BOLIVIA HACIA UNA ESTRATEGIA DE FERTILIZANTES

GCPF/BOL/018/NET Informe Técnico BOLIVIA HACIA UNA ESTRATEGIA DE FERTILIZANTES Informe preparado para el Gobierno de Bolivia, por el Proyecto Manejo...
0 downloads 3 Views 137KB Size
GCPF/BOL/018/NET Informe Técnico

BOLIVIA HACIA UNA ESTRATEGIA DE FERTILIZANTES

Informe preparado para el Gobierno de Bolivia, por el Proyecto Manejo de Suelos y Nutrición Vegetal en Sistemas de Cultivos GCPF/BOL/018/NET – “Fertisuelos”

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN Rome 1999

iii

Sumario

El principal objetivo de este estudio fue el evaluar la posibilidad y el impacto de la eventual reducción o eliminación del impuesto a las importaciones y del IVA a los fertilizantes minerales en Bolivia. Tal medida puede constituir una parte importante de un enfoque general para desarrollar una estrategia de fertilizantes que abarque además el desarrollo sostenible, la protección del ambiente, la seguridad alimentaria y la competitividad internacional del sector agrícola. El resultado inmediato de tales medidas podría resultar en una reducción del precio de los fertilizantes minerales en el mercado interno de alrededor del 20 %. El estudio estimó la demanda y oferta de fertilizantes minerales en Bolivia y en los países latinoamericanos, esto último con propósito de ubicar el consumo de Bolivia dentro del contexto regional y tener una visión global del mercado de los países de la región. La demanda nacional de fertilizantes minerales en 1996 fue estimada en 27 000 tm, si bien las estadísticas oficiales nacionales indican 14 000 tm. De la oferta total de fertilizantes en ese año, el 40% fue cubierto por una donación del gobierno de Japón, 10% por las importaciones oficiales y 50% por el “mercado abierto”. Bolivia aplica un impuesto a las importaciones de fertilizantes del 10%, al que debe añadirse un 3% de gravámenes de aduanas, un 13% de impuesto al valor agregado (IVA) y un 3% de impuesto a las ventas. Los fertilizantes introducidos como donaciones están exentos de estos impuestos. De acuerdo a las estadísticas aduaneras, la suma recaudada por concepto de recaudación de impuestos a la importación de fertilizantes en 1996 fue inferior a $ EE.UU 60 000, y la recaudación por concepto de IVA fue de aproximadamente $ EE.UU 100 000. En ambos casos, la contribución de los fertilizantes minerales a la recaudación aduanera total fue de menos del 0,05 %. Las recaudaciones registradas en 1995 fueron substancialmente inferiores a las de 1996. Se estima que el mercado doméstico del fosfato diamónico es de 17 000 tm, el de la urea 7.500 tm y el de los fertilizantes complejos 2 500 tm. Los fertilizantes introducidos como donaciones cubrieron alrededor de la mitad de la oferta del DAP. Debido a la incerteza tanto del nivel de fijación del precio del DAP como de la fecha de entrega por parte de los donantes, dicho mercado resultó confuso, dando por resultado fuertes fluctuaciones en su precio. Estas fluctuaciones oscilaron en 1996 entre $ EE.UU 24,50 por bolsa (50 kg) a más de $ EE.UU 35. El precio promedio estuvo alrededor de $ EE.UU 27,50/bolsa. La urea se obtiene, en su mayor parte en el mercado abierto, principalmente de Argentina y Perú, y se mantuvo a un nivel de $ EE.UU 24/bolsa durante la mayor parte del año 1996. En 1997 el mercado del DAP mostró menores fluctuaciones, debido a que hubo una importación de grandes volúmenes que estabilizó el mercado. De las 135 000 hectáreas cultivadas con papa en el país, casi todas reciben fertilización mineral en una proporción de 2 a 5 bolsas/ha, a menudo en combinación con estiércol; alrededor del 82% del consumo anual de fertilizantes, o sea cerca de 22 000 tm se utilizan en este cultivo. El sector hortícola también utiliza una cantidad importante de fertilizantes, aunque en menor proporción que la papa. Los tomates, los viñedos, el maíz para choclo, las cebollas y el ajo, reciben fertilización mineral en más del 30% de su superficie cultivada, totalizando 2 000 tm. En los

iv

cereales el consumo es muy bajo y de un total de aproximadamente 600 000 hectáreas de arroz, trigo, maíz y cebada, solamente 30 000 hectáreas reciben fertilización mineral con una dosis muy baja (una bolsa/ha), totalizando 1 600 tm. No se informó de ninguna aplicación de fertilizantes en cultivos de sorgo, quinua, soja, girasol, algodón y maní. El uso de fertilizantes ha sido recientemente introducido en la caña de azúcar en cerca del 10% de la superficie sembrada. En el caso del café –23 500 hectáreas- el uso de fertilizantes se limitó a tres plantaciones que cubren 120 hectáreas. Traduciendo el uso de fertilizantes a su equivalente de nutrientes (nitrógeno como N; fosfato, como P2O5 y potasio como K2O) por hectárea, el cultivo de papa recibe aproximadamente 96 kg/ha de nutrientes, los cultivos hortícolas reciben entre 23 y 71 kg/ha, la caña de azúcar 5 kg/ha y los cereales entre 1 y 3 kg/ha. El promedio nacional es de 9 kg/ha de nutrientes. La aplicación real de fertilizantes a cada cultivo es variable y los datos anteriores sugieren que el uso de los mismos no está muy difundido en los cultivos de hortalizas y que raramente se aplican en caña de azúcar y cereales. Estos valores se relacionan estrechamente con los beneficios derivados del uso de fertilizante mineral en los distintos cultivos. El Proyecto FAO-Fertisuelos implantó durante el período de 1987 a 1996 más de 2 300 parcelas demostrativas en cultivos de papa, cereales y hortalizas para analizar los beneficios de la aplicación de fertilizantes minerales. La metodología de evaluación de la FAO, se centró en la relación valor/costo (RVC), es decir la relación entre el valor del incremento atribuíble al uso de un insumo, dividido entre el costo del insumo en cuestión. La FAO considera que una recomendación positiva sobre el uso de fertilizantes minerales debe ser dada solamente cuando la RVC es substancialmente mayor de 2. El promedio nacional de las RVC, basadas en los resultados de las parcelas demostrativas, son de alrededor de 10 para la papa, de 8 a 13 para los cultivos hortícolas y de 1,9 a 2,5 para los cereales. Las bajas aplicaciones de nutrientes de los cereales muestran un comportamiento racional del agricultor boliviano: su aplicación en estos cultivos no compensa los riesgos involucrados. En el contexto latinoamericano, Bolivia es el país que aplica menos cantidad de nutrientes por hectárea; con solo 9 kg/ha está lejos de países agro-exportadores como Chile, Colombia, Uruguay y Venezuela que consumen más de 100 kg/ha; Brasil, Ecuador y México están alrededor de 60 kg/ha y Argentina y Perú actualmente consumen 30 kg/ha aproximadamente, si bien Argentina muestra en los últimos cinco años un incremento importante en su consumo. Es probable que esta tendencia se mantenga, ya que estos dos últimos países están enfatizando la producción del sector agropecuario. Bolivia, sin embargo está quedando rezagada respecto a la aplicación de fertilizantes ya que se aplican, casi exclusivamente, a los cultivos de papa y hortalizas. La mayoría de los países latinoamericanos tienen políticas activas para disminuir los precios de los fertilizantes en sus respectivos mercados; para ello reducen los impuestos a la importación de fertilizantes a niveles cercanos a cero y aplican un IVA diferenciado. Además estos países tienen la ventaja, sobre Bolivia, de comercializar grandes volúmenes y de pagar costos inferiores de transporte. Como resultado, el precio de los fertilizantes en estos países es de 30 a 40% menor que en Bolivia. Dado que el precio de los productos agrícolas es similar en todos los países de América Latina, al ser el precio de los fertilizantes más elevado en Bolivia, las RVC de los diferentes cultivos en los otros países son mas favorables, lo cual estimula su producción doméstica y sus exportaciones agrícolas.

v

En el contexto de la política de desarrollo rural de Bolivia, el gobierno pone énfasis en el mejoramiento tecnológico del sector agropecuario: los documentos “Estrategia para la Transformación del Agro” (Gobierno de Bolivia, 1996) y el “Plan Nacional de Seguridad Alimentaria” (Gobierno de Bolivia, 1997) describen claramente esta situación. Actualmente, en las recomendaciones técnicas, el incremento en el uso de fertilizantes minerales es un elemento importante. Sin embargo, este cambio tecnológico no será obtenible en tanto que los precios de los fertilizantes minerales permanezcan a niveles elevados. Las RVC para la aplicación de fertilizantes minerales en cereales y cultivos industriales resultan simplemente marginales. La principal recomendación de este estudio sugiere la reducción de los precios de los fertilizantes minerales en el mercado interno en cerca de 20 %. Dentro del marco del modelo económico boliviano de economía abierta, hay instrumentos disponibles que permiten llegar a esta meta de modo de fortalecer la seguridad alimentaria, el desarrollo sostenible, la protección ambiental y la competitividad agropecuaria internacional. Este informe hace una serie de recomendaciones concretas, las principales de las cuales incluyen: • • • •

Reducir los gravámenes a las importaciones sobre los fertilizantes minerales. Estudiar la posibilidad de introducir un IVA diferenciado, con los insumos agrícolas asignados a las categorías más bajas. Apertura del mercado comercial de fertilizantes reduciendo la magnitud de las donaciones. Iniciar un diálogo formal con los mayores comerciantes de fertilizantes y con compañías internacionales para analizar medios complementarios para reducir el precio del fertilizante en Bolivia.

vi

vii

Índice

1

METODOLOGÍA

1

2

LA DEMANDA DE FERTILIZANTES EN BOLIVIA

3

Generalidades Papas Áreas fertilizadas Promedio de aplicación de fertilizantes por hectárea Estimación de la demanda real de fertilizantes en 1996 Consumo de fertilizantes Uso de fertilizantes en kg/ha de nutrientes por cultivo Promedio nacional Kilogramos de nutrientes por cultivo y por hectárea Tasas de adopción de fertilizantes minerales Relación valor/costo (RVC) del uso de fertilizantes en distintos cultivos

3 3 4 5 6 6 7 7 8 8 8

3

EL ABASTECIMIENTO DE FERTILIZANTES EN BOLIVIA Generalidades El mercado doméstico del fosfato diamónico (DAP) El mercado doméstico de la urea Perspectivas de mercado

11 11 11 14 15

4

EL MERCADO BOLIVIANO DE FERTILIZANTES EN EL CONTEXTO LATINOAMERICANO Uso de fertilizantes por hectarea Gravámenes a la importación de fertilizantes minerales en América Latina Precios al por menor de los fertilizantes Precio promedio de un kilogramo de nutrimento (N, P2O5) y precios al productor de diferentes cultivos en América Latina Relación entre los precios de los nutrientes y los precios de los productos agrícolas Precios de los fertilizantes en Bolivia en relación a Argentina y Chile Los importadores Los países vecinos Productores regionales Perspectivas Resumen

17 17 18 19

HACIA UNA ESTRATEGIA DE FERTILIZANTES PARA BOLIVIA Discusión El desarrollo sostenible y la protección ambiental La seguridad alimentaria Estímulos al sector del pequeño agricultor Mayor producción y aumento de la competitividad del agricultor boliviano en el mercado regional El costo del fertilizante: un obstáculo para la producción de alimentos

25 25 25 25 26

5

19 21 21 23 23 24 24 24

26 26

viii

Principales recomendaciones Recomendación: abolir los gravámenes a las importaciones de fertilizantes Recomendación: asignar a los insumos agrícolas una categoría baja de IVA Recomendación: reducción de las donaciones para prevenir el desequilibrio del mercado de fertilizantes Otras recomendaciones

28 28 29 29 30

REFERENCIAS

33

Anexo I

USO DE FERTILIZANTES EN BOLIVIA (POR DEPARTAMENTOS)

35

Anexo II

RECOMENDACIONES DE USO DE FERTILIZANTES POR VARIAS ORGANIZACIONES BOLIVIANAS

39

ix

Lista de tablas

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19.

Porcentaje de superficie de papa bajo riego, por departamentos Porcentajes de las áreas que usan fertilizantes, por cultivos y por departamentos, 1996. Promedio de uso de fertilizantes en bolsas de 50 kg, por cultivos y por departamentos (en bolsas de 50 kg/ha) Estimación de la demanda real de fertilizantes en toneladas métricas por departamentos y por cultivos, 1996. Consumo de fertilizantes por departamento (en %) Área fertilizada, su porcentaje por cultivo y su participación en el consumo nacional de fertilizantes Promedio de aplicación de nutrientes en kg/ha por cultivo Consumo real de fertilizantes comparado con las recomendaciones del proyecto FAO-Fertisuelos (promedios nacionales) Relación valor/costo de cultivos con fertilización mineral y promedio nacional de uso de nutrientes por cultivo Distribución de la donación de DAP en 1996 y 1997 Uso de nutrientes en América Latina, 1996 (kg nutrientes/ha cultivada) Gravámenes impositivos a los fertilizantes en América Latina (en %) Precios al por menor (sin IVA) de la urea y el DAP en América Latina (en $ EE.UU/bolsa 50 kg), 1996 Precio promedio por kilogramo de nutrimento (N, P2O5) y precios en el lugar de producción de productos alimenticios importantes (en $ EE.UU/kg, sin IVA) Relación entre los precios al agricultor y los precios de los nutrientes Comparación de los costos al por menor de los fertilizantes importados por Argentina, Bolivia y Chile Proyección del promedio de producción nacional de cultivos en función del incremento del uso de fertilizantes Relación valor/costo y tasa de adopción de fertilizantes Valores comparativos de las relaciones valor/costo (RVC)

4 5 5 6 6 7 8 8 9 11 17 18 20 20 21 22 27 27 28

x

Lista de figuras

1

Precios (en $ EE.UU) del DAP y la urea en Tiraque, 1996-1997

Lista de acronimos DAP FDC INE SNAG PNUD IVA RVA ANAPO C.I.F. GAC F.O.B.

fosfato diamonico Fondo de Desarrollo Campesino Instituto Nacional de Estadistico Secretaria Nacional de Agricultura y Ganaderia Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Impuesto al Valor Agregado Relación valor/costo Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo Costo y seguro y transporte Gravamen Aduanero Consolidado Franco a Bordo

12

1

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Capítulo 1 Metodología

Todas las cifras oficiales referentes al consumo de fertilizantes se basan en estimaciones y, en general, las bases estadísticas en Bolivia son débiles. Las cifras existentes están principalmente concentradas en las importaciones legales y en las donaciones de fertilizantes. Sin embargo, existen fuertes indicaciones de que las importaciones ilegales son consistentes y se estima que se equivalen con los montos de importación formal y de donaciones. Aunque este informe se concentra en la situación de los fertilizantes en Bolivia en el año 1996, también hace referencia a algunos hechos posteriores, en 1997. Para estimar la oferta y la demanda actual de fertilizantes minerales, se enviaron cuestionarios a importadores, principales distribuidores y organizaciones que usan fertilizantes. Las preguntas hacían referencia a cantidades compradas y vendidas, origen de los fertilizantes, niveles de precios durante el año, niveles recomendados de uso de fertilizantes y mecanismos de asistencia técnica. Se dio seguridad de que los cuestionarios serían tratados confidencialmente con el objetivo de obtener respuestas realistas, en lugar de hacer referencia sola a las transacciones legales. El número de cuestionarios completados se discrimina como sigue: • • •

De las firmas comerciales importadoras fueron recibidos 4 de 5 enviados. De los distribuidores fueron recibidos 11 de 28 enviados. De las asociaciones de productores fueron recibidos 12 de 22 enviados. También fueron consultadas fuentes oficiales, tales como:

• • • •

El Departamento de Estadística de la Aduana de Bolivia. El Instituto Nacional de Estadística del Gobierno de Bolivia. El Departamento de Estadística de la Secretaría Nacional de Agricultura. El Fondo de Desarrollo Campesino, responsable por la monetización de las donaciones de fertilizantes.

Además se realizaron visitas a distintas zonas agrícolas de varios departamentos de Bolivia. Se consultaron las cámaras departamentales de agricultura, las organizaciones de productores, las direcciones departamentales de agricultura, organizaciones no gubernamentales y funcionarios locales del proyecto FAO-Fertisuelos. Con los resultados de los cuestionarios completados se esperaba tener un cuadro real de la oferta de fertilizantes; sin embargo, esto resultó infructuoso debido a que los importadores, los distribuidores, las organizaciones de productores y las organizaciones no gubernamentales adquieren los fertilizantes de las mismas fuentes; por ejemplo, de los donantes, de los

2

importadores formales y de los importadores informales, con múltiples transacciones entre las diferentes partes. De este modo, las donaciones o las importaciones ilegales pueden pasar por varias manos antes de llegar a los agricultores y los mismos lotes de fertilizantes son contabilizados dos o tres veces. Los importadores son también los principales distribuidores y toman parte en el proceso de licitación y remate de las donaciones por lo que es difícil saber cuantas son las cantidades que compran directa o indirectamente de las mismas. Como algunos importadores/distribuidores solo proporcionaron cifras de las ventas y no de las importaciones, el resultado fue una doble contabilización; por ejemplo, una contabilización de las ventas de fertilizantes en Cochabamba indica más de 10 000 tm comercializadas en 1996, mientras que las entrevistas con las organizaciones de productores señalan un consumo total de fertilizantes de 6 000 a 7 000 tm. En el departamento de La Paz, ocurre lo contrario, ya que hay transacciones individuales a orillas del lago Titicaca, donde los fertilizantes pueden ser obtenidos a precios más bajos que los pagados por los fertilizantes de las donaciones. Se ha preferido calcular el consumo de fertilizantes en Bolivia en base a las superficies sembradas y al uso de fertilizantes por cultivo; este cálculo ha sido complementado con datos de distintas organizaciones tales como las cámaras departamentales de agricultura, las organizaciones de productores y el personal técnico de campo del proyecto FAO- Fertisuelos y de otros proyectos. Bolivia debe competir en el mercado agropecuario en forma global, y especialmente en el mercado latinoamericano; con el objetivo de evaluar su competitividad en torno al consumo y el precio de los fertilizantes, se preparó otra encuesta con el apoyo de las oficinas regionales de FAO/PNUD en todos los países del Pacto Andino, del MERCOSUR, de Chile y de México. En una primera instancia sólo respondieron cuatro países; posteriormente fue distribuida una versión abreviada que generó respuestas adicionales.

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

3

Capítulo 2 La demanda de fertilizantes en Bolivia

GENERALIDADES Los datos estadísticos de “El Agro Boliviano, Estadísticas Agropecuarias 1990-1995” (Secretaría Nacional de Agricultura y Ganadería, diciembre 1996) fueron usadas como fuente de datos sobre áreas cultivadas por departamento. Sin embargo, en Santa Cruz y en menor grado en La Paz, las áreas cultivadas con papa parecen estar subestimadas. En primera instancia, el estudio del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) “Áreas cultivadas, áreas bajo riego y áreas con uso de fertilizantes y estiércol por departamento” (abril 1995) proporcionó una guía para el cálculo de las extensiones de cultivos fertilizados. Esta publicación muestra la superficie de cultivos que usaron fertilizantes, por departamento, presumiblemente en el año 1992, pero sin suministrar los niveles de fertilización. Sin embargo, un análisis cruzado con organizaciones de productores, proporcionó opiniones distintas de los volúmenes de fertilizantes aplicados por cultivo. Por ejemplo, dicho estudio señala que de 22 400 hectáreas de café en el departamento de La Paz, se usaron fertilizantes minerales en aproximadamente 20 000 hectáreas; un análisis cruzado con el “Comité Boliviano de Café” redujo esta cifra a 120 hectáreas. También se señala que alrededor del 12% del área sembrada con soya (actualmente más de 450 000 hectáreas) en Santa Cruz recibió fertilización; sin embargo, las estimaciones de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO) dan un nivel casi nulo de utilización. Dadas las repetidas inconsistencias encontradas, se dio preferencia a la información recogida en las entrevistas y a los datos obtenidos con las organizaciones agrícolas. .

PAPAS El uso de fertilizantes en el cultivo de la papa presenta un caso especial. El INE en el estudio anteriormente citado establece que el 33% del área sembrada con papa recibe fertilizantes minerales. Sin embargo, todos los organismos consultados afirmaron que casi todos los cultivos de papa reciben fertilización mineral – siendo el promedio recomendado de cuatro bolsas de DAP y dos bolsas de urea por hectárea en combinación con estiércol. Esto, en alguna medida, es confirmado en las encuestas realizadas con las organizaciones de productores. Además, las respuestas a los cuestionarios informaron de la reducción de las superficies cultivadas como consecuencia de la escasez de fertilizantes, en particular del DAP; se informó que hubo en promedio una reducción del 20% en las ventas con una reducción del 20% en el área cultivada. Los agricultores no parecen estar interesados en cultivar papa si no obtienen fertilizantes. En general hay créditos locales para el cultivo de papa, pero en los casos en que el agricultor no disponga de fertilizantes, disminuirá su superficie y pondrá un cultivo alternativo por ejemplo, trigo o habas. En la fertilización de las parcelas de papa, los agricultores tienen la tendencia a utilizar dosis más altas de las recomendadas de DAP y menores de urea.

4

Para los agricultores también es importante minimizar el riesgo. Las heladas del Altiplano representan una amenaza, y lo más probable es que ese agricultor medio utilice menos fertilizantes por hectárea que el agricultor de los valles o de las tierras bajas. La disponibilidad de riego aumentará el uso de fertilizantes e incrementará la cantidad de cosechas en los valles y en las tierras bajas. Del estudio del INE antes mencionado se deriva el porcentaje de cultivos de papa bajo riego en relación con el total de áreas cultivadas con papa (Tabla 1).

TABLA 1 Porcentaje de superficie de papa bajo riego, por departamentos Departamento % de superficie bajo riego Oruro 10 La Paz 18 Potosí 20 Chuquisaca 25 Cochabamba 45 Tarija 50 Santa Cruz 75 Fuente: INE; “Areas cultivadas, áreas bajo riego y áreas con uso de fertilizantes y estiércol por departamento”; División de Estadísticas Agropecuarias; La Paz, abril de 1995.

En consulta con el proyecto FAO-Fertisuelos y con las asociaciones de productores y tomando en consideración el porcentaje de riego arriba mencionado, se estimaron los siguientes promedios de fertilizantes aplicados por hectárea en cultivos de papa en los distintos departamentos: En Oruro En Potosí, Chuquisaca y La Paz En Cochabamba y Tarija En Santa Cruz

2 bolsas/ha (1,4 DAP + 0,6 Urea) 3 bolsas/ha (2,2 DAP + 0,8 Urea) 4 bolsas/ha (2,9 DAP + 1,1 Urea) 5 bolsas/ha (3,6 DAP + 1,4 Urea)

Estas estimaciones deben ser consideradas con una cierta flexibilidad para compensar las áreas muy pequeñas que generalmente no se incluyen en las estadísticas y el hecho de que en algunos departamentos las áreas cultivadas con papa pueden estar subestimadas; por ejemplo, la Cámara Agrícola de La Paz estima que el área correspondiente al cultivo de papa en el departamento es de 38 000 hectáreas y la estimación oficial del Ministerio de Agricultura es de 35 500 hectáreas, que es la cifra que se usó en este estudio.

ÁREAS FERTILIZADAS En consulta con las secretarías departamentales de agricultura, con las cámaras departamentales de comercio, con las organizaciones de productores, con las oficinas locales del proyecto FAOFertisuelos y con otras organizaciones, se elaboró la Tabla 2 con la estimación de los porcentajes de las áreas cultivadas departamentales que usan fertilizantes. Para los cultivos que no aparecen en la Tabla 2 se estimó un uso de fertilizantes cero o cercano a cero. Estos incluyen los cultivos de las zonas altas como quinua y sorgo, los cultivos de las tierras bajas como la soya y el girasol y la mayor parte de los cultivos de fruta. Los espacios en blanco dentro de la Tabla 2 se interpretan como no cultivado en el departamento o que su nivel de fertilización es casi nulo. En el caso de Cochabamba se hicieron estimaciones adicionales para floricultura y pasturas. La Tabla 2 muestra que además del caso de la papa existe una cobertura razonable de fertilización en cultivos hortícolas -incluso maíz para choclo- y una muy baja cobertura en cultivos de maíz, trigo, arroz y cebada.

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

5

TABLA 2 Porcentajes de las áreas que usan fertilizantes, por cultivos y por departamentos, 1996 huquiss.s Cochab. La Paz Potosí Oruro S. Cruz Tarija Papa 100 100 100 100 90 100 100 Cebada 3 1 3 1 Maíz grano 2,5 12 5 10 Maíz choclo 25 100 30 20 20 70 Trigo 5 13 5 5 Arroz 12 Arveja 20 30 Haba 25 25 Cebolla 25 50 30 25 40 50 Tomate 25 80 30 25 100 80 Ajo 100 80 Uva 60 90 Caña azúcar 10 Café 0.5 20 Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevista con distintas organizaciones. TABLA 3 Promedio de uso de fertilizantes en bolsas de 50 kg, por cultivos y por departamentos (en bolsas de 50 kg/ha) Chuq. Coch. La Paz Potosí Oruro S. Cruz Tarija Papa 3 4 3 3 2 5 4 Cebada 1 1 1 1 Maíz grano 1 1 1 1 Maíz choclo 2 2 1 1 2 2 Trigo 1 2 1 1 Arroz 1 Arveja 1 1 Haba 1 1 Cebolla 2 2 2 2 2 2 Tomate 2 2 2 2 3 2 Ajo 2 3 Uva 2 4,5 Caña azúcar 2 Café Flores 20 Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevista con distintas organizaciones.

PROMEDIO DE APLICACIÓN DE FERTILIZANTES POR HECTÁREA En esta sección también se aplicó el método anterior para las estimaciones del uso promedio de fertilizantes en bolsas (50 kg) por hectárea, por cultivo y por departamento. En general, el promedio de uso de fertilizantes por hectárea se estimó en una bolsa por hectárea para arroz, maíz, cebada, haba y arveja, y entre una y dos bolsas por hectárea para trigo y maíz para choclo (Tabla 3). El uso de fertilizantes en el cultivo de la cebolla, fue estimado para los distintos departamentos en dos bolsas por hectárea, al igual que en los tomates, excepto en

6

Santa Cruz, donde en la región de Comarapa es un cultivo en expansión y se comercializa en los mercados de Cochabamba, Santa Cruz y La Paz. Los viñedos de Tarija se destinan a la vinificación y reciben alrededor de 4.5 bolsas por hectárea. Otro producto importante de exportación de Tarija es el ajo.

ESTIMACIÓN DE LA DEMANDA REAL DE FERTILIZANTES EN 1996 En base a las Tablas 2 y 3 se estimó que el consumo de fertilizantes en Bolivia es de aproximadamente de 27.069 tm. La Tabla 4 presenta los detalles por cultivo y departamento. TABLA 4 Estimación de la demanda real de fertilizantes en toneladas métricas por departamentos y por cultivos, 1996. Chuq. Coch. La Paz Potosí Oruro S. Cruz Tarija Total Papa 3 225 4 770 5 325 4 185 592 2 150 2 014 22 261 Cebada 44 5 39 9 97 Maíz grano 76 194 46 202 518 Maíz choclo 80 570 30 33 29 76 818 Trigo 55 248 45 139 487 Arroz 527 527 Arveja 35 20 55 Haba 50 18 68 Cebolla 10 105 30 8 35 56 244 Tomate 10 34 15 5 525 20 609 Ajo 3 14 51 68 Uva 82 210 292 Caña azúcar 800 800 Café 15 10 25 Flores 100 100 Pasturas 100 100 Total 3 585 6 225 5 500 4 285 592 4 215 2 667 27 069 Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997; “El Agro Boliviano, Estadísticas Agropecuarias 1990-1995”, SNAG, La Paz Diciembre de 1996.

CONSUMO DE FERTILIZANTES La Tabla 5 presenta los datos de consumo de fertilizantes minerales (en porcentaje) por departamento. TABLA 5 Consumo de fertilizantes por departamento (en %) Chuquisaca Cochabamba La Paz Potosí 13

23

20

16

Oruro 2

S. Cruz 16

Tarija

Total

10

100

El efecto residual de la aplicación de fertilizantes en el cultivo de papas y a través de las rotaciones de cultivos, provee nutrientes residuales a cultivos tales como la cebada, el maíz y el trigo. Sin embargo, el área de estos cultivos que recibe una adecuada aplicación de fertilizantes es muy limitada, variando de 5,7% para trigo a 2,2 % para cebada y casi nulo para soja y sorgo (Tabla 6).

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

7

TABLA 6 Área fertilizada, su porcentaje por cultivo y su participación en el consumo nacional de fertilizantes Demanda de Demanda Nivel de Área Área Área fertilizantes total (%) fertilización fertilizada fertilizada total (bolsas/ha) (%) (ha) (tm) (ha) Papa 134 820 133 340 98.9 2-5 22 261 82,2 Cebada 88 460 1 938 2.2 1 97 0,3 Maíz grano 260 350 10 343 4.0 1 518 1,9 Maíz choclo 19 930 9 615 48.2 1-2 818 3,0 Trigo 127 236 7 262 5.7 1-2 487 1,8 Arroz 112 868 10 542 9.3 1 527 0,9 Arveja 12 572 1 100 8.7 1 55 0,2 Haba 25 250 1 360 5.4 1 68 0,3 Cebolla 6 240 2 577 41.3 2 244 0,9 Tomate 4 985 4 231 84.9 2-3 609 2,3 Ajo 1 419 484 34.1 2-3 68 0,3 Uva 3 730 1 860 49.9 2-4 292 1,1 Caña azúcar 82 878 8 000 9.7 2 800 3,0 Café 23 172 180 0.8 3 25 0,1 Flores 20 100 0,4 Pasturas 100 0,4 Total 930 910 190 972 27 069 100.0 Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997; “El Agro Boliviano, Estadísticas Agropecuarias 1990-1995”, SNAG, La Paz Diciembre de 1996.

El cultivo hortícola más importante que recibe fertilización adecuada es el tomate donde más del 80% del área es fertilizada. Alrededor de la mitad de los viñedos y de los cultivos de maíz para choclo reciben fertilización mineral así como el 34 % y el 42 % de los cultivos de ajo y cebolla, respectivamente. La fertilización mineral de la caña de azúcar es un hecho reciente y en 1996 cubrió alrededor de 10% del área cultivada. En la última columna de la Tabla 6 se evidencia la posición preponderante del cultivo de papa en relación al consumo de fertilizantes minerales en Bolivia; más del 80% de los fertilizantes utilizados se aplicaron a este cultivo. En comparación, todos los otros cultivos recibieron cantidades mínimas; el cultivo de maíz para choclo y la caña de azúcar se ubican en un segundo lugar con sólo una participación del 3% cada uno, seguidos por el maíz para grano, el trigo, el arroz y los tomates con una proporción cercana al 2% cada uno.

USO DE FERTILIZANTES EN KG/HA DE NUTRIENTES POR CULTIVO Promedio nacional En Bolivia en alrededor de dos terceras partes de los cultivos se aplica fosfato diamónico (18-4600) y el resto se distribuye entre urea (46-00-00) y triple quince (15-15-15); el promedio ponderado de nutrientes es de 58%. La demanda nacional de fertilizantes se estimó en 27 000 tm, aproximadamente 15 660 tm de nutrientes. El área cultivada en Bolivia, en 1996, sumó aproximadamente 1 750 000 hectáreas, con un promedio de uso de nutrientes de 8,9 kg/ha. Sin embargo, sin tomar en consideración el uso de fertilizantes en papa, el promedio nacional para todos los otros cultivos caería a 1,8 kg/ha.

8

Kilogramos de nutrientes por cultivo y por hectárea Aplicando la misma metodología anterior, se calculó el uso de nutrientes, por cultivo, a nivel nacional. Los resultados se muestran en la Tabla 7: TABLA 7 Promedio de aplicación de nutrientes en kg/ha por cultivo CULTIVO Aplicación de CULTIVO nutrientes (kg/ha) Papa Tomate Uva Ajo Maíz choclo Cebolla Caña de azúcar

95.8 70.8 45.4 27.8 23.8 22.7 5.6

Arroz Arveja Trigo Haba Maíz grano Cebada Café

Aplicación de nutrientes (kg/ha) 2.7 2.5 2.2 1.6 1.2 0.6 0.6

Fuente: Elaboración propia.

Actualmente no se aplican nutrientes en soya, girasol, yuca, plátano, quinua, sorgo y otros cultivos. Tasas de adopción de fertilizantes minerales El proyecto FAO-Fertisuelos ha formulado recomendaciones estandarizadas en términos de kilogramos de nutrientes de fertilizantes minerales por hectárea para los distintos cultivos a nivel nacional de modo de mejorar el nivel tecnológico de la agricultura nacional. Comparando estas cifras con el consumo actual, se obtiene la tasa de adopción de las recomendaciones hechas por el proyecto. La Tabla 8 presenta los resultados de esta comparación. TABLA 8 Consumo real de fertilizantes comparado con las recomendaciones del proyecto FAO-Fertisuelos (promedios nacionales) Cultivo Nivel recomendado Total (kg/ha) Consumo real Tasa de adopción (kg/ha) (kg/ha) (en %) Papa 60-80-00 140 95,8 69,0 Hortalizas 60-60-60 180 50 28,0 Arroz 40-00-00 40 2,7 6,7 Trigo 40-40-00 80 2,2 2,7 Maíz 40-40-00 80 1,2 1,5 Fuente: Elaboración en base a las recomendaciones estandarizadas de FAO-Fertisuelos.

Las cifras de la Tabla 8 muestran que existen posibilidades ciertas de mejoramiento de los rendimientos por medio del uso adecuado de la fertilización mineral, especialmente en el caso de los cereales.

RELACIÓN VALOR/COSTO DEL USO DE FERTILIZANTES EN DISTINTOS CULTIVOS La metodología adoptada por la FAO mide el beneficio de la utilización de fertilizantes por medio de la relación valor/costo (RVC). La RVC se define como la relación entre el valor del incremento de la producción atribuíble al insumo con el costo del insumo en cuestión, en este caso el fertilizante mineral. Una RVC baja significa un bajo retorno financiero del fertilizante mineral,

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

9

mientras que una RVC alta hace muy recomendable el uso de fertilizantes. Como regla general, la FAO considera que es posible hacer una recomendación de uso de fertilizantes cuando su valor está por encima de 2; cuando hay excesivos riesgos climáticos, la RVC debería estar por encima de 2,5. Desde 1987 hasta 1992, el proyecto FAO-Fertisuelos analizó los resultados de los datos de las parcelas demostrativas en varios cultivos, incluyendo hortalizas. A partir de 1993 puso énfasis en papa y en los principales cultivos de cereales -trigo, maíz y arroz. Durante el período 1987-1996, el número de parcelas demostrativas debidamente documentadas fue de 2 340. Para cada una de estas se calculó la RVC en base a las recomendaciones estandarizadas de aplicación de fertilizantes para cada uno de los distintos cultivos. A partir de los promedios nacionales obtenidos de estos informes, se dedujeron los correspondientes valores de las RVC. Sin embargo, se debe tener presente que las RVC varían substancialmente de acuerdo a los suelos y a las condiciones climáticas. La Tabla 9 muestra el promedio de las RVC para los distintos cultivos tal como fue calculado por el proyecto FAO-Fertisuelos, así como el promedio nacional de uso de nutrientes por hectárea. TABLA 9 Relación valor/costo de cultivos con fertilización mineral y promedio nacional de uso de nutrientes por cultivo CULTIVO Uso de nutrientes (kg/ha) RVC (promedio nacional) Papa 95,8 10,0 Tomate 70,8 13,0 Maíz choclo 23,8 8,0 Cebolla 22,7 8,0 Arroz 2,7 2,5 Trigo 2,2 1,9 Arveja 1,6 2,0 Maíz grano 1,2 2,2 Fuente: Elaboración en base a datos de las “Fichas de Seguimiento” de las parcelas demostrativas del proyecto FAO-Fertisuelos.

La relación existente entre las RVC por cultivo y el promedio nacional de uso de nutrientes muestra que en aquellos casos en que el uso de fertilizantes es rentable, ya sea en el altiplano, en los valles o en las tierras bajas, el agricultor boliviano los está utilizando en un grado importante. Comparativamente, en aquellos cultivos en que los retornos son reducidos existe, comprensiblemente, poco interés en incrementar los costos de producción- considerando además las frecuentes condiciones climáticas adversas- con el riesgo de perder la inversión adicional para obtener un beneficio adicional escaso. La tasa de adopción del fertilizante en los principales cereales es al presente baja y seguirá así mientras las RVC del uso de fertilizantes sean también bajas. El proyecto FAO-Fertisuelos enfrenta las consecuencias de las bajas RVC en los cultivos de cereales por medio de la implementación de su componente Ferticredit. Este componente provee fertilizantes a crédito a grupos seleccionados de agricultores a 0% de interés, pero con obligación de ahorro por parte de sus participantes. Esto permite a los agricultores ahorrar capital durante cinco años para cubrir los costos anuales de aplicación de fertilizantes. El componente Ferticredit se maneja como una operación comercial y uno de sus objetivos es recuperar el crédito evitando riesgos. Esto ha sido una limitación de las circunstancias en las

10

cuales Ferticredit pudo ser aplicado y, en la práctica los agricultores de papa fueron los principales beneficiarios – aunque algunos agricultores cultivan otros cultivos hortícolas. En 1997, de los 97 grupos de agricultores, 88 se dedicaron al cultivo de papa (1 694 agricultores) y solamente nueve grupos se concentraron en el cultivo de arroz (100 agricultores). El crédito suministrado para la papa alcanza para seis bolsas/ha (cuatro de DAP y dos de urea) y dos bolsas/ha de urea para el arroz. No se formaron grupos de agricultores para los otros cereales. Es un hecho conocido que una pre-condición para la introducción de cambios tecnológicos en la agricultura boliviana, es que las innovaciones sean rentables. Con los precios actuales de los fertilizantes y de los productos agrícolas esta pre-condición no está satisfecha y en estas condiones no se puede pedir a los agricultores la adopción de una tecnología agrícola mejorada con el uso de fertilizantes. En estos casos, es necesaria la participación del gobierno, dentro de su modelo económico de mercado libre, para crear incentivos para reducir el precio de los fertilizantes, aumentar el precio de los productos agrícolas y mejorar la respuesta de los cultivos a la fertilización.

11

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Capítulo 3 El abastecimiento de fertilizantes en Bolivia

GENERALIDADES En Bolivia, la comercialización de fertilizantes es manejada por cuatro a seis grandes comerciantes que dominan el mercado y alrededor de 50 intermediarios medianos, a los que deben agregarse algunas cooperativas, asociaciones, cámaras departamentales agrícolas y municipalidades. La estimación de la demanda nacional de fertilizantes en 1996 fue de 27 000 tm de las cuales el 40% se cubrió por donaciones, 10% por importaciones legales y 50% por el comercio ilegal. Los fertilizantes más importantes son el fosfato diamónico y la urea, pero también se están comenzando a usar las fórmulas 15-15-15, 17-17-17, 12-12-24 y 12-12-12-6 (conteniendo azufre). Se estima que el DAP absorbe entre 60 y 65% del mercado, o sea aproximadamente 17 000 tm; la urea cubre entre el 25 y 30% o sean 7 500 tm y aproximadamente el 10% (2 500 tm) corresponden a los fertilizantes complejos, donde el 15-15-15 es el más importante. En 1996 el precio del DAP mostró fluctuaciones substanciales mientras que el de la urea fue más o menos constante. En 1997 y debido a un aumento de las importaciones legales que mantuvieron altas las existencias de DAP, la fluctuación de su precio fue sensiblemente menor. El precio de la urea en 1997 se mantuvo estable. La Figura 1 muestra los precios de venta del DAP y la urea en Tiraque, un área importante de siembra de papa cerca de Cochabamba, durante el período de abril 1996 a septiembre 1997.

EL MERCADO DOMÉSTICO DEL FOSFATO DIAMÓNICO (DAP) El volumen de la donación japonesa y el precio impuesto por esta, son los factores dominantes en el mercado del DAP. La donación cubrió aproximadamente la mitad del DAP comercializado por el mercado. En 1996 se contabilizaron 8 138 tm de DAP y 586 tm de 15-15-15; en 1997 se estima que esa cifra alcanzará a 10.900 tm de DAP y 710 tm de 15-15-15. El fertilizante fue predistribuido, con los costos de transporte a cargo del donante, como se indica en la Tabla 10: El fertilizante 15-15-15 incluido en ambas donaciones fue asignado a exclusivamente a Cochabamba.

TABLA 10 Distribución de la donación de DAP en 1996 y 1997 DEPARTAMENTO DAP (1996) DAP (1997) Chuquisaca

(tm)

(tm)

1 221

2 300

Cochabamba

2 442

3 000

La Paz

2 032

2 800

Potosí

1 632

1 750

811

800

Santa Cruz Tarija

-

250

Total

8 138

10 900

Fuente: Elaboración en base a datos del “Fondo de Desarrollo Campesino”, La Paz 1996-1997.

12

FIGURA 1 Precios (en $ EE.UU) del DAP y la urea en Tiraque, 1996-1997

$EEUU/50 kg 35,0 32,0 29,0 26,0 23,0 20,0 Ene

Feb

Ene

Mar

Feb

Abr

Mar

Precio DAP en 1996 Precio DAP en 1997 Precio UREA en 1996

27,5

27,9

26,4

May

Jun

Jul

Ago

Sep

Oct

Nov

Precio DAP en 1996

Precio DAP en

Precio UREA en 1996

Precio UREA en 1997

Dic

Abr

May

Jun

Jul

Ago

Sep

Oct

Nov

Dic

26,8

30,4

31,2

33,0

30,7

27,2

27,0

27,0

27,1

26,1

25,8

26,0

26,0

25,9

23,9

23,7

23,7

23,6

23,4

23,3

23,2

23,2

23,2

Precio UREA 23,1 23,1 22,9 22,9 22,9 23,2 23,1 23,0 en 1997 Fuente: Elaboración en base a encuestas mensuales realizadas por técnicos del proyecto FAOFertisuelos.

El fertilizante donado es monetizado por el Fondo de Desarrollo Campesino (FDC), que utiliza los fondos así generados para ejecutar programas de desarrollo rural. Los impuestos a las importaciones, el Impuesto al Valor Agregado y los impuestos a las ventas no son aplicables a las donaciones, pero cuando el Fondo comercializa el fertilizante, emite la factura correspondiente que es susceptible de ser utilizada por el comprador como un instrumento de crédito fiscal. En la realidad el precio de venta es menor en un 14%. En 1994 y 1995 todos los fertilizantes de la donación fueron comprados a un precio bajo por un solo comerciante, quien distribuyó y revendió a agricultores, asociaciones y otros con un alto margen de ganancia. Debido a la compra total de la donación, este comerciante adquirió una posición monopolística que le permitió dominar el mercado y así expulsar a potenciales competidores. Recién cuando se terminó la comercialización de sus existencias, otros comerciantes importaron cantidades limitadas, principalmente para satisfacer la escasez local y considerando la fecha de arribo de nuevas donaciones. El período inmediatamente anterior a la llegada de la nueva donación fue crucial y los precios de DAP aumentaron dramáticamente al no llegar la donación a tiempo para la época de siembra. En 1996 el Fondo cambió su estrategia, el volumen de la donación fue dividido en lotes y no se permitió la compra de más de un lote por un solo individuo. Los fertilizantes fueron

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

13

vendidos según listas de inscripción, con un precio mínimo establecido en base al precio FOB en el país de origen, a lo que se agregaron gastos administrativos y costos de almacenamiento del Fondo que totalizaron $ EE.UU 18,00 por bolsa (50 kg). Los candidatos adjudicatarios debieron estar de acuerdo con el mayor precio ofrecido y la donación fue vendida a 24 diferentes inscriptos, a precios que variaron entre $ EE.UU 21,00 y 22,30/bolsa. Las diferentes partes compradoras incluyeron asociaciones de agricultores, cooperativas, cámaras de agricultores, sindicatos de trabajadores, comerciantes privados y municipalidades. Sin embargo, se estima que después de algunas reventas entre las partes, a menudo actuando como intermediarios y consiguientemente incrementando el precio al consumidor final, o sea al agricultor, alrededor de 60% de la donación llegó nuevamente a manos de solamente cuatro grandes comerciantes. En 1996, la donación llegó tarde para la época de siembra y el proceso de licitación del Fondo fue demorado. Entre julio y agosto el mercado estaba bajo presión, por lo que los precios de las existencias de DAP en el mercado libre llegaron a mas de $ EE.UU 35 por bolsa. Por ejemplo, una importante organización de agricultores se vio obligada a comprar 1 600 tm de DAP en el mercado libre a $ EE.UU 29 por bolsa con el objetivo de proteger a sus socios de una posible escasez y muchos agricultores se vieron forzados a pagar precios muy altos en el mercado abierto. El aumento de los niveles de precios durante este período, se debió al hecho de que si bien se realizaron muchas transacciones estas fueron en pequeños volúmenes ya que otros comerciantes participaban en forma limitada debido a la supuesta inminente llegada de la donación. A finales de 1996 un comerciante adquirió 10 000 tm de DAP las que almacenó en parte en Arica (Chile), trayendo a Bolivia las cantidades requeridas por la demanda. El precio de venta al por mayor estuvo alrededor de $ EE.UU 25,00 por bolsa dependiendo del lugar de entrega y esto contribuyó a evitar las fluctuaciones del precio, las que no ocurrieron en 1997. Sin embargo, la cantidad de DAP que ingresa a través del mercado negro hace que este precio de venta no sea suficientemente competitivo, especialmente cerca de la frontera con Perú. Este comerciante no pudo, sin embargo, acceder al mercado a mediados de 1996 en el momento adecuado para la distribución del fertilizante, ya que el sistema bancario le negó crédito, al considerar relevante conocer, previamente, los resultados de la licitación. Es difícil precisar el volumen de las importaciones legales comerciales, debido a que las estadísticas aduaneras son llevadas en términos monetarios y no en volúmenes. Sin embargo, las estadísticas aduaneras de 1996 tienen un valor por lo menos indicativo. Todas las importaciones de fertilizantes están sujetas al IVA pero no necesariamente al impuesto a las importaciones y los fertilizantes producidos en los países del Pacto Andino están exentos del impuesto a las importaciones. A través de la nomenclatura "Nandina" (sección 3105200000, fertilizantes con los tres elementos N, P2O5, K2O y 3105300000, fosfato diamónico -DAP), se estableció que la suma pagada por concepto de IVA fue de Bs. 390 000 equivalentes a $ EE.UU 79 000. Esto significa que el valor CIF de las importaciones oficiales puede haber sido de alrededor de $ EE.UU 520 000 por aproximadamente 1.500 a 2 000 toneladas. La suma por concepto del IVA por importación de DAP y de fertilizantes complejos en 1996, fue de cerca de $ EE.UU 900 000. La recaudación en 1996 del impuesto a la importación del DAP y de fertilizantes complejos fue de Bs. 190 000 equivalentes a $ EE.UU 38 000. El monto estimado de las exenciones de impuestos, principalmente de la donación y de las importaciones de los países del Pacto Andino ascendieron a Bs. 3 020 000 equivalentes a $ EE.UU 605 000. El mercado del DAP en 1996 fue un mercado “indeciso” ya que los comerciantes internacionales no corrieron el riesgo de invertir grandes cifras y de ese modo abastecer adecuadamente el mercado, pero introdujeron lotes pequeños de fertilizantes para paliar la

14

escasez y poder venderlos con un alto margen de ganancia. El mercado se caracterizó por períodos de severas restricciones, con la consecuente elevación de precios. Los comerciantes optaron por márgenes de ganancia elevados en vez de la venta de grandes volúmenes, poniendo disponible el DAP en pequeñas cantidades durante todo el año lo que resultó en pérdidas para los agricultores. En 1997, la situación, en cierta medida, se estabilizó pero aún así con alguna fragilidad. Las donaciones fueron nuevamente demoradas más allá de los límites del calendario agrícola. A pesar de que las existencias de fertilizantes en el comercio se incrementaron en razón de las importaciones de un comerciante, los agricultores podrían tener que afrontar la misma escasez y los mismos altos niveles de precios de 1996. Esto es debido a que otros comerciantes de fertilizantes encuentran demasiado arriesgado el predominio de las donaciones sobre el mercado, tanto en volúmenes como en fijación de precios y preferirían comprar directa o indirectamente los fertilizantes introducidos por las donaciones, antes que realizar importaciones formales. El nivel de precios fijado por el Fondo para la donación de 1997 está entre $ EE.UU 20 y 22 por bolsa puesto en las capitales departamentales. Las ventas subsiguientes de los fertilizantes donados no están sujetas al IVA ni a los impuestos sobre ventas. A este nivel de precios los importadores formales, sujetos a todos los impuestos, difícilmente puedan competir. En una economía de mercado, como es el caso de Bolivia, existe un producto que detenta una participación cercana al 50% del mercado como las donaciones de DAP; esto dará lugar a distorsiones especialmente como las encontradas en 1996. Para promover la empresa privada y la competencia y posiblemente la disminución de los precios, es recomendable que la participación de las donaciones en el mercado doméstico del DAP sea abolida, substituida o disminuida substancialmente.

EL MERCADO DOMÉSTICO DE LA UREA En los años 1995, 1996 y 1997 las donaciones no incluyeron urea. Según las estadísticas aduaneras, las importaciones de urea (Código Nandina 310210000) en 1995 alcanzaron a 128 tm, principalmente de Argentina, y en 1996 a 654 tm. En 1996, las aduanas de destino fueron Cochabamba con 232 tm, todas las cuales fueron liberadas de impuestos a la importación y de IVA ya que eran destinadas al proyecto FAO-Fertisuelos; la aduana de Tarija ingresó con 182 tm y la de La Paz, 240 tm. Los recibos de Gravamen Aduanero Consolidado (GAC) e IVA alcanzaron a Bs. 250 000 equivalentes a $ EE.UU 50 000 ($ EE.UU 20 000 en impuestos a las importaciones y $ EE.UU 30 000 en IVA). La urea está libremente disponible en casi todos los mercados y todas las tiendas de distribución agrícola están suficientemente provistas de este producto. Una marca peruana/venezolana domina el mercado, aunque fue registrada en Bolivia recién a principios del año 1997. El punto de ingreso más importante al país es el lago Titicaca. Se llevan a cabo muchas pequeñas transacciones, pero también se ejecutan pedidos importantes. Este fertilizante, se encuentra en las tiendas y mercados de Tarija, Santa Cruz y Cochabamba pero también se pueden encontrar en el mercado otras marcas argentinas, venezolanas y brasileñas. En Cochabamba existen 13 distribuidores agrícolas, de los cuales siete comercializan fertilizantes. Estos comerciantes informaron sobre ventas de urea de 100 a 200 tm en 1996. Además de las tiendas, hay vendedores ambulantes quienes en sus camionetas viajan a los mercados rurales para vender sus fertilizantes. Una de las más grandes organizaciones agrícolas de Cochabamba,

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

15

informó sobre la compra de 900 tm de urea y 300 tm de fertilizantes complejos para sus miembros en el mercado abierto y una tienda en Santa Cruz -de cinco que distribuyen fertilizantes- indicó que las ventas de urea en 1996 fueron de alrededor de 300 tm. En Potosí, un comerciante informó haber vendido 250 tm de urea y en Betanzos, la mayor tienda tuvo existencias de por lo menos 15 tm de urea. La Cámara Agrícola de Tarija, estimó que el consumo de urea en ese departamento fue de más de 1 000 tm. Estas indicaciones llevan a una estimación válida de un consumo anual de 7 500 tm de urea en todo el país. Resulta significativo que el precio de venta al por menor de la urea no muestre la fluctuación de precios del DAP. Los niveles de precios en 1996 estuvieron entre Bs. 115 y 125 equivalentes a $ EE.UU 23,50 por bolsa. Si bien este es un precio considerado alto, la urea estuvo disponible en todo el período y en todas las regiones agrícolas importantes de Bolivia. El costo de una bolsa de urea para un agricultor en Bolivia, es substancialmente mayor que en el Perú, probablemente debido al hecho de los numerosos intermediarios que participan en el proceso de comercialización y porque las cantidades comercializadas en muchos casos son pequeñas. El precio comercial se mantiene a un nivel tal que resulta prohibitivo importar por los canales formales, cuando se paga IVA, impuestos de importación e impuestos sobre ventas. En resumen, el mercado de la urea es un mercado agresivo, dirigido a proveer durante todo el año las cantidades requeridas de fertilizantes, aunque basado en el comercio de contrabando. Los comerciantes importan volúmenes importantes y los altos márgenes de ganancia se mantienen constantes con un factor de riesgo es mínimo. Perú es en estos momentos el proveedor más importante. Un comerciante, que recientemente inició la importación de una cantidad importante de urea, informó que tuvo grandes dificultades para obtener la carta internacional de crédito del sistema bancario boliviano. El banco primeramente quería asegurarse que podía competir con los importadores ilegales; en dicho proceso transcurrieron mas de seis meses y las cantidades que propusieron financiar fueron reducidas a la mitad.

PERSPECTIVAS DE MERCADO Las respuestas a las entrevistas y cuestionarios, evidenciaron que en este momento el mercado de fertilizantes en Bolivia es limitado. Los fertilizantes se están utilizando principalmente para la papa y los cultivos hortícolas. En los cultivos de papa, la mayoría de los agricultores están utilizando fertilizantes en un 70% de la cantidad recomendada, lo que deja un margen limitado para el aumento del consumo de fertilizantes en este cultivo. También las principales áreas hortícolas, están usando cantidades apreciables de fertilizantes por unidad de superficie. Para la mayoría de los otros cultivos y con las actuales prácticas y precios de los insumos y de los productos agrícolas, la utilización de fertilizantes es muy limitada debido fundamentalmente a los bajos retornos y a los riesgos involucrados. En algunos cultivos, como la caña de azúcar, el consumo de fertilizantes será viable y tal vez se incrementará modestamente, pero para la mayoría de los cultivos no tradicionales en el área de Santa Cruz, el uso de fertilizantes no es todavía una recomendación factible. Como consecuencia, el aumento del consumo de fertilizantes solamente será probablemente gradual y no son de esperar incrementos espectaculares en un futuro cercano.

16

17

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Capítulo 4 El mercado boliviano de fertilizantes en el contexto Latinoamericano

Este capítulo se basa en los resultados del estudio regional de fertilizantes llevado a cabo por el proyecto FAO-Fertisuelos (1997). Las cifras, sin embargo, deben ser utilizadas con precaución, debido a la ambigüedad de algunas respuestas.

USO DE FERTILIZANTES POR HECTAREA La Tabla 11 muestra el uso de fertilizantes en su equivalente de nutrientes por hectárea para distintos países de América Latina (1996). En las estimaciones individuales del consumo de fertilizantes en los países de América Latina, se consideraron los datos de importaciones legales para los países oceánicos; para los países mediterráneos se consideraron todas las fuentes de aprovisionamiento. Bolivia es el país de menor consumo de nutrientes minerales con 9 kg/ha/año. Esto podría parecer una mejora importante en relación al año 1991, cuando el consumo se estimó en 2,8 kg/ha (FAO-Agrostat-PC, Serie informática 1, 1991), pero es necesario tener en cuenta que en esta estimación se consideraron solamente las donaciones oficiales y las importaciones formales. A primera vista este progreso pudiera parecer satisfactorio. Sin embargo, Bolivia, con tan bajo consumo, está aún distante de otros países que también tenían bajo consumo en 1991. En Argentina, por ejemplo, el consumo en 1991 fue de 6,6 kg/ha de nutrientes y ascendió a 30 kg/ha en 1996; es decir, un crecimiento de 350% en cinco años o un crecimiento anual compuesto de 35% y Perú incrementó su consumo entre 1991 y 1996, de 22.6 kg/ha a 31 kg/ha. Si bien no se disponen de suficientes datos estadísticos hay indicaciones de que Paraguay incrementó su consumo, en el mismo período, de 9,3 kg/ha a 18 kg/ha y Ecuador de 49,4 kg/ha a alrededor de 90 kg/ha.

TABLA 11 Uso de nutrientes en América Latina, 1996 (kg nutrientes/ha cultivada) PAÍS Nutrientes (kg/ha) Países del Pacto Andino Venezuela

148

Colombia

138

Ecuador

90

Perú

31

Bolivia

9

Chile

155

Países del MERCOSUR Uruguay

110

Brasil

80

Argentina

30

Paraguay

18

México

65

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Regional FAO-Bolivia”, La Paz, 1997.

18

Excepto Bolivia, el consumo de fertilizantes minerales en los países latinoamericanos de bajo consumo muestra mayores tasas de crecimiento que el promedio latinoamericano; aquellos países que tienen alto consumo, muestran sin embargo, tasas bajas de crecimiento.

GRAVÁMENES LATINA

A LA IMPORTACIÓN DE FERTILIZANTES MINERALES EN

AMÉRICA

La importación de fertilizantes comerciales en Bolivia está sujeta a derechos de importación e IVA cuando esta ocurre de países de fuera del Pacto Andino y, en cierta medida, de los países del MERCOSUR. En la práctica, los agricultores bolivianos de menos de 50 hectáreas no están obligados a pagar el IVA sobre los fertilizantes. Para establecer un nivel uniforme para todas las importaciones de fertilizantes y para prevenir ganancias indebidas en las ventas de fertilizantes que se originan en importaciones informales, el gobierno podría considerar la abolición de las tasas de importación y el retiro del IVA. Tal medida tendría implicaciones fiscales limitadas ($ EE.UU 80 000) con un impacto positivo sobre la distribución del ingreso de los numerosos pequeños agricultores que cultivan papa y que usan fertilizantes con cierta intensidad. Además, colocaría a la agricultura boliviana en mejores condiciones para competir con otros países que participan en los mismos mercados agrícolas. La Tabla 12 muestra el régimen de impuestos en diferentes países latinoamericanos. TABLA 12 Gravámenes impositivos a los fertilizantes en América Latina (en %) PAÍS Impuesto a la IVA y otros OBSERVACIONES importación % impuestos % Países del Pacto Andino Venezuela Colombia Ecuador Perú Bolivia *

Chile Países del MERCOSUR Argentina Uruguay Paraguay Brasil México Surinam

Comercio interno tiene 0 % gravámenes 1 5 Cero

Cero Cero Cero

15 10 (+ 3 )

18 16

11

18

IVA normalmente 16,5 % Importa grandes cantidades de Venezuela Importa grandes cantidades de Venezuela IVA normalmente 10 % IVA normalmente 10 % Incluido 3% de impuestos a las ventas; las donaciones están exentas de todo impuesto Comercio interno gravado 0 % excepto entre Argentina y Brasil

2-6 Cero 1 2-6 Cero Cero

21 Cero 10 8 – 12 Cero Cero

Miembro del NAFTA Miembro del CARICOM; impuestos a las importaciones fuera CARICOM 17 %

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Regional FAO-Bolivia”, La Paz, 1997. * Bolivia, como miembro asociado del MERCOSUR, tiene al presente un gravamen del 7% sobre las importaciones de fertilizantes de estos países; esta tasa es de reducción progresiva y llegará a 0 en el año 2006. El 3% adicional en importaciones guarda relación con los diferentes impuestos del departamento aduanero.

19

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

La mayoría de los países latinoamericanos tienen políticas agrícolas que estimulan el uso de los insumos agrícolas y especialmente de los fertilizantes minerales. Para permitir el acceso de estos insumos, los impuestos sobre importaciones se fijan en un nivel bajo, en algunos casos a un nivel cero y, mas aún, para proteger a los pequeños agricultores, los fertilizantes están a menudo exentos de IVA. Esta protección es ofrecida porque, generalmente, el pequeño agricultor vende sus productos en el mercado local fuera del sistema impositivo. Como consecuencia, estos agricultores no pueden reclamar la devolución del IVA, ya pagado cuando se adquieren los insumos agrícolas. Los agricultores más grandes pueden pagar este impuesto, pero el sistema trabaja más equitativamente sin IVA. Aboliendo el IVA se estimulará específicamente al sector agrícola de pequeña escala y no debería afectar al sector de escala mediana y grande. En Bolivia, las donaciones de fertilizantes están exentas de tasas de importación y de IVA. El IVA debe ser pagado sobre las importaciones y puede ser usado como reposición de crédito. Las importaciones legales de los países fuera del Pacto Andino, están sujetas al impuesto sobre importaciones y al IVA, y para las importaciones de los países del Pacto Andino solamente es aplicable el IVA .

PRECIOS AL POR MENOR DE LOS FERTILIZANTES En 1996, el precio de los fertilizantes envasados en el mercado interno de Bolivia fue equivalente a aproximadamente el 250 % de los precios internacionales en origen, a granel. Aunque tal diferencia de precios es considerable, el valor CIF de los fertilizantes está directamente relacionado con el momento y el volumen de la compra, las condiciones de pago demorado, y especialmente el modo de transporte. Las tarifas del transporte normal cuestan por lo general el doble de los embarques contratados, los cuales requieren, sin embargo, el envío de un volumen prácticamente equivalente a las necesidades anuales de fertilizantes del país. Aparte del hecho que Bolivia es un país mediterráneo con relativamente altos costos de transporte, también es inevitable la incidencia de los costos de los inventarios dada la demanda estacional de los fertilizantes. En vista de la ausencia de crédito bancario para los importadores de fertilizantes, los comerciantes tratan de evitar tales costos manejando cantidades menores, lo cual causa a su vez elevados gastos generales para un bajo volumen de ventas. Según la experiencia de otros países mediterráneos y con una topografía e infraestructura similar, los precios internos al detalle de los fertilizantes son de aproximadamente un 130 % del precio CIF, cuando se manejan alrededor de 250 000 tm por año, o sea un volumen diez veces mayor que el volumen manejado actualmente en Bolivia. Una consecuencia del alto valor de los fertilizantes es la baja RVC (cerca de 2.0) que se encuentra en muchos cultivos, aparte de cual sea su rendimiento. La Tabla 13 muestra los precios al agricultor, excluyendo el IVA, del DAP y de la urea en varios países de la región.

PRECIO PROMEDIO DE UN KILOGRAMO DE NUTRIMENTO (N, PRODUCTOR DE DIFERENTES CULTIVOS EN AMÉRICA LATINA

P2O5)

Y PRECIOS AL

En base a los precios al por menor de la urea (46% de nutrimento mineral) y DAP (64%) se puede calcular el precio promedio para un kilogramo de nutrimento mineral, N y P2O5, en diferentes países de América Latina. En la Tabla 14 se presentan estas cifras junto con los

20

TABLA 13 Precios al por menor (sin IVA) de la urea y el DAP en América Latina (en $ EE.UU/bolsa 50 kg), 1996 PAÍS Precio de la urea ($ Precio del DAP ($ EE.UU/bolsa 50 kg) EE.UU/bolsa 50 kg) Países del Pacto Andino Venezuela 11,20 3,90 Ecuador 12,00 13,20 Colombia 12,00 15,00 Perú 13,50 15,00 Bolivia (donación) 25,00 Bolivia (mercado abierto) 23,20 26,00 - 34,00 Chile* 14,40 16,70 Países del MERCOSUR Argentina 13,50 16,50 Uruguay 14,50 16,25 Paraguay 18,00 - 27,00 Brasil 13,00 16,50 México 10,50 13,70 Surinam 13,00 Fuente: Elaboración propia en base a datos de la “Encuesta Regional FAO-Bolivia”, La Paz, 1997. * 1997 precios al por menor TABLA 14 Precio promedio por kilogramo de nutrimento (N, P2O5) y precios en el lugar de producción de productos alimenticios importantes (en $ EE.UU/kg, sin IVA) PAÍS Precio promedio Precio de la Precio del Precio del Precio del de los nutrientes papa al trigo al arroz al maíz al (N, P2O5) en agricultor agricultor agricultor agricultor ($ EE.UU/kg ) ($ EE.UU/kg) ($ EE.UU/kg) ($ EE.UU/kg) ($ EE.UU/kg) Venezuela 0,46 Colombia 0,50 Ecuador 0,47 0,24 0,20 0,20 0,20 Perú 0,53 0,21 0,27 0,27 0,22 Bolivia 0,95 * 0,22 0,20 0,21 0,16 Chile 0,58 0,20 0,24 0,20 0,22 Argentina 0,56 Uruguay 0,57 Paraguay 0,70 Brasil 0,55 0,20 0,21 México 0,45 0,24 0,13 0,15 0,13 Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Regional FAO-Bolivia”, La Paz, 1997. * Según los cálculos basados en las estadísticas aduaneras se paga solamente $ EE.UU 0.01 de IVA por cada kilogramo de nutrimento.

precios al agricultor de los principales productos alimenticios procedentes de aquellos países que respondieron al cuestionario regional enviado. La Tabla 14 muestra que el precio por kilogramo de nutrimento en la mayoría de los países de América Latina esta entre $ EE.UU 0.50 y 0.60. El precio pagado por el agricultor boliviano es aproximadamente 60 a 70% mayor. Por su parte, los precios al agricultor en varios países latinoamericanos varían poco, con excepción de México y Perú. En cualquier caso, la desventaja del agricultor boliviano en relación

21

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

a los precios de fertilizantes, no es compensada con precios más elevados para sus productos agrícolas.

RELACIÓN

ENTRE LOS PRECIOS DE LOS NUTRIENTES Y LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS AGRÍCOLAS

Utilizando las cifras de la Tabla 14 se puede deducir la relación entre el precio del kilogramo de nutrimento con el precio del cultivo en el lugar de producción. Esta relación muestra el número de kilogramos de un determinado producto que el agricultor necesita vender para poder comprar un kilogramo de nutriente mineral (N, P2O5). TABLA 15 Relación entre los precios al agricultor y los precios de los nutrientes PAÍS Nutrimento/ Nutrimento/ Nutrimento/ papa trigo arroz Ecuador 2,0 2,4 2,4 Perú 2,5 2,0 2,0 Bolivia 4,3 4,8 4,5 Chile 2,6 2,4 2,9 Brasil 2,8 México 1,8 3,4 3,0

Nutrimento/ maíz 2,4 2,4 5,9 2,6 2,6 3,4

La Tabla 15 muestra que en Bolivia el agricultor tiene que vender entre cuatro y seis kilogramos de sus productos para comprar un kilogramo de nutriente, mientras que los agricultores de otros países de América Latina, solo tienen que vender entre dos y tres kilogramos de los mismos productos.

PRECIOS DE LOS FERTILIZANTES EN BOLIVIA EN RELACIÓN A ARGENTINA Y CHILE Una de las principales causas del bajo consumo de fertilizantes minerales en Bolivia es el elevado precio local de los mismos, aproximadamente 60% mayor que en la mayoría de los de los otros países de América Latina. Los volúmenes reducidos y los elevados costos de transporte terrestre son a menudo la causa de ello. Las importaciones bolivianas de fertilizantes llegan generalmente a través de Arica (Chile) y Buenos Aires vía Rosario (Argentina) hacia Yacuiba en la frontera entre Bolivia y Argentina. El comercio de fertilizantes es un comercio que moviliza grandes volúmenes de mercadería y hay ventajas en los precios al comprar en grandes cantidades como hacen otros países latinoamericanos, y en los costos de transporte que son afectados negativamente cuando se importan cantidades inferiores a 20 000 tm; en ese caso se puede llegar a pagar un tercio más si se importa menos de esa cantidad. Los comerciantes bolivianos de fertilizantes indican que el transporte desde los puertos argentinos a Yacuiba aumenta en cerca de 30% los costos totales, y desde el puerto chileno de Arica a La Paz aumenta alrededor del 20%. En los puntos de entrada se grava con un impuesto de importaciones del 10% más un 3% correspondiente a otros impuestos, tales como el servicio de inspección, los agentes aduaneros, gravámenes de las cámaras industriales y otras instituciones. Al momento de la llegada a la frontera boliviana, los costos reales del fertilizante ya alcanzaron aproximadamente al 150% del precio FOB. De esta manera todos los gravámenes de importación, que representan el 13% del precio CIF en el puerto de entrada, significan el 19.5% en relación al precio FOB. Esta cifra, es la más alta de todos los países de América Latina.

22

Después de haber sido nacionalizadas, las importaciones de fertilizantes están sujetas a un impuesto adicional del 16%, consistente en un 13% de IVA y un 3% de impuestos a las ventas. Como que este impuesto se calcula sobre la base del precio CIF puerto de destino, en realidad ese 16% significa entre 28 y 30% del precio FOB en el puerto de exportación, también el mayor gravamen en relación a los países de América Latina. La comercialización posterior del fertilizante incluye el transporte, el almacenamiento local, los costos de financiamiento, el margen de comercialización de los mayoristas y de los minoristas, las pérdidas, y otros costos menores. Un estudio –“El mercado y el sistema de comercialización y distribución de fertilizantes”, septiembre 1995- de la Unidad Estratégica de Fertilizantes del proyecto FAO-Fertisuelos, estimó estos costos en un adicional 25%. No se disponen de cifras sobre esta parte de la cadena de comercialización en los otros países latinoamericanos, pero dado los volúmenes relativamente mayores y las zonas más concentradas donde es distribuido el fertilizante, sus costos por unidad probablemente sean inferiores al 20%. La Tabla 16 muestra la comparación entre las importaciones comerciales de fertilizantes de Argentina y Chile y de Bolivia usando sus puertos como puntos de paso. La tabla tiene como base el índice de precios FOB de exportación para volúmenes grandes de fertilizantes. TABLA 16 Comparación de los costos al por menor de los fertilizantes importados por Argentina, Bolivia y Chile Argentina Bolivia vía Chile Bolivia Argentina vía Chile Precio de exportación FOB - Volúmenes grandes 100 100 - Volúmenes pequeños 105 105 Incluyendo carga marítima (puerto marítimo CIF 110 120 110 120 de entrada) (30 %) (20 %) Incluyendo costos de transporte al punto de 156 144 entrada en Bolivia Incluyendo la nacionalización de productos ( 4 %) (13 %) (11 %) (13 %) (impuestos sobre importación, otras imposiciones) 115 176 123 163 Incluyendo pago provisional del IVA e impuestos (21 %) (16 %) (18 %) (16 %) sobre ventas 139 204 145 189 Incluyendo los costos de comercialización local (20 %) (25 %) (20 %) (25 %) hasta la venta al por menor 167 255 174 236 Fuente: Elaboración propia.

Según la Tabla 16, con las tarifas impositivas existentes y dadas las desventajas geográficas de Bolivia, el precio del fertilizante debería, cuando es importado a través de la Argentina, ser de por lo menos 50% mayor que en ese país y si es importado a través de Chile, 30% más de lo que costaría en este último. También muestra que si Bolivia no gravara con el impuesto de importación, con el IVA, con los impuestos sobre ventas y otros, el agricultor boliviano continuaría pagando un precio mayor por su fertilizante que sus colegas de Argentina o Chile, aún pagando estos todos los impuestos nacionales correspondientes.

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

23

La Tabla 16 explica porque los costos del fertilizante son mayores en Bolivia que en los países limítrofes. Sin embargo, no explica claramente por que son de 60 a 70% mayores. Una explicación podría encontrarse en que no existen empresas fuertes de comercialización tratando de competir en el mercado; este problema parece estar en vías de solución en estos momentos y ya un comerciante ha hecho importaciones masivas. Por otro lado, el comercio informal está erosionando la confianza del sistema bancario y del sistema de comercialización para importar grandes volúmenes, aumentando así el precio unitario. Por último, hay un efecto negativo de la donación japonesa que ocupa el 50 % del mercado del DAP, con su impredecibilidad respecto a la fecha de entrega y al precio. Los importadores Hay en la actualidad un número relativamente grande de importadores si bien la mayoría son pequeñas asociaciones, cooperativas y federaciones de productores. Esta no es la forma mas eficiente de importar fertilizantes. Existen solo tres importadores con capacidad para importar hasta 5 000 tm por vez. Los países vecinos PERU: en este momento solo el puerto de Matarani con capacidad para manejar hasta 30 000 tm anuales es de interés para introducir fertilizantes en Bolivia; por su lado, la via terrestre es la forma mas práctica de transportar fertilizantes dentro de Bolivia. En el futuro, el puerto de Ilo en el sur de Perú, puede llegar a ser importante para estas operaciones ya que Bolivia tendrá acceso al mismo como puerto libre. En ese caso los importadores bolivianos podrían hacer órdenes e importaciones conjuntas con sus colegas peruanos. No parece haber dificultades para ese tipo de operaciones ya que ambos países tienen similares épocas de siembra y requerimientos de tipos de fertilizantes. CHILE: Arica, en el norte de Chile es el puerto mas importante para todas las importaciones y exportaciones bolivianas; los fertilizantes de la donación japonesa ingresan por el mismo. Los costos de operación y almacenamiento en este puerto son relativamente bajos y el fertilizante a granel es embolsado y después transportado por camión, si bien es mas caro que el ferrocarril. Anteriormente, las donaciones holandesas ingresaban por el puerto de Antofagasta, pero su distancia y los malos caminos resultan inconvenientes. ARGENTINA: en 1997 fueron exportadas a Bolivia, por via terrestre, 2 700 tm de fertilizantes, la mayoría a través de distribuidores en el norte de Argentina. A causa del mal estado de los caminos bolivianos la carga debe ser transbordada de los grandes camiones usados en la Argentina a los camiones pequeños usados en Bolivia hasta llegar a Santa Cruz. El ferrocarril no es una alternativa válida para transportar esas pequeñas cantidades. BRASIL: los envíos por via férrea a Bolivia podrían ser una opción atractiva, si fuera posible hacerlos a granel, cuando el proceso de privatización de los ferrocarriles brasileños haya sido completado y si se redujeran los costos de los fletes de los ferrocarriles en Bolivia. Los embarques por via fluvial a lo largo de los afluentes del rio Madeira pudieran ser otra opción cuando Bolivia desarrolle su navegación.

24

Productores regionales La fuente regional de DAP mas adecuada es la fábrica en Lázaro Cárdenas, en la costa occidental de México. Esta fábrica tiene una capacidad de producción de 495 000 tm anuales y está ubicada en una posición geográfica adecuada. Como miembro del Pacto Andino, Venezuela está en una posición favorable en lo que se refiere a los aspectos impositivos para la exportación de urea a Bolivia. Venezuela ya proporciona cantidades importantes de urea a Colombia, Chile y Perú podría ser un importante abastecedor de Bolivia.

PERSPECTIVAS Un importador está organizando la compra de fertilizantes a granel para su posterior mezcla; esto puede conducir a una mayor flexibilidad en la satisfacción del mercado interno. Una vez que se haya desarrollado una estructura mas adecuada del mercado será posible comercializar los fertilizantes en bolsas de 25 kg en lugar de los actuales 50 kg. El mercado de fertilizantes podrá también ser influenciado por la apertura en 1999 de una planta de producción de nitrato de amonio en la zona de Santa Cruz, si bien la mayor parte de su producción estará destinada al mercado brasileño.

RESUMEN El proceso de libre y correcta competencia debería provocar un descenso del precio de los fertilizantes; bajo el actual régimen impositivo, esos precios serían, sin embargo, 30 a 50 % mayores que en Argentina y Chile. Esto no es suficiente para colocar a los agricultores bolivianos en una situación de paridad con los agricultores de los países vecinos. El mercado de los fertilizantes en Bolivia está en estado de confusión. Los precios altos no son el único problema. Los fertilizantes a menudo están adulterados, hay pocas posibilidades de elección y a veces hay escasez. Mas aún, este pequeño mercado está limitado por el alto nivel impositivo, las donaciones, las importaciones ilegales, la falta de control de calidad y las dificultades para obtener licencias de importación. Sin embargo, la intervención gubernamental podría solucionar estos problemas. Las medidas pertinentes se discuten en el capítulo 5.

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

25

Capítulo 5 Hacia una estrategia de fertilizantes para Bolivia

DISCUSIÓN A diferencia de la mayoría de los países latinoamericanos, el Gobierno de Bolivia no tiene líneas políticas específicas para estimular la producción agrícola a través de un mayor uso de insumos agrícolas y de fertilizantes minerales en particular. Esto convierte vulnerable al país desde cuatro puntos de vista: • • • •

La producción agrícola sostenible La seguridad alimentaria El sector rural y la migración a las ciudades La competitividad para la exportación

El desarrollo sostenible y la protección ambiental El objetivo es la intensificación de la producción agrícola. Se debe reemplazar la “explotación de la tierra” tal como se la entiende hoy día, la cual provoca que los suelos sean abandonados después de algunos años de uso con la consecuente declinación de la producción. Para ello es necesaria una mejor preparación del suelo, combinada con el uso de abonos orgánicos y fertilizantes minerales. Las recomendaciones técnicas para las diferentes zonas ecológicas están disponibles en el Proyecto FAO-Fertisuelos. La utilización de paquetes mínimos de fertilizantes en combinación con materia orgánica- es esencial para preservar la fertilidad de los suelos y permitir que esta sea utilizada de manera sostenible. Un programa de Gobierno, debería estimular la utilización de los paquetes tecnológicos de FAO-Fertisuelos, incluyendo un incremento del uso de la fertilización, con lo cual se evitaría el proceso de transformar la tierra productiva en improductiva y su consiguiente abandono, no solo en las áreas tropicales sino también en los valles. La mayor producción por unidad de superficie, por medio del uso de fertilizantes, permitiría a los agricultores invertir en medidas de control de la erosión y otras técnicas necesarias. La seguridad alimentaria Bolivia es un país con una alta incidencia de inseguridad alimentaria y la producción nacional agropecuaria asegura solamente el consumo diario de 1 900 calorías per capita . Esto está muy por debajo de la recomendación actual mínima de FAO de 2 250 calorías y lejos de la meta de Bolivia llegar a las 2 350 calorías para el año 2000. Cerca de dos tercios de la población están comprendidos en las fajas altas de pobreza y, por lo tanto, en condiciones de inseguridad alimentaria. En enero de 1997 el Gobierno boliviano publicó el “Plan Nacional de Seguridad Alimentaria”, que ataca este problema desde tres niveles: el acceso de la población boliviana a

26

ingresos suficientes como para poder adquirir alimentos en la cantidad y calidad requeridas, la producción de alimentos a nivel provincial, departamental y nacional, y el uso correcto de los alimentos. Las medidas propuestas para mejorar la producción de alimentos en el país incluyen, entre otras, la disminución en los precios de los insumos agrícolas, eliminando impuestos a la importación de esos rubros. Estímulos al sector del pequeño agricultor Si bien la urbanización de Bolivia es un proceso continuo, estudios recientes indican que las ciudades solo pueden ofrecer un incremento limitado en las oportunidades de empleo. El sector formal no se expande significativamente en relación a las cifras elevadas de desempleo existentes y el sector informal ya está saturado, mostrando solamente oportunidades de empleo limitadas y temporales. El sector del pequeño agricultor está en su mayor parte poco desarrollado, pero si recibiera los debidos incentivos, podría demostrar una capacidad considerable en la generación de empleo. El desarrollo rural es una prioridad en la agenda política del actual gobierno con énfasis en los aspectos sociales y en el incremento de la producción. En cualquier programa que busque crear más empleo en el sector rural y en la producción del pequeño agricultor, el estímulo del uso de fertilizantes será siempre importante. Mayor producción y aumento de la competitividad del agricultor boliviano en el mercado regional El Gobierno de Bolivia presentó sus lineamientos sobre política agrícola en un documento denominado “Estrategia para la Transformación del Agro” (Gobierno de Bolivia, 1996). Una de las prioridades elegidas para la transformación del sector agrícola en una industria competitiva, es la de generar un salto tecnológico en las actuales prácticas agrícolas. Los paquetes tecnológicos mejorados propuestos por varias instituciones agrícolas y proyectos de cooperación, incluyen la aplicación de fertilizantes. El proyecto FAO-Fertisuelos proporcionó una aproximación, según su punto de vista, de lo que sería el siguiente nivel tecnológico. Esto incluyó las siguientes aplicaciones de nutrientes de fertilizantes minerales (kg de nutrientes/ha) en los cultivos alimenticios: • • • •

En papa, 140 kg/ha de nutrientes (60 de N y 80 de P2O5) frente al consumo nacional promedio de 95,8 kg/ha. En arroz, 40 kg/ha (40 N) frente al conumo nacional promedio de 2,7 kg/ha. En trigo, 80 kg/ha (40 de N y 40 de P2O5) frente al consumo nacional promedio de 2,2 kg/ha. En maíz (grano), 80 kg/ha (40 de N y 40 de P2O5) frente al consumo nacional promedio de 1,2 kg/ha.

Aplicando estos niveles de fertilización y tomando como base las cifras del actual promedio nacional de producción así como las RVC por cultivo, se pueden simular los promedios nacionales de producción promedio por hectárea de estos cultivos. Los resultados se presentan en la Tabla 17.

EL COSTO DEL FERTILIZANTE: UN OBSTÁCULO PARA LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS Con el aumento del uso de fertilizantes, el promedio nacional de producción podrá subir en forma substancial. Sin embargo, la tasa de adopción de los fertilizantes por parte de los agricultores es

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

27

TABLA 17 Proyección del promedio de producción nacional de cultivos en función del incremento del uso de fertilizantes Promedio Incremento Valor del Costo del RVC Requerimiento Cultivo Promedio nacional de incremento productivo nutrimento adicional de nacional de producción (kg/ha) productivo adicional ($ nutrientes producción con cambio ($ EE.UU/ha) (kg/ha) (kg/ha) tecnológico EE.UU/ha) (kg/ha) Papa 6 000 44,2 41,8 10,0 418,0 2 090 8 090 Arroz 1 900 37,3 35,0 2,5 87,5 417 2 317 Trigo 850 77,8 73,9 1,9 140,4 702 1 552 Maíz 1 750 78,8 75,1 2,2 165,2 1 033 2 783 Fuente: Elaboración en base a datos de demostraciones del proyecto FAO-Fertisuelos, 1997 y de “El Agro Boliviano, Estadísticas Agropecuarias 1990-1995”, SNAG, La Paz, Diciembre de 1996.

baja, probablemente por el alto precio de los mismos. En aquellos cultivos donde la fertilización puede dar buenos retornos financieros, la tasa de adopción por parte del agricultor boliviano es buena a muy buena pero en los cultivos donde los retornos financieros son bajos, prácticamente no se adoptan. La Tabla 18 muestra la media de las relaciones valor/costo, por cultivo, en relación con la tasa de adopción de fertilizantes por parte de los agricultores. TABLA 18 Relación valor/costo y tasa de adopción de fertilizantes Cultivo Relación % de hectáreas que valor/costo usan fertilizantes RVC Papa 10,0 98,8 Tomate 13,0 84,8 Maíz choclo 8,0 48,2 Arroz 2,5 9,3 Maíz grano 2,2 4,0 Trigo 1,9 5,7 Fuente: Elaboración propia

% de uso de fertilizantes en relación a las recomendaciones de FAOFertisuelos 69 40 34 6,7 1,5 2,7

La Tabla 18 muestra relaciones muy bajas de adopción de fertilizantes cuando la RVC es también baja; mas aún, si se utilizan, será a niveles muy reducidos. Esto es esencialmente cierto para los cereales, lo cual a su vez implica que la producción por hectárea podría permanecer al mismo nivel o incluso caer. El incremento de la producción tendría que lograrse por expansión horizontal, con problemas ambientales y falta de sostenibilidad y sin generar el esperado salto tecnológico en el sector agrícola. En un sentido positivo, la Tabla 18 también indica que si la RVC alcanza 2,5 o más -como es el caso del arroz-, los agricultores gradualmente empezarán a utilizar fertilizantes. En los otros países de América Latina, el sector agrícola ya realizó su salto tecnológico y el incremento en el uso de fertilizantes ha jugado un papel fundamental en el mismo. Esto ocurrió en razón de que los retornos financieros del uso de fertilizantes fueron suficientes, o sea, la RVC del uso de fertilizantes fue mediana o elevada. Como se indicó en el capítulo 4, los precios que recibe el agricultor boliviano por sus productos, comparado con los precios que reciben los agricultores de otros países latinoamericanos, no difieren substancialmente, pero si difiere el precio por kilogramo de nutrimento. Con los mismos resultados agronómicos y el mismo precio por los productos, las RVC para el uso de fertilizantes en otros países de América Latina, resultan mucho más atractivos como se ilustra en la Tabla 19:

28

TABLA 19 Valores comparativos de las relaciones valor/costo (RVC) RVC en Bolivia Retorno en Costo promedio de Bolivia, costo de $ EE.UU nutrimento* nutrimento ($ EE.UU/kg) ($ EE.UU/kg) 0,95 1,9 1,81 0,55 0,95 2,2 2,09 0,55 0,95 2,5 2,38 0,55 0,95 3,0 2,85 0,55 0,95 4,0 3,80 0,55 * Promedio del precio por nutrimento en Argentina, Brasil, Chile y Perú.

RVC derivada

3,3 3,8 4,3 5,2 6,9

En otros términos, el precio actual del fertilizante hace que el salto tecnológico en Bolivia sea difícil y quizás inviable, en tanto que el precio inferior de fertilizantes en otros países de América Latina contribuyó en gran medida a que ya ocurriera dicho salto tecnológico. Mientras el precio del fertilizante permanezca al nivel actual, la producción de cereales en Bolivia continuará estancada.

PRINCIPALES RECOMENDACIONES La recomendación mas clara para una estrategia de fertilizantes en Bolivia debe estar dirigida, sin duda, a una reducción del precio de los fertilizantes. Mas aún una estrategia sobre fertilizantes debe ser parte de los programas de desarrollo rural y agrícola. Esta estrategia debería incluir, entre otras cosas, el mejoramiento de la infrestructura rural, la expansión de las facilidades del crédito agrícola, el mejoramiento de la información sobre mercados, productos agrícolas e insumos, el apoyo decisivo a la investigación agrícola, el fortalecimiento de los sistemas de extensión agrícola y el establecimiento de ciudades rurales intermedias. El Gobierno boliviano debería establecer como objetivo la reducción del precio de los fertilizantes minerales. Para tratar de llevar el promedio nacional de la RVC de 1,9 a 2,5, se requeriría una reducción en los costos de los fertilizantes de un 24 %. Esto podría estar más allá del alcance de lo que el Gobierno podría hacer con los instrumentos que tiene a su disposición. Bolivia tiene una economía de mercado abierta y por ello el uso de subsidios no está considerado. Sin embargo, al reducir el precio del fertilizante en un 10%, la RVC subiría de 1,9 a 2,1; una RVC de 2,2 llegaría a 2,4 y una RVC de 2,5 subiría a 2,8. Una reducción del 15 % en el precio del fertilizante cambiaría las RVC de 1,9 a 2,25, de 2,2 a 2,6 y de 2,5 a 2,95. Esta reducción del precio de los nutrientes del 10 % al 15 % requiere que el gobierno tome las medidas pertinentes, tal como se resume a continuación. Recomendación: abolir los gravámenes a las importaciones de fertilizantes La mayoría de las importaciones de fertilizantes minerales provienen de EEUUA, México y los países europeos. De acuerdo a las estadísticas oficiales aduaneras, la recaudación en 1995 por concepto de impuestos a la importación de fertilizantes fue de menos del 0.05 % de los ingresos totales aduaneros recaudados en ese año. Esto significa que, teóricamente, si no hubiera habido tasas de importación a los fertilizantes en 1996, la pérdida de recaudación sería de menos de $ EE.UU 60 000.

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

29

Esta medida estaría de acuerdo con las políticas agrícolas de muchos de los países de América Latina y habría contribuido a incrementar el consumo de fertilizantes y por ende a la transformación del sector agrícola. Casi todos los países con niveles medios o altos de consumo de fertilizantes minerales tienen un fuerte sector agrícola y una economía relacionada con las exportaciones agrícolas Esto también es cierto en Chile, a pesar de sus impuestos relativamente elevados. Recomendación: asignar a los insumos agrícolas una categoría baja de IVA De acuerdo a las estadísticas aduaneras, el monto pagado en concepto de IVA en 1996 por los fertilizantes minerales fue de $ EE.UU 108 000, menos del 0.05 % del total de la recaudación obtenida con este impuesto. Aunque el IVA pagado por los fertilizantes es susceptible de ser restituido como crédito fiscal, muchos de los pequeños agricultores, principalmente paperos, no participan en el sistema formal de impuestos. De esta manera pagan el precio total de los fertilizantes que incluye el IVA, pero sin devolución al final del año fiscal. Los comerciantes indicaron también que muchos de los agricultores no solicitan facturas debido al temor de ser registrados por la oficina de Impuestos Internos y así tener que entrar en el circuito fiscal. Además, una gran parte de las importaciones provienen del comercio ilegal por lo que, por razones obvias, los comerciantes no emiten factura. Para abaratar los fertilizantes para este segmento de la población, el Gobierno podría considerar un sistema de IVA diferenciado. Con la abolición del impuesto a la importación de fertilizantes solo se lograría bajar el precio en un 9%, pero si se aplicara un IVA diferenciado del 7%, la reducción en el precio del fertilizante podría llegar al 15%. Con un nivel de 0% de IVA y sin tasas de importación pero continuando con otros cargos y tasas el precio del fertilizante al agricultor podría reducirse en un 20%. Al retirar el impuesto a las importaciones y con una disminución o eliminación del IVA se daría a los comerciantes legales y probablemente a las firmas internacionales, un incentivo para competir en el mercado nacional de fertilizantes y, por lo tanto, tendrían la oportunidad de manejar cantidades mayores. El comercio ilegal, en el que se mueven pequeños volúmenes a través de todo el circuito comercial antes de llegar al consumidor final, se reduciría así drásticamente. Recomendación: reducción de las donaciones para prevenir el desequilibrio del mercado de fertilizantes Los fertilizantes provistos por la donación japonesa cubren del 30 al 40 % del mercado y son un factor determinante en el mercado del DAP en particular. La fecha de entrega al agricultor y la fijación del precio de la donación han sido hasta ahora factores impredecibles. Esta donación disminuye la fuerza competitiva del mercado boliviano de fertilizantes. Casi todos los comerciantes desean participar en el proceso de licitación y remate de la donación, ya que ello les da la oportunidad de ganancias considerables con poco esfuerzo. El destino de las existencias ya está decidido, las formalidades de importación ya han sido solucionadas y el remate atrae a un gran número de sectores que no están auténticamente relacionados con el sector agrícola. Además, el volumen de DAP importado a través de la donación, limita el volumen del mercado comercial en un 60 y hasta 70% del volumen real requerido por el mercado local. En el modelo económico boliviano de libre comercio se presupone que esto resulte en una baja del

30

precio al consumidor final con más competidores operando en el mercado. Las donaciones no incentivan este proceso y de hecho retardan la posibilidad del establecer un sistema serio y transparente de abastecimiento de fertilizantes en Bolivia. Una menor cantidad de donaciones dirigidas a organizaciones seleccionadas de productores podría ayudar a las mismas a establecer su propia infraestructura y de este modo promover este componente del desarrollo agropecuario. Las cámaras agrícolas departamentales podrían mencionarse como ejemplo; en el caso de la Cámara Agrícola de Chuquisaca las ganancias de las ventas de fertilizantes están destinadas al establecimiento de un laboratorio de suelos, con el objetivo de brindar un mejor servicio a sus socios. Bolivia se podría beneficiar de una donación más diversificada, cubriendo más tipos de fertilizantes en cantidades menores así como también otros insumos agrícolas y maquinaria. Las futuras donaciones podrían considerar las importaciones de fertilizantes completos N-P-K de modo de promover su uso y permitir al sector privado una mayor participación en el mercado del DAP.

OTRAS RECOMENDACIONES Contemporáneamente con la puesta en marcha de las principales recomendaciones, hay otras iniciativas aconsejables que forman parte de un enfoque global del problema para llegar a la seguridad alimentaria y a un incremento de la productividad agropecuaria: •

Desarrollo de un diálogo formal entre el gobierno y los operadores del comercio de fertilizantes. El Ministerio de Agricultura, podría iniciar un diálogo formal con los mayores comerciantes de fertilizantes y con empresas internacionales interesadas en el mercado boliviano para analizar conjuntamente los problemas del mercado nacional y explorar vías para reducir el precio del fertilizante en Bolivia.



Los costos de transporte deben sin duda ser un tema de discusión. Por ejemplo, la tarifa para el transporte de una tonelada de fertilizante a través del corredor Santa Cruz - Puerto Suárez es de aproximadamente $ EE.UU 50/tm, en comparación con los $ EE.UU 25/tm que se paga por el flete de los productos con preferencias negociadas, tales como el trigo, la harina y la soya manejados en volúmenes importantes.



Las compañías nacionales o internacionales que deseen invertir en el establecimiento de una industria de fertilizantes en Bolivia -que a causa del mercado local limitado tendría que operar a nivel regional, incluyendo, probablemente a partes de Argentina, Brasil y Paraguay- deben ser estimuladas mediante los incentivos necesarios.



Organización de un seminario nacional sobre fertilizantes. El Ministerio de Agricultura podría organizar tal seminario con el fin de enfatizar temas relacionados con este informe y promover un diálogo con el sector de la investigación y con las organizaciones de productores. El proyecto FAO-Fertisuelos puede aportar información susbstancial en estos temas.



Explorar la posibilidad de iniciar negocios conjuntos. Se debería explorar la posibilidad de hacer operaciones comerciales conjuntas de adquisición y embarque de fertilizantes de

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

31

potenciales abastecederores regionales dentro del marco de los acuerdos existentes; se debería analizar la posibilidad de organizar un viaje de estudio a potenciales abastecedores en Argentina, Brasil y Perú. El transporte de fertilizante podría ser considerado, por ejemplo, como carga de retorno de las exportaciones de soja a Brasil. •

Colección y diseminación de información. Se debería llevar a cabo una encuesta entre los productores de papa y caña de azúcar y los consumidores de fertilizantes para recolectar información a ser usada por los programas de desarrollo del gobierno y futuros proyectos apoyados eventualmente por donantes. Se debería enfocar en la demanda real y potencial de fertilizantes y en las prácticas corrientes de cultivo de los pequeños agricultores de papa y los productores comerciales de caña de azúcar. La información que se obtenga por medio de dicha encuesta deberá ser refinada y podrá ser usada para diseñar una estrategia de comercialización y distribución de fertilizantes que conduzca a su mayor disponibilidad y variabilidad en el uso de los mismos. También podría ser preparado un boletín electrónico internacional sobre precio de los fertilizantes para su distribución a los importadores en períodos regulares. Mas aún, noticias acerca del mercado boliviano de fertilizantes podrían ser inseridas en revistas comerciales o presentados en conferencias latinoamericanas.



Preparación para el ingreso de Bolivia como miembro pleno de MERCOSUR. Cuando Bolivia se convierta en miembro pleno de MERCOSUR su sector agrícola enfrentará una mayor competencia de los países vecinos. Es necesario que se prepare asegurando que sus agricultores dispongan de tecnología adecuada para tener una mayor productividad y retornos satisfactorios.



Facilitar el proceso de licencias de importación.



Intensificar las actividades de control de calidad.



Promover la transferencia de nuevas prácticas agrícolas



Promover el uso de los abonos orgánicos



Analizar las opciones de transporte y estudiar formas para mejorarlas.



Dar preferencia al puerto de Arica para el almacenamiento de fertilizantes.



Dar preferencia al DAP producido en la fábrica de Lázaro Cárdenas en el sudoeste de México dadas las ventajas logísticas existentes y que se reflejan en menores costos de los fletes.



Dar preferencia a la urea producida en Venezuela dadas las ventajas que ofrece desde el punto de vista impositivo dentro de la región.

32

33

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Referencias

FAO, 1991. Agrostat-PC. Serie Informática 1. FAO, Roma. FAO, 1997. Bolivia regional fertilizer survey. FAO, Roma. Fertisuelos/UEF, 1995. El mercado y el sistema de comercialización y distribución de fertilizantes. Gobierno de Bolivia, 1996. Estrategia para la transformación del agro. La Paz. INE, 1995. Superficie total cultivada, bajo riego, uso de abonos y fertilizantes por departamentos. La Paz. SNAG, 1996. El agro boliviano, estadísticas agropecuarias 1990-95. La Paz.

34

35

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Anexo I Uso de fertilizantes en Bolivia (por departamentos) Tabla 1. Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de Chuquisaca Cultivo Hectáreas % con Hectáreas Fertilización cultivadas fertilizantes fertilizadas (bolsas/ha)

Total Bolsas tm

Papa

21 500

100

21 500

3

64 500

Cebada

29 000

3

870

1

870

44

Maíz grano

60 280

2,5

1 507

1

1 507

76

Maíz choclo

6 380

25

1 595

2

1 595

80

Trigo

22 000

5

1 100

1

1 100

55

Uvas

1 360

60

816

2

1 632

82

910

25

230

2

460

23

Hortalizas* Total

135 680

3 225

27618

3 585

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevista con distintas organizaciones. *Solo tomate y cebolla. Tabla 2. Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de Cochabamba Cultivo Hectáreas % con Hectáreas Fertilización Total cultivadas fertilizantes fertilizadas (bolsas/ha) Bolsas

tm

(50 kg) Papa Cebada Maíz grano

23 850

100

23 850

4

95 400

9 785

1

100

1

100

4 770 5

32 245

12

3 870

1

3 870

194

5 700

100

5 700

2

11 400

570

Trigo

19 086

13

2 480

2

4 960

248

Arveja

3 445

20

690

1

690

35

Haba

4 000

25

1 000

1

1 000

50

Cebolla

2 100

50

1 050

2

2 100

105

Tomate

425

80

340

2

680

34

Ajo

140

100

140

2

280

14

100

20

2 000

100

Maíz choclo

Flores

100

Pasturas Total

100 776

39 320

6 225

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevistas con distintas organizaciones.

36

Tabla 3. Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de La Paz Cultivo Hectáreas % con Hectáreas Fertilización cultivadas fertilizantes fertilizadas (bolsas/ha)

Total Bolsas

tm

(50 kg) Papa

35 500

100

35 500

3

Cebada

25 900

3

780

1

780

39

Maíz grano

18 600

5

930

1

930

46

Maíz choclo

2 000

30

600

1

Café

22 402

Hortalizas* Total

106 500

120

1 500

30

105 902

450

2

5 325

600

30

300

15

900

45

38 380

5 500

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997 Entrevistas con distintas organizaciones. * Solo tomate y cebolla Tabla 4 Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de Potosí Cultivo Hectáreas % con Hectáreas Fertilización cultivadas fertilizantes fertilizadas (bolsas/ha)

Total Bolsas tm (50 kg)

Papa

27 900

100

27 900

3

83 700

Cebada

18 800

1

188

1

188

9

3 300

20

660

1

660

33

17 900

5

895

1

895

45

530

25

132

2

264

13

Maíz choclo Trigo Hortalizas* Total

68 430

29 775

4 185

4 285

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997 Entrevistas con distintas organizaciones. * Solo tomate y cebolla Tabla 5 Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de Oruro Cultivo Hectáreas % con Hectáreas Fertilización cultivadas fertilizantes fertilizadas (bolsas/ha)

Total Bolsas tm (50 kg)

Papa

7 400

Total

7 400

80

5 920 5 920

2

11 840

592 592

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevistas con distintas organizaciones.

37

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Tabla 6. Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de Santa Cruz Cultivo Hectáreas % con Hectáreas Fertilización Total cultivadas fertilizantes fertilizadas (bolsas/ha) Bolsas tm (50 kg) Papa Tomate Arroz Maíz choclo Trigo Hortalizas*

8 600

100

8 600

5

43 000

3 500

100

3 500

3

10 500

525

87 850

12

10 542

1

10 542

527

1 450

20

290

2

580

29

57 550

5

2 787

1

2 787

139

880

40

352

2

704

35 800

Caña azúcar Café Total

2 150

400

10

160 230

26 071

4 215

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevistas con distintas organizaciones. * Cebollas y otros cultivos hortícolas. Tabla 7. Consumo estimado de fertilizantes en el departamento de Tarija Cultivo

Hectáreas cultivadas

% con fertilizantes

Hectáreas fertilizadas

Fertilización (bolsas/ha)

Total Bolsas tm (50 kg)

Papa

10 070

100

10 070

4

40 280

2 014

Uvas

1 160

90

1 044

4,5

4 198

210

Maíz grano

40 365

10

4 036

1

4 036

202

Maíz choclo

1 100

70

770

2

1 540

77

Arveja

1 377

30

410

1

410

20

Haba

1 440

25

360

1

360

18

Cebolla

1 130

50

565

2

1 130

56

Tomate

250

80

200

2

400

20

Ajo

430

80

344

3

1 032

51

Caña azúcar

11 490

?

Total

68 812

? 17 799

2 668

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevistas con distintas organizaciones.

38

39

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

Anexo II Recomendaciones de uso de fertilizantes por varias organizaciones bolivianas

Cultivo de la papa La Tabla 1 muestra las respuestas de varias organizaciones acerca de sus recomendaciones para el uso de fertilizantes en cultivos de papa. Tabla 1. Dosis recomendadas de uso de fertilizantes en cultivos de papa (bolsas de 50 kg/ha) Departamento Organización DAP Urea 3x15 Total Fuente de recomendación Chuquisaca

Cámara Agrop.

4

2

6

Depto. Técnico

Cochabamba

Coop. Punata

5

2

7

Fertisuelos

Cochabamba

FEDECOAC

7

IBTA

Cochabamba

APIAGRO

Cochabamba

ARADO

Cochabamba

AGROBOL

6-8

1-2

10

Depto. Técnico

Cochabamba

APT

5,25

1,25

6,5

Depto. técnico

La Paz

Internacional Srl

4

2

6

Fertisuelos

Potosí

Depto de agricult.

4

2

6

IBTA

Santa Cruz

ASOHFRUT

4

2

6

Fertisuelos

Santa Cruz

EMCA Comarapa

6

2

8

?

4

2

10

2

1

12

Experiencia propia

5

1

6

Estudios de suelos

1-2

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevistas con distintas organizaciones.

Las recomendaciones de estas organizaciones, enfatizaban en general la importancia de las aplicaciones de gallinaza o estiércol vacuno. Dos organizaciones señalaron la aplicación de gallinaza y otra el uso de estiércol especialmente en períodos de escasez de fertilizantes minerales en el mercado. Las recomendaciones varían y podrían no estar relacionadas a las condiciones de suelos sino a las prácticas de los agricultores. En muchas áreas los agricultores tienden a usar el fertilizante en forma excesiva, por ejemplo del DAP en la región de Comarapa (Santa Cruz). En esta área el proyecto FAO-Fertisuelos recomienda reducir las dotaciones de DAP y aumentar las de urea (5-6 de DAP y 1 de urea por 4 de DAP y 2 de urea). Cereales Las respuestas a las recomendaciones sobre el uso del fertilizante mineral en los cereales se obtuvieron principalmente en el departamento de Cochabamba y se presentan en la Tabla 2.

40

Tabla 2. Dosis recomendadas de aplicación de fertilizantes en los cereales por las diferentes organizaciones (bolsas de 50 kg/ha) Departamento Cultivo Organización DAP Urea 3x15 total Fuente Cochabamba

Maíz

Coop. Punata

Cochabamba

Maíz

FEDECOAC

Cochabamba

Maíz

APIAGRO

Cochabamba

Maíz

AGROBOL

Cochabamba

Trigo

Coop. Punata

Cochabamba

Trigo

FEDECOAC

Cochabamba

Trigo

APIAGRO

Cochabamba

Trigo

ARADO

1

Cochabamba

Trigo

APT

2

Santa Cruz

Arroz

FENCA

1

1 1

2

6

6

IBTA

1

3

IBTA

5

6

Depto. técnico

2-4

2-4

Depto. técnico

1 1

3

Fertisuelos-IBTA

1

2

IBTA

5

5

Depto. técnico

1

Estudios de suelos

1-2

3-4

En función a la rotación del cultivo

1

1

Fertisuelos

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevistas con distintas organizaciones.

Las recomendaciones muestran una gran variabilidad, tanto en la cantidad como en la composición del fertilizante recomendado. Cultivos hortícolas y frutales Las respuestas sobre las recomendaciones de aplicación de fertilizantes se resumen en la Tabla 3 Tabla 3. Dosis recomendadas de uso de fertilizantes en frutales y cultivos hortícolas (bolsas de 50 kg/ha) Departamento Cultivo Organización DAP Urea 3x15 Total Fuente Chuquisaca

Hortalizas

Cámara agrop

Cochabamba

Hortalizas

Coop Punata

Cochabamba

Hortalizas

FEDECOAC

Cochabamba

Hortalizas

APIAGRO

Chuquisaca

Frutas

Cámara Agrop

Cochabamba

Frutas

Coop. Punata

Cochabamba

Frutas

APIAGRO

1 1

2-3

4

Cámara Agrop.

5

5

IBTA

1

1

3

?

1

3

4

Depto. técnico

3

3

Cámara Agrop.

2,5

2,5

3

3

IBTA Depto. técnico

Fuente: Elaboración en base a datos de la “Encuesta Nacional Sobre Uso de Fertilizantes”, FAOFertisuelos, La Paz, 1997. Entrevista con distintas organizaciones.

Servicios de extensión agrícola Todas la organizaciones que completaron los cuestionarios, indicaron que proporcionaban extensión agrícola, especializada principalmente en el cultivo de papa. Los esfuerzos varían, pero el personal pero el personal de extensión de estas organizaciones rara vez excede de cinco personas. Las firmas comerciales proporcionan la extensión agrícola como parte de sus servicios de post-venta, participando también en la ejecución de parcelas demostrativas.Una organización indicó que proporcionaba extensión agrícola pero que le faltaban facilidades de transporte.

Bolivia: Hacia una estrategia de fertilizantes

41

Muestras de suelos como base para las recomendaciones de fertilizantes La Cámara Agrícola de Chuquisaca, es la única organización que tiene su propio departamento de estudios de suelos; informaron haber analizado 400 muestras de suelos en 1996. De las otras 10 organizaciones que respondieron al cuestionario apropiadamente, solamente cuatro informaron haber hecho analizar las muestras de suelos por instituciones especializadas, variando de 2 a 50 muestras por organización.