BIBLIOTECA DE LAS RELIGIONES LAS NUEVAS RELIGIONES. Francisco Diez de Velasco Ediciones del Orto

BIBLIOTECA DE LAS RELIGIONES 5 LAS NUEVAS RELIGIONES Francisco Diez de Velasco ---------..... Ediciones del Orto Colección Religiones y Texto...
32 downloads 2 Views 4MB Size
BIBLIOTECA DE LAS RELIGIONES

5

LAS NUEVAS RELIGIONES

Francisco Diez de Velasco

---------..... Ediciones del Orto

Colección Religiones y Textos Director

Francisco Diez de Velasco

ÍNDICE

1. CUADRO CRONOLÓGICO .................... 7

n. LAS NUEVAS RELIGIONES ................. 11

Primera edición 2000

1. Introducción ............................. 12

2. Un problema de tenninologia y de punto de vista: sectas/ nuevas religiones .............. 14 3. Modernidad, sociedad industrial y postindus­ trial y nuevas religiones .................... 17

el

4. Las nuevas religiones y impacto de la ciencia... 23 5. Nuevas religiones, sincretismo y globalización ... 32 © Francisco Diez de Velasco © EDICIONES DEL ORTO el San Máximo 31, 4° 8 Edificio 2000 28041 Madrid lIustración de portada: imagen de un miembro del Reino del Cielo, incluida en el servidor de intcrnet de la «Puerta del CielQ}} (Véase texto 12). I.S.B.N.: 84-7923-223-4 Depósito Legal: M-2704-2000 Impreso en España Imprime: EDlCLÁS

el San Máximo 31,4° 8

28041 Madrid

6. Nuevas religiones, síntesis individuales y nueva era ..................................... 42 7. Nuevas religiones y conflicto social. .......... 48

III. ANTOLOGÍA DE TEXTOS .................. 57

IV. BIBLIOGRAFÍA Y DIRECCIONES DE INTERNET ............................ 91

'f

1

8

1751: comienza a publicarse la Encyclopédie de d' Alem­ bert y Diderot, obra clave del pensamiento de la ilus­ tración donde se defenderá una lectura no religiosa del mundo. l 769: máquina de vapor; se van consolidando las bases tec­ nológicas de la revolución industrial 1778: muerte de Voltaire, pen­ sador clave de la ilustra­ ción, critico con la religión. I 781: Kant publ ica su Crítica a la razón pura, redefine los modos de comprender la religión. 1787: constitución de los EE. UU. 789: primera enmienda a la Constitución de los EE.UU. detlne el marco de libertad religiosa. Revolución fran­ cesa y declaración de los Derechos del Hombre. 1790: muerte de Adam teórico del liberalismo y del capitalismo 1791: constitución francesa 798: nace Auguste Comte (muere en 1857), fundador de la religión de la Huma­ nidad. 1817: nace en Teherán Mirza Hussayn'Ali (Bahá'u'lá), fundador de la Fe Bahai. 1818: nacimiento de Carlos Marx (muere en 1883), ana­ lista y critico del sistema capitalista, pensador funda­ mental en la conformación del ateísmo moderno.

Las nuevas religiones 1830: Libro de Mormón: lectu­ ra del cristianismo en clave americana. 1857: ABan Kardek publica Le lívre des esprits. 1859: se publica Sobre el ori­ gen de las especies en tér­ minos de selección natural, de Darwin. Nace Sigmund Freud (muere en 1939). 1860 (a partir de): auge del co­ lonialismo; expansión euro­ pea a nivel mundial; expan­ sión del cristianismo en África y Asia; apertura a la espiritualidad oriental. 1868: comienza la era Meiji y la apertura política, econó­ mica y religiosa en el Ja­ pón. 1879: se funda la Iglesia Cientí­ fica de Cristo en Boston. 1888: H.P. Blavatsky La doctrina secreta. 1914-1945: guerras en Europa; comunismo en Rusia, fas­ cismos; auge estadouniden­ se. 1937: T. Makiguchi funda la Soka Gakkai. 1945: uso bélico de la energía nuclear: nuevo marco de relación del hombre y la naturaleza. 1947: independencia de la India del control británico; fin progresivo del colonialis­ mo; se ahonda en la divi­ sión mundial en dos blo­ ques antagónicos 1954: fundación de la primera Iglesia d~ la Cienciología en Los Angeles (Estados

~

t ,l ~

J ~

:~

.~

-,'JO

.~

....1

...~ ~

t t~. J

i f f

l

Cuadro cronológico Unidos); fundación en Seúl por S.M. Moan de la Igle­ sia de la Unitlcación. 1958: Maharishi comienza su en­ señanza que culminará en la conformación de la Medita­ ción Trascendental. 1961: se funda el instituto Esa­ len en California, centro de desarrollo de una visión al­ ternativa precursora y con­ solidadora de la «nueva era». 1968: revolución hippie y la a estados de conalterada y al misti­ cismo natural; de la espiritualidad de orien­ tal; David Berg funda Los Niños de Dios.

9

1969: Rajneesh funda su primer ashram.

1979: J.E Lyotard publica La condition postmoderne; Mi­ los Forman estrena Hair, cuyo tema musical princi­ pal ilustra la popularización del término era de Acuario. 1990 (década): tln del enfrenta­ miento de bloques; desarro­ llo de intemet; desarrollo de la globalización . 1995: el grupo liderado por Shoko Asahara realiza aten­ tados con gas en Japón. 1997: suicidio colectivo en el grupo Heaven's Gate. 2000: presagios milenaristas.

Las nuevas religiones

12

l. INTRODUCCiÓN

Intentar plantear de modo sintético una introduc­ ción al fascinante tema de las nuevas religiones es adentrarse en un difícil ejercicio de lectura de nuestro cambiante y diverso mundo actual. Se trata de un fenó­ meno de impacto global, que de todos modos tiene ám­ bitos privilegiados de manifestación. En Japón o Esta­ dos Unidos las nuevas religiones han tenido una historia dilatada (más que centenaria) y presentan un dinamismo que convierte cualquier tentativa de recen­ sionarlas en una carrera sin meta. Su impacto en el res­ to de América y del Extremo Oriente, en el África sub­ sahariana, Australia-Oceanía y Europa crece de modo general, mientras que en buena parte de los países mu­ sulmanes y en los que cuentan con una religión oficial su desarrollo es mucho menos notorio. Son millares de nuevas religiones, con ritos y creen­ cias móy diferentes, conformando colectivos de fieles de tamaños muy distintos: algunos son pequeños gru­ pos de impacto social mínimo mientras que otros están implantados a nivel mundial. Algunos entroncan, deri­ van o dicen ahondar o depurar los mensajes de las reli­ giones tradicionales (en particular del cristianismo, el budismo, el hinduísmo, el sintoísmo, incluso del islam) otros, por el contrario, defienden la radical novedad de sus creencias, su completa independencia de las reli­ giones precedentes o incluso su carácter no religioso. Se trata, además, de un tema que se presta múltiples distorsiones (a todos los niveles: texto 1) y a análisis simplistas o sesgados que, al tender en ocasiones a de­ monizar o desacreditar de modo general a estas nuevas

Las nuevas religiones

13

religiones, convierten la bibliografía en un laberinto en el que resulta necesario discriminar. En este trabajo re­ nunciaremos, por ejemplo, al empleo de la denomina­ ción sectas que, como argumentaremos, genera más problemas que los que resuelve e intentaremos plantear un marco neutral de análisis que tome conciencia de la distorsión que los modos religiocéntricos de pensar (que en algunos casos resultan difíciles de soslayar) generan en la percepción social del tema. No resulta fácil intentar determinar las razones surgimiento y la pujanza de las nuevas religiones y los argumentos simplistas de índole moral (que plantean, por ejemplo, que la «decadencia» de las costumbres en la sociedad occidental es un caldo de cultivo para el desencanto que encuentra en estas religiones un con­ suelo ficticio) no resultan satisfactorios. Analizaremos las nuevas religiones como productos de la modernidad, de las sociedades industrial y post­ industrial; al modificarse las condiciones de la produc­ ción y los modos de vida y de pensamiento, al multipli­ carse los fenómenos de convergencia y globalización, así como el peso de las explicaciones científicas, del individualismo y la sensibilidad hacia la libertad y di­ versidad religiosas (y los marcos legales de protección de las mismas) se han desarrollado nuevas y muy va­ riadas religiones con conjuntos de creencias tan dispa­ res que quizá sea ésta su seña de identidad más notoria.

14

Las nuevas religiones

2. UN PROBLEMA DE TERMINOLOGÍA Y DE PUNTO DE VISTA: SECTASINUEVAS RELIGIONES

Uno de los principales escollos ante el que se en­ frenta cualquier estudio de carácter científico sobre la religión es el del religiocentrismo: una forma de etno­ centrismo que lleva a una percepción sesgada o distor­ sionada que se produce como resultado del peso de las creencias, los modos de pensamiento y en general la ideología religiosa (o anti-religiosa) del que realiza el estudio. Algún grado de religiocentrismo es inevitable y la construcción de un marco perfectamente neutral de estudio de las religiones una entelequia; se trata de un problema de grados, pero hay que tomar conciencia de que a partir de un punto la distorsión religiocéntrica puede llevar a una completa incomprensión de lo que se desea estudiar. La mera reflexión que tenga presente la posibilidad de existencia de tal percepción distorsiva es un paso clave para comenzar a mitigar sus efectos, y también para desenmascarar su manifestación a nivel social (las actitudes religiocéntricas son muy comunes, en particular en lo que se refiere a la percepción social de la diversidad religiosa). Un primer paso en el inten­ to de construcción de un marco más neutral y menos religiocéntrico pasa por la elección de la terminología que se va a emplear ya que las palabras son el primer problema a enfrentar en cualquier análisis, puesto que pueden ser entendidas de modo muy diverso, significar cosas distintas (de hecho la mayoría del vocabulario del análisis religioso resulta ambiguo o cargado de connotaciones religiocétricas, empezando por el propio término religión).

Las nuevas religiones

15

A 10 largo de este trabajo se ha intentado conscien­ temente renunciar a utilizar el término secta, a pesar de tener un indudable arraigo a nivel popular y augurar el éxito de la publicación que la emplee y a pesar también de que colectivos de estudiosos y en particular de so­ ciólogos de la religión (siguiendo los estudios de Max Weber o de Erost Troetschl) defiendan que existe una acepción neutra (ni peyorativa ni positiva) y científica del término. La etimología latina de la palabra puede también aportar argumentos en este laberinto de signi­ ficados: secta emparentaría con el verbo sequor «se­ guiD> o según otros con el verbo secare «cortan) y defi­ niría a un grupo de seguidores o un grupo escindido (de otro). El repaso de algunos hitos en el empleo de la palabra entre los autores latinos permite afinar el valor de la etimología: secta se refiere, por ejemplo en Cice­ rón (Sobre la naturaleza de los dioses, 2,57) a un modo de vida o línea de conducta; pero en este mismo autor también sirve para nombrar a una facción polítíca en la que se milita (Verrinas, 5,181), en otros autores (por ejemplo Tácito, Historias, 4,40 o Séneca, Cartas, 95,9) hace referencia a una escuela filosófica, jurídica o médica y será por ejemplo en el Código de Justinia­ no (1,9,3) donde tome la acepción de facción religiosa, que es la que prima en la actualidad, resultando tam­ bién interesante y muy simbólico el uso que transmite Apuleyo (Metamorfosis, 4,18 y 24): banda de foraji­ dos. Como vemos la acepción etimológica resulta en último término aún más confusa que la acepción co­ mún actual y por tanto díficilmente sirve como referen­ te para defender la utilidad de la palabra o para cons­ truir un marco neutral para su uso. De hecho secta es

16

Las nuevas religiones

en la actualidad (en nuestro país de modo claro) un tér­ mino de carácter netamente peyorativo y por ejemplo el calificativo sectario roza el límite del insulto. Resul­ ta además extremadamente religiocéntrico puesto que suele aplicarse por parte de las religiones mayoritarias a grupos minoritarios para marcar su marginalización o también, por parte de ciertas minorías, a las iglesias mayoritarias o a colectivos dentro de las mismas, como insulto (calificar de secta al catolicismo, al Opus Dei o plantear que la estructura vaticana es la de una secta: texto 2). La relación mayoria-minoría, desde una ópti­ ca de análisis global resulta, además, engañosa: la Igle­ sia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (los conocidos como mormones) suele ser tenida por secta en Europa, pero en el estado norteamericano de Utah, donde son la iglesia mayoritaria la situación se in­ vierte. Otro de los términos que se suelen emplear es el de Nuevos Movimientos Religiosos. Más neutral que sec­ ta (aunque en ocasiones se usen juntos, como, por ejemplo, en documentos generados por la Iglesia Cató­ lica: texto 3), no deja de plantear problemas puesto que parece discriminar en la propia denominación lo que serían religiones (en el pleno sen~ido del término) y 10 que serían movimientos religiosos. Nuevas Religiones es un término de carácter más neutral, que no caracteriza de modo diferente a priori el objeto a estudio: serían religiones en la misma medida que lo son tanto las denominadas «grandes religiones», como las que conocemos por la etnografia o las que han desaparecido pero de las que se dispone de docu­ mentación para su estudio. Al no presentar connotacio-

Las nuevas religiones

17

nes peyorativas y reflejar no una diferencia sustancial sino el ámbito diferente que ilustra el adjetivo, será el término que empleemos en este trabajo. Queda por definir la segunda parte del apelativo: lo que se entiende por nuevo, aunque tampoco resulta sencillo y requiere el repaso de una serie de conceptos como son los de modemidad o de religiones tradicio­ nales (frente a las que resultarían nuevas las que estu­ diamos).

3. MODERNIDAD, SOCIEDAD INDUSTRIAL Y POSTIN­ DUSTRIAL y NUEVAS RELIGIONES. Lo que parece caracterizar las nuevas religiones en un primer análisis resulta ser su surgimiento en tiem­ pos recientes. Pero para que el concepto presente un terés más allá del mero criterio de cronología (que lle­ varía en unos años a algunas de estas nuevas religiones a dejar de serlo) resulta necesario determinar diferen­ cias con las religiones para las que no cuadra el apelativo nuevas. Optaremos en este estudio como en anteriores trabajos (en especial nuestra Introducción a la Historia de las Religiones. Hombres, ritos, Dioses, Madrid, 2a ed., 1998) por un criterio clasificatorio que otorga un papel fundamental al marco general de producción de la sociedad estudiada a la hora de entender las caracte­ rísticas de su religión y que lleva a discriminar tres grandes macro-conjuntos a escala mundial. El gran bloque de religiones, las que mayor número de fieles han tenido (y siguen teniendo) corresponde a socieda­ des en las que el peso primordial en la producción 10

18

Las nuevas religiones

ha detentado la agricultura. La base agricola con sus pautas cíclicas y sus constricciones propicia la cons­ trucción de un universo simbólico característico que determina una estructura de creencias y prácticas reli­ giosas que configuran lo que denominamos macromen­ talidad tradicional. Por otra parte la macromentalidad preagrícola la detectamos en sociedades caracterizadas por la depredación, la dependencia estrecha del equili­ brio medioambiental y la pequeña escala de las agrupa­ ciones humanas; el universo simbólico, la religión, ac­ túan como potentes mecanismos que determinan la adaptación y la minimización del impacto antrópico sobre el medio ambiente. Si el cambio de la depredación a la producción con­ llevó el surgimiento de un nuevo modo de entender el mundo y un núevo universo interpretativo del que de­ penden las «grandes religiones» (las que mayor núme­ ro de fieles tienen y han tenido), un cambio no menos drástico se produjo con la implantación de la produc­ ción industrial y la progresiva transformación del mo­ delo de sociedad cerrada,. autárquica y estamental de base agrícola. Las necesidades de la máquina difieren profundamente de las de la naturaleza y la agricultura. Los solsticios y equinoccios, las lunaciones, el paso de las estaciones que marcaban el calendario festivo en las sociedades tradicionales (y todavía 10 hacen en el nues­ tro, aunque suela resultar incomprensible, como ese vagar por el calendario de la semana santa y el carna­ val) pierden su razón de ser en la sociedad industrial. La vida se rige por unas nuevas pautas en las que se re­ definen los presupuestos en los que se sustentaba la su­ pervivencia en las sociedades de base agrícola. El uni-

Las nuevas religiones

19

verso simbólico cambia y para muchos de los pensado­ res de la modernidad la religión deja de ser un instru­ mento fundamental para comprender, aceptar el mundo y consensuar la convivencia y pasa a la categoría de superstición que pone puntualmente trabas a la nueva cosmovisión. La crítica ilustrada, preludio del cambio a gran escala que generó la industrialización y poste­ riormente el pensamiento de la modernidad auguraron el final de la religión o la relegaron al marco de las op­ ciones meramente individuales. Se estaban refiriendo a las religiones que conocían (en particular el cristianis­ mo), que fueron conformadas en el seno de sociedades de base agrícola y cuyos marcos explicativos, aunque se estaban viniendo abajo como resultado del desarro­ llo del gran producto ideológico de la modernidad que es la ciencia (con su replanteamiento de los orígenes, la historia, el papel del ser humano en el mundo, las teo­ rías evolucionistas, etc.), no se esforzaban por adaptar­ se a la nueva situación (hay que tener en cuenta que la agricultura seguía siendo fundamental en la mayoría de los territorios y que por tanto la inadaptación era senti­ da sobre todo entre grupos de intelectuales y de habi­ tantes de las ciudades industriales). A pesar del surgi­ miento de grandes pensadores ateos que configuraron modelos explicativos de carácter general (como Marx y los marxismos o Freud y el psicoanálisis) y que de­ fendían la superioridad del pensamiento ateo respecto del religioso (en un modelo evolucionista de lo social), el ateísmo no se ha convertido en el modo de pensa­ miento general del mundo actual, ni siquiera entre las elites intelectuales, y tras la quiebra del comunismo real este fenómeno se ha considerado de un modo nue­

20

Las nuevas religiones

vo. El materialismo histórico (y el ateísmo científico: texto 4) se ha enjuiciado como uno de los instrumentos de colonialismo ideológico occidental más poderosos, un producto de la modentidad que ha determinado la mutación ideológica y simbólica en territorios tan reha­ cios a aceptar los presupuestos occidentales como Chi­ na, Mongolia o el Tibet. Por otra parte tampoco las re­ ligiones tradicionales han visto muy mermado su impacto global en términos generales (los fieles del is­ lam, el cristianismo, el hinduismo y el budismo suman más de los dos tercios de la población mundial en la actualidad) aunque las incongruencias cognitivas entre el corpus de creencias religiosas y las creencias comu­ nes resulten progresivamente mayores (a pesar de las tendencias a la modentización presentes en todas las religiones actuales) lo que ha determinado, por ejem­ plo, una mayor tibieza en el compromiso que se mani­ fiesta en un descenso progresivo de la práctica religio­ sa y una tendencia fuerte hacia el individualismo religioso. Al individualismo se une otra característica de la modernidad, fundamental para el desarrollo de la diversidad religiosa, que ha sido la conformación de un marco de libertad religiosa amparado por la ley, que no so 10 impide la discriminación por razones religiosas sino que ampara la pluralidad; 10 anterior potencia que todas las opciones en lo religioso sean en principio le­ gítimas y no puedan ser enfrentadas por medio de la coerción social (salvo que vulneren la ley). Aunque el impacto de la modentidad es fundamen­ tal a la hora de distinguir muchas de las características de las nuevas religiones resulta necesario también tener en cuenta los cambios que se han producido en los últi-

Las nuevas religiones

21

mos cuarenta años y que han alumbrado la nueva so­ ciedad postindustrial, caracterizada por un desarrollo completo de la globalización (gracias a las nuevas tec­ nologías de la comunicación) que a su vez propicia una nueva reflexión sobre los límites y el papel del ser hu­ mano en la tierra. El necesario límite del crecimiento exponencial productivo inducido por condicionantes medioambientales ha evidenciado la quiebra del mode­ lo industrial y la necesidad de consensuar una nueva ética mundial global que redimensione el papel del hombre respecto del planeta y de los demás hombres. A la par, en la sociedad actual (sobre todo en occiden­ te) donde, a pesar de contraejemplos flagrantes, las ne­ cesidades primarias están satisfechas, comienzan a re­ sentirse en un grado mayor otras que tienen que ver con el desarrollo interior, el autoconocimiento y la au­ torrealización, ambitos que la modernidad no contem­ plaba, pero que tenían cabida en la religiones tradicio­ nales. Las nuevas religiones, aunque muy diversas y difi­ cilmente clasificables, tras lo que acabamos de repasar, no pueden analizarse como meros productos extrava­ gantes: se inscriben en el marco industrial y postindus­ trial, han surgido deja disolución de la sociedad tradi­ cional y el impacto de los presupuestos ideológicos de la modernidad, y más recientemente d~ la globaliza­ ción y sus consecuencias, son claves pára analizarlos. Por tanto el ténnino nuevas religiones no se puede aplicar a cualquier grupo religioso por el mero hecho de que su fundación se haya producido en los dos mos siglos, es necesario que el corpus de creencias presente diferencias sustanciales con el de las religio­

22

Las nuevas religiones

nes tradicionales. Por ejemplo los Testigos de Jehová, con un mensaje que intenta ahondar en una interpreta­ ción literal y exacta de la Biblia (y el énfasis en la bús­ queda de una traducción satisfactoria para el grupo) se insertan perfectamente en las corrientes cristianas tra­ dicionales y no parece que puedan ser considerados como nueva religión. La Iglesia de los Santos de Últimos Días (mormones), al generar una literatura sa­ grada nueva, adaptada al papel de los Estados Unidos (y su nacionalismo) en el marco de la modernidad re­ sulta más dificil de ubicar entre los cristianismos tradi­ cionales y podría incluirse dentro de las nuevas religio­ nes. Desde el punto de vista organizativo las nuevas reli­ giones han sentido el peso de los modos individualistas de caracterizar la religión que ha establecido la moder­ nidad. La separación del ámbito de 10 civil y de lo reli­ gioso, clave en la construcción de un marco de igual­ dad (no hay discriminación ante la ley pero por ello la ley no puede ser religiosa), ha tendido a relegar la reli­ gión a la esfera de lo personal y a minimizar la com­ plejidad de las estructuras organizativas (que, además, no disponen de modo legal de mecanismos de coerción que no sean los de tipo ideológico generados en el seno del propio grupo). Las nuevas religiones suelen presen­ tar estructuras organizativas poco complejas (aunque puedan basarse en un liderazgo piramidal de carácter carismático) o incluso conformarse como grupos sin una estructura de gobierno definida o como redes (so­ bre todo en las religiones más recientes). Por otra parte el descrédito de lo religioso que vimos que propiciaba la modernidad ha llevado a que algunos grupos rehu-

Las nuevas religiones

23

yan el calificativo de religión y prefieran otras denomi­ naciones (espiritualidad, fe). Todo ello dificulta cual­ quier intento de clasificación. Establecer una lista de nuevas religiones resulta una tarea imposible en el marco de un trabajo de las carac­ terísticas del presente. Discriminar unas de otras por el número o lo exótico de sus creencias tampoco resulta procedente. En los capítulos que siguen se optará por plantear algunos grandes temas, definitorios de las so­ ciedades industrial y postindustria1, como líneas maes­ tras para la clasificación, y aunque encontraremos que algunas de las nuevas religiones se podrán incluir en varias de las categorías repertoriadas, éstas tienen el in­ terés de resultar hitos explicativos en la enorme diver­ sidad de un tema de estudio tan complejo.

4.

LAS NUEVAS RELIGIONES Y EL IMPACTO DE LA

CIENCIA

El pensamiento científico conforma, a partir de la modernidad, el modelo de pensar el mundo y las nue­ vas religiones son deudoras de dicha hegemonía. Así el ateísmo oficial de los países comunistas se denominó con el adjetivo científico estableciendo una identidad deseada entre pensamiento ateo y pensamiento científi­ co que, como hemos visto, no se ha convertido en ge­ neral. En cierto sentido el ateísmo científico podría en­ tenderse (a modo de paradoja) como una nueva religión anti-religiosa. El ejemplo más antiguo de intento de generar una religión adaptada a los presupuestos de la modernidad

24

Las nuevas religiones

y de la razón 10 ofrece Auguste Comte (1798-1857). En los años cincuenta del siglo diecinueve concentró sus esfuerzos en generar una religión que denominó de la Humanidad (Texto 5), alternativa a las existentes en su época (yen particular al catolicismo) y cuya finali­ dad era la de satisfacer las necesidades de una humani­ dad (entendida como unidad) erigida en punto central de la teología. La crítica de Comte a las religiones co­ nocidas se basa en su inadaptación a los presupuestos de una sociedad moderna en la que las relaciones ha­ bían de ser armónicas. Tanto en el plano de 10 indivi­ dual como de 10 colectivo (al que había de someterse 10 individual) la religión tenía que ahondar en lazos que consolidasen las relaciones no conflictivas entre seres humanos, entre el varón (el intelectual, el patricio y el proletario) y la mujer (subordinada pero que esti­ maba fundamental en la propagación de la nueva reli­ gión y la moralidad y que es la protagonista junto al sa­ cerdote de su Catecismo positivista que Comte firma en calidad de «Fundador de la Religión de la Humani­ dad»). La moralidad, por tanto, es la pieza clave en todo el constructo religioso comtiano, la que puede re­ gular ese sistema social positivo que el pensador quiere presidido por la estabilidad; las mujeres la propagan y velan por su buen cumplimiento y un sistema de sacer­ dotes de diversos grados desempeñan el papel de regu­ ladores de conflictos en un mundo reestructurado y re­ generado (Texto 6). Se trata de una religión convertida en ciencia de 10 social, o incluso en la culminación de toda ciencia social; este paso a la construccion de una religión será el que muchos positivistas se negaran a dar, determinando que en los últimos años de su vida

Las nuevas religiones

25

Comte perdiera apoyos y que la religión de la humani­ dad no tuviera perduración. La crítica comtiana al cristianismo al que caracteri­ za de retrógrado ejemplifica el rechazo a la posición respecto de la ciencia y la razón que tuvieron la mayo­ ría de las iglesias decimonónicas; de hecho el impacto de la ciencia en el cristianismo ha generado las contra­ dicciones cognitivas más evidentes que van desde la adaptación al enfrentamiento o incluso a la pura inver­ sión. Un ejemplo de la última posición 10 ofrece el gru­ po que se desarrolló a partir de 1879 en torno a Mary Baker-Eddy (1821-1910) y que se denominó Ciencia Cristiana o también Iglesia Científica de Cristo, donde curiosamente la referencia a la ciencia (entendida de un modo muy particular) sirve a una ideología espiritua­ lista radical (centrada en la curación). Otros grupos de carácter más sincrético, como la Sociedad Teosófica, defendieron una ambigüedad parecida, relegando la ciencia a una posición ancilar, secundaria, respecto de la «gran ciencia» que resulta ser el conocimiento inme­ morial que ellos predican (Texto 7). Una de las nuevas religiones que, incluso en el nombre, ilustran la importancia de la ciencia en la con­ formación del cuerpo de creencias es la conocida y controvertida Iglesia de la Cienciología. La fundó en 1954 L. Ronald Hubbard (1911-1986) polifacético lí­ der espiritual, cuyas ideas germinales se plasman en su famoso libro La dianética (la primera edición es de 1950 y ha superado los 16 millones de ejemplares ven­ didos). El mensaje cienciológico, que se estima nuevo y adaptado al mundo actual (Texto 8) promete la supe­ ración del estado común (aberrado) y la transformación

26

Las nuevas religiones

progresiva del adepto en un ser superior (el «clear»: claro) gracias a su depuración interior (su clarifica­ ción). Por medio de tests de personalidad y otras técni­ cas psicológicas (apoyadas en aparatos específicos como el electrómetro) se intenta actuar sobre los tres componentes de hombre: el corporal, el mental y en particular el thetan, la parte espiritual de carácter in­ mortal e inmaterial, donde radica la verdadera identi­ dad, que transmigra de cuerpo en cuerpo y cuyo com­ pleto control, el grado de thetan operante, en una especie de reminiscencia de tipo platónico, abre el ac­ ceso a un mundo más allá de lo humano y sus constric­ ciones de materia, energía, espacio y tiempo. Los cien­ ciólogos utilizan un complejo lenguaje para referirse a los estados alcanzados y a los problemas enfrentados (como la liberación de los engramas, especie de resi­ duos kármicos) y han establecido un costoso sistema de aprendizaje progresivo (entendido como una cura­ ción-depuración que incluye más de 50 niveles, sola­ mente de thetan operante hay 15) tutelado por personal especializado (auditores, supervisores, capellanes) de caracter equivalente a los sacerdotes o ministros en las religíones tradicionales (que ofician también servicios religíosos como matrimonios, funerales y bautismos). Los Miembros de la Iglesia de la Cienciología son difi­ cilmente cuantificables (pues fluctúan, siendo muy di­ námico el flujo de abandonos y de nuevas incorpora­ ciones) aunque parecen superar los 7 millones en todo el mundo (con un impacto notable entre profesionales de los medios de comunicación y del mundo del espec­ táculo que cuentan con capillas reservadas). Se trata de un credo sincrético de caracter no teísta (o sencilla-

Las nuevas religiones

27

mente ateo)' que se presenta como la verdadera espiri­ tualidad del mundo actual, que utiliza muchos recursos de la psicología y en general de la ciencia (Texto 9) pero que revela también puntos de coincidencia con re­ ligiones tradicionales orientales (en particular el budis­ mo) o del cristianismo (en los servicios religiosos). Otro grupo religioso para el que la corroboración científica es clave es el de la Meditación trascendental. Fundado en 1958 por Maharishi Mahesh Yogui (nacido en 1911), fisico indio conocedor de las tradiciones reli­ giosas hinduistas que defiende la tesis de que en la esencia nuclear de todas las religiones se puede desen­ trañar en forma embrionaria en el método por él crea­ do. Se trata de una técnica que presenta, a su entender, características científicas y que permite, por medio de la relajación y la meditación, aumentar las capacidades mentales y creativas. En tanto que religión (aunque sus seguidores no la perciban generalmente como tal) re­ duce al mínimo ritos y dogmas centrándose en la ac­ ción meditativa (en la búsqueda de la iluminación) y sus beneficios (Texto 10). Resulta interesante la trayec­ toria de un antiguo miembro de este movimiento, Dee­ pak Chopra, médico indio que ha publicado un gran número de libros sobre meditación y creado un grupo de seguidores organizados en redes (al estilo de los movimientos «nueva era» entre los que se inscribe). Un ejemplo casi paradigmático de la imbricación de ciencia y religión, con muchos puntos de contacto con la «nueva era» 10 encontramos en la gnosis de Prince­ ton, que surge hacia mediados de la década de los se­ senta entre un grupo de científicos (astrofisicos primero y luego médicos, biólogos, fisicos y otros investigado­

28

Las nuevas religiones

res) de Pasadena y Princeton (Estados Uiudos), des­ contentos por la quiebra de las explicaciones de la ciencia referentes a ciertos campos del saber (y en es­ pecial en lo relativo al origen del universo y a los últi­ mos componentes de la vida). Desarrollan una búsque­ da del principio que ordena el cosmos (la explicación última) que estiman de índole suprahumana. Piensan que el conocimiento que se adquiere por medio del es­ tudio del mundo material se puede transformar de un modo súbito en una gnosis salvadora. Pero la salvación no puede alcanzarse sino es de un modo personal, re­ negándose de las vías colectivas e incentivándose una religión individual a ultranza. Dicen que las iglesias es­ tablecidas no resultan un marco adecuado para el de­ sarrollo espiritual puesto que al haber optado por la institucionalización se han anquilosado y degradado. Defienden por tanto una religión elitista, abierta a la súbita iluminación que se esconde en los límites de la ciencia y que desprecia las vías populares hacia el co­ nocimiento (como las predicadas por los diversos maestros espirituales que tanto abundan en California). La cuantificación de los miembros de este grupo reli­ gioso de élite es muy difícil de realizar aunque parecen haberse englobado en él varios premios nobel y otros eminentes profesores e investigadores. Han optado por crear una red más que una iglesia institucionalizada, lo que los acerca al modelo de los movimientos «nueva era» aunque reduce la capacidad de impacto de sus ideas (parece que no se preocupan por popularizar un movimiento que no deja de ser profundamente indivi­ dualista, de hecho algunos científicos de formación que se han convertido en estrellas de la «nueva era»,

Las nuevas religiones

29

como Rupert Sheldrake o Ken Wilber, podrían englo­ barse en este grupo si no fuera porque la popularidad que han alcanzado les aparta de la discreción de este grupo de elite). En una posición bien diferente respecto de la cien­ cia encontramos a una serie de movimientos que plan­ tean que la verdadera religión tiene su explicación fuera de nuestro planeta. Seres extraterrestres habrían origi­ nado la civilización humana, marcarían pautas para la superación de las constricciones de la caducidad del ser humano, mostrarían la vía para acceder a un plano su­ perior de conciencia. Los contactados (física o espiri­ tualmente) serian los heraldos de un cambio inminente (enlazan con presupuestos de la «nueva era» pero con la particularidad de estimar que el camino de transfor­ mación no se halla en el interior del ser humano sino que radica en el exterior). Suelen ser grupos poco nu­ merosos y con credos muy variados y algunos de ellos capaces de proezas extraordinarias en la redacción de intrincados textos sagrados estimados revelados. Algu­ nos de ellos siguen el camino de la inversión en su re­ lación con la ciencia: la fundadora de la Sociedad Teo­ sófica, Helena Blavatski en su Doctrina Secreta narra una cosmogonía y antropogonía alternativas a las ex­ puestas por el darwinismo o la ciencia, pero que es in­ comprensible en sus presupuestos últimos (a pesar de parecerse a especulaciones religiosas anteriores) sin el impacto de ésta. Otro tanto ocurre con El libro de Urantia, que en una clasificación literaria podría per­ fectamente incluirse entre los relatos de ciencia ficción y en el que narradores extraterrestres explican la histo­ ria de nuestro planeta en el seno de un universo pobla­

30

Las nuevas religiones

do de gran número de civilizaciones en muy diversos mundos (Texto 11). Si bien estas construcciones tienen paralelos en religiones tradicionales y muy en particu­ lar entre algunas corrientes budistas, 10 que caracteriza las generadas en los últimos tiempos es su adecuación a los presupuestos de la astronomía moderna o incluso a la investigación aeronáutica y aeroespacial. Desde la Segunda Guerra Mundial los supuestos modos de con­ tacto con estos seres extraterrestres se han modificado, si con anterioridad la vía mediumnica (de carácter espi­ ritual) era la clave, en la actualidad yen relación con el desarrollo del fenómeno OVNI, se defiende el contacto directo o la abducción como vías del aprendizaje y de conformación de nuevos mensajes religiosos. Un caso ejemplar por la alarma social que generó y el uso de nuevas tecnologías en la captación de prosélitos 10 constituye Heaven's Gate (La Puerta del Cielo, como se titulaba su página en internet). Organizado en tomo a Marshall H. Applewithe y combinando creencias cristianas y ufo lógicas, defendían una lectura en clave de visitas extraterrestres de los evangelios y de la figu­ ra de Cristo (en un muy particular literalismo bíblico: texto 12). En una visión dualista de fuertes connotacio­ nes gnósticas plantearon que el cuerpo humano era un receptáculo incapaz para permitir el acceso al nivel evolucionario sobrehumano. Buscaban un Reino del Cielo que, en su lectura literal, se encontraba en las es­ trellas; el paso del cometa Hale-Bopp en marzo de 1997 fue entendido como una señal (una puerta o ven­ tana abierta) para emprender el viaje hacia el nivel su­ perior y 39 miembros del grupo (incluyendo al líder) se

Las nuevas religiones

31

suicidaron estimando así dejar el inferior nivel humano y terrestre. Las posibilidades de transformación muy rápida de los cuerpos de creencias en este tipo de grupos son asombrosas, puesto que un nuevo contacto puede pro­ piciar una revelación renovada. Los grupos religiosos de carácter ufológico (que dan culto a seres extraterres­ tres) son numerosos pero dado su tamaño estudiarlos es difícil. Heaven's Gate alcanzó notoriedad tras el sui­ cidio colectivo, y mostró las posibilidades que ofrecían las nuevas tecnologias (yen particular internet) como vehículo de propaganda. Las nuevas tecnologías de la comunicación, características del mundo postindus­ trial, están marcando también las pautas en las creen­ cias de algunas de las religiones que revisamos. Así el grupo organizado en tomo a David Berg (1919-1994) y denominado de modos diferentes (Niños de Dios, Fa­ milia del Amor, La Familia), surgido en pleno desarro­ llo del movimiento contracultural norteamericano (fue fundado en 1968), resulta significativo. A la par que aunan un cristianismo heterodoxo con una cosmovi­ sión contracultural y dirigen una crítica radical a la so­ ciedad y sus instituciones (en particular los modos de sancionar socialmente la reproducción) desde una par­ ticular interpretación de las obras de amor (especial­ mente físico) como forma de entrega a Dios (que le ha llevado a persecuciones en diferentes países por prácti­ cas ilegales de corrupción de menores y prosptitución), han desarrollado un milenarismo de tintes marcada­ mente tecnológicos en el que el libro del Apocalipsis se interpreta a la luz de los avances de la ciencia y tecno­ logía actuales (Texto 13).

32

Las nuevas religiones

Pero a la par que la ciencia ha sido uno de los revul­ sivos mayores en la gestación y conformación de nue­ vas religiones (y casi todas ellas podrían revisarse en este capítulo), otros factores tienen también un fuerte peso y los repasaremos en las páginas siguientes.

5. NUEVAS RELIGIONES, SINCRETISMO

Y GLOBALIZACIÓN

La globalización, aunque potenciada en los últimos decenios gracias al desarrollo de la informática, las re­ des mundiales de transporte y el final de la política de bloques, es elemento fundamental en la construcción de la modernidad, como ejemplifica el establecimiento progresivo desde el siglo XIX de un sistema capitalista mundial de intercambio de bienes y capitales o el ya caduco internacionalismo proletario comunista y que tuvieron, con anterioridad a la conformación de la socie­ dad postindustrial, su manifestación más clara en el co­ lonialismo. La modernidad generó instrumentos ideo­ lógicos para pensar el mundo como una unidad (como el igualitarismo individualista o la ciencia), basados en un respeto de la diversidad siempre que no divergiese del marco común de convivencia que marcaba justa­ mente la propia modernidad, de ahl que las trabas para que se desarrollase en ciertos territorios (en los que tal aceptación determinarla una profunda mutación cultu­ ral) han sido y siguen siendo muchas. La globalización ha puesto en contacto culturas muy diferentes y ha po­ tenciado el estallido de los modelos. de vida cerrados comunes en el modelo tradicional. De ahí que hayan

Las nuevas religiones

33

surgido y sigan surgiendo religiones que aunan compo­ nentes de distintos credos de un modo muy dinámico. No se trata de sincretismos como los comunes en las sociedades tradicionales y preagricolas basados en la aculturación o en la destrucción cultural como resulta­ do del choque entre culturas en pugna. Se trata de com­ binaciones de elementos que provienen de diferentes credos (el peso de las religiones orientales en occidente y de las occidentales en oriente es notable, pero tam­ bién de la ciencia, como vimos) y que tienen como fi­ nalidad en la mayor parte de los casos alcanzar una re­ ligión perfecta que satisfaga tanto las aspiraciones de desarrollo interior (para las que las religiones orienta­ les han ofrecido un buen elenco de estrategias), como de construcción de una convivencia global no conflicti­ va y de modelos de explicación del mundo adaptados a lo actual. La tendencia a generar síntesis religiosas se mani­ festó en algunos ámbitos tradicionales de carácter más abierto. Así en la India, caracterizada por milenios de diversidad religiosa, surgieron muchos grupos que mezclaban elementos del hinduismo, del budismo o del jainismo, otro tanto ocurrió en el Japón. El mejor ejem­ plo de este tipo de sincretismo lo ofrece el sijismo, fundado en los umbrales de los siglos XV y XVI, que in­ tentó sintetizar islam e hinduismo planteando un igua­ litarismo teológico (más allá de casta, razas, géneros y condiciones) que preludia en cierto sentido el mensaje de algunas nuevas religiones (de hecho si el sijismo hubiera surgido en el siglo XIX podríamos caracteri­ zarlo sin problemas como una nueva religión). En la época colonial el peso de la religión de las potencias

34

Las nuevas religiones

hegemónicas llevó a que los ingredientes cristianos se incluyeran en intentos de tipo sincrético en el mundo asiático o africano. Pero hay que tener en cuenta que para caracterizar como nueva religión a un grupo reli­ gioso de este tipo es necesario que la estructura de creencias haya mutado en algún grado como resultado del impacto de la modernidad y que presente rasgos di­ ferenciales respecto de las religiones tradicionales. Re­ sulta por tanto complejo determinar que los cultos afrocaribeños o afrobrasileños de un modo genérico re­ sulten nuevas religiones. Por otra parte el impacto de grupos religiosos antes desconocidos en un territorio dado por inmigración o conversión no es criterio para que los califiquemos de nuevas religiones. La Sociedad internacional para la conciencia de Krishna (ISKCON, conocidos como Rare Krishna por la estrofa de la pri­ cipal de sus plegarias cantadas), aunque fundada en 1966 en Estados Unidos por A.C. Bhaktivedanta Prabhupada (1896-1977), entronca con el movimiento devocional que puso en marcha el místico Chaitanya (1486-1533) y no presenta grandes novedades doctrinales que per­ mitan desgajarlo del hinduismo e incluirlo entre las nuevas religiones. Incluso un movimiento aún menos ortodoxo (desde criterios del hinduismo) como es el que lidera el Satya Sai Baba (nacido en 1926), a pesar de plantear que todas las grandes religiones se resumen en esencia en el mensaje que él predica y de utilizar en sus ceremonias representaciones de Jesucristo o la Vir­ gen María, sigue esquemas de carácter devocÍonal cen­ trados en el gurú que se distinguen con dificultad de los que se encuentran entre otros grupos hinduistas. Su notable impacto en occidente y el que haya sido funda-

Las nuevas religiones

35

do en tiempos recientes no son criterios suficientes para clasificarlo como una nueva religión. Por el con­ trario el movimiento fundádo por Bhagwan Shree Raj­ neesh (también llamado, en sus últimos años, Osho, 1931-1990), jaina de nacimiento, profesor de filosofía transformado tras una experiencia mística en gurú, a pesar de presentar parecidos caracteres devocionales en torno al líder que los anteriores, presenta algunas parti­ cularidades. Al renegar de dogmas, credos, escrituras y tradiciones religiosas previas y centrarse en el valor de la experiencia personal sin trabas (un individualismo a ultranza que va más allá de códigos morales y legales y que en el camino meditativo ofrece a cada cual la vía más rápida y adaptada al momento actual: texto 14), se desgaja de modo claro del hinduismo (incluso del más anómico y heterodoxo) generando una nueva religión que parece que, a la muerte del maestro, clave en la co­ hesión, ha ahondado en sus ya poco estructurados ca­ racteres y la diversidad de creencias, tendiendo los se­ guidores a organizarse como redes de adeptos al estilo de los movimientos «nueva era». Otro credo de raíz oriental resulta ejemplar para ca­ racterizar lo que es una nueva religión: la fe bahai. Aunque surgido en Irán, posee unas características pro­ pias que lo singularizan del islam. Al defender que la revelación es progresiva y no acabada rompen con un criterio fundamental en la fe islámica (que el Corán y Muhammad son sello de la profecía). Esta religión surge de la predicación de Mirza Ru­ sayn'Ali (1817-1892), llamado Bahá'u'lá ( (de los varios existentes) de su página de internet (en inglés) con un estudio pre­ vio puede encontrarse en http://www.psychwww.comJpsyrelig/hglin­ dex.htm). La página en internet (con texto en español) de los seguidores de la Meditación Trascendental es: http://www.maharis­ hiveda.com/index.htm. Sobre la sintesis new age es interesantes el ya clásico de M. Ferguson, La conspiración de Acuario, Barcelona, 1985 (1980, hay nuevas ediciones); también J.e. Gil/JA. Nistal, «New Age". Una religiosidad desconcertante, Barcelona, 1994. J. R. Lewisl 1. Gordon Melton, Perspectives on the New Age, Albany, 1992. Sobre la sociedad teosófica resulta divertido y demoledor el trabajo de P. Washington, El mandril de Madame Blavatsky, Barce­ lona, 1995 (Londres, 1993). Los libros de H.P. Blavatsky son cla­ ves: La doctrina secreta, Madrid, varias eds. (or. 1893) o lsis sin velo, Madrid, varias eds. (or. 1877); una síntesis ambiciosa en la lí­ nea de La doctrina secreta (una cosmogonía y antropogonía de ca­ rácter pseudoepigráfico) aparece en El libro de Urantia, Chicago, 2"; ed. 1996 (la versión en Internet se encuentra en: http://www.ub­ fellowship.org/ellibro/index.html).