COMPORTAMIENTOS DE RIESGO (VIOLENCIA, CONSUMO DE ALCOHOL Y DROGAS Y CONDUCTAS SEXUALES) EN ESTUDIANTES DE E.S.O. DE ANDALUCÍA RESULTADOS PRELIMINARES

COMPORTAMIENTOS DE RIESGO (VIOLENCIA, CONSUMO DE ALCOHOL Y DROGAS Y CONDUCTAS SEXUALES) EN ESTUDIANTES DE E.S.O. DE ANDALUCÍA RESULTADOS PRELIMINAR...
0 downloads 0 Views 1MB Size
COMPORTAMIENTOS DE RIESGO

(VIOLENCIA, CONSUMO DE ALCOHOL Y DROGAS Y CONDUCTAS SEXUALES) EN ESTUDIANTES DE

E.S.O. DE ANDALUCÍA RESULTADOS PRELIMINARES

GRUPO UNIVERSITARIO DE INVESTIGACIÓN SOCIAL UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

CENTRO UNIVERSITARIO DE ESTUDIOS SOCIALES DE JEREZ

Autores José Rodríguez Carrión (Director del Grupo) Guillermo Bárcena González Serafín Jesús Cruces Montes Pedro Hernández Lafuente Isabel Jiménez Carrasco Javier Tinoco Domínguez Clara Isabel Traverso Blanco

Jerez 2008

© GRUPO UNIVERSITARIO DE INVESTIGACIÓN SOCIAL (GUIS) PAI – SEJ383 www.eua-jerez.net Dir: [email protected] © Del diseño, maquetación y portada: G. Bárcena González y J. Rodríguez Carrión Patrocina: Centro Universitario de Estudios Sociales de Jerez. Escuela Universitaria Adscrita de Relaciones Laborales, Trabajo Social y Turismo de Jerez. Avda. León de Carranza, s/n 11407 JEREZ Edita: GRUPO EDITORIAL 33 Avda. Manuel Agustín Heredia, 12 – 1º 29001 Málaga www.grupoeditorial33.com Depósito Legal: MA-2382-2008 ISBN: 978-84-96257-63-4 Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento. IMPRESO EN ANDALUCÍA (ESPAÑA)

Al profesorado de la ESO, que con su trabajo diario contribuye a mejorar el futuro de la ciudadanía andaluza.

Grupo Universitario de Investigación Social

ÍNDICE Introducción .............................................................................................................................................. 9 Objetivos y Metodología ......................................................................................................................15 Objetivos Específicos y Generales.....................................................................................17 Técnicas de Investigación elegida: la encuesta ................................................................17 Resultados................................................................................................................................................23 Ocio...........................................................................................................................................................55 Violencia en la Escuela...........................................................................................................................67 Análisis descriptivo................................................................................................................68 Análisis de las variables pivote............................................................................................74 Violencia ..................................................................................................................................91 Consumo de alcohol........................................................................................................................... 141 Análisis descriptivo............................................................................................................. 141 Análisis de las variables pivote......................................................................................... 146 Análisis Interrelacionado................................................................................................... 153 Drogas y tabaco................................................................................................................................... 157 Consumo de Drogas ......................................................................................................... 158 Análisis descriptivo .................................................................................................. 158

5

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Análisis de las variables pivote .............................................................................. 162 Análisis Interrelacionado ........................................................................................ 164 Tabaco................................................................................................................................... 165 Análisis descriptivo .................................................................................................. 166 Análisis de las variables pivote .............................................................................. 167 Análisis Interrelacionado ........................................................................................ 168 Percepción del riesgo y otros aspectos sobre el consumo ...................................... 170 Análisis descriptivo .................................................................................................. 170 Análisis de las variables pivote .............................................................................. 174 Análisis Interrelacionado ........................................................................................ 179 Conductas sexuales............................................................................................................................. 181 Análisis descriptivo............................................................................................................. 182 Análisis de las variables pivote......................................................................................... 185 Interrelaciones .................................................................................................................... 199 Consideraciones preliminares .......................................................................................................... 215 Bibliografía............................................................................................................................................. 223 Índice de Tablas y Figuras .................................................................................................................. 229

6

Grupo Universitario de Investigación Social

El Grupo Universitario de Investigación Social (GUIS) comenzó su andadura en 2000 realizando estudios sociales en zonas a priori menos favorecidas de diversas ciudades de la provincia de Cádiz. Tras una consolidada experiencia en ese ámbito, decidimos dar un salto cualitativo y extender nuestra investigación más allá de los límites geográficos de la provincia así como hacia otros ámbitos acorde con las inquietudes de los componentes del mismo. De ahí que decidiéramos llevar a cabo un estudio sobre los comportamientos de riesgos entre los estudiantes de la enseñanza secundaria obligatoria (ESO) de Andalucía. Escogimos para ello la violencia, el consumo de alcohol y otras drogas, así como determinadas conductas sexuales, con el fin de estudiar una potencial correlación entre sí y su concurrencia (concurso simultáneo de varios comportamientos). Éstas, correlación y concurrencia entre los distintos factores de riesgos analizados, serán la aportación más valiosa de este estudio, si bien tendrá que esperar hasta la primavera de 2009 para ver la luz. Lo que el lector o lectora tiene ahora en sus manos son los resultados preliminares de dicha investigación, que comprenden el análisis descriptivo de esos comportamientos de riesgos, así como el estudio sobre los mismos de las variables: sexo, curso, nivel máximo de los estudios cursados por al menos uno de los progenitores y provincias. Igualmente presentamos aquí los resultados del análisis de las variables diseñadas para valorar cada uno de los posibles comportamientos de riesgos (intragrupo), en la confianza de que servirán para constatar una realidad en muchos ámbitos ya conocida pero sobre la que, en nuestra opinión, resta decidir la puesta en marcha de políticas preventivas factibles y adaptadas a dicha realidad. La revisión de la bibliografía disponible pone de manifiesto que han sido numerosos los estudios sobre todos y cada uno de los comportamientos de riesgos arriba enumerados y no menos los esfuerzos por evidenciarlos, evaluarlos e investigarlos. Citamos a modo de ejemplo los estudios del Defensor del Pueblo sobre la violencia escolar (2000 y 2006) 1 , el

1

DEFENSOR DEL PUEBLO-UNICEF (2000). Informe sobre violencia escolar: El maltrato entre iguales en la Educación Secundaria Obligatoria. Elaborado por C. del Barrio, E. Martín, I. Montero, L. Hierro, I. Fernández, H. Gutiérrez y E. Ochaíta. Madrid: Publicaciones de la Oficina del Defensor del Pueblo. http://www.defensordelpueblo.es/index.asp?destino=informes2.asp. DEFENSOR DEL PUEBLO (2006). Informes, Estudios y Documentos. Violencia escolar: el maltrato entre iguales en la educación Secundaria Obligatoria 1999-2006. (Nuevo estudio y actualización del Informe 2000).

11

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía estudio llevado a cabo en 2006 por el Consejo Escolar de Andalucía 2 al objeto de conocer el estado de la convivencia en los centros educativos o, más recientemente, el Estudio Cisneros X sobre el acoso escolar desarrollado por Oñate y Piñuel (2007) 3 para el Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo. Sobre el consumo de alcohol y drogas son reseñables los trabajos de Elzo Imaz (2005) 4 centrados en su relación con los comportamientos violentos y el más reciente de Cruz Beltrán (2007) 5 sobre el consumo de drogas en la población escolarizada en la ESO en Andalucía. Finalmente, citaremos también por su interés para el conocimiento de las conductas sexuales en adolescentes el estudio del Instituto de la Juventud sobre Jóvenes y Sexualidad (2008) 6 , el que centrase en los universitarios españoles el abajo firmante (Rodríguez Carrión-Traverso Blanco, 2007) 7 , así como el llevado a cabo por Rodríguez García de Cortázar y cols (2007) 8 para conocer la opinión de los adolescentes sobre dichas conductas sexuales y el consumo de drogas. Como puede observarse, muchos son los autores que han dedicado y dedican sus esfuerzos al conocimiento de los comportamientos de riesgos de nuestros jóvenes. Los objetivos de cada uno de los grupos de investigación son diferentes. El nuestro, el que aquí avanzamos, establece entre los prioritarios la comprensión de las raíces de esos comportamientos en la identificación de su multicausalidad, centrado en un entorno tan próximo como el de los adolescentes escolarizados de nuestra región.

2

CONSEJO ESCOLAR DE ANDALUCÍA (2006). Encuesta a representantes de la Comunidad Educativa sobre el estado de la Convivencia en los centros educativos. Consejo Escolar de Andalucía. Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. 3 Oñate, A. y Piñuel, I. (2007). INFORME CISNEROS X. Acoso y violencia escolar en España. Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo. 4 Elzo, J. (2005). Los adolescentes de hoy: Consumo de alcohol y drogas y su relación con los comportamientos violentos. Proyecto Hombre: Revista de la Asociación Proyecto Hombre, ISSN 1136-3177, Nº. 54, pp. 8-14. 5 Cruz, F. (2007). Los adolescentes andaluces y las drogas. Proyecto Hombre: Revista de la Asociación Proyecto Hombre. Dossier/Proyecto 64/Diciembre. pp. 27 -38. 6 Instituto Nacional de la Juventud. Ministerio de Igualdad. EJ132 – SONDEO DE OPINIÓN (1ª encuesta 2008 – SALUD Y SEXUALIDAD)

7

Rodríguez, J. y Traverso, C.I. (2007). Educación Sexual y conductas sexuales en universitarios españoles. Grupo 33. Málaga. 8 Rodríguez, A. (2007). ¿Qué opinan adolescentes y jóvenes sobre el consumo de drogas recreativas y las conductas sexuales de riesgo? ADICCIONES, Vol. 19. nº 2. pp. 153-168.

12

Grupo Universitario de Investigación Social Entendemos que este es un buen camino para elaborar medidas de prevención que, de forma progresiva y merced a una intervención integrada, permitan mejorar la salud física, mental y social de los propios adolescentes, del entorno socio-familiar cercano, de la comunidad y de la sociedad en general. Los datos que en estos resultados preliminares avanzamos son lo suficientemente relevantes para justificar su publicación per se. En estos momentos, el grupo centra sus esfuerzos en analizar e interpretar con profundidad la potencial influencia que los diversos comportamientos de riesgos tienen en cada uno de los demás, objetivo prioritario en el diseño de la presente investigación. Aspectos socio-demográficos, relaciones sociofamiliares, violencia en el hogar o aptitudes/actitudes de los adolescentes en la escuela son algunos de los numerosos factores que esta encuesta integral añade a los centrales, mencionados anteriormente (violencia, consumo de alcohol y otras drogas, conductas sexuales). Nos dedicamos, por tanto, en estos próximos meses a ahondar en esa posible correlación y/o concurrencia de factores, cuyo conocimiento permita plantear políticas globales que, así elaboradas, conseguirían mayores niveles de prevención en los más jóvenes de aquellas conductas o comportamientos que conlleven riesgos. José Rodríguez Carrión Director del Grupo Universitario de Investigación Social (GUIS)

13

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

14

Grupo Universitario de Investigación Social

OBJETIVOS Objetivos generales 1.- Evidenciar los comportamientos de riesgos a los que se exponen las alumnas y los alumnos que cursan sus estudios de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) en la comunidad autónoma andaluza y profundizar en el conocimiento de los distintos comportamientos concretos identificados. 2.- Investigar la correlación entre los factores evaluados en los distintos comportamientos de riesgos contemplados e integrar los hallazgos, para el análisis de la potencial concurrencia de los mismos y su evitación bajo una óptica preventiva integral. (Los resultados finales de este análisis serán publicados en la primavera de 2009). Objetivos específicos 1.- Describir la estructura demográfica de la población estudiante de la ESO en Andalucía y la valoración de las relaciones que mantienen con su familia y amistades. 2.- Conocer la percepción del alumnado sobre el grado de cumplimiento de algunos de sus derechos y obligaciones básicas. 3.- Estudiar el uso que los estudiantes de la ESO hacen de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). 4.- Analizar el grado de consumo de drogas, tanto legales (alcohol y tabaco) como ilegales (cánnabis, cocaína, etc.), además del entorno del consumo, la disponibilidad, la concienciación y posibles problemas derivados del mismo. 5.- Explicar el conocimiento del alumnado sobre la violencia en la escuela y su opinión sobre distintos aspectos de la misma, el grado en que la ejercen o son víctimas de ella y su incidencia personal como sujeto y en la convivencia escolar.

17

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía 6.- Conocer y abundar en los aspectos más relevantes de la conducta sexual del alumnado objeto de este estudio, así como de los relacionados con su información y formación en esta línea, singularmente centrado en el análisis del nivel de conocimiento y grado de utilización de los métodos anticonceptivos.

METODOLOGÍA Técnica de investigación elegida: la encuesta. La fuente de información utilizada para este estudio ha sido un cuestionario auto cumplimentado, anónimo y voluntario, confeccionado por el Grupo ex profeso para este trabajo. Dicho cuestionario se compone de 102 preguntas y 199 variables, agrupadas en función de la información que se aspira conseguir en los distintos campos de análisis. Datos sociodemográficos: cinco preguntas que recogen los datos personales de los sujetos participantes (edad, sexo, curso en que se encuentra, etc.) Familia: trece ítems a través de los cuales pretendemos conocer la composición de la familia, el nivel formativo de los progenitores, la percepción sobre la situación económica familiar, la autovaloración de las relaciones socio-familiares, la actitud ante la ínteractuación con los padres y madres, la existencia de problemas en el seno del hogar y su potencial incidencia en el alumnado. El Instituto: cinco ítems diseñados para conocer si se sienten escuchados y escuchadas en el centro educativo, aproximarnos a su nivel de comprensión, nivel de asistencia y calificaciones, así como de actividad extraescolar. Ocio: tres preguntas, con ocho variables, destinadas a estimar el tiempo dedicado a ver la televisión, navegar por Internet y jugar con la consola, y también el tipo de videojuegos preferidos. Se estudia igualmente el porcentaje del alumnado que acude al Instituto con teléfono móvil.

18

Grupo Universitario de Investigación Social Violencia en la escuela: catorce preguntas de las que resultan veinticuatro variables, cuyo fin es conocer cómo conceptúan la violencia (entre iguales y dirigida al profesorado), el grado y tipo de participación en estas conductas, la actitud ante varios supuestos relacionados que se les plantean, los rasgos personales, la violencia contra la propiedad (vandalismo), así como la incidencia en las personas encuestadas y en la convivencia en el Centro de la violencia escolar. Consumo de alcohol: doce ítems que originan treinta y seis variables, diseñados para tener conocimiento del grado y tipo de consumo de alcohol, edad de comienzo, motivación, entorno y disponibilidad, y también posibles problemas ocasionados por dicho consumo. Consumo de drogas: tras una pregunta puente de consumo combinado con el alcohol, se plantean siete preguntas, que producen treinta y seis variables, para aspectos similares a los que se estudian sobre el consumo de alcohol. Tabaco: tres ítems que tienen por objetivo conocer el consumo de tabaco y la edad de comienzo del mismo. Percepción del riesgo y otros aspectos individuales, grupales y sociales sobre el consumo: doce ítems (quince variables) con los que perseguimos saber el conocimiento del alumnado sobre los efectos perjudiciales de drogas y alcohol y su incidencia en el consumo, así como la prioridad que les otorgan cuando salen a divertirse. También a través de estas preguntas puede conocerse, entre otros, si creen que hay influencias externas en el consumo y qué opinan sobre la ley que regula la venta de alcohol a menores. Conductas sexuales: veintisiete preguntas que dan lugar a treinta y seis variables a través de las que tratamos de conocer la orientación sexual, la práctica o no de relaciones sexuales con penetración, con quién y por qué en caso afirmativo, el grado de uso o no de anticonceptivos, las razones para no hacerlo, junto con otras posibles prácticas de riesgos. Se estudia también en este conjunto de ítems la educación sexual recibida y la valoración que se hace de la misma, así como el conocimiento sobre infecciones de transmisión sexual. Todas las preguntas del cuestionario están codificadas y cerradas. El cuestionario se sometió a una prueba piloto sobre ochenta y cinco sujetos de estudio con características similares a la población de referencia, es decir, de los cuatro cursos que componen la ESO. La confiabilidad de las escalas incluidas en el mencionado cuestionario se determinó mediante el cálculo de la consistencia interna (coeficiente alfa de Cronbach). El

19

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía procedimiento alfa se aplicó a 27 elementos de la encuesta obteniendo un valor de 0,70 que le confiere a la misma, como instrumento, una consistencia interna catalogada, según los distintos autores, como buena 1 , aceptable 2 ’ 3 y, más recientemente, respetable 4 . La muestra El diseño muestral es probabilístico, con estratificación realizada en dos fases: la primera, según la población estudiantil de la ESO en relación proporcional a la población y tipos de centros educativos de la provincia; en la segunda fase se realiza la distribución proporcional según los grupos de sexo y edad. Por lo tanto, el tamaño de población objeto de estudio condiciona un muestreo conglomerado (o conjunto de individuos), aplicado de forma aleatoria estratificada, según las características de los centros educativos andaluces donde se imparte dicho currículo. Es decir, a partir de estos estratos, la muestra se distribuye de forma aleatoria y proporcional respecto a los datos sobre el alumnado matriculado en los niveles académicos referidos, según provincias y en centros de titularidad pública, concertados y privados. Para conocer el universo recurrimos a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, que nos suministró los datos del curso académico 2006-2007 sobre el alumnado matriculado en la ESO en cada provincia y curso, diferenciado por sexo. De este modo, los datos por provincias eran los siguientes:

1

Argimon Pallas, J. M. y Jiménez Villa, J. (2004). Métodos para investigación clínica y epidemiológica. 3ª ed. Madrid: Elsevier; pp.198 2 Nunnaly, J (1978). Psicométricas teoría. Nueva York: McGraw-Hill. 3 Kerlinger, F.N. y H.B. Lee (2002), Investigación del comportamiento. Métodos de investigación en ciencias sociales. 4ª ed. México. McGraw Hill. 4 García Cadena, C. (2006). La medición en ciencias sociales y en la psicología. En: Estadística con SPSS y metodología de la investigación, de René Landeros Hernández y Mónica T. González Ramírez (comp.), México, Trillas.

20

Grupo Universitario de Investigación Social ALMERÍA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAÉN MÁLAGA SEVILLA TOTAL ANDALUCÍA

ALUMNOS 16.437 31.818 20.508 22.866 12.582 18.746 35.436 47.064

ALUMNAS 15.198 29.880 19.582 21.424 11.738 17.668 33.201 44.318

TOTAL 31.635 61.698 40.090 44.290 24.320 36.414 68.637 91.382

205.457

193.009

398.466

Tabla 1.- Alumnado matriculado en ESO en Andalucía en el curso 2006-2007, por provincia y sexo

Al objeto de obtener el mínimo error posible, hemos planteado la muestra necesaria para un error teórico máximo asumido para las inferencias poblacionales de & + 2,29%, para un índice de confianza del 95,5% (2 sigmas) en la hipótesis más desfavorable, es decir, la máxima varianza poblacional (p=q=50%). Como puede verse en la tabla anterior, la población de estudiantes de ESO en Andalucía en el referido curso 2006-2007 era de 193.009 alumnas y 205.457 alumnos, lo que hace un total de 398.466 estudiantes. Se ha obtenido la muestra en cada provincia analizando el número de alumnos y alumnas en cada curso y por sexo, de forma que, al ser poblaciones finitas, la muestra a conseguir resulta ser: ALMERÍA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAÉN MÁLAGA SEVILLA TOTAL ANDALUCÍA

ALUMNOS 81 153 97 109 60 89 168 226

ALUMNAS 88 144 91 101 56 82 158 211

TOTAL 155 297 188 210 116 171 326 437

983

917

1.900

Tabla 2.- Muestra necesaria para 2 sigmas y & + 2,29% con p=q=50%

El resultado, una vez depuradas y eliminadas aquellas encuestas que presentaban problemas en su cumplimentación, es de 2.225 encuestas validadas, cifra que supera, en consecuencia,

21

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía el número calculado como necesario y suficiente y que se reparten con la distribución esperada y exigida. Por las características de este estudio, el diseño que se presenta queda encuadrado en la metodología cuasi-experimental. De esta forma se obtienen, en un primer abordaje, las frecuencias y los estadísticos descriptivos básicos, además de realizar pruebas no paramétricas (pruebas de bondad del ajuste como la chi-cuadrado para una muestra y la binomial). También se han realizado correlaciones, cruces de contingencia y pruebas de chi-cuadrado entre aquellas variables que se han estimado oportunas, a fin de confirmar o rechazar la existencia de relaciones entre las consideradas. En aquellos casos en los que se ha pretendido analizar si existen diferencias en la valoración de las variables, se han realizado contrastes de medias tanto para muestras independientes como relacionadas. El procesamiento de los datos se ha efectuado principalmente con el paquete estadístico SPSS v12. El trabajo de campo Una vez realizado el estudio piloto y la prueba de consistencia interna de la encuesta, se contactó vía telefónica o por correo electrónico con los directores y directoras de los Institutos de Educación Secundaria (IES) elegidos al azar en cada provincia. El día acordado con estas personas, los miembros del Grupo de Investigación designados para ello acudían al IES, cada uno a un curso de ESO —siendo en todos los IES de las distintas provincias el mismo; en la hora de clase concertada entregaban a las alumnas y los alumnos de su curso las encuestas, a la vez que ayudaban a su cumplimentación con unas breves explicaciones previas. El tiempo máximo otorgado al alumnado para dicha cumplimentación era de una hora, durante la cual el investigador estaba a su disposición para solventar dudas, si bien no interfiriendo en la auto-cumplimentación y salvaguardando el anonimato. El trabajo de campo se desarrolló en las siguientes localidades, por orden alfabético: Alcalá de Guadaira, Almería, Almonte, Cádiz, Castilleja de la Cuesta, Córdoba, Estepota, Granada, Huelva, Jaén, Jerez de la Frontera, La Carlota, Lebrija, Los Palacios y Villafranca, Málaga, Ronda, Sevilla, Torre del Campo y Ubrique. Dicho trabajo de campo se llevó a cabo durante los meses de abril, mayo y junio del año en curso (2008).

22

Grupo Universitario de Investigación Social

DESCRIPCIÓN SOCIODEMOGRÁFICA DE LA MUESTRA Como ya se ha explicado en el apartado metodológico correspondiente, la población que se analiza en este estudio está formada por estudiantes de la ESO de Andalucía y, a continuación, se describen sus características sociodemográficas. En primer lugar, su distribución por sexo es la siguiente: el 49,2% son chicas y el 50,8% chicos. DISTRIBUCIÓN POR SEXO Hombre

50,8%

Mujer

49,2%

Tabla 3.- Distribución por sexo.

La segunda característica se refiere a la edad, que está comprendida entre los 12 y los 18 años. La siguiente tabla muestra la distribución de esta variable y tal vez lo más destacable de los datos sea el 4,6% que tiene más de 16 años. DISTRIBUCIÓN POR EDAD 12 años 13 años 14 años 15 años 16 años 17 años 18 años

10,7% 19,7% 22,6% 25,5% 16,9% 4,0% 0,6%

Tabla 4.- Distribución por edad.

En cuanto al curso, al igual que en el caso de la variable sexo, el muestreo realizado -en respuesta a la muestra teórica calculada- resulta ser homogéneo, representando así cada uno de los cuatro cursos estudiados aproximadamente una cuarta parte del total.

25

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía DISTRIBUCIÓN POR CURSO 1º ESO 25,6% 2º ESO 24,1% 3º ESO 24,2% 4º ESO 26,0%

Tabla 5.- Distribución por curso.

La cuarta característica que nos permite describir la población que estudiamos hace referencia al hecho de haber repetido el curso actual. Preguntados los estudiantes por este tema, encontramos un 14,8% que es repetidor de dicho curso. Además, se confirma una diferencia significativa por sexo, con mayoría de adolescentes masculinos (54,7%). A lo anterior, podemos añadir que, en general, el 86,9% no ha repetido nunca. Y quienes han repetido uno y dos cursos representan el 6,6% y el 6,3%, respectivamente. Sólo un 0,2% reconoce que ha repetido tres cursos. Otra de las características sociodemográficas que se ha analizado es la composición familiar, siendo lo más frecuente (50,8%) que la población encuestada viva en hogares de cuatro personas. A continuación, los hogares de 5 y 3 miembros son los que aglutinan más sujetos, el 24,1% y el 14,2%, respectivamente. Los hogares en los que conviven 6 o más personas representan aproximadamente el 9% y los formados por 2 miembros suponen el 2%. Sobre el parentesco de las personas que conviven en los hogares de la población encuestada, la tabla siguiente muestra los resultados obtenidos. PARENTESCO DE LAS PERSONAS QUE CONVIVEN EN LOS HOGARES MADRE PADRE FAMILIA MONOMARENTAL FAMILIA MONOPARENTAL HERMANOS MAYORES HERMANOS MENORES ABUELAS ABUELOS OTROS PARIENTES VIVEN EN OTRO LUGAR

97,2% 87,3% 11,1% 1,2% 48,8% 45,4% 7,5% 3,6% 6,5% 0,5%

Tabla 6.- Parentesco de las personas que conviven en los hogares.

26

Grupo Universitario de Investigación Social El 9% no tiene hermanos. Lo más frecuente (57,3%) es tener uno y quienes tienen dos representan el 24,6%. Con tres y cuatro hermanos hay un 5,7% y un 2%, respectivamente. Además, un 1,3% tiene más de cuatro hermanos. Sobre el nivel de estudios de los padres y madres, la tabla siguiente sintetiza los resultados y puede que lo más destacable sea el porcentaje de quienes desconocen esta información o no quieren pronunciarse al respecto: el 17,8% del total. DISTRIBUCIÓN POR NIVEL DE ESTUDIOS DE LOS PADRES NO TIENEN ESTUDIOS ESTUDIOS PRIMARIOS BACHILLERATO ESTUDIOS UNIVERSITARIOS NS/NC

3,9% 30,1% 22,1% 25,5% 17,8%

Tabla 7.- Nivel máximo de estudios alcanzado por los padres.

Otro dato familiar sobre el que se les ha preguntado es la situación económica de sus familias, cuya distribución se presenta en la tabla siguiente. En este caso, tal vez lo más reseñable sea la percepción tan positiva que tienen los chicos y las chicas encuestados, puesto que quienes consideran que la situación económica de sus familias es mala y muy mala representan sólo el 1,8%. PERCEPCIÓN SITUACIÓN ECONÓMICA DE LA FAMILIA MUY MALA MALA REGULAR BUENA MUY BUENA NS/NC

0,3% 1,5% 19,4% 60,4% 10,9% 5,6%

Tabla 8.- Percepción de la situación económica de su familia.

En general los estudiantes de la ESO perciben la situación económica de su familia como buena, ya que el 71,3% la considera como buena o muy buena. La media de valoración es de 3,8 sobre 5. Por sexo, las chicas tienen una mejor percepción que los chicos de la situación económica familiar (3,90 sobre 5 vs. 3,83). También tiene una percepción más positiva de la situación económica familiar el alumnado de 1º (3,95) frente al de 3º (3,79) y 4º (3,85).

27

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Por último, el nivel de estudios de las madres y los padres también influye en la percepción de la situación económica. Así, quienes dicen que sus padres o madres han cursado estudios universitarios perciben una mejor situación de la economía familiar (4,0) que quienes tienen padres o madres con estudios primarios (3,75), bachillerato o FP-II (3,86) y quienes no se pronuncian en esta línea (3,87).

28

Grupo Universitario de Investigación Social

FACTORES SOCIO-FAMILIARES Y FACTORES ESCOLARES Este capítulo resume el análisis de 13 preguntas (18 variables) planteadas en el cuestionario con objeto de valorar una serie de factores familiares y escolares de potencial relación con conductas de riesgos: esto es, factores de riesgos o bien factores protectores según hallazgos. Tales factores podrían interaccionar entre sí y, singularmente, concurrir en la etiología de los comportamientos de riesgos contemplados en la presente investigación, a saber: consumo de alcohol y otras drogas, violencia escolar y conductas sexuales. Como se matiza en la Introducción, estas complejas interacciones y concurrencias se exponen en una publicación actualmente en elaboración por el grupo. Hasta que ese trabajo vea la luz, adelantamos aquí los resultados del apartado específico que, con fines de exposición, estructuramos como algunos de los restantes: I análisis descriptivo; II análisis de las cuatro variables pivote: sexo, curso, nivel máximo de estudios alcanzado por alguno de los padres y madres y provincias; III análisis circunscrito a las correlaciones entre las variables específicas de este apartado.

I.ANÁLISIS DESCRIPTIVO La primera de las cuestiones plantea una valoración de las relaciones socio-familiares, de menos a más (rango 1-10), y con opción de no pronunciarse (NS/NC). Así, separadamente (cuatro variables) se les pregunta por la relación que mantienes con tus padres; tus hermanos; el resto de la familia y tus amigos. En la Tabla 9 se recogen las puntuaciones de todas ellas, en cifras medias. Con tus padres Con tus hermanos Con resto de la familia Con tus amigos

Media 8,42 8,15 8,02 8,82

Peor (%) 41,80 46,00 33,40 29,40

Máxima (%) 35,80 32,70 26,20 41,00

Tabla 9.- Valoración de las relaciones socio-familiares por parte del alumnado, en escala ascendente del 1 al 10. En la segunda columna se deja constancia de quienes puntúan por debajo de la media, en tantos por cien. —Nótese que ese valor siempre estará por encima del recogido aquí, al ser la escala de números naturales y contabilizarse solamente 8 o menos.

29

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Como primera observación, ninguna es inferior a 8; además, la relacionada con los amigos es próxima a 9 y con los padres se aproxima a 8,5. Ante la bondad de estas puntuaciones, entendemos de interés conocer cuántos establecen su relación por debajo de la media del alumnado; con tal finalidad, recogemos en la 2ª columna de dicha Tabla este dato, en porcentajes, añadiendo una 3ª columna que refleje, asimismo en tantos por cien, quienes valoran esa relación con el máximo de 10. Referido a la 2ª columna nótese que, salvo en el caso resto de la familia (cuya media es 8,02), el cálculo siempre infraestimaría el resultado. Así evidenciadas las diferencias, observamos que aproximadamente dos de cada cinco “suspenden” la relación con sus padres, cifra que se vuelve próxima a la mitad en el caso de los hermanos. Además, cuasi el 36% puntúa con un 10 la relación con los padres, en tanto algo menos hace lo propio con la de los hermanos. Volviendo al grupo de los que “suspenden” —al puntuar por debajo de la media⎯, observamos que es aproximadamente uno de cada tres en cuanto a familia no cercana se refiere (resto de la familia) y la cifra no se aleja en demasía para la relación con los amigos. Adicionalmente, los porcentajes respectivos de máxima puntuación son del 26,2 y del 41. El porcentaje más elevado de alta puntuación es, por tanto, para la relación con los amigos, también importante en lo que respecta a la de los padres. Adelantar que entre todas ellas existe una correlación positiva estadísticamente significativa, es decir, quienes puntúan más alto la relación con los padres hacen lo propio con la de los hermanos, el resto de la familia y los amigos, y viceversa; lectura que se hace extensiva para las tres variables restantes con las demás. Volviendo al cuestionario, cuatro preguntas (cuatro variables) se centran en la consideración del alumnado sobre los valores que los padres y las madres les aportan, la disciplina y control que ejercen sobre ellos, la comunicación con ellos y la percepción del tiempo que los progenitores pasan fuera de casa. En todos los casos, son preguntas de tipo Likert con una escala de gradación ascendente del 1 al 5, y opción de no pronunciarse; en la pregunta de la comunicación, además, se especifica tal gradación desde muy mala (1) a muy buena (5), con intermedia regular (3). En paralelismo con el grupo de preguntas previo, recogemos en la Tabla 10: la puntuación en cifras medias, el porcentaje de quienes “suspenden” la cuestión planteada, así como el de aquellos que otorgan la máxima de las puntuaciones.

30

Grupo Universitario de Investigación Social

Valores aportados Disciplina y control Comunicación Tiempo fuera de casa

Media 4,56 4,27 4,20 2,43

Peor (%) 38,70 56,50 61,80 41,70

Máxima (%) 59,60 42,10 37,30 27,40

Tabla 10.- Resultados de la evaluación que el alumnado hace sobre una serie de planteamientos que reflejarían la relación con sus padres e integración en la familia. Escala sobre puntuación máxima de 5, excepto para tiempo fuera de casa, donde se optimiza en el valor 1 (muy poco). En la 2ª columna, porcentajes de aquellos que otorgan valores peores que la media. En la 3ª, de quienes optan por la mejor de las puntuaciones posibles. Comentarios en el texto.

Como primera observación, apuntar que, en cifras medias, la consideración de los valores aportados por los padres, tales como responsabilidad, respeto, generosidad o solidaridad, es establecida como tendente a muy buena, para una valoración de la disciplina y control que los padres ejercen estimada más próxima a bastante, al igual que a buena la comunicación con los padres. También en esta línea, la valoración para tiempo fuera de casa tiende discretamente más hacia el valor poco. Reseñar que, al igual que en el cálculo correspondiente a la Tabla previa, el hallazgo recogido en la 2ª columna de esta Tabla 10 infraestimaría el resultado, al llevarse a cabo sobre escala de números naturales. Así plasmadas las diferencias, observamos que casi dos de cada cinco reconocen como menos importantes que la media de la muestra los valores aportados por los padres; más de la mitad entiende que se ejercen sobre ellos una menor disciplina y control que la media de la muestra; aproximadamente tres de cada cinco consideran que la comunicación con los padres es peor, igualmente con respecto a la media muestral; por último, un porcentaje próximo al correspondiente a los valores aportados por los padres cree que éstos pasan más tiempo fuera de casa que la media de los encuestados. En cuanto a las puntuaciones máximas, casi el 60% refiere como muchos los valores aportados por los padres, en tanto que aproximadamente el 40% piensa que se ejercen sobre ellos mucha disciplina y control y un porcentaje similar califica como muy buena la comunicación con los padres. Por último, algo más del 25% percibe que los padres pasan muy poco tiempo fuera de casa. En paralelismo con el ítem previo, adelantar asimismo que hemos hallado una correlación positiva estadísticamente significativa entre las puntuaciones que el alumnado asigna a los valores aportados por los padres, disciplina y control que ejercen y la comunicación; esto es, cuanto más dicen considerar los valores que sus padres les aportan entienden que sus progenitores ejercen un mayor control y disciplina sobre ellos así como que su grado de 31

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía comunicación es mejor, y viceversa. Además, correlación negativa, también con significación estadística, entre percepción del tiempo que pasan fuera de casa con valores aportados por los padres, control y disciplina y comunicación con los padres; en otras palabras, cuanto mayor es su percepción del tiempo que están fuera de casa los padres menos estiman los valores que les aportan y el control y la disciplina que sobre ellos ejercen y peor es la comunicación, y viceversa. Continuando con esta parte del cuestionario, planteamos dos preguntas relacionadas con una convivencia en casa potencialmente problemática. En la primera de ellas, pedimos a los encuestados que se identifiquen con la mejor opción que definiría cómo se sienten en casa en relación con la convivencia parental, con el siguiente abanico de respuestas: querido; consentido (me permiten que haga lo que quiera aunque no esté bien); siento que sólo vivo bajo el mismo techo (me siento ignorado); siento miedo; NS/NC. Dos datos a reseñar en las respuestas: la mayoría dice sentirse querido por sus padres (o la madre o el padre si la familia es monoparental), cifra que asciende a un 85,6%; uno de cada 100 (1,2%) dice sentir miedo, así como un 6,2% no se pronuncia. Completan el resultado los porcentajes de quienes dicen sentirse consentidos (2,2%) e ignorados (4,8%). La siguiente pregunta analiza (a través de tres variables) ⎯todas con respuestas sí, no o NS/NC⎯ posibles discusiones violentas entre los progenitores (biológicos o pareja posterior de uno de ellos), posibles malos tratos ejercidos por los progenitores sobre la población encuestada (con idéntico planteamiento) y posibles problemas de consumo de alcohol o drogas en el entorno familiar cercano del hogar. La problemática que más identifican es la del alcohol o drogas, estimándolo como problema en algunos de los miembros el 11,3%; además, es la cuestión sobre la que menos se definen (NS/NC 4,9%). Con un porcentaje de NS/NC (4,7), discusiones violentas en casa reconocen el 4,2%. Por último, uno de cada cien dice padecer malos tratos en casa, no pronunciándose un 3,4%. Finalizamos esta parte del cuestionario preguntando al alumnado sobre su grado de satisfacción con la etapa de la vida en la que se encuentran, solicitándoles que seleccionen la opción con la que mejor se identifican de entre las siguientes: me gusta esta etapa de la vida y estoy dispuesto/a a vivirla; esta etapa no está mal, pero me hubiese gustado quedarme en la infancia; esta etapa no está mal, pero estoy deseando crecer; no me gusta mi vida actual, espero que mejore; a veces me siento con pocas ganas de vivir; NS/NC. Próximo al 60% se muestran satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla (57,6%) y deseando crecer el (21,4%), manifestando su deseo de regresar a la infancia 32

Grupo Universitario de Investigación Social aproximadamente el 9%; a disgusto con su vida actual pero esperanzados en que mejore se declara el 4,4%. Relevante es que casi seis de cada cien manifiesten abiertamente sus pocas ganas de vivir a veces, no pronunciándose un 1,7%. Pasamos ahora a comentar la resultante del análisis descriptivo de cinco preguntas incluidas en el cuestionario para evaluar ciertos factores escolares. La primera de ellas va dirigida a estimar si los adolescentes se sienten escuchados por el profesorado; la segunda, su grado de comprensión en relación con lo que se les explica. En ambos casos, la respuesta se plantea en gradación ascendente del 1 al 5, con opción de no contestar. Próximo a uno de cada tres encuestados cree que el profesorado tiene en cuenta sus opiniones y necesidades y respeta su espacio bastante (32,8% valor 4), con cifra algo mayor para aquellos que optan por regular (36,1%). Cifras próximas para mucho (10,8%) y poco (12%), con un 5,1% que dice no sentirse escuchado (nada, valor 1) y el 3,2% restante que no se pronuncia. En cuanto a la comprensión de las ideas por parte del alumnado cuando el profesorado les explica algo, cerca de la mitad dice comprenderlas casi siempre (valor 4, 47%), si bien el porcentaje de a veces sí a veces no (valor 3) se eleva hasta un nada desdeñable 29; sólo próximo a 15 de cada cien manifiesta una comprensión continuada (14,9%). Próximo al 6% dice no comprenderlas casi nunca y al 2% nunca, para un adicional 1,4% que prefiere no contestar. Continuamos centrados en factores escolares, preguntando al alumnado sobre la asistencia a clase y acerca de sus calificaciones. En ambos casos se les plantean las respuestas a seleccionar, incluyendo la opción de no contestar, del siguiente modo: asistencia a clase diaria, salvo enfermedad u otra causa justificada; hago novillos ocasionalmente; casi nunca voy a clase. La otra pregunta se formula con respuestas aún más detalladas, tus notas son habitualmente: muy malas, la mayoría son suspensos; malas, suelo suspender más de dos o tres asignaturas; regulares, suspendo alguna; buenas, apruebo todo; muy buenas, apruebo con buenas notas. La práctica totalidad de los encuestados refiere una asistencia diaria (92,4%), con el 1% que no se pronuncia y menos de ese porcentaje para quienes optan por casi nunca (0,5%). Respecto a las notas, el 60% suspende al menos alguna de las asignaturas; el sumatorio resulta del 8,3% que dice suspender la mayoría de las materias, un 12,4% más de 2-3 asignaturas y el 39% restante que manifiesta no superar alguna de ellas. Aproximadamente,

33

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía uno de cada cinco dice aprobar con buenas notas (20,8%). Menos del 1% no se pronuncia, cifra que se desestima para el análisis. Finalizamos este apartado preguntando sobre una posible ocupación del tiempo libre en actividades extraescolares del tipo deportes, música y juegos, con respuesta sí, no, o NS/NC. Desestimamos para el análisis el 1,6% que no se pronuncia. El porcentaje de síes cuasi duplica al de noes (65,1 y 34,9, respectivamente).

II.ANALISIS DE LAS VARIABLES PIVOTE II.1.SEXO.- En primer lugar, resumimos las diferencias de género que han alcanzado la significación estadística: LAS adolescentes - Valoran más la relación con sus amigos. - Consideran más los valores aportados por los padres, la disciplina y control que ejercen sobre ellas y entienden que sus progenitores pasan menos tiempo fuera de casa. - Se sienten más escuchadas por el profesorado, dicen comprender más las ideas que les explican y obtener mejores calificaciones. - Dicen sentirse queridas en casa en mayor porcentaje y expresan más abiertamente su opinión sobre su sentimiento en casa en relación con la convivencia con los progenitores (menor NS/NC). LOS adolescentes - Manifiestan en un menor porcentaje que a veces se sienten con pocas ganas de vivir respecto a la satisfacción con la adolescencia, como etapa vital en la que se encuentran. - Dicen ocupar más su tiempo libre en actividades extraescolares.

34

Grupo Universitario de Investigación Social Recogemos en las siguientes líneas los datos que soportan los hallazgos hasta ahora resumidos, en relación con las diferencias entre ambos sexos que alcanzan la significación estadística, en cifras medias o en porcentajes según el análisis en cuestión: Valoración de la relación con los amigos.- Tendente a sobresaliente en ambos subgrupos, mayor en ellas (8,99 vs. 8,67). Valoración de los valores que aportan los padres.- Mejor que buena en ambos sexos, pero mayor puntuación por parte de ellas (4,62 vs. 4,50). Valoración de la disciplina y control que los padres ejercen sobre el alumnado.Superior a bastante en ambos, mayor asimismo en ellas (4,38 vs. 4,17). Percepción del tiempo que los padres están fuera de casa.- Tendente a regular en ambos, menor en ellas (2,38 vs. 2,47). Profesorado tiene en cuenta opiniones y necesidades del alumnado y respeta su espacio.- Ambos sexos refieren sentirse escuchados con una percepción que tiende a bastante, pero ellas manifiestan sentirse más en esa línea (3,58 vs. 3,45). Comprensión ideas explicadas por el profesorado.- Asimismo tendencia a casi siempre en ambos sexos, si bien ellas dicen comprender más (3,80 vs. 3,70). Notas.- Entre regulares y buenas en ambos sexos, mejores en ellas (3,44 vs. 3,20). Sentimiento en relación con la convivencia en casa.- La diferencia parece radicar en las opciones querido y entre quienes no se pronuncian. Así, las adolescentes dicen sentirse queridas en mayor medida en un porcentaje del 87,6 frente al 83,9 con cifra de NS/NC entre los adolescentes que cuasi duplica la de ellas (4,3 vs. 8,0%). Los porcentajes respectivos para las restantes opciones son superponibles: consentido, 2 vs. 2,2; sólo bajo el mismo techo, 5 vs. 4,5; siento miedo, 1,1 vs. 1,3. Satisfacción con la adolescencia como etapa vital.- La diferencia parece radicar entre quienes dicen encontrarse menos satisfechos, manifestando los adolescentes masculinos pocas ganas de vivir a veces en un porcentaje que resulta ser aproximadamente la mitad (7,6 vs. 3,9). Las cifras correspondientes a quienes se muestran satisfechos con la etapa de la vida en que se encuentran y entusiastas con ella son superponibles (57,2 vs. 58,1%), al igual que las de aquellos que muestran su preferencia por la infancia (8,6 vs. 9,7%), quienes desean crecer (21,4 vs. 21,2%) y los

35

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía que no se pronuncian (1,4 vs. 2%). Por último, ellos confían más en que mejore (3,8 vs. 5,1%). Actividades extraescolares.- Los chicos dicen desarrollar más actividades, de tal suerte que en tanto próximo a tres de cada cuatro de ellos manifiestan aprovechar las tardes en este tipo de ocupaciones (73,5%), la cifra para ellas desciende a menos de tres de cada cinco (56,5%). II.2.CURSO.- Con fines de exposición, nos referiremos al segundo ciclo de la ESO (3º y 4º) como cursos superiores. La resultante del análisis, contemplando únicamente aquellas diferencias que han alcanzado la significación estadística, se resume como sigue: PRIMERO.- El alumnado de este curso manifiesta: - Frente al alumnado de 2º así como al de los cursos superiores: MEJORES relaciones familiares (padres, hermanos y resto de la familia); valorar MEJOR la disciplina y control ejercidos por los padres; sentirse MÁS escuchados y respetados por el profesorado. - Frente al de los cursos superiores, además: MEJOR estimación de los valores aportados por los padres; MEJOR comunicación con los padres; MEJOR comprensión de las ideas expuestas por el profesorado. - Respecto a cómo se sienten en casa referido a la convivencia: MENOS consentidos –seguido del alumnado de 4º- y MÁS atemorizados (siento miedo) – seguido del alumnado de 2º, amén de ser quienes MENOS se pronuncian en esta línea (NS/NC) –seguido del alumnado de 3º. - Referido a discusiones violentas en casa: son quienes MENOS se pronuncian (NS/NC), seguido del alumnado de 4º. SEGUNDO.- El alumnado de este curso refiere: - Frente al de 3º: MEJOR estimación de los valores aportados por los padres. - Frente al de 4º: MEJOR valoración de la disciplina y control ejercidos por los padres. - Frente a ambos cursos superiores: MEJORES relaciones con el resto de la familia. 36

Grupo Universitario de Investigación Social CUARTO.- El alumnado de este curso manifiesta: - Frente a 1º, 2º y 3º: MEJORES calificaciones. - Referido a sentir mal trato por parte de los padres: MENOS dicen sentirse así, siendo además quienes MÁS se pronuncian en esta línea; el que menos se pronuncia es el alumnado de 1º. En las siguientes líneas resumimos el análisis por cursos cuya resultante acabamos de exponer, seguido de unos apuntes sobre los factores sexo y edad en ella. Recordamos que en todos los casos las diferencias alcanzan la significación estadística, salvo que se explicite lo contrario. Añadir también que los resultados se compendian de forma ilustrativa en la Tabla 11, especificados asimismo por sexo. Relación con los padres.- Mejor la referida por el alumnado de 1º (8,84) frente al de todos los demás (2º-8,44; 3º-8,16; 4º-8,23). Analizada por subgrupos de sexo, entre el alumnado masculino el hallazgo es superponible al de la muestra, esto es, los estudiantes de 1º refieren una mejor relación con los padres (8,87) frente a todos los demás (2º-8,47; 3º-8,08; 4º-8,29). Por lo que respecta a las adolescentes, la mejor puntuación de 1º (8,80) sólo alcanza la significación frente a los cursos superiores (3º-8,24; 4º-8,18). En cuanto a la edad, tanto en el conjunto de la muestra como en cada subgrupo de sexo individualmente, hallamos una correlación negativa, esto es, a menor edad dicen tener una mejor relación con los padres, y viceversa. Estos hallazgos se hacen extensivos a la relación con los hermanos y con el resto de la familia, así como a los valores aportados por los padres y a la disciplina y control ejercidos por ellos. En consecuencia, los resultados del análisis por cursos estarían en todos estos casos en relación, en buena parte, con la edad del alumnado en cada uno de ellos. Relación con los hermanos.- Comentario superponible al del ítem previo (1º-8,48; 2º-8,14; 3º-7,95; 4º-8,06). Llevado a cabo el análisis separadamente por sexo, el alumnado de 1º manifiesta una mejor relación frente al de 4º entre el alumnado masculino (8,45 vs. 7,89) y frente al de 3º entre el femenino (8,50 vs. 7,87).

37

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Relación con el resto de la familia.- Como el resto de las valoraciones de las relaciones familiares comentadas (1º-8,54; 2º-8,08; 3º-7,78; 4º-7,67). Además, la manifestada por el alumnado de 2º resulta ser mejor que la correspondiente a los de 3º y 4º. Separadamente por sexo, los hallazgos difieren algo del derivado del análisis conjunto de la muestra. Así, entre los adolescentes masculinos persiste una mejor relación referida por el alumnado de 1º (8,58) frente al resto (2º-8,03; 3º-7,76; 4º7,59), pero además es mejor el de 2º frente al de 4º. Por el contrario, entre las alumnas de 1º es mejor (8,50) pero sólo frente a las de 3º (7,81) y las de 4º (7,73). Valores aportados por los padres.- El alumnado de 1º los considera más (4,67) que los de 3º (4,43) y 4º (4,53). Además, el alumnado de 2º (4,61) por encima del de 3º. Analizado separadamente por sexo, los hallazgos difieren con el de la muestra y entre sí; de tal suerte que en tanto los alumnos de 1º consideran más (4,54) los valores frente a todos los demás (2º-4,37; 3º-4,33; 4º-4,34), entre las alumnas son las de 3º quienes expresan una menor consideración (4,44) frente al resto (1º-4,62; 2º-4,61; 4º-4,60). Disciplina y control que ejercen los padres.- Mejor la valoración hecha por el alumnado de 1º (4,56) frente a la de todos los demás (2º-4,29; 3º-4,14; 4º-4,11). Además, superior la de 2º sobre la de 4º. Separadamente por sexo, entre los adolescentes masculinos el hallazgo es idéntico al de la muestra, es decir, el alumnado de 1º valora mejor (4,44) que el de todos los demás cursos (2º-4,21; 3º-4,03; 4º-3,97), así como el de 2º mejor frente al de 4º. En cuanto a las adolescentes, las de 1º mejor (4,68) que todas las demás (2º-4,38; 3º4,26; 4º-4,23). Comunicación con los padres.- Mejor considerada por el alumnado de 1º (4,34) frente a la reseñada por el de 3º (4,11) y el de 4º (4,13). Analizado por sexo, el hallazgo de la muestra sólo se mantiene, e idéntico, entre el alumnado masculino (1º-4,40; 3º-4,11; 4º-4,12); es decir, entre las adolescentes de los distintos cursos se pierde la significación estadística. Por otra parte, la correlación negativa con la edad hallada para la muestra persiste en el subgrupo de los adolescentes varones.

38

Grupo Universitario de Investigación Social ANALISIS FACTORES FAMILIARES Y ESCOLARES RELACIÓN CON LOS PADRES

1º > 2º, 3º y 4º

RELACIÓN CON LOS HERMANOS

1º > 2º, 3º y 4º

RELACIÓN CON RESTO DE FAMILIA VALORES APORTADOS PADRES DISCIPLINA Y CONTROL EJERCIDAS COMUNICACIÓN CON PADRES

1º > 2º, 3º y 4º 2º > 3º y 4º 1º >3º y 4º 2º > 3º 1º > 2º, 3º y 4º 2º > 4º 1º > 3º y 4º

ESCUCHADOS POR PROFESORADO

1º > 2º, 3º y 4º

COMPRENSIÓN IDEAS EXPLICADAS

1º > 3º y 4º

CALIFICACIONES

4º > 1º, 2º y 3º

Tabla 11.- Resumen gráfico del análisis de algunos de los factores familiares y escolares investigados que han alcanzado significación estadística, en cifras medias, en el conjunto de la muestra. Se resalta en negrita el alumnado que se ha mostrado diferente frente al resto.

Sentido en casa referido a la convivencia con los progenitores (o las parejas de éstos).- Entre quienes dicen sentirse consentidos, el porcentaje correspondiente al alumnado de 1º (8,3%) es entre tres-cuatro veces menor que los de los restantes cursos (rango 25-35,5%). De entre quienes dicen sentir miedo, el alumnado de 1º presenta la cifra más alta (40,7%) seguido del de 2º (29,6%), para idénticas en 3º y 4º (14,8%). Se consideran superponibles las cifras correspondientes a la opción querido (rango 23,5-27,5%), observando próximos también los porcentajes de los distintos cursos en cuanto a sentirse ignorado (sólo vivo bajo el mismo techo, rango 21-31,5%). Por último, comentar que entre el alumnado de 1º y el de 3º identificamos los porcentajes más altos de quienes no se pronuncian en esta línea (35 y 27,7%, respectivamente). Analizado por subgrupos de sexo, se pierde la significación en el caso de las alumnas. Los hallazgos entre los alumnos son próximos a los de la muestra, si bien hay un discreto descenso del porcentaje de quienes se sienten consentidos así como quienes dicen sentir miedo entre el alumnado de 4º y un discreto descenso también de quienes no se pronuncian entre los de 2º. Respecto a la edad, en el conjunto de la muestra quienes dicen sentirse consentidos son mayores (14,94) frente a quienes se 39

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía sienten queridos (14,32), manifiestan miedo (13,96) y a los que no se pronuncian (14,21). Separadamente por sexo, la significación se pierde en el subgrupo de las alumnas; entre los alumnos, persiste la significación entre quienes se sienten consentidos (14,88), queridos (14,33) y los que no se pronuncian (14,17). Discusiones violentas en casa entre los padres (o las parejas de éstos).- Para cifras superponibles de noes (rango 24,2-26,3%), la diferencia parece radicar entre quienes no se pronuncian, observándose que el porcentaje correspondiente al alumnado de 1º (36,9%) es aproximadamente el doble en relación con el de 2º (18,4%) y al de 3º (17,5%), siendo también alto entre el alumnado de 4º (27,2%). Analizado por sexo, en ambos subgrupos los porcentajes de noes son superponibles (24,2-25,7% ellos; 24,2-26,3% ellas), igual que en el conjunto de la muestra. La distribución del porcentaje de quienes no se pronuncian es más próximo al de la muestra en el subgrupo femenino (1º-36,9; 4º-27,2; resto 17,5 y 18,5%) que en el masculino (1º-48%, resto 16,5-19%). No hallazgos significativos en relación con la edad en el conjunto de la muestra. Malos tratos por parte de los padres (o sus parejas).- La cifra de síes es idéntica en todos los cursos (31,8%) salvo en 4º, donde se observa considerablemente menor (4,5%). Además, alto porcentaje de quienes no se pronuncian entre el alumnado de 1º (40%), para cifras próximas en los restantes (rango 17,3-22,7%). En el análisis separado por sexo, sólo mantiene la significación el subgrupo de las adolescentes y con un resultado superponible al del conjunto de la muestra (síes: 4,5%-4º, resto 31,8%; NS/NC: 1º-40%, resto 17,3-22,7%). Al igual que en el ítem previo, hallazgos no significativos respecto a la edad. Escuchados y respetados por el profesorado.- El alumnado de 1º dice sentirse mejor tratado en esta línea (3,77) frente al de los restantes cursos (2º-3,48; 3º-3,31; 4º-3,48). En el análisis individual por sexo, el hallazgo en el subgrupo de las alumnas es superponible al de la muestra, manifestando las de 1º sentirse más escuchadas y respetadas (3,99) que el resto de los cursos (2º-3,49; 3º-3,45; 4º-3,40). En el subgrupo de los alumnos, los de 1º refieren sentirse mejor que los de 3º en esta línea (3,56 vs. 3,18) y los de 3º peor frente a los de 4º (3,57). En cuanto a la edad, correlación negativa para el conjunto de la muestra, que sólo se mantiene en el caso de las adolescentes; es decir, se sienten más escuchadas y respetadas las 40

Grupo Universitario de Investigación Social adolescentes más pequeñas, y viceversa. En consecuencia, los resultados por cursos referidos a los adolescentes masculinos estarían en relación con otros factores de peso además de la edad. Comprensión de ideas explicadas por el profesorado.- El alumnado de 1º manifiesta que entiende mejor aquello que le explican (3,92) frente al de 3º (3,62) y al de 4º (3,70). Individualmente por sexo, en el subgrupo de las adolescentes se mantiene el hallazgo en la línea de la muestra (1º-3,97; 3º-3,66; 4º-3,69) y, además, el alumnado de 2º dice comprender más (3,89) que el de 3º. En el de los alumnos, el de 1º dice comprender más (3,87) que el de 3º (3,59). La correlación negativa con la edad para el conjunto de la muestra se mantiene en ambos subgrupos de sexo, esto es: a menor edad mayor comprensión, y viceversa. Este resultado se hace extensivo a las calificaciones. En consecuencia, los hallazgos por cursos en ambos apartados estarían en relación con la edad como un factor de peso nada desdeñable. Notas.- El alumnado de 4º dice obtener mejores calificaciones (3,50) frente al de los restantes cursos (1º-3,23; 2º-3,29; 3º-3,24). En el análisis separado por sexo, únicamente entre el alumnado masculino se mantiene la significación, manifestando los alumnos de 4º obtener mejores calificaciones (3,40) que los de 1º (3,07) y 3º (3,14). II.3.NIVEL FORMATIVO DE LOS PROGENITORES.- La resultante del análisis respecto a aquellas diferencias que han alcanzado la significación estadística se resume como sigue: Cuanto MAYOR es el NIVEL de estudios que el alumnado dice que al menos uno de sus progenitores ha cursado: MEJORES calificaciones dicen obtener y MÁS actividades extraescolares llevar a cabo; refieren MENORES situaciones de violencia entre sus padres (o parejas) así como MENOS problemas con el alcohol/drogas en el entorno familiar cercano; manifiestan sentir MENOS miedo en casa. Quienes seleccionan estudios UNIVERSITARIOS dicen tener una PEOR relación con los padres pero estimar en MAYOR medida los valores que les aportan frente a aquellos que señalan estudios primarios.

41

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Aquellos que seleccionan SIN estudios perciben que sus padres pasan MENOS tiempo fuera de casa que los restantes salvo bachiller/FP-II. En paralelismo con apartados previos, resumimos los datos que soportan las consideraciones expuestas; recordamos que en todos los casos se deja constancia de resultados que han alcanzado la significación estadística: Relaciones con los padres.- Peores relaciones manifestadas por quienes dicen que uno o ambos de sus padres han cursado estudios universitarios (8,21) frente a quienes refieren que han alcanzado estudios primarios (8,47). Valores aportados por los padres.- En contraposición a las relaciones con los padres, mejor consideración de quienes dicen que uno o ambos de sus padres han alcanzado estudios universitarios (4,59) frente a aquellos que seleccionan estudios primarios (4,45). Tiempo fuera de casa.- Quienes dicen que sus padres no han cursado estudios manifiestan que están fuera de casa menos tiempo (2,02) que aquellos que seleccionan estudios primarios (2,41) y universitarios (2,45). Sentido en casa, convivencia.- El porcentaje de quienes manifiestan sentir miedo es discretamente superior entre aquellos que dicen que sus padres no tienen estudios (2,4) o tienen estudios primarios (1,8) frente al resto (0,8 y 1,2, bachiller/FP-II y universitarios respectivamente; 0,5 NS/NC), para cifras de quienes no se pronuncian paralelas (5,9% sin estudios; 5,4% primarios; 4,3 y 4,1% bachiller/FP-II y universitarios, respectivamente). Por otra parte, quienes seleccionan sin estudios dicen sentirse algo menos ignorados (2,4%) frente al resto (rango 3,9-5,5%) y algo más consentidos (3,5% vs. rango 1,8-2,4% restantes). En consecuencia, discreto mayor porcentaje para querido entre bachillerato/FP-II (89,2) y universitarios (87,1) frente a sin estudios y primarios (85,9 y 85,4, respectivamente). Discusiones violentas entre los padres (o sus parejas).- Los porcentajes de síes se observan decrecientes conforme aumenta el nivel formativo de los padres (6,9 sin estudios/5,9 primarios/4,1 bachiller-FPII/2,9 universitarios). Cifras de NS/NC aproximadamente de 3,5% en sin estudios y en estudios universitarios, del 5% en primarios y aproximadamente del 2% en bachillerato/FP-II. Problemas de alcohol en el entorno familiar cercano.- Hallazgo en la línea de violencia en el hogar, es decir, porcentajes de síes in crescendo conforme desciende el

42

Grupo Universitario de Investigación Social nivel formativo de los padres (16,1 sin estudios/14,5 primarios/12,0 bachiller-FPII/8,6 universitarios). Mayor porcentaje de quienes no se pronuncian entre sin estudios (8,0) frente a restantes (rango 3,1-4,4). Notas.- Mejores calificaciones dicen obtener aquellos que identifican a uno o ambos de sus padres con estudios universitarios (3,79) frente a los restantes (sin estudios-2,74; primarios-3,10; bachiller/FP-3,41; NS/NC-3,04). También resulta mayor la comparativa de bachiller/FP-II con los inferiores (sin estudios y primarios). Actividades extraescolares.- Porcentaje de síes in crescendo conforme aumenta el nivel de estudios referido (51,2-sin estudios; 61,1-primarios; 64,5-bachiller/FPII; 74,1universitarios). II.4.PROVINCIAS.- Compendiamos en las siguientes líneas la resultante del análisis por provincias de las variables que desarrollamos en el presente capítulo, esquematizada igualmente en la Figura 1. En la línea de los restantes apartados, se exponen aquellos datos cuyas diferencias alcanzan la significación estadística. El alumnado de Granada (GR) refiere PEORES relaciones con los padres que el de todas las provincias occidentales (Cádiz –CA-, Córdoba –CO-, Huelva –HU- y Sevilla –SE-). Refiere también PEORES relaciones con los hermanos así como con el resto de la familia que el de dichas provincias occidentales salvo HU; además, PEOR relación con los hermanos que el alumnado de Almería (AL). Adicionalmente, el alumnado de Jaén (JA) PEOR relación con los padres que el de CA. El alumnado de Málaga (MA) refiere una PEOR relación con los hermanos que el de AL, así como que el de una de las provincias occidentales colindantes, CO; a su vez, el de esta última refiere una MEJOR relación que el de SE, provincia occidental asimismo colindante. El alumnado de MA refiere también una PEOR relación con los padres y con el resto de la familia frente al de CA, provincia occidental asimismo colindante, y además una PEOR relación con los amigos que el de esta última y el de la oriental AL.

43

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

↓ (D) ↓ (Def) ↑GR (P) ↑MA (Nt; Ci) ↑SE (Nt)

↑GR (F y C) ↑MA (H; Nt) ↑SE (H) ↑AL (t) ↓ (H) ↓ (Nt) ↑GR (F; R) ↑AL (t) ↑MA (Ci) ↑GR (F y C) ↑JA (P) ↑MA (P; f; A) ↑MA (Nt; R; Ci) ↑SE (Nt; R) ↑HU (D)

↓ (H) ↓ (P; f; A) ↓ (Def) ↓ (Nt; R; Ci) ↑AL (t)

↓ (P) ↑MA (Nt)

↓ (F) ↓ (C) ↓ (R) ↑MA (Nt)

↓ (t) ↑GR (H) ↑MA (H; A; Nt)

Figura 1.- Esquema del análisis comparativo entre el alumnado de las provincias andaluzas objeto del estudio en relación con los factores familiares y escolares valorados en este capítulo. Se deja constancia únicamente de aquellos resultados que han alcanzado la significación estadística en las diferencias. La flecha hacia abajo en ausencia de subíndice traduce un PEOR resultado; por el contrario, la flecha hacia arriba evidencia MEJORES resultados, indicando el subíndice la provincia frente a la que dichos resultados han sido superiores. Ej., si en Cádiz identificamos ↑MA (Nt), léase que el alumnado de esa provincia dice obtener mejores notas que el de Málaga (donde, de otra parte, obsérvese la flecha hacia abajo sin subíndice referido a Nt). F: Relaciones familiares (padres; hermanos y resto de la familia); P: Relaciones con los padres; H: Relaciones con los hermanos; f: Relaciones con el resto de la familia. D: Disciplina y control ejercidos sobre el alumnado. C: Comunicación con los padres. t: Tiempo fuera de casa. Def: Problemas de alcohol en el entorno familiar. R: Escuchados y respetados por el profesorado. Nt: Calificaciones obtenidas.

El alumnado de CA valora MEJOR la disciplina y control sobre ellos ejercida por los padres que el de HU y refiere una MEJOR comunicación con los padres que el de la oriental GR. También es referida como MEJOR dicha comunicación por el alumnado de CO frente al de GR. Adicionalmente, tanto el alumnado de CO como los de MA y SE entienden que sus padres pasan MENOS tiempo fuera de casa que el de AL, nuevamente provincia oriental. 44

Grupo Universitario de Investigación Social Entre el alumnado de MA y el de HU identificamos los porcentajes más elevados de problemas relacionados con el consumo de alcohol/drogas en el entorno familiar cercano. El alumnado de MA refiere obtener PEORES calificaciones frente al de las restantes provincias salvo el de SE; frente a este último, no obstante, dice comprender PEOR las ideas que les son explicadas por el profesorado, afirmación que se hace extensiva para el alumnado de MA frente al de las provincias occidentales de CA y HU. Además, el de MA se considera también frente al de CA MENOS escuchado y respetado por el profesorado. El alumnado de SE dice sentirse MÁS escuchado y respetado por el profesorado que el de GR; éste, a su vez, MENOS también que el de CA. Además, el de SE refiere PEORES calificaciones que el de dos de sus provincias colindantes, CA y HU. El alumnado de dos provincias occidentales, CO y HU, dice realizar actividades extraescolares con mayor frecuencia. Resumimos a continuación los datos que sostienen los hallazgos expuestos en este apartado: Relación con los padres.- Los hallazgos, en cifras medias, se recogen en la Tabla 12. Como en ella puede apreciarse, el alumnado de CA refiere una mejor relación que el de JA, GR y MA. El de GR asimismo peor que el de CO, HU y SE. Con tus padres Con tus hermanos Con resto de la familia Con tus amigos

AL --8,46 --8,99

CA 8,73 8,32 8,24 8,95

CO 8,56 8,46 8,16 ---

GR 7,89 7,67 7,58 ---

HU 8,46 -------

JA 8,22 -------

MA 8,31 7,84 7,79 8,58

SE 8,52 8,25 8,22 ---

Tabla 12.- Datos correspondientes a las valoraciones que de las relaciones socio-familiares hace el alumnado de las provincias en estudio. Se exponen las cifras, en medias, cuyas comparativas han alcanzado diferencias estadísticamente significativas. Desarrollado en el texto.

Relación con los hermanos.- Nótese en la Tabla 12 que el alumnado de AL y CO refieren una mejor relación que el de GR y MA. Además, el de GR peor que el de CA y SE y éste peor que el de CO.

45

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Relación con el resto de la familia.- El alumnado de CA, como se recoge en la Tabla 12, dice mantener mejor relación que el de GR y MA; el de GR, además, peor que el de CO y SE. Relación con los amigos.- El alumnado de MA manifiesta una peor relación que el de AL y CA (Tabla 12). Disciplina y control ejercidos por los padres.- El alumnado de CA los valora mejor (4,30) que el de HU (4,07). Comunicación con los padres.- Peor valorada por el alumnado de GR (4,06) frente al de CA (4,32) y al de CO (4,41). Tiempo fuera de casa padres.- El alumnado de AL percibe que sus padres pasan un mayor tiempo fuera de casa (2,72) frente al estimado por el de CO (2,28), MA (2,31) y SE (2,32). Problemas de alcohol en el entorno familiar cercano.- Las diferencias parecen marcarlas tanto los alumnados de HU y MA, entre quienes identificamos un porcentaje de síes mayor que el de la muestra (13,1 y 15,2%, respectivamente, para muestral 11,3) como quienes no se pronuncian, asimismo con mayor porcentaje (10,8 y 5,8%, respectivamente, para muestral de 4,9). Las restantes presentan porcentajes de síes menores que el muestral y de NS/NC menores o aproximados, salvo CA, cuya cifra de síes es aproximada (12%) para NS/NC superponible (4,8%). Escuchados y respetados por el profesorado.- El alumnado de CA dice sentirse más escuchado y respetado (3,72) que el de GR (3,24) y el de MA (3,38); además, el de GR menos que el de SE (3,62). Comprensión de ideas explicadas por el profesorado.- El alumnado de MA dice comprender menos (3,54) las ideas que les son expuestas por el profesorado frente al de CA (3,82), HU (3,85) y SE (3,83). Calificaciones.- Excepción hecha del alumnado de SE (3,22), el de MA refiere obtener peores notas que el del resto de las provincias (2,97). Datos: AL (3,35); CA (3,52); CO (3,49); GR (3,30); HU (3,54); JA (3,34).

46

Grupo Universitario de Investigación Social Actividades Extraescolares.- El mayor porcentaje de síes lo identificamos entre el alumnado de CO y HU (72,6, en ambos casos). Entre el de las restantes provincias observamos que dicen desarrollarlas aproximadamente dos de cada tres encuestados, salvo en el de GR, donde la cifra no alcanza el 60% (57,7).

III.ANÁLISIS DE LAS RELACIONES ENTRE LOS FACTORES FAMILIARES Y LOS ESCOLARES ENTRE SÍ. En este apartado dejamos constancia de los resultados derivados del análisis de las distintas variables investigadas en el presente capítulo, encaminado a evidenciar posibles correlaciones entre ellas. Con fines de exposición, se agrupan de modo aproximado al de apartados previos. Dejar nuevamente constancia de que, salvo especificación, únicamente traemos aquí aquellos resultados cuyas diferencias han alcanzado la significación estadística. III.1.RELACIONES SOCIO-FAMILIARES.- Como adelantásemos en el apartado descriptivo, existe una correlación positiva entre todas las relaciones socio-familiares analizadas, a saber, familiares cercanas (padres y hermanos) y resto de la familia, sociales cercanas (amigos). De tal suerte que cuanto MEJOR es la relación con los padres es asimismo mejor la relación con los hermanos, con el resto de la familia y con los amigos, y viceversa; por último, si es MEJOR con los amigos mejor es con la familia, cercana o no, y viceversa. Entendemos de interés analizar las relaciones con los padres y otros factores que nos aportan información sobre la integración familiar. En esta línea, hallamos una correlación positiva de dichas relaciones padres-hijos con los valores aportados por los padres, disciplina y control que ejercen y comunicación con ellos así como negativa con la percepción del tiempo que pasan fuera de casa. En otras palabras: cuanto MEJOR dicen que es la relación con los padres MEJOR estiman los valores que éstos les aportan y la disciplina y el control que ejercen sobre ellos, consideran MEJOR la comunicación con sus progenitores y perciben que estos pasan MENOS tiempo fuera de casa, y viceversa. En cuanto a cómo se sienten en casa y la relación que mantienen con los padres, quienes dicen sentirse queridos manifiestan una MEJOR relación, en cifras medias (8,66) frente a aquellos que se identifican como consentidos (7,07), ignorados (5,81) y quienes no se pronuncian (7,61); además, MEJOR relación en consentidos frente a quienes dicen que sólo viven bajo el mismo techo (ignorados).

47

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Por último, referido a la relación con los padres y las notas, hallamos una correlación positiva, esto es, cuanto MEJOR es aquélla MEJORES calificaciones dicen obtener, y viceversa. Además, quienes dicen asistir diariamente a clase manifiestan una MEJOR relación con sus progenitores (8,87) frente a quienes dicen hacer novillos ocasionalmente (7,55) y a los que refieren casi nunca ir (5,67). En resumen: las relaciones socio-familiares armónicas corren paralelas entre sí. En esta misma línea observamos las relaciones con los padres y otros factores de integración familiar valorados, así como la armonía de dichas relaciones se ve reflejada en cómo la población adolescente se siente en la convivencia en casa y tiene incidencia en algunos factores escolares. III.2.INTEGRACIÓN FAMILIAR.- Agrupamos en este apartado las cuestiones referidas a cómo considera el alumnado los valores aportados por los padres, la disciplina y control que ejercen sobre ellos y la comunicación con ellos, qué percepción tienen del tiempo que los padres pasan fuera de casa y cómo se sienten en cuanto a la convivencia en el hogar. Adelantamos en el apartado descriptivo el hallazgo de una correlación positiva entre las puntuaciones que el alumnado asigna a los valores aportados por los padres, disciplina y control que ejercen y la comunicación y negativa de todos ellos con el tiempo que pasan fuera de casa. Es decir, cuanto MÁS dicen considerar los valores que sus padres les aportan entienden que sus progenitores ejercen un MAYOR control y disciplina sobre ellos, que su grado de comunicación es MEJOR y que pasan MENOS tiempo fuera de casa, y viceversa. Por lo que respecta a la relación entre cómo se sienten en casa y los valores aportados por los padres, aquellos que se identifican con la opción querido consideran MÁS dichos valores (4,57) que quienes seleccionan las restantes posibilidades (consentido 4,07; ignorado 3,64; siento miedo 3,68; NS/NC 4,11). Igualmente, referido a disciplina y control observamos que quienes dicen sentirse queridos consideran que es MAYOR (4,26) frente a quienes optan por consentidos (3,68), ignorados (3,79) y a aquellos que no se pronuncian (3,97). Continuando con cómo se sienten en casa, aquellos que dicen sentirse queridos reflejan una MEJOR comunicación con los padres (4,27) que quienes dicen sentirse consentidos (3,64), ignorados (2,99) y quienes no se pronuncian (3,83); adicionalmente, los que seleccionan sólo vivo bajo el mismo techo/ignorados dicen mantener una MEJOR comunicación que quienes dicen sentirse consentidos, no se pronuncian, así como a aquellos que manifiestan sentir miedo (3,73).

48

Grupo Universitario de Investigación Social Centrándonos en cómo se sienten en casa y los factores escolares, hallamos en primer lugar que quienes manifiestan sentirse queridos dicen obtener MEJORES calificaciones (3,40) que los que seleccionan las restantes opciones (consentido 2,89; ignorado 3,04; siento miedo 2,59; NS/NC 2,75). Por otra parte, se consideran MÁS escuchados y respetados por el profesorado quienes dicen sentirse queridos (3,52) frente a los que optan por consentido (2,94) y éstos frente a quienes no se pronuncian (3,80). Idénticos hallazgos en relación con la comprensión de ideas (querido 3,77; consentido 3,23; NS/NC 3,80). Resumiendo: los factores de integración familiar analizados corren paralelos y su positividad se ve reflejada en algunos factores escolares. Asimismo, se evidencia una conexión con cómo se siente la población adolescente en la convivencia con sus padres. III.3.SITUACIONES PROBLEMÁTICAS EN EL SENO DE LA FAMILIA CERCANA.- La Tabla 13 compendia la resultante del análisis de las tres situaciones problemáticas planteadas en el cuestionario, a saber: discusiones violentas entre los padres (o con sus parejas); padecer malos tratos por parte de los padres (o de sus parejas) y problemas relacionados con el consumo de alcohol o drogas en el entorno familiar y los factores sociofamiliares y otros factores de integración en la familia, las propias situaciones problemáticas entre sí, satisfacción con la etapa de la vida-adolescencia y factores escolares.

R. Padres R. Hermanos R. Amigos Valores P. Control P. Comunicación P. Tiempo fuera casa Discusiones violentas sí/no (%) Malos tratos (%) Alcohol entorno sí/no (%) 1 Etapa de la Vida (%) Respetado profesorado Comprensión ideas Calificaciones

Discusiones Violentas SI NO 6,98 8,52 7,07 8,24 8,39 8,87 3,73 4,53 3,9 4,22 3,59 4,2 2,74 2,32 ----14,5/2,6 81,3/95,2 N.S. N.S. N.S. 2,88 3,38

Percepción de Malos Tratos SI NO 6,55 8,47 N.S. N.S. 7,86 8,86 3,55 4,5 N.S. N.S. 3,43 4,18 2,95 2,33 N.S. ----N.S. N.S. N.S. 2,86

3,36

Alcohol/Drogas Entorno SI NO 7,9 8,51 7,63 8,25 N.S. N.S. 4,24 4,52 4,09 4,23 3,95 4,21 2,5 2,31 39,8/9,9 53,4/87,7 N.S. ----46,2/17 59,5/8,9 3,11 3,37 3,52 3,73 2,91 3,41

Tabla 13.- Comparativa de la incidencia en las relaciones socio-familiares, en otros factores familiares y en los factores escolares de las tres situaciones problemáticas relacionadas con la convivencia en el hogar, así como en las propias situaciones entre sí. Se omiten en la 1ª columna los factores cuyos resultados no alcanzan la significación estadística. Salvo especificado, cifras en medias. 1 : Razón satisfecho/no me gusta (espero que mejore) más a veces pocas ganas de vivir. N.S.: no significativo. R.: relación. P.: padres.

49

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía La lectura de los resultados de la tabla se resume como sigue: Discusiones violentas.- Quienes dicen que sus padres (o su madre o padre con la pareja) mantienen discusiones violentas frente a aquellos que manifiestan el contrario: - Dicen tener PEORES relaciones con los padres, los hermanos y los amigos. - Estiman PEOR los valores aportados por los padres, la disciplina y control que ejercen sobre ellos, la comunicación con los padres y el tiempo que pasan fuera de casa. - Refieren que en su entorno familiar hay problemas derivados del consumo de alcohol/drogas en un porcentaje que resulta unas cuatro veces MAYOR. - Dicen tener PEORES calificaciones. Malos tratos.- Quienes dicen padecer malos tratos por parte de sus padres (o de la pareja de alguno de ellos) frente a aquellos que manifiestan el contrario: - Dicen tener PEORES relaciones con los padres y con los amigos. - Estiman PEOR los valores aportados por los padres, la comunicación con ellos y el tiempo que pasan fuera de casa. - Dicen tener PEORES calificaciones. Problemas alcohol/drogas en el entorno familiar.- Quienes manifiestan la existencia de estos problemas de consumo frente a aquellos que expresan el contrario: - Dicen tener PEORES relaciones con los padres y con los hermanos. - Estiman PEOR los valores aportados por los padres, la disciplina y control que ejercen sobre ellos, la comunicación con los padres y el tiempo que pasan fuera de casa. - Refieren que en su entorno familiar hay discusiones violentas entre sus padres (o la pareja de alguno de ellos) en un porcentaje que es unas cinco veces MAYOR.

50

Grupo Universitario de Investigación Social - Manifiestan sentirse satisfechos con la etapa que viven y dispuestos a vivirla en un porcentaje MENOR. - Dicen sentirse MENOS escuchados y respetados por el profesorado, comprender PEOR las ideas que les explican y obtener PEORES calificaciones. En consecuencia, y de forma global: la presencia de este tipo de problemas incide negativamente en las relaciones socio-familiares y en factores de integración familiar, así como en factores escolares, en especial aquellos relacionados con el consumo de alcohol/drogas. Este último, además, se interrelaciona con las discusiones violentas entre los padres e incide en la satisfacción manifestada por la población adolescente respecto a la etapa vital en la que se encuentra. III.4.SATISFACCIÓN CON LA ADOLESCENCIA.- Con fines de exposición, agrupamos los resultados por factores: Relaciones con los padres.- Quienes manifiestan estar satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla (8,75), aquellos que preferirían regresar a la infancia aunque la etapa actual no está mal (8,62) y los que, pensando igualmente así, optan por crecer (8,08), dicen mantener una MEJOR relación frente a quienes seleccionan tanto espero que mejore porque no se sienten a gusto (6,94) como a veces me siento con pocas ganas de vivir (7,08). También MEJOR relación manifestada por los dos primeros (satisfechos; infancia) frente a los que optan por mejor crecer. Relaciones con los amigos.- Quienes se muestran satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla (8,98) así como aquellos que preferirían crecer aunque la etapa actual no está mal (8,83) manifiestan una MEJOR relación frente a los que esperan que mejore (8,15) y a quienes no se pronuncian (7,58). Además, MEJOR la referida por los primeros (satisfechos) frente a quienes regresarían a la infancia (8,50). Valores aportados por los padres.- Quienes dicen estar satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla (4,58) al igual que aquellos que regresarían a la infancia (4,47) estiman MEJOR esos valores frente a los que manifiestan esperar que mejore (4,14) así como a quienes dicen a veces pocas ganas de vivir (4,13). Además, los primeros (satisfechos) MEJOR que quienes muestran su deseo de crecer (4,39). Comunicación con los padres.- Quienes dejan constancia de su satisfacción con la adolescencia y estar dispuestos a vivirla (4,31), aquellos que regresarían a la infancia (4,27) y los que dicen querer crecer (4,0) manifiestan una MEJOR comunicación con

51

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía los padres tanto frente a quienes seleccionan espero que mejore (3,57) como a los que eligen a veces pocas ganas de vivir (3,53). Adicionalmente, los dos primeros MEJOR frente a quienes quieren crecer. Nótese que los hallazgos son idénticos a los correspondientes al análisis de la relación con los padres. Tiempo fuera de casa.- Quienes dicen estar satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla perciben que sus padres están MENOS tiempo fuera de casa (2,23) que los que desean crecer (2,48), quienes esperan que mejore (2,67) y a los que dicen a veces tener pocas ganas de vivir (2,72). Escuchados y respetados por el profesorado.- Quienes dicen estar satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla (3,46) y aquellos que regresarían a la infancia (3,36) perciben que el profesorado tiene MÁS en cuenta sus opiniones y respeta su espacio frente a quienes esperan que mejore (3,01) y los que dicen a veces tener pocas ganas de vivir (2,91). Adicionalmente, los primeros (satisfechos) MÁS que quienes desean crecer (3,15). Obsérvese que los hallazgos son idénticos a los correspondientes al análisis con valores aportados por los padres. Comprensión de las ideas explicadas por el profesorado.- Quienes dicen estar satisfechos con la adolescencia y dispuestos a vivirla manifiestan una MEJOR comprensión (3,74) frente a aquellos que seleccionan a veces pocas ganas de vivir (3,46). Notas.- Quienes dejan constancia de su satisfacción con la adolescencia y predisposición a vivirla dicen que sus calificaciones son MEJORES (3,43) frente a aquellos que optan por espero que mejore (2,75) así como a los que seleccionan a veces pocas ganas de vivir (2,97). Adicionalmente, los que dicen querer volver a la infancia MEJORES (3,34) que quienes seleccionan espero que mejore y aquellos que quieren crecer (3,25). En resumen: el entusiasmo mostrado por la etapa de la vida en que se encuentran, singularmente entre quienes manifiestan una menor satisfacción por ella, se correlacionaría con las relaciones con padres y amigos, con otros factores de integración familiar y con factores escolares. III.5.FACTORES ESCOLARES: Hallamos una correlación positiva entre sentirse escuchados por el profesorado, comprensión de las ideas que se les explican y las calificaciones. Dicho de otro

52

Grupo Universitario de Investigación Social modo: aquellos que sienten que el profesorado respeta su espacio dicen comprender MEJOR las ideas que el profesorado les explica y conseguir MEJORES notas, y viceversa. Asistencia a clase.- Quienes refieren asistencia diaria frente a los que dicen hacer a veces novillos se siente MÁS escuchados y respetados por el profesorado (3,53 vs. 3,05), manifiestan comprender MEJOR las ideas que les explican (3,76 vs. 3,44) y dicen obtener MEJORES calificaciones (3,40 vs. 2,36). Adicionalmente, frente a quienes refieren casi nunca ir manifiestan sentirse MÁS respetados (2,09) y conseguir MEJORES notas (1,73). Actividades extraescolares.- Aquellos que dicen desarrollar este tipo de actividades frente a quienes manifiestan el contrario refieren comprender MEJOR las ideas que les explican (3,79 vs. 3,67) y obtener mejores calificaciones (3,45 vs. 3,08).

53

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

54

Grupo Universitario de Investigación Social

OCIO Es evidente que la televisión juega un papel fundamental en la socialización, tanto en la adquisición de información como en la adopción de modelos de comportamiento. Entre los jóvenes de esta edad se produce una especie de lo que algunos autores han venido a denominar zapping ético: “cogen lo que les interesa de las instituciones clásicas, como la familia, y lo que no, lo buscan en sus amigos y en los medios de comunicación” (Pindado, 1996) 1 . Adicionalmente, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en las que están comprendidas, entre otras, el ordenador, Internet, el teléfono móvil y las videoconsolas, han representado un gran progreso en el modo de comunicarnos e informarnos. Por otra parte, en los últimos años, distintas investigaciones realizadas sobre el uso de los nuevos medios de comunicación por parte de los más jóvenes evidencian una preocupación constante por cuál puede ser la posible incidencia de dicho uso en sus procesos de formación (Magali y Malda, 2008; Albero, 2002; Livingstone, 2001) 2 . Estos estudios analizan cuantitativamente el uso de estos nuevos medios en relación a los antiguos y, en la vertiente cualitativa, se centran en la forma de proteger a los jóvenes de la violencia presente en algunos de ellos, como Internet y los juegos de ordenador (Oswell, 1999) 3 . También nosotros hemos querido estudiar el tiempo que dedican los adolescentes de nuestra muestra al uso de las antiguas y nuevas tecnologías. Para ello, les hemos preguntado por el número de horas que dedican a ver la televisión, navegar por Internet o jugar con la

1

Pindado, J. (1996). Adolescentes y televisión: la pantalla amiga. Comunicar: Revista científica iberoamericana de comunicación y educación, ISSN 1134-3478, Nº 6, pags. 22-28. 2 Magali, JL. Y Malda, JA. (2008). Adolescentes y nuevas tecnologías. Barcelona, Edebe; Albero, M. (2002). Adolescentes e Internet. Mitos y realidades de la sociedad de la información. Zer: Revista de estudios de comunicación, ISSN 1137-1102, Nº. 13, pags. 177-191; Livingstone, S., Bovill, M., editors. (2001). Children and their Changing Media Environment: A European Comparative Study. Lawrence Erlbaum Associates, Publishers, Mahwah (New Jersey). 3 OSWELL, D. (1999). The dark side of Cyberspace and content regulation: Internet and child protection. Convergencia, 5 (4), p. 42-62.

55

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía consola. Se les ha cuestionado por el tiempo dedicado a estas actividades entre semana, cada día, así como cuánto les dedican durante el fin de semana en total. Los resultados respecto al porcentaje del alumnado que lleva a cabo alguna de las actividades citadas pueden observarse en la siguiente tabla. USA NO SI NS/NC

TELEVISIÓN Entre Fin de semana semana 3,55% 5,21% 93,26% 90,56% 3,19% 4,22%

INTERNET Entre Fin de semana semana 25,57% 24,49% 70,65% 70,65% 3,78% 4,85%

CONSOLA Entre Fin de semana semana 59,87% 45,80% 35,91% 51,93% 4,22% 4,72%

Tabla 14.- Porcentajes de alumnas y alumnos que ven televisión, navegan por Internet o juegan con la consola, tanto en el periodo lectivo de la semana (por día) como durante el fin de semana (ambos días).

En cuanto a la televisión, la proporción de estudiantes que la ven durante el periodo lectivo de la semana es ligeramente mayor que la de quienes la ven durante el fin de semana; también lo es discretamente el tiempo que se dedica a ello durante aquel: 2,71 horas diarias entre semana frente a 4,79 durante todo el fin de semana, en cifras medias. En cambio, el porcentaje de quienes acceden a Internet es igual durante todos los días de la semana, lectiva o no, siendo llamativo por lo elevado, ya que más de dos tercios del alumnado accede a la Red de forma continuada; se mantiene, no obstante, la discreta diferencia de horas dedicadas a ello, que durante la semana es de 2,56 en tanto durante el fin de semana asciende a 4,32. En cuanto al uso de las consolas, existe un porcentaje claro que nos indica que estos dispositivos son más ampliamente utilizados durante el fin de semana, aun siendo elevado el porcentaje de quienes las utilizan durante la semana (uno de cada tres). Al igual que ocurría con las otras actividades, también el tiempo diario dedicado al uso de consolas es mayor durante la semana que durante el fin de semana (1,93 vs. 1,5 cada día del fin de semana). A destacar igualmente la existencia de una correlación positiva entre el número de horas que los alumnos dedican a ver la televisión y las que dedican a navegar por Internet y jugar a la consola; de forma que a más horas de televisión, también más horas dedican a las otras actividades, y viceversa. También se observa que los alumnos que usan la consola entre semana ven de media la televisión más horas (2,92) que los que dicen no usarla (2,50); este hallazgo se hace extensivo a quienes usan o no la consola y ven TV durante el fin de semana (4,94 vs. 4,41).

56

Grupo Universitario de Investigación Social En la siguiente tabla podemos observar las horas dedicadas a ver televisión, navegar por Internet o jugar a la consola, tanto entre quienes dicen hacerlo entre semana como en aquellos que manifiestan estas prácticas durante el fin de semana. HORAS DE TELEVISIÓN HORAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Media Moda Desv.Típ.

Entre semana (Diarias) 23,57% 31,95% 22,15% 9,80% 6,42% 2,40% 1,22% 0,73% 0,49% 1,27%

2,71 2 1,71

Fin de semana 10,04% 16,88% 16,68% 15,46% 12,01% 9,38% 3,80% 4,51% 1,17% 5,17% 0,30% 1,52% 0,05% 0,61% 0,91% 0,46% 0,15% 0,20% 0,00% 0,71% 4,69 2 3,32

HORAS DE USO DE INTERNET

HORAS DE USO DE CONSOLA

Entre semana (Diarias) 36,23% 27,15% 14,91% 9,01% 5,77% 2,59% 1,43% 0,97% 0,39% 0,58% 0,13% 0,06% 0,13% 0,13% 0,52%

Entre semana (Diarias) 55,77% 23,08% 10,38% 3,21% 3,59% 1,41% 1,41% 0,26% 0,13% 0,77%

2,56 1 2,04

Fin de semana 16,49% 18,72% 14,66% 14,20% 9,16% 8,38% 4,25% 4,52% 1,11% 4,65% 0,39% 0,85% 0,00% 0,46% 0,52% 0,39% 0,07% 0,46% 0,07% 0,65% 4,32 2 3,32

1,93 1 1,53

Fin de semana 30,81% 24,93% 15,78% 8,87% 6,91% 3,73% 2,24% 2,24% 0,47% 2,33% 0,00% 0,47% 0,09% 0,47% 0,65%

3,05 1 2,53

Tabla 15.- Horas dedicadas entre semana (cada día) y durante el fin de semana (en su totalidad) a ver televisión, navegar por Internet y jugar con la consola.

En relación con el sexo de los encuestados no existen diferencias significativas en cuanto a si ven o no la TV durante la semana ni durante el fin de semana; tampoco en el uso de Internet, asimismo en ambos períodos establecidos para el análisis. Tampoco se hallan en cuanto al número de horas que dedican a estas actividades. Sin embargo sí existen diferencias significativas por sexo en el uso o no de la video-consola, siendo en este caso la razón casi de 3 hombres por cada mujer tanto durante la semana como durante el fin de semana. También en cuanto al número de horas que dedican a usar las consolas existen

57

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía diferencias significativas en el contraste de las medias entre ambos sexos, siendo mayor el que dedican los chicos. USO DE CONSOLA Entre semana

Hombre Mujer

Fin de semana

Media de horas de uso

No

Si

No

Si

43,48% 81,97%

56,52% 18,03%

25,44% 71,09%

74,56% 28,91%

Entre semana 2,06 1,50

Fin de semana 3,41 2,07

Tabla 16.-Porcentaje de alumnas y alumnos que juega con la consola tanto entre semana como en fin de semana y media de horas que lo hacen.

Teniendo en cuenta el curso en que se encuentran los/las alumnos/as en el momento de la realización de la encuesta hay diferencias significativas entre quienes ven o no la televisión durante la semana, siendo los estudiantes de 2º y 3º los que representan la mayor proporción de quienes la ven. No se alcanza significación entre quienes ven televisión en fin de semana, ni al analizarlo por sexo. Con respecto al uso de Internet y al uso de la consola, se observa como el porcentaje de los navegantes aumenta conforme se avanza de curso, en tanto que con la afición a la consola ocurre lo contrario, disminuye; en la siguiente tabla recogemos los datos en esta línea. CURSO USAN INTERNET

USAN CONSOLA

Entre semana Fin de semana Entre semana Fin de semana

1º E.S.O. 2º E.S.O. 3º E.S.O. 4º E.S.O. 21,6%

23,8%

26,3%

28,2%

22,4%

24,6%

25,0%

28,2%

32,5%

24,2%

22,7%

20,7%

31,2%

25,7%

22,4%

20,7%

Tabla 17.-Alumnas y alumnos que usan Internet y juegan con la consola según el curso en que se encuentran.

En cuanto al número de horas que dedican a estas actividades, se han encontrado algunas diferencias en el uso de Internet durante el fin de semana, de forma que el alumnado de primero dice navegar menos que el de tercero (3,9 horas frente a 4,7) y también que el de cuarto (4,57). Del mismo modo hay diferencias entre las horas destinadas a esta actividad entre los estudiantes de segundo (4,0) y tercero. 58

Grupo Universitario de Investigación Social Al analizar estas actividades en función del sexo y curso en que se encuentran los encuestados, sólo se aprecian diferencias significativas en el uso de las consolas, de tal forma que, como puede verse en la siguiente tabla, tanto entre semana como durante el fin de semana el porcentaje de chicos que las usan es mucho mayor que el de chicas, incrementándose esa diferencia conforme se avanza de curso. USO CONSOLA USO CONSOLA ENTRE SEMANA % FIN DE SEMANA %

1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

Hombre Mujer Hombre Mujer Hombre Mujer Hombre Mujer

No 37,6 67,4 41,0 85,8 47,3 85,6 48,2 88,4

Si 62,4 32,6 59,0 14,2 52,7 14,4 51,8 11,6

No 19,9 53,7 20,7 70,9 30,3 77,5 31,0 81,1

Si 80,1 46,3 79,3 29,1 69,7 22,5 69,0 18,9

Tabla 18.- Porcentajes de chicos y chicas en cada curso que juegan con la consola tanto entre semana como durante el fin de semana.

Enfocando el análisis sobre el nivel de estudios que han alcanzado los padres, sólo se encuentran diferencias entre los que usan o no Internet y entre los que usan o no consolas. Como queda expuesto en la siguiente tabla, los alumnos cuyos padres no tienen estudios son quienes, de forma destacada practican ambas actividades en menor medida. En el lado opuesto se encuentra el alumnado que dice que sus padres tienen estudios universitarios, observándose el mayor porcentaje de entre quienes navegan por Internet, acentuándose las diferencias con los restantes niveles durante el fin de semana. Además, con escasas diferencias respecto a quienes dicen que sus padres tienen estudios primarios, ocupan el segundo lugar en cuanto al uso de la consola asimismo referido al ocio de fin de semana. ESTUDIOS DE LOS PADRES No tienen estudios Estudios primarios Bachillerato Estudios universitarios

USAN INTERNET Entre Fin de semana semana 3,22% 3,51% 32,98% 31,15% 29,52% 28,63% 34,28% 36,72%

USAN CONSOLA Entre Fin de semana semana 4,08% 3,47% 36,42% 34,60% 31,39% 28,22% 28,10% 33,71%

Tabla .19- Alumnas y alumnos que usan Internet y juegan con la consola en función del nivel de estudios de los padres.

59

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía También en lo que respecta al número de horas que dedican a dichas actividades, se observan diferencias significativas al referirnos al periodo lectivo, si bien bajo esta óptica entre quienes ven la TV y quienes suelen usar la consola; en ambos casos, alta cifra entre quienes dicen que al menos uno de sus padres tiene estudios primarios. El hallazgo resulta significativo, en cifras medias, respecto a aquellos que identifican los estudios de al menos uno de sus padres con el nivel universitario en cuanto a la televisión (2,89 vs. 2,47) y entre los que hacen lo propio con bachiller/FP-II entre quienes juegan con la consola (2,16 vs. 1,85). Al estudiar las actividades referidas por provincias, no se han encontrado diferencias significativas en cuanto a ver o no la TV entre semana; sin embargo, sí en lo que respecta a no ver la TV durante el fin de semana, destacando Málaga con el mayor porcentaje (25,8) y Huelva con el mínimo (1,72). NO VEN LA TV DURANTE EL FIN DE SEMANA ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

6,90% 17,24% 6,03% 13,79% 1,72% 4,31% 25,86% 24,14%

Tabla 20.- Estudiantes que no ven la televisión en fin de semana en cada provincia.

En quienes sí ven la televisión y lo hacen entre semana, hay diferencias significativas en el número de horas que dedican a ello entre los alumnos de Almería, quienes dicen ocupar más tiempo en esta actividad, y el resto de las provincias excepto Sevilla; esta última a su vez presenta diferencias significativas con Granada.

60

Grupo Universitario de Investigación Social

MEDIA DE HORAS DE TV ENTRE SEMANA ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

3,27 2,77 2,51 2,38 2,64 2,57 2,76 2,80

Tabla 21.- Número de horas, en cifras medias, que el alumnado de cada provincia dice ver T.V. cada día lectivo de la semana. Las diferencias alcanzan la significación estadística. Comentarios en el texto.

En cuanto a navegar por Internet, hallamos cifras altas entre el alumnado de Cádiz Sevilla, Granada y Málaga; no obstante, las diferencias entre las distintas provincias de la comunidad no alcanzan la significación estadística. PROVINCIAS ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

USA INTERNET Entre Fin de semana semana 9,73% 10,11% 20,87% 19,91% 6,81% 6,93% 14,25% 15,08% 8,65% 8,97% 7,82% 8,33% 14,19% 13,74% 17,68% 16,92%

Tabla 22.- Alumnado que navega por Internet en cada provincia

Igualmente en el uso de consolas destacan las provincias de Cádiz y Sevilla sobre el resto de la comunidad, pero sin diferencias estadísticamente significativas en esta línea así como respecto a las horas dedicadas a ello en cada una.

61

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

PROVINCIAS ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

USA CONSOLA Entre Fin de semana semana 11,26% 9,45% 20,65% 20,53% 7,63% 8,81% 11,89% 13,62% 7,63% 8,08% 6,76% 7,72% 14,77% 13,99% 19,40% 17,80%

Tabla 23.- Alumnado que juega con la consola en cada provincia

Otra de las variables que se han estudiado en este apartado ha sido la posesión del teléfono móvil dentro de las aulas. Sabido es que la mayoría de los Institutos de enseñanza secundaria de Andalucía tienen prohibido su uso en el centro educativo, pese a lo cual más de la mitad de los encuestados reconoce llevarlo, como se observa en el gráfico siguiente; en esta línea, el porcentaje de chicas (55,7%) es significativamente mayor que el de chicos (44,3%). Igualmente se observa un significativo mayor porcentaje a medida que aumenta el curso en que se encuentran, oscilando entre uno de cada tres de quienes están en primero y llevan móvil hasta uno de cada dos en cuarto. Este hallazgo podría estar en relación con la edad, ya que quienes dicen llevar teléfono al Centro son significativamente mayores (14,62 vs. 14,09). LLEVA TELEFONO MÓVIL AL INSTITUTO NS/NC 1,80%

Sí 44,58%

No 53,62%

Figura 2 .- Alumnado que lleva teléfono móvil al Instituto.

62

Grupo Universitario de Investigación Social Por provincias, en la mitad de ellas (Almería, Granada, Huelva y Sevilla) encontramos que más del 50% del alumnado reconoce llevarlo, destacando en los extremos la de Huelva, con un 62,9%, y Jaén, donde sólo uno de cada cuatro lo lleva. En el conjunto de la Comunidad Autónoma destaca Sevilla, donde se hallan el 23,4% del total de los que sí lo llevan, seguida de Cádiz, con un 17,7%, y Granada, con el 14,6%. Estas diferencias alcanzan también la significación estadística.

PROVINCIAS ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

POSESIÓN DEL MÓVIL EN LAS AULAS Si 50,85% 40,37% 31,40% 51,06% 62,86% 25,41% 41,74% 54,33%

No 49,15% 59,63% 68,60% 48,94% 37,14% 74,59% 58,26% 45,67%

Tabla 24.- Porcentaje de estudiantes que llevan teléfono móvil al Instituto en cada provincia.

Por último comentar que se ha hallado una diferencia estadísticamente significativa en el uso de Internet entre quienes llevan o no móvil al instituto; ,de forma que quienes sí lo hacen dedican más tiempo a navegar tanto los días lectivos (3,09 horas vs. 2,44) como durante el fin de semana (5,13 horas vs. 4,17). Finalmente, hemos querido en este apartado analizar el tipo de juegos de consola preferidos por los encuestados, de entre los propuestos en el cuestionario. En la siguiente tabla podemos observar una preferencia por los de deportes, y a muy larga distancia le siguen los de estrategia y los de acción/violencia. Al analizarlo en relación con las cuatro variables pivote, las diferencias alcanzan en todos los casos la significación estadística. Así, por sexo, chicos y chicas prefieren los de deportes, si bien entre ellos las diferencias son más marcadas, seguido de los de acción y estrategia en los chicos y los educativos y estrategia entre las chicas. Llama la atención que no llegue al uno por ciento la proporción de chicos que opten por los juegos educativos o de ingenio; nótese que, asimismo, la cifra de los de acción violenta es más del doble entre los chicos.

63

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía TIPO DE JUEGO

MUESTRA

Deportes Simulación Estrategia Mesa/Educativo/Ingenio Acción violenta

36,20% 14,60% 19,30% 12,70% 17,20%

SEXO Hombre Mujer 42,79% 28,38% 14,51% 14,63% 18,46% 20,41% 0,83% 26,75% 23,42% 9,83%

Tabla 25.- Tipo de juego de videoconsola favorito elegido en función del sexo.

Por curso, en la siguiente tabla podemos observar que en todos prefieren los juegos de deportes. El segundo lugar de preferencia sí varía en función del nivel en que se encuentre el encuestado, de forma que mientras para los alumnos de primero y segundo lo ocupan los juegos de acción con contenidos violentos, en el caso de quienes ya están en el segundo ciclo de la ESO la preferencia es por los juegos de estrategia. Dejar constancia de que el análisis por edad de la preferencia por tipo de juego resulta no ser estadísticamente significativo. TIPO DE JUEGO

CURSO 1º ESO

2º ESO

3º ESO

4º ESO

Deportes

38,89%

32,13%

38,00%

35,73%

Simulación

12,84%

15,86%

14,01%

15,73%

Estrategia

15,13%

18,47%

22,29%

21,75%

Mesa/Educativo/Ingenio

13,22%

13,25%

11,04%

13,01%

Acción violenta

19,92%

20,28%

14,65%

13,79%

Tabla 26.- Tipo de juego de videoconsola favorito elegido por el alumnado de cada curso

En cuanto al estudio que poseen los padres se observa que cuando los juegos preferidos son los de deportes, simulación o educativos, la mayoría posee estudios primarios. En el caso de los de estrategia o acción con contenidos violentos, la mayoría posee estudios universitarios. Por último, al analizarlo por provincias encontramos que en todas son los juegos de deportes los preferidos. En segundo lugar los de acción con contenidos violentos en las de Almería y Málaga, en tanto que en el resto de provincias este segundo lugar lo ocupan los juegos de estrategia.

64

Grupo Universitario de Investigación Social TIPO DE JUEGO PROVINCIA

ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

Deportes

Simulación

Estrategia

36,13% 39,60% 37,65% 27,27% 40,25% 34,16% 30,39% 41,67%

12,26% 13,37% 17,90% 14,77% 10,69% 16,77% 17,97% 13,38%

19,35% 17,82% 19,14% 24,24% 21,38% 20,50% 16,01% 18,94%

Mesa Educativo Ingenio 8,39% 13,61% 8,64% 14,39% 15,72% 9,94% 15,36% 11,62%

Acción violenta 23,87% 15,59% 16,67% 19,32% 11,95% 18,63% 20,26% 14,39%

Tabla 27.- Por provincias, tipo de juego de videoconsola favorito del alumnado

65

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

66

Grupo Universitario de Investigación Social “Cuando apuntas con el dedo recuerda que tres dedos te señalan a ti”. (Proverbio inglés)

VIOLENCIA EN LA ESCUELA. En el presente capítulo sintetizamos la resultante del análisis de aquellas preguntas del cuestionario explícitamente centradas en la violencia escolar. Las 14 preguntas y 24 variables planteadas con tal finalidad van encaminadas a la investigación de la violencia entre iguales (alumnado para con el alumnado —de modo individual o grupal), de la violencia laboral tipo III 1 (alumnado para con el profesorado) así como de los actos de vandalismo. Como se adelanta en la Introducción, el esfuerzo del presente estudio se canaliza en la concurrencia de las conductas de riesgos de los adolescentes que configuran la población diana del mismo. Como en la práctica totalidad de esas conductas, en el caso de la violencia en la escuela la multicausalidad es la tónica; el modelo ecológico de la O.M.S. 2 es una guía universalmente aceptada para el análisis de este tipo de violencia interpersonal comunitaria cuyos efectos van mucho más allá del deterioro de la convivencia escolar. Dado que un número nada desdeñable de los factores contemplados en dicho modelo se recogen en el resto del cuestionario, será en ese análisis conjunto cuando focalicemos nuestro punto de mira en una mayor comprensión de las raíces de la violencia, precisamente derivado de la investigación integral e integrada de la mencionada y relevante concurrencia de riesgos. Hasta ese momento, presentamos por tanto bajo este capítulo los resultados de las cuestiones del apartado específico que estructuramos según el esquema general establecido para la exposición del trabajo.

1

Nota Técnica de Prevención 489: Violencia en el Lugar de Trabajo. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. 1998 —clasificación basada en la elaborada por la California Division of Occupational Health and Safety (Cal/OSHA). 2 La Violencia, un Problema Mundial de Salud Pública. Organización Mundial de la Salud. 2002.

67

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

I.ANÁLISIS DESCRIPTIVO Comenzamos la parte del cuestionario centrada en la violencia escolar preguntando al alumnado acerca del número de días que, en el último mes, ha querido dejar de ir al Centro por miedo, bien en él o a la entrada o salida del mismo. Junto al análisis cuantitativo, unimos los resultados en tres grupos, a saber: no miedo (quienes responden 0 días); sí miedo (aquellos que reseñan entre 1 y 30) y no sabe/no contesta —NS/NC— (quienes no se pronuncian en esta línea). Así analizado, algo más de cinco de cada cien adolescentes (5,2%) refieren haber sentido el suficiente miedo como para no ir al Centro; además, siete de cada cien no se pronuncian al respecto. Abundando en el grupo sí miedo, la mayoría (79,1%) refiere una semana lectiva, de hecho la media es 4,31; el 13,8% dos semanas y el 7% entre 15 y 30 días. Llamar la atención sobre que casi tres de cada cien (2,6%) adolescentes de ese último grupo señalan todo el mes. La moda resulta ser de dos. Continuamos el cuestionario investigando el conocimiento que el alumnado tiene sobre el concepto de violencia. Para ello, le planteamos bajo una pregunta (de tres variables distintas con respuestas posibles si, no y NS/NC) las tres acepciones que contiene el mismo; es decir, para ti existe violencia en tu Centro si observas: amenazar, física o verbalmente, a un compañero o a un profesor; pegar a un compañero o a un profesor; burlarse de un compañero o de un profesor, ponerle un mote, discriminarlo o apartarlo o ignorarlo. Nótese que no se incluyen explícitamente el potencial uso de armas de cualquier tipo así como la posible naturaleza sexual de la violencia. Por el contrario, se hace extensivo a la violencia ejercida sobre el profesorado. El porcentaje más alto de acuerdo (síes) es observado para la acepción burlarse, seleccionada por siete de cada 10 adolescentes como forma de ejercer la violencia (71% — 6,3% NS/NC). Casi tres de cada cinco piensan que lo es amenazar (57,1% —9,2% NS/NC), en tanto que pegar es contemplado por menos de la mitad de la muestra (46,3% —6,2% NS/NC). A lo largo de este capítulo se reflejan los porcentajes de quienes no se han pronunciado ya que entendemos de interés los valores que dicha opción presenta y que podría explicarse en parte por el efecto de la deseabilidad social. 68

Grupo Universitario de Investigación Social Nos centramos después en los potenciales actores de la violencia. En esta línea, bajo una pregunta con formato superponible al de la previa, pedimos que señalen si han presenciado conductas agresivas alguna vez (testigos), si las han ejercido sobre él/ella (víctimas) y si han participado en ese tipo de conductas (participantes). Aproximadamente uno de cada cinco adolescentes (18,4%) reconoce haber sido víctima de conductas agresivas (3% NS/NC), dos de cada tres dicen haberlas presenciado (66,4% — 3,5% NS/NC) y uno de cada siete dice haber participado (14,5% —4,1% NS/NC). La relación entre los tres tipos de actores queda recogida en la Tabla 28. VÍCTIMA SI

NO

NS/NC

88,7 9,6 1,7 100%

61,7 35,5 2,8 100%

52,2 14,9 32,8 100%

SI

NO

NS/NC

35,3 60,8 3,9 100%

9,9 87,1 3 100%

7,6 56,1 36,4 100%

20 75,6 4,3 100%

3,4 94,9 1,6 100%

5,1 73,1 21,8 100%

No procede

No procede

24,5 73,1 2,4 100%

5,8 92,7 1,5 100%

9 62,8 28,2 100%

TESTIGO Sí No NS/NC PARTICIPANTE Sí No NS/NC

TESTIGO

VÍCTIMA Sí No No procede NS/NC

PARTICIPANTE SI

NO

NS/NC

44,7 53,7 1,6 100%

13,7 84,2 2 100%

17,4 56,5 26,1 100%

91,6 7,1 1,2 100%

61,7 35,1 3,2 100%

69,6 12 18,5 100%

VÍCTIMA Sí No No procede NS/NC

No procede

No procede

Arriba

Arriba

TESTIGO Sí No NS/NC

Arriba

Tabla 28 .- Identificación de otros posibles roles de cada tipo de actor de conductas agresivas analizado. Comentarios en el texto.

69

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía De su lectura, entendemos de interés llamar la atención sobre los siguientes datos: ƒ Aproximadamente una de cada tres víctimas reconoce su participación en este tipo de conductas agresivas (35,3%). Además, observamos que esa cifra supone cuasi el cuádruple frente a la de los participantes entre quienes no se identifican como víctimas de este tipo de violencia (9,9%). ƒ Uno de cada cinco testigos manifiesta ser participante (20%). Esta cifra supone el séxtuplo cuando se contrasta con la de los participantes entre aquellos que dicen no haber presenciado estas conductas (3,4%). ƒ Casi la mitad de los participantes se identifican asimismo como víctimas (44,7%). Esta cifra para quienes dicen no participar es unas tres veces menor (13,7%). ƒ Aproximadamente nueve de cada 10 víctimas así como de participantes se reconocen además como testigos (88,7% y 91,6% respectivamente) y próximo al 25% de los testigos dice ser también víctima de estas conductas agresivas (24,5%). ƒ Dejar constancia por último que todas estas relaciones se analizan obviamente merced a tablas de contingencia, resultando alcanzar las diferencias significación estadística en todos los casos. Las víctimas de estas conductas se investigan también en una pregunta ulterior, si bien se circunscriben a quienes dicen sentirse atemorizados y/o amenazados por los compañeros, según se formula dicha cuestión; esta pregunta analiza además si esos tipos de conductas violentas son ejercidos de modo ocasional (algunas veces) o bien estamos ante procesos de intimidación (con frecuencia). Los resultados se entienden superponibles a los hallazgos del análisis previo. Así, un 17,8% dice haberse sentido atemorizado o amenazado por los compañeros, 1,4% con frecuencia y el resto algunas veces, para cifras de NS/NC asimismo similares (2,5%); las no víctimas (nunca) serían por tanto igualmente cuatro de cada cinco adolescentes (79,7%). Relacionando ambas cuestiones entre sí, destacamos que se identifican como víctimas el 83,3% de quienes dicen haberse sentido atemorizados/amenazados con frecuencia, el 53,7% de quienes señalaron algunas veces, el 9,5% de quienes dicen nunca y el 33,9% de quienes no se pronuncian en esta línea; las diferencias alcanzan la significación estadística. Los participantes son investigados después asimismo, aunque limitando esa participación a violencia entre iguales —para con los compañeros—, focalizando la participación a conductas violentas (en la pregunta previa se formulaba como conductas agresivas) y ofreciendo como

70

Grupo Universitario de Investigación Social respuestas las opciones: sí, como agresor; sí, ayudando a otros (co-agresor); nunca; NS/NC. Identificamos un 13,6% de agresores y co-agresores (5,4% corresponde a los primeros, participantes principales de las conductas violentas), para cifra de NS/NC (5,4%) también próxima a la hallada en la pregunta previa. Al relacionar ambas cuestiones entre sí, esto es, participación en conductas agresivas y participación en conductas violentas y, en su caso, rol en las mismas, observamos que las cifras para quienes se reconocen como agresores, coagresores y aquellos que dicen no participar en conductas violentas entre quienes se identifican como participantes en conductas agresivas son muy próximas (28,6% agresores; 32,6% co-agresores; 29,2% nunca; 9,6% NS/NC); por el contrario, cuasi un 5% de quienes dicen no participar en conductas agresivas (no participantes) se identifican como agresores y co-agresores de conductas violentas (1,2% y 3,7%, respectivamente; 92,3% nunca; 2,8% NS/NC). Igualmente, las diferencias alcanzan la significación estadística. Conocidos los actores, planteamos en el cuestionario una pregunta dirigida a investigar el potencial uso que el alumnado pudiese hacer de la violencia. Con tal finalidad, y en dos variables bajo esa misma pregunta, les pedimos que señalen su grado de acuerdo con dos afirmaciones en esa línea, a saber: a veces es la única forma de resolver conflictos y no es un buen camino, sólo da lugar a más conflicto y más violencia. La respuesta se plantea en una gradación cuantitativa del 1 al 5, extremos que establecen el absoluto desacuerdo (nada de acuerdo) y acuerdo (muy de acuerdo), respectivamente, con cifra intermedia (3) para el no acuerdo ni desacuerdo. Nada de acuerdo con que resuelve conflictos y muy de acuerdo con que es fuente de más violencia se muestra más de la mitad del alumnado (51,3% y 53,2%, respectivamente), para cifras de quienes no se pronuncian superponibles (3,4% y 3,6%). Quienes se manifiestan bastante o muy de acuerdo con que resuelve conflictos (5,9 y 3%, respectivamente) resultan ser menos (8,9%) que los que muestran su desacuerdo (12,6%) con que genera más violencia (5,9 y 6,7%, nada y algo de acuerdo, respectivamente). Por último, comentar que la cifra de quienes muestran ni acuerdo ni desacuerdo (valor 3, intermedio) es cuasi el doble para resuelve (18,9%) que para genera más (9,8%). En la pregunta siguiente, planteamos a los encuestados unas posibles causas determinantes de las situaciones de violencia entre iguales, solicitándoles que se decidan por una como principal. Las respuestas serían las siguientes: no se integran en el grupo, no saben defenderse, son mujeres, su orientación sexual y NS/NC. Como primer dato a resaltar, el alto porcentaje de quienes no se pronuncian (28,2). Uno de cada cien adolescentes encuestados piensa que la razón de la violencia ejercida contra un compañero se debe a la pertenencia al sexo femenino (son mujeres), en tanto que tres de 71

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía cada cien (2,9%) aboga porque se deriva de su orientación sexual. Un 30,9% se decanta por no saben defenderse y más de uno de cada tres selecciona la no integración al grupo (37%). Con objeto de conocer el posible uso de la telefonía móvil (tecnología habitual entre los adolescentes diana de este estudio) como herramienta transmisora de contenidos violentos, formulamos una pregunta en la línea de haber recibido o enviado mensajes de ese tipo, con opciones de respuesta sí, no y NS/NC. La contestación resulta ser mayoritariamente negativa (94,5%), con un bajo porcentaje de quienes no responden (1,1). Nos interesamos también por la potencial implicación del alumnado en denunciar estas conductas. Así, planteamos una pregunta sobre si han comunicado o no (o NS/NC) toda agresión presenciada. El porcentaje de síes es sólo próximo al 41 (40,9); dado que un 14,3% no se pronuncia, identificamos un 44,8% de adolescentes que optan por permanecer mudos ante este tipo de situaciones. Encaminado a conocer algunas características personales de los distintos actores de estas conductas violentas planteamos al alumnado, bajo una misma pregunta, que valore seis rasgos de personalidad (seis variables): me enfado fácilmente; interrumpo a los demás cuando están hablando; actúo/hablo sin pensar; tiendo a planear mis actividades cuidadosamente; termino las cosas que empiezo; me distraigo fácilmente. Para plasmar esa autopercepción, se establece una gradación en cada rasgo que oscila entre 1 (nunca) y 5 (siempre), siendo el valor 3 de vez en cuando, 2 rara vez y 4 a menudo. La Tabla 29 recoge la resultante de este análisis descriptivo, agrupando los extremos; no obstante, para la opción siempre se explicita el porcentaje entre paréntesis. Se desestiman para el análisis quienes no se pronuncian, cuyo resultado es en todos los casos 1º, 2º, 3º

3º < 4º Primera opción al salir sitios donde consumir

1º < 3º, 4º

2º < 3º, 4º

3º > 1º, 2º

4º > 1º, 2º

Difícil conseguir alcohol

1º > 4º

2º > 4

3º > 4

4º < 1, 2, 3

3º < 1º, 2º

4º < 1º, 2º

Amigos piensan que 1º > 2º, 3º, 4º está mal emborracharse

2º > 3º, 4º 2º < 1º

Tabla 64.- Relaciones significativas entre cursos para las variables Necesitan consumir alcohol o drogas cuando están en un bar, etc., La primera opción cuando salen con sus amigos es ir a un sitio donde puedan tomar alcohol, etc., A su edad es difícil conseguir alcohol, etc. y Los amigos con los que salen piensan que está mal emborracharse. Comentarios en el texto.

177

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Al cuestionarles si consideran las drogas más peligrosas que el alcohol o los cigarrillos también se encuentran diferencias siendo el alumnado de segundo el que en mayor porcentaje dice que sí (95,1), seguido del de primero (92,2), cuarto (91,7) y finalmente tercero, donde opinan de dicha forma nueve de cada diez. Por curso también hay diferencias significativas al observar qué tipo de influencia externa creen que impulsa al consumo de alcohol, drogas, etc. En primer lugar, destacar que en todos los cursos la mayoría refleja a los amigos y compañeros como principal causa, con porcentajes que van creciendo por curso desde el 37,9% de quienes se encuentran en primero al 58,9 de los que están en cuarto. En segundo lugar, reseñar el elevado porcentaje del alumnado que considera la no existencia de influencias externas que impulsen al consumo; de hecho, es ésta la segunda opción de respuesta en todos los cursos (1º-25,9, 2º-19,4, 4º-13,3) salvo en tercero (14,8), curso cuyo alumnado selecciona en esta posición el ejemplo de los padres y/o familiares (17,7%). Ejemplo de familiares, cercanos o no, será el tercer motivo aducido salvo, como hemos reseñado, en tercero (1º-22,9%, 2º-17, 3º12,9). Le sigue en orden de importancia la publicidad y los medios de comunicación, con porcentajes in crescendo desde el 10 al 12,7%. Muy escasos en todos los cursos quienes eligen como principal influencia para consumir a la pareja, con porcentajes en este caso decrecientes del 2,5 al 1,5% y residuales, si bien reseñable, los resultados para la opción el ejemplo de los profesores, que en ningún curso alcanza el 1%. C.II.3. NIVEL DE ESTUDIOS DE LOS PADRES.-Teniendo en cuenta el nivel máximo de estudios alcanzado por uno de los padres, se halla una relación significativa sólo en la opinión de los encuestados sobre el consumo de alcohol y sus posibles efectos perjudiciales, de tal forma que a medida que se avanza en nivel de estudios de los padres, va disminuyendo el porcentaje de consumo consciente de sus riesgos. Así, dicen que es dañiño pero lo consumen un 40,8% de quienes tienen padres sin estudios, el 37,2% de los que tienen estudios primarios, el 33,5% con bachillerato y el 32,6 de los que dicen que al menos uno de los padres tienen estudios universitarios. De otro lado, llama también la atención que uno de cada diez alumnos cuyos padres no tienen estudios manifieste que NO es dañino y lo consume, con porcentajes en torno al seis en caso de estudios primarios así como universitarios y del 3,9 en el caso de bachillerato. También al relacionar el ítem los amigos con los que salgo piensan que está mal emborracharse y el nivel de estudios se presentan diferencias significativas. Entre los que al menos uno de sus padres ha alcanzado estudios de nivel universitario tendrían grupos de amigos que piensan en mayor grado, y en cifras medias, que está mal emborracharse (3,51) frente a quienes tienen padres sin estudios (2.97), así como los que tienen estudios primarios (3.21)

178

Grupo Universitario de Investigación Social C.II.4. PROVINCIA.-En el análisis por provincias, sólo la opinión sobre el alcohol se ha mostrado significativa. Así, encontramos que en Sevilla (36,4%), Huelva (34,5%), Cádiz (33,4), Almería (33,1) y especialmente Jaén (41,6), el porcentaje del alumnado que manifiesta consumir alcohol pese a considerarlo dañino está por encima de la media muestral (30,8), en tanto para el resto de las provincias resulta en torno al mismo. Sobre la cuestión Siento la necesidad de consumir alcohol o drogas cuando estoy en un bar, discoteca o sitio de ambiente, por provincias encontramos las siguientes diferencias significativas, en cifras medias: el alumnado de Córdoba refiere una menor necesidad (1,28) frente al de Almería (1,58), Cádiz (1,51), Granada (1,56) y Sevilla (1,53). Cuando la opción planteada es la de Mi primera opción cuando salgo con los amigos es ir a un sitio donde puedan tomar alcohol o consumir drogas, se halla una relación significativa que indica un mayor grado de acuerdo en el alumnado de Sevilla (1,42) con respecto al de Córdoba (1,20). Cuando el planteamiento es la opinión que tienen los amigos sobre emborracharse encontramos que los alumnos de Sevilla (3,15) manifiestan un menor grado de consenso en que esté mal hacerlo, que los de Córdoba (3,67), Huelva (3,59) y Granada (3,58). Por provincias de la Comunidad y el presente ítem, encontramos contraste de medias significativo entre Sevilla y Córdoba, Sevilla y Granada y Sevilla y Huelva. La media de Sevilla es 3.15, la de Córdoba 3.67, la de Granada 3.58 y la de Huelva 3.59. Sevilla, en comparación con estas provincias es el lugar donde los amigos piensan que el emborracharse no es tan malo.

C.III.ANÁLISIS INTERRELACIONADO: OTROS ASPECTOS DEL CONSUMO.

PERCEPCIÓN

DEL

RIESGO

Y

Quienes creen que la droga es un problema mayor que el alcohol o los cigarrillos, creen también que es más difícil para personas de su edad conseguirla. Sobre la muestra general encontramos que quienes más sienten necesidad de consumir alcohol o drogas cuando están en un bar, discoteca, etc. son aquellos que más dicen que su primera opción cuando salen con sus amigos es la de ir a sitios donde puedan tomar alcohol o 179

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía consumir drogas y quienes menos creen que sus amigos piensen que esté mal emborracharse, y viceversa. Al analizar lo que opinan los consumidores de drogas sobre el efecto dañino o no de las sustancias planteadas en el estudio, sólo se hallan diferencias significativas en lo que respecta al alcohol, en cuyo caso el 81% reconoce sus efectos dañinos pero lo consumen y uno de cada diez lo consume por NO considerarlo dañino. Sólo un 8,1% dice no consumir por considerarlo perjudicial. De entre los que consumen o han consumido alguna vez cannabis, droga más consumida, más de la mitad (58,1%) reconoce consumir a pesar de considerarla dañina y un 15% la consume y NO la considera perjudicial. También el 18,2% de los chicos que consumen alcohol reconoce efectos dañinos en el cannabis pero a pesar de ello lo consumen en las chicas la proporción es la mitad. Si sólo seleccionamos a los consumidores de cannabis, como droga más consumida, vemos que un 80% dicen que es un mayor problema (7.5 menos que el descriptivo genera) y un 16,9% dicen que no lo es (más encuestados que en el descriptivo general). Un 3,1% no sabe no contesta, valor este que disminuye respecto al descriptivo general. Como último hallazgo significativo reseñar la opinión de los fumadores sobre los posibles efectos perjudiciales de las sustancias ya citadas: el propio hábito tabáquico, el alcohol y el cannabis. De forma que el 85,2% de los fumadores cree que el tabaco es dañino pero a pesar de ello lo consumen, como se expusiese en el apartado correspondiente del análisis de esta sustancia, y lo mismo opina el 73,7% sobre el alcohol y el 22,6% sobre el cannabis. Concluimos el apartado reiterando que únicamente se han expuesto, como a lo largo de este trabajo, los resultados de los análisis cuyas diferencias alcanzan la significación estadística.

180

Grupo Universitario de Investigación Social

CONDUCTAS SEXUALES La sexualidad se encuentra presente durante toda la existencia humana, pero en la adolescencia se vive y manifiesta de manera un poco diferente a como se expresa en otras etapas de la vida. Se inicia la madurez sexual, en parte relacionada con reacciones hormonales; así, de su actuación dependen cambios como el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (vello, desarrollo de caderas y pechos en las chicas, transformación de la voz en los chicos...) y el comienzo de las funciones genitales con la aparición de la menarquia en las adolescentes y las primeras eyaculaciones espontáneas en ellos. Paralelamente, bajo la óptica psico-sexual aparecen los deseos y fantasías eróticas y el querer sentir placer físico a través del propio cuerpo y del cuerpo de otros, de forma especial cuando hay sentimientos hacia ella/él. Es obvio que la forma de vivir estos cambios y procesos tiene que ver con características personales (como sexo, edad o personalidad) y sociales (cultura, nivel educativo, religión, etc.), así como con las reacciones y demandas del mundo que les rodea. Factores biológicos, psicológicos y ambientales se conjugarán como determinantes de la madurez sexual comentada. De hecho, la consolidación de la identidad sexual, es decir, la forma en que toda persona siente y se siente, en lo más íntimo de su ser, en función de su orientación sexual, tendrá también lugar en la adolescencia. Junto a ello va disminuyendo la necesidad de estar en el grupo de amigos al preferir estar más tiempo a solas con la pareja: la relación cambia y se valora más la intimidad. Comienza la atracción hacia otras personas y se desencadenan los primeros contactos físicos con fines explícitamente sexuales. A través de 27 preguntas que suman 28 variables intentamos conocer las conductas sexuales de los estudiantes de la ESO, inmersos en esos profundos cambios que la sexualidad experimenta en la adolescencia.

181

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

I.ANÁLISIS DESCRIPTIVO. En una primera tanda de preguntas hemos querido conocer su ámbito relacional y educacional con respecto a posibles comportamientos de riesgos. Un 43,4% de los estudiantes de ESO dice tener pareja en el momento de realizar la encuesta. Su orientación sexual es mayoritariamente heterosexual (93%), en tanto un uno por ciento se declara homosexual, el 1,1% dice tener dudas en cuanto a dicha orientación y un 0.9% reconoce que le atraen ambos sexos. En relación a su educación sexual, seis de cada diez dicen haberla recibido y la valoración media que hacen de la misma es alta: 7,36 sobre 10. Respecto a las fuentes, los padres representan la más importante (27,5%), seguida de los amigos (17%) y los profesores (15,1%). Los medios de comunicación ocupan también un lugar importante como fuente de información sexual (para el 11,5% de la muestra) situándose por delante de los profesionales externos —Médicos, Enfermeras, etc.— (10,3%) y de la propia pareja (2,1%). Al preguntarles si han llevado a cabo o no diversas prácticas sexuales que no incluyen la penetración y, en caso afirmativo, la edad de la primera vez, sus respuestas han sido las siguientes: el 76,3% ha besado en los labios a un chico o chica, a una edad media de 11,6 años. Nueve de cada diez dicen haber mantenido caricias, abrazos, etc. con un chico o chica, a los 10,7 años de media. Se han masturbado el 36,45 de los encuestados, a los 11,5 años. El 15% ha masturbado a la pareja, a los 14 años, un 9% ha practicado la fellatio, sobre los 14,2, y el mismo porcentaje el cunnilingus, con una media de edad superponible (14,3). Recordemos que en todos los casos la edad esta referida a la primera vez y expresada en cifras medias. Entendiendo como práctica de riesgos las posibles relaciones sexuales a través de Internet o de la webcam, nos encontramos que un 5,3% de los encuestados dice haberlas mantenido en alguna ocasión, y de ellos un nada desdeñable 6,9% reconoce haber tenido algún problema por ello. Si algo ha cambiado en el concepto de la sexualidad ha sido su propio significado, de forma que la actividad sexual sin intención de reproducción y el placer derivado de las prácticas

182

Grupo Universitario de Investigación Social sexuales tienen un valor en sí mismos. Ello ha llevado consigo una mayor práctica de las relaciones sexuales entre los adolescentes, de forma que según los datos de 2006 para España del Estudio sobre Conductas de los Escolares Relacionadas con la Salud de la Organización Mundial de la Salud en colaboración con el Ministerio de Sanidad español (Health Behaviour in School-Aged Children), el 34,8% de los jóvenes de entre 11 y 18 años ha mantenido relaciones con penetración 1 . En la línea de las prácticas no seguras, recordar los datos aportados recientemente por el Ministerio de Sanidad y Consumo sobre las interrupciones voluntarias del embarazo llevadas a cabo en el año 2007 en España, según los cuales quinientas adolescentes menores de 15 años y 14.807 de entre 15 y 19 años recurrieron a esta práctica, con cifras respectivas para la comunidad autónoma andaluza de ciento once y 3.170. 2 Continuando con los resultados del estudio que presentamos, en cuanto a las relaciones sexuales con penetración, dicen haberlas mantenido el 17,4%, a una media de edad de 14,2 años para la primera vez. El 80,5% mantuvo esa primera relación con su pareja, en tanto un 15,1% lo hizo con un amigo/a y un 4,4% con alguien a quien conoció ese mismo día. La razón para esa primera relación sexual con penetración fue el amor según el 60,7%, el deseo lo fue para el 35,8% y contentar a su pareja argumenta el 3,5% restante. Casi uno de cada diez (9,3%) reconoce haber consumido alcohol o drogas justo antes de mantener relaciones esa primera vez. Con respecto a quienes sí usaron anticonceptivos en la primera relación con penetración, la inmensa mayoría optó por el condón (97,3%), mientras que un 1,8% utilizó el coito interrumpido y un 0,9% pastillas; ninguno de los encuestados seleccionó/cumplimentó la casilla otros. El motivo principal, de entre los propuestos en el cuestionario, por el que dicen que usaron anticonceptivos fue: para evitar el embarazo, en el 73,6% de los casos; por la educación sexual recibida, en un 13,7%; para evitar una Enfermedad de Transmisión Sexual, en el 10,2%, y por seguir las indicaciones de sus padres o a iniciativa de su pareja, ya que no lo conocía, en el 1,2% en ambos casos. En el otro lado, aquellos que no hicieron uso de anticoncepción en la primera relación arguyen como principal razón el no haber contemplado mantener relaciones con su pareja ese día (55,7%). Pero junto a esa imprevisión, encontramos razones que pueden explicar 1

Estudio sobre Conductas de los Escolares Relacionadas con la Salud (Health Behaviour in School-Aged Children, HBSC). 2006. 2 Ministerio de Sanidad y Consumo. (2008). Interrupción Voluntaria del Embarazo. Datos definitivos correspondientes al año 2007. Madrid.

183

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía comportamientos que conllevan mayores riesgos, si cabe, de embarazos no deseados o contagios por Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). El 23% argumenta que no le gusta usar anticonceptivos y el 11,5% que surgió la posibilidad de tener relaciones sexuales con una persona a la que no conocía. Especial relevancia tiene el 9,8% que no los usó porque su pareja no quiso. Analizando su conducta sexual en el momento de cumplimentar la encuesta, encontramos que de quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración en alguna ocasión el 68,5% dice mantenerlas en la actualidad. La secuencia de anticonceptivos utilizada es idéntica a la expuesta para la primera relación sexual con penetración, si bien se modifican algo los porcentajes, a saber: condón (90,2%), marcha atrás (4%) y pastillas (3,5%). Un no desdeñable 1,9% dice que no suele utilizar método anticonceptivo alguno. Como posible resultado de las conductas de riesgos en materia de sexualidad, un 16,6% revela haber usado en alguna ocasión, ya sea el encuestado/a o su pareja, la píldora del día después, aspecto que se plantea por su entidad en pregunta independiente. En esa misma línea, preguntamos por los componentes del doble método (preservativo y píldora), anticonceptivo recomendado en la actualidad por la práctica totalidad de los profesionales que trabajan con adolescentes, así como sociedades científicas, como la Sociedad española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), para la prevención del embarazo y de las ITS y cuya inclusión en la educación sexual de los jóvenes propugnan 3 . En la tabla siguiente detallamos los resultados; nótese que aproximadamente uno de cada tres responde de forma acertada sobre su composición y prácticamente uno de cada dos dice desconocer qué es. ¿QUÉ ES DOBLE MÉTODO? PÍLDORA + PRESERVATIVO COITO INTERRUMPIDO + PRESERVATIVO PÍLDORA + COITO IMTERRUMPIDO CREMA ESPERMICIDA + CONDÓN PRESERVATIVO FEMENÍNO + PRESERVATIVO MASCULINO LO DESCONOZCO TOTAL NO CONTESTO

30,4 1,5 0,4 1,7 5,3 45,3 84,8 12,9

Tabla 65.- Qué creen los estudiantes de la ESO que es el doble método. Datos en porcentaje. 3

Pérez Campos, E. (2006). Consejo anticonceptivo en la adolescencia. Características de la atención a los adolescentes. Aspectos legales. Rev. Pediatr Aten Primaria.; 8 Supl 2:S83-87.

184

Grupo Universitario de Investigación Social Pero si bajo es el conocimiento en esta materia, qué decir sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). De entre quienes contestan a la pregunta, uno de cada cuatro estudiantes no considera como tal la gonorrea, proporción que se eleva a casi la mitad (45,5%) en el caso del herpes. Pero más sorprende, quizás, el que cuando todos los medios de comunicación se hacían eco de la puesta a disposición de la ciudadanía de la vacuna contra el papiloma, un 69,5% de los encuestados no lo considere como ETS. La sífilis y el contagio por VIH-SIDA son las enfermedades más conocidas y sólo un 17,1% en el caso de la sífilis y un 3,4% en el del VIH las descarta como tales. Finalmente, al preguntarles por la clamidiasis y la tricomoniasis, más de dos tercios en ambos casos responden negativamente al planteamiento de que sean ETS. ES ENFERMEDAD DE TRANSMISIÓN SEXUAL GONORREA HERPES PAPILOMA SÍFILIS VIH-SIDA CLAMIDIASIS TRICOMONIASIS



NO

NS/NC

39,5 28 10,2 43,5 80,4 8,9 8,8

12,5 23,4 23,3 9 2,8 18,2 17

48 48,6 66,5 47,5 16,8 72,9 74,2

Tabla 66.- Consideración o no como tales de las ETS. Datos en porcentajes.

II.ANÁLISIS DE LAS VARIABLES PIVOTE II.1.SEXO.- Al analizar los datos obtenidos en función del sexo del encuestado, encontramos que tienen pareja en mayor medida las chicas que los chicos (46,8% vs. 39,9%). También las diferencias alcanzan la significación estadística en cuanto a la fuente de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos, manteniéndose, en general, en el caso de los chicos el orden expuesto en el descriptivo. En el de las chicas dicho orden se altera de forma que, aun cuando persisten como fuentes prioritarias padres, amigos y profesores, la proporción de quienes la reciben por profesionales externos es mayor que la de quienes lo hacen a través de los medios de comunicación, que sigue a las prioritarias comunes en el caso de los chicos. Igualmente se aprecian diferencias cuantitativas dentro de cada fuente, de tal suerte que la proporción de quienes la reciben de los padres es mayor

185

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía en las chicas mientras que para los amigos la cifra que se observa mayor es la correspondiente a los chicos. FUENTES DE INFORMACIÓN SEXUAL POR SEXO

HOMBRE MUJER

PADRES

PROFESORES

PAREJA

AMIGOS

26,2 46,3 31,3 53,7

15,9 51 15,7 49

1,9 43,5 2,5 56,5

19,2 55,3 16 44,7

MASS MEDIA 12,6 53,1 11,4 46,9

PROFESIONALES EXTERNOS 10 47 11,6 53

NS/NC 14,2 56,2 11,4 43,8

Tabla 67.- Principal fuente de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en alumnas y alumnos. Datos en porcentajes.

Los adolescentes varones dicen que se han masturbado en una proporción significativamente mayor (7,8 vs. 65,2%), siendo asimismo reseñable que el doble de chicos no contesta esta pregunta (6,4 vs. 12,7%). También los chicos son más precoces en esta práctica. Igualmente, dicen haber besado en los labios y mantener las primeras caricias y abrazos más tempranamente que las chicas. También en edades significativamente más tempranas refieren haber masturbado a su pareja o haber sido masturbados por esta, así como practicar la fellatio. EDAD DE COMIENZO DE LA PRÁCTICA SEXUAL EN FUNCIÓN DEL SEXO MUJER

HOMBRE

EDAD PRIMER BESO

11,98

11,31

EDAD PRIMERA MASTURBACIÓN

12,92

11,37

10,99

10,39

14,43

13,78

14,65

13,88

EDAD PRIMERAS CARICIAS, ABRAZOS…ETC EDAD PRIMERA MASTURBACIÓN A/DE LA PAREJA EDAD PRIMERA FELLATIO

Tabla 68.- Edad a la que se llevó a cabo la práctica sexual citada en función del sexo.

Significativas resultan también las diferencias cuando les hemos preguntado si han tenido alguna vez relaciones sexuales con penetración. Ante la similitud en las respuestas

186

Grupo Universitario de Investigación Social afirmativas (18,2 vs. 17,3% —recordamos que entre paréntesis la primera cifra siempre hace referencia a las adolescentes), la diferencia parece estar en el porcentaje de quienes no se pronuncian, que en el caso de los chicos resulta ser el doble (1,7 vs. 3,4). No obstante, al igual que en las anteriores prácticas sexuales descritas, a la hora del primer coito los chicos han sido significativamente más precoces (14,4 años vs. 14,0). Respecto a con quien se mantuvo esa primera relación sexual con penetración, así como al porqué se hizo esa primera vez, se hallan diferencias significativas entre ellos y ellas. Según se recoge en la tabla siguiente, las adolescentes prefieren mayoritariamente a la pareja (nueve de cada diez), mientras que en el caso de los chicos con un/a amigo/a es referido por casi uno de cada cuatro, cifra que triplica en esta opción a la correspondiente a las chicas, al igual que cuando analizamos con alguien que conocí ese día (2,1 vs. 6,8%). Sobre el motivo que impulsó esa primera relación coital, tres cuartas partes de ellas declaran enamoramiento frente al 43,5% de los chicos; sin embargo, la opción por deseo ha sido elegida por el 53,8% de ellos frente al 18,45 de las chicas. Finalmente, el doble de chicas dice haberla mantenido para contentar a su pareja. CON QUIÉN LA PRIMERA VEZ

HOMBRE MUJER

PAREJA

CON AMIGO/A

70 90,8

23,2 7,2

CON ALGUIEN QUE CONOCÍ ESE DÍA 6,8 2,1

RAZÓN DE LA PRIMERA VEZ ENAMORAMIENTO

DESEO

CONTENTAR A MI PAREJA

43,5 77,4

53,8 18,4

2,7 4,2

Tabla.69- Por sexo, con quien y porqué se mantuvo la primera relación sexual con penetración. Datos en porcentajes.

De quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración, el 73,2% de las mujeres dice mantenerlas en la actualidad, cifra que resulta significativa frente al 63,9% correspondiente a los hombres. Igualmente se alcanza la significación estadística en cuanto al número de parejas sexuales distintas con las que se han mantenido relaciones sexuales con penetración, si bien en este caso dicho número, en cifras medias, es mayor en el caso de los chicos (1,6 vs. 2). También a la hora de analizar si han mantenido relaciones sexuales por Internet se observa que hay una proporción significativamente mayor entre ellos (1,8 vs. 9,1%), siendo el porcentaje general como vimos del 5,3% de la muestra. Respecto al conocimiento de las enfermedades de transmisión sexual, se encuentran diferencias en el caso de la gonorrea, sífilis, contagio por VIH, clamidiasis y tricomoniasis. 187

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Todas ellas son consideradas ETS por un porcentaje de chicas significativamente mayor que de chicos. Véase la tabla siguiente. PORCENTAJE DE ALUMNAS/OS QUE CONSIDERAN ETS LAS CITADAS GONORREA SIFILIS VIH - SIDA CLAMIDIASIS TRICOMONIASIS

MUJER 80,1 85,3 97,8 37,5 39,7

HOMBRE 72,4 80,8 95,5 29,4 30,1

Tabla 70.-Porcentaje de alumnas y alumnos que consideran ETS las citadas. Se mencionan sólo aquellas en las que hay diferencias entre ellas y ellos. Datos en porcentaje.

II.2.CURSO.-Al analizar los resultados en función del curso en que se encuentran los encuestados, encontramos que, como cabría esperar, a medida que avanzamos de curso aumenta la proporción de alumnos/as que tienen pareja, oscilando entre el 36,6% en el caso de quienes están en primero, y el 48,8% de quienes se encuentran en cuarto. Como también se detalla en la tabla siguiente, en todos los cursos, salvo en primero, el porcentaje de alumnas que dice tener pareja es significativamente superior al de alumnos.

1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

TIENES PAREJA

TIENES PAREJA

CONJUNTO DE LA MUESTRA

DISTRIBUCIÓN POR SEXO

SI 36,6

NO 63,4

42,4

57,6

45,6

54,4

48,8

51,2

HOMBRE MUJER HOMBRE MUJER HOMBRE MUJER HOMBRE MUJER

SI 39,1 33,7 38,5 46,4 41,5 49,8 40,3 55,5

NO 60,9 66,3 61,5 53,6 58,5 50,2 59,7 44,5

TOTAL

100 100 100 100 100 100 100 100

Tabla 71.- Porcentaje del alumnado que tiene pareja por curso, así como la distribución por sexo en cada uno de ellos.

Del mismo modo, al avanzar en los cursos aumenta también de forma notable la proporción de alumnos que han recibido educación sexual pasando desde el 38,8% de quienes están en primero al 61,1% de los que se encuentran en segundo, el 78,1% de los de tercero y el 80,6% de quienes estudian cuarto. En este caso, sólo hay diferencias entre las

188

Grupo Universitario de Investigación Social alumnas y alumnos de primero y tercero, de forma que en primero hay un mayor porcentaje de alumnos que han recibido educación sexual (45,2 vs. 32,1%) y en tercero, en cambio, son mayoría las alumnas (81,9 vs. 75,1%). La fuente de información sobre sexualidad y anticonceptivos varía, como puede verse en las siguientes tablas, al cambiar de curso, si bien en todos ellos se mantienen siempre los padres como principal. FUENTES DE INFORMACIÓN SEXUAL CURSO

PADRES

PROFESORES

PAREJA

AMIGOS

MASS MEDIA

PROFESIONALES EXTERNOS

1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

35,5 30,4 30,9 34,6

10,0 19,8 25,2 16,5

2,4 2,9 1,4 3,3

30,6 23,4 16,3 13,5

15,6 14,0 12,8 13,1

5,9 9,5 13,4 19,0

A modo de resumen: FUENTES DE INFORMACIÓN SEXUAL

CURSO

PROFESIONALES EXTERNOS PROFESIONALES EXTERNOS

PAREJA

1º ESO

PADRES

AMIGOS

MASS MEDIA

PROFESORES

2º ESO

PADRES

AMIGOS

PROFESORES

MASS MEDIA

3º ESO

PADRES

PROFESORES

AMIGOS

PROFESIONALES EXTERNOS

MASS MEDIA

PAREJA

4º ESO

PADRES

PROFESIONALES EXTERNOS

PROFESORES

AMIGOS

MASS MEDIA

PAREJA

PAREJA

Tabla 72.- A través de quién reciben preferentemente información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en función del curso en que se encuentran. La segunda tabla se presenta en orden decreciente.

También el porcentaje de quienes han besado en los labios aumenta al avanzar de curso, oscilando entre el 58,9% de quienes se encuentran en primero y el 87,2% de los que están en cuarto. Sólo en tercero y cuarto se aprecian diferencias por sexo, siendo en ambos casos mayor el porcentaje de chicas que han besado que el de chicos. Igualmente en cuanto a la edad media en que dieron el primer beso en los labios a un chico o chica se observan diferencias por cursos, de forma que mientras los que están en primero lo hicieron a los 10,4 años, los de segundo a los 11,3, los de tercero a los 11,7 y quienes se encuentran en cuarto de ESO lo dieron a los 12,4 años. 189

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Del mismo modo, el porcentaje de quienes se han masturbado también se incrementa en los cursos superiores respecto de los inferiores, de forma que mientras en primero dicen haberse masturbado un 27,5%, en cuarto esa proporción asciende al 46,5%. Por sexo, en todos los cursos se mantiene como tónica general un porcentaje mucho más elevado de chicos que la han practicado: en primero el 2,55% de las chicas frente al 51,2% de los chicos; en cuarto, dichos porcentajes ascienden al 12,5% y 89,7%, respectivamente. En cuanto a la edad de la primera vez, las diferencias alcanzan la significación estadística entre el alumnado de primero, que ha presentado la edad más temprana, en cifras medias (10,4 años), con respecto a la del alumnado de todos los cursos superiores, afirmación que se hace extensiva al de 2º (11,1) en relación, por tanto, con el de 3º (11,9) y 4º (12,1). Para analizar la realización de otras prácticas sexuales exponemos en la siguiente tabla la edad a la que se experimentaron por primera vez en función del curso en que se encuentran y recordaremos también el porcentaje de estudiantes que las ha llevado a cabo y la edad media a la que lo hizo el conjunto de la muestra. Igualmente señalaremos tras la tabla la significancia estadística entre los distintos cursos, caso de existir. PRÁCTICA – (PORCENTAJE QUE LA HA REALIZADO – EDAD MEDIA DE LA PRIMERA VEZ)

CURSO

CARICIAS, ABRAZOS, MASTURBACIÓN ETC.. . (90,1% - 10,7 A/DE LA PAREJA (15% - 14 AÑOS) AÑOS)

FELLATIO: BOCA-PENE (9% - 14,2 AÑOS)

CUNNILINGUS: BOCA-GENITALES FEMENINOS (9% 14,3 AÑOS)

EDAD DE LA PRIMERA VEZ EN CADA CURSO 1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

9,1 10,2 11,2 11,9

11,8 13,5 13,9 14,5

12 13,2 14,4 14,9

12,3 13,7 14,3 14,9

Tabla 73.- Porcentaje del alumnado que ha realizado las prácticas señaladas, edad media general y edad media de la primera vez en cada curso.

Al analizar a quienes dicen haber realizado caricias, etc., se observa que hay diferencias en la edad al avanzar el curso. En cuanto a la masturbación a la pareja o de la pareja, hay diferencias en las edades en los alumnos de primero, que son significativamente más tempranos que los de los demás cursos; los de cuarto, a la inversa. Entre los de segundo y tercero las diferencias no alcanzan la significación estadística. En lo que se refiere a la práctica de la fellatio, encontramos significación en la diferencia de edad para la primera vez en los alumnos de primero, que la han practicado antes que todos los demás, y lo mismo ocurre con los de segundo respecto a los de tercero y cuarto. Por último, respecto a la 190

Grupo Universitario de Investigación Social práctica del cunnilingus, hay significación en la edad para la primera vez de los alumnos de primero, que son más tempranos que el resto, y los de cuarto, más tardíos que todos los demás. Por sexo sólo hay diferencia en cuanto a la edad de la primera vez, en cifras medias, entre los alumnos de tercero para las caricias, en las que han sido más precoces los chicos (11,6 frente a 10,8 años), y entre los de cuarto, donde igualmente ellos han sido más precoces en las caricias (12,3 vs. 11,4), en la masturbación a la pareja o de la pareja (14,8 vs. 14,3) y en la fellatio (15,2 frente a 14,6 años). Abundando en las prácticas sexuales, el 5,8% de los alumnos de primero han tenido relaciones sexuales con penetración (1,9% de las chicas y el 9,6 de los chicos), el 12,95 de quienes están en segundo (12,6% de ellas y 13,2 de ellos), el 21,7% de los que se encuentran en tercero (23,1% de las alumnas y el 20,4 de los alumnos) y el 31,7% de quienes cursan cuarto (33,7% de chicas y 29,4 de chicos). Como puede observarse, mientras en el primer ciclo de la ESO hay son mayoría los adolescentes que han mantenido relaciones sexuales con penetración, en el segundo ciclo es mayor la proporción de las adolescentes. La edad a que se ha mantenido la primera relación sexual con penetración disminuye, en cifras medias, conforme el nivel del curso en que se encuentra el encuestado es inferior, de manera que de quienes las han tenido y están en primero de la ESO la tuvieron en torno a los 12,2 años, los que están en segundo a los 13,5 años, los de tercero a los 14,3 y quienes se encuentran en cuarto a los 14,8 años. Comparando ambos sexos, las edades son superponibles salvo en el caso de primero, donde los chicos muestran unas relaciones más tempranas. Por sexo, en los hombres se mantiene la significación expuesta con medias iguales a las de la muestra, en tanto en las mujeres sólo se aprecia significación entre las alumnas de segundo así como de tercero con las de cuarto. Los datos para cada sexo se recogen en la siguiente tabla. EDAD PRIMER COITO CURSO

MUJERES

HOMBRES

1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

13,3 13,6 14,3 14,8

12,2 13,5 14,3 14,8

Tabla 74.- Media de edad a la que se ha mantenido la primera relación sexual con penetración, según el sexo y el curso en que se encuentran en el momento de la encuesta.

191

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Asimismo referido a quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración, también hay diferencias entre los cursos al preguntarles si mantienen relaciones sexuales en la actualidad. En la siguiente tabla se detallan los datos, tanto de esa primera vez como de las relaciones en el momento de cumplimentar la encuesta, calculados sobre quienes las hayan mantenido. Así valoradas, observamos que entre el alumnado de primero próximo a la mitad mantiene relaciones actualmente, para cifras aproximadas a siete de cada diez en segundo y en tercero, algo mayores en cuarto. MANTIENES RELACIONES SEXUALES EN LA ACTUALIDAD CURSO 1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

SI 46,4 (5,8) 70,8 (12,9) 67,9 (21,7) 73,8 (31,7)

Tabla 75.- Porcentaje del alumnado que mantiene relaciones en la actualidad referido en cada curso a quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración; entre paréntesis, porcentaje correspondiente a esa primera vez.

Volviendo a las conductas de riesgos, los más jóvenes son quienes en mayor medida las asumieron. Como se aprecia en la tabla siguiente, el porcentaje del alumnado que ha mantenido relaciones sexuales con penetración y manifiesta no haber utilizado anticonceptivos, esa primera vez, es creciente conforme descendemos de curso. En esta línea, observamos que la cifra para el alumnado de segundo cuasi duplica a la de cada uno de los niveles superiores y, a su vez, la de primero hace lo propio con la de segundo. USO MÉTODO ANTICONCEPTIVO EN LA PRIMERA RELACIÓN SEXUAL CURSO SI NO 1º ESO 62,1 37,9 2º ESO 80,0 20,0 3º ESO 89,1 10,9 4º ESO 89,2 10,8

Tabla 76.- Uso o no de anticonceptivos en la primera relación sexual con penetración en función del curso en que se encuentran. Datos en porcentaje.

Continuando con el análisis de dichas conductas, se observa también significación entre el curso en que se encuentran y la práctica de relaciones sexuales por Internet, de forma que

192

Grupo Universitario de Investigación Social ésta disminuye progresivamente conforme se avanza de curso, pasando del 6,7% que las mantiene en primero al 3,4% de los que lo hacen en cuarto. El conocimiento del “doble método” se incrementa conforme se sube de curso, pasando desde el 29,2% de quienes están en primero hasta el 43,3% de los que se encuentran en cuarto. Como puede verse en la siguiente tabla, igual ocurre con respecto al conocimiento de las enfermedades de transmisión sexual, en las que se identifican con un mayor porcentaje de acierto conforme el alumnado pertenece a cursos superiores. No se incluye la tricomoniasis ya que las diferencias no alcanzan la significación estadística. CONSIDERACIÓN COMO ETS ES ES ES HERPES ES SÍFILIS ES VIHGONORRE PAPILOMA ETS ETS SIDA ETS A ETS ETS 1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

49,1 67,8 82,8 91,8

38,5 41,4 66,4 65,3

25,3 28,2 28,6 39,3

56,9 74 90,7 96,3

92,2 96,4 97,7 99,1

ES CLAMIDIASIS ETS 21,6 28,7 40,7 41,4

Tabla 77.- Acuerdo sobre la consideración como enfermedad de transmisión sexual en función del curso en que se encuentran. Datos en porcentajes.

II.3.NIVEL DE ESTUDIO DE LOS PADRES.-Pocas son las variables que se ven influidas de forma estadísticamente significativa por el nivel de formación de los padres. Entre ellas, la primera que se observa es que el porcentaje de alumnos que han recibido educación sexual aumenta a la vez que el nivel de estudios alcanzado por sus padres. De quienes dicen que sus padres no tienen estudios son un 58,5% los que han recibido dicha educación sexual, este porcentaje se incrementa al 63,5 entre quienes dicen que al menos uno de sus progenitores tiene estudios primarios y es aproximadamente del 70,5 en el caso de niveles superiores; no se aprecian diferencias entre chicos y chicas. Justo la proporción inversa encontramos al preguntarles si han mantenido relaciones sexuales con penetración, toda vez que ahora el porcentaje de quienes dicen haberlas mantenido entre aquellos que sus padres no tienen estudios es bastante más elevado (26,8%) que el de quienes dan la misma respuesta y sus padres tienen estudios universitarios (14,9%). Entre quienes sus padres tienen estudios primarios las ha mantenido un 24,6% y entre aquellos que alcanzaron el bachillerato un 15%. Respecto al número de parejas distintas con las que se han mantenido este tipo de relaciones se aprecia una diferencia estadísticamente significativa, en cifras medias, entre aquellos cuyos padres tienen 193

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía estudios primarios, que señalan 1,6 parejas sexuales distintas, y quienes sus padres presentan estudios de bachillerato, en cuyo caso la media se eleva a 2,4. También al cuestionarles por el uso de algún método anticonceptivo en la primera relación sexual con penetración encontramos diferencias significativas. El mayor porcentaje de quienes no usaron anticonceptivos lo encontramos entre quienes sus padres no tienen estudios seguidos los que dicen que alcanzaron el bachillerato. Los estudiantes con padres con estudios universitarios son quienes en menor medida corrieron riesgo no usándolos. USÓ MÉTODO ANTICONCEPTIVO EN LA PRIMERA RELACIÓN SEXUAL Y NIVEL DE ESTUDIO DE LOS PADRES SI NO NO TIENEN ESTUDIOS

61,9

38,1

ESTUDIOS PRIMARIOS

87,7

12,3

BACHILLERATO

80,8

19,2

ESTUDIOS UNIVERSITARIOS

90,1

9,9

Tabla 78.- Nivel máximo de estudios en los padres de quienes han usado anticonceptivo en su primera relación sexual con penetración y los que no. Datos en porcentaje.

Asimismo en el conocimiento de algunas enfermedades de transmisión sexual encontramos relación con el nivel de formación de los padres, de forma que el porcentaje de quienes reconocen la gonorrea, la sífilis y el contagio por VIH como ETS, es mayor conforme aumenta dicho nivel formativo. Los datos se detallan en tabla conjunta con otros aspectos relacionados con la variable pivote en análisis. HAS RECIBIDO EDUCACIÓN SEXUAL

HAS TENIDO COITO

58,5

26,8

61,9

68,4

72,7

89,8

63,5

24,6

87,7

73,1

82,5

97,3

BACHILLERATO

70,7

15

80,8

77,8

83,0

95,8

ESTUDIOS UNIVERSITARIOS

70,1

14,9

90,1

81,4

88,3

97,8

NO TIENEN ESTUDIOS ESTUDIOS PRIMARIOS

USO MÉTODO GONORREA ANTICONCEPTIVO SÍFILIS ETS ETS PRIMER COITO

VIH SIDA ETS

Tabla 79.- Porcentaje de quienes han recibido educación sexual, quienes han tenido coito, quienes han usado anticonceptivo la primera vez y conocimiento de las ETS en función del nivel máximo de estudios alcanzado por al menos uno de los padres.

194

Grupo Universitario de Investigación Social II.4.PROVINCIAS.-Al estudiar el conjunto de variables diseñadas para conocer las conductas sexuales de los estudiantes de la ESO en los Centros de las distintas provincias andaluzas objeto del estudio, se halla significación estadística entre varias de ellas. La primera en la que hallamos dicha significación es en la proporción de quienes han recibido educación sexual. De tal forma que encontramos dos provincias, Almería y Sevilla, con un 56,2 y 59,7%, respectivamente, por debajo de la media autonómica (60,9%); tres están ligeramente por encima, Málaga, Huelva y Cádiz, con el 63,2, 64,1 y 64,9%, respectivamente, y las tres restantes superan el 70%. Respecto a la valoración que hacen de la educación sexual recibida es Cádiz donde mejor se valora, con una media de 7,6 sobre diez, y Granada, donde peor, con una media de 6,9. A quién tienen como fuente de la información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos que reciben, también presenta diferencias al analizarla por provincias. Como puede observarse en la siguiente tabla, si incidimos en las tres principales fuentes de información, observamos que los padres son la principal en todas las provincias a excepción de Jaén, donde ese lugar lo ocupan los profesores. Respecto a la segunda fuente de información sobre temas de sexualidad, encontramos que son los profesores para los alumnos de Córdoba, Granada y Cádiz, en la misma proporción en esta última provincia que quienes tienen como fuente de información a los amigos. En el caso de Jaén este segundo lugar lo ocupan los padres, y en el de Almería, Málaga y Sevilla, los amigos. Llama la atención el resultado en relación al alumnado de la provincia de Huelva, donde ese segundo lugar como fuente de información lo ocupan los profesionales externos. Por último, como tercera fuente de información sobre sexualidad se encuentran los amigos en las provincias de Córdoba, Granada y Huelva, los profesores en Málaga y Sevilla, los profesionales externos en Jaén y finalmente encontramos que ese tercer lugar en Almería lo ocupan los medios de comunicación. Nótese, además, que en todos los casos la pareja es contemplada en último lugar.

195

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía FUENTES DE INFORMACIÓN SEXUAL POR PROVINCIAS ALMERIA

PADRES

AMIGOS

MASS MEDIA

PROFESIONALES EXTERNOS

PROFESORES

PAREJA

CÁDIZ

PADRES

AMIGOS

PROFESORES

MASS MEDIA

PROFESIONALES EXTERNOS

PAREJA

CÓRDOBA

PADRES

PROFESORES

AMIGOS

PROFESIONALES EXTERNOS

MASS MEDIA

PAREJA

GRANADA

PADRES

PROFESORES

AMIGOS

MASS MEDIA

PROFESIONALES EXTERNOS

PAREJA

HUELVA

PADRES

PROFESIONALES EXTERNOS

AMIGOS

MASS MEDIA

PROFESORES

PAREJA

JAEN

PROFESORES

PADRES

PROFESIONALES EXTERNOS

AMIGOS

MASS MEDIA

PAREJA

MÁLAGA

PADRES

AMIGOS

PROFESORES

MASS MEDIA

SEVILLA

PADRES

AMIGOS

PROFESORES

MASS MEDIA

PROFESIONALES EXTERNOS PROFESIONALES EXTERNOS

PAREJA PAREJA

En porcentajes: FUENTES DE INFORMACIÓN SEXUAL POR PROVINCIAS (PORCENTAJES)

ALMERÍA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAÉN MÁLAGA SEVILLA

PADRES

PROFESORES

PAREJA

AMIGOS

35,3 38,3 27,3 31,4 37,7 24,2 34,7 30,3

6,6 18,2 21,4 22,4 9,9 27,3 15,5 19,3

3,7 2,4 0,6 2 2 1,2 3,2 3,6

22,8 18,2 20,8 19,2 17,2 16,8 24,5 21,8

MASS MEDIA 20,6 16 10,4 13,7 12,6 9,3 13,7 12,9

PROFESIONALES EXTERNOS 11 6,8 19,5 11,4 20,5 21,1 8,3 12

Tabla 80.- Principal fuente de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en cada provincia. La primera tabla se presenta en orden decreciente.

La cuarta variable en la que encontramos diferencias al analizarla por provincias es si han mantenido relaciones sexuales con penetración. Sevilla es la provincia donde identificamos la mayor proporción del alumnado que ha mantenido este tipo de prácticas, uno de cada cuatro, seguida de Cádiz, con uno de cada cinco. Por debajo de la media muestral (17,4%) se encuentran Huelva, Granada, Jaén y Almería.

196

Grupo Universitario de Investigación Social

PROVINCIA ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

HAS TENIDO COITO SI 10,5 20,7 17,5 14,9 15,3 14,4 18,1 24,3

POR SEXO HOMBRES 10,7 20,5 11,9 13,6 18,8 18,7 16,6 24,1

MUJERES 10,2 21 25,7 16,4 12,2 11,3 19,4 24,6

Tabla 81.- Porcentaje del alumnado de la ESO de Andalucía que ha mantenido relaciones sexuales con penetración por provincias, desglosado por sexo.

Al analizarlo por sexo, como puede verse en la tabla anterior, las principales diferencias se encuentran en Córdoba, las más marcadas y con predominio de las adolescentes (25,7 vs. 11,9%). También reseñables las de Huelva (12,2 vs. 18,8) y Jaén (11,3 y 18,7%), en ambos casos con cifras para los alumnos varones superiores al 5%. Con respecto a la edad del primer coito, en cifras medias, sólo en las mujeres se aprecian diferencias entre provincias y éstas se centran entre Cádiz (14,3 años), Granada (14,1) y Sevilla (14,3 ) con respecto a Huelva (15,1años). Analizando por curso en cada provincia, sólo se hallan diferencias significativas en aquellas cuyos datos se reseñan en la siguiente tabla, apreciándose la tendencia general de una mayor proporción de alumnos que han practicado el coito a medida que se asciende de curso. RELACIONES SEXUALES CON PENETRACIÓN POR PROVINCIA Y CURSO PROVINCIA ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

1º ESO 4,4 3,3 4,8 7,7 8,9 11

CURSO 2º ESO 3º ESO 14,4 26,7 16,7 20 23,8 31 11,5 26,9 19,6 26,8 17 35

4º ESO 54,4 60 40,5 53,8 44,6 37

Tabla 82.- Proporción de estudiantes de cada curso que refieren haber mantenido relaciones sexuales con penetración en cada provincia. No significativo en Almería y Jaén.

197

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Si lo estudiamos por cada sexo, observamos que en el caso de las chicas se mantiene la significación descrita anteriormente y, además, ninguna de las que ha mantenido relaciones coitales se encuentran en primero de ESO en Cádiz, Córdoba y Huelva. ALUMNAS QUE HAN MANTENIDO RELACIONES SEXUALES CON PENETRACIÓN POR PROVINCIA Y CURSO PROVINCIAS ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

1º ESO 2,6 2,2 2,1

CURSO 2º ESO 3º ESO 10,6 38,5 11,8 15,4 14 26,9 7,7 16,7 14,6 23,1 15,9 31,4

4º ESO 39,3 58,3 27,3 19,4 34,8 39,7

Tabla 83.- Proporción de alumnas que han mantenido relaciones sexuales con penetración por curso en cada provincia. Como en el conjunto de la muestra, las diferencias en Almería y Jaén no alcanzan la significación estadística. Datos en porcentaje.

En el caso de los chicos, sólo hay significación estadística en las provincias de Cádiz y Huelva. Ahora bien, mientras que en Cádiz los alumnos mantienen la tendencia de la muestra —mayor número de relaciones coitales conforme se avanza en curso—, en el caso de Huelva la proporción de quienes las han mantenido es casi el triple en primero de ESO frente a segundo. ALUMNOS QUE HAN MANTENIDO RELACIONES SEXUALES CON PENETRACIÓN POR PROVINCIA Y CURSO PROVINCIA CÁDIZ HUELVA

1º ESO 7,4 10

CURSO 2º ESO 3º ESO 12,9 14,5 3,8 22,2

4º ESO 48,1 44,4

Tabla 84.- Proporción alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración en cada curso en las provincias de Cádiz y Huelva. Datos en porcentajes.

Por último, sólo se manifiesta una diferencia significativa en cuanto al uso de anticonceptivos. Se muestra en el análisis por sexo y se identifica en Córdoba, donde aun cuando el porcentaje de chicas que han tenido relaciones es muy superior al de chicos

198

Grupo Universitario de Investigación Social (25,7% vs. 11,9%), ninguna de ellas las tuvo sin utilizar algún método anticonceptivo en tanto el 36,4% de los chicos reconoce no haberlos usado esa primera vez.

III.CONDUCTAS SEXUALES. INTERRELACIONES III.1.TENER PAREJA.-En el contexto del momento de cumplimentar la encuesta y comparado con quienes dicen no tener pareja, la mayoría de quienes manifiestan tenerla han besado en los labios en porcentaje significativamente mayor (60,9 vs. 95,7) y también dicen haber acariciado y abrazado más (93,3 vs. 98,2), de forma significativa, iterando en esta línea que las caricias, abrazos, etc. les son planteadas en el cuestionario como prácticas sexuales. También han mantenido relaciones sexuales con penetración en una notable mayor proporción (6% vs. 34,7). Centrándonos en quienes sí han tenido pareja, si bien no hallamos diferencias significativas en cuanto a mantener este tipo de relaciones cuando lo analizamos por el sexo del encuestado, sí las observamos en cuanto al número de personas con quienes se han mantenido, significativamente mayor, en cifras medias, para los adolescentes varones (1,64 vs. 2,14). En la mayoría de los casos, quienes sí tienen pareja mantuvieron la primera relación sexual con ésta en el 85,9% de los casos, con un amigo en el 11,1% y con alguien a quien conocieron ese mismo día el 3%. Por lo que respecta a la razón de esa primera vez, observamos diferencias significativas entre quienes tienen pareja, con predominio del enamoramiento que argumenta como causa un 67%, seguido del deseo, el 30,7%, y para contentar a la pareja, el 2,3%; los que han dicho que no tienen pareja, en cambio, lo hicieron por deseo en más de la mitad de los casos, 55,4%, seguido de por enamoramiento en el 35,4% y casi uno de cada diez lo hizo para contentar a la pareja. Quienes tienen pareja dicen NO haber usado anticonceptivos durante la primera relación sexual en la mitad de los casos frente a quienes dicen no tenerla (12,4 vs. 25,4%). Como hallazgo, a priori paradójico, refieren haber mantenido relaciones sexuales por Internet en mayor medida que quienes no tienen pareja (7,6 vs. 3,7%). Asimismo quienes tienen pareja dicen haber recibido educación sexual en mayor proporción que quienes no la tienen (71,8 vs. 59,2%), valorándola mejor, en cifras medias (7,53 vs. 7,18). Además, saben en mayor medida qué es el doble método (40,2 vs. 32,2%) y

199

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía dicen desconocerlo en un porcentaje menor (48,1 vs. 58,6). Por último, es también estadísticamente significativo que, si bien en ambos casos la información sexual les ha llegado fundamentalmente a través de los padres (34,3 y 31,6%, respectivamente), entre quienes tienen pareja ésta es una fuente de información no desdeñable (5,3 vs. 0,3%). Para el profesorado y los medios de comunicación las cifras entre quienes no tienen pareja son algo mayores (15,5 vs. 20,4% y 11,6 vs. 15,6%, respectivamente), observándose las correspondientes al círculo de amigos superponibles (20,3 vs. 19,8%). III.2.EDUCACIÓN SEXUAL.-Ya señalamos al comienzo de este capítulo que seis de cada diez encuestados manifiestan haber recibido educación sexual (ES), prácticamente en la misma medida hombres que mujeres y con una valoración media de 7,36 sobre 10. Destacando como comportamiento de riesgo el no haberla recibido, encontramos que de estos el 12,1% ha mantenido relaciones sexuales con penetración, uno de cada cuatro no utilizó la primera vez método anticonceptivo alguno y casi cuatro de cada diez (39,3%) mantienen relaciones sexuales en la actualidad. Incidiendo en estas posibles conductas de riesgos de quienes no han recibido ES, se muestran más tempranos en la primera relación coital, toda vez que la mantuvieron a una media de edad de 13,7 años frente a los 14,4 de quienes sí fueron educados en el ámbito de la sexualidad. Al analizar dicha precocidad por sexos se confirma la posible influencia de la ES, toda vez que encontramos medias de edad inferiores en quienes no la recibieron tanto entre los alumnos, 13,6 años, como entre las alumnas, 13,9, para cifras respectivas entre quienes sí tuvieron ES de 14,2 y 14,6 años. También se han mostrado significativamente más tempranos a la hora de practicar la fellatio (13,6 años vs. 14,3) y el cunnilingus (13,8 vs.14,4), no existiendo diferencias por sexo. Entre quienes sí han recibido ES y respecto a con quién mantuvieron la primera relación sexual con penetración hallamos también diferencias significativas. Llama la atención en esta línea que un 7,1% reconozca haber mantenido esa primera relación con alguien a quien conocieron ese día, en el caso de los hombres, y un 1,9% en el de las mujeres; con un amigo/a declara uno de cada cuatro hombres frente al 5,8% de las mujeres y con la pareja las cifras respectivas son siete y nueve de cada diez. También respecto a la razón encontramos diferencias por sexo, en este caso entre quienes han recibido ES y no, y en particular en relación con la opción para contentar a mi pareja. Así, en tanto entre quienes dicen haber recibido ES las adolescentes esgrimen dicha razón en porcentaje mayor, el doble (5,4 vs. 2,2), para aquellos que dicen NO haberla recibido los porcentajes se invierten, con predominio de esa argumentación por parte de los hombres (ninguna vs. 4,5). Los porcentajes para las restantes razones serían superponibles en ambos sexos para

200

Grupo Universitario de Investigación Social quienes SÍ y quienes NO han recibido ES: cuatro veces mayor en los hombres en cuanto al deseo y el doble de mujeres cuando de enamoramiento se trata Respecto al conocimiento que tienen sobre determinados métodos anticonceptivos e infecciones de transmisión sexual (ITS), de quienes no han recibido ES apenas el 30% conoce qué es el doble método en tanto de quienes sí el 39,1%. También reconocen en menor medida como ITS a la gonorrea (63,3 vs. 81,3%), el herpes (44,2 vs. 59,2%), la sífilis (71,1 vs. 88,4%) y el contagio por VIH (94,1 vs. 97,8%). Las fuentes de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos varían según si se ha recibido educación sexual, como puede observarse en la siguiente tabla. Nótese como quienes han recibido ES dicen tener como fuentes de información de mayor importancia a padres, profesorado y profesionales externos, en tanto que el círculo de amigos y los medios de comunicación son fuentes predominantes en aquellos que dicen no haber sido formados en materia de sexualidad. FUENTE PRINCIPAL DE INFORMACIÓN SOBRE SEXUALIDAD DE QUIENES HAN RECIBIDO EDUCACION SEXUAL O NO HA RECIBIDO EDUCACIÓN SEXUAL SI NO

PADRES PROFESORES PAREJA AMIGOS 36,1 24,4

21,7 9,4

2,7 2,5

14,3 35,3

MASS MEDIA

PROFESIONALES EXTERNOS

9,4 23,7

15,9 4,8

Tabla 85 Fuente principal de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos de quienes han recibido ES y de quienes no. Datos en porcentaje.

III.3.HAN MANTENIDO RELACIONES SEXUALES CON PENETRACIÓN.Vamos a dedicar este apartado al estudio exclusivo de aquellos que han respondido sí a la pregunta sobre si han mantenido relaciones sexuales con penetración, al entender que es esta práctica sexual la que más expone a los riesgos. Fundamentalmente tres: embarazo no deseado, la posible decisión de interrumpirlo voluntariamente, así como el contagio de enfermedades de transmisión sexual. También en los siguientes párrafos desglosaremos la población estudiada en dos grupos en función de la edad a que se tuvo la citada primera relación sexual con penetración, toda vez que, como es sabido, en varias comunidades autónomas los 14 años es la edad elegida para

201

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía proceder a la vacuna de las niñas contra el virus del papiloma humano 4 Es por ello que recordando la opinión de un amplio número de expertos acerca de que la mayor eficacia se ha observado, hasta ahora, antes de que el organismo femenino entre en contacto con el virus, es decir, antes del inicio de las primeras relaciones íntimas, estudiaremos las conductas sexuales de quienes han mantenido coito para, a continuación, hacer lo propio con las de aquellos que lo hayan mantenido con 14 años o menos y como grupo aparte de quienes lo hayan hecho con 15 años o más, aproximándonos mejor así a los riesgos reales. A nivel general, como ha quedado reflejado anteriormente, han mantenido relaciones sexuales con penetración el 17,4% de los encuestados, a una media de edad para la primera vez de 14,2 años, siendo más tempranos los hombres (14,4 vs. 14 años) El 68,5% de aquéllos dice mantener relaciones sexuales en la actualidad, en mayor porcentaje las mujeres (73,9 vs. 65,1) y el 81,4% tiene pareja, también en mayor medida las chicas (86,7 frente al 75,8%). Por otra parte, se aprecia una correlación negativa entre la edad de la primera relación sexual y el número de parejas sexuales distintas que se ha tenido, de forma que cuanto más precoces más parejas se han tenido, y viceversa. Uno de los posibles comportamientos de riesgos respecto a las conductas sexuales para quienes han tenido relaciones sexuales con penetración es, sin duda, el uso o no de algún método anticonceptivo o preventivo del contagio de ITS. Nos encontramos en este aspecto con que el 15% no usó tipo alguno de anticonceptivo en su primera relación sexual, a lo que se añade el hecho de que mantuvieron su primera relación con penetración a una edad significativamente más joven que quienes sí lo usaron (13,4 años frente a 14,4) e igualmente son más jóvenes en el momento de la encuesta (14,9 vs. 15,4 años). El 60,7% confiesa haber recibido educación sexual. El 67,9% dice que tiene pareja y el 53,7% que mantiene relaciones en el momento de cumplimentar la encuesta.

4

Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. (2008) Orden de 10 de septiembre de 2008, por la que se introduce la vacunación frente al virus del papiloma humano en el calendario de vacunaciones de Andalucía y se define el mismo. Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Nº 185 de 17/09/2008

202

Grupo Universitario de Investigación Social NO USÓ ANTICONCEPTIVO LA PRIMERA VEZ – 15% EDAD PRIMER COITO EDAD MOMENTO DE LA ENCUESTA TIENE PAREJA HA RECIBIDO EDUCACIÓN SEXUAL MANTIENE RELACIONES SEXUALES EN LA ACTUALIDAD

GENERAL

HOMBRE

MUJER

13,4 años 14,9 años 67,90% 60,70%

12,9 años 14,8 años 65,60% 60,60%

14,1 años 15,1 años 70,80% 60,90%

53,70%

48,50%

61,90%

Tabla 86.-Comportamientos en quienes no usaron anticonceptivo en su primera relación sexual, en el conjunto de la muestra y analizado por sexo. Comentarios en el texto.

Reseñar también que de quienes no usaron anticonceptivo en la primera relación sexual con penetración, el 65,4% la mantuvo con 14 años o menos y el 34.6% con 15 o más. Al analizar por sexo la edad de esa primera relación con penetración, únicamente se encuentran diferencias significativas entre quienes no usaron anticonceptivo esa primera vez, de forma que en los hombres fue de 12,9 años y en las mujeres de 14,1. Al preguntarles por la educación sexual (ES) recibida, quienes han mantenido relaciones sexuales dicen haberla recibido en mayor medida que quienes no las han tenido (77,7 vs. 62,2%) y, a su vez, la valoran mejor (7,6 frente a 7,2). Relacionando el haber tenido coito con otras conductas sexuales, es de reseñar que quienes dijeron que sí, han mantenido relaciones sexuales a través de Internet también en mayor medida que quienes no han tenido relaciones sexuales con penetración (10,2 vs. 4,3%). Se aprecian diferencias significativas en los hombres, de forma que entre ellos el 17,9% de los que han tenido coito también reconocen haber mantenido relaciones sexuales a través de Internet, frente al 7,2% de quienes no lo han tenido. En cambio entre las mujeres no hay significación en las diferencias. Quienes han tenido coito conocen algunas ETS en mayor medida que quienes no lo han tenido. Así, se reflejan diferencias a favor de los primeros en cuanto a la gonorrea (85,5 vs. 73,6%, respectivamente), herpes (63,4 vs. 52,6%) y sífilis (87,7% vs. 82,2). Nos detendremos ahora a analizar si la precocidad es factor de riesgo. Teniendo en cuenta que está comúnmente aceptada la división por etapas de la adolescencia que hacen la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud 5 en 5

OPS. Salud del adolescente. OPS/OMS Washington, 1995; Juszczak, L.; Sadler, L. (1999). "Adolescent Development: Setting the Stage for Influencing Health Behaviors." Adolescent Medicine: State of the Art Reviews. Febrero, vol.10, no.1.

203

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía adolescencia temprana, para quienes se encuentren entre los 10 y los 14 años, y adolescencia tardía, para quienes estén entre los 15 y 19, hemos extractado los resultados con respecto a las relaciones sexuales en esos dos grupos: aquellos que han mantenido relaciones sexuales con penetración a los 14 años o en edades inferiores, y quienes las han tenido con 15 años o más. Esta subdivisión, que entendemos necesaria, rompería en algo el esquema general del trabajo, ya que en parte comprende análisis descriptivo, en parte con las variables pivote, amén del interrelacionado propio de este apartado del capítulo. Relación sexual con penetración en la ADOLESCENCIA TEMPRANA. Analizando en primer lugar a quienes han tenido esa primera relación con 14 años o menos, encontramos que representan el 53% de quienes han tenido relaciones sexuales con penetración (recordemos, el 17,4% de los encuestados). De ellos son mayoría los hombres (55,1%), que además tuvieron el primer coito a una edad más temprana (13,5 vs. 13,1 años). Por el contrario, no hay diferencias por sexo en cuanto al número de parejas distintas con quienes se han mantenido dichas relaciones coitales, con media muestral de 2,2 parejas. Tampoco hallamos diferencias por sexo en cuanto a la educación sexual, que dice haber recibido el 71,6% de la muestra. Sí se observan diferencias significativas entre alumnas y alumnos en cuanto a mantener relaciones sexuales en el momento de cumplimentar el cuestionario, 73,2 vs. 63,9%, respectivamente, para media muestral de 68,5%. Por último, de este alumnado que ha mantenido relaciones coitales con 14 años o en edades inferiores se ha masturbado el 66% —triple de chicos que de chicas (29,3 vs. 94,3)— y dice haber mantenido relaciones sexuales por Internet el 15,4%, considerable mayor uso en ellos (4,6 vs. 24,1%). Entre quienes han tenido relaciones sexuales con penetración durante la adolescencia temprana, al estudiar cuantos se encuentran en este grupo de edad en cada provincia, encontramos el 72,2% del alumnado de Almería (recordemos que esta provincia tiene la menor proporción de estudiantes de ESO que han mantenido coito), en tanto que en Huelva se observa la menor proporción (20%). El resto de provincias se mantiene en torno a la media, a excepción de Cádiz, donde seis de cada diez las ha tenido en este periodo de la adolescencia, y de Córdoba, donde este porcentaje se reduce a la mitad (32,1).

204

Grupo Universitario de Investigación Social PRIMER COITO PROVINCIA ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

14 AÑOS O MENOS

14 AÑOS O MENOS - MUJER

72,2 60,7 32,1 51,2 20 53,8 53,7 57,4

77,8 57,1 23,5 47,8 33,3 45,2 55,8

Tabla 87.- De entre los alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración, porcentajes de quienes lo hicieron con 14 años o menos en cada provincia. A la derecha, mismo dato referido sólo a las alumnas.

Examinado este grupo por sexo y provincia, sólo se hallan diferencias significativas en las mujeres, manteniéndose las tendencias a nivel general señaladas en la tabla anterior; así, en Almería tres cuartas partes de las alumnas mantuvieron relaciones coitales en la adolescencia temprana y en cambio en Huelva ninguna. Analizando el curso y el sexo en que se encuentran estos alumnos en el momento de realizar la encuesta vemos que en el primer ciclo de la ESO hay significativamente más alumnos que alumnas que han mantenido relaciones con 14 años o menos, en tanto en el segundo ciclo, casi se igualan los porcentajes en tercero y son mayoría las chicas en cuarto. RELACIONES SEXUALES CON 14 AÑOS O MENOS POR SEXO Y CURSO CURSO 1º ESO 2º ESO 3º ESO 4º ESO

SIN DIFERENCIAR POR SEXO 100 83,8 56,5 31,4

SEXO HOMBRE

MUJER

86,2 56,6 50,8 41,5

13,8 43,4 49,2 58,5

Tabla 88.- De quienes han mantenido relaciones sexuales con 14 años o menos, porcentaje de hombres y mujeres en cada curso de la ESO. Datos en porcentaje.

Analizado por provincias, sólo en la de Sevilla encontramos diferencias respecto a en qué curso se encuentran quienes mantuvieron el primer coito en estas edades, de forma que en

205

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía esta provincia el 18,5% se encuentra en primero de ESO, el 25,9% en segundo, el 33,3% en tercero y el 22,3% en cuarto. Por sexo y curso también es Sevilla la única provincia en que se encuentran diferencias; vemos como, al igual que a nivel general, el mayor porcentaje de alumnos que tuvieron su primera relación sexual con 14 o menos años lo encontramos entre los que cursan tercero (36,7%) y el menor entre los que están en cuarto (6,7). En el caso de las alumnas también se mantiene dicha tendencia, si bien aumentando progresivamente la proporción de quienes han tenido relaciones a la edad citada conforme se avanza en el curso en que se encuentran, pasando del 4,2% de primero al 41,7% de cuarto. En relación con el uso de anticonceptivo entre quienes tuvieron relaciones en la adolescencia temprana, se observa que el 17,7% no los usó. Al estudiarlo en función del sexo, el 22,9% de los hombres y el 11,5% de las mujeres reconocen no haber utilizado. Entre los hombres, además, quienes no hicieron uso de anticoncepción fueron más precoces, en cifras medias, frente a aquellos que sí la utilizaron (12,2 vs. 13,4 años). No se observan tales diferencias en las mujeres. El nivel de formación de los padres reproduce la información encontrada al analizar el conjunto de quienes han tenido relaciones sexuales: estudios primarios, seguido de bachillerato en quienes no usaron anticonceptivo, y estudios primarios y a continuación quienes tienen estudios universitarios entre los que sí lo utilizaron. En cuanto a la razón por la que no usaron anticonceptivos similares hallazgos que para la muestra general, si bien la opción de mi pareja no quiso y la de surgió la posibilidad de tener relaciones con una persona a la que no conocía, se igualan, representando cada una el 12,1% de las respuestas. De quienes sí lo usaron, al igual que en términos generales, la mayoría lo hizo para evitar el embarazo (77,1%) y en segundo lugar por la formación sexual recibida (11,5%). Continuando con el análisis de las relaciones sexuales con penetración en la adolescencia temprana y el resto de las variables diseñadas en la encuesta para valorar la esfera de la sexualidad, exponemos a continuación los resultados de aquellos análisis que han alcanzado la significación estadística, siguiendo la tónica general del presente trabajo. Al preguntarles con quien tuvieron su primera relación sexual con penetración, la pareja ha sido la opción mayoritariamente elegida (77,7%). El 73% de ellos mantiene relaciones sexuales en la actualidad. En esta línea, la cifra baja a la mitad tanto de quienes mantuvieron

206

Grupo Universitario de Investigación Social esa primera experiencia con un amigo/a, el 18,1%, como con alguien que conocieron ese mismo día, el 4,1%. No se observan diferencias por sexo. En cuanto al motivo por el que se mantuvo esa primera relación sexual sigue la tónica general de la muestra, ya que para el 57% fue por enamoramiento, para cuatro de cada diez el deseo y para el 2,7% la razón fue la de contentar a su pareja, sin que haya diferencias entre ambos sexos. El 7,8% reconoce haber consumido drogas o bebido alcohol justo antes de esa primera relación sexual con penetración. Por otra parte, se reproducen los resultados de la muestra general en torno al método anticonceptivo utilizado habitualmente: condón (89,6%), marcha atrás (4,9%) y pastillas (2,7%), en tanto reconoce no utilizarlos el 2,2%. Por último, con respecto a este grupo que ha mantenido relaciones sexuales en la adolescencia temprana y su grado de conocimiento sobre las ETS, los porcentajes de consideración sobre que NO se trata de una ETS serían: el papiloma, 75,8; clamidiasis, 69,4; tricomoniasis, 55,8; herpes, 38,5; gonorrea, 17,9; sífilis 17,3 y VIH-SIDA 3. Por sexo, observamos que ellos reconocen en mayor medida como ETS la Gonorrea, Sífilis, VIHSIDA, Clamidiasis y Tricomoniasis. RELACIONES SEXUALES EN ADOLESCENCIA TEMPRANA Y NO CONSIDERAN E.T.S GONORREA SÍFILIS VIH-SIDA CLAMIDIASIS TRICOMONIASIS

HOMBRE 29,5 25,4 5,8 81,3 75

MUJER 5,4 7,8 0 47,1 25

Tabla 89.- Porcentaje de alumnas y alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración a los 14 años o menos y NO Consideran ETS las especificadas. Se señalan sólo las que alcanzan significación estadística.

Para finalizar ese apartado dedicado a quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración en la adolescencia temprana exponemos la siguiente tabla a modo de resumen.

207

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía CONDUCTAS SEXUALES DE QUIENES HAN MANTENIDO RELACIONES SEXUALES CON 14 AÑOS O MENOS Han tenido relaciones sexuales con penetración con 14 años o menos Edad de la primera vez Mantienen relaciones sexuales en la actualidad Han mantenido relaciones sexuales por Internet Parejas sexuales distintas que se han tenido Han recibido educación sexual Se han masturbado No hicieron uso de anticonceptivo la primera vez

GENERAL

HOMBRE

MUJER

(53% de 17,4%)

55,1

44,9

13,3

13,1

13,5

67,5

61,5

74,7

15,4

24,1

4,6

66

94,3

29,3

17,7

22,9

11,5

2,2 71,6

Tabla 90.- Resumen de las principales conductas sexuales de quienes han mantenido relaciones sexuales con 14 años o menos. Por sexos sólo se señalan los datos que alcanzan significación estadística.

Relación sexual con penetración en la ADOLESCENCIA TARDÍA. Con respecto a quienes mantuvieron la primera relación con penetración con 15 años o más, representan el 47% del total de quienes han tenido coito y en este caso la mayoría son mujeres (57,5%), no hallándose diferencias significativas en cuanto a la edad de la primera vez, que en ambos casos está en el entorno de los 15,5 años. Tampoco en cuanto a si mantienen relaciones sexuales en la actualidad, observándose en ambos casos alrededor de un 75% de respuestas afirmativas. Los hombres han tenido un mayor número de parejas (1,2 vs. 1,7). En el conjunto de la muestra, en torno al 85,4% para ambos sexos refiere haber recibido educación sexual. Como puede verse en la tabla siguiente, es en Almería donde encontramos la menor proporción de estudiantes que han tenido su primera experiencia con penetración en la adolescencia tardía (27,8%), seguida de Cádiz, donde observamos casi cuatro de cada diez. En el lado contrario se halla Huelva, donde las han mantenido a esta edad ocho de cada diez, seguida de Córdoba, con más de dos tercios.

208

Grupo Universitario de Investigación Social PRIMER COITO PROVINCIAS ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

15 AÑOS O MAS 27,8 39,3 67,9 48,8 80,0 46,2 46,3 42,6

Tabla .91- De entre los alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración, porcentaje de quienes lo hicieron con 15 años o más en cada provincia.

Al estudiar este grupo de edad por provincias, al igual que ocurrió con el grupo de adolescencia temprana, sólo hay diferencias significativas en el caso de las mujeres. Reseñar que, de entre quienes han mantenido relaciones coitales, la totalidad de las alumnas de Huelva optaron por la adolescencia tardía para esa primera vez, mientras que en Almería sólo dos de cada diez se encuentran en ese grupo. PRIMER COITO PROVINCIAS ALMERIA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAEN MÁLAGA SEVILLA

ALUMNAS CON 15 AÑOS O MAS 22,2 42,9 76,5 52,2 100 66,7 54,8 44,2

Tabla 92.- Porcentaje de alumnas en cada provincia andaluza que han mantenido relaciones sexuales con penetración a los 15 años o más. Los porcentajes se expresan sobre el grupo de las adolescentes que han tenido relaciones coitales.

Analizado este grupo en cuanto al curso en el que están los estudiantes, encontramos que el 6,3% cursa segundo, el 27% tercero y el 66,7% cuarto, no hallándose diferencias en función del sexo ni al tener en cuenta la provincia.

209

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Al igual que se indicó al referirnos a quienes han mantenido relaciones durante la adolescencia temprana, en la adolescencia tardía se observa la tónica general en cuanto al nivel máximo de estudios alcanzado por al menos uno de los padres (primarios, universitarios, bachillerato y sin estudios). Respecto al uso de anticonceptivo entre quienes mantuvieron relaciones en la adolescencia tardía, observamos que el 10,3% dice no haberlos utilizado, sin que se aprecien diferencias entre el porcentaje de hombres y mujeres que reconocen dicha práctica de riesgos. Los motivos por los que no los usaron reproducen los resultados de la muestra general (casi dos tercios por no tener previsto tener relaciones ese día, uno de cada cinco porque no le gusta usarlos, uno de cada diez porque su pareja no quiso y el 5% por haber surgido la posibilidad de tener relaciones con un desconocido). Entre quienes sí utilizaron anticoncepción, se mantiene la misma proporción de la muestra general en cuanto al tipo utilizado y los motivos por los que lo usaron. Al igual que hicimos en el grupo etario anterior, hemos analizado el conocimiento de las ETS entre quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración en la adolescencia tardía. Por orden progresivo de desconocimiento, y datos en porcentajes, el resultado es: 0,6-VIH/SIDA; 5,6-sífilis; 9-gonorrea; 33-herpes; 62,5-clamidiasis; 63,2-tricomoniasis y 63,5papiloma. A diferencia de los hallazgos relativos a la adolescencia temprana, los resultados por sexos se observan homogéneos.

210

Grupo Universitario de Investigación Social CONDUCTAS SEXUALES DE QUIENES HAN MANTENIDO RELACIONES SEXUALES CON 15 AÑOS O MÁS

Han tenido relaciones sexuales con penetración con 15 años o más

GENERAL

HOMBRE

MUJER

(47% de 17,4%)

42,5%

57,5%

Edad de la primera vez

15,3%

N.S.

Mantienen relaciones sexuales en la actualidad

75,9%

N.S.

Han mantenido relaciones sexuales por Internet

4,7%

N.S.

Parejas sexuales distintas que se han tenido

1,4%

Han recibido educación sexual

85,4%

Se han masturbado

50,6%

No usó anticonceptivo la primera vez

10,3%

1,7%

1,2%

N.S. 97,3%

14,7% N.S.

Tabla 92.- Resumen de las principales conductas sexuales de quienes han mantenido relaciones sexuales con 15 años o más. Por sexo sólo se detallan los datos que alcanzan significación estadística; en caso contrario se señala N.S. —no significativo.

También se ha apreciado significación al establecer diversas relaciones entre ambos grupos de edad. De forma que quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración en la adolescencia temprana han sido más precoces que quienes las mantuvieron en la adolescencia tardía en otras prácticas sexuales, tales como la masturbación a la pareja (13,3 vs. 14,9 años, respectivamente) y el sexo oral (fellatio, 13,8 vs. 15,8 años, y cunnilingus, 13,9 vs. 15,2 años). Igualmente han tenido un mayor número de parejas sexuales distintas (2,2 vs. 1,4). Al preguntarles con quien tuvieron la primera relación, el porcentaje de quienes dicen haberla mantenido con su pareja es superior entre quienes optaron por la adolescencia tardía (84,4) frente a la temprana (77). Para cifras superponibles en relación con alguien a

211

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía quien conocí ese día (4,6 vs. 4,1), la opción con un amigo/a es obviamente menos seleccionada (11 vs. 18,1 También en los motivos para esa primera relación sexual se aprecian diferencias entre estos grupos de edades. Como se observa en la tabla, si bien la argumentación mantiene la secuencia identificada en la adolescencia temprana así como en el conjunto de la muestra, en la adolescencia tardía el enamoramiento y estar atento a la pareja son seleccionados por un mayor número de estudiantes en detrimento del deseo. RAZÓN DE LA PRIMERA RELACIÓN SEXUAL

HAN TENIDO COITO (MUESTRA GENERAL) PRIMER COITO CON 14 AÑOS O MENOS PRIMER COITO CON 15 AÑOS O MÁS

ENAMORAMIENTO

DESEO

CONTENTAR A LA PAREJA

60,7

35,8

3,5

57

40

2,7

65,1

30,8

4,1

Tabla 93.- Motivo por el que se mantuvo la primera relación sexual con penetración. Datos en porcentaje

Para finalizar este capítulo dedicado a las conductas sexuales exponemos a continuación una tabla comparativa de las conductas en quienes han mantenido relaciones sexuales en la adolescencia temprana y en la tardía. Se detallan solo aquellas que han alcanzado significación estadística.

212

Grupo Universitario de Investigación Social COMPARATIVA CONDUCTAS SEXUALES EN ADOLESCENCIA TEMPRANA Y TARDÍA Ha mantenido relaciones sexuales con penetración el 17,4% de la muestra. Porcentaje sobre el total de quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración

Han tenido relaciones Han tenido relaciones sexuales con penetración sexuales con penetración con 15 años o más con 14 años o menos 53

47

13,3

15,3

67,5

75,9

2,2

1,4

17,7

10,3

13,3

14,9

Edad primera fellatio

13,8

15,8

Edad primera vez cunnilingus

13,9

15,2

Han mantenido relaciones sexuales por Internet

15,4

4,7

Han recibido educación sexual

71,6

85,4

Se han masturbado

66

50,6

Están en 1º de ESO

14,8

0

Están en 2º de ESO

27

6,3

Están en 3º de ESO

31,1

27

Están en 4º de ESO

27

66,7

Edad de la primera vez Mantienen relaciones sexuales en la actualidad Parejas sexuales distintas que se han tenido No hicieron uso de anticonceptivo la primera vez Edad primera masturbación a la/de la pareja

Tabla 94.- Comparativa de conductas sexuales en quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración en la adolescencia temprana y la tardía. Datos en porcentaje.

213

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

214

Grupo Universitario de Investigación Social

Para el desarrollo de estas consideraciones preliminares hemos tenido en cuenta que esta monografía contempla los resultados preliminares de nuestra investigación, que comprende el análisis descriptivo de los comportamientos de riesgos estudiados, así como la influencia sobre los mismos de las variables: sexo, curso, nivel máximo de los estudios cursados por al menos uno de los padres y provincias. Igualmente, presentamos los resultados del análisis de las variables diseñadas para valorar cada uno de los posibles comportamientos de riesgos (intragrupo). La correlación y concurrencia entre los distintos factores de riesgos analizados, serán la aportación más valiosa de este estudio, si bien tendrá que esperar, como ya adelantamos, hasta la próxima primavera. Las consideraciones que a continuación exponemos están referidas en su totalidad a nuestra población diana, a saber, el alumnado de la Enseñanza Secundaria Obligatoria de Andalucía.

SOCIODEMOGRÁFICAS 1. Casi uno de cada cinco alumnos y alumnas opta por no pronunciarse sobre el nivel máximo de estudios alcanzado por alguno de sus padres, esto es, refiere desconocer esta información o no quiere manifestarse al respecto. 2. Aproximadamente las tres cuartas partes del alumnado percibe la situación económica de su familia como buena o muy buena, siendo considerada mala y muy mala por menos del dos por ciento; subrayar, por tanto, la percepción positiva del alumnado en esta línea. Se han mostrado como factores determinantes de la misma: sexo, edad, curso del alumnado y nivel formativo de los progenitores. De modo que la percepción de la situación económica familiar es mejor en las adolescentes, en los más jóvenes, en el alumnado de primer curso frente a los del segundo ciclo, así como entre quienes manifiestan que al menos uno de sus padres ha cursado estudios de nivel universitario frente a aquellos que señalan niveles de estudios inferiores y también contrastando estudios de bachillerato/formación profesional de segundo grado con el nivel inferior, de estudios primarios.

217

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía FACTORES SOCIO-FAMILIARES Y FACTORES ESCOLARES 1. La edad se constata como potencial factor determinante en la consideración del alumnado sobre sus relaciones con la familia, cercana o no. Además, junto con el sexo, elemento decisivo en la consideración de la relación con los amigos y en las estimaciones de los valores positivos que les inculcan los padres, los límites y normas que les imponen y la comunicación con ellos. Así, a mayor edad manifiestan una peor percepción de todos ellos y la valoración de las adolescentes es mejor, excepto sobre las relaciones con la familia, cercana o no. 2. Las valoraciones de las relaciones socio-familiares al igual que las de los valores transmitidos por los padres, en distintos aspectos, corren paralelas. Además, evidenciamos una interconexión entre la satisfacción manifestada por el alumnado respecto a la etapa de la vida en que se encuentra y las relaciones con los padres y amigos, otros factores de integración familiar y factores escolares, así como determinadas situaciones problemáticas en el seno de la familia cercana. Reseñar, también, que en estas últimas sería determinante el nivel formativo de los padres. 3. Valorados en su conjunto, los resultados del análisis sobre los factores familiares y escolares planteados se muestran mejores entre el alumnado de las provincias andaluzas occidentales. Respecto a los factores escolares, dejar constancia también de que el nivel formativo de los padres se refleja en las calificaciones del alumnado que, además, son mejores en las adolescentes.

OCIO 1. Los estudiantes emplean gran parte de su tiempo libre en el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, como lo demuestra el que a diario más de nueve de cada diez vea la televisión, así como siete de cada diez navegue por Internet, dedicando los fines de semana más de cuatro horas a cada una de dichas actividades y la mitad durante los días lectivos. El uso de videoconsolas es menor, si bien más de la mitad del alumnado juega con ellas en días lectivos casi dos horas diarias y cerca de un tercio hace lo propio tres horas durante el fin de semana. 2. Los adolescentes son mayoritarios entre quienes juegan con la consola y también dedican a ello más tiempo que las adolescentes, si bien comparten el mismo tipo de 218

Grupo Universitario de Investigación Social juego como preferido: los deportivos. Tras esta afición común, sin embargo, ellos se decantan por los de acción con contenidos violentos y de estrategia en tanto ellas prefieren los de mesa o educativos. 3. Casi la mitad del alumnado, más las adolescentes, reconoce acudir al centro educativo con teléfono móvil a pesar de que la mayoría de los Institutos de enseñanza secundaria de Andalucía prohíben el uso en sus instalaciones.

VIOLENCIA EN LA ESCUELA 1. Planteado el término en toda su extensión, nos inquieta el índice de violencia escolar detectado. Igualmente, llamamos la atención sobre el intercambio de los distintos roles, que nos invita a reflexionar sobre un efecto feedback de la violencia con génesis de la misma resultante, en parte, de su ocurrencia. Así, en cifras aproximadas: uno de cada cinco encuestados dice haber sido víctima de conductas agresivas y, de estos, uno de cada tres participante, y uno de cada siete participante y, de ellos, la mitad también víctima. Por último, reseñar que entre los testigos, dos de cada tres, casi la mitad optan por permanecer mudos. 2. Las alumnas han mostrado una mayor sensibilización y los alumnos mayor participación. El alumnado de los cursos inferiores, mayor vulnerabilidad. El nivel formativo de los padres se ha comportado como factor protector, determinado esencialmente por un mejor conocimiento del concepto y un menor acuerdo en su uso como herramienta para la resolución de conflictos. Con resultados homogéneos para el análisis de la violencia en su conjunto, el alumnado de algunas provincias andaluzas refiere un mayor nivel de violencia que podría estar relacionado, en parte, con actos de vandalismo. 3. La implicación en la violencia escolar (víctima, testigo o participante) incide en el estado de ánimo, rasgos de personalidad, así como en la percepción de su nivel en el Centro. En el caso de víctimas y testigos, además, en el deseo de no ir al Centro por miedo. En el de participantes, también, en cómo conceptúan el uso de la violencia y estiman sus repercusiones.

219

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía ALCOHOL 1. En relación con las cifras globales de consumidores, más de la mitad de los estudiantes ha consumido alcohol alguna vez. De estos, la mayoría continúa consumiendo, ya que poco menos de un tercio de los que dicen haber consumido alguna vez no lo hace en el momento de cumplimentar el cuestionario. 2. La proporción de las adolescentes que dice consumir alcohol es mayor, lo que se verifica en tres de los cuatro niveles de la ESO, y, además, el consumo comienza a edades más tempranas. Considerando ambos sexos, dicen consumir mayoritariamente por placer y con el círculo de amigos y algo más de la mitad adquiere el alcohol preferentemente en pequeños establecimientos cercanos al lugar del botellón. La bebida más consumida son los combinados, con media de edad de inicio de 13,8 años, si bien se introducen en el consumo con el vino, a los 13,03. 3. El botellón callejero es sin duda la forma más extendida de consumo de alcohol entre los jóvenes, preferentemente seleccionado por casi la mitad y, además, la mayoría confiesa realizarlo en cualquier sitio que le apetezca (al margen de disposiciones legales). La elección por esta forma de consumo decrece conforme el nivel de formación de los padres es mayor. Resaltar que más de un tercio de los adolescentes consume en pubs, discotecas y bares, dato llamativo si tenemos en cuenta que dichos consumidores tienen una media de edad de quince años, lo que nos hace concluir que un porcentaje importante de menores de 18 años está consumiendo alcohol en lugares en los que el acceso y a su vez el suministro de alcohol está prohibido para ellos.

DROGAS Y TABACO 1. Casi siete de cada cien estudiantes reconocen consumir drogas, siempre o algunas veces, manifestando un menor consumo las adolescentes. La razón mayoritaria para el consumo es por placer y la fuente principal de suministro de sustancias los colegas. El nivel de estudios de los progenitores incide en el consumo, de modo que es mayor cuanto menor es dicho nivel formativo. En el consumo creciente por cursos subyacería la edad del alumnado. El cannabis es el estupefaciente de consumo más extendido, con una media de edad de inicio de 14,09 años.

220

Grupo Universitario de Investigación Social 2. Casi uno de cada cinco alumnos y alumnas dice consumir tabaco, con un mayor porcentaje de fumadoras. La edad de inicio es de 13.20 años y la media de cigarrillos/día de 4.97. El nivel de estudios de los padres incide en el consumo, de modo que cuanto mayor es dicho nivel el consumo desciende. En el consumo creciente por cursos subyacería la edad del alumnado. 3. Más de uno de cada tres alumnos y alumnas dice no tener dificultad o tenerla rara vez para conseguir alcohol, tabaco u otras sustancias. Recordar en esta línea que la legislación vigente en Andalucía no permite la venta de tabaco y alcohol a menores de 18 años, teniendo la práctica totalidad de nuestra muestra una edad inferior. Subrayar también que identificamos un consumo consciente de los efectos perjudiciales particularmente entre las sustancias de consumo legal: en casi uno de cada tres alumnos y alumnas respecto al consumo de alcohol y en algo más de uno de cada seis respecto al de tabaco. Por último, reseñar que casi nueve de cada diez estudiantes señalan las drogas como un problema más importante que el alcohol y el tabaco, y algo más de cuatro de cada diez al círculo de amigos como la influencia de mayor peso para el consumo de estas sustancias, legales o no.

CONDUCTAS SEXUALES 1. Casi uno de cada cinco estudiantes ha mantenido relaciones sexuales con penetración, con una edad media para la primera vez de 14,2 años; de ellos, dos tercios las mantienen en la actualidad. Se constata una mayor precocidad en los más jóvenes; de manera que aproximadamente la mitad de las alumnas y seis de cada diez alumnos las han mantenido con 14 años o menos, extremo a tener en cuenta al valorar la efectividad de la incorporación de la vacuna contra el virus del papiloma humano en el calendario vacunal andaluz. 2. Catorce años es la edad de comienzo también para otras prácticas sexuales como la masturbación a/de la pareja, fellatio, cunnilingus o las relaciones sexuales a través de Internet, de ahí que consideremos importante contemplar este dato a la hora de planificar el curso en el que se debe introducir la educación sexual, que dice no haber recibido el cuarenta por ciento del alumnado. Dicha formación conceptuada como obligatoria y específica dentro del currículo de la enseñanza secundaria coadyuvaría a disminuir conductas de riesgos, tales como el no uso de

221

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía anticonceptivos, la falta de información sobre técnicas como el doble método o el profundo desconocimiento acerca de las enfermedades de transmisión sexual.

222

Grupo Universitario de Investigación Social

Argimon Pallas, J. M. y Jiménez Villa, J. (2004). Métodos para investigación clínica y epidemiológica. 3ª ed. Madrid: Elsevier. Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. (2008) Orden de 10 de septiembre de 2008, por la que se introduce la vacunación frente al virus del papiloma humano en el calendario de vacunaciones de Andalucía y se define el mismo. Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Nº 185 de 17/09/2008 CONSEJO ESCOLAR DE ANDALUCÍA (2006). Encuesta a representantes de la Comunidad Educativa sobre el estado de la Convivencia en los centros educativos. Consejo Escolar de Andalucía. Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Cruz, F. (2007). Los adolescentes andaluces y las drogas. Proyecto Hombre: Revista de la Asociación Proyecto Hombre. Dossier/Proyecto 64/Diciembre. DEFENSOR DEL PUEBLO-UNICEF (2000). Informe sobre violencia escolar: El maltrato entre iguales en la Educación Secundaria Obligatoria. Elaborado por C. del Barrio, E. Martín, I. Montero, L. Hierro, I. Fernández, H. Gutiérrez y E. Ochaíta. Madrid: Publicaciones de la Oficina del Defensor del Pueblo. http://www.defensordelpueblo.es/index.asp?destino=informes2.asp. DEFENSOR DEL PUEBLO (2006). Informes, Estudios y Documentos. Violencia escolar: el maltrato entre iguales en la educación Secundaria Obligatoria 1999-2006. (Nuevo estudio y actualización del Informe 2000). Elzo, J. (2005). Los adolescentes de hoy: Consumo de alcohol y drogas y su relación con los comportamientos violentos. Proyecto Hombre: Revista de la Asociación Proyecto Hombre, ISSN 1136-3177, Nº. 54. García Cadena, C. (2006). La medición en ciencias sociales y en la psicología. En: Estadística con SPSS y metodología de la investigación, de René Landeros Hernández y Mónica T. González Ramírez (comp.), México, Trillas.

225

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Kerlinger, F.N. y H.B. Lee (2002), Investigación del comportamiento. Métodos de investigación en ciencias sociales. 4ª ed. México. McGraw Hill Instituto Nacional de la Juventud. Ministerio de Igualdad. EJ132 – SONDEO DE OPINIÓN (1ª encuesta 2008 – SALUD Y SEXUALIDAD La Ley 12/2003, de 24 noviembre LAN 2003\606. en su artículo 2 permite la venta o suministro a mayores de 16 años que acrediten el uso profesional del producto. Nota Técnica de Prevención 489: Violencia en el Lugar de Trabajo. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. (1998) —clasificación basada en la elaborada por la California Division of Occupational Health and Safety (Cal/OSHA). Magali, JL. Y Malda, JA. (2008). Adolescentes y nuevas tecnologías. Barcelona, Edebe; Albero, M. (2002). Adolescentes e Internet. Mitos y realidades de la sociedad de la información. Zer: Revista de estudios de comunicación, ISSN 1137-1102, Nº. 13, pags. 177-191; Livingstone, S., Bovill, M., editors. (2001). Children and their Changing Media Environment: A European Comparative Study. Lawrence Erlbaum Associates, Publishers, Mahwah (New Jersey). Ministerio de Sanidad y Consumo. (2008). Interrupción Voluntaria del Embarazo. Datos definitivos correspondientes al año 2007. Madrid. Nunnaly, J (1978). Psicométricas teoría. Nueva York: McGraw-Hill. OPS. Salud del adolescente. OPS/OMS Washington, 1995; Juszczak, L.; Sadler, L. (1999). "Adolescent Development: Setting the Stage for Influencing Health Behaviors." Adolescent Medicine: State of the Art Reviews. Febrero, vol.10, no.1. Organización Mundial de la Salud. (2002). La Violencia, un Problema Mundial de Salud Pública. Organización Mundial de la Salud. (2006). Estudio sobre Conductas de los Escolares Relacionadas con la Salud (Health Behaviour in School-Aged Children, HBSC). Oñate, A. y Piñuel, I. (2007). INFORME CISNEROS X. Acoso y violencia escolar en España. Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo. OSWELL, D. (1999). The dark side of Cyberspace and content regulation: Internet and child protection. Convergencia, 5 (4). 226

Grupo Universitario de Investigación Social Pérez Campos, E. (2006). Consejo anticonceptivo en la adolescencia. Características de la atención a los adolescentes. Aspectos legales. Rev. Pediatr Aten Primaria.; 8 Supl 2. Pindado, J. (1996). Adolescentes y televisión: la pantalla amiga. Comunicar: Revista científica iberoamericana de comunicación y educación, ISSN 1134-3478, Nº 6. Rodríguez, A. (2007). ¿Qué opinan adolescentes y jóvenes sobre el consumo de drogas recreativas y las conductas sexuales de riesgo? ADICCIONES, Vol. 19. nº 2. Rodríguez, J. y Traverso, C.I. (2007). Educación Sexual y conductas sexuales en universitarios españoles. Grupo 33. Málaga. Salazar, I., Varela, M., Tova, J. y Cáceres de Rodríguez, D. (2006). Construcción y validación de un cuestionario de factores de riesgo y de protección para el consumo de drogas en jóvenes universitarios. Acta Colombiana de Psicología 9 (2)

227

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

228

Grupo Universitario de Investigación Social

INDICE DE TABLAS Tabla 1.- Alumnado matriculado en ESO en Andalucía en el curso 2006-2007, por provincia y sexo. .....................................................................................................................................21 Tabla 2.- Muestra necesaria para 2 sigmas y & + 2,29% con p=q=50%. .................................21 Tabla 3.- Distribución por sexo.........................................................................................................25 Tabla 4.- Distribución por edad....................................................................................................... 25 Tabla 5.- Distribución por curso.......................................................................................................26 Tabla 6.- Parentesco de las personas que conviven en los hogares ..........................................26 Tabla 7.- Nivel máximo de estudios alcanzado por los padres. .................................................27 Tabla 8.- Percepción de la situación económica de su familia.-..................................................27 Tabla 9.- Valoración de las relaciones socio-familiares por parte del alumnado, en escala ascendente del 1 al 10. ...............................................................................................................29 Tabla 10.- Resultados de la evaluación que el alumnado hace sobre una serie de planteamientos que reflejarían la relación con sus padres e integración en la familia.. .......................................................................................................................................................31 Tabla 11.- Resumen gráfico del análisis de algunos de los factores familiares y escolares investigados que han alcanzado significación estadística, en cifras medias, en el conjunto de la muestra. ...............................................................................................................39 Tabla 12.- Datos correspondientes a las valoraciones que de las relaciones sociofamiliares hace el alumnado de las provincias en estudio...............................................................45 Tabla 13.- Comparativa de la incidencia en las relaciones socio-familiares, en otros factores familiares y en los factores escolares de las tres situaciones

229

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía problemáticas relacionadas con la convivencia en el hogar, así como en las propias situaciones entre sí................................................................................................................................. 49 Tabla 14.- Porcentajes de alumnas y alumnos que ven televisión, navegan por Internet o juegan con la consola, tanto en el periodo lectivo de la semana (por día) como durante el fin de semana (ambos días)................................................................................... 56 Tabla 15.- Horas dedicadas entre semana (cada día) y durante el fin de semana (en su totalidad) a ver televisión, navegar por Internet y jugar con la consola........................ 57 Tabla 16.- Porcentaje de alumnas y alumnos que juega con la consola tanto entre semana como en fin de semana y media de horas que lo hacen. ................................................ 58 Tabla 17.- Alumnas y alumnos que usan Internet y juegan con la consola según el curso en que se encuentran................................................................................................................. 58 Tabla 18.- Porcentajes de chicos y chicas en cada curso que juegan con la consola tanto entre semana como durante el fin de semana. ..................................................................... 59 Tabla 19.- Alumnas y alumnos que usan Internet y juegan con la consola en función del nivel de estudios de los padres. ..................................................................................... 59 Tabla 20.- Estudiantes que no ven la televisión en fin de semana en cada provincia. .................................................................................................................................................. 60 Tabla 21.- Número de horas, en cifras medias, que el alumnado de cada provincia dice ver T.V. cada día lectivo de la semana. ..................................................................................... 61 Tabla 22.- Alumnado que navega por Internet en cada provincia. ........................................... 61 Tabla 23.- Alumnado que juega con la consola en cada provincia............................................ 62 Tabla 24.- Porcentaje de estudiantes que llevan teléfono móvil al Instituto en cada provincia. .................................................................................................................................................. 63 Tabla 25.- Tipo de juego de videoconsola favorito elegido en función del sexo. ................. 64 Tabla 26.- Tipo de juego de videoconsola favorito elegido por el alumnado de cada curso. ............................................................................................................................................... 64

230

Grupo Universitario de Investigación Social Tabla 27.- Por provincias, tipo de juego de videoconsola favorito del alumnado. ................65 Tabla 28.- Identificación de otros posibles roles de cada tipo de actor de conductas agresivas analizado...............................................................................................................69 Tabla 29.- Análisis descriptivo de los rasgos personales planteados al alumnado para una autovaloración.........................................................................................................................72 Tabla 30.- Distribución por sexo de las acepciones que, respondiendo al concepto de violencia escolar, son planteadas al alumnado. .........................................................75 Tabla 31.- Diferencias de género que alcanzan la significación estadística. Comentarios en el texto. ......................................................................................................................76 Tabla 32.- Datos por cursos de algunas de las variables con significación estadística (ver texto).............................................................................................................................78 Tabla 33.- Acuerdo del alumnado con las tres acepciones planteadas que responden al concepto de violencia, según el nivel de estudios parental que refieren (datos en porcentajes)............................................................................................................86 Tabla 34.- Cifras, en medias, de la valoración que el alumnado hace sobre seis rasgos de su personalidad que les son planteados, según cómo se definen sobre los distintos roles en conductas agresivas............................................................................................. 111 Tabla 35.- Valoración, en cifras medias, que el alumnado hace sobre distintos rasgos personales según la gradación del nivel de violencia que hayan seleccionado........... 131 Tabla 36.- Tabla 36.- Frecuencia de consumo de cada una de las bebidas alcohólicas investigadas. Datos en porcentaje. .............................................................................. 142 Tabla 37.- Con quién consumen habitualmente bebidas alcohólicas. .................................... 143 Tabla 38.- Lugar preferido para el consumo de bebidas alcohólicas ..................................... 144 Tabla 39.- De quienes hacen botellón, lugar que eligen para ello habitualmente. .............. 144 Tabla 40.- Tipo de problema padecidos como consecuencia del consumo de alcohol..................................................................................................................................................... 145

231

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Tabla 41.- Porcentaje de alumnas y alumnos en cada curso que dicen haber consumido alcohol alguna vez; de éstos, quienes dicen hacerlo en la actualidad. .................147 Tabla 42.- Porcentaje del alumnado que dice haber consumido alcohol en alguna ocasión; de éstos, cuántos lo hacen ahora. .................................................................................... 147 Tabla 43.- Porcentaje de alumnos y alumnas que han consumido alcohol alguna vez en cada provincia...........................................................................................................................148 Tabla 44.- Porcentaje de alumnas y alumnos que consumen cerveza con la frecuencia planteada.............................................................................................................................148 Tabla 45.- Motivo por el que dicen consumir alcohol chicas y chicos. .................................149 Tabla 46.- Lugar preferente de adquisición del alcohol por parte del alumnado en cada provincia........................................................................................................................................ 150 Tabla 47.- Exposición de los lugares elegidos para el consumo de alcohol en función del curso en que se encuentran, así como edad media de las alumnas y alumnos de cada curso. .......................................................................................................................151 Tabla 48.- Lugar preferido de consumo de alcohol en cada provincia.................................. 151 Tabla 49.- Lugar donde consumen preferentemente las bebidas alcohólicas según el nivel de estudios de los padres. ....................................................................................................152 Tabla 50.- Lugar elegido por ellas y ellos para realizar el botellón. .......................................152 Tabla 51.- Peso dado al alcohol como factor de diversión según distintos aspectos de su consumo analizado. .................................................................................................154 Tabla 52.- Periodicidad del consumo de los distintos tipos de drogas manifestada por el alumnado. ...................................................................................................................................159 Tabla 53.- Tipología de los problemas padecidos como consecuencia del consumo de drogas. .............................................................................................................................161 Tabla 54.- Distribución, en porcentajes, de la forma determinante en que el alumnado señala acceder a las drogas para su consumo. ............................................................ 161

232

Grupo Universitario de Investigación Social Tabla 55.- Análisis descriptivo por niveles de la ESO sobre el consumo de los distintos tipos de drogas analizados................................................................................................. 163 Tabla 56.- Porcentajes de consumo de tabaco entre el alumnado de cada curso.............. 167 Tabla 57.- Porcentajes de consumo de tabaco entre el alumnado acorde con el nivel formativo de los progenitores. ................................................................................................ 168 Tabla 58.- Análisis de la importancia que fumadores y no fumadores dan a posibles influencias externas para el consumo de sustancias, legales o no. ............................ 169 Tabla 59.- Opinión sobre el posible daño de las drogas estudiadas que tiene el alumnado e incidencia como condicionante para su consumo. ................................................. 171 Tabla 60.- Conductas sobre consumo. ......................................................................................... 172 Tabla 61.- Opinión sobre consumo y daño en función del sexo ............................................ 174 Tabla 62.- Opinión sobre consumo y daño en función del curso .......................................... 176 Tabla 63.- Opinión sobre consumo y daño en función tanto del curso en que se encuentra como del sexo del encuestado..................................................................................... 176 Tabla 64.- Conductas sobre consumo por cursos..................................................................... 177 Tabla 65.- Qué creen los estudiantes de la ESO que es el doble método ........................... 184 Tabla 66.- Consideración o no como tales de las ETS.............................................................. 185 Tabla 67.- Principal fuente de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en alumnas y alumnos............................................................................................ 186 Tabla 68.- Edad a la que se llevó a cabo la práctica sexual citada en función del sexo. ........................................................................................................................................................ 186 Tabla.69.- Por sexo, con quien y porqué se mantuvo la primera relación sexual con penetración.................................................................................................................................... 187 Tabla 70.-Porcentaje de alumnas y alumnos que consideran ETS las citadas. ..................... 188

233

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía Tabla 71.- Porcentaje del alumnado que tiene pareja por curso, así como la distribución por sexo en cada uno de ellos. ................................................................................. 188 Tabla 72.- A través de quién reciben preferentemente información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en función del curso en que se encuentran.............189 Tabla 73.- Porcentaje del alumnado que ha realizado las prácticas señaladas, edad media general y edad media de la primera vez en cada curso. .................................................. 190 Tabla 74.- Media de edad a la que se ha mantenido la primera relación sexual con penetración, según el sexo y el curso en que se encuentran en el momento de la encuesta.................................................................................................................................................. 191 Tabla 75.- Porcentaje del alumnado que mantiene relaciones en la actualidad referido en cada curso a quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración ............................................................................................................................................192 Tabla 76.- Uso o no de anticonceptivos en la primera relación sexual con penetración en función del curso en que se encuentran............................................................. 192 Tabla 77.- Acuerdo sobre la consideración como enfermedad de transmisión sexual en función del curso en que se encuentran. ...................................................................... 193 Tabla 78.- Nivel máximo de estudios en los padres de quienes han usado anticonceptivo en su primera relación sexual con penetración y los que no. ......................194 Tabla 79.- Porcentaje de quienes han recibido educación sexual, quienes han tenido coito, quienes han usado anticonceptivo la primera vez y conocimiento de las ETS en función del nivel máximo de estudios alcanzado por al menos uno de los padres...................................................................................................................................................... 194 Tabla 80.- Principal fuente de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en cada provincia. ..................................................................................................196 Tabla 81.- Porcentaje del alumnado de la ESO de Andalucía que ha mantenido relaciones sexuales con penetración por provincias, desglosado por sexo............................197 Tabla 82.- Proporción de estudiantes de cada curso que refieren haber mantenido relaciones sexuales con penetración en cada provincia.......................................... 197

234

Grupo Universitario de Investigación Social Tabla 83.- Proporción de alumnas que han mantenido relaciones sexuales con penetración por curso en cada provincia. ...................................................................................... 198 Tabla 84.- Proporción alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración en cada curso en las provincias de Cádiz y Huelva. .............................................. 198 Tabla 85.- Fuente principal de información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos de quienes han recibido ES y de quienes no. ................................................... 201 Tabla 86.- Comportamientos en quienes no usaron anticonceptivo en su primera relación sexual, en el conjunto de la muestra y analizado por sexo......................................... 203 Tabla 87.- De entre los alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración, porcentajes de quienes lo hicieron con 14 años o menos en cada provincia ................................................................................................................................................ 205 Tabla 88.- De quienes han mantenido relaciones sexuales con 14 años o menos, porcentaje de hombres y mujeres en cada curso de la ESO...................................................... 205 Tabla 89.- Porcentaje de alumnas y alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración a los 14 años o menos y NO Consideran ETS las especificadas. ......................................................................................................................................... 207 Tabla 90.- Resumen de las principales conductas sexuales de quienes han mantenido relaciones sexuales con 14 años o menos. ................................................................ 208 Tabla .91.- De entre los alumnos que han mantenido relaciones sexuales con penetración, porcentaje de quienes lo hicieron con 15 años o más en cada provincia. ................................................................................................................................................ 209 Tabla 92.- Resumen de las principales conductas sexuales de quienes han mantenido relaciones sexuales con 15 años o más. ..................................................................... 211 Tabla 93.- Motivo por el que se mantuvo la primera relación sexual con penetración.. .......................................................................................................................................... 212 Tabla 94.- Comparativa de conductas sexuales en quienes han mantenido relaciones sexuales con penetración en la adolescencia temprana y la tardía. ...................... 213

235

Comportamientos de riesgos en estudiantes de E.S.O. de Andalucía

INDICE DE FIGURAS Figura 1.- Esquema del análisis comparativo entre el alumnado de las provincias andaluzas objeto del estudio en relación con los factores familiares y escolares valorados en este capítulo. .................................................................................................................. 44 Figura 2.- Alumnado que lleva teléfono móvil al Instituto. ........................................................ 62 Figura 3.- Variables diseñadas para evaluar la violencia en la escuela que resultan estadísticamente significativas en el análisis con la que valora MIEDO de IR al Centro. .................................................................................................................................................... 92 Figura 4.- Comparativa entre quienes dicen ser actores de conductas agresivas y aquellos que manifiestan lo contrario, compendiada para los tres roles y referido a algunas de las variables específicas para la valoración de la violencia escolar planteadas en el cuestionario. ...........................................................................................................107 Figura 5.- Sinopsis del análisis centrado en el NIVEL DE VIOLENCIA percibido por el alumnado en relación con las variables explícitamente diseñadas en el cuestionario para valorar la violencia escolar. .............................................................................. 138

236

Suggest Documents