Cuento de Navidad (Charles Dickens)

Cuento de Navidad (Charles Dickens) PERSONAJES POR ORDEN DE ACTUACIÓN Scrooge Bob Sobrina Persona 1 (hombre) Persona 2 (mujer) Persona 3 (mujer) Marle...
0 downloads 0 Views 525KB Size
Cuento de Navidad (Charles Dickens) PERSONAJES POR ORDEN DE ACTUACIÓN Scrooge Bob Sobrina Persona 1 (hombre) Persona 2 (mujer) Persona 3 (mujer) Marley Fantasma 1 Fantasma 2 Fantasma 3 Martha Tiny Tim “Ayudantes” de los fantasmas PRIMER ACTO: EL FANTASMA DE MARLEY En el escenario: dos mesas viejas de despacho, dos sillas, muchos libros antiguos, una ventana con nieve, un perchero (con el sombrero del Sr. Scrooge colgado), un reloj y una vieja estufa vacía. Notas: · Los personajes están abrigados totalmente. · La entrada al despacho se encuentra a la izquierda (aunque no haya puerta física). SCROOGE.- Vamos holgazán, el reloj de la plaza ya ha dado las seis y apenas me has presentado las cartas que debo entregar mañana a primera hora. BOB CRATCHIT.- (Copiando cartas en un deprimente y pequeño despacho, una especie de pecera. También abrigado con una bufanda e intentando calentarse con la vela) Señor, eso intento; pero hace tanto frío que hasta la tinta está helada. Si pudiera encender la estufa... SCROOGE.- (enfadado y dándole voces) ¿Cómo ha dicho? ¿Me ha parecido oír que quiere que encienda la estufa cuando aquí no hace frío? BOB CRATCHIT.- (Refunfuñando) No hace frío, no hace frío,... ¡si se han marchado hasta los pingüinos! SOBRINA.- (Entrando por la puerta y dirigiéndose a Scrooge alegremente) ¡Feliz Navidad, tío; que Dios lo guarde!

SCROOGE.- (siguiendo con su trabajo y sin levantar la cabeza) ¡Tonterías! SOBRINA.- ¿Navidad una tontería, tío? Seguro que no lo dices en serio SCROOGE.- Sí que lo digo. ¡Feliz Navidad! ¿Qué derecho tienes a ser feliz? ¿Qué motivos tienes para estar feliz? Eres pobre y se acabó. SOBRINA.- Vamos, vamos. ¿Qué derecho tienes a estar triste? ¿Qué motivos tienes para sentirte desgraciado? Eres rico de sobra. SCROOGE.- (Se queda sin respuesta) ¡Bah!, ¡Tonterías! SOBRINA.- No te enfades, tío. SCROOGE.- ¿Cómo no me voy a enfadar si vivo en un mundo de locos como éste? ¡Felices Pascuas! ¡Y dale con Felices Pascuas! ¿Qué son las Pascuas sino el momento de pagar cuentas atrasadas sin tener dinero, el momento de darte cuenta de que eres un año más viejo y ni una hora más rico? SOBRINA.- ¡Tío! SCROOGE.- ¡SOBRINA! Celebra la Navidad a tu modo, que yo la celebraré al mío. SOBRINA.- Si tú nunca la celebras. SCROOGE.- Porque no tengo tiempo para perderlo en tonterías. (Bob Cratchit echa una carcajada. Scrooge le mira fijamente y automáticamente se pone de nuevo a trabajar carraspeando). SCROOGE.- Que oiga yo otro ruido de usted y va a celebrar la Navidad con la pérdida del empleo. SOBRINA.- (Distrayendo el momento tenso que se ha creado) No te enfades, tío. Mañana podrías cenar con mi familia. Nos haría mucha ilusión verte en la cena. Que sepas que todos te queremos. SCROOGE.- El amor, otra tontería como la Navidad. Y ahora déjame trabajar. Buenas tardes. SOBRINA.- ¡Felices Pascuas, tío! Pero no es una tontería. Es la fecha más bonita para todas las familias. SCROOGE.- Buenas tardes. Adiós. SOBRINA.- (Se dirige al empleado) Que pase una Feliz Navidad con su familia. BOB CRATCHIT.- Igualmente. SCROOGE.- (Murmurando) Otro que tal baila. BOB CRATCHIT.- (Acompaña a la SOBRINA hasta la puerta. En ese momento entran dos personas para pedir ayuda por los más pobres). Buenas tardes. PERSONA 1.- Buenas tardes y feliz Navidad. SCROOGE.- Más tonterías.

PERSONA 2.- ¿Los Señores Scrooge & Marley? SCROOGE.- Yo soy Scrooge. El señor Marley lleva muerto siete años y ese es mi empleado. ¿Qué desean? Si es dinero ya se pueden ir por donde han entrado. PERSONA 1.- Somos de la Asociación Aldeas Infantiles y queríamos pedirle un donativo. Ya sabe, en estas fechas llenas de amor... SCROOGE.- Y dale con las tonterías. Perdonen, estas fechas están cargadas de deudas que tengo que pagar. Si ustedes no me pueden ayudar, yo tampoco a ustedes. Buenas tardes. PERSONA 2.- Perdone, nosotros... SCROOGE.- Queda perdonado y buenas tardes. Adiós. PERSONA 1.- Que tenga una feliz Navidad. Aunque lo dudo mucho. SCROOGE.- Que tenga una mala digestión de pavo. PERSONA 2.- Disculpen las molestias. BOB CRATCHIT.- (el empleado les acompaña hasta la puerta y, sacando de su bolsillo unas monedas, se las entrega). Feliz Navidad. SCROOGE.- (Se baja del asiento, sopla la vela y se coloca el sombrero. Se dirige al empleado diciendo) Vaya recogiendo. Llega la hora de cerrar. Supongo que usted querrá libre todo el día de mañana. BOB CRATCHIT.- Si le parece conveniente, señor… Es Navidad... SCROOGE.- No me parece conveniente ni razonable. Y sepa que, si no trabaja, no se le paga. Y ya se puede ir. Pasado mañana le espero a las ocho de la mañana. Adiós. BOB CRATCHIT.- Que pase una feliz Navidad. (Se marcha) SCROOGE.- Otro pobre con la misma canción. (Se acerca a la puerta y cierra con llave. Se acerca a la mesa de trabajo y saca una tartera; tomando la cuchara comienza a tomar la cena. Una vez terminada se pone de nuevo con los libros) (Suena un trueno y se ve el resplandor) Maldita sea, me espera una buena noche de petardos (La puerta se cierra estruendosamente) ¡Bah! (Y sigue con los libros... Poco a poco le entra el sueño y apoyando su cabeza en la mesa da una cabezada). MARLEY.- (Apareciendo en escena) Scrooge... despierta...Scrooge he de contarte algo importante. SCROOGE.- (Desperezándose) Va, tonterías. (Se vuelve a dormir) MARLEY.- Scrooge, vengo por ti. SCROOGE.- (Abriendo los ojos) Pues ven mañana, hoy ya he cerrado. MARLEY.- Despierta. SCROOGE.- (Frotándose los ojos. Mira a Marley, le toca y se asusta) ¿Qué significa esto? ¿Qué haces aquí?

MARLEY.- Encontrar la paz que me quitaste. Ya sé que no crees en fantasmas. SCROOGE.- Pues no, yo no. Así que ya te puedes ir por donde has entrado (hablando para sí). Estoy seguro que me ha sentado mal la mostaza, o el trozo de tocino o las judías que he tomado. MARLEY.- No, no soy tu mala digestión. (Suena un estruendoso trueno) ¡Escúchame!. Mi tiempo se acaba. Llevo vagando por la tierra siete años y así estaré toda la eternidad si tú no cambias de actitud. Que sepas que cuando mueras te ocurrirá lo mismo. Empieza a cambiar, a ser amable, educado, justo y a celebrar la Navidad. SCROOGE.- Me pides mucho. No puedo realizarlo. MARLEY.- Déjate de tonterías. Esta noche te visitarán tres espíritus. (Scrooge cambia el semblante) SCROOGE.- Eso digo yo. Tonterías. MARLEY.- Será tu única oportunidad para no acabar como yo. El primero vendrá cuando las campanas den las diez. SCROOGE.- Y digo yo ¿No podrían venir los tres al mismo tiempo y acabar de una vez? Incluso podríamos jugar una partidita al mus. MARLEY.- (Suena de nuevo un trueno) El segundo aparecerá a las once. El tercero un poco antes de media noche. Sigue sus instrucciones o no tendrás la tranquilidad eterna (vuelve a sonar el trueno y desaparece de escena). SCROOGE.- (Se da con la cabeza en la mesa y se queja) ¡Maldita sea, ha sido cierto como que estoy despierto! (Se va corriendo a la puerta y echa todos los cerrojos. Está muerto de miedo). Me pondré a trabajar de nuevo. Todo esto son tonterías. (De nuevo, le puede más el sueño).

SEGUNDO ACTO: EL PRIMERO DE LOS TRES FANTASMAS En el escenario: los mismos elementos que en primer acto. (Se escuchan las diez campanadas de la Iglesia. En ese momento, Scrooge se despierta alterado. Mira hacia todos los lados, debajo de la mesa: nada, allí no hay nadie. Se frota los ojos y comienza a trabajar en los libros) SCROOGE.- La hora, ¡y nada de nada! (Con la sonrisa en la cara. Vuelven a repetirse las diez campanadas. Suena un estruendo) FANTASMA 1.- (aparece) SCROOGE.- ¿Es usted, señor, el espíritu cuya llegada se me anunció? FANTASMA 1.- Yo soy. SCROOGE.- ¿Quién y qué es usted? FANTASMA 1.- Soy el fantasma de la Navidad del Pasado. De tu pasado. Quiero que recuerdes tus últimas vacaciones en el colegio para internos. (aparecen los “ayudantes de los fantasmas”) Aquel día estabas esperando a tu padre en la portería... Estabas leyendo un libro ¿Recuerdas cuál era? SCROOGE.- En aquella época leía mucho. Me gustaba. FANTASMA 1.- ¿Te gustaba o leías porque nadie quería ser tu amigo? SCROOGE.- ¿Y qué importa eso? ¡Leía y punto! Por ejemplo, me viene a la mente haber leído el de Alí Baba, y también leí el de Robinson Crusoe; y cómo se llama el de Orson y Valentine... FANTASMA 1.- ¡Vale! No hace falta que me cuentes tu currículo. Aquel día vino tu hermana con tu padre para recogerte y llevarte a casa. (En una escena aparte en el otro lado del escenario). (aparecen los “ayudantes de los fantasmas”) NIÑA.- Querido, querido hermano. ¡He venido para llevarte a casa, querido hermano! ¡Para llevarte a casa, a casa, a casa!...¡Sí!, a casa para siempre. Ahora padre está mucho más amable, nuestra casa parece el cielo. Una bendita noche, cuando me iba a la cama, me habló tan cariñoso que me atreví a preguntarle una vez más si tú podrías volver; y dijo que sí, que era lo mejor, y me mandó en un coche a buscarte. ¡Ya vas a ser un hombre!. Nunca vas a volver aquí; estaremos juntos toda la Navidad y será lo más maravilloso del mundo! DIRECTOR DEL COLEGIO.- (Voz en off) ¡Bajad el equipaje del Sr.Scrooge aquí! (alguien entrega un atillo al Sr. Scrooge). (Entrando en la escena) Es usted ya un señor. Espero que haya aprendido algo de disciplina y seriedad. Marchen ya, el carruaje les está esperando. NIÑA.- Vamos, hermano. No perdamos el tiempo. SCROOGE.- Qué cariñosa era mi hermana... FANTASMA 1.- Sí, pero tú nunca has vuelto a recordar que, gracias a ella, saliste de aquel internado. Recuerda que, cuando murió, al tener a la niña...

SCROOGE.- Mi sobrina (se emociona) FANTASMA 1.- Sí. Su hija. Ya nunca has vuelto al cementerio a recordarla. SCROOGE.- Tiene razón (comienza a secarse las lágrimas con la manga) ¡Pobre muchacha! ... Desearía... (metiendo la mano en el bolsillo y mirando alrededor, tras secar los ojos con la manga), pero ahora ya es demasiado tarde. FANTASMA 1.- ¿De qué se trata? SCROOGE.- Nada... nada. Anoche, un chico estuvo cantando un villancico en mi puerta. Desearía haberle dado algo; eso es todo. FANTASMA 1.- Mi tiempo se ha acabado. Piensa en todo lo que has visto. (Desaparece de escena) SCROOGE.- Señor fantasma, Señor fantasma, (Mira por toda la habitación) Pues sí que tenía prisa (Mirando el reloj) ¡Paparruchas! Van a ser las once y está a punto de llegar el segundo fantasma. Esta vez no me cogerá desprevenido. (Se sienta en la silla con los ojos bien abiertos; poco a poco se va quedando dormido)

TERCER ACTO: EL SEGUNDO DE LOS TRES FANTASMAS SCROOGE.- (Sintiendo frío se mueve en la silla; se despierta y va a cerrar la puerta. En ese momento descubre al segundo fantasma) FANTASMA 2.- (Se ilumina una escena en la parte contraria a la silla. Allí está postrado el fantasma con una mesa repleta de comida) ¡Ven!, ¡Acércate y me reconocerás mejor! SCROOGE.- (Avanzando tímidamente) FANTASMA 2.- Soy el fantasma de la Navidad del Presente, ¡Mírame! SCROOGE.- (Se va acercando al fantasma con mucho miedo) FANTASMA 2.- ¡No tengas miedo! ¡Nunca habías visto nada como yo! SCROOGE.- Jamás. Pero diga lo que tenga que decir y usted se va y yo me voy a la cama a dormir. ¿Qué le parece? FANTASMA 2.- ¡Calla y mira allí! (Señalando el lado contrario del escenario aparece una escena) SEÑORA CRATCHIT .- (Está preparando la cena en una mesa) MARTHA.- Mamá ya he llegado. Aquí traigo algo para la cena de Navidad. Me lo han dado en la empresa. BOB.- (Abriendo la puerta y acompañando a su hijo inválido) Ya estamos aquí. SEÑORA CRATCHIT.- ¿Qué tal, pequeño? Venga, vamos a la mesa TINY TIM.- Mamá, ¿verdad que un día me pondré bueno y podré jugar con la nieve, igual que todos los demás niños? SEÑORA CRATCHIT.- Sí, hijo, un día se inventará una medicina especial para ti y jugarás con la nieve en invierno y con el agua en verano. TINY TIM.- Ese día seré muy feliz. (Se sienta a la mesa junto con todos) BOB.- Felices Pascuas a todos nosotros, queridos. ¡Que Dios nos bendiga! TODA LA FAMILIA.- ¡Dios bendiga a cada uno de nosotros! BOB.- ¡El señor Scrooge!, brindo por el señor Scrooge, fundador de la Fiesta. SEÑORA CRATCHIT.- Querrás decir el hundidor de la Fiesta. Me gustaría tenerle aquí. Para festejarlo, le diría cuatro cosas y espero que tenga buenas tragaderas. BOB.- Querida mía, es Navidad. SEÑORA CRATCHIT.- Tiene que ser Navidad, estoy segura, para beber a la salud de un hombre tan odioso, tacaño, duro e insensible como el señor Scrooge. ¡Sabes que es cierto, Bob! ¡Nadie lo sabe mejor que tú, pobre mío! BOB.- Es Navidad, ten un poco de esperanza, Tiny se pondrá bien. (Se oscurece la escena)

SCROOGE.- Señor fantasma, dígame, ¿Tiny Tim vivirá? FANTASMA 2.- Veo un sitio vacante, en ese pobre rincón de la casa, y una muleta sin dueño amorosamente conservada. Si esas sombras permanecen sin cambios en el futuro, el niño morirá. SCROOGE.- No, no, dime que se salvará. FANTASMA 2. -¿Qué más da? Si se tiene que morir, lo mejores que así lo haga y disminuya el exceso de población. ¿No es lo que dice usted siempre? SCROOGE.- (Inclinando su cabeza con sentimiento de culpabilidad) FANTASMA 2.- Hombre, si tienes corazón humano, no de piedra dura. ¿Quién eres tú para decidir qué hombres deben morir y qué hombres deben vivir? Es posible que a los ojos del cielo tú seas menos valioso y menos merecedor de vivir que millones, como el hijo de ese pobre hombre. SCROOGE.- (Cuando quiso levantar la cabeza el fantasma había desaparecido) Señor Fantasma... vaya se ha esfumado. (Mirando el reloj) Esta vez no me pillarán desprevenido (Se sienta en la silla con los ojos bien abiertos. Se pone a pasear, se da tortitas en la cara,...)

CUARTO ACTO: EL TERCER FANTASMA (El fantasma se aproxima despacio, solemne y silenciosamente) SCROOGE.- (Dándose un susto) ¡Cáspita! ¿Usted debe ser debe ser el fantasma del futuro? FANTASMA 3.- (No contesta) SCROOGE.- Has venido para mostrarme las imágenes de cosas que no han sucedido, pero sucederán más adelante. (en bajo) – Nada, este fantasma debe ser mudo o sordo. FANTASMA 3.- (Indicando el otro lado de la habitación. Se ilumina dicho lado en el cual aparecen tres personas comentando una noticia) SCROOGE.- ¿De qué hablarán? PERSONA 1.- No estoy muy enterado. Lo único que sé es que está muerto. PERSONA 2.- ¿Cuándo murió? PERSONA 3.- Anoche, creo. PERSONA 1.- ¿De qué?, ¿que le pasaba? Pensé que no se iba a morir nunca. PERSONA 2.- Sabe Dios. PERSONA 3.- ¿Qué ha hecho con el dinero? PERSONA 1.- No he oído nada. Tal vez lo ha dejado a su Compañía. A mí no me ha dejado. Es todo lo que sé. PERSONA 2.- ¿Vosotros creéis qué irá alguien a su funeral? PERSONA 3.- No creo que vaya nadie ni pagando. FANTASMA 3.- (Extendiendo la capa y girando al otro lado. Se ilumina una nueva escena: la familia de Bob, de nuevo entorno a la mesa). (durante la proyección, cambia el despacho: flores sobre la mesa, retirada del cartel “Dinero, dulce dinero”, los libros colocados, leña en la estufa y decoración navideña…) (aparecen los “ayudantes de los fantasmas”) SEÑORA CRATCHIT.- Ya debe estar vuestro padre a punto de llegar. Vamos, venid a la mesa. MARTHA.- ¿Mamá te acuerdas cuando papá traía en sus hombros a Tyni Tim? SEÑORA CRATCHIT.- Sí, hija (Comienza a llorar) MARTHA.- Mamá, no llores, papá estará ya cerca. SEÑORA CRATCHIT.- Me duelen los ojos de estar en la cocina con la comida. MARTHA.- Mamá, cuando yo tenga mi trabajo, ganaré tanto dinero que ayudaré a todos los niños que tengan enfermedades como la de Tiny Tim; así nunca morirán.

SEÑORA CRATCHIT.- Hija, cuando tu ganes mucho dinero no seas como el señor Scrooge. MARTHA.- Mamá, papá, ya está aquí. BOB.- (entrando y dirigiéndose a su mujer) Deberías haber venido conmigo. Estaba el parque más verde que nunca. Allí me senté, junto a él y le conté lo feliz que somos. Y también que el Sr Scrooge ya no me mandaría más veces. SEÑORA CRATCHIT.- Dicen que su SOBRINA es una bella persona y no como su tío. Maldito avaro. Dejó morir a nuestro hijo (se apaga la escena) SCROOGE.- Señor espectro, presiento que ha llegado el momento de separarnos. No sé cómo, pero lo sé. FANTASMA 3.- (Dando un giro señala la nueva escena que se ilumina. Esta vez es el almacén de Scrooge) SOBRINA.- (Sustituyendo a Scrooge. Está en el lugar de Scrooge, trabajando en la misma mesa) Bien, este cheque para Bob. Espero que pueda pagar todos los gastos de la casa que ha comprado. (Mirando la agenda) A las 5 de la tarde ir al orfanato y entregar los regalos para 100 niños en recuerdo de mi madre. A las 8 de la noche pasar por casa de Angeline para llegar a la cena del Ayuntamiento; nunca creí que fuera tan cara una cena de beneficencia. SCROOGE.- ¿Mi sobrina se quedará con toda la herencia y la gastará de este modo?¿Para esto voy a estar trabajando todos los días, sin descansar las fiestas? (Se oscurece la escena y adelantándose aparecen los “ayudantes de los fantasmas” con una lápida que reza: “en memoria del avaro, egoísta, egocéntrico, tacaño…Señor Scrooge”) SCROOGE.- (Tembloroso, lee la lápida): “En memoria del avaro, egoísta, egocéntrico, tacaño…Señor Scrooge”. (Da un grito). ¿Entonces, es verdad que el próximo año estaré criando malvas? No, no y no. Señor fantasma, yo ya he cambiado. A partir de ahora mismo celebraré todas las navidades... FANTASMA 3.- (Se desvanece en el escenario y sale por un lateral. La luz desciende hasta que sale. Después se ilumina como al inicio de la obra)

QUINTO ACTO: DESENLACE FINAL En el escenario: el despacho decorado por la sobrina. SCROOGE.- Voy a cambiar, quiero cambiar. Voy a celebrar la Navidad. (Gritando para que le oigan los fantasmas) ¡Feliz Navidad a todos, feliz Año Nuevo para el mundo entero! Ja, ja, ja! (Se oyen las campanas tocar las doce)¿Las doce?. ¿De qué día? (Se asoma a la ventana y pregunta) ¿Oiga? ¿Qué día es hoy? ... ¿Navidad?... ¡Gracias, buen hombre! (Desaparece por un lateral del escenario) Me podré una chaqueta nueva, cogeré dinero, bien aquí, tengo todo... (Suena el timbre de la calle). ¿Quién será a estas horas? ¡Es Navidad! y en un día como este no se trabaja (Va a la puerta y la abre) . Pero qué hace aquí. Hoy es Navidad y no se trabaja. BOB Cratchit.- Pero ayer me dijo usted… SCROOGE.- Tonterías. Un día como este no se puede trabajar. Y dígame, ¿le importaría que vaya a su casa a comer? BOB CRATCHIT.- Bueno,... mi mujer... SCROOGE.- Lo entiendo. Pero ahora mismo compramos el pavo que está expuesto en la carnicería de abajo y se lo llevamos a su mujer. También pasaremos por la panadería y compraremos dulces para los niños. Y por la tienda de juguetes y les comparemos los mejores juguetes... ¿Qué le parece? BOB CRATCHIT.- Que muy bien; pero todo esto es muy raro ¿No me lo descontará de la nómina? SCROOGE.- ¡No! ¿Cómo puede pensar eso de mí? BOB CRATCHIT.- Pues entonces es como si se le hubiera aparecido un fantasma... SCROOGE.- Je, qué gracioso. Tres. Se me han aparecido tres. BOB CRATCHIT.- ¿Qué? SCROOGE.- Tonterías. Y ahora salgamos de casa. Hay muchas cosas que hacer para celebrar la Navidad con su familia.

Así van vestidos nuestros personajes:

Sr. Scrooge: Barba blanca Abrigo largo Bufanda de lana Chistera

Bob (toda su ropa es vieja): Camisa blanca Chaleco Bufanda de lana Pantalones

Sobrina: Sobrero tipo “Casa de la Pradera” Vestido largo Chal Persona 1 (hombre): similar al Sr. Scrooge (porque comparten clase social) Persona 2 (mujer) y persona 3 (mujer): Sobrero tipo “Casa de la Pradera” de calle / Falda larga / Blusa Marley (socio del Sr. Scrooge, pero ya fallecido): como Bob, pero con ropa nueva (no lleva bufanda, porque los fantasmas no tienen frío); también lleva una cadena y la cara blanca. Fantasma 1 (pasado): es un niño; va vestido como Tiny, pero con mejor aspecto. Le pondremos la cara blanca (con polvos). Fantasma 2 (presente): igual que el Sr. Scrooge, pero con colores claros (por ejemplo, la chistera blanca, guantes blancos…, cara blanca). Fantasma 3 (futuro): camisón blanco, barba y pelo blancos (largos), zapatillas de cuadros, bastón… (queremos dar aspecto de “muy anciano”. Martha (esposa de Bob): aspecto muy humilde; lleva falda, mandil, blusa, sombrero (parecido al de ducha, pero de tela). (hijo de Bob y Martha): aspecto muy humilde; lleva tela, chaqueta de paño, bufanda, bombachos, hasta la rodilla. Está manchado de andar por la

Tiny Tim gorra de calcetines calle. “Ayudantes” de los fantasmas: de negro por completo; guantes blancos y careta blanca.