Industria Automotriz

MERCADOS 14 Foto: image.vettewel.com Industria Automotriz Adelante a Pesar de la Crisis Mundial Luisa Fernanda Castro Patiño Periodista Metal Actu...
2 downloads 1 Views 576KB Size
MERCADOS

14

Foto: image.vettewel.com

Industria Automotriz

Adelante a Pesar de la Crisis Mundial Luisa Fernanda Castro Patiño Periodista Metal Actual

El sector emplea alrededor de 25.000 trabajadores en fábricas y 9.000 personas en la producción de autopartes.

La industria automotriz y autopartista es un componente importante del sector manufacturero y económico del país, pues representa el 1 por ciento del PIB, siendo Colombia el quinto país ensamblador de automóviles en Latinoamérica, después de México, Brasil y Argentina.

El sector automotor y autopartista en Colombia es un renglón de la economía que ha experimentado un crecimiento constante en el último lustro, dado que desde el año 2000 presenta un aumento significativo, tanto en la producción como en la venta de vehículos en todos los segmentos. En el 2004, por ejemplo, Colombia produjo 91.966 autos, cifra que para el 2007 se duplicó, también en ese mismo año se vendieron 253.036 unidades. Aunque la proyección de ventas para 2009 es de 174.000 vehículos, un 31.2 por ciento menos, el dato no es malo, mas aún si se tiene en cuenta que este año sería el cuarto mejor en la historia comercial de la industria de automóviles colombiana.

WWW.METALACTUAL.COM

MERCADOS

La tendencia creciente también incluye el sector de autopartes que entre el 2003 y el 2006 aumentó sus ventas en 150 por ciento, al pasar de US$448 millones a US$1.150 millones, además las exportaciones de vehículos mostraron una ascenso significativo y en los últimos cinco años crecieron 130 por ciento. A partir de 2008, los excelentes resultados han sido opacados por la recesión económica mundial, sin embargo esta industria continúa siendo un eslabón importante para la cadena manufacturera y por ende, para el sector metalmecánico, entre otros. En efecto, en casi el 80 por ciento de los procesos y técnicas que adelanta la cadena automotora para la fabricación de autopartes, intervienen cerca de 60.000 materiales diferentes que varían desde el acero, al aglomerado vegetal y desde el níquel hasta el nylon, sin contar la producción de moldes en zamac u otros metales, los cuales se utilizan para la elaboración de piezas en serie para autos, por ello, no es una casualidad que las ventas anuales de esta industria superen los US$2.000 millones y en el tema del empleo, ocupe a más de 9.000 personas. Por ser entonces la industria automotriz y autopartista un aliado importante del sector metalmecánico, la revista Metal Actual dialogó con Tulio Zuloaga, presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes (Asopartes), quien presentó un panorama económico de esta cadena productiva.

Foto: www.itacr.com

Vehículo lanzado por una empresa china, su novedad es que se recarga a través de la red eléctrica, una tecnología alternativa que no genera contaminación en el medio ambiente.

expresó que el sector cerró este primer semestre con US$1.950 millones en las ventas y aunque es un 6 por ciento menos que el año pasado, la curva comercial seguirá buscando su ascendencia para los meses que restan de 2009. En cuanto a la venta de automóviles, este primer período de 2009 logró cerrar con una cifra cercana a los 90.000 vehículos, un buen registro si se tiene en cuenta que en el mes de enero, febrero y marzo del mismo año las ventas estaban alrededor de los 73.000 autos, es decir 29 por ciento menos y que sólo hasta mayo hubo una leve recuperación de la economía con la que el sector empezó a reaccionar de manera positiva.

El Sector Automotriz en Colombia

Para muchos especialistas económicos la recuperación del sector se debió, en gran parte, a que el Gobierno nacional estableció en el mes de marzo una línea de créditos “blandos” administrada por una línea especial del Banco de Comercio Exterior (Bancoldex) por un valor de US$200 millones, los cuales son otorgados a las personas para la compra de automóviles nuevos ensamblados en fábricas locales con un bajo interés.

Sin duda, la consigna de la industria autopartista colombiana es mantenerse y ampliar su mercado, a pesar de su volatilidad o de las crisis por las cuales atraviesa la economía nacional y mundial. Así lo demostraron las cifras reveladas por el presidente de Asopartes Tulio Zuloaga, quien

Sin embargo, para el presidente de Asopartes esta medida no sirvió de mucho, pues la gran mayoría de entidades financieras poseen recursos propios para realizar préstamos al usuario además, es a través de éstos que obtienen beneficios como el recaudo de intereses y la posibilidad

WWW.METALACTUAL.COM

tener como garantía el bien –en caso que el cliente no cumpla con su obligación– razones por las cuales fueron muy pocos los bancos que solicitaron en Bancoldex los créditos destinados por el Gobierno y por ende escasas las personas que lograron beneficiarse de esa política. Es claro para Zuloaga que la recuperación del sector se debe a que poco a poco la economía nacional se ha ido estabilizando y con ella las ventas de la industria automotriz y autopartista. “La proyección para este año entonces es alcanzar los US$3.970 millones en ventas, es decir mantener el mismo rango de 2008, lo cual sería un factor positivo para la cadena productiva”, asegura. No obstante, a pesar que el sector se ha ido recuperando poco a poco, existen otros factores y flagelos que afectan la dinámica de producción de la industria automotriz y que debe superar a fin de lograr un mayor equilibrio en mercado.

Dificultades por Superar Actualmente, se evidencian algunos puntos débiles que afectan la industria automotora y autopartista: la deuda de Venezuela con el sector, el hurto de vehículos y el contrabando. A continuación se presenta un análisis completo sobre estas problemáticas, las medidas y controles que están tomando las autoridades competentes en el tema, para combatir estos flagelos.

15

16

MERCADOS

Foto: www.pierburginc.com

La manufactura del 90% de las partes y componentes automotores implican procesos metalmecánicos y/o metalúrgicos.

El primer inconveniente que hoy en día enfrenta la cadena automotora y autopartista, está relacionado con la deuda que tiene Venezuela desde el año pasado con empresarios del sector por exportaciones al vecino país que superaron los US$300 millones, de los cuales hasta la fecha, sólo se han cancelado US$170 millones, un poco más del 50 por ciento. Junto a los autopartistas se encuentran otros sectores afectados por la misma problemática con Venezuela, como el textil, razón por la cual recientemente distintas gremios solicitaron ayuda al Gobierno colombiano para obtener el pago, pues advirtieron, es una deuda que tiene al borde de la quiebra a varias empresas nacionales. Al respecto, Zuloaga señaló que la situación con Venezuela resulta crítica para las empresas del sector automotor, más aún cuando este país intenta como política, prohibir la entrada de productos que no sean de fabricación venezolana, tal y como lo planteó ese Gobierno en días pasados y agregó además que “cerrarle las puertas a los productos extranjeros, puede afectar o demorar los pagos que están pendientes con los industriales colombianos”.

compañías del sector de automotor han bajado en un 50 por ciento las exportaciones de autopartes hacia Venezuela, una de las razones por las cuales el sector ha disminuido sus ventas en lo corrido de este año. La segunda problemática tiene que ver con el hurto de vehículos. En ese sentido, es importante mencionar que a nivel nacional y en el primer semestre de 2009, fueron robados un total de 2.042 carros –un 0.4 por ciento menos que el mismo período de 2008– pero en ciudades como Bogotá y Medellín esta cifra aumentó en un 10.1 y un 2.1 por ciento respectivamente, para este año. “La idea no es conformarnos porque los índices de robo de vehículos han

descendido en 2009, sino llevar esa cifra a su mínima expresión y ojalá a cero, no sólo porque la gran mayoría son deshuesados y vendidos en el mercado negro –lo que afecta en gran medida el mercado legal de autopartes–, sino de proteger la seguridad de los ciudadanos, pues no hay que olvidar que el 45 por ciento de los hurtos de autos son realizados con violencia, en los que la persona queda gravemente herida o muerta”, asegura Zuloaga. Algunas medidas tomadas por Asopartes en conjunto con la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación, fue aplicar con mayor rigurosidad la Ley 813 de 2003, la cual deja sin beneficio de excarcelación a aquellas personas que cometan hurto de vehículos, otra acción es que a diario la policía trabaja en diferentes sectores de la Bogotá para que lleven a cabo los operativos y los controles correspondientes para evitar que la problemática crezca. Por último, en cuanto al tema del contrabando, Zuloaga expresó que aún sigue siendo un dolor de cabeza para la industria y que aunque no se tienen cifras oficiales al respecto, para este primer semestre de 2009 entraron al país alrededor de US$1.100 millones por mercancías ilegales, casi la mitad del valor que se obtuvo durante todo el 2008, la cual alcanzó los US$2.250 millones.

Foto: www.hispanieprwire.com

La curva comercial de la industria automotriz seguirá estable para los próximos cinco meses del presente año, la proyección en ventas es de 174.000 vehículos.

Como consecuencia de esta problemática, un buen porcentaje de

WWW.METALACTUAL.COM

Foto: Camilo Marin Villar

Tulio Zuloaga, Presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes, Asopartes.

La gran mayoría de los vehículos son hurtados en Estados Unidos y a través de Venezuela llegan al país; si bien es cierto, existe un convenio automotor entre Venezuela, Ecuador y Colombia, el cual prohíbe la importación de vehículos y autopartes usadas, también lo es que el país venezolano incumple dicho convenio y esto ha facilitado la entrada de automóviles de contrabando al territorio colombiano. Por eso es necesario que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN-, aumente los controles en las fronteras del país, a fin de verificar la legalidad de las mercancías que ingresan, de tal modo que se pueda combatir con mayor fuerza este flagelo que no sólo afecta a la industria automotora, sino a otros sectores de la economía nacional.

El Futuro de la Industria Automotriz Uno de los principales retos de la asociación autopartista es terminar de actualizar el parque automotor de Bogotá, es decir, sacar de circulación aquellos buses, busetas y taxis que hayan cumplido una edad promedio de 18 años y que generan alta contaminación en el medio ambiente. De hecho, en la actualidad existe una clara tendencia hacia la disminución del impacto ambiental en la fabricación de autopartes, en ese sentido, la industria nacional está trabajando para promover en los conductores la utilización del gas natural vehicular como combustible por tener una composición limpia y ser más ecológico con el medio ambiente. De igual manera, el reto es incentivar a particulares para que cambien su vehículo antiguo, no sólo por el tema ambiental, sino para reducir los niveles de accidentalidad, que en un buen porcentaje de los casos, es provocado por el uso de automóviles en mal estado. El segundo reto tiene que ver con el fortalecimiento en tecnología para que la industria sea más eficiente en la

WWW.METALACTUAL.COM

18

MERCADOS

El Tratado de Libre Comercio (TLC) en el Sector Autopartista Un aspecto positivo para la industria automotora nacional esta relacionado con el tratado de libre comercio (TLC), en ese sentido, Zuloaga advierte que los más beneficiados de la negociación que se adelanta actualmente con Estados Unidos son los Colombianos, en la medida que el sector tendrá un alto porcentaje de productos con cero o bajos aranceles, inversión extranjera y un aumento significativo de las exportaciones.

producción de autopartes, de tal manera que le genere mayor competitividad en los mercados internacionales, dado que la producción nacional en línea es muy escasa y este hecho ha encarecido sustancialmente el producto colombiano frente a otros mercados. Este reto también está relacionado con la búsqueda de nuevos comercios, no sólo para aumentar el nivel de las exportaciones, sino para evitar dependencia comercial con determinados mercados.

Así pues en el acuerdo de autopartes, como en la mayoría de los otros productos, se establecieron tres canastas: A, B y C, dentro de la A se agrupan aquellas piezas automotrices que serán desgravadas inmediatamente entre en vigencia el tratado, en la canasta B se ubican las partes que, una vez cumplan cinco años, se les eliminará el arancel y por su parte, los componentes del grupo C serán desgravados hasta después de diez años paulatinamente. “Un buen porcentaje de autopartes quedó negociada en la canasta A y otras en la canasta B”, reitera Zuloaga.

“Con el caso Ecuador, por ejemplo, tan pronto como el Gobierno de Rafael Correa decidió cerrarle las puertas comerciales a Colombia, luego de la crisis diplomática sufrida por ambos países el año pasado, la industria autopartista y automotora empezó a buscar otros mercados, hoy en día estamos exportando hacia países de Centroamérica como Costa Rica, Salvador, Honduras, Guatemala y también a Perú, Argentina y Chile”, expone Zuloaga.

De igual manera, habrá cambios importantes que favorecen al sector de las autopartes, ya que el Gobierno nacional no permitirá el ingreso de vehículos y piezas usadas, únicamente las que son remanufacturadas y con licencia previa. La anterior medida traerá un beneficio económico en materia de precios lo mismo que mejorará sustancialmente las exportaciones a otros países.

El último reto tiene que ver con el desarrollo de proyectos que ayuden a mejorar el tema de movilidad vehicular en la capital. En ese sentido, Zuloaga explica que la medida de “pico y placa” implementada por la alcaldía de Samuel Moreno, sirvió poco para disminuir el tráfico vehicular y a la vez contribuyó con el descenso de las ventas del sector automotor.

Vale anotar que hoy en día Colombia exporta partes para autos por un valor de US$1.200 millones al año a varias regiones como Estados Unidos, Europa, Japón, Brasil y Perú, entre otros, la meta es que con el TLC, no sólo se pueda aumentar esa cifra, sino vender a mercados no explorados hasta el momento. De otro lado, es importante destacar que de la oferta de autopartes que ofrece el país, un 55 por ciento es de origen nacional y el 45 por ciento importados de Estados Unidos, Japón, Korea, Taiwán, China, Francia, España, Brasil Venezuela y México. Particularmente, las piezas nacionales son de buena calidad, pues los fabricantes además de capacitarse constantemente en el producto, incluyen tecnología de punta en sus procesos productivos. “La famosa apertura económica impulsada por el Gobierno de Cesar Gaviria sirvió para que las empresas se motivaran y se dieran cuenta que tenían que ser más competitivas en el mercado, por eso muchas de ellas cambiaron su maquinaria por otra de mayor tecnología que les permitiera mejores rendimientos en su producción. Hoy en día es una industria muy eficiente”, asegura Zuloaga. Los productos importados de otros países también ofrecen excelentes calidades, incluso los provenientes del gigante asiático. Al respecto Zuloaga señala, “Las autopartes y vehículos de origen chino generan una gran desconfianza en el consumidor y los asocian como productos de baja calidad, pero, en la gran mayoría de los casos, esto resulta ser sólo un mito, pues en China como en cualquier otro estado del mundo, se elaboran piezas malas, buenas y excelentes y las que tienen que ver con nuestro sector específico, cumplen con todos los estándares y garantías que exige el mercado mundial”, expone Zuloaga. Sin embargo, y a pesar de la mala imagen que tienen los productos chinos en el mercado, han tenido una demanda favorable en el país, de hecho hoy en día se encuentran más de 35.000 vehículos fabricados en el gigante asiático recorriendo las carreteras colombianas.

Agrega además que para el tema de movilidad existen otras medidas que se pueden adoptar en Bogotá y serían mas útiles, por ejemplo, que las entidades del estado y los colegios tengan horarios diferentes para evitar que todos los ciudadanos salgan a trabajar a la misma hora, que la carga pesada entre a media noche a la ciudad para que no genere congestión y que las grandes cadenas surtan los almacenes en horarios nocturnos, entre otros aspectos. Según él, en la ciudad debe mejorase también el tema de semaforización pues actualmente, cuenta con 17.000 semáforos cuando sólo necesita 12.000 y que además todos estén sincronizados. Por último, el Gobierno debe mejorar la infraestructura vial, además invertir en la renovación de la malla al interior de las regiones y ciudades, pues esto también contribuye de una manera positiva al tema de movilidad. En conclusión a la industria automotriz le queda mucho camino por recorrer, lo que si tiene claro es que siempre debe buscar una mayor eficiencia en su producción. A lo mejor, a largo plazo, con la inversión de multinacionales extranjeras, en vez de ensamblar, se puedan fabricar autos en el país para seguir abasteciendo la demanda nacional e internacional. Fuentes • Tulio Zuloaga. Presidente Asociación del Sector Automotor y sus Partes (Asopartes). [email protected].

WWW.METALACTUAL.COM