HISTORIA DE UNA MAESTRA

HISTORIA DE UNA MAESTRA Josefina R. Aldecoa, Biografía Josefa Rodríguez Álvarez (La Robla, 8 de marzo de 1926 – Mazcuerras, 16 de marzo de 2011), co...
76 downloads 0 Views 115KB Size
HISTORIA DE UNA MAESTRA

Josefina R. Aldecoa, Biografía Josefa Rodríguez Álvarez (La Robla, 8 de marzo de 1926 – Mazcuerras, 16 de marzo de 2011), conocida como Josefina Aldecoa, fue una escritora y pedagoga española. Durante sus estudios universitarios, (Licenciada en Pedagogía), se movió en círculos literarios enmarcados en la que luego sería llamada Generación de los 50. Fue allí donde conoció a su marido, también escritor, Ignacio Aldecoa y del que tomo el apellido. En 1959 fundó en Madrid el Colegio Estilo, la que fue para ella su gran obra, donde volcó todas sus ideas sobre la nueva pedagogía, unos principios que chocaban con las técnicas de enseñanza propias del franquismo. "Quería algo muy humanista, dando mucha importancia a la literatura, las letras, el arte; un colegio que fuera muy refinado culturalmente, muy libre y que no se hablara de religión, cosas que entonces eran impensables en la mayor parte de los centros del país". En 1969 murió su marido y permaneció 10 años en los que abandonó la escritura dedicándose a la docencia, hasta que en 1981 publicó una edición crítica de una selección de cuentos de su marido Ignacio Aldecoa. Obras importantes: Los niños de la guerra (1983) La enredadera (1984) Porque éramos jóvenes (1986) El vergel (1988) En 1990 inició una trilogía de contenido autobiográfico con la novela Historia de una maestra (1990), Mujeres de negro (1994) y La fuerza del destino (1997), parcialmente en respuesta al discurso político durante los años posteriores a la dictadura acerca de cómo reconstruir el sistema educativo, al que no consideraba lo suficientemente laico.

Falleció el 16 de marzo de 2011 en Mazcuerras, Cantabria, a causa de una insuficiencia respiratoria.

Ficha de lectura Nombre: Historia de una maestra

Genero: Novela

Resumen: Historia de una maestra es un relato en el que la protagonista, Gabriela, rememora con lucidez la historia de su vida. La novela está dividida en tres capítulos principales, cada uno de los capítulos representando también a una etapa de la vida de la protagonista: el comienzo de un sueño, el sueño y el final del sueño. Capitulo 1: El comienzo del sueño En este primer capitulo, la protagonista comienza el relato con un hecho de 1923, aparentemente intrascendente para ella: el día en que recoge su titulo de maestra en el que ve pasar una boda. Nos describe los novios y sus actitudes y nos dice que ella no sabía que serían personas que influirían tanto en las vidas de todos. Era la boda Carmen Polo y Francisco Franco Bahamonde. En el 1923 Gabriela comienza su sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial en condiciones casi siempre miserables. La novela se desarrolla en una época de opresión, pobreza e ignorancia desde los años veinte con el trasfondo de la República, con sus promesas de grandes cambios y su exaltación del papel de los maestros en la transformación de la sociedad española; la revolución de Octubre vivida en un pueblo minero hasta el comienzo de la guerra civil. La joven maestra nos lleva con ella en el camino de sus recuerdos durante sus prácticas, empezadas en una pequeña aldea en Tierra de Campo donde es hospedada por María, la viuda del herrero. Empieza así su experiencia en este pueblo bajo la continua oposición y supervisión del alcalde del pueblo contrario a sus ideas de cambios (pintar la escuela con los alumnos) y a las charlas que daba a las mujeres del pueblo para mejorar sus condiciones de vida. Sus deseos de enseñar y de transmitir el entusiasmo y la curiosidad por aprender a sus alumnos son elogiables, y se llena de alegría con cada pequeño avance que dan sus jóvenes pupilos: "Yo me decía: no puede existir dedicación más hermosa que ésta. Compartir con los niños lo que yo sabía, despertar en ellos el deseo de averiguar por su cuenta las causas de los fenómenos, las razones de los hechos históricos. Ese era el milagro de una profesión que estaba empezando a vivir y que me mantenía contenta a pesar de la nieve y la cocina oscura, a pesar de lo poco que aparentemente me daban y lo mucho que yo tenía que dar. O quizás era por eso mismo. Una exaltación juvenil me trastornaba y un aura de heroína me rodeaba ante mis ojos. Tenía que pasar mucho tiempo hasta que yo me diera cuenta de que lo que me daban los niños valía más que todo lo que ellos recibían de mí." En estas primeras etapas de su vida profesional, Gabriela se siente muy ilusionada, motivada, con ideas que supondrían aire nuevo para una escuela muy costumbrista, con muchos tabúes y muy arraigada a

unos pensamientos clasistas, sexistas y sectarios. Estos retos los afronta con gran positivismo y muchísimas ganas. La desconfianza a lo nuevo y a su juventud, hacen que la gente del pueblo no mire con buenos ojos la llegada de la maestra. La falta de recursos, material y ayuda hacen todo más difícil. Ella se siente rechazada, aislada, poco querida. Su siguiente trabajo sería más gratificante. Un pueblo en el que le costó ganar la confianza de sus habitantes pero a los que, gracias a su esfuerzo, dedicación y ganas de enseñar, hizo cambiar de opinión. Se sentía realizada, muy envuelta en su labor, totalmente involucrada en la escuela, sin tiempo libre para dedicarse a ella, pero feliz por hacer lo que ella más quería, enseñar. En el pueblo sus únicos dos aliados eran Don Wenceslao, un anciano del pueblo muy sabio y rico que ayudaba a Gabriela proporcionándole el material escolar y Genaro, alumno de Gabriela y presunto hijastro de Don Wenceslao. Don Wenceslao le hablaba a Gabriela de sus hazañas en Guinea Ecuatorial, de su experiencia y de la gente que vive allí. Esto la lleva a reflexionar y decide irse a Guinea a ayudar a los niños mas necesitados que vivían en situaciones precarias. Este viaje marcará en Gabriela un antes y un después. “Yo iba a ensenar y al mismo tiempo a aprender, a buscar paisajes nuevos, nuevas experiencias, en un país que además de exótico era nuestro”. En Guinea, Gabriela trabajaba en una escuela nacional y gratuita, su primera escuela en propiedad. Era una escuela muy pobre, “una choza de calabó con el techo de hojas de nipa entrelazadas sobre el armazón de bambú”. La protagonista es testigo de las diferencias sociales entre la población nativa y los españoles allí asentados, nos describe cómo era la vida en la colonia, cómo se comportaban los blancos, cómo vivían los nativos, lo terrible que era el calor y, en fin, cómo eran precarias las condiciones de vida. Su amistad con un médico negro - Émile, por quien Gabriela parece sentir algo más profundo - le granjea las críticas de ciertos individuos influyentes de aquella sociedad. Finalmente la maestra abandona África para seguir los pasos de otras mujeres de la época: casarse y tener niños, si bien nunca dejará de sentirse entusiasmada por su profesión. No obstante el amor por África y el anhelo de una vida distinta de haber permanecido allí, es una constante a lo largo del resto de la novela. Gabriela deja parte de su corazón en Guinea aunque este tiempo es para ella un tiempo de aprendizaje, realización y crecimiento personal. Capitulo 2: El sueño La vuelta a España fue dura para Gabriela pues supuso el fin a sus aventuras y, por así decirlo, el tiempo de asentarse. Su casamiento con Ezequiel, un compañero de profesión que trabajaba en la escuela del pueblo cercano al de Gabriela, expresa falta de sentimientos de pasión pero seguridad, tranquilidad y cariño. Esto sería también lo que sentiría a partir de entonces en su etapa profesional. Claro que seguía involucrada en su tarea formadora, pero ocuparía más tiempo y dedicación el nacimiento de su hija Juana.

Son los años treinta, años de cambios, de vientos de ilusiones y esperanzas traídos por la República. La educación da un giro radical: Gabriela y su marido son defensores de una reforma educativa en pro de la libertad y del laicismo, que deja atrás la ignorancia y el aislamiento en que vivía gran parte de la sociedad española. Las tensiones que se producen como consecuencia de estos cambios, las dificultades de una parte de la sociedad española para aceptar una modernización que les asustaba, mientras que a otros les llenaba de ilusión, la total involucración de su marido Ezequiel en temas políticos, despierta en ella un sentimiento de temor y empieza a pensar que algo malo estaba por llegar. Los vecinos se fueron agrupando en dos núcleos: unos a favor y otros en contra del nuevo Gobierno. A partir de este momento, la protagonista ya empieza a hablar de otras preferencias y deja ver el cansancio o la resignación en temas por los que antes se hubiera alzado a la lucha para y por la escuela: Gabriela tiene claro su propósito como maestra, sin adentrarse demasiado en temas políticos. “Mis sueños, vapuleados como estaban, aún eran los de siempre. Educar para la convivencia. Educar para adquirir consciencia de la justicia. Educar en la igualdad para que no se pierda un solo talento por falta de oportunidades…” En dos años la República consiguió despertar un interés por aprender y por enseñar. Ezequiel y Gabriela deciden irse del pueblo porque después de tres años estaban cansados y querían trabajar los dos en la misma escuela.

Capitulo 3: El final del sueño El clima que se muestra en este capítulo es un clima triste, lúgubre... en un escenario oscuro debido a las minas de carbón del pueblo Los Valles (lugar donde se habían mudado la pareja), e interrumpido por una sirena anunciando la muerte de algún minero. El pueblo estaba dividido en mineros y campesinos y así se veía reflejado en la educación; dependiendo de la familia, iría a una escuela u otra. Además, en las escuelas de Gabriela y Ezequiel los niños estaban divididos por sexos. Ellos proponen una educación mixta, separados por edades y no por sexo. La pareja está apoyada en todo momento por el alcalde D. Germán, que tiene también ideologías republicanas. El hecho que más marca este capítulo es la Revolución de Octubre, donde los mineros se manifiestan haciendo una huelga general. Se escucha una explosión, que pondrá la situación en un estado de tensión continua: explosión, sangre en el río, Ezequiel fuera de casa apoyando a los mineros, Gabriela en casa con la niña sin saber que hacer. “me sentía culpable y cobarde. Una sensación de impotencia me dominaba. La inacción me ponía nerviosa y, a la vez, el temor no me dejaba vivir.” Finalmente todo acaba con la muerte de Ezequiel y Gabriela decide volverse a su pueblo con su hija. El libro termina leyendo Gabriela en un periódico: “El General Francisco Franco”. En ese momento ella recordó esa cara, la mañana de Oviedo, en aquella boda, su mirada sobre las cabezas de la gente.

Comentario al libro:

El libro ha sido un absoluto acierto: desde el principio de sus páginas me ha enganchado y lo he leído en sólo un par de días. Es uno de esos libros que cuando empiezas no consigues parar de leer. Está escrito de una forma muy sencilla de entender y, aunque se toquen a menudo temas políticos del momento, en ningún momento me ha parecido aburrido o de difícil comprensión. En sus páginas se expresa claramente la importancia de la educación como motor de cambio de la sociedad, su poder para forjar hombres y mujeres libres, con plenitud de derechos y mayor capacidad de elección: este es uno de los mensajes que la autora intenta transmitir en este libro. Gabriela, la protagonista, es un clarísimo ejemplo a seguir: una mujer fuerte, tenaz y enamorada de su profesión. Gracias a estas cualidades, consigue vencer muchos obstáculos para transmitir la importancia de valores de la educación a lo largo de su vida en situaciones complicadas por el momento histórico en el que se halla. El amor por su profesión la lleva a viajar y a experimentar situaciones negativas pero también positivas y que la ayudan a crecer personalmente y profesionalmente.

Finalmente, quiero resaltar una de las frases que más me ha impactado y en la que más veo reflejada mi manera de pensar:

“La enseñanza tiene estas cosas. Puede extenuarnos, puede desilusionarnos, puede acabar con nuestra paciencia, pero engancha. Y algunos nos convertimos en adictos.”

Bibliografía: Josefina R. Aldecoa, “Historia de una maestra”, 1990, Editorial Anagrama, Barcelona Páginas web consultadas: http://www.lecturalia.com/libro/1053/historia-de-una-maestra http://www.amazon.com/Historia-Maestra-Spanish-Josefina-Aldecoa/dp/8466368701 http://es.shvoong.com/books/1723479-historia-una-maestra/ http://perdidaentrelibros.blogspot.com/2007/06/josefina-aldecoa-historia-de-una.html http://www.lecturalia.com/autor/264/josefina-aldecoa http://es.wikipedia.org/wiki/Josefina_Aldecoa