Historias de Vida: Alexander González

Historias de Vida: Alexander González 2 Historias de Vida Alexander González “LO QUE ME DIJO UN CAMPESINO DEL * SIGLO XXI” Yo a lo que invito es...
2 downloads 2 Views 2MB Size
Historias de Vida: Alexander González

2

Historias de Vida

Alexander González

“LO QUE ME DIJO UN CAMPESINO DEL * SIGLO XXI” Yo a lo que invito es a los campesinos a que no enajenen su tierra, que se enamoren de ella. Que cojamos lo bueno que tenían los indígenas, que la tierra era su madre y los árboles sus hermanos y sus animales sus hermanos menores. Que nos enamoremos de la tierra porque el que no la aprecia, está negando a la madre.

Coordinación: Rita Borquez Elaborador Por: Giovanni Redondo Imágenes: Giovanni Redondo Diseño y Diagramación: Corporación PROCASUR *

El título de esta historia de vida es creado por su inspirador: Alexander González Chica. 3

Mac Gyver. […] lo que uno llamaba en ese entonces en el colegio, que Mientras que las conversaciones se cruzan, entrelazan, mezclan y nutren entre los diferentes contertulios, llega Alexander algo ya casi no se ven esos términos… era “pepa”. agitado con su infaltable gorra y en su espalda un morral que, Son las once de la mañana y en la “Cafetería Cabal”, una de además de cargar los impermeables de “La Mula” -su moto-, las más tradicionales de Santa Rosa, se encuentra Don Iván tiene el peso de su conocimiento y algunos otros misterios que contando sus hazañas de antaño cuando recorría las carreteras aún no se han podido descifrar. Está ansioso, entra al lugar con del país en toda clase de vehículo de carga pesada, su relato su mirada inquieta por encontrar la forma de contar su historia, está lleno de emoción, sobre todo cuando menciona la calidad sus ojos azules inmediatamente reflejan la transparencia de su de la Dodge brasilera -“que sí era de las buenas”-, la cual le vida, de su ser, de su esencia; un tintico empieza a tejer una permitía un rendimiento óptimo para meterse en cualquier tipo nueva historia, interrumpida en varias ocasiones por los saludos de terreno. El sitio está lleno de relatos, el olor a café está en que van y vienen trayendo una sensación de calidez parecida al el ambiente y a pesar de ser un sitio que reúne a los mayores mesón de la cocina de la abuela. del pueblo, Christian, un hombre joven de unos veinte años -hijo del dueño-, ambienta las conversaciones con las notas de Como buen arriero paisa, su verbo es infinito y le da sentido “Redemption Song” de Bob Marley, algo extraño para el contexto, a aquel refrán que dice que “habla más que un perdido” y tal sin embargo, algo que puede dar cuenta de la evolución de un vez tenga sentido, porque Alexander reconoce categóricamente que ha llegado al lugar en el que está hoy en día gracias a Dios, pueblo con tradición cafetera. porque le permitió encontrarle sentido a su vida después de una intensa búsqueda -que, tal vez, aún no termina-. Su presentación es simple, pintoresca y simpática, refleja mucho de su ser: Mi nombre: Alexander González Chica… Yo nací… Vi la luz de esta hermosura de planeta tierra el 27 de septiembre de 1965. Mis padres eran de origen campesino. Personas humildes, honorables. Mi madre era de Marulanda, Caldas. Mi padre era de Herveo, Tolima… O sea nuestro arraigo es andino. […] Nací en Manizales, Caldas… nací, digo afortunadamente condenado al éxito. Qué nací en la cima de los Andes como las águilas. […] Allá tuve la oportunidad de nacer en la cima como los cóndores… Y de 4 añitos llegamos acá a esta vereda. Ahorita, afortunadamente… Con tanta lucha, con guerra y pata, como cuando se trota 100 kilómetros y se llega a la meta, no es como si llegáramos en helicóptero, tenemos una parcela donde tenemos un derecho de vivir aquí porque yo digo que la propiedad está en entre dicho, qué todo es de todos y nada es de nadie… Qué yo soy como el indio que a´onde pisa es de él. Pero, aquí pues, la escritura dice que podemos estar aquí un tiempito […]2. González, A. (2014) A Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia. 14 de abril de 2014.

2

4

Historias de Vida

aplicado, de que nos esmeramos tanto en darle a nuestros hijos lo que nosotros no tuvimos, que nos olvidamos de darle lo bueno que sí tuvimos… Esto fue lo bueno que yo tuve de mi infancia: el amor por la naturaleza, el simplismo en la vida, que es lo que la hace feliz… eso tuve yo bueno. Si ellas lo quieren coger, yo se los estoy brindando… es como la semilla: usted tira la semilla y si cae en terreno fértil dará fruto, si no, no es culpa del sembrador4.

Su arraigo por la tierra se evidencia en cada una de sus palabras, sus relatos están llenos de sentido y de reflexiones profundas en torno a su misión en este planeta; sin duda alguna, sus padres influenciaron este proceso e hicieron que la transparencia y la honorabilidad no fueran solamente el reflejo de sus ojos sino de todo su ser.

Mi papá me dejó una gran herencia: Me hizo un hombre honorable, berraco y guerrero, esa es mi herencia que tengo, y yo creo que él donde esté, está orgulloso de mí porque le he hecho honor a eso. No hay ninguna diferencia… la diferencia de los hombres está en su pensamiento. Ahí está la diferencia del hombre. […] Y mi padre, algo que siempre me acuerdo, mi padre decía: vea mijo, pierda plata, pero no pierda la palabra. Y creo que en esta generación está muy perdida la palabra. Ya hoy en día hay sí que hacer documentos, firme aquí… tal cosa, porque la palabra vale muy poco, y eso sí… Yo he hecho respetar la palabra por lo menos… hacer el honor al ancestro es una idea que hemos perdido3.

La hermosa Laura con sus ocho años de vida, tiene consigo la inocencia y picardía de asombrarse por todo, sus sonoras carcajadas reconocen a su papá como un hombre trabajoso, muy responsable5 y tal vez, el generador de un profundo amor hacia los animales, que la convertirán en una gran veterinaria como lo dictan sus sueños en esta etapa de su vida. Melisa por su parte, a sus trece años, ya es reconocida departamentalmente por su vena narrativa en la creación de un cuento que invita a la creación de un “Segundo Corazón Verde para Risaralda”, cuando se refiere a su papá lo reconoce como una persona muy responsable y muy inteligente. Pues para mí es un ejemplo Bueno vea. Aquí se funda la más grande empresa que puede muy grande a seguir de acuerdo a lo que él ha hecho. Para mí desarrollar un ser humano, la más grande y la mínima que debe me ha ayudado mucho en mi vida y ha influido mucho en mi hacer cualquiera: tener la familia. […] ella se llama Laura, vida6. De otro lado, Diana, después de leer parte de un libro allá está Diana y está Melisa… Y el primo que le tocó aquí el de crecimiento personal se sienta con él para reflexionar sobre vitrinazo: Jhonatán… (Risas). Y entonces… esta es la gente 4 Ibíd. que a diario anochece y amanece aquí. […] Yo tengo a mi 5 Familia González (2014) B Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de familia acá, dándole lo que yo tuve de niño, entonces yo lo he Cabal, Risaralda, Colombia. 14 de abril de 2014.

Así mismo, sus padres fueron trascendentales en torno a la estructuración del sentido de la familia y a su solidez como base de todo proyecto, además de darle un sentido a la vida para transformar cualquier dificultad en oportunidad, haciendo que el vaso siempre esté medio lleno; su esposa Diana, sus hijas Melisa y Laura, junto con la mayor de todas que no está con él en su finca, son el reflejo de la forma en que un proyecto de vida se torna en algo colectivo, como en un convite, cada cual pone lo que está a su disposición en torno a la construcción de un objetivo común.

3

Ibíd.

6

Ibíd. 5

el sentido positivo de la vida y reconoce que con su ayuda, ha dejado a un lado su timidez y progresivamente ha ido obteniendo más vitalidad en la construcción de los sueños colectivos de la familia.

Esa reincorporación a la vida del campo, hizo que Alexander sin saber nada de la tierra, tuviera que explorar su inquietud intelectual a través de la pregunta, del “no tragar entero” y de la atención a aquellos que poseían un saber y sobre todo, de Alexander se muestra orgulloso de su familia, ese sentimiento reforzar a un espíritu atrevido, intrépido y soñador, que fue capaz es especialmente evidente y manifiesta que volvió a la familia, de intentar hacer cosas diferentes para que, igualmente, pasaran después de un gran período de tiempo en donde buscó hallar cosas diferentes. Fue así como surgió el apodo de Mac Gyver, el sentido de la vida, de su vida. En su adolescencia, después Don Germán, compañero de colegio y profesional asociado con de una “crisis existencial” tuvo la oportunidad de visitar un la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (UMATA), psiquiatra quien le recomendó un medicamento para tomar y cuenta la historia. dejar esos sentimientos a un lado. Alexander no le creyó y decidió empezar un proceso de exploración que dejará a un lado aquella incertidumbre. Tal vez por esa razón dejó el colegio -luego se sabrá la verdadera-, sin embargo, siendo el único hijo hombre dentro de cuatro hermanas, se ofreció a la infantería de marina para empezar a explorar esta hermosura de nave interplanetaria -como él llama a la Tierra- en la que nos encontramos, tuvo que pasar por ser enfermero, celador, pizzero, poeta, trovador hasta que por decisión propia se reincorporó al campo en el año 2000.

Yo llego a un momento en donde después de haber prestado servicio, después de haberme vuelto cocinero de comida italiana y estar en las ciudades inmerso, quise volver a mi arraigo de atrás, entonces yo solté la ciudad y dije: “me vuelvo pa´l campo”, con todo y lo que no era promisorio en el campo; recibí una finca en compañía y en la consecución de este terreno acá, fue donde apareció mi socia, mi hermana mamá7, Guiomar, que fue la que hizo posible este éxito para mí, fue contundente porque un campesino sin tierra, sí es pobre [...] Esta finca se llamaba “El Llanito” y le pusimos “Yuyaricuna”. […] hace honor al ancestro, quiere decir “recuerdos” en lenguaje quechua. Y es que no nos podemos olvidar de ese ancestro indígena que fue, lo sacó el híbrido, los paisas somos eso… Es turco con indio. Ahí salimos los paisas (Risas)8. Alexander, se refiere a Guiomar como su “hermana mamá”, dado que su padre murió muy joven y ella, siendo las mayor de la familia, tuvo que asumir responsabilidades importantes en la crianza y sostenibilidad económica de la familia.

Pues resulta que viendo que Alex se aparecía con cosas raras, o sea innovaciones, iba y hablamos en las capacitaciones donde asistíamos y él decía: vea lo que hice, o estoy haciendo tal cosa y me dio este resultado, tal cual… Entonces yo algún día le dije: no este le gana a Mac Gyver. Mac Gyver tiene la solución para el problema siempre, entonces yo lo llamaba así. […] Se las inventa… se sale con la suya9.

7

8

Op. Cit. Pág. 2

Rincón, G. (2014) D Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia. 15 de abril de 2014.

9

6

Historias de Vida

Y así como Mac Gyver resolvía las situaciones más inverosímiles, apelando a la optimización del uso de los recursos, combinado con alto nivel de creatividad y un toque de irreverencia al hacer cosas poco convencionales, Alexander es una persona que se ha caracterizado por su carácter innovador. La observación atenta, su espíritu de investigador y la utilización de los elementos que están a su disposición, le hicieron lograr obtener un reconocimiento es este ámbito.

un escenario de desarrollo para toda la familia, no solo en los contextos formales, sino en el contexto del aula abierta de la naturaleza en donde la comprensión de la tierra y sus ritmos, marcaba un estilo de vida: ser campesino.

[…] Para mucha gente que piensa que la ausencia de muchos recursos económicos es desgracia, nuestros padres siendo de estrato tan humilde, tenían esa percepción de que la educación no hay que dejarla de lado. Entonces no venía mucha carne, por eso no tengo ácido úrico hoy en día. En el mercado no venía mucha carne, ni muchas grasas. Pero venía lo básico para consumir, y la otra parte se cosechaba en la chagra: La yuca, el plátano… el banano, en ese tiempo la piña, todo eso. Pero siempre venían los artículos de primera necesidad pa´estudiar: el borradorcito, el cuaderno norma de hojas amarillas… Y en sí se tenía de prioridad la educación. Nuestros padres nos inculcaron eso. Nos enseñaron a visionarnos en un futuro como personas educadas […]. Y que de por sí se ha crecido en un mundo de la naturaleza y de la observación, entonces desde niño yo he buscado el porqué de las cosas, la esencia de uno levantarse entre la naturaleza, entre la finca, combinado con el llamado que hacen las instituciones educativas hoy en día, al conocimiento, a tanta herramienta que hay… le sale a uno como esas ganas del porqué de las cosas. Y también ese deseo de incorporar en la mente de las personas de que la pobreza como tal no existe. De que la pobreza está en el pensamiento de cada ser humano […]11.

Sí. Sí. Ahora lo que está de moda es la innovación… la ciencia, la tecnología, y lo primero es innovar. A él le gusta innovar. Le gusta innovar con un conocimiento que ha adquirido de diferentes partes o que inclusive él mismo indaga e innova en habilidades y prácticas específicas, para condiciones específicas, ejemplo el tema de la trucha en la zona cafetera es innovador porque eso no aparece ni en la literatura, sin embargo él lo hace. Eh… algunas trampas que hace para el control de plagas, él copió de algunas tecnologías que las entidades de investigación hacen, pero la cambia, lo aplica […] Él aplica algunos conocimientos y lo hace más práctico. Lo novedoso de él, es que fuera de innovador es transferidor. Le gusta comentar todo lo que él hace, todo lo que él aplica y que le funcione, inmediatamente quiere comentarlo a la mayor gente posible. Entonces es una de las facultades. Innovador y comunicador, es lo que más lo encierra o si lo podemos esquematizar en alguna cosa10.

Historia de un Saber Hacer

De acuerdo con ese marco de referencia, el borradorcito y el Y vivir es lo que llevamos haciendo en el curso de 48 años, cuaderno se convirtieron en las principales herramientas del para conocernos, para descifrar esta hermosura de nave camino de Alexander hasta que la crisis de la juventud y el no interplanetaria que es la tierra donde vamos tripulando hasta ganar inglés (no aprobar el curso), hicieron que él abandonara el escenario formal de la educación para embarcarse en una que se nos apague el sol. empresa más ambiciosa y temeraria en torno al descubrimiento El amor por el conocimiento surge desde la misma crianza de sus y experimentación del mundo. padres. Ellos, en medio de sus posibilidades y limitaciones, se ocuparon de mostrar un horizonte en el que la educación fuera Bedoya, G. (2014) E Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia. 15 de abril de 2014. 10

11

Op. Cit. Pág. 2 7

Por eso deserté del estudio convencional. Te acuerdas que yo fui muy irreverente y yo no veía que me acomodara a ese sistema. Y tuve el valor y la fuerza de desertar, de ser consecuente con mis pensamientos, y yo dije: No, esto no me forma a mí. Yo sigo leyendo. Yo sigo… Me gusta más ser como yo soy y que no me impongan todo esto, […] no lo puedo asimilar. Entonces esa fue parte de la decisión que yo un día tomé y me fui por el atajo… Escapé por la tangente (risas) […]. Mentiras que fue porque no ganó inglés y le dio pereza habilitar -confiesa Guiomar y sigue diciendo-. En ese momento que dejó de estudiar no sabía quién era él. Él no sabía quién iba a ser […] él no sabía quién era cuando dejo de estudiar. Él se ha ido descubriendo y encontrando y haciendo después (Risas) […]. Yo creo que Alex está hecho para otro tipo de educación. Yo vivo en el sector de la educación. Gracias a que soy

maestra tengo con qué sostenerme y sostener mi familia. Pero la educación colombiana adolece de ¡muchísimas dificultades y muchísimos errores! […]. Él no está contaminado con la academia, porque la academia colombiana no está diseñada para gente como él. La academia de nosotros es muy rígida en ciertas cosas, y muy irresponsable en otras cosas, entonces él habría necesitado otro tipo de educación que potencie más esas habilidades que él tiene […]12.

González, G. (2014) I Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia. 16 de abril de 2014. 12

8

Historias de Vida

debe ser a partir del conocimiento, de la educación y de que la gente entienda que sí se puede. Que sí se puede, y lo he dicho yo en más de una parte: es que la ciencia y la investigación no está -solamente- para los científicos […]. Está para todo aquel que piense que hay cosas para mejorar y que se atreva. Yo me he descrito ante el mundo: ¿Quién soy yo? Y yo me he dicho: Lo que soy es un atrevido. Cómo se atreve un tipo que no terminó bachiller a debatir lo que dice una bióloga marina. Cómo se atreve un tipo del campo a sentarse con un ingeniero agrónomo a decirle “Doctor, usted está equivocado, así no es”15.

Los libros, la experimentación libre y la sabiduría popular se convirtieron en sus principales maestros. Fue así como un chatarrero13 que ya murió, en alguna de sus andanzas le enseñó:

“Es ventana de la luz un libro abierto / Entra en ella y de seguro / Que para ti será en lo futuro / Dios más visible y su poder más cierto. El ignorante vive en el desierto donde es el agua escasa y es el aire impuro / Un grano le detiene el pie inseguro / Camina tropezando y vive muerto. Estudia niño y no serás cuando crecido / El juguete servil de las pasiones / Ni el esclavo servil de los tiranos”. Eso me lo enseñó un chatarrero y para mí es como si fuera una parte de la biblia, del diario vivir. Eso es lo que es el conocimiento. Los libros son profesores con la boca cerrada hasta que llega el que los abre y le da espíritu y vida a lo que el escritor plasmó en ellos. Yo he amado los libros, la escritura. He amado a mis congéneres. Siento un amor por el ser humano y compasión y creo que uno vino a hacer cosas y a escuchar a todo mundo y la verdad… y la verdad absoluta, todavía no está escrita14.

De acuerdo con ese recorrido en torno al conocimiento, el lulo, el plátano, el tomate, la piscicultura -en especial, el cultivo de truchas y ornamentales-, son las áreas en las que Alexander ha generado grandes conocimientos y su legitimidad, lo han llevado a obtener un reconocimiento social importante como fuente de referencia frente a su manejo, él mismo lo manifiesta cuando dice que las palabras sin acciones y sin resultados, no son más que palabras. Entonces uno muestra un camino recorrido. Alexander se reconoce como un extensionista, como un propagador de ideas de provecho, brindando asesorías técnicas en donde una de sus principales pretensiones -de acuerdo con su pasión por los peces-, es que en las fincas hayan más lagos que le permitan a las personas comer menos huevos y más pescados, dicho de otra manera, que en las montañas andinas cada vez se vean más peces que ayudan a la nutrición de más niños.

Ese amor por el conocimiento ha hecho que Alexander desafíe los cánones tradicionales del método científico y plantee reflexiones La generosidad y la humildad del saber hacer de Alexander, son estructurales acerca de la responsabilidad ética y social del otros de los factores distintivos que le generan reconocimiento en conocimiento. la comunidad, es así como Don Gilberto, director de la UMATA16, Y una cosa que siempre lo entristece a uno, es de que en un reconoce estas particularidades. país tan rico haya niños que mueren de hambre, o haya gente Pues nosotros como extensionistas siempre analizamos cuál que realmente no tenga qué comer. Entonces esa ha sido una es la actitud o formas de aprendizaje de cada uno de los de las batallas que se ha librado también, y qué pienso que usuarios y él –Alexander- tanto como usuario, como amigo,

como persona tiene una actitud siempre proactiva de ávido

Persona que se encarga de recolectar material de reciclaje que está abandonado en las calles. 13

González, A. (2014) H Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia. 15 de abril de 2014. 14

15

Op. Cit. Pág. 2

16

Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria.

9

de conocimientos, pero también mezclado con algo de pragmático… Es muy práctico y siempre analítico en el proceso de cómo se hacen las cosas. Indaga […] desde el principio, por qué son las cosas y por qué se hacen. No simplemente es tragar entero o simplemente una recomendación que le da alguien, sino que analiza un poco el proceso y el dinamismo de esa recomendación, e inclusive llega a unas conclusiones que le agregan a esa recomendación o a esa transferencia de tecnología que pueda ser obtenida a través de las diferentes entidades e inclusive de la UMATA que la ha impartido. Es una persona que es muy analítica, le analiza tal cual proceso, pero no que se queda con el conocimiento simplemente indagándolo, sino que también práctica la actividad. Entonces es un líder, un líder de todos los procesos y es una de las primeras personas que aplica la tecnología, le agrega, le aumenta y la comparte. Eso es algo importante17.

aplica en muchas circunstancias. […] Ahora me preguntabas que por qué crees que, o qué factores han influido para que él sea de ese modo y yo le digo a él, que no necesitó estudiar y que la academia le habría hecho perder esa habilidad. Me hubieran capado entre comillas -dice Alexander-. En torno a las inteligencias múltiples, […] Yo creo que la manera como Alex resuelve los problemas no es común, y de cierto modo, le ha favorecido que no está contaminado con la academia. Yo se lo he dicho a él. Si él fuera ingeniero, si fuera tecnólogo, si hubiese estado metido en la universidad 5 ó 6 años se habría perdido esa capacidad de pensar las cosas diferentes. Edward de Bono habla de un pensamiento lateral y él lo hace a la perfección. Él piensa las cosas diferentes a como todo el mundo lo ha dicho, él simplemente mira y ve si se puede hacer de otro modo y encuentra la solución18.

Origen de un Conocimiento, de un Saber Hacer Lo que lo rompe la roca no es el torrente, sino la gota. Los orígenes de lo que él llama el proyecto imposible, el cultivo de la trucha en pendiente y a 1,700 metros sobre el nivel del mar, se remontan a la época de búsqueda de Alexander cuando era celador de Trudex19 y Compañía S.A. Allí se presentó un reto fundamental que lo invitó a ratificar su planteamiento de vida en torno a “ver el vaso medio lleno”, convirtiendo los obstáculos en oportunidades.

En un momento en la vida llegué a una empresa que se llamaba “Trudex y Compañía S.A.”. ¡Truchas! Y a mí me habían fascinado los peces toda la vida. Pedí la gran oportunidad de que me dejaran siquiera ser barrendero ahí porque pues no era estudiado, era un hombre humilde, pero ojo, con las ganas adentro. Tenía al águila metida por dentro, entonces yo llegué a manejar unos alevinos porque pasé una hoja de vida con la gerencia. Había 35 obreros y nadie se creyó merecedor de

Frente a las cualidades expresas en torno al saber hacer de Alexander, Guiomar agrega otros elementos significativos.

Lo primero que yo digo muchas veces, es que yo estudio la física y él la aplica. Eso significa muchas cosas… significa que él es muy observador, tiene una excelente memoria y es muy, pero muy práctico. Yo sé la teoría, la he estudiado en libros, en conferencias, es por mi propia cuenta. Pero él es que la 17

Op. Cit. Pág.4

18

Op. Cit. Pág.5

19

Truchas de Exportación.

10

Historias de Vida

trabajar allá. Pues yo dije ¡Hombre!, dicen que al hombre flojo no le toca la mujer bonita, entonces yo voy por ella. Así fue que yo empecé a manejar una truchera, entré como auxiliar de alevinaje, lo hice bien. Cuando las truchas tenían 4 cm, ya estaba determinando yo deformidades genéticas, empecé a documentarme con bibliografía importada de España, porque cuando eso no existía el internet, cuando eso el estudio era privilegiado paras las clases más altas, ¡Ojo, hoy en día lo sigue siendo! Los de estrato bajo que se gradúan son poquitos, por eso es que salimos locos que nos fuimos por la tangente para poder ser profesionales y triunfar en la vida. […] Así fue que yo me volví jefe de producción y supervisor general de “Trudex y Compañía S.A.”. 70 mil animales y una biomasa superior a 40 toneladas. Eso no lo hace sino un biólogo marino. Eso ya lo hacía yo y empecé a ver de que, juepucha, yo era un tigre… Yo no era ningún gatico pa´dale, y ahí fui entrando […]20. Alexander sostiene que está aprendiendo a vivir bien, su labor como extensionista lo ha llevado a adquirir, procesar y generar nuevos conocimientos en torno a sus áreas de experticia: la trucha, los peces ornamentales, el lulo y el plátano, entre otras muchas cosas. Adicionalmente, tiene claro que el sentido del conocimiento es fluir hacia todos aquellos escenarios en donde sea pertinente ser aplicado, es por ello que su humildad y generosidad frente a su saber resaltan y son reconocidas de manera significativa. De la misma forma, ese saber hacer debe tener una intencionalidad expresamente definida que permita focalizar los esfuerzos y potencializar sus alcances.

Yo toda la vida pedí eso al creador: Hacer transferencia de lo que a mí me gustaba. Y qué he querido yo. Primero librar la batalla contra la ausencia de comida, para mí es una injusticia que las personas no coman, porque esta tierra, como te decía, está hecha para dar abrigo, alimento y semilla, y el hombre la prostituyó poniéndola a dar dinero, la tierra. […] Vamos a ver cómo… en qué le podemos servir a la humanidad con esto. Entonces yo siempre había pedido que en la parte ambiental 20

Op. Cit. Pág. 2

yo fuera a hacer transferencia de lo que es la conservación de la tierra. De lo que son las semillas. De lo que es la Biología. Con lo de la piscicultura. Con lo de todo esto. Y pues llegado un momento donde dijimos: bueno esto como que llegó. Y yo llegué un momento en que la pasión por lo que uno hace y el camino tan empedrado con el que llegamos acá, eso ha servido a campesinos, estudiantes […]21. Eso es como en la antigua civilización: ensayo y error. Eso es ensayo y error… Y cómo: creyéndose uno mismo el cuento. En la vida, la imaginación no tiene límites, y yo creo que el conocimiento es darle rienda suelta a la imaginación, y creer que es posible, y empezar por uno mismo. Empoderarse de amor propio. Empezar a tener amor por la humanidad y… Y creer que se puede. Siempre hay una posibilidad y la palabra imposible la inventaron los mediocres22. Una de las características que más resaltan las personas que conocen a Alexander tiene que ver con su carácter innovador, su desconfianza frente a la “verdad verdadera” y su repulsión al “eso no se puede hacer”, lo que ha generado en él, una increíble capacidad de explorar nuevas formas de hacer, que ya se manifestaba con anterioridad. La declaración de “hacer cosas diferentes para que pasen cosas diferentes”, es uno de los principios rectores que orienta su proyecto de vida. Su finca es un laboratorio, un bello laboratorio artesanal en donde a cada paso, el visitante se encuentra con diversos escenarios de experimentación que crean y recrean su conocimiento; este estilo de “método científico” le ha permitido establecer diálogos con la tierra y sus productos, son charlas fructíferas, amables y amenas, están llenas de respeto por la naturaleza y de reconocimiento a todo un saber ancestral. Esta fue una de las principales enseñanzas que sus padres le compartieron: las respuestas están en la misma tierra.

En torno a la truchera […] Y entonces él la mejoró. La aplicó para reemplazar algunos materiales por materiales de fácil 21 Ibíd. 22 Op. Cit. Pág. 5 11

acceso para él. Realizó un diseño de unos tanques para albergar y cultivar trucha. Yo llevé allá dos compañeros ingenieros de la facultad de ingeniería civil donde trabajaba, especialistas en hidrología. Y él diseño que él le hizo a esos tanques no está en los libros pero fue un diseño que a la luz de la física que yo sé y a la luz de la experiencia que tenían mis compañeros ingenieros es un proyecto supremamente novedoso, y ya tiene una autorización de la CAR con felicitación. Y ellos decían: “Claro que funciona” Pero a nadie se le había ocurrido.

que por sus frutos les conoceréis y ese fue un fruto por el cual yo me autoproclamé “Técnico en el manejo de lulo en la selva”, porque eso se hizo y el récord de Santa Rosa estaba en 22 kilos, el del departamento estaba en 36, y yo saqué 47.5 kilos, entonces sí es verdad que a la naturaleza hay que preguntarle cómo se siente ella y no cómo la vamos a domar. No se trata de domar al tierra, sino de acariciarla y amarla23.

Conectando Saberes Yuyarikuna es la única parte Don Germán, donde usted pesca la trucha, arranca el palo de yuca y tumba la mata de plátano y hace el sancocho junto.

Alexander agrega […] Me dijeron un día de la Universidad Nacional que dizque “Lectonaturaleza”, que yo interpretaba lo que veía en la naturaleza, un don que tienen los indios de la Sierra Nevada y del Putumayo, y la verdad es que muchas veces yo, eh, prácticamente le he preguntado a la mata, ¿usted qué quiere? Eso pasó con el lulo, cogían las ramas y las amarraban juntas y las ponían todas hacia arriba, así como amarran el tomate, provocándole estrés a la mata y le atacaba la antracnosis y todo. Porque se dice de la mata de lulo que lleva tutores; y tutor es un bordón que le sirve a alguien que camina, no a alguien invalido. Entonces yo cogí, y las ramas se expresan y tiran a crecer horizontalmente Yo las cogí y las tuve con los tutores y revolucioné eso de tenerlas todas “apeñuscadas” arriba, y establecí un récord nacional produciendo 47.5 kilos de lulo en una mata y en una finca se sacó un lote de 1.000 matas que dejó una utilidad de 26 millones de pesos. Dicen

El carácter inquieto y, si se quiere, irreverente de Alexander, hicieron que progresivamente se fuera conectando con instancias de carácter público en donde fue recibiendo formación y asistencia técnica en diversas áreas. Este tipo de contactos empezó a brindarle elementos conceptuales y técnicos que progresivamente fueron cualificando sus conocimientos hacia un escenario del saber aplicado. Instancias como la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (UMATA), el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), Universidades como la Nacional de Colombia y la de Santa Rosa de Cabal, Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (CORPOICA) y la Federación Nacional de Cafeteros, entre muchas otras, tuvieron un rol protagónico en este proceso.

Qué he tenido yo: he tenido credibilidad y acompañamiento institucional. Usted ve a mí quién me ha capacitado: el SENA, las universidades en convenios, yo he sido como… Quién fue… Santander que estuvo atrás de la puerta estudiando. Yo no me pierdo de eso. En esto y en esto, estoy en este curso. Yo me he metido, aprovechando lo poco que viene de la institucionalidad, porque tampoco viene lo que debiera de llegar24. 23

Op. Cit. Pág. 5

24

Op. Cit. Pág. 2

12

Historias de Vida

Alexander reconoce que cuando decidió reincorporarse al campo no tenía idea de la diferencia entre un insecticida y un fungicida; gracias al acompañamiento de carácter institucional aprendió eso y muchas cosas más -es evidente-, y hoy en día manifiesta que ello ha influido decididamente en su proceso de desarrollo personal y se declara como un fruto prácticamente maduro de muchas instituciones. Además de obtener el respaldo y reconocimiento institucional, Alexander tiene claro que su principal responsabilidad es con la tierra y con los campesinos, así que también se ha ocupado de estar al lado de grandes personas que, al igual que él, han compartido de manera generosa su conocimiento. Él posee grandes habilidades para el establecimiento de relaciones empáticas, siempre mira a los ojos y escucha con atención, valida cada parte del discurso del otro y siempre está atento a ofrecer alternativas de respuestas frente a las situaciones que se le plantean.

un conferencista, empírico un poco, pero con el conocimiento suficiente para saber transmitir26. Esa labor pedagógica que desarrolla, se ve enormemente estimulada cuando Alexander piensa en un campesino con iniciativa, en un estudiante inquieto por sus dudas o en un proyecto que empieza a arrojar resultados -incluso, si son negativos-, pues, desde su perspectiva, la pobreza está asociada con no saber qué es lo que se tiene y con no aplicar los conocimientos que se poseen. Desde este punto de vista, él trata de articular las lógicas de la ciudad, de las instituciones educativas y de la investigación a través de los proyectos que siempre tiene en mente; de esta manera surgió El Proyecto Imposible. El Proyecto Imposible desafió algunos cánones tradicionales en torno al cultivo de truchas y peces ornamentales, pensar que esto podría ser posible a una altura menor de la que tradicionalmente se utiliza en estas iniciativas planteó retos trascendentales para Alexander. El diseño arquitectónico de los estanques, los diseños geotécnicos, la temperatura y oxigenación del agua junto con el paso de las truchas por los estanques -de aquí salió la sonora y simpática palabra: truchiducto-, fueron asuntos que progresivamente pudo resolver de manera exitosa.

Yo tuve un momento donde ya dije: bueno, tengo que seguir retroalimentándome del mundo, pero ya puedo hacer transferencia de eso y porque como soy un campesino y llego a los campesinos, entonces ellos qué dicen: pues si este campesino pudo, está hecho de lo que yo estoy hecho. Entonces ellos se sienten familiarizados conmigo y confiados. No es lo Don Enrique Gómez, un profesor jubilado vecino de Alexander, mismo cuando el doctor llega y les habla, a los campesinos y los ha sido una de los aliados más importantes en su vida, no solo coge con palabras raras… ahí viene la desconfianza. […]25. por asociarse en la iniciativa del Proyecto Imposible, sino por la grandiosa calidez humana que posee, convirtiendo el vínculo Una de las particularidades que hace distintivo el talento que en una gran amistad unida por el amor al conocimiento y por posee Alexander, además del conocimiento propiamente dicho, mantener siempre encumbrados los sueños. ha sido su capacidad de poder transmitir ese saber a través de Sin embargo el hombre quedó timbrado y empezó a averiguar la generación de niveles de comunicación diferenciales junto con a ver qué se podía hacer y sí, llegó el día en que me dijo: el establecimiento de relaciones de confianza y respeto. “Enrique, vamos a hacerle a ese proyecto y iniciemos con Esa es una de las bondades que tiene Alex. Pues primero que algo”. Y así fue como nació un proyectico llamado “Truchas no es egoísta con su conocimiento y no es para él solo sino Buenavista” en un proyectico que inició con 50 animalitos para también lo comparte. Y otra cosa es que se desenvuelve muy darle respiro a esa iniciativa. Una base que sirvió para decir bien con los demás, entonces se ha convertido en un expositor, que nos alimentamos de ese lago con 50 truchas recogemos 25

Ibíd.

26

Op. Cit. Pág. 6

13

como treinta y punta, treinta y cinco, treinta y ocho animalitos, y con eso nos dimos a la tarea de seguir el proyecto que fue aumentando de 200, 500, 1.000… y llegamos a tener como 6.500. Como prueba de ello nos dimos cuenta de que el proyecto sí es viable hasta cierto tope, hasta cierto límite de animalitos… alevinos. ¡Rentable! Es rentable siempre y cuando se logre las condiciones mínimas de seguridad, de alimentación, de protección, de trato… un tratamiento en la parte de medicina y preventivo, sobre todo… El manejo de las aguas. Y que tenemos en este proyecto un 90% de agua con brote natural […]27.

Las personas que oían del proyecto, tenían en mente la altura de la cordillera para este tipo de iniciativas y se acercaban con incredulidad -incluso, algunas de las instituciones que apoyaban su trabajo-, para saber cómo era posible; fue así como se generó una sucesión de visitas que fueron convirtiendo el camino de su finca en una ruta del conocimiento. Esta ruta fue configurando el rol de maestro que Alexander viene desempeñando desde hace varios años. Gracias al vínculo que él ha establecido con algunos profesores de las universidades de la región, quienes lo contactan para el desarrollo de clases prácticas, empezó a darle curso a su papel como Maestro en Gómez, E. (2014) G Comunicación Personal – Entrevista, Santa Rosa de Cabal, Risaralda, Colombia. 15 de abril de 2014. 27

función de compartir su conocimiento y propiciar su aplicación práctica por parte de sus aprendices -mis estudiantes, como el mismo los llama-, haciendo que el conocimiento tenga un componente dinámico que retroalimenta el saber mismo. De manera paralela a este proceso, Alexander empezó a darle curso a la idea de convertir su finca en un escenario para el turismo académico y en definitiva, convertirse en un empresario del campo. Su hermana Guiomar, también socia, confió en la idea de que se convirtieran en empresarios del campo y en Yuyarikuna se ha estado gestando una iniciativa que convierte en el principal sueño de Alexander y su familia. La trucha como punta de lanza en la estrategia de generación de ingresos, junto con la diversificación de algunos cultivos de plátano, lulo, café y aguacate, desde el escenario productivo han permitido pagar las cuentas. Con el apoyo de Don Enrique se ha planteado la adecuación de su casa con un gran auditorio que permita una mejor atención a los estudiantes. En definitiva, el ser empresario del campo, el generar ofertas de turismo académico y el mantener la esencia de campesino en relación con el amor y respecto por la tierra, se han convertido en los pilares de su proyecto de vida.

Eso hay que volverlo empresa. Yo estoy en la asociación de plataneros, asociación de piscicultores y en la asociación de cafeteros. Entonces llegó un momento en que yo ocupaba mucho mí tiempo haciendo transferencia de conocimientos, entonces el tiempo de uno también vale, y yo tengo una familia pa´mantener, y me gusta la plata. Entonces yo llegué y hice una encuesta con los estudiantes porque entonces el cuento de uno si no tiene eco en la gente, es un cuento… y los cuentos son muy bonitos, pero ya están en las fábulas. La vida hay que volverla un cuento real y contundente. Entonces yo empecé a hacer una encuesta con mis estudiantes, pues que no hubiera básicamente de primaria, sino universitarios, posgrados, gente que iba… que son los que van a manejar este Colombia. Entonces yo hice una encuesta y oh sorpresa, me dio de más del 90% de favorabilidad. Entonces yo ya dije: 14

Historias de Vida

el curso de estudiantes como que va quedando ahí… entonces yo ya me acerqué a la universidad donde me atendían con alfombra roja. Le dije a la rectora: bueno, doctora, yo creo que estamos ya listos pa´empezar a cobrar porque yo también como y dijo: “Ay Alexander, ya habíamos pensado en eso… Te vamos a poner una cuota, que tal y que tal… Lo habíamos pensado pues, antes de ti”. Le dije “ah bueno”, cobré dos veces por tesorerías en la universidad y no volví a cobrar. Pero ya hoy en día hago negocio, prácticamente particulares con los docentes, me ponen los estudiantes, y yo tengo un formato ya hecho. La charla mía tiene estos estándares, no atiendo menos de 10 estudiantes ni más de 30, simultáneamente. Mi charla consta aproximadamente de 3 a 4 horas. La mera charla, si les doy agüita pues, porque me da pena con ellos, agüita con limón, vale 6 mil pesos por cabeza, si es con refrigerio vale 8 y si es con almuerzo vale 12. Y cuando es con almuerzo, ahí entra Doña Diana en la empresa con parte de lo del almuerzo, y le digo: hasta ahora nadie ha quedado triste de lo que ha pagado, y es un ingreso que se ha dado. Aquí ya prácticamente ya hay lo que se llama “Turismo estudiantil” y ya tenemos un compromiso, o sea, la arquitectura de la finca ya se está pensando en construir un quiosco para atender los estudiantes universitarios […]28.

28

Op. Cit. Pág. 2

Desarrollo Rural en Acción Tiene uno es que en la vida, como darse su valor. Saber que uno no es ni más ni menos que nadie. Cuando el ser humano pierde esa timidez, se le sale el tigre de adentro y se vuelve un berraco. En términos simples, Alexander se salió del bachillerato por “estar perdido en la vida” y además por haber perdido inglés -como lo confiesa Guiomar, anécdota en la cual los dos ríen animosamente-, sus más de quince certificaciones que dan cuenta de los escenarios de formación en los que ha estado participando, incluso habiendo una que lo acredita como Trovador -faltaría pues, si existiera, la de culebrero-, sin embargo, ello no hace referencia precisa a su nivel de conocimientos. En nuestro contexto social, mediado por una especie de fetichismo por la titulación, Alexander ha tenido que enfrentar situaciones en las cuales no ha podido acceder a ciertos espacios por la falta de un título o de una tarjeta profesional. Esta situación es reconocida por las personas que representan la institucionalidad, incluso hacen chistes en relación a que aunque no haga parte de la nómina, él parece un funcionario más. Este tipo de situaciones ha sido superada solamente por un factor: la legitimidad del saber hacer. Alexander sostiene que su labor no tendría éxito si solo viviera del discurso, si solo echara carreta para tratar de convencer sin ningún hecho que lo respaldara; él reconoce que los libros y la experimentación han sido sus mejores maestros y con base en ello, ha generado un nivel de reconocimiento tal, que las personas se basan en su experiencia de vida para solicitar una orientación o resolver cualquier inquietud. El recorrido que se hace con Alexander por Santa Rosa de Cabal está lleno de pausas, saludos fraternales que indagan por una planta, preguntas por el nombre de una especie o solicitudes de orientaciones para el manejo de un cultivo en particular, todas ellas mediadas por un profundo sentimiento de respeto, confianza y validación de 15

campesinos lo aclaman a uno quieren que uno siga. Entonces el no tener una tarjeta de profesional lo limita [...] Inclusive, como si fuera un insulto, hay profesionales que dicen: No, es que yo no soy empírico… Cuando ¿Ser empírico es delito? Cómo es delito si la humanidad ha hecho transferencia oral de padres a hijos, solamente escuchando, entonces por qué va a ser delito, en este momento usted puede haber aprendido de lo que ve y no de lo que dice tal o cuál institución, aunque como puede ver usted el glosario de formación que tengo yo no podrá encontrar las instituciones porque también ellas me han dado a mi esa fuerza. En un momento de la vida, no sé cuándo se dieron cuenta del valor que podíamos tener los campesinos y de recuperar esa cuestión ancestral que se había perdido […] Todos mis proyectos de investigación no los ha pagado nadie. A cuenta y riesgo mío, me declaro investigador de la ciencia. No sólo en la parte agrícola, sino en la parte pecuaria. En la parte ambiental lo que hago es seguir a la naturaleza, que ella me diga29.

su saber hacer; no es gratuito, como Alexander se enorgullece de haber sido uno de los ponentes en el evento que hizo la Universidad Nacional de Colombia, las personas que lo conocían se alegraban al verlo, sin embargo, se sorprendían gratamente cuando sabían que él era uno de los conferencistas que se iba a sentar en la mesa principal al lado de “personas muy educadas”.

Yo, como tal le digo: a mí sí me piden los papeles me corchan. Si me piden pues el certificado de bachiller o usted es egresado de tal universidad, se lo aseguro que nadie me cree que terminé el sexto de bachillerato nada más y que realmente no tuve mayor formación así, pero usted mira mi glosario de diplomas y tengo hasta de la Universidad Nacional de Colombia, sede de Bogotá y yo estoy en capacidad de darle una conferencia a un posgrado […] Bueno, uno encuentra barreras que se han franqueado pero muy lentamente. Es decir, yo he querido no sólo ayudar sino ayudarme yo también. Ha habido contratos de proyectos institucionales del agro en donde uno tiene un dominio casi que completo… lo que te decía ahí, que los propios 29

Ibíd.

16

Historias de Vida

Frente a este tipo de dificultades, con la misma humildad que lo caracteriza, a Alexander se le ocurre que a través de tres pasos se puede lograr el reconocimiento y validación de los saberes ancestrales de los talentos rurales que los poseen; en primer término, es reconocerlos por sus hechos, darle un lugar a ese conocimiento como fuente de diálogo e intercambio, saliendo de la tradición de reconocer a las personas por sus títulos, en definitiva, la tradición oral ha marcado una pauta importante en el desarrollo evolutivo de la humanidad. En segundo lugar, hay que poner en práctica ese saber, a través de dinámicas de intercambio de experiencias o transferencia de conocimientos con otros actores, que permitan la re-creación de esa sabiduría a través de la incorporación de nuevos componentes que hagan que cada vez sea mejor. Finalmente, el tercer momento está relacionado con seguir apoyando en capacitación, usted sabe que el conocimiento no tiene fin y que la parte de investigación, no esté reservada sólo a las universidades sino que se les dé paso a las personas de talentos locales para ingresar en la investigación que sería un aporte grande para el desarrollo de la sociedad30. El sueño de Alexander está caracterizado, entre otras cosas, porque en el mundo ya no haya más hambre, quiere que existan más platos de comida con truchas y que la familia sea el agente responsable de promover el amor, cuidado y respeto por la tierra a través de la validación de los saberes ancestrales. El trabajo con sus estudiantes está mediado por transmitir el mensaje de convertirse en empresarios del campo, generar nuevas dinámicas de arraigo que le permitan a los jóvenes apropiarse de la tierra y construir junto con ella, el proyecto de vida que los convierta en seres humanos libres y felices.

graduarme como ingeniero agrónomo, pero estoy convencido de que eso no es mucho negocio. Dígame usted qué piensa, por qué cree que es negocio, porque yo no lo creo”. Yo por un momento dije: No este muchacho me puso contra la pared, pero resulta que “lijero” se me prendió el bombillo y escuche lo que le respondí al muchacho. Le dije: “Mijo, en parte usted puede tener razón, pero yo en mi vida… en mis años que tengo, que de pronto doblo los tuyos, jamás he visto un plato de dólares con mayonesa, ni pesos con salsa de tomate. Todo lo que está en tu plato viene de la tierra, y no hay que ser muy bueno para las matemáticas para hacer una simple resta: los hombres cada día somos más, y la tierra fértil cada vez es menos, entonces, ¿Cuánto poder tenemos los campesinos si tenemos tierra? ¿Qué somos los campesinos sin tierra? un cero a la izquierda es mucho”31. Además de los éxitos en el cultivo de la trucha en pendiente y a 1,700 metros sobre el nivel del mar, Alexander ha tenido injerencia en la modificación de una cuchilla para hacerle la cirugía al plátano, una trampa como repelente para las plagas diurnas, acondicionada con una luz para las que son nocturnas, las adecuaciones para aumentar la producción del lulo en la variedad la selva.

Expresé en una charla con unos estudiantes en mis inicios como gurú de informar sobre la tierra y todo eso, se me paró un estudiante allá con avanzado estudio, entonces, eso no se me olvida… El hombre me dijo: “Alexander, tú hablas muy bonito de la tierra, de tal cosa, pero en este momento yo voy a 30

Ibíd.

31

Op. Cit. Pág. 2

17

El Sueño… Su Sueño… alimento pa´ todos, no… Como decía yo en estos días: qué la tierra fue la hija menor que pusieron a putiar, porque la tierra está hecha para dar flor y semilla y abrigo, y el ser humano la puso a dar dinero y los números no tienen fin. Entonces por eso la tierra no ha cumplido los 18 y es una prostituta sucia y cuando una prostituta sucia quiere volverse otra vez una dama se sacude las pulgas, los parásitos somos nosotros, ojo con eso… Eh, a la madre se respeta33 34.

Y ahí estamos, seguimos en la lucha, seguimos en la brega, deseando mejorar cada día. Sus ojos reflejan claramente su talante: humilde, amable, transparente, terco, generoso, berraco32, frentero y también dejar ver el infinito amor por su familia, sus amigos y la tierra. Alexander es atrevido, temerario, artista y sobre todo, un convencido de que la solución de buena parte de los problemas que agobian este mundo tan convulsionado, pasan por sus manos y está haciendo la tarea.

Me sueño un mundo en paz, donde los hombres no mueran por hambre… tenemos mucho que aprender de los perros, que no usan de razón y son más sabios que nosotros. Porque los perros pelean por reproducirse y difícilmente uno mata al otro. Y un hombre es capaz de cerrarle los ojos a un congénere, le amarra las manitos y le mete dos tiros en la cabeza y ojo: usa de razón, Y es el ser más privilegiado de la naturaleza. No somos seres racionales. Yo agacho la cabeza y digo: lo que vi por ahí escrito: Dios mío que yo sea tan bueno, como mi perro cree que soy. Y en otro de perros leí, donde vi el afiche del perro, y el perro pensaba: Dios mío, el mejor amigo del hombre debería ser otro hombre. Nosotros no nos amamos. Nosotros eh… No hay un animal que sea tan grotesco como nosotros, y no hay un animal que pueda tener tanto amor y tanta fuerza como nosotros… Entonces el mundo que yo me sueño, es un mundo de equidad como el antiguo civilización la tierra era nuestra madre, hoy en día la desconocemos, somos los hijos resabiados que no tenemos la mayoría de edad y estamos atentando de muerte contra nuestra madre, ojo con nuestra madre pues se puede sacudir y matarnos a todos. Sueño un mundo donde nuestros animalitos sean nuestros hermanos menores y les demos ese lugar. Lo árboles nuestros primos. La tierra primero fue de árboles, y cuando estaba la cuna con flores recibió al ser humano y… ese sería un mundo donde todos convivamos con todos y la tierra está hecha pa´dar En el contexto regional “Verraco” con “V” hace referencia al padrón de los cerdos; de otra parte, “Berraco” con “B” significa pudiente, capaz, luchador, entre otros. 32

33

Op. Cit. Pág. 5

34 Los Personajes de esta Bella Historia: Alexander González Chica, Protagonista; Diana María Morales Marín, Esposa; Melisa y Laura González Morales, hijas; Jonathan E. Corrales Marín, el primo que se dio el vitrinazo; Guiomar González Chica, hermana-mamá-socia-cómplice. Docente Licenciada en Física y Matemáticas; Germán Rincón, Técnico Agrícola UMATA Santa Rosa de Cabal, amigo y compañero; Gilberto Bedoya, Director UMATA Santa Rosa de Cabal, amigo y compañero; Enrique Gómez, amigo-socio-vecino-cómplice. Docente jubilado.

18

HISTORIAS DE VIDA