ayuda angustia para tu Dr. Tommy Ashcraft

 ay u d a angustia pa r a t u Dr. Tommy Ashcraft 3 Ayuda para tu Angustia © Publicaciones Monte Hebrón 2011 Publicaciones Monte Hebrón Un mini...
2 downloads 1 Views 780KB Size


ay u d a angustia pa r a t u

Dr. Tommy Ashcraft 3

Ayuda para tu Angustia

© Publicaciones Monte Hebrón 2011

Publicaciones Monte Hebrón Un ministerio de la Iglesia Bautista Monte Hebrón, A. R. Calle: Juárez #130, El Barrial, Santiago, N. L. 6700 (81)8266-0120 | www.mthebron.net | [email protected] Segunda Edición Primera Publicación oficial en el 2009 Impreso en las oficinas de Publicaciones Monte Hebrón. Todas las citas biblicas estan tomadas de la Versión Reina Valera 1960

4



Contenido Capitulo 1

Aprovechando la Adversidad ........................................1

Capitulo 2

Andar y Llorar .........................................................................7

Capítulo 3

No Habrá Siempre Oscuridad .......................................15

Capitulo 4

Tu Dios Ha Ordenado Tu Fuerza ................................21

Capítulo 5

Echando toda vuestra ansiedad sobre él ............29

Capítulo 6

¿Por qué te abates, oh alma mía? ...............................35

Capítulo 7

El Día Malo ..............................................................................49

Capítulo 8

Ceñidos con la Verdad ....................................................55

Capítulo 9

La Coraza de la Justicia ...................................................61

5

Ayuda para tu Angustia

Capítulo 10

El Apresto del Evangelio de la Paz ............................67

Capítulo 11

El Escudo de la Fe ................................................................73

Capítulo 12

El Yelmo de la Salvación .................................................77

Capítulo 3

lA eSPADA del Espíritu .......................................................81

6

Aprovechando la Adversidad

Aprovechando la Adversidad

1

I

saías 45:5-7: “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, 6 para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, 7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.” Eclesiastés 7:14: “En el día del bien goza del bien; y en el día de

la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él.” Dios mete a sus hijos en las aguas hondas, NO para ahogarnos, sino para purificarnos. No conoce su propia fuerza el que no ha encontrado la adversidad. El Cielo prepara a los hombres no con coronas, sino con cruces. La prosperidad no está sin sus temores y sinsabores, y la Adversidad no está sin sus consuelos y sus esperanzas - Francis Lord Bacon. No es posible llegar a ser todo lo que debes ser sin la adversidad. Es en la adversidad que descubrimos nuestras debilidades y nuestras fuerzas. Es en la adversidad que descubrimos la riqueza 1

Ayuda para tu Angustia

de la gracia de Dios. Es en la adversidad que llegamos a conocer a Dios como en verdad es, y a nosotros como en verdad somos. Filipenses 3:10 “a fin de conocerle, y el poder de su resurrección,

y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte.” I Corintios 10:13: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” Casi siempre es difícil hallar sentido en medio de la adversidad. ¿Por qué me sucede esto? Esa fue lo que expresó Gedeón cuando el ángel le anunció que Dios estaba con él y con Israel. Jueces 6:13: “Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está

con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas.” El Señor Jesucristo mismo preguntó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Job hace esta pregunta otra y otra vez. En el capítulo tres, cuando menos seis veces dice “¿Por qué...?” Tú recibiste a Cristo como tu Salvador. Comenzaste a asistir a la iglesia. Tal vez estás ganando almas, o comenzaste a ganar 2

Aprovechando la Adversidad

almas. Los otros hermanos te animaron a hacer algo para servir a Dios. Tal vez estás enseñando clase de Escuela Dominical o estás contemplando hacerlo. Luego, Dios te llamó a ser pastor. Estudiaste en un buen Instituto Bíblico. Te graduaste. Todo estaba tranquilo hasta que decidiste asistir a una Conferencia “Fuegos de Evangelismo” o “La Espada”. Encontraste unos obstáculos. Descubriste que no todo se te abrió como pensabas. Las personas que más pensabas que te iban a apoyar te desanimaron. Alguien no te tomó en serio. Tal vez tu propia familia se opuso. Estás batallando más con el dinero ahora que cuando vivías en el mundo. No tienes las finanzas que piensas que necesitas para hacer lo mínimo. ¡Y apenas estás comenzando a obedecer a Dios!. ¡Bienvenido a la realidad! Bienvenido a la vida como en verdad es. Bienvenido al mundo de los adultos. Bienvenido a la verdadera vida cristiana. “Tú, pues, SUFRE penalidades como buen soldado de Jesucristo.”

“En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he VENCIDO al mundo.” “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” NADIE quiere vivir en la adversidad. A nadie le GUSTA la adversidad. Nadie BUSCA la adversidad. Pero cuando VIENE hay una sola cosa que puedes hacer: SOPÓRTALA. Dios no te trajo hasta aquí para destruirte. Dios no te permitió llegar hasta este punto en tu vida cristiana para abandonarte. Dios no es 3

Ayuda para tu Angustia

cruel. Lo que sucede en tu vida no tiene sentido hoy, y tal vez NUNCA le hallarás sentido. Cristo dijo a Simón Pedro cuando le estaba lavando los pies, “Lo que yo hago, tú no lo comprendes

ahora; mas lo entenderás después.” Pero recuerda que Dios es demasiado bueno para maltratarme, y demasiado sabio para cometer un error. Varias observaciones en luz de esto: 1. No arranques en la duda lo que sembraste en la fe. Hiciste tu decisión de servir a Dios confiando en que Dios haría lo que fuera necesario para que le sirvieras. No dejes que tu duda cancele tu fe. 2. Permanece. Afírmate. Termina lo que comenzaste. No te rajes. “Nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” Decide que venga lo que venga, no vas a renunciar. No vas a retroceder. No te vas a rajar. No vas a regresar atrás. No te vas a dar de baja. Efesios 6:13-14: “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios,

para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,” Éxodo 14:13: “Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes,

y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.” 3. Recuerda que lo que Dios tiene para ti es hacia adelante. No 4

Aprovechando la Adversidad

hay nada atrás. El error más grande que cometieron los israelitas en el desierto fue mirar hacia atrás. Recordar lo que tenían en Egipto. Números 11:5: “Nos acordamos del pescado que comíamos en

Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; 6 y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.” Tu memoria te engaña. Ellos se acordaron del pescado y los pepinos y los melones y los puerros y las cebollas y los ajos, pero olvidaron que vivían en la esclavitud y la opresión y la aflicción y la angustia. La voluntad de Dios NUNCA está atrás. SIEMPRE está hacia adelante. NO encontrarás la voluntad de Dios REGRESANDO ATRÁS. Cualquier movimiento en la vida cristiana que no sea hacia adelante no es la voluntad de Dios. El Apóstol Pablo dijo

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y CONSUMADOR de la fe.” Fil 3:13: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;

pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Y luego en el vs 17: “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.” 4. Si no puedes hacer nada para aliviar la adversidad, olvídate de la adversidad y dedícate a algo que contribuirá a que alcances tu meta. No tiene caso que te afanes por algo que no puedes cambiar. Pero no dejes que lo que no puedes cambiar te robe de la bendición de 5

Ayuda para tu Angustia

avanzar. No estamos aquí para resolver nuestras adversidades. El propósito de la vida no es luchar contra la adversidad. Es cumplir el plan y la voluntad de Dios para nuestras vidas. Hay situaciones en tu vida que NUNCA vas a poder cambiar. Hay conflictos en tu vida que NUNCA vas a poder resolver. Está bien. Haz lo que puedas, pero cuando ya no puedas hacer nada acerca de tu adversidad, dedícate a hacer lo que SÍ puedes hacer. No dejes que lo que no puedes hacer impida que hagas lo que SÍ puedes hacer. ¡Y SIEMPRE puedes hacer algo! 5. Ora. Creo que una de las declaraciones más significantes de la vida del Señor Jesucristo está en Lucas 22:44: “Y estando en agonía, oraba más intensamente...” Siempre puedes orar. A veces es lo ÚNICO que puedes hacer. Jonás estaba en el vientre del pez. Estaba fuera de la voluntad de Dios. Su dilema fue producto de su propia desobediencia. Su rebelión le hizo dar allí. Había una sola cosa que Jonás podía hacer. No podía escribir cartas. No podía hacer llamadas por teléfono. No podía enviar cartas electrónicas. No podía consultar con su pastor. No podía hablar con su papá. SOLO PODÍA ORAR. Y Oró. Y Dios le libró. “Y estando en agonía, oraba más intensamente.” Creo que si es lo que hizo el Hijo de Dios, nosotros también podemos y debemos hacerlo. ¿Qué haces tú cuando estás en agonía? Más que ninguna otra cosa, tu vida, tu futuro, tu éxito se determina por lo que haces cuando viene la adversidad. Cualquiera puede hacerlo mientras todo esté bien. Pero lo que haces en medio de la adversidad es determinante. 6

Andar y Llorar

Andar y Llorar Salmos

126:6

2

I

rá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.” En su parábola del sembrador en Lucas 8:11, Cristo expone en forma muy clara que la semilla es la Palabra de Dios, y específicamente, el evangelio. En I Pedro 1:23, dice “Siendo

renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre.” Esta es la Palabra de Dios, incorrupta e incorruptible. Podemos con toda confianza suponer que la semilla de que habla aquí el salmista es la palabra de Dios. La aplicación espiritual es que la siembra de la palabra de Dios, que es la obra en que CADA CREYENTE debe estar involucrado, es una obra que incluye algo de lágrimas. No es fácil servir a Cristo. Todos están buscando algo fácil. Tú nunca has hecho nada significante que fue fácil. Nada grande jamás se ha logrado por uno que buscaba la manera fácil de hacerlo. Nadie jamás ha logrado grandes éxito buscando una fórmula fácil. Lo grande, lo significante, lo importante, se logra con esfuerzo, con trabajo, con dolor, con sacrificio, con pruebas, con atrasos, con sudor, con sangre, y sí, con LÁGRIMAS.

7

Ayuda para tu Angustia

Ahora, déjeme aclarar algo. Comparada con la vida del impío, la vida del cristiano sí es fácil. Si la vida cristiana es difícil, la vida del mundano es imposible. Prov. 13:15: “Mas el camino de los transgresores es duro.” Es duro porque su fin es destrucción. A propósito, mire que no dice “el transgresor”. Dice “los transgresores”. Más que uno. Casi siempre cuando una persona cae en pecado, hay otro involucrado. Pablo dijo, “¿Quién os estorbó?” No dice “¿Qué...?” Dice “¿Quién...?” Normalmente es un “quien” que estorba a otro. No estoy diciendo que la vida cristiana es una carga. Ni que es pesada. No hay en el mundo una vida más alegre que la vida de un verdadero hijo de Dios. Les he dicho a los jóvenes que necesitan aprender que uno puede ser joven y cristiano, y comoquiera gozar de la vida. Pero también necesitan entender que uno puede ser viejo y cristiano, y comoquiera disfrutar la vida. Ese es mi trabajo. La verdad es que la vida cristiana es un camino gozoso. Pero, no es una vida fácil. Uds. que dicen que la vida cristiana es para mujeres y niños, ¿por qué no lo intentan? Éntrele. Inténtalo, si lo crees tan fácil. Si tú sigues a Cristo, vas a pasar por la tempestad. Si tú sigues en esta iglesia, vas a pasar por la tempestad. Si tú sigues ganando almas, vas a pasar por la tempestad. Si tú sirves a Dios, tarde o temprano, vas a tener que aprender a vivir con un corazón quebrantado. Si siembras la preciosa semilla, vas a derramar lágrimas. Pero, espéreme tantito. ¿A caso los que NO siembran la preciosa semilla no lloran? ¿Los que no ganan almas viven sin 8

Andar y Llorar

problemas? ¿Los que no sirven a Dios no tienen dificultades?

“Todo el que quiere vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerá persecución.” II Tim 3:12 “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.” I Pedro 3:17: Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.” La verdad es que TODOS padecemos. ¿Qué prefieres? ¿Padecer por hacer lo malo o por hacer lo bueno? Aquí la Palabra de Dios especifica, “...irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla.” ¿Quién es el que lleva la preciosa semilla? El ganador de almas. El que obedece a Dios. A propósito, tú no puedes obedecer a Dios si no ganas almas. Tú serás mejor cristiano que algún cristiano ganador de almas, pero tú serías MEJOR cristiano si ganaras almas. Y tú no eres un BUEN cristiano si no eres TODO el cristiano que puedes ser. Y tú no eres TODO el cristiano que puedes ser si no estás ganando almas. Yo dudo que un cristiano pueda ser un buen cristiano sin aprender a llorar. A quien Dios usa grandemente, primero lo aflige grandemente. Voy a decir algo que nunca he escuchado a nadie más decir. “Tú no eres todo lo que debes ser hasta que tengas una carga que solo puedes compartir con Dios.” Tu relación con Dios no será lo que debe ser hasta que tengas una carga, una aflicción que solo puedes compartir con Él. Aprendemos algo en la aflicción que no aprendemos de ninguna otra cosa en la vida. Ahora, quiero enseñarle un principio muy 9

Ayuda para tu Angustia

importante de la vida. Es algo sin lo cual no la vas a hacer. Te vas a dar de baja. Te vas a rajar. Vas a renunciar. Vas a regresar atrás. Vas a retroceder. Aquí está el principio: “Irá andando y llorando...” Anda y llora. Llora y anda. Simultáneamente. Al mismo tiempo. El andar y el llorar no están relacionados. Estas no son lágrimas de compasión. Son lágrimas de tristeza, de aflicción. El hecho de que llore no tiene que ver con el hecho de que ande. No llora porque anda, ni anda porque llora. Yo sé que uno de los factores más importantes del éxito en la vida cristiana es la compasión. Todos los hombres usados por Dios que yo conozco son hombres de compasión. El Hno. Garlick es un hombre de compasión. El Hno. Fernández es un hombre de compasión. El Hno. Ezequiel Salazar es un hombre de compasión. El Hno. Alejandro no tiene compasión de nadie. Mi esposa y yo estábamos hablando el otro día acerca de mi Papá. No podía hablar diez minutos sin que se le salieran lágrimas, lágrimas de emoción, de gratitud, de compasión. Alguien dijo, “Los hombres no lloran.” Eso no es cierto. Los hombres SÍ lloran. Lo que los hombres no hacemos es chillar. Déjame decirte cómo vencer tus lágrimas. Déjame decirte cómo vivir con tu aflicción. Déjame decir cómo seguir adelante cuando parece que no vale la pena seguir adelante. Déjeme decirle cómo no ser detenido por las preocupaciones, los problemas, los quebrantos de corazón, las decepciones, los fracasos, los atrasos, las desviaciones, los desánimos, las distracciones. Es la palabra “comoquiera.” Hazlo comoquiera. El secreto del éxito es andar y llorar. Es llorar y andar. Es andar 10

Andar y Llorar

a pesar de llorar. Es seguir adelante y llorar. Es aprender a llorar y andar al mismo tiempo. Es tener un obstáculo, reconocerlo y seguir adelante. Es tener una desventaja y seguir adelante comoquiera. Es encontrar una dificultad, y seguir adelante comoquiera. Es sufrir una derrota, y seguir comoquiera. Es padecer persecución y seguir comoquiera. Es dejar que se burlen de ti, y seguir adelante comoquiera. Es andar y llorar. Llorar y andar. Míralo. Un judío - un poco encorvado. Nariz chueca. Su presencia corporal débil, su palabra menospreciable. No era un gran orador. Míralo. Danos tu testimonio, Pablo. II Corintios 11:23-31 “...en trabajos más abundante; en azotes sin número; en

cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. 24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. 25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; 26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; 27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; 28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno? 30 Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad.” Y, ¿cómo responde Pablo a todo esto? “El Dios y Padre, ¡... 11

Ayuda para tu Angustia

BENDITO POR LOS SIGLOS!” ¡Andando y llorando! . Es seguir adelante, a pesar de lo que sucede. No es negar la realidad. Es aceptar la realidad, pero no dejar que la realidad destruya tu espíritu. Deje decirle dos o tres cosas que debes hacer cuando viene una de esas aflicciones debilitadoras: 1. Mantén tu horario. Levántate. No te escondas debajo de la cobija y la almohada. 2. Mantén tus actividades normales. No canceles nada. Ve al trabajo. Asea la casa. Repórtate con tu patrón. Mantén tu rutina lo más normal que puedas. Es lo que Daniel hizo. 6:10 “Cuando Daniel supo que el edicto había sido formado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, COMO SOLÍA HACERLO ANTES.” 3. Sigue viviendo como si pronto todo seguiría normal. Es lo que Pablo hizo: II Tim 4:13 “Trae, cuando vengas, el capote

que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.” ¿Qué estaba haciendo? Manteniendo su horario. ¿Para qué quería los libros y los pergaminos? Para estudiar, leer, preparar sermones, escribir cartas. Alguien me preguntó el otro día, “Pastor, ¿qué haría si supiera que 12

Andar y Llorar

tenía solo 24 horas para vivir? Déjeme contestarle la pregunta como si se me hiciera ahorita mismo. Son las 8:___. Terminaría mi mensaje. Daría la invitación. Me iría a la casa. Cenaría. Me bañaría. Me acostaría. Me dormiría. Me levantaría. Haría mis devocionales. Desayunaría con la Hna. Brenda. Tendríamos nuestros devocionales familiares. Me iría a la reunión de obreros a las 8:00. Enseñaría mis clases de 8:20 a 10:45. Iría a la oficina. Trabajaría en la oficina hasta las 12:00. Llevaría a la Hna. Brenda a comer. Haría mis mandados mientras la Hna. Brenda compra la comida. Regresaría a la casa. Descargaría la despensa para la Hna. Brenda. Iría a la oficina. Regresaría a la casa. Saldría a ganar almas a las 6:30. Ganaría almas hasta las 8:__, y me iría al cielo. Ud. dice, ¿con esa calma? Yo no dije eso. Pero todo el afán, toda la preocupación, toda la congoja, NO CAMBIARÍA NADA. Por NADA estéis afanosos. Anda y llora. Llora y anda. No dejes que tu llanto detenga tu andar.

13

Ayuda para tu Angustia

14

No Habrá Siempre Oscuridad

No Habrá Siempre Oscuridad

3

Isaias 9:1

E

ste versículo es una referencia a lo que el profeta escribe en el capítulo 8. En el capítulo 8, Isaías profetiza la destrucción de Damasco y Samaria, y la amenaza contra Judá. Dios le dijo que pusiera por nombre a esta porción de su profecía: “MAHER-SALAL-HASBAZ - que quiere decir: “Apresúrate al botín - ve aprisa tras la víctima”. Necesitamos recordar que tenemos un adversario - el diablo - que como león rugiente anda alrededor buscando a quién devorar. El capítulo termina con declaraciones difíciles y oscuras: “Y

mirarán a la tierra, y he aquí tribulación y tinieblas, oscuridad y angustia; y serán sumidos en las tinieblas.” Pero el vs 1 del capítulo 9 comienza con las palabras: “Mas no

habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia...” Los profetas habían anunciado que si Israel no corrige su vida, hace caso a Dios, y deja los ídolos, vive por los principios de la Palabra de Dios, que el juicio vendría. Y el juicio de cierto vino. Siempre viene. No es posible escaparse de las consecuencias de la negligencia. Ese es el alto costo de la vida baja.

15

Ayuda para tu Angustia

Romanos 3:23: “Porque la paga del pecado es muerte.”. Números 32:23: “Y sabed que vuestro pecado os alcanzará.”. Hebreos 9:27: “Y de la manera que está establecido para los hombres que

mueran una sola vez, y después de esto el juicio.” Las consecuencias del pecado para el incrédulo son eternamente desastrosas: el infierno para siempre. Pero olvidamos a veces que las consecuencias del pecado para el creyente también son desastrosas. Destruye nuestro gozo, nuestro testimonio, nuestro futuro, nuestra conciencia. El pecado destruye familias, iglesias, amistades, reputaciones, destruye la salud mental, emocional y física. Nunca debemos disminuir las consecuencias del pecado. Pero en medio de pronunciar juicio sobre el pueblo de Dios, Isaías inserta una sola declaración de aliento y ánimo: “Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia...” ¿Qué está diciendo? Que para el creyente, TODA angustia es temporal. NINGUNA angustia es para siempre. Una de las lecciones más importantes que necesitamos aprender para mantener nuestro equilibrio y nuestro gozo, para mantener nuestra perspectiva, es que NADA DURA PARA SIEMPRE. Yo dije el domingo pasado: El fracaso y el éxito son igualmente impostores: NINGUNO es lo que aparenta, y NINGUNO dura para siempre. NINGUNA angustia dura para siempre, y NINGÚN deleite dura para siempre. TODO tendrá su fin. TODO terminará. 16

No Habrá Siempre Oscuridad

Primero, quiero recordarle que ningún DELEITE en esta vida dura para siempre. Por eso no debemos poner nuestra confianza en las cosas de este mundo. Por eso no debemos tener envidia de los que tienen cosas que producen deleites. El gozo del cristiano no depende de ninguna cosa vista. “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán jamás.” El deleite que el dinero produce no dura. El deleite que el placer produce no dura. El deleite que la fama produce no dura. El deleite que las cosas producen no dura. El deleite que la comodidad produce no dura. El deleite que la seguridad produce no dura. El deleite que la amistad produce no dura. Colosenses 3:1 “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad

las cosas de arriba donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.” Salomón, el hombre más rico que jamás ha vivido, dio testimonio de la vanidad de confiar en los deleites de este mundo: Ecl 5:13: “Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal; las cuales se pierden en malas ocupaciones, y los hijos que engendraron, nada les queda en la mano.” Conocí a un hombre que trabajó toda su vida. Invirtió dinero en el mercado de valores. Vivía anticipando el día que podría jubilarse. Se jubiló. Meses después, su hija adulta quiso 17

Ayuda para tu Angustia

suicidarse. Sobrevivió el intento, pero tuvo que ser hospitalizada por varios meses. El hombre gastó todos sus ahorros en gastos médicos, y quedó sin nada, y murió poco después de un paro cardíaco. NUNCA disfrutó aquello por lo que había trabajado TODA SU VIDA. El rico necio de Lucas 12 confió en sus bienes, pero nada le valieron cuando vinieron a pedirle su alma. Perdió todo. Ningún DELEITE dura para siempre. Segundo, NINGUNA ANGUSTIA dura para siempre. I Cor 10:13 “No os ha sobrevenido NINGUNA tentación (prueba) que

no sea humana; (ahora, si es humana - ¿qué es? - TEMPORAL) pero fiel es Dios, que no es dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” NINGUNA angustia dura para siempre. Dios SIEMPRE da la salida. Israel salió de su angustia de Egipto. José salió de la angustia del pozo, de la esclavitud, de la tentación de la esposa de Potifar, y luego de la cárcel. Daniel salió de la angustia del foso de los leones. Sadrac, Mesac y Abednego salieron de la angustia del horno de fuego ardiendo. Job salió de la angustia de la enfermedad y pérdida de su familia. David salió de la angustia de la persecución de Saúl. Pablo salió de la angustia en Asia. Pedro salió de la angustia de la cárcel cuando la iglesia oró. ¡Y TU angustia TAMPOCO durará para siempre! ¡TÚ también saldrás de TU angustia! Ahora, déjeme decirle qué hacer mientras dure tu angustia. 18

No Habrá Siempre Oscuridad

1. NO TE QUEJES. La queja te roba del gozo. Sé dulce. Deja que tu angustia te haga más agradable. Nadie quiere pasar tiempo con un quejoso. 2. NO TE DESESPERES. Perderás el beneficio de la angustia. Dios tiene algo en esa angustia para ti que no te puede dar por ningún otro medio. No está jugando contigo. No te ha afligido para su propia diversión. Hay algo en la angustia que nada más produce. 3. SIGUE HACIENDO LO QUE PUEDES HACER MIENTRAS DURE LA ANGUSTIA. El tiempo pasará más rápido. 4. USA TU ANGUSTIA PARA AUMENTAR TU COMPASIÓN PARA OTROS QUE ESTÁN AFLIGIDOS. 5. DEJA QUE TU ANGUSTIA TE HAGA BUSCAR MÁS A DIOS. Uno de los comentarios más significantes que encuentro en la Biblia acerca del Señor Jesucristo está en Lucas 22:44. Cristo está en el huerto de Getsemaní. Está sudando grandes gotas de sangre. Está angustiado. Está anticipando no solo la agonía del azote y de la cruz. Estaba anticipando la agonía de llevar la carga de los pecados de todo el mundo. “Al que no conoció pecado, lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos la justicia de Dios en él.” Y en medio de todo esto, la Biblia simplemente dice: “Y estando en agonía, oraba más intensamente.”

19

Ayuda para tu Angustia

Tú eres en verdad lo que haces cuando estás en agonía - bajo grande presión - en angustia. En un callejón sin salida. En una situación que parece no tener solución. En una prueba que parece no tener sentido. En una aflicción que parece no tener remedio. En una confusión que parece no tener respuesta. No pierdas el beneficio de tu angustia. No pierdas la bendición que Dios tiene para ti en esa situación imposible. Buena noticia. “No habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia”. Tu angustia no durará para siempre. Tarde o temprano brillará la luz. El sol volverá a salir. El amanecer de un nuevo día vendrá. ¡NO TE DESESPERES! No desconfíes. Salmo 30:5:

“Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.” Lamentaciones 3:23:

“...nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.”

20

Tu Dios ha Ordenado tu Fuerza

Tu Dios ha Ordenado tu Fuerza

4

Salmos 68:28

“Tu Dios ha ordenado tu fuerza; Confirma, oh Dios, lo que has hecho para nosotros”.

E

l diablo recibe demasiado reconocimiento por lo que Dios hace. Escucho demasiado, y yo mismo he dicho demasiado, “El diablo se está oponiendo.” “Es obra del diablo”. “El diablo me ha dado esta prueba.” La mayoría de las veces eso no es cierto. Considera esto. Es la prueba la que me hace fuerte. ¿Quién me quiere fuerte? Dios me quiere fuerte. ¿Quién me quiere débil? El diablo me quiere débil. ¿Por qué mi enemigo me quisiera fuerte? Deut 33:25 “Hierro y bronce serán tus cerrojos, y como tus días serán tus fuerzas.” ¿Qué está diciendo? Que la fuerza viene de ¿qué? ¿Usar chanclas? ¿Patas de gallo? ¿Mocasines? ¡NO! Viene de usar botas de combate. Es injusto decir que la prueba que tú tienes, que fue diseñado para fortalecerte, viene del diablo. ¡No viene del diablo! ¡Viene de Dios!

21

Ayuda para tu Angustia

Note otra vez lo que dice Salmo 68:28: “Tu ¿quién?, Tu DIOS ha ordenado tu ¿qué cosa? Fuerza; Confirma, oh Dios, lo que has hecho PARA nosotros.” Un cristiano no recibe fuerza pidiendo fuerza. Dios ya ha ORDENADO tu fuerza, y esta fuerza viene de soportar la prueba que Dios ha mandado a tu vida. Cuando un equipo deportivo está en entrenamiento, no se queja de que el entrenador del otro equipo los tiene castigados. ¡Es su PROPIO entrenador que los hace correr, que los pone a dieta, los hace levantarse a las 5:00 de la mañana para hacer ejercicio! Si hicieran lo que el entrenador de la OPOSICIÓN quisiera, se quedarían tirados todo el día en la cama, haciéndose gordos y flojos. Pero su PROPIO entrenador sabe que lo mejor para su equipo es que se entrene, y que se entrene forzándose. El que entrena a soldados no lo hace apapachándolos consintiéndolos. Los trata de tal forma que después del período de entrenamiento, todos los soldados odien al sargento. Pero el sargento requiere esas cosas porque sabe que cuando llegue el día del conflicto, de la batalla, ese entrenamiento puede salvarles las vidas. El maestro que tú más odiabas cuando estabas en la secundaria es el que más te enseñó. El padre que es duro, exigente, es el padre que produce buenos hijos. El que deja que sus hijos hagan lo que les pegue la santa gana cría delincuentes. (No todos los delincuentes tuvieron padres descuidados.) Mire la historia del hijo pródigo. El padre no cambió las reglas con tal de que el hijo se quedara en casa. El padre no le rogó al 22

Tu Dios ha Ordenado tu Fuerza

hijo que no se fuera. La MADRE no intervino para que el padre aflojara las reglas con tal de que el hijo se quedara. Y tú criticas al padre que es duro con sus hijos, pero espera hasta que ese hijo tenga 25 o 30 años, y le va a agradecer lo que su padre le exigió. No estoy hablando de abuso. No estoy hablando de crueldad. Estoy hablando de fijar las reglas de la casa y exigir que se sigan. El pastor que ama a su gente les dice la verdad. El pastor que ama a sus jóvenes les ayuda a evitar lo que él bien sabe que les dirigirá a la tragedia. Fija reglas, pone mínimas, estandartes, predica convicciones, expone el engaño del pecado y la maldad. Yo he sabido de pastores que van con un miembro que se ha ido de su iglesia y le dice: “¿Qué necesito hacer para que regreses?” Yo no. ¿Sabe qué está haciendo ese pastor? Está poniendo todo en la mesa: su Biblia, sus convicciones, su familia, su ministerio. Es lo que hizo David con los gabaonitas: díganme qué necesitan para arreglar el problema. El complemento más grande que recibo es de alguien que se ha ido de nuestra iglesia y años después regresa y dice, “Nada ha cambiado.” Yo quiero que mis nietos tengan el privilegio de asistir a la misma clase de iglesia que sus padres. Hebreos 12:6: “El Señor al que ama, disciplina;

y azota a todo el que recibe por hijo.” El diablo no hace eso. El diablo deja que tú hagas lo que te dé la gana. Prov 18:1 “Su deseo busca el que se desvía.” Es lo que el diablo quiere que hagas. Que hagas lo que quieres hacer. Porque sabe que hacer lo que tú QUIERES hacer te debilita. Te deja expuesto para el día del conflicto. Te deja desprevenido para el día de la batalla. 23

Ayuda para tu Angustia

Esa prueba que tú tienes es lo que te fortalece. Y ¿sabes quienes son los que más pruebas tienen? Los que más quieren hacer para Dios. Los que más deciden servir a Dios. Eso confunde a muchos cristianos. Eso saca de la obra de Dios y de la voluntad de Dios a muchos pastores y obreros de tiempo completo, y a muchos maestros de Escuela Dominical y ganadores de almas. Porque PIENSAN que las pruebas que tienen son de Satanás. Se dejan vencer de la idea de que si dejan de servir a Dios, sus pruebas se acabarían. Piensan que sus vidas serían menos complicadas y más pacíficas si simplemente se retiraran de la obra de Dios. ¡NO ES CIERTO! Les he contado de ese día que mi esposa regresó de ganar almas el viernes en la tarde y me dijo que había ganado a Cristo a la nieta del primer pastor con quien mi padre trabajó cuando llegó a Monterrey en 1960. La nieta de ese hombre, un buen predicador, un buen ganador de almas, no era salva porque su abuelo decidió que servir a Dios era demasiado problema. Decidió que sería menos complicada su vida si se retirara del ministerio. El problema es que cuando nos RETIRAMOS de la batalla, PERDEMOS la batalla. Esa es la tragedia de un cristiano que deja una buena iglesia bautista independiente ganadora de almas. Se cansan de la presión. Piensan que sus vidas serían más fáciles en una iglesia menos exigente. ¿Sabe por qué la mayoría de la gente deja una buena iglesia? La excusa universal es “Es que no me están alimentando.” La mayoría de los cristianos que yo conozco no necesitan más alimento. Necesitan una buena (desparasitada) una desenlombrizada. Ese es uno de los propósitos de la predicación: quitarte las “lombrices”. 24

Tu Dios ha Ordenado tu Fuerza

No debe sorprendernos que los que MÁS quieren servir a Dios son los que MÁS pruebas tienen. Cada familia de esta iglesia que está haciendo algo para Dios o está pasando por grandes pruebas, o acaba de pasar por grandes pruebas. Si no tenemos cuidado, nos desanimaremos porque pondremos nuestra mira en los que no están haciendo nada, y veremos cómo PARECE que ellos NO están batallando, y cómo nosotros SÍ estamos batallando, aunque estamos tratando de hacer la voluntad de Dios. Es TODO LO OPUESTO. Es porque ESTAMOS tratando de hacer la voluntad de Dios, es porque ESTAMOS tratando de hacer el bien, que Dios permite pruebas en nuestras vidas para fortalecernos para que estemos preparados para lo grande que Él tiene para nosotros.

“Tu Dios ha ordenado tu fuerza; Confirma, oh Dios, lo que has hecho PARA nosotros.” Esta iglesia no tiene que hacer días grandes. No tenemos que gastar dinero en camiones extras. No tenemos que gastar en promociones. No tenemos que tener campañas, concursos, maratones, premios, regalos, viajes, abanicos, ventiladores. Si yo quisiera, podría descansar el resto de mi ministerio. Nada más predicar tres veces por semana, salir a ganar almas una o dos veces por semana. ¡Pero yo no quiero que mi gente asista a la iglesia en una morgue! No quiero que mi iglesia se atrofie y se muera. ¡Y no se está muriendo!

25

Ayuda para tu Angustia

La verdad es que NECESITAMOS una lucha. ¿Sabes qué es lo que produce la fuerza? Resistencia vencida. Solo somos fuertes cuando hemos vencido una resistencia. Por eso Pablo dijo “cuando soy débil, entonces soy fuerte.” ¿Por qué dijo eso? Porque es DESPUÉS de un gran esfuerzo de vencer la resistencia que te SIENTES débil, pero viene la verdadera fuerza. El mismo esfuerzo que te fortalece te hace sentir débil. ¿Qué hace un boxeador antes de la pelea? Se calienta. ¿Qué hace un jugador de pelota antes del juego? Calienta el brazo. ¿Sabe qué hacemos cuando no nos viene la resistencia naturalmente? La inventamos. Mi hijo, Esteban, tiene un negocio de artículos de pesca deportiva. Menos del 5% de la gente que le compra equipo de pescar a Esteban lo compra porque lo necesita. Esa gente gastaría menos dinero si comprara el pescado en el mercado que comprar todas esas cosas y va a la presa a pescar el pescado ellos mismos. ¿Por qué lo hace? Porque el hombre NECESITA alguna resistencia qué vencer. ¿Por qué los alpinistas escalan las montañas? Por su necesidad de vencer una resistencia. ¿Por qué los hombres de mi edad, y muchos de ellos ejecutivos y profesionales, trotan por la carretera cada domingo en la mañana? Porque NECESITAN vencer una resistencia. Yo nunca he visto a un albañil corriendo los domingos en la mañana. ¿Sabe por qué? Porque su resistencia viene naturalmente, en su trabajo. ¿Por qué tantos domingos en la mañana cuando voy a recoger mi gente las calles de Monterrey están bloqueadas por maratones? Porque el hombre necesita vencer una resistencia. Yo tengo un versículo en contra de eso: Prov 28:1: “Huye el impío sin que nadie lo persiga...” 26

Tu Dios ha Ordenado tu Fuerza

¿Por qué los hombres juegan beisbol, futbol, etc.? Porque hay algo en el interior del hombre que necesita la satisfacción de haber vencido una resistencia. ¿Por qué fijamos una meta que es casi imposible alcanzar, nos comprometemos a alcanzarla, y trabajamos como esclavos para alcanzarla? Porque una iglesia necesita una constante resistencia qué vencer. Hay algo en la resistencia vencida que satisface que nada más hace. Y en tu vida espiritual, Dios sabe que lo que más te fortalece es la prueba. El diablo no mandó esa prueba. ¡No le des al diablo el reconocimiento que merece tu Dios amante que te conoce mejor que tú mismo! Cristo dijo “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cansados, y yo os haré descansar; llevad mi YUGO sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” ¿Para qué es el yugo? Para trabajar. Cristo sabe que el reposo más dulce es el que viene al que se ha esforzado. Por eso la gente más contenta el lunes en la mañana NO es la que faltó al culto el domingo en la noche. La MÁS descansada es la que hizo lo que debía el domingo. ¡El sueño más dulce viene al que ha trabajado más duro! La mejor medicina para el insomnio es un buen día de trabajo duro.

“Tu Dios ha ordenado tu fuerza; Confirma, oh Dios, lo que has hecho PARA nosotros.”

27

Ayuda para tu Angustia

Esa prueba, mi hermano, no es lo que Dios “te ha hecho”. Es lo que Dios ha hecho PARA ti. Te ama. Quiere que estés fuerte. El ha ordenado tu fuerza. Ordenó tu fuerza ordenando lo que te fortalece: una prueba. No pierdas la bendición de esa prueba huyendo, dándote de baja, renunciando, saliéndote de la batalla. Permanece. Sigue adelante. No renuncies. No te des de baja.

28

Echando Toda Vuestra ansiedad Sobre El

Echando Toda Vuestra ansiedad Sobre El

5

1Pedro 5:7

N

o sé si en mi propia vida ha habido una sola cosa que me ha causado más problemas que la ansiedad. Hace unos meses me detectaron hipertensión. No sabía que la tenía. No había tenido síntomas. Pensaba que estaba bien. El doctor me dijo que por eso le dicen “la asesina silenciosa”. Para el cristiano, tal vez la ansiedad es la “asesina silenciosa”. ¡Cuántos cristianos viven ansiosos, y lo encubren aun a la gente más cercana a ellos! ¿Qué es la “ansiedad”? Es estado de inquietud o zozobra del ánimo. Es angustia que acompaña a muchas enfermedades. Es el estado del espíritu de la persona frente a un peligro indeterminado e inminente, acompañado de un sentimiento de inseguridad. Salmo 119:28 dice: “Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame

según tu palabra.” La palabra que más usa la Biblia para expresar este mal es la palabra “angustia”. La ansiedad es la debilidad de espíritu que experimenta 29

Ayuda para tu Angustia

una persona cuando enfrenta un peligro desconocido. Es lo que sentimos cuando no sabemos lo que va a suceder. Normalmente resulta en una parálisis de actividad normal. Ahora, mire lo que Dios dice que debemos HACER con la ansiedad: Echando toda vuestra ansiedad sobre él. Echar. Dios pudo usar una variedad de palabras, pero usó la palabra “echar”. Pudo decir, “depositar, o poner, o colocar, o transferir”. NO LO HIZO. Dijo “echando”. ¿Qué es echar? Echar es hacer que una cosa vaya a parar a alguna parte, dándole impulso. Es despedir de sí una cosa. Es hacer que algo caiga en un sitio determinado. Es derribar; demoler. Es expulsar, hacer salir a uno de un lugar. Es deponer o destituir a alguien de su empleo. ¡Qué tremenda palabra Dios usó para decirnos qué hacer con la ansiedad! Dice que la expulsemos, que la depongamos, que la destituyamos de su empleo. “Echando toda vuestra ansiedad...” quiere decir des-emplear la ansiedad. Quitarle su trabajo. Informarle que ya no tiene empleo. Demasiados cristianos tenemos a la ansiedad en nuestro empleo. La idea aquí es que yo mismo soy responsable por deshacerme de la ansiedad. Estoy ansioso porque me está amenazando un enemigo o un peligro que no he identificado. No sé qué va a hacer. Me pongo ansioso porque no sé qué va a suceder. Me da ansias porque estoy anticipando algo malo, pero no sé qué es. Pero YO soy el ÚNICO que puede deshacerme de la ansiedad, porque YO soy el único que la mantengo. La he recibido como 30

Echando Toda Vuestra ansiedad Sobre El

mi empleada. Ahora, lo que tengo que hacer es “echarla”. Es despedirla. Es des-emplearla. Informarle que ya no tiene qué hacer. No me puede ayudar. No la necesito. Mire la siguiente cosa. Dice “echando TODA vuestra ansiedad...” No es ansiedad solo acerca de una cosa. Es TODA mi ansiedad. TODA mi inseguridad. TODA mi incertidumbre. NADIE sabe lo que va a suceder mañana. NADA conoce el futuro. La ansiedad brota del deseo de que las cosas sucedan como YO quiero, y NO como DIOS quiere. La ansiedad viene cuando queremos tratar de cruzar puentes antes de llegar a ellos. La ansiedad insulta a Dios. Es acusar a Dios de que sus promesas no son válidas. La ansiedad acerca de mañana disminuye nuestra devoción a los deberes de hoy, y así echa a perder ambos días. Bendito el que está demasiado ocupado para afanarse en el día, y tiene demasiado sueño para hacerlo de noche. Filipenses 4:6: “Por nada estéis afanosos, sino sean

conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Mateo 6:34 “Así que, no os afanéis por el día

de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Esto no significa que no debemos prepararnos para mañana, que no debemos ser prudentes, que no debemos prevenir, proveer, esforzarnos. Este “afán” - esta “ansiedad” - es la preocupación que paraliza, que estanca, que ciega, que abruma, que impide movimiento y acción normales. 31

Ayuda para tu Angustia

Tal vez esta descripción es un poco exagerada, pero todos hemos experimentado esto de vez en cuando en nuestras vidas.Pero ¿qué dice Dios que hagamos con la ansiedad? Que la echemos - que la despidamos - que le quitemos su empleo - que la expulsemos que le digamos que no hay lugar para ella. Pero ¿dónde debemos echarla? Puedo “echarla” sobre mi propio razonamiento de que “las cosas mejorarán”. Puede echarla sobre el “poder del pensamiento positivo”, que si solo pienso positivamente, las cosas mejorarán. El problema es que no siempre sucede así. A veces, por positiva que sea mi actitud - por animoso que intente portarme - las cosas NO mejoran. Lo que necesito es saber qué hacer aunque las cosas NO mejoran. ¿Qué debo hacer con esa ansiedad? “Echando TODA vuestra ansiedad SOBRE ÉL...” ¡SOBRE ÉL! ¡SOBRE ÉL! ¡SOBRE ÉL! ¡SOBRE ÉL! ¡SOBRE ÉL! ¿Por qué SOBRE ÉL? Porque ÉL tiene CUIDADO de vosotros. ¿Qué clase de cuidado? Pensamiento, solicitud, atención para hacer bien. Ocupación, estar a cargo de uno, Y aquí hay algo curioso: Cuidado también se define como: “Intranquilidad, preocupación, temor. Dios está diciendo, “YO me preocuparé por ti. Tú no tienes que preocuparte, porque YO me preocupo por ti. DIOS no está ansioso, porque Él conoce el fin desde antes del principio. Pero TODA la preocupación que es necesaria acerca del asunto que me tiene asustado, ansioso, incierto - Dios dice que EL se encarga de ella. Dios no permanece despierto toda la noche preocupado por lo que me va a suceder. Pero si ALGUIEN lo va a hacer, ¿quién mejor que Dios? 32

Echando Toda Vuestra ansiedad Sobre El

“Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque El tiene cuidado de vosotros.” Yo no sé qué me espera mañana. No sé cómo va a salir el apuro en que estoy. No sé cómo me voy a sentir mañana. No sé cómo voy a resolver los problemas y los dilemas que me abruman. Pero El sabe. Entonces, ¿qué hago? Sigo trabajando. Sigo esforzándome. Sigo aplicándome a MI responsabilidad, y dejo que DIOS se encargue de SU responsabilidad, que es “tener cuidado” de mí. Filipenses 4:19: “Mi Dios, pues, suplirá TODO lo que os

falta, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Salmo 34:7 “Jehová acampa alrededor de

los que le temen, y los defiende.” Salmo 18:29: “Contigo desbarataré ejércitos,

Y con mi Dios asaltaré muros. II Cor 10:3, 4 y 5: “Pues aunque andamos en la carne, no

militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.” ¿Vio lo que dijo? “...llevando cautivo TODO pensamiento a la obediencia a Cristo.” La ansiedad es cuestión de pensamiento. La clave es echar la ansiedad sobre él. ¿Por qué sobre Él? 33

Ayuda para tu Angustia

Porque él tiene cuidado de nosotros. Echar la ansiedad sobre Él es hacer que la ansiedad sea obediente a Cristo. Ese pensamiento que atemoriza, que aterroriza - debe ser puesto bajo la custodia de Cristo. Todos tenemos ansiedades. Esto no es algo que se hace una vez en la vida. Se hace todos los días.

34

¿Por qué te abates, oh alma mía?

¿Por qué te abates, oh alma mía? (Anti-depresivo bíblico) Salmo 42:5, 11 y 43:5

6

Salmo 42:5 “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te

turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.” Salmo 42:11: “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por

qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.” Salmo 43:5 “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por

qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.”

E

l diccionario Sopeña Ilustrado de la Lengua Española define “abatir” como: “Derribar, echar por tierra; inclinar, tumbar, poner tendido lo que estaba vertical; humillar, perder las fuerzas, el vigor, el ánimo.” “Turbar”: “Alterar o conmover el estado o curso natural de una cosa; descomponer o inmutar su disposición. Enturbiar. Sorprender o aturdir a uno, dejándole confuso. Interrumpir violentamente la quietud.”

35

Ayuda para tu Angustia

Quiero prevenirle de algo. Si Ud. está esperando un sermón dinámico que le hace saltar una banca y aventar la Biblia en el aire, se va a ir decepcionado. Este va a ser más una charla de corazón a corazón que un sermón con toda la estructura homotética. Desde hace varias semanas he querido exponer algo que tarde o temprano tocará la vida de cada uno de nosotros, o directa o indirectamente. Es lo que hoy en día se ha llegado a llamar la “depresión”. Estoy preocupado no solo por las personas que confiada y honestamente han venido conmigo buscando respuestas a sus problemas. Estoy más preocupado por los que NO me han buscado, por los que tal vez están viviendo en un estado de negación de que tienen un problema. No pretendo poder resolver todos los problemas y todas las manifestaciones de la “depresión” en un solo mensaje de 30 o 35 minutos. Tal vez lo único que logremos en esta mañana es identificar y definir el problema. Pero quiero que veamos NO lo que algún sicólogo secular dice acerca del asunto, sino lo que DIOS dice acerca del asunto. El que en verdad cree que la Biblia es la Palabra de Dios TIENE que creer que la Biblia contiene respuestas prácticas y soluciones viables para cada área de su vida. Uno de los problemas que he encontrado en tratar el tema de la “depresión” es que el cristiano sincero concluye que si admite que sufre alguna medida de “depresión” está implicando que los conceptos cristianos, que la Biblia, carece de lo que él necesita para su vida, y está indirectamente acusándole a Dios de ser impotente en cuanto a su problema. 36

¿Por qué te abates, oh alma mía?

Si yo tengo un problema - de cualquier naturaleza - y no encuentro la solución en el contexto de la vida cristiana práctica, no es la culpa de la Biblia, ni de Dios, ni del cristianismo. Es mi propia incapacidad o la incapacidad de los que son responsables por ayudarme a encontrar esas soluciones. Esa no es una acusación al liderazgo espiritual en mi vida. Es un reconocimiento de la debilidad humana, y de la necesidad de seguir buscando hasta encontrar lo que Dios de hecho HA provisto para mi tranquilidad y realización. Uno de los impedimentos más grandes que los cristianos tenemos en tratar la “depresión” en nosotros mismos o en otros es la vergüenza que acompaña el reconocimiento de que tengo este problema. No QUIERO admitir que estoy deprimido, o no QUIERO admitir que mi esposa o mi hijo tiene “depresión” porque estoy permitiendo que exista algo que Dios no ha podido tratar. En primer lugar, no es la falta de poder de DIOS de tratar el problema. Es la falta del poder de tu PASTOR o de ti mismo de reconocer el problema y encontrar la solución que Dios SÍ provee. Avergonzarse de que uno esté deprimido, y rehusar tratar el problema sería como avergonzarse de tener una infección intestinal y rehusar buscar ayuda. Si tú no escuchas una cosa más que te digo en esta mañana, escucha esto: yo no me avergüenzo de una persona que viene conmigo confesando que está deprimida. Tú no estás admitiendo 37

Ayuda para tu Angustia

algún secreto oscuro, profundo, vergonzoso. Estás ejerciendo tu derecho de esperar que tu pastor te ayude con algo que tú no has podido resolver. Quien debe avergonzarse es el predicador o el pastor que toma una actitud desdeñosa y condenadora hacia una persona que simplemente está diciendo “tengo un problema y necesito ayuda.” ¡TRES VECES David admite que está “deprimido”! Y no solo eso, se pregunta “¿Por qué te abates, oh, alma mía, y te turbas dentro de mí?” El gran David, el varón conforme al corazón de Dios, el que escribió “Jehová es mi pastor, NADA me faltará...” se pregunta “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro

de mí? ” Le estoy diciendo que esto es algo que tarde o temprano TODOS sufrimos, no es cuestión de vergüenza o pena, es cuestión de RECONOCERLO y TRATARLO. Negar que exista una situación y rehusar tratarla solo agrava el problema y prolonga sus malos efectos. Entre más pronto reconozco el problema, más temprano puedo tratarlo y más pronto puedo seguir viviendo la vida que Dios quiere que viva. Déjeme hacer un comentario parentético aquí. No descarte la posibilidad de que su problema sea orgánico. Hay un sin número de problemas físicos que pueden contribuir a lo que llamamos “depresión” que no tiene nada que ver con tu espiritualidad, tu estabilidad mental o tu fuerza emocional.

38

¿Por qué te abates, oh alma mía?

Todas las madres saben que después de un parto puede venirse un período de emoción que no es nada menos que un desequilibrio hormonal. Tal vez tu “depresión” puede tratarse con algún suplemento dietético, con algún medicamento que no es droga. Condéname si quieres de no ser “bautista fundamental”, pero yo no estoy aquí para promover algún concepto ridículo de lo que debe ser un cristiano bíblico, estoy para ayudar, y si tú puedes ser ayudada o ayudado por una substancia que no esté en violación de principios bíblicos, no te voy a privar de ese bien. Quiero hacer varias declaraciones generales acerca de este asunto de la llamada “depresión”. 1. La palabra “depresión” “deprimir” “deprimido” no se encuentra en la Biblia. Este es un término que ha aplicado la psicología moderna a una condición que ellos usan para cubrir una multitud de condiciones, para las cuales generalmente no tienen la solución. Y este mensaje no es un ataque contra la psicología secular. Toda ciencia tiene su lugar, pero tal vez la que menos soluciones pone y tal vez la única disciplina que complica la condición que debe estar tratando es la psicología. Hay psicólogos sinceros que están honestamente buscando ayudar a sus pacientes. El problema de la psicología secular es que si no toman en cuenta que el hombre es más que un animal que piensa, que tiene alma, que tiene lo que Salmo 42 dice “sed de Dios”, está destinado a fracasar. Porque la mayoría de lo que se llaman “condición de psicosis patológica” tiene sus raíces en el vacío creado cuando un ser humano, creado a la imagen de Dios, 39

Ayuda para tu Angustia

trata de vivir su vida sin Dios. Y eso es algo que la mayoría de los psicólogos seculares rehúsan reconocer. Y esa es la base de su rotundo fracaso. Pero este mensaje no es un ataque contra la psicología secular. Un diccionario simplemente define la “depresión” como “decaimiento de ánimo o voluntad”. Otro diccionario la define como: “Estado patológico caracterizado por un decaimiento del sentimiento del valor personal, por pesimismo, y por la inhibición o disminución de las funciones psíquicas.” Mientras la palabra “depresión” no aparece en la Biblia, SÍ aparecen palabras que yo creo más específica y correctamente definen esta condición. En II Corintios 4, el Apóstol Pablo testifica acerca de esto: 7 “ Pero

tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; ” En la Biblia encontramos palabras como “abatimiento, angustia, desánimo, aflicción, 2. Dios NO quiere que vivamos deprimidos, afligidos, abatidos, angustiados, desanimados y derrotados. Lea el Salmo 16:9-11 “Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó

mi alma; Mi carne también reposará confiadamente; 10 Porque 40

¿Por qué te abates, oh alma mía?

no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. 11 Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.” Entonces, podemos concluir que Dios NO quiere que vivamos “deprimidos”, y ha hecho provisión para que vivamos animados, gozosos y con actitud positiva. Vivimos en un mundo muy deprimente. La verdad es que no me escandaliza cuántas personas están deprimidas. Me sorprende que MÁS no estén deprimidas. El mundo en que vivimos está lleno de contradicciones y conflictos. El pecado, la violencia, la avaricia, la maldad, la corrupción, la perversión, problemas económicos, conflictos domésticos personales, TODO contribuye a la depresión. Y no se ve NADA de mejora en NINGUNA de estas cosas. La familia está bajo ataque, el matrimonio, la decencia, la moralidad, la tranquilidad, la seguridad, valores tradicionales TODO está siendo atacado y desafiado por enemigos visibles e invisibles, y yo no sé cómo defenderme a mí y a mi familia contra ellos. El deprimido siente que su vida está fuera de control. Problemas reales o imaginados le convencen de que no hay solución. La depresión puede venir como consecuencia de una enfermedad crónica, prolongada, que agota las reservas de ciertas sustancias en el organismo que ayudan a combatir la depresión.

41

Ayuda para tu Angustia

Lo que para una persona es cosa insignificante, asunto de irritación risible, puede para otra significar el fin del mundo. La depresión puede causar alteración visible de personalidad, hacer que la persona se retire del contacto con el mundo exterior, puede producir comportamiento compulsivo y obsesivo; puede provocar pérdida de peso o aumento de peso; puede hacer que sienta resentimiento para la gente que más le ama y puede ayudarle, y por qué no admitirlo - puede provocar hasta el suicidio. Hay cristianos que se han suicidado, y claro, esta es la excepción extrema, pero el suicidio resulta de la conclusión de que no hay por qué seguir viviendo, no veo salida, y caen en la puerta falsa de suponer que la mejor solución es acabar con su vida. Y esa ¡NUNCA es la solución! El mensaje del evangelio - de la Biblia - es un mensaje de ESPERANZA, de ANTICIPACIÓN de lo bueno que DIOS va a hacer, no de remordimiento del mal que YO he causado, o de lo que OTROS han causado en mi vida. Es más, después de oír todo esto, si tú no ESTABAS deprimido antes de escuchar este mensaje, ya ESTÁS deprimido. Es más, YO me estoy sintiendo deprimido. Veamos unas cosas en el Salmo 42 que tal vez nos ayuden a COMENZAR a aclarar algo acerca de este asunto de la “depresión”.

42

¿Por qué te abates, oh alma mía?

“1 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. 2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?” Este es el comienzo del reconocimiento de la causa de la “depresión”, especialmente en la vida de un cristiano. Cuando David dice “Mi alma tiene sed de Dios”, no solo está expresando una hermosa emoción momentánea de su propio deseo. Está describiendo la condición humana. El alma humana tiene sed de Dios. Tiene sed de algo más allá de sí mismo. Una de las causas de la “depresión” es la falta de Dios en la vida. Ud. dice, “Pero pastor, yo leo la Biblia, salgo a ganar almas, trato de vivir la vida cristiana, y de todos modos estoy deprimido o deprimida”. Los mejores cristianos que tú has conocido sufren depresión. Charles Spurgeon, el que ha sido llamado el “Príncipe de los Predicadores Bautistas” sufría depresión. Yo creo que Pedro estaba sufriendo depresión cuando dijo “Voy a pescar”. Yo he escuchado al Hno. Hyles decir que después de un gran problema, que él se dejaba sufrir dos o tres días. Esa es una forma de depresión. La diferencia entre estos hombres y muchos de nosotros es que ellos reconocían y trataban su depresión. II Corintios 1:8: “Porque hermanos, no queremos que ignoréis

acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida.” 43

Ayuda para tu Angustia

I Reyes 19: “Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado. 4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres. 5 Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.” 3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?” Esto no es un problema pasajero. Es algo con que David vivía de día y de noche. Esta es una depresión crónica. Yo no sé de ti, pero me anima el hecho NO que David tuviera depresión, sino que tuviera depresión, la venció y logró grandes victorias en su vida. Me dice que yo también puedo vencer, no SOLO la depresión, sino la CAUSA de la depresión. Aquí está lo que decía antes. Alguien, no sabemos quién, le dijo a David, “¿Dónde está tu Dios? Tú eres tan buen cristiano, ¿por qué estás abatido y turbado?

4 Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta. Aquí David está diciendo, “¿Cómo es posible que yo he ayudado a otros, y no me puedo ayudar a mí mismo?” ¡Cuántos cristianos se han auto acusado diciendo “Yo he ganado a otros, pero no puedo ayudarme a mí mismo!” 44

¿Por qué te abates, oh alma mía?

5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. Tal vez las palabras más importantes de todo este Salmo son las palabras: “¿Por qué?” ¿Por qué? Porque indican un reconocimiento del problema. A la vez es una pregunta y una acusación. Es una expresión de desesperación como la que mencionó Gedeón cuando dijo “Si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todas estas cosas?”

6 Dios mío, mi alma está abatida en mí; Me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán, Y de los hermonitas, desde el monte de Mizar. Y aquí David confiesa “Dios mío...” Una expresión de asombro, de confusión, es como si acaba de descubrirlo. David RECONOCE “Mi alma está abatida - Derribada, echada por tierra; inclinada, tumbada, tendida, habiendo estado en posición vertical; humillada, carente de fuerza, de vigor, y de ánimo.” Es como si David está diciendo, “Dios mío, ¿Qué he hecho? ¿Cómo he permitido que sucediera esto? ¿Cómo es posible que un cristiano sienta esto? ¿Cómo puede un cristiano comprometido, sincero, llegar a sentir las profundidades de la depresión, el abatimiento, la desesperación que yo estoy sintiendo? Pero eso no es todo:

“7 Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas; Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.” 45

Ayuda para tu Angustia

“Un abismo llama a otro.” Salgo de un problema, y me meto en otro. Está diciendo “Parece no haber fin.” “Todas tus hondas y tus olas han pasado sobre mí”. Estoy hundido, no hay nada firme, no hay nada confiable, no hay esperanza. Esa es la característica clásica del deprimido. Pero obseerve el vs 8: “Pero” Aquí cambia todo. Ud. haga su propia conclusión.

“Pero de día mandará Jehová su misericordia, Y de noche su cántico estará conmigo, Y mi oración al Dios de mi vida. 9 Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo? 10 Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan, Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios? 11 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.” Quisiera en media hora, o una hora, eliminar todos tus problemas y la causa de tu depresión. NO puedo. Pero hay uno que sí puede. Cristo dijo “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados,

y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” “Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” 46

¿Por qué te abates, oh alma mía?

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. 19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra;” No sé cuál es la solución de tu problema, pero conozco a Aquel que SÍ la conoce.

47

Ayuda para tu Angustia

48

El Día Malo

El Día Malo

Efesios 6:10-20

7

E

l pasaje de Efesios 6 menciona seis piezas de armadura. Tomaremos una lección con casi cada pieza. Combinaremos dos en una lección para hacer tiempo para la introducción. 1. Todo cristiano está en guerra. El día que dijiste “sí” al Señor, tú declaraste guerra contra el diablo. Invadiste su territorio. Tomaste algo que él consideraba como suyo - tu vida y tu alma. 2. TODOS los días tenemos que pelear la batalla. Contra la tentación, contra el pecado, contra el desánimo, contra la oposición, contra la duda. 3. TODOS LOS DÍAS el enemigo me ataca. 4. Pero hay días en que el ataque es más intenso que otros. Ese es “EL DÍA MALO”. 5. El día malo es cuando el diablo decide lanzar un ataque ESPECIALMENTE intenso. Ilustración: En el futbol americano, en cada jugada, los defensores del equipo defensivo tratan de sacar (atrapar) al mariscal de campo - el jugador que lanza el balón. 49

Ayuda para tu Angustia

Pero de vez en cuando, lanzan un ataque CONCENTRADO. Ese es el día malo. 6. CUALQUIER día podría ser el día malo. 7. MI día malo puede no ser TU día malo. (Toma eso en cuenta cuando alguien - tu mamá, tu papá, tu hermano(a) - “anda de malas”. Tal vez es su día malo. Dale el beneficio de la duda.) 8. Yo no SÉ qué día va a ser el día malo. La SORPRESA es parte de la estrategia del enemigo. Gal. 6:1-7 “Si alguno fuere SORPRENDIDO en una falta...” 9. Tengo que tratar CADA día como si fuera el día malo. “La vigilia eterna es el precio de la libertad.” Y cabe decir, de la victoria. Un hombre que sobrevivió dos guerras dijo que la clave de no caer en la batalla es NUNCA suponer que estás a salvo. NUNCA supongas que estás fuera del alcance del enemigo. 10. No PUEDO saber cuándo va a ser el día malo, pero puedo prepararme TODO LOS DÍAS como si ESE día es el día malo. 11. TODOS nosotros tendremos nuestro día malo. DAVID tuvo su día malo - Betsabé JOSÉ tuvo su día malo - la esposa de Potifar ELÍAS tuvo su día malo - Jetzabel PEDRO tuvo su día malo - la lumbre de los burladores 50

El Día Malo

12. Dios provee toda la armadura que necesito para protegerme en el día malo. PUEDO RESISTIR. ¿Entiendes eso? ¡PUEDES RESISTIR! Ningún cristiano tiene que ser víctima de Satanás. NINGÚN joven tiene que ser víctima de Satanás. NINGUNA muchacha tiene que ser víctima de Satanás. NINGÚN cristiano tiene derecho de decir, “Ya no aguanto.” O “Ya no resisto”. ¡SÍ PUEDES RESISTIR! Dios lo ha declarado. ¿Qué tengo que hacer para poder resistir en el día malo? Aquí está la respuesta. Efesios 6:11 “Vestíos de TODA la armadura de Dios.” Ahora, vamos a ver algunas cosas muy importantes acerca de la armadura de Dios. 1. Dios la provee, pero YO TENGO QUE PONÉRMELA. A ningún soldado se requiere que provea su propia armadura. El ejército provee la armadura, pero ¡EL SOLDADO MISMO TIENE QUE PONÉRSELA! 2. La armadura que no me pongo no me ayuda. (La Biblia que TENGO que no LEO no me ayuda. Si la leo y no la aplico, no me protege.) 3. Si no me pongo TODA la armadura de Dios, no tiene caso ponerme CUALQUIER pieza. Es un juego COMPLETO. Cada pieza complementa cada otra pieza. LA ARMADURA INCOMPLETA NO PROTEGE. 4. La armadura a veces es incómoda. Limita mis movimientos. Un entrenador de futbol americano requería que el mariscal de campo - el que lanza el balón - usara una costillera - un chaleco 51

Ayuda para tu Angustia

para proteger sus costillas. Al jugador no le gustaba porque limitaba sus movimientos. Podía lanzar el balón mejor SIN el chaleco. De vez en cuando, a escondidas, se quitaba el chaleco para poder lanzar mejor el balón. En una de esas ocasiones, los defensores del equipo defensivo decidieron lanzar un ataque intenso. Le fracturaron las costillas, le sacaron del juego, y su equipo perdió el partido. Ahora, a veces se nos hace incómodo o inconveniente ponernos la armadura. La armadura no siempre LUCE de moda. No siempre impresiona a nuestros amigos. Por ejemplo, un joven debe llevar su Biblia a la escuela. No siempre es cómodo, pero podría protegerte en el día malo. Las reglas no siempre son cómodas. No siempre son convenientes. A veces me incomodan. A veces me cuestan. Pero con una sola vez que decido no seguir mis reglas por incómodas, podría ser el día que el diablo decide lanzar un ataque intenso. Podría ser mi día malo. La mayoría de los cristianos caen porque creen que pueden hacer algo sin que nadie lo sepa. Las reglas a veces son incómodas. Hay pastores que han hecho a un lado algunas reglas en edificar su iglesia. Se desesperan. Hacen cosas deshonestas o se valen de maniobras superficiales para acelerar el crecimiento o para dar el aspecto del crecimiento. Hay personas que hacen a un lado las reglas de la integridad para avanzar en su carrera o en su negocio. Hay jóvenes que hacen a un lado las reglas para avanzar en su noviazgo o en la escuela. Tú deja que Dios decida cuánto avances. Es MI trabajo hacer lo que debo hacer. Es el trabajo de DIOS darme el crecimiento. 52

El Día Malo

El verdadero éxito no es cumplir con algún concepto artificial de lo que alguien piense que yo debo ser o poder hacer. El verdadero éxito para el cristiano es la satisfacción de haber hecho lo correcto - de haber cumplido su deber y agradado a su Señor. ¿Cómo puedo resistir en el día malo? Poniéndome TODA la armadura de Dios. NO mi pieza favorita. No nada más lo que me queda cómodo. No nada más lo que me hace lucir bien. No nada más lo que no me detiene de “lograr mis metas”. Es cuestión de vestirme TODOS los días de TODA la armadura de Dios. La meta de todo pastor y obrero de Dios debe ser vencer en el día malo. Debe ser ponerse todos los días toda la armadura de Dios. Tú no sabes cuándo va a venir TU día malo. No tienes idea de lo que el enemigo tiene planeado para ti HOY. El día que tú decidas por conveniencia o por apariencia NO ponerte TODA la armadura, podría ser el día que el enemigo decida lanzar su ataque intensivo contra ti. No te quedes sorprendido.

53

Ayuda para tu Angustia

54

Ceñidos Con la Verdad

Ceñidos Con la Verdad

8

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Efesios 6:10-11

E

n los siguientes cinco capitulos estudiaremos la armadura de Dios. Podemos empezar este capitulo haciendo mención a algunas declaraciones importantes que nos ayudaran en este tema. 1. El cristiano SIEMPRE está en una batalla. 2. El enemigo SIEMPRE quiere destruirnos. 3. El enemigo no está tratando de destruir tu vida física, sino tu testimonio, tu fe, y tu confianza en Dios. UN CRISTIANO DERROTADO, VIVO, ES MÁS ÚTIL AL ENEMIGO QUE UN CRISTIANO MUERTO. 4. Si el enemigo no puede destruirnos, quiere herirnos. 5. El “DÍA MALO” es cuando el ataque es especialmente intenso. 55

Ayuda para tu Angustia

6. No sabemos cuándo va a venir el día malo. 7. Dios PROVEE la armadura, pero yo tengo que PONÉRMELA. 8. Si no me pongo TODA la armadura de Dios, estoy tan vulnerable como si no me pusiera NINGUNA pieza. Mire el número cuatro: “Si el enemigo no puede destruirme, quiere herirme.” Una de las formas más efectivas en que el diablo hiere a un cristiano, a veces hasta sacarlo de las filas del ejército de Dios, es por medio de sus SENTIMIENTOS. Es interesante que la lista de TODA LA ARMADURA de Dios comience con “ceñidos vuestros lomos con la verdad”. La expresión “los lomos” es una referencia a nuestros sentimientos a nuestras emociones. La mayoría de los cristianos que deciden dejar de servir a Dios, o que hacen decisiones que los SACAN de la vida cristiana activa, productiva y victoriosa, basan sus decisiones en LO QUE SIENTEN. En sus propios deseos. Proverbios 18:1 dice “Su deseo busca el que se desvía...” La decisión más peligrosa y menos conveniente para un cristiano es la decisión basada en sus sentimientos. Este versículo nos dice que necesitamos tener nuestros “lomos” - nuestros sentimientos - ceñidos con la verdad. En otras palabras, no respondamos a lo que sentimos, a nuestras emociones. No vivamos al nivel de nuestras emociones, sino al nivel de la verdad - la realidad. Juan 8:44 dice que el diablo es mentiroso, y que es el padre de la 56

Ceñidos Con la Verdad

mentira. La mentira - el engaño - es el invento de Satanás. Una de las tácticas más efectivas que usa el diablo contra el cristiano es hacer que decida basado - NO en la realidad - la verdad, sino en lo que él PIENSA, o más bien, en lo que el diablo HACE que el cristiano piense que es la verdad. La verdad es la realidad. Cristo dijo, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.”. Si vamos a hacer decisiones correctas y productivas, vamos a tener que conocer la verdad. La única forma de conocer la verdad es conocer a Cristo.

Filipenses 2:5 dice: “Haya, pues, en vosotros este “sentir” que hubo también en Cristo Jesús.” Dios quiere que “sintamos” como Cristo. Filipenses 3:10 dice “A fin de CONOCERLE, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte.” Ese es el propósito de asistir a la iglesia. Para aprender a ser más como Cristo. Ese es el propósito del estudio de la Biblia conocer a Cristo - ser semejante a él. Un peligro muy grande de la vida de un cristiano es vivir víctima de la fluctuación de sus sentimientos. La mayoría de nuestras decisiones son decisiones emocionales. Eso no tiene nada de malo si estamos decidiendo qué comer o el color de un vestido. Sin embargo, cuando escogemos una carrera o con quién casarnos desde el punto de vista puramente emocional, estamos en problemas. 57

Ayuda para tu Angustia

“Ceñir los lomos de la verdad” significa varias cosas. 1. “Ceñir los lomos de la verdad” es aprender que como YO me siento o lo que YO pienso acerca de algo es menos importante que lo que Dios piensa acerca de esa cosa. Cuando el Señor apareció a Saulo de Tarso en el camino a Damasco, Saulo hizo la pregunta que el cristiano SIEMPRE debe hacer antes de hacer una decisión o tomar una acción: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” Romanos 12:1-2 son dos de los versículos más importantes en la vida cristiana, y especialmente en la vida de un joven cristiano: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” 2. “Ceñir los lomos de la verdad” significa aprender que como YO me siento o lo que YO pienso acerca de algo es menos importante que lo que OTROS piensan o sienten. Una de las mentiras que muchos cristianos creen es que “es MI vida, y la voy a vivir como YO quiero vivirla.” Eso no es cierto. No ES tu vida.

I Cor 6:19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues a Dios en vuestro 58

Ceñidos Con la Verdad

cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” Pero tú no solo perteneces a Dios. Perteneces a tus padres. Perteneces a tu familia. Perteneces a tu iglesia. Perteneces a tu nación. NADIE vive feliz cuando vive solo para sí mismo. 3. “Ceñir los lomos de la verdad” significa aprender que como yo me SIENTO acerca de algo no es confiable. Es desconfiar de mis sentimientos. Es vivir mi vida a la luz de la realidad, y no a la luz de lo que yo siento. Ya hemos citado Filipenses 2:5 “Haya, pues, en vosotros este “sentir” que hubo también en Cristo Jesús.” ¿Cuál sentir? Mire el pasaje: “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse.” ¿Qué significa eso? Cristo era Dios, Juan 1:1. Esa doctrina es básica a todo lo que la Biblia enseña. Pero Cristo, siendo Dios, vino en forma de hombre. El tuvo que poner a un lado el ejercicio de sus poderes divinos por un tiempo para poder ser hombre. El no permitió que el hecho de que era Dios le quitara de cumplir su propósito. Para que nosotros tengamos “este sentir que hubo también en Cristo Jesús” significa que no permitamos que nada nos distraiga de lo que Dios ha propuesto para nuestras vidas. Ni nuestros deseos, ni nuestros gustos, ni nuestras preferencias, ni nuestras aficiones. Cristo no permitió que sus deseos le quitaran de hacer su deber. Y finalmente, 4. “Ceñir los lomos de la verdad” significa vivir al nivel de mi propia madurez. Es aceptar la verdad, por desagradable que se me haga, por contraria a lo que yo tenía pensado, y hacer lo que DEBO hacer en lugar de lo que QUIERO hacer.

59

Ayuda para tu Angustia

Esa es la verdadera madurez. ¿Quieres lucir muy madura o muy hombre? Deja de luchar por hacer lo que tú quieres hacer. Note que todas las instrucciones acerca de la armadura de Dios se hacen en sentido plural. “fortaleceos, vestíos, podáis estar firmes, no tenemos lucha, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir...estar firmes, Estad, pues firmes, ceñidos VUESTROS lomos, tomad el escudo de la fe, etc. Por qué? Porque somos parte de un ejército. Y un soldado siempre hace lo que es mejor para el ejército. Un verdadero soldado niega su propia preferencia para el bien de todo el ejército.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Efesios 6:12

60

La Coraza de Justicia

La Coraza de Justicia

9

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, Efesios 6:13-14

V

amos a repasar: 1. El cristiano SIEMPRE está en una batalla. 2. El enemigo SIEMPRE quiere destruirnos 3. El enemigo no está tratando de destruir tu vida física, sino tu testimonio, tu fe, y tu confianza en Dios. Un cristiano derrotado es más útil al enemigo que un cristiano muerto. 4. Si el enemigo no puede destruirnos, quiere herirnos. 5. El “DÍA MALO” es cuando el ataque es especialmente intenso. 6. No sabemos cuándo va a venir el día malo. 7. Dios PROVEE la armadura, pero yo tengo que PONÉRMELA. 8. Si no me pongo TODA la armadura, estoy tan vulnerable como si no me pusiera NINGUNA pieza. Como el cinturón de la verdad protege los lomos, los órganos abdominales, que representan las emociones, la coraza de la justicia protege el pecho. ¿Qué órgano está en el pecho? El corazón. Hay dos clases de heridas: heridas que lastiman, y heridas que destruyen. Las heridas que lastiman detienen al 61

Ayuda para tu Angustia

soldado por un día o dos. Las heridas que destruyen al soldado son las que lo dejan en condición de nunca volver a pelear. Hay dos clases de heridas mortales: heridas al corazón, y heridas a la cabeza. La Coraza de la Justicia es para proteger el corazón. Proverbios 4:23 dice “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida.” Cuando la Biblia habla del corazón, no está hablando del órgano físico que bombea la sangre a través del sistema circulatorio. Está hablando de tu espíritu. De tu estado de ánimo. Si el diablo puede destruir tu espíritu, tu estado de ánimo, te tiene completamente derrotado. NADA es más importante que mantener un espíritu sano - un ánimo sano, fuerte y libre.

Proverbios 15:13: “El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.” Prov 16:32 “Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su ESPÍRITU que el que toma una ciudad.” Prov 17:22 “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el ESPÍRITU triste seca los huesos.” Los médicos contemporáneos han identificado una condición clínica que llama “stress”. Es lo que la Biblia llama “ansiedad”. Se ha comprobado que esa condición causa irregularidades físicas en el paciente. Debilita la resistencia a la infección, aumenta la vulnerabilidad a la gastritis (una causa de las úlceras), hipertensión, migraña, y contribuye a colapsos nerviosos, y hasta psicosis. TODO causado por un espíritu triste.

62

La Coraza de Justicia

Prov 17:22 dice “...mas el espíritu triste seca los huesos.” ¿Qué hay en los huesos? Médula. ¿Qué se produce en la médula? Sangre. Lev 17:14 dice “La vida de toda carne es su sangre.” Ahora, si tus huesos se secan, no pueden producir sangre. Y sobre todo, los glóbulos blancos, que combaten la infección. Un espíritu triste es SIDA espiritual. El SIDA no mata. Solo reduce tu resistencia que una bacteria que normalmente ni se notaría, mata al que tiene sida. Prov. 18:14 “El ánimo (espíritu - corazón) del hombre soportará su enfermedad; mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?” Esa palabra “angustiado” significa “herido.” Vea Salmo 51:6-12 Ahora, recuerda - estamos en ¿qué? - guerra. ¿Qué quiere hacer nuestro enemigo? Destruirnos. Si no nos pueden destruir, ¿qué quiere hacer? Herirnos. ¿Para qué? Para que no luchemos ese día. Para que estemos temporalmente fuera de servicio. Pero eso no es todo. El enemigo sabe que si puede lastimarnos, será más fácil destruirnos. Y una de las heridas más serias para el soldado es herida del corazón. Y una de las heridas más serias para el cristiano es un espíritu herido. Sentimientos lastimados. Un ánimo angustiado. Un cristiano NUNCA está más cerca del desastre que cuando está desanimado. Nunca estás más cerca de darte por vencido que cuando estás desanimado. Ahora, ¿cómo puedo mantener un espíritu animado - un corazón alegre - una actitud positiva?” ¿Qué dice la Escritura? “Vestidos con la coraza de justicia.”

63

Ayuda para tu Angustia

La Biblia habla de dos clases de justicia que afectan la vida cristiana. Primero, la JUSTICA de Cristo impartida o imputada al creyente. Nosotros no tenemos nada que ver con esta justicia. Es la justicia que Dios nos da cuando somos salvos. Pero es parte de la coraza de justicia. ¿Quién es nuestro enemigo? El diablo. ¿Qué hace el diablo? Nos acusa. Es el acusador de los hermanos, Apocalipsis 12:10. Ahora, ¿qué es lo que quiere hacer nuestro enemigo? Destruirnos. ¿Quiere destruir nuestra vida física? No. ¿Qué quiere hacer? Quiere destruir nuestra ¿qué? Nuestra fe y confianza en Dios. ¿Cómo lo hace? Acusándonos. Nos acusa de no ser salvos en verdad. Nos dice que si en verdad fuéramos salvos, no haríamos las cosas que hacemos. No pensaríamos las cosas que pensamos. No estaríamos sufriendo las cosas que sufrimos. El diablo no solo nos acusa a nosotros ante Dios, acusa a Dios ante nosotros. Y si el diablo puede convencerte de que Dios no se interesa en tus problemas, que a lo mejor ni eres salvo, PUEDE HERIR TU CORAZÓN, Y PUEDE DESTRUIR TU ÁNIMO. ¿Cuál es la respuesta? LA CORAZA DE LA JUSTICIA. ¿Qué justicia? La justicia de Cristo Esa coraza IMPENETRABLE. Esa coraza que protege mi ALMA, pero para que proteja mi corazón, tengo que PONÉRMELA. Ante Dios, ya estoy justificado. Tengo que ponerme la coraza de la justicia para proteger mi CORAZÓN, mi ÁNIMO, mi ESPÍRITU de los ataques del enemigo. Pero eso no es todo. Lea Hebreos 12:11. ¿De qué está hablando? De mi PROPIA justicia. De la justicia que se 64

La Coraza de Justicia

produce cuando yo me someto a la disciplina del Señor, y me EJERCITO en esa justicia. Ahora, ante Dios, yo soy justo. He sido justificado. Rom 5:1. Aquí hay dos cosas: primero, he sido justificado. He sido declarado justo por Dios y delante de Dios. La justicia de Cristo ha sido pasada a mi cuenta, y Dios me trata como si nunca habría pecado. “Ahora, pues, NINGUNA condenación hay para los que están en Cristo Jesús...” esa es la PRIMERA parte. Tú estás EN Cristo Jesús desde que lo recibiste como tu Salvador personal. Y ante Dios, ninguna condenación. Pero mira la segunda parte: “...los que NO andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Pero mire a Romanos 8:1.

Lea Juan 5:24. Estos versículos (Rom 8:1a y Juan 5:24) están hablando de tu relación con Dios. Dios NUNCA te condenará. NUNCA vendrás a la condición de Dios. Pero mire la segunda parte: “...los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” NADIE es salvo andando conforme al Espíritu. Tú eres salvo creyendo en Cristo, Juan 5:24. Pero tú eres salvo de la condenación de Satanás, y del mundo, andando conforme al Espíritu. El cristiano que anda conforme a la carne - como el mundo buscando las cosas del mundo, deleitándose de las cosas del mundo, expone su corazón a la condenación del mundo. Entonces, hay dos cosas que componen la coraza de justicia: Primero, la justicia de Cristo. La SEGURIDAD de mi salvación. 65

Ayuda para tu Angustia

Segundo, mi PROPIA justicia. Andar conforme al Espíritu. Vivir en el “fruto apacible de la justicia...” Dos cosas protegen al soldado: pertenecer a un ejército fuerte (¡nosotros estamos al lado ganador!) Y su propia preparación para la batalla. Los mejores ejércitos pierden soldados.

66

El Apresto del Evangelio de la Paz

El Apresto del Evangelio de la Paz

10

“y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz” Efesios 6:15

V

amos a repasar otra vez: 1. El cristiano SIEMPRE está en una batalla. 2. El enemigo SIEMPRE quiere destruirnos 3. El enemigo no está tratando de destruir tu vida física, sino tu testimonio, tu fe y tu confianza en Dios, y tu influencia para el bien. Un cristiano derrotado es más útil al enemigo que un cristiano muerto. 4. Si el enemigo no puede destruirnos, quiere herirnos. 5. El “DÍA MALO” es cuando el ataque es especialmente intenso. 6. No sabemos cuándo va a venir en día malo. 7. Dios PROVEE la armadura, pero YO tengo que PONÉRMELA. 8. Si no me pongo TODA la armadura, estoy tan vulnerable como si no pusiera NINGUNA pieza. 9. El cinturón de la verdad protege los lomos - mis deseos. 10. La coraza de justicia protege el corazón - mi espíritu, mi ánimo. Ahora, recuerde que un cristiano desanimado, herido o confundido y eliminado, le sirve más al enemigo que un cristiano muerto. Tú eres soldado. Pablo dice a Timoteo (II Timoteo 2:3), “Tú, 67

Ayuda para tu Angustia

pues, sufre penalidades como BUEN SOLDADO de Jesucristo.” Lo que el diablo quiere hacer es eliminarte de la batalla. Tres veces en este pasaje, Pablo menciona la “FIRMEZA”. Y una vez habla de “RESISTIR”. Pero Dios no nos ha puesto solo para RESISTIR. Nos ha puesto para pelear. Pablo dijo, “He PELEADO la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.” No dice que solo ha RESISTIDO, o que solo ha PERMANECIDO FIEL. Dice “He peleado”. Cristo dice en Mateo 16:18 “Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades (el infierno) no prevalecerán contra ella.” Que Cristo mencione las puertas del infierno sugiere que la iglesia de Cristo ha de llevar la batalla a las puertas del infierno. Eso sugiere una batalla OFENSIVA. Es una regla antiquísima de la estrategia militar que la mejor DEFENSA es una buena OFENSIVA. Una de las cosas más peligrosas que hace una iglesia, un cristiano o un pastor es simplemente “defenderse”. El problema de muchos, la mayoría, de los cristianos - la razón por la cual más cristianos fallan, flaquean, se desaniman, más iglesias se secan y se marchitan, más pastores se desaniman y se salen del ministerio, es porque no tienen puesto “EL CALZADO DEL APRESTO DEL EVANGELIO DE LA PAZ.” El “calzado del apresto del evangelio de la paz” es GANAR ALMAS. El verdadero soldado de Cristo es un GANADOR DE ALMAS. 68

El Apresto del Evangelio de la Paz

El propósito de toda batalla es vencer al enemigo, eliminar el peligro y poseer territorio. ¿Qué mejor forma de eliminar la amenaza del ejército enemigo que convertir sus soldados al otro ejército? Es lo que estamos haciendo cuando ganamos almas a Cristo. Mire Rom 5:10, Col 1:21. Dice que antes éramos ENEMIGOS. Los pies del soldado son muy importantes. ¿De qué sirve que el soldado tenga toda la demás armadura si no puede pararse? Si el soldado cae, pierde. NADIE puede pelear la buena batalla sentado o de espaldas. ¡TIENE QUE PARARSE! “El calzado del apresto del evangelio de la paz” es ganar almas. La mejor forma de protegerte de los ataques del enemigo es ganar almas. La mejor forma de combatir el desánimo, la flaqueza, la debilidad en la vida cristiana es ganando almas a Cristo. Enséñame a un cristiano que no está ganando almas, y te enseñaré a un cristiano que da pasos inciertos, es inestable, fluctuante. Un cristiano que SABE ganar almas, y que sabe que DEBE ganar almas, pero que es INCONSISTENTE en ganar almas es un cristiano INCONSISTENTE en todas las demás cosas de su vida cristiana. Y también es un cristiano que no soporta la predicación dura. La mejor forma de evitar que la predicación dura te cale los pies es ponerte el calzado del apresto del evangelio de la paz. ¡Gana almas! El cristiano que gana almas soporta la predicación dura. ¿Sabes por qué? Porque la predicación dura le prepara para la batalla. El cristiano que gana almas no es super-sensible - soporta la 69

Ayuda para tu Angustia

predicación de la Palabra de Dios, porque está impuesto a pelear la buena batalla, y sabe que el entrenamiento que recibe en la predicación dura le prepara para la pelea. Un soldado que ha estado en el calor de la batalla está dispuesto - y MÁS que dispuesto - está ANSIOSO por recibir el entrenamiento que un día ¡podría salvarle la vida en el campo de la batalla! Pero un cristiano que no gana almas - NUNCA sale a la batalla, no hace combate con el enemigo, no ENTIENDE la necesidad del entrenamiento. ¿Para qué necesita entrenarse? No está peleando. Ese es el cristiano que busca una iglesia cómoda, donde no requieren nada, no predican contra el pecado, no predican separación, no mencionan los pecados, no pisan callos. Enséñame a un pastor que no gana almas y que no enseña a su iglesia a ganar almas, y te enseño a un pastor que tiene que andar todo el tiempo de puntitas, cuidándose de no ofender a los hermanos, porque tienen los PIES EXPUESTOS - se lastiman los callos. Enséñame a un cristiano que deja una buena iglesia bautista fundamental por causa de la predicación dura, y te enseño a un cristiano que probablemente no estaba ganando almas. CRISTIANO NUEVO, la MEJOR protección que tú puedes ponerte es el CALZADO del APRESTO del EVANGELIO de la PAZ. Un nuevo cristiano empieza a ganar almas. Se junta con los ganadores de almas de la iglesia. Y los ganadores de almas son los más fuertes, más dedicados, más centrados, y más animados de toda la iglesia. Y es gente que está dispuesta a seguir el liderazgo de su capitán. 70

El Apresto del Evangelio de la Paz

No dije que son los que conocen más de la Biblia. No siempre son los que lucen más espirituales. El conocimiento bíblico solo no produce la espiritualidad. El diablo sabe más Biblia que todos los conferencistas de La Espada. Es el EJERCICIO de ese conocimiento que produce la espiritualidad. Y el mejor ejercicio es ganar almas. Para el cristiano viejo, la mejor protección que puede ponerse es el CALZADO del APRESTO del EVANGELIO de la PAZ. ¿Sabe por qué? Porque te vas a juntar con los cristianos nuevos de la iglesia. Y no hay NADA que anima a un cristiano viejo como juntarse con los recién salvos. Hay una frescura, una alegría, que tiene un recién salvo que es único. El recién salvo tiene amigos y familiares a quien todavía no ha testificado. El quiere que sus amigos y sus familiares sean salvos. Tú ya has testificado a todos tus familiares y amigos. Pero él no. Él todavía no ha descubierto que va a ser rechazado. Ganar almas solo no es suficiente armadura. Tú puedes ganar a cien personas a Cristo por semana y no ser un cristiano fuerte. Pero hay más probabilidad de que tú seas un cristiano fuerte si estás ganando almas que si no lo estás haciendo.

71

Ayuda para tu Angustia

72

El Escudo de la Fe

El Escudo de la Fe

11

Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Efesios 6:16

R

epasemos nuevamente: 1. Todo cristiano está en guerra. . Tenemos un enemigo formidable. 3. Dios nos ha dado armadura para protegernos. 4. Tenemos que ponernos la armadura. 5. El diablo quiere destruirte - no tu vida física, sino tu testimonio, tu fe, tu confianza en Dios, y tu influencia para el bien. Un cristiano derrotado es más útil al enemigo que un cristiano muerto. Cuando el diablo derrota (hiere) a un cristiano, alguien tiene que cargarlo. Si se muere, se deja para los buitres o se sepulta. Así saca a dos soldados con una sola “bala”. 6. Si el diablo no puede destruirte - quiere herirte, para que no puedas pelear ese día. 7. El diablo ataca todos los días. El DIA MALO es el día que el diablo lanza un ataque concentrado para destruirte. 8. No sabemos qué día va a ser el “día malo”. 9. Tenemos que vestirnos de TODA la armadura de Dios TODOS LOS DÍAS, por si este es el DÍA MALO. 10. Tengo que ponerme TODA la armadura de Dios. Si me falta una sola pieza, el diablo me ataca por donde estoy descubierto. El diablo ataca más duro al que más amenaza sus propósitos. 73

Ayuda para tu Angustia

Entre más decidido es un cristiano a obedecer a Dios, más el diablo le ataca. Todas las piezas de armadura que hemos estudiado hasta ahora, protegen una sola parte del cuerpo del soldado: El cinturón de la verdad protege los lomos, los deseos, la moralidad. La coraza de justica protege el pecho - el corazón - el espíritu, el estado de ánimo. El calzado del apresto del evangelio - los pies, mi servicio a Dios - ganar almas. Ahora, veremos EL ESCUDO DE LA FE. El escudo del soldado es movible. Puede cubrir y proteger cualquier parte del cuerpo que no cubre otra pieza de armadura. O puede reforzar una parte del cuerpo que está siendo atacada en una forma intensiva. Note que dice “SOBRE TODO...” Esto no quiere decir que el escudo de la fe es más importante que las demás piezas, sino que tiene la capacidad de cubrir todas las demás piezas. El escudo de la fe no solo me puede proteger a mí, sino también protege mi armadura. En otras palabras, no solo protege mi cuerpo, sino también protege la armadura que protege mi cuerpo. ¿Qué es fe? Es confiar en Dios de tal manera que la PALABRA DE DIOS es suficiente para hacer moverme o quedarme donde estoy. La fe elimina la necesidad de una “señal” o una “maravilla” o un milagro. Elimina la necesidad de una explicación. En otras palabras, el escudo de la fe cubre (“sobre todo”) lo que no entiendo. A veces, por ejemplo, no entiendo por qué suceden 74

El Escudo de la Fe

ciertas cosas en mi vida. Pero si tengo fe en Dios, no NECESITO entenderlo, solo tengo que confiar y obedecer. El General Douglas MacArthur, héroe de la II Guerra Mundial, dijo: “La clave de la victoria militar es un ejército que obedece las órdenes inmediatamente, sin necesidad de que sean explicadas.” Dios no nos ha llamado a “examinar” las órdenes. Nos ha llamado a obedecerlas. Los liberales examinan mucho, pero obedecen poco. La fe en Dios es obedecer sus órdenes cuando no las entiendo. Por eso Hebreos 11:6 dice que sin fe es imposible agradar a Dios. La fe cubre todo lo que no entiendo “sobre todo”. Si en el calor de la batalla, un capitán tuviera que detenerse a explicar sus órdenes a cada soldado, se perdería la batalla. Es lo que sucede con muchos cristianos. Mientras están tratando de ENTENDER por QUÉ tienen que hacer cierta cosa, el enemigo viene y les derrota. La fe es tener suficiente confianza en Dios y en su Palabra que no tengo que detenerme y entender cada detalle de las órdenes que me da. Solo las obedezco porque me dice, y eso es suficiente. Por ejemplo, yo no entiendo el diezmo. No entiendo cómo Dios espera que yo viva con el 90% de mis ingresos cuando no me alcanza con el 100%. Solo sé que Dios me dice que lo haga. Fe es obedecer sin tener que entender cómo funciona. El soldado no es responsable por el resultado de las órdenes que le da su capitán. Solo es responsable por seguirlas. Entre más conozco al 75

Ayuda para tu Angustia

capitán, entre más conflictos he pasado con Él, entre más he visto que sus órdenes siempre dan resultado, entre más he visto que cuando obedezco sus órdenes, las cosas salen bien, más fe tengo en él. Y MENOS tengo que ENTENDER acerca de lo que me dice que haga.

Romanos 10:17 dice “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Por eso leemos la Biblia. La Biblia es la fuente de la fe para el creyente. ¿Por qué? Porque la Biblia relata los resultados de las vidas de los que han obedecido a Dios, y los que NO lo han obedecido. Y los que lo HAN obedecido, siempre prosperan. Y los que NO lo han obedecido, NUNCA prosperan. Salmo 1:1-3. Yo no entiendo muchas cosas que Dios ha hecho. Pero mi fe , el escudo de la fe, me protege de los dardos de la duda, la desconfianza y el desánimo que el diablo me dispara mientras estoy confundido. El escudo de la fe me protege cuando hay debilidades en las otras piezas de mi armadura.

I Juan 5:4 “Porque todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que HA VENCIDO al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?”  

76

El Yelmo de la Salvación

El Yelmo de la Salvación

12

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; Efesios 6:17-18

O

tro repaso: 1. El cristiano está en una batalla. 2. El enemigo SIEMPRE quiere destruirnos 3. El enemigo no está tratando de destruir tu vida física, sino tu testimonio, tu fe y tu confianza en Dios, y tu influencia para el bien. Un cristiano derrotado es más útil al enemigo que un cristiano muerto. 4. Si el enemigo no puede destruirnos, quiere herirnos. 5. El “DÍA MALO” es cuando el ataque es especialmente intenso. 6. No sabemos cuándo va a venir el día malo. 7. Dios PROVEE la armadura, pero YO tengo que PONÉRMELA. 8. Si no me pongo TODA la armadura, estoy tan vulnerable como si no me pusiera NINGUNA pieza. La armadura que no me pongo no me sirve. 9. El cinturón de la verdad protege los lomos, los deseos. La coraza de la justicia protege el corazón - mi espíritu y mi estado de ánimo. El calzado del apresto del evangelio de la paz protege los pies - mi andar, mi firmeza. El Escudo de la fe protege la armadura que me protege a mí.

77

Ayuda para tu Angustia

Ahora, vamos a ver “El Yelmo de la Salvación.” El YELMO de la salvación no es la salvación misma. Yo no puedo “ponerme” la salvación. Soy salvo porque recibí a Cristo como mi Salvador. El yelmo, obviamente, protege la cabeza. Dijimos que hay dos áreas en donde puede haber una herida mortal: el corazón y la cabeza. Un soldado puede sobrevivir heridas en muchas partes del cuerpo, pero una herida al corazón o a la cabeza es casi imposible de sobrevivir. Para el cristiano, el yelmo de la salvación es para proteger su cabeza - sus pensamientos. Hay muchos cristianos que no PIENSAN como cristianos. Trágicamente, hay muchos cristianos que todavía piensan como el mundo. No necesariamente tienen los pensamientos SUCIOS del mundo, sino que piensan con los mismos VALORES del mundo. Viven por las mismas cosas que los inconversos viven. Dedican sus vidas, sus esfuerzos, sus energías y sus recursos a acumular y a adquirir las mismas cosas que los mundanos quieren y buscan. II Corintios 5:17 dice “De modo que si alguno está en Cristo,

NUEVA criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Parte de lo que debe hacerse nuevo cuando uno es salvo es su pensamiento. Si SOMOS salvos, debemos PENSAR como salvos. Ese es el propósito del YELMO de la SALVACIÓN. Nada más observa todo lo NUEVO que Dios nos ha dado. Nos ha dado un CÁNTICO nuevo, Salmo 33:3, 40:3, 96:1, 98:1, 144:9, 149:1, Isaías 42:10.

78

El Yelmo de la Salvación

Nos ha dado un CORAZÓN y un ESPÍRITU nuevo, Ezequiel 18:31, 36:26. Nos ha dado un PACTO nuevo, Marcos 14:24, I Corintios 11:15. Nos ha dado un nuevo NACIMIENTO, Juan 3:3, 7. Nos ha dado un MANDAMIENTO nuevo, Juan 13:34. Nos ha dado un RÉGIMEN nuevo, Romanos 7:6. Nos ha dado un nuevo HOMBRE, Efesios 2:15, 4:24 Nos ha dado un CAMINO nuevo y vivo, Hebreos 10:20. Nos ha dado un NOMBRE nuevo, Apocalipsis 2:7, 3:12. Y un día, nos dará un CIELO nuevo y una TIERRA nueva. Apocalipsis 21:1.

79

Ayuda para tu Angustia

80

La Espada del Espíritu

La Espada del Espíritu

13

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; Efesios 6:17-18

L

a Biblia es la Palabra de Dios. La única pieza de armadura ofensiva que se menciona en esta lista es “La Espada del Espíritu”. Es significante que se especifica como “La Espada del Espíritu”. No es MÍ espada. No es TU espada. Es la espada del Espíritu. Mire lo que dice Hebreos 4:12 acerca de la Palabra de Dios: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” La descripción de la armadura de Dios comienza con una advertencia: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” 81

Ayuda para tu Angustia

Tenemos que recordar que nuestra lucha no es contra individuos. Si puedes ver a tu enemigo, tu lucha está mal dirigida. El propósito de la Espada del Espíritu no es destruir a la gente. Ellos no son nuestros enemigos. Los llamados “Testigos de Jehová” no son nuestros enemigos. Los católicos, los mormones, los carismáticos, no son nuestros enemigos. Nuestros enemigos es aquél que tiene presos a todos estos. Nuestro enemigo es el error, el engaño, la decepción, la ceguera, la oscuridad espiritual y la opresión en que viven esas personas. Y el arma que Dios nos ha dado para combatir a todos esos enemigos es Su Palabra. Vea una vez más Hebreos 4:12. Primero dice que “La palabra de Dios es VIVA y EFICAZ...” Mucha gente considera que la Biblia es un libro anticuado y pasado de moda. NADA podría estar más lejos de la verdad. La Biblia está más al día que el periódico que saldrá mañana. TODOS LOS DÍAS suceden cosas que confirman la veracidad y la realidad de la Palabra de Dios. Pero es más que viva. Es EFICAZ. En otras palabras, es capaz de hacer lo que promete. NADA ES MÁS IMPORTANTE EN LA VIDA DE UN CRISTIANO QUE VIVIR POR LOS PRINCIPIOS DE LA PALABRA DE DIOS. El Salmo 119 es un Salmo totalmente dedicado a la descripción y la exaltación de la Palabra de Dios. En cada uno de los 176 versículos del Salmo 119 menciona algún aspecto de la Palabra de Dios. Usa expresiones como la ley de Jehová, testimonios, caminos, mandamientos, estatutos, justos juicios, palabra, dichos, juicios de tu boca, testimonios. 82

La Espada del Espíritu

Todos los males de este mundo comenzaron porque dos personas - Adán y Eva - decidieron desobedecer los principios de la Palabra de Dios. Todo joven cristiano necesita memorizar el Salmo 1. Contiene la clave del éxito, de la felicidad y la prosperidad para la vida cristiana. Ningún cristiano prospera si hace caso omiso a los principios de la Palabra de Dios. Dios nos ha dado su palabra para que sepamos cómo vivir bien en un mundo malo. Fil 2:15 dice “para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en MEDIO de una generación maligna y perversa, en MEDIO de la cual resplandecéis como luminares en el mundo, ASIDOS DE LA PALABRA DE VIDA, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.”

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. No así los malos, Que son como el tamo que arrebata el viento. Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos. Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá. Salmo 1

83

Ayuda para tu Angustia

Y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar. Efesios 6:19-20

84