La Naturaleza del Pecado

La Naturaleza del Pecado Génesis 3:1-13 D e todos es sabido que vimos tiempos difíciles, la maldad del hombre se ha multiplicado sobre manera. Las A...
25 downloads 4 Views 85KB Size
La Naturaleza del Pecado Génesis 3:1-13

D

e todos es sabido que vimos tiempos difíciles, la maldad del hombre se ha multiplicado sobre manera. Las Acciones, palabras, actitudes y pensamientos del hombre casi siempre están inclinadas a la maldad. El sufrimiento, es la agonía persistente de la humanidad entera. Todos de una u otra manera hemos sido golpeados por el y a veces aun duele. La muerte es esa causante de dejar niños huérfanos, madres solteras y padres sin hijos. Muchos ya han caminado sus senderos y muchos un día caminaremos. Pero, ¿Hay una razón del porque hay tanta maldad en el mundo, del porque sufrimos y del porque morimos? ¿Hay ua nrazon del porque suceden estas desgracias? Si la hay, esa razón se llama: Pecado. Hay varias cosas que necesitamos saber sobre este mal llamado pecado:

I). El pecado es provocado. ¿Quién provoco que Eva pecara? R= Satanás. Representada en la serpiente. (Ver. 1) La “serpiente antigua” llamada por Juan. (Apocalipsis 12:9) Esto significa que: 1. El hombre no nace con pecado, sino que aprende a pecar por incitación del Diablo. 2. Dios no es el tentador, sino Satanás. A. Satanás es el que hace que pongas tu atención en lo que el quiere. Recordemos que nuestro enemigo es astuto es decir, hábil, inteligente, listo. Sabe nuestras limitaciones. Sabe nuestro punto débil. Le hace una pregunta a Eva que el sabe que es incorrecta con el propósito de llevarla a donde el quiere. “¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” (Ver.1) Dios no había dicho eso, sino: “…De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:1617) Satanás consigue lo que quiere y trae a los pensamientos y corazón de Eva lo que el quiere. Hace que Eva ponga su atención en el fruto prohibido, en aquello que no puede tener. “Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis” (Génesis 3:2-3) Satanás sabe que toma fuerza en nosotros todo aquello que no podemos o no debemos tener y nos tienta. Nosotros no queremos fallarle a Dios pero Satanás trata de traer a nuestra mente y corazón lo que no debemos tener y el deseo se hace más fuerte. El muchacho o la muchacha que se desea pero no se debe tener.

La venganza que se desea pero no se debe tener. El vino o la droga que se desea pero no se debe tener. El estilo de ropa que se desea pero no se debe tener. Satanás trae todos estos pensamientos a nuestra mente para que nosotros caigamos. Satanás sabe que si pensamos en aquellas cosas que solíamos hacer antes, pudiéramos hacerlo de nuevo. Por tanto, no debemos poner atención sobre esas cosas. No pongamos atención a las cosas que el diablo quiere hermanos. B. Satanás es el que trata de convencerte de que puedes pecar sin sufrir las consecuencias. La primera mentira registrada en la Biblia es: “No moriréis” (Ver. 4) pronunciada por el “padre de mentira”. (Juan 8:44) La sicología del Diablo es que, 1. Puedes disfrutar de los placeres del pecado sin sufrir las consecuencias. 2. Que Dios es exagerado en sus mandamientos y que en realidad el infierno no existe. 3. Que para que crea Dios algo y luego nos manda abstenernos si en realidad todo es bueno. Esa es la sicología barata del diablo. Lo más peligroso de todo es que el diablo dice mentiras mezcladas con verdad. De tal manera que si nuestros sentidos no están diestros en la Palabra de Dios no podremos percibir la mentira. El diablo dijo: “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Ver. 4,5) Satanás le hace 3 ofertas a Eva difíciles de rechazar: 1. No moriréis. 2. Serán abiertos vuestros ojos. 3. Seréis como Dios, Pero no todo lo que brilla es oro dice el dicho. La declaración del diablo en el verso 4 es la mentira, pero la declaración del verso 5 es verdad. (Ver. 22) El diablo hoy dice: 1. “Dios no castiga El amor” En esta declaración hay una verdad y una mentira. La verdad, Dios es amor. La mentira: Dios no castiga. Sabemos que Dios si castiga, pues castigo a Sodoma y Gomorra. 2. “Dios me cuida y la muerte me guía” En esta declaración hay una verdad y una mentira. La verdad: Dios me cuida. La mentira: La muerte me guía. La muerte no me guía porque la muerte y Dios no trabajan juntos. La muerte es una enemiga de Dios. (1 Corintios 15:26) 3. A Dios no le afecta el pecado porque Dios es Santo. En esta declaración hay una verdad y una mentira. La verdad: Dios es Santo. La mentira: A Dios no le afecta el pecado. La realidad es que la Biblia dice que el pecado es una ofensa a Dios por tanto, Dios si resulta afectado por el pecado del hombre. (2 Samuel 12:13-14, Lucas 15:18) Satanás hará todo lo posible para hacernos creer que podemos pecar y escapar de las consecuencias. El tratara de decirnos que no pasa nada, que todos lo

hacen. “Mas su fin es amargo como ajenjo” (Proverbios 5:4) Así que el pecado es provocado por el diablo.

II). El pecado es seductor. A. Porque es algo que entra por los sentidos. ¿Que dice la Biblia que Eva miro? “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría…” (Ver. 6) ¿Por qué dice que vio el árbol y no su fruto? Bueno, la respuesta es simple. 1. El árbol era la publicidad. El fruto, es el producto, la esencia. 2. El árbol era el alabastro. El fruto, el buen perfume. 3. El árbol era la pintura. El fruto, la obra maestra. Todo aquello era muy atractivo y hacia que se le salieran los ojos a Eva de lo hermoso que era. El pecado nunca se nos presenta como algo repulsivo y desagradable, sino como algo “agradable” y “codiciable”. Quien esta bajo el dominio del diablo publica el pecado haciéndolo ver hermoso, atractivo. Isaías dijo: “La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! Porque amontonaron mal para sí”. (Isaías 3:9) Los medios masivos de comunicación como la televisión, la radio, el internet son usados por mucha gente para publicar el pecado haciéndolo ver muy bueno. 1. El cigarro. 2. La cerveza o el tequila. Las personas al ver estos comerciales se sienten como si ellas fueran los que salen en estos anuncios. Pero en realidad no te dicen lo horrible que es el pecado. No publican personas llenas de cáncer por fumar. No publican los carros chocados por andar borrachos. No publican en los hospitales a las personas lesionadas y a veces muertas por accidente de tráfico siendo el motivo el alcohol. El envoltorio del pecado es muy bonito y atrayente, pero por dentro es feo y desagradable. B. Porque es algo que se siente bien. Estoy seguro que el fruto prohíbo le supo muy bien a Eva, de otra manera no le hubiera invitado a su esposo. El texto dice: “…y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella” (Ver.6) Como le hizo el diablo a ella, así le hace ahora a su esposo. Quizás usando los mismos argumentos engañosos que uso con ella el diablo. Paso de tentada, a ser tentadora. Con este acto le concede razón al Satanás de que se estaban perdiendo de mucho al no disfrutar de ese delicioso fruto. “¡Que Dios tan egoísta!” dirían Adán y Eva. El pecado al sentirse bien y ser placentero algunos creen que entonces que no es malo y tratan de inducir a otros a hacer lo mismo. Salomón nos aconseja: “Hijo

mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas”. (Proverbios 1:10) 1. Habrá muchos que te invitaran a ir a un baile pero no a una iglesia. 2. Habrá muchos que te invitaran una cerveza pero no un litro de leche. 3. Habrá muchos que te invitaran a robar pero no a trabajar. 4. Habrá muchos que te invitaran a pelear pero no hacer un bien. No todo lo que se sienta bien es bueno si pone en riesgo tu vida y la salvación de tu alma. C. Porque es algo que promete mucho. El pecado le prometía mucho a Eva: “Seréis como Dios” (Ver. 5) Era algo que ella quería experimentar. Tenía muy altas expectativas sobre aquel fruto y no se lo quería perder. Muchos nos dirán maravillas del pecado, como por ejemplo: 1. Sobre tomar dicen: “la cerveza no hace daño”. “Tenemos muchos camaradas”. “Vamos a pistiar con el compadre” 2. Sobre fumar dicen: “Te da reputación”, Especialemnete entre los jovenes dicen: “Te hace ver interesante y mas si lo llevas en la oreja” 3. Sobre las drogas dicen: “Se siente que vuelas” “Te olvidas de todos tus problemas” “Esto solo es para hombres” El pecado promete mucho, pero la realidad es que da muy poco. Pablo dijo: “Porque la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23) El salario, la paga que da el pecado no es ni el mínimo. Puede dar deleites, pero es un deleite temporal. (Hebreos 11:25) No te dicen que tomar afecta su hígado, fumar acorta tu vida y que las drogas atrofian tu cerebro. Es cierto que puede sentirse muy bien pero solo es por breve tiempo. Es cierto que te promete mucho pero no es cumplidor. Santiago dice: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces…” (Santiago 1:17) Así que del pecado no puede salir nada bueno porque todo lo bueno viene de Dios nuestro Padre.

III). El pecado es destructivo. Si del pecado no puede salir nada bueno, entonces, solo mal puede salir de el. Y mas que mal, destrucción. A. Destruye la inocencia. Los tres escalones a la destruccion que dio Eva fueron: “Vio”, “Tomo” y “Comió” (Ver.6) “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales”. (Ver. 7) Ahora su conciencia sobre la sexualidad era diferente. Algo había desaparecido en ellos. Ahora la vergüenza había llenado sus corazones. Lo que nunca había hecho antes de estarse cubriendo el uno y el otro, ahora lo hacen. Lo que antes era normal ahora era vergonzoso. Sus ojos ya no tenían el brillo inocente que antes tenían.

¿Se acuerdas usted cuando era inocente? ¿Se acuerda usted de aquel pecado que le arrebato su inocencia? Jesús dijo: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir…” (Juan 10:10) Este ladrón bien puede ser el pecado. Que hurta, mata y destruye la inocencia de niños, jóvenes y adultos. El pecado es destructivo hermanos tengamos mucho cuidado. B. Destruye la relación con Dios. “Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto”. (Ver. 8) Dios no había cambiado hasta ahora. Dios se seguía pasean por el huerto al aire del día, como solía hacerlo. Quienes habían cambiado eran Adán y Eva. Cuando se dieron cuenta que Dios andaba por allí, se escondieron. Ellos ya no salieron al encuentro de Dios, sino que se escondieron. La evidencia de que la relación entre ellos y Dios se había destruido no fue que se escondieron, sino porque tuvieron temor debido a la culpabilidad que sentían. A partir desde entonces, el ser humano ha tratado de esconderse de la presencia de Dios. 1. Les decimos: “¡Vamos a la iglesia!” Dicen: “Yo tengo mi religión” 2. Les decimos: “Te invito a la iglesia” Dicen: “La iglesia es para los que no tienen trabajo” 3. Les decimos: “Puedo hablarte de la Biblia” Dicen: “A mi no me hables de esas cosas”. “A ver, ¿Quién escribió la Biblia? 4. Les decimos: “¿Te podemos visitar?” dicen que si pero luego nuca lo encuentar uno. La gente prefiere no escuchar la Palabra de Dios para que Esta no les redarguya de pecado. Para no sentirse mal por lo que han hecho. ¿Por qué hacen esto? Porque su relación con Dios ha sido destruida. C. Destruye la familia. “Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? 12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí” (Ver. 11-12) Adán al ver descubierto y confrontado por Dios hizo lo que muchos hacen para escapar de su responsabilidad: Echarle la culpa a los demás. Muchos dice: “Hice lo que hice o dije lo que dije por la culpa de…Padres, esposa, hijos, maestros, el gobierno, la iglesia, el predicador” Y algunos hasta le echan la culpa a Dios. Pero Adán ¿A quien le echo la culpa? A su mujer. La primera vez que alguien culpo a alguien por algo fue aquí. El esposo culpa a la esposa de sus malas acciones. En lugar de responsabilizarse por lo que a el le tocaba, responsabiliza de todo a su compañera. Su bella relación y su profundo amor habían sido destruidos. Ya no había armonía en su matrimonio, sino recriminaciones. Adán estaba culpando directamente a su esposa e indirectamente a Dios. Pues dice:

“La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí” ¿El pecado ha destruido o esta destruyendo su relación matrimonial? D. Destruye la vida. Adán y Eva tenían muchos privilegios en el huerto en Edén, pero el más preciado de todos es: la vida. La cual terminaría al no tener acceso al árbol de la vida. (Génesis 3:22-24) El pecado es un asesino que no deja a su victima viva. Tarde o temprano la destruye. Esta visto que los que andan en pecado viven menos tiempo que los que tratan de vivir una vida sana. La Biblia no se equivoca: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. (Romanos 6:23)

Conclusión Hemos visto que el pecado es provocado, seductor y destructivo. Quizás usted ha sido victima de el. Quizás usted esta batallando aun con el. Déjeme decirle que hay una solución: JUSUS. Jesús es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. (Juan 1:29) La sangre de Cristo nos limpia de todo pecado no importa cual sea. (1 Juan 1:7) ¿Qué tiene que hacer usted? Lo mismo que hizo Saulo de Tarso. Hechos 22:16 “Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” Te invitamos en el Nombre de Jesús.

Juan Ramón Chávez Torres E-mail: [email protected] http://chaveztorres.wordpress.com/ Apartado Postal 681. H. Matamoros Tam.