  versión   consiste  en  trabajar  a  partir  de  sonoridades  e  imágenes  por  eso  se  suprimen  todos  los  textos.  

63    

 

  1519   1520   1521   1522   1523   1524   1525   1526   1527   1528   1529   1530   1531   1532   1533   1534   1535   1536   1537   1538   1539   1540   1541   1542  

                                                 

1543   1544   1545   1546   1547   1548   1549  

Otro  soldado:  ¿Cómo  ha  dormido  señor?   Richmond:  He  tenido  los  sueños  más  dulces  y  halagadores     que  entraran  jamás  en  la  mente  de  un  hombre.     ¿Qué  hora  de  la  madrugada  es?   Otro  soldado:  Cerca  de  las  cuatro.  

Richmond:  Pues  es  hora  de  armarse  y  de  tomar  el  mando.   (avanza  hacia  las  tropas)     Dios  y  nuestra  buena  causa  luchan  de  nuestro  lado;     las  plegarias  de  los  santos  benditos  y  las  almas  agraviadas,     como  altos  baluartes,  se  yerguen  ante  nosotros.     Excepto  Ricardo,  aquellos  contra  quienes  combatimos     desearían  nuestra  victoria  más  que  la  de  quien  los  guía.     Contra  el  enemigo  de  Dios  van  a    batirse,     Dios,  en  su  justicia,  como  soldados  suyos  los  protegerá.       Si  luchan  contra  los  enemigos  de  la  patria,     la  prosperidad  de  la  patria  será  su  salario;     si  combaten  para  salvaguardia  de  sus  esposas,     sus  esposas  les  darán  la  bienvenida  del  vencedor;     si  libran  a  sus  hijos  de  la  espada,     los  hijos  de  sus  hijos  les  pagarán  en  la  vejez.     Entonces  en  nombre  de  Dios,     ¡Suenen  los  tambores  y  trompetas  con  coraje  y  alegría!     ¡Dios  y  San  Jorge!  ¡Richmond  y  la  victoria!   (se  va  Richmond  y  sus  seguidores,  entran  Ricardo  III  y  los  suyos)       Ricardo  III:  ¿Qué  decían  nuestros  aliados  del  sur?     Catesby:  Que  nunca  conocieron  el  oficio  de  las  armas.     Ricardo  III:  Así  será  entonces.   (suena  un  reloj)               ¿Quién  ha  hoy  visto  el  sol?     Catesby:  Yo  no,  señor.     Ricardo  III:           Entonces  se  niega  a  brillar.     64  

 

 

 

 

Catesby:  ¿Señor?     Ricardo  III:    

1550   1551  

 

 

 

¡Hoy  no  veremos  el  sol!   (entra  Tyrell)  

1552   1553   1554   1555   1556   1557   1558   1559   1560   1561   1562   1563   1564   1565   1566   1567   1568   1569   1570   1571   1572   1573   1574   1575   1576   1577   1578  

             

1579   1580   1581  

  Tyrell:  ¡A  las  armas,  a  las  armas,  señor!     ¡El  enemigo  se  acerca  al  campo  de  batalla!     Ricardo  III:  ¡Vamos!  ¡De  prisa,  de  prisa!  ¡Prepara  mi  caballo!   (Ricardo  III  se  arma,  a  un  soldado)     ¡Llama  a  Stanley  para  que  traiga  sus  tropas!   (sale  un  soldado)     Tyrell:     (entregándole  un  papel)     He  encontrado  esto  en  mi  tienda  esta  mañana.     Ricardo  III:   (leyendo)     “Compadre  Tyrell,  no  seas  tan  atrevido,     que  tu  amo  Ricardo  está  más  vendido!”     Un  ardid  del  enemigo.     ¡Vamos,  cada  uno  a  su  puesto!     Que  nuestros  sueños  pueriles  no  turben  nuestro  corazón     ¡Adelante!  Mezclémonos  con  ellos  y  ataquemos  con  valor.     ¡Si  no  al  Cielo,  vayamos  todos  de  la  mano  al  infierno!   (a  sus  soldados)     Recuerden  con  quienes  se  van  a  enfrentar:     una  sarta  de  vagabundos,  bribones  y  forajidos;     dormían  seguros  y  ellos  les  traen  la  inquietud;     poseían  tierras  y  eran  felices  con  sus  esposas:     quieren  quietarles  unas  y  deshonrar  a  las  otras.     ¿Y  quién  los  guía  sino  un  hombre  despreciable?     ¡Una  mariquita  que  nunca  en  su  vida     sintió  más  frío  que  el  de  la  nieve  bajo  sus  zapatos!   A  latigazos  echemos  a  esos  ladrones  de  nuevo  al  mar.   ¡Si  hemos  de  ser  vencidos  que  sea  por  hombres!   65  

 

 

  1582   1583   1584   1585   1586   1587   1588   1589   1590   1591   1592   1593   1594   1595   1596  

                         

 

¿Habrán  de  disfrutar  de  nuestras  tierras?   ¿Acostarse  con  nuestras  mujeres?  ¿Violar  a  nuestras  hijas?   (se  escuchan  tambores  a  lo  lejos)   ¡Escuchen!  ¡Oigo  sus  tambores!   ¡Luchen,  soldados!  ¡Luchen  y  cabalguen  en  sangre!   (entra  un  soldado)   ¿Qué  dice  Stanley?  ¿Viene  ya  con  sus  fuerzas?  

Un  soldado:  Señor,  se  niega  a  venir.   Ricardo  III:  ¡Que  ruede  la  cabeza  de  su  hijo  Jorge!   Tyrell:  ¡Señor,  el  enemigo  atravesó  el  pantano!     Que  muera  Jorge  Stanley  después  de  la  batalla.   Ricardo  III:  ¡Ataquen  al  enemigo!     ¡Que  nuestro  antiguo  grito  de  batalla,       nos  infunda  el  coraje  de  dragones  en  llamas!     ¡A  ellos!  La  victoria  flamea  en  nuestros  yelmos.   (se  van)    

1597  

     

1598   1599   1600   1601   1602   1603   1604   1605  

           

1606   1607   1608  

ESCENA  III  (Ricardo  III,  Catesby,  Tyrell  y  soldados)  

     

(otra  parte  del  campo.  Toques  a  rebato,  movimientos  de  tropas.  Entran  Tyrell  y   soldados,  por  el  otro  lado  se  acerca  Catesby)     Catesby:  ¡Socorro!  ¡Ayúdame  Tyrell!     El  rey  ha  hecho  más  prodigios  que  un  hombre,     osando  enfrentarse  con  todos  los  peligros.     Su  caballo  ha  caído  y  sigue  el  combate  a  pie,     buscando  a  Richmond  en  las  fauces  de  la  muerte.     ¡Socorro,  o  la  batalla  está  perdida!   (se  va  Tyrell.  Toques  a  rebato.  Entra  el  rey  Ricardo  III)     Ricardo  III:  ¡Un  caballo!  ¡Un  caballo!  ¡Mi  reino  por  un  caballo!   Catesby:  ¡Retírese,  señor!   66  

 

 

  1609   1610  

     

Ricardo  III:  ¡Miserable!  He  apostado  mi  vida  a  un  golpe  de  dados     y  afrontaré  el  azar  de  la  tirada.   (lo  mata)  

1611   1612   1613   1614  

     

     

Creo  que  hay  seis  Richmond  en  el  campo  de  batalla:   he  matado  a  cinco  en  lugar  de  él.   ¡Un  caballo!  ¡Un  caballo!  ¡Mi  reino  por  un  caballo!      

     

1615   1616   1617   1618   1619  

ESCENA  FINAL  (Ricardo  III,  Richmond,  Stanley  y  soldados)  

   

(toque  de  rebato.  Entran  muchos  soldado  con  Richmond  quienes  hieren  a  Ricardo   III,  sin  embargo,  este  sigue  con  vida  y  lucha  frente  a  Richmond.  Cae  muerto  Ricardo  III.   Entra  Stanley)   Richmond:  ¡La  jornada  es  nuestra;  ha  muerto  el  perro  sanguinario!   Stanley:  Valiente  Richmond.   (ofreciéndole  la  corona)60  

1620   1621   1622   1623   1624   1625   1626  

             

1627   1628   1629   1630   1631   1632   1633   1634  

             

 

¡Llévala,  disfrútala  y  ciérnela  de  gloria!    

Richmond:  Proclama  el  perdón  para  los  soldados  fugitivos     que  acepten  a  nosotros  someterse.     La  patria  estuvo  loca  mucho  tiempo  y  así  misma  se  desgarró.     ¡Que  ahora  Richmond  e  Isabel,     se  unan  por  la  bella  providencia  de  Dios   para  que  de  una  vez  por  todas  haya  un  gobierno  mejor!61     Y  que  sus  herederos,  si  Dios  así  lo  quiere,     regalen  a  los  tiempos  venideros  la  paz  de  rostro  distendido,     con  plácida  abundancia  y  bellos  días  de  prosperidad.     ¡Mella  el  filo  de  los  traidores,  que  quieran  reeditar     estos  días  sangrientos  y  sumir  a  la  patria  en  raudales  de  sangre!       Que  no  vivan  para  gozar  la  abundancia  de  esta  tierra     los  que  turben  con  traiciones  la  paz  de  este  país.  

                                                                                                                        60

 La  tradición  cuenta  que  Stanley  recogió  la  corona  en  un  matorral  de  espinos  y  la  puso  sobre  la  cabeza  de   Richmond.   61  Este  texto  alude  que  Richmond  se  casa  con  Isabel  para  conservar  la  paz  en  su  gobierno.  En  la  versión   original  se  casa  con  la  hija  de  la  reina  Isabel  que  en  esta  versión  no  se  desarrollo  que  ella  tenía,  además  de   los  bastardos  muertos  en  la  Torre,  una  hija.  

67    

 

  1635   1636  

   

   

Ya  las  heridas  de  la  guerra  civil  están  cerradas,  de  nuevo  reina  la  paz.   …que  dure  mucho  tiempo…  

68